Está en la página 1de 6

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS UAPA

La competencia es la facultad que tiene el tribunal o juez para ejercer la jurisdicción en un


asunto determinado.

La competencia es la medida de la jurisdicción asignada a un órgano del Poder judicial, a


efecto de la determinación genérica de los procesos en que es llamado a conocer por razón
de materia, de cantidad y de lugar.

La competencia de un tribunal o juez para conocer un proceso se determina por razón de


territorio (límite geográfico donde un juzgado tiene competencia).

La competencia tiene como supuesto, el principio de pluralidad de tribunales dentro de un


territorio jurisdiccional. Así, las reglas de competencia tienen como objetivo determinar cuál va
a ser el tribunal que va a conocer, con preferencia o exclusión de los demás, de una
controversia que ha puesto en movimiento la actividad jurisdiccional. Por ello se ha señalado
que, si la jurisdicción es la facultad de administrar justicia, la competencia fija los límites dentro
de los cuales se ejerce tal facultad. O, dicho de otro modo, los jueces ejercen su jurisdicción
en la medida de su competencia.

1- Reglas de la competencia de atribución.

Es la facultad que tiene un tribunal con preferencia sobre otro para conocer un caso. Esta
determina el grado de jurisdicción en que se conoce o debe conocerse un caso, la
naturaleza de la jurisdicción ya sea que se conozca en un tribunal de derecho común o de
excepción y el lugar que ocupa la jurisdicción en la clasificación general de las jurisdicciones.

Las reglas de la competencia de atribución nos indican cual es la naturaleza de la


jurisdicción, es decir, si se trata de un tribunal de derecho común o de excepción. La
competencia de las jurisdicciones en razón de la materia se determina por las reglas de la
organización judicial y por algunas disposiciones particulares.
El Juzgado de Primera Instancia conoce de la competencia de atribución, la competencia en
materia personal y mobiliaria, de la competencia exclusiva, las ordenanzas en referimiento y
la competencia del Tribunal de Primera Instancia como jurisdicción de Segundo Grado.

El tribunal de Primera Instancia es competente para conocer de todos los asuntos con la
única excepción de aquellos que de manera especial se han atribuido a otro tribunal.

2- La competencia de atribución de los tribunales de Derecho común.

Tribunales de Primera Instancia: Conocen en instancia única de todas las acciones reales,
personales y mixtas que no son de la competencia de los Jueces de Paz, hasta la cuantía de
mil pesos y cargo de apelación de demanda de cualquier cuantía o de cuantía
indeterminada. No obstante a esta regla, los Juzgados de Primera Instancia tienen
competencia en asuntos relativos al estado de las personas.

Las Cortes de Apelación conocen de todas las apelaciones de la sentencias dictadas por los
Juzgados de Primera Instancia de su departamento judicial.

3- Competencia de la corte de apelación.

Conocen de todas las apelaciones de la sentencias dictadas por los Juzgados de Primera
Instancia de su departamento judicial.

Corte de Apelación: es el Tribunal de derecho común, de segundo grado. Conocerá en


consecuencia los asuntos fallados en primer grado, susceptibles de apelación.

Un asunto fallado en primer grado, por el Juzgado de Paz, es apelable ante el Juzgado de
Primera Instancia.

La Corte de Apelación también es competente para conocer de las apelaciones interpuestas


contra las ordenanzas en referimiento dictadas por los Jueces de Primera Instancia,
actuando como jueces de los referimientos.

En algunas ocasiones los tribunales de derecho común conocen en instancia única, es decir,
sus decisiones no están sujetas al recurso de apelación.

Las sentencias dictadas en única instancia, por cualquier tribunal, son susceptibles de
impugnarse por medio del recurso de casación y por el de revisión civil, según los casos,
excepto cuando la ley declara que no son susceptibles de ningún recurso.
Cuando se trata de incompetencia, no se toma en cuenta el valor del litigio, porque siempre
procede la impugnación o la apelación.

Cuando la ley establece la instancia única, está absolutamente prohibido apelar, no importa
que la decisión sea dictada por el Juzgado de Paz o el de Primera Instancia.

Cuando se establece el doble grado de jurisdicción, este es de orden público, pero se admite
que las partes tienen la libre disposición de renunciar al segundo grado. Las partes no
pueden ni aun de común acuerdo, renunciar al primer grado y llevar su pretensión por
primera vez al Tribunal normalmente de alzada.

4- Reglas de la competencia territorial.

Una vez determinado el tribunal competente en razón de la materia, la competencia se debe


completar por la ubicación territorial del tribunal que deba conocer de la demanda.

La regla de competencia territorial de alcance general, está contenida en el artículo 59 del


Código de Procedimiento Civil. Según este artículo en materia de competencia territorial, la
regla básica es la contenida en la frase "actor sequitur forum rei", es decir, en materia
personal, el demandado será emplazado para ante el tribunal de su domicilio; si no tuviere
domicilio para ante el tribunal de su residencia; si hubiere muchos demandados, para ante el
tribunal de domicilio de uno de ellos a opción del domicilio.

Art. 59 Código de Procedimiento Civil: En materia personal, el demandado será


emplazado para ante el tribunal de su domicilio: si no tuviere domicilio, para ante el tribunal
de su residencia: si hubiere muchos demandados, para ante el tribunal del domicilio de uno
de ellos, a opción del demandante.

En material real, para ante el tribunal donde radique el objeto litigioso.

En materia mixta, para ante el tribunal donde radique el objeto litigioso, o para ante el del
domicilio del demandado.

En caso de las persona morales la competencia se fija por el domicilio social de la sociedad,
compañía o asociación, por el cual no se debe entender solamente el lugar del principal
establecimiento, sino además cualquier sitio donde la sociedad tenga abierta una sucursal o
tenga un representante.

5- Prorrogación de la competencia.

En materia civil se aplica la prorrogación de competencia, siempre y cuando exista


conexidad o indivisibilidad. Cuando ante un Juzgado de Primera Instancia se lleva una
acción, es evidente su competencia para conocer de la demanda principal así como de las
incidentales que pudieran surgir, sin que sea necesario distinguir entre conexidad o
indivisibilidad.

Como el Juzgado de Paz es un tribunal de excepción, puede resultar incompetente para


conocer de las demandas conexas o indivisibles, siempre que una de ellas no sea de su
competencia ratione materiae. Cuando el Juez de Paz es incompetente para conocer una
demanda reconvencional, puede fallar la principal y declararse incompetente en cuanto a la
reconvencional, o mandar que las partes se provean por ante el tribunal competente, el cual
adquiere competencia prorrogada para conocer de la demanda principal. En este caso el
Juez de Paz tiene la facultad discrecional.

Prorrogación judicial de competencia: Es aquella que depende de una decisión judicial.


Ocurre por ejemplo cuando la Suprema Corte de Justicia casa una sentencia y envía el
conocimiento del fondo a otro tribunal de la misma categoría de la del tribunal o corte de
donde proviene la sentencia. También en los casos de designación de jueces y de
comisiones rogatorias a fin de dar cumplimiento a algunas medidas de instrucción.

Prorrogación voluntaria de competencia: Es la que hacen las partes involucradas en el litigio.


Se trata de un convenio entre las partes, pero que tiene sus limitaciones, porque no toda
competencia puede prorrogarse. La prorrogación voluntaria puede intervenir antes de
iniciado el proceso, o después de éste haberse iniciado. Hay aplicación del principio de la
libertad de las convenciones.

6- Competencia funcional.

En muchos casos la ley atribuye competencia a un determinado tribunal, con exclusión de


cualquier otro. Es lo que ocurre por ejemplo en caso de accidentes de trabajo, demandas de
los abogados y oficiales ministeriales en cobro de costos, demandas en denegación de actos
hechos por abogados y alguaciles, asuntos relativos a las sucesiones, a las quiebras y a las
vías de recursos contra las sentencias. En estos diversos casos, la ley indica el único
tribunal competente y cualquier otro queda excluido. Así por ejemplo en caso de accidente
de trabajo, el único tribunal competente es el Juzgado de Paz del lugar donde se produjo
ese accidente.

7- Jerarquía de los tribunales.

 Juzgados de Primera Instancia y Equivalentes; Conocen en primer grado de todas


las materias que no les sean atribuidas por ley a otro tribunal y los demás asuntos
que les atribuye de manera expresa la Ley. Habrá los Juzgados de Primera Instancia
o sus equivalentes con el número de jueces y la competencia territorial que determine
la ley. Los Juzgados Primera Instancia de los Distritos Judiciales correspondientes al
Distrito Nacional, Santiago, La Vega, Duarte, Puerto Plata, Barahona, San Juan de la
Maguana, San Cristóbal, El Seíbo, San Pedro de Macorís, La Romana, Valverde,
Espaillat y Montecristi, están divididos en Cámaras.
Los Juzgados de Primera Instancia están organizados de la siguiente forma:

I. Juzgados de Primera Instancia Ordinarios divididos en cámara o salas; Estos


órganos jurisdiccionales tienen como atribución principal conocer de los asuntos
penales, civiles y comerciales según corresponda, en los términos señalados por la
ley.
II. Juzgados de Primera Instancia con plenitud de jurisdicción; Conocen de los
asuntos en materia penal, civil, comercial, laboral, niños, niñas y adolescentes, de
conformidad con la competencia que les da la ley.
III. Tribunales de Primera Instancia Especializados. Su propia denominación señala
que conocerán de un determinado asunto, siendo los siguientes:
IV. Tribunales de Niños, Niñas y Adolescentes; Conocen de los procesos judiciales
en materia penal en asuntos de familia y protección, referentes a niños, niñas y
adolescentes, y excepcionalmente de toda otra materia que se les atribuya. Estarán
compuestos por una sala civil y una sala penal, que funcionarán con independencia
una de otra, en sus respectivas competencias.
V. Los Juzgados de Trabajo; Conocen como tribunal de primer grado las demandas en
materia laboral de conformidad con el artículo 480 del Código de Trabajo.
VI. Tribunal de Tierras de Jurisdicción Original; Son tribunales unipersonales que
constituyen el primer grado de la jurisdicción inmobiliaria, conocen en primera
instancia de todas las acciones ante la jurisdicción inmobiliaria, mediante el
apoderamiento directo por parte del interesado y de acuerdo a su delimitación
territorial. Su competencia territorial se determina por la ubicación física del inmueble.
VII. Jueces de Ejecución de la Pena; Tienen a su cargo el control del cumplimiento
adecuado de las sentencias condenatorias y resuelve todas las cuestiones que se
suscitan durante la ejecución de las sentencias. También controla el cumplimiento de
las condiciones impuestas en la suspensión condicional del procedimiento, según los
informes recibidos, y, en su caso los transmite al Juez competente para su revocación
o extinción de la acción penal, conforme lo dispuesto en el Código Procesal Penal.
VIII. Tribunal de Control de las Sanciones de la Persona Adolescente; Es competente
del control de la ejecución de las sentencias irrevocables y de todas las cuestiones
que se planteen sobre la ejecución de la sanción privativa de libertad y de cualquier
otra sanción o medida ordenada contra la persona adolescente de conformidad a lo
contemplado en la Ley 136-03 Código para el Sistema de Protección y los Derechos
Fundamentales de Niños, Niñas y Adolescente del siete (7) de agosto de 2003.
Existen dos (2) tribunales en los Departamentos Judiciales de La Vega y San
Cristóbal. En los nueve (9) Departamentos Judiciales restantes, por disposición de la
Resolución Núm. 1618-2004 de fecha dos (2) de diciembre de 2004 de la Suprema
Corte de Justicia, las funciones de dicho juzgados son realizadas por un (1) juez de la
Corte de Apelación de Niños, Niñas y Adolescentes y en los Departamentos
Judiciales donde no están funcionando la Corte de Apelación de Niños, Niñas y
Adolescentes lo ejerce, de manera provisional, un juez de la Cámara Penal de la
Corte de Apelación o un juez de la Corte de Apelación con Plenitud de Jurisdicción,
según el caso.
IX. Juzgados de la Instrucción; Tienen a su cargo el control del cumplimiento adecuado
de las sentencias condenatorias y resuelve todas las cuestiones que se suscitan
durante la ejecución de las sentencias. También controla el cumplimiento de las
condiciones impuestas en la suspensión condicional del procedimiento, según los
informes recibidos, y, en su caso los transmite al Juez competente para su revocación
o extinción de la acción penal, conforme lo dispuesto en el Código Procesal Penal.
X. Tribunal de Control de las Sanciones de la Persona Adolescente; Tienen la
competencia jurisdiccional de resolver todas las cuestiones en las que la ley requiera
la intervención de un juez durante el procedimiento preparatorio, dirigir la audiencia
preliminar, dictar las resoluciones pertinentes y dictar sentencia conforme a las reglas
del procedimiento abreviado.
XI. Actualmente, existen 171 tribunales de primera instancia y equivalentes en
funcionamiento a nivel nacional, divididos en 277 salas.