Está en la página 1de 2

Una permanencia diferente en la comunidad de Buenos Aires

Sebastián Godoy Ángeles

El Distrito de Santa Eulalia es muy conocido por sus atractivos turísticos, El


festival de la Pachamanca, la zona arqueológica de San José de Palle, El festival
Lítico y entre otros fascinantes y cautivadores eventos hacen de este distrito uno
de los más agradable. Además de contar con un clima benigno y soleado y un
ambiente completamente alejado del bullicio citadino poniendo a uno en contacto
inmediato con la naturaleza.

Sin embargo no todo lo que se puede ver es color de rosa, a unos kilómetros al
sur se encuentra ubicado el Centro Poblado de Buenos Aires perteneciente al
Distrito de Santa Eulalia. Este, como los muchos sectores del Distrito, son
escenarios de continuos sucesos adversos a causa de los desastres naturales.

En el Año 2015 al menos 500 familias fueron afectadas por los huaycos en los
diferentes sectores de Santa Eulalia, de los cuales Centro poblado de Buenos
Aires fue uno de los más perjudicados. Según reporte de defensa Civil el sector
tiene al menos 15 quebradas que se activan cada año con las fuertes lluvias.

Sin mencionar la precariedad de la mayoría de las viviendas aledañas, que los


hace vulnerables ante posibles movimientos telúricos.

En ese contexto la Universidad Nacional de Educación al realizar cada año sus


Prácticas a la Comunidad encuentra oportuno en que los estudiantes del último
año, puedan ponerse en contacto con la realidad que atraviesan las diversas
provincias del País y los Distritos alejados de Lima, problemas en el sector Salud,
educativo y socio cultural.

El grupo H que fue designado al Centro poblado de Buenos Aires estuvo


conformado por 21 alumnos en forma multidisciplinaria. A cargo de la Lic. Merleny
Campos Parco, quien dirigió, oriento y evaluó pertinentemente los diversos
proyectos y actividades que se iban dando alrededor del tiempo asignado.

Fue una experiencia que favoreció al desarrollo del compañerismo, el respeto y la


honestidad en cada uno de nosotros desde un principio. Así mismo la tolerancia
jugó un papel muy importante en el grupo logrando poder trabajar en armonía
como un equipo.
Tras realizar un breve diagnóstico que dio como resultado una comunidad con
diversas falencias y problemáticas obtuvimos ayuda de los aliados necesarios
para poder realizar satisfactoriamente cada uno de los proyectos propuestos,
sorteando los diversos obstáculos que podía presentarse.

Cada segundo invertido, cada sacrificio hecho diríamos que valió la pena,
podríamos decir que, “no fue fácil, pero lo logramos”.

Muy por encima de trabajar por una nota aprobatoria, fue una permanencia
diferente por el sentimiento de empatía y solidaridad que surgió hacia una
comunidad que tácitamente necesitaba ayuda. Y ¿porque no? porque no ayudar y
decirles que aunque estemos sumergidos en una sociedad egoísta y centralista,
se puede salir adelante en la vida y por un instante poder cambiar la mentalidad
del Peruano conformista. Porque no desarrollar buenos hábitos saludables,
medioambientales y morales en los más pequeños si al final ellos son los recursos
más importantes del país y la mejor esperanza para el futuro porque educando al
niño no tendremos que educar a los adultos. Y porque no decirles que aunque
nuestros niveles educativos están por debajo del estándar se puede surgir hacia el
desarrollo y decirle no a la mediocridad enseñándoles con el ejemplo. Porque lo
que aprendí durante estos cincos en esta casa de estudios es que la docencia es
la única profesión que crea todas la demás profesiones.

También podría gustarte