Está en la página 1de 11

Curso

Online
Taller de Mandalas

Impartido por: Harumi Puertos


www.rutasdelalma.com
rutasdelalma@gmail.com
Taller de Mandalas Curso Online

Hace muchísimo tiempo existió algo desprovisto de


nombre y cuya forma desconocida ocultó tanto el
cielo como la tierra. Al verlo, los dioses lo
agarraron comprimiéndolo contra el suelo, con la
cara hacia abajo. Una vez arrojado al suelo, los
dioses lo retuvieron pegado a éste. Brahma hizo
que los dioses lo ocuparan y lo llamó vastupurusha
mandala.

Antiguo Texto Hindú

w w w.r utasdelalma.com Página 8


Taller de Mandalas Curso Online

CONCEPTO DE MANDALA

La palabra mandala proviene del sánscrito,


y significa Círculo Sagrado. Es un símbolo de sanación, totalidad,
unión, integración, el absoluto 3.

Un mandala es básicamente un círculo, es la forma perfecta, y por


ello nos representa el símbolo del cosmos y de la eternidad. Nos
representa la creación, el mundo, el Dios, el ser humano, la vida.

Podríamos decir que todo en nuestra vida posee las formas del
círculo. Desde el universo (el sol, la luna, los planetas) hasta el
esquema de toda nuestra naturaleza, los árboles, las flores, etc.
todos siguen una línea circular. ¿Y que decir del átomo o la
célula?. Todo lo que nos rodea tiene la forma de círculo. Que al
mismo tiempo nos representan los ciclos infinitos de la vida. Y si
observamos nuestro cuerpo, nos daremos cuenta que todas
nuestras formas son redondeadas, esto nos recuerda que somos
sistemas dentro de sistemas, pertenecemos al Absoluto y el
Absoluto está en nosotros.

Los mandalas han sido usado por los grupos espirituales desde
hace mucho tiempo atrás. Caminar, danzar, observar, o dibujar
mandalas puede ayudar a curar la fragmentación psíquica y
espiritual, también nos ayuda a manifestar nuestra energía
creativa y a reconectarnos con nuestro Ser. Psicológicamente, los
mandalas representan la totalidad de nuestro ser. Dado que
reflejan la psique humana, cada persona responde a ellos
intuitivamente, más allá de su edad, género, raza, cultura, etc.

Cuando nosotros trabajamos con los mandalas, es decir, si los


dibujamos, si los pintamos, si caminamos sobre ellos etc. esto
puede asemejar un viaje hacia nuestra esencia, iluminando zonas
del camino que hasta entonces habían permanecido obscuras y
hasta ese momento ocultas, permitiendo que brote la sabiduría de
nuestro inconsciente.

w w w.r utasdelalma.com Página 8


Taller de Mandalas Curso Online

El mandala es una puerta hacia la


institución más íntima del ser
humano. Representa la
condensación ordenante del
universo. Mediante su diseño,
contemplación y meditación el ser
humano puede acceder con lo
espiritual y se hace parte del todo
armonioso, trascendiendo sus limitaciones presentes y las
ataduras a su mundo material y conceptual.

BREVE HISTORIA DE LOS MANDALAS

Los mandalas se encuentran entre los más conocidos iconos


budistas del mundo y constituyen tesoros artísticos de esa
centenaria tradición. Son, simultáneamente, ejemplo de expresión
artística y medio de espiritualidad de la comunidad budista.

El estilo y significado específico de cada mandala se explica


según la época y la comunidad que lo realiza.

Pero todos tienen algo en común: muestran un orden circular con


un centro definido. Como iconos sagrados del budismo, pretenden
recordar al espectador de la santidad del Universo y del potencial
espiritual del ser humano.

En el discurso religioso de la India, el término mandala se refiere a


un área espiritual o sagrada, a un círculo, a un diagrama
concéntrico o a un grupo de objetos (formas divinas y humanas,
terrenales o cósmicas, ideas y símbolos) organizados en un patrón
reunido alrededor de un punto central.

En el mundo tibetano, los mandalas se usan para decorar y


santificar templos y hogares; en ritos de iniciación para monjes y
gobernantes; y como el foco de visualización del clero y de
adoración por los feligreses, así como para fines funerarios,
acompañando al cuerpo del difunto durante la cremación.

w w w.r utasdelalma.com Página 8


Taller de Mandalas Curso Online

Los mandalas pueden presentarse en una


variedad de materiales a través de diversas
técnicas artísticas. Pueden elaborarse con
piedras semipreciosas trituradas, pétalos de
flores, arroz, piedra pulverizada (mármol,
etcétera), papel, textil, hilo, mantequilla y
arena pintada. La tradición establece las
formas, tamaños
y colores de este arte. Los más conocidos por
el mundo occidental son los mandalas
coloridas del Tibet y los mandalas de arena,
elaboradas por monjes tibetanos. La
construcción de un mandala de este tipo lleva
varios días y una vez
terminada se destruye, para demostrar la
impermanencia de la vida.

Como el budismo viajó de la India a otras


partes de Asia, la tradición de mandalas
también llegó a Asia central, China, Corea, Japón y el sudeste
asiático, hasta Indonesia. Pero el arte de los mandalas floreció
especialmente en la rica atmósfera espiritual del Tibet. De ahí que
la mayor cantidad y variedad de mandalas los encontremos en la
tradición religiosa tibetana.
Los mandalas en la arquitectura

La arquitectura divina que muestran los mandalas tiene relación


directa con la arquitectura terrenal de la tradición budista. En la
antigua India los edificios religiosos están estructurados como
hogares terrenales para deidades y como bases desde las cuales
pueden generar entendimiento espiritual para guiar y enseñar a
otros. Versiones en miniatura de templos, stupas y otros edificios
funcionan como recordatorio de los lugares sagrados y como
símbolos de la presencia de lo divino y la luz espiritual en el
mundo de los humanos.

Las imágenes de los mandalas muestran mansiones divinas que


contienen deidades (budas), rodeadas por jardines, montañas,
lagos, árboles, y seres divinos, legendarios o históricos. Las
fronteras de este universo están selladas contra toda influencia
negativa por anillos de fuego. Estos mandalas de arquitecturas

w w w.r utasdelalma.com Página 8


Taller de Mandalas Curso Online

palaciegas generalmente consisten de


un círculo interno que contiene a la (o
las) deidad(es) principal(es),
contenida(s) en un palacio cuadrado
de varios niveles, con aperturas a los
cuatro puntos cardinales. El palacio se
sitúa en un círculo y fuera de éste
pueden encontrarse figuras
adicionales.

Todas las deidades budistas están


reunidas en clanes encabezados por cinco budas. Cada clan
ejemplifica un tipo de sabiduría y está asociado con un cierto tipo
de personalidad, con un ritual específico, con un color y se le
asocia a uno de los cuatro puntos cardinales o el cenit . Cada
objeto del palacio tiene un significado, representa algún aspecto
de la sabiduría o recuerda al que medita de un principio que lo
guía. Cada tipo de mandala enseña una lección distinta.

Cada figura en un mandala tiene varios propósitos: funcionan


como una deidad específica, como una manifestación del poder de
una deidad central, como un foco
de visualización y meditación o como la expresión plástica del
camino de progreso
espiritual. Cada una juega varios papeles distintos durante los
ritos y visualizaciones que presume un diálogo entre la deidad que
se encuentra en el
corazón del mandala (y en sus componentes) y el practicante que
se mueve, metafóricamente, desde fuera del mandala hacia su
centro. En este viaje, encuentra que cada partícula del mandala
forma parte de un todo, como sucede
con el Universo.

Mandala, espacio sagrado

Mandala es un sinónimo de espacio sagrado. La relación estrecha


entre espacio y sacralidad que caracteriza a los mandalas existe

w w w.r utasdelalma.com Página 8


Taller de Mandalas Curso Online

en todas las culturas de la historia de la humanidad: puede


referirse a una cueva, montaña, gruta o isla o bien
a un templo. La peculiaridad de los mandalas es que pertenecen a
la tradición cultural del budismo y que tanto sus diseños como la
filosofía que las sustenta implican un patrón circular.

En el uso budista, el mandala representa pictóricamente el modelo


de un universo perfecto. Para esa tradición de pensamiento, es un
símbolo de la iluminación conseguida a través la liberación última
y la armonía suprema, pero también a través de una individualidad
completamente integrada con su propio ambiente natural y social.

Mandala y meditación

En términos religiosos, el mandala


representa el área sagrada dentro
de la que pueden surgir
experiencias espirituales. La
experiencia de realizar un viaje
espiritual en un lugar sagrado
forma parte de una de las
principales concepciones religiosas
del budismo. Así el mandala es un símbolo de crecimiento
espiritual cuyo punto central es la mente. La relación que se
establece a través de la contemplación de la geometría del
mandala incita a un estado de meditación que ayuda a explorar los
rincones de la psique. Las mandales se describen como diagramas
del cosmos en un sentido externo y en un sentido interno como
guías hacia prácticas de meditación.

En los escritos sagrados del Tíbet se dice que durante la


meditación uno debe contemplarse a sí mismo y a todas las cosas
como un mandala sagrado. La persona que está meditando tiene
que situarse en el centro del mandala pensando
que es como el buda y que se relaciona integralmente con el
intrincado diseño del
Universo. Se puede ver a estas imágenes como un diagrama
cósmico que nos recuerda nuestra relación con el infinito, que el
mundo se extiende más allá de nuestros cuerpos y mentes.

w w w.r utasdelalma.com Página 8


Taller de Mandalas Curso Online

Las cuatro puertas que rodean el mandala significan la habilidad


de la espiritualidad para desplegarse desde el sitio sagrado hacia
otros tiempos y espacios. Los mandalas simbolizan realidades
materiales e inmateriales en todos los aspectos de la vida: los
círculos celestiales que llamamos Tierra, Sol y Luna, así como
círculos de amigos, familia y comunidad.

Laberinto de Chartres

w w w.r utasdelalma.com Página 8


Taller de Mandalas Curso Online

LA CIRCUNFERENCIA Y EL CENTRO
Contemplar el punto central de una circunferencia, ya sea que esté
marcado o que se imagine en el espacio conduce a la
concentración; en el caso del centro del mandala dicha
concentración lleva la atención hacia contenidos espirituales o
conocimientos intuitivos que más tarde tomarán cuerpo en la
psiquis y se interiorizarán, materializándose más tarde en la
actitud y conducta vital.

De modo que en tomo a ese punto central se organiza nuestra vida


y nuestras ideas, dotándose a ese punto de un contenido esencial
que puede ser representativo de Dios, de toda la naturaleza visible
o de determinado concepto metafísico.

Mientras que el círculo, es decir los puntos que componen la


circunferencia, son equivalentes a movimiento y a rotación, siendo
al mismo tiempo una buena metáfora de la incesante movilidad y
evolución del universo y las circunstancias cambiantes de la vida
de un individuo, el centro, en cambio, es estático y por eso mismo,
eje y punto de referencia.

Es lo fragmentado y la integración total; lo diferenciado y lo


indiferenciado, lo externo y lo interno; la difusión y la
concentración tanto de lo real como de la apariencia; en el
espacio y en el tiempo. El círculo es, en suma, una buena alegoría
de las nociones de inmanencia y trascendencia.

w w w.r utasdelalma.com Página 8


Taller de Mandalas Curso Online

FUNCIÓN TERAPÉUTICA DE LOS MANDALAS


Los mandalas actúan a través de
diferentes áreas, influyendo a través
de nuestra psique, modificando
nuestras emociones, equilibrando
nuestra energía (aura) y
conectándonos con nuestro
subconsciente trayendo a la luz, lo
que no vemos a simple vista. El
Mandala enviará impulsos a la mente
interna llegando a los receptores del
cerebro donde se procesará y se
obtendrá una reacción. Los mandalas
actúan sobre nuestros hemisferios cerebrales, equilibrándolos a
través de los colores y las formas geométricas sagradas.

Un mandala nos hace experimentar alteraciones de la


consciencia, así como la expansión de la misma.

w w w.r utasdelalma.com Página 8


Taller de Mandalas Curso Online

 El beneficio más inmediato al pintar un mandala es la


relajación.
 Desarrollan nuestra intuición.
 Nos ayudan a conectar con nuestro centro, nuestro Ser,
nuestra esencia.
 Nos ayudan a relacionarnos mejor con nuestro mundo
exterior.
 Útiles para la concentración y la memoria.
 Nos ayudan a desarrollar la paciencia y la constancia.
 Activan la energía positiva. Los mandalas creados para
propósitos determinados, pueden energetizar lugares,
transformando su frecuencia vibratoria. Esto es útil para
trabajar la prosperidad en un negocio, la armonía en la casa
o el estudio en la escuela.
 Utilizados dentro de la meditación, nos ayuda a elevar
nuestro nivel de conciencia.
 Un mandala puede equilibrar nuestros centros de energía, si
los creamos bajo ese propósito y elegimos los colores
correspondientes a cada chakra.
 Un mandala saca a la luz limitantes o bloqueos creados por
experiencias de dolor en el pasado, las cuales, al no haber
sido procesadas, continúan bloquean nuestra vida. Un
mandala nos permite no solo ubicar estas limitaciones, sino
también sanarlas a través de la forma y color, elegidas para
dicho propósito.
 Un mandala nos conecta con las heridas más profundas de
nuestra alma, creadas no solo por nuestras experiencias de
esta vida, sino por las experiencias que nuestra alma ha
vivido a través de todas nuestras vidas en diferente tiempo o
espacio, dándonos así una oportunidad de sanación en este
tiempo presente.

w w w.r utasdelalma.com Página 8