Está en la página 1de 3

I.S.F.D C y T “R.F.

A”
ALUMNO: DELGADO, FRANCO JAVIER
ASIGNATURA: PEDAGOGÍA
PROFESOR: GUTIERREZ, RICARDO RENÉ
AÑO: 2018

¿PODEMOS TOMAR A LA PEDAGOGÍA COMO UNA CIENCIA?

INTRODUCCIÓN:
La ciencia se define como el conjunto de conocimientos racionales, ciertos y probables
estructurados sistemáticamente, que hacen referencia a objetos de una misma naturaleza. La
ciencia es el conocimiento o saber obtenidos mediante la observación de patrones regulares,
razonamientos y experimentación en ámbitos específicos, a partir de los cuales se plantean
preguntas, se generan hipótesis y se elaboran leyes generales por medio de un método
científico. La pedagogía, como la encargada de pensar los procesos educativos de la sociedad,
desde su nacimiento ha enfrentado las críticas y los prejuicios de quienes no la consideraban
ciencia sino una simple herramienta de otras disciplinas; muchos, hasta el día de hoy, le restan
valor como ciencia a la pedagogía, basándose en el precepto de que no cumple con rigor los
pasos del método científico. Siempre ha existido, incluso hasta el día de hoy un gran debate para
nombrar a la pedagogía como una ciencia.

DESARROLLO:
Partiendo de la premisa que una ciencia adquiere el carácter de tal, si tiene objetos y
métodos propios, el principal problema de la pedagogía en su historia fue demostrar su carácter
de ciencia. Uno de los retos más grandes que ha tenido la pedagogía desde que teóricos como
Herbart, Comenio, Dewey o Comte decidieron elevarla al carácter de ciencia, es determinar su
autonomía, su independencia de los demás campos del saber. Muchas han sido las críticas
contra la pedagogía en cuanto a su carácter científico, ya que muchos de sus críticos alegaron
que una ciencia que construyó sus bases teóricas basadas en numerosas fuentes, como la
filosofía o la psicología, no puede ser independiente. Algunos pensadores como Dilthey han
negado el carácter científico de la pedagogía al decir que no tiene validez general para todos los
tiempos y lugares como debe tenerlo una ciencia, ya que la educación es un hecho que varía
según las circunstancias del lugar y el momento, aunque para Lorenzo Luzuriaga, Dilthey
confundía la realidad de la educación, que es un efecto variable, con la pedagogía, que estudia
esa realidad y que es permanente.
Pero, ¿cómo justificamos el carácter científico de la pedagogía? Podemos decir que la
pedagogía es ciencia porque utiliza a mas no poder la investigación, tomando en cuenta a la
educación como su objeto de estudio. Para dar solución a las diversas problemáticas que existen
en la educación, la pedagogía sigue una serie de pasos: induce la observación para descubrir que
pasa en la realidad de la sociedad, ocupando el empirismo; deduce mediante el razonamiento,
el diseño y las estructuras que se ocupan para facilitar el aprendizaje; formula una explicación
mediante la experiencia, observando y comprobando lo que sucede en la realidad, y finalmente
interpreta y comprende las vivencias, generando conciencia. Todo lo anterior se puede tomar
como un método científico, el que usa la pedagogía para lograr el mejor desarrollo de la sociedad
mediante la educación.
En la actualidad la pedagogía ha evolucionado mucho hasta el hecho de ser una ciencia que
se ocupa de la educación como un fenómeno críticamente social y específicamente humano;
podemos decir, en base a esto, que es una ciencia con carácter físico- social que tiene por objeto
el estudio de la educación, con la finalidad de conocer y perfeccionar al ser humano.
La pedagogía es una ciencia porque está expuesta a cambios, estudios, investigaciones y por
ende a transformaciones. Es la ciencia de enseñar, es la que tiene como objetivo investigar la
manera de organizar mejor el sistema y los programas educativos. También es una ciencia
porque estudia la educación desde distintas miradas, como el ámbito escolar, el familiar, el
laboral y el social.
Podemos decir que la pedagogía no es autónoma desde su contenido, ya que recibe
numerosos aportes de otros campos científicos como lo son la psicología, la sociología, la
biología, etc.; pero si lo es desde su objeto: el hecho educativo, cuyo conocimiento es
competencia solo de ella, y también desde su enfoque, es decir su interés propio que es regular
y comprender la educación. La pedagogía se acerca al fenómeno de la educación de manera más
estrecha que otras ciencias como la psicología o la sociología por una razón sencilla: está más
cerca del sujeto, lo que facilita al pedagogo considerar mejor los datos que se le dificultan a las
otras ciencias, por encontrarse fuera del aula. Por esta razón, resulta central la labor de
investigación que realiza el pedagogo.

CONCLUSIÓN:
En resumen, la pedagogía es la ciencia que estudia la educación, la cual es un fenómeno
social, puramente humano, racional, intencional y que genera cultura, desarrollo y progreso. En
base a todo lo expuesto se puede decir que la pedagogía es una ciencia estructurada y
formalmente constituida ya que cumple con los requisitos que una ciencia debe poseer, tiene
un objeto de estudio propio que es la educación; se rige por un conjunto de principios que
tienden a construir un sistema regulador de sus fines, fundamentos y procedimientos, y emplea
métodos científicos, tales como los empíricos (observación, experimentación, análisis,
estadísticas).
La pedagogía ha transitado un extenso proceso hacia el establecimiento de su posición como
ciencia. A lo largo de la historia ha sufrido muchos cambios que han ido rompiendo paradigmas
y que permitieron resultados satisfactorios para la educación. Gracias a las investigaciones de
las ciencias pedagógicas se implementan estrategias para que el estudiante adquiera
conocimientos como parte fundamental de su vida y no como algo obligatorio.