Está en la página 1de 6

1.

SENTENCIA C-239 DE 1997


2. ¿Está permitido en Colombia el Homicidio por piedad?
3. Categorías de análisis: homicidio por piedad, piedad, derecho penal de acto,
dignidad humana.
4. Matriz de análisis categorial
Categoría de
análisis Intervención del Intervención del defensor
Nivel analítico
Ministerio de Justicia del pueblo

El argumento de que el Aunque la eutanasia, o sea Se entiende el homicidio por


tipo de homicidio por la práctica de causar la piedad, como la acción que
piedad vulnera la muerte sin sufrimiento físico, comete determinada
prohibición de es reprochable desde el persona con el fin de evitar
desaparición forzada punto de vista ético y moral, los sufrimientos de otra
resulta absurdo, pues el legislador puede regular causados por una incurable
no puede confundirse la este tipo penal de manera enfermedad o patología
acción de desaparecer autónoma e independiente terminal. Quien obra con
Homicidio por
con la de matar a quien de otras modalidades de estos fines altruistas, no
piedad
padece graves homicidio con el fin de evitar deberá ser castigado de la
sufrimientos. excesos o debilidades misma manera y con el
punitivas. mismo talante de quien obra
con fines netamente
económicos o personales,
fines en sí, encaminados a
satisfacer un beneficio para
sí mismo.

La norma acusada Según la intervención que


antes que vulnerar el se analiza, el derecho a la
Derecho a la derecho a la igualdad, lo igualdad se ve protegido
igualdad reafirma, al diferenciar toda vez que da tratos
la pena para el disimiles a situaciones que
homicidio por piedad de de suyo lo son, por tanto, no
los demás tipos penales debe dársele el mismo trato
que protegen el a quien realiza el homicidio
derecho a la vida, pues, con fines alejados del
además de estar altruismo o en busca del
obrando dentro de la bienestar ajeno.
autonomía que lo asiste
para definir cuáles
conductas son
delictivas, está dando
aplicación al principio
de igualdad, que en
materia penal le permite
dar un trato diferente a
algunos
comportamientos,
teniendo en cuenta el
carácter dinámico de la
vida social y la esencial
mutabilidad de los
fenómenos
criminológicos.

La norma demandada Si bien la Constitución El Estado Colombiano


no desconoce el consagra el derecho a la mediante la expedición de la
Derecho a la derecho a la vida y, por vida con carácter absoluto, Carta Política de 1991
vida el contrario, al penalizar es competencia del enalteció la dignidad
una conducta que legislador establecer la humana y el derecho a la
atenta contra ella, hace dosimetría de las penas vida como uno de los
prevalecer ese derecho aplicables a las diferentes estandartes del mismo. Así
sobre cualquiera otra modalidades o especies de pues, se estableció que el
consideración. Del homicidio, en desarrollo de ser humano es el centro del
establecimiento de una los principios de ordenamiento jurídico, más
pena menor para el razonabilidad y no las leyes, y por contera,
delito de homicidio por proporcionalidad, que tienen el actuar del Estado deberá
piedad no se puede estrecha relación con el estar dirigido a defenderle
inferir violación a ningún principio de juridicidad, en el en su vida, honra y bienes
mandato constitucional, sentido de que el castigo
pues ello sería tanto impuesto para un tipo penal
como pretender que debe guardar simetría con el
todas las conductas comportamiento y la
penales y culpabilidad del sujeto al que
contravencionales se le imputa; por lo que no
establecidas en el sería razonable ni
ordenamiento jurídico proporcional que al
para castigar conductas responsable de un homicidio
que atenten contra la por piedad se le aplicara la
vida, deberían tener la misma sanción de quien
misma sanción. incurre en un homicidio
simple o agravado.

Tampoco la norma La conducta de quien La concepción de la


ignora el deber de suprime la vida de otro para solidaridad radica en la
Solidaridad solidaridad que impone poner fin a intensos obligación de todos los
la Carta. La sufrimientos que éste colombianos de preservar la
consagración del tipo padece, no está libre de vida de los demás a toda
de homicidio por piedad sanción. Dicha conducta costa. Esto se traduce en
comporta una forma de está precisamente tipificada que el homicidio por piedad
protección por parte del en el artículo 326 del Código según las intervenciones
Estado al derecho Penal, que hace parte del desconoce la solidaridad
fundamental a la vida, titulo XIII que reprime los que debe imperar en el
pues, precisamente, hechos que impliquen Estado colombiano.
con la expedición de la vulneración de la vida e
norma se busca que los integridad personal. Su
particulares no incurran distinción con otras normas
en la conducta penales, identificadas con el
prohibida, en razón de mismo objeto de protección,
lo cual mal puede radica en el elemento
afirmarse que el interés normativo que contiene y
del Estado sea cualifica al comportamiento
auspiciar la violación de acriminable, para el que se
tal derecho.. requiere una valoración
cultural, ética o social, en el
proceso de adecuación
típica.
5. Concepto del Ministerio de Justicia y del derecho: “La norma demandada no
desconoce el derecho a la vida y, por el contrario, al penalizar una conducta que
atenta contra ella, hace prevalecer ese derecho sobre cualquiera otra
consideración. Del establecimiento de una pena menor para el delito de homicidio
por piedad no se puede inferir violación a ningún mandato constitucional, pues ello
sería tanto como pretender que todas las conductas penales y contravencionales
establecidas en el ordenamiento jurídico para castigar conductas que atenten
contra la vida, deberían tener la misma sanción.
La norma acusada antes que vulnerar el derecho a la igualdad, lo reafirma, al
diferenciar la pena para el homicidio por piedad de los demás tipos penales que
protegen el derecho a la vida, pues, además de estar obrando dentro de la
autonomía que lo asiste para definir cuáles conductas son delictivas, está dando
aplicación al principio de igualdad, que en materia penal le permite dar un trato
diferente a algunos comportamientos, teniendo en cuenta el carácter dinámico de
la vida social y la esencial mutabilidad de los fenómenos criminológicos.
El argumento de que el tipo de homicidio por piedad vulnera la prohibición de
desaparición forzada resulta absurdo, pues no puede confundirse la acción de
desaparecer con la de matar a quien padece graves sufrimientos.
Tampoco la norma ignora el deber de solidaridad que impone la Carta. La
consagración del tipo de homicidio por piedad comporta una forma de protección
por parte del Estado al derecho fundamental a la vida, pues, precisamente, con la
expedición de la norma se busca que los particulares no incurran en la conducta
prohibida, en razón de lo cual mal puede afirmarse que el interés del Estado sea
auspiciar la violación de tal derecho.”
Concepto del Defensor del Pueblo: “La conducta de quien suprime la vida de otro
para poner fin a intensos sufrimientos que éste padece, no está libre de sanción.
Dicha conducta está precisamente tipificada en el artículo 326 del Código Penal,
que hace parte del titulo XIII que reprime los hechos que impliquen vulneración de
la vida e integridad personal. Su distinción con otras normas penales, identificadas
con el mismo objeto de protección, radica en el elemento normativo que contiene
y cualifica al comportamiento acriminable, para el que se requiere una valoración
cultural, ética o social, en el proceso de adecuación típica.
Si bien la Constitución consagra el derecho a la vida con carácter absoluto, es
competencia del legislador establecer la dosimetría de las penas aplicables a las
diferentes modalidades o especies de homicidio, en desarrollo de los principios de
razonabilidad y proporcionalidad, que tienen estrecha relación con el principio de
juridicidad, en el sentido de que el castigo impuesto para un tipo penal debe
guardar simetría con el comportamiento y la culpabilidad del sujeto al que se le
imputa; por lo que no sería razonable ni proporcional que al responsable de un
homicidio por piedad se le aplicara la misma sanción de quien incurre en un
homicidio simple o agravado.
Aunque la eutanasia, o sea la práctica de causar la muerte sin sufrimiento físico,
es reprochable desde el punto de vista ético y moral, el legislador puede regular
este tipo penal de manera autónoma e independiente de otras modalidades de
homicidio con el fin de evitar excesos o debilidades punitivas.
6. Nivel Textual: expuesta en la matriz
7. Nivel analítico: expuesto en la matriz
8. Hermenéutica global
En Colombia, el homicidio por piedad tiene una dosificación penal mucho menor
al homicidio que se lleva a cabo bien sea por fines personas o económicos. Más
que vulnerar el derecho a la igualdad, lo que pretende la norma objeto de revisión
es dar un trato equitativo a aquella conducta que se realiza en procura del
bienestar ajeno. El homicidio por piedad debió desaparecer del ordenamiento
jurídico como tipo penal por las razones expuestas en la ratio de la sentencia. Ello
quiere decir que el Estado no puede intervenir en la esfera personal de las
personas y obligarlas a vivir más allá de lo que ellas consideran pertinente a causa
de graves e incurables dolores. El Estado Social de Derecho no puede degenerar
en un Estado paternalista.