Está en la página 1de 3

¿QUE SE ENSEÑA Y QUE SE APRENDE EN HISTORIA?

La significación de la historia en la escuela primaria

ANTES:

A la hora de enseñar historia en la escuela primaria se buscaba que el niño conociera una
determinada cantidad de hechos históricos ordenados cronológicamente.

Se seleccionaba previamente qué datos enseñar y a medida que el niño avanzaba en la


escolaridad se le incrementaban los mismos. Se les mostraba los hechos referidos al plano
político o militar deforma asilada sin cuidar la interrelación real entre ellos por lo que el
docente no tenía en claro como poder secuenciar los mismos.

Ahora

En la actualidad buscaremos, en cambio, que el alumno se acerque al análisis de la realidad


social presente, considerada como una totalidad compleja, a través de la comprensión de los
diferentes procesos históricos que, de algún modo, condicionan ese presente.

La finalidad ahora no es solo informar sino también inclinarse a formar un individuo que sea
capaz de desarrollar un espíritu crítico y una actitud investigativa (plantearse interrogantes,
hipotetizar, observar, comparar, establecer relaciones, analizar, inferir, transferir)

La Historia De Enseñar Historia

Enseñar historia, si de contribución al mejoramiento humano se trata, es situar precisamente


la escuela humana en el quehacer pedagógico. Es tarea de la docencia enseñar a descubrir el
engranaje interno que existe en la diversidad de hechos que se estudian y enseñan, para
reflexionar sobre el pasado y asumir el presente con voluntad creadora.

Aspecto Evolutivo:

Las Ciencias Sociales presentan una dificultad que le pertenece: el proceso de construcción de
temporalidad por parte del alumno. Esto significa que el alumno sea capaz de comprender a la
temporalidad como tiempo histórico y no como una simple cadena de hechos ordenados
cronológicamente.

Aspecto Educativo:

Aquí se cruzan dos aspectos el Evolutivo (Tiempo) y el Educativo (Qué enseñar). Esto se refiere
a que el Docente enseña que todo pasado no es una simple sucesión de hechos, sino un
proceso complejo y dinámico donde los diferentes planos de la realidad social se
interrelacionan, explicándose mutuamente en un aquí, un antes y un después.
El docente, que tiene claro cuáles son los contenidos que los niños deben aprender, orientará
las preguntas y posteriormente el rastreo de la información en función de lo que se pretende
enseñar. ¿Dónde buscar la información? Existen amplias posibilidades al respecto. Desde el
material bibliográfico que ofrecen los libros de texto hasta la publicación de antologías de
documentos e imágenes.

También se pueden incluir relatos orales, obras de arte, arquitectura, literatura, escultura,
música, etcétera. La variedad y riqueza del material facilitará que los saberes sobre el tema se
enriquezcan e intensifiquen.

Antes se enseñaba historia para:

Mostrar el pasado tal cual es.

*Se buscaba modelos y héroes para las nuevas generaciones a partir de la narración desus
biografías.

*Se recurrió a la historia para crear un sentimiento de pertenencia, un “arco desolidaridades”


a un proyecto Nacional común. La creación de un pasado que dieracohesión a toda una
sociedad.

*Se pretendía que la historia fuera “la

maestra de la vida.

Relacionar la historia con la vida cotidiana

Para el alumno de escuela primaria, la comprensión de los hechos y procesos del pasado se
hace posible si observa, discute y se problematiza sobre aspectos de la vida cotidiana, porque
le es más familiar, forma parte de sus experiencias vitales, del modo de entender su propia
realidad.

Un interrogante, un problema bien planteado, ya sea por el Docente o por un alumno


solamente, es disparador de otros que , sin duda, pondrán en juego los aprendizajes previos
(escolares o no) del grupo, las posibilidades de hipotetizar, de resolver preguntas, de
investigar.

Siempre se le ha otorgado a la enseñanza de la historia un rol fundamental. Es más, todas las

sociedades de todos los tiempos se han preocupado por brindar a las nuevas generaciones una
formación que, de algún modo, garantizara la

permanencia de los valores, costumbres y creencias que cada una de esas sociedades
consideraba trascendentes.

CONCLUSION:
La enseñanza de la historia actualmente no sólo tiene como finalidad transmitir información,
sino elevar cada vez más la formación humanista, es decir, un mundo espiritual, sobre la base
de la unión de la razón y el corazón. De ahí que estas exigencias que aspiran a formar
integralmente a los alumnos de acuerdo con los ideales e intereses individuales y sociales.