Está en la página 1de 4

CUÑAS

Una cuña es un elemento de máquina que se coloca en la interfase del eje y la masa de una
pieza que transmite potencia con el fin de transmitir torque. La cuña es desmontable para
facilitar el ensamble y desarmado del sistema de eje. Se instala dentro de una ranura axial que
se maquina en el eje, la cual se denomina cuñero. A una ranura similar en la maza de la pieza
que transmite potencia se le da el nombre de asiento de cuña, si bien. Propiamente es
también un cuñero.

La cuña también puede definirse como una máquina simple de madera o metal terminada en
ángulo diedro muy agudo. Sirve para hender o dividir cuerpos sólidos, para ajustar o apretar
uno con otro, para calzarlos o para llenar alguna raja o hueco. Actúa como un plano inclinado
móvil. El filo de un hacha es, en realidad, una cuña afilada. Tal como lo haría una rampa,
permite desplazar un peso con mayor facilidad.

Aplicaciones
Las cuñas se usan en el ensamble de partes de máquinas para asegurarlas contra su
movimiento relativo, por lo general rotatorio, como es el caso entre flechas, cigüeñales,
volantes, etc. Aun cuando los engranajes, las poleas, etc, están montados con un ajuste
de interferencia, es aconsejable usar una cuña diseñada para transmitir el momento
torsionante total.

Cuando las fuerzas relativas no son grandes, se emplean:

 Una cuña redonda.

 Una cuña de silleta.

 Una cuña plana.

Para trabajo pesado son más adecuadas las cuñas rectangulares.

Tipos de chavetas o cuñas


Cuñas paralelas cuadradas y rectangulares

El tipo más común de las cuñas para ejes de hasta 6 ½” de diámetro es la cuña cuadrada.

La cuña rectangular se sugiere para ejes largos y se utiliza en ejes cortos donde puede
tolerarse una menor altura. Tanto la cuña cuadrada como la rectangular se denominan
cuñas paralelas porque la parte superior, la inferior y los lados de la cuña son todos
paralelos.

Los cuñeros y la maza en el eje se diseñan de tal manera que exactamente la mitad de la
altura de la cuña se apoye en el lado del cuñero del eje, y la otra mitad en el lado del
cuñero de la maza.
El ancho de la cuña cuadrada es o plana es generalmente una cuarta parte del diámetro
del eje. Estas cuñas pueden ser rectas o ahusadas aproximadamente 1/8” por pie.

Cuando es necesario tener movimiento axial relativo entre el eje y la parte acoplada se
usan cuñas y ranuras. Existen normas ASME y ASA para los dimensionamientos de la
cuña y de la ranura.

Cuñas de Woodruff
Una cuña Woodruff es un segmento de disco plano con un fondo que puede ser plano o
redondeado. Se le especifica siempre mediante un número, cuyo dos últimos dígitos
indican el diámetro nominal en octavos de pulgadas, mientras que los dígitos que
preceden a los últimos dan el ancho nominal en treintaidosavos de pulgada.

Cuñas ahusadas
Las cuñas ahusadas están diseñadas para insertarse desde el extremo del eje después que
la maza está en su sitio en lugar de instalar la cuña primero y después deslizar la maza
sobre la cuña, como sucede en las cuñas paralelas. El ahusado se extiende, cuando
menos, a lo largo de la longitud de la maza y la altura medida desde el extremo de la
maza es la misma que para la cuña paralela. Por lo general el ahuesado es de 1/8” por
pie.

Cuñas de cabeza
La cuña o chaveta de cabeza tiene una geometría ahusada dentro de la maza que es la
misma que la cuña ahusada simple. Pero la cabeza alargada permite extraer la cuña
desde el mismo extremo en que se instaló. Esto es muy deseable si el extremo expuesto
no está accesible para extraer la cuña.

Donde se desean ensamble y desarmado relativamente sencillo así como una carga
ligera debe considerarse una cuña Woodruff. La ranura circular en el eje mantiene la
cuña en su sitio en tanto la pieza que embona se desliza sobre la cuña.

La cuña cuadrada y la cuña Pratt & Whitney son las mas utilizadas en diseño de
máquinas. La cuña de cabeza acodada se diseña de modo que la cabeza permanezca
fuera del mamelón para permitir que una clavija pueda impulsarla para remover la cuña.

Selección e instalación de cuñas y cuñeros


La cuña y el cuñero para una aplicación específica casi siempre se diseñan después que
se ha especificado el diámetro del eje. Por lo general la longitud de la cuña se especifica
como una parte sustancial de la longitud de la maza de la pieza que se instala para dar
margen a una alineación satisfactoria y una operación estable. Pero si el cuñero en el eje
debe estar cerca de otros cambios geométricos como chaflanes de los hombros y ranuras
para anillos de sujeción, es importante prever cierto espaciamiento axial entre ellos de
manera que las concentraciones de tensión no se multipliquen. La cuña puede cortarse a
escuadras en los extremos, o bien, se le asigna un radio en cada extremo cuando se
instala en un cuñero de perfil para mejorar su ubicación. Las cuñas que se cortan a
escuadra se utilizan, por lo general, con el tipo de cuñero de corredera deslizable.

En ocasiones la cuña se mantiene en su sitio mediante un tornillo de ajuste en la maza


sobre la cuña. Sin embargo, la confiabilidad de este método es cuestionable debido a la
posibilidad de que el tornillo de ajuste presente retroceso con la consecuente vibración
del ensamble.

Es necesario prever la ubicación axial del ensamble por medios más positivos como
hombros, anillos de sujeción o separadores.

Las chavetas Kennedy se fabrican generalmente en forma de cuña y se aprietan en


posición de montaje. Son adecuadas para trabajo muy pesado. Las chavetas woodruff se
emplean mucho en las industrias de vehículos automóviles y de las máquinas
herramientas.

Para construcción de alta calidad y en casos en que es necesario el movimiento axial


entre eje y cubo de acoplamiento, se evita la rotación relativa mediante estrías
mecanizadas en el eje y el cubo. Un tipo de estrías utiliza como directriz la curva
involuta. El estriado del eje puede realizarse mediante un proceso de fresado similar al
utilizado en el tallado de engranajes.

Materiales de fabricación de cuñas


Las cuñas se fabrican en su mayoría, de acero extruído en frío a bajo carbono. Si el
acero a bajo carbón no es lo suficientemente resistente, puede emplearse acero con un
contenido más alto de carbón, también del tipo extruído en frío. Los aceros a los que se
les da tratamiento térmico pueden utilizarse para obtener una resistencia aun mayor.

No obstante, el material debe conservar una buena ductilidad como lo indica un valor de
elongación porcentual mayor del 10% aproximadamente, en particular cuando es
probable que se presenten cargas de choque o de impacto.

Diseño de chavetas
Factores que influyen en el diseño de chavetas.

La distribución de los esfuerzos en la superficie de las chavetas es muy complicada.


Depende del ajuste de la chaveta y de las ranuras del eje y el cubo en los cuales existen
fuerzas distribuidas. Además las tensiones no son uniformes a lo largo de la chaveta en
dirección axial, siendo máximas en los extremos.

Como consecuencia de las muchas indeterminaciones, generalmente no puede hacerse


un estudio exacto de las tensiones. Los ingenieros suponen usualmente que todo el par
es absorbido por una fuerza tangencial F situada en la superficie del eje. Esto es,

T= Fr
Las tensiones de cortadura y de compresión en la chaveta se calculan a partir de la
fuerza F y se emplea un coeficiente de seguridad suficientemente grande.

Diseño de cuñas cuadradas y planas


Puede basarse en los esfuerzos cortantes y de compresión producidos en la cuña como
resultado del momento de torsión transmitido. Las fuerzas que actúan sobre la cuña se
muestran en las imágenes anteriores. Las fuerzas F´ actúan como un par resistente para
prevenir la tendencia de la cuña a rotar en el cuñero. La localización exacta de la fuerza
F no es conocida y es conveniente suponer que actúa tangencialmente a la superficie del
eje. Esta fuerza produce esfuerzos cortantes y de compresión en la cuña.

Fallas en las chavetas


En los cuerpos sometidos a esfuerzos torsionales es típico que los materiales dúctiles
fallen por corte, en sus fibras internas, y en los materiales esforzados a compresión, por
lo regular fallan por aplastamiento de su estructura y se lambean en debido a su relación
ancho/altura.

En las chavetas claramente se inducen estos dos tipos de esfuerzo, por lo que la altura o
espesor dentro del eje y su ancho producen resultados distintos.

Entonces de una manera sencilla de decirlo, se puede asegurar que sobre la misma base,
las cuñas planas mas anchas que profundas fallan en compresión, y las que son más
profundas que anchas fallan en corte.