Está en la página 1de 15

INTRODUCCIÓN A LAS REDES SOCIALES

CURSO DE GOOGLE

Las redes sociales son ahora una parte esencial de nuestra vida cotidiana. Esto puede
representar una gran oportunidad para ti y para tu negocio.

Las redes online, o “redes sociales” como solemos llamarlas, permiten a las personas
conectarse, interactuar, compartir e intercambiar información. En muy poco tiempo se han
convertido en algo sin lo que parece que no podemos vivir. Cada día, literalmente, millones de
personas se conectan e interactúan en las redes sociales, pero también pueden ser una gran
herramienta para los negocios.
Imagina que eres el propietario de una tienda de ropa vintage. Es posible que tus clientes ya
estén usando las redes sociales para hablar sobre ti, y puede que compartan las cosas
buenas que han descubierto en tu tienda, que pidan consejos sobre cómo arreglarse una
prenda o incluso que publiquen fotos de famosos vestidos con estilo retro.

Si estás en estas redes sociales, puedes participar en estas conversaciones e iniciar otras
nuevas, por ejemplo, compartiendo fotos de nuevos productos, lo que te ayudará a que los
clientes te tengan presente.
Estas personas podrán ver tus publicaciones y compartirlas con otros entendidos de la moda,
lo cual se traduce en nuevos seguidores y contactos, además de que pueden ser en sí futuros
clientes potenciales.

Las redes sociales también pueden ayudarte a fomentar la confianza entre tu audiencia.
Imaginemos a un cliente potencial que está leyendo reseñas o está viendo vídeos de personas
reales -no modelos- que visten y hablan maravillas sobre tu ropa.

Con las redes sociales, tus clientes y seguidores pueden promocionar tus productos y, cuando
esto ocurre, estás generando confianza. Que ¿por qué? Porque cuando alguien (sin ser tú)
habla sobre lo bueno que eres, su opinión cuenta más. Tú no te estás promocionando, sino
que son tus clientes quienes lo hacen por ti.
Además, las redes sociales también benefician a tu negocio al permitirte aprender en gran
medida, observando cómo interactúan las personas con tu marca online.

Posiblemente a nadie le interese un artículo en un blog sobre la historia del brocado, pero un
vídeo en el que se enseñan 20 maneras de anudar una bufanda de seda conseguirá que
muchísimas personas lo compartan. Descubre qué le gusta a la gente, tanto online como en tu
tienda, y ofréceles más de eso.

¿A qué suena bien? De acuerdo, pues hablemos de cómo puedes conseguir que las redes
sociales aumenten los ingresos de tu negocio. Para ello, deberás darte de alta en las redes
sociales adecuadas, compartir contenido, participar en conversaciones animadas y ampliar tus
contactos.
No podrás aprovechar el poder de las redes sociales si no estás en ellas, así que lo primero es
conocer las diferentes redes que hay. Pregúntate cuáles son las que más usan tus clientes.

Así, podrás decidir si necesitas una página de Facebook, un canal de YouTube, una cuenta en
Pinterest, un usuario de Twitter, una página de Google+, una página de empresa en LinkedIn
o alguna combinación de estas y otras.
A continuación, tendrás que crear tu perfil, o lo que normalmente terminará siendo tu "página
principal" en cada una de las redes en las que vayas a participar.
Cada red social es diferente, pero siempre que sea posible debes añadir información sobre tu
negocio, como la ubicación y los datos de contacto, y en algunas incluso podrás añadir otro
tipo de datos sobre tu negocio, como fotos y vídeos.

Una vez que te hayas "mudado" a una red social, será el momento de conocer a tus vecinos.
Hacer amigos lleva tiempo y esfuerzo, pero si pueden ayudar a que se corra la voz sobre tu
negocio, es una inversión que realmente vale la pena.

Es importante saber que, aunque puedes usar las redes sociales para aumentar los beneficios
de tu negocio, se trata de un medio distinto a tus canales publicitarios habituales. Las
personas con las que interactúas en las redes sociales no solo se van a limitar a escuchar lo
que tienes que decirles, por lo que debes pensar que es más como una conversación, una
relación basada en dar y recibir, y que tiene sus altibajos. Trata a esta red igual que tratas a
tus amigos y compañeros en el mundo real:

hacer amigos en las redes sociales no es algo que ocurra de la noche a la mañana y no se
puede forzar. Para empezar, trata de conectar con los clientes que ya tienes. Para ello,
puedes usar un cartel en tu tienda que diga "Síguenos aquí" o, incluso mejor, puedes ofrecer
un descuento del 10% si conectan contigo online.

Después, puedes usar otras formas de hacer crecer tu red: concursos, eventos especiales,
ofertas solo para miembros, contenido entretenido o incluso, encuentros reales (cara a cara)
para miembros de tus círculos sociales.

Y recuerda: cada uno de los miembros de tu red social tiene su propia red. Las redes sociales
son una forma de compartir, así que a medida que añadas publicaciones y fotos y que
participes en conversaciones, será más fácil que la gente conecte contigo, y eso se traduce en
una mayor atención para ti y tu negocio.

Las redes sociales son una forma genial de conversar con personas y, en última instancia,
aumentar tu clientela. Vayamos al siguiente paso: Crear un plan para aprovecharlo al máximo.

Las redes sociales sirven para conectar con los clientes. Al empezar una
conversación estás dándote a conocer como empresa y, si quieres fomentar la
conversación, publica contenido con frecuencia, pero ¡cuidado! Los seguidores no
quieren que los satures.

Si no quieres producir el efecto contrario en tus seguidores y sentir su rechazo,


procura no acusar a la competencia de algo, no eliminar entradas negativas o
comentar demasiado sus entradas personales.

Siguientes pasos

Explora algunos de los sitios de redes sociales que creas que usan tus usuarios,
como Facebook, Twitter o Google+ y, cuando lo hagas, escribe los tipos de
publicaciones que podrías hacer en ellas. ¿Qué crees que tu público puede
encontrar interesante, divertido o valioso? ¿Qué les gustaría compartir?
2. Redes sociales adecuadas para tu negocio
¡Hola! En este video nos meteremos de lleno en el mundo de las redes sociales. Hay algunas
que son muy grandes y seguramente conoces, pero también existen otras redes más
pequeñas, más especializadas, que también pueden ser muy valiosas para tu negocio.

Cuando das tus primeros pasos en las redes sociales, es muy útil clasificar las distintas redes
en categorías para poder determinar más fácilmente dónde debes centrar tu atención.
Empecemos con algunas de las redes sociales más importantes, por ejemplo, Facebook,
Twitter, Google+ y LinkedIn, ya que tienen un número de usuarios muy importante. ¿Sabías
que Facebook tiene más de mil millones de usuarios en todo el planeta? Eso significa que
tanto tus clientes existentes como los futuros probablemente formarán parte de estas
gigantescas redes. Por lo tanto, si tienes un negocio, deberías plantearte estar presente en
estas grandes redes para poder llegar a ellos.

Pero más allá de las redes principales, también existen otras más especializadas o específicas
de un sector, dedicadas a temas o públicos más especializados, que saben muy bien lo que
necesitan y que buscan contenidos más precisos o consejos de especialistas. Piensa en sitios
como TripAdvisor, donde se pueden consultar y publicar opiniones de viajes y establecimiento,
o como Opentable, dedicado a los restaurantes.

Hay muchísimos sitios diferentes dedicados a un amplio abanico de sectores distintos, por lo
que deberás averiguar cuáles son los más importantes para tu negocio y aunque estos sitios
cuenten con un número menor de usuarios, puede que sean justamente del tipo que deseas
captar.
Otra cosa que hay que tener en cuenta a la hora de decidir dónde participar es la finalidad de
cada red social. Por ejemplo, algunas redes sociales se utilizan principalmente para relaciones
personales, otras se centran más en compartir contenido y otras se usan más para crear redes
profesionales.

Profundicemos un poco en cada una. Las redes personales ofrecen a los usuarios una manera
de mantener el contacto online con sus amigos y familiares, pero eso no significa que no
puedas participar en ellas como negocio: las personas hablan sobre productos y servicios
constantemente; simplemente tienes que ser consciente del contexto. Eso significa que tus
publicaciones deben ser ágiles, interesantes y útiles; que no parezcan anuncios. Por ejemplo,
una tienda de ropa vintage puede publicar fotos de una clienta que lleva un fabuloso bolso
retro, y puede que los usuarios de la red hagan referencia o compartan esta foto, lo cual
permite ampliar la exposición del negocio a más personas.

Las redes para compartir contenido proporcionan a los clientes potenciales información
realmente útil: datos reales, cifras, gráficos, reseñas y cosas por el estilo. Por ejemplo,
tenemos YouTube, donde esa misma tienda de ropa vintage podría publicar vídeos en los que
se enseñe cómo llevar una determinada prenda, o Pinterest, donde podría destacar fotografías
de "looks" más urbanos.

Las redes profesionales suelen estar orientadas al mundo de los negocios y atraen a personas
que desean crear una red de colaboradores, que buscan trabajo o que quieren contratar a
alguien. Una vez más, resulta importante ser consciente del contexto: probablemente no
obtendrás una gran respuesta si intentas vender ropa vintage en este tipo de redes, pero
puede que localices a tu próximo empleado.

Por otro lado, si tu negocio es una empresa que vende a otras empresas, puede que este sea
exactamente el lugar donde debes promocionar tus productos y servicios a otros profesionales
pertenecientes a sectores muy específicos.

Al final, se trata de comprender los objetivos de cada red y a las personas que participan en
ellas, es decir, la gente con la que quieres conectar.

Las grandes redes como Facebook, Twitter, LinkedIn, Google+, YouTube y otras tienen una
gran cantidad de usuarios, así que probablemente encontrarás a muchas personas ahí, pero
más allá de estas redes puede haber otras más pequeñas dedicadas exactamente a lo que tú
haces, repletas de personas interesadas en los tipos de productos o servicios que ofreces.

Tendrás que invertir algo de tiempo en cada red para ver cómo la usan sus miembros, y eso te
ayudará a entender mejor cómo puedes participar en las conversaciones o qué tipo de
contenido puedes compartir.

Aspectos clave
Cada día surgen nuevas redes sociales; a continuación, encontrarás un resumen de las que
hay disponibles y cuáles te pueden interesar. Repasaremos lo siguiente:

 Los diferentes tipos de redes;


 El contexto de las redes;
 Las mejores maneras de participar.

2. Redes sociales adecuadas para tu negocio

Aspectos clave
Cada día surgen nuevas redes sociales; a continuación, encontrarás un resumen de las que
hay disponibles y cuáles te pueden interesar. Repasaremos lo siguiente:

 Los diferentes tipos de redes;


 El contexto de las redes;
 Las mejores maneras de participar.

¡Hola! En este video nos meteremos de lleno en el mundo de las redes sociales. Hay algunas
que son muy grandes y seguramente conoces, pero también existen otras redes más
pequeñas, más especializadas, que también pueden ser muy valiosas para tu negocio.

Cuando das tus primeros pasos en las redes sociales, es muy útil clasificar las distintas redes
en categorías para poder determinar más fácilmente dónde debes centrar tu atención.
Empecemos con algunas de las redes sociales más importantes, por ejemplo, Facebook,
Twitter, Google+ y LinkedIn, ya que tienen un número de usuarios muy importante. ¿Sabías
que Facebook tiene más de mil millones de usuarios en todo el planeta? Eso significa que
tanto tus clientes existentes como los futuros probablemente formarán parte de estas
gigantescas redes. Por lo tanto, si tienes un negocio, deberías plantearte estar presente en
estas grandes redes para poder llegar a ellos.
Pero más allá de las redes principales, también existen otras más especializadas o específicas
de un sector, dedicadas a temas o públicos más especializados, que saben muy bien lo que
necesitan y que buscan contenidos más precisos o consejos de especialistas. Piensa en sitios
como TripAdvisor, donde se pueden consultar y publicar opiniones de viajes y establecimiento,
o como Opentable, dedicado a los restaurantes.

Hay muchísimos sitios diferentes dedicados a un amplio abanico de sectores distintos, por lo
que deberás averiguar cuáles son los más importantes para tu negocio y aunque estos sitios
cuenten con un número menor de usuarios, puede que sean justamente del tipo que deseas
captar.
Otra cosa que hay que tener en cuenta a la hora de decidir dónde participar es la finalidad de
cada red social. Por ejemplo, algunas redes sociales se utilizan principalmente para relaciones
personales, otras se centran más en compartir contenido y otras se usan más para crear redes
profesionales.

Profundicemos un poco en cada una. Las redes personales ofrecen a los usuarios una manera
de mantener el contacto online con sus amigos y familiares, pero eso no significa que no
puedas participar en ellas como negocio: las personas hablan sobre productos y servicios
constantemente; simplemente tienes que ser consciente del contexto. Eso significa que tus
publicaciones deben ser ágiles, interesantes y útiles; que no parezcan anuncios. Por ejemplo,
una tienda de ropa vintage puede publicar fotos de una clienta que lleva un fabuloso bolso
retro, y puede que los usuarios de la red hagan referencia o compartan esta foto, lo cual
permite ampliar la exposición del negocio a más personas.

Las redes para compartir contenido proporcionan a los clientes potenciales información
realmente útil: datos reales, cifras, gráficos, reseñas y cosas por el estilo. Por ejemplo,
tenemos YouTube, donde esa misma tienda de ropa vintage podría publicar vídeos en los que
se enseñe cómo llevar una determinada prenda, o Pinterest, donde podría destacar fotografías
de "looks" más urbanos.

Las redes profesionales suelen estar orientadas al mundo de los negocios y atraen a personas
que desean crear una red de colaboradores, que buscan trabajo o que quieren contratar a
alguien. Una vez más, resulta importante ser consciente del contexto: probablemente no
obtendrás una gran respuesta si intentas vender ropa vintage en este tipo de redes, pero
puede que localices a tu próximo empleado.

Por otro lado, si tu negocio es una empresa que vende a otras empresas, puede que este sea
exactamente el lugar donde debes promocionar tus productos y servicios a otros profesionales
pertenecientes a sectores muy específicos.

Al final, se trata de comprender los objetivos de cada red y a las personas que participan en
ellas, es decir, la gente con la que quieres conectar.

Las grandes redes como Facebook, Twitter, LinkedIn, Google+, YouTube y otras tienen una
gran cantidad de usuarios, así que probablemente encontrarás a muchas personas ahí, pero
más allá de estas redes puede haber otras más pequeñas dedicadas exactamente a lo que tú
haces, repletas de personas interesadas en los tipos de productos o servicios que ofreces.

Tendrás que invertir algo de tiempo en cada red para ver cómo la usan sus miembros, y eso te
ayudará a entender mejor cómo puedes participar en las conversaciones o qué tipo de
contenido puedes compartir.

Es importante que el tono de la publicación concuerde con el objetivo de la red


social. Estas publicaciones irían mejor como se indica a continuación:

 Una publicación destinada a encontrar un profesional debería aparecer en LinkedIn,


que está pensada para el ámbito laboral.
 Las fotos profesionales podrían compartirse en varios lugares mediante Instagram,
una red social diseñada para compartir fotos.
 La publicación creada para anunciar el primer desfile de moda vespertino encajaría
bien en Facebook, donde Lidia podría configurar un evento para que los clientes
confirmen su asistencia.
 Siguientes pasos
 Haz una lista de al menos cuatro redes sociales. ¿A qué categoría crees
que pertenecen: ¿personal, intercambio de contenido o profesional?

 3. Tus objetivos en las redes sociales

Aspectos clave

Ahora que ya te mueves como pez en el agua en las redes sociales, es hora de averiguar qué
es lo que intentas conseguir. Hablemos de lo siguiente:

 Establecer objetivos concretos para tus esfuerzos en las redes sociales;


 Centrar tus esfuerzos en dichos objetivos;
 Llevar a cabo tu plan.
 Las redes sociales ofrecen grandes oportunidades para los negocios, pero también
pueden resultar abrumadoras, por lo que, para diseñar tu plan para redes sociales,
debes empezar por tus objetivos.

¿Estás listo para descubrir qué pueden hacer las redes sociales por ti?

Existen muchas redes sociales y muchas maneras de utilizarlas para conseguir


objetivos diferentes, por lo que antes de empezar a darte de alta y publicar por todas
partes, debes plantearte una pregunta sencilla: ¿Qué esperas conseguir con las redes
sociales?

Puede que estés buscando una forma más rápida de responder a las consultas de tus
clientes, que veas las redes sociales como una forma de llegar a tus clientes y
animarles a comprar en tu negocio más a menudo, o bien que quieras hacer crecer el
negocio encontrando a personas que puedan convertirse en clientes.

Todos estos son buenos ejemplos de objetivos que puedes lograr con la ayuda de las
redes sociales, pero hay muchos más.
¿Recuerdas nuestra tienda de ropa vintage? Pues vamos a usar ese ejemplo para ver
cómo funciona todo esto. Supongamos que acabas de abrir la tienda y quieres
conseguir más clientes, pero para hacerlo necesitas que se hable de ti y llegar a tantas
personas como puedas. Por lo tanto, ese es tu primer objetivo: dar a conocer tu
negocio.

Ten este objetivo en mente y te resultará más fácil planificar tu siguiente movimiento
en las redes sociales.

Si eres una empresa nueva, debes tener algo interesante que decir y necesitas
encontrar a quién decírselo, y dado que estás tratando de encontrar a personas que
no han oído hablar de ti, piensa qué podría interesarles o a qué es más probable que
respondan. Puede que acabes de recibir una nueva línea de sombreros o que celebres
una jornada con descuentos especiales.

Una vez que hayas encontrado algo que decir, es hora de averiguar cómo encontrar a
quién decírselo,

y puesto que tu intención es ampliar tu red de contactos, probablemente sea buena


idea empezar con alguna de las grandes redes. Es probable que hayas decidido
registrarte en Facebook y Twitter, así que una vez dentro, puedes buscar a un grupo
de clientes fieles, o incluso a tus amigos y familiares, y pedirles que conecten contigo.
A medida que compartas cosas con ellos, estos lo harán a su vez en sus propias
redes, y así empezarás a crear y ampliar tus conexiones de cara a alcanzar tu objetivo
de negocio.

Recuerda, las redes sociales no son una calle de un solo sentido, tú también tienes
que participar y aportar a tu nueva red de amigos y seguidores.

Puedes colaborar con tu red volviendo a compartir algunos de sus contenidos, o


también puedes generar debates comentando el contenido de otras personas sobre
las tendencias actuales de la moda, o sobre el "look" vintage de una famosa.
En última instancia debes planificar cómo vas a dirigirte a las diferentes audiencias en
las distintas redes que uses.

Dependerá en parte del propósito de las propias redes, pero vale la pena plantearse el
tono de voz que quieres usar y las interacciones que quieres conseguir.

¿Vas a ser profesional y serio? Eso puede resultar conveniente si tu público es formal
y profesional, o en algunas redes como LinkedIn.

¿O vas a usar un tono coloquial y distendido? Esta puede ser la mejor opción en redes
menos formales o personales, donde interactúas con clientes más informales.
Y de nuevo, no olvides tus objetivos de negocio. Si quieres atraer a más personas a
tus redes y a tu negocio, deberás usar un tono atractivo y sugerente, mientras que, si
lo que intentas es conservar a tus clientes existentes, asegúrate de expresar tu
gratitud por su fidelidad al hablar con ellos.
El mundo de las redes sociales puede ser amplio y complejo, pero si empiezas con
unos objetivos claramente definidos, te resultará más fácil averiguar en qué redes
debes participar, cómo usarlas y, en última instancia, cómo te ayudarán a conseguir
tus metas.
 Las redes sociales pueden ayudar a Lidia a mejorar el perfil de su empresa
y a ampliar su cartera de clientes gracias a los seguidores que comparten el
contenido con sus amigos.
 Si bien los presupuestos son importantes para un negocio, poco podrán
ayudar las redes sociales. Para este objetivo, Lidia puede recurrir a
herramientas de planificación financiera, que encontrará online.
 Las redes sociales tampoco le servirán para controlar el inventario, aunque
podría hacer liquidación mediante ventas flash.

Siguientes pasos

Piensa en tus objetivos en las redes sociales. ¿Intentas aumentar la visibilidad de


tu marca? ¿Buscas una manera de comunicarte mejor con tus clientes? Si tuvieras
que elegir un objetivo para comenzar, ¿cuál sería? ¿Cómo puedes empezar a
ponerlo en marcha?

4. Primeros pasos en las redes sociales

Aspectos clave
Por lo general este proceso consiste inicialmente en crear una cuenta y un perfil. En este
video veremos lo siguiente:

 Los conceptos fundamentales para dar los primeros pasos en una red social;
 La diferencia entre cuentas de empresa e individuales;
 La importancia de tu perfil.

Existen una gran cantidad de redes sociales y si conoces tus objetivos de negocio y sabes
cómo incorporar las redes sociales a tu estrategia, podrás decidir cuáles son las más
adecuadas para ti.

Una vez que te hayas decidido, tendrás que darte de alta y establecer tu presencia en
aquellas que hayas elegido. Cada red es diferente, pero todas tienen elementos en común.
En primer lugar, las redes sociales para empresas pueden ser algo diferentes a las redes
sociales para individuos, por ejemplo, puede que tengas una cuenta personal en Facebook
donde conectas y compartes contenidos con tus amigos y familiares, pero la plataforma
también ofrece páginas diseñadas específicamente para empresas.

Otras redes no diferencian tanto si eres una empresa o un individuo,

así que antes de registrarte, comprueba si la red a la que te vas a unir distingue entre
empresas e individuos y asegúrate de crear un perfil en la opción correcta.
Una vez que hayas averiguado esto, es hora de registrarse, es decir, de crear una cuenta.
Para ello, lo más recomendable es que uses tu dirección de correo electrónico de empresa, de
modo que puedas mantener separadas tu cuenta personal de la profesional.
A continuación, empieza a subir información. Si bien cada red social es diferente, hay algunas
cosas que son universales, como el nombre de tu negocio, una descripción de quién eres y
qué haces, tu dirección, tu correo electrónico y tu número de teléfono. Estos datos suelen ser
estándar en todas ellas y en algunas, incluso, puedes poner una imagen del logo de tu
empresa.

Muchas redes usarán esta información para crear tu página de perfil, que es una especie de
página principal dentro de la propia red.
Cada red social ofrece cosas diferentes, así que dedica tiempo a explorar tus opciones, sin
perder de vista tu plan.

Recuerda el tono de voz que has decidido utilizar y los objetivos de negocio que quieres
conseguir. Esto te ayudará a la hora de redactar la descripción del negocio, presentar tus
productos, elegir imágenes o vídeos que deseas compartir e incluso a personalizar tu página
de perfil con imágenes de fondo.
Tu página de perfil suele ser el lugar donde compartes contenido, mantienes conversaciones y
enseñas tu actividad. Por lo general, las personas que visiten esta página podrán ver toda esa
información que has introducido sobre ti, así como todo lo que publiques y compartas, junto
con los comentarios y la actividad derivada de esas publicaciones, que también aparecerán
aquí. De esta forma se crea una especie de biografía virtual de tu negocio en la red.
Además, no te olvides que los buscadores también acceden a estas páginas de perfil, así que
cuanto mejor sea el contenido que ofrezcas en ellas, más posibilidades tendrás de que tus
páginas sociales aparezcan bien posicionadas cuando la gente utilice los buscadores.
Cuando un usuario te encuentra a través de una búsqueda o porque ha visto algo que has
publicado que ha captado su interés, es probable que haga clic en tu página de perfil, donde
podrá tener una visión general de quién eres y qué ofreces. Y mejor aún, podrá interactuar
fácilmente contigo, y quién sabe, puede que incluso se convierta en tu próximo cliente.
Por último, muchas redes sociales ofrecen opciones de publicidad o prestaciones especiales
de pago. Por ejemplo, puede que tengas la opción de pagar por el derecho a ver quién ha
visitado tu perfil en la red, o para publicar el contenido que compartes en una posición
destacada a la vista de grupos específicos de usuarios de estas redes. Echa un vistazo a los
programas de pago que ofrecen tus redes sociales y evalúa si pueden aportarte algo.
Desarrollar la presencia de tu empresa en las redes que vas a usar, sin olvidar nunca tus
objetivos, es un paso esencial en el camino hacia el éxito social.

La información que hay que introducir en la mayoría de los perfiles de redes


sociales es muy parecida: la descripción de la empresa, una foto y la información
de contacto.

En el caso de Twitter, no es necesario pagar una cuota de suscripción ni dar


detalles sobre la empresa, como el número de empleados. Este tipo de
información quizás sea necesaria en LinkedIn, una plataforma más centrada en
estructuras empresariales y que ofrece cuentas Premium o de pago.

Siguientes pasos

Registra tu negocio en una red social. Piensa en tus clientes y qué redes sociales
es probable que usen, y luego abre una cuenta y empieza a crear un perfil.
1. Los beneficios de una estrategia
digital
Aspectos clave
Una estrategia comercial en línea puede aumentar tus probabilidades de lograr el éxito digital,
lo que te ayuda a definir objetivos claros y centrarte en tu actividad en línea. En esta lección,
abordaremos los siguientes temas:

 Cómo una empresa en línea se puede beneficiar de una estrategia comercial


 Recomendaciones para crear una estrategia comercial
 Ejemplos de objetivos comunes y estrategias populares para cumplirlos

¿Quieres saber más sobre la estrategia de negocio en línea, o tal vez mejorar tu estrategia
actual?En esta lección, exploraremos cómo la creación de una estrategia en línea para un
negocio puede tener un impacto positivo, cómo se ve una buena estrategia en línea, y cosas
comunes que puedes implementar para lograr tus metas de negocio.

Una estrategia de negocio en línea ayuda a bajar todas las ideas que tienes en tu cabeza y
transformarlas en un formato utilizable.Esto puede ayudarte a definir los objetivos a trabajar, e
incrementar tu claridad y enfoque.

Imagina que has establecido una nueva meta de condición física para ser más flexible. Ahora,
salir a correr unas 10 millas podría ser excelente para tu cardio, pero eso no te ayudará a
conseguir esa posisicón elástica de yoga que tienes en mente. Para ello, basarás tu
entrenamiento en áreas clave que te ayudarán a alcanzar tu meta, en este caso, el de ser
cada vez más flexible. Correr puede ser parte de ello, pero estirar te dará más posibilidades de
alcanzar el éxito.

Del mismo modo, identificar acciones adaptadas a tus metas te proporcionará una mejor
comprensión de cómo satisfacer tus necesidades de negocio. Entonces ¿por dónde
empiezas?

El primer paso es definir tus metas de manera clara. ¿Tal vez quisieras incrementar ventas en
un 20%, o identificar 100 clientes potenciales? Establecer metas te brindará dirección y un
camino claro a seguir.

Lo siguiente es articular lo que representa tu negocio. Esto puede ser representado por una
simple oración, generalmente conocida como tu misión. Por ejemplo, podría ser " para inspirar
a comunidades más sanas" o "para proveer espacios divertidos para rutinas diarias"

También debes identificar tu Propuesta Única de Venta (PUV) - esto es lo que hace destacarte
de tu competencia en línea. Descubre qué es lo que te hace diferente mirando a negocios que
hacen cosas similares y deduce qué es lo que te diferencia. Por ejemplo, si el servicio al
cliente es lo que te diferencia de tu competencia, entonces esto es tu Propuesta única de
Venta.
Entender qué es lo que quieres lograr te ayudará a tomar las decisiones correctas en el
momento adecuado. Aquí hay algunas metas típicas y las estrategias que se pueden utilizar
para abordarlas:
- Incrementar Ventas: Si tu meta es mejorar las ventas en línea, conducir más tráfico a tu sitio
web puede ayudar. Hay muchas maneras para conseguir esto, desde publicidad paga hasta
marketing de contenido.
- Aumentar la recordación de la empresa o marca: Las redes sociales son una forma popular
de aumentar la recordación de marca para clientes nuevos y existentes. Proveen una
plataforma para expresar tus valores, personalidad e involucrarte con tu audiencia.
- Aumenta tu lista de marketing por email: Para motivar a los clientes a suscribirse al
marketing por email, intenta comunicar claramente lo que tu audiencia puede esperar recibir,
ya sea contenido exclusivo o actualizaciones sólo para miembros.

Entonces ¿Cómo se acumulan todos estos beneficios en la vida real? Echemos un vistazo a
un negocio que utilizó una estrategia para maximizar su impacto en línea.

Si esta lección te hizo pensar sobre tu propia estrategia de negocio en línea, asegúrate de
explorar los recursos adicionales al final del tema para aprender más.

A Samuel le resultará más sencillo desarrollar su estrategia en línea una vez que
haya definido los objetivos de la empresa, redactado la declaración de la misión y
determinado la propuesta de venta única de la empresa.

Una vez que la estrategia esté lista, puede lanzar su sitio web, crear una campaña
de marketing digital orientada y establecer una base de clientes.

Siguientes pasos

Ahora que comprendes porqué es importante desarrollar una estrategia comercial,


piensa en tu presencia en línea y lo que deseas lograr.

Responde las siguientes preguntas para identificar tus objetivos, la declaración de


la misión y el PUV.
1.Objetivos: ¿Qué deseas lograr mediante tu presencia en línea (es decir, más
ventas o un mayor reconocimiento de la marca)?
2.Declaración de la misión: ¿Qué valores son importantes para la empresa (es
decir, llevar a cabo actividades de comercio justo o proteger el medio ambiente)?
3.PUV: ¿Qué te hace destacarte de la competencia (es decir, atención al cliente,
precio o calidad)?

La próxima vez que estés navegando por la Web o las redes sociales, observa
otras empresas y analiza qué las hace destacarse. Intenta hacer un listado de las
marcas que te parezcan relevantes para ver qué puedes aprender de ellas.
2. Aumenta tu presencia en el mundo en
línea
Aspectos clave

A la hora de hacer que tu empresa tenga presencia en línea, comprender cómo los clientes
navegan la Web es un factor importante para asegurarte de que tus iniciativas en línea se
vean recompensadas. En esta lección, abordaremos los siguientes temas:

 comportamientos del cliente en línea y cómo se superponen con los comportamientos


sin conexión
 el marco "Ver, Pensar, Hacer y Hablar" y cómo usarlo para comprender el recorrido del
cliente en línea
 cómo agrupar tus públicos mediante la segmentación

En esta lección hablaremos sobre las diferencias del consumidor en línea "online" y fuera de
línea "offline". También cubriremos cómo la segmentación de audiencias puede ayudarte a
elegir dónde enfocar tus esfuerzos de comunicación digital. Entonces, ¿Cuáles son las
dferencias clave entre un consumidor en una tienda física y un consumidor en línea?

Imagina que acabas de establecer una meta personal de mejorar tu condición física , y ahora
necesitas nuevas zapatillas de correr. En el mundo offline, tu camino puede ser parecido a
este:
Visitas el centro comercial local y vas de tienda en tienda. Para tomar una decisión, investigas
sobre precsod, calidad, políticas de devolución, amabilidad del personal y disponibilidad de
inventario. Procesas toda esa información, regresas a la tienda de las zapatillas que más te
convencieron, y haces la compra. Cuando se trata de compras en línea, es probable que
participes en cuatro etapas distintas a lo largo de tu camino de compra en línea.

Estos principios se describen en “Ver, Pensar, Hacer, Hablar” y ofrecen una manera útil de
identificar dónde una empresa debe invertir esfuerzo en la conexión con sus clientes.
Regresemos al ejemplo de las zapatillas deportivas, mientras resaltamos estas cuatro fases.

En la Fase "Ver", te das cuenta que a varios de tus amigos les gusta correr, y publican mapas
de sus rutas favoritas en redes sociales. Esto te inspira a empezar a correr.
En la Fase "Pensar", tomas tu celular y escribes "¿cuáles son las mejores zapatillas de correr
para principiantes?" Esto te introduce a una gran cantidad de contenido en línea como
artículos en blogs y publicidad relacionada, que te da más argumentos para tomar una
decisión.
Eventualmente, realizas tu compra, lo que conforma la fase "Hacer", y puede que hasta subas
una foto a tus redes sociales.
Este último paso de compartir tu compra es parte de la Fase "Hablar".

Ten en mente que los consumidores no necesariamente experimentan las cuatro fases todo el
tiempo - tu camino individual puede comenzar en la Fase "Pensar" o terminar en la Fase
"Hacer".
Ahora, combinemos todas las actividades dentro y fuera de línea. Imagina que estás en la
tienda de deportes y recién te probaste las nuevas zapatillas de correr. Sacas tu celular y las
buscas en línea - tal vez revisando si son más baratas en otro lado. Existe la posibilidad de
que las compres en línea luego de visitar una tienda física -un concepto que en inglés se llama
"Showrooming"

Entender las diferencias y similitudes entre la compra en línea y física puede ayudarte a crear
una mejor experiencia para el consumidor digital. Entonces, ¿Cómo puedo identificar dónde
enfocar mis esfuerzos en línea?

Para elegir los mejores canales, analiza a quién le estás hablando, cuándo debes hablarle, y
sobré qué debes hablar. Esto se llama segmentación de audiencias.

Puedes segmentar consumidores de muchas maneras, desde variables demográficas básicas


como la edad y género, hasta intereses mucho más específicos. Por ejemplo, segmentar
clientes por ubicación puede beneficiar a una tienda en línea si sus productos sólo están
disponibles para llegar a ciertas áreas específicas.

La segmentación también puede ayudar con tu publicidad en línea, ya que la mayoría de los
canales te permiten orientar la publicidad pagada a públicos específicos, basándose en
información como lo que le gusta o no le gusta a un público. También puedes hacer que tus
anuncios aparezcan sólo para personas que se encuentren dentro de un radio determinado,
algo útil al ofrecer promociones a compradores locales.

Para terminar, cuando se trata de poner tu negocio en línea, piensa en los clientes y ponte en
sus zapatos: ¿qué canales utilizan más?

¿Cómo interactúas con ellos si están o no conectados a Internet?

¡Muy bien! Esa es la respuesta correcta.

Pese a que Omar sin duda tiene un exitoso puesto en el mercado local, su objetivo
actual es desarrollar un negocio en línea, por lo que centrarse solo en sus
habilidades de marketing sin conexión no le resultaría útil.

Vender productos a precios más bajos en el sitio web podría ser una decisión
riesgosa en una etapa tan temprana. Mientras que algunos minoristas llevan a
cabo esta práctica, otros venden sus productos al mismo precio que en la tienda
física. Dado que Omar es nuevo en el comercio electrónico, sería menos riesgoso
mantener los mismos precios en ambas tiendas al comienzo.

Identificar a todos los públicos le permitirá decidir el momento adecuado para


interactuar con ellos y el mensaje que debería presentarles, lo que le permitirá
aumentar las probabilidades de tener éxito en línea.

Por último, pese a que la publicidad de pago en línea podría ser un canal efectivo,
Omar debe considerar todas las opciones disponibles y decidir cuál se adapta
mejor a las necesidades de su empresa.
iguientes pasos

Piensa en el último producto que compraste en línea y, luego, revisa el marco "Ver, Pensar,
Hacer y Hablar" que analizamos en esta lección.Traza tu recorrido por los puntos de contacto
con los que te encontraste antes de realizar la compra.

Piensa en lo siguiente:
1.¿Qué originó tu interés en el producto? (Ver)
2.¿Cómo llevaste a cabo tu investigación? (Pensar)
3.¿Qué te hizo presionar finalmente el botón "Comprar ahora"? (Hacer)
4.¿Dejaste una opinión o publicaste una imagen de tu compra en línea? (Hablar)

Ahora, vuelve a pensar en la situación de tu empresa: ¿qué tipos de contenido podrías usar en
cada etapa del recorrido del cliente para alentar a las personas a realizar una compra?

https://www.google.com.mx/intl/es-419/business/

3. Conoce a tus clientes en línea

Aspectos clave

Comprende cómo aprovechar al máximo los momentos en los que los clientes interactúan con
una marca para ofrecerles la mejor experiencia en línea posible. En esta lección, abordaremos
los siguientes temas:

 cuáles son los puntos de contacto de los clientes


 cómo planificar los recorridos en línea más frecuentes de los clientes
 cómo identificar los puntos de contacto de los clientes que generan objetivos de la
empresa

Los clientes son la clave del éxito, por lo que comprenderlos y educarlos es muy importante.
En esta lección veremos la importancia de los puntos de contacto con los clientes, cómo
usarlos para trazar el viaje que los clientes toman en línea y cómo el mejorar la experiencia del
cliente puede ayudarte a alcanzar tus metas. Entonces, ¿cómo puedes mejorar la experiencia
de un cliente?

Comencemos explicando los puntos de contacto con el cliente y porqué son importantes. Un
punto de contacto es cualquier etapa en la que un cliente o cliente potencial entra en contacto
con un negocio. Los puntos de contacto se utilizan mucho en negocios tradicionales,
especialmente en los minoristas.
Pueden ser recibos, bolsas, señalización, mostradores, y muchos otros puntos a lo largo del
camino. En línea, los puntos de contacto pueden ser una forma valiosa para crear lealtad y
confianza en la marca.

Cuando un cliente encuentra un punto de contacto varias veces, como anuncios en línea, esto
da un valor consistente y crea asociaciones positivas y continuas con una marca. Aunque no
toda la gente se ve de la misma manera y ni piensa lo mismo, la forma en que compra las
cosas, tiene muchas similitudes; igual que los puntos de contacto. Para entender el
comportamiento del usuario en línea, es necesario establecer cuáles son esos puntos de
contacto y dónde se producen.

Para identificarlos, trata de trazar el mapa de viaje que vive un cliente. Una vez que conoces
los pasos que toma para llegar a ti, puedes planear cómo impresionarlo en cada etapa.

Imagina un maratón - una vez que conoces la ruta, puedes planear puntos estratégicos para
descansar, tomar agua o para aumentar tus niveles de energía. El camino de compra es el
mismo - saber la ruta te da una comprensión de exactamente cómo necesitas enfocar tu
estrategia en línea.
Debido a que hay tantos puntos de interacción potencial, descubrir el camino puede parecer
abrumador al principio. Para hacerlo más fácil, trata de ponerte en los zapatos del cliente.
Pregúntate:
"¿A dónde voy cuando necesito respuestas?",
"¿Dónde suelo encontrar nuevas marcas o negocios?"
"¿Qué me ayuda a tomar una decisión de compra?" Y
"¿Veo una marca otra vez después de haber hecho la compra?"

Otra opción es preguntarle directamente a los clientes sobre la ruta que tomaron para
encontrarte. Una simple encuesta cara a cara o en línea puede dividir ese camino paso a
paso, haciéndolo más claro y fácil de visualizar.

Una vez que entiendes la ruta que toma un cliente, asegúrate de que los puntos de contacto
relevantes elegidos son eficaces para atraer a la gente. Si tienes un sitio web, ¿le dice a un
cliente potencial lo que quiere saber mientras que mantiene a los clientes existentes
interesados? Cuanto más valor tiene un sitio para alguien, más probable es que quieran volver
a él.

Las redes sociales son otra gran herramienta para desarrollar puntos de contacto y pueden
ayudar a dar un carácter de negocio y un sentimiento personal. Recuerda que tus clientes son
personas reales - así que conéctate con ellos de una manera rentable y atractiva.
Una vez que tus puntos de contacto estén configurados, recuerda revisar regularmente cómo
están funcionando. Por ejemplo, si tu producto o servicio de repente se está volviendo popular
con una nueva audiencia, como los adolescentes, es posible que debas hacer ajustes en tus
puntos de contacto para que resuenen directamente con ese grupo de edad.

Para resumir, te compartimos algunos recordatorios rápidos que te ayudarán a trabajar en tus
propios puntos de contacto:
- Piensa en el camino que tomas como cliente al comprar algo y aplica esta información a tu
escenario de negocio.
- Si puedes, habla con los clientes para obtener información del mundo real sobre los puntos
de contacto que encuentran.
- Analiza el rendimiento del punto de contacto y optimiza tu mensaje si es necesario, así las
necesidades del cliente siempre vienen primero.

También podría gustarte