Está en la página 1de 9

Sabemos que hay varios tipos de baterías o acumuladores de energía que se

están utilizando en nuestras AC.

Principalmente las dividimos entre baterías de servicio y baterías de arranque.

En realidad no tenemos que preocuparnos mucho de la batería que está


instalada en el compartimento motor, ya que el generador del mismo se encarga
bastante bien y adecuadamente de su carga.

Normalmente no se gasta mucha energía de esa batería a tiempo prolongado,


sino tiene que aguantar la demanda de corrientes muy altas en el momento de
arranque y aún más si hace frío.

Por tanto, lo único que nos preocupa sería poner una batería de igual potencia
de descarga momentánea en el momento de su muerte. hablamos de corrientes
que perfectamente pueden llegar a 800 amperios o más, según tamaño del
motor.

Lo que nos interesa mucho más, es el tema de las baterías de servicio, y


principalmente dividimos esas entre las de plomo-ácido (abiertas y
herméticas), AGM (en esas el ácido sulfúrico que es el electrolito está
solificado en unos paños de fibra de vidrio) y GEL (en este tipo el electrolito
está contenido en el gel).

Entre las de plomo-ácido hay un sub-familia que son las de plomo puro, que se
utilizan por ejemplo como batería de arranque en las motos Harley-Davidson.

Hay -como casi siempre- gente que está convencida que un tipo de esos tres es
el mejor para nuestro uso, pero eso depende del uso que se da.

Generalmente hablando, las AGM son las más adecuadas para uso normal de AC,
y tienen una buena relación capacidad-precio.
Para asegurarnos de que nuestras baterías vivan el máximo tiempo posible,
tenemos que cuidarlas.

Antes, con las baterías de ácido abiertas, había que mirar el nivel del líquido en
los vasos, que ahora ya no es necesario y en el caso de plomo puro, AGM y GEL
no es necesario, ya que son herméticas de verdad.

Pero eso no significa que nos podemos olvidar completamente de su existencia,


ya que podemos encontrarnos con situaciones desagradables como quedarse sin
luz de repente y en consecuencia con el vacío automático del boiler por
dispararse la válvula de emergencia y sin calefacción en los casos de que
necesiten la alimentación por 12 voltios (la mayoría hoy día).

¿Cómo son los diferentes tipos de batería?


AGM:

 Se pueden montar en cualquier posición, con la única salvedad de que NO


se deben cargar en posición invertida
 no necesitan mantenimiento
 es posible cargar con muchos amperios
 protegidas contra pérdida de ácido, no hay peligro de corrosión o
intoxicación por evaporación sulfúrica
 protegidas contra inflamación inversa
 se pueden mandar por vía aérea, no son mercancía peligrosa
 Su descarga inherente es muy baja: Si se mantienen a una temperatura
de menos de 20°C, les queda aún el 60 al 80 % después de seis meses de
almacenamiento (según el tipo de batería)
 No obstante, las baterías en almacén (de invierno) se benefician de una
recarga de vez en cuando, como cada nueve meses.
 Su vida es extremadamente larga
 Su tamaño es más pequeño a igual capacidad que las de ácido
 aguantan condiciones extremas, como golpes y vibraciones
 aguantan perfectamente altas demandas de corriente
 Su descarga no debería pasar del 50 al 70% para no dañar a la batería
GEL:
Principalmente tienen las mismas ventajas de las AGM, pero difieren en algunos
puntos de esas:

 Por su resistencia interior relativamente alta, no permiten descargas


fuertes como es el caso de las AGM y ácido.
 Por ello, no son muy adecuadas en el caso de que se conecte un inversor
fuerte a ellas, a partir de 1000 vatios.
 A cambio, con descarga lenta, se pueden descargar mucho más que las
demás, hasta un 85% es posible sin causar problemas a la batería.

Debido a que el electrolito está en forma de gel, el contacto entre las placas
de plomo y el primero es mucho mejor, por no decir total, cuando en las AGM el
paño contenedor del electrolito en algunos sitios no llega a tener contacto con
el plomo y por ello, la batería de gel tiene unas características eléctricas
diferentes, como la citada resistencia interna.

Espero que quede claro lo que son los puntos comunes y las diferencias entre
los tres tipos de batería que encontramos habitualmente en las AC.

Ahora tocar saber lo que nos dicen con esas letras que menciono al principio:

 I = Carga mediante corriente constante (Amperios iguales)


 U = Carga mediante tensión constante (Voltios iguales)
 W = Carga mediante potencia constante (Amperios y Voltios iguales)
 o = Cambio automático de la línea de carga
 a = Cambio manual de la línea de carga

 I = (CC = constant current) carga con corriente constante, hay que


vigilar el estado
 Ia = carga con corriente constante, e interrupción manual, por ejemplo al
detectar un calentamiento de la batería

 U = (CV = constant voltage) carga con tensión constante. La corriente de


carga se ajusta según la resistencia interna de la batería y de la tensión
reversa de las células. Normalmente el cargador limita la corriente de
carga (línea IU)
 IU = se carga con corriente máxima hasta el voltaje máximo de carga.
Entonces se reduce la corriente y la tensión ya no sube más. Se
distribuye una corriente de mantenimiento.
En el momento de llegar al punto "U", la batería está cargada al 80% de
su capacidad. Algunos tipos de batería no permiten una carga correcta y
pierden capacidad (por ejemplo las de ácido-plomo, porque no hay una
mezcla completa del ácido)
 Wa = carga por potencia constante, pero en el momento de subida de
tensión de la batería, se reduce la corriente.
 WoWa = carga con mucha potencia inicial, luego reducción a poca
potencia.
 IoIa = carga inicial con corriente alta y paso a corriente reducida.
 IUIa = carga con corriente continuada, cambio a carga con tensión
constante, entonces cambio a corriente reducida hasta llegar a carga
plena (plomo-acido)
 IUoU = carga con corriente constante hasta llegar a voltaje de
gasificación, después de un tiempo limitado de gasificación reducción de
la tensión a tensión de mantenimiento o flotación (plomo-ácido y plomo-
GEL, en el caso de la últimas hay que observar bien el valor de esa
tensión).

Debido a esas circunstancias, tenemos que cerciorarnos de varias cosas:

 Que nuestro cargador sea capaz de suministrar una línea de carga


adecuada a las baterías
 Que el voltaje de gasificación sea el correspondiente a las baterías que
tenemos
 Que no tengamos baterías de diferente tipo instalado

A modo de ejemplo, pongo las características eléctricas de varias baterías:

 Banner Energy Bull: fin de carga 14,4-14,7V flotación 13,80V


 Discover Energy: fin de carga 14,4-14,7V flotación 13,80V
 Exide Gel: fin de carga 14,4-14,7V flotación 13,80V
 Victron Energy AGM: fin de carga 14,4V flotación 13,80V
 Victron Energy GEL: fin de carga 14,4V flotación 13,80V
 Vetus AGM: fin de carga 14,4V flotación 13,80V
 Vetus Gel: fin de carga 14,4V flotación 13,80V

Observamos que la flotación es igual en todas, pero algunas aguantan hasta


14,7 voltios de carga, cuando a otras le basta con (y no deber superar) 14,4
voltios.

Un condicionante más es la temperatura ambiente y la de la batería, que


aumenta según se carga y eso requiere que la tensión de carga debe ajustarse
en consecuencia.

Para ello, muchos cargadores disponen de una entrada para un sensor de


temperatura que se acopla a un polo de la batería.

Así se disminuye el voltaje de carga si la temperatura sube por encima de


veinte grados Celsius.

Me ahorro poner la fórmula, ya que el cálculo lo tiene incorporado el cargador.

Expongo las recomendaciones de los fabricantes para la descarga máxima de


varias baterías:

 Banner Energy Bull: 50%


 Banner TracBull DB: 80%
 Discover Energy: 80%
 Exide Gel: 60%
 Optima Yellow Top & Blue Top: 80%
 Victron Energy AGM: 50%
 Victron Energy GEL: 50%
 Vetus AGM: 50%
 Vetus Gel: 80%
Para haceros una idea a cuántos por cien ya está descargada la batería, va una
tabla sobre la relación de la corriente de descarga con la tensión de la batería:

 Descarga hasta un 10% de la capacidad, la tensión de descarga será:


11,5V
 entre 10 y 20% la tensión será: 10.8V
 entre 20 - 40% la tensión será: 10.5V
 entre 50 - 100% la tensión será: 10.2V
 más de 100% la tensión será: 9.6V

Son valores para una batería de 100 Ah y una carga de 10 A máximo.

Terminando con mi exposición, no quiero dejaros sin los cinco pecados


mortales en el tratamiento de baterías:

1º Pecado mortal:Descarga profunda / Sobrepasar la profundidad de descarga


permitida

La capacidad nominal de una batería se refiere a la posibilidad de su descarga


hasta una tensión mínima -normalmente 10,5 voltios- y a llegar a esa tensión la
batería se considera "vacía". En realidad está lejos de estar vacía, y si se
descarga más, se habla de una descarga profunda. Cada y una de las cargas
profundas que sufre una batería, la deja malherida. Cuando ocurre una
descarga profunda, la batería pierde masa activa (recordamos que un
acumulador se compone de dos materias: Plomo y Ácido sulfúrico cuya reacción
genera corriente) y desgraciadamente esas pérdidas se acumulan con cada
descarga profunda. A partir de unos 80% de descarga, el proceso se acelera de
forma desproporcional y causa el correspondiente daño. Una descarga profunda
causa sulfatación de la batería y si no se carga esa batería inmediatamente
después de la carga profunda, puede pasar que la batería "rechaza" toda carga
y queda inservible.
Baterías de AGM y Gel son mucho menos afectados por los efectos de
descarga profunda, pero tampoco son imunes a este efecto.
Hablando de la profundidad de descarga: No hay que pasar nunca de las
recomendaciones del fabricante si queremos que nos perdure la batería que
hemos pagado con buen dinero. Una batería buena, que sobrevive 500 ciclos de
descarga/carga al 50%, morirá con menos de 100 ciclos si se descarga al 100%.

2º Pecado mortal:. Carga con demasiada corriente (amperios)

Al inicio de su carga, baterías pueden aguantar corrientes muy altas. Debido a


eso mucha gente piensa que con un cargador capaz de suministrar muchos
amperios de carga, se acortaría el tiempo de carga. No hay que obviar que la
temperatura de la batería sube con la carga suministrada. Eso causa pérdida de
material de las placas internas y por ende capacidad, y al mismo tiempo la
corrosión del material de esas placas. Podemos experimentar algo que se
conoce como "Thermal Runaway" (suicidio térmico) : Una vez llegado a una
cierta temperatura, este proceso destructivo se acelera tanto que por si
mismo produce más y más calor. Este proceso es auto-vigorizante y causa la
muerte absoluta de la batería.
La corriente máxima de carga de la batería está en sus datos técnicos, a veces
impreso en su cuerpo. Valores típicos se mueven entre el 10 y 30% de la
capacidad, para una batería de 100 Ah entonces entre 10 y 30A.

3º Pecado mortal: Carga insuficiente

Se habla de carga insuficiente si una batería de forma habitual no se carga de


forma completa. Este daño se causa en el supuesto de que la batería
exclusivamente se carga con una generador/alternador convencional, o peor
aún, con un cargador de los baratos, línea de carga "W", que en el momento de
llegar al voltaje de gasificación terminan con la carga (los llamados "cargadores
automáticos" de las tiendas tipo Leroy Merlin etc).
Con estos dos métodos de carga se llega a solo un 80% de la capacidad. Aparte
de la sufatación que eso causa, sufrimos las inevitables tolerancias de
fabricación de las células que componen la batería: Algunas células tienen
menos capacidad que otras (debido a que por ej. sus placas son un poco más
finos que de otras). Pues esa célula se queda cada vez más atrás si se repiten
las cargas insuficientes / incompletas. La sulfatación también afecta más a esa
célula, lo que contribuye a la merma de su capacidad y al final esa célula arrasa
a las demás en su descenso, dejando finalmente inservible a toda la batería.
Este efecto lo experimentará él quien interrumpe el proceso de carga de un
cargador bueno -ese tipo de cargador cambia a un estado de compensación de
carga durante varias horas para igualar las posibles diferencias entre las
células individuales.

4º Pecado mortal: Sobrecarga

La sobrecarga es el mejor método para "cargarte" una batería Gel o AGM.


Hablo de destrucción total e irreversible.
Una sobrecarga se da cuando la tensión de la carga es demasiado alta
(controlar eso en los datos técnicos de la batería) común son valores entre 14,1
y 15 voltios.
También existe sobrecarga si la tensión de flotación / mantenimiento no se
reduce debidamente a valores normales de 13,2 a 13,8 voltios.
Para evitar una carga insuficiente (ver Pecado mortal 3) las baterías se cargan
con unas tensiones que permiten la fisión de agua en oxígeno e hidrógeno. Si
trabajamos con baterías húmedas de ácido, eso no causa ningún problema, ya
que llenamos los tubos con agua (destilada). Las Gel y AGM no dejan escapar
esos gases de forma fácil, y entonces empieza una reacción que fusiona
hidrógeno con oxígeno (la llamada recombinación). Pero si generamos demasiado
gas (no en nuestros cuerpos... ) sube la presión interna de la batería, las
válvulas de seguridad se abren (VRLA) y entonces se pierde agua. En este tipo
de batería no podemos rellenar agua y la batería se seca más y más y pierde
capacidad.
Sobrecarga se causa sobre todo por cargadores con línea de carga "W" y sin
terminación del proceso de carga, en nuestro caso es eso el generador del
motor o si cargamos la batería por la toma de 12v de un generador externo.

5º Pecado mortal: Almacenamiento con carga insuficiente

Todas las baterías sufren una descarga si se almacenan. Si la batería no está


cargada suficientemente, se acelera su proceso de envejecimiento. Por ello se
debe cargar una batería cada vez se ha descargado, sin importar la cantidad de
corriente que se consumió.
Hibernando la batería: Cargar la batería antes de hibernarla durante por lo
menos 24 horas. Desconectar todos los circuitos, en caso de duda, desconectar
el borne negativo.
Los fabricantes suelen indicar el resto de la capacidad después de un cierto
tiempo en almacenamiento. Un papel importante juega la temperatura
ambiente, a mayor temperatura, más auto-descarga. Hay que volver a cargar
pasados unos seis meses a temperatura de unos 20 grados o si el voltaje se
encuentra debajo de los 12 voltios.