Está en la página 1de 10

UNIDAD IV

ESTRATEGIAS DE PRODUCCCIÓN DEL TEXTO EXPOSITIVO

EJEMPLO N° 01

FUENTE N°1

El Centro de prensa de La Organización Mundial para la Salud (2014) publica:

El embarazo en la adolescencia

Datos y cifras

Unos 16 millones de muchachas de 15 a19 años y aproximadamente 1 millón de


niñas menores de 15 años dan a luz cada año, la mayoría en países de ingresos
bajos y medianos.
Las complicaciones durante el embarazo y el parto son la segunda causa de
muerte entre las muchachas de 15 a19 años en todo el mundo.
Cada año, unos 3 millones de muchachas de 15 a 19 años se someten a abortos
peligrosos.
Los bebés de madres adolescentes se enfrentan a un riesgo considerablemente
superior de morir que los nacidos de mujeres de 20 a 24 años.

Tasas de natalidad
Si bien desde 1990 se ha registrado un descenso considerable, aunque irregular,
en las tasas de natalidad entre las adolescentes, un 11% aproximadamente de
todos los nacimientos en el mundo se producen todavía entre muchachas de 15
a 19 años. La gran mayoría de esos nacimientos (95%) ocurren en países de
ingresos bajos y medianos.
En las Estadísticas Sanitarias Mundiales 2016, se indica que la tasa media de
natalidad mundial entre las adolescentes de 15 a 19 años es de 49 por 1000
muchachas. Las tasas nacionales oscilan de 1 a 299 nacimientos por 1000
muchachas, siendo las más altas las del África Subsahariana.
El embarazo en la adolescencia sigue siendo uno de los principales factores que
contribuyen a la mortalidad materna e infantil y al círculo de enfermedad y
pobreza.

Contextos
Algunas adolescentes planean y desean su embarazo, pero en muchos casos
no es así. Los embarazos en la adolescencia son más probables en comunidades
pobres, poco instruidas y rurales. En algunos países, los embarazos fuera del
matrimonio no son raros. En cambio, algunas muchachas pueden recibir presión
social para contraer matrimonio y, una vez casadas, para tener hijos. En países
de ingresos medianos y bajos más del 30% de las muchachas contraen
matrimonio antes de los 18 años, y cerca del 14% antes de los 15 años.
Algunas no saben cómo evitar el embarazo, pues en muchos países no hay
educación sexual. Es posible que se sientan demasiado cohibidas o
avergonzadas para solicitar servicios de anticoncepción; puede que los
anticonceptivos sean demasiado caros o que no sea fácil conseguirlos o incluso
que sean ilegales. Aun cuando sea fácil conseguir anticonceptivos, las
adolescentes activas sexualmente son menos propensas a usarlos que las
mujeres adultas; o también que no puedan negarse a mantener relaciones
sexuales no deseadas o a oponerse a las relaciones sexuales forzadas, que
suelen ser sin protección.

Consecuencias para la salud


Las complicaciones durante el embarazo y el parto son la segunda causa de
muerte entre las muchachas de 15 a 19 años en todo el mundo. Sin embargo,
desde el año 2000 se han registrado descensos considerables en el número de
muertes en todas las regiones, sobre todo en Asia Sudoriental, donde las tasas
de mortalidad se redujeron de 21 a 9 por 100 000 muchachas. Cada año se
practican unos 3 millones de abortos peligrosos entre 15 a 19 años, lo que
contribuye a la mortalidad materna y a problemas de salud prolongados.
La procreación prematura aumenta el riesgo tanto para las madres como para
los recién nacidos. En los países de ingresos bajos y medianos, los bebés de
madres menores de 20 años se enfrentan a un riesgo un 50% superior de
mortalidad prenatal o de morir en las primeras semanas de vida que los bebés
de mujeres de 20 a 29 años. Cuanto más joven sea la madre, mayor el riesgo
para el bebé. Además, los recién nacidos de madres adolescentes tienen una
mayor probabilidad de registrar peso bajo al nacer, con el consiguiente riesgo
de efectos a largo plazo.

Consecuencias económicas y sociales


El embarazo en la adolescencia puede también tener repercusiones sociales y
económicas negativas para las jóvenes, sus familias y sus comunidades. Muchas
adolescentes que se quedan embarazadas se ven obligadas a dejar la escuela.
Una adolescente con escasa o ninguna educación tiene menos aptitudes y
oportunidades para encontrar un trabajo. Esto puede también tener un costo
económico para el país, puesto que se pierden los ingresos anuales que una
mujer joven hubiera ganado a lo largo de su vida de no haber tenido un
embarazo precoz.

La respuesta de la OMS
En 2011 la OMS, publicó junto con el Fondo de Población de las Naciones Unidas
(UNFPA) unas directrices sobre la prevención de los embarazos precoces y la
reducción de los resultados negativos para la reproducción. Las directrices
contienen recomendaciones sobre las medidas que los países podrían adoptar,
con seis objetivos principales:

 Reducir el número de matrimonios antes de los 18 años.

 Fomentar la comprensión y el apoyo a fin de reducir el número de embarazos


antes de los 20 años.

 Aumentar el uso de anticonceptivos por parte de las adolescentes a fin de


evitar el riesgo de embarazo involuntario.

 Reducir las relaciones sexuales forzadas entre las adolescentes.

 Reducir los abortos peligrosos entre las adolescentes.

 Incrementar el uso de servicios especializados de atención prenatal, en el


parto y posnatal por parte de las adolescentes.

Además, la OMS participa en diversas iniciativas junto con organismos y


programas conexos, como la iniciativa «H4+», en la que también participan
ONUSIDA, UNFPA, UNICEF, ONU Mujeres y el Banco Mundial. La iniciativa tiene por
objeto acelerar el progreso hacia la consecución del Objetivo 4 de Desarrollo
del Milenio (reducir la mortalidad infantil) y el Objetivo 5 (mejorar la salud
materna) para 2015. Trata de abordar las causas profundas de la mortalidad y
morbilidad maternas, neonatales e infantiles, entre ellas la desigualdad de
género, el matrimonio prematuro y el acceso limitado a la educación para las
niñas. Además, se alinea estrechamente con los planes de salud nacionales y
proporciona apoyo financiero y técnico a los gobiernos.

(párr.1-14)
Organización Mundial de la Salud (2014). El embarazo en adolescentes.
www.who.int/mediacentre/factsheets/fs364/es/

FUENTE N°2
Caraballo, A. (s.f)., en su portal web denominado guía infantil.com, presenta el
siguiente artículo:
Embarazo adolescente: riesgos y consecuencias

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la adolescencia es el período


en la vida de una persona que comprende entre los 10 y los 19 años. En algunos
casos, la adolescencia se ve interrumpida cuando la joven se queda un
embarazo. Y es que, una de cada cinco mujeres en el mundo ya tiene un hijo
antes de los 18 años y cada año se producen 16 millones de nacimientos de
mamás adolescentes. En las regiones más pobres del planeta a una de cada
tres mujeres son madres en la adolescencia.

Riesgos en el embarazo adolescente

Según los expertos, la edad más apropiada para ser madre es entre los 20 y los
35 años, ya que el riesgo para la salud de la madre y el niño es mucho menor. El
embarazo en la adolescencia se considera de alto riesgo y conlleva más
complicaciones. La adolescente no está preparada ni física ni mentalmente
para tener un bebé y asumir la responsabilidad de la maternidad.

Las adolescentes que se quedan embarazadas presentan en muchos casos:

 Cuadros de mala nutrición, con carencia de nutrientes esenciales para el


buen desarrollo del bebé.
 Un mayor número de abortos espontáneos.
 Partos prematuros, hay un gran número de bebés de adolescentes que
nacen antes de la semana 37 de gestación.
 Sus bebés tienen un peso bajo ya que la inmadurez de su cuerpo hace que
su útero no se haya desarrollado completamente.
 Las mamás adolescentes tienen niños con más problemas de salud
y trastornos del desarrollo.
 En los casos de embarazos de niñas de menos de 15 años, el bebé tiene más
posibilidades de nacer con malformaciones.

Complicaciones psicológicas para la adolescente embarazada

En general, los estudios hablan de una serie de circunstancias por los que pasan
las mamás adolescentes:
- Miedo a ser rechazadas socialmente: una de las consecuencias de la
adolescencia y el embarazo es que la joven se siente criticada por su entorno
y tiende a aislarse del grupo.
- Rechazo al bebé: son niñas y no desean asumir la responsabilidad, el tiempo
y las obligaciones que supone ser madre. Sin embargo, esto también las hace
sentirse culpables, tristes y su autoestima se reduce.
- Problemas con la familia: comunicar el embarazo en la familia muchas veces
es fuente de conflicto e incluso rechazo por parte de su propio entorno.
- Los hijos de madres y padres adolescentes suelen sufrir mayor tasa de fracaso
escolar, problemas de inserción social o de aprendizaje.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda para evitar


el embarazo en la adolescencia: limitar el matrimonio antes de los 18 años,
aumentar el uso de anticonceptivos para los adolescentes, reducir las relaciones
bajo coacción y apoyar los programas de prevención de embarazos en la
adolescencia.
En cualquier caso, la mejor prevención es que los jóvenes tengan una
buena educación sexual desde el mismo seno de la familia. Es importante
informar sobre los riesgos y complicaciones del embarazo en la adolescencia y
todos los cambios que se producirán desde el momento en que la adolescente
se quede embarazada.
La comunicación en la familia esencial, por tanto, debe haber un diálogo
abierto y transparente para que los jóvenes tengan toda la información a su
alcance.

Caraballo, A. (s.f). Embarazo adolescente: riesgos y consecuencias.


https://www.guiainfantil.com/articulos/embarazo/embarazo-adolescente-riesgos-y-
consecuencias/

FUENTE N°3

Embarazo en adolescentes peruanas

El embarazo en adolescentes continúa siendo un desafío para las políticas públicas y


para el ejercicio de los derechos de esta población. En 2013, se aprobó el Plan
Multisectorial de Prevención del Embarazo en Adolescentes para enfrentar esta
situación. No obstante, aún se es necesario fortalecer su implementación.
Según la Encuesta
Demográfica y de Salud
Familiar, ENDES 2015,
elaborada por el INEI y
presentada el 26 de mayo en
Lima, 13.6% de las
adolescentes entre los 15 y
los 19 años han estado
embarazadas, proporción
que continúa siendo alta y
que incrementa entre
aquellas adolescentes que
se encuentran en mayor
situación de vulnerabilidad.
Así, entre aquellas que solo
terminaron primaria 1 de
cada 3 estuvo embarazada
(37.9%); entre las más pobres,
1 de cada 4 (24.9%), al igual
que entre las adolescentes
de la Selva; mientras que
entre aquellas que provienen
de zonas rurales, 1 de cada 5
(22.5%).

Dado que la población adolescente ha aumentado en los últimos años, el número


total de embarazos en este grupo de edad también ha incrementado, pese a
disminución de un punto porcentual de adolescentes que han estado embarazadas
con respecto a la ENDES 2014. Esta situación es preocupante debido a que el
embarazo suele afectar las posibilidades y oportunidades de las adolescentes para
realizar sus planes de vida, así como el desarrollo de su familia, y en la mayoría de los
casos, no es producto de una decisión libre, informada y autónoma.

“Un 60% de estas adolescentes hubiesen querido postergar el embarazo, porcentaje


que duplica a quienes manifestaban esto en la ENDES 1991/92. Además, el intervalo
entre el primer y el segundo embarazo es menor entre las adolescentes que entre las
mujeres adultas, y si la madre es adolescente la mortalidad infantil es mayor, así como
la desnutrición y la anemia en sus hijos”, explicó Walter Mendoza, Analista de
Programa en temas de Población del UNFPA.

Un reflejo de las inequidades por ámbito geográfico


Según revela la ENDES 2015, los
porcentajes más altos de adolescentes
que han estado embarazadas se
encuentran en las áreas rurales,
proporción dos veces a mayor al
porcentaje en áreas urbanas. Asimismo,
de las seis regiones con mayor
porcentaje de embarazos en este grupo
de edad, cinco pertenecen a la Selva,
donde se encuentran los porcentajes
más elevados. En regiones como San
Martin y Ucayali, más de la quinta parte
de estas adolescentes han tenido un
segundo embarazo (21.5% y 20.1%,
respectivamente); y en Loreto, más de
la cuarta parte (27.3%).
Las adolescentes que cursan un
segundo embarazo aún presentan
limitaciones para acceder a servicios de
planificación familiar y métodos
anticonceptivos modernos. Ello restringe
sus derechos a prevenir un embarazo o
postergarlo si así lo desean.

Retos para continuar fortaleciendo la ENDES a 30 años de su primera edición

Los comentaristas que participaron en la presentación de la ENDES 2015 resaltaron su


valor como un instrumento sólido para la formulación de políticas públicas y un
esfuerzo del Estado peruano, que ha logrado posicionarse como una buena práctica
internacional que debe ser fortalecida y cuya ejecución periódica debe ser
continuada en el próximo gobierno.

“La ENDES es un bien público del Perú, ejecutado con autonomía, de alto nivel,
reconocido y que cada vez usamos más. Es fundamental para cualquier ejercicio de
política pública”, aseveró Ariela Luna, Viceministra de Políticas y Evaluación Social del
Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (MIDIS). “El Perú es uno de los pocos países
que tienen datos periódicos anuales. Es necesario fortalecer esta herramienta, así
como presentar y discutir los datos a nivel local, abogar por una muestra mayor y
tener una mirada especial para la población indígena y andina”, complementó
Percy Minaya, Viceministro de Salud Pública del Ministerio de Salud (MINSA).

Los comentaristas coincidieron además en señalar la necesidad adoptar una mirada


más integral de los indicadores y complementar los resultados de las Encuestas
Nacionales con la información ofrecida por los registros administrativos. Igualmente,
insistieron en la necesidad de promover un mayor uso de esta encuesta a nivel
nacional y sub-nacional.

5 evoluciones destacables que ofrece la ENDES 2015

 Las tendencias del embarazo en adolescentes en las últimas décadas no


muestran descensos. Ha habido un incremento del embarazo en adolescentes
en la Costa, en particular en Lima Metropolitana, que en conjunto congregan a
más de la mitad de la población de mujeres de 15 a 19 años en el país.
 Se ha logrado un sostenido crecimiento de la atención institucional del parto por
personal calificado, aunque todavía hay inequidades entre los departamentos
más pobres. La brecha urbana rural en la atención a cargo de algún profesional
ha pasado de ser 5.1 en 1986 a 1.3 en el 2015.
 Persiste la baja prevalencia en el uso de métodos anticonceptivos modernos en
mujeres unidas: una de las situaciones más preocupantes en la última década.
Desde el año 2000, su uso se ha estancado en torno al 50% (53.3% al 2015),
todavía entre los más bajos de América Latina.
 Porcentaje de mujeres que han sido víctimas de violencia disminuyó ligeramente
(-1.6%), pero continúa siendo alto: 7 de cada 10 mujeres (70.8%) han sido víctimas
de violencia física, sexual o psicológica por parte de sus parejas.
 Ha incremento el porcentaje de cesáreas: en 1991/92, la ENDES reportaba que
el 10% del total de partos se realizaba mediante ese procedimiento, mientras que
el 2015 aumentó a 31.6%, alcanzando casi el 56% en el quintil superior de
riqueza.
 El tamaño de la muestra de la ENDES 2015 ha aumentado lo que supone mayor
confiabilidad de los resultados a nivel sub-nacional.
UNFPA Perú. (2016). Embarazo en adolescentes peruanas no desciende en los últimos veinte años.
http://www.unfpa.org.pe/WebEspeciales/2016/MAY/Endes2016/Nota1.html

I. PLANIFICACIÓN DEL TEXTO:

1.1 Delimitación del tema: El embarazo en adolescentes

1.2 Elaboración del esquema numérico:

EL EMBARAZO EN ADOLESCENTES

1. INTRODUCCIÓN

1.1. Marco: Datos estadísticos


1.2. Enunciación del tema
1.3. Anticipo de subtemas

2. DESARROLLO
2.1. Causas del embarazo adolescente
2.1.1 Falta de orientación sexual
2.1.2 Poca accesibilidad a los anticonceptivos
2.1.3 Arraigo cultural
2.2. Consecuencias
2.2.1 Consecuencias físicas
2.2.2 Consecuencias psicológicas
2.2.3 Consecuencias económicas y sociales

2.3. El embarazo por ámbito geográfico en el Perú


1.3.2 Porcentajes más altos de embarazos por ámbito geográfico

3. CONCLUSIÓN

3.1. Síntesis
3.2. Reflexión
II. ELABORACIÓN DEL TEXTO: TEXTUALIZACIÓN Y REVISIÓN

2.1 Oracionalización del esquema numérico

EL EMBARAZO EN ADOLESCENTES

1. INTRODUCCIÓN

1.1 MARCO (Dato estadístico)

Según las Estadísticas Sanitarias Mundiales (2016), unos 16 millones de jóvenes


de 15 a 19 años y aproximadamente 1 millón de niñas menores de 15 años
dan a luz cada año; siendo la mayoría de estas procedentes de países cuyos
ingresos son bajos o medianos.

1.2 ENUNCIACIÓN EXPLÍCITA DEL TEMA

El embarazo adolescente o también conocido como embarazo precoz es


aquel que ocurre dentro de los primeros dos años desde la aparición de la
menstruación (menarquía) o cuando la adolescente es aún dependiente de
su familia o no ha alcanzado la mayoría de edad.

1.3 ANTICIPO DEL CONTENIDO

A continuación, se dará a conocer las causas, consecuencias y el embarazo


por ámbito geográfico en el Perú.

2. DESARROLLLO

2.1 Las causas

Entre las principales causas que dan origen a este problema social destacan
la falta de orientación sexual, la poca accesibilidad a los anticonceptivos y el
arraigo cultural. (oración temática)

2.1.1 La falta de orientación sexual

Una gran mayoría de adolescentes no saben cómo evitar el embarazo,


debido a que en muchos países no se cuenta con un programa de
orientación sexual y esto propicia a que se sientan cohibidas o
avergonzadas para solicitar información a sus familiares, en las
instituciones educativas o centros de salud.

2.1.2 La poca accesibilidad a los anticonceptivos

En las zonas deprimidas económica y socialmente, no es tan sencillo


acceder o solicitar servicios de anticoncepción porque puede que estos
sean demasiados caros, ilegales o de venta restringida. Un ejemplo de
ello, son los datos presentados en la investigación realizada por
Creanga, Gillespie, Karklins & Tsui (2011) cuyos resultados fueron que los
países del continente africano (Mozambique, Kenya, Uganda, Zambia,
Malawi, República Unida de Tanzanía, Senegal y Uganda) que tenían
mayor índice de pobreza eran los que menos adquirían métodos
anticonceptivos, lo que se vio reflejado en la tasa de natalidad a
temprana edad.
2.1.3 El arraigo cultural

El arraigo cultural es una de las causas que propician el embarazo a


temprana edad, las que se pueden evidenciar a través de las prácticas
culturales y religiosas, mitos, el machismo, etc. Esta información se puede
verificar en países como Beirut donde la práctica extendida del
matrimonio infantil pone en peligro el acceso de las niñas yemeníes a la
educación, perjudica su salud y las mantiene como ciudadanas de
segunda clase, según Human Rights Watch (2014).

2.2 Las consecuencias del embarazo en adolescentes

Las consecuencias a las que conlleva el embarazo en adolescentes van


desde lo físico hasta lo social. (oración temática)

2.2.1 Consecuencias físicas

Es importante mencionar que el embarazo en la adolescencia se


considera de alto riesgo porque genera complicaciones; debido a que,
la adolescente no está preparada físicamente para tener un bebé;
destacándose los siguientes riesgos: desnutrición, abortos espontáneos,
partos prematuros (neonatos con bajo peso y en algunos casos
malformaciones), infecciones, etc.

2.2.2 Consecuencias psicológicas

Entre las consecuencias psicológicas que manifiesta la adolescente se


hallan el miedo a ser rechazadas socialmente, sentimiento de culpa y
baja autoestima, conflictos con la familia y con la pareja, abandono
afectivo al recién nacido, entre otras.

2.2.3 Consecuencias sociales

En lo social, presenta repercusiones tales como bajos logros


educacionales, abandono escolar, desempleo, mayor frecuencia de
maltrato y abandono infantil, propensión a la violencia de género; lo
que genera un costo económico y social para el país.

2.3 El embarazo por ámbito geográfico en el Perú

Según la información dada por ENDES (2015), los porcentajes más altos de
adolescentes que han estado embarazadas se encuentran en las áreas
rurales, proporción dos veces mayor al porcentaje en áreas urbanas en el
ámbito geográfico peruano. (oración temática)

1.3.3 Porcentajes más altos de embarazos por ámbito geográfico

De las seis regiones con mayor porcentaje de embarazos en este grupo


de edad (15 a 19 años), los cinco más elevados pertenecen a la Selva
tales como San Martín y Ucayali, más de la quinta parte de estas
adolescentes han tenido un segundo embarazo (21.5% y 20.1%,
respectivamente); y en Loreto, más de la cuarta parte (27.3%).
Por otro lado, según el INEI, ENDES (2015) los departamentos con alto
porcentaje de embarazos adolescentes son Loreto (32.8%), Ucayali
(26.2%), San Martín (25.5%), Amazonas (22.8%), Tumbes (22.2%); mientras
que, los de menor porcentaje se encuentran en Moquegua (6.4%),
Arequipa (7.5%), Lima (9%), Tacna (9.8%) y Junín (11.2%). Finalmente, a
nivel nacional el promedio cifra en 13.6%.

3. CONCLUSIÓN

3.1 Síntesis
En conclusión, el embarazo adolescente es el que ocurre desde la aparición
de la menstruación o cuando la adolescente es aún dependiente de su
familia o no ha alcanzado la mayoría de edad. Entre las principales causas
que dan origen a este problema social destacan la falta de orientación
sexual, la poca accesibilidad a los anticonceptivos y el arraigo cultural.
Además, las consecuencias a las que conlleva van desde lo físico hasta lo
social. Así, los porcentajes más altos de adolescentes que han estado
embarazadas se encuentran en las áreas rurales, proporción dos veces mayor
al porcentaje en áreas urbanas en el ámbito geográfico peruano, siendo
Loreto el departamento con mayor porcentaje de embarazos, según la
información dada por ENDES (2015).

3.2 Reflexión

Debido a todos estos riesgos que conlleva el embarazo en la adolescencia,


muchas organizaciones de salud y de protección a los menores en el mundo
tienen como objetivo que se reduzca su incidencia, gracias a programas de
formación en los que se eduque a los jóvenes y sus familias.