Está en la página 1de 9

Profesora: Karen Bellsham V.

Colegio “Los Carrera”


Coquimbo LITERATURA E IDENTIDAD III

Apunte de Lectura N°2: “Reflexiones en torno a la construcción cultural de


la chilenidad” – Fresia Cisternas
Tema: Identidad Chilena

Extraído de: http://critica.cl/ciencias-sociales/%E2%80%9Creflexiones-en-torno-a-la-construccion-


cultural-de-la-chilenidad%E2%80%9D

Objetivo: Comprenden e interpretan las problemáticas de la cultura e idiosincrasia chilena a partir


de la conformación de su identidad.

RESUMEN
En el presente ensayo se aborda la chilenidad desde una perspectiva etnográfica realizada a diversos
personajes anónimos que pueblan nuestro país, como ciudadanos representativos de la diversa mezcla
socio-cultural existente y que conforman y caracterizan el Chile actual.
El tema que nos ocupa se relaciona con la definición de varios conceptos relacionados entre sí, cultura,
chilenidad e identidad. El concepto de chilenidad trasciende lo ritual y emocional o aquel estado de
paroxismo que nos invade y sobrecoge al oír nuestro himno patrio en tierras extranjeras.
Se relaciona con la forma de concebir y conquistar un espacio en el concierto de los sueños, valores y
realidades.
Indudablemente nos unen cuestiones relacionadas con las constantes y vertiginosas reformas,
reestructuras y proyectos con el objetivo de encontrar un punto de equilibrio entre lo que anhelamos ser
como personajes emuladores de mundos foráneos y lo que en verdad somos como habitantes de un país
llamado Chile.
Aparecen conceptos pertenecientes al campo de la retórica como expresiones y frases idiomáticas que
constituyen la estructura orgánica de un pueblo y que en definitiva designan el elemento identitario
nacional.

PALABRAS CLAVES:
identidad – chilenidad – personaje – cultura – reformas.

INTRODUCCIÓN
El tema que nos ocupa se relaciona con la definición de varios conceptos relacionados entre sí, cultura,
chilenidad e identidad. El concepto de chilenidad trasciende lo ritual y emocional o aquel estado de
paroxismo que nos invade y sobrecoge al oír nuestro himno patrio en tierras extranjeras.
El presente ensayo se aleja de consultas y citas bibliográficas, básicamente porque mi intención es
entrevistar y recopilar historias de diversos personajes penquistas, que por su desempeño o que hacer
laboral, profesional u oficio tienen una relación estrecha y directa con la chilenidad, en una visión
simplista o profunda, pero alejada de cátedras y convencionalismos enciclopédicos.
Mis primeros entrevistados, recopiladores, compiladores, de las tradiciones y cultura Chilena,
pertenecen al Centro Cultural Curarrehue.

Mi segundo entrevistado, es un publicista, payador y poeta de la República. Quizás una inimaginable


Diosa lo arrojó al Bío Bío.

1
Profesora: Karen Bellsham V.
Colegio “Los Carrera”
Coquimbo LITERATURA E IDENTIDAD III

El tercer entrevistado es un instaurador de la fiesta de año nuevo Mapuche denominada Wetripantu. Se


auto-denomina mapuche urbano y es una especie de hechicero-curador-sanador de males meta físicos,
es además historiador y escritor.

El cuarto etnografiado es un embaucador, seductor, estafador residente en la Cárcel “El Manzano” de


Concepción. Se hacía pasar por abogado hasta que fue puesto a dormir a la sombra.
Finalmente, entrevisto a un poeta y escritor, conocido como “El Canela.” En él confluyen miles de
elementos mágicos, cosmogónicos, esotéricos, terrenales y divinos, es un ser que trasciende lo cotidiano.

1. TRICOLOREANDO
Los septiembres de nuestra vida son inmemoriales, ya que las calles se visten con banderas izadas
flameando erguidas, las galerías y centros comerciales y los malllucen multicolores banderas nacionales
y el ambiente exuda chilenidad, la música es invasiva, porque intenta decirnos con su particular acento
que está de fiesta.

Si hacemos un análisis más amplio podemos señalar que en nuestro país se ha instaurado el “mes” de
cada hecho histórico, así, por ejemplo,” mes de la patria,” “mes del mar” y se intenta rescatar e incluso
revivir en los distintos ámbitos educacionales, institucionales y en el colectivo e ideario nacional que
aquellas fechas unen indisoluble y subliminalmente y nos conducen a la chilenidad.
Los estadios llenos de banderas blancas y negras danzando estrepitosamente, ahogadas por el clamor
de miles de colocolinos, cuyo lema es omniabarcante y globalizador dado que se presume que ser de
dicho equipo es sinónimo de ser chileno, mapuche, del pueblo, un paria deportivo. No obstante, ésta es
una mera ilusión, ya que quienes manejan Colo Colo, son los poderosos de nuestro país.

Se produce una romántica ambigüedad, un auto engaño del hincha poblacional que cada vez que salta
en un tablón entonando el himno de su equipo se siente invocando a un toqui aguerrido y potente.
En definitiva, el fútbol representa el anonimato que tanto gusta al chileno, el poder de las masas, cada
individuo escondido en el grupo se siente importante y se proyecta en sus ídolos, esto explica la falta
de identidad nacional.

Si hacemos un ejercicio y nos adentramos en un proceso de racconto y vislumbramos al guerrillero


Leftraro, ser altivo, veloz como un pájaro cruzando las fronteras, su puño alzado al viento desafiando los
huracanes de la época o si hablamos de Caupolicán, Galvarino y tantos otros aguerridos compatriotas
que danzaron frenéticamente al ritmo de tambores, lanzas, arcos, flechas entre la espesa hierba
luchando tenaz y ferozmente contra el invasor en defensa de lo que geográficamente les pertenecía. Si
en este mismo ejercicio invocamos a Manuel Rodríguez y sus múltiples personalidades combatiendo al
tirano de entonces, nos encontramos con historias de personajes que constituyen un legado de
patriotismo, chilenidad, arraigo, identidad, pertenencia y cultura.
Partiendo de la base que al instalarse nuestro estado nación sin participación del pueblo y sin un proceso
orgánico constitucional, necesariamente se produce una fragmentación, una escisión entre quienes
tienen la capacidad de elegir o tomar prestados los modelos y paradigmas foráneos con el objeto de
instaurarlo en Chile y hacerlos funcionar insertos en nuestra idiosincrasia, cultura y particular forma de
concebir el mundo.

Sin duda, la oligarquía presente en nuestro país se compone de un reducido y selecto grupo de personas,
incapaces de construir un modelo propio acorde con nuestras necesidades antropológicas, culturales,

2
Profesora: Karen Bellsham V.
Colegio “Los Carrera”
Coquimbo LITERATURA E IDENTIDAD III

sociológicas, ancestrales e históricas, sino que en un acto de admiración europocéntrica miran hacia el
viejo continente, copiando los modelos de la Ilustración francesa, el modelo económico británico, el
positivismo de Augusto Comte.

Se construye una abstracción, un asunto estructural apátrida y genérica en medio de un continente


distante al espíritu de los revolucionarios Franceses.

Al no existir la participación del pueblo y al carecer de un proceso orgánico constitucional fundado en las
necesidades y requerimientos ciudadanos, indudablemente estamos en presencia de una sociedad,
identidad y cultura fragmentada y amorfa.

Lo anterior explica las inequidades, brechas, intolerancia étnica y racial y la distancia abisal que separa,
fragmenta y divide Chile.

2. CONCIBIENDO LA CHILENIDAD
Según mis entrevistados y de acuerdo con lo sostenido por Marco Antonio Gutiérrez poeta de la
República , payador, publicista, la chilenidad es una palabra usada por chilenos, solo en determinados
momentos, tales como catástrofes naturales, competencias deportivas en especial fútbol, fiestas patrias,
dicha palabra siempre es usada con orgullo . Cabe destacar además que muchas veces “chilenidad” es
utilizada por ciertas personas como “grito de guerra” para conseguir metas generalmente económicas,
ejemplo teletón.

Chile es un pueblo sin patrón cultural, sin identidad nacional, un pueblo lleno de complejos donde sus
ciudadanos tratan de desligarse de su pasado indígena, las mujeres se tiñen de rubias y van a centros de
estética parara eliminar todo vestigio indígena, Gutiérrez se basa para indicar esto en su mirada de
etnógrafo .
Lo anteriormente expuesto ocurre porque en Chile existe la adoración por el elemento ario, las mujeres
de todas las edades y condiciones sociales, se aclaran el pelo, para acallar algún dejo o insolente rasgo
que quiera develar algún ancestro étnico y otras porque la moda, revistas, televisión señalan que las
rubias son poderosas.

De acuerdo con lo expresado por Sylvia Gutiérrez, del Centro Cultural Curarrehue la chilenidad se
relaciona con un espacio físico, un lugar en el planeta situado en América Latina donde confluyen muchas
civilizaciones y propuestas de diversas culturas.

Sostiene además que a nuestro territorio llegó gente de distintos países quienes se mezclaron
racialmente con las existentes etnias tales como Onas, aymaras, diaguitas.
Es una constelación cosmogónica de culturas, dioses, creencias, mitos, de ahí la forma ensoñadora de
concebir el mundo.

Es también un ritual sacro septembrino, dado que se relaciona netamente con fechas como el 18 de
Septiembre 21de mayo. El resto de los meses orbitamos inorgánica, amorfa e indefinidamente

3. CARACTERIZANDO AL SER CHILENO


Somos excesivamente discriminadores, en Chile se estigmatiza de acuerdo con el nivel socio- cultural
económico, educacional. Se segrega de acuerdo al origen del apellido, así por ejemplo, las personas
mapuches son mirados como parias étnicos. En este contexto la costumbre existente entre los mapuches

3
Profesora: Karen Bellsham V.
Colegio “Los Carrera”
Coquimbo LITERATURA E IDENTIDAD III

al momento de inscribirse los nacimientos los padres optaban por cambiarse el apellido por el del
empleador u otros nombres españoles con el objetivo de ser aceptados socialmente.
Quevedo (2000), realizando una recopilación de poetas chilenos, llegó a la conclusión de que Chile es un
país de gente triste. Oscura, sombría y opacada quizás por la ausencia de elementos del trópico tal vez.

El ensayista Rives (2005) disecciona, con filo de bisturí bruñido y acerado, el tejido psíquico que contiene
“La objetividad y la subjetividad de la entidad nacional”; tarea que después desglosará Luis Soto (2005)
en “Nación chilena”, atreviéndose a reseñar las actitudes que caracterizan a sus miembros: “definición
del estereotipo chileno: “Lo primero que ve es lo negativo. Siempre trata un sujeto de aparentar más de
lo que es. Acá estaría inserto el arribismo desmedido que en las últimas décadas se ha instalado en
nuestro país producto del consumismo desenfrenado.
El típico chileno, entendiéndose esto como el poseedor de la mayoría de las características, el ser
fenotípico puro normalmente es birlado, estafado y sufre arbitrariedades, es decir, en el caso de haber
obtenido una baja o nula calificación no la obtuvo, sino que se la pusieron porque le tienen envidia, no
obstante, el mismo chileno, si la mencionada evaluación es exitosa, indudablemente es porque la obtuvo
de acuerdo con sus méritos. Es decir, la falta de sentido crítico y auto- evaluación es impresionante. El
tema de fondo es que las autoridades y quienes dirigen el destino del país adolecen de auto- crítica.

Al referirnos a “roto”, no es precisamente aquella figura emblemática representativa de un chileno


típico, trabajador, esforzado, un paria, sino aquel ser inculto, que utiliza un lenguaje vulgar , que posee
una actitud burda y se comporta como un ser básico, carente de toda iniciativa civilizada y sutileza.
Indudablemente, acá están presentes diversos factores como elementos socio-culturales, marginalidad,
hacinamiento, falta de oportunidades y fundamentalmente una cuestión cultural y de acceso a la
educación. Reglas mínimas de comportamiento.

Otro rasgo caracterizador del chileno es que tiende a minimizar todo, por una cuestión de “inseguridad”.
Normalmente, se habla de la “casita”, el “autito”, como temiendo ser oído o si pronunciar la palabra
completa con todo su significado fuese una mala educación.
El denominado “ingenio” y “picardía” del chileno surgió como un pretexto para disfrazar la estafa, robo
o cualquier acto reprobable. El humor aparece cuando el pícaro le cuenta a sus pares su mala acción
¡¡¡¡¡¡ con orgullo!!!!!!.

El humor erótico del Chileno es una cuestión que claramente se inserta en la denominada picardía e
ingenio, sino que además denota falta de civilidad, educación y creatividad porque pretender vulgarizar
y sexualizar las cuestiones más simples con la finalidad de ser aceptados en un contexto específico
demuestra inseguridad y pequeñez.

Resulta además extremadamente peligroso e inseguro que otro compatriota sepa que nos compramos
algo de valor, si conoces quien te rodea es mejor mantener un bajo perfil. El principal enemigo de un
chileno es otro chileno. Podemos mencionar entre otras características el denominado complejo de
grandeza (superioridad), como queda representado en su escudo nacional el cóndor grande en
apariencia pero carroñero y oportunista al fin, el huemul un pobre animal en vías de extinción. Al parecer
es una clara contradicción con lo expresado precedentemente, sin embargo es una contradicción
aparente dado que el complejo de grandeza no es sino una característica del denominado “Nuevo Rico”
aquel ser advenedizo que por un golpe de suerte, o por su esfuerzo y constancia logró surgir
económicamente y no sabe cómo manejar su estatus, se siente desfasado y adopta actitudes y formas

4
Profesora: Karen Bellsham V.
Colegio “Los Carrera”
Coquimbo LITERATURA E IDENTIDAD III

de ver el mundo desde una óptica culturalmente limitada, pero con un despliegue impresionante de
recursos.

El tema es que a éste compatriota su lenguaje, cultura y forma recargada y kitch de insertarse en un
mundo y contexto al que no pertenece lo delata. Hace uso excesivo de recursos materiales en un estado
de permanente exhibición donde aflora el tropicalismo.
El chileno es discriminador porque en el sub consciente colectivo se están mostrando imágenes de
mujeres y niños rubios, esbeltos y atléticos, cuestión que se aleja de la realidad. Tiende a imitar porque
los patrones mediáticos, televisivos y comunicacionales lo ordenan.
Somos chistosos, alegres, parranderos, el ser representativo habita en el corazón de las ferias y Vegas,
ahí encontramos un fenotipo sudado, esforzado y aguerrido que trabaja por un sueldo miserable y no
obstante conserva su alegría y espontaneidad.

El exacerbado servilismo, el complejo de Gueñecito es un rasgo que aún permanece en nuestro pueblo.
Estos sin duda son resabios de un pasado colonial gloriosamente terrenal.

4. IDENTIDAD Y CULTURA
Indudablemente el concepto de identidad es polisémico, dado que existen tantos significados como
autores y contextos haya. No obstante, lo identitario se relaciona con la valoración consciente de
pertenencia, arraigo a una historia y pasado común. Incluso las formas cosmogónicas de ver el mundo,
todas aquellas cosmovisiones que tenemos del universo, todos aquellos elementos etéreos intangibles
y materiales. Los ritos, tradiciones y manera de apreciar el mundo son elementos de identificación que
nos unen como pueblo. Existen tantas definiciones de cultura, que resulta complejo intentar encontrar
un término acorde con lo que deseo expresar para efectos del presente ensayo, no obstante rescato la
que me parece pertinente” .La cultura es el conjunto de todas las formas de vida y expresiones de una
sociedad determinada. Como tal incluye costumbres, prácticas, códigos, normas y reglas de la manera
de ser, vestirse, religión, rituales, normas de comportamiento y sistemas de creencias. Desde otro punto
de vista podríamos decir que la cultura es toda la información y habilidades que posee el ser humano. El
concepto de cultura es fundamental para las disciplinas que se encargan del estudio de la sociedad, en
especial para la antropología y la sociología.” Esto último revela que el concepto de cultura tal como se
usa hoy es relativamente nuevo y está asociado al nacimiento de la modernidad.

5. ELEMENTOS COMUNES Y FORÁNEOS


Nuestra historia ha estado teñida de sangre y a pesar de las posturas radicales y extremas que cada uno
posea, de acuerdo a las experiencias, al contexto político, socio cultural que le toco vivir, los sentimientos
negativos o positivos que albergue internamente es también un punto de unión o quiebre, sin embargo
estamos hablando del mismo Chile, del mismo período y de la misma historia.
Ahora la identidad cultural es una cuestión dinámica y autopoietica, que se va deconstruyendo y creando
a medida que transcurre el tiempo, es decir sería un acto involucionario que permaneciera estática frente
al mundo que avanza vertiginosamente.

Lentamente se ha ido instalando en el ideario nacional algunos conceptos y vocablos extranjeros que
con el transcurso del tiempo se han ido incorporando hasta castellanizarlos o hacerlos nuestros. No
obstante lo anterior han ido llegando costumbres y fiestas paganas o sacro santas que están formando
parte de nuestra cultura popular y que nos adherimos a ellos sin saber el significado.
Asi por ejemplo, podemos mencionar hallowen, dado que todo aquello que provenga de afuera es
bienvenido ya que la idea principal y que subyace en el subconsciente es sentirse parte del mundo, para

5
Profesora: Karen Bellsham V.
Colegio “Los Carrera”
Coquimbo LITERATURA E IDENTIDAD III

ser considerado algún día, integrado al gran país del norte.


En otra opinión constituyen los llamados anti valores. Es en definitiva una copia, una extensión de lo
macro, de lo mega. No es una fiesta que identifique al chileno. Es una intromisión foránea que se
relaciona con el consumismo y marketing y que está al servicio del mercantilismo. Proviene además de
un país sin identidad como EE.UU. Resultaría difícil extirpar esta fiesta ya que llegó para quedarse en
nuestro país.
A continuación hablaremos de una serie de seres con características definidas y un fenotipo específico
que habita la faz Chilena

6. CONDOREANDO: ORIGEN DE LOS CONDOROS


¿Qué es en definitiva un Condoro? Cuál es la cuna etimológica, axiológica y epistemológica de la
recurrente expresión “me mandé un Condoro”.

Existía en la República de Chile un sujeto volador y atrapador de imposibles balones cuyo nombre era
Roberto Rojas, conocido por todos como “El Cóndor Rojas” quien fue además designado por sus pares y
entendidos en la materia como el mejor arquero Chileno de todos los tiempos.
Pero, ocurre que Roberto Rojas era un ser ambicioso que deseaba trascender no solo la historia personal
sino en un acto de altruismo mesiánico quería que el nombre de su seleccionado nacional llegase a un
Mundial. Sucede que Rojas debido a su talento que oscilaba entre el cielo y el pasto como fuese y
viéndose perdido por un equipo potente e históricamente superior urdió un plan y se auto infirió unas
heridas corto punzantes con el objeto de anular aquella segura derrota.
Rojas cual leftraro, es ascendido a una calidad de héroe, un luchador aguerrido que suda sangre
manchando el verde amarelo de Maracaná. Es elevado a la categoría de Salvador que redime las culpas
de un pueblo acostumbrado a las victorias accidentales o morales.
Si alguien se atreva a especular o formular una teoría acerca del ingenio del excelso García Márquez o
Miguel ángel Asturias y se pregunta de donde nacen aquellas febriles historias, pues de ésta región y de
las regiones donde el sol se abraza con los girasoles.

En un acto absolutamente Macondiano se descubre que todo es una burda y siniestra mentira del Cóndor
Rojas cuyos objetivos y motivaciones quedan al criterio o sospecha de cada cual. Personalmente no
siento su sacrificio, redención ni expiación de exclusiones mundialísticas como algo que deba reconocer
o agradecer .No es sino una estafa, una picardía o el denominado” Ingenio del Chileno”. Así nace la usual
frase “me mandé un Condoro”. Es sin duda un recurso lingüístico, un eufemismo para señalar que
cometimos un error, un horror, una torpeza de magnitud. Es una solapada forma de reconocer nuestra
responsabilidad en un tema.

7. CHARLATANISMO
Los Charlatanes son aquellos que visualmente distinguimos o nuestra condicionada mente señala como
seres premunidos de una vistosa, tricolor o estrafalaria chaqueta, una corbata incandescente cítrica y
que posee un estado verborreico impactante, son capaces de ofrecer y vender el espíritu de su madre.
También se conocen como Chantas.

Pertenecen al folclor Urbano se suben a los buses ofreciendo mercadería de sospechosa procedencia o
fabricación, de una calidad dudosa.
Ahora existen otros Charlatanes premunidos de una lúcida y brillante mente estafadora que embaucan,
seducen y encantan.

6
Profesora: Karen Bellsham V.
Colegio “Los Carrera”
Coquimbo LITERATURA E IDENTIDAD III

Este tipo de seres son personajes, son un constructo de sus propias fantasmas. La misión de estos
personajes es ir por el mundo mitominizando y embaucando seres ávidos de encontrar un mago que les
dé respuestas a lo que desean oír y con un chasquido de dedos solucione sus problema meta jurídicos.
Incluso los escritos de este tipo de estafadores que se hacen pasar por abogados son absolutamente
creíbles e incuestionables para los desorientados clientes.
El mal arte de estafar, engañar y timar es una cuestión que requiere preparación porque el embaucador-
charlatán es un actor que estudia cuidadosamente sus parlamentos, dicción, maneras de conducirse y
comportarse frente a determinado público o clientes Antes de salir al escenario, utiliza cábalas, suda, se
persigna, se contrae, sufre estados espasmódicos y se acicala. Es auto referente y ególatra. El personaje
en cuestión sabe cómo ser refinado e impresionar a mujeres seducibles, usa perfumes caros, camisas de
marca, y todo un montaje parafernálico que hace pensar que el despliegue utilitario es producto de su
acaudalada vida.
El Charlatanismo más peligroso es de aquellos que presumen ser alguien no siendo nadie y van por la
vida vendiendo sueños, versos o naranjas.

8. GUACHAQUEANDO
¿Qué es ser guachaca? ¿Acaso es una postura, una moda o una tendencia para demostrar que la gente
considerada bien en términos económicos, culturales y sociales participa de costumbres, tradiciones y
acude a sitios, lugares y participa de sucesos, modismos y hábitos que un guashaca? (nótese la
metamorfosis por sufrida por el término y el efecto que se produce al pronunciar una Ch como Sh). Un
guashaca con Sh es un tipo auténtico, poblacional, marginal, inculto y es claramente separado,
discriminado y segregado de un sujeto que pronuncia correctamente el término con Ch.

Esta sutileza semántica define el lugar donde reside el sujeto pronunciante, el Colegio y el nivel socio-
cultural. Realizadas estas aclaraciones el guachaca institucional instaurado por Dióscoro Rojas y que cada
año realiza una fiesta en honor a este selecto grupo de seres elije una reina y ahí no están ellas las típicas
representantes del Guachaquismo criollo, cuyos apellidos son Antinao, Pérez o Silva, tampoco trabajan
en una feria libre, ni mastican shicle, sino que son bellas señoritas representantes de programas de
Televisión o medios de comunicación, la mayoría rubias por cierto.
Resulta contradictorio que una iniciativa (porque a un sujeto se le ocurrió lo publicitó y patentó)
discrimine a las auténticas guashacas Shilenas y se deba al glamour.

9. FLAITISMO
El flaitismo es una cuestión que derechamente detesto y que es absolutamente transversal, ya que
trasciende las categorías de chilenos que pueblan esta tierra.

El ser flaite es un fenotipo burdo, grotesco, vulgar, que carece de modales, de sutilezas y romanticismo.
No le importa bostezar, estornudar o hablar con la boca repleta de espárragos. Se ufana de su vulgaridad,
la exhibe, se luce y se ríe a borbotones.

Hace un despliegue de su estado verborreico sus adjetivos son tristes y sus expresiones desdichadas, son
verdaderos dardos atravesando el paladar que se materializa en un aliento prosaico que vicia el oxígeno.
Se viste retorcida y recargadamente, no retiene ni internaliza la afabilidad ni empatía, dice lo que piensa
y lo que piensa sabe a causticidad.

7
Profesora: Karen Bellsham V.
Colegio “Los Carrera”
Coquimbo LITERATURA E IDENTIDAD III

Es preciso indicar que el flaitismo no necesariamente se asocia al lenguaje Carcelario del coa. Debo
reconocer que una vez encontré a unos sujetos pronunciantes en forma incontaminada tal lenguaje y
quedé fascinada, nunca una pronunciación fue más pura y verdadera.
En definitiva, sostengo que el flaitismo es una actitud de un sector potente y masivo de nuestro pueblo
y deberíamos no pitearnos un flaite como una campaña vía Internet proponía sino que erradicar del
ámbito vocabular de aquellos seres las frases y términos tristes y que constituyen un insulto a nuestros
tímpanos.

10. CUIQUISMO
¿Qué elementos caracterizan a un cuico? Es un ser que ha nacido en un selecto grupo y que posee cierta
y dudosa ascendencia de aquellos criollos que determinaron los destinos políticos, culturales y
económicos de Chile, es un ser que históricamente perteneció aquellas familias fundadoras del carácter
nacional con todo lo que ello implica.
Este tipo de seres se destaca por vivir, subsistir, educar, parir a sus hijos en lugares específicos .Poseen
una determinada forma de hablar, moverse y existir. Son conservadores y discriminan a los nuevos ricos
y otros advenedizos que pretendan en un acto de suprema insolencia igualarse.

11. SOCIALITÉ
En este selecto, reducido y exclusivo grupo están las mary Rose, las Julitas, las Martitas, los Juanitos y
todos aquellos que hacen de su vida un espectáculo público, dado que aparecen en galas, cenas, teatros,
asuntos de caridad y todo acontecimiento nacional e internacional que consideren a la altura de sus
relaciones y buen gusto por la ópera, cine o exposición de un estrafalario o genial pintor.
Son quienes dictaminan a quienes admitir o en su hermético clan.

12. CHASQUILLISMO
El maestro Chasquilla se relaciona con un ser omniabarcante, una especie de pulpo laboral, posee tantos
tentáculos que simultáneamente puede realizar distintos trabajos u oficios. El tema del chasquillismo
trasciende lo anecdótico cuando se instala en una entidad institucional y que juega con el destino y la
vida de miles de compatriotas, porque por una cuestión de cálculo, presupuesto, planificación el asunto
no funciona, como el Transantiago por ejemplo y entonces se recurre a los instintos, impresiones,
intuiciones y se culpan unos a otros del caótico Condoro. En tanto el pueblo deja herido los zapatos tanto
avanzar por Alamedas inconexas .La gente camina mustia, sombría y cabizbaja. Los edificios quedan
desnivelados, las casas se llueven, los paraderos se instalan en una calle desierta, los pisos se destruyen,
las paredes se decoloran y pintan tantas veces como sea imposible. Es que estamos en un permanente
ensayo, en un constante simulacro, en un estado de re estructuración y de reformulación. El lema que
se siembra en los seres ilusos y anestesiados es necesitamos con urgencia decontruirnos para avanzar
en el concierto de la globalización .Destruir para construir. Que los martillos cabalguen velozmente sobre
los muros, que las retroexcavadoras surquen los suelos sembrando pánico en los pliegues
arquitectónicos del pasado.
Somos seres Metamorfósicos en continuo cambio. El tema es que dicho cambio es estático y lineal.
Permanecemos sin movernos de un determinado punto, mientras los que ostentan el poder siguen
discutiendo desde sus propios biorritmos, desde sus self e intentando adivinar si la próxima vez le
obedecerán a la ciencia o a un destello de lucidez o locura cual Longueiras donde los Guzmanes le
soplaban al oído sus supra terrenales pensamientos.

8
Profesora: Karen Bellsham V.
Colegio “Los Carrera”
Coquimbo LITERATURA E IDENTIDAD III

13. WIJEANDO TIKITIKITIKIKITEANDO


¿A qué se refiere esta singular expresión? ¿Qué es un wijeador y un tikitikitero? Simplemente es aquel
ser que disfruta el dieciocho de Septiembre como un hijo del Dios vaco, seres orgiásticos impregnados
de vides, sol y parras, que danzan al ritmo de guitarras, tambores y gritos destempladores de una mujer
que más que cantar grita como una oxidada campana. Son seres zapateadores e izadores de blancos
pañuelos, que celebran las tristezas y se sobrecogen con la alegría.

La Chilenidad indudablemente es un tema que aflora en Septiembre donde el patriotismo se apropia de


quienes festejan. Cada ser es dueño de conmemorar o celebrar como estime pertinente, pero lo insólito
y burdo es que la gente en un estado de alienación baile tres o cuatro días desenfadadamente como si
el mundo se fuese a trizar. Es que esos mismos que festejan son quienes ganan menos que el salario
ético y su aguinaldo se lo gastan en bebidas de sospechosa procedencia y de una dudosa reputación
hasta quedar hartados.
Es preciso indicar que los medios de comunicación, especialmente la Televisión festinan morbosamente
con aquellos Chilenos inconscientes de embriaguez saludan al país sin dientes y en un estado miserable.
Es el pueblo el que festeja, los compatriotas marginales y poblacionales que deciden tal vez olvidar sus
angustias orgánicas y existenciales bailando al ritmo de cumbias, guarachas, salsas, reggaeton y una que
otra cueca de los guatones Loyolas, Pérez y Soto.
Nuevamente el mercantilismo se hace presente en esta fecha, dado que a nuestros personajes
emblemáticos y significativos y que en definitiva nos representan mundialmente como Gabriela Mistral
u otros los presentan burdamente ofreciendo créditos, dinero o poniéndose con una cantidad
determinada para instar al pueblo a embriagarse de olvido, alcohol y carnes.
¿Cuándo aparece el patriotismo? Sin duda cuando nos sentimos amenazados por dichos o acciones de
los hermanos Bolivianos, Peruanos o Argentinos, por límites, mar u origen y pertenencia del pisco,
charango, papas o empanadas y ahí surge la hermandad que trasciende las diferencias políticas,
culturales y Sociales.

CONCLUSIÓN
Somos seres amorfos, reestructuradores, solidarios, wijeadores y tikitiki teros, construimos submarinos
que yacen en el fondo del océano, casas cuyas ventanas son tan amplias que los habitantes se bañan con
aguas-lluvia, medios de transportes que no funcionan, Manueles Plazas que se extravían en el recorrido,
Robertos Rojas voladores, nos juramos exitosos, triunfadores somos los Ingleses de Sudamérica, los
jaguares del Continente y no obstante aquello y en un acto puramente poético en honor al irreverente y
excelso Nicanor Parra ¡Viva la Cordillera de los Andes!, ¡Muera la Cordillera de la Costa ! , ¡Vivan los
chilenos!