Está en la página 1de 3

l primer trimestre.

¿Qué es la hormona hCG?


La gonadotropina coriónica humana o gonadotrofina coriónica humana es una
hormona glicoproteica producida primero por el embrión hasta la formación de la
placenta y después por una parte de esta llamada sinciotrofoblasto. Su función
principal es administrar los factores nutricionales y estimular la producción de
cantidades necesarias de hormonas para el desarrollo del embrión.

La hormona hCG también se encarga de facilitar el mantenimiento del cuerpo


lúteo durante el inicio del embarazo, y de la secreción de progesterona. La
progesterona es una hormona fundamental para enriquecer el útero con un
revestimiento de vasos sanguíneos y capilares que puedan sostener el
crecimiento del feto y para estimular las glándulas mamarias para la producción de
la leche materna.

Dicho de otra forma, la hormona hCG permite el desarrollo normal del


embarazo promoviendo el mantenimiento del cuerpo lúteo al inicio de la gestación
y protegiendo al feto, especialmente durante el primer trimestre del embarazo. A
partir del segundo trimestre, esta hormona se segrega de manera más moderada.

¿Cómo se detecta la hormona del


embarazo?
La hormona hGC puede detectase en la sangre o en la orina: en la sangre a
partir del octavo día tras la fecundación y en la orina unos 14 días después de la
misma.

La hormona tiene dos fracciones: una fracción alfa, en la que encontramos la hCG,
junto otras hormonas liberadas por la hipófisis como la THS o la FSH, y una
fracción beta, exclusiva de la hormona hCG, que es la subunidad que se detecta
en los test de embarazo (de ahí que a veces a esta hormona también se le
denomine directamente “beta”).

Puesto que únicamente está presente en el organismo de la mujer durante la


gestación, un resultado positivo en la detección de la hormona hCG es una señal
inequívoca de embarazo. No sucede lo mismo con el resultado negativo, ya que si
es demasiado pronto la hormona del embarazo puede no manifestarse con
suficiente fuerza. Por eso, para hacerte un test de embarazo y acertar se
recomienda esperar a la primera falta de la regla.

¿Qué pasa si se detecta la hormona del


embarazo en niveles bajos?
Según estándares de la American Pregnancy Asociation, un nivel de hGC mayor
de 5mIU/ml en el análisis de sangre está considerado un embarazo positivo,
aunque este valor es muy bajo. De hecho, en los primeros días, el nivel de
la hormona hCG aumenta rápidamente (puede llegar a duplicarse cada 48
horas). Como norma general, y tras trece días de implantación, cabría esperar
una beta de unos 50 mUI/ml.

Por otra parte, aunque un embarazo normal puede tener niveles bajos de hCG, si
la hormona no aumenta con normalidad puede ser indicio de
problemas como aborto incompleto, amenaza de aborto natural o embarazo
ectópico.

De la misma forma, un nivel de hormona hCG anormalmente elevado puede


indicar la presencia de más de un feto, es decir, de un embarazo múltiple. Si
pasados trece días de la fecundación el resultado de la beta hCG es mayor de
50mUl/ml, lo habitual es programar una primera ecografía transvaginal para
confirmar el número de sacos embrionarios y su localización en el útero. Los
niveles de la hormona durante los días siguientes pueden llegar a triplicarse en
estos casos: mientras que en la 2-3 semana de un embarazo único el valor normal
sería 200 mUI/ml, en un embarazo múltiple puede alcanzar 600 mUl/ml.

¿Cómo afecta la hormona del embarazo a


tu vida diaria?
Puesto que el organismo no está acostumbrado a la presencia de esta hormona, y
es en el primer trimestre del periodo de gestación cuando ésta aumenta de una
forma notable, la hormona hCG es la responsable de algunos síntomas
propios de embarazo como las náuseas y los vómitos.La hormona también se
relaciona directamente con otras molestias como la sensación de sueño y
cansancio, la irritabilidad y los cambios de humor constantes o las molestias
digestivas como el ardor de estómago, la indigestión o la diarrea.

Esta sintomatología, tan habitual en las primeras semanas del embarazo se da


porque la mujer no está acostumbrada a estos importantes cambios hormonales y
su cuerpo se está “adaptando” a la presencia del bebé.
Aún así, es importante que tengas en cuenta que la hormona hCG no afecta de
la misma manera a todas las embarazadas. Cada mujer es única, y los
síntomas del embarazo pueden variar. Lo importante es que te los tomes con
tranquilidad y que sigas siempre las instrucciones de tu médico o ginecólogo para
garantizar un embarazo seguro.

La presencia de la hormona hGC es sólo uno más de los signos de un embarazo


sano. Existen muchos otros, y algunos de ellos se miden gracias a las distintas
pruebas durante el embarazo. Es el caso del Test Prenatal No Invasivo NACE.
Con esta prueba, a través de una simple muestra de sangre, podrás descartar la
presencia de anomalías genéticas como el síndrome de Down, sin correr ningún
riesgo. ¡Pide más información sin compromiso!