Está en la página 1de 8

Taller de Evaluación del Aprendizaje a Distancia

Coordinación de Universidad Abierta y Educación a Distancia


Universidad Nacional Autónoma de México

Publicado en: Boletín SUAyED, número 30, abril 2011


http://www.cuaed.unam.mx/boletin/boletinesanteriores/boletinsuayed30/rubricas.php

RÚBRICAS. ORIGEN Y FORMATOS


EN EVALUACIÓN EDUCATIVA
Jorge Méndez Martínez

Introducción
Recientemente ha tenido gran impulso el uso de la rúbrica como instrumento de
evaluación educativa, especialmente en educación a distancia (Fallas, 2005;
Tovar, 2010). Cabe señalar que, en realidad, la rúbrica es una derivación
estructural de las pruebas de actitudes, en las que sobresalen las escalas de
Thurstone y Likert. Veremos características de estas escalas y otras propuestas
que se pueden también utilizar para el desarrollo de rúbricas.

Escala de Thurstone
El nombre de este tipo de escala se debe a su creador, Louis Leon Thurstone,
psicólogo especializado en psicometría quien realizó diversas investigaciones
sobre la inteligencia, el aprendizaje y las actitudes. En este último campo, se
interesó por indagar sobre efectos de la propaganda, para lo cual desarrolló las
ahora conocidas como Escalas de Thurstone. En uno de sus planteamientos
consideró que después de que expertos asignaran valores a una serie de
afirmaciones, se podría hacer el ajuste para derivar una escala.1
El investigador desarrolla una serie de afirmaciones acerca de un punto. Por
ejemplo, para el tema de evaluación de cursos en línea, podemos tener, entre
otros, dos enunciados como los siguientes:

1
Para más detalles ver Salkind, N. J. (1998) Métodos de investigación. México: Prentice-Hall
Hispanoamericana.

1
Taller de Evaluación del Aprendizaje a Distancia
Coordinación de Universidad Abierta y Educación a Distancia
Universidad Nacional Autónoma de México

 El tutor no se comunica con amabilidad con sus alumnos


 Las indicaciones del curso son suficientes y claras.

Del grupo de afirmaciones se organizan, digamos, diez bloques, que los expertos
colocan de favorable a desfavorables. Así las afirmaciones, según el bloque,
tendrían una calificación de 1 a 10. De esta manera se obtiene una escala que se
aplica a los encuestados.
Una ventaja de este procedimiento de las escalas de Thurstone es que se derivan
de acuerdos entre los desarrolladores, lo que implica un buen grado de
confiabilidad.

Escalas de Likert
Estas fueron propuestas por Rensis Likert, psicólogo organizacional. En el campo
de la investigación psicométrica y de actitudes, en el contexto de las
organizaciones, la base consistía en señalar el grado de acuerdo y desacuerdo, en
un continuo usual de 5 puntos, donde el punto medio es neutral.

La más popular es la escala Likert, quien sobre una línea continua, ubica las
opiniones o puntos de vista sobre los cuales se debe elegir. Básicamente, es la
escala Likert sobre la cual se elaboran la mayoría de modelos de preguntas por
escala. En esta línea, las rúbricas se apoyan en los formatos de Likert.

Objetos de evaluación
Si bien los usos originales de las escalas de Thurstone y Likert se enfocaron al
campo de las actitudes, podemos dirigir la evaluación, ya bajo la denominación de
rúbricas, a diversos objetos. Se puede evaluar un curso, a los docentes o a los
materiales didácticos utilizados. El objeto de evaluación al que aludiremos será,
en esencia, el alumno. Esto es, la utilización de la rúbrica para evaluar el
aprendizaje.

2
Taller de Evaluación del Aprendizaje a Distancia
Coordinación de Universidad Abierta y Educación a Distancia
Universidad Nacional Autónoma de México

Formatos de rúbricas
Con base principalmente en la escala Likert, podemos agrupar las formas de
rúbricas en tres grupos.

La forma numérica utiliza números para señalar la elección sobre un aspecto:

5. Excelente 2. Deficiente
4. Bien 1. Muy mal
3. Regular

5 4 3 2 1
1. Presentación del ensayo X

La forma gráfica, en el continuo de una línea ubica las estimaciones:

1. Participa en el seminario:

X
5 3 4 2 1
I————I————I————I————I————I
Siempre Muchas veces A veces Pocas veces Nunca

La forma descriptiva muestra enunciados completos para cada punto del


continuo. En siguiente ejemplo el alumno evalúa el aspecto de organización de un
curso:

1 2 3 4

Organización No hay información


sobre el curso. Hubo
La información del
curso es mínima. Las
La información del
curso es suficiente.
La información sobre
el curso es completa.
múltiples errores de claves no funcionaron Las claves Las claves de acceso
funcionamiento, al principio. No hay funcionaron después funcionaron desde el
algunos no se apoyo administrativo. del primer intento. primer momento.
corrigieron. El apoyo en fallas fue Apoyo administrativo Hubo apoyo
tardío. regular. Las fallas administrativo. Mis
iniciales de datos se registraron
funcionamiento se correctamente.
corrigieron

3
Taller de Evaluación del Aprendizaje a Distancia
Coordinación de Universidad Abierta y Educación a Distancia
Universidad Nacional Autónoma de México

En la práctica, la forma descriptiva es la utilizada ya concretamente en las


rúbricas. Goodrich en su obra “Entendiendo las rúbricas”, citado en Schweizer
(1999: 32), menciona algunas razones por las que conviene el uso de rúbricas:

Son herramientas poderosas tanto para la enseñanza como para la evaluación;


pueden mejorar la actuación del estudiante, hacer claras las expectativas del maestro
y mostrar a los estudiantes a alcanzar estas expectativa; ayudan al estudiante a ser
más reflexivo en los juicios sobre su propio trabajo y el de los demás; reducen la
cantidad de tiempo que los maestros dedican a evaluar los trabajos de los
estudiantes.

De acuerdo a Jonassen (1999), las rúbricas representan una aplicación de


evaluación desde un punto de vista constructivista. La sugerencia de Jonassen es
que puedan mezclarse diversas formas de rúbricas, y nos da el siguiente ejemplo:

Organización

Muy desorganizada Poco organizada Organizada Muy bien organizada

Cualidades vocales

Malas Buenas Excelentes

Apoyos visuales

Inadecuados Adecuados Buenos Excelentes

Ritmo

Inapropiado Regular Bueno


____muy rápido ___muy lento

4
Taller de Evaluación del Aprendizaje a Distancia
Coordinación de Universidad Abierta y Educación a Distancia
Universidad Nacional Autónoma de México

Las rúbricas son utilizables en algunos aspectos que conviene evaluar,


especialmente en aquellos en los que a veces no hay requisitos claros de
calificación. Así, puede aplicarse en calificación de escritos y productos. También
puede aplicarse en acciones como la participación, comunicación oral, entre otras.

Formatos alternativos
Ciertamente el orden de valoración en las alternativas en una rúbrica va de lo
“excelente” a lo “deficiente”, entre diversos adjetivos. Esta situación no es
problema cuando la rúbrica la resuelve el docente, pero cuando la resuelve el
alumno, puede manipular las elecciones para que éstas se ubiquen hacia lo alto.
Una alternativa es manejar la ubicación de las descripciones en una disposición
diferente a una línea continua. Veamos un ejemplo basado en un cuadro de 4x4,
sobre el tema de “leer para aprender”:

Leo encabezados Hago un resumen o


y luego el texto cuadro sinóptico del
una vez texto

Leo el texto y Lo leo varias veces


subrayo las partes para memorizarlo
más importantes

En un cuadro como éste podemos variar el orden de lo óptimo a lo menos


apropiado. Nótese que no estamos poniendo números o letras. En nuestros datos
personales, como aplicadores, debemos tener señalado el orden, los aplicantes no
ven la numeración. Un instrumento completo tendría varios cuadros para cada
tema.

Una alternativa más audaz puede basarse en imágenes, sin descripciones


escritas. Veamos el siguiente ejemplo, donde el evaluado señala su postura ante
algún aspecto, de acuerdo a las figuras:

5
Taller de Evaluación del Aprendizaje a Distancia
Coordinación de Universidad Abierta y Educación a Distancia
Universidad Nacional Autónoma de México

Las imágenes pueden, por supuesto, ser más elaboradas y realistas. Se puede
incluso utilizar fotografías y, ¿Por qué no?, cuadros con videos incrustados sobre
descripciones visuales que representen situaciones de opinión. Al igual que el
cuadro descriptivo anterior, las imágenes se pueden acomodar de diferentes
formas, no necesariamente en una línea.
Ahora, con los desarrollos informáticos, la administración de las rúbricas se puede
facilitar, tanto en la aplicación como en el análisis de sus datos.

Contexto de la aplicación
Si bien la rúbrica constituye en sí una valiosa alternativa de evaluación, se debe
tener cuidado en abordar indicadores pertinentes. En esta línea hay que tener
claro el propósito de la evaluación vía la rúbrica. Como principio, entonces –y
antes de desarrollar el esquema de la rúbrica–, se deben desglosar las
dimensiones a evaluar, a partir de las cuales se derivan los indicadores.
Idealmente, los indicadores resultantes deben tener una relación con una
propuesta teórica o, incluso, un eje axiológico, lo cual indica un valor de
pertinencia. Así, por ejemplo, podemos seguir un eje constructivista.

Conclusión
Una de las razones del boom de la aplicación de rúbricas apunta a una
revaloración de la perspectiva cualitativa. El uso de descripciones e imágenes
enfatiza, a su vez, una aplicación significativa que se enmarca en la, así llamada,
evaluación auténtica (Callison, 2002). Tenemos también el apoyo de sitios para

6
Taller de Evaluación del Aprendizaje a Distancia
Coordinación de Universidad Abierta y Educación a Distancia
Universidad Nacional Autónoma de México

elaborar rúbricas, como el sitio rubistar, ya con formatos para vaciar nuestros
indicadores.

En educación a distancia, podemos utilizarlas para una aplicación cualitativa del


aprendizaje y, también, de los alumnos hacia el curso, asesores y materiales.
Finalmente, viendo la rúbrica desde su desarrollador, el ejercicio de ubicarla en
un marco conceptual, buscar los indicadores, desarrollar las descripciones, entre
las principales acciones, constituye una acción cognitiva que ayuda a aclarar y
organizar los conceptos y pertinencia de las dimensiones analizadas.

Referencias bibliográficas
Jonassen, D. H., K. L. Peck & B. G. Wilson (1999) Learning with Technology: A
Constructivist Approach. N. J.: Prentice Hall.

Salkind, N. J. (1998) Métodos de investigación. México: Prentice-Hall


Hispanoamericana.

Schweizer, Heidi (1999) Designing and Teaching an On-line Course. USA: Allyn &
Bacon, 27-36.

Referencias de Internet
Callison, D. (2002) Valoración auténtica. Eduteka.
http://www.eduteka.org/profeinvitad.php3?ProfInvID=0013

Fallas Monge, Virginia (2005) El uso de rúbricas para la evaluación en los cursos
en línea. Ponencia en Conferencia Internacional de Educación a Distancia, San
Juan Puerto Rico UNED, Costa Rica.
http://www.uned.ac.cr/educacion/documents/documents2010/Articulo_de_Rubricas.pdf

Rubistar http://rubistar.4teachers.org/index.php

7
Taller de Evaluación del Aprendizaje a Distancia
Coordinación de Universidad Abierta y Educación a Distancia
Universidad Nacional Autónoma de México

Tovar Marenco, L. R. (2010) Rúbricas o matrices de valoración. Suite101.net.


http://www.suite101.net/content/rubricas-o-matrices-de-valoracion-a12259

Villalustre Martínez, Lourdes & Mª Esther del Moral Pérez (2010)


E-Portafolios y Rúbricas de Evaluación En Ruralnet. Pixel-Bit. Revista de
Medios y Educación, Nº 37 Julio – Diciembre, 93 – 105.
http://www.sav.us.es/pixelbit/pixelbit/articulos/n37/8.pdf

También podría gustarte