Está en la página 1de 16

Por mucho tiempo se pensó que el hombre era un ser excepcional surgido de las profundas cavernas

hasta lo más alto del espacio. Descendiente de un primate que un día se canso de vivir sobre las ramas, se
erguió sobre sus dos patas traseras y miro más allá de lo que una cabeza gacha jamas le permitiría ver. Nadie
sabe qué fue lo que vio ni que tan lejos alcanzo su vista, pero desde entonces nunca paro de avanzar y jamás
volvió tras sus pasos. Si por lo menos se hubiese detenido una sola vez a aprender del pasado y reflexionar
sobre el futuro las cosas para la humanidad hubiesen sido muy distintas

Capitulo 1: Conexión

Explicar la situación de la Tierra siempre lo incomodaba, sobre todo por aquellos pasajes oscuros del
primer encuentro. Mucho se decía bajo las ciudadelas pero pocos eran los que conocían los reales detalles.
Metrópolis completas caían bajo el peso del moho, la hierba y el fuego, ruinas ennegrecidas por el humo y la
miseria, callejones atestados de basura y hombres sin un fin por el cual luchar.

Nueva york, Ottawa, Shanghái y Moscú, no eran más que recuerdos de un pasado glorioso,
desmanteladas pieza por pieza daban refugio a un centenar de humanos que se resistían a morir solo por
orgullo. Una vida con luz artificial los llevo a olvidar los cálidos rayos del sol, la brisa fresca del aire - ahora
ya irrespirable -, y de paso el color de su piel, de un pálido mortecino semejaban fantasmas más que hombres.

Vivian en pequeñas ciudadelas de no más de un puñado de seres que subsistian, independientes unas
de otras, gracias a la energía geotérmica de las profundidades en que se hallaban. Aprovechaban los pequeños
ríos y bolsones subterráneos que cruzaban por encima de ellos para abastecerse de agua, como tambien de la
humedad que absorbían de la tierra y roca que los rodeaba. Repartidas por todo el globo se encontraban
interconectadas por largos túneles dispersos alrededor de la gran Metrópolis, simulando una red neuronal –
con el mismo enmarañado sistema y la misma rapidez.

A pesar de la miseria vivida en la mayoría de las ciudadelas la Metrópolis era un complejo militar de
alta tecnología, aunque no se comparaba a las naciones azuritas, esta reunía todos los restos de civilización y
funcionalmente era la única que merecía el titulo de ciudad subterránea. Albergando dentro de si casi un
millón de almas, su mayoría eran científicos y militares sobrevivientes a los tiempos antiguos, tiempos
oscuros de guerra y destruccion, que pese a sus evidentes diferencias se encontraban enfocados en la misma
tarea: recuperar la Tierra. Pese a sus esfuerzos, los que realmente merecían el reconocimiento de todos eran
un grupo mucho menor de hombres, mineros, mecánicos y una serie de tecnicos que mantenían con vida a
toda la ciudad.

- ¿Volverás a casa cierto?

- Eso no lo sabré hasta que todo acabe

- Y volverá todo a la normalidad. Volveremos a pasear juntos entre los girasoles tras el granero

- No creo que estén aun esos girasoles, incluso dudo que este el granero en pie

- Pero construiremos otro y plantaremos nuevos girasoles

- El mundo gira más rapido de lo que nosotros corremos...


Era extraño pensar en todo aquello, pensar en un hogar provisorio hundido en las entrañas de una
tierra desolada, mientras se estaba tan lejos en el espacio rodeado de estrellas refulgentes y lejanas en una
oscuridad total aun mayor que la de la propia Valk. Para Ray Callahan todo este tiempo no había sido fácil,
hace ya un año que se encontraban en órbita ocultos tras la oscura sombra de la luna, aunque giraban cada
cierto tiempo alrededor de ella para mantener comunicacion con control de mision, era un refugio perfecto de
las sondas espaciales que día tras día escudriñaban el cielo nocturno en busca de vestigios de la antigua
resistencia, resistencia a la que pertenecian y que aun contaba con pequeñas células trabajando en la
clandestinidad del espacio exterior.

Control de misión les había confiado la Isaac II, una de las pocas naves sobrevivientes al genocidio de
Montreal, último bastión de la defensa Norte, pidiéndoles encarecidamente que fuesen prudentes al momento
de penetrar en la frecuencia de ondas enemigas, ya que considerando el riesgo de ser detectados y perder
años de investigación alienígena, un año intentándolo era poca precaución.

Una de las pocas cosas que un astronauta e informático no puede darse el lujo de hacer es distraerse,
divagar tan solo unos segundos entre pensamientos y sombras al mando de una nave podía ser fatal, sobretodo
en una misión tan importante, así lo creía el Doctor Chang y se lo hizo notar a Callahan y a Kshov.

- Prestad atención a lo que hacéis, no perdáis el rumbo y tened mucho cuidado con la conexión, sobre
todo tu Ray

- Lo hare lo hare, no se preocupen por mí, tengo todo bajo control – dijo Ray Callahan volviendo de su
ensimismamiento.

- Yo me hare cargo Dr. Chang de que Callahan cumpla con su deber – musito alegremente Nicolai
Kshov.

- Mas les vale que no la jodan – dijo el Dr. Tsu Chang - segun mis calculos ya deberiamos estar cerca
de la zona de contacto. Callahan preocupate del angulo de recepcion mientras que Kshov revisa los
sistemas principales. Recordad que solo contamos con una oportunidad. - Dicho esto se alejo
rápidamente para volver a su trabajo en el laboratorio.

- Lo que nos faltaba un Chino que nos regañe – dijo Kshov

- Un Chino con acento español, aunque mucho mejor que tu espa-ruso – dijo Callahan sonriendo.

Desde la caída del imperio norte y sus tres superpotencias, chinos, gringos y rusos se vieron obligados
a trabajar juntos - por necesidad más que por voluntad propia – la cooperación entre ellos era de vital
importancia, pero el idioma había sido una barrera prácticamente insaldable. El orgullo de cada nación –
término ahora sin sentido – hizo imposible elegir una de las tres lenguas, por lo que se opto por una cuarta: el
español.

- ¿Lograste desencriptar la señal?

- Aun estoy en ello, estas malditas frecuencias me están dando más de un dolor de cabeza, dame 5
minutos más

- En 25 minutos más saldremos de orbita y tendremos que reconectar con Tierra, ya sabes lo
complicado que será encontrar otra oportunidad.
- No te preocupes Nicolai solo me queda una micro porción del espectro ultravioleta que analizar, mas
los ajustes previos antes de la conexión – esto último lo dijo tratando de sonar despreocupado ante su
compañero, sin lograr del todo ocultar esa sensación de desasosiego que lo embargaba - Para entonces
ya tendré los códigos de acceso.

- Y para entonces tendremos que desaparecer en el espacio.

Estas últimas palabras resonaron por un momento en la mente de Callahan. Centro toda su atención en
la pantalla del ordenador de la nave. Debía coordinar los movimientos generales de ésta junto con los de la
antena receptora del decodificador, para ello se valía de unos complejos joystick que recordaban la imagen de
unos curiosos anillos de plata en sus delgados dedos, conectados a finísimos hilos trasmitían hasta el más
pequeño pulso electro-nervioso emitido por los electrodos conectados en su frente a modo de cintillo. Gran
parte de sus movimientos se debían mas al instinto y a su desmesurada confianza que al rigor matemático, que
en algunas circunstancias habían valido mucho más que los complejos cálculos proporcionados por el Dr.
Chang.

Hace solo unos años se había logrado desarrollar la tecnología capaz de localizar, captar e interpretar
las frecuencias de onda energéticas emitidas por los satélites azurienses, mucho de esto se debía a los grandes
avances efectuados por el Doctor Tsu Mei Chang en el campo de las ecuaciones formo energéticas. A pesar de
no estar desarrolladas completamente, estas permitían comprender a grandes rasgos la conversión de energía
de alta frecuencia en partículas materiales y viceversa.

Uno de los usos más preocupantes - y cuyos efectos devastadores se sintieron en toda su magnitud en
la Gran guerra del primer encuentro - es la creación de ondas de energía de largo alcance que arrasaron con la
mitad de las urbes de Eurorusia en tan solo unos días. El Dr. Chang cree firmemente ser capaz de replicar
estos usos y volcarlos a favor de la causa humana, sin embargo la piedra de tope ha sido la decodificación de
la señal azuriense, una compleja maraña de cálculos encapsulados en frecuencias energéticas casi invisibles
para la tecnología humana. Mucho más cercanas a pensamientos que a algo sustancialmente perceptible, los
ingenieros a cargo de la captación y decodificación de la señal, debían poseer un talento innato, pero por sobre
todo un entrenamiento mental muy riguroso.

Ray Callahan era uno de aquellos ingenieros informaticos dispuestos a desentrañar aquellos codigos.
Era uno de los que mas codigos habia logrado decodificar sumando ya 13 de ellos. Sin embargo eran dos los
ultimos codigos que tenian en jaque a los cientificos e informaticos de toda la Tierra. La gran mayoría de los
códigos fueron interceptados desde la tierra, pero los más difíciles fueron aquellos que solo han podido ser
captados desde el espacio

Un año en órbita los había llevado a una rutina constante y Ray conocia perfectamente todas las
manias de su compañero Nicolai, que sigilosamente se acercaba tras su espalda.

- Iré a revisar los sistemas de navegacion y las demas unidades, Ray ¿seguro estaras bien solo?

- Si por revisar quieres decir ir a jugar con el telescopio, eres libre de ir

- Ya sabes cómo me fascina el cosmos

- Eres uno de los pocos astronautas que despues de tanto tiempo en el espacio no se a hartado de ver las
estrellas
- Hay más cosas en el cielo que en la tierra como diria el buen Isaac. Ademas hay maravillas que no se
pueden ignorar por mas veces que uno las haya visto

- No lo creería si no viera tu rostro asombrado con cada nuevo detalle que descubres

- Lo mismo digo de ti y tu obsesión por ese ordenador

- Es mucho más que un ordenador, sin el volariamos a ciegas y no podriamos volver a la Tierra

- Lo haríamos a la manera antigua

- Y tardaríamos una eternidad en completar la misión

- Si es que logramos completarla ahora - un silencio incomodo se apodero de ambos.

- Bueno por cualquier cosa que necesites ya sabes donde estaré

- No hay mucho espacio donde puedas perderte, Nicolai

Y asi Kshov se alejo tranquilamente a la sala de navegación, que no distaba mucho de la sala de
comunicaciones

Ya solo en la habitación Ray se quedo pensando un momento en las palabras de su amigo. ¿Y si no


volvían? existía una gran probabilidad de que fuesen descubiertos y capturados por naves enemigas ¿y si no
los capturaban y simplemente los destruian? no era un pensamiento muy reconfortante, pero no era muy lejano
a la realidad. Miro por una de las pocas ventanas de la cabina y vio más cerca que nunca aquella plateada
esfera que por tantos siglos inspiro al hombre a alcanzar el cielo. Se sintió pequeño y solo, sabia lo importante
que era esta mision pero el peso de ella lo abrumaba, tenia la sensacion de estar en un sueño o una pesadilla,
solo que al revés, para salir de ella dormía y cuando despertaba desaparecía esa realidad alterna a la que su
subconsciente lo llevaba cada vez que soñaba.

Al mirar con mayor detalle la superficie lunar se descubrió pensando en su amigo. Nicolai Kshov era
un ingeniero y astronauta Euroruso, que conocio poco despues de ser reclutados por la OMU y llevados a vivir
a la Metropolis de Valk. El provenia de la estación n° 13 Technotlican o más conocida como la "cuna de las
serpientes”, por el complejo cableado eléctrico y electrónico que envolvía a su ciudadela (cuna tambien de la
mayor parte de los informaticos) y Nicolai venia de la estación n° 25 (algo en ruso) una de las mas avanzadas
en sistemas de navegación espacial, siendo irónicamente una de las ciudadelas a mayor profundidad sin contar
a la propia Valk. De sonrisa facil y calida voz, no se condecendia con los duros rasgos de su delgado rostro,
pelo negro de corte militar combinaban con una barba cerrada e igualmente oscura, de mediana estatura y
cuerpo fornido daban la imagen de un típico soldado. Por su parte una vida tras los teclados no lo convertían
en el prototipo de astronauta, tampoco su metro setenta, sin embargo la destreza y sagacidad de su mente, ya
destacada en el ejercito, le habian valido el puesto para la mision.

Conecto la terminal del visor de navegación tridimensional y calculo las coordenadas y el tiempo de
alcance de la señal azurita, con su mano derecha navego por las distintas pantallas que tenia frente a sus ojos,
hologramas visibles solo en su campo sensorial, en busca de la frecuencia. Con su izquierda comenzo a girar
lentamente el gran armatoste que tenian por antena receptora procurando no desbalancear la gravedad
simulada dentro de la nave. Preparo los sistemas de propulsión lateral para ajustar el angulo de recepción de la
nave, la señal debía dar de lleno en la antena.Verifico la conexion con Control de mision que estaba a la
espera, faltaban no más de 15 minutos para interceptar la señal, despues de eso todo tenia que ser rapido y
preciso, ante una eventual huida o enfrentamiento, pues a pesar que la Isaac II no era una gran nave de
combate, era una de las mas veloces.

Hablo por el intercomunicador a la espera de Nicolai

- Nicolai puedes dejar de lado un momento el telescopio y verificar que los demas sistemas se
encuentren en funcionamiento

- Hace un momento revise los sistemas de propulsion principal y aun contamos con suficiente energia.
Pero te advierto que no es mucho el plasma que nos queda, tendremos que valernos de la inercia que
ya tenemos y reservar el resto por si debemos de cambiar de rumbo de forma drastica

- Pero contamos con las reservas de la capsula de escape ,podriamos hacer el traspaso ahora antes de
hacer contacto

- Puede hacerse pero debemos pensar en lo peor, no sabemos cuando esa capsula nos salvara el trasero
a los tres.

- Vamos Nicolai has heredado el pesimismo y la desconfianza de la antigua URSS en la guerra fría

- Esos no son mas que leyendas y mitos. Nadie sabe que paso antes de las Guerras Titanicas, además
creo que tengo ascendencia germana . Pero en lo de desconfiado tienes razón, mas vale ser precavido.

- Esperemos que resulte solo en paranoia tuya. Por cierto has visto alguna novedad en el gran cosmos

- Búrlate de mí si quieres. Pero no, nada nuevo solo observaba lo que quedo del viejo planeta rojo

- Deberíamos haberlo volado por completo cuando podíamos

- Eres un maldito lunático Ray. Solo te perdono por que no sabes nada de astronomia. Todo el sistema
solar se encuentra en un perfecto equilibrio, equilibrio que le tomo millones de años alcanzar despues
de la formacion de sus planetas. Si destruyeramos Marte se desencadenaria un cataclismo que incluso
afectaria de manera irreversible a la misma Tierra

- Pero nada ocurrió, destruimos gran parte de su superficie y si no contamos a Fobos podemos decir que
nada se perdió

- Nada se perdió para nosotros. Pero para Marte fue una catastrofe, la poca atmosfera que tenia se
desvanecio y las reservas de agua acumulada en sus casquetes se perdieron para siempre.Ademas la
influencia que tenia Fobos sobre el planeta era considerable. Has pensado que pasaria si hubiesen
destruido nuestra Luna.

- No lo hicieron porque no se lo permitimos

- No lo hicieron quizás porque sabian lo que ocurriria.Gran parte de los restos de Fobos han sido
absorbidos por la gravedad del mismo Marte y de su otra luna.Pero el resto son ahora asteroides a la
deriva que mas de un problema han causado, es una suerte que la mayor parte de los que han llegado a
nuestro espacio han sido atraido por la luna y no han caido en Tierra

- No seria mucha la diferencia a la actual superficie del planeta

- No lo seria en el presente pero luego de siglos esos meteoritos podrian terminar con toda la atmosfera
- Eso si que seria un problema, luchariamos en vano por recuperar la Tierra, ¡pero bueno en fin! Por
cierto que esta haciendo Chang.

- Lo de siempre, revisando cálculos, teorizando no lo sé.

- Bueno sigue en lo tuyo, ya sabes que no me gusta hablar por el intercomunicador, estoy fuera

Lo que no sabían era que el Dr Chang no se encontraba ya en el laboratorio. Ensimismado en sus


pensamientos se había marchado a su habitacion, ahora ya acostado en su cama-cubiculo miraba el techo en
busca de soluciones a sus ecuaciones. Cada tornillo, tuerca y unión que veia, en su cabeza no representaban
mas que particulas y enlaces que solo el imaginaba y entendia, aunque no del todo. Escuchaba a lo lejos como
un tema de fondo, o ese ruido estatico que producian los televisores del siglo XX, la conversacion que
Callahan y Kshov llevaban por el intercomunicador, esos dos chiquillos de no mas de 20 años tenian en sus
manos el destino de la humanidad mientras que el ya sobre los 55 no podía hacer mas que verlos ejecutar sus
ordenes y calculos. Desde hace ya 40 años venia investigando y continuando el trabajo de su padre, miembro
activo de la comunidad científica de la antigua Indochina este le traspaso no solo sus genes y conocimientos
sino que el martirio de llevar la obsesion por las ecuaciones al límite de la locura. Reviso nuevamente los
calculos en su mente y conforme iba descubriendo algo nuevo mas se sumía en la somnolencia; sus parpados
cansados, como cortinas de hierro caian sobre sus ojos. Una niebla mental parecia interponerse entre el y sus
preciadas ecuaciones que se alejanban y confundian en el horizonte hasta que cayo rendido en un sueño
profundo

... no t e d u e r m a s, n o d u e r...... ¡despierta!

Solo faltaban unos minutos para la conexion y Ray no podia dejar de sentirse nervioso, reviso
nuevamente todos los sistemas, e inconscientemente miraba el detector de energia. Tenia la forma de una
esfera de cristal semitransparente que irradiaba un tenue amarillo debido a la energía solar. Dentro de ella se
veia una representacion del espacio cercano, al pasar ligeramente la mano sobre ella, esta giraba y ampliaba
cualquier sector. En el tenue amarillo general destacaban ciertas zonas donde las altas concentraciones de
energia daban un tono mas oscuro y naranja en sus cercanías, mientras que las zonas frias se mostraban mas
azuladas. Mirar aquella esfera lo calmaba y en ese momento era todo lo que necesitaba. Al igual que si fuese
un ritual se coloco ceremoniosamente el casco-cintillo de la consola, tomo los joystick uno en cada mano y
acaricio los anillos mientras dedo tras dedo se sumergia en la interfase.

No alcanzo a ver como el claro resplandor de la esfera desaparecía consumido por el fulgor rojizo que
se abría paso en el espacio, devorando el negro manto de oscuridad que los cubría
Capitulo 2: Bajo la oscuridad

Vivir por más de 20 años en un bunker bajo 3700 metros de profundidad, sería impensable para
cualquier humano, pero para el Comandante Tomas O`riley era un sacrificio a tolerar, en comparación con los
horrores vividos en los campos de concentración lunares, horrores que cada noche atormentaban sus sueños
arrancándolo de raíz de toda realidad. Luchar contra lo imposible, marco desde el inicio su carrera militar.
Reagrupar los escombros del ejército luego de una guerra sin tregua contra los azuritas, fue uno de sus
mayores logros, así como también una afrenta imborrable en su orgullo. Relegado al olvido, ahuyentado a los
abismos más profundos del hombre, supo mantener viva la esperanza de los sobrevivientes, aquellos que aun
recuerdan con nostalgia su hogar.

Todo el peso de la humanidad recaía en sus hombros, mas no se encontraba solo, hombres y mujeres
valientes le habían demostrado con los años que todo era posible, sobretodo Zanira, capitana y mano derecha
suya, se había convertido en todo un estandarte de inteligencia y belleza. La miraba con ojos de padre, un
padre severo y a la vez orgulloso de sus proezas. A pesar que nunca lo reconocía, todos veían ese acuerdo
tácito de cariño y admiración del uno hacia el otro, pero por sobre todo veían un padre dolido por la pérdida
de su verdadera hija.

Organizar toda una operación bajo las sombras requería de mucha paciencia, bien lo sabía la Capitana
Zanira Tyler, quien continuamente tenía que lidiar con el malgenio del comandante.

- ¿Cuándo tendremos noticias del Isaac II? Desde esa extraña interferencia no hemos podido re
establecer contacto con ellos – pregunto Zanira cautelosamente.

- No sabemos lo que ocurrió, como tampoco tenemos en nuestro poder los códigos alfa y beta. No sé
cómo pude confiar en Callahan, es igual de impetuoso que su padre – dijo el Comandante
visiblemente ofuscado.

- Nunca ha confiado en él, solo lo hace porque es el mejor infiltrador de redes que poseemos

- ¿Infiltrador de redes? ¿es así como lo llaman? ¡vamos es un simple pirata informático jugando a ser
héroe! Desde que fue elegido por Chang, no has hecho más que protegerlo.

- ¡No es que lo proteja! Solo que es el único capaz de manejar el decodificador como si el mismo lo
hubiese inventado – todo esto lo dijo con un leve rubor subiéndole por el rostro, mas no parecía
avergonzarle más bien parecía llenarle de orgullo – Además el Dr. Chang confía en él y yo confió en
su buen juicio.

- Un buen juicio no compensa los errores de él y su sangre, como tampoco lo critico de la situación. Si
no tenemos pronto noticias de esos pobres infelices, tendremos que dejar de trasmitir y no podrán
volver a contactar con la base

- No podemos dejar de buscarlos Ud. Sabe que depende de esta misión completar los códigos. sin ellos
no podremos jamás dominar por completo el formoenergizador. El Dr. Chang es el único capaz de
resolver las ecuaciones y Callahan el único capaz de captarlas. Debemos esperar, se que poco le
importa la vida de ellos pero se también que no puede hacer nada sin los códigos.

- Ya tenemos a hombres trabajando en ello, bien lo sabe que nadie es indispensable y menos si pone en
riesgo a toda humanidad. ¿O no recuerda el incidente hace 4 años en la estación nº 1?
- Lo recuerdo bien, es la estación donde crecí. Sí no fuera por el sacrificio de ellos en aquel entonces
hubiesen descubierto las demás estaciones y hasta puede que a la misma Valk.

- Nada de aquello habría sido necesario si no se hubiesen expuesto a las sondas azuritas.

Aunque intentó no enfurecerse, la capitana Tyler no pudo controlar su ira.

- ¡Solo así se consiguieron los códigos gamma! Aun estaríamos a ciegas si no fuera por ellos y Ud. les
resta valor. Si tuviese por lo menos un poco de ese valor, no dejaría a su suerte a la Isaac II

Sin darle más vueltas a las palabras del Comandante apresuro el paso a la sala de telecomunicaciones,
cruzando un pasillo apenas iluminado con una tenue luz rojiza que se encendía a su paso y se apagaba al
avanzar. La sombría luz parecía coincidir plenamente con los pensamientos de la Capitana Tyler, de una
preocupación creciente con el paso de las horas. Ya en la sala pregunto a viva voz sin siquiera anunciarse.

- ¿Cómo va la localización del Isaac II? – aun con la voz agitada por la discusión.

- Aun nada, no es mucho lo que podemos hacer sin correr el riesgo de ser detectados. Por seguridad
hemos reasignado la emisión de la señal a la estación 15, pero dudo que tengan mucha suerte con el
equipo que poseen – respondió un joven de pelo rojizo, de no más de 16 años.

- Hagan lo posible por prestarles ayuda, esta misión es de máxima prioridad para todos – lo dijo ya sin
importar que notasen su preocupación

- A esta profundidad el espectro que podemos captar de la nave es acotado, sobre todo si se encuentran
tras la luna. Lo más efectivo es mandar una sonda a superficie pero ya sabe el peligro que conlleva

- ¡No es necesario que me lo recuerde soldado! – esto lo dijo molesta por la impertinencia - ¡Sobre todo
a mí!

- Si Capitana, lo lamento – avergonzado el muchacho agacho la cabeza y volvió a clavar la vista en los
monitores.

Todo resultaba extraño a los ojos de Zanira, se suponía que interceptarían la señal y la transmitirían a
Tierra antes de ocultarse en la penumbra de la luna. Sin embargo ya iban más de 3 horas desde que perdieron
toda comunicación con la nave. Inteligencia Astroespacial habia detectado un gran aumneto energetico
provenniente de la superficie marciana solo unos momentos antes de perder la conexion, pero la interferencia
ocurrida desabilito todos los satélites y corto toda señal. Sin poder hacer contacto con la Isaac II y tampoco
localizarla, solo quedaba dejar la transmisión abierta a la espera de señales de vida desde la propia nave.

Siempre se consideró un hombre razonable, nunca hablaba más de la cuenta, sus órdenes eran precisas
y directas. Todos le respetaban, sí bien era conocido por su mal carácter nunca su juicio se vio afectado. Y era
aquello lo que le tenía más furioso, era innegable que Callahan y Chang eran de vital importancia y sin
embargo no podía permitir que la Capitana le tratase como a un niño frente a todos los demás.

Al marcharse de la sala de comandos, tomo el ascensor que comunica los distintos niveles de la gran
metrópolis. Cualquier hombre podía subir pero sólo unos pocos tenían acceso a los niveles inferiores. Colocó
su palma sobre el escáner frente suyo y dígito su clave personal, una brillante luz azul indicaba que todo
estaba en regla. Mientras aumentaba la aceleración sintió una punzada en el pecho que lo obligó a encogerse
sobre sí mismo. Era una afección normal entre los que descendian de un sólo envion, siempre se recomendaba
bajar a los niveles inferiores de tramo en tramo o muy lentamente al igual que un buzo se sumerge a las
profundidades del océano.

No tenía tiempo para aquello, nunca lo tenía. De a poco se enderezo, vio pasar los niveles
administrativos y las oficinas gubernamentales, ya sólo faltaba dos niveles más. Al bajar observó
detenidamente las instalaciones, todos sabían de la existencia de los niveles de investigación donde cientos de
científicos se dedicaban día tras día a mantener con vida la ciudad de Valk, más nadie sería capaz de imaginar
la inmensidad de todo aquello. Se podía discutir por toda la eternidad quién de los tres imperios tenía el
dominio y la responsabilidad de la supervivencia humana, más lo cierto era que el corazón de la humanidad se
encontraba en los abismos del último nivel.

Avanzó con paso firme y natural por las blancas e incólumes losas, el descenso pareció calmar la furia
previa que ya remitia sólo a un leve ceño fruncido. Abajo lo esperaba una pequeña mujer, cubierta por un
largo y blanco delantal su piel y su rostro se confundian con el frío tono de su voz, sólo el fulgor de sus ojos y
la roja cabellera que cubría sus hombros le daban vida y pasión a quién ha crecido entre teorias y tubos de
ensayos. Hace sólo unos momentos se había enterado de la situación de la tripulación de la Isaac II, para la
Doctora Mitre no representaba misterio alguno la presencia del Comandante O'riley, como tampoco su mal
carácter. Durante toda su carrera más de alguna vez le tocó lidiar con hombres impacientes y obstinados,
sobre todo aquellos que ponían en duda sus capacidades, considerando que ya tenía a cargo las secciones
3,7,9,15,16 y 17 a la joven edad de 16 años.

- Acaso no es aún muy temprano, la reunión con la junta es dentro de algunas horas más - miro
compulsivamente su reloj - Exactamente en 9 horas y 12 minutos

- Para usted no es motivo de sorpresa verme aquí, por lo visto me estuvo esperando - inconscientemente
sonreia al hablar con la Doctora, su belleza parecía obviar su falta de protocolo ante el Comandante.

- He suspendido mis actividades por un breve período a la espera suya

- He decidido adelantar la reunión para las 1030 horas, pero primero tenía que hablar con ud. No pensé
que a estas horas estuviese despierta

- Ya llevó cerca de 2 horas trabajando, me disponía a desayunar en unas horas más.

Sorprendido el Comandante no pudo evitar preguntarle - pero sí aún no son las 5 de la madrugada,
como puede verse tan her...-

- No llegué a donde estoy durmiendo. Control de misión nos alerto apenas perdieron comunicación con
la nave. Lo que me extraña es que no hubiese estado aquí antes.

- Estuve ocupado organizando ...

- No le estoy pidiendo que se excuse conmigo. No soy quién para exigirle nada - sin previo aviso giro
sobre sus talones y caminó hacia la entrada de la sección siete.

Avergonzado siguió desde atrás la delgada silueta de la joven. A contraluz parecía más frágil de lo
que sus fríos modales permitían ver.

La sección siete sí bien no era una de las más numerosas en personal o la de mayor tamaño, siendo
estas las de biólogos, era una de las más importantes y la que mayores recursos energéticos ocupaba.
Atravesando un largo pasillo que dividía a ambos lados lo que parecían ser anillos concentricos de
laboratorios, llegaron al salón principal. Conocía bien las instalaciones y sin embargo nunca había entrado a
aquel salón, de blancas paredes curvas. Un gran mesón transparente yacia en el centro y sobre él varias capas
semitransparentes del grosor del papel flotaban azuladas a modo de planos. Alrededor una treintena de
pantallas holograficas repletas de notas, cálculos y diseños que parecían solo garabatos ante los ojos de O'riley

- Discúlpeme por el desorden pero entenderá que lo único que nos preocupa es nuestro trabajo y no se
nos da mucho él recibir visitas

- Veo que han progresado bastante, sobretodo en juguetes - una pizca de malicia dejó entrever en sus
palabras el Comandante, más sí Mitre lo captó no lo hizo notar.

- Nos ayudan bastante y aunque parezcan sólo pizarras, son en sí nuestros ordenadores. En ellos está
toda la información del proyecto Umngamma - poso con gracia una de sus manos sobre la mesa,
desplegando consigo uno de los planos holograficos frente a ella - Aquí están las configuraciones de
todos los códigos anteriores, hemos probado más de 200 trillones de combinaciones y sólo una serie
hasta ahora es estable. Por su complejidad se asimila mucho al genoma humano

- Lo que yo quiero saber es si es posible que él formoenergizador funcione sin los códigos faltantes

- Para serle franca sin esos códigos estamos a ciegas, son una especie de llave dentro de la cadena.
Desde la noticia trabajamos sin descanso bajo el supuesto de que no se consigan aquellos dos, salvo
por éste salón todos los demás están a máxima capacidad

- ¡Necesito una respuesta clara! No me sirven las ambigüedades las vidas de una tripulación dependen
de su respuesta.

- No se lave las manos conmigo Comandante, esas vidas no son de mi incumbencia como tampoco mi
decisión. Pero a lo que a mi concierne en éste momento esa pregunta es imposible de responder pero
para la hora de la junta con el comité la tendré

Ray no sabes lo que te pierdes metido en esa consola - pensaba el Euroruso - Si tan solo vieras las
maravillas del cosmos como yo las veo - tomo los controles del telescopio de la nave y apunto a la luna con
aquella destreza adquirida por la rutina y las cientos de horas de simulaciones en su juventud bajo tierra

- Ya no queda nada de las colonias lunares, realmente una lastima no haber estado alli- dijo apenado-
aunque tampoco se si hubiese sobrevivido a los Veinticincos. Por lo menos algo bueno para muchos.

Bajo su mirada y ensoñaciones resplandecia la luna. Compañera absoluta del tercer planeta yacia
aprisionada por su gravedad, con un brillo mucho más tenue parecía triste y solitaria, abandonada a su suerte
luego de albergar a toda una raza desplazada por la necesidad y la codicia.

Interrumpio un momento sus divagaciones y pulso el interruptor del intercomunicador, a la espera de


compartir sus pensamientos

- ¿Callahan sigues ahí? ¿me escuchas? - espero la respuesta del otro lado - ¡Maldición ya estas
conectado a tu estúpido juguete, a veces pienso que solo lo haces por gusto.
Cuando volvió su atención al visor del telescopio este ya no apuntaba a la luna. No se percato del
detalle pero sí de la clara luminiscencia del espectometro, extrañado del suceso decidió averiguar

- ¡Pero qué rayos es eso!

Apresurado puso en funcionamiento todo el aparataje instrumental que tenía a su disposición, sí bien
la sala x no contaba con el equipamiento completo la idea de descentralizar los comandos por parte de los
ingenieros Eurorusos en estos momentos era de gran utilidad

- ¿paranoia rusa? dale las gracias al Kremlin idiota

Mientras esperaba unos momentos los análisis, tomo nuevamente en sus manos el telescopio. Su
curiosidad pasó a segundo plano y sólo pensó en el extraño suceso que ante sus ojos se formaba. Pequeños
hilos dorados bailaban en el espacio, jugaban entre dos mundos totalmente distintos como dedos que buscasen
el tierno contacto de otras manos, aquellos hilos se regocijaban buscando el centro cósmico de ambos cuerpos
celestes. A pesar de la belleza de aquel espectáculo el miedo a lo desconocido fue mucho más fuerte en él.
Busco a tientas el interruptor del intercomunicador pero está vez pronunció el nombre del único hombre capaz
de darle una respuesta.

- Tsu me oye - jamás lo había tratado de esa manera, pero el miedo lo hizo saltarse todo miramiento
que no fuese una explicación - Tsu despierta

- ¿Quién habla? ¿que es lo que sucede? - la voz de Kshov siguió como sí no lo escuchara

- Tienes que ver esto es una anomalía en el sector MLT- 425, te enviaré las imágenes.

- En éstos momentos no me encuentro en el laboratorio - no despertó del todo pero se incorporó con
demasiada prisa como para percatarse del techo del cubículo- cama, como tampoco de que aún no
encendia el intercomunicador - ¡Demonios! - mascullo entre dientes

- ¿Maldición acaso vine sólo en está puta nave? - más que nervioso ante el silencio, el joven
Cosmonauta activo los altoparlantes de la nave. Ésta vez su voz reverbero por todos los pasillos- que
todo dependa de mi es un abuso

- Te escucho- está vez el Dr. Se aseguró de mantener presionado el interruptor - ¿Porque tanto
alboroto?

- Esperé un momento - la voz de Kshov tenía un tono de sorpresa- los análisis muestra........... Debe ser
un errghjr... Es prec...

- Kshov que está pasando- antes de terminar la frase ya salía de su habitación esperando una respuesta
pero la voz de Kshov no sonó más

Mareado aún por el golpe en la cabeza avanzó tambaleante por el pasillo. La luz del laboratorio tenía
una potencia mayor a la normal penumbra de la nave, enceguecido busco a tientas el monitor, no hacia falta
que lo encendiera. La imagen que tenia delante suyo solo la habia visto en simulaciones holograficas y en sus
sueños, mas que sueños pesadillas, vestigios de recuerdos. Un aterrador silencio lleno por completo el espacio
y antes de llegar a comprenderlo del todo las luces se apagaron.
Ray! ¿sigues ahí? ¡responde maldita sea! Lunatico gringo responde ! - golpeaba incesantemente el
intercomunicador y al no recibir respuesta giro nuevamente hacia la lente del telescopio Que todo dependa de
mi es un abuso- pensó.

¿Cuanto ha sido el daño ?

Los propulsores principales ya no sirven. Gran parte del casco de la nave fue desintegrado y se perdió toda
conexión con tierra. Sólo los sistemas vitales siguen en funcionamiento y he desactivado el simulador de
gravedad para redirigir la energía a la sala de navegación y decodificación

¿De dode vino todo eso?

Se presento una anomalía en el punto de lagrange Marte-luna y lo único que supe luego es que la nave fue
impactada

Calahan no responde a mis llamados. Debió darse cuenta

Yo tampoco se nada de el pero el ordenador indica que ese sector no sufrió daños más que la incomunicación

Que podemos hacer

Primero tenemos que llegar donde está Ray y tratar de comunicarnos con control de misión

Sumergido en la interface pensamientos confusos eran iluminados continuamente por un sonido


agridulce y fosforescente. Era extraño y a la vez hermoso, todo parecía irradiar luz incluso el mismo. Aunque
trato de ver y sentir sus manos, parecían no estar presentes en forma física. Lo último que recordaba fue el
brillo del espectometro antes de conectar con la interface. Ciertamente nunca habia experimentado la interfaz
de tal manera, mas no le era ajena.

- ¿Habré enloquecido? ¿Dónde estoy?

No pudo articular palabra alguna, no obstante surgió su voz por todos lados, como una extensión de
sus procesos mentales. Cerró los ojos y se sorprendió al notar que seguía viendo. Sabía lo que tenía que hacer
y luego que recuperó la compostura se concentró los más que pudo. Ya comenzaba

Capitulo 3:

Previo al primer encuentro la situación del mundo seguía los cánones impuestos en el siglo XXI por
las tres superpotencias dominantes. Norteamérica, conformada por la unión de las antiguas México, U.S.A. y
Canadá, basaba su economía en el control del petróleo de medio oriente y la república Bolivariana – a pesar
de que la tecnología del petróleo era obsoleta, mantuvieron cautivas las tecnologías que la reemplazaban –
junto con el desplome de las economías de Sudamérica, los grandes yacimientos de cobre abastecían la
demanda tanto de Norteamérica como de Indochina.

Por su parte Rusia impuso su sello en las economías del viejo continente y acabo con todos los
vestigios de las antiguas monarquías europeas, y más importante aun a todos los banqueros en quienes
realmente residía el poder. Paso a llamarse Eurorusia, por el uso del Euro como moneda oficial, y se apodero
de toda África en una cruenta guerra contra Norteamérica, en la que los únicos que sufrieron fue la población
local.

En el otro extremo se cumplió lo que muchos vaticinaban, Indochina desplazo a las otras dos
potencias de todo el oriente y Oceanía. Su superioridad numérica, que en un pasado habia significado
hacinamiento y hambre, habian sido utilizados en la conquista de todas las fronteras, inclusive las fronteras
marítimas y espaciales. Caracterizada por ser un regimen socialista, era muy poco lo que se sabia fuera de sus
fronteras, solo se sabe que en el transcurso de la primera guerra titánica entre Norteamérica y Eurorusia, estos
anexaron todo el pacifico erradicando todas las colonias de las demas potencias

Fue entonces que mientras Norteamérica, Eurorusia e Indochina se dividían el mundo se produjo el
Primer encuentro. La necesidad creciente de expansión y exploración de las tres superpotencias los llevo a
dividirse las colonias lunares establecidas despues de dos décadas de dura lucha en el espacio. Sin embargo
para ese entonces y luego de perder las colonias lunares Norteamerica en secreto habia logrado grandes
avances en la exploración del planeta rojo. Con el fin de aprovechar los recursos minerales y estratégicos de
Marte, construyeron una base espacial en una de sus lunas

- Lo noto preocupado señor, que es lo que le impide dormir en esta noche de luna llena. Si es por la
baja ley, le aseguro que los nuevos yacimientos en El Salvador seran suficientes para todas las bases.
Apenas tengamos el suficiente mineral lo haremos llegar a la base de Córdoba

- El abastecimiento no es lo que me preocupa. Mira aquella luna, tan pequeña en relacion a esta Tierra
y a la vez tan cercana e inmensa ante nuestros ojos, te has preguntado alguna vez ¿que nos llevo a
colonizarla? , ¿quien nos dio el derecho a pisar su suelo y apoderarnos de ella? ¿acaso somos distintos
a aquellos que cruzaron el mar rompiendo el horizonte en busca de un nuevo mundo?

- Si ellos no nos creyeran distintos a los del Norte jamás permitirían nuestra existencia.

- Es verdad pero seguimos siendo humanos

- Hemos aprendido de nuestros errores y eso es lo que cuenta.

Aun pensativo el Supremo Espíritu siguió caminando por el empedrado sendero. Iluminado por la
tenue luz plateada, observaba desde las alturas el pueblo de sus ancestros. Entre el cielo y sus altas cumbres el
valle parecía irradiar tranquilidad desde cada roca, cada planta y cada ser viviente que lo habitaba

- Cómo va la reforestación en la pampa, he leido informes que aseguran llegar a 20.000 hectareas
plantadas de aquí a 6 meses.

- Es cierto la plantación va muy bien, lo dificil es mantener con vida aquellos bosques. La calidad del
aire en ese sector no es la mejor y los suelos aun con el tratamiento termico siguen siendo muy acidos,
se sigue experimentando con distintas especies y se han logrado avances realmente sorprendentes

- Si, lo que quiero saber realmente es si las plantaciones sobreviviran al frio de octubre
- Hay grandes posibilidades de que este invierno la temperatura no sea tan baja. Hemos
reacondicionado el sector con otras variedades para que absorban el impacto y los invernaderos estan
reforzados contra las ventiscas por si necesitamos replantar la zona. Tambien se reintrodujeron las
especies nativas empezando con las de mayor resistencia, esperamos a que en un par de años
recuperemos un 30 % del ecosistema

Una leve sonrisa surco el rostro del Supremo Espiritu, los años al mando y toda una vida de trabajo y
rigor endurecieron sus facciones mas no su impetu. Los avances eran lentos y dificiles de mantener, sin
embargo era el espiritu de la comunidad lo que realmente importaba. Habían recuperado la esperanza y mas
que eso la conviccion en si mismos, pese a que aun miraban con recelo a los viejos fantasmas del Norte.

Faltaban solo unos días para la ofrenda y la gran mayoría de los preparativos estaban listos.

CAP 4

- .... Regresaste?

- No tengo mucho tiempo

- Te quedaras conmigo

- Solo lo justo

- Me prometiste

- Aquí sobra el tiempo ¿o no te has dado cuenta?

- Acaso no eres muy pequeña para hablarme así

- El mundo gira más rapido de lo que nosotros corremos :)...

Capx

- Puede ser que nuevtro aspecto sia muy difek'rente al suyo, la bagja gravedad de nuevtro platneta, un
tercio de la suya, nov permitio crecer mas alla de lo que el mas alto de uds podria llegar alcanzar. En
cierto modo esta ventaja fisica junto con nuevtras longjevas vidas, que en promedio alcanzan los 200
años marcianos, nos permitio madurar nuestra conciencia al mismo paso que desarrollamos nuestra
tecnología

- Pero nunca trataron de contactarse con nosotros? muchos de nuestros lideres han negado por decadas
tener contacto con otras civilizaciones.Acaso no pudo solucionarse de otra forma, no negociaron antes
con nuestro gobierno?

- Su propia naturaleza los hace ingobernables, muchos de sus líderes lograron gobernarse a sí mismos,
alcanzaron lo que nosotros llamamos " lumina" o iluminatcion. Asi como lo hicite tu ellos lograron
entendernos y volvieron como guias de vuestro pueblo, muchos de aquellos conceptos eran
ininteligibles para los demas humanis y fueron distorsionados con el paso de las generaciones. Solo
algunos pueblos mantuvieron dentro de si aquellos conceptos, los transmitieron como rituales
misticos, enseñanzas y parabolas que inculcaron nuestros principios

- De que principios me hablan destruyeron el 70% de la poblacion mundial y todas las naciones del
norte

- Fueron ustedes mismos los que se estaban matando entre sí, antes de nuestra llegada. Se les hizo tan
normal que ni siquiera ahora me crees

Ahora empieza tu camino , solo tu eres el señor de ti.El progreso esta en tu espiritu y no en una
ciudad. Solo tu elige sus destinos , solo tu decide invertir en tu alma o en una guerra nuclear

En ellos he visto el miedo a la soledad, miedo a la muerte y al dolor al terminar de amar

Hay un lugar donde el sol funde el amor y el dolor escucha tú corazón

Tras la huida las nociones de dinero, propiedad, derecho y comercio perdieron toda validez.
Sobrevivir fue lo primordial y cada ser, cada alma y criatura viviente dedicaba su vida y sus manos al
bienestar común a cambio de seguir existiendo. Uno de los grandes problemas fue el abastecimiento de
alimentos, la construcción y almacenamiento de comida originales de la ciudad de Valk contemplaba sólo 3
años para una población no mayor a los 500.000 hombres. Naturalmente y pese a todos los esfuerzos del
gobierno central no se pudo evitar el aumento de la tasa de natalidad, por cada boca nueva que nacía en la
oscuridad un día menos de provisiones se calculaba para toda la población. Sólo entonces la humanidad valoró
lo que había perdido, verdes campos, aire puro bajo un sol radiante, no eran más que un triste anhelo. En un
mundo donde sólo poseían oscuridad, el único bien tangible era la luz o en términos más prácticos la energía.
Especializados en convertir materia en energía, nunca habían pensado en el proceso inverso hasta que los
azuritas aparecieron

Henry era uno de aquellos nacidos en la oscuridad , como todos no poseía nada. En sus bolsillos sólo
tierra , la misma tierra que alguna vez con sus propias manos su padre hizo a un lado. Cada vez que recordaba
aquello parecía oler en el aire, impregnada en la roca, la sangre de quienes dieron su vida en el pasado,
despertando aquel dolor interno que el peso de su apellido producía.

Odiaba su herencia, el legado de un hombre convertido en héroe tras seguir sus convicciones y hacer
lo correcto Sólo su fe le traía sosiego, el señor era su pastor en un mundo olvidado por Dios

Capitulo z

Despertó agitado. No era común en él soñar y menos con aquel nivel de detalle. A pesar de ser un
sueño nada de lo que soñó era imaginado. Era un recuerdo, una imagen vívida a todo color de naves cruzando
los campos y praderas, girando sobre sus cabezas repartiendo muerte y desdicha por doquier.
Todo empezó como un tenue soplo de viento cálido de verano, el sol ya terminaba su turno y se
despedia con tristeza hasta un nuevo día entre montañas, valles y arreboles púrpuras en el horizonte.
Anocheceria pronto, una tras otra cada casa se fue llenando de luz y en alguna que otra sólo el fulgor de las
brasas mantenía a raya el frío que se colaba por la puerta.

Era un invierno seco,de frías heladas y pocas nubes, donde ni una sola de estas se habia atrevido a
bañar los campos hasta ese día. Aquel séquito de nubes que escoltaba al rey sol en su marchar, lo abandono
repentinamente para volverse sobre si mismas y sobre sus pasos. Cubrieron el cielo y la noche con un rojo
carmesi, la lluvia bañaba de sangre los rostros de aquellos que se asomaron a ver tal milagro. En lo más alto
un puñado de aquellas nubes danzaban con frenesi en círculos concentricos, iluminadas por los últimos rayos
de luz tomaron forma definida, semejantes a barriletes siguieron girando hasta que la gran nube en el centro de
ellas se hizo jirones y una potente luz rasgo el cielo rojizo, dando pasó tras de sí a la negrura absoluta del
espacio exterior.

Muchos creerian que su blanco principal serían las grandes ciudades, metrópolis inmensas atestadas
de personas, donde el poder del gobierno residía en bellos palacios burócratas, arquitectonicamente perfectos
pero funcionalmente inútiles.

Sin embargo lo primero en arder fueron los campos, aquella luz rojiza bajo como un rayo, sólo que sin
el trueno que anunciara su presencia, arrasando por igual casas, graneros, animales y siembras, volviendo
cenizas y polvo toda la vida a su paso.