Está en la página 1de 448

N i n g u n a p a r t e d e e s t a p u b l i c a c i ó n , i n c l u i d o el d i s e ñ o d e la c u b i e r t a , p u e d e sel r e p r o d u -

c i d a , a l m a c e n a d a o t r a n s m i t i d a e n m a n e r a a l g u n a n i p o r n i n g ú n m e d i o , ya s e a e l é c t r i c o ,
q u í m i c o , m e c á n i c o , ó p t i c o , d e g r a b a c i ó n o d e f o t o c o p i a , sin p e r m i s o p r e v i o d e l e d i t o r .

© EDITORIALJURIDICA DE CHILE
C a r m e n 8, 4 p i s o , S a n t i a g o
y

Registro de Propiedad Intelectual


I n s c r i p c i ó n N" 5 8 . 9 6 6
Santiago - Chile

Se terminó de reimprimir esta cuarta edición


d e 5 0 0 e j e m p l a r e s e n e l m e s d e j u l i o ele 2 0 0 5

IMPRESORES: Imprenta S a l e s i a n o s S. A,

I M P R E S O E N C H I L E / P R I N T E D IN C H I L E

ISBN 956-10-0189-6
C A R L O S IHICCI C L A R O
Profesor Mular de Derecho Civil
Facultad de Derecho
Universidad de Chile
Profesor de Derecho Civil
Universidad Gabriela Mistral

DERECHO CIVIL
PARTE GENERAL

EL D E R E C H O PRIVADO Y E L D E R E C H O CIVIL

T E O R Í A D E LA L E Y

SUJETOS DEL DERECHO

OBJETOS DEL DERECHO

LA RELACIÓN J U R Í D I C A DE D E R E C H O PRIVADO

T E O R Í A DE L O S A C T O S J U R Í D I C O S

T E O R Í A D E LA P R U E B A

CUARTA EDICIÓN

E D I T O R I A L

JURÍDICA
D E C H I L E
N O T A A LA C U A R T A E D I C I Ó N

Ksla edición h a sido puesta al día de acuerdo con la legislación


vigente en diciembre de 1 9 9 4 .
A su texto se han incorporado las nuevas normas dictadas a
esa fecha sin interferir en la redacción original del autor, y elimi-
nado las referencias a disposiciones derogadas, m a n t e n i e n d o fiel-
mente el espíritu de la obra.

EL EDITOR
CAPÍTULO I

INTRODUCCIÓN

EL ORDENAMIENTO JURÍDICO

1. El o r d e n a m i e n t o j u r í d i c o está constituido por el conjunto


de imperativos j u r í d i c o s vigentes en una comunidad.
Estos imperativos, creados o reconocidos por el Estado y san-
cionados por él, constituyen el o r d e n a m i e n t o j u r í d i c o estatal. Pero
a u n q u e éste es el más importante de los ordenamientos j u r í d i c o s ,
n o es el único. Existe una pluralidad de ellos.
El de los demás Estados forma el o r d e n a m i e n t o internacional;
éste sólo p u e d e t e n e r autoridad en el régimen i n t e r n o en cuanto
y en la medida en que el Estado le r e c o n o z c a eficacia.
Finalmente, dentro del mismo Estado p u e d e n existir otros
complejos j u r í d i c o s , otros estatutos, que podrán tener valor en
cuanto el propio Estado se los c o n c e d a .
D e n t r o del o r d e n a m i e n t o estatal interno, los preceptos jurídi-
cos tienen ciertas características.
E n primer término t e n e m o s la alternatividad o bilateralidad
del d e r e c h o . Esto significa que el d e r e c h o regula las relaciones
entre los h o m b r e s . U n a c o n e x i ó n entre dos términos, los cuales se
influyen r e c í p r o c a m e n t e .
C o m o lo veremos más adelante, estas relaciones humanas re-
guladas por el d e r e c h o constituyen la relación j u r í d i c a .
En segundo lugar d e b e m o s señalar la estatalidad del d e r e c h o .
Dentro de este t é r m i n o se encierran dos c o n c e p t o s distintos. Pri-
mero, que es el Estado el que crea o r e c o n o c e las normas obliga-
lonas. Segundo, que es el Estado el que garantiza la observancia
del o r d e n a m i e n t o jurídico.
Al decir que el Estado "crea o r e c o n o c e " las normas, significa-
mos que lales preceptos pueden ser dictados directamente por el
II) I H R K U I O CIVIL. I'ARII ('.I.NI.RAI

Estado, o bien que éste puede r e c o n o c e r los que se derivan de


otras fuentes. T a l sucederá c u a n d o dé valor a la costumbre o
r e c o n o z c a una Convención Internacional.
P o r último, d e b e m o s señalar la obligatoriedad del d e r e c h o .
Esto significa que n o es voluntario para los particulares el
someterse o n o a las normas de d e r e c h o ; están obligados a hacer-
lo. Por ello el o r d e n a m i e n t o j u r í d i c o establece diversas sanciones
para el incumplimiento del d e r e c h o , sanciones distintas en su
c o n t e n i d o y que son más o m e n o s graves en proporción a la
importancia de la violación en que se ha incurrido.
T r a d i c i o n a l m e n t e se a n t e p o n e a cualquier otra distinción la
de d e r e c h o objetivo y d e r e c h o subjetivo.
La distinción entre d e r e c h o objetivo y d e r e c h o subjetivo signi-
fica dos elementos o aspectos de un mismo c o n c e p t o , p e r o que,
en definitiva, constituyen una unidad indivisible.
El aspecto objetivo del d e r e c h o es el de orden o regulación, y
en tal sentido, es el conjunto de reglas o normas establecidas para
regular la vida h u m a n a en sociedad. Desde el punto de vista subje-
tivo significa el p o d e r o facultad de una persona, derivada de esas
normas, para exigir algo j u r í d i c a m e n t e .
El conjunto de normas o preceptos constituye el ordenamien-
to j u r í d i c o .
Pero sería e r r ó n e o restringir el c o n c e p t o de o r d e n a m i e n t o
jurídico sólo al conjunto de normas, p o r q u e él está constituido
también por otros elementos.
En primer término, puede también formar parte del ordena-
m i e n t o la costumbre, según el valor que a ella se asigne c o m o
fuente formal del d e r e c h o .
P o d e m o s considerar también que forman parte del ordena-
m i e n t o j u r í d i c o ciertos principios de orden general, que establece
la Constitución, y que se i m p o n e n incluso al legislador. Al enmar-
car la acción legislativa entran a delimitar y formar parte automá-
ticamente de toda la estructura normativa legal, la que se encua-
dra así dentro de los principios generales que u n a sociedad ha
creído esenciales en un m o m e n t o determinado de su evolución.
No cabe pues hablar de principios generales de d e r e c h o natural,
cualquiera que sea el alcance que se dé a esta expresión, c o m o
e l e m e n t o s condicionadores de la ley. Sólo caben esos principios
generales que están contenidos en la Constitución v que, a través
de ella, necesariamente han delimitado la ley, y han pasado a ser
parte indispensable y constituyente del precepto legal.
P o r último, d e b e m o s tener presente que forman también par-
te del o r d e n a m i e n t o j u r í d i c o la equidad y el espíritu general de la
legislación. Adquieren esta dimensión a través de la labor judicial.
INTRODUCCIÓN

Es la equidad del e l e m e n t o que deben utilizar los j u e c e s al


efectuar la integración de la ley de acuerdo c o n lo dispuesto en el
N 5 del artículo 170 del Código de P r o c e d i m i e n t o Civil, y al
e 2

realizar u n a tarea que les es obligatoria en conformidad al inci-


so 2 del artículo 73 de la Constitución e inciso 2° del artículo 10
9

del Código O r g á n i c o de Tribunales.


T a n t o la equidad natural c o m o el espíritu general de la legis-
lación son elemento s que, para la interpretación de la ley, señala
el artículo 24 del Código Civil.
Podría objetarse que estimemos que el o r d e n a m i e n t o jurídico
n o se constituye exclusivamente a base de la primacía y exclusivi-
dad de la ley. No se niega a ésta su valor fundamental, pero el
o r d e n a m i e n t o j u r í d i c o debe completarse cada día más con otros
elementos, ya sea en función interpretativa o integradora.
Entre otros factores, la proliferación de la legislación especial,
q u e ha rebasado la unidad y c o h e r e n c i a de nuestros códigos, h a
h e c h o que el d e r e c h o jurisprudencial pase a ser un e l e m e n t o
necesario y, por lo tanto, constitutivo del o r d e n a m i e n t o jurídico.

D E R E C H O P U B L I C O Y D E R E C H O PRIVADO

2. Nuestro pensamiento j u r í d i c o parte de u n a división, n o


e x a c t a m e n t e delimitada, entre d e r e c h o público y d e r e c h o priva-
do.
E n general se consideran c o m o pertenecientes al d e r e c h o pú-
blico las normas que regulan la organización del Estado y sus
relaciones con otros Estados. Igualmente las que se relacionan
con la constitución, organización y determinación de los fines de
los demás entes públicos.
El d e r e c h o privado es el conjunto de normas que se refieren a
la persona, a su organización familiar y a su actividad patrimonial.
E n esta división simplista las normas de d e r e c h o público regu-
lan la estructura y funcionamiento del Estado, y las de d e r e c h o
privado, el estado y convivencia de las personas.
Se ha r e m o n t a d o esta distinción hasta el d e r e c h o r o m a n o , en
el cual no fue n u n c a claramente establecida. Así se ha sostenido
que, en R o m a , d e r e c h o público era el que se refería a los dere-
chos de la ciudad y d e r e c h o privado el que regulaba las relaciones
entre los ciudadanos; o bien, que d e r e c h o público era el que
e m a n a b a de las normas y privado el que tenía c o m o fuente la
declaración de voluntad de los particulares.
12 DERECHO CIVIL. PARÍ E GENERA!.

3. Diversas teorías han tratado de justificar la distinción.


Así se h a sostenido que vino cuida el interés colectivo y el otro
el interés individual. No se ha reparado que, c o r r i e n t e m e n t e , toda
n o r m a tiene p o r o b j e t o servir al interés general y, en tal caso,
todo el d e r e c h o sería público. E n cambio, si se miran desde el
punto de vista del interés, propio de un sujeto, todas las n o r m a s
serían de d e r e c h o privado. 1

Otra teoría estima que la separación d e b e buscarse en el ca-


rácter derogable o inderogable de las normas (renunciable o irre-
n u n c i a b l e ) . Se confunden aquí las normas de d e r e c h o público
con las de orden público. Existen en el d e r e c h o privado i n n u m e -
rables normas, especialmente las organizativas, que son irrenun-
ciables y n o pierden p o r eso su carácter de privadas.
Otras teorías fundamentan la distinción en la cualidad del
sujeto, olvidando que el Estado actúa m u c h a s veces frente a los
particulares c o m o e n t e privado y n o amparado por su imperium
de organización pública. Los autores que niegan la existencia de
los d e r e c h o s subjetivos, c o m o Duguit y Kelsen, niegan también la
distinción, considerando impropio enfrentar un d e r e c h o privado
frente al d e r e c h o público.

4. P a r e c e más lógico y exacto fundamentar la distinción en la


naturaleza de la relación. Si, c o m o lo h e m o s señalado, el d e r e c h o
e m a n a de la naturaleza social del h o m b r e , su fin es constituir un
instrumento para que haya paz en la comunidad. Para conseguir
esta paz, entre otras c o n d i c i o n e s , d e b e buscar establecer la justicia
en las relaciones sociales.
P e r o si analizamos estas relaciones, vemos que ellas n o son
siempre de la misma naturaleza. P o d e m o s distinguir dos grandes
tipos de relaciones: a) las que se producen entre las personas
entre sí, c o m o m i e m b r o s de la comunidad; b ) las que se produ-
c e n entre la autoridad y el grupo social (considerado en sí y en
sus c o m p o n e n t e s ) .
Resalta de inmediato que las situaciones y posiciones en que
se e n c u e n t r a el h o m b r e en ellas n o son las mismas, según se trate
de unas u otras. E n efecto, en las primeras los m i e m b r o s de la
c o m u n i d a d están entre sí en la misma posición y en la misma
situación, están básicamente equiparados o coordinados. Sus rela-
ciones serán e s e n c i a l m e n t e de i n t e r c a m b i o , derivadas de la nece-
sidad que cada u n o tiene de los otros en el c o n j u n t o social.

1
R. SOHM. Instituciones de derecho privado romano. Trad. W. Roces, pág. 13.
IN'I'KODOCCION l.'i

En el segundo Upo de relaciones la situación es diferente. L a


autoridad está dotada de p o d e r de m a n d o y se le han atribuido
poderes de imposición; p o r ello está superordenada respecto a
sus subditos; éstos n o se e n c u e n t r a n equiparados c o n relación a
ella sino subordinados. 2

La justicia es u n a equiparación, u n a igualación, una cierta


relación de igualdad y lo j u s t o , lo debido en esta relación de
igualdad. Hay a r m o n í a y equilibrio sociales si hay igualdad de
trato frente a situaciones iguales.
P e r o esta igualdad es distinta si se trata de relaciones de perso-
nas entre sí o se trata de relaciones entre la autoridad y los miem-
bros de la comunidad.
Es distinta porque el fin de las relaciones particulares es el
bien particular; su objeto, el i n t e r c a m b i o de b i e n e s para satisfacer
las necesidades que la vida i m p o n e a cada uno; para que la igual-
dad se produzca en este i n t e r c a m b i o d e b e ser una igualdad de
equivalencia que implicará el trato justo. Esta igualdad de equiva-
lencia es lo que Aristóteles llamaba "el synallagma".
Por otra parte, en la relación de la autoridad con sus subditos,
ella n o persigue el bien particular de cada u n o sino una finalidad
de o r d e n c o m ú n , de carácter social. P o r eso su relación con los
subditos, que n o se e n c u e n t r a n equiparados sino subordinados a
ella, n o es de i n t e r c a m b i o , sino de reparto, de atribución, de
distribución.
E n c o n s e c u e n c i a , la relación de igualdad, base de la justicia,
n o es u n a igualdad de equivalencia sino una igualdad de propor-
ción. P r o p o r c i ó n que implica que los que se hallen en la misma
situación sean tratados igualmente, p e r o los que se e n c u e n t r e n en
una situación distinta tengan un trato distinto (tributación pro-
porcional, cargos profesionales, e t c . ) .
Es esta distinción entre la justicia conmutativa y la justicia
proporcional la que diferencia fundamentalmente el d e r e c h o pri-
vado del d e r e c h o p ú b l i c o .
3

2
EDUARDO GARCÍA MAYNEZ. introducción al estudio del derecho. Porrúa,
1974, N 71.
lJ

3
ARISTÓTELES. Etica a Nicómaco. Insl. de Estudios Políticos. 1970. Cap. V,
párrafos 3 y 4 .
IJ S

GUSTAV RADBRUCH. Introducción a la filosofía del derecho. Fondo de Cultura


Económica. 1965, pág. 31.
14 DERECHO CIVIL. l'ARTK GENERAL

EL DERECHO PUBLICO

5. Si analizamos las distintas actividades que el d e r e c h o públi-


co debe reglamentar, considerando las diversas funciones que co-
rresponden al poder, podemos resumirlas en cuatro categorías
esenciales: la función constituyente, la legislativa, la administrativa
y la judicial.
La función constituyente organiza el Estado; la función legisla-
tiva dicta las normas que rigen en la comunidad; la función admi-
nistrativa vela por la aplicación y cumplimiento de las leyes; la
función judicial, finalmente, resuelve los conflictos que se produz-
can en el medio social.
Algunos autores consideran la actividad administrativa en tér-
minos más restringidos, estimándola sólo c o m o una parte de la
función ejecutiva o de gobierno que consiste e n la formulación de
políticas destinadas a asegurar la paz y la seguridad colectivas
c o m o condición necesaria para el normal desenvolvimiento de la
vida social.
La formulación de políticas es una actividad de gobierno, pero
la realización legislativa y, en todo caso, su aplicación c o n c r e t a
implica siempre el desarrollo de una actividad o función adminis-
trativa.
Las funciones que integran el d e r e c h o público tienen funda-
m e n t a l m e n t e una cosa en c o m ú n y es que ellas deben basarse en
la juridicidad. L o anterior se refleja en el c o n c e p t o corriente de-
que en d e r e c h o público sólo puede realizarse lo que esté expresa-
m e n t e permitido o autorizado p o r la ley.

E L D E R E C H O PRIVADO Y E L D E R E C H O CIVIL

6. H e m o s dicho que el derecho privado se caracteriza por una


justicia basada en la igualdad de equivalencia que debe presidir sus
actos de intercambio. Pero esto n o nos debe llevar a concluir que
el d e r e c h o privado sólo reglamenta los actos a través de los cuales
se produce esa relación de intercambio. Ello nos conduciría a limi-
tar el d e r e c h o privado a la normativa de los actos jurídicos.
Para establecer y m a n t e n e r esa igualdad de equivalencia a que
nos h e m o s referido, el d e r e c h o privado debe precisamente esta-
blecer las condiciones y requisitos con que las personas pueden
actuar en el m u n d o jurídico; determinar, al mismo tiempo, qué
INTRODUCCIÓN l.>
r

bienes pueden participar en las actividades de intercambio y en


qué condiciones.
Por lo tanto, el d e r e c h o privado tiene una parte orgánica que
reglamenta las personas y los bienes, al mismo tiempo que una
parte dinámica que regula el j u e g o de la voluntad en los actos
jurídicos de los particulares.
Se ha dicho que en d e r e c h o privado puede realizarse todo
aquello que no esté prohibido.
Lo anterior n o es exacto; fuera de la prohibición legal existen
muchos otros límites para los actos voluntarios. Entre ellos, el
orden público, las buenas costumbres, los derechos legítimos de
terceros, etc., que analizaremos al referirnos a la autonomía de la
voluntad.
Al hablar de d e r e c h o privado nos referiremos esencialmente
al d e r e c h o civil, por las razones que vamos a analizar.

7. El d e r e c h o civil es el d e r e c h o privado c o m ú n y general.


El d e r e c h o civil es la proyección del d e r e c h o r o m a n o , que,
elaborado por los pretores y los prudentes, se vacía finalmente en
el Corpus Turis Civilis.
A través de su permanencia en el derecho vulgar, de la obra de
los glosadores de Bolonia y de su "recepción" en la alta Edad Me-
dia, el derecho r o m a n o es la esencia del derecho civil occidental.
T i e n e , por lo tanto, el d e r e c h o civil un carácter de permanen-
cia y universalidad que emana, principalmente, de n o constituir
una creación teórica abstracta, sino por haberse formado a través
de la resolución adecuada de casos reales presentados en la socie-
dad en sus modificaciones más diversas a través de dos milenios.

8. El d e r e c h o civil es un d e r e c h o general porque da su base


dogmática a todo el d e r e c h o que no sea estrictamente político.
Esto es aún más patente entre nosotros, ya que el Código Civil
contiene un Título Preliminar cuyas normativas trascienden con
m u c h o la normativa civil y aun la privada, para aplicarse, c o m o lo
dice Andrés Bello, a la legislación toda.
Por otra parte las normas conceptuales y abstractas que con-
tienen la teoría de los actos jurídicos y de las obligaciones configu-
ran la estructura general de nuestro ordenamiento jurídico.

9. Por ser un derecho común y general, el derecho civil constitu-


ye la parte fundamental y más importante de los estudios jurídicos.
La organización conceptual de su conjunto y de cada una de
sus instituciones gobierna o se refleja en todas las disciplinas espe-
ciales.
Ifi DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

Es imposible c o n c e b i r el estudio particular y la comprensión


de cualquier otra disciplina j u r í d i c a sin un c o n o c i m i e n t o previo
del d e r e c h o civil.
El que el d e r e c h o civil sea el d e r e c h o general n o obsta a que
ciertas materias hayan adquirido una fisonomía propia y sean ob-
j e t o de un estudio independiente.
Existen así el Código y el r a m o de D e r e c h o Comercial o Mer-
cantil. En el d e r e c h o comercial, y a partir de la Edad Media, se
estudian y sistematizan una serie de relaciones jurídicas que se
refieren a la calidad de las personas que las desarrollan, los co-
merciantes; o en que se parte de la base de determinados actos
que las personas ejecutan, actos de c o m e r c i o .
Esto n o significa una escisión, sino que constituye una diferen-
cia p u r a m e n t e técnica. E n el fondo el d e r e c h o civil es el gran
d e r e c h o mercantil. El d e r e c h o comercial es un d e r e c h o especial
para circunstancias determinadas, dentro del gran molde teórico
e institucional del d e r e c h o civil.
De la misma m a n e r a el D e r e c h o del Trabajo, nacido de las
nuevas situaciones y problemas creados por la revolución indus-
trial, constituye también un d e r e c h o especial.
No constituye u n a oposición al d e r e c h o civil, sino un comple-
m e n t o y renovación de este d e r e c h o frente a una nueva proble-
mática social.

E L C Ó D I G O CIVIL C H I L E N O

Historia del Código Civil

10. Al declararse la Independencia regían en Chile, c o m o es


lógico, las leyes españolas que el Rey de España había dictado para
Chile en particular o para las Indias en general. En defecto de esta
legislación especial se aplicaban las leyes generales españolas.
Se trataba de u n a legislación muy frondosa y confusa, en la
que se sobreponían diversas disposiciones, recopilaciones y textos,
sin que existiera una codificación de orden general.
E n orden de prelación, este d e r e c h o se c o m p o n í a de los si-
guientes textos:
l Las pragmáticas, ordenanzas y demás Decretos del Rey co-
e

municados por el Consejo Real de Indias desde el 18 de mayo de


1680. E n t r e ellas se pueden señalar las Ordenanzas de Minería de
Nueva España, las Ordenanzas de Bilbao, en materia comercial,
de 1 7 9 5 , y el R e g l a m e n t o de Libre C o m e r c i o , de 1 7 9 8 .
INTRODUCCIÓN 17

2 La Recopilación de las leyes de Indias, que reunían todas


lJ

las disposiciones anteriores aplicables a América, y que fue pro-


mulgada por el rey Carlos II el 18 de mayo de 1 6 8 0 .
3 L a Novísima recopilación de las leyes de España, publicada
a

en 1 8 0 5 , a la que se añadió un suplemento en 1 8 0 8 .


4 Las leyes de Estilo, a las que en Chile, inversamente a Espa-
a

ña, se les daba preferencia por sobre el F u e r o Real, por D e c r e t o


S u p r e m o de 28 de abril de 1 8 3 8 .
5 El Fuero Real, publicado en 1 2 5 5 , compuesto por Alfonso X
a

al mismo tiempo que las Partidas.


6° El Fuero J u z g o , código de los Visigodos, adoptado por Fer-
n a n d o III de Castilla, y que estuvo vigente hasta la promulgación
del Código Civil español de 1 8 8 9 .
7 Las Partidas, o b r a del rey Alfonso X , m o n u m e n t o j u r í d i c o y
a

literario de primer orden, reflejan las particularidades jurídicas


castellanas, pero al mismo tiempo constituyen la fuente más im-
portante de r e c e p c i ó n del d e r e c h o r o m a n o , configurando así el
c o n c e p t o de D e r e c h o Civil a partir del tus civile r o m a n o .
Existió después un p e r í o d o de d e r e c h o intermedio en que a
las leyes españolas se sumaron las leyes patrias dictadas desde
1810 hasta la promulgación del Código Civil.
Estas leyes sólo se refirieron a puntos específicos y particulares
y se limitaban a suplir o modificar las leyes españolas, que conti-
nuaban siendo la legislación general.

11. Desde los primeros tiempos de la República se pensó en


la necesidad de u n a codificación, en especial de la ley civil.
Ya en la Constitución federal de 1 8 2 6 se c o n t e n í a un artículo
que establecía la creación de u n a comisión que presentara a la
legislatura un proyecto de legislación civil y criminal.
En el a ñ o 1831 el Ejecutivo contestaba una consulta del Con-
greso c o n un Oficio firmado por el Ministro don Diego Portales,
manifestando que n o debía pensarse en u n a simple compilación
de las leyes actuales de Castilla e Indias, sino que debía estudiarse
una legislación nueva compatible con nuestra situación y costum-
bres. Al mismo tiempo p r o p o n í a que el trabajo se e n c o m e n d a s e a
u n a sola persona, porque la e x p e r i e n c i a e n s e ñ a b a la ineficacia de
las comisiones numerosas.
En 1 8 4 0 se c r e ó una comisión mixta de las Cámaras para la
codificación de las leyes civiles, y en 1841 u n a J u n t a revisora del
proyecto, las que fueron refundidas en u n a sola en 1 8 4 5 . F u e muy
p o c o lo que éstas hicieron y finalmente se paralizó su labor.
En el intertanto don Andrés Bello trabajaba personalmente
en la redacción de un Código Civil, el que concluyó en 1 8 5 2 .
IM DK.RUCIIOCIVII.. I ' A R IT' (ˇUNl'.KAI.

El mismo año se designó u n a comisión para que revisara el


proyecto, la que c e l e b r ó más de trescientas sesiones, de las cuales
no se conservan actas, y que terminó su tarea en 1 8 5 5 .
En ese año fue enviado el proyecto al Congreso, el que lo
aprobó sin modificaciones en u n a ley de un artículo único. Esta
ley fijaba la vigencia del nuevo Código a partir del 1- de e n e r o de
1857 y ordenaba se hiciera de él una edición oficial, correcta y
esmerada. Al realizarse dicha edición, don Andrés Bello introdujo
algunas modificaciones al proyecto aprobado por el Congreso.

12. Los autores han diferenciado tradicionalmente los proyec-


tos de Código Civil de 1841-1845; 1846-1847; 1 8 5 3 , inédito, y el de
1855. Se habla de distintos proyectos por la fecha de su formula-
ción, p e r o n o en cuanto a su c o n t e n i d o , pues tienen una misma
c o n c e p c i ó n y muchas disposiciones idénticas.
Los primeros proyectos no contenían la totalidad de las insti-
tuciones; el primero totalmente c o m p l e t o es el de 1 8 5 3 . A éste,
don Andrés Bello le hizo diversas anotaciones y enmiendas en un
ejemplar que sólo se e n c o n t r ó años después y que, por eso, se
d e n o m i n a proyecto inédito.
A los proyectos anteriores debe agregarse ahora u n o encon-
trado en los papeles dejados al morir por don Mariano E g a ñ a y
que se mantuvo en poder de sus descendientes desde su muerte
en 1 8 4 6 . Este constituiría en realidad el primer proyecto de Códi-
go Civil. Muchos han estimado que se trataría de un proyecto
original de Egaña. No parece así: se trataría en realidad del pro-
yecto sobre el cual trabajaron las comisiones legislativas de 1840-
1841, y de las cuales formaban parte tanto don Mariano E g a ñ a
c o m o don Andrés Bello.

Fuentes del Código Civil

13. G e n e r a l m e n t e se cree que nuestro Código Civil se inspiró


y tuvo por fuente casi única el Código Civil francés o Código
Napoleón, promulgado en 1804. Esto no es exacto, pues salvo en
materia de obligaciones, en que lo sigue muy de cerca, pero c o n
criterio independiente al m o d e l o francés, el Código es una crea-
ción original en que, j u n t a m e n t e c o n los principios tradicionales
del d e r e c h o r o m a n o , se consultan la opinión de los jurisconsultos
más ilustres, los principios del d e r e c h o inglés y las codificaciones
o proyectos más recientes que existían en la época.
Así don Andrés Bello tuvo presentes, entre otros, el Código de
Baviera de 1 7 5 6 , el Código Austríaco de 1 8 1 2 , el Código de la
IN I'KODIICCION

Luisiana de 1822, el Código Sardo de 1 8 3 8 , el de los Países Bajos


del mismo año, el Código de las Dos Sicilias, etc. Se inspiró tam-
bién profundamente en la antigua legislación española, especial-
m e n t e en las Partidas, y tuvo muy presente el proyecto de Código
Civil español de García Goyena.
Entre los grandes jurisconsultos estudió en especial a Pothier,
D o m a t y Savigny. Igualmente a los primeros grandes comentaris-
tas del Código Napoleón c o m o Delvincourt, Duranton, T r o p l o n g
y Marcadé.
De esta diversidad de fuentes surge una obra original de espe-
cial unidad conceptual. G e n e r a l m e n t e estas fuentes sólo sirven
para p o n e r de manifiesto el sistema renovado y creador imagina-
do por Bello.
E n el Título Preliminar se establecen los principios del dere-
c h o internacional privado y se trata también de la interpretación
de la ley, materias que n o toca el Código francés. Las normas
interpretativas, a u n q u e aparecen inspiradas en el Código de la
Luisiana, crean un sistema distinto y absolutamente original.
En materia de bienes se aparta totalmente del Código francés,
pues, volviendo al d e r e c h o r o m a n o , establece la necesidad de un
m o d o de adquirir para la constitución del dominio. En Francia
los contratos transfieren el dominio; en nuestro d e r e c h o los con-
tratos sólo originan derechos personales y es necesaria la tradi-
ción para adquirir el dominio. E n materia de tradición de los
bienes raíces y de los gravámenes constituidos en ellos sigue el
principio registral del viejo d e r e c h o alemán.
En materia de sucesiones sigue la tradición española, pero la
modifica sustancialmente al suprimir los mayorazgos y vinculacio-
nes, la primogenitura, la diferencia de sexo y la consideración del
origen de los bienes.
E n materia de obligaciones y contratos es d o n d e nuestro Có-
digo más se aproxima al Código francés. P e r o aquí t a m p o c o es
una copia o una adaptación, sino una creación original. P o r de
pronto establece una doctrina general. Mientras el Código francés
habla "De los contratos", el Título Ií del L i b r o IV de nuestro Códi-
go se refiere a "De los actos y declaraciones de voluntad", abarcan-
do ya toda la teoría del acto j u r í d i c o .
O t r a diferencia es el espíritu i n h e r e n t e en nuestro Código de
evitar las apreciaciones subjetivas. Este c a m b i o de orientación se
observa c o m p a r a n d o disposiciones casi idénticas de ambos códi-
gos. Así el art. 1129 del Código Napoleón, al tratar sobre la deter-
minación del objeto, expresa: "La cantidad de la cosa puede ser
incierta, siempre que pueda ser determinada". Es decir, establece
una apreciación subjetiva de la determinación. El art. 1 4 6 1 , inc. 2°,
20 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

de nuestro Código, dispone: "La cantidad puede ser incierta c o n


tal que el acto o contrato fije reglas o contenga dalos que sirvan p a r a
determinarla", es decir, lleva el p r o b l e m a a un terreno absoluta-
m e n t e objetivo. T a m b i é n en la interpretación de los contratos,
aunque ambos textos dan preferencia a la voluntad real sobre el
tenor literal, el enfoque es distinto. El art. 1 1 5 6 del Código fran-
cés al disponer que "en las convenciones d e b e buscarse cuál h a
sido la intención c o m ú n de las partes contratantes...", obliga al
j u e z a descubrir u n a psicología. Nuestro Código en el art. 1 5 6 0
dice: "Conocida claramente la intención de los contratantes", y esto
implica que la intención debe serle probada, lo que significa u n a
manifestación objetiva de la misma.

Estructura y contenido del Código Civil

14. D o n Andrés Bello estructuró el Código de m a n e r a similar


al Código Civil francés, llamado Código Napoleón.
L o dividió en un Título Preliminar, cuatro Libros y un Título
Final. El Código francés sólo tiene un Título Preliminar y tres Libros.

A diferencia del Código francés, en que el T í t u l o P r e l i m i n a r


está compuesto de seis artículos, el Código de B e l l o c o n t i e n e cin-
cuenta y tres. En ellos se trata de la ley, su c o n c e p t o , su promulga-
ción, obligatoriedad, efectos en el tiempo y en el espacio, su d e r o -
gación e interpretación. Se definen las palabras de uso f r e c u e n t e
en las leyes; trata del parentesco y de la representación legal;
define el dolo, la culpa, la fuerza mayor, la caución y las presun-
ciones; señala también la forma de computar los plazos.
Son especialmente notables los artículos 14 a 18, que c o n t i e n e n
las normas fundamentales de derecho internacional privado, de g r a n
originalidad para su época y de vigencia actual. En el Libro I trata de
las personas. No sólo de las personas naturales, sino también de las
personas jurídicas en el Título Final, completando el contenido d e l
Código francés. Reglamenta también el matrimonio, la familia, los
alimentos legales, el estado civil y las tutelas y curadurías.
El L i b r o II se refiere a los bienes, su dominio, posesión, u s o y
goce.
En esta materia se aparta del Código francés pues, siguiendo la
tradición romanística y las opiniones de Pothier, el dominio y d e m á s
derechos reales se adquieren a través de los "modos de adquirir".
L a tradición del dominio de los bienes raíces y de los graváme-
nes constituidos en ellos se efectúa a través de la inscripción e n el
Registro Conservador.
INTRODUCCIÓN 21

El L i b r o III trata "De la sucesión por causa de muerte, y de las


donaciones entre vivos", las que el Código francés trata j u n t a m e n -
te c o n los contratos y otras materias.
El L i b r o IV se refiere a las obligaciones en general y a los
contratos. E n el T í t u l o Final de este L i b r o se tratan conjuntamen-
te las prescripciones adquisitiva y extintiva.
Este es, sin duda, el L i b r o más importante. E n él se estudian
las normas abstractas que c o n t i e n e n los principios conceptuales
que regulan las relaciones jurídicas. En el fondo la ciencia del
d e r e c h o está c o n t e n i d a fundamentalmente en ellas.
El Título Final está constituido por un solo artículo que se
refiere a la observancia del Código.

15. El d e r e c h o civil, al regular el m u n d o del d e r e c h o , señala


quiénes y qué cosas, y ambas de qué f o r m a p u e d e n actuar en él;
con estos prerrequisitos se entra al c a m p o de la voluntad c o m o
fuerza creadora y movilizadora del d e r e c h o .
L a voluntad de las personas hace vivir el m u n d o j u r í d i c o , crean-
do, modificando o extinguiendo relaciones jurídicas.
P o r lo tanto, nuestro d e r e c h o civil tiene u n a parte orgánica y
una parte dinámica, que son muy fáciles de precisar, analizando la
estructura de nuestro Código.
Si hacemos abstracción del Título Preliminar de nuestro Código
Civil, que contiene la teoría de la ley y la definición legal de determi-
nados términos y conceptos, vemos con claridad la separación de
aquellas materias que son precisamente orgánicas y en las que n o
tiene ninguna o poca cabida la autonomía de la voluntad, de aque-
llas otras en que dicha voluntad es la fuente creadora de relaciones
jurídicas, el elemento que genera y da vida en el m u n d o del derecho.
Precisa y exclusivamente desde este punto de vista pretendemos
analizar, en segundo término, el contenido de nuestro Código Civil.

16. El L i b r o I del Código Civil trata de las personas, n o sólo


de las personas naturales, sino también de las personas jurídicas.
Al referirse a las personas trata del m a t r i m o n i o y de la filiación, es
decir, de las relaciones de familia que g e n e r a n derechos y obliga-
ciones emanados de la ley y en que la situación de cada u n o es a
la vez un prerrequisito para la actuación en los actos de la vida
civil. Esta materia es totalmente orgánica, porque, fuera de la
voluntad de los involucrados, fija obligaciones legales y requisitos
para actuar en la vida j u r í d i c a .
En el Libro I se trata también de los tutores y curadores, es
decir, de los representantes legales de determinados incapaces y
de los administradores ele ciertos patrimonios.
DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

17. El Libro 11 del Código Civil se refiere a los bienes y a su


dominio, posesión, uso y goce.
Esta parte es orgánica en cuanto señala las distintas clases de
bienes y en cuanto determina cuáles son los derechos reales y fija su
contenido. Pero aquí juega también la voluntad, ya que establece
cuáles son los modos de adquirir y éstos, salvo ciertos casos especiales
de accesión, implican siempre un acto voluntario. Esto se aplica in-
cluso a la prescripción adquisitiva, porque la posesión que le sirve de
base involucra un acto de voluntad, y a la sucesión por causa de
muerte, ya que el asignatario puede aceptar o repudiar la asignación.
Por otra parte la tradición, el más amplio de todos los modos
de adquirir, implica la realización de un acto j u r í d i c o bilateral y,
c o n s e c u e n c i a l m e n t e , una expresión de voluntad r e c í p r o c a o con-
sentimiento.

18. El L i b r o III del Código Civil se refiere a la sucesión por


causa de muerte.
En el m u n d o del d e r e c h o , a diferencia del m u n d o físico, las
relaciones jurídicas subsisten a u n q u e cambien sus titulares o aun-
que los titulares fallezcan.
Si la sucesión es intestada las normas son totalmente orgánicas
y, desde el punto de vista del causante, su voluntad, preferencias o
inclinaciones en vida n o tienen importancia alguna si n o las mani-
festó en un testamento válido, la ley asigna y distribuye sus bienes
en u n a forma rígida e inmutable. Respecto de los asignatarios la
única manifestación de voluntad de relevancia es el poder aceptar
o repudiar las asignaciones (arts. 9 5 6 y 1 2 2 5 C. C ) .
En la sucesión testada los asignatarios tienen el mismo dere-
c h o a que nos acabamos de referir. Con relación al causante, en
éste sí que h a existido una manifestación de voluntad; en teoría
esta voluntad expresada en un testamento válido d e b e superpo-
nerse a la ley y determinar el destino y distribución de sus bienes.
L o anterior n o es totalmente exacto, ya que la libertad de
testar se e n c u e n t r a limitada por la existencia de las llamadas asig-
naciones forzosas, que son aquellas que el testador está obligado a
hacer, y que se suplen c u a n d o no las ha h e c h o , aun c o n perjuicio
de sus disposiciones testamentarias expresas. Estas asignaciones
forzosas son los alimentos legales, la porción conyugal, las legíti-
mas y la cuarta de mejoras (art. 1167 C. C ) . Respetando las tres
primeras, el causante, que tuviere legitimarios, sólo p u e d e dispo-
n e r libremente de la mitad de sus bienes, y si existieren posibles
asignatarios de la cuarta de mejoras sólo puede disponer libre-
m e n t e de la cuarta parte de sus bienes (lo anterior de acuerdo al
sentido, pero n o al t e n o r literal del art. 1 1 8 4 del C. C ) .
INTRODUCCIÓN 23

C o m o la existencia de legitimarios es lo más corriente en los


casos de la vida real, se ve que el papel de la voluntad es bastante
reducido en el ámbito sucesorio.

19. El Libro IV del Código Civil trata de las obligaciones en


general y de los contratos.
Entramos aquí de lleno en el c a m p o de la voluntad al analizar
los h e c h o s h u m a n o s voluntarios, ya se trate de actos y declaracio-
nes de voluntad o contratos (actos j u r í d i c o s ) , o bien, de simples
h e c h o s jurídicos, ya sean lícitos o bien ilícitos c o n la amplia gama
de la responsabilidad civil.
Se examina aquí por quiénes y en qué forma puede manifestar-
se la voluntad, los vicios de que ésta puede adolecer, la necesidad
de un objeto y de una causa lícitos en los actos jurídicos y la fuerza
vinculante que nace de la declaración de voluntad. Dos Títulos son
especialmente importantes a este respecto: el II que trata "De los
actos y declaraciones de voluntad", el X I I que se titula: "Del efecto
de las obligaciones". En el Título X I I I se dan normas para la inter-
pretación de los contratos y en el X X se regula la nulidad. Respecto
de las obligaciones se reglamentan los modos de extinguirlas y su
prueba; se tratan además diversos contratos en particular.
Los hechos voluntarios lícitos se contienen en el Título X X X I V
sobre los cuasicontratos, y los h e c h o s ilícitos, delitos y cuasidelitos
civiles, en el Título X X X V , que reglamenta el amplio e importan-
tísimo c a m p o de la responsabilidad civil extracontractual.
Al analizar los principios que infunden nuestro d e r e c h o civil y
privado en general, veremos el alcance de la a u t o n o m í a de la
voluntad, cuyo gran c a m p o de acción son las materias a que se
refiere el L i b r o IV del Código Civil.

Principios fundamentales

20. Existen ciertos principios fundamentales en nuestro dere-


cho privado que informan desde instituciones hasta soluciones
específicas de casos puntuales, pero cuya filosofía es c o n c o r d a n t e
especialmente en los diversos aspectos del Código Civil. Algunos
de estos principios no están formulados en u n a n o r m a precisa,
pero si bien el principio no está directamente expresado, partien-
do del raciocinio implícito en diversas normas se elabora en for-
ma inductiva el principio general. Es el proceso que muchos auto-
res han llamado de determinación.
Es difícil pretender señalar en forma exhaustiva o total los
principios básicos del d e r e c h o privado; bástenos señalar al tcspec-
24 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

to cuatro que para nosotros tienen especial importancia. Estos


cuatro principios son: la a u t o n o m í a de la voluntad, la protección
de la b u e n a fe, la reparación del e n r i q u e c i m i e n t o sin causa y la
responsabilidad.

- La autonomía de la voluntad

2 1 . L a a u t o n o m í a de la voluntad va siendo configurada al


disponer el artículo 12 del C. C. que p u e d e n renunciarse los dere-
chos conferidos por las leyes, con tal que sólo miren al interés
individual del renunciante, y que no esté prohibida su renuncia;
más adelante el art. 1445 establece que para que u n a persona se
obligue a otra por un acto o declaración de voluntad es necesario
que consienta en dicho acto o declaración; el art. 1437 define la
convención c o m o el concurso real de voluntades de dos o más
personas. P o r otra parte, el art. 1 4 5 0 señala que en la promesa de
h e c h o ajeno el tercero n o contraerá obligación alguna sino en
virtud de su ratificación; a la inversa y así c o m o nadie puede
obligarse contra su voluntad, el pago por un tercero de u n a obli-
gación contra la voluntad del d e u d o r no g e n e r a responsabilidad
para éste, ya que n o se produce subrogación legal ni hay d e r e c h o
para exigirle el r e e m b o l s o de lo pagado (art. 1 5 7 4 C. C ) ; en la
novación, que consiste en la extinción de una obligación que se
reemplaza por otra, la diferencia e n t r e ambas obligaciones puede
consistir en que las partes sean distintas (art. 1631 C. C ) ; a h o r a
bien, el art. 1635 del Código dispone que la substitución de un
nuevo d e u d o r a otro no produce novación si el a c r e e d o r n o ex-
presa su voluntad de dar por libre al primitivo deudor.
En materia contractual el art. 1 4 4 4 del Código Civil establece la
facultad de las partes de modificar las cosas de la naturaleza de un
contrato o de agregarle cosas accidentales por medio de cláusulas
especiales emanadas de su voluntad. Por otra parte, una vez perfec-
cionado el pacto, el art. 1545 dispone que el contrato legalmente
celebrado es una ley para los contratantes, y no puede ser invalida-
do sino por su consentimiento mutuo o por causas legales.
Esta disposición establece toda la fuerza de la declaración de
voluntad. Este acuerdo celebrado tiene el imperio de u n a verda-
dera ley para los contratantes, ley que, si bien n o es de ejecutorie-
dad general, tiene completa validez en el ámbito de sus relaciones
recíprocas. T a n c o m p l e t o es el alcance que se h a dado a esta
identificación legal del acuerdo contractual de las partes, que el
recurso de casación en el fondo que, en conformidad con el ar-
tículo 767 del C. de P. C , sólo tiene lugar contra sentencia pro-
INTRODUCCIÓN 25

nunciada c o n infracción de ley, siempre que esta infracción haya


influido sustancialmente en lo dispositivo de la sentencia, es acep-
tado de m o d o uniforme por nuestra Corte Suprema, c u a n d o esta
infracción n o lo h a sido de una ley normativa corriente sino que
ha consistido en una infracción de la ley del contrato. Conviene
señalar que la a u t o n o m í a de la voluntad en materia contractual se
refuerza por las normas de interpretación de los contratos, ya que
el art. 1 5 6 0 del C. C. dispone que: "Conocida claramente la inten-
ción de los contratantes, debe estarse a ella más que a lo literal de
las palabras".
Esta relevancia de la voluntad n o se refiere tan sólo a los
contratos, sino también a los actos bilaterales que n o tienen tal
carácter y a todos los actos jurídicos. P o r ejemplo, en la tradición,
el papel de la voluntad está señalado en la definición del artícu-
lo 6 7 0 del C. C. y c o m o un requisito expreso en el art. 6 7 2 . La
tradición de los bienes raíces se efectúa mediante la inscripción, y
ésta, para que pueda ser dejada sin efecto, requiere la voluntad de
las partes (art. 7 2 8 C. C ) . En los actos unilaterales también la
voluntad vincula definitivamente para el futuro; así la aceptación
de u n a asignación hereditaria o testamentaria n o puede rescindir-
se (art. 1 2 3 4 C. C ) . En otros casos c o m o el de la oferta, en que el
ofertante puede retractarse tempestivamente, la retractación le
i m p o n e sin e m b a r g o la obligación de indemnizar gastos y perjui-
cios (arts. 9 9 y 100 C. C o m e r c i o ) .

22. M u c h o se ha expresado que la a u t o n o m í a privada está


desapareciendo cada día más en el d e r e c h o , que existe una ten-
dencia del d e r e c h o privado a transformarse en público, porque
hay normas que i m p o n e n regulaciones de carácter irrenunciable
y n o supletorio a la esfera privada. Estas regulaciones vinculantes
contenidas en la ley pública que afectan la esfera privada, n o
constituyen un d e r e c h o público, de acuerdo con la distinción que
hicimos en un c o m i e n z o , sino que establecen límites al particular
que, al realizar sus negocios j u r í d i c o s , debe tomarlos en cuenta so
pena de ineficacia de los mismos. La a u t o n o m í a de la libertad
siempre h a tenido límites, precisamente porque el d e r e c h o es un
freno a la libertad individual en garantía de la libertad de todos.
Estos límites n o significan el desaparecimiento de la libertad. Si
pensamos en los contratos forzosos, en que el particular sólo pue-
de convenir en una forma preestablecida, incluso en los contratos
forzosos, heterodoxos en que la parte está obligada a contratar, y
lodos los términos y la contraparte del convenio se encuentran
predeterminados, veremos que lodos ellos se realizan dentro de
una actividad negociadora voluntaria, en la cual ese contrato n o
26 D E R E C H O CrVIE. PARTE GENERAL

es más que un accidente o accesorio del desarrollo de una activi-


dad deseada y querida.
E n ciertos contratos la intervención del legislador se realiza
con el fin de garantizar un m í n i m o de justicia en la relación que
surja entre los contratantes. Este es el caso del contrato de traba-
jo. El legislador ha estimado que las partes n o estaban en igualdad
de condiciones para realizar el trato contractual. Ante esta situa-
ción fija condiciones mínimas para aquella que considera más
débil; se trata de un m a r c o m í n i m o irrenunciable; sobre él las
partes p u e d e n negociar c o n libertad.
Existen otros contratos, especialmente frente a Empresas que
ejercen m o n o p o l i o s legales o actividades controladas totalmente
por la autoridad. El que desea o b t e n e r el transporte en un servi-
cio público o contratar un suministro de e n e r g í a eléctrica, n o
podrá discutir las condiciones al igual que la E m p r e s a que n o
podrá negarle el servicio. Si se trata de un suministro o de un
seguro, d e b e r á suscribir un m o d e l o impreso, lo que se d e n o m i n a
un contrato-tipo.
Otros contratos de características especiales son los contratos
de adhesión. Ellos se forman a base de un e s q u e m a preestableci-
do por u n o de los contratantes y cuyo texto n o puede general-
m e n t e ser discutido por la otra parte. R e s p o n d e n estos contratos a
u n a exigencia de rápida conclusión y a una necesidad de unificar
relaciones semejantes por el gran n ú m e r o de ellos que realiza
u n o de los contratantes.
L a existencia de estas distintas figuras contractuales n o impli-
ca, c o m o se h a pretendido, el desaparecimiento de la a u t o n o m í a
de la voluntad. Más que u n a intervención para reglamentar el
c o n t e n i d o contractual, las normas dictadas por el legislador al
respecto aparecen c o m o una acción preventiva para la tutela efi-
caz de los contratantes.
Si razones de orden social o e c o n ó m i c o i m p o n e n esta tutela,
ello n o significa la supresión de la libertad, c o m o n o lo h a sido
nunca, por ejemplo, la tutela de los incapaces que n o p u e d e n
contratar o actuar l i b r e m e n t e en el m u n d o j u r í d i c o .

23. La a u t o n o m í a de la voluntad tiene diversas limitaciones.


E n primer término e n c o n t r a m o s la limitación legal. Esta limi-
tación se presenta de dos aspectos: u n o es que el acto voluntario
n o p u e d e trasgredir la ley; el otro, que dicho acto n o puede h a c e r
dejación de aquellos d e r e c h o s que la ley declara irrenunciables.
H e m o s visto que el art. 1445 del C. C. dispone que todo aclo o
declaración de voluntad debe t e n e r un objeto lícito y una causa
lícita. A h o r a bien, el art. 1461 en su inciso 3" dice que si el objeto
INTRODUCCIÓN 27

es un h e c h o , debe ser m o r a l m e n t e posible y es imposible, entre


otros, el prohibido por las leyes; el art. 1 4 6 6 agrega que hay, en
general, objeto ilícito en todo contrato prohibido por las leyes; el
art. 1 4 7 5 señala que las condiciones d e b e n ser m o r a l m e n t e posi-
bles y n o lo son cuando consisten en un h e c h o prohibido por las
leyes. P o r su parte, el inc. 2° del art. 1467 señala que es causa
ilícita la prohibida por la ley.
Desde el otro p u n t o de vista, o sea la prohibición de renuncia,
fuera de que n o respetarla constituiría u n a infracción legal den-
tro del c o n t e x t o que h e m o s analizado, el art. 12 dispone expresa-
m e n t e que n o p u e d e n renunciarse los derechos conferidos por
las leyes si está prohibida su renuncia.
U n a segunda limitación es la protección del orden público y
las buenas costumbres. Con relación al orden público el Código
se refiere a él en diversas disposiciones. Así, el art. 5 4 8 establece
que los estatutos de u n a corporación no d e b e n c o n t e n e r nada
contrario al orden público; el 8 8 0 , que las servidumbres n o d e b e n
dañar el orden público; los artículos 1 4 6 1 , 1 4 6 7 y 1 4 7 5 lo señalan
c o m o requisito de un objeto lícito, de una causa lícita, de u n a
condición m o r a l m e n t e posible. El c o n c e p t o de orden público nun-
ca h a sido objeto de u n a definición precisa: se h a hablado "del
arreglo de las personas y cosas dentro de la sociedad", pero sin
duda tiene un c o n c e p t o m u c h o más e x a c t o y significa lo que está
conforme a ese espíritu general de la legislación a que se refiere
el art. 2 4 del Código Civil. Desde este punto de vista, e n g l o b a
t a m b i é n los principios generales que resultan de la m o d e r n a legis-
lación e c o n ó m i c a . No existe pues u n a antítesis, c o m o lo quieren
los economistas, entre el orden público e c o n ó m i c o y el clásico
orden público de nuestro Código Civil; nada obsta a esta conclu-
sión y la capacidad de r e c e p c i ó n de nuestro Código a las nuevas
problemáticas se confirma u n a vez más.
Con relación a las buenas costumbres nuestro Código se refie-
re a ellas en los artículos 5 4 8 , 1 4 6 1 , 1467, 1 4 7 5 y 1 7 1 7 . C o r r e s p o n -
den a aquellos usos y costumbres que la sociedad considera en un
m o m e n t o dado c o m o normas básicas de convivencia social. No se
trata de usos cuya inobservancia esté penada por la ley, porque
entonces nos encontraríamos en presencia de u n a infracción le-
Constituye un c o n c e p t o difícil de precisar y que cambia de
nna sociedad a otra y en una misma sociedad con el transcurso
del tiempo.
I n;i tercera limitación de la a u t o n o m í a de la voluntad la cons-
liluve la p i o l c ( ( ion de los derechos legítimos de terceros.
l a protección de los derechos de terceros frente a la renuncia
que de sus propios derechos pueda hacer una persona está estable-
28 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

cida en forma genérica en el art. 12 al disponer que pueden renun-


ciarse los derechos que sólo miren el interés individual del renun-
ciante. Dentro del mismo criterio el art. 1126 señala que si se lega
una cosa con la calidad de no enajenarla, la cláusula se tendrá por
no escrita, salvo que la enajenación comprometiere algún derecho
de tercero. Por su parte el art. 1661 dispone que la compensación
no puede tener lugar en perjuicio de los derechos de un tercero.
Generalmente la legitimidad o ilegitimidad de los derechos de
un tercero depende de si está o no de buena fe, lo que correspon-
de a si ignora o sabe la situación antijurídica que puede desenvol-
verse en su contra. Así, si está de buena fe, n o le perjudica la
nulidad del contrato de sociedad en las acciones que le correspon-
dan contra todos y cada uno de los asociados por las operaciones
de la sociedad (art. 2 0 5 8 C. C ) . Asimismo tendrá acciones contra el
mandatario si el mandato expira por una causa ignorada del man-
datario o éste, sabedor de la causa, hubiere pactado con él (art. 2 1 7 3
C. C ) . Tal vez el caso más claro es que en la resolución no proceda
la acción reivindicatoría contra terceros poseedores de buena fe
(art. 1490 C. C.); del artículo 1491 resulta que esta buena fe consis-
te en haber ignorado la existencia de la condición.
Hay muchas otras disposiciones que se refieren a esta materia.
El art. 9 2 7 autoriza, en la acción posesoria de restitución, para
cobrar perjuicios al tercero de mala fe. El art. 9 7 6 dispone que la
acción de indignidad n o pasa contra terceros de b u e n a fe. El
art. 2 3 0 3 señala que el que pagó lo que no debía, no puede perse-
guir la especie poseída por un tercero de b u e n a fe.
En resumen, la a u t o n o m í a de la voluntad tiene una amplia y
clara limitación en cuanto no puede atentar contra los derechos
legítimos de terceros. Incluso al definir el dominio el artículo 5 8 2
dice que es el d e r e c h o real sobre u n a cosa corporal, para gozar y
disponer de ella arbitrariamente; n o siendo contra ley o contra
d e r e c h o ajeno. Esta limitación no se aplica sólo al dominio, ya
que el art. 5 8 3 dice que sobre las cosas incorporales hay también
una especie de propiedad, c o n c e p t o que amplía el N 2 4 del art. 19
e

de la Constitución, al señalar que se tiene el d e r e c h o de propie-


dad en sus diversas especies sobre toda clase de bienes corporales
o incorporales; por lo tanto, las limitaciones al ejercicio del domi-
nio se aplican también a todos los demás derechos.

- La buena fe

24. U n segundo principio fundamental en nuestro d e r e c h o


privado lo e n c o n t r a m o s en la protección de la b u e n a fe y, conse-
INTRODUCCIÓN 29

c u e n c i a l m e n t e , en el castigo de la mala fe. Más de cuarenta dispo-


siciones del Código se refieren a la b u e n a fe y otras tantas a la
mala fe.
T a m p o c o este principio está expresado en una fórmula gene-
ral, pero se encuentra en el trasfondo de todas las instituciones. 4

Tal vez la disposición más directa sea el inciso final del artículo 4 4 ,
que define el dolo c o m o la intención positiva de inferir injuria a la
persona o propiedad de otro. Pero si analizamos el concepto, ve-
mos que la mala fe n o siempre consiste en una intención positiva,
puede significar una actitud culpable y desprejuiciada; por otra
parte, la mala fe n o siempre va a ser necesariamente dirigida contra
otra persona; puede motivarse por un simple deseo de beneficio
personal o por tratar de soslayar requisitos o prohibiciones legales.
Por lo demás, la b u e n a fe n o es un c o n c e p t o único; bajo su
d e n o m i n a c i ó n se agrupan dos situaciones distintas, perfectamen-
te diferenciables. Ellas tal vez se reflejan en el lenguaje corriente,
pues e n t e n d e m o s que son dos c o n c e p t o s diversos el estar de bue-
na fe que el actuar de b u e n a fe.
En el p r i m e r caso, la b u e n a fe aparece c o m o u n a actitud men-
tal, actitud que consiste en ignorar que se perjudica un interés
ajeno o n o tener c o n c i e n c i a de o b r a r c o n t r a d e r e c h o , de t e n e r un
c o m p o r t a m i e n t o contrario a él. El otro aspecto de la b u e n a fe
consiste en la fidelidad a un a c u e r d o concluido o, d e n t r o del
círculo obligatorio, observar la c o n d u c t a necesaria para que se
c u m p l a en la forma c o m p r o m e t i d a la expectativa ajena. El prime-
ro es el estado de c o n c i e n c i a en un m o m e n t o determinado; el
otro, la realización de una c o n d u c t a . 5

Ambos aspectos de la buena fe están considerados en nuestro


derecho. El primero está claramente establecido en el art. 7 0 6 que
define la b u e n a fe en materia posesoria c o m o "la conciencia de
haberse adquirido el dominio de la cosa por medios legítimos,
exentos de fraude y de todo otro vicio". L o encontramos en el
matrimonio putativo que, de acuerdo al art. 122, produce los mis-
mos efectos civiles que el válido respecto del cónyuge que de b u e n a
fe y con j u s t a causa de error lo contrajo. Los arts. 9 0 6 y sigtes. en las
prestaciones mutuas atienden a la b u e n a o mala fe del poseedor
vencido, y el art. 9 1 3 señala que ella se refiere "relativamente a los
frutos, al tiempo de la percepción, y relativamente a las expensas y

1
J O S É LUIS DE LOS MOZOS. El principio de la buena fe. Urgel, 1965, N 4, Q

|);í .s. :ˇl y ss.


R

EMILIO HKTl'l. 'I'enmi general de las oblifrunoiii'x. Kd. Rcv. (Ir O. Priv. 1969,
I. 1 , , . ^ . 71.
30 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

mejoras, al tiempo en que fueron hechas". El art. 1267 n o hace


responsable de las enajenaciones o deterioros de las cosas heredita-
rias al que de buena fe hubiese ocupado la herencia. El inc. 2 del 2

art. 1 5 7 6 valida el pago h e c h o de b u e n a fe a la persona que estaba


entonces en posesión del crédito, aunque después aparezca que n o
le pertenecía; también en el pago, si éste n o tiene validez y ha
consistido en la transferencia de propiedad de una cosa fungible, se
valida si el acreedor la h a consumido de b u e n a fe. El art. 1 9 1 6 da
efectos legales al arrendamiento de cosa ajena respecto del arren-
datario de b u e n a fe. Si se prestó por quien n o tenía derecho de
enajenar, y las especies n o pueden reivindicarse por haber desapa-
recido su identidad, el mutuario de b u e n a fe sólo será obligado al
pago de los intereses estipulados (art. 2202 C. C ) . Según el art. 2295,
"si el que por error ha h e c h o un pago, prueba que no lo debía,
tiene d e r e c h o para repetir lo pagado", y el art. 2297 agrega que "se
podrá repetir aún lo que se ha pagado por error de derecho".
Este aspecto de la b u e n a fe, que consiste en la ignorancia de
una situación de h e c h o o de una antijuridicidad, fuera de los ejem-
plos señalados, queda perfectamente en claro cuando el art. 2 4 6 8
señala en qué consiste el dolo pauliano; dice al efecto: "estando de
mala fe el otorgante y el adquirente, esto es, c o n o c i e n d o ambos el
mal estado de los negocios del primero". La mala fe consiste en el
conocimiento; la b u e n a fe habría estribado en la ignorancia.
El otro carácter de la buena fe, c o m o desarrollo de una conduc-
ta, aparece claro en la reglamentación del pago respecto del cual el
art. 1591 impide que se haga parcialmente mientras, a su vez, el
art. 1590 dispone que si el pago es de un cuerpo cierto, el acreedor
debe recibirlo con sus deterioros, salvo que ellos provengan de he-
cho o culpa del deudor. Igualmente la pérdida de la cosa debida
extingue la obligación, salvo que haya perecido por culpa o durante
la mora del deudor (arts. 1670, 1672 C. C ) . T o d o esto se resume en
lo dispuesto en los arts. 1548 y 1549 que señalan que la obligación de
dar contiene la de entregar la cosa y si ésta es una especie o cuerpo
cierto, la de conservarlo hasta su entrega; la obligación de conservar
la cosa exige que se emplee en su custodia el debido cuidado. El
conjunto de estas disposiciones señala que el deudor debe proceder
de buena fe al cumplimiento de la obligación. Pero esta obligación
de conducta no corresponde sólo al deudor, sino también al acree-
dor. Su responsabilidad es clara si siendo vendedor debe responder
de los vicios redhibitorios (arts. 1858 y 1861 C. C ) , o si siendo com-
prador se ha constituido en mora de recibir (art. 1827 C. C.).
La n o r m a general de la b u e n a fe c o m o c o n d u c t a la encontra-
mos en el artículo 1 5 4 6 del Código Civil. Dicha disposición esta-
blece: "Los contratos deben ejecutarse de b u e n a fe".
INTRODUCCIÓN 31

De las disposiciones a que nos h e m o s referido resulta que


nuestro d e r e c h o protege la b u e n a fe, y la sanción de la mala fe es
evidente que n o c u e n t a c o n esa protección.
Pero existen muchas disposiciones en que la ley sanciona di-
r e c t a m e n t e la mala fe: así el art. 9 4 N° 6° respecto del que ha
sabido y ocultado la verdadera muerte del desaparecido; el art. 8 9 7
en la reivindicación, que sanciona al que de mala fe se da por
p o s e e d o r de la cosa que se reivindica, sin serlo; en la accesión de
cosas muebles (arts. 6 5 8 , 6 6 2 , 6 6 3 C. C ) ; el art. 1 8 1 4 en la com-
praventa que hace responsable de perjuicios al que vendió a sa-
biendas lo que en el todo o en una parte considerable n o existía.
Tal vez la disposición que más ampliamente establece la sanción
de la mala fe es el artículo 1 4 6 8 que dispone: "No podrá repetirse
lo que se haya dado o pagado por un objeto o causa ilícita a
sabiendas".
T o d o s estos ejemplos nos llevan a concluir que la protección
de la b u e n a fe y la sanción de la mala fe constituyen un principio
general de nuestro d e r e c h o privado.
En una sentencia de hace pocos años la Corte S u p r e m a expre-
sa: "el acto jurídico administrativo debe estar inspirado en el prin-
cipio general que es la base de todo régimen de d e r e c h o , la bue-
na f e " .
b

La legislación privada parte del c o n c e p t o de que los particula-


res están y actúan de b u e n a fe en sus relaciones jurídicas. P o r eso
el artículo 707 del Código Civil establece al respecto un principio
general: "La b u e n a fe se presume, e x c e p t o en los casos en que la
ley establece la presunción contraria.
E n todos los otros la mala fe d e b e r á probarse".
P o r lo tanto existe u n a presunción general de b u e n a fe en
todo el ámbito del d e r e c h o privado.
Las presunciones de mala fe son escasas; así, en materia pose-
soria, el inciso final del art. 7 0 6 establece que el e r r o r en materia
de d e r e c h o constituye u n a presunción de mala fe que n o admite
prueba en contrario. Sin e m b a r g o esta presunción desaparece
c u a n d o se trata de la prescripción adquisitiva extraordinaria, ya
que el artículo 2 5 1 0 N 2° dispone que se presume de d e r e c h o en
s

ella la b u e n a fe.
32 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

—El enriquecimiento sin causa

25. U n tercer principio lo constituye la reparación del enri-


q u e c i m i e n t o sin causa.
L a idea de causa rebasa aquí las definiciones teóricas que la
h a c e n residir en la causa final, para acercarse más a la definición
de nuestro Código. El artículo 1467 dispone que n o puede h a b e r
obligaciones sin una causa real y lícita; en su inciso segundo seña-
la que se entiende por causa el motivo que induce al acto o con-
trato. Cualquiera que sea el alcance j u r í d i c o que se quiera dar al
término "causa" es evidente que todo acto j u r í d i c o debe tener
una razón, que lo determine, lo que en d e r e c h o anglosajón se
d e n o m i n a "consideración". El e n r i q u e c i m i e n t o sin causa es aquel
que n o tiene un motivo j u r í d i c o válido para haberse producido. 7

P e r o para que este e n r i q u e c i m i e n t o constituya la figura jurídi-


ca no basta que haya sido inmotivado; es necesario además que el
enriquecimiento de un patrimonio corresponda al empobrecimien-
to de otro en un f e n ó m e n o no necesariamente equivalente, pero
sí correlativo. Si en estas circunstancias el e m p o b r e c i d o no tiene
otra acción o forma de o b t e n e r la reparación podrá intentar la de
repetición que se d e n o m i n a "actio de in rem verso". Es necesario 8

señalar que esta acción subsidiaria tendrá un doble límite, no


podrá ser superior al e m p o b r e c i m i e n t o sufrido p o r el actor ni
t a m p o c o al e n r i q u e c i m i e n t o del demandado.
El e n r i q u e c i m i e n t o sin causa lo considera nuestro Código en
la accesión (arts. 6 5 8 , 6 6 3 , 6 6 8 , 6 6 9 del C. C . ) ; en las prestaciones
9

mutuas (arts. 9 0 5 al 9 1 7 del C. C ) ; en la nulidad de los actos de


un incapaz y con igual criterio en la nulidad de pago (arts. 1 6 8 8 y
1578 del C. C . ) ; en la lesión e n o r m e en la compraventa (arts.1889,
10

1890, 1 8 9 3 del C. C ) ; en la acción de reembolso del c o m u n e r o


contra la comunidad (art. 2 3 0 7 del C. C . ) ; en la restitución del
11

pago de lo no debido (arts. 2 2 9 5 , 2 2 9 7 del C. C . ) ; en el d e r e c h o


12

de indemnización para los responsables civiles por h e c h o s de ter-


ceros (art. 2 3 2 5 del C. C ) , etc.

7
R. D. J . , 1. 79, s. 5, p. 202. Cons. 10.
8
R. D. J . , t. 80, s. 2, p. 96. Esta sentencia considera además que, para que la
acción proceda, el enriquecimiento debe ser ilegítimo.
'•' R. D.J., t. 66, s. 2, p. 67.
10
R. D.J., t. 38, s. 1, p. 481.
" R. D. J., t. 51, s. 1, p. 273.
1 2
R. D.J., t. 35, s. 1, p. 296; t. 62, s. 1, p. 87; l. 77, s. 2, \>. 12:'..
INTRODUCCIÓN 33

Es tan amplia y consistente la reparación del e n r i q u e c i m i e n t o


sin causa que, más que un principio general de nuestro d e r e c h o
privado, se h a creído ver en ella u n a fuente adicional de obliga-
ciones más allá de las que señalan los artículos 1 4 3 7 y 2 2 8 4 del
Código Civil. 13

- La responsabilidad

2 6 . P o r último un principio general de nuestro d e r e c h o priva-


do es la responsabilidad.
Más que de d e r e c h o privado es un principio c o m ú n a todo el
o r d e n a m i e n t o j u r í d i c o e n el cual la responsabilidad se halla siem-
pre presente bajo las más diversas formas. Hablamos en d e r e c h o
público de la responsabilidad del Estado, de la responsabilidad de
los funcionarios políticos o administrativos, de la responsabilidad
ministerial de los j u e c e s , etc. C o n relación a los particulares nos
referimos a su responsabilidad penal o civil.
Se h a señalado que la ley es un p r e c e p t o e m a n a d o del Estado
y que lleva aparejada u n a sanción; a h o r a bien, la más general de
estas sanciones, ya sea porque se infrinja o n o se cumpla un pre-
cepto legal, ya sea p o r q u e se desarrolle una c o n d u c t a antijurídica,
es la responsabilidad.
Esta responsabilidad puede significar u n a p e n a cuando se h a
cometido un delito, o bien, indemnizar un perjuicio o resarcir un
daño, c o m o sucede en la responsabilidad civil.
E n los primeros tiempos n o existió u n a distinción clara entre
las responsabilidades penal y civil, entre la represión a que daba
lugar la primera y la reparación que provenía de la segunda. E n
muchos casos la indemnización a la víctima fue al mismo tiempo
la p e n a impuesta al culpable.
Muy l e n t a m e n t e fue estableciéndose la distinción entre ambas
especies de responsabilidad, que los juristas destacaron en el siglo
X V I a través de u n a nueva interpretación de la ley Aquilia e inspi-
rándose e n las ideas de los canonistas. El Código N a p o l e ó n consa-
gró e n forma definitiva su separación.
Por eso hoy diferenciamos claramente la responsabilidad pe-
nal que acarrea la comisión de un delito, de la responsabilidad
civil q u e consiste en la reparación de un perjuicio o un d a ñ o
ilícitamente causados.

Kn este sentido la considera el art. 2041 del Código Civil italiano; los
1:1

¡iris. 812 ¡i 822 del Código Civil alemán (BGB); los arts. 62 a 67 del Código suizo
D e las Obligaciones.
34 DEREC1 l() CIVIl, PARTE GENERAL

27. En materia civil distinguimos dos campos fundamentales


de la responsabilidad. U n a c o r r e s p o n d e a la de aquellas personas
que n o han cumplido o p o r t u n a m e n t e la obligación derivada de
un contrato; por lo mismo, se la d e n o m i n a responsabilidad con-
tractual. Otra i n c u m b e a las personas que, dolosa o culpablemen-
te, han c o m e t i d o un h e c h o ilícito que causa daños a un tercero;
en este caso hablamos de responsabilidad extracontractual. T a l
vez en ambos casos hay violación de u n a obligación; en el primer,
de la obligación contractual; en el segundo, de una obligación
genérica de n o causar daño injusto a otro, lo que los r o m a n o s
señalaban c o n la frase "alterum non laedere".
L a responsabilidad civil extracontractual se configura a través
de la comisión de un delito o cuasidelito civiles que los artícu-
los 1 4 3 7 y 2 2 8 4 del Código Civil señalan c o m o fuentes de obliga-
ciones. L a obligación que de ellos nace es precisamente la de
indemnizar el daño causado.
El c a m p o de la responsabilidad civil es i n m e n s o . Se aplica a las
personas naturales y a las personas jurídicas, y sus alcances se van
d e t e r m i n a n d o por u n a j u r i s p r u d e n c i a que d e b e adecuar las nor-
mas del Código Civil, ya c e n t e n a r i o , a las variaciones y complejida-
des de las relaciones jurídicas y de los conflictos personales del
m u n d o actual.

28. L o expresado a n t e r i o r m e n t e n o significa que la responsa-


bilidad se limite sólo a aquellos casos de infracciones contractua-
les y de h e c h o s ilícitos dañosos; ella se extiende a todas las obliga-
ciones, cualquiera que sea su origen.
Así, si examinamos en primer término los actos lícitos n o con-
tractuales que dan origen a obligaciones (cuasicontratos), vemos
que en todos ellos se hace presente la responsabilidad. Por ejem-
plo, la responsabilidad del agente oficioso la establecen especial y
específicamente los artículos 2287, 2 2 8 8 y 2 2 9 0 del Código Civil; la
del que recibió el pago de lo n o debido está contemplada práctica-
m e n t e en todas las disposiciones que se refieren a ese cuasicontrato
(arts. 2 2 9 5 a 2 3 0 3 del C. C ) ; por último el artículo 2 3 0 8 del Código
Civil señala la responsabilidad de cada c o m u n e r o en la comunidad.
O t r o tanto pasa con las obligaciones que e m a n a n de la ley. El
incumplimiento de las obligaciones legales g e n e r a siempre u n a
responsabilidad. E n los derechos de familia e n c o n t r a m o s ejem-
plos respecto a los d e r e c h o s y deberes entre los cónyuges; en los
d e r e c h o s del padre de familia en el art. 2 5 0 ; respecto a los tutores
y curadores, en los artículos 3 7 8 , 391 y 4 1 9 .
E n otras materias vemos, por ejemplo, que e n el usufructo se
establecen responsabilidades para las obligaciones tanto del n u d o
INTRODUCCIÓN 35

propietario c o m o del usufructuario (arts. 7 7 4 y 8 0 2 del C. C ) . E n


la posesión e n c o n t r a m o s en las prestaciones mutuas la responsabi-
lidad general del p o s e e d o r vencido (arts. 9 0 4 a 9 1 5 del C. C ) .
Igualmente g e n e r a responsabilidad el privar a alguien injustamen-
te de su posesión (art. 9 2 6 del C. C ) . E n las sucesiones existen
también disposiciones que establecen explícitamente la responsa-
bilidad, c o m o el artículo 1 2 9 9 respecto al albacea, o el artícu-
lo 1 3 2 9 relativo al partidor.
T a n t o en la responsabilidad que origina la infracción de una
obligación derivada de un cuasicontrato c o m o en la que del in-
cumplimiento de u n a obligación legal, surge el p r o b l e m a de sa-
b e r si d e b e m o s ceñirnos a las normas que regulan la responsabili-
dad contractual o extracontractual, que son diferentes.

29. H e m o s visto que la responsabilidad es u n a institución ge-


neral del d e r e c h o . Q u e , en materia civil, toda persona es respon-
sable de las obligaciones que contraiga, cualquiera que sea su
origen, incluso aquellas que n a c e n al causar c u l p a b l e m e n t e un
daño. 14

P e r o esta responsabilidad c a r e c e r í a de alcance práctico si n o


existieran medios para p o d e r exigir coercitivamente el cumpli-
m i e n t o de las obligaciones, si el d e u d o r no quisiera o se mostrara
r e n u e n t e a cumplirlas en forma voluntaria. D e b e además estable-
cerse en qué forma y sobre qué bienes puede ejercerse esa acción
forzada.
El artículo 2 4 6 5 del Código Civil establece que: " T o d a obliga-
ción personal da al a c r e e d o r el d e r e c h o de perseguir su ejecución
sobre todos los bienes raíces o muebles del deudor, sean presen-
tes o futuros, exceptuándose solamente los n o embargables".
Este p r e c e p t o que establece lo que se llama p r e n d a general de
los acreedores, es un precepto fundamental en que descansan el
sistema j u r í d i c o y la responsabilidad en materia de obligaciones.
D e acuerdo c o n esto la responsabilidad recae sobre los bienes
del deudor, n o sólo los que éste tenía al contraerse la obligación,
sino también los que adquiera en el futuro, y que existan en su
patrimonio al m o m e n t o de hacerse efectiva la obligación.
Estos serán los bienes que respondan y la forma de h a c e r
efectiva la responsabilidad será la ejecución forzada de la obliga-
ción.
36 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

Cualidades e influencia del Código Civil

30. L a exposición de estos principios señala ya algunas de las


grandes cualidades de nuestro Código.
Desde antiguo se h a señalado además su m é t o d o , desarrollo
con orden y claridad. L a precisión y c o r r e c c i ó n de su lenguaje.
P o d e m o s señalar también c o m o un principio del Código su
objetividad, a la que ya nos referimos al señalar su diferencia e n
materia de obligaciones con el Código francés. Baste al efecto
señalar la p r o c e d e n c i a de la acción pauliana que establece el
art. 2 4 6 8 . L a disposición I la c o n c e d e en los contratos onerosos si
a

están de mala fe el otorgante y el adquirente. A h o r a bien, esta


mala fe no se deduce a través de u n a investigación psicológica,
sino que se establece por un a n t e c e d e n t e c o n c r e t o : el conoci-
m i e n t o del mal estado de los negocios del primero.
El mismo criterio aplican los arts. 1 4 9 0 y 1491 para determi-
nar los terceros poseedores de mala fe a quienes afecta la resolu-
ción. Esa mala o b u e n a fe se establece en base a u n h e c h o objeti-
vo: el c o n o c i m i e n t o o d e s c o n o c i m i e n t o de la existencia de la con-
dición.
En varias materias se adelantó a los códigos de su época, c o m o
lo hizo al fijar las normas fundamentales de d e r e c h o internacio-
nal privado y al reglamentar las personas jurídicas. Al establecer la
posesión inscrita para los bienes raíces, configuró e n el art. 7 2 8 el
sistema de información ligada, que sólo después de la mitad del
presente siglo h a venido a estructurar la informática m o d e r n a .
En materia social tuvo u n a especial importancia. E n las rela-
ciones jurídicas introdujo principios igualitarios contenidos e n nor-
mas c o m u n e s , justas, claras y asequibles. E n materia de propiedad
raíz realizó una revolución que n o h a sido d e b i d a m e n t e aprecia-
da. Las asignaciones forzosas hicieron que la fortuna debiera pre-
cisamente repartirse entre los sucesores, y esto frente a las familias
chilenas g e n e r a l m e n t e numerosas. P e r o fuera de esta división ge-
neral del h a b e r hereditario, las especies heredadas d e b i e r o n tam-
bién dividirse. L a obligación de dividir físicamente las especies,
especialmente los bienes raíces entre los coasignatarios q u e apare-
ce expresada en forma casi indirecta en la regla I del art. 1 3 3 7 a

("Entre los coasignatarios de una especie que no admito división..."),


d e t e r m i n ó la división obligada de los predios rústicos y los fundos
de mar a cordillera en pocas g e n e r a c i o n e s q u e d a r o n reducidos a
cientos de hectáreas.
El Código Civil realizó así una de las reformas agrarias más
profundas y n o conflictivas que se h a n efectuado en el m u n d o .
INTRODUCCIÓN 37

3 1 . L a influencia de nuestro Código Civil fue muy grande en


América Latina.
Su texto fue adoptado c o n leves variantes por E c u a d o r en
1861 y C o l o m b i a en 1 8 7 3 . Nicaragua siguió su m é t o d o y su plan.
Tuvo además u n a influencia considerable en la redacción del Có-
digo Civil uruguayo y del Código Civil argentino.
C o m o lo señala el profesor B e r n a r d i n o Bravo Lira "su difu-
sión n o se limita a u n a influencia más o m e n o s intensa sobre los
códigos posteriores de Portugal en 1867, de M é x i c o en 1871 y
1884, de Venezuela en 1 8 7 3 y 1 9 1 6 , de Guatemala en 1877, de
Costa Rica en 1 8 8 8 , de España en 1 8 8 9 , que se extendió ese a ñ o a
Cuba, Puerto Rico y Filipinas. Además de eso, fue seguido en
múltiples aspectos por T e i x e i r a de Freitas en su Esboco de Código
Civil para Brasil de 1 8 6 0 - 1 8 6 5 , por Tristán Narvaja en el código de
Uruguay de 1 8 6 9 y por Dalmacio Vélez Sarsfield en el código de
Argentina de 1 8 7 1 , que desde 1 8 7 6 fue adoptado p o r Paraguay.
Finalmente, h u b o u n a tercera forma de difusión del Código
de Bello, más profunda que las anteriores. Se trata de la adopción
de su texto, c o n algunas alteraciones de detalle destinadas a ade-
cuarlo a las necesidades y circunstancias de cada país. E n estos
casos, en lugar de redactarse un nuevo código, simplemente se
hizo propio al de Bello. Así sucedió primero desde 1 8 6 0 en Co-
lombia, Panamá, El Salvador y Ecuador, luego p o r corto tiempo
en Venezuela en 1 8 6 3 , y más duraderamente en Nicaragua desde
1871 y en Honduras desde 1 8 8 0 hasta 1 8 9 8 y luego de nuevo
desde 1 9 0 6 en a d e l a n t e . 15

F u e r a de A m é r i c a fue u n o de los que sirvieron de base para la


elaboración del actual Código Civil español. Es interesante desta-
car la opinión que m e r e c e a los jurisconsultos españoles. D o n J o s é
Luis de los Mozos e n su tratado de Derecho Civil Español, editado
en 1 9 7 7 , repitiendo en parte c o n c e p t o s contenidos en el Derecho
Civil de J . Castán T o b e ñ a s , expresa: "El Código Civil de Chile fue
elaborado m i n u c i o s a m e n t e p o r el gran jurista Andrés Bello sien-
do promulgado el 1 4 de diciembre de 1 8 5 5 , para entrar en vigor
el l de e n e r o de 1 8 5 7 . Es, sin duda alguna, c o m o o b r a jurídica, el
s

más interesante y perfecto de los Códigos americanos, al que acom-


pañan las virtudes de la claridad de lenguaje y de la precisión de
c o n c e p t o , siendo notable también la originalidad de muchas de
sus disposiciones, aunque c o m o toda o b r a legislativa inspirada e n
un trabajo científico personal, adolezca en ocasiones de prolijidad

R. ! ) . ) . , I. 80, primera parte, Derecho, p. 81.


38 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

y minuciosidad excesivas". Señala c o m o lo más interesante de po-


n e r en relieve la gran diversidad de fuentes que lo inspiraron,
recalcando su influencia en A m é r i c a y c ó m o esta influencia alcan-
za a la codificación e s p a ñ o l a . 16

Principales leyes modificatorias

32. Diversas leyes han modificado o c o m p l e m e n t a d o el Códi-


go Civil.
Algunas han derogado o se han incorporado a las disposicio-
nes del Código. Así, la ley N 5.020, de 28 de diciembre de 1 9 3 1 ,
2

referente a la adquisición y conservación de bienes raíces por las


corporaciones; la ley N° 5.521, de 3 0 de noviembre de 1 9 3 5 , que
iguala a la mujer chilena ante el d e r e c h o ; la ley N 6.612, de 2 4 de a

e n e r o de 1938, que introduce diversas modificaciones y reduce los


plazos de prescripción; la ley N 7.612, de 21 de octubre de 1 9 4 3 ,
a

que e n t r e otras modificaciones rebaja la mayor edad a los 21 años;


la ley N 7.825, de 3 0 de agosto de 1 9 4 4 , que modifica el pago p o r
a

consignación; la ley N 1 0 . 2 7 1 , de 2 de abril de 1 9 5 2 , que contie-


a

ne numerosas reformas en materia de matrimonio, filiación, guar-


das, s u c e s i o n e s , d e r e c h o s de los hijos naturales, etc.; la ley
N 1 6 . 9 5 2 , de I de octubre de 1 9 6 8 , que reduce nuevamente los
B a

plazos de prescripción; la ley N 1 8 . 1 7 5 , de 2 8 de octubre de 1 9 8 2 ,


a

que modifica el art. 2 4 7 2 del Código Civil; la ley N 18.802, de 9 a

de j u n i o de 1 9 8 9 , que otorgó plena capacidad a la mujer casada e


introdujo diversas modificaciones en materia de matrimonio, fa-
milia y secesiones; la ley N 19.089, de 19 de octubre de 1 9 9 1 , que
a

incorporó algunas reformas en materia de filiación; la ley N 19.221, a

de I de j u n i o de 1 9 9 3 , que rebajó la mayoría de edad a los 18


a

años; la ley N 19.335, de 23 de septiembre de 1 9 9 4 , que incorpo-


a

ró el régimen matrimonial de participación en los gananciales, etc.


La ley de matrimonio civil, promulgada el 10 de e n e r o de
1884.
Las leyes de Registro Civil. L a primera de 17 de j u l i o de 1 8 8 4 ,
reemplazada actualmente por la ley N 4.808, de 10 de febrero de
a

1930.
Las leyes N 7.613, de 21 de octubre de 1 9 4 3 , y 16.346, de 2 0
o s

de octubre de 1 9 6 5 , que establecen, respectivamente, la adopción


y la legitimidad adoptiva.

J O S É LUIS DE LOS MOZOS, Derecho Civil Español, vol. I, pág. 216, Sala-
1 6

manca, 1977.
INTRODUCCIÓN 39

La ley N" 17.336, de 2 de octubre de 1 9 7 0 , sobre propiedad


intelectual.
Las leyes que establecen las prendas sin desplazamiento: la ley
N 4.702 de compraventa de cosas muebles a plazo, de 6 de di-
a

c i e m b r e de 1929; la ley N 4.097, de 25 de agosto de 1 9 2 7 , sobre


s

prenda agraria; la ley N 5.687, de 17 de septiembre de 1 9 3 5 ,


a

sobre contrato de p r e n d a industrial; y la ley general que dicta


normas sobre Prenda sin Desplazamiento N 18.112, de 16 de abril
2

de 1 9 8 2 .
La ley N 1 8 . 1 0 1 , de 29 de e n e r o de 1 9 8 2 , sobre arrendamien-
2

to de bienes raíces urbanos. El D.L. N 9 9 3 de 2 4 de abril de 1 9 7 5 ,


a

sobre a r r e n d a m i e n t o de predios rústicos.


La ley N 6 . 0 7 1 , de 16 de mayo de 1963, hoy incorporada en la
a

O r d e n a n z a General de Construcciones y Urbanización, sobre ven-


ta de edificios por pisos o departamentos.
La ley N 18.010, de 2 7 de j u n i o de 1 9 8 1 , que fija disposicio-
a

nes para las operaciones de crédito de dinero.


La ley N 1 8 . 7 0 3 , de 10 de mayo de 1 9 8 8 , que establece una
a

nueva normativa sobre legitimación adoptiva y deroga la antigua


ley N 16.346.
2

La ley N 19.039, de 25 de e n e r o de 1 9 9 1 , sobre privilegios


a

industriales y protección de los d e r e c h o s de propiedad industrial.


Diversos Códigos dictados c o n posterioridad al Código Civil lo
modificaron. Así el Código del Trabajo, especialmente en el arren-
damiento de criados domésticos y en el a r r e n d a m i e n t o de servi-
cios inmateriales. El Código de P r o c e d i m i e n t o Civil y el Código
de Aguas, fundamentalmente en puntos relativos a las servidum-
bres y acciones posesorias.
C A P Í T U L O II

LA NORMA JURÍDICA DE DERECHO PRIVADO

LAS F U E N T E S D E L D E R E C H O

33. L a n o r m a j u r í d i c a es la respuesta a u n a realidad social


que está compuesta por fuerzas culturales y e c o n ó m i c a s , por tradi-
ciones y p o r c o n c e p c i o n e s morales e ideológicas. Todas ellas in-
fluyen en el r é g i m e n j u r í d i c o que r e c i b e u n a sociedad determina-
da y por ello hablamos de fuentes materiales del d e r e c h o positivo.
P e r o lo que nos interesa aquí n o son las fuentes materiales,
sino las fuentes formales del d e r e c h o . Es decir, estudiar los modos
a través de los cuales el d e r e c h o llega a constituir u n a n o r m a
positiva, vinculante y sancionada dentro de la sociedad.
L a ley n o es la fuente originaria del d e r e c h o . Este n a c e a
través de la solución de conflictos que efectúa el s o b e r a n o investi-
do del p o d e r total; o bien, c o m o e n R o m a , del fallo de casos
contenciosos de la vida práctica que efectúan funcionarios o juris-
consultos. P o r lo tanto, el verdadero origen del d e r e c h o n o es la
ley sino la sentencia.
L a ley aparece más tarde c o m o un proceso de racionalización.
Es un f e n ó m e n o m u c h o más m o d e r n o , porque presupone la exis-
tencia del Estado y un esfuerzo de abstracción y generalidad que
sólo se alcanzan en un p e r í o d o de desarrollo avanzado de la men-
talidad j u r í d i c a .
Pero, desde que aparece la ley, y sobre todo a partir de la
Revolución Francesa y del Código Civil de Napoleón, la ley ad-
quiere una p r e p o n d e r a n c i a casi exclusiva frente a las demás fuen-
tes formales del d e r e c h o . Pasa a ser así la fuente principal o pri-
maria.
Las otras posibles fuentes formales: la costumbre, los princi-
pios generales del d e r e c h o , la equidad, la jurisprudencia, pierden
42 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

t e ó r i c a m e n t e casi todo su valor. P e r o c o m o estas otras fuentes


formales n o tienen la rigidez de la ley y se adaptan y conforman
p e r m a n e n t e m e n t e a los cambios del m e d i o social, se produce
entre ellas y la ley un estado de tensión que aparece más o m e n o s
presente en el trasfondo de todo conflicto j u r í d i c o .
El actual Código Civil español señala c o m o fuentes del orde-
n a m i e n t o j u r í d i c o la ley, la costumbre y los principios generales
de d e r e c h o .
Muchos autores buscan una fórmula para p o d e r incluir entre
ellas a la jurisprudencia. L o anterior señalando que, en la prácti-
ca, tiene u n a importancia decisiva e n la formulación del d e r e c h o .
E n t r e nosotros la fuente fundamental del d e r e c h o es la ley
(arts. I , 8 y 14 del C. C. y 4 del C. de C o m e r c i o ) . L a equidad
a a a

constituye un e l e m e n t o de integración de la ley (art. 170 N 5 dele a

C. de P. C ) . L a misma equidad y el espíritu general de la legisla-


ción, c o m o bases de interpretación de la ley (art. 2 4 del C. C ) .
Cabe señalar también que los particulares, a través de los actos
jurídicos, pueden establecer normas de valor jurídico que no son de
aplicación general, sino que afectan exclusivamente a los que han
intervenido c o m o partes en ellos. Lo anterior lo señala claramente
nuestro Código Civil al expresar en el artículo 1545 que todo contra-
to legalmente celebrado es una ley para los contratantes.

34. Indicamos al c o m i e n z o u n a de las características del dere-


c h o que podríamos d e n o m i n a r su "alternatividad", al señalar que
regula aquellas relaciones entre los h o m b r e s que tienen relevan-
cia social.
O t r a característica es su "estatalidad", o sea, su absoluta rela-
ción con el Estado. Esta característica e n c i e r r a dos conceptos dis-
tintos: el primero es que el Estado es el que crea o r e c o n o c e las
normas obligatorias, o sea, establece el d e r e c h o ; el otro es que el
Estado es el que garantiza la observancia del o r d e n a m i e n t o jurídi-
co, esto es, garantiza el orden y establece los medios coactivos
para conservarlo.
El t é r m i n o "ley" c o m o fuente formal del d e r e c h o encierra a su
vez dos acepciones: u n a externa, el de precepto dictado por el
Estado con carácter obligatorio; otra interna, la prescripción de
c o n d u c t a que encierra este precepto y que es la n o r m a j u r í d i c a .
S o n estas dos a c e p c i o n e s las que h a c e n que la definición de
ley n o siempre sea c o n c o r d a n t e . Hay definiciones que se refieren
a la ley en cuanto c o n t e n i d o de la n o r m a jurídica, otras en que se
analiza la n o r m a misma.
D e b e señalarse que en el m u n d o actual se va perdiendo el
c o n c e p t o de u n a visión estrictamente estatal del d e r e c h o . En la
LA NORMA JURÍDICA DE D E R E C H O PRIVADO 43

Comunidad Europea, por ejemplo, surgen fuentes que i m p o n e n


derechos i n d e p e n d i e n t e m e n t e de su r e c o n o c i m i e n t o p o r los Esta-
dos que la forman. E n el d e r e c h o internacional privado, especial-
m e n t e en materia de c o m e r c i o , e n c o n t r a m o s normas jurídicas
que se aplican a individuos de diversos Estados y que resultan
determinadas, no por una decisión estatal, sino, especialmente,
por las naturaleza del tráfico que se realiza.

LA L E Y

- Concepto

35. E n general p o d e m o s decir que ley es una fórmula precisa


dictada por órganos soberanos especiales. E n forma más concreta,
que es un mandato expreso que proviene de la voluntad del legis-
lador formulado en palabras determinadas y a través de un proce-
dimiento preestablecido.
La Constitución de 1 9 8 0 regula la formación de las leyes hasta
su promulgación y publicación en los artículos 62 a 72 inclusive.
A diferencia de la Constitución de 1 9 2 5 , en que cualquiera
materia podía ser regulada por u n a ley p e r o señalando determi-
nados tópicos que sólo podían serlo por medio de ella, la Consti-
tución actual, en su artículo 6 0 , establece que sólo serán materia
de ley las que dicha disposición establece.
Esto n o es totalmente exacto, p o r q u e la Constitución en nu-
merosas otras disposiciones se refiere en forma directa o indirecta
a materias que d e b e n ser reguladas por ley y que no están con-
templadas en el artículo 6 0 .
E n todo caso el sistema actual es que sólo p u e d e n ser objeto
de una ley las materias que señala directa o indirectamente la
Constitución. E n realidad lo anterior restringe muy p o c o el ámbi-
to de aplicación de la ley porque las materias que la Constitución
le reserva son tan amplias y variadas que c u b r e n prácticamente
casi la totalidad del o r d e n a m i e n t o j u r í d i c o .
P e r o la Constitución, que constituye la ley fundamental, no
sólo regula la materia y formación de las leyes sino que al mismo
tiempo limita su alcance.
Esta limitación en primer término está c o n t e n i d a en el artícu-
lo 19 que fija las garantías constitucionales y que la ley no puede
vulnerar, igualmente en otras disposiciones c o m o , por ejemplo, el
artículo 73 que prohibe al Presidente de la República y al Congre-
44 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

so e j e r c e r funciones judiciales, abocarse causas pendientes, revisar


los fundamentos o c o n t e n i d o de las resoluciones de los tribuna-
les, o h a c e r revivir procesos fenecidos.
L a ley constituye un d e r e c h o escrito, diferenciándolo del de-
r e c h o consuetudinario. El ser escrito le da las ventajas de certi-
dumbre, precisión y unidad.
Planiol define la ley c o m o u n a regla social obligatoria, estable-
cida en forma p e r m a n e n t e por la autoridad pública y sancionada
p o r la fuerza. 1

De esta definición y de los aspectos que h e m o s señalado resul-


tan las principales características de la ley en c u a n t o a su conteni-
do, es decir, en cuanto a principio normativo:
a. L a ley es una regla social, esto es, una n o r m a de c o n d u c t a
exterior; la ley n o regula el fuero i n t e r n o de las personas sino
sus actos, y n o sus actos aislados sino los que se relacionan c o n
la vida social.
b. L a ley e m a n a de la autoridad pública, esto es, del organismo
al que la c o m u n i d a d social ha investido del p o d e r de dictarlas.
c. Las leyes d e b e n ser cumplidas n o es facultativo para los indivi-
duos el acatarlas o n o .
d. L a ley es sancionada por la fuerza. L a sanción de las leyes de
d e r e c h o público t o m a distintas formas, desde las medidas de
prevención hasta las penas. E n materia civil reviste también
distintos aspectos; así, las acciones destinadas a h a c e r efectivo
un d e r e c h o conferido p o r la ley (art. 1 4 7 0 C. C , p o r ejem-
pío).
e. L a ley es general. No sólo es general sino también abstracta, y
se ha establecido para un n ú m e r o i n d e t e r m i n a d o de actos o
h e c h o s , o para que rija a todas las personas que se e n c u e n t r a n
en u n a situación determinada. Es por ello que n o constituyen
p r o p i a m e n t e leyes ciertos actos administrativos que realiza el
p o d e r legislador q u e tienen la misma tramitación y presenta-
ción formal de u n a ley.
f. L a ley es p e r m a n e n t e . L a ley dura indefinidamente desde el
t i e m p o de su promulgación hasta su derogación. Esto n o im-
plica que la ley d e b a ser perpetua. Existen leyes temporales
que se dictan para t e n e r vigencia durante un t i e m p o determi-
nado; y leyes transitorias que, g e n e r a l m e n t e , regulan el paso
de una legislación antigua a una nueva.

1
MARCEL PLANIOL, Traite, Elémentaire de Droit Civil. Lib. Gral. de Droit.
1928, N 144.
e
LA NORMA JURÍDICA DE D E R E C H O PRIVADO 45

g. La ley es cierta. La ley no necesita ser acreditada. D e acuerdo


c o n el artículo 8 del Código Civil nadie podrá alegar ignoran-
Q

cia de la ley después que ésta haya entrado en vigencia. Debe-


mos h a c e r notar que esta certeza n o rige para la costumbre, la
q u e d e b e ser acreditada cuando la ley se remite a ella en mate-
ria civil (art. 2 del C. C ) , o bien cuando suple el silencio de la
9

ley e n materia comercial (art. 5 del C. de C o m e r c i o ) . No rige


a

t a m p o c o este principio para la ley extranjera en los casos en


que proceda su aplicación (art. 411 N 2 del C. de P. C ) .
2 2

— Definición del Código Civil

3 6 . Nuestro Código Civil en su artículo l dice: "La ley es u n a


2

declaración de la voluntad soberana que, manifestada en la forma


prescrita p o r la Constitución, manda, p r o h i b e o permite".
Esta definición h a sido criticada en cuanto a su forma y en
cuanto a su fondo.
E n c u a n t o a la forma, porque se señala que la redacción es
p o c o feliz, ya que la ley parece mandar, prohibir o permitir, por
h a b e r sido manifestada en la forma prescrita en la Constitución y
n o por ser la voluntad soberana.
E n cuanto al fondo, p o r q u e n o señala las características espe-
cíficas de la ley. E n especial se aduce que al dar a la ley una
validez solamente formal, n o se señala que debe ajustarse a ciertos
principios de justicia natural, a ciertas formas consideradas válidas
e n cualquiera sociedad.
D e b e m o s señalar que aunque existe siempre un c o n c e p t o so-
cial de justicia, éste es u n o para cada sociedad y en un m o m e n t o
determinado; n o hay preceptos inmutables y eternos anteriores y
superiores a cualquiera sociedad. Los principios generales de justi-
cia, válidos y admitidos en un m o m e n t o social determinado se con-
signan en la Constitución y se i m p o n e n al legislador a través de ella.
Si una ley n o los respeta, el individuo tiene el recurso de atacar la
constitucionalidad de la ley, pero antes de que esta inconstituciona-
lidad se declare, no puede sustraerse al cumplimiento de la ley.
El ciudadano n o puede invocar los principios generales de
justicia para sustraerse a la aplicación de normas positivas c o n c r e -
tas. En la aplicación del d e r e c h o a las relaciones jurídicas específi-
cas n o d e b e acudirse a más normas que las suministradas por el
d e r e c h o positivo.
Si llegara a admitirse que ciertas normas no son aplicables por
ser injustas, o no propender al bien c o m ú n o cualquier otro argu-
m e n t o análogo, el orden social llegaría a su lin.
46 D E R E C H O CfVlL. PARTE GENERAL

Por eso la definición del Código Civil, destacando el aspecto


formal de la ley, es la única que c o n d u c e a la solución lógica y ésta
es que d e b e ser aplicada y respetada por los particulares, sin que
éstos puedan por u n a decisión y un criterio propios sustraerse a
su cumplimiento.

- Diversas variedades de leyes y su jerarquía

37. L a ley fundamental está constituida por la Constitución


que regula la forma de g o b i e r n o y los atributos de los diversos
poderes públicos. A este respecto señala quiénes y en qué forma
desempeñan la función legislativa, en quiénes se radican las fun-
ciones administrativas y a quiénes corresponde la función judicial.
Es ley fundamental, n o sólo p o r q u e establece la forma en que
deben dictarse las leyes, sino también porque, c o m o lo h e m o s
señalado, establece límites a la discrecionalidad legislativa.
Las leyes deben dictarse n o sólo c o n f o r m e a la Constitución
sino que además n o p u e d e n contravenir sustantivamente los pre-
ceptos constitucionales.
Fuera de la Constitución, o ley constitucional misma, existen
diversas variedades de leyes, de distinta jerarquía, dentro de la
unidad de c o n c e p t o que hemos señalado, y que están establecidas
en el propio texto constitucional.
En primer término las leyes orgánicas constitucionales, cuyo
carácter no se define, pero que c o r r e s p o n d e n a determinadas
materias que el texto de la Constitución indica expresamente. E n
ella se señalan trece leyes orgánicas constitucionales, entre las
cuales se e n c u e n t r a n las que regulan el Tribunal Constitucional,
la organización y atribuciones de los Tribunales de Justicia, de la
Contraloría General de la República, del B a n c o Central, etc. Estas
leyes requieren para su aprobación, modificación o derogación
de un q u o r u m de cuatro séptimos de los diputados y senadores en
ejercicio. Además el Tribunal Constitucional debe ejercer el con-
trol de su constitucionalidad antes de su promulgación.
El Tribunal Constitucional se ha pronunciado sobre la consti-
tucionalidad de numerosas leyes.
En la práctica ha variado el c o n c e p t o de ley orgánica constitu-
cional p o r el de precepto o disposición de tal carácter. El tribunal
n o ha considerado que la totalidad de la ley sea orgánica constitu-
cional por referirse a las materias a que asigna tal calidad la Cons-
titución. D e acuerdo a su jurisprudencia sólo las normas que se
refieren a ellas son orgánicas constitucionales; las demás constitu-
yen una ley ordinaria o c o m ú n . Ha fallado reiteradamente que al
I A NORMA JURÍDICA DE D E R E C H O PRIVADO 47

T r i b u n a l le corresponde pronunciarse sólo sobre las disposiciones


de un proyecto que el constituyente h a reservado a la ley orgánica
constitucional; que los otros preceptos n o tienen tal carácter y
sólo constituyen una ley ordinaria, por lo cual n o se pronuncia
sobre ellos. Se rechazó así un voto disidente que estimaba que la
ley orgánica constitucional constituía un solo todo y que sobre
esta totalidad debía r e c a e r la resolución del T r i b u n a l . 2

E n segundo término p o d e m o s señalar las leyes interpretativas


de la Constitución que requieren para su aprobación, modifica-
ción o derogación de las tres quintas partes de los diputados y
senadores en ejercicio, y del control de constitucionalidad del
T r i b u n a l Constitucional.
En tercer lugar t e n e m o s las que la Constitución d e n o m i n a
leyes de q u o r u m calificado, las que requerirán para su aproba-
ción, modificación o derogación de la mayoría absoluta de los
diputados y senadores en ejercicio. Hay a p r o x i m a d a m e n t e o n c e
materias en que se exige este tipo de ley. Entre ellas, la pérdida de
la nacionalidad, los abusos de publicidad y las limitaciones para
adquirir el d o m i n i o de ciertos bienes.
U n a cuarta categoría la constituyen las leyes que podríamos
llamar corrientes, en el sentido tradicional, y que se refieren a todas
aquellas materias n o comprendidas en las clases anteriores, y que la
Constitución dice expresamente que deben ser materia de ley. Al
respecto el artículo 60 indica diversas regulaciones que señala que
"son materias de ley", pero esta disposición debemos complemen-
tarla en primer término con el artículo 62 al señalar otras discipli-
nas que serán reguladas por ley de la exclusiva iniciativa del Presi-
dente de la República. D e b e m o s agregar también todas aquellas
materias que, en otras muy numerosas disposiciones, la Constitu-
ción ha h e c h o objeto de ley, ya sea en forma imperativa, ya sea en
forma indirecta, al referirse a la ley que debe regularlas, de lo cual
encontramos varios ejemplos en el N 2 4 del artículo 19.2

En último término tenemos las leyes de base, ya que podrán n o


regular las materias en su integridad, sino fijar solamente las bases
esenciales del ordenamiento respectivo, permitiendo que la potes-
tad reglamentaria autónoma complete el contenido de la ley.
En tal situación se e n c u e n t r a n el "régimen j u r í d i c o laboral,
sindical, previsional y de seguridad social" (art. 60 N 4 ) ; los pro- 2

c e d i m i e n t o s que rigen los actos de la administración pública


(art. 6 0 N" 18); y "toda otra n o r m a de carácter general y obligato-

'•' K. I ) . )., 1. 7'.). s. 0, |). '_".>; |). !>7; |>. 100. T. 80, s. 0, p. 75. T . 81. s. 6, p. 1;
p. 07. T. K2,s. 0, p. 1; p. 'J; p. 00; p. 07.
48 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

ria que estatuya las bases esenciales de un o r d e n a m i e n t o j u r í d i c o "


(artículo 6 0 N 2 0 ) .
fi

- Potestad reglamentaria

38. Se d e n o m i n a potestad reglamentaria la facultad de ciertas


autoridades administrativas para dictar reglas obligatorias, más o
m e n o s generales, para el cumplimiento de la ley o el estableci-
m i e n t o de normas administrativas.
Esta potestad reglamentaria la tienen el Presidente de la R e -
pública, los Intendentes y G o b e r n a d o r e s , los Alcaldes y ciertos
funcionarios. Los decretos que e m a n a n del Presidente de la Repú-
blica, para distinguirlos de los decretos de otras autoridades, se
d e n o m i n a n Decretos Supremos.
La potestad reglamentaria del Presidente de la República está
establecida en el N 8 del artículo 32 de la Constitución Política,
s

que dice: "Ejercer la potestad reglamentaria en todas aquellas


materias que n o sean propias del d o m i n i o legal, sin perjuicio de
la facultad de dictar los demás reglamentos, decretos e instruccio-
nes que c r e a convenientes para la e j e c u c i ó n de las leyes".
De esta disposición resulta que la potestad reglamentaria del
Presidente de la República tiene dos alcances distintos. E n algu-
nos casos podrá regular determinadas materias c u a n d o la Consti-
tución n o h a dicho que ello deba ser materia de ley.
Es lo que se llama potestad reglamentaria a u t ó n o m a o de
regulación. En cambio, en las materias que d e b e n ser objeto de
ley sólo podrá dictar las normas necesarias para el cumplimiento
de dichas leyes, sin p o d e r estatuir sustantivamente sobre la mate-
ria. Es lo que se llama potestad reglamentaria de e j e c u c i ó n .
C o m o la Constitución h a señalado tal n ú m e r o de materias
que d e b e n ser objeto de ley, la potestad reglamentaria a u t ó n o m a
del Presidente de la República es e x t r e m a d a m e n t e reducida. E n
realidad prácticamente sólo tendrá cabida en aquellas leyes a que
ya nos referimos, y en las cuales el legislador sólo fija las bases
esenciales de una institución.
Es indudable que, respetando esas bases la materia p u e d e ser
regulada sustancialmente en forma reglamentaria.
En resumen, en aquellas materias que la Constitución h a re-
servado e x p r e s a m e n t e a la ley, ésta constituye lo que se ha deno-
m i n a d o n o r m a de clausura, i n h i b i e n d o la c o m p e t e n c i a reglamen-
taria para estatuir sobre la materia. 3

3
R . D.J., t. 82, s. 5,p. 59.
LA NORMA J U R Í D I C A DE D E R E C H O PRIVADO 49

E n las materias n o reservadas a la ley, la n o r m a de clausura va


a ser el reglamento, que podrá reemplazar a la ley, igualmente en
las materias objeto de una ley de base en las que, respetando
dichas bases podrá complementarlas sustantivamente.
Los reglamentos a u t ó n o m o s constituirán estatutos del poder
ejecutivo c o n carácter legal.
Los decretos supremos deben cumplir ciertas formalidades,
c o m o lo son, p o r lo general, su firma por el Presidente, su firma
p o r el Ministro respectivo, quien podría firmar también por or-
den del Presidente, su t o m a de razón por la Contraloría General
de la República, etc.
D e c r e t o es un término genérico que c o m p r e n d e los simples
decretos o decretos p r o p i a m e n t e tales, los reglamentos, las orde-
nanzas y las instrucciones. R e g l a m e n t o es la c o l e c c i ó n ordenada y
metódica de disposiciones para asegurar el c u m p l i m i e n t o de u n a
ley, si se trata de un reglamento de ejecución, o bien para regular
u n a materia si se trata de un reglamento a u t ó n o m o o de regula-
ción.
Las ordenanzas son reglamentos de especial importancia, que
se dictan c o n expresa autorización de la ley, y que c o n t i e n e n
g e n e r a l m e n t e disposiciones que son propias de ésta, c o m o sancio-
nes y multas.
En ciertos casos la ley autoriza al Presidente de la República
para dictar un decreto, refundiendo las disposiciones legales so-
bre u n a materia c o n t e n i d a en leyes diversas. Estos decretos, que
se d e n o m i n a n textos legales refundidos, n o son u n a manifesta-
ción de voluntad del Presidente de la República, sino del legisla-
dor, y constituyen e n todo una verdadera ley.

— Decretos con fuerza de ley - Decretos-leyes

3 9 . L a potestad reglamentaria p u e d e extenderse a materias


propias de u n a ley c u a n d o el legislador, en un texto legal, h a
delegado en el Presidente de la República la facultad de legislar
sobre u n a materia determinada.
Tal d e c r e t o es lo que se llama un "decreto c o n fuerza de ley".
Ellos constituyen u n a verdadera ley y mientras los decretos
corrientes p u e d e n ser modificados p o r otro decreto, los decretos
con fuerza de ley sólo p u e d e n serlo por u n a disposición de j e r a r -
quía legal.
Hoy d í a la C o n s t i t u c i ó n autoriza e x p r e s a m e n t e esta decla-
ración en el a r t í c u l o 6 1 , p e r o la r e g l a m e n t a e n f o r m a muy
restrictiva.
50 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

En especial en cuanto a la materia, ya que ésta d e b e ser seña-


lada en forma precisa y se eliminan muchas de las posibilidades
de delegación, especialmente las que d e b e n ser materia de leyes
orgánicas constitucionales o de quorum calificado.
Se restringe también en cuanto al plazo ya que el término de
la delegación no puede ser superior a un año.
Por último en cuanto a su tramitación, ya que ésta no es la de
los simples decretos sino que estarán sometidos en cuanto a su
publicación, vigencia y efectos, a las mismas normas que rigen
para la ley.
Durante las situaciones de e m e r g e n c i a que ha vivido el país,
en las cuales se ha interrumpido el funcionamiento normal del
poder legislador, la facultad legislativa ha sido ejercida por el
ejecutivo por medio de disposiciones legales que se han denomi-
nado decretos-leyes.
Respecto de los primeros, dictados h a c e más de cincuenta
años, se discutieron su legalidad y eficacia. La realidad práctica
determinó que ellos fueran aceptados.
Desde 1 9 7 3 y hasta la vigencia de la Constitución de 1980 se
estableció un o r d e n a m i e n t o j u r í d i c o provisorio en que la regula-
ción legal se efectuó por medio de los decretos-leyes dictados
dentro del m a r c o de la Constitución de 1925 y de las modificacio-
nes introducidas a ésta, especialmente por las Actas Constitucio-
nales.
Estos decretos-leyes tienen una n u m e r a c i ó n progresiva, hasta
el n ú m e r o 3.660, y se encuentran comprendidos entre las leyes
N 17.982 y 17.983.
o s

Los decretos-leyes tienen, en consecuencia, las mismas limita-


ciones y fuerza obligatoria de las leyes.
Al mismo tiempo, mientras los decretos corrientes pueden ser
modificados por otro decreto, tanto los decretos con fuerza de ley
c o m o los decretos-leyes sólo pueden serlo por una disposición de
j e r a r q u í a legal.

- Inconstitucionalidad de las leyes

4 0 . L a ley, en sentido estricto, está subordinada a la Constitu-


ción. Si la ley se aparta o contradice alguna de las normas que la
Constitución establece, nos e n c o n t r a m o s frente a u n a ley inconsti-
tucional. L a inconstitucionalidad p u e d e ser tanto de forma c o m o
4

4
R. D. {., t. 79, s. 5, p. 1.
1A NORMA JURÍDICA DE DERECHO PRIVADO 51

de fondo. L a inconstitucionalidad de forma se configura si n o se


han cumplido los requisitos que el o r d e n a m i e n t o constitucional
fija para la tramitación de la ley. L a inconstitucionalidad es de
fondo si la ley transgrede en especial alguno de los derechos
garantizados por la Constitución (art. 2 1 9 de la C o n s t i t u c i ó n ) . 5

El artículo 8 0 de la Constitución establece que "la Corte Su-


prema, de oficio o a petición de parte, en las materias de que
conozca, o que le fueren sometidas en recurso interpuesto en
cualquier gestión que se siga ante otro tribunal, podrá declarar
inaplicable para esos casos particulares todo p r e c e p t o legal con-
trario a la Constitución.
Este r e c u r s o p o d r á d e d u c i r s e e n c u a l q u i e r estado de la ges-
tión, p u d i e n d o o r d e n a r la C o r t e la suspensión del p r o c e d i -
miento".
En algunos países la declaración de inconstitucionalidad de la
ley la deja sin efecto en general; entre nosotros tal declaración la
hace sólo inaplicable en el j u i c i o específico en que ella se h a
declarado. H e m o s visto que la inconstitucionalidad puede ser de
forma o de fondo. R e s p e c t o de la declaración de inconstituciona-
lidad c u a n d o ella es de fondo, n o hay problemas, pero se ha
discutido acerca de si el recurso de inaplicabilidad p r o c e d e tam-
bién por la inconstitucionalidad de forma.
Los que opinan que n o cabe al recurso sostienen que u n a ley
que n o ha cumplido los requisitos de forma n o es ley, y puede
dejarse de aplicar por cualquier tribunal.
L a mayoría de los autores son de opinión contraria. Se señala-
ba que la Constitución de 1 9 2 5 en su artículo 8 6 , inciso 2 , similar a

al artículo 8 0 actual, n o distinguía entre ambas clases de inconsti-


tucionalidad.
L a inconstitucionalidad de forma que provenga de que un
decreto promulgatorio de la ley se aparte del texto aprobado de
ésta puede ser representada por la Contraloría General de la Re-
pública y, en caso de producirse conflicto, éste es resuelto por el
T r i b u n a l Constitucional.
E n u n a sentencia reciente la Corte S u p r e m a h a resuelto "que
de esta disposición constitucional (art. 8 0 ) se desprende clara-
mente que la facultad que se confiere a la Corte S u p r e m a para
declarar la inaplicabilidad en los casos a q u e se refiere, sólo proce-
de para resguardar la inaplicabilidad de fondo de las leyes, n o la
de forma". La principal argumentación es que la disposición auto-
52 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

riza "para declarar inaplicable para esos casos particulares todo


p r e c e p t o legal contrario a la Constitución", declarar la inconstitu-
cionalidad de forma significaría anular la ley e n g e n e r a l . 6

De acuerdo c o n el N l del artículo 8 2 de la Constitución el


a fi

Tribunal Constitucional ejerce, antes de su promulgación, el con-


trol de la constitucionalidad de las leyes orgánicas constitucionales
y de las leyes que interpretan algún precepto de la Constitución.
Resolverá igualmente sobre la constitucionalidad de un decre-
to c o n fuerza de ley, a petición del Presidente de la R e p ú b l i c a si la
Contraloría lo h u b i e r e representado p o r esta razón, o b i e n a peti-
ción de las Cámaras si la Contraloría h u b i e r e t o m a d o razón de él.
T a m b i é n puede pronunciarse sobre la constitucionalidad de los
simples decretos, a petición del Presidente de la República si el
decreto hubiere sido tramitado, a requerimiento de cualquiera de
las Cámaras dentro de los treinta días siguientes a su publicación.
Resuelto p o r el T r i b u n a l Constitucional que un p r e c e p t o legal
d e t e r m i n a d o es constitucional n o p r o c e d e r á el recurso de inapli-
cabilidad, p o r q u e la Corte Suprema, de a c u e r d o al inciso final del
artículo 8 3 de la Constitución, n o p o d r á declararlo inaplicable
por el m i s m o vicio que fue materia de la sentencia.
D e b e tenerse presente que respecto a los decretos c o n fuerza
de ley p u e d e producirse u n a doble situación: p u e d e n violar las
disposiciones constitucionales o p u e d e n e x c e d e r los límites de la
delegación efectuada p o r la ley. Si el d e c r e t o c o n fuerza de ley
contraviene la ley delegatoria ello d e b e ser r e p r e s e n t a d o p o r la
Contraloría G e n e r a l de la República.
En tal caso el p r o c e d i m i e n t o es igual que en la situación de
inconstitucionalidad y la controversia es resuelta p o r el T r i b u n a l
Constitucional.
Si sucediera que la Contraloría tramita sin o b j e c i o n e s un de-
creto c o n fuerza de ley que e x c e d e los límites de la delegación n o
p u e d e entablarse el recurso de inaplicabilidad, p e r o a nuestro
e n t e n d e r se trata de un simple d e c r e t o ilegal, que p u e d e , p o r tal
motivo, dejar de ser aplicado p o r cualquier tribunal.

CLASIFICACIÓN DE IAS LEYES

4 1 . D e a c u e r d o c o n lo dispuesto e n el artículo I del Código


a

Civil las leyes p u e d e n dividirse en imperativas, prohibitivas y per-


misivas.

6
R. D. J., t. 82, s. 5, p. 86, cons. 6, 7 y 8.
LA NORMA JURÍDICA DE D E R E C H O PRIVADO 53

Esta clasificación h a sido criticada p o r la doctrina, porque se


dice que, en el fondo, toda ley imperativa es prohibitiva porque
p r o h i b e h a c e r lo que o r d e n a en forma distinta a lo legalmente
establecido. Se discute también si al lado de las dos primeras
categorías tiene razón de ser la existencia de la tercera, en cuanto
a que aquello que n o es m a n d a d o ni prohibido es lícito y permiti-
do c o m o c o n s e c u e n c i a del principio fundamental de libertad.
O t r a clasificación consiste en dividir las leyes en:
Imperativas o prohibitivas. Ellas m a n d a n o p r o h i b e n y obede-
c e n a motivos de orden público, a la m a n t e n c i ó n del ordenamien-
to de la organización social o la necesidad de p r o t e g e r a ciertas
personas que se e n c u e n t r a n en situación de inferioridad p o r razo-
nes de sexo, edad o situación.
Declarativas o supletivas. Ellas d e t e r m i n a n las consecuencias
de los actos j u r í d i c o s que las partes n o han previsto.
Dispositivas. Ellas constituyen normas que regulan los conflic-
tos entre personas que n o han contratado entre sí.
D e b e m o s señalar que el carácter prohibitivo de u n a ley consis-
te en que impide algo en forma absoluta. Así, es prohibitiva la
disposición del inciso l del art. 4 0 2 del Código Civil, que estable-
2

ce: "Es prohibida la d o n a c i ó n de bienes raíces del pupilo, aún c o n


previo d e c r e t o de j u e z " . T a l acto n o p u e d e ser realizado p o r el
guardador en forma alguna. E n c a m b i o , lo establecido en el ar-
tículo 3 9 7 de que "el tutor o curador n o podrá repudiar n i n g u n a
h e r e n c i a deferida al pupilo, sin d e c r e t o de j u e z c o n c o n o c i m i e n t o
de causa, ni aceptarla sin beneficio de inventario", n o constituye
u n a disposición prohibitiva sino imperativa, ya que el acto puede
realizarse c u m p l i e n d o determinados requisitos.
Desde otro p u n t o de vista p o d e m o s distinguir entre leyes nor-
mativas, modificatorias e interpretativas.
A u n q u e todas las leyes son normativas usamos aquí el térmi-
no, a falta de otra expresión, para referirnos a aquellas leyes que
estatuyen sobre u n a materia que n o h a sido antes objeto de imple-
m e n t a c i ó n legal. U n e j e m p l o claro lo constituye entre nosotros la
Ley N 7.613, que introduce en nuestro d e r e c h o privado la filia-
2

ción adoptiva, ya que la adopción era institución que n o existía


antes en nuestra legislación.
L a ley modificatoria varía el estatuto legal de u n a situación ya
reglamentada p o r la ley. C o m o e j e m p l o p o d e m o s señalar las innu-
merables leyes que han modificado las disposiciones relativas al
a r r e n d a m i e n t o de cosas, contenidas en el Código Civil, y poste-
riormente en sus leyes modificatorias. C o m o en la práctica la ma-
yoría de las instituciones, tanto en d e r e c h o privado c o m o en dere-
-

c h o público, se encuentran reglamentadas legalmente, las nuevas


leyes tienen en su generalidad el carácter de modificatorias.
54 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

Las leyes interpretativas, c o m o lo establece el inciso 2 del a

art. 9 del Código Civil, son las que se limitan a declarar el sentido
a

de otras leyes. L a ley interpretativa n o es, por lo tanto, u n a nueva


regulación de la materia contemplada p o r la ley anterior. Su úni-
co alcance d e b e consistir en aclarar un punto dudoso u obscuro
en la ley primitiva. Su carácter de ley interpretativa se lo dará su
propio c o n t e n i d o . No será necesario que diga expresamente su
intención de interpretar, c o m o t a m p o c o esta declaración expresa
le dará tal carácter si lo que h a c e en realidad es modificar la ley
anterior.
L a distinción entre u n a ley interpretativa y una ley modificato-
ria es a veces difícil y la calificación tiene especial importancia,
porque las leyes interpretativas, de acuerdo al art. 9 del Código
a

Civil, se e n t i e n d e n incorporadas a la ley interpretada, es decir,


son necesariamente retroactivas. L o anterior determina la relevan-
cia de la distinción p o r las limitaciones, que más adelante vere-
mos, a que está sujeta la retroactividad de la ley.

Autoridad de la ley

42. E n d e r e c h o público sólo es lícito h a c e r lo que expresa-


m e n t e permiten las leyes.
Este principio fundamental está establecido en el artículo 7 a

de la Constitución. D i c h a disposición establece: "Los órganos del


Estado actúan válidamente previa investidura regular de sus inte-
grantes dentro de su c o m p e t e n c i a y en la forma que prescriba la
ley.
Ninguna magistratura, ninguna persona ni grupo de personas
pueden atribuirse, ni aun a pretexto de circunstancias extraordi-
narias, otra autoridad o derechos que los que expresamente se les
hayan conferido en virtud de la Constitución o las leyes.
T o d o acto en contravención a este artículo es nulo y originará
las responsabilidades y sanciones que la ley señale".
Por su parte el Código Civil establece en su artículo 1462 que
hay objeto ilícito en todo lo que contraviene el d e r e c h o público
chileno.
L a sanción en ambos casos es, por lo tanto, la nulidad.
E n d e r e c h o privado el principio general es diverso. Se permi-
te h a c e r todo lo que n o está directa o indirectamente prohibido
por la ley. L a libertad de los particulares para actuar en la vida
j u r í d i c a es la n o r m a c o m ú n .
El principio de la a u t o n o m í a de la voluntad, que establecen
en especial los artículos 12 y 1545 del Código Civil, da a los partí-
LA NORMA J U R Í D I C A DE D E R E C H O PRIVADO 55

culares, c o m o regla general, la facultad de ejercer o r e n u n c i a r los


derechos que les confieren las leyes y de estipular los derechos y
obligaciones que estimen convenientes.
Al estudiar los principios que informan nuestro d e r e c h o priva-
do, analizamos las diversas restricciones que tiene el principio de
la a u t o n o m í a de la voluntad.

4 3 . L a autoridad de la ley se basa fundamentalmente en la


presunción de c o n o c i m i e n t o de la ley.
El artículo 7 del Código Civil dispone que desde la fecha de su
a

publicación la ley se entenderá conocida de todos y será obligato-


ria. Por su parte el artículo 8 establece que: "Nadie podrá alegar
a

ignorancia de la ley después que ésta haya entrado en vigencia".


L a presunción del c o n o c i m i e n t o de la ley n o se ajusta a la
realidad, p o r q u e es indudable que hay innumerables leyes que los
particulares d e s c o n o c e n y que aun p u e d e n n o ser del conoci-
miento de los entendidos en la materia. El fárrago de leyes que se
dictan c o n s t a n t e m e n t e h a c e muy difícil saber cuál es, en realidad,
el p r e c e p t o vigente. Basta pensar en las leyes tributarias que se
modifican y alteran c o n t i n u a m e n t e . P o r otra parte el abuso de la
derogación tácita, en que preceptos nuevos van superponiéndose
a unos que, a su vez, se han superpuesto a otros, h a c e imposible,
si n o es a través de un trabajo largo y tedioso, y n o siempre segu-
ro, el saber, en u n a materia dada, cuál es la legislación vigente.
Basta considerar al respecto la labor de técnicos especializados
que, a través de un ardua y larga tarea, y d e b i e n d o asumir a veces
decisiones de legislador, h a n tratado de fijar el texto actual del
Estatuto Administrativo o de la O r d e n a n z a G e n e r a l de Construc-
ciones.
Esta situación era aún más inconsulta c u a n d o se pretendió
que el inciso final del artículo 7 0 6 del Código Civil tenía una
aplicación general. D i c h a disposición establece: "Pero el e r r o r en
materia de d e r e c h o constituye u n a presunción de mala fe, que n o
admite p r u e b a en contrario". Este p r e c e p t o se refiere a materia
exclusivamente posesoria, c o m o lo demuestra la disposición si-
guiente que, c o n u n a redacción distinta, sí que es de aplicación
general.
Pretender que el e r r o r de d e r e c h o constituyera siempre u n a
presunción de mala fe sería una monstruosidad inaceptable.
La ficción de c o n o c i m i e n t o de la ley tiene el alcance lógico de
su obligatoriedad; de otro m o d o el c o n c e p t o de ley n o tendría
sentido.
En realidad bajo la d e n o m i n a c i ó n de "presunción del conoci-
miento de la ley" se engloban principios de distinto alcance. U n o
56 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

de ellos es la obligatoriedad de la ley, es decir, la ficción de que el


c o n o c i m i e n t o de la ley h a c e inexcusable su i n c u m p l i m i e n t o . P e r o
otro p r o b l e m a muy distinto es la influencia que sobre los actos
j u r í d i c o s p u e d a e j e r c e r el e r r o r de d e r e c h o . L a i g n o r a n c i a del
d e r e c h o n o p u e d e servir de p r e t e x t o para eludir su observancia,
pero p u e d e t e n e r u n a influencia indirecta, positiva o negativa,
cuando sea alegada c o m o presupuesto de aquellos h e c h o s de que
la ley h a c e derivar consecuencias j u r í d i c a s . 7

Por lo tanto, el c o n o c i m i e n t o presunto de la ley h a c e inexcu-


sable su i n c u m p l i m i e n t o , p e r o es distinta la situación si n o en-
frentamos el e r r o r de d e r e c h o . Hay legislaciones, c o m o el Código
Civil español, que n o señalan u n a diferenciación de tratamiento
entre el e r r o r de h e c h o y el e r r o r de d e r e c h o , ya que a m b o s
p u e d e n constituir vicios del c o n s e n t i m i e n t o . El actual Código Ci-
vil italiano establece e n el N 4 del art. 1 4 2 9 que hay e r r o r esen-
a e

cial "cuando tratándose de e r r o r de d e r e c h o , él h a sido la razón


ú n i c a o principal del contrato". El Código Civil c h i l e n o se atiene
más a esta materia a la teoría clásica y dispone en su artículo 1 4 5 2
que "el e r r o r sobre un p u n t o de d e r e c h o n o vicia el consenti-
miento". P e r o si en materia de c o n s e n t i m i e n t o nuestro ordena-
m i e n t o establece que el e r r o r de d e r e c h o n o constituye un vicio,
existen i n n u m e r a b l e s otras materias e n que la sanción n o es pre-
cisamente u n a p r e s u n c i ó n de mala fe.
Hay n u m e r o s o s casos e n que el e r r o r de d e r e c h o es excusable,
partiendo de la base de la b u e n a fe en sentido subjetivo. Así
e n c o n t r a m o s el m a t r i m o n i o putativo (art. 122 C. C ) ; los errores
de b u e n a fe en los casos de adjunción, especificación, mezcla,
edificación o plantación (arts. 6 5 8 , 6 6 2 , 6 6 3 , 6 6 8 y 6 6 9 del C. C ) ;
el error e n cuanto al tradente en la tradición (art. 6 7 5 C. C ) ; el
pago de b u e n a fe al actual poseedor del crédito (art. 1 5 7 6 inc. final
C. C ) ; la c o n s i g n a c i ó n a n t e la i n c e r t i d u m b r e del a c r e e d o r
(art. 1 5 9 9 C. C ) ; el e r r o r en cuanto a la identidad de los contra-
tantes en el depósito (art. 2 2 1 6 C. C ) ; repetición del pago efec-
tuado p o r e r r o r de d e r e c h o (art. 2 2 9 7 C. C ) , etc. Existen incluso
otras situaciones diversas, c o m o la del arrendador q u e se ha pues-
to en la imposibilidad de entregar la cosa y que d e b e r á indemni-
zar a u n q u e haya creído, e r r ó n e a m e n t e y de b u e n a fe, que podía
arrendarla (art. 1 9 2 5 C. C ) .
En resumen, la ficción de c o n o c i m i e n t o de la ley tiene distin-
tos alcances. L a presunción implica el que la i g n o r a n c i a j u r í d i c a

J O S É LUIS DE LOS MOZOS, Derecho Civil Español. Salamanca, 1977. Vol. I,


7

p. 675. JOAQUÍN COSTA, La ignorancia del derecho. Europa-América, 1957.


LA NORMA JURÍDIC A DE D E R E C H O PRIVADO 57

de u n a persona n o puede ser obstáculo para el cumplimiento de


la ley; pero n o señala las consecuencias del c o n o c i m i e n t o o desco-
nocimiento de las leyes. Ciertos funcionarios deben necesariamente
saber el d e r e c h o ; su ignorancia es inexcusable y está sancionada.
El j u e z , el funcionario Contralor, n o podrían alegar ignorancia de
la ley.
Precisamente en este postulado se basa el h e c h o de que la ley
n o necesite ser probada. Es la obligación de su c o n o c i m i e n t o por
quien d e b e aplicarla, lo que elimina a los particulares de la obliga-
ción de determinar el texto o los textos vigentes.
Respecto a los particulares el d e s c o n o c i m i e n t o de la ley n o
excusa su cumplimiento, pero, en c a m b i o , p u e d e n estar protegi-
dos si han o b r a d o equivocadamente y de b u e n a fe p o r d e s c o n o c e r
el d e r e c h o . Cada institución puede t e n e r al respecto u n a solución
particular y se producirá, c o m o lo dice actualmente el artículo 6 a

del Código Civil español, en su parte final, que: "el e r r o r de dere-


c h o producirá ú n i c a m e n t e aquellos efectos que las leyes determi-
nen".
Ya en sentencias antiguas nuestra Corte S u p r e m a había esta-
blecido, e n materia aduanera, que n o procedía comiso c u a n d o n o
había existido fraude, a u n q u e se h u b i e r a procedido c o n error de
derecho. 8

E n materias civiles han existido fallos que exigen el conoci-


miento real de la ley. "Así el p r e c e p t o del art. 8 del Código Civil a

se refiere a que la ley d e b e considerarse c o m o g e n e r a l m e n t e obli-


gatoria en el territorio de la República después que haya entrado
en vigencia, pues este c o n o c i m i e n t o presunto y la obligación co-
rrelativa de respetar y cumplir la ley n o puede c o m p r e n d e r el
cabal discernimiento a c e r c a de la trascendencia j u r í d i c a de los
contratos que celebran e n la vida civil, con violación de sus man-
datos, individuos ignorantes de la c i e n c i a del d e r e c h o " . 9

Esta p u g n a entre el c o n o c i m i e n t o presunto de la ley y la reali-


dad de h e c h o en que n o c o r r e s p o n d e a n i n g u n a certeza efectiva
había sido ya claramente manifestada por nuestra Corte de Chi-
llan en 1 9 3 8 , al expresar: "El principio de que la ignorancia de la
ley n o es excusa n o p u e d e considerarse en ciertos casos en forma
absoluta c o m o quiera que está basado en la ficción del conoci-
miento l e g a l " . 10

K
( i . 1 9 1 I , l. I I , N" 1 1 7 0 , | ) . 7 1 1 ; R. 1). ) . , I. 9 , s. 1, p . 3 4 0 .
" R. I ) . ) . , l. 3 8 , s. 1 p . 4 1 4 ; I. 3 9 , s. 2 , |>. 2 7 ; 1. 4 1 , s. 1, p . 5 1 4 .
' " < ; . C h i l l a n , ( 1 . I 9 3 H , I ' , s c u i . , N" <)<>, p. 4 1 8 .
1
58 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

Conviene h a c e r presente aquí que el Código Civil exige para


ciertos efectos que la parte esté "a sabiendas" o "debiendo saber"
determinada situación. Este c o n o c i m i e n t o efectivo puede ser tan-
to de h e c h o c o m o de d e r e c h o . Así, el art. 1468 dispone que "no
podrá repetirse lo que se haya dado o pagado por un objeto o
causa ilícita a sabiendas"; nuestra jurisprudencia ha establecido
que la expresión se refiere al c o n o c i m i e n t o real y efectivo de la
ilicitud y no basta el c o n o c i m i e n t o presunto que se supone de la
ley. 11

Igual criterio se h a adoptado frente a lo dispuesto por el


art. 1683 que impide solicitar la nulidad absoluta al que ejecutó el
acto o c e l e b r ó el contrato, sabiendo o debiendo saber el vicio que
lo invalidaba. Se ha estimado que este c o n o c i m i e n t o d e b e ser
efectivo y que n o obstante la expresión "debiendo" n o c o m p r e n d e
el c o n o c i m i e n t o presunto de la ley. 12

Nuestra legislación está evolucionando en esta materia hacia


una actitud más acorde c o n la realidad. Así, por ejemplo, el Códi-
go Tributario señala en el párrafo 3° del Título II del Libro II
ciertas disposiciones c o m u n e s a las sanciones que p u e d e n aplicar-
se. A h o r a bien, el artículo 107 dice expresamente: "Las sanciones
que el Servicio imponga se aplicarán dentro de los márgenes que
corresponda, tomando en consideración: ...3° El grado de cultura
del infractor. 4° El c o n o c i m i e n t o que hubiere o pudiere h a b e r
tenido de la obligación legal infringida".
C o m o vemos, nos separamos ya bastante de u n a presunción
irreal y absoluta del c o n o c i m i e n t o de la ley.

Sanción de la ley

44. H e m o s dicho que la ley es u n a regla obligatoria y sancio-


nada por la fuerza.
L a sanción es la negación o m e n o r protección o reconoci-
miento j u r í d i c o a los actos disconformes con los preceptos de la
ley. Igualmente la responsabilidad que se deriva de realizar u n a
conducta ilícita.
Para estudiar la autoridad de la ley en d e r e c h o privado, es
decir, su fuerza obligatoria, debemos analizar la forma en que es
sancionada.

11
R. D . J . , t. 38, s. 1, p. 414.
1 2
R. D . J . , t. 43, s. 51 p. 339.
I A NORMA JURÍDICA DE D E R E C H O PRIVADO 59

Para este efecto d e b e m o s distinguir e n t r e las leyes prohibiti-


vas, las imperativas y las permisivas.

— Leyes prohibitivas

4 5 . Las leyes prohibitivas c o n t i e n e n el mandato de no h a c e r


algo y n o lo permiten en ninguna circunstancia.
En realidad ley prohibitiva y acto prohibido p o r la ley son una
misma cosa.
Respecto a las leyes prohibitivas hay que recalcar dos aspectos.
En primer término, que para que u n a disposición sea prohibitiva
el acto n o d e b e p o d e r realizarse bajo ningún aspecto ni en ningu-
n a circunstancia. Si la ley autoriza o permite realizar el acto en
determinadas condiciones no es prohibitiva sino imperativa. En
segundo lugar, no es necesario que la ley e m p l e e la expresión "se
prohibe"; será siempre prohibitiva si no permite realizar el acto
aun cuando utilice cualquiera otra expresión.
De acuerdo con lo anterior, son prohibitivas la disposición del
art. 1 7 9 6 del Código Civil, que declara "...nulo el contrato de com-
praventa entre cónyuges no divorciados perpetuamente, y entre el
padre o madre y el hijo de familia", y la del art. 4 0 2 el Código
Civil que p r o h i b e al guardador la d o n a c i ó n de bienes raíces del
pupilo, aun c o n previo d e c r e t o del j u e z . Los actos contemplados
en estas disposiciones n o p u e d e n realizarse en forma alguna.
En c a m b i o n o es prohibitiva la disposición del art. 1 7 9 7 del
Código Civil, pues los administradores de establecimientos públi-
cos p u e d e n efectuar las ventas contempladas en él c o n autoriza-
ción de la autoridad c o m p e t e n t e .
Respecto a las distintas expresiones de que el Código se vale
para establecer la prohibición, p o d e m o s señalar: es prohibida
(art. 4 0 2 ) , n o vale (art. 1 4 6 5 ) , n o valdrá (art. 1 8 9 2 ) , es n u l o
(arts. 1462 y 1 7 9 6 ) , se tendrá por no escrita (art. 1 8 9 2 ) , n o deja-
rán de serlo (art. 1 4 6 9 ) , p e r o sólo después de (art. 2 4 9 4 ) , es inde-
legable (art. 1 0 0 4 ) , etc.

4 6 . El art. 10 del Código Civil dispone que "los actos que pro-
hibe la ley son nulos y de ningún valor; salvo en cuanto designe
expresamente otro efecto que el de nulidad para el caso de con-
travención".
De acuerdo con este precepto tenemos entonces que por regla
general la sanción por infracción de una ley prohibitiva es la nulidad.
La disposición del art. 10 la reitera el art. 1 4 6 6 del Código
Civil que dice que hay objeto ilícito en todo contrato prohibido
60 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

por las leyes. L a sanción del objeto ilícito es, de acuerdo c o n el


art. 1682 del Código Civil, la nulidad absoluta.
Sin e m b a r g o , el mismo art. 10 nos señala que la sanción de
nulidad absoluta tiene salvedades y ello sucede cuando la propia
disposición prohibitiva señala otro efecto que el de nulidad para
el caso de contravención.
Ejemplos de tales disposiciones que señalan u n a sanción dis-
tinta de la nulidad los e n c o n t r a m o s en el art. 4 0 7 del Código
Civil, referente al arriendo por el guardador de los predios rústi-
cos del pupilo; en los arts. 7 4 5 y 7 6 9 del Código Civil, referente a
los usufructos y fideicomisos sucesivos; en el art. 2 2 0 6 , referente a
los intereses en el mutuo, etc.

- Leyes imperativas

47. Las leyes imperativas son las que i m p o n e n la obligación


de h a c e r algo o el cumplimiento de un requisito.
Así son disposiciones imperativas, p o r q u e ordenan h a c e r algo,
la del art. 1 8 2 6 del Código Civil, que establece que el vendedor es
obligado a entregar la cosa vendida inmediatamente después del
contrato, o e n la é p o c a prefijada en él, y la del art. 3 7 8 que obliga
al guardador a inventariar los bienes del pupilo, y son imperativas
porque i m p o n e n el cumplimiento de un requisito, la disposición
del art. 1 0 1 1 del Código Civil que establece que el testamento
solemne es siempre escrito y la del inc. 2 del art. 1 8 0 1 que exige
a

el o t o r g a m i e n t o de u n a escritura pública para la venta de bienes


raíces, servidumbres y censos, y de u n a sucesión hereditaria.

4 8 . L a sanción de las leyes imperativas n o es siempre la mis-


ma.
Para determinar su sanción d e b e m o s distinguir si dichas dis-
posiciones son de interés público o general o si son simplemente
de interés particular o privado.
Por lo general se considera que son disposiciones imperativas
de orden social o general las que dicen relación c o n el orden
público y las buenas costumbres.

4 9 . El c o n c e p t o de orden público es e x t r e m a d a m e n t e difícil


de precisar.
En general puede decirse que está constituido p o r el conjunto
de reglas esenciales para el m a n t e n i m i e n t o de la sociedad.
J u n t o a esta definición, inevitablemente vaga, p o d e m o s seña-
lar el criterio de algunos autores que consideran de orden públi-
LA NORMA J U R Í D I C A DE DERECHO PRIVADO 61

c o todo lo q u e e n las leyes interesa más directamente a la socie-


dad que a los particulares, o la opinión de Planiol que estima que
u n a ley de d e r e c h o privado es de orden público si está inspirada
en u n a consideración de interés general, que se encontraría com-
prometida si los particulares pudieran impedir libremente su apli-
cación.
D e n t r o de este c o n c e p t o tendremos algunas que dicen rela-
ción c o n el orden público, en primer término, las leyes de derecho
público. El art. 1 4 6 2 del Código Civil nos dice que hay objeto ilícito
en todo lo que contraviene el d e r e c h o público chileno. Serán
también de orden público las disposiciones de d e r e c h o privado
que n o p u e d e n renunciarse por los particulares de acuerdo al
art. 12 del Código Civil, p o r q u e no miran a su solo interés indivi-
dual o está prohibida su renuncia. Igualmente las que n o p u e d e n
ser alteradas p o r los particulares, c o m o los derechos y obligaciones
entre los cónyuges de acuerdo al art. 1 7 1 7 del Código Civil. P o r
último serán también de orden público las normas que no p u e d e n
ser excluidas por voluntad de las partes. Así t e n e m o s el art. 1 4 6 9
del Código Civil que niega valor a las cláusulas en que se r e n u n c i e
a la acción de nulidad y el art. 1892 del Código Civil que declara
que n o valdrá estipulación en que se diga q u e n o podrá intentarse
la acción rescisoria p o r lesión enorme, o el art. 2 4 9 4 del C. C. que
prohibe r e n u n c i a r anticipadamente a la prescripción.
Otros autores, para determinar el carácter de orden público
de las leyes, atienden a la naturaleza del vínculo que las liga al
interés de la sociedad. Desde este p u n t o de vista son de orden
público las leyes relacionadas con la organización política. L o son
también las leyes relacionadas con la organización e c o n ó m i c a en
cuanto tienden a la p r o t e c c i ó n de derechos de terceros y de cier-
tos contratantes que la ley estima se e n c u e n t r a n en inferioridad
de condiciones, e igualmente en cuanto organizan la propiedad
raíz y el crédito territorial. Son también de o r d e n público las leyes
relacionadas con la organización social e n cuanto organizan la
familia y regulan el estado y capacidad de las personas. P o r último
son de orden público ciertas leyes relacionadas con la organiza-
ción moral c o m o las que prohiben los j u e g o s de azar (art. 1 4 6 6
del C. C ) , fijan los impedimentos dirimentes para el m a t r i m o n i o
(art. 5 de la Ley de Matrimonio Civil), o restringen la proceden-
S

cia de la investigación de la paternidad (arts. 2 7 2 y 2 8 8 del Código


Civil).
Se ha expresado también que son de orden público las nor-
mas destinadas a cumplir con los fines esenciales del Estado, que
están establecidas en el interés general y n o dicen relación inme-
diata y directa con los derechos subjetivos de los particulares. Su
(\'ż D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

contravención existe por el solo h e c h o de lesionar el orden jurídi-


co objetivo, a u n q u e de esa infracción n o resulte lesión de dere-
chos subjetivos. 13

50. Las buenas costumbres corresponden a las normas mora-


les conforme a las cuales se procede en forma c o n c r e t a por la
generalidad de las personas de una sociedad en u n a é p o c a deter-
minada.
El Código Civil se refiere a las buenas costumbres en n u m e r o -
sas disposiciones. Así t e n e m o s los arts. 5 8 , 1 4 6 1 , 1 4 7 5 y 1717.
El art. 1 4 6 7 en su inciso final al decirnos que tiene causa ilícita
la promesa de dar algo en r e c o m p e n s a de un c r i m e n o de un
h e c h o inmoral, en realidad nos está señalando un e j e m p l o de u n a
causa contraria a las buenas costumbres.

5 1 . L a sanción de las leyes imperativas de interés general será


la nulidad absoluta en cuanto el acto que las contravenga adolez-
ca de objeto o causa ilícitos, o, si dichas leyes i m p o n e n un requisi-
to, se trata de formalidades exigidas para ciertos actos y contratos
en atención a la naturaleza de ellos.
L a sanción, en cambio, será la nulidad relativa si dichos requi-
sitos se exigen en atención a la calidad de las personas que los
ejecutan o acuerdan.
Podrá también la propia disposición señalar u n a sanción espe-
cial para el caso de incumplimiento (inc. 4 art. 1 4 6 C. C ) . a

Existen requisitos formales que sólo están establecidos p o r


razones de publicidad o de prueba. El n o respetarlos traerá c o m o
sanción en unos casos la inoponibilidad; en otros, la limitación de
los medios probatorios para acreditar el acto.
Hay e x c e p c i o n a l m e n t e requisitos cuya omisión n o está sancio-
nada (art. 1 0 2 6 en relación c o n los arts. 1 0 1 6 , 1 0 2 3 inc. 5 y 1 0 2 4
a

inc. 2 del C. C ) .
a

La sanción de las leyes imperativas de interés particular será,


en caso de infracción, la responsabilidad c o m o n o r m a general.
L a responsabilidad por la infracción de la n o r m a imperativa
que obliga al cumplimiento de las obligaciones contractuales está
tratada en forma g e n é r i c a en el T í t u l o X I I del L i b r o IV del Códi-
go Civil relativo al efecto de las obligaciones.
A más de la responsabilidad, el incumplimiento de estas obli-
gaciones p u e d e significar la sanción adicional de dejar sin efecto
el contrato a través de su resolución o terminación.

3
R . D . J . , t . 67, s. 4, p. 197.
I A NORMA [URIDICA DE D E R E C H O PRIVADO (ˇ3

Sin e m b a r g o , u n a disposición especial de la ley p u e d e estable-


cer u n a sanción diferente, c o m o lo deja a salvo el inciso final del
art. 1 5 4 7 del C. C. (p. ej., art. 3 7 8 del C. C ) .
La responsabilidad n o sólo está establecida en el Código Civil
c o m o una n o r m a general de sanción sino que además en numero-
sas disposiciones señala en forma específica su p r o c e d e n c i a (p. ej.,
arts. 1 8 2 6 , 1 8 7 3 , 1 9 2 6 , 1 9 2 9 , 1 9 4 5 , 2 0 8 3 , 2 1 2 9 , 2 1 7 8 , 2 2 2 2 , e t c . ) .
La r e s p o n s a b i l i d a d será t a m b i é n la s a n c i ó n de la disposi-
ción imperativa q u e surge de los artículos 2 2 8 4 y 2 3 1 4 del Có-
digo Civil y q u e c o n f i g u r a n la o b l i g a c i ó n de n o inferir un d a ñ o
ilícito a o t r o .
De ellos surge una institución fundamental del o r d e n a m i e n t o
jurídico que d e n o m i n a m o s la responsabilidad extracontractual.

- Leyes permisivas

52. Las leyes permisivas confieren un d e r e c h o que queda en-


tregado al arbitrio del titular.
Las demás personas d e b e n respetar este d e r e c h o y pueden, en
caso necesario, ser forzadas a ello o a indemnizar los perjuicios
resultantes para el titular si no lo hacen.
Por lo tanto podemos decir que la sanción de la ley permisiva
consiste en darle al particular los medios para o b t e n e r el recono-
cimiento de su d e r e c h o o la indemnización de los perjuicios que
le acarree su d e s c o n o c i m i e n t o .
Los particulares p u e d e n sí renunciar a los derechos que les
confieren las leyes permisivas. El art. 12 del Código Civil dice que
podrán renunciarse los derechos conferidos por las leyes, con tal
que sólo miren al interés individual del renunciante y que no esté
prohibida su renuncia.
Por lo tanto, los derechos conferidos por la ley no p u e d e n
renunciarse, en primer término, si éstos miran al interés general o
afectan intereses de terceros. No p u e d e n renunciarse t a m p o c o si
la ley expresamente p r o h i b e su renuncia. Ejemplos de tales prohi-
biciones los tenemos en los arts. 1 5 3 , 3 3 4 y 1001 del Código Civil,
M69 (nulidad absoluta); 2 4 9 4 (prescripción n o cumplida).
En c a m b i o la rescisión o nulidad relativa los interesados pue-
den renunciarla (arts. 1684 y 1 6 9 3 C. C ) . T a m b i é n el artículo 5"
del Código del Trabajo dispone que los derechos establecidos por
las leyes laborales son irrenunciables.

53. En esla malcría es preciso distinguir entre el no ejercicio y


la renuncia de un d e r e c h o .
64 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

El no ejercicio de un d e r e c h o consiste en u n a simple inacción


por parte del titular, p e r o ella n o implica p o r sí sola la pérdida de
la facultad de e j e r c e r posteriormente el d e r e c h o .
La r e n u n c i a del d e r e c h o es, en c a m b i o , u n a manifestación
expresa de que el d e r e c h o n o se va a ejercitar e implica que éste
no podrá ejercerse posteriormente.

EFECTOS DE LA LEY

— Aspectos a considerar

54. La aplicación de la ley debe analizarse desde el punto de


vista de en qué época se aplica, en qué territorio, a cuáles perso-
nas; esto es lo que d e n o m i n a m o s efectos de la ley.
Si e x a m i n a m o s la é p o c a de aplicación de la ley estaremos
estudiando los efectos de la ley en cuanto al tiempo; p o r otra
parte, si el análisis se refiere al espacio físico de su aplicación,
hablaremos de los efectos de la ley e n cuanto al territorio; p o r
último, al determinar a quiénes se aplica estaremos señalando los
efectos de la ley en cuanto a las personas.
Si la c o n c o r d a n c i a de la estructuración de la ley con los proce-
sos que determinan su formación da validez a la ley, el análisis de
sus efectos nos permite precisar el ámbito de su vigencia.

EFECTOS DE LA LEY EN CUANTO AL TIEMPO

- Promulgación y derogación

55. E n la forma más simple podría decirse que la ley se aplica


desde el día en que empieza a regir hasta aquel en que cesa su
vigencia. Fuera de que es necesario determinar cuáles son estas
fechas, es indispensable analizar otros problemas que se relacio-
nan con la vigencia temporal de la ley.
La ley rige desde su promulgación y publicación. Ellas están regla-
mentadas en los arts. 6 , T y 8 del Código Civil y en el D.L. N 9 9 1 .
B 2 fi

La promulgación tiene por objeto dar existencia a la ley y fijar


su texto; la publicación tiende a dar a c o n o c e r la ley.
La promulgación se efectúa mediante la dictación del D e c r e t o
promulgatorio y corresponde al Presidente de la República. Ade-
más existe el registro que se efectúa en la Contraloría General de
la República.
LA NORMA JURÍDICA DE D E R E C H O PRIVADO 65

L a publicación se realiza mediante la inserción de la ley en el


Diario Oficial. De acuerdo con lo dispuesto en el inciso 2 del S

art. 7 del Código Civil "para todos los efectos legales, la fecha de
2

la ley será la de su publicación en el Diario Oficial".


"Sin e m b a r g o , agrega el inciso 3 , en cualquiera ley podrán
2

establecerse reglas diferentes sobre su publicación y sobre la fecha


o fechas en que haya de entrar en vigencia".
L a ley puede señalar e x p r e s a m e n t e que entrará en vigencia en
una fecha distinta a la de su publicación. Puede suceder así que la
ley tenga efecto diferido y que exista un p e r í o d o entre su publica-
ción y su vigencia en que n o se aplica; es lo que se d e n o m i n a una
vacancia legal.
Podría también la ley señalar u n a fecha de aplicación anterior
a su vigencia, a su publicación, esto es lo que se d e n o m i n a retro-
actividad de la ley. La retroactividad es una situación excepcional;
su posibilidad y limitaciones las analizaremos más adelante.

56. La vigencia de la ley dura hasta su derogación.


La derogación es la supresión de la fuerza obligatoria de u n a
disposición legal, ya sea por su reemplazo por otra o por su simple
eliminación.
L a derogación de la ley c o r r e s p o n d e al legislador. Q u i e n tiene
la facultad para dictar las leyes tiene también la facultad de dejar-
las sin efecto, n o así los otros poderes del E s t a d o . 14

Los particulares n o tienen facultad para derogar las leyes. In-


cluso la n o aplicación de u n a ley por todo el c u e r p o social y
durante un largo tiempo, el desuso de la ley, n o implican su
derogación.
La única facultad de los particulares es r e n u n c i a r a los dere-
chos que las leyes les confieren y siempre que este d e r e c h o mire
sólo a su interés individual y que n o esté prohibida su renuncia.
Aunque la ley es por lo n o r m a l p e r m a n e n t e , el legislador pue-
de dictar leyes temporales, por un tiempo determinado. E n tal
caso la é p o c a de cesación de eficacia de la ley (su d e r o g a c i ó n )
está predeterminada en la propia ley; su vigencia será la que se h a
determinado en la ley misma y n o será necesario, para que ella
cese, un acto derogatorio especial.
66 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

57. De acuerdo c o n el art. 52 del Código Civil la derogación


de las leyes puede ser expresa o tácita.
Es expresa cuando la nueva ley dice taxativamente que deroga
la antigua. Es tácita c u a n d o la nueva ley c o n t i e n e disposiciones
que n o p u e d e n conciliarse c o n las de la ley anterior.
Para que exista derogación expresa es necesario que la nueva
ley diga que deroga tal ley, o el artículo tal de tal ley, o el inciso,
frase o palabra de tal artículo de tal ley. L a frase corriente en
muchas leyes: "Quedan derogadas todas las disposiciones contra-
rias a la presente ley" n o constituye u n a derogación expresa, sino
solamente la innecesaria consignación por escrito de la deroga-
ción tácita. Para que exista derogación expresa es necesario que la
ley o precepto derogado se individualice e indique.

58. L a derogación tácita consiste en la incompatibilidad del


precepto nuevo c o n el p r e c e p t o a n t i g u o . 15

Esta incompatibilidad debe ser absoluta. En efecto, el artícu-


lo 5 3 del Código Civil dice que la derogación tácita deja vigente
en las leyes anteriores, a u n q u e verse sobre la misma materia, todo
aquello que n o pugna con las disposiciones de la nueva ley. L o
anterior d e t e r m i n a la dificultad de establecer a veces si h a existi-
do derogación tácita, p o r q u e para ello debe existir incompatibili-
dad entre preceptos cuyos presupuestos coinciden, es decir, es
necesario determinar si existe contradicción entre ellos y n o u n a
simple discrepancia.
El p r o b l e m a es más agudo si consideramos el abuso en nues-
tra actividad legislativa de la derogación tácita. L a intensa evolu-
ción política, e c o n ó m i c a y social introduce nuevas reformas o es-
tatutos legales o reglamentarios que se superponen a la legisla-
ción existente que n o es reemplazada francamente por m e d i o de
la derogación expresa, sino por la vía de la derogación tácita.
P o r otra parte, la primacía de la n o r m a legal especial sobre la
general, que establecen los arts. 4 y 13 del Código Civil en con-
9

cordancia c o n lo dispuesto en el art. 5 3 respecto a la derogación


tácita, implica que la ley general posterior n o deroga tácitamente
la ley especial que verse sobre la misma materia. Las disposiciones
especiales o excepcionales d e b e n ser derogadas e x p r e s a m e n t e por
la ley general p o s t e r i o r . 16

1 5
R. D. J., t. 80, s. 5, p. 57, cons. 1 P .
16
R. D . J . , t. 78, s. 3, p. 35.; t. 81, s. 2, p. 27.
LA NORMA JURÍDICA DE D E R E C H O PRIVADO 67

5 9 . L a doctrina considera también la derogación orgánica de


las leyes. Ella se p r o d u c e c u a n d o u n a nueva ley disciplina toda la
materia regulada p o r u n a o varias leyes precedentes, a u n q u e n o
haya incompatibilidad entre las disposiciones de éstas y las de la
nueva ley.
Si, en tal caso, n o hay derogación expresa ni tácita de ciertas
disposiciones antiguas, resulta absurdo que éstas continúen vigentes
bajo la nueva legislación. Puede que el legislador se inspire en prin-
cipios distintos al dictar el nuevo ordenamiento legal, que cree un
sistema totalmente diferente; las disposiciones antiguas que queda-
rían vigentes podrían ser totalmente heterogéneas a la nueva ley. 17

E n el D e r e c h o italiano el art. 15 de las Disposiciones sobre las


leyes en general que p r e c e d e n al Código Civil, después de señalar
las derogaciones expresa y tácita, se refiere a la orgánica que se
produce "porque la nueva ley regula toda la materia ya regulada
por una ley anterior".
Nuestra Corte S u p r e m a ha aceptado la derogación orgánica
en ciertas ocasiones. E n una sentencia dictaminó que la ley de
municipalidades de 1891 había derogado totalmente la de 1 8 8 7 ,
respecto de la cual n o existía derogación expresa. E n otra senten-
cia resolvió que el Decreto-Ley N° 7 9 0 , sobre n o m b r a m i e n t o y
remoción de los empleados municipales, había derogado el De-
creto-Ley N 4 9 8 , pues se trataba de un nuevo c u e r p o de leyes, de
s

carácter general c o m o el anterior, dictado sobre la misma mate-


ria, reglamentada también en su totalidad. P o r último, en una
sentencia de 4 de octubre de 1 9 3 8 , en que analiza la derogación
de las leyes, acepta la existencia de la derogación orgánica, que
considera u n a forma de la derogación tácita, que se va diversifi-
cando con el progreso de las instituciones, pero exige que la
nueva ley reglamente toda la materia de que se o c u p a b a la ley
anterior.

60. Conviene recalcar que u n a vez derogado el p r e c e p t o le-


gal, n o revive posteriormente sino p o r un acto de legislación.
Si la ley derogatoria es a su vez derogada, el p r e c e p t o primiti-
vo derogado p o r la ley derogatoria n o revive.
Para que en este caso r e c o b r a r a vigencia el precepto primitivo
se necesitaría que la ley que deroga la ley derogatoria lo dijera
expresamente, p e r o ello implicaría que se h a dictado u n a nueva
ley sobre la materia.

1 7
k. I ) . | . , i. SO, N. 2, |>. 102
68 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

6 1 . Pero existen causas que u n a ley puede c o n t e n e r en sí


misma y que determinen el término de su vigencia; son las que se
d e n o m i n a n causas intrínsecas de cesación de eficacia de la ley.
Ellas son distintas de la derogación, que es una causa extrínseca
de tal cesación.
Nos h e m o s referido anteriormente a las leyes temporales; ellas
dejan de t e n e r eficacia c u a n d o se cumple el plazo de duración de
su vigencia que c o n t e m p l a b a la propia ley.
Entre las causas tenemos también la realización del fin que se
p r o p o n í a la ley. Así, u n a ley que autoriza u n a expropiación por
causa de utilidad pública, u n a vez realizada la expropiación pier-
de su vigencia, pues ya se realizó el fin para el cual fue dictada.
No sólo el plazo sino también la condición puede ser causa
intrínseca de cesación de eficacia de la ley. Su vigencia puede ser
limitada a la existencia de cierta condición. Se señala el ejemplo
de u n a ley dictada para un estado de guerra que durará sólo hasta
el término de ella.
Por último, se ha señalado también dentro de estas causas el
desaparecimiento de la institución j u r í d i c a que servía de base a
determinadas leyes. Así, si se elimina el régimen de sociedad con-
yugal, todos los preceptos que la reglamentan o se basan en ella
perderán su eficacia.

- Retroactividad de la ley

62. L o normal es que la ley rige desde su promulgación y, por


lo tanto, que sólo afecte a los actos o situaciones que acaezcan o
se realicen con posterioridad a su publicación. Si excepcional-
m e n t e afecta a actos acaecidos con anterioridad, decimos que la
ley está actuando c o n efecto retroactivo.
El artículo 9 del Código Civil en su inciso l expresa: "La ley
2 s

puede sólo disponer para lo futuro, y n o tendrá j a m á s efecto


retroactivo". Este p r e c e p t o n o se aplica solamente a las leyes civi-
les sino a la legislación toda. P o r lo tanto, es un principio general
de nuestro d e r e c h o la irretroactividad de la ley.
Pero la disposición citada es un simple p r e c e p t o legal y n o
constitucional. Por lo tanto no alcanza a obligar al legislador mis-
mo. Si el legislador puede derogar una ley puede dictar también
leyes retroactivas. 18

18
R. D. J . , t. 81, s. 2, p. 150. Cons. 10.
LA NORMA J U R Í D I C A DE D E R E C H O PRIVADO (id

C o m o u n a ley de tal naturaleza contraría el principio general


y afecta la seguridad j u r í d i c a , constituye un acto e x c e p c i o n a l cuyo
carácter, en c o n s e c u e n c i a , n o puede ser inferido, sino que tiene
que estar e x p r e s a m e n t e manifestado en el texto legal. La retroac-
(ividad, en c o n s e c u e n c i a , d e b e ser expresa. Además su carácter de
e x c e p c i ó n i m p o n e para tales preceptos u n a interpretación y apli-
cación restrictivas; son, usando una expresión consagrada, de de-
recho estricto.
Si el legislador puede dictar leyes retroactivas porque la dispo-
sición del Código Civil n o lo obliga, tiene n o obstante limitacio-
nes al efecto de carácter constitucional.
Estas limitaciones existen tanto e n materia penal c o m o en
materia civil.
En materia penal el N 3 del artículo 19 de la Constitución
fi 2

señala que nadie puede ser juzgado sino por un Tribunal estable-
cido con anterioridad y que "ningún delito se castigará con otra
pena que la que señale u n a ley promulgada con anterioridad a su
perpetración, a menos, que una nueva ley favorezca al afectado".
Es decir, en materia penal, la ley no puede ser retroactiva por
disposición constitucional c u a n d o es desfavorable al inculpado.
En cambio, la ley favorable es siempre retroactiva y, de acuerdo a
lo establecido en el art. 18 del Código Penal, n o sólo beneficia al
reo en proceso, sino también al c o n d e n a d o .
Las limitaciones a la retroactividad en materia civil n a c e n del
respeto que d e b e el legislador a las garantías que establece la
(Constitución y en especial la garantía del d e r e c h o de propiedad
contenida en el N 2 4 del artículo 19 de la Constitución. Al esta-
a

blecer dicha disposición que, salvo el caso de utilidad pública,


nadie puede, en caso alguno, ser privado de su propiedad, del
bien sobre que recae, o de alguno de los atributos o facultades
esenciales del dominio, se consigna, c o m o lo dicen varias senten-
cias, en forma indirecta la irretroactividad de la ley civil.
D e b e m o s apreciar además que esta protección n o sólo se re-
fiere al d o m i n i o de cosas corporales, porque, c o m o ya lo anticipa-
ba el Código Civil, el p r e c e p t o citado establece que el d e r e c h o de
propiedad se ejerce sobre toda clase de bienes, corporales e incor-
porales; por lo tanto, la garantía se extiende a todos los derechos.
Fuera de estas limitaciones constitucionales el legislador pue-
de dictar leyes retroactivas. El principio de la irretroactividad de
las leyes y el carácter e x c e p c i o n a l de la retroactividad se i m p o n e n
en cambio al juez, quien debe darles obligadamente primacía en
la inlcrprelación y aplicación de la ley.
70 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

- Leyes interpretativas

63. M e r e c e n un análisis especial las leyes interpretativas. Le-


yes interpretativas son aquellas que aclaran el sentido de otras
leyes.
El c o n c e p t o de ley interpretativa se o p o n e al de ley modifica-
toria. La ley modificatoria deroga y reemplaza la ley modificada.
La ley interpretativa no; ella y la ley interpretada constituyen dos
leyes coexistentes en t o r n o al mismo objeto.
El carácter interpretativo de una ley debe nacer de su propia
naturaleza. No será necesario que establezca expresamente su carác-
ter interpretaüvo si él resulta de su propio contenido. Por el contra-
rio, una declaración expresa de su carácter interpretativo no le dará
tal naturaleza si en realidad se trata de una ley modificatoria.
El inciso 2 del artículo 9 del Código Civil dispone que "...las
2 S

leyes que se limiten a declarar el sentido de otras leyes, se enten-


derán incorporadas en éstas; pero no afectarán en m a n e r a alguna
los efectos de las sentencias judiciales ejecutoriadas en el tiempo
intermedio". L o anterior implica que la ley interpretativa es siem-
pre y necesariamente retroactiva, ya que se entiende incorporada
a la ley anterior interpretada.
El carácter retroactivo de las leyes interpretativas tiene dos
órdenes de limitaciones. En primer término tendrá las limitacio-
nes generales de carácter constitucional que h e m o s señalado al
referirnos a las leyes retroactivas. En segundo lugar tiene la limita-
ción que señala el artículo 9 del Código Civil, y es la de que ellas
a

no afectarán en m a n e r a alguna los efectos de las sentencias ejecu-


toriadas en el tiempo intermedio.
D e ello resulta que si el j u e z ha interpretado algún p r e c e p t o
legal en un sentido determinado en una sentencia que se encuen-
tra ejecutoriada, dicha interpretación se m a n t i e n e n o obstante
que el legislador interprete posteriormente el p r e c e p t o de una
m a n e r a diversa.
Aunque la interpretación del legislador tiene una obligatorie-
dad general, ella no llega a alterar la interpretación judicial ya reali-
zada. Esta disposición señala que, en el caso particular sometido a su
decisión, el j u e z es la autoridad definitiva para fijar el derecho.

- Ley sobre el Efecto Retroactivo de las Leyes

64. No obstante que u n a ley n o tenga carácter retroactivo es


indudable que, posiblemente al crear nuevos estatutos jurídicos y
LA NORMA JURÍDICA DE D E R E C H O PRIVADO 71

necesariamente al modificar la legislación, va a entrar a regir una


situación que estaba ya regulada por un régimen legal anterior.
L a nueva ley se e n c u e n t r a con situaciones constituidas, con
derechos adquiridos, con expectativas desarrolladas en un sistema
legal que se deroga y que ella pasa a regular en forma distinta; de
ello surgen conflictos que es necesario solucionar.
La realidad vital n o nace y muere c o n u n a legislación. Nacida
bajo un estatuto legal c o n t i n ú a existiendo a u n q u e este estatuto
sea modificado o reemplazado; debe, en consecuencia, estudiarse
su situación frente al nuevo r é g i m e n legal y resolver los proble-
mas a que da lugar el c a m b i o de legislación.
La primera solución la constituyen las disposiciones transito-
rias de las leyes. Son disposiciones que, por lo general, están desti-
nadas precisamente a solucionar dichos p r o b l e m a s . 19

Cuando n o existen disposiciones transitorias que resuelvan los


problemas derivados del c a m b i o de legislación, se debe recurrir
entre nosotros a la ley de 7 de octubre de 1 8 6 1 , d e n o m i n a d a Ley
sobre el Efecto Retroactivo de las Leyes.
Esta d e n o m i n a c i ó n es engañosa. C u a n d o una ley es retroacti-
va debe aplicarse c o m o tal y n o existe un conflicto que resolver. El
problema se produce precisamente c u a n d o cambia la legislación y
la nueva ley n o es o n o puede ser retroactiva. Es necesario deter-
minar aquí hasta dónde llega el ámbito de la ley antigua y hasta
qué punto las situaciones que ella regulaba deben adaptarse y
desaparecer o ser modificadas por la nueva legislación.
La ley está basada principalmente en la teoría de los d e r e c h o s
adquiridos y de las meras expectativas.
Esta teoría considera que la ley n o puede vulnerar derechos
adquiridos en virtud de la ley anterior y sólo puede afectar a las
meras facultades legales o a las simples expectativas.
Por d e r e c h o adquirido se entiende el d e r e c h o que por un
h e c h o o acto del h o m b r e o por ministerio de la ley se h a incorpo-
rado al patrimonio, o bien, la facultad legalmente ejercida. U n a
mera expectativa es el d e r e c h o n o i n c o r p o r a d o al patrimonio o la
facultad n o ejercida l e g a l m e n t e . 20

65. La Ley sobre el Efecto Retroactivo de las Leyes establece


cu su artículo l que su fin es decidir los conflictos que resultaren
s

de la aplicación de leyes dictadas en diversas épocas. Se inspira,

''' K. I). |., I. <S2, s. I, |).


R. D.J., i. 77, s. :!, |». 17; I. Hl.s. |>. <iH.
72 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL.

en general, en la teoría de los derechos adquiridos y de las meras


expectativas; su artículo 7 dice expresamente: "Las meras expec-
a

tativas no forman derecho".


Trataremos de agrupar las diversas materias a que ella se refie-
re en cierta categorías principales.
a) Estado civil. Se refieren a él los arts. 2 a 7 de la ley.
a 2

El estado civil es la calidad p e r m a n e n t e que ocupa un indivi-


duo en la sociedad y que d e p e n d e principalmente de sus relacio-
nes de familia.
El estado civil adquirido c o n f o r m e a la ley vigente a la fecha
de su constitución subsiste aunque ésta pierda después su fuerza.
Las leyes que establezcan para la adquisición del estado civil
condiciones diferentes de las que antes existían se aplican desde
que comienzan a regir.
Los derechos y obligaciones anexos al estado civil se subordi-
nan a la ley posterior, sin perjuicio del p l e n o efecto de los actos
ejecutados válidamente bajo el imperio de la ley anterior.
Las reglas que el art. 3° prescribe para el estado civil se aplican
a la existencia y derechos de las personas jurídicas, c o n f o r m e al
art. 1 0 de la ley.
2

b) Capacidad. Se refieren a ella los arts. 7° inc. 2 y 8 de la ley.


2 2

L a capacidad es la aptitud legal de u n a persona para la adqui-


sición de los derechos civiles (capacidad de g o c e ) o para el ejerci-
cio de los mismos (capacidad de ejercicio).
Respecto a la capacidad de goce g e n e r a l m e n t e se acepta que
ella es u n a m e r a expectativa y queda sujeta a la nueva legislación.
Se cita al efecto el inc. 2 del art. 7 de la ley.
a a

El art. 8 , en cambio, dispone que la capacidad de ejercicio,


a

vigente en el m o m e n t o de obtenerla, n o se pierde aunque la


nueva ley exija otras condiciones para ella.
El ejercicio y continuación de la capacidad se rigen p o r la ley
posterior. Se argumenta que al subordinar la continuación de la
capacidad a la ley posterior se está contraviniendo el principio
sustentado en la misma disposición.
U n a n o r m a análoga señala para los guardadores el art. 9 que
a

constituidos bajo u n a ley continúan ejerciendo sus cargos bajo


una ley posterior, pero que quedan sometidos a esta última en
cuanto a sus funciones, remuneración, incapacidad o excusas.
c) Derechos reales. Los contemplan los arts. 12, 15, 16 y 17 de la
ley.
El d e r e c h o real adquirido bajo el imperio de u n a ley y en
conformidad a ella subsiste bajo la ley posterior.
Sus goces, cargas y extensión se rigen por la nueva ley. Se h a c e
el mismo a r g u m e n t o señalado en cuanto a que si la nueva ley rige
1.A NORMA J U R Í D I C A DE D E R E C H O PRIVADO 73

la extensión del d e r e c h o , se atenta en realidad al d e r e c h o adquiri-


do, que p u e d e ser totalmente suprimido por la nueva legislación.
d) Posesión. S e refiere a ella el art. 13 de la ley.
La ley posterior rige tanto la retención c o m o la pérdida o
recuperación de la posesión. E n realidad la posesión queda total-
m e n t e entregada a la nueva ley. Es lógico, ya que la posesión no
constituye un d e r e c h o .
e) Derechos condicionales. Art. 14 de la ley.
El plazo para que se considere fallida una condición bajo la
cual se ha definido un derecho es el de la ley antigua, a menos que
excediere el establecido en la ley nueva a contar desde su vigencia.
f) Sucesiones. Arts. 19, 2 0 y 21 de la ley.
Las solemnidades o requisitos externos de los testamentos se
rigen por la ley vigente a la é p o c a de su otorgamiento.
Las disposiciones testamentarias y, por lo tanto, las reglas que
fijan la incapacidad o indignidad de los herederos o asignatarios,
las legítimas, mejoras, porción conyugal y desheredaciones, se ri-
gen por la nueva ley.
Nada dice la lev respecto de los requisitos internos del testa-
mento, c o m o la capacidad y libre voluntad del testador. Algunos
autores estiman que ellos deben regirse por la ley vigente a la
apertura de la sucesión; otros, a la ley vigente al otorgarse el
testamento; otros, en fin, que deben conformarse tanto a la ley
vigente al otorgarse el testamento c o m o a la apertura de la suce-
sión. La opinión hoy día más aceptada es que ellos se rigen por la
ley vigente al tiempo de otorgarse el testamento.
En las sucesiones forzosas o intestadas el d e r e c h o de represen-
lación de los llamados a ellas se rige por la ley bajo la cual se
hubiere verificado su apertura.
La adjudicación o partición de una h e r e n c i a o legado se rige
por la ley vigente al tiempo de su delación.
D e b e hacerse presente que de acuerdo a los arts. 9 5 5 y 9 5 6 del
Código Civil la sucesión de una persona se abre en el m o m e n t o
de su muerte y que en ese m o m e n t o se defieren también las
herencias o legados.
g) Contratos. Arts. 22 y 23 de la ley.
El art. 22 de la ley de efecto retroactivo establece el principio
fundamental de que en todo contrato se e n t e n d e r á n incorpora-
das las leyes vigentes al tiempo de su celebración.
Por lo tanto, es la ley antigua la que rige tanto los requisitos
E X T E R N O S c o m o los requisitos internos de los actos y contratos y
aún más los efectos de dichos actos en el futuro.
Este principio, de e n o r m e importancia E N la vida del d e r e c h o ,
v que E S de aplicación prácticamente universal, plantea E N reali-
74 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

dad no un p r o b l e m a de retroactividad de la ley, sino un problema


de supervivencia de la ley.
El art. 22 habla sólo de los contratos; en c a m b i o el art. 23
habla de los actos y contratos. L a omisión de la palabra actos en el
art. 22 se d e b e a un error en la tramitación de la ley, pero, en
todo caso, la disposición d e b e entenderse que se aplica a todos los
actos j u r í d i c o s y no sólo a los contratos.
El mismo art. 22 señala dos e x c e p c i o n e s a la regla que consi-
dera incorporadas al acto las leyes vigentes al tiempo de su cele-
bración. La primera consiste en las leyes c o n c e r n i e n t e s a reclamar
en j u i c i o los derechos que resultaren de ellos; y la segunda a las
que señalan penas para el caso de infracción de lo estipulado.
De acuerdo con el art. 2 3 los actos o contratos podrán probar-
se con los medios de prueba que establecía la ley vigente al cele-
brarlos, pero que la forma de rendir la prueba se regulará por la
ley vigente al tiempo de rendirla.
h) Procedimiento judicial. Arts. 22 N" 1° y 2 4 de la ley.
Las leyes procesales rigen in actum. No obstante esta disposi-
ción general, los términos que hubieren empezado a c o r r e r y las
actuaciones y diligencias ya iniciadas se regirán por la ley vigente
al tiempo de su i n i c i a c i ó n . 21

i) Prescripción. Arts. 2 5 y 2 6 de la ley.


Existen la prescripción adquisitiva y la prescripción extintiva.
La prescripción adquisitiva es un m o d o de adquirir las cosas
ajenas por haberlas poseído durante cierto lapso de tiempo y c o n
los demás requisitos legales.
La prescripción extintiva es un m o d o de extinguir las acciones
y derechos ajenos, por n o haberse ejercido dichas acciones y dere-
chos durante cierto espacio de tiempo y con los demás requisitos
legales.
El art. 2 5 de la ley da al prescribiente, ya sea en la prescripción
adquisitiva o extintiva, la opción de escoger entre el plazo de la
ley antigua o el de la ley nueva, pero si escoge el de la ley nueva
n o se comienza a contar el plazo sino desde que ésta haya empe-
zado a regir.
El art. 2 6 dispone que si una ley declara algo imprescriptible
n o puede adquirirse por prescripción adquisitiva bajo su vigencia,
sin importar para ello cuánto tiempo de posesión llevara antes el
prescribiente. 22

2 1
R. D . J . . 1. 79, s. 4, p. 165.
2 2
R. D . J . . t. 68, s. 1, p. 290.
I A NORMA JURÍDICA DE D E R E C H O P REVADO 75

66. Ya h e m o s señalado que el artículo 22 de la Ley sobre el


Efecto Retroactivo de las Leyes establece u n a situación de supervi-
vencia de la ley. Esta, n o obstante h a b e r sido derogada, puede
continuar rigiendo determinadas situaciones jurídicas.
El inciso I del artículo 22 de la ley, con las e x c e p c i o n e s que
a

él mismo señala, dispone: "En todo contrato se e n t e n d e r á n incor-


poradas las leyes vigentes al tiempo de su celebración". Ya h e m o s
analizado el p r o b l e m a de si esta disposición se refiere exclusiva-
mente a los contratos o se aplica a todos los actos jurídicos.
Respecto a los contratos d e b e anticiparse que el artículo 1 5 4 6
del Código Civil dispone que "...obligan n o sólo a lo que en ellos
se expresa, sino a todas las cosas que e m a n a n precisamente de la
naturaleza de la obligación, o que por la ley o la costumbre perte-
n e c e n a ella". Al fijar este precepto el c o n t e n i d o de los contratos
incluye en él, además de las estipulaciones de las partes, las cosas
que le han sido asignadas por la ley. Esta disposición se h a enten-
dido c o r r i e n t e m e n t e que se refiere sólo a los contratos nomina-
dos en cuanto ellos c o n t i e n e n u n a reglamentación supletoria de
la voluntad de las partes y que establece la ley.
Ahora bien, el artículo 22 de la Ley sobre el Efecto Retroacti-
vo de las Leyes no h a c e distinciones; dispone que se incorpora al
c o n t e n i d o de todos los contratos, nominados o innominados, la
ley vigente al tiempo de su celebración.
De esta m a n e r a la ley normativa pasa a formar parte de lo que
se ha llamado "la ley del contrato" de acuerdo c o n los términos
del artículo 1 5 4 5 del Código Civil. Podrá derogarse el precepto
legal, pero éste, sin embargo, continuará subsistiendo c o m o nor-
ma del contrato celebrado durante su v i g e n c i a . 23

Esta subsistencia temporal no es de carácter general, pero


afecta sí a las partes ligadas por el vínculo contractual. Se i m p o n e
también al j u e z , quien, al interpretar o aplicar el contrato, d e b e r á
considerar la normativa legal, actualmente derogada, pero vigente
al tiempo de su celebración.

Efectos de la ley en cuanto a las personas

67. El artículo 14 del Código Civil dispone que "La ley es obli-
gatoria para todos los habitantes de la República, inclusos los
extranjeros".
76 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

Es decir, toda persona q u e habite el territorio c h i l e n o , cual-


quiera que sea su nacionalidad, está sujeta a la ley chilena.
Esta disposición puede relacionarse con el domicilio político a
que se refiere el artículo 6 0 del Código Civil, que dice que es el
"...relativo al territorio del Estado en general. El que lo tiene o
adquiere es o se h a c e m i e m b r o de la sociedad chilena, aunque
conserve la calidad de extranjero". T o d o el que habite en el país
tiene domicilio político en Chile, de acuerdo al artículo 6 0 , y está
sometido a la ley chilena, de acuerdo al artículo 14.
Las e x c e p c i o n e s a este principio, reconocidas por el d e r e c h o
internacional y relativas a la persona de un S o b e r a n o extranjero,
de los Agentes Diplomáticos y de las naves de guerra o tropas
extranjeras en tránsito, están analizadas en una sentencia de la
Corte de Apelaciones de Santiago de 2 4 de septiembre de 1 9 2 6
(R. D . J . , t. 2 5 , s. 2-, pág. 4 9 ) .
Naturalmente el que la ley sea obligatoria para todos los habi-
tantes no significa que en todo m o m e n t o deban cumplir todos
con todas las leyes. L a ley será potencialmente obligatoria para
todos, pero sólo obligará efectivamente a los que se e n c u e n t r e n
en las circunstancias determinadas por la ley.
El c o n c e p t o de c h i l e n o o extranjero lo establece el artículo 5 6
del Código Civil al decir que: "Son chilenos los que la Constitución
del Estado declara tales. Los demás son extranjeros".
Pero al mismo tiempo que el Código somete a los chilenos y a
los extranjeros a la ley chilena, iguala o asimila a los extranjeros
en materia de derechos civiles. El artículo 5 7 del Código Civil
dispone. "La ley n o r e c o n o c e diferencias entre el c h i l e n o y el
extranjero en cuanto a la adquisición y goce de los derechos civi-
les que regla este Código".
Esta asimilación o igualdad del extranjero frente a la legisla-
ción civil tiene algunas e x c e p c i o n e s . El propio Código Civil prohi-
b e a los e x t r a n j e r o s transeúntes pescar en el m a r territorial
(art. 6 1 1 ) , ser testigos en un testamento s o l e m n e (art. 1 0 1 2 ) , ser
tutores o curadores (art. 4 9 7 ) , ser albaceas (art. 1 2 7 2 ) ; la ley de
Matrimonio Civil en su artículo 14 no les permite ser testigos de
un matrimonio y la Ley de Registro Civil, en su artículo 16, ser
testigos de una inscripción en el registro respectivo. L a Ley N 7.492 a

restringió la capacidad de los extranjeros para adquirir propieda-


des en ciertas provincias limítrofes.
LA NORMA JURÍDICA DE D E R E C H O PRIVADO 77

Efectos de la ley en cuanto al territorio

— Tenitorio

68. El territorio del Estado está delimitado por sus fronteras,


pero la autoridad del Estado se extiende al mar territorial y en
cierto sentido al espacio a é r e o sobre el territorio.
El mar territorial es el m a r adyacente a la costa de Chile hasta
la distancia de 12 millas marinas medidas desde las respectivas
líneas de base (art. 5 9 3 del Código Civil).
Por su parte, el artículo 22 del D e c r e t o con Fuerza de Ley
N 221 de 1931 declara que el Estado ejercerá plena y exclusiva
<J

soberanía sobre el espacio atmosférico existente sobre su territo-


rio y sus aguas jurisdiccionales.

- Territorialidad de la ley

69. Se d e n o m i n a territorialidad de la ley su aplicación dentro


de los límites del territorio del Estado, extraterritorialidad su apli-
cación fuera de dichos límites.
El principio general en nuestro d e r e c h o es la territorialidad
de la ley; la extraterritorialidad es excepcional.
La territorialidad de la ley está establecida en el artículo 14 e
inciso \" del artículo 16 del Código Civil. El primero dispone que
la ley es obligatoria para todos los habitantes de la República,
inclusos extranjeros. El segundo, que los bienes situados en Chile
están sujetos a las leyes chilenas, aunque sus dueños sean extranje-
ros y no residan en Chile.
Por último, del art. 17 se desprende que la forma de los actos
otorgados en el país se rige por la ley chilena. Aplicación de estos
principios es el art. 9 7 5 del Código de C o m e r c i o que establece
que el fletamento de naves extranjeras efectuado en puerto chile-
no está sujeto a las disposiciones de ese Código.
En esta materia d e b e m o s señalar los arts. 1 2 0 y 121 del Código
Civil. El art. 121 citado dispone que "el matrimonio que según las
leyes del país en que se contrajo pudiera disolverse en él, no
podrá, sin embargo, disolverse en Chile, sino en conformidad a
las leyes chilenas". El art. 120 va aún más lejos, pues establece que:
"El matrimonio disnello en territorio extranjero en conformidad
a las leyes del mismo país, pero que no hubiera podido disolverse
según las leyes chilenas, no habilita a ninguno de los dos cónyu-
78 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

ges para casarse en Chile, mientras viviere el otro cónyuge". Cabe


recalcar que estos preceptos se aplican a chilenos y extranjeros,
de tal m a n e r a que un extranjero divorciado válidamente en su
país n o puede casarse en Chile mientras viva el otro cónyuge.

- Extraterritorialidad de la ley

A) Aplicación de la ley extranjera en Chile

70. De acuerdo c o n su inciso 2 el art. 16 del Código Civil da


a

valor en Chile a las estipulaciones de los contratos otorgados váli-


damente en país extraño. Conforme con esta disposición la ley
extranjera va a tener efecto en Chile, no sólo en cuanto ha regula-
do la validez del contrato otorgado en el extranjero, sino también
por el principio de aplicación prácticamente universal que hemos
estudiado y que se refiere a la "Ley del contrato", es decir, al
h e c h o de entenderse incorporadas en él las leyes vigentes en el
país y é p o c a de su celebración. Pero este último efecto está en
gran parte limitado por el inciso 3 del mismo art. 16 que dispone
a

que "...los efectos de los contratos otorgados en país extraño para


cumplirse en Chile, se arreglarán a las leyes chilenas". E n otros
términos, a u n q u e se r e c o n o c e validez al contrato otorgado en el
extranjero, los derechos y obligaciones emanados de él están suje-
tos a la ley chilena.
El art. 9 5 5 inciso 2 del Código Civil establece que la sucesión se
a

rige por la ley del domicilio en que se abre. De manera que una
sucesión se regirá por la ley extranjera si se ha abierto en el extran-
jero. Pero dicha disposición agrega "salvas las excepciones legales",
de tal manera que los bienes situados en Chile y que forman parte
del haber de la sucesión estarán sujetos a la ley chilena, y a este
respecto el art. 9 9 8 del Código Civil dispone que en la sucesión de
un extranjero que fallezca dentro o fuera del territorio de la Repú-
blica, tendrán los chilenos, a título de herencia, de porción conyu-
gal o de alimentos, los mismos derechos que según las leyes chile-
nas les corresponderían sobre la sucesión intestada de un chileno.

B ) Aplicación de la ley chilena en el extranjero

7 1 . El artículo 15 del Código Civil dispone:


"A las leyes patrias que reglan las obligaciones y derechos civi-
les, p e r m a n e c e r á n sujetos los chilenos, no obstante su residencia
o domicilio en país extranjero.
LA NORMA JURÍDICA DE D E R E C H O PRIVADO 79

l E n lo relativo al estado de las personas y a su capacidad


e

para ejecutar ciertos actos, que hayan de t e n e r efecto en Chile;


2 E n las obligaciones y derechos que n a c e n de las relaciones
a

de familia; p e r o sólo respecto de sus cónyuges y parientes chile-


nos".
Esta disposición es d o b l e m e n t e e x c e p c i o n a l . E n primer térmi-
n o , en cuanto a las personas a quienes afecta, ya que rige exclusi-
vamente para los chilenos y n o se aplica a los extranjeros. E n
segundo lugar, en cuanto a las leyes a que queda sujeto el chileno
en el extranjero, porque n o se refiere a todas las leyes, ni siquiera
a todas las leyes personales, sino sólo a las que taxativamente
enumera.
Dichas leyes son, en primer lugar, las que se refieren al estado
de las personas. Es decir, la constitución, derechos y obligaciones
inherentes al estado civil y la terminación del mismo respecto de
un c h i l e n o se regirán, en general, por la ley chilena en todo lo
que vaya a t e n e r efectos en Chile. L o anterior tiene u n a excep-
ción en cuanto a los d e r e c h o s obligaciones que de él e m a n a n ,
pues de acuerdo con lo dispuesto en el N 2 del art. 15 del Códi-
2 2

go Civil la aplicación de la ley chilena en cuanto a las obligaciones


y derechos derivados del estado civil sólo regirá respecto a los
cónyuges y parientes chilenos y n o respecto a los cónyuges y pa-
rientes extranjeros.
L a Ley de M a t r i m o n i o Civil a p l i c a estos p r i n c i p i o s e n su
art. 1 5 . E n e f e c t o , el i n c i s o I de esa disposición da a b s o l u t o
a

valor en C h i l e al m a t r i m o n i o c e l e b r a d o en país e x t r a n j e r o e n
c o n f o r m i d a d a las leyes de d i c h o país, p e r o el inciso 2 agrega: 2

"Sin e m b a r g o , si un c h i l e n o o c h i l e n a c o n t r a j e r e m a t r i m o n i o
e n país e x t r a n j e r o c o n t r a v i n i e n d o a lo dispuesto e n los artícu-
los 4 , 5 , 6 y 7 de la p r e s e n t e ley, la c o n t r a v e n c i ó n p r o d u c i r á
a a a a

e n C h i l e los m i s m o s e f e c t o s q u e si se h u b i e r e c o m e t i d o en
C h i l e " . Es d e c i r , frente a la ley c h i l e n a el c h i l e n o q u e d a sujeto
a los i m p e d i m e n t o s , p r o h i b i c i o n e s para c o n t r a e r m a t r i m o n i o ,
a u n q u e lo c o n t r a i g a e n el e x t r a n j e r o .
El art. 15 del Código Civil se refiere en segundo término a la
capacidad de las personas. L a capacidad del c h i l e n o en el extran-
jero queda sujeta a la ley chilena, pero sólo en cuanto vaya a
ejecutar un acto que haya de t e n e r efecto en Chile. Si los efectos
del acto se p r o d u c e n también en el extranjero el c h i l e n o n o tiene
por qué ceñirse a las disposiciones chilenas que regulan su capaci-
dad. Cabe repetir aquí que los efectos del acto serán las obligacio-
nes y derechos que ( i c e .
Podemos preguntarnos si la disposición se refiere sólo a los
actos que se ejecuten precisamente para tener e l e c t o en Chile, es
80 DERECHO CIVIL. PAREE GENERAL

decir, los actos que necesariamente deban tener efecto e n el país,


o se refiere también a los actos que ocasionalmente puedan tener
efecto en Chile. Nos inclinamos por el criterio de que sólo los
actos que necesariamente deban tener efecto en Chile están cu-
biertos por el precepto. Ello p o r la expresión "que hayan" utiliza-
da en el artículo; al mismo tiempo, porque n o se puede exigir a
las personas que anticipen situaciones eventuales imprevisibles de
sus actos y, finalmente, p o r q u e se i m p o n e una interpretación res-
trictiva de una disposición d o b l e m e n t e excepcional.

- Leyes relativas a los actos

72. Para q u e se p r o d u z c a un c o n f l i c t o de legislación en


m a t e r i a de actos es n e c e s a r i o q u e el a c t o se c e l e b r e e n un país
y p r o d u z c a e f e c t o s e n o t r o . Para la ley c h i l e n a el p r o b l e m a es
el relativo al a c t o c e l e b r a d o e n el e x t r a n j e r o y q u e p r o d u c e
efectos en C h i l e .
A este respecto d e b e m o s distinguir entre los requisitos exter-
nos o solemnidades del acto, sus requisitos internos y sus efectos.
Al analizar estos tres aspectos repetiremos en parte algunos de los
principios que ya h e m o s señalado.

- Requisitos externos

Los requisitos externos, de acuerdo con el principio locus regit


actum, se rigen por la ley del país en que el acto se ha realizado. El
art. 17 del Código Civil dice al respecto que la forma de los instru-
mentos públicos se determina por la ley del país en que hayan
sido otorgados, aclarando más adelante que la forma se refiere a
las solemnidades externas. El mismo principio establecen el inc. 2 B

del art. 16 del Código Civil al dar valor en Chile a los contratos
otorgados válidamente en país extraño; el art. 1027 del Código
Civil, que da valor en Chile a los testamentos escritos otorgados
en el extranjero si sus solemnidades se han conformado a la ley
del país en que se otorgaron; y el art. 15 inc. I de la Ley de a

Matrimonio Civil que ya h e m o s citado, que da valor en Chile al


matrimonio celebrado en el extranjero en conformidad a la ley
del país en que se contrajo.
Se ha dicho que el art. 17 se refiere solamente a los instru-
mentos públicos, pero el principio locus regit actum se aplica tam-
bién a los instrumentos privados por la disposición general del
inciso 2 del art. 16.
a
LA NORMA JURÍDICA I)E DERECHO PRIVADO 81

La autenticidad del instrumento público otorgado en el ex-


tranjero, es decir, el h e c h o de h a b e r sido otorgado realmente por
las personas que aparecen suscribiéndolo y el h e c h o de que las
solemnidades se hayan ajustado a las leyes del país en que se
otorgó, se probará en Chile de acuerdo c o n las normas estableci-
das en el art. 3 4 5 del Código de P r o c e d i m i e n t o Civil (art. 17 del
Código Civil).
Cabe señalar que la regla locus regit actum no es obligatoria.
Los chilenos p u e d e n en el extranjero, si lo desean, sujetarse para
realizar determinados actos a la ley chilena. En efecto, ciertos
funcionarios diplomáticos y consulares chilenos tienen atribucio-
nes para actuar c o m o Ministros de Fe. Al realizar un acto de
otorgar un instrumento en el extranjero ante tales funcionarios se
simplifica e n o r m e m e n t e la prueba de la autenticidad del mismo,
ya que se evitan los largos y costosos trámites de legalización en el
extranjero.
Puede señalarse c o m o una e x c e p c i ó n a lo preceptuado en el
art. 17, el art. 18 del Código Civil que dispone que: "En los casos
en que las leyes chilenas exigieren instrumentos públicos para
pruebas que han de rendirse y producir efecto en Chile, no val-
drán las escrituras privadas, cualquiera que sea la fuerza de éstas
en el país en que hubieren sido otorgadas". U n o de los efectos de
un instrumento es la prueba o perfeccionamiento del acto o con-
trato de que da constancia; si la ley chilena exige a este respecto
que se otorgue un instrumento público, n o tiene valor la escritura
privada otorgada en el extranjero, aunque tenga pleno valor en el
país en que se otorgó. Cabe señalar que el art. 16 n o se refiere
sólo a las pruebas judiciales, sino a todos los casos en que la ley
chilena exige el otorgamiento de un instrumento público. Es con-
cordante en esta materia con lo dispuesto en el art. 1701 del Códi-
go Civil que establece que cuando la ley requiere c o m o solemni-
dad de un acto o contrato el instrumento público, su falta n o
puede suplirse por otra prueba.
Otra e x c e p c i ó n que podría señalarse al art. 17 está contenida
en el art. 1027 del Código Civil que sólo r e c o n o c e validez a los
testamentos otorgados en país extranjero si ellos lo han sido por
escrito. Los testamentos verbales otorgados en el extranjero no
lienen validez en Chile, sin entrar a considerar su valor según las
leyes del país en que se realizaron.
Respecto a la hipoteca el artículo 2 4 1 1 del Código Civil da
validez a los contratos hipotecarios celebrados en el extranjero
sobre bienes situados en Chile; pero, para dar hipoteca, exige que
dichos contratos sean inscritos en el c o m p e t e n t e Registro.
82 DERECHO CEVTE. PARTE GENERAL

- Requisitos internos

E n general, la ley del país en que se otorgó el acto rige sus


requisitos internos, o sea, la capacidad y voluntad o consentimien-
to de los que lo otorgan, y el objeto y causa del acto.
No hay a este respecto otra limitación que la del art. 15 en
cuanto a que la capacidad y estado de las personas que ejecutan el
acto quedan sujetos a la ley chilena si dichas personas son chile-
nos.

- Efectos

Los efectos del acto, es decir los derechos y obligaciones que


de él emanan, quedan sujetos a la ley chilena. Dicha ley respeta
las estipulaciones contenidas en los contratos otorgados válida-
m e n t e en el extranjero, p e r o si en cuanto a los efectos del contra-
to hay contraposición entre la ley chilena y la ley extranjera, pri-
m a la ley chilena de acuerdo con el inciso final del artículo 16.

INTERPRETACIÓN DE LA LEY

- Concepto

73. L a interpretación de la ley consiste en fijar su verdadero


sentido y alcance, pero además incluye el conjunto de actividades
indispensables para aplicar el d e r e c h o .
E n realidad c o m p r e n d e dos elementos, u n o abstracto, que es
la interpretación propiamente tal, y radica en fijar el sentido de la
ley, y u n o c o n c r e t o , que es la aplicación, y significa adaptar la ley
al h e c h o c o n c r e t o . E n la interpretación judicial ambos procesos
constituyen un todo unitario. L a ley es u n a formulación general
de situaciones pensadas c o m o posibles. E n la sentencia, o sea, en
la individualización jurisdiccional del d e r e c h o , esta generalidad
de la ley debe armonizarse c o n las características y circunstancias
específicas del caso c o n c r e t o . L a n o r m a j u r í d i c a debe tener idén-
tico sentido que la situación real para que puedan recíprocamen-
te ser puestas en correspondencia.
Según que la legislación establezca o n o normas de interpreta-
ción ésta se d e n o m i n a reglada o n o reglada.
A diferencia del Código Napoleón, que no establece normas
para la interpretación de la ley, nuestro Código Civil ha adoptado
LA NORMA JURÍDIC A DE D E R E C H O PRIVADO 83

la interpretación reglada y establece normas de interpretación de


la ley especialmente en los artículos 19 a 2 4 y en algunas otras
disposiciones c o m o los artículos 3 , 4 , 11 y 13.
a a

Según de quien e m a n e la interpretación de la ley ésta se divi-


de en interpretación por vía de doctrina o privada e interpreta-
ción por vía de autoridad.

Interpretación doctrinal

74. La interpretación privada o por vía de doctrina es la que


realizan los jurisconsultos, los tratadistas, los abogados y otros.
Esta interpretación no tiene fuerza obligatoria. Constituye sólo
una opinión abonada cuya importancia d e p e n d e r á del prestigio
de la persona de quien e m a n a o de los fundamentos que se hagan
valer.
Los tratadistas y jurisconsultos han preconizado diversos méto-
dos en el análisis e interpretación judicial de la ley.

75. Los grandes comentaristas del Código Napoleón en el si-


glo X I X , Duranton, Aubry et Rau, D e m o l o m b e , T r o p l o n g , Lau-
rent, formaron lo que se ha llamado la Escuela de la Exégesis en
el D e r e c h o Civil.
Esta doctrina tiene c o m o características el culto del texto de la
ley; el predominio de la búsqueda de la intención del legislador
en la interpretación del texto de la ley; el c o n c e p t o de la omnipo-
tencia del legislador y de su infalibilidad, la ley es la única fuente
de las decisiones jurídicas; un respeto sacramental por las autori-
dades y los p r e c e d e n t e s .
24

El aplicar un criterio e x e g é t i c o impide toda evolución y pro-


greso del d e r e c h o a través de la interpretación j u r í d i c a . Impide
que éste, a través de una interpretación progresiva, pueda adap-
tarse a la evolución y cambios del medio social y c o n d e n a al mun-
do actual a la aplicación estricta de fórmulas dictadas t o m a n d o en
consideración un estado social a veces anterior en siglos al mo-
m e n t o presente.
La reacción fundamental contra la escuela tradicional o de la
exégesis la determinó la aparición en 1 8 9 9 del tratado de Francois
(ˇcuy: Método de interpretación y fuentes en derecho privado positivo. Dio
origen a lo que se ha llamado Escuela Científica o "teoría de la
libre investigación científica" en materia de interpretación.

|. IIONNKCASK, l.rrolr <lr l'i-.w^srní droil civil. Uoccard,


84 DERECHO C m L . PARTE GENERA!,

Esta doctrina preconiza un m é t o d o libre para llegar n o sólo a


las fuentes formales de las reglas de d e r e c h o que son la costum-
b r e y la ley, sino a las fuentes reales de dichas normas. Estas
fuentes reales están constituidas por un e l e m e n t o racional que es
la n o c i ó n del d e r e c h o y un e l e m e n t o experimental que es la aspi-
ración a la a r m o n í a colectiva que existe en el m e d i o social.
Según ella la interpretación p r o c e d e c u a n d o hay dudas sobre
el sentido de la ley y del texto. E n ella se consideran el p r e c e p t o y
el fin social de la ley, siempre que j u n t o al texto -fuente formal de
la l e y - esté la ciencia del d e r e c h o - f u e n t e real de la ley.
Existen numerosas otras escuelas de interpretación, entre las
que m e r e c e citarse la Escuela Histórica del d e r e c h o desarrollada
p o r Savigny. 25

Puede señalarse también la Escuela del D e r e c h o L i b r e , elabo-


rada por G e r m á n Kantorowicz. Sostiene que frente al d e r e c h o
26

estatal existe un d e r e c h o libre, que p u e d e n o n o coincidir; la


j u r i s p r u d e n c i a n o p u e d e basarse exclusivamente en el d e r e c h o
estatal y si la c i e n c i a del d e r e c h o posee fuerza creadora, la juris-
prudencia n o será n u n c a m e r a servidora de la ley. Se la h a critica-
do señalando que esta escuela destruye la certeza del d e r e c h o .
L a D o c t r i n a T e l e o l ó g i c a i n i c i a d a p o r I h e r i n g b u s c a la fi-
n a l i d a d de la ley ya q u e , s e g ú n él, el fin es el c r e a d o r de
t o d o d e r e c h o . C o m o un d e s a r r o l l o de esta t e o r í a p o d e m o s
2 7

c o n s i d e r a r la j u r i s p r u d e n c i a de i n t e r e s e s de a c u e r d o c o n la
c u a l el i n t é r p r e t e d e b e d e c i d i r el c o n f l i c t o de i n t e r e s e s , dan-
d o p r e e m i n e n c i a a los q u e h a n sido p r e f e r i d o s p o r el legisla-
d o r . E s t o lleva a la j u r i s p r u d e n c i a de v a l o r i z a c i ó n d e i n t e r e -
ses, q u e p r o p i c i a n m u c h o s a u t o r e s .
Por último, d e b e m o s señalar la T e o r í a del D e r e c h o Puro for-
mulada p o r Hans K e l s e n . Según ella todo d e r e c h o deriva de la
28

voluntad del Estado y n o hay más d e r e c h o s que el d e r e c h o positi-


vo. Los ideales j u r í d i c o s p e r t e n e c e n a la moral, la religión o la
metafísica, p e r o n o a la j u r i s p r u d e n c i a . El sistema j u r í d i c o consti-
tuye una pirámide d o n d e las normas de m e n o r j e r a r q u í a están
condicionadas p o r las de mayor valor hasta llegar a la Constitu-
ción. C u a n d o p o r i n d e t e r m i n a c i ó n de la n o r m a o p o r n o existir
u n a ú n i c a d e t e r m i n a c i ó n c o r r e c t a el j u e z d e b e optar, p u e d e ha-

2 3
F.K. SAVIGNY y otros, La escuela histórica del derecho. Suárez, Madrid, 1908.
2 6
GERMÁN KANTOROWICZ, La lucha por la ciencia del derecho. Losada,
1949.
RUDOLPH VON IHERING, El fin en el derecho. Traducción de Adolfo
2 7

Posada. Omega. Buenos Aires. 1960.


HANS KELSEN, Teoría Pura del Derecho. Universitaria, Buenos Aires, 1960.
2 8
I A NORMA JURÍDICA DE D E R E C H O PRIVADO 85

cerlo libremente dentro del margen de posibilidades que le brin-


da la ley, sin necesidad de recurrir a ningún criterio director.

Interpretación por vía de autoridad

76. Se ha dicho tradicionalmente que la interpretación por


vía de autoridad e m a n a del legislador o del j u e z . Esto n o es exacto
entre nosotros, pues existen diversos organismos autorizados le-
galmente para interpretar la ley.
T e n e m o s así la Contraloría General de la República, la Super-
intendencia de Seguridad Social, el Servicio de Impuestos Inter-
nos, el Servicio Nacional de Aduanas, la Dirección General del
Trabajo, etc.
Estos organismos pueden interpretar leyes, no toda ley, sino
aquellas que se refieren a las funciones que les están e n c o m e n d a -
das. P o r otra parte, y dentro de la distinción que h a r e m o s más
adelante, su interpretación tiene un carácter más amplio que la
interpretación judicial, pues tiene una validez general más allá del
caso específico en que fue pronunciada.

Interpretación por el legislador

77. El art. 3 del Código Civil dispone que: "Sólo toca al legis-
e

lador explicar o interpretar la ley de un m o d o g e n e r a l m e n t e obli-


gatorio.
Las sentencias judiciales no tienen fuerza obligatoria sino res-
pecto de las causas en que actualmente se pronunciaren".
Esta n o r m a establece la primera gran diferencia entre la inter-
pretación legal y la interpretación judicial; la legal tiene u n a fuer-
za obligatoria general, la segunda una fuerza relativa exclusiva-
mente al litigio que ha sido resuelto.
Desde otro punto de vista la interpretación h e c h a por el legis-
lador no está sujeta a reglamentación alguna. A la inversa, la inter-
pretación judicial debe ceñirse a las normas que establece el Códi-
go Civil.
Esta interpretación se llama también auténtica por provenir
del mismo órgano que dictó la n o r m a interpretativa. L o anterior
no quiere decir que la interpretación auténtica esté restringida
sólo a la ley; puede existir también una interpretación auténtica
de la s c n l e n c i a (p. ej., el recurso de aclaración) y aun del contra-
lo, c o m o es el caso c o n t e m p l a d o en el inciso final del art. 1 5 6 4
del (Código (Civil.
86 DERECHO CrVIL. PARTE GENERAL

78. La interpretación la efectúa el legislador p o r m e d i o de


u n a ley, la ley interpretativa. Este carácter se c o n t r a p o n e al que
informa el c o n t e n i d o de otras leyes: las leyes modificatorias.
Lina ley es interpretativa de u n a anterior en la medida en que
en esta última exista algo oscuro o confuso que requiera de acla-
ración o interpretación; si nada existe en u n a ley que requiera de
tal esclarecimiento, sino que simplemente la ley posterior modifi-
ca su texto, se está en presencia de una ley modificatoria que n o
es interpretativa y, en c o n s e c u e n c i a , debe regir a partir de la fe-
cha de su p u b l i c a c i ó n . 29

Resulta a veces difícil distinguir entre el carácter de ambos


tipos de leyes. Algunas sentencias han sostenido que para que una
ley se entienda interpretativa debe decirlo e x p r e s a m e n t e . No 30

p a r e c e lo c o r r e c t o , ya que será el c o n t e n i d o de la ley lo que


determinará si d e b e entenderse interpretativa o modificatoria, sin
necesidad de palabras sacramentales. A la inversa, n o servirá que
u n a ley se autocalifique de interpretativa si de su c o n t e n i d o n o se
desprende ese c a r á c t e r . 31

El inciso 2 del art. 9 del Código Civil dice que "...las leyes
Q y

que se limiten a declarar el sentido de otras leyes, se e n t e n d e r á n


incorporadas en éstas; pero n o afectarán en m a n e r a alguna los
efectos de las sentencias judiciales ejecutoriadas en el tiempo in-
termedio".
Por lo tanto, la ley interpretativa es n e c e s a r i a m e n t e retroacti-
va, ya que se e n t i e n d e incorporada a la ley interpretada.
Esta r e t r o a c t i v i d a d i m p o n e l i m i t a c i o n e s a la i n t e r p r e t a c i ó n
legal.
La primera limitación se desprende del propio texto legal
citado. La ley interpretativa, a u n q u e se e n t i e n d a i n c o r p o r a d a a la
ley interpretada, n o puede modificar los efectos de las sentencias
ejecutoriadas en el tiempo intermedio.
La segunda dice relación c o n el efecto retroactivo de las leyes
interpretativas.
El legislador puede dictar leyes retroactivas, pues n o lo afecta
la prohibición c o n t e n i d a en el artículo 9° del Código Civil que, n o
t e n i e n d o rango constitucional, es un m e r o c o n s e j o para el legisla-
dor. Sin e m b a r g o , esta retroactividad n o puede trasgredir las ga-
rantías constitucionales.

2 9
R. D . J . , t. 81, s. 5, p. 16 (cons. 6 ) .
a

3 0
R. D. J „ t. 34, s. 1, p. 127. F. del M., N 86, p. 335. R. D. ]., t. 80, s. 5, p. 76.
fi

31
R. D.J., t. 57, s. 1, p. 65; t. 58, s. 1, p. 20; t. 59, s. 1, p. 114; t. 61, s. 1, p. 428;
t. 80, s. 5, p. 90.
[.A NORMA JURÍDICA DE D E R E C H O PRIVADO 87

En materia civil la principal limitación la constituye el que una


ley no puede trasgredir la garantía constitucional del d e r e c h o de
propiedad c o n t e n i d a en el N" 2 4 del artículo 19 de la Constitu-
ción. E n materia penal la limitación proviene del N 3°, inciso 7 , a a

del artículo 19 de la Constitución que establece que "ningún deli-


to se castigará c o n otra p e n a que la que señale una ley promulga-
da con anterioridad a su perpetración, a m e n o s que u n a nueva ley
favorezca al afectado".

Interpretación judicial

79. L a interpretación judicial de la ley es la que realiza el J u e z


en las causas sometidas a su c o n o c i m i e n t o .
C o m o h e m o s indicado, el Código Civil fija normas que regu-
lan esta interpretación. Ellas se aplican, c o m o lo señalaba el pro-
pio don Andrés Bello, a la interpretación n o sólo de los preceptos
del Código, sino a la de cualquiera ley, no importa su clasificación
o categoría.
T a m p o c o i m p o r t a p a r a su a p l i c a c i ó n cuál sea el o r g a n i s m o
distinto de los T r i b u n a l e s O r d i n a r i o s ( e x c e p t u a d o el legisla-
d o r ) q u e r e a l i c e la i n t e r p r e t a c i ó n . E l l o n o sólo p o r q u e d e b e
existir u n a i n t e r p r e t a c i ó n c o n c o r d a n t e y u n i f o r m e de la ley
sino t a m b i é n p o r q u e e n m u c h a s o c a s i o n e s la i n t e r p r e t a c i ó n
legal q u e realizan otros o r g a n i s m o s va a t e n e r u n a revisión
judicial y n o sería l ó g i c o ni a c e p t a b l e q u e e n a m b a s instancias
i m p e r a r a n c r i t e r i o s diferentes.

- Integración de la ley

80. Frente a un caso específico el J u e z puede encontrarse en


la situación de que no exista una n o r m a precisa del o r d e n a m i e n t o
positivo que resuelva la materia de que c o n o c e . En este supuesto
ya no nos e n c o n t r a m o s frente a un p r o b l e m a de interpretación,
sino a u n o de integración de la ley. Nuestro Código Civil, a dife-
rencia del proyecto de 1 8 5 3 , n o c o n t e m p l a esta situación, pero
ella está resuelta por otros preceptos legales.
El inciso 2° del artículo 73 de la Constitución y el inciso 2 del a

artículo 10 del Código O r g á n i c o de Tribunales establecen que:


"Reclamada su intervención en forma legal y en negocios de su
c o m p e t e n c i a , no podrán excusarse de ejercer su autoridad, ni aun
por falta de ley que resuelva la contienda o asunto sometidos a su
decisión". I'or su parle, el artículo 170 del Código de Procedí-
88 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

miento Civil que fija los requisitos de las sentencias dispone en su


N 5 que ellas contendrán: "La e n u n c i a c i ó n de las leyes, y en su
a e

defecto de los principios de equidad, c o n arreglo a los cuales se


p r o n u n c i a el fallo". Estas disposiciones establecen expresamente
la facultad de integración de los j u e c e s , los que deben fallar aun
frente a una falta de ley (laguna legal). Los vacíos p u e d e n existir
en la ley, pero no en el d e r e c h o .
Por ello se ha resuelto que cuando no hay ley aplicable al caso
que se deba fallar, por mandato expreso de la ley, los tribunales
d e b e n recurrir a la "equidad natural". Q u e también puede un
juez, para solucionar los casos que no tienen u n a ley aplicable,
apoyarse en las reglas de interpretación de las leyes contenidas en
el art. 2 4 del C. C , que le permite actuar del m o d o que más
conforme le parezca al espíritu general de la legislación y la equi-
dad natural. Q u e ésta no es otra cosa que una virtud a n e x a a la
justicia, cuyo objeto es conferir a la voluntad el t e m p e r a m e n t o y
deseo necesarios para i m p o n e r la justicia cuando la razón natural
y los principios de la m o r a no se e n c u e n t r a n en la posibilidad de
aplicar una ley escrita o consuetudinaria. L a equidad, pues, es el
fundamento de la justicia. 32

Se ha dicho c o r r i e n t e m e n t e que el J u e z frente a un vacío legal


d e b e fallar por analogía ( c o n c e p t o que analizaremos más adelan-
te) . Esto no es e x a c t a m e n t e así. El Código de Procedimiento Civil
exige una razón de equidad para el fallo. La analogía y el espíritu
general de la legislación a que se refiere el artículo 2 4 del Código
Civil, pueden sólo servir al J u e z para establecer la razón de equi-
dad que a su vez servirá de fundamento al f a l l o . 33

- Finalidad de la interpretación

8 1 . Los elementos que los artículos 19 a 2 4 del Código Civil


señalan al J u e z para realizar la interpretación tienen una finalidad
fundamental: buscar el sentido de la ley. 34

R . D.J., t. 8 1 , s. 5, p. 88 (cons. 32, 33 y 4 6 ) .


, 2

Existen numerosos fallos que han procedido a la integración de la ley en


3:1

virtud de la equidad; así: Gaceta de los Tribunales (2" semestre, N 89, p. 411; s

R. D.J., t. 7, s. 2, p. 55; t. 28, s. 1, pp. 639 y 689; t. 34, s. 2. p. 28; t. 40, s. 1, p. 183;
t. 48, s. 4, p. 70; t. 55, s. 2, p. 54, t. 68, s. 2, p. 65; t. 78, s. 5, p. 207; Fallos del Mes,
N'-' 202, pp. 175 v 181. R. D. f., t. 79, s. 5, p. 202, cons. 16.
R. D. J„ t. 56, s. 1, p. 207; t. 64, s. 1, p. 127; t. 65, s. 1, p. 208; t. 67, s. 1.
; u

p. 405; t. 79,'s. 5, p. 202, pág. 253; t. 82, s. 5, p. 36, cons. 19.


LA NORMA JURÍDICA DE DERECHO PRIVADO 89

Este sentido es la correspondencia entre la generalidad de la ley y los


antecedentes específicos del caso particular, que permitan dar a éste una
solución de justicia.
Este "sentido de la ley", que los autores m o d e r n o s llaman "La
naturaleza de la cosa", c o m o mediación entre lajusticia normativa
y l a j u s t i c i a objetiva, es u n a expresión usada consciente y reitera-
damente por el legislador. L a e n c o n t r a m o s en el inciso I del a

artículo 19, se repite en el inciso l del artículo 22 y en el inciso 2


2 a

del artículo 2 3 y la explica el párrafo antepenúltimo del Mensaje.


El inciso I del art. 19 del Código dispone: "Cuando el sentido
a

de la ley es claro, no se desatenderá su tenor literal, a pretexto de


consultar su espíritu". La gran influencia que entre nosotros tiene
hasta hoy la escuela de la exégesis ha querido fundamentar en esta
disposición una primacía para la aplicación de la ley, de acuerdo a
su texto literal. Nada más inexacto. La disposición se refiere a la
claridad de sentido de la ley y no a la claridad de su tenor literal.
Este se aplicará sólo y en el cuanto refleje ese sentido c l a r o . 35

El punto de partida de toda interpretación lo constituye, sin


duda, el elemento literal, el tenor de la norma. Ello no significa
que la labor interpretativa pueda reducirse a un análisis gramatical
que presenta, desde luego, problemas semánticos y sintácticos. 36

El significado de las palabras no es constante. Hay palabras


equívocas, o cuyo significado c o m ú n e ilustrado no coinciden, o
cuyo significado varía o se desvirtúa por los usos lingüísticos de la
comunidad. Por otra parte, la sintaxis de las normas no es siempre
correcta; ella depende además de la técnica del lenguaje usada por
el legislador o por aquel de quien la n o r m a procede. Por otra
parte, c o m o se trata aquí de fijar el sentido de una proposición
entera, el significado fijado individualmente a las palabras que la
forman puede variar para que cuadre con el sentido general de la
proposición. Por último, debe considerarse que la n o r m a es una
proposición general, fruto de experiencias pasadas o anticipo de
situaciones imaginadas c o m o posibles, pero que rara vez coincidirá
totalmente con las características particulares del caso en conflicto

S5
R. D.J., t. 79, s. 5, p. 253.
JOAQUÍN DUALDE, Una revolución en la lógica del derecho. Bosch, 1933.
:!t)

EDUARDO GARCÍA MAYNEZ, Lógica del raciocinio jurídico. Fondo de Cultu-


ra Económica, 1964.
LUIS RECASENS SICLIES, Experiencia jurídica. Fondo de Cultura Económi-
ca, 1971.
EMILIO liETTl, íiiler/iirltrJone delta Ifgge e degli aUi giuridici. Guiffre, 1927.
LUIS D1EZ-1MCAZO, liileipielacion de la ley. Anuario de derecho civil. Madrid
1970.
90 DERECHO CIVTL. PARTE GENERAL

y con todas sus variantes especiales. Por otra parte, la n o r m a no es,


por lo general, un texto simple y escueto, sino que, corrientemente,
para o b t e n e r la n o r m a hay que coordinar textos diferentes.
Si esto n o fuera así, n o habría j a m á s discrepancias en la aplica-
ción de la ley.
El que un t e n o r literal, gramaticalmente muy claro, n o refleje
el sentido de la ley, p u e d e provenir de muy diversas circunstan-
cias. Principalmente de la necesidad de buscar el sentido de la ley,
disposición general y previa frente a las circunstancias específicas
de un caso particular y posterior. Otras veces, p o r q u e las relacio-
nes reguladas han sobrepasado la disciplina de la n o r m a (así ha
sucedido con el contrato de promesa que reglamenta el artícu-
lo 1 5 5 4 del Código Civil). T a m b i é n c u a n d o la lógica orgánica de
una institución obliga a a b a n d o n a r el claro t e n o r literal del pre-
cepto (tal es el caso de la formación de la cuarta de mejoras
frente al texto del inciso 2° del artículo 1 1 8 4 del Código Civil).
El que sea necesario determinar, en forma previa, si el sentido
de la ley es claro, significa que siempre d e b e realizarse un proceso
interpretativo. Sería imposible efectuar tal d e t e r m i n a c i ó n sin in-
terpretar previamente la ley.

- Criterios de interpretación

82. Al interpretar la ley pueden en teoría adoptarse dos criterios


esenciales. U n o , que podríamos llamar histórico o subjetivo, trata de
reconstituir el pensamiento o voluntad del legislador. Otro, que se
d e n o m i n a normativo u objetivo, sostiene que la ley tiene una signifi-
cación propia independiente del pensamiento de sus autores.
T o d o s los autores m o d e r n o s señalan el e n g a ñ o de un criterio
subjetivo. En p r i m e r lugar p o r la imposibilidad de d e t e r m i n a r
una voluntad subjetiva del legislador. E n segundo t é r m i n o , por-
que si ello fuera posible, esa supuesta voluntad c a r e c e r í a de senti-
do frente a la evolución y a los cambios que e x p e r i m e n t a n en el
tiempo las costumbres, las técnicas y, en general, todo el m e d i o
social. P o r último, p o r q u e la ley es la voluntad del Estado y ésta se
manifiesta por la ley misma y n o p o r la opinión de los que partici-
paron en su f o r m u l a c i ó n . '
3

EDUARDO GARCÍA MAYNEZ, op. cit.


3 7

LUIS DIEZ-PICAZO, op. cit.


GUSTAVO RADBRUCH, Introducción a la filosofía del derecho. Fondo de Cul-
tura Económica. ( 3 ed.) F.C.E. México. 1965.
a

EDMUNDO MEZGER, Tratado de derecho penal. Rev. de D. privado. Madrid.


1959.
LA NORMA JURÍDICA DE DERECHO PRIVADO 91

Nuestro Código es terminante a este respecto. El art. 19 en su


inciso l se remite al sentido "de la ley"; en su inciso 2 se refiere a
2 a

"su" intención o espíritu claramente manifestado "en ella misma";


el art. 22 habla de "el c o n t e x t o de la ley"; el art. 2 3 de su "genuino
sentido". Por lo tanto, siempre se está refiriendo al sentido objeti-
vo de la ley que d e b e buscarse en ella misma.
Por otra parte, no hay disposición alguna que permita inter-
pretar la ley, buscando una supuesta voluntad del legislador. L a
única n o r m a que se refiere a la historia de la ley, el inc. 2 del a

art. 19, lo h a c e para buscar "su" intención o espíritu, es decir el


sentido objetivo de la ley.

- Elementos de interpretación

83. Para buscar el sentido de la ley, el Código señala los ele-


mentos tradicionales de la interpretación judicial: el gramatical, el
histórico, el lógico, el sistemático y, en el art. 2 4 , el espíritu gene-
ral de la legislación y la equidad natural.
L a o r d e n a c i ó n de estos elementos n o significa que ellos deban
emplearse sucesiva y subsidiariamente; todos ellos d e b e n ser utili-
zados para fijar el sentido de la ley frente al caso específico al cual
debe aplicarse. Su c o n c u r r e n c i a permitirá al j u e z llegar a la deter-
minación jurisdiccional del d e r e c h o .

84. El e l e m e n t o gramatical que se señala en el inc. I del a

art. 19 implica el análisis de la semántica y de la sintaxis del pre-


cepto legal.
Al efecto los artículos 20 y 21 dan diversas normas.
E n primer término que las palabras de la ley se entenderán en
su sentido natural y o b v i o . Durante m u c h o tiempo nuestros tri-
38

bunales estimaron que este sentido natural debía encontrarse en


el Diccionario de la Real Academia E s p a ñ o l a ; hoy día, y conside- 39

rando los cambios que e x p e r i m e n t a el lenguaje, se h a reacciona-


do frente a este criterio y se ha considerado que el sentido natural
de u n a palabra o frase es el que se le atribuye en el medio que la
e m p l e a . Es por lo demás el criterio del Código que, en su artícu-
40

lo 5 1 , al referirse a la d e n o m i n a c i ó n de las medidas, dice que a


falta de definición legal se entenderán "en el sentido general y
popular, a menos de expresarse otra cosa".

:!tí
R. O. |., (. 80, s. 5, |>.
: w
R. I ) . j . , (. :S7, s. I , |>. 11 I; 1. 10, s. I , |). 10!), p. 281, p. '557; 1. 49, s. 1, p. 218.
10
R. I ) . |., I. (ˇ0, s. 4, p. 211; i. <>('., s. I, p. 29; i. 7, s. I , p. 405.
92 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

U n a segunda n o r m a es que a las palabras que el legislador


haya definido e x p r e s a m e n t e para ciertas materias se les dará su
significado legal. Esta indicación n o es absoluta, p o r q u e a veces el
propio Código n o e m p l e a las palabras en su estricto sentido legal
("tradición" en el inc. 2 del art. 2 1 7 4 ) , o el legislador en general
2

las usa en un sentido distinto que su definición. 41

Las palabras técnicas de toda ciencia o arte se tomarán en el


sentido que les den los que profesan esa c i e n c i a o arte, a m e n o s
que aparezca claramente que se han tomado en sentido diverso.

85. El e l e m e n t o histórico se c o n t e m p l a en la parte final del


inc. 2 del art. 19, que se refiere a la historia fidedigna del estable-
2

cimiento de la ley.
Esta historia fidedigna sirve para fijar "su" i n t e n c i ó n o espíri-
tu, es decir, los objetivos de la ley, y es sólo un e l e m e n t o supleto-
rio para fijar ese alcance de la ley que n o se halle claramente
manifestado en ella misma. L a secuencia de la disposición deja
p l e n a m e n t e establecido que la historia fidedigna se utiliza para
fijar la intención o espíritu intrínseco de la ley y n o una supuesta
voluntad del legislador.

8 6 . El e l e m e n t o lógico consiste en la c o n c o r d a n c i a que d e b e


existir entre las diversas partes de la ley, pues es natural que éstas
n o sean contradictorias y exista entre ellas u n a unidad conceptual
y de c r i t e r i o .
42

El e l e m e n t o lógico se e n c u e n t r a establecido en el inciso 2 del


a

art. 19 y en el inc. I del art. 2 2 .


a

El primero señala que las expresiones oscuras de la ley pue-


den interpretarse, buscando en ella misma su intención o espíri-
tu. Es decir, es el c o n t e x t o de la ley el que servirá para fijar el
sentido de cada una de sus partes. Es conveniente destacar que el
t é r m i n o "expresión" que utiliza este artículo n o tiene el significa-
do de "palabra", sino el discurso, de oración con un c o n t e n i d o
conceptual.
El inciso l del art. 22 reafirma este c o n c e p t o al señalar que:
2

"El c o n t e x t o de la ley servirá para ilustrar el sentido de cada u n a


de sus partes, de m a n e r a que haya entre todas ellas la debida
c o r r e s p o n d e n c i a y armonía". O sea, debe buscarse la concordan-
cia entre las distintas partes de la ley, y esta c o n c o r d a n c i a debe ser
c o n s e c u e n t e , es decir, armónica.

41
R. D.J., t. 37, s. 1, p. 531.
12
R. D. J . , t. 32, s. 1, p. 75; t. 61, s. 2, p. 24.
I A NORMA JURÍDICA DE D E R E C H O PRIVADO 93

87. En el e l e m e n t o sistemático esta c o r r e s p o n d e n c i a de la le-


gislación se busca más allá de la propia ley interpretada, analizan-
do, c o m o lo establece el inciso 2 del art. 22, otras leyes, particu-
a

larmente si versan sobre el mismo asunto.


L a extensión del e l e m e n t o sistemático p u e d e llevar al análisis
del espíritu general de la legislación, a que se refiere el art. 2 4 .

88. El Código, en último término, se refiere al espíritu general


de la legislación y a la equidad natural. Aunque el art. 24, que los
contempla, comienza con la frase: "En los casos a que n o pudieren
aplicarse las reglas de interpretación precedentes", ello n o significa
que se trate sólo de elementos supletorios de interpretación. 43

Ya h e m o s visto que el espíritu general de la legislación se


e n c u e n t r a implícito en el e l e m e n t o sistemático; ahora bien, la
equidad natural n o puede estar ausente en ningún criterio de
interpretación. El fin de la aplicación de la ley es h a c e r justicia y
la equidad es la justicia referida a un caso c o n c r e t o . P o r lo tanto,
lodo fallo y la interpretación en que se fundamenta d e b e n ser
justos y equitativos.
La frase inicial del art. 24 a que nos hemos referido sólo tiene el
alcance de señalar que el j u e z n o está facultado para dictar una
resolución basada exclusivamente en la equidad, c o m o él subjetiva-
mente la entienda. Ello significaría una absoluta falta de seguridad
jurídica. Por eso los demás elementos de interpretación lo vinculan a
la norma para seguridad del derecho, pero no lo liberan de conside-
rar fundamentalmente la equidad al realizar la interpretación. 44

El j u e z d e b e buscar la solución justa, la más j u s t a entre todas


las posibles. 45

89. L a disposición del art. 4 que establece la aplicación prefe-


a

rente de los Códigos especiales y la del art. 1 3 que dispone que las
a

disposiciones de una ley, relativas a cosas o negocios particulares,


prevalecerán sobre las disposiciones generales de la misma ley, se-
ñalan la aplicación preferente de las disposiciones especiales.

9 0 . El art. 23 dispone que lo favorable u odioso de u n a dispo-


sición n o se tomará en c u e n t a para ampliar o restringir su inter-
pretación.

R. D. )., i. 70, s. 1, |>. 39; t. 71, s. 5, p. 253.


1:1

" R. 1). |., t. 70, s. 5, p. 253, cons. 28 y 29.


BKNJAMIN CARI><>/.<), l'hr iialinr oj Ihc judicial proa-ss. Yak- Univ. Press,
94 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

Esta es una n o r m a general ya que, por ejemplo, el art. 4 del Q

Código Tributario dispone que sus normas sólo se aplican a su


interpretación y aplicación y a las demás disposiciones relativas a
la tributación fiscal interna, n o pudiendo aplicarse analógicamen-
te en otras materias.
E n el c a m p o de la legislación penal se h a estimado que ella es
de aplicación restrictiva, aunque n o existe ninguna n o r m a especí-
fica al efecto.
E n materia de legislación laboral se estima que la interpreta-
ción debe favorecer al dependiente, fundándose este criterio en
el carácter tutelar que inviste la legislación del trabajo.

9 1 . L o anterior nos lleva a la existencia de dos procedimien-


tos distintos de interpretación: u n o extensivo, el otro restrictivo.
El primero p u e d e realizarse aplicando a u n a situación particu-
lar normas que fijan reglas generales, o deduciendo u n a n o r m a
generalizada de los ejemplos n o taxativos que c o n t i e n e n algunas
disposiciones. Igualmente puede utilizarse la analogía.
El argumento analógico (o a simili) supone una similitud en las
situaciones, tanto para las circunstancias de h e c h o c o m o para el fin
jurídico a realizarse; de acuerdo con él los h e c h o s que tienen igual
valor jurídico implican las mismas consecuencias jurídicas.
Se puede emplear la analogía c o m o e l e m e n t o de interpreta-
ción cuando el alcance j u r í d i c o de una n o r m a lo determinamos
por el sentido de otras que regulan una situación j u r í d i c a seme-
jante. Se e m p l e a c o m o base de integración cuando se traspone
u n a solución j u r í d i c a a una hipótesis semejante que no se encuen-
tra cubierta por la ley. En este último caso puede servir de base a
la razón de equidad en que se fundará la sentencia.

92. La interpretación restrictiva significa, por el contrario, que


el precepto n o puede aplicarse extensivamente ni servir de base
para una interpretación analógica.
L a interpretación estricta y / o restrictiva, que se funda en mo-
tivos lógicos o e n el respeto a los derechos individuales, se aplica a
u n a gran variedad de preceptos.
E n primer término son de interpretación restrictiva las leyes
penales, d e b i e n d o hacerse presente que la jurisprudencia ha dado
el carácter de pena a las sanciones en general, más allá del c a m p o
estrictamente penal.
D e n t r o de este c o n c e p t o se h a estimado en forma reiterada
que las leyes tributarias n o permiten u n a interpretación extensiva.
Se ha fallado igualmente que son de interpretación estricta las
leyes de e x c e p c i ó n , los preceptos prohibitivos, los que establecen
LA NORMA JURÍDICA DE D E R E C H O PRIVADO 9E

incapacidades y prohibiciones, las leyes delegatorias, las que con-


fieren un beneficio, las que limitan el d e r e c h o de propiedad, etc.

9 3 . Fuera de la analogía existen diversos aforismos o reglas


prácticas que, en realidad, n o son sino formas que toman la argu-
m e n t a c i ó n o la lógica jurídicas.
Entre ellos p o d e m o s señalar el argumento ab auctoritate, que
consiste en invocar la opinión favorable de los tratadistas o de la
jurisprudencia.
El argumento a genérale sensu, que supone que donde la ley n o
distingue n o es lícito al intérprete distinguir.
Los argumentos a fortiori, que en realidad son dos. A maiore ad
minus, o sea, quien puede lo más, puede lo menos; y a maiore ad
maius, que implica que a quien le está prohibido lo m e n o s con
mayor razón le está prohibido lo más.
Por último, el a r g u m e n t o a contrario sensu, c o n el que se sostie-
ne que incluida una cosa se e n t i e n d e n excluidas las demás.

- La lógica, y el razonamiento jurídicos

9 4 . Aunque las reglas prácticas que h e m o s señalado son lla-


madas operaciones lógicas y son de uso frecuente, ellas n o consti-
tuyen por sí solas u n a interpretación lógica de la ley, ya que la
lógica i m p o n e un e s q u e m a muy preciso en toda la operación
intelectual. 45

4 b
La lógica formal distingue dos modos de razonamiento: el razonamiento
deductivo y el razonamiento inductivo.
Conviene señalar que toda la razón humana está dominada por un princi-
pio fundamental: el acuerdo del pensamiento consigo mismo, que se descompo-
ne en dos: el principio de la identidad y el principio de la contradicción. Estos
constituyen los principios lógicos.
El principio de la identidad implica la necesidad de que cada cosa sea
idéntica a sí misma; todo sujeto es su propio predicado. Se expresa abstracta-
mente en la forma más simple: A es A.
El principio de la contradicción establece que dos proposiciones de las
cuales una niega lo que otra afirma, no pueden ser ambas verdaderas. Es decir,
no se puede a la vez afirmar y negar lo mismo. "A" no puede ser a la vez "A" y
"no A".
El razonamiento deductivo consiste en pasar de una proposición conocida a
una desconocida, yendo de una proposición general a una particular.
Esto se efectúa a través del silogismo, que consiste en una reunión de tres
proposiciones, de tal manera que de las dos primeras resulta necesariamente la
lerccra.
Podemos expresarlo diciendo: Si lodo M es P (primera proposición) y si
lodo S es M (segunda proposición), luego lodo S es P (conclusión). En el
96 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

Es indudable que el juez n o puede d e t e r m i n a r la interpreta-


ción de la ley arbitrariamente, p o r un m e r o capricho, sino que
tiene que ceñirse a ciertos procesos de razonamiento de los cuales
e m a n a su decisión y que, al mismo tiempo, la justifican.
Durante m u c h o tiempo se estimó que la lógica pura, el razo-
n a m i e n t o deductivo, era el m é t o d o de la ciencia j u r í d i c a . D e n t r o
de este razonamiento la n o r m a j u r í d i c a era la primera proposi-
ción, el caso c o n c r e t o la segunda proposición y de su puesta en
c o r r e s p o n d e n c i a e m a n a b a la conclusión que constituía la deci-
sión del caso.
L a sencillez de esta solución es engañosa, p o r q u e la aplicación
del razonamiento deductivo puro resulta casi imposible. Para que
este razonamiento tenga valor es indispensable que la verdad de
las premisas sea absoluta, que haya sido constatada científicamen-
te; es también necesario que el proceso de razonamiento se desa-
rrolle estrictamente de acuerdo a los c á n o n e s del silogismo.
A h o r a bien, el j u e z al escoger y fijar el alcance de la n o r m a ,
que constituiría la primera proposición, n o está estableciendo una
verdad absoluta, apodíctica, sino que está señalando u n a normati-
va y un sentido de ésta que le parecen los más verosímiles y acep-
tables. Igualmente al fijar la segunda proposición t a m p o c o ha
señalado una verdad absoluta, porque al analizar el caso, al sepa-
rar sus aspectos atinentes de aquellos que n o lo son, al d e t e r m i n a r
los e l e m e n t o s que considera probados de los que n o lo están, al
interpretarlo, al valorarlo j u r í d i c a m e n t e , h a realizado una serie de
apreciaciones personales y subjetivas, n o una constatación científi-
ca de una realidad indiscutible.
De lo anterior resulta que el razonamiento lógico formal será
difícilmente aplicable en la interpretación y aplicación de la ley.

silogismo encontramos también tres términos: uno general, que es el atributo de


la conclusión (P en el ejemplo propuesto), un término particular, que es el
sujeto de la conclusión (S en el ejemplo) y un término intermedio que reúne los
dos términos anteriores (M en el ejemplo).
El silogismo es urra unión lógica que sólo garantiza la relación de la conclu-
sión con las premisas, pero no la verdad intrínseca de las proposiciones. Aristóte-
les señalaba que en el silogismo la primera proposición debía ser apodíctica, es
decir, evidente por sí misma.
El método inductivo, a la inversa del deductivo, va de lo particular a lo
general. Consiste en deducir de un número de experiencias particulares una ley
general.
Este razonamiento descansa en el principio que las mismas causas (en las
mismas circunstancias) producen los mismos efectos. Es lo que se denomina el
principio de la causalidad.
LA NORMA JURÍDICA DE D E R E C H O PRIVADO 97

9 5 . L o expuesto nos lleva a que, en materia j u r í d i c a , va a ser


necesario utilizar otra clase de razonamientos, no ya lógicos sino
extralógicos (lo que n o quiere decir ilógicos).
Estos argumentos extralógicos p u e d e n ser dialécticos o retóri-
co-argumentativos.
E n el argumento dialéctico se sigue el mismo canon lógico del
razonamiento deductivo, p e r o en este caso las premisas no consti-
tuyen u n a verdad absoluta; el juez las establece o el abogado las
invoca, porque parecen ser las más verosímiles o porque tienen
una general aceptación.
El uso de los razonamientos extralógicos se justifica y se impo-
ne, porque en el d e r e c h o no se busca determinar u n a verdad
absoluta, sino que se trata de e n c o n t r a r una solución de justicia.
El abogado procura c o n v e n c e r al j u e z , el j u e z trata de que su
sentencia, proveyendo una decisión de justicia, sea recibida con
general asentimiento por la comunidad.
D e n t r o del razonamiento dialéctico tiene especial importan-
cia hoy el m é t o d o tópico desarrollado por el jurista alemán T e o -
doro Viehwig en su obra Tópico y Jurisprudencia. En realidad no se
trata de una idea original, sino de h a c e r nuevamente vigente un
método de pensamiento que expresaron Aristóteles y Cicerón.
C o m o en el razonamiento dialéctico las proposiciones n o son ver-
dades absolutas sino solamente probables y g e n e r a l m e n t e acepta-
das, pueden utilizarse en él tópicos, o sea, puntos de vista preesta-
blecidos que van a servir de base al razonamiento.
El razonamiento retórico-argumentativo trata, a través de un
m é t o d o persuasivo, de lograr u n a convicción o la aceptación de
una tesis. Se aparta del m é t o d o dialéctico porque, o bien las pre-
misas n o tienen aceptación general, o bien la argumentación n o
sigue los c á n o n e s de la lógica formal. E n él se desarrolla una serie
de razonamientos para combatir o apoyar u n a tesis, es decir, que
critican o justifican u n a decisión.
El profesor italiano Giuliani, que en sus obras ha estudiado la
lógica j u r í d i c a c o m o u n a teoría de la controversia, y el profesor
belga Perelman, en su Tratado de la Argumentación, han analizado y
renovado el m é t o d o argumentativo. 47

En este sistema n o se trata ya de demostrar la razón lógica de


una solución sino que se utilizan otras bases: "es más justo", "es
más conveniente", "está más de acuerdo c o n otras soluciones simi-

A. ( I I U I . I A N I , l.it amlroonsm. I'sivía, I !)<><>.


1 7

CU. IM'.KKI.MAN, /.»«•/,///,•/HI/V//V/H.'. Noiivdlr rlióiorˇ<|in\ Dallo/, |<>7<ˇ.


98 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

lares", etc. Son estos fundamentos los que caracterizan al razona-


m i e n t o re tó rico-ar gu m e n tativo.

9 6 . Pero con cualquier sistema de razonamiento el j u e z d e b e


adaptar c o n t i n u a m e n t e el o r d e n a m i e n t o j u r í d i c o , ya sea porque
el cuerpo social está en continua evolución, ya sea porque el pro-
pio o r d e n a m i e n t o varía a través de las renovaciones y cambios que
aporta la nueva legislación.
El j u e z p u e d e al efecto recurrir a diversos modos de actuar, a
distintos sistemas de operación.
Los que preconizan un criterio subjetivo y tratan de desentra-
ñar una supuesta voluntad del legislador adoptan una "jurispru-
dencia historicista". E n ella se trata, a través del análisis de docu-
mentos, del estudio de los trabajos de preparación, de las exposi-
ciones de motivos, de las circunstancias que existían al dictarse la
ley, de reconstituir la presunta voluntad real de un legislador his-
tórico.
Ya h e m o s señalado los inconvenientes de este criterio subjeti-
vista. La dificultad de determinar la voluntad del legislador. El
h e c h o de que respecto de las normas antiguas mantenidas en
vigor, la voluntad del originario legislador pierde toda relevancia.
El que hace imposible que el o r d e n a m i e n t o j u r í d i c o pueda adap-
tarse a nuevas situaciones que el legislador histórico n o c o n o c i ó
ni pudo prever.
Por eso se h a impuesto la interpretación objetiva de la ley. L a
ley una vez promulgada se separa de su autor y alcanza una exis-
tencia objetiva. El texto de la ley y el sentido que de él puede
desprenderse es lo ú n i c o que tiene valor. Las expectativas, los
propósitos, las representaciones mentales del legislador n o tienen
valor preceptivo. La ley es la voluntad del Estado, y esta voluntad
se e n c u e n t r a sólo en la ley.
Esto impide la obsolescencia de la ley, ya que ella puede adap-
tarse a los cambios y a las nuevas situaciones sociales. Además se
c u m p l e una misión esencial de justicia, pues permite que la ley se
aplique a sus destinatarios, los subditos, n o c o n un sentido históri-
co, sino con un sentido actual que es el que a ellos les suscita y al
cual adaptan su conducta.
D e n t r o del criterio objetivo se ha utilizado un sistema de in-
terpretación d e n o m i n a d o "jurisprudencia de conceptos". Este mé-
todo presupone la existencia de un sistema j u r í d i c o dentro del
cual las normas se c o n e c t a n entre sí, c o m o una gran pirámide en
que, a partir de un principio c o m ú n , las normas derivan unas de
otras y c o n d i c i o n a n las siguientes, es decir, supone correlación y
coherencia.
LA NORMA JURÍDICA DE D E R E C H O PRIVADO 99

La idea de un "sistema" entre nosotros es insostenible. Aun-


que nuestro sistema j u r í d i c o es completo, ya que en defecto de
n o r m a existe la integración de la ley, dista m u c h o de ser coheren-
te. L a c o h e r e n c i a significa que n o exista contradicción entre la
normas, ni en los principios axiológicos o de valorización que las
informan, ni entre los fines o valores que persiguen o protegen.
Nuestra frondosa legislación, inspirada por principios contradic-
torios y que a través de los años h a perseguido fines muy diversos,
no constituye en absoluto un sistema c o h e r e n t e de d e r e c h o .
Se h a r e p r o c h a d o además a la jurisprudencia de conceptos su
carácter abstracto y n o cumplir la función esencial, que es la de
dar soluciones reales y prácticas a los problemas vitales.
Ante ella se desarrolló la "jurisprudencia de intereses", cuyo
origen p u e d e remontarse a V o n Ihering. L a ley es una resultante
de expresión de intereses y los conflictos j u r í d i c o s son conflictos
de intereses. El intérprete no debe tratar de h a c e r deducciones
lógicas sino decidir el conflicto a favor de aquellos intereses que
han sido preferidos por el legislador. En un paso más h a nacido la
"jurisprudencia de valores", que más que los intereses mismos
considera los j u i c i o s de valor que los intereses suscitan.
L o anterior nos lleva al p r o b l e m a de saber qué juicios de valor
se aplican. Si son los del legislador, caemos de nuevo en los incon-
venientes de la interpretación subjetiva; si los del intérprete, nos
enfrentaríamos c o n una interpretación libre y la consiguiente fal-
ta de seguridad jurídica; por último, p u e d e n ser los juicios de
valor que actúan, son admitidos y generales a la comunidad o
grupo h u m a n o en que el conflicto se suscita.
Se ha tratado, partiendo de la legislación, de establecer cate-
gorías de intereses y su prelación, pero casi siempre se llega al
punto en que c o n c u r r e n intereses de igual grado y e n t o n c e s los
criterios de preferencia se h a c e n casi imposibles.

L A COSTUMBRE

- La costumbre como fuente de derecho

97. L a costumbre constituye también una fuente formal del


derecho.
En el fondo la costumbre es anterior y determina el origen de
la ley. La norma jurídica no nace c o m o un producto de creación
espontánea y arbitraria, sino que recoge un uso consuetudinario
social, 1111 i i o i m c m e n l c aceptado, que determina que ciertas sitúa-
100 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

d o n e s o conflictos deben ser abordados o resueltos en determina-


da forma. La ley n o hace sino r e c o g e r esta costumbre y darle
fijeza, claridad y fuerza obligatoria.
El diccionario, en las definiciones de costumbre, distingue
e n t r e hábito, y uso y práctica q u e ha adquirido fuerza de ley.
Pueden, pues, existir hábitos o usos que n o constituyen costum-
bre dentro del c o n c e p t o en que la estamos analizando. Así los
hábitos de cortesía, los usos sociales, los usos del tráfico a que se
refiere el Código alemán.
żQué requisitos necesita la costumbre para tener j u r í d i c a m e n -
te el carácter de tal? G e n e r a l m e n t e se h a estimado que d e b e tra-
tarse: a) de un uso social de carácter general (dentro de un ámbi-
to d e t e r m i n a d o ) ; b ) que tenga el carácter de uniforme; c ) que sea
constante; d) que tenga una cierta duración en el tiempo; e ) que
tenga un substrato j u r í d i c o . S e e n t i e n d e por esto último, n o que
se tenga el deseo de crear a través del c o m p o r t a m i e n t o normas
j u r í d i c a s o de contribuir a su creación; basta la i n t e n c i ó n o volun-
tad de obrar j u r í d i c a m e n t e .
De lo anterior resulta e n t o n c e s que en la costumbre interven-
drían elementos objetivos, la realización durante un espacio de
tiempo de actos uniformes y constantes en un territorio determi-
nado, y elementos subjetivos, la convicción de o b r a r j u r í d i c a m e n -
te y la aceptación de este c o m p o r t a m i e n t o por la comunidad.
Nuestro Código Civil, a u n q u e se refiera a la costumbre, n o la
define ni señala sus características. El Código de C o m e r c i o , en
c a m b i o , en su artículo 4° dice que las costumbres mercantiles son
tales "cuando los h e c h o s que las constituyen son uniformes, públi-
cos, g e n e r a l m e n t e ejecutados en la República o en u n a determi-
nada localidad, y reiterados por un largo espacio de tiempo, que
se apreciará prudencialmente por los juzgados de c o m e r c i o " .
L a costumbre se diferencia de la ley en primer t é r m i n o en
cuanto a su origen. La costumbre e m a n a de los usos del c u e r p o
social, la ley requiere un acto de legislación. A la inversa, mientras
la ley para que pierda su eficacia necesita ser derogada, la costum-
bre puede perderla porque desaparece cualquiera de los elemen-
tos que la constituyen. La ley rige en el acto; en c a m b i o , la cos-
tumbre necesita la reiteración de los actos que la c o n f o r m a n en
un largo espacio de tiempo.

9 8 . En la clasificación de la costumbre se h a distinguido entre


costumbre c o n f o r m e a la ley, costumbre fuera de la ley y costum-
bre contra la ley.
L a costumbre según la ley consiste en maneras uniformes de
interpretar y aplicar la ley. C u a n d o esta costumbre e m a n a de las
LA NORMA JURÍDICA DE D E R E C H O PRIVADO 101

sentencias de los Tribunales de Justicia, nos e n c o n t r a m o s frente a


una costumbre jurisprudencial, cuyos alcances analizaremos sepa-
radamente.
La costumbre fuera de la ley c o m p l e m e n t a el d e r e c h o escrito.
Se aplica cuando la ley se remite a ella o cuando pasa a formar
parte del c o n t e n i d o de los contratos y, por lo tanto, de la ley del
contrato.
La costumbre contra la ley es la que deja sin aplicación o
infringe un p r e c e p t o legal. El primer caso constituye lo que se
llama desuso de la n o r m a . Ya h e m o s señalado que el desuso no
hace perder su vigencia y validez a un p r e c e p t o legal, para lo cual
es necesario un acto derogatorio. El segundo supuesto no signifi-
ca sólo un desuso, sino además u n a infracción del precepto legal;
(;lla lleva aparejada la sanción que corresponde a dicha infrac-
ción.
La costumbre puede clasificarse también en cuanto al territo-
rio en que impera. Así, en el Código Civil los artículos 1 9 3 8 y
1944, por ejemplo, se refieren a la costumbre del país; el artícu-
lo 1 9 8 6 a la costumbre del departamento. El artículo 4 del Códi- 9

go de C o m e r c i o , ya citado, habla de los actos ejecutados en la


República o en u n a determinada localidad.

- Valor de la costumbre

9 9 . El artículo 2 del Código Civil dispone que: "La costum-


a

bre n o constituye d e r e c h o sino en los casos en que la ley se remite


a ella".
El Código no se refiere a la costumbre, sino en materias de
escasa importancia, lo que ha h e c h o decir que la costumbre no
liene prácticamente aplicación en materia civil.
Entre esas disposiciones podemos señalar los artículos 6 0 8 , 1 1 9 8
inc. final, 1 9 3 8 , 1 9 4 0 , 1 9 4 4 , 1 9 5 1 , 1 9 5 4 , 1 9 8 6 y 2 1 1 7 inc. 2 .
a

Pero existe u n a disposición que amplía en m u c h o el ámbito


de aplicación de la costumbre en materia civil. El artículo 1 5 4 6
del Código Civil dispone: "Los contratos d e b e n ejecutarse de bue-
na fe, y por consiguiente obligan no sólo a lo que en ellos se
expresa, sino a todas las cosas que emanan precisamente de la
naturaleza de la obligación, o que por la ley o la costumbre pertene-
cen a ella".
Por lo tanto, por expresa disposición de la ley, la costumbre
pasa a formar parle del c o n t e n i d o de los contratos y a constituir
un e l e m e n t o de lo que se ha d e n o m i n a d o la ley del contrato. E n
electo, el artículo 1545 del Código Civil dice que lodo contrato
D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

legalmente c e l e b r a d o es u n a ley para los contratantes. Conviene


señalar que n o es necesaria ninguna declaración de los contratan-
tes para que las costumbres en vigencia a la é p o c a de celebrarlo
pasen a formar parte de él; t a m p o c o es necesario que tengan
c o n c i e n c i a de que dichas costumbres existen: ellas se incorporan
al contrato por el solo ministerio de la ley. Ello se refuerza c o n las
normas que fija el Código en la interpretación de los contratos.
Así el artículo 1 5 6 3 en su inciso 2 dice que: "Las cláusulas de uso
a

c o m ú n se presumen a u n q u e n o se expresen".
Constituyendo los contratos u n a de las fuentes más abundan-
tes y dinámicas de la actividad j u r í d i c a , la c o s t u m b r e , q u e f o r m a
parte de su c o n t e n i d o , lejos de n o t e n e r n i n g u n a importancia,
pasa a t e n e r u n a i m p o r t a n c i a c o n s i d e r a b l e , n o sólo en materia
civil sino en todas las disciplinas de d e r e c h o privado o p ú b l i c o
en que se apliquen subsidiariamente las disposiciones del Códi-
go Civil.
E n materia mercantil, el Código de C o m e r c i o dice en forma
expresa en su artículo 4 , que: "Las costumbres mercantiles su-
a

plen el silencio de la ley".


Mientras el Código Civil n o establece normas especiales para
la p r u e b a de la costumbre, y siendo ésta un h e c h o , p u e d e acredi-
tarse c o n cualquier medio de prueba, el Código de C o m e r c i o fija
normas especiales al efecto.
Así el artículo 5 dispone: "No constando a los juzgados de
a

c o m e r c i o que c o n o c e n de una cuestión entre partes la autentici-


dad de la costumbre que se invoque, sólo podrá ser probada por
alguno de estos medios:
I Por un testimonio fehaciente de dos sentencias que, aseve-
a

r a n d o la existencia de la costumbre, hayan sido pronunciadas


c o n f o r m e a ella;
2 P o r tres escrituras públicas anteriores a los h e c h o s que mo-
a

tivan el j u i c i o en que debe o b r a r la prueba".


Conviene destacar que esta prueba es necesaria solamente cuan-
do la costumbre n o consta a los juzgados de c o m e r c i o . P o r lo
tanto, si el tribunal estima que la costumbre le consta por ser ésta,
p o r ejemplo, pública y notoria, podrá aplicarla sin necesidad de
p r u e b a específica.
El artículo 6 del Código de C o m e r c i o señala además que:
a

"Las costumbres mercantiles servirán de regla para determinar el


sentido de las palabras o frases técnicas del c o m e r c i o y para inter-
pretar los actos o convenciones mercantiles".
E n materia penal la costumbre n o tiene ningún valor. T a n t o
por disposición constitucional c o m o por lo establecido en el Códi-
go Penal, en este ámbito se aplica el principio de la legalidad. No
LA NORMAJURÍDICA DE D E R E C H O PRIVADO 103

hay p e n a sin ley, más aún, sin ley anterior al h e c h o delictivo. L o


anterior se aplica tanto al punto de determinar si un h e c h o cual-
quiera constituye o n o delito, c o m o para, en caso afirmativo, esta-
blecer la p e n a que debe aplicársele.

- La costumbre jurisprudencial

100. El inciso 2 del artículo 3 del Código Civil dispone: "Las


S a

sentencias judiciales n o tienen fuerza obligatoria sino respecto de


las causas en que actualmente se pronunciaren".
No obstante lo anterior, si los tribunales fallan determinadas
materias de u n a m a n e r a uniforme se produce lo que se llama
"jurisprudencia uniforme" sobre esa materia. S o b r e todo si e m a n a
de la Corte Suprema, que mediante la casación en el fondo unifi-
ca la jurisprudencia, se produce un a n t e c e d e n t e muy fuerte en
favor de una forma constante de interpretar y aplicar la ley.
La Corte S u p r e m a tiene, por disposición constitucional, la su-
perintendencia directiva de todos los tribunales de la República.
Aunque los tribunales inferiores n o están obligados a ajustarse a
una determinada interpretación de la ley realizada por la Corte
Suprema, una razón de subordinación hace que por lo general se
acate el criterio del más alto tribunal. P o r otra parte, un recurso
corriente de los abogados en los alegatos y escritos es apoyar la
tesis expuesta, señalando una jurisprudencia favorable a la preten-
sión, especialmente si ella e m a n a de la Corte Suprema.
L o anterior n o significa que el más alto tribunal m a n t e n g a
siempre un criterio invariable en la interpretación de la ley.
En algunas o c a s i o n e s , p o r q u e n o se e s t i m a b a satisfactoria
la s o l u c i ó n dada c o n a n t e r i o r i d a d en algún caso de difícil
i n t e r p r e t a c i ó n y a p l i c a c i ó n l e g a l . P u e d e s e ñ a l a r s e al e f e c t o el
d e t e r m i n a r la s a n c i ó n q u e a c a r r e a el n o realizar las i n s c r i p c i o -
nes q u e e s t a b l e c e el a r t í c u l o 6 8 8 del C ó d i g o Civil. L a C o r t e
S u p r e m a , e n t r e 1 9 0 5 y 1 9 1 2 , d i c t ó c i n c o s e n t e n c i a s al r e s p e c -
to c o n c r i t e r i o s diversos; el riltimo c r i t e r i o a d o p t a d o es, sin
e m b a r g o , c r i t i c a d o p o r la d o c t r i n a .
En otros casos la evolución de u n a institución en el tráfico
jurídico determinó adaptar los criterios a las realidades prácticas.
Así, al plazo que señala para el contrato de promesa el artícu-
lo 1554 del Código Civil se le dio, durante m u c h o tiempo p o r la
jurisprudencia, el carácter de extintivo. Los insolubles problemas
prácticos que originaban este criterio determinaron un c a m b i o en
la jurisprudencia que hoy estima que dicho plazo tiene el carácter
de suspensivo.
DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

En otras circunstancias el c a m b i o está determinado por el


aparecimiento o agravación de ciertos problemas y conflictos en
el m e d i o social y la necesidad de adaptar la interpretación de la
ley para darles solución. Por ejemplo, durante m u c h o s años nues-
tros tribunales n o aceptaron la indemnización del daño moral; n o
obstante, en un c a m b i o de criterio, a partir del a ñ o 1922 se acep-
tó la indemnización del daño moral en la responsabilidad extra-
contractual, pero sólo a partir de 1951 en la responsabilidad con-
tractual. O t r o e j e m p l o lo e n c o n t r a m o s en la reajustabilidad de las
obligaciones. Nuestros tribunales estimaban sin e x c e p c i ó n que
nuestro Código Civil establecía el sistema nominalista y que el
reajuste de las obligaciones era i m p r o c e d e n t e . Sin e m b a r g o , la
acelerada y gran inflación que existió en el país transformó el
p r o b l e m a del reajuste de las obligaciones para c o m p e n s a r la des-
valorización m o n e t a r i a en una materia urgente, de gran impacto
social y de profunda justicia. D e esta manera, a partir de una
sentencia de la Corte de C o n c e p c i ó n de 1972, se ha ido aceptan-
do paulatinamente la reajustabilidad. En primer término, en las
indemnizaciones p o r causa de expropiación, después en el pago
de indemnizaciones laborales, en las indemnizaciones emanadas
de la responsabilidad extracontractual, igualmente en las prove-
nientes de responsabilidad contractual. Así, a c e l e r a d a m e n t e , se
ha ido i m p o n i e n d o el criterio de que en las obligaciones se debe
un valor y n o u n a cantidad de unidades monetarias. E n forma
paralela se produjo parcialmente la reforma legal y el D e c r e t o
N 4 5 5 de 1 9 7 4 d e r o g ó el artículo 2 1 9 9 del Código Civil y estable-
Q

ció el reajuste de las obligaciones de crédito de dinero.


En u n o u otro sentido, en forma siempre uniforme o a través
de una variación de criterio que establece una nueva apariencia o
práctica de interpretación del sistema normativo, los tribunales
van modificando o c r e a n d o una situación de d e r e c h o muchas
veces con grandes proyecciones en la vida del c u e r p o social.
Desde que nuestra jurisprudencia aceptó que la fuerza proba-
toria de las inscripciones del Registro Civil se reglaba p o r las nor-
mas que regulan la prueba del estado civil y n o p o r las que deter-
minan el valor probatorio de los instrumentos públicos, fue posi-
ble plantear y o b t e n e r la declaración de nulidad del m a t r i m o n i o
basada en u n a prueba testimonial. Es difícil apreciar hoy el impac-
to que, sin un c a m b i o de legislación, significó esta nueva jurispru-
dencia en nuestra organización social.
P o r lo tanto, a u n q u e es fácil decir que la j u r i s p r u d e n c i a n o
crea el d e r e c h o , que las sentencias n o tienen más fuerza que la
que les señala el artículo 3° del Código Civil, es posible ver que en
la práctica el p a n o r a m a real es muy diferente.
LA NORMA JURÍDICA DE DERECHO PRIVADO 105

1 0 1 . Es por lo a n t e r i o r m e n t e expuesto que los autores se han


planteado muchas veces la interrogante de si la jurisprudencia es
o no u n a fuente formal del d e r e c h o .
Es necesario destacar aquí, en primer término, las diferencias
que existen al respecto entre el sistema legal codificado y el siste-
ma anglosajón del common law.
En el d e r e c h o inglés, ya sea en el consuetudinario del common
law, o en el de la Eqnity, que fue elaborado posteriormente, los
precedentes judiciales tienen obligatoriedad j u r í d i c a . En la prácti-
ca, en Gran B r e t a ñ a los j u e c e s están c o n t i n u a m e n t e estableciendo
una nueva legislación. Incluso el efecto práctico de la legislación
emanada del Parlamento (statute law) d e p e n d e de la m a n e r a en
que los j u e c e s la interpreten. Los jueces, en materia de d e r e c h o ,
están obligados por las resoluciones de cualquier tribunal supe-
rior y la Cámara de los Lores, que es el tribunal supremo, se
e n c u e n t r a obligada por sus propias decisiones anteriores.
En los sistemas codificados, la fuerza de la jurisprudencia varía
de intensidad. E n México los j u e c e s d e b e n acatar lo resuelto por
el Tribunal Federal Superior quien, a su vez, sólo puede variar su
jurisprudencia mediante un quorum más alto. En Francia, d o n d e
no existe la sentencia de reemplazo, la Corte de Casación puede
hacer obligatorio su criterio al tribunal inferior a través de una
resolución conjunta de las salas reunidas de la Corte, p e r o esta
sentencia, por definitivo que sea su valor en la práctica, en teoría
es sólo obligatoria en el caso en que se ha dictado.
Entre nosotros el alcance de la disposición del artículo 3° del
Código Civil es que un tribunal no está j a m á s ligado por las deci-
siones que haya podido adoptar p r e c e d e n t e m e n t e ; puede siempre
cambiar de o p i n i ó n . Igualmente ningún tribunal está obligado a
48

respetar la jurisprudencia de un tribunal superior.


No obstante ya h e m o s destacado la importancia y peso que
tiene en la práctica, para los tribunales inferiores, u n a jurispru-
dencia e m a n a d a de la Corte Suprema.

102. Podemos entonces concluir que la jurisprudencia no po-


drá constituir en teoría una fuente formal del d e r e c h o , porque
ella sólo tendrá valor general en cuanto los tribunales libremente
decidan ajusfar su criterio en determinadas materias a la jurispru-
dencia establecida.

• Véanse al electo semencias (le la Kxcma. Corte Suprema absolutamente


|H

contradictorias sobre la misma malcría. Dos de la misma sala y fecha: R. D. (.,


I. 78, s. 5, pags. 207 v 22 i. ˇgil.límenle i. 70. s. f>, págs. 81 y 202.
106 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

Pero, aunque la sentencia n o tiene la facultad de formular el


d e r e c h o en forma general, sí lo establece en el caso particular que
ella resuelve. Basta al efecto considerar la diferencia entre la inter-
pretación legal que efectúe el j u e z y la que realice un jurista
privado. L a diferencia no estará e n el c o n t e n i d o lógico; ambos
estarán realizando una labor interpretativa, pero sí en el carácter
vinculante que el o r d e n a m i e n t o j u r í d i c o r e c o n o c e a la sentencia y
que niega el parecer privado del jurista.
La sentencia judicial es vinculante n o p o r q u e al decidir la
causa el tribunal la desee, sino p o r q u e las partes en la relación
procesal se han sujetado objetivamente a la c o m p e t e n c i a del órga-
no jurisdiccional, y porque éste, al p r o n u n c i a r la sentencia, exclu-
ye la posibilidad o relevancia de un j u i c i o distinto del que se ha
formulado.
Por lo tanto, para las partes, el d e r e c h o es aquel que el j u e z
dictamina.
C o m o ya lo h e m o s señalado, la n o r m a es casi siempre un
criterio para m u c h o s casos posibles; no es la realidad del d e r e c h o
sino u n a m e r a posibilidad; el d e r e c h o se realiza a través de la
decisión judicial; es ella la que constituye el d e r e c h o c o n c r e t o .
De lo anterior resulta que si bien la jurisprudencia no es una
fuente formal del d e r e c h o , en el sentido teórico de la expresión,
por su falta de generalidad y obligatoriedad, para el particular sí
lo es ya que su pretendido d e r e c h o , en caso de discusión, sólo
será tal si el j u e z así lo r e c o n o c e .

- La sentencia judicial

103. L o anterior nos lleva a analizar la sentencia judicial y sus


efectos.
Las resoluciones judiciales están tratadas en el artículo 158 del
Código de P r o c e d i m i e n t o Civil. De las distintas resoluciones nos
estamos refiriendo a la sentencia definitiva que, según la disposi-
ción citada, es la que p o n e fin a la instancia, resolviendo la cues-
tión o asunto que h a sido objeto del j u i c i o .
Ante todo d e b e m o s señalar que las sentencias e m a n a n gene-
ralmente del poder judicial. El artículo 73 de la Constitución dice
que la facultad de j u z g a r las causas civiles y criminales p e r t e n e c e
exclusivamente a los tribunales establecidos por la ley.
Las sentencias deben c o n t e n e r los elementos que señala el
artículo 170 del Código de P r o c e d i m i e n t o Civil, los que p o d e m o s
dividir en tres grupos. El primero es la parte expositiva de la
sentencia que c o n t i e n e la individualización de las partes y la enun-
I.A NORMA JURÍDICA DE D E R E C H O PRIVADO 107

ciación de las peticiones y acciones del d e m a n d a n t e y e x c e p c i o n e s


y defensas del demandado. El segundo es la parte considerativa
de la sentencia y c o n t i e n e las consideraciones de h e c h o o de
d e r e c h o que le sirven de fundamento y la e n u n c i a c i ó n de las leyes
o principios de equidad c o n arreglo a los cuales se pronuncia. El
tercero es la parte resolutiva o dispositiva y c o n t i e n e la decisión
del asunto controvertido.
Para que en la práctica la sentencia verdaderamente resuelva
el asunto controvertido es m e n e s t e r que lo que ella dispone pue-
da ser cumplido o que el litigio a que ha puesto fin n o pueda
renovarse. De esta necesidad n a c e lo que se d e n o m i n a la acción y
excepción de cosa juzgada.

104. L a acción y e x c e p c i ó n de cosa j u z g a d a e m a n a n de las


sentencias firmes (artículo 175 del Código de P r o c e d i m i e n t o Ci-
vil) , que son aquellas que n o p u e d e n ser modificadas.
El artículo 174 del Código de P r o c e d i m i e n t o Civil establece
que se e n t e n d e r á firme o ejecutoriada u n a sentencia si n o proce-
de recurso alguno contra ella, o desde que terminen los recursos
deducidos, o desde que transcurran todos los plazos para interpo-
nerlos sin que se hayan h e c h o valer.
L a cosa juzgada es irreversible, ya que la sentencia n o puede
ser modificada ni por los propios tribunales ni aun por el legisla-
dor. Aunque el inciso 2" del artículo 9" del Código Civil dice que
las leyes interpretativas se entienden incorporadas a la ley inter-
pretada, agrega que no afectarán en m a n e r a alguna los efectos de
las sentencias ejecutoriadas en el tiempo intermedio.
La idea tradicional ha considerado la cosa juzgada c o m o u n o
de los efectos de la sentencia y que dice relación c o n su específica
eficacia. Los procesalistas actuales que señalan diversas categorías
de sentencias (declarativas, constitutivas, de c o n d e n a , ejecutivas,
cautelares, e t c . ) , h a c e n sutiles distinciones y concluyen que la cosa
juzgada es u n a cualidad de ciertos efectos de algunas sentencias
que se e n c u e n t r a n en determinada situación.
L a acción de cosa j u z g a d a la establece el artículo 1 7 6 del Códi-
go de P r o c e d i m i e n t o Civil, diciendo que es la que corresponde a
aquel a cuyo favor se ha declarado un d e r e c h o en el juicio, para el
cumplimiento de lo resuelto o para la ejecución del fallo.
La e x c e p c i ó n de cosa juzgada la determina el artículo 177 del
mismo Código manifestando que puede alegarse por el litigante
que haya o b t e n i d o en el j u i c i o y por todos aquellos a quienes
según la ley aprovecha el fallo, siempre que entre la nueva de-
manda y la a n t e r i o r m e n t e resuelta haya:
I" Identidad legal de personas;
108 DERECHO C I V I I , PARTE GENERAL

a
2 Identidad de la cosa pedida, y
a
3 Identidad de la causa de pedir.
L a entidad de personas es el límite subjetivo de la cosa juzga-
da. Para estas partes, que p u e d e n ser de distintas especies, ya sea
originarias, ya sea p o r sucesión, por adhesión o por sustitución,
debe existir identidad en sentido legal (jurídico), mas n o en senti-
do físico. Es decir, los límites subjetivos de la cosa juzgada se
extienden exclusivamente a los sujetos de la relación substancial
controvertida y a sus herederos o sucesores a cualquier título.
V e r e m o s más adelante c ó m o la sentencia p u e d e afectar refle-
j a m e n t e a extraños a quienes n o alcanza la cosa juzgada.
Los límites objetivos de la cosa juzgada son la cosa pedida u
objeto pedido y la causa de pedir.
El Código n o define lo que se entiende por objeto o cosa
pedida, pero los tratadistas sostienen que está constituido por "el
beneficio j u r í d i c o que se persigue por litigante".
Así si en distintos j u i c i o s se litiga respecto a u n a misma cosa,
pero el beneficio j u r í d i c o perseguido en ella es distinto, n o existi-
rá identidad de la cosa pedida.
El inciso final del mismo artículo 177 del Código de Procedi-
m i e n t o Civil dice que: "Se e n t i e n d e por causa de pedir el funda-
m e n t o inmediato del d e r e c h o deducido e n j u i c i o " .
Los procesalistas actuales, dentro del nuevo c o n c e p t o de la
acción, estiman que la causa de pedir es la "razón de la pretensión
deducida en juicio".
Se h a discutido si la causa de pedir es la causa próxima o la
causa remota. P o r ejemplo, si alguien pide la nulidad de un con-
trato por error, podrá estimarse que la causa de pedir es un vicio
del c o n s e n t i m i e n t o (causa p r ó x i m a ) o bien que es el error (causa
r e m o t a ) . Según cuál sea el criterio que se adopte existirá o n o
cosa j u z g a d a frente a u n a nueva d e m a n d a por otro vicio del con-
sentimiento.

105. Más allá de la cosa juzgada la eficacia de la sentencia


puede alcanzar a terceros que n o han sido ni son partes en el
litigio. Se trata de situaciones en que la relación controvertida
entre las partes es c o n e x a a situaciones jurídicas configuradas subs-
tancialmente respecto de terceros.
Estos terceros son afectados por la sentencia n o en razón de la
eficacia de la cosa juzgada, pues al efecto falta la identidad legal
de personas, sino p o r q u e la relación controvertida se c o n e x i o n a
con situaciones jurídicas propias.
Así, por ejemplo, el artículo 2 3 8 1 del Código Civil dispone
que la fianza desaparece por la extinción de la obligación princi-
LA NORMA JURÍDICA DE D E R E C H O PRIVADO 109

pal en todo o parte, de tal m a n e r a que si en un j u i c i o se declara la


nulidad de una obligación, el fiador del d e u d o r queda liberado,
esto es, la sentencia lo afecta extinguiendo la fianza, a u n q u e n o
ha sido parte en el juicio. Igualmente si se declara la rescisión de
una primera hipoteca, el segundo a c r e e d o r hipotecario pasa a ser
afectado y beneficiado por la sentencia, porque la suya pasa a ser
primera hipoteca, y esto sin tener la calidad de parte.
Estos efectos que alcanzan a terceros que n o han sido parte en
el litigio y que, por lo tanto, no provienen de la eficacia de la cosa
juzgada, son lo que se h a d e n o m i n a d o efectos reflejos de la sen-
tencia.

106. Existen, sin embargo, sentencias que son absolutas, que,


más allá de la cosa juzgada, no sólo afectan a las partes, sino a
todo el m u n d o .
A este respecto d e b e m o s distinguir entre las sentencias decla-
rativas y las sentencias constitutivas.
Las sentencias declarativas son las que se dictan en los j u i c i o s
del mismo carácter, que son los que se limitan a r e c o n o c e r una
situación de d e r e c h o creada anteriormente. A ellos se aplica la
relatividad de la cosa juzgada.
Paralelamente tenemos los j u i c i o s constitutivos que por su sen-
tencia crean una situación jurídica nueva. Estas sentencias produ-
cen efectos erga omnes, es decir, atañen a todo el m u n d o . Basta
considerar al respecto las sentencias que establezcan una interdic-
ción, una separación de bienes o que declaren u n a quiebra.
E x c e p c i o n a l m e n t e hay sentencias declarativas que, por expre-
sa disposición de la ley, producen efectos generales.
Así el artículo 3 1 5 del Código Civil dispone: "El fallo judicial
que declara verdadera o falsa la legitimidad del hijo, no sólo vale
respecto de las personas que han intervenido en el j u i c i o , sino
respecto de todos, relativamente a los efectos que dicha legitimi-
dad acarrea.
L a misma regla d e b e r á aplicarse al fallo que declara ser verda-
dera o falsa u n a maternidad que se impugna".
O t r o ejemplo lo e n c o n t r a m o s en el artículo 1 2 4 6 del Código
Civil que establece: "El que a instancia de un a c r e e d o r hereditario
o testamentario ha sido j u d i c i a l m e n t e declarado h e r e d e r o , o con-
denado c o m o tal, se e n t e n d e r á serlo respecto de los demás acree-
dores, sin necesidad de nuevo juicio.
La misma regla se aplica a la declaración judicial de h a b e r
aceptado pura y simplemente o con beneficio de inventario".
Por último podemos señalar el caso de la prescripción, ya que
el artículo 2 5 1 3 del Código Civil dice que: "La sentencia judicial
110 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

que declara u n a prescripción hará las veces de escritura pública


para la propiedad de bienes raíces o de derechos reales constitui-
dos en ellos; p e r o n o valdrá c o n t r a terceros sin la c o m p e t e n t e
inscripción".
D e b e m o s , finalmente, señalar que hay sentencias que, por dis-
posición de la ley, n o p r o d u c e n determinados efectos. El inciso 1"
del artículo 3 2 0 del Código Civil dispone: "Ni prescripción ni fallo
alguno, entre cualesquiera otras personas que se haya pronuncia-
do, podrá oponerse a quien se presente c o m o verdadero padre o
madre del que pasa p o r hijo de otros, o c o m o verdadero hijo del
padre o madre que le desconoce".
CAPÍTULO III

LOS SUJETOS DEL DERECHO

PERSONA Y RELACIÓN JURÍDICA

- Sujetos

1 0 7 . El p r i m e r e l e m e n t o de la r e l a c i ó n j u r í d i c a son los su-


jetos.
La palabra "relación" implica por sí misma la idea de personas
que se e n c u e n t r a n ligadas j u r í d i c a m e n t e . E n forma próxima o
mediata la existencia de sujeto es indispensable para la posibili-
dad de u n a relación jurídica.
C o m o ya lo h e m o s señalado anteriormente, para un h o m b r e
aislado la idea de d e r e c h o , el c o n c e p t o de relación jurídica, son
totalmente extraños. Es la sociedad, la vida de relación, la que da
existencia y significado a estos términos.
Los sujetos de d e r e c h o son las personas. El término persona
significa precisamente en d e r e c h o la posibilidad de ser sujeto de
una relación jurídica.
Mientras la idea de personalidad implica la posibilidad de ser
sujeto de u n a relación jurídica, de un d e r e c h o , cuando u n a perso-
na llega a ser precisamente sujeto de u n a relación, de un d e r e c h o
determinado, decimos que es "titular" del mismo.
Ahora bien, si analizamos los aspectos de sujeto activo y sujeto
pasivo de la relación j u r í d i c a para individualizar a uno y otro
sujeto, d e b e m o s hablar de "acreedor" y "deudor". Estas designa-
ciones, que son muy exactas, tienen, sin embargo, el inconvenien-
te de usarse n o r m a l m e n t e no para deferirse a los sujetos de cual-
quiera relación jurídica, sino de una clase determinada, la rela-
ción jurídica personal.
DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

LAS P E R S O N A S N A T U R A L E S

- Concepto y existencia

108. En primer término son personas los h o m b r e s , el ser hu-


mano. Nuestro Código Civil dice en su art. 5 5 : "Son personas todos
los individuos de la especie humana, cualquiera que sea su edad,
sexo, estirpe o condición".
Esta definición acentúa la igualdad de los h o m b r e s ante el
d e r e c h o . Puede p a r e c e r redundante en su e n u m e r a c i ó n ; n o lo es,
sin e m b a r g o , si pensamos en condiciones históricas, a veces muy
próximas, que la justifican. Basta pensar en la existencia de la
esclavitud que privaba a ciertos hombres, los esclavos, de su condi-
ción de personas. Nuestro propio Código Civil en los arts. 9 5 a 97,
hoy derogados, privaba de la personalidad a los denominados
muertos civiles, que eran aquellos que habían h e c h o profesión
s o l e m n e en un instituto monástico r e c o n o c i d o por la Iglesia Cató-
lica.
A los hombres los designamos "personas naturales" para diferen-
ciarlos de las personas jurídicas, que estudiaremos más adelante.
El nacimiento constituye el inicio de la personalidad natural. El
art. 7 4 del C. Civil expresa: "La existencia legal de toda persona
principia al nacer, esto es, al separarse completamente de su madre.
La criatura que m u e r e en el vientre m a t e r n o , o que p e r e c e
antes de estar c o m p l e t a m e n t e separada de su madre, o que n o
haya sobrevivido a la separación un m o m e n t o siquiera, se reputa-
rá no h a b e r existido j a m á s " .
Por lo tanto, para que el nacimiento constituya un principio
de existencia se requiere que la criatura haya sido totalmente
separada de su madre, lo que se realiza al cortar el cordón umbili-
cal. Se requiere también que haya sobrevivido a esta separación
un m o m e n t o siquiera. Este es un punto en casos de duda de
c o m p r o b a c i ó n médica y se traduce g e n e r a l m e n t e en que haya
alcanzado a respirar. En otras legislaciones se exige además la
viabilidad. Esto es, que el recién nacido nazca c o n posibilidades
de sobrevivir.
C u a n d o el n a c i m i e n t o no constituye un principio de existen-
cia se reputa que la criatura n o h a existido j a m á s , pero no obstan-
te esta afirmación y el h e c h o de que la personalidad sólo comien-
ce c o n el nacimiento, existe una realidad, cual es la de la criatura
ya concebida, realidad que n o ha podido ser ignorada por el
derecho.
LOS SUJETOS DEL D E R E C H O II?)

El propio Código Civil establece en su art. 75 que la ley prote-


ge la vida del que está por nacer. En su art. 77 dispone, además,
que "los derechos que se deferirían a la criatura que está en el
vientre m a t e r n o , si hubiese nacido y viviese, estarán suspensos
hasta que el n a c i m i e n t o se efectúe. Y si el n a c i m i e n t o constituye
un principio de existencia, entrará el recién nacido en el g o c e de
dichos derechos, c o m o si hubiese existido al tiempo en que se
defirieron".
L o anterior está de acuerdo c o n lo dispuesto en las sucesiones
por el art. 9 6 2 del C. Civil que h a c e válidas las asignaciones he-
chas a personas que no existen al tiempo de abrirse la sucesión,
pero se espera que existan.
Igualmente los arts. 4 8 5 y ss. del C. Civil disponen que, a falta
de patria potestad de padre o madre, se n o m b r a r á un curador de
bienes para los d e r e c h o s eventuales del que está por nacer.
P o r su parte, la legislación penal configura también c o m o
delito los atentados contra la vida de la criatura que aiin n o ha
nacido.

LA MUERTE NATURAL

109. Tal c o m o el n a c i m i e n t o determina el c o m i e n z o de la


persona natural, la muerte implica el fin de la existencia de la
misma.
El artículo 78 del Código Civil dispone: "La persona termina
en la muerte natural".
L a muerte es la terminación de las funciones vitales del indivi-
duo.
Es un c o n c e p t o claro, a u n q u e hoy día se habla también de
"muerte clínica". Se entiende por tal un estado en que se conser-
van algunas funciones vitales, especialmente vegetativas, que se
mantienen, por lo general, en forma artificial, pero, n o obstante
ellas, el individuo h a perdido toda c o n c i e n c i a o proceso intelec-
tual.
El c o n c e p t o de muerte clínica o cerebral ha sido aceptado por
la Ley N" 1 8 . 1 7 3 , de 15 de noviembre de 1 9 8 2 , que autoriza el
trasplante de órganos de cadáveres con fines terapéuticos. En tal
(aso el certificado de defunción se otorgará "cuando se haya com-
probado la abolición total e irreversible de todas las funciones
encefálicas, lo que se acreditará mediante la certeza diagnóstica
de la causa del mal y, a lo menos, dos evidencias electroencefalo-
grálicas".
114 D E R E C H O CIVIL. PAREE GENERAL

110. La muerte es un h e c h o j u r í d i c o natural; c o m o h e c h o


j u r í d i c o produce consecuencias de d e r e c h o ; por este motivo es
necesario poder d e t e r m i n a r la fecha de la muerte.
La fecha de la muerte será la que indique la inscripción respec-
tiva en el Registro de Defunciones del Registro Civil. Dicha fecha es
requisito esencial de la inscripción según el artículo 50 de la Ley
N 4.808. De acuerdo al artículo 4 5 , al requerirse la inscripción
a

debe presentarse un certificado médico de fallecimiento.


El artículo 79 del Código Civil reglamenta el caso de los co-
murientes. Si dos o más personas han p e r e c i d o en un mismo
a c o n t e c i m i e n t o y "no pudiere saberse el orden en que han ocurri-
do sus fallecimientos", se p r o c e d e r á c o m o si todas hubieren pere-
cido en un mismo m o m e n t o , y n i n g u n a de ellas hubiere sobrevivi-
do a las otras.
Dijimos que la muerte producía numerosos efectos j u r í d i c o s :
a) En primer t é r m i n o la sucesión de los bienes de u n a perso-
na se abre al m o m e n t o de su m u e r t e (art. 9 5 5 C. C ) ; al mismo
tiempo se defieren las asignaciones hereditarias o testamentarias,
e x c e p t o las condicionales (art. 9 5 6 C. C ) . Sólo p u e d e n suceder
los que existan en ese m o m e n t o . E x c e p t o los que ya estén c o n c e -
bidos en ese instante (arts. 9 6 2 y 77 del C. C ) .
b ) El m a t r i m o n i o se disuelve p o r la muerte de u n o de los
cónyuges (artículo 37 de la Ley de Matrimonio Civil).
c) L a muerte determina la extinción de los derechos intrans-
misibles. Así, por ejemplo: el d e r e c h o de pedir alimentos (art. 3 3 4
C. C ) ; la expectativa del fideicomisario (art. 7 6 2 ) ; los derechos de
usufructo, uso o habitación (arts. 7 7 3 y 8 1 2 ) ; la expectativa de u n a
asignación testamentaria condicional (art. 1 0 7 8 ) ; la solidaridad de
u n a obligación n o pasa individualmente a los h e r e d e r o s de los
deudores solidarios (art. 1 5 2 3 ) ;
d) Hay contratos que se extinguen por la muerte de u n o de
los c o n t r a t a n t e s , así: E l de c o n f e c c i ó n de u n a o b r a material
(art. 2 0 0 5 ) ; el de sociedad (art. 2 1 0 3 ) ; el de mandato (art. 2 1 6 3 ) ;
el de c o m o d a t o (art. 2 1 8 0 ) ; el de renta vitalicia (en los términos
de los arts. 2 2 6 4 y 2 2 7 4 ) .
e) E n materia de formación del consentimiento, la oferta se
extingue por la muerte del proponente (art. 101 C. de C o m e r c i o ) .
f) E n materia de familia la muerte determina la e m a n c i p a c i ó n
de los hijos, p o r la muerte del padre, salvo que corresponda a la
madre ejercer la patria potestad, y p o r la muerte de la madre, en
caso de que ella la ejerza (art. 2 6 6 N I y 2 ) .
o s a S

g) Algunas instituciones terminan p o r la m u e r t e del que las


desempeña. P o r ejemplo: las guardas, cargos otorgados en aten-
ción a las personas (art. 5 3 1 ) ; el albaceazgo (art. 1 2 7 9 ) .
L O S SUJETOS DEL DERECHO 115

h ) P o r último, p o d e m o s señalar también que p o r la muerte se


extinguen determinadas acciones civiles. E n t r e otras la acción de
nulidad del m a t r i m o n i o que, según el artículo 3 4 de la Ley de
Matrimonio Civil, n o podrá intentarse si n o viven ambos cónyu-
ges, salvo casos de e x c e p c i ó n que c o n t i e n e n el mismo artículo y el
siguiente; igualmente el artículo 2 4 de la misma ley dispone que
la acción de divorcio c o r r e s p o n d e ú n i c a m e n t e a los cónyuges.

LA MUERTE PRESUNTA

1 1 1 . P e r o c o m o fin de la existencia de las personas existe


también en el d e r e c h o la institución de la muerte presunta.
Se presume la muerte de la persona que h a desaparecido y de
quien n o se tienen noticias si se cumplen los demás requisitos que
señala la ley.
Después de un cierto espacio de tiempo debe determinarse si
está viva o ha m u e r t o u n a persona que ha desaparecido de su
domicilio y de la cual n o se tienen noticias.
Es el j u e z quien debe declarar la presunción de muerte pre-
sunta p o r desaparecimiento, p o r m e d i o de una sentencia judicial
ejecutoriada.
El Código Civil reglamenta c o n gran detalle la muerte presun-
ta en los artículos 8 0 a 9 4 . Ello p o r q u e es necesario cautelar los
intereses del mismo ausente, mientras n o se otorga la posesión
definitiva de sus bienes; los intereses de los presuntos h e r e d e r o s
del desaparecido; el interés de sus acreedores; p o r último, el inte-
rés social involucrado en la certidumbre y actividad de un patri-
monio.
L a declaración p u e d e solicitarla al j u e z cualquiera persona
que tenga interés en ello.

112. En la muerte presunta se distinguen en general tres pe-


ríodos: el de m e r a ausencia; el de posesión provisoria de los bie-
nes del desaparecido; el de posesión definitiva de dichos bienes.
El período de posesión provisoria n o está siempre presente,
para lo cual se atiende a la edad del desaparecido y a las circuns-
tancias en que se produjo su desaparecimiento.
El período de m e r a ausencia comienza desde que han dejado
de tenerse noticias del ausente. Es un estado de h e c h o en el cual el
objetivo fundamental es proteger los derechos del ausente, para lo
cual se tiende a la administración de sus bienes. Si el ausente h a
dejado apoderados o representantes con poder suficiente o tiene
un represéntame legal, ellos administrarán los bienes y no se adop-
116 DERECHO CIVTI, PARTE GENERAL

tara medida especial alguna. Si n o existen tales apoderados o repre-


sentantes procede n o m b r a r un curador de los bienes del ausente
en conformidad a los artículos 4 7 3 y ss. del Código Civil.
El período de m e r a ausencia dura n o r m a l m e n t e c i n c o años,
pero durará un a ñ o si la desaparición se produjo en un sismo o
catástrofe (art. 81 N 9 del C. C ) ; o seis meses si provino de la
2 2

pérdida de una nave o aeronave (art. 81 N 8 del C. C ) .


a 2

El p e r í o d o de la posesión provisoria de los bienes del desapa-


recido n o existirá en los dos casos de e x c e p c i ó n señalados en el
párrafo anterior, o bien, c u a n d o el desaparecido recibió una heri-
da grave en la guerra o le sucedió otro peligro semejante (art. 81
N 7 del C. C ) . E n estas situaciones se c o n c e d e de inmediato la
a a

posesión definitiva de los bienes del desaparecido.


L a posesión provisoria o definitiva de los bienes es una conse-
c u e n c i a de la declaración de muerte presunta.

113. Para declarar la muerte presunta es indispensable que:


a) Se pruebe la ausencia. Para este efecto n o basta la simple
ausencia física; es además necesario que n o se hayan recibido
noticias del desaparecido y que se hayan efectuado todas las posi-
bles gestiones y diligencias para averiguar su paradero (art. 81
N l ).
a a

b) L a citación del desaparecido. Se efectúa p o r una publica-


ción repetida tres veces en el Diario Oficial (art. 81 N 2 ) . a a

c) Q u e se oiga al Defensor de ausentes (art. 81 N 4 ) . a a

d) Q u e hayan transcurrido los plazos que la ley señala y a que


nos h e m o s referido. Además el que tenga interés en ella n o p u e d e
pedir la declaración de muerte sino transcurridos tres meses a lo
m e n o s desde la última citación (art. 81 N 3 ) .a a

e) L a sentencia d e b e publicarse en el Diario Oficial (art. 81


N 5 ).
2 a

Es además indispensable fijar el día presuntivo de la muerte.


Para este efecto se atiende a las causas que motivaron el desapareci-
miento y al respecto se fijan una n o r m a general y dos excepciones.
L a n o r m a general es que el j u e z fijará c o m o día presuntivo de
la m u e r t e el último del primer b i e n i o contado desde la fecha de
las últimas noticias (art. 81 N 6 ) .2 a

La primera excepción la encontramos cuando el desaparecido


recibió una herida grave en la guerra o le sobrevino otro peligro
semejante. El j u e z fijará c o m o día presuntivo de la muerte el de la
acción de guerra o peligro o, n o siendo enteramente determinado
ese día, un término medio entre el principio y el fin de la época en
que pudo ocurrir el suceso. El mismo criterio se aplica en los casos
de pérdida de una nave o aeronave (art. 81 N" 7 y 8 ) . s a a
LOS SUJETO S D E L DERECHO 117

L a segunda e x c e p c i ó n se produce c u a n d o el desaparecimien-


to h a coincidido c o n un sismo, catástrofe o f e n ó m e n o natural;
será la fecha de tal evento la que el j u e z fijará c o m o día presunti-
vo de la muerte (art. 81 N 9 ) . a a

114. El d e c r e t o de posesión provisoria tiene diferentes efec-


tos. E n primer lugar p o n e término a la sociedad conyugal o al
régimen de participación en los gananciales, según cual hubiera
habido c o n el desaparecido ( a r t 8 4 y 1 7 6 4 N 2 del C. C ) . Se
Q S

produce la e m a n c i p a c i ó n de los hijos, salvo que el desaparecido


sea el padre y le c o r r e s p o n d a ejercer la patria potestad a la madre
(art. 2 6 6 N I , 6 y 7 del C. C ) . Se abre la sucesión del desapa-
o s a a a

recido. Al efecto se p r o c e d e a la apertura y publicación del testa-


mento, si hubiere dejado alguno; en caso contrario se da la pose-
sión provisoria a los h e r e d e r o s presuntivos; si n o existieren se
declara la h e r e n c i a yacente (arts. 8 4 , 9 5 5 y 1240 del C. C ) .
Se e n t i e n d e n p o r h e r e d e r o s presuntivos los testamentarios o
legítimo a la fecha de la muerte presunta. T i e n e n los derechos y
limitaciones que señalan los artículos 8 5 a 89 del Código Civil.
El d e c r e t o de posesión provisoria termina o bien porque el
presunto desaparecido reaparece o porque se c o n c e d e la pose-
sión definitiva de sus bienes.

115. El decreto de posesión definitiva de los bienes del des-


aparecido se c o n c e d e sin pasar p o r la etapa de la posesión provi-
soria en los casos que ya h e m o s analizado.
Fuera de esos casos de excepción se c o n c e d e también de inme-
diato si pasados los cinco años desde las últimas noticias se probare
que han transcurrido setenta desde el nacimiento del desapareci-
do. El j u e z c o n c e d e r á la posesión definitiva transcurridos diez años
desde la fecha de las últimas noticias, cualquiera que fuere la edad
del desaparecido a la expiración de dicho plazo.
El d e c r e t o de posesión definitiva produce diversos efectos:
En primer término determina la disolución del matrimonio. A
este efecto el artículo 38 de la Ley de Matrimonio Civil exige para
ello que pasados cinco años de las últimas noticias el desaparecido
tuviere más de setenta años de edad; en caso contrario, que hubie-
ren transcurrido quince años desde las últimas noticias. L o anterior
no se aplica en el caso de que la desaparición se deba a la pérdida
de una nave o aeronave, porque entonces el matrimonio se disuel-
ve transcurridos dos años desde el día presuntivo de la muerte
(,iil. 38 de la Ley de Matrimonio Civil, art. 81 N 8 del C. C ) .
Q a

En segundo lugar, todos aquellos que tengan derechos subor-


dinados a la condición de muerte del desaparecido podrán hacer-
los valer (legatarios, p. e j . ) , (art. 91 del C. C ) .
118 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

En tercer término, si n o hubiere precedido posesión proviso-


ria, p o r el decreto de posesión definitiva se abrirá la sucesión
según las reglas generales (art. 9 0 inc. 3 del C. C ) .
2

E n cuarto término se cancelan las cauciones constituidas p o r


los herederos provisorios y cesan las restricciones impuestas a ellos
(art. 9 0 incisos l y 2 del C. C ) . E n consecuencia, los herederos
s a

n o tendrán limitaciones y podrán enajenar libremente los bienes


de la h e r e n c i a .
Finalmente, y en conformidad a las normas generales, podrá
procederse a la partición de los bienes.

116. Naturalmente esta presunción no puede sobreponerse a


la realidad. P o r ello el artículo 9 3 del Código Civil dispone: "El
decreto de posesión definitiva podrá rescindirse a favor del des-
aparecido si reapareciere, o de sus legitimarios habidos durante el
desaparecimiento, o de su cónyuge por m a t r i m o n i o contraído en
la misma época".
L a revocación o rescisión del decreto de posesión definitiva
puede pedirla el presunto desaparecido en cualquier tiempo; las
demás, dentro de los respectivos plazos de prescripción, plazo que
se contará desde la muerte del desaparecido.
Pronunciada la rescisión, los herederos presuntivos d e b e n res-
tituir los bienes en el estado en que se hallaren y serán considera-
dos poseedores de b u e n a fe, a m e n o s de prueba en contrario
(art. 9 4 , reglas 4 y 5 ) . P o r lo tanto, estando de b u e n a fe, no pesa
a a

sobre ellos ninguna responsabilidad y no d e b e n devolver el valor


de las enajenaciones efectuadas. Cabría preguntarse si este valor
no podría serles exigido a través de una acción de enriquecimien-
to sin causa.
Respecto a los terceros, el reaparecido carecerá de acciones
frente a ellos y las enajenaciones efectuadas a su favor continua-
rán a firme (art. 9 4 , regla 4 del C. C ) .
a

E n último término, cabe señalar que la regla 6 del artículo 9 4


a

dispone que: "El h a b e r sabido y ocultado la verdadera muerte del


desaparecido, o su existencia, constituye mala fe".

A T R I B U T O S D E LA P E R S O N A L I D A D

- Concepto

117. Existen ciertos elementos que son inherentes, que inte-


gran el c o n c e p t o mismo de la personalidad. A veces se les deuo-
LOS SUJETOS DEL D E R E C H O 119

mina atributos de la personalidad, pero esta expresión es e n g a ñ o -


sa, porque ellos n o consisten solamente en d e r e c h o s o prerrogati-
vas, sino que i m p o n e n simultáneamente deberes o cargas.
Desde el m o m e n t o en que se tiene personalidad se tienen los
atributos anexos a ella, pero, al m i s m o tiempo, se está sujeto a los
deberes o cargas que i m p o n e . N o pueden los atributos ser nega-
dos a u n a persona, ni ésta t a m p o c o puede despojarse de ellos.
Igual sucede c o n los deberes o cargas i n h e r e n t e s a ella; la ley los
i m p o n e p o r sobre la voluntad de los interesados.
Desde el punto de vista e c o n ó m i c o se trata de b i e n e s extrapa-
trimoniales, sin un significado o valor e c o n ó m i c o directo. Ello n o
impide que puedan llegar a tenerlo especialmente c u a n d o se le-
sionan dichos atributos y hay lugar a una indemnización.
M u c h o s autores en lugar de atributos de la personalidad ha-
blan de d e r e c h o s de la personalidad. C r e e m o s que esta denomi-
nación sólo c o n d u c e a equívocos. Los atributos de la personalidad
son calidades que c o r r e s p o n d e n a todo ser h u m a n o sólo en virtud
de ser tal; en c a m b i o "derechos" son aquellos esenciales o absolu-
tos que pueden ejercerse eventualmente y están destinados a pro-
teger e l e m e n t o s que la constituyen, c o m o el d e r e c h o a la vida, a la
integridad física, al h o n o r , etc.
Desde este p u n t o de vista p o d e m o s decir que los atributos
esenciales de la personalidad son:
a) el n o m b r e ,
b) la capacidad,
c) la nacionalidad,
d) el domicilio,
e) el estado civil,
f) el patrimonio,
g) los d e r e c h o s de la personalidad.

E L NOMBRE

118. El n o m b r e es la designación que sirve para individualizar


a una persona en la vida social y jurídica. 1

El n o m b r e de las personas está constituido por dos e l e m e n t o s :


el p r o n o m b r e , o n o m b r e p r o p i a m e n t e tal, que individualiza a una
persona dentro del grupo familiar; y el o los apellidos, o n o m b r e
patronímico o de familia, que señala a los que p e r t e n e c e n a un
120 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

grupo familiar determinado. El conjunto de ambos individualiza a


una persona en el c u e r p o social.
El Código Civil n o reglamenta el n o m b r e ; n o obstante lo ante-
rior numerosas disposiciones se refieren al n o m b r e y apellido de
una persona. Así, p o r ejemplo, los artículos 103, 4 4 7 , 4 5 5 , 6 9 0 ,
6 9 1 , 1 0 1 6 , 1 0 2 3 , 1 0 2 4 , Í 0 3 7 y 1432. La Ley N 4 . 8 0 8 sobre Regis-
a

tro Civil dispone en su artículo 31 que las partidas de n a c i m i e n t o


deberán c o n t e n e r : " 3 " El n o m b r e y apellido del nacido, que indi-
que la persona que requiere la inscripción". P o r su parte, el N 4° e

establece que la inscripción c o n t e n d r á también los n o m b r e s y


apellidos de los padres si el recién nacido fuese hijo legítimo; y si
fuese ilegítimo, el del padre o madre que le r e c o n o z c a o haya
r e c o n o c i d o . L a misma disposición p r o h i b e i m p o n e r n o m b r e s ex-
travagantes, ridículos, impropios o equívocos.
El artículo 14 de la Ley N 7 . 6 1 3 sobre adopción autoriza al
9

adoptado para tomar el o los apellidos del o de los adoptantes. D e


acuerdo c o n la Ley N 16.346 sobre Legitimación Adoptiva, la
L>

sentencia que la c o n c e d a ordenará que se inscriba al adoptado


legítimamente c o m o hijo de los adoptantes (art. 8 ) . S

P o r su parte el Código Penal protege el n o m b r e castigando al


que en un instrumento c o m e t i e r e falsedad "contrahaciendo o fin-
giendo letra, firma o rúbrica" (arts. 193 y 1 9 7 ) y, más directamen-
te, en el artículo 2 1 4 , que pena al que "usurpare el n o m b r e de
otro". El artículo 4 6 8 castiga al que defraudare a otro usando
n o m b r e fingido.
El n o m b r e , considerado c o m o un bien extrapatrimonial, es
indivisible, irrenunciable, imprescriptible, i n c o m e r c i a b l e , intrans-
ferible e intransmisible (salvo el d e r e c h o de los hijos de usar el
p a t r o n í m i c o de sus padres), i n e m b a r g a b l e e inmutable, salvo las
e x c e p c i o n e s que analizaremos.

119. De acuerdo con lo expresado, el n o m b r e se adquiere en


primer término por filiación. El hijo legítimo tiene el n o m b r e que
sus padres le asignen y el patronímico formado por los apellidos de
éstos. Esta n o es una costumbre universal; en otras partes, especial-
mente en Europa y en los países sajones, el patronímico está com-
puesto exclusivamente por el apellido del padre. El apellido de
soltera de la madre sólo se usa, a veces, para una mayor singulariza-
ción, c o m o un segundo nombre entre éste y el patronímico. De esto
resulta que el apellido paterno es siempre el último del n o m b r e
total, y que la costumbre nuestra de usar ambos apellidos produce la
confusión de hacer creer que el apellido materno es el paterno.
L o anterior tiene atingencia c o n los efectos del m a t r i m o n i o
en relación con el p a t r o n í m i c o de la mujer. En otros países la
LOS SUJETO S DEL DERECHO 121

mujer al casarse pierde su p a t r o n í m i c o y pasa a t e n e r el apellido


del marido. E n t r e nosotros, sin n i n g u n a disposición legal que
regule materia en u n o u otro sentido, la mujer al casarse conserva
su p a t r o n í m i c o agregando el apellido del marido, precedido de la
reposición "de".
Ya h e m o s visto que los hijos ilegítimos (naturales o n o ) toman
el apellido del padre que los hubiere r e c o n o c i d o . Los hijos adop-
tivos corrientes p u e d e n tomar el apellido de su adoptante; los
adoptados en forma legítima, necesariamente el del m a t r i m o n i o
que los h a adoptado.

120. H e m o s dicho que, en general, el n o m b r e es inmutable,


pero a este efecto la Ley N 1 7 . 3 4 4 autorizó el c a m b i o de n o m b r e
B

y apellidos. Conviene h a c e r presente que aun antes de la dicta-


ción de dicha ley, nuestros tribunales habían p r o c e d i d o a autori-
zar el c a m b i o de n o m b r e s cuando éstos eran ridículos o de otra
manera lesivos a las personas. Se fundaban en la facultad general
de alterar o modificar las inscripciones contenidas en los artícu-
los 17 y 18 de la Ley de Registro Civil.
La Ley N 1 7 . 3 4 4 consagra el d e r e c h o de u n a persona de usar
s

los n o m b r e s y apellidos c o n que haya sido inscrita, p e r o autoriza a


solicitar, p o r una sola vez, su c a m b i o , p o r tres órdenes de razones:
a) si m e n o s c a b a n moral o materialmente a la persona (ridículos,
risibles, e t c . ) ; b ) c u a n d o la persona ha sido c o n o c i d a p o r un nom-
bre distinto en la vida civil durante más de cinco años; y c ) para
que la inscripción n o haga manifiesta u n a filiación ilegítima.
Después de h e c h a la alteración la persona n o podrá usar en el
futuro sino su nuevo n o m b r e .

121. El seudónimo es un n o m b r e imaginario que voluntaria-


mente adopta una persona para e s c o n d e r o caracterizar su verda-
dera personalidad en una actividad determinada. C o r r i e n t e m e n t e
el s e u d ó n i m o es usado en las labores literarias.
Muchas veces el r e n o m b r e de la persona en la actividad en
que utiliza el seudónimo hace que éste desplace al verdadero nom-
bre y que llegue a ser conocida exclusivamente por él (Gabriela
Mistral, p. e j . ) .
A u n q u e a diferencia del n o m b r e el seudónimo n o es impues-
to sino voluntario, sirve también para un proceso de identifica-
ción de la persona.
El Código Civil no reglamenta ni se refiere al seudónimo. Dis-
tinto es el caso con la Ley N" 17.336 sobre Propiedad Intelectual.
Dicha ley en la letra e) de su art. ñ" denomina obra seudónima
"aquella en que el autor se oculta bajo un seudónimo que no lo
DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

identifica..."; por su parte el artículo 8 dice que "se presume que es


a

autor de la obra la persona que figure c o m o tal en el ejemplar que


se registra, o aquella a quien, según la respectiva inscripción, perte-
nezca el seudónimo con que la obra es dada a la publicidad". Por
último el N 5 del art. 14 da al autor el d e r e c h o de exigir que se
2

respete su voluntad de m a n t e n e r la obra anónima o seudónima.


Dicha ley en su artículo 1- dice que el d e r e c h o de autor com-
p r e n d e los d e r e c h o s patrimonial y moral, que protegen el aprove-
c h a m i e n t o , la paternidad e integridad de la obra. El d e r e c h o pa-
trimonial c o n t i e n e el aprovechamiento de la o b r a y los beneficios
pecuniarios que de ella provengan. El s e u d ó n i m o formará parte
del d e r e c h o moral c o m o lo señala el art. 14 de la ley; c o m o tal
será un d e r e c h o extrapatrimonial y, por lo tanto, intransferible
pero transmisible p o r expresa disposición del artículo 15 de la ley.
F o r m a n d o parte de la propiedad intelectual gozará de la pro-
tección que la Ley N 1 7 . 3 3 6 otorga a dicha propiedad.
2

L A CAPACIDAD

122. Desde el n a c i m i e n t o el ser h u m a n o p u e d e ser sujeto de


relaciones jurídicas, puede ser titular de derechos; en otros térmi-
nos, adquiere personalidad.
U n o de los atributos de la personalidad es precisamente lo
que se d e n o m i n a "capacidad de goce"; es decir, la posibilidad de
ser titular de derechos.
P e r o ser titular de d e r e c h o s n o implica n e c e s a r i a m e n t e el que
esté habilitado para ejercitarlos p e r s o n a l m e n t e . Esta posibilidad
es lo que se d e n o m i n a "capacidad de ejercicio".
Si bien toda persona, por ser tal, tiene capacidad de goce, n o
todas poseen capacidad de ejercicio. En otros términos, aunque
p u e d e n ser titulares de d e r e c h o s n o p u e d e n ejercitar dichos dere-
chos p o r sí mismas.
P o r lo tanto, en relación a la capacidad de ejercicio d e b e m o s
distinguir entre capaces e incapaces. No hay p e r s o n a que no ten-
ga capacidad de g o c e , pero las hay que no tienen capacidad de
ejercicio.
La regla general es la capacidad. El art. 1 4 4 6 del C. Civil dis-
p o n e : " T o d a persona es legalmente capaz, e x c e p t o aquellas que la
ley declara incapaces".
Estas incapacidades están establecidas en razón de que el le-
gislador considera que determinadas personas n o tienen discerni-
m i e n t o para actuar en la vida j u r í d i c a , o n o tienen el suficiente
discernimiento para actuar en ella c o r r e c t a m e n t e .
LOS SUJETO S D E L D E R E C H O 123

El art. 1 4 4 7 del C. Civil señala los casos de incapacidad y esta-


blece dos tipos de ella: la incapacidad absoluta y la incapacidad
relativa.
Los incapaces absolutos n o p u e d e n actuar n u n c a personal-
m e n t e en la vida j u r í d i c a ; p u e d e n actuar sólo representados. Los
incapaces relativos, además de actuar representados, pueden ac-
tuar también personalmente si son d e b i d a m e n t e autorizados.
El mismo artículo que h e m o s señalado establece que son ab-
solutamente incapaces los dementes, los impúberes y los sordo-
mudos que n o pueden darse a e n t e n d e r por escrito.
Son relativamente incapaces los m e n o r e s adultos y los disipa-
dores que se hallen bajo interdicción de administrar lo suyo.
D e m e n t e s son los seres privados de razón y son absolutamente
incapaces, se e n c u e n t r e n o n o declarados en interdicción por
causa de demencia.
Con relación a la edad, las personas son p l e n a m e n t e capaces,
c o m o lo dispone el art. 2 6 del C. Civil, al cumplir 18 años de
edad. M e n o r e s de esa edad se dividen en impúberes y m e n o r e s
adultos.
I m p ú b e r e s son el h o m b r e que n o h a cumplido 14 años y la
mujer que n o h a cumplido 12, y la ley los considera absolutamen-
te incapaces. Mayores de esa edad y hasta cumplir 18 años se
d e n o m i n a n m e n o r e s adultos y son relativamente incapaces.
El disipador, c o m o lo establece el art. 4 4 5 del C. Civil, es el
que manifiesta una total falta de prudencia por actos repetidos de
dilapidación. D e b e h a b e r sido declarado en interdicción c o m o
disipador para que, ante la ley, sea relativamente incapaz.
H e m o s visto que los incapaces p u e d e n actuar en la vida jurídi-
ca representados y los relativamente incapaces también autoriza-
dos. Las personas a quienes corresponde esta representación o
autorización son las que la ley d e n o m i n a "representantes legales".
El art. 4 3 del C. Civil dice: "Son representantes legales de u n a
persona el padre o la madre legítimos, el adoptante y su tutor o
curador".
De acuerdo con lo anterior el representante legal de los hijos
no emancipados será el padre o madre que ejerza la patria potes-
tad. El adoptante será el representante del adoptado. Para las
personas sometidas a tutela o curaduría será el guardador que
desempeñe el cargo el que las represente.
El inc. final del art. 1 4 4 7 del Código Civil se refiere a otras
incapacidades particulares. No se trata aquí de verdaderas incapa-
cidades sino de prohibiciones impuestas a determinadas personas
para realizar ciertos actos. E n c o n t r a m o s ejemplos de estos casos
en los arts. 4 0 2 , 4 1 2 , 1204, 1790 a 1800, ele!, del Código Civil.
124 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

LA NACIONALIDAD

123. La nacionalidad es el vínculo j u r í d i c o que une a u n a


persona con un Estado determinado.
Este vínculo crea derechos y deberes entre el Estado y el suje-
to. Los deberes del sujeto, que son a la vez los derechos del Esta-
do, se e n c u e n t r a n por lo general establecidos en las leyes y consis-
ten principalmente en defender y prestar determinados servicios
al Estado y en respetar su o r d e n a m i e n t o j u r í d i c o (Constitución,
artículos 22 y 2 3 ) .
Los deberes del Estado, que son r e c í p r o c a m e n t e los derechos
del sujeto, derechos del h o m b r e , son n o r m a l m e n t e de carácter
constitucional. Esencialmente c o m p r e n d e n el d e r e c h o a la vida, a
la integridad física, a la libertad, la protección de los derechos, la
admisión a los empleos y funciones públicas, la igual repartición
de los impuestos y contribuciones, etc. (Constitución, artículo 1 9 ) .
El artículo 5 6 del Código Civil dispone que: "Son chilenos los
que la Constitución del Estado declara tales. Los demás son extran-
jeros ".
La Constitución en su artículo 10 señala c i n c o formas de ad-
quirir la nacionalidad chilena. E n primer término por n a c e r en el
territorio chileno; h a b i e n d o nacido en el extranjero por ser hijo
de padre o madre chilenos y avecindarse en Chile; siendo extran-
j e r o por o b t e n e r carta de nacionalización en conformidad a la ley,
y los que obtuvieren especial gracia de nacionalización por ley.
Lo mismo que la nacionalidad se adquiere, también puede
perderse. El artículo 11 de la Constitución señala las causales de
pérdida de la nacionalidad.
La nacionalidad debe ser una, p e r o el mismo artículo l i a
que nos h e m o s referido permite la doble nacionalidad cuando los
chilenos deban adoptar la del país en que residan c o m o exigencia
legal o constitucional para su p e r m a n e n c i a en él.

124. E n materia de d e r e c h o privado el artículo 57 del Código


Civil establece que "la ley no r e c o n o c e diferencias entre el c h i l e n o
y el extranjero en cuanto a la adquisición y goce de los derechos
civiles que regla este Código".
Este principio tiene muy escasas excepciones. El D e c r e t o Ley
N 1.939 de 1977 limita, en su art. 6 , a sólo las personas naturales
a S

o jurídicas chilenas la ocupación a cualquier título de ciertas tie-


rras fiscales. El art. 7 prohibe a determinados extranjeros la pro-
a

piedad, posesión o m e r a tenencia de bienes raíces en la Provincia


de Arica u otras que determine el Presidente de la República.
L O S S U J E T O S DEL D E R E C H O 125

En el Código Civil e n c o n t r a m o s ciertas distinciones entre chi-


lenos y extranjeros. P o r e j e m p l o en el caso de extraterritorialidad
de nuestra ley que establece el artículo 15 y que se refiere sólo a
los chilenos. Igualmente en el artículo 9 9 8 que da cierta protec-
ción a éstos en la sucesión de un extranjero que se abra d e n t r o o
fuera del territorio de la República.
E n otras materias el artículo 611 sólo permite pescar en el m a r
territorial a los chilenos y extranjeros domiciliados. L o s extranje-
ros n o domiciliados n o p u e d e n ser testigos de un testamento
(art. 1012 N 1 0 ) , ni t a m p o c o testigos de un m a t r i m o n i o (artícu-
e

lo 14 N- 6 de la Ley de M a t r i m o n i o Civil).
a

E L DOMICILIO

125. El domicilio es el asiento j u r í d i c o de una persona para el


ejercicio de sus d e r e c h o s y el c u m p l i m i e n t o de sus obligaciones.
El artículo 59 del Código Civil lo define c o m o "la residencia,
acompañada, real o presuntivamente, del á n i m o de p e r m a n e c e r
en ella". Agrega que se divide en político y civil.

126. El artículo 60 dice que el domicilio político es relativo al


lerritorio del Estado en general. El que lo tiene o adquiere es o se
hace m i e m b r o de la sociedad chilena, a u n q u e conserve la calidad
de extranjero.
El domicilio político n o se refiere a los d e r e c h o s de esa desig-
nación; significa que una persona se e n c u e n t r a vinculada al país,
lio a un lugar d e t e r m i n a d o de él, sino al país e n t e r o , c o m o dice el
Código, a la sociedad chilena. Los chilenos lo tienen p o r origen;
los extranjeros p o r el h e c h o de habitar e n Chile. P o r eso el artícu-
lo 14 del Código Civil dice que la ley es obligatoria para todos los
habitantes de la República, inclusos los extranjeros; y, a su vez, el
artículo 5 7 les r e c o n o c e el d e r e c h o y g o c e de los d e r e c h o s civiles.
El domicilio civil tiene otro alcance: se refiere a una parte
determinada del territorio. El domicilio civil n o es sino u n a deter-
minación del domicilio político. El que tiene domicilio civil en
(ˇhile tiene n e c e s a r i a m e n t e domicilio político en el país.

127. L a definición del artículo 59 se aplica con mayor propie-


dad al domicilio civil.
Señala dos elementos: I la residencia; 2 el á n i m o , real o
a a

presuntivo, de p e r m a n e c e r en ella. P o r lo tanto, c o m p r e n d e un


e l e m e n t o físico, la residencia, y un e l e m e n t o psicológico, el áni-
mo de p e r m a n e c e r en ella.
126 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

Otras legislaciones sólo miran al e l e m e n t o físico. El artícu-


lo 4 0 del Código Civil español dice: "el domicilio de las personas
naturales es el lugar de su residencia habitual".
De ambos el más importante es el e l e m e n t o "ánimo"; p u e d e
darse el caso de un á n i m o sin residencia, pero la sola residencia
sin á n i m o no puede constituir domicilio. Por esto nuestra juris-
prudencia ha dicho que el domicilio, antes que un m e r o y simple
h e c h o , es un c o n c e p t o j u r í d i c o .
T e n e m o s aquí que distinguir tres conceptos distintos: habita-
ción, residencia y domicilio.
La habitación o morada es una relación de h e c h o de una perso-
na con un lugar donde permanece y generalmente pernocta, pero
puede ser accidental, ocasional o transitoria. Podemos pensar, al
efecto, en el pasajero que habita un tiempo en un hotel.
La residencia es siempre una noción concreta. Se diferencia
de la habitación en que aquí desaparece el aspecto de transitorio,
o mejor, de ocasional. L a residencia implica la idea de algo estabi-
lizado; la p e r m a n e n c i a física de u n a persona en un lugar determi-
nado en forma p e r m a n e n t e o habitual, lo que n o significa que
siempre, en todo m o m e n t o , deba estar allí. La m e r a residencia
hará las veces de domicilio civil respecto de las personas que no
tuvieren domicilio civil en otra parte (art. 68 del C. C ) .
El domicilio, en cambio, es la intención de la persona de
tener el lugar de su residencia c o m o asiento de su vida social y
jurídica.
El caso más corriente es que ambos elementos coincidan. P o r
eso, el artículo 62 del Código Civil dispone: "El lugar d o n d e un
individuo está de asiento, o d o n d e ejerce habitualmente su profe-
sión u oficio, determina su domicilio civil o vecindad".
De acuerdo con las disposiciones del Código el á n i m o p u e d e
ser real o presunto. Al efecto establece diversas presunciones de
domicilio o de ánimo tanto positivas c o m o negativas.

- Presunciones de domicilio

128. El Código establece presunciones positivas y negativas de


domicilio o ánimo.
Los autores consideran que el artículo 62 que h e m o s citado
implica u n a presunción positiva de domicilio. Puede estimarse así,
pero en el fondo es la n o r m a general que r e c o n o c e la situación
corriente de las personas en cuanto al domicilio.
Otras presunciones positivas son que se presume desde luego
el á n i m o de p e r m a n e c e r y avecindarse en un lugar, por el h e c h o
LOS SUJETOS DEL D E R E C H O 127

de abrir en él tienda, botica, fábrica, taller, posada, escuela u otro


establecimiento durable, para administrarlo en persona (art. 6 4
del C. C ) .
Igualmente rige la misma presunción por el h e c h o de aceptar
en un lugar un cargo concejil, o un e m p l e o fijo de los que regu-
larmente se confieren por largo tiempo; y por otras circunstancias
análogas (art. 6 4 del C. C ) .
C o m o presunción negativa se establece que no se presume el
ánimo de p e r m a n e c e r , ni se adquiere, consiguientemente, domi-
cilio civil en un lugar, p o r el solo h e c h o de habitar un individuo
por algún tiempo casa propia o ajena en él, si se tiene en otra
parte su hogar doméstico o por otras circunstancias aparece que
la residencia es accidental (art. 63 del C. C ) .
En el mismo carácter se establece que el domicilio civil no se
muda por el h e c h o de residir el individuo largo tiempo en otra
parte, voluntaria o forzadamente, conservando su familia y el asien-
to principal de sus negocios en el domicilio anterior (art. 65 del
C. C ) .

- Clasificación del domicilio

129. Ya vimos la distinción inicial que hace el Código Civil


entre domicilio político y civil.
C o m o otra distinción p o d e m o s señalar la de domicilio general
y domicilio especial.
Domicilio general es el normal de u n a persona para todas sus
relaciones jurídicas. El domicilio especial se refiere sólo a ciertas
relaciones determinadas. Así el artículo 2 3 5 0 del Código Civil es-
tablece un domicilio especial para la fianza. Para los efectos pro-
cesales todo litigante deberá, en su primera gestión judicial, desig-
nar un domicilio c o n o c i d o dentro de los límites urbanos en que
funcione el tribunal respectivo (art. 4 9 del Código de Procedi-
miento Civil). Pero g e n e r a l m e n t e el domicilio especial tiene el
carácter convencional. Así el establecido en un contrato se aplica
a los actos judiciales o extrajudiciales a que diere lugar.

130. Desde el punto de vista de su origen p o d e m o s distinguir


cutre domicilio legal, convencional y real.
El domicilio legal es impuesto por la ley a determinadas perso-
nas. Esto puede provenir de su situación de d e p e n d e n c i a respecto
de otras, o bien, del cargo que desempeñan.
Respecto de los menores, el artículo 72 del Código Civil esta-
blece que los que viven bajo patria potestad tendrán el domicilio
128 DERECHO O V I l . . PARTE GENERAL

paterno o materno, según el caso. Esta disposición se refiere p o r


lo tanto a los hijos legítimos.
Respecto a los hijos naturales, si ellos han sido r e c o n o c i d o s
con arreglo a los N l y 5 del artículo 271 del Código Civil,
o s e fi

tendrán el domicilio de su padre o madre (art. 2 7 7 del C. C ) .


Los hijos naturales r e c o n o c i d o s en conformidad a los otros
números del artículo 271 o los simplemente ilegítimos tendrán el
domicilio de su guardador.
El hijo adoptivo tendrá el domicilio del adoptante, ya que éste
tendrá la patria potestad o la guarda del adoptado.
Los interdictos tendrán el domicilio de sus guardadores. El
art. 72 del Código Civil dice que el que se halla bajo tutela o
curaduría sigue el domicilio de su tutor o curador.
Sin perjuicio de lo que h e m o s señalado respecto de estos do-
micilios legales, el artículo 73 agrega que los criados y dependien-
tes tendrán el domicilio de la persona a quien sirven si residen en
la misma casa.
El domicilio legal proveniente del cargo que se d e s e m p e ñ a
está señalado en forma general en el artículo 6 4 que presume el
domicilio p o r el h e c h o de aceptarse en un lugar un cargo concejil
o un e m p l e o fijo de los que se confieren por largo tiempo. Asimis-
m o el artículo 6 6 del Código Civil dice que los eclesiásticos obliga-
dos a u n a residencia determinada tienen su domicilio en ella.
Cabe señalar que el inciso l del artículo 311 del Código Orgáni-
e

co de Tribunales dispone que "los j u e c e s están obligados a residir


c o n s t a n t e m e n t e en la ciudad o población d o n d e tenga asiento el
tribunal en que d e b a n prestar sus servicios".

131. El domicilio convencional está establecido p o r el Código


Civil en el artículo 6 9 que dice: "Se podrá en un contrato estable-
cer de c o m ú n acuerdo un domicilio civil especial para los actos
judiciales o extrajudiciales a que diere lugar el mismo contrato".
Este domicilio especial, que p u e d e ser ficticio o llegar a serlo,
es, sin e m b a r g o , unilateralmente inmutable mientras dure la con-
vención; ello p o r q u e h a pasado a formar parte del c o n t e n i d o y,
por lo tanto, de la ley del contrato (arts. 1 5 4 5 y 1 5 4 6 del C. C ) .
C a b e agregar que el artículo 1 5 8 9 del Código Civil dice que:
"si h u b i e r e m u d a d o de domicilio el a c r e e d o r o el d e u d o r entre la
c e l e b r a c i ó n del c o n t r a t o y el pago, se hará siempre éste en el
lugar en que sin esa mudanza correspondería". Esta subsistencia
del domicilio durante la vigencia del contrato se aplica n o sólo al
domicilio convencional, sino también al domicilio real o efectivo.
El domicilio convencional es limitado tanto en la materia c o m o
en el tiempo. Es limitado en la materia porque sólo se aplica a los
L O S SUJETOS DEL D E R E C H O 129

efectos a que diere lugar el contrato; esto mismo h a c e que deba


interpretarse y aplicarse restrictivamente. Es limitado en cuanto al
tiempo, porque sólo durará mientras tenga efecto el contrato.

132. El domicilio real, llamado también de h e c h o o volunta-


rio, es la n o r m a general y el que resulta de la definición del
artículo 5 9 del Código Civil.
Estará constituido p o r la residencia a c o m p a ñ a d a del á n i m o de
p e r m a n e c e r en ella y será aplicable siempre que el individuo n o
esté sometido a ninguna de las reglas que según la legislación le
i m p o n e n un domicilio especial.
C o m o los factores que configuran el domicilio p u e d e n variar,
puede existir un c a m b i o de domicilio. Ello sucederá c u a n d o haya
un c a m b i o real y efectivo de sus e l e m e n t o s constitutivos.
Esta posibilidad de c a m b i o nos lleva a e x a m i n a r la prueba del
domicilio. C o m o una persona está amparada p o r la disposición o
presunción general del artículo 6 2 , n o necesita p r o b a r que el lu-
gar en que está de asiento sea su domicilio. El que quiera alegar la
falsedad o el c a m b i o de domicilio d e b e r á probarlo. Igualmente el
interesado si alega que el domicilio que se la asigna n o es el
verdadero o h a sido cambiado.
El domicilio es un h e c h o material y, p o r lo tanto, al producir-
se prueba al respecto son admisibles todos los medios probatorios.
D e b e m o s señalar, eso sí, que n o siempre el cambio de domicilio
tiene efectos jurídicos. El artículo 1589 del Código Civil dispone: "Si
hubiere mudado de domicilio el acreedor o el deudor entre la
celebración del contrato y el pago, se hará siempre éste en el lugar
en que sin esa mudanza correspondería, salvo que las partes dispon-
gan de c o m ú n acuerdo otra cosa". Por lo tanto, salvo convención al
respecto, el cambio de domicilio n o varía el lugar del pago de una
obligación de género que debe hacerse en el domicilio del deudor.
Por su parte el artículo 4 9 del Código de Procedimiento Civil
establece que el domicilio que cada litigante debe designar en su
primera gestión judicial "se considerará subsistente mientras n o
haga otra la parte interesada, aun cuando de h e c h o cambie su
morada". El alcance de la n o r m a es más amplio del que aparece a
primera lectura; el domicilio designado subsiste, n o sólo si el liti-
gante cambia de morada, sino también si cambia su domicilio real.

- Pluralidad de domicilios

133. A p a r t á n d o s e del C ó d i g o N a p o l e ó n (art. 1 0 2 ) y de la


doctrina francesa, que establecen que una persona sólo p u e d e
130 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

t e n e r un d o m i c i l i o , n u e s t r o C ó d i g o Civil a c e p t a la pluralidad
de d o m i c i l i o .
En efecto, el artículo 6 7 dispone: "Cuando concurran en va-
rias secciones territoriales, con respecto a un mismo individuo,
circunstancias constitutivas de domicilio civil, se e n t e n d e r á que en
todas ellas lo tiene; p e r o si se trata de cosas que dicen relación
especial a u n a de dichas secciones exclusivamente, ella sola será
para tales casos el domicilio civil del individuo".
Esta disposición, que acepta la pluralidad de domicilios y que
puede tener especial importancia respecto a las personas jurídi-
cas, h a c e c o n c o r d a n t e la posibilidad de un domicilio convencio-
nal, que en muchos casos puede ser ficticio.

- Importancia del domicilio

134. La principal importancia del domicilio es que fija para


las personas el lugar en que habitualmente deben ejercer sus de-
rechos y cumplir sus obligaciones.
Los artículos 1 5 8 7 a 1589 del Código Civil señalan el lugar
donde d e b e efectuarse el pago. Si n o hay un lugar establecido
c o n v e n c i o n a l m e n t e las obligaciones de g é n e r o deben pagarse en
el domicilio del deudor. P o r lo tanto, el domicilio sirve aquí para
saber d ó n d e debe ejercer su d e r e c h o el a c r e e d o r y d ó n d e debe el
deudor cumplir sus obligaciones.
Otra importancia fundamental es en materia sucesoria, ya que
el artículo 9 5 5 del Código Civil dispone que la sucesión en los
bienes de una persona se abre al m o m e n t o de su muerte en su
último domicilio; más adelante agrega que la sucesión se regla
por la ley del domicilio en que se abre.
En materia procesal el domicilio es importante para determinar
la competencia, que es la facultad que tiene cada j u e z o tribunal
para c o n o c e r de los negocios que la ley ha colocado dentro de la
esfera de sus atribuciones. Al respecto, el artículo 134 del Código
Orgánico de Tribunales dispone que "en general, es j u e z competen-
te para c o n o c e r de una demanda civil o para intervenir en un acto
no contencioso, el del domicilio del demandado o interesado".
El artículo 31 de la Ley de Matrimonio Civil dispone que es
nulo el matrimonio que no se celebrare ante el Oficial del Regis-
tro Civil correspondiente. P o r su parte, el artículo 9" de la misma
ley dice que es Oficial c o m p e t e n t e el del domicilio o residencia
de cualquiera de los contrayentes; agrega que se tendrá por lugar
de residencia aquel en que cualquiera de los contrayentes haya
vivido los últimos tres meses anteriores. Esta disposición, fuera de
LOS SUJETOS DEL DERECHO 131

su importancia práctica, es j u r í d i c a m e n t e de interés, porque usa


los tres conceptos: de domicilio, residencia y morada.
E n materia de estado civil posesión notoria del carácter de
cónyuge o hijo legítimo debe haberse desarrollado ante el vecin-
dario del domicilio (arts. 3 1 0 y 311 del C. C ) , igualmente la cali-
dad de hijo natural (art. 271 N 3 ) . s a

Las inscripciones en el Registro Conservatorio deben consignar


el domicilio de las partes (arts. 6 9 0 del C. C. y 78 N 3 del Regla-
a a

mento del Registro Conservatorio de Bienes Raíces). Igualmente en


el Registro Civil toda inscripción deberá expresar el domicilio de los
comparecientes y en la de defunción, si es posible, el domicilio del
difunto (arts. 12 N 2 y 45 inciso 3 de la Ley de Registro Civil).
a a a

Con relación a los extranjeros ya h e m o s visto que la ley efec-


túa ciertas distinciones en cuanto a si son transeúntes o tienen
domicilio en Chile.

E L E S T A D O CIVIL

- Concepto y características

135. El artículo 3 0 4 del Código Civil lo define diciendo: "El


estado civil es la calidad de un individuo, en cuanto le habilita para
ejercer ciertos derechos o contraer ciertas obligaciones civiles".
En realidad la definición es muy deficiente, p o r q u e n o señala a
qué calidad del individuo se está refiriendo; podría perfectamente
referirse c o n más propiedad a la capacidad. P o r otra parte, la
habilidad de un individuo para e j e r c e r derechos o c o n t r a e r obli-
gaciones puede ser muy diversa, aunque su estado civil permanez-
ca invariado; así un mayor de edad, hijo legítimo, soltero, tiene
plena capacidad, p e r o si cae en demencia, su capacidad va a des-
aparecer, aunque n o varía en nada su estado civil.
Se h a definido g e n e r a l m e n t e el estado civil c o m o la calidad
permanente que un individuo ocupa en la sociedad y derivada de
sus relaciones de familia. L a calidad de p e r m a n e n t e n o es exacta,
porque existen circunstancias que p u e d e n h a c e r variar el estado
civil. Así, aunque la calidad de hijo legítimo es p e r m a n e n t e , n o lo
es la de ilegítimo el que puede ser r e c o n o c i d o c o m o hijo natural
o adoptado legitimariamente. P o r lo tanto, el estado civil de una
persona p u e d e variar, o ser p e r m a n e n t e para él mientras n o lo
aléete un nuevo acto constitutivo de estado civil.
El estado civil es un atributo de la personalidad y, por lo tanto,
loda persona debe tener un estado civil.
Se ha dicho también que es uno e indivisible, lo que es exacto
en cuanto se atienda a una (lase de relaciones de familia, filiación
132 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

o matrimonio; p. e j . , e n cada una de estas relaciones puede t e n e r


sólo un estado civil, p e r o ambas p u e d e n yuxtaponer dos estados
basados en relaciones diferentes. U n a persona, p o r ejemplo, pue-
de ser hijo legítimo en cuanto a su filiación y, al mismo tiempo,
casada si consideramos el m a t r i m o n i o .
En c u a n t o a las dos clases de relaciones que h e m o s señalado,
dan origen al parentesco.
El estado civil da origen a d e r e c h o s y cargas u obligaciones.
Tal sucede en los derechos y cargas de familia u obligaciones
patrimoniales que se producen entre los padres y los hijos o entre
los cónyuges.
Cabe, por último, señalar que todo lo relativo al estado civil es
de orden público. T o d a la regulación del estado civil está estable-
cida por la ley y escapa a la a u t o n o m í a de la voluntad particular.
Aunque el matrimonio, por ejemplo, es en sí un acto voluntario,
las consecuencias que de él se derivan están establecidas por la
ley, aun las de índole patrimonial, salvo las escasas estipulaciones
posibles en las capitulaciones matrimoniales.
L o anterior d e t e r m i n a que el estado civil sea personalísimo.
De esto se deriva que en los actos de estado civil n o se admita la
representación legal sino sólo la voluntaria (arts. 1 0 3 y 271 N 1 a B

inciso 3 del C. C ) . Al mismo tiempo son estrictamente persona-


a

les las acciones judiciales para adquirirlo o protegerlo y, por lo


tanto, intransferibles e intrasmisibles (arts. 182, 2 7 2 , 31 7 del C. C ) ,
al mismo tiempo son intransables. El artículo 2 4 5 0 del Código
Civil dispone: "No se puede transigir sobre el estado civil de las
personas".
El carácter personalísimo alcanza también a ciertos derechos
patrimoniales inherentes a estados chiles, lo que determina que
dichos d e r e c h o s sean inembargables. El artículo 2 4 6 6 del Código
Civil dispone en su inciso final: "no será embargable el usufructo
del marido sobre los bienes de la mujer, ni el del padre o madre
de familia sobre los bienes del hijo".
P o r último p o d e m o s señalar que el estado civil es imprescripti-
ble, ya que el artículo 2 4 9 8 del Código Civil dice que se gana p o r
prescripción el d o m i n i o de los bienes que "están en el c o m e r c i o
h u m a n o " . Además el artículo 3 2 0 del Código Civil señala que "Ni
prescripción ni fallo alguno, entre cualesquiera otras personas
que se haya pronunciado, podrá o p o n e r s e a quien se presente
c o m o verdadero padre o madre del que pasa por hijo de otros, o
c o m o verdadero hijo del padre o madre que le desconoce"; la
disposición limita además el efecto de las sentencias en materias
de estado.
LOS SUJETOS DEL D E R E C H O 133

- Fuentes del estado civil

136. Las fuentes del estado civil están constituidas por h e c h o s


jurídicos, actos j u r í d i c o s y sentencias judiciales.
Entre los h e c h o s j u r í d i c o s podemos señalar el nacimiento, la
edad y la muerte. E n t r e los actos jurídicos, el matrimonio, la legi-
timación, el r e c o n o c i m i e n t o voluntario de hijos naturales. E n t r e
las sentencias, las de nulidad de matrimonio, de r e c o n o c i m i e n t o
forzado de hijos naturales, la que declara verdadera o falsa la
legitimidad de un hijo.
Es necesario destacar que cuando el estado civil e m a n a de un
h e c h o j u r í d i c o constituye u n a imposición de la ley y la voluntad
de los interesados no tiene ninguna influencia. El hijo c o n c e b i d o
durante el matrimonio de sus padres es legítimo y el c o n c e b i d o
en una unión ilegítima será necesariamente ilegítimo, cualquiera
que sea la voluntad del hijo o de los padres.

- La familia y el parentesco

137. Dijimos que las relaciones de filiación y m a t r i m o n i o que


sirven de base al estado civil daban origen al parentesco.
La familia es el conjunto de personas unidas p o r un lazo de
parentesco o de matrimonio.
La adopción n o tiene aquí efectos, ya que el artículo I de la a

Ley N 7.613 dispone que la adopción n o constituye estado civil.


a

Ll artículo 14 declara que no establece relaciones entre el adop-


tante y el adoptado y la familia del otro. P o r último el artículo 15
dice que el adoptado continuará formando parte de su familia.
El parentesco o vínculo de familia puede ser por consanguini-
dad o afinidad.
El parentesco c o n s a n g u í n e o se produce cuando dos personas
descienden u n a de otra o tienen un antepasado c o m ú n .
El parentesco por afinidad es el que se produce entre una
persona que ha c o n o c i d o carnalmente a otra y los consanguíneos
de ésta.

138. En el parentesco debemos distinguir entre la línea y el gra-


do. La línea es la serie de parientes que descienden unos de otros de
un antepasado común. En el primer caso se llama línea recta; en el
segundo, línea colateral. Según esto, padres, abuelos, hijos, nietos,
son parientes en línea consanguínea recta; hermanos, tíos, sobrinos,
primos, son parientes consanguíneos en línea colateral.
134 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

Se e n t i e n d e por grado el n ú m e r o de generaciones que sepa-


ran a los parientes. E n la línea recta el cálculo es muy fácil. El
padre y el hijo son parientes en p r i m e r grado; el abuelo y el nieto
parientes en segundo grado.
Para contar los grados en la línea colateral es necesario subir
desde un pariente hasta el antepasado c o m ú n , y desde él bajar
hasta el otro. Así, entre tío y sobrino tenemos: desde el sobrino a
su padre, un grado; a su abuelo, otro; del abuelo d e s c e n d i e n d o al
tío, un nuevo grado; en total tres grados. Los parientes más cerca-
nos p o r línea colateral son los h e r m a n o s , cuyo parentesco es de
segundo grado de consanguinidad colateral.
Si aplicamos estas reglas en forma ilimitada, todas las personas
del m u n d o de acuerdo a la tradición bíblica serían parientes p o r
muy infinitamente lejano que fuera el grado. żHasta qué grado
p o d e m o s considerar que los colaterales son parientes y forman
parte de la familia?
La ley n o da una respuesta directa a esta interrogante, pero si
e x a m i n a m o s las reglas de la sucesión intestada, en que los herede-
ros son llamados en distintos órdenes sucesivos a la sucesión del
causante atendiendo a ser cónyuges o parientes de éste, p o d e m o s
e n c o n t r a r u n a respuesta. En efecto el artículo 9 9 2 del Código
Civil, que establece el último orden de sucesión, a falta de ascen-
dientes, descendientes o cónyuge sobreviviente, llama a la suce-
sión a los otros colaterales legítimos, prefiriendo a los de grado
más p r ó x i m o . En su regla 2 establece que "los derechos de suce-
a

sión de los colaterales n o se e x t i e n d e n más allá del sexto grado".


En este grado de parentesco están los que en el lenguaje corrien-
te se llaman primos de segundo grado.
Los colaterales p u e d e n serlo de simple c o n j u n c i ó n , esto es, los
que sólo son parientes p o r parte de padre o p o r parte de madre,
o de doble c o n j u n c i ó n , esto es, los que a la vez son parientes p o r
parte de padre y p o r parte de madre. Ambos se consideran igua-
les; los últimos no tienen ninguna preferencia en cuanto al paren-
tesco sobre los primos (artículo 9 9 2 regla 3 del Código Civil).
a

P o r lo tanto, p o d e m o s concluir que j u r í d i c a m e n t e el parentes-


co y la familia se e x t i e n d e n hasta abarcar a los colaterales de sexto
grado, sin que importe la simple o la doble c o n j u n c i ó n .

139. El parentesco p o r afinidad n o se p r o d u c e solamente en-


tre un cónyuge y los consanguíneos del otro. Nuestro Código,
siguiendo la tradición de Las Partidas, establece el parentesco de
afinidad entre dos personas que n o han contraído m a t r i m o n i o y
se han c o n o c i d o c a r n a l m e n t e y los consanguíneos de la otra (ar-
tículo 32 del Código Civil).
LOS SUJETO S DEL D E R E C H O 135

El a r t í c u l o 31 del C ó d i g o dice q u e la l í n e a y g r a d o de afini-


dad l e g í t i m a c o n un c o n s a n g u í n e o de su m a r i d o o mujer, se
califican p o r la l í n e a y g r a d o de c o n s a n g u i n i d a d del d i c h o
m a r i d o o m u j e r c o n el d i c h o c o n s a n g u í n e o . D e a c u e r d o c o n
esto el m a r i d o está en p r i m e r g r a d o de afinidad en l í n e a r e c t a
con su s u e g r o o suegra y e n s e g u n d o g r a d o de afinidad e n
línea c o l a t e r a l c o n su c u ñ a d o .
C o n f o r m e con el artículo 3 3 del Código Civil, en la afinidad
ilegítima se califican las líneas y grados de la misma m a n e r a que
en la afinidad legítima.

140. L o anterior nos lleva a considerar el p r o b l e m a de la legi-


timidad o ilegitimidad del parentesco.
La distinción tiene especial importancia en el d e r e c h o de ali-
mentos, en los derechos y deberes entre los padres y los hijos, en
materia sucesoria, etc. E n esta liltima existen dos clases de suce-
sión intestada; una regular, cuando el causante es hijo legítimo, y
otra irregular, cuando el causante es hijo natural. P o r otra parte,
en la sucesión regular el ú n i c o pariente ilegítimo que la ley consi-
dera es el hijo natural. Además, en la sucesión testada, los únicos
parientes ilegítimos que pueden ser legitimarios son los hijos na-
turales y los padres naturales que hayan r e c o n o c i d o voluntaria-
mente al hijo (art. 1182 del C. C ) , y los hijos naturales son los
fínicos parientes no legítimos que pueden ser asignatarios de la
cuarta de mejoras (art. 1 1 8 4 del C. C ) .
El parentesco es legítimo cuando, c o m o lo expresa el artícu-
lo 28 del Código Civil, todas las generaciones de que resulta han
sido autorizadas por la ley, e ilegítimo, de acuerdo al artículo 2 9 ,
cuando u n a o más de las generaciones de que resulta n o han sido
autorizadas por la ley.
L o anterior se aplica también al parentesco por afinidad, pero
en éste existe una causa adicional de ilegitimidad y es que el
hombre y la mujer no hayan contraído matrimonio.
De esta manera, el parentesco por afinidad puede ser ilegíti-
mo en dos situaciones: existiendo matrimonio, p o r q u e el consan-
guíneo de u n o de los cónyuges (pariente del otro por afinidad) es
ilegítimo; o bien, porque n o existe matrimonio entre el h o m b r e y
la 'mujer (arts. 31 y 32 del C. C ) .

Importancia del parentesco

141. El parentesco liene importancia en muchas instituciones


jurídicas.
136 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

Podemos señalar los derechos y obligaciones que n a c e n entre


los padres y los hijos legítimos (Título I X del L i b r o I del C. C ) ,
entre los padres e hijos naturales (Título X I I I del mismo L i b r o ) .
El d e b e r de alimentos legales se debe al cónyuge o a los pa-
rientes e n distinto grado. Hay una sola e x c e p c i ó n en el N 9 del
a a

artículo 3 2 1 del Código Civil.


Es el parentesco el que determina quienes son llamados a la
guarda legítima de u n a persona (artículo 3 6 7 del Código Civil).
Ya h e m o s señalado la importancia que tiene el parentesco en
materia sucesoria. En la sucesión intestada la ley estima que la
afección del causante habría estado determinada por la mayor
cercanía del parentesco y c o n este criterio establece los distintos
órdenes de sucesión.
En el matrimonio el parentesco tiene importancia en cuanto
al asenso que necesitan para contraerlo los m e n o r e s de 21 años.
Tal licencia deberán otorgarla los parientes que señalan los ar-
tículos 107 y 108 del Código Civil.
Pero más importante es el h e c h o de que puede constituir un
i m p e d i m e n t o para c o n t r a e r matrimonio. El artículo 5 de la Ley
a

de Matrimonio Civil dispone: " T a m p o c o podrán contraer matri-


m o n i o entre sí: I Los ascendientes y descendientes por consan-
a

guinidad o afinidad; 2 Los colaterales por consanguinidad hasta


a

el segundo grado inclusive".


E n el artículo 2 de la Ley N 7.613, sobre adopción, sólo se
S a

autoriza a adoptar a las personas naturales que n o tengan descen-


dencia legítima.
Además hay varias disposiciones en distintas materias que se
refieren al parentesco en puntos específicos. P o r ejemplo, el ar-
tículo 1 4 1 1 del Código Civil autoriza a aceptar la donación por el
donatario, sin poder especial ni general, a cualquier ascendiente
o descendiente legítimo suyo; el artículo 1796 establece que es
nulo el contrato de compraventa entre el padre o madre y el hijo
de familia; el artículo 1061 invalida las disposiciones testamenta-
rias a favor de determinados parientes del notario o funcionario
que autorizare el testamento, o ciertos parientes de los testigos del
mismo etc.

- Prueba del estado civil

142. El Código Civil en el Título X X I del L i b r o IV establece


normas diversas que regulan la prueba de las obligaciones, com-
plementadas especialmente por lo dispuesto en el Título X I del
Libro II del Código de P r o c e d i m i e n t o Civil. Estas normas proba-
LOS SUJETOS DEL DERECHO 137

torias n o se aplican a la prueba del estado civil, la que se regula en


el Título XVTI del L i b r o I del Código Civil.
La p r u e b a fundamental del estado civil se efectúa por m e d i o
de los certificados o partidas del Registro Civil.
Estas partidas son esencialmente las de n a c i m i e n t o , matrimo-
nio y muerte. Las partidas de que habla el Código Civil son los
certificados o copias de inscripciones efectuados en el Registro
Civil, por expresa disposición del artículo 2 4 de la Ley N 4.808. a

Estas partidas n o prueban directamente el estado civil sino los


hechos constitutivos del mismo. Así, la p r u e b a del carácter de hijo
legítimo requerirá dos partidas: la de n a c i m i e n t o del interesado y
la de m a t r i m o n i o de sus padres.
El artículo 2 4 de la Ley N 4.808 dice que los certificados o
a

copias de inscripciones o subinscripciones que expidan el Conser-


vador o los oficiales del Registro Civil, tendrán el carácter de
instrumentos públicos.
El artículo 1 6 9 9 del Código Civil define el "instrumento públi-
co o auténtico" y fija su valor probatorio en el artículo 1 7 0 0 . L a
autenticidad, de acuerdo al inciso 2 del artículo 17 del Código, se
a

refiere "al h e c h o de h a b e r sido r e a l m e n t e otorgados y autorizados


por las personas y de la m a n e r a que en los tales instrumentos se
exprese".
Las partidas p u e d e n rechazarse, aun c u a n d o conste su autenti-
cidad, p r o b a n d o que n o son u n a misma la persona a que el docu-
mento se refiere y la persona a quien se pretenda aplicar (art. 3 0 7
del C. C ) .
Respecto a las partidas de matrimonio el artículo 3 0 8 del Có-
digo Civil dice que las partidas "atestiguan la declaración h e c h a
por los contrayentes de matrimonio, por los padres, padrinos u
otras personas en los respectivos casos, pero n o garantizan la vera-
cidad de esta declaración en ninguna de sus partes.
Podrán, pues, impugnarse, h a c i e n d o constar que fue falsa la
declaración en el punto de que se trata".
Esta disposición es c o n c o r d a n t e , en su primera parte, c o n el
mérito probatorio general de los instrumentos públicos. El artícu-
lo 1700 del Código Civil establece que: "El instrumento público
hace plena fe en cuanto al h e c h o de haberse otorgado y su fecha,
pero n o en cuanto a la verdad de las declaraciones que en él
hayan h e c h o los interesados. En esta parte n o h a c e plena fe sino
contra los declarantes".
La autenticidad del instrumento público está garantizada por
la (é pública que el Lstado deposita en el funcionario que lo
autoriza; esta misma le pública cubre el h e c h o de haberse real-
inenle efectuado las declaraciones de los interesados en el matri-
138 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

m o n i o , de las personas a que se refiere el art. 3 0 8 del C. C. E n


resumen, todo lo que forma parte del d o c u m e n t o y que el funcio-
nario h a podido constatar personalmente; pero n o garantiza la
veracidad de las declaraciones, p o r q u e el funcionario n o puede
saber si éstas son verídicas o n o .
Respecto a la veracidad de las declaraciones hay una diferen-
cia esencial entre el valor probatorio general del instrumento pú-
blico establecido en el art. 1 7 0 0 del C. C. y el valor probatorio de
la partida de m a t r i m o n i o señalado en el art. 3 0 8 del C ó d i g o . 2

E n efecto, el instrumento público h a c e plena fe en relación al


h e c h o de haberse otorgado y su fecha, pero n o en cuanto a la
verdad de las declaraciones qtie en él hayan podido h a c e r los
interesados. E n este sentido, n o h a c e plena fe, sino en contra de
los declarantes. Esto n o quiere decir que las partes n o puedan
impugnar la verdad de sus declaraciones, pero, al efecto, necesita-
rán un m e d i o probatorio que tenga al respecto la misma fuerza
que el instrumento público, es decir, otra plena prueba. Esto des-
carta m u c h o s medios probatorios, por ejemplo, el testimonial.
E n c a m b i o , el artículo 3 0 8 del Código Civil, después de decir
que la partida de m a t r i m o n i o n o garantiza la veracidad de las
declaraciones contenidas en ella en ninguna de sus partes, admite
que tanto los interesados c o m o los terceros puedan impugnarla
sin n i n g u n a limitación probatoria. El inciso 2° de la disposición
señala en forma amplia: "Podrán, pues, impugnarse, h a c i e n d o
constar que fue falsa la declaración en el punto de que se trata".
La p r o c e d e n c i a de la nulidad de m a t r i m o n i o por i n c o m p e t e n -
cia del Oficial del Registro Civil, probándose por m e d i o de testi-
gos un domicilio distinto del declarado por los contrayentes, fue
aceptada c u a n d o nuestros Tribunales estimaron que era el artícu-
lo 3 0 8 y n o el 1 7 0 0 el que regulaba el valor probatorio de la
partida de matrimonio.

143. A falta de partidas, el Código establece otros medios su-


pletorios de prueba del estado civil. Estos medios n o p u e d e n usar-
se en contra de la partida ni en vez de la partida si ésta existe; sólo
p r o c e d e n cuando la partida falta.
Esta falta podrá suplirse, en primer término, por otros docu-
mentos auténticos.
Se h a estimado que la ley en esta materia se está refiriendo a
instrumentos públicos. No lo c r e e m o s así; la palabra auténtico
está utilizada en un sentido más amplio. Servirán al efecto sin
duda, otros instrumentos públicos, p e r o p u e d e n servir algunos

2
R. D. J . , t. 64, s. 1, p. 127, cons. 7\
L O S SUJETOS DEL D E R E C H O 139

instrumentos privados cuya autenticidad esté establecida. Así el


testamento solemne otorgado ante c i n c o testigos (art. 1 0 1 4 del
C. C.) n o constituye un instrumento público, pero si es reconoci-
do en la forma que establece el artículo 1 0 2 0 del Código Civil, y
se designa en él a una persona, por ejemplo, c o m o hijo legítimo
sería absurdo n o darle valor c o m o p r u e b a de un estado civil.

144. O t r o m e d i o supletorio es la declaración de testigos que


hayan presenciado los h e c h o s constitutivos del estado civil.
Estos testigos d e b e n ser presenciales y n o de oídas. Para el
matrimonio podrán ser, por ejemplo, los testigos del mismo; para
el n a c i m i e n t o , el m é d i c o o m a t r o n a que atendió a la madre, etc.

145. El último de los medios supletorios es la posesión noto-


ria del estado civil.
En materia de bienes, y de acuerdo con el artículo 7 0 0 del
Código Civil, la posesión es la t e n e n c i a de una cosa determinada
con á n i m o de señor o dueño. El poseedor puede o n o ser dueño;
si n o lo es puede adquirir el d o m i n i o por prescripción (art. 2 4 9 2
del C. C ) . En este caso el término "posesión" tiene un sentido
diverso. En primer término el estado civil n o puede adquirirse
por prescripción; aquí la posesión es un h e c h o social y n o sirve
para adquirir un estado sino para probar un estado.
Si e x a m i n a m o s los artículos 3 1 0 y 311 del Código Civil, el
primero de los cuales señala en qué debe consistir la posesión
notoria del estado de m a t r i m o n i o y el segundo la del estado de
hijo legítimo, vemos que está constituida por h e c h o s notorios, es
decir, públicos, que tradicionalmente se ha dicho consisten en el
trato, n o m b r e y fama que la persona h a tenido ante terceros.
De a c u e r d o c o n el artículo 312 del Código Civil d e b e r á h a b e r
durado diez años continuos, por lo m e n o s .
Por último, y de acuerdo con lo establecido en el artículo 313, "se
probará por un conjunto de testimonios fidedignos, que lo establez-
can de un modo irrefragable; particularmente en el caso de no expli-
carse y probarse satisfactoriamente la falta de la respectiva partida, o la
pérdida o extravío del libro o registro, en que debiera encontrarse".

146. Estas normas probatorias, de acuerdo con lo dispuesto


en los incisos 2" y 3" del artículo 3 0 5 del Código Civil no se apli-
can a la filiación natural ni a la simplemente ilegítima.
La calidad de hijo natural, que implica siempre un reconoci-
mienlo por parle del padre o de la madre o de ambos, se probará
si dicho r e c o i K » imienlo se ha efectuado e n alguna de las formas
que señalan los números I" a 5" del ai Iícnlo 271 del (lódigo ("<ivil.
140 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

Las formas de r e c o n o c i m i e n t o que dicha disposición señala


p u e d e n dividirse en voluntarias, n ú m e r o s I y 5 , y forzadas, nú-
a a

meros 2 , 3 y 4 .
a a a

Estas formas no excluyen los medios antes estudiados, p o r q u e


bastará la partida, por ejemplo, si en la inscripción de n a c i m i e n t o
del hijo se h a consignado el n o m b r e del padre y / o madre a peti-
ción de ellos (art. 2 7 1 , N I , inc. 2 del C. C ) . Podrán ser otros
a a a

instrumentos igualmente auténticos c o m o la escritura pública o el


acto testamentario a que se refiere el mismo n ú m e r o . L a posesión
notoria servirá de base a la sentencia que c o n t e m p l a el N 3 . a a

E n general la prueba en el caso de los N 2 , 3 y 4 del o s a a a

artículo 271 será la sentencia judicial dictada en el j u i c i o respecti-


vo. En el caso del n ú m e r o 5 será la resolución judicial en la
a

gestión que en él se señala.


L a filiación simplemente ilegítima se probará por medio de la
sentencia que acoja la acción de alimentos en los casos y circuns-
tancias contemplados en el artículo 2 8 0 del Código Civil.

- Sentencias en materia ale estado civil

147. Decíamos a n t e r i o r m e n t e que entre las fuentes del estado


civil se e n c o n t r a b a n las sentencias judiciales.
Para que u n a sentencia tenga este carácter es necesario, en
primer término, que el estado civil que ella establece no aparezca
c o m o u n a cuestión accesoria de un p r o b l e m a diverso. La cuestión
principal debatida d e b e h a b e r sido precisamente el estado civil
(arts. 2 7 2 , 2 8 0 , 3 1 5 del C. C ) .
Para que los fallos en estos juicios produzcan efecto en la
materia el artículo 3 1 6 del Código Civil exige, además, tres requi-
sitos:
I Q u e hayan pasado en autoridad de cosa juzgada;
a

2 Q u e se hayan pronunciado contra legítimo contradictor;


a

3 Q u e n o haya habido colusión en el j u i c i o .


a

El c o n c e p t o y alcance de la cosa j u z g a d a ya los h e m o s analiza-


do. Los producen las sentencias definitivas o interlocutorias fir-
mes o ejecutoriadas, que lo son porque no hay recursos pendien-
tes en c o n t r a de ellas, o n o proceden, o no se interpusieron opor-
tunamente.
L a n o c i ó n de legítimo contradictor a que se refiere esta dispo-
sición y también el artículo 272 del Código Civil está explicada en
el artículo 3 1 7 . L e g í t i m o contradictor en la cuestión de paterni-
dad es el padre contra el hijo o el hijo contra el padre, y en la
cuestión de maternidad el hijo contra la madre o viceversa.
I O S S U J E T O S DEL D E R E C H O 141

Por último, colusión es un acuerdo fraudulento y secreto entre


las partes en un j u i c i o para obtener una sentencia determinada.
Estas sentencias, n o obstante constituir sentencias declarativas,
no valen sólo respecto de las personas que intervinieron en el
juicio, sino respecto de todos, es decir, tienen efectos absolutos
(art. 3 1 5 del C. C ) .
La acción que se ejerce en estos juicios, en que se reclama o
pretende un estado civil, se d e n o m i n a acción de reclamación de
estado. Esta acción es imprescriptible por lo dispuesto en el ar-
tículo 3 2 0 del Código Civil, que establece: "Ni prescripción ni
fallo alguno, entre cualesquiera otras personas que se haya pro-
nunciado, podrá oponerse a quien se presente c o m o verdadero
padre o madre del que pasa por hijo de otros, o c o m o verdadero
hijo del padre o madre que le desconoce".
Cabe agregar que la calidad de hijo ilegítimo, ya sea natural o
simplemente ilegítimo, sólo puede establecerse por los medios
indicados en los artículos 2*71 y 2 8 0 del Código Civil (art. 2 8 4 del
C. C ) . Además la acción que c o n c e d e el artículo 2 8 0 no podrá
intentarse c o n t r a ninguna mujer casada n o divorciada perpetua-
mente (art. 2 8 8 del C. C ) .

- El Registro Civil

148. L a primera ley sobre Registro Civil fue dictada en el a ñ o


1884. F o r m a parte de un grupo de grandes leyes liberales que
determinaron cesar con la intervención eclesiástica en importan-
tes materias de la vida civil; el mismo año se dictaron la Ley de
Matrimonio Civil, hasta hoy vigente, y la ley que autorizó la crea-
ción de los cementerios laicos.
La ley actualmente vigente en materia de Registro Civil es la
N 4.808 de 10 de febrero de 1 9 3 0 .
a

En su artículo I establece que "las inscripciones de los naci-


a

mientos, matrimonios, defunciones y demás actos y contratos rela-


tivos al estado civil de las personas, se harán en el Registro Civil,
por los funcionarios que determina esta ley".
El Registro consta de tres libros: nacimientos, matrimonios y
defunciones.
En el libro de nacimientos no se inscriben sólo éstos, sino que
en el registro de la misma c o m u n a en que se hubiere inscrito el
nacimiento se inscribirán: la escritura pública de legitimación y la
de repudiación de ésla (arts. 2 0 8 y 2 0 9 del C. C ) ; la escritura
pública o el testamento en que se reconoce al hijo natural (art. 271
N" 1"); la escritura de r e p u d i a c i ó n de esle r e c o n o c i m i e n t o
142 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

(art. 2 7 3 ) ; la escritura que autoriza la e m a n c i p a c i ó n voluntaria o


la sentencia que decreta la e m a n c i p a c i ó n judicial (arts. 2 6 5 y 2 6 7 ) ;
y las sentencias en que se declare o altere el estado de hijo legíti-
m o o natural. T o d o lo anterior de a c u e r d o con el artículo 6" de la
Ley de Registro Civil.
En el libro de matrimonios se inscribirán éstos.
En el libro de defunciones se inscribirán éstas c o m o igualmen-
te las sentencias ejecutoriadas que declaren la m u e r t e presunta.

149. F u e r a de las inscripciones p u e d e n o d e b e n realizarse di-


versas subinscripciones.
En general d e b e n subinscribirse las sentencias ejecutoriadas
que dispongan la rectificación de cualquiera partida (arts. 7 y 8 B 2

L. de R. C ) . En el registro de matrimonios d e b e n subinscribirse


especialmente los instrumentos en que consten las capitulaciones
matrimoniales y las sentencias ejecutoriadas que declaren la nuli-
dad del matrimonio, el divorcio p e r p e t u o o temporal, la simple
separación de bienes, las que c o n c e d a n la administración extraor-
dinaria de la sociedad conyugal a la mujer o a un curador y las
que declaren la interdicción del marido.
El artículo 1 7 2 3 del Código Civil autoriza para que los cónyu-
ges durante el m a t r i m o n i o substituyan el régimen de sociedad
conyugal por el de participación en los gananciales o por el de
separación total de bienes. La escritura en que conste este pacto
debe subinscribirse al margen de la respectiva inscripción matri-
monial dentro de los treinta días siguientes a su fecha; si esto n o
se cumple n o surtirá efecto entre las partes ni respecto de terce-
ros. En realidad la subinscripción dentro del plazo constituye aquí
una solemnidad del acto.

150. L a ley establece la forma, c o n t e n i d o y requisitos de las


inscripciones y subinscripciones.
Tal c o m o en las escrituras públicas los particulares actúan pre-
sentando copias de las inscripciones, ya que los Registros origina-
les naturalmente n o son de uso público.
Los certificados o copias de las inscripciones o subinscripcio-
nes que expidan el Conservador o los Oficiales del Registro Civil
tendrán el carácter de instrumentos públicos, y surtirán los efec-
tos de las partidas a que se refieren los artículos 3 0 5 , 3 0 6 , 3 0 7 y
3 0 8 del Código Civil (art. 2 4 de la L. de R. C ) .

151. El Registro Civil es un servicio nacional dirigido por un


funcionario único que se d e n o m i n a D i r e c t o r G e n e r a l del Registro
Civil e Identificación.
LOS S U J E T O S DEL D E R E C H O 14?,

El Registro Civil está organizado por comunas: cada una de


ellas está a cargo de un Oficial del Registro Civil. Ellos llevan los
libros respectivos correspondientes a su c o m u n a y deben otorgar
las copias o certificados de las inscripciones que en ellos constaren.
En las comunas que n o sean asiento de un Notario deberán
llevar ciertos Registros públicos para autorizar determinados actos
c o m o testamentos abiertos, poderes judiciales, etc. (art. 8 6 de la
L. d e R . C ) .

EL PATRIMONIO

- Concepto e importancia

152. Se h a definido c o r r i e n t e m e n t e el patrimonio c o m o el


conjunto de derechos y obligaciones de u n a persona susceptibles
de estimación pecuniaria.
D e n t r o de la teoría clásica, elaborada por Aubry y R a u , el s

patrimonio es un atributo de la personalidad distinto de la capaci-


dad. Esto le da el c a r á c t e r de ser: a) ú n i c o ; b ) i n a l i e n a b l e ;
c) imprescriptible (no se pierde ni adquiere por prescripción);
d) inembargable, y e) intransmisible. Ya veremos c ó m o esta carac-
terística n o es aplicable en nuestro d e r e c h o positivo.
Desde otros puntos de vista el patrimonio es: a) u n a universa-
lidad j u r í d i c a ; está compuesto no por cosas u obligaciones deter-
minadas, sino por la totalidad de los bienes y obligaciones de que
la persona es sujeto o titular; b ) c o n s e c u e n c i a l m e n t e es indepen-
diente, distinto, de los derechos y obligaciones que los compo-
nen; c) tiene un activo y un pasivo, ya que está integrado por
derechos y obligaciones; d) por ser un atributo de la personalidad
e independiente de los bienes que lo c o m p o n e n , n o necesita un
saldo positivo para existir. U n a persona tiene patrimonio aunque
no tenga bienes; e ) por ser una universalidad jurídica tiene su
origen en la ley; la voluntad de los particulares n o puede crear
universalidades jurídicas.

153. Nuestro Código Civil, al igual que el Código francés, no


define ni trata en forma orgánica el patrimonio. Hay, sin embar-
go, numerosas disposiciones que a él se refieren. Así el artículo 85

:1
(I. AUIIRY el (:. RAÍ l. Coms ,le Ihoil Civil /'muráis, l. VI, pág. 229, Librairic
(it-ncralc ilc jin ˇspi-nilc-iii c, I N7!í.
144 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

inciso 2 habla del patrimonio del desaparecido; el 5 3 4 del patri-


S

m o n i o del pupilo; el 3 4 7 , en las guardas, habla de indivisión de


patrimonios y de su división; el 1341 se refiere a la confusión de
patrimonios; los 1 1 7 0 y 1 1 7 2 hablan del patrimonio del difunto;
los 1 1 1 4 y 1 1 1 5 h a c e n u n a clara distinción entre el patrimonio y
las cosas que existan en él; el 1 7 5 0 dice: "el marido es, respecto de
terceros, d u e ñ o de los bienes sociales, c o m o si ellos y sus bienes
propios formasen un solo patrimonio", etc.
Tal vez la disposición que puntualiza con más claridad el con-
cepto de patrimonio, a u n q u e n o lo n o m b r e , es el artículo 5 4 9 del
Código Civil, que dice: "Lo que p e r t e n e c e a una corporación, n o
p e r t e n e c e ni en todo ni en parte a n i n g u n o de los individuos que
la c o m p o n e n ; y r e c í p r o c a m e n t e las deudas de una corporación,
n o dan a nadie d e r e c h o para demandarlas, en todo o parte, a
n i n g u n o de los individuos que c o m p o n e n la corporación, ni dan
acción sobre los bienes propios de ellos, sino sobre los bienes de
la corporación". Más adelante el inciso final agrega: "Si una cor-
poración n o tiene existencia legal según el artículo 5 4 6 , sus actos
colectivos obligan a todos y cada u n o de sus m i e m b r o s solidaria-
mente".
T o d a la esencia de la teoría del patrimonio está en esta dispo-
sición. Si la corporación está constituida, es una persona j u r í d i c a ,
tiene un patrimonio propio, sus actos n o afectan el patrimonio
personal de los asociados. Si n o lo está, n o tiene patrimonio, y los
actos colectivos que realicen las personas que la forman obligan a
éstas solidariamente en sus propios patrimonios.

154. El c o n c e p t o de patrimonio es el que regula y h a c e posi-


ble la responsabilidad del d e u d o r por sus obligaciones civiles.
El artículo 2 4 6 5 del Código Civil establece lo que denomina-
mos la p r e n d a general de los acreedores al disponer: "Toda obli-
gación personal da al a c r e e d o r el d e r e c h o de perseguir su ejecu-
ción sobre todos los bienes raíces o muebles del deudor, sean
presentes o futuros, exceptuándose solamente los n o embarga-
bles, designados en el artículo 1618".
L o anterior deja en claro que el d e u d o r responde de sus obli-
gaciones, n o con los bienes que tuvo al tiempo de contraerlas,
sino con los bienes que existan en su patrimonio al tiempo de
exigirse el pago de la obligación. Ello permite al d e u d o r u n a
c o m p l e t a libertad en la vida jurídica; p u e d e c o n t r a e r nuevas obli-
gaciones, p u e d e enajenar sus bienes, p u e d e adquirir nuevos bie-
nes. Son los bienes que existan en el patrimonio al tiempo de
exigirse el cumplimiento de la obligación aquellos sobre los cua-
les ésta p u e d e perseguirse.
LOS S U J E T O S DEL D E R E C H O 145

T o d o ello porque es el patrimonio el que responde. No el


patrimonio en sí mismo, que es atributo de la personalidad e
inembargable, sino los bienes que contenga. T a n t o es así que en
el pago por cesión de bienes o en el pago con beneficio de com-
petencia, c o n los cuales se libra el d e u d o r de apremios pero n o se
solventan totalmente las obligaciones, el patrimonio c o n t i n ú a res-
pondiendo. El N 3 del artículo 1 6 1 9 , en la cesión de bienes, dice
a a

que "si los bienes cedidos n o hubieren bastado para la c o m p l e t a


solución de las deudas, y el d e u d o r adquiere después otros bienes,
es obligado a completar el pago con éstos". El beneficio de com-
petencia por el cual ciertos deudores n o son obligados a pagar
más de lo que b u e n a m e n t e puedan es "con cargo de devolución
cuando mejoren de fortuna" (art. 1 6 2 5 del C. C ) .
A la inversa, tal c o m o son los bienes en el patrimonio los que
responden a la obligación, los acreedores n o p u e d e n perseguir
los bienes que ya salieron del patrimonio, salvo el caso muy excep-
cional de la acción pauliana (art. 2 4 6 8 del C. C ) , que se funda-
menta en otras consideraciones.
C o n s e c u e n t e m e n t e , si determinado patrimonio es el obligado,
los créditos no p u e d e n hacerse valer en un patrimonio distinto. El
artículo 150 del Código Civil, que reglamenta el patrimonio reser-
vado de la mujer casada, señala en sus incisos 6 y 8 que las a a

obligaciones de la mujer en su patrimonio separado n o obligarán


el del marido y, a la inversa, que los acreedores del marido n o
tendrán acción contra los bienes de la mujer, salvo, en ambos
casos, que hayan o b t e n i d o beneficio de las obligaciones, pero esto,
no en relación a una responsabilidad directa, sino a la derivada
del e n r i q u e c i m i e n t o sin causa. O t r o tanto sucede en la h e r e n c i a
que el h e r e d e r o ha aceptado c o n beneficio de inventario, lo que
determina que n o se confunda su patrimonio propio c o n el patri-
monio heredado; de acuerdo con los artículos 1247 y 1 2 6 3 del
Código Civil su patrimonio personal n o será responsable de las
obligaciones hereditarias o testamentarias. Igualmente el artícu-
lo 2 5 3 del Código Civil establece que los actos y contratos del hijo
de familia no autorizados por el padre, o por la madre, o por el
(tirador adjunto, según el caso, le obligarán exclusivamente en su
peculio profesional o industrial; inversamente, los actos y contra-
tos que el hijo c e l e b r e fuera de su peculio y que el padre o la
madre autorice o ratifique por escrito, obligarán directamente al
padre o a la madre y subsidiariamente al hijo hasta c o n c u r r e n c i a
del provecho que hubiere reportado (art. 2 5 4 del C. C ) .
Por último, cabe señalar que la responsabilidad del patrimonio
se ejerce indistintamente sobre los bienes que éste contenga, no
sobre bienes determinados. Cuando existen garantías reales, c o m o
DERECHO CIVIL. PARTE GENERA!

la hipoteca, puede perseguirse en primer término el bien gravado,


pero ésta es una característica especial del derecho real. Si el bien
hipotecado no alcanza a solventar la obligación el saldo se hace
efectivo en forma indeterminada sobre los demás bienes. Si el bien
hipotecado ha pasado a manos de un tercero puede hacerse efecti-
va la garantía a través de la acción persecutoria, pero no sobre el
patrimonio del tercero, sino exclusivamente sobre el bien hipoteca-
do. Si quedare un saldo insoluto, éste no se hará valer sobre el
patrimonio del tercer adquirente sino sobre el del deudor original.

155. C o m o lo h e m o s señalado, en la teoría clásica del patri-


m o n i o se dice que éste es intransmisible. Esto es debido a la
ambigüedad del Código Napoleón en la materia. El artículo 711
primero del L i b r o T e r c e r o de dicho Código, en que se tratan las
sucesiones, se refiere a la propiedad de los bienes que se adquie-
ren y transmiten, entre otras fuentes, por las sucesiones y donacio-
nes testamentarias. En los artículos 7 4 5 y siguientes trata de las
sucesiones deferidas a los parientes; m u c h o s más adelante, en el
artículo 1 0 0 3 , se refiere a los legados universales en que el testa-
dor ha dejado a una o varias personas la universalidad de sus
bienes. Esto h a dado lugar a que se opine que no existe la trans-
misión del patrimonio, o bien, que ésta sólo puede realizarse res-
pecto de los herederos parientes, pero n o extraños.
Estas dudas n o caben en nuestro d e r e c h o , porque, con u n a
notable precisión y claridad, el artículo 9 5 1 dice: "Se sucede a una
persona difunta a título universal o a título singular.
El título es universal cuando se sucede al difunto en todos sus
bienes, derechos y obligaciones transmisibles, o en una cuota de
ellos, c o m o la mitad, tercio o quinto".
Más adelante el artículo 1097 agrega: "Los asignatarios a título
universal, c o n cualesquiera palabras que se les llame, y aunque en
el testamento se les califique de legatarios, son herederos; repre-
sentan la persona del testador para sucederle en todos sus dere-
chos y obligaciones transmisibles".
No cabe entonces duda de que en nuestro o r d e n a m i e n t o el
patrimonio es transmisible; pasa del causante a su o sus herede-
ros, criterio que corroboran muchas otras disposiciones, c o m o los
artículos 9 9 6 y 1382 del Código Civil.
En consecuencia, u n a segunda importancia del c o n c e p t o de
patrimonio en nuestro d e r e c h o es que h a c e c o n c o r d a n t e y orgáni-
ca la regulación de la sucesión por causa de muerte.

156. O t r o capítulo por el cual tiene especial importancia la


teoría del patrimonio es el de las personas jurídicas.
LOS S U J E T O S D E L DERECHO 147

Nuestro Código Civil en su artículo 5 4 5 dice que ellas son


capaces de ejercer d e r e c h o s y c o n t r a e r obligaciones civiles, y el
artículo 5 4 9 agrega que lo que p e r t e n e c e a una corporación n o
p e r t e n e c e en todo ni en parte a n i n g u n o de los individuos que la
c o m p o n e n ; igualmente que éstos no son responsables de las deu-
das de la corporación, las que sólo p u e d e n hacerse valer sobre sus
propios bienes.
El que esta propiedad y esta responsabilidad p u e d e n radicarse
exclusivamente en la c o r p o r a c i ó n y n o en los m i e m b r o s que la
c o m p o n e n , n o puede explicarse jurídicamente sino a través del
c o n c e p t o de que ella tiene un patrimonio propio distinto del
patrimonio personal de los asociados.
El fundamento de la personalidad j u r í d i c a , ya se trate de cor-
poraciones, fundaciones, sociedades anónimas, sociedades colecti-
vas de responsabilidad limitada, adquiere, a través del c o n c e p t o
de patrimonio, una base y explicación c o h e r e n t e s .

157. O t r a figura j u r í d i c a que la teoría del patrimonio explica


es la representación.
La representación se produce c u a n d o una persona actúa j u r í -
dicamente a n o m b r e de otra, estando autorizada para hacerlo, y
los efectos del acto se radican, n o en sí mismo, sino en el tercero;
es lo que se d e n o m i n a "la representación".
El artículo 1448 del Código Civil dice que "Lo que u n a perso-
na ejecuta a n o m b r e de otra, estando facultada por ella o p o r la
ley para representarla, produce respecto del representado iguales
efectos que si hubiese contratado él mismo".
De la propia disposición resulta que la representación puede
ser legal o voluntaria. El artículo 4 3 del Código Civil señala los
representantes legales; en el contrato de m a n d a t o (arts. 21 f 6 y ss.
del C. C.) se reglamenta la representación voluntaria.
Si el representante actúa p o r el representado, los efectos del
acto j u r í d i c o se van a radicar en éste y n o en la persona que
materialmente está actuando. El patrimonio vinculado es enton-
t e s el patrimonio del representado, en el cual se radican los efec-
tos del acto. Si el representante n o adquiere ningún d e r e c h o ni
contrae obligación alguna es porque n o ha c o m p r o m e t i d o su pro-
pio patrimonio sino el del representado.
Hay otra situación todavía más evidente. El artículo 2 1 4 4 del
(lódigo Civil dispone que el mandatario n o puede c o m p r a r para
sí las cosas que el mandante le ha o r d e n a d o vender, ni vender de
lo suyo lo que ésle le ha o r d e n a d o comprar, sino con aprobación
expresa del inandanle. Este artículo demuestra que el autocontra-
(o del mandatario es posible; en este caso, c o m o asimismo en el
148 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

del artículo 2 4 5 del Código Civil y 371 del Código de C o m e r c i o ,


entre otros, con autorización del mandante, pero, c o m o regla
general, sin necesidad de autorización.
En ambos supuestos es imposible e n t e n d e r que la persona
esté contratando consigo misma si n o e n t e n d e m o s que está ac-
tuando p o r dos patrimonios: el propio y el del representado.

— Características

1 5 8 . Al analizar las c a r a c t e r í s t i c a s del p a t r i m o n i o d e b e m o s


s e ñ a l a r en p r i m e r t é r m i n o q u e se trata de u n a universalidad
jurídica.
Más adelante haremos la distinción entre universalidades de
h e c h o y universalidades jurídicas, señalando que las primeras pue-
den derivar de la voluntad privada pero que las segundas sólo
p u e d e n ser establecidas p o r la ley. Así, mientras la ley (artícu-
lo 2 0 5 6 del Código Civil) p r o h i b e toda sociedad a título universal,
el artículo 135 establece que por el h e c h o del m a t r i m o n i o se con-
trae sociedad de bienes entre los cónyuges.
Ahora bien, nuestras normas positivas dejan en claro que el
patrimonio es una universalidad. El artículo 5 4 9 del Código Civil
y otras disposiciones que se refieren a él y que ya h e m o s indicado
señalan que c o n t i e n e un conjunto de d e r e c h o s y obligaciones sin
especificación. Por eso, al referirse a la comunidad, el artículo 2 3 0 6
del Código Civil dice e x p r e s a m e n t e que la h e r e n c i a es una cosa
universal. T a m b i é n lo ha establecido así nuestra jurisprudencia al
resolver sobre la forma de tradición del d e r e c h o de herencia.

159. El carácter de universalidad jurídica del patrimonio trae


aparejado su carácter de intransferible.
Aunque n o hay ningún precepto legal que lo establezca directa-
mente, ello resulta de diversas disposiciones: del artículo 1407 del
Código Civil, que prohibe las donaciones a título universal; del
artículo 1811, que declara nula la venta de todos los bienes presen-
tes o futuros o de unos y otros, ya se venda el total o una cuota; del
artículo 2 0 5 6 , que prohibe toda sociedad a título universal.
Parecería oponerse a este carácter intransferible del patrimo-
nio la cesión del d e r e c h o de h e r e n c i a que autoriza la ley.
En realidad n o es así, porque en tal caso el c e d e n t e n o enaje-
na su patrimonio personal u originario, el que siempre es intrans-
ferible.
Además nuestro Código ha creado al respecto un sistema origi-
nal que, entre otras cosas, hace lógica la posibilidad de enajenación.
LOS S U J E T O S DEL D E R E C H O 149

En efecto, el Código Civil al e n u m e r a r los derechos reales, en


el artículo 5 7 7 incluye el d e r e c h o de herencia; el artículo 1 2 6 4
señala que en este d e r e c h o puede fundamentarse una acción real;
este d e r e c h o es susceptible de posesión legal (art. 6 8 8 del C. C.) o
efectiva y ésta c o n o sin j u s t o título (art. 7 0 4 y 1 2 6 9 del C. C ) ; y
puede adquirirse por prescripción de acuerdo al artículo 2 5 1 2 del
Código Civil.
Por otra parte, la sucesión por causa de muerte es un m o d o
de adquirir el dominio (art. 5 8 8 del C. C ) , que se aplica tanto a
las cosas singulares contenidas en la h e r e n c i a c o m o al d e r e c h o
real de h e r e n c i a en su totalidad (art. 1268 del C. C ) .
De este modo al heredero no sólo se le ha transmitido el patrimo-
nio del causante por la muerte de éste, sino que, al mismo tiempo, ha
ingresado a su patrimonio un derecho real de herencia que ha hecho
suyo por el modo de adquirir sucesión por causa de muerte.
El d e r e c h o real de h e r e n c i a es muy similar al dominio; se
ejerce respecto de todos, erga omnes, pero en lugar de recaer en
una cosa corporal o incorporal (arts. 5 8 2 y 5 8 3 del C. C ) , recae
sobre una universalidad j u r í d i c a . Así, el que cede un d e r e c h o de
herencia (art. 1909 del C. C.) está transfiriendo un d e r e c h o real
que está c o n t e n i d o en su patrimonio personal u originario que
subsiste.

160. El h e c h o de que el patrimonio esté fuera del c o m e r c i o


h u m a n o h a c e que a la vez sea inembargable.
Además ya sabemos que el artículo 2 4 6 5 del Código Civil ex-
ceptúa a los bienes no embargables de aquellos sobre los cuales el
acreedor puede perseguir el cumplimiento de sus obligaciones.
El artículo 1 6 1 8 del Código Civil en su N 9 establece que n o
y e

son embargables aquellos derechos cuyo ejercicio es e n t e r a m e n t e


personal, lo mismo repite el N 15 del artículo 4 4 5 del Código de
a

Procedimiento Civil, y tal es el caso del d e r e c h o de dominio que


sobre su patrimonio tiene u n a persona.

161. Igualmente el que el patrimonio no esté en el c o m e r c i o


liumano implica además que él es imprescriptible; n o puede ad-
quirirse ni perderse por prescripción.
El artículo 2 4 9 8 del Código Civil dice que se gana por pres-
cripción el dominio de los bienes raíces o muebles que están en el
c o m e r c i o h u m a n o , lo que ratifica el artículo 2 5 1 0 al referirse a la
prescripción adquisitiva extraordinaria de las cosas comerciales.
I ,a prescripción extintiva lampoco procede por lo dispuesto en el
artículo 2 5 1 7 del Código Civil, ya que ella requeriría la prescrip-
ción adquisitiva del d e r e c h o .
D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

L o anterior es absoluto respecto del patrimonio personal u


originario y lo mismo se aplica a ciertos patrimonios vinculados o
fraccionados correspondientes a ciertos incapaces.
Cabe sí h a c e r presente que el d e r e c h o de h e r e n c i a puede
adquirirse o perderse p o r prescripción, c o m o e x p r e s a m e n t e lo
establece el artículo 2 5 1 2 del Código Civil. L o anterior se funda
en las mismas razones que analizamos al estudiar la enajenación
del d e r e c h o de herencia.

162. F i n a l m e n t e , p o d e m o s señalar c o m o característica del pa-


trimonio el ser unitario.
Esto es evidente si consideramos el patrimonio c o m o un atri-
buto de la personalidad: cada persona es y debe ser titular de un
patrimonio, único e indivisible al cual h e m o s d e n o m i n a d o patri-
m o n i o personal u originario.
Esto n o obsta a que cierto conjunto de bienes dentro de un
patrimonio puedan estar vinculados o adscritos a ciertos fines u
obligaciones especiales.
Tal sucede, por ejemplo, en el caso del h e r e d e r o que acepta
la h e r e n c i a con beneficio de inventario. Este beneficio, de acuer-
do con el artículo 1 2 4 7 del Código Civil, "consiste en n o h a c e r a
los herederos que aceptan responsables de las obligaciones here-
ditarias y testamentarias, sino hasta c o n c u r r e n c i a total de los bie-
nes que han heredado". L o anterior n o significa una dualidad de
patrimonios, sino una limitación de responsabilidad; las obligacio-
nes hereditarias y testamentarias que pasan al h e r e d e r o se reduci-
rán, en el caso de ser mayores, al m o n t o de los bienes heredados.
Distinto es el caso del peculio profesional o industrial del hijo
y del patrimonio reservado de la mujer casada, en los que la figura
jurídica es más compleja. Aquí n o hay sólo vinculación de deter-
minados bienes a ciertas obligaciones; hay también ingreso de
bienes a este patrimonio fraccionado y, por último, u n a adminis-
tración distinta a la del patrimonio originario del incapaz.
El N- I del artículo 2 4 3 del Código Civil establece que el
a

padre n o gozará del usufructo, de los bienes adquiridos por el


hijo en el ejercicio de un e m p l e o , profesión liberal, industria u
oficio m e c á n i c o ; agrega que éstos forman su peculio profesional o
industrial. Más adelante el artículo 2 4 6 dispone que el hijo de
familia se mirará c o m o mayor de edad para la administración de
este peculio.
Por otra parte, el artículo 150 del Código Civil se refiere a la
mujer casada, de cualquiera edad, qtie d e s e m p e ñ e cualquier em-
pleo o ejerza una profesión, oficio o industria separadamente de
su marido. En tal caso se considerará c o m o separada de bienes
LOS S U J E T O S DEL D E R E C H O 151

para el ejercicio de dichas actividades y para la administración de


lo que en ellas obtenga.
T e n e m o s e n t o n c e s el caso de patrimonios fraccionados. Estos
peculios están sometidos a un régimen j u r í d i c o distinto del patri-
m o n i o n o r m a l u originario del titular.
El régimen j u r í d i c o es distinto porque estos patrimonios tie-
nen una administración especial. Los bienes del hijo de familia
son administrados por el padre; este patrimonio lo es por el pro-
pio hijo. Igualmente los bienes de la mujer casada son administra-
dos por el marido; los bienes reservados, por la propia mujer. Los
frutos de los bienes del hijo los percibe el padre, los de los bienes
de la mujer el marido; aquí los frutos los r e c i b e n respectivamente
el hijo o la mujer. Igualmente las obligaciones que pueden hacer-
se valer en ellos n o son todas las obligaciones de los titulares, sino
ciertas obligaciones (artículo 150 incisos 6 y 7", artículo 2 5 3 del
a

Código Civil).
El Código a este respecto n o habla de patrimonios. Referente
al hijo la d e n o m i n a c i ó n es "peculio profesional o industrial". Con
relación a la mujer habla de "administración separada" o "bienes
reservados"; sin embargo, el inciso final del artículo 4 - de la Ley
N 3.918 sobre Sociedades de Responsabilidad Limitada se refiere
y

al "patrimonio" que separadamente administra la mujer.


No podríamos hablar aquí de patrimonios o bienes de afecta-
ción, porque ellos n o están afectos o destinados a una finalidad
especial; es la p r o c e d e n c i a de los bienes la que d e t e r m i n a la for-
mación del patrimonio separado. T i e n e n además un carácter even-
tual, porque si el posible titular n o ejerce las actividades que le
dan origen, n o existirá jamás.
Por otra parte, si el titular adquiere o r e c o b r a su plena capaci-
dad, el patrimonio separado desaparece y pasa a confundirse con
su patrimonio originario o personal, cuya identidad v permanen-
cia, por lo tanto, n o han sido afectadas.

D E R E C H O S DE LA PERSONALIDAD

Concepto

163. Corresponde a h o r a analizar un vasto c o n j u n t o de dere-


chos, aún n o totalmente determinados, p e r o que son inherentes a
la persona humana y que por esto llamamos derechos de la perso-
nalidad. Constituyen un atribulo de la persona por ser tal y, en
consecuencia, son iguales para lodos.
152 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

P o d e m o s agruparlos en categorías muy genéricas, pero es im-


posible h a c e r u n a e n u m e r a c i ó n exhaustiva de ellos. C o m o su vio-
lación es sancionada g e n e r a l m e n t e p o r la responsabilidad civil,
los tribunales, sobre todo e n los países de u n a j u r i s p r u d e n c i a más
avanzada que la nuestra, van agregando p e r i ó d i c a m e n t e nuevas
situaciones que estiman m e r e c e d o r a s de la p r o t e c c i ó n j u r í d i c a y
que sólo p u e d e n englobarse d e n t r o del c o n c e p t o general de dere-
chos de la personalidad. 4

Algunos autores, c o m o Biondi, r e c o n o c e n que n o hay duda


de que existe un d e r e c h o al h o n o r , al n o m b r e , a la libertad y que
la ley acepta aquellos d e r e c h o s que se resumen en la categoría de
los d e r e c h o s de la personalidad, pero puesto que tales derechos,
c o m o todos otros, d e b e n t e n e r un objeto, es imprescindible reco-
n o c e r que h o n o r , n o m b r e , libertad, son entidades j u r í d i c a s que
p u e d e n encuadrarse en el amplio círculo de las cosas. 0

Esto n o constituye una o b j e c i ó n entre nosotros por el signifi-


cado amplio de la palabra cosa, en cuanto objeto, que analizare-
mos más adelante.
Otros autores, c o m o E n r i c o Allorio, señalan c o n relación a los
llamados d e r e c h o s de la personalidad que ellos n o son autónoma-
m e n t e declarables e n j u i c i o y, por consiguiente, n o son auténticos
d e r e c h o s o estados. Ellos serían sólo un h e c h o constitutivo de la
obligación de reintegro o de resarcimiento de daños, que se con-
trae c o m p o r t á n d o s e de m o d o contrario a las fundamentales pre-
rrogativas de la persona a j e n a . 6

E n realidad estos d e r e c h o s n o tienen directamente un interés


pecuniario, son de los q u e c o m ú n m e n t e se d e n o m i n a n extrapatri-
moniales, pero ello n o significa que n o puedan llegar a tener u n a
valorización e c o n ó m i c a , p o r q u e en caso contrario n o podrían te-
n e r una tutela j u r í d i c a .
Algunos autores llaman a estos d e r e c h o s "derechos políticos"
por estar m u c h o s de ellos consagrados en la Constitución Política,
pero esto es reducir el ámbito de aplicación del c o n c e p t o que en
realidad es m u c h o más amplio.
P o d e m o s intentar una clasificación de estos d e r e c h o s , distin-
guiendo aquellos que se refieren a la individualidad de la persona
y que c o m p r e n d e n dos órdenes de c o n c e p t o s : la integridad física

Ver: RAYMOND LINDON, Les droits de la personnalité. (Une creation prétorien-


4

ne). Dalloz, 1974.


ALEX WEIL-FRANCOIS TERRE, Droit Civil. Les personnes. Dallo/., 1978, p. 25.
BIONDO BIONDI, Los Bienes. Bosch, 1961, p. 31
5

ENRICO ALLORIO, El ordenamiento jurídico. Europa América, 1958, p. 160.


6
L O S S U J E T O S DEL D E R E C H O 153

y la libertad personal. E n seguida, los q u e se refieren a la protec-


ción de la personalidad civil de las personas; p o r último, los q ue
dicen relación c o n la p r o t e c c i ó n de su personalidad moral.

- Derechos a la individualidad

164. L a individualidad c o m p r e n d e , en primer término, el de-


r e c h o a la integridad física q u e implica la protección de la vida y
de la integridad corporal.
L a Constitución señala entre los derechos constitucionales, e n
el N 1" del art. 19, "derecho a la vida y a la integridad física y
a

psíquica de la persona". L o s atentados a estos derechos constitu-


yen delitos penados específicamente p o r el Código Penal.
Los delitos de homicidio, mutilaciones y lesiones sancionan la
protección de la integridad física.
Estos h e c h o s , aunque n o lleguen a ser constitutivos de un
delito penal p o r la falta de intencionalidad, constituirán, general-
mente, un h e c h o culpable e n q u e la culpa, real o presunta, deter-
minará la existencia de u n cuasidelito civil y dará lugar a la in-
demnización correspondiente.

165. L a protección de la individualidad, n o ya c o m o persona


física, sino c o m o persona libre, c o m p r e n d e u n a serie de derechos
que en general, pero n o necesariamente, tiene el individuo c o n
relación al Estado; son definidos y reglamentados p o r el d e r e c h o
público y se e n c u e n t r a n establecidas e n la Constitución.
En p r i m e r término el d e r e c h o a la libertad misma. L a Consti-
tución q u e ya e n el N I de su artículo 19 r e c o n o c e el d e r e c h o a
a a

la vida y a la integridad personal, en el N" 7 del mismo artículo 2

establece el d e r e c h o a la libertad personal y a la seguridad indivi-


dual.
Los crímenes y simples delitos q u e puedan c o m e t e r los parti-
culares contra la libertad y seguridad de otros están penados en el
párrafo 3 del Título III del L i b r o II del Código Penal.
a

El mismo Código, e n el párrafo siguiente, pena los agravios


inferidos p o r funcionarios públicos a los derechos garantidos p o r
la Constitución.
D e n t r o de este mismo o r d e n de d e r e c h o s q u e dicen relación
c o n la libertad p o d e m o s señalar los d e r e c h o s de reunirse y aso-
c i a r s e ( N 13" y 1 5 , art. 19 de la C o n s t i t u c i ó n ) ; los d e r e c h o s de
o s a

pensar, opinar y creer (N o s


6 a
y 1 2 ) ; el d e r e c h o de residir y
a

trasladarse (N" 7 ) ; el d e r e c h o y la libertad de trabajo ( N 1 6 ) , a a

etcétera.
154 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

Podríamos también incluir dentro de esta e n u m e r a c i ó n lo que,


en general, puede llamarse el d e r e c h o a la intimidad privada. Este
d e r e c h o c o m p r e n d e los actos y sentimientos de la vida íntima de
u n a persona para que éstos no sean revelados a la faz pública y el
que una persona pueda realizar su vida con el m í n i m o de interfe-
rencias o perturbaciones de terceros.
El N 4" del artículo 19 de la Constitución asegura "el respeto
Q

y protección a la vida privada y pública y a la h o n r a de la persona


y de su familia".
La infracción de este precepto, c o m e t i d a a través de un medio
de c o m u n i c a c i ó n social, constituye un delito, a m e n o s de probar-
se la verdad de la imputación.
Por su parte el N° 5 del mismo art. 19 garantiza "la inviolabili-
dad del hogar y de toda forma de c o m u n i c a c i ó n privada".
La palabra "comunicación" es tan amplia, que cubre toda una
gama, no sólo la epistolar, sino también la telefónica, telegráfica,
etc. No toda c o m u n i c a c i ó n sino que, dentro del sentido de la
disposición, la que tiene el carácter de privada.
El d e r e c h o al secreto se extiende al que tiene u n a persona
para que guarde silencio un tercero a quien se ha confiado algo
por razones profesionales.
El artículo 2 4 7 , inciso 2" del Código Penal castiga "a los que,
ejerciendo alguna de las profesiones que requieren título, revelen
los secretos que por razón de ella se les hubieren confiado".

- Derechos a la personalidad civil

166. Los derechos que se refieren a la protección de la perso-


nalidad civil de las personas consisten especialmente en el dere-
cho al n o m b r e , al estado civil y a la propia imagen.
H e m o s estudiado el n o m b r e c o m o atributo de la personali-
dad; aquí nos referimos al d e r e c h o subjetivo que una persona
tiene de usar su n o m b r e y oponerse a la usurpación o uso indebi-
do del mismo por parte de terceros.
La usurpación del n o m b r e es un delito contemplado en el Có-
digo Penal. El artículo 2 1 4 castiga al que usurpare el n o m b r e de
otro y agrega que esto es "sin perjuicio de la pena que pudiere
corresponderle a consecuencia del daño que en su fama o intereses
ocasionare a la persona cuyo n o m b r e ha usurpado". Asimismo en la
falsificación de instrumentos públicos o privados una de las formas
de configuración del delito es el contrahacer o fingir una firma.
Como toda responsabilidad penal es sin perjuicio de la responsabi-
lidad civil que pueda acarrear el acto, es fácil entender la protección
L O S S U J E T O S DEL D E R E C H O 155

del nombre frente a estas usurpaciones voluntarias. El problema es


más confuso si se considera un uso del nombre ajeno no intencional
sino solamente culpable. El caso más corriente ha consistido en desig-
nar al personaje de una obra literaria con un nombre que correspon-
de a una persona real. Los tribunales extranjeros han estudiado cada
caso para ver si el uso del nombre perjudicaba a la persona. L o mismo
ha pasado con el uso de nombres para fines comerciales. En este
último caso se ha fallado que el uso de un nombre para designar una
calle o plaza n o autoriza para utilizarlo con fines comerciales.
E n cuanto al estado civil el Código Penal c o n t e m p l a también
los c r í m e n e s o simples delitos que se c o m e t a n contra el estado
civil de las personas; considera especialmente la usurpación de
estado civil y la ocultación o sustitución de una persona para
hacerla p e r d e r su estado.
El estado civil está protegido p o r diversas acciones civiles. En-
tre ellas tenemos las "acciones de reclamación de estado", que son
acciones para d e t e r m i n a r un estado que se tiene, pero que parece
no tenerse; así, p o r ejemplo, el caso que c o n t e m p l a el artículo 272
del Código Civil. Existen también "acciones de contestación de
estado"; tenemos, p o r ejemplo, las acciones de impugnación de
legitimidad (arts. 1 8 3 , 186, 1 8 8 , 2 1 6 del C. C ) ; impugnación del
r e c o n o c i m i e n t o de hijo natural (art. 2 7 5 del C. C ) , etc. P o r últi-
mo, hay sentencias "constitutivas de estado", porque su fin es la
constitución o atribución de un nuevo estado civil; p o r ejemplo,
la que acoge u n a adopción legitimaria.
Estas acciones de estado tienen caracteres especiales en sus
efectos que ya h e m o s señalado.
En esta categoría se ha incluido el d e r e c h o a la propia ima-
gen. L a j u r i s p r u d e n c i a francesa h a considerado en general que la
reproducción de los rasgos de u n a persona, sin su consentimien-
to, es u n a acción culpable; que constituye la violación de un dere-
c h o subjetivo y que, en c o n s e c u e n c i a , para o b t e n e r una repara-
ción n o es necesario justificar otro daño distinto que el propio
d e s c o n o c i m i e n t o del d e r e c h o .
Sin e m b a r g o , esta teoría tan amplia ha debido ser limitada en
base a diversas consideraciones; por ejemplo, la libertad de infor-
mación, que justifica reproducir la imagen de personas que tie-
nen una actuación pública; igualmente en consideración al sitio u
ocasión en que u n a fotografía ha sido tomada; si se trata de luga-
res o sucesos públicos, su publicación n o puede estar subordinada
al c o n s e n t i m i e n t o de cada una de las personas presentes. 7
156 DERECHO CIV1E. PARTE GENERAL

Por último, en este orden de materias, c a b e señalar que el


Tribunal de Gran Instancia de París, en una sentencia de 1976, h a
sancionado la imitación de la voz ajena, ya que constituye "uno de
los atributos de la personalidad" y de que "toda persona tiene el
d e r e c h o de impedir que se imite su voz en condiciones suscepti-
bles de crear u n a confusión de persona o de causarle cualquier
otro perjuicio".

- Derechos a la personalidad moral

167. L a protección de la personalidad moral implica la pro-


tección de su h o n o r , de su reputación e incluso de sus sentimien-
tos de afección.
Nuestra Constitución consagra c o m o d e r e c h o fundamental,
en el N 4 del art. 19 "el respeto y protección a la vida privada y
2 2

pública y a la h o n r a de la persona y de su familia". Conviene


señalar que esta disposición tiene mayor amplitud que las normas
penales que configuran los delitos contra el h o n o r de las personas
ya que consagra el respeto y protección de la vida privada y públi-
ca de la persona y de su familia. 8

El Código Penal en sus artículos 412 y 4 1 6 contempla los delitos


de calumnia e injuria. El primero consiste en la imputación de un
delito determinado pero falso y que pueda actualmente perseguirse
de oficio. El segundo, en toda expresión proferida o acción ejecuta-
da en deshonra, descrédito o menosprecio de otra persona.
La correspondencia que existe siempre entre la sanción penal
y la indemnización civil del h e c h o se destruye aquí por u n a dispo-
sición totalmente a n a c r ó n i c a de nuestro Código Civil. E n efecto,
el artículo 2 3 3 1 dispone que: "Las imputaciones injuriosas contra
el h o n o r o el crédito de una persona n o dan d e r e c h o para de-
mandar u n a indemnización pecuniaria, a m e n o s de probarse daño
e m e r g e n t e o lucro cesante, que pueda apreciarse en dinero".
Cabe señalar que al adoptarse en Colombia nuestro Código
Civil, el Título X X X V del L i b r o IV n o sufrió modificación alguna,
salvo la eliminación de este artículo.
La p r o t e c c i ó n de los sentimientos de afección constituye, den-
tro de la responsabilidad civil, el vasto c a m p o de lo que se h a
llamado indemnización del daño moral.
Nuestra jurisprudencia h a definido el daño moral c o m o el
que proviene de toda acción u omisión que pueda estimarse lesiva

8
R . D . J . , t. 79, s. 5, p. 178.
LOS S U J E T O S D E L D E R E C H O 157

a las facultades espirituales, a los efectos o a las condiciones socia-


les o morales inherentes a la personalidad h u m a n a .
Muy discutida en un c o m i e n z o la indemnización del daño
moral, es aceptada sin reservas por nuestra jurisprudencia, en
materia extracontractual, desde 1922, y en materia de responsabi-
lidad contractual, desde 1 9 5 1 .
La objeción general consistió en que no se ve c ó m o un daño
que hería los sentimientos de afecto, que causaba dolor, podía ser
indemnizado pecuniariamente. Se h a considerado que la indem-
nización pecuniaria, a u n q u e no significa una reparación, constitu-
ye, a lo m e n o s , u n a c o m p e n s a c i ó n .
A u n q u e los tribunales civiles franceses han aceptado ya tradi-
c i o n a l m e n t e la indemnización del daño moral, en materia admi-
nistrativa el Consejo de Estado francés, que es el más alto tribunal
en la materia, se n e g ó hasta 1961 a aceptar la indemnización el
daño p u r a m e n t e moral. Antes había c o n c e d i d o indemnizaciones
fundadas en la alteración de las condiciones de existencia de los
demandantes, fórmula bastante feliz, que no h a sido abandonada,
y que puede cubrir en m u c h o s casos la indemnización del daño
exclusivamente moral.
La ley sobre abusos de publicidad c o n t e m p l a diversas situacio-
nes relacionadas con esta materia y consagra el d e r e c h o de res-
puesta que se c o n c e d e al afectado.

LAS P E R S O N A S J U R Í D I C A S

- Concepto y clasificación

168. C o m o sujetos de la relación j u r í d i c a existen n o sólo las


personas naturales sino también las personas jurídicas.
Se trata de entidades colectivas que tienen u n a personalidad
propia, independiente de la personalidad individual de los seres
que las c o m p o n e n .
A ciertas colectividades j u r í d i c a m e n t e organizadas de hom-
bres o de bienes, el Estado las r e c o n o c e y la ley las eleva a la
( a l e g o r í a de sujetos de d e r e c h o . 9

Conviene señalar, sin embargo, que la Corte S u p r e m a h a falla-


do que tiene legitimación para obrar en el recurso de protección
-calidad sustancial que corresponde al titular de los derechos de

" K. 1 ) . | „ I. 79, s. I, |>. IKK.


158 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

los que e m a n a esta acción c a u t e l a r - n o sólo la persona natural,


sino todo ente, individual o colectivo, que tenga o c r e a t e n e r un
d e r e c h o d e n t r o del o r d e n a m i e n t o constitucional, y ello aunque se
trate de grupos o personas morales que carezcan de personalidad
j u r í d i c a , n o así las zonas geográficas, provincias o divisiones te-
10

rritoriales. 11

El que ciertas entidades que n o son personas h u m a n a s pue-


dan ser sujetos de una relación jurídica, n o obstante constituir
una realidad muy c o m ú n en la vida social, es desde el p u n t o de
vista j u r í d i c o un p r o b l e m a difícil para cuya explicación se han
formulado muy diversas teorías.
Algunas de estas teorías sostienen que la persona j u r í d i c a es
u n a ficción; otras, que es una realidad, t é c n i c a en unos casos,
objetiva en otros.
El representante más ilustre de la teoría de la ficción es el
j u r i s t a alemán Savigny; para él las personas j u r í d i c a s son seres
creados artificialmente capaces de t e n e r un patrimonio. El que las
personas colectivas sean seres ficticios n o significa que carezcan
de realidad; quiere decir solamente que a u n q u e este e n t e real
carezca de voluntad, la ley se la atribuye ficticiamente al otorgarle
personalidad j u r í d i c a .12

Se ha c o m b a t i d o la teoría de la ficción p o r los que estiman


que la capacidad jurídica n o está d e t e r m i n a d a p o r la voluntad. Si
ello fuera necesario, los infantes y los d e m e n t e s n o podrían ser
sujetos de d e r e c h o s . D e lo anterior resulta que el h e c h o de n o
t e n e r voluntad propia n o podría esgrimirse c o m o un a r g u m e n t o
en c o n t r a de la realidad de la persona j u r í d i c a . Se alega también
que las personas j u r í d i c a s n o son entes ficticios, sino que tienen
un importante y notorio p o d e r c o m o individualidades sociales.
Algunos autores, c o m o Brinz, estiman que se trata de patrimo-
nios que n o p e r t e n e c e n a u n a persona determinada, sino que
están destinados a un fin. Los d e r e c h o s de la persona j u r í d i c a n o
son de alguien, sino de algo, del patrimonio. Es lo que se llamaría
un patrimonio de a f e c t a c i ó n . 13

Otras teorías declaran que las personas jurídicas son realida-


des, especialmente la de O t t o Gierke, que las considera un orga-
nismo social, o sea, una realidad objetiva; o la de Francisco Ferra-

R. D. J . , t. 78, s. 5, p. 92; t. 81, s. 5, p. 260. Eduardo Soto Kloss, t. 81, prime-


1 0

ra parte, Derecho, p. 55.


R. D.J., t. 81, s. 5, p. 232.
11

FEDERICO CARLOS DE SAVIGNY. Sistema di diritto romano. Págs. 239 ss.


12

BRINZ, Lehrbuch der Pandekten. Erlangen, 1873.


13
1 .OS S U J E T O S DEL DERECHO

ra, que las considera c o m o asociaciones o instituciones formadas


para la consecución de un fin y reconocidas por el o r d e n a m i e n t o
jurídico c o m o sujetos de d e r e c h o , esto es, u n a realidad abstrac-
ta.1 4

Nuestro Código Civil acepta la teoría de la ficción, ya que el


artículo 5 4 5 dispone: "Se llama persona jurídica una persona ficti-
cia, capaz de ejercer derechos y contraer obligaciones civiles, y de
ser representada judicial y extrajudicialmente". Por otra parte, en
esta materia don Andrés Bello siguió la doctrina de Savigny, que
fue uno de los autores que le sirvieron de antecedente en muchas
partes del Código Civil.

169. Por su función las personas jurídicas pueden clasificarse,


en primer término, en personas jurídicas de d e r e c h o público y
personas jurídicas de d e r e c h o privado.
Nuestro Código Civil, que, por otra parte, fue u n o de los
primeros que reglamentaron la personalidad jurídica, las trata en
el Título X X X I I I del Libro I. E n él se expresa, en el inciso 2 del a

artículo 5 4 7 , que las disposiciones de este Título no se extienden


a las corporaciones o fundaciones de d e r e c h o público, c o m o la
nación, el fisco, las municipalidades, las iglesias, las comunidades
religiosas y los establecimientos que se costean con fondos del
erario.
Las personas jurídicas de d e r e c h o privado se dividen entre las
que no persiguen fines de lucro y aquellas que sí los persiguen.
Las primeras pueden ser corporaciones o fundaciones.
A éstas solamente se refiere el Título que hemos señalado del
Código Civil. Las personas jurídicas que persiguen fines de lucro,
y que se d e n o m i n a n sociedades, no están comprendidas en él. Al
electo, el inciso I del art. 5 4 7 del Código Civil, que ya hemos
a

citado, dice: "Las sociedades industriales no están comprendidas


en las disposiciones de este título, sus d e r e c h o s y obligaciones son
reglados, según su naturaleza, por otros títulos de este Código y
por el Código de Comercio".
Por lo tanto, las personas jurídicas que persiguen fines de
lucro, o sociedades, p u e d e n ser civiles o comerciales. Serán co-
merciales cuando estén destinadas a realizar actos de c o m e r c i o .
El Código Civil reglamenta las sociedades civiles al referirse al
contrato de sociedad en el Título XXVTII del L i b r o IV. El primer
artículo de dicho título, el 2 0 5 3 , expresa: "La sociedad o compañía
es un contrato en que dos o más personas estipulan p o n e r algo en

K R A N Í XS< * ) M U R A R A . Teoría de las ¡insanas jurídicas. Rcus, 1029.


160 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

c o m ú n con la mira de repartir entre sí los beneficios que de ello


provengan.
La sociedad forma u n a persona j u r í d i c a , distinta de los socios
individualmente considerados".
Las sociedades p u e d e n ser colectivas, en comandita, o anóni-
mas, según lo establece el artículo 2061 del Código Civil.
Las sociedades colectivas o en comandita pueden ser civiles o
comerciales si se forman para negocios que la ley califica de actos
de c o m e r c i o . L a sociedad a n ó n i m a es siempre mercantil aunque
se forme para la realización de negocios de carácter civil.
La sociedad colectiva es aquella en que todos los socios admi-
nistran por sí o por un mandatario elegido de c o m ú n acuerdo.
Además, los socios responden personalmente de las obligaciones
sociales cuando el patrimonio social es insuficiente para solventar-
las. Este último aspecto hizo que posteriormente se creara por ley
u n a clase especial de sociedades colectivas, llamadas de responsa-
bilidad limitada, en que la responsabilidad personal de sus socios
queda limitada al m o n t o de sus aportes.
Las sociedades en comandita están constituidas por dos clases
de socios: los socios comanditarios, que efectúan un aporte a la
sociedad, y sólo son responsables hasta c o n c u r r e n c i a de su aporte,
y los socios gestores, que administran la sociedad y son responsa-
bles de todas las obligaciones y pérdidas de ella.
L a sociedad a n ó n i m a es una persona j u r í d i c a formada por la
reunión de un fondo c o m ú n , suministrado por accionistas res-
ponsables sólo hasta el m o n t o de sus respectivos aportes, y admi-
nistrada p o r un directorio integrado por m i e m b r o s esencialmente
revocables.

- Las personas jurídicas sin fines de lucro

170. Señalamos que nuestro Código Civil al referirse en el


Título X X X I I I del L i b r o I a las personas jurídicas, sólo reglamen-
taba las personas jurídicas de d e r e c h o privado sin fines de lucro.
E n el artículo 5 4 7 señala que las sociedades industriales no están
comprendidas en las disposiciones de ese Título, las que no se
extienden t a m p o c o a las corporaciones o fundaciones de d e r e c h o
público.
Las personas jurídicas de d e r e c h o privado sin fines de lucro
pueden ser corporaciones o fundaciones.
Las corporaciones son personas jurídicas formadas por un cier-
to n ú m e r o de individuos asociados para la realización de un fin
c o m ú n que no tenga carácter de lucro.
LOS SUJETOS DEL D E R E C H O 161

Las fundaciones están constituidas por un conjunto de bienes


destinados a un fin de interés general.
De aquí nace una diferencia fundamental: es la reunión de per-
sonas la que determina la corporación; si estas personas desapare-
cen o son muy exiguas para la consecución de los fines y los estatu-
ios no hubieren prevenido el m o d o de renovarlas y la autoridad no
las renueva, desaparece la corporación. E n cambio, la existencia de
bienes no es indispensable para la subsistencia de la corporación.
Por el contrario, la existencia de bienes es indispensable a la
existencia de las fundaciones; las que c o m o lo dispone el artícu-
lo 5 6 4 del Código Civil, p e r e c e n por la destrucción de los bienes
destinados a su m a n u t e n c i ó n . Las personas, en cambio, n o son
necesarias para la constitución de la fundación; lo son sólo para la
administración de su patrimonio.
Ambas tienen de c o m ú n la persecución de un fin, natural-
mente lícito, n o lucrativo y determinado. La corporación puede
perseguir un fin c o m ú n que p r o p e n d a al bienestar de sus asocia-
dos o que consista en actividades de interés general o social. Las
fundaciones, en cambio, por su constitución, sólo p u e d e n tener
un fin ideal en interés de personas indeterminadas.

- Corporaciones

171. Las corporaciones se constituyen por ley o a través de la


aprobación del Presidente de la República.
En el segundo caso su constitución se rige por el R e g l a m e n t o
sobre Concesión de Personalidad Jurídica, N 110 de 1979 ( D . O .
a

20-03-79).
La constitución es solemne, ya que los artículos 2 y 3 del a a

Reglamento exigen que la solicitud en que se pida la c o n c e s i ó n


de la personalidad j u r í d i c a deberá constar en escritura pública.
Esta solicitud, que debe c o n t e n e r las indicaciones que señalan los
artículos 4 y 9 a 1 0 del R e g l a m e n t o , deberá ser aprobada por el
a a a

Presidente de la República de conformidad al artículo 2 3 .


Los estatutos de una corporación tienen fuerza obligatoria
sobre toda ella. Estos estatutos regularán la forma en que se mani-
léslará la voluntad de la corporación. Al respecto el artículo 5 5 0
del Código Civil dispone que la mayoría de los m i e m b r o s que
lenga voto deliberativo constituirá una "sala" o reunión legal de la
corporación y que la voluntad de la mayoría de la sala será la
voluntad de la corporación.
Las corporaciones son representadas por las personas designa-
das al electo por la ley o los estatutos y sus actos son actos de la
corporación en cuanto no excedan los límites de su mandato.
162 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

Los estatutos de u n a corporación p u e d e n reformarse. Esta


reforma deberá ajustarse a lo que al respecto dispongan los estatu-
tos; con sujeción a ellos o a falta de sus disposiciones, dicha refor-
ma deberá ser aprobada en una J u n t a G e n e r a l de la corporación.
En todo caso, esta reforma d e b e sujetarse a los mismos requisitos
y formalidades establecidos para la concesión de la personalidad,
conforme a lo dispuesto en el artículo 2 4 del R e g l a m e n t o respec-
tivo.
Se h a discutido en teoría si en la modificación de estatutos
puede cambiarse el objeto de u n a corporación. Al respecto cabe
señalar que el artículo 24 del R e g l a m e n t o sobre Concesión de
Personalidad J u r í d i c a establece en su inciso 4 : "Las corporacio-
2

nes n o podrán alterar sustancialmente sus fines estatutarios y co-


rresponderá al Presidente de la República calificar si c o n c u r r e o
n o dicha circunstancia".
Las corporaciones pueden disolverse por su propia voluntad,
p e r o al efecto, c o m o lo disponen el artículo 5 5 9 del Código Civil y
el artículo 25 del R e g l a m e n t o , es necesaria la aprobación de la
autoridad que legitimó su existencia.
T a m b i é n pueden disolverse por disposición de la autoridad o
por ley, aun c o n t r a la voluntad de sus miembros, si llegan a com-
p r o m e t e r la seguridad o intereses del Estado, o no corresponden
al objeto de su institución (art. 5 5 9 inc. final del C. G ) .
Otra causal de disolución podría ser la contemplada en el
artículo 5 6 0 del Código Civil, que se p o n e en el caso de que falten
todos los m i e m b r o s de u n a corporación o queden reducidos a tan
corto n ú m e r o que n o puedan ya cumplirse los objetos para que
fue instituida. En tal caso, d e b e estarse en primer término a lo que
dispongan los estatutos respecto a su integración; si nada han
previsto corresponderá a la autoridad la forma en que haya de
efectuarse la integración o renovación. Si esta facultad n o se ejerci-
tare, la corporación desaparecerá por falta de las personas natura-
les que d e b e n integrarla.
U n a vez disuelta la corporación se dispondrá de sus bienes en
la forma prescrita en los estatutos; si éstos nada han dispuesto al
efecto, sus propiedades p e r t e n e c e r á n al Estado, con la obligación
de emplearlas en objetos análogos de la institución, correspon-
diendo al Presidente de la República señalarlos.

- Fundaciones

172. E n general, la reglamentación que h e m o s señalado para


las corporaciones se aplica también a las fundaciones de benefi-
LOS SUJETO S D E L D E R E C H O 163

cencía, de acuerdo a lo establecido en el artículo 5 6 3 del Código


Civil y a lo que dispone el artículo 3 0 del R e g l a m e n t o respectivo.
A diferencia de las corporaciones, las fundaciones se constitu-
yen por la voluntad de su fundador y el Presidente sólo aprueba
su existencia. Se rigen por los estatutos dictados p o r el fundador;
si él n o hubiera manifestado su voluntad a este respecto o sólo la
hubiere manifestado i n c o m p l e t a m e n t e , será suplido este defecto
por el Presidente de la R e p ú b l i c a (art. 5 6 2 del C. C ) .
De lo anterior se desprende que para la creación de una fun-
dación es indispensable la existencia de un fundador. Este puede
hacerlo en primer término por medio de u n a asignación testa-
mentaria. El artículo 9 6 3 del Código Civil al d e t e r m i n a r que son
incapaces de todo legado las organizaciones que n o sean personas
jurídicas, agrega en su inciso 2 : "Pero si la asignación tuviere p o r
a

objeto la fundación de u n a nueva corporación o establecimiento,


podrá solicitarse la aprobación legal, y obtenida ésta, valdrá la
asignación".
No siempre d e b e r á tratarse de una asignación que c r e e direc-
tamente la fundación, sino que puede t e n e r también el carácter
de u n a asignación modal. Asignación modal, de acuerdo al artícu-
lo f 0 8 9 del Código Civil, es aquella en que se asigna algo a u n a
persona para que lo tenga p o r suyo, pero con el objeto de aplicar-
lo a un fin especial. Este fin especial puede ser la creación de una
fundación c o n una finalidad determinada. P u e d e también tratar-
se de u n a d o n a c i ó n modal.
Puede crearse igualmente la fundación p o r un acto entre vi-
vos que consistirá en u n a declaración unilateral de voluntad del
fundador. E n todo caso, es un acto s o l e m n e ya que, de acuerdo al
Reglamento, en la solicitud de aprobación de estatutos debe acom-
pañarse u n a copia autorizada del instrumento público en que
consten el acto de fundación, los estatutos y el poder de la perso-
na que la solicita (artículo 3 0 en relación con el artículo 3 del a

Reglamento).
O t r o p u n t o fundamental en que la reglamentación de las fun-
daciones se diferencia de la de las corporaciones es que éstas
tienen una causal especial de disolución. El artículo 5 6 6 4 del Có-
digo Civil dispone: "Las fundaciones p e r e c e n p o r la destrucción
de los bienes destinados a su manutención".
Esto es lógico si consideramos, c o m o se dijo en un c o m i e n z o ,
que la fundación está constituida por un conjunto de b i e n e s desti-
narlos a un fin de interés general; si estos bienes desaparecen,
también se extingue la fundación, ya que ellos la constituyen y son
el medio que tiene para realizar su fin.
ltˇ4 D E R E C H O CIVIL.. PARTE GENERAE

A T R I B U T O S DE LAS PERSONAS JURÍDICAS

173. Los atributos de la personalidad que corresponden a las


personas naturales no p o d e m o s asignarlos en igual forma ni en su
totalidad a las personas jurídicas. Por de p r o n t o carecerán de
estado civil y el c o n c e p t o de patrimonio tendrá un alcance diver-
so. Reglas especiales gobernarán su n o m b r e , su nacionalidad, su
capacidad y domicilio.

Nombre y domicilio

174. Las personas jurídicas de d e r e c h o privado sin fines de


lucro, corporaciones y fundaciones, establecen su n o m b r e y domi-
cilio desde su origen. El R e g l a m e n t o sobre Concesión de Persona-
lidad J u r í d i c a (Decreto S u p r e m o de Justicia N 110 de 1 9 7 9 ) dis-
a

p o n e en su artículo 4 que: "Los estatutos de toda corporación


a

deberán c o n t e n e r :
1) L a indicación precisa del n o m b r e y domicilio de la enti-
dad".
A su vez, el artículo 31 dice: "Los estatutos de toda fundación
deberán c o n t e n e r :
a) El n o m b r e , domicilio y duración de la entidad".
Respecto a las sociedades el Código Civil n o tiene normas
directas, p e r o da por sentado que debe existir u n a firma o razón
social (art. 2 0 6 2 ) .
Respecto a las sociedades comerciales colectivas el Código de
C o m e r c i o en su artículo 3 5 2 señala que la escritura social debe
expresar: " 2 La razón o firma social... 1 1 El domicilio de la
a a

sociedad".
L o anterior se aplica a las sociedades en comandita de acuer-
do al artículo 4 7 4 del Código de C o m e r c i o . Respecto a las socie-
dades anónimas el artículo 4 de la Ley N 1 8 . 0 4 6 que regula este
a a

tipo de sociedades, señala que la escritura de sociedad debe ex-


presar: " 2 El n o m b r e y domicilio de la sociedad".
a

El Código de C o m e r c i o reglamenta en cierto detalle la razón


o firma social de la sociedad colectiva en los artículos 3 6 5 y ss. P o r
otra parte, la Ley sobre Sociedades Anónimas (Ley N 1 8 . 0 4 6 de a

1981) dice que "si el n o m b r e de u n a sociedad fuere idéntico o


semejante al de otra ya existente, esta última tendrá d e r e c h o a
d e m a n d a r su modificación e n j u i c i o sumario" (art. 8 ) . a

Los autores han estimado que en caso de litigio los tribunales


p u e d e n determinar si el domicilio efectivo de la sociedad coi-res-
LOS SUJETOS D E L D E R E C H O 165

p o n d e o n o al fijado en los estatutos. Al mismo tiempo, estimamos


que puede ser aplicable a las personas jurídicas lo dispuesto en el
artículo 67 del Código Civil, especialmente si tienen agencias o
sucursales. Ello significará que si c o n c u r r e n en varias secciones
territoriales circunstancias constitutivas de domicilio civil, se en-
tenderá que en todas ellas lo tiene.

Nacionalidad

175. La nacionalidad de u n a persona j u r í d i c a puede tener


importancia cuando ella actúa en otro país y puede plantearse
i n t e r n a c i o n a l m e n t e el p r o b l e m a del d e r e c h o aplicable en caso de
controversia.
Al respecto tradicionalmente existían dos criterios distintos.
En los países de la E u r o p a continental se estimaba que debía
atenderse a la sede social, es decir, u n a sociedad tiene la naciona-
lidad del país en que está ubicada su sede social.
Los países del common law adoptaron un criterio diferente, el
de la autorización. La nacionalidad de u n a sociedad era la del
Estado que la autorizó a funcionar c o m o tal.
Las grandes guerras mundiales crearon problemas nuevos; en
especial cuál es la vinculación de una sociedad a un Estado que
autorice a ésta para otorgarle protección diplomática. F r e n t e a
esto las grandes potencias cambiaron su criterio y c o m e n z a r o n a
reivindicar para las sociedades el mismo d e r e c h o de protección
diplomática que correspondía a los individuos y se estableció u n a
analogía entre las reglas que rigen su nacionalidad y las que rigen
las de los individuos.
Posteriormente se presentaron problemas relacionados c o n la
protección diplomática de intereses de nacionales que formaban
parte de u n a sociedad extranjera a la que se inferían daños en
cualquier país. T a m b i é n se presentó el caso de ciudadanos de un
país que constituían una sociedad en un país distinto para que
tuviera la nacionalidad de éste. Así podían realizar actos que, en
su carácter de extranjeros, les eran prohibidos o ilícitos personal-
mente.
Surgió así la teoría del control, que sostiene que la nacionali-
dad de u n a sociedad está determinada p o r la nacionalidad de las
personas que controlan sus decisiones.
Este c r i t e r i o tuvo i n f l u e n c i a e n n u e s t r a l e g i s l a c i ó n . El De-
c r e t o c o n Fuerza de Ley N 2 5 1 de 1 9 3 1 e x i g e e n sus artícu-
a

los 4 " y 6" (pie para e j e r c e r el c o m e r c i o de seguros las socieda-


des a n ó n i m a s debían l e n e r un capital cpie en sus dos (creerás
166 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

partes, a lo m e n o s , fuera suscrito y c o n s e r v a d o p o r accionistas


c h i l e n o s o e x t r a n j e r o s r a d i c a d o s e n C h i l e . El D e c r e t o Ley
N 3 . 0 5 7 h a m o d i f i c a d o el a r t í c u l o 6 y, a u n q u e h a b l a de socie-
a a

dades a n ó n i m a s n a c i o n a l e s de seguros, s u p r i m e la e x i g e n c i a
relativa a la p r o p i e d a d del capital, c o n lo cual p a r e c e volverse
al c r i t e r i o de q u e es la c o n s t i t u c i ó n en C h i l e lo q u e da a u n a
s o c i e d a d a n ó n i m a el c a r á c t e r de n a c i o n a l . I g u a l m e n t e la Ley
G e n e r a l de B a n c o s d e j a e n c l a r o q u e son n a c i o n a l e s los consti-
tuidos en C h i l e ; al referirse a los b a n c o s e x t r a n j e r o s el artícu-
lo 2 9 d i c e : "Los b a n c o s c o n s t i t u i d o s en el e x t r a n j e r o " .
F r e n t e a estos criterios dispares puede señalarse que la última
decisión jurisdiccional importante sobre este tema, dada a c o n o -
cer por la Corte Internacional de Justicia el 5 de febrero de 1 9 7 0 ,
descartó el criterio del control y siguió considerando válidos para
determinar la nacionalidad, a los efectos de la protección diplo-
mática, a los de la sede social y de la autorización. E n t r e nosotros
estimamos que es la autorización, o sea, la constitución en Chile,
lo que determina la nacionalidad chilena.

Patrimonio

176. Las personas jurídicas tienen también un patrimonio.


Es tal vez la n o c i ó n de patrimonio la que h a c e posible la
comprensión en d e r e c h o de la persona j u r í d i c a . Es precisamente
el h e c h o de que la persona j u r í d i c a tenga un patrimonio propio
distinto del de las personas naturales que puedan formarla, lo que
h a c e posible lo dispuesto en el artículo 5 4 9 del Código Civil: I a

que lo que p e r t e n e c e a la corporación, no p e r t e n e c e ni en todo ni


en parte a n i n g u n o de los individuos que la c o m p o n e n ; 2 que las a

deudas de la corporación no dan a nadie d e r e c h o para deman-


darlas, en todo o parte, a n i n g u n o de los individuos que c o m p o -
n e n la c o r p o r a c i ó n . 15

Sin embargo, en las personas jurídicas el patrimonio puede


tener un carácter fundamental que no lo tiene en las personas
naturales. H e m o s visto que el patrimonio tiene un activo y un
pasivo y que no importa el signo negativo del balance entre am-
bos. No importa t a m p o c o que u n a persona carezca de bienes,
p o r q u e en todo caso tendrá un patrimonio; lo que importa es el
c o n t i n e n t e y no el c o n t e n i d o .

1 5
R. D . J . , t . 75, s. l , p . 201.
LOS S U J E T O S DEL D E R E C H O 167

E n las personas jurídicas, en cambio, el patrimonio con un


valor positivo, c o m o c o n t i n e n t e de bienes, puede ser indispensa-
ble para la subsistencia de la personalidad.
T e n e m o s así el artículo 5 6 4 del Código Civil, que establece:
"Las fundaciones p e r e c e n por la destrucción de los bienes desti-
nados a su manutención". P o r otra parte, el artículo 2 1 0 0 dice:
"La sociedad se disuelve asimismo por su insolvencia, y por la
extinción de la cosa o cosas que forman su objeto total".
El Código de C o m e r c i o aplica la disposición anterior, p o r q u e
en el artículo 4 0 7 dispone que "la sociedad colectiva se disuelve
por los m o d o s que determina el Código Civil".
T e n e m o s entonces que, e n todos estos casos, un patrimonio
que tenga un signo positivo de u n a magnitud determinada es
indispensable para la subsistencia de la personalidad j u r í d i c a .

Capacidad

177. El Código Civil dice en forma general en el artículo 5 4 5


que las personas jurídicas son capaces de ejercer derechos y con-
traer obligaciones civiles, y de ser representadas judicial y extraju-
dicialmente.
Pero, por su naturaleza propia, esta capacidad está restringida
a los derechos patrimoniales; los derechos de familia son sólo
compatibles c o n la persona natural.
Aun dentro de los derechos patrimoniales pareciera que cier-
tos derechos personalísimos n o entraran dentro de la capacidad
de las personas jurídicas. Se trata de aquellos derechos que el
Código Civil en el N 9 del artículo 1 6 1 8 llama "derechos cuyo
2 2

ejercicio es e n t e r a m e n t e personal", dando c o m o ejemplo los de


uso y habitación.
Por otra parte, ciertos cargos sólo p u e d e n ser desempeñados
por personas naturales. Así los artículos 3 3 8 y siguientes del Códi-
go Civil (en especial arts. 4 9 7 , 5 0 0 , 5 1 4 , etc., del C. C.) giran en
torno a las personas naturales. L a Ley General de B a n c o s al auto-
rizar, en su artículo 4 8 N 4 , a los bancos para ser guardadores
2 2

testamentarios en determinados casos, señala que el cargo sólo se


extenderá a la administración de los bienes del pupilo. Salvo cier-
tas e x c e p c i o n e s relacionadas también con los bancos, las personas
jurídicas n o p u e d e n d e s e m p e ñ a r el cargo de partidores, albaceas
o depositarios.
En general, la capacidad de una persona jurídica se encontra-
rá además determinada y subordinada a su tipo y finalidad.
168 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

RESPONSABILIDAD DE LAS PERSONASJURÍDICAS

- Responsabilidad penal

178. La posibilidad de responsabilidad penal para las perso-


n a s j u r í d i c a s n o ha sido resuelta de m o d o uniforme por los trata-
distas.
Los partidarios de que la personalidad j u r í d i c a es u n a ficción
estiman que ella es imposible porque, en primer término, tal res-
ponsabilidad se basa en la voluntad de un ser h u m a n o para reali-
zar actos razonados; e n segundo lugar, por el principio de perso-
nalidad o individualidad de las penas.
En efecto, la sanción contra u n a persona j u r í d i c a la sufrirían
todos los asociados, incluso los que n o tuvieron ninguna participa-
ción en el h e c h o punible.
Los que estiman que las p e r s o n a s j u r í d i c a s son realidades ob-
jetivas admiten que tienen responsabilidad penal, pero d e b e n res-
tringirse a casos excepcionales y a penas determinadas.
Los que sostienen que las personasjurídicas son una realidad,
pero abstracta, estiman que n o pueden ser autoras de delito en el
sentido natural o legal; que si por parte de la persona j u r í d i c a se
c o m e t i e r e un delito, n o personal sino colectivo, debe ser castiga-
do a través del d e r e c h o penal administrativo.
E n t r e nosotros n o cabe esta discusión teórica. E n efecto, el
inciso segundo del artículo 39 del Código de P r o c e d i m i e n t o Pe-
nal dice: "La responsabilidad penal sólo puede hacerse efectiva en
las personas naturales. P o r las personas jurídicas responden los
que hayan intervenido en el acto punible, sin perjuicio de la res-
ponsabilidad civil que afecte a la corporación en cuyo n o m b r e
hubieren obrado".

- Responsabilidad civil

179. En la responsabilidad civil d e b e m o s distinguir si se trata


de responsabilidad contractual o extracontractual.
En materia contractual las personas jurídicas responden de
todas las obligaciones contraídas en su n o m b r e p o r sus represen-
tantes si éstos han o b r a d o dentro de los límites de su mandato.
En efecto, el artículo 5 4 5 del Código Civil dice que la persona
j u r í d i c a es capaz de c o n t r a e r obligaciones civiles y de ser repre-
sentada judicial y extrajudicialmentc.
LOS S U J E T O S D E L D E R E C H O 169

Por otra parte, el artículo 5 5 2 agrega que: "Los actos del re-
presentante de la corporación, en cuanto no e x c e d a n de los lími-
tes del ministerio que se le h a confiado, son actos de la corpora-
ción; en c u a n t o e x c e d a n de estos límites, sólo obligan personal-
m e n t e al representante".
Por lo tanto, la persona jurídica está obligada al cumplimiento
de sus obligaciones; en caso contrario, incurrirá en responsabili-
dad civil contractual y estará constreñida a pagar las indemniza-
ciones de perjuicios, compensatorias y / o moratorias, que proce-
dan.

180. Igualment e la persona jurídica puede incurrir en respon-


sabilidad civil extracontractual.
Ahora bien, esta responsabilidad e m a n a de los delitos o cuasi-
delitos civiles, que son aquellos h e c h o s ilícitos, dolosos o culpa-
bles que causan daño a un tercero. L a responsabilidad consiste en
la obligación de indemnizar este daño.
Considerando la disposición expresa del artículo 3 9 del Códi-
go de P r o c e d i m i e n t o Penal que ya h e m o s citado y que n o existe
ninguna disposición limitativa en el T í t u l o X X X V del L i b r o IV del
Código Civil que reglamente la responsabilidad extracontractual,
no hay razón alguna para sostener, c o m o lo han h e c h o algunas
sentencias, que la persona jurídica sea incapaz de c o m e t e r delitos
o cuasidelitos civiles. 16

Si la p e r s o n a j u r í d i c a p u e d e c o n t r a e r o b l i g a c i o n e s civiles,
c o m o e x p r e s a m e n t e lo d i s p o n e el a r t í c u l o 5 4 5 del C ó d i g o Ci-
vil, n o hay razón a l g u n a p a r a limitar esta c a p a c i d a d a u n a sola
de las fuentes de las o b l i g a c i o n e s , ni t a m p o c o p a r a e x c l u i r a
u n a de dichas fuentes.
En cuanto al d a ñ o que causen las personas, la responsabilidad
extracontractual puede provenir del h e c h o propio, o bien, del
h e c h o de un tercero por el cual se es civilmente responsable.
Esta situación excepcional en que alguien responde del delito
o cuasidelito ajeno la plantea en forma general el artículo 2 3 2 0
del Código Civil al decir que "toda persona es responsable n o sólo
de sus propias acciones, sino del h e c h o de aquellos que estuvieren
a su cuidado". En los ejemplos que señala dicha disposición, y que
no son taxativos, dice que los artesanos y empresarios responden
del h e c h o de sus aprendices o dependientes, mientras estén bajo
su cuidado.

""• R. ! > . ) . . I I'.', y I , |>. 110; l. 2 2 , s. 1, |>. ( Í 8 I ; I. 2 8 , s. 1, \>. M U .


170 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

1 8 1 . E n relación c o n la responsabilidad personal de las per-


sonas j u r í d i c a s , se h a sostenido p o r los autores franceses y p o r
Alessandri, entre nosotros, que el delito o cuasidelito d e b e h a b e r
sido c o m e t i d o p o r sus "órganos", esto es, por las personas natura-
les o asamblea en que reside la voluntad de la persona j u r í d i c a , o
sea, la mayoría de la sala de a c u e r d o al artículo 5 5 0 o las personas
que la representan en conformidad al artículo 5 5 1 del Código
Civil, y además o b r a n d o en ejercicio de sus f u n c i o n e s . 17

De a c u e r d o a este criterio el d a ñ o inferido p o r cualquiera


persona natural que forme parte de la sociedad jurídica, pero que
n o tenga su representación, sólo podría hacerla responsable a
través del m e c a n i s m o de responsabilidad p o r el h e c h o a j e n o . 18

No compartimos este criterio que parte de n o considerar aquí


la diferente reglamentación de la capacidad en materia contrac-
tual y en materia de responsabilidad civil extracontractual. Para
realizar válidamente actos j u r í d i c o s es necesario t e n e r la capaci-
dad al efecto, capacidad que está regulada p o r las disposiciones
del artículo 1 4 4 7 del Código Civil. L a capacidad para c o n t r a e r
responsabilidad civil la fija el artículo 2 3 1 9 del Código Civil; de
acuerdo con él, los únicos incapaces son los m e n o r e s de siete
años (infantes) y los d e m e n t e s .
Por lo tanto, para c o n t r a e r responsabilidad civil n o es necesa-
ria la capacidad para realizar actos jurídicos, lo que es lógico,
p o r q u e aquí estamos en presencia de simples h e c h o s j u r í d i c o s ;
c o n s e c u e n c i a l m e n t e , para que la persona j u r í d i c a contraiga res-
ponsabilidad civil n o es necesario que actúen las personas que la
representan y realicen los actos exigidos para obligarla contrac-
tualmente.
ż C ó m o actúa la p e r s o n a j u r í d i c a en el m u n d o real? A través de
las personas naturales que forman parte de ella en cualquier ca-
rácter, tengan o no su representación. Es precisamente en los
h e c h o s de la vida diaria, en las ocurrencias de la actividad, en los
que se causan daños y se incurren en responsabilidad civil. A h o r a
bien, esta actividad n o la realizan las personas jurídicas, entes
abstractos, sino las personas naturales que las c o m p o n e n o for-
man parte de ellas c o m o administradores o c o m o dependientes.
Por lo tanto, las personas j u r í d i c a s incurren en responsabili-
dad civil extracontractual p o r los daños que produzca su activi-

A. ALESSANDRI R., De la responsabilidad exlraconlraclual en el derecho civil


chileno. Ed. Universitaria. 1943, N 106.
s

18
A. ALESSANDRI R., O/A cit., N° 111.
1 OS S U J E T O S DEL D E R E C H O 171

dad, realizada p o r i n t e r m e d i o de cualquiera de las personas que


la c o m p o n e n , tengan o n o su representación.

182. Las personas jurídicas p u e d e n ser también responsables


por el h e c h o ajeno.
La disposición general del artículo 2 3 2 0 del Cé>digo Civil, que
h e m o s citado, n o tiene limitaciones. A mayor a b u n d a m i e n t o , en-
tre los ejemplos que coloca el artículo se e n c u e n t r a la responsabi-
lidad de los empresarios p o r sus dependientes, y el artículo 2 3 2 2
establece la responsabilidad de los amos p o r la c o n d u c t a de sus
criados.
Por empresario se ha entendido entre nosotros, en forma li-
mitativa, que es la persona natural o j u r í d i c a que ejecuta una obra
o explota un servicio público. Por dependientes se h a e n t e n d i d o
los que están a su servicio, tales c o m o empleados y obreros. Apli-
c a n d o el texto del artículo 2 3 2 0 , resulta que la responsabilidad
del empresario puede existir mientras los dependientes estén a su
cuidado y cesa cuando n o están a su servicio. Aun en el primer
caso la responsabilidad del empresario cesará si p r u e b a que em-
pleó la debida vigilancia y cuidado y n o obstante n o pudo impedir
el h e c h o .
H e m o s citado también la responsabilidad de los amos, porque
la jurisprudencia ha dado a los términos "amo", "criado" y "sir-
viente" un significado amplio, abarcando en los últimos a las per-
sonas que sirven por salario, y en el primero, a todas las personas
o entes que tienen asalariados a su servicio. Aquí también la res-
ponsabilidad cesa si el a m o prueba que el criado ejerció sus fun-
ciones de un m o d o impropio que el primero n o tenía medio de
prever o impedir (art. 2 3 2 2 del C. C ) .
Resalta de inmediato lo restringida que resultaría la responsa-
bilidad civil extracontractual de las personas jurídicas si la deriva-
da de los daños que originan las personas que actúan p o r ellas
sólo pudiera perseguirse a través del m e c a n i s m o de la responsabi-
lidad p o r el h e c h o ajeno.
CAPÍTULO IV

LOS OBJETOS DEL DERECHO

COSAS - BIENES Y O B J E T O

183. El segundo de los elementos de la relación jurídica es el


objeto de la misma. En toda relación jurídica existe un ámbito que
recibe la acción de los sujetos y que constituye el objeto de ella.
Ante todo debemos señalar que este objeto de las relaciones
jurídicas, este objeto j u r í d i c o , está configurado en ellas de m a n e r a
distinta a la del m u n d o objetivo de cualquiera otra disciplina.
Atendida esta especialidad y dentro de la perspectiva del d e r e c h o ,
la idea de "bien j u r í d i c o " da una n o c i ó n bastante exacta y com-
prensiva, pues nos permite aplicar el c o n c e p t o tanto al d e r e c h o
privado, lo mismo civil que penal, c o m o al d e r e c h o público con la
figura del bien público.
Al analizar el c o n c e p t o de bien j u r í d i c o pensamos, en primer
término, en las cosas, y entendemos claramente que casi todas ellas
pueden ser objeto de una relación j u r í d i c a y constituir, por lo tan-
to, un bien jurídico. Al mismo tiempo pensamos que una presta-
ción, que n o es una cosa material, puede ser igualmente objeto de
una relación y que, en consecuencia, debemos considerarla un bien.
Es por esto que resulta indispensable analizar en el ordenamiento
jurídico los conceptos de "cosas", "bienes" y "prestaciones".

184. El c o n c e p t o vulgar de "cosa" implica cualquiera entidad


perceptible p o r nuestros sentidos. El c o n c e p t o de "bien" implica
el que esta cosa pueda ser objeto de apropiación. E n este sentido,
la alta mar, la atmósfera, son cosas, pero n o son bienes.
Desde otro punto de vista, ciertas abstracciones intelectuales,
c o m o la honra, o determinadas prestaciones, podrían constituir
bienes jurídicos, pero no serían cosas por falla de materialidad.
174 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

Sin e m b a r g o , el c o n c e p t o de "cosa" en el d e r e c h o se ha ido


e x t e n d i e n d o y continúa ampliándose para rebasar con m u c h o el
c o n c e p t o de cosa material, para terminar abarcando todo aquello
que puede ser objeto de una relación j u r í d i c a . E n este sentido el
Código austríaco dice en su art. 2 8 5 que "todo aquello que n o es
persona y sirve para el uso del h o m b r e , en sentido j u r í d i c o , se
llama cosa".
E n c o n s e c u e n c i a , cosa se c o n t r a p o n e a persona; el primero de
sus caracteres, c o m o n o c i ó n jurídica, es precisamente éste, ser
extraña al sujeto.
En segundo lugar, d e b e tener relevancia j u r í d i c a , es decir,
consistir en un interés que merezca la p r o t e c c i ó n del ordena-
miento jurídico.
En seguida debe ser susceptible de apropiación o sujeción.
Sólo importa la posibilidad, n o la apropiación o sujeción actuales.
Relacionado con lo anterior está el que p r o p o r c i o n e o pueda
p r o p o r c i o n a r una utilidad, material o moral, actual o futura.
D e b e además ser individualizable en el m u n d o e x t e r n o , ya sea
materialmente, ya p o r categoría, cantidad, calidad, situación o
función. Esta individualización n o implica que se trate de u n a
cosa actual, porque las cosas que n o existen, pero se espera que
existan, también p u e d e n ser objeto de u n a relación j u r í d i c a .
A este efecto nuestro Código Civil permite, en el art. 1 8 1 3 , la
venta de las cosas que n o existen, p e r o se espera que existan, y en
el art. 1 1 1 3 dispone que: "El legado de una cosa futura vale, con
tal que llegue a existir".
Las características que h e m o s señalado se desprenden del con-
j u n t o de nuestro o r d e n a m i e n t o jurídico y, en especial, de los ar-
tículo 1 4 6 0 y 1461 del Código Civil.
El art. 1 4 6 0 dice: "Toda declaración de voluntad debe t e n e r
por objeto una o más cosas que se trata de dar, h a c e r o n o hacer.
El m e r o uso de la cosa o su t e n e n c i a puede ser objeto de la
declaración".
P o r su parte, el art. 1461 dispone en sus dos primeros incisos:
"No sólo las cosas que existen p u e d e n ser objetos de u n a declara-
ción de voluntad, sino las que se espera que existan; pero es
menester que las unas y las otras sean comerciables, y que estén
determinadas, a lo menos, en cuanto a su g é n e r o .
La cantidad puede ser incierta con tal que el acto o contrato
fije reglas o c o n t e n g a datos que sirvan para determinarla".
El que el c o n c e p t o de cosa rebase en d e r e c h o el significado
corriente o material de la palabra es evidente. El artículo 1460, ya
citado, al hablar de "una o más cosas que se trata de ciar, h a c e r o
n o hacer" es definitivo al respecto; la acción o la omisión pueden
LOS O B J E T O S DEL, DERECHO

ser cosas en el d e r e c h o . Si se trata de una obligación de dar, es


evidente que ella se refiere a una cosa material, p e r o al hablar
también de las obligaciones de hacer o de n o hacer, señala que la
cosa objeto de la declaración de voluntad puede ser u n a presta-
ción. Por lo tanto, las prestaciones son también, en nuestro dere-
cho, cosas.
Esto se o p o n e al c o n c e p t o teórico, que estima que el objeto
del d e r e c h o p u e d e consistir, o bien en u n a cosa corporal o incor-
poral, o bien en un c o m p o r t a m i e n t o h u m a n o .
Ahora la distinción entre "cosas" y "bienes", precisada antes
intelectualmente, se pierde en la normativa jurídica. Para nuestro
Código Civil, c o m o para m u c h o s Códigos extranjeros, bienes y
cosas son u n a misma entidad jurídica.
El art. 5 6 5 de nuestro Código Civil dice en su inciso l : "Los 2

bienes consisten en cosas corporales e incorporales". Más adelan-


te habla indistintamente de cosas (por ejemplo: arts. 5 6 6 , 5 7 6 ,
582, 5 8 3 , 6 0 6 , 8 8 9 , 1113, 1 8 1 0 , 2 5 1 0 , entre muchos otros), y de
bienes (por ejemplo: arts. 5 8 9 , 5 9 0 , 8 5 , 5 8 0 , 1 8 1 1 , 2 0 5 6 , por seña-
lar algunos). Esto resulta aún más evidente si consideramos, por
ejemplo, que los arts. 5 6 6 y 5 6 7 definen los "muebles" c o m o las
cosas que pueden transportarse de un lugar a otro, y, un p o c o
más adelante, el art. 5 7 4 se refiere a los bienes muebles para vol-
ver a referirse en el artículo siguiente a las cosas muebles.
La distinción puede tener utilidad si consideramos la cosa una
entidad objetiva y el bien como el derecho subjetivo que se ejerce
sobre la cosa. Sobre una misma cosa pueden ejercerse simultánea-
mente una pluralidad de derechos: dominio y usufructo, por ejemplo,
sobre un mismo fundo. Tendríamos en este caso un mismo objeto, el
fundo, pero dos bienes, la utilidad de los respectivos derechos.

COSAS CORPORALES

185. Las cosas se dividen en corporales e incorporales.


El art. 5 6 5 del Código Civil establece: "Los bienes consisten en
cosas corporales o incorporales.
Corporales son las que tienen un ser real y pueden ser percibi-
das por los sentidos, c o m o una casa, un libro.
Incorporales las que consisten en meros derechos, c o m o los
créditos, y las servidumbres activas".
Las cosas corporales son, por lo tanto, entidades corpóreas
que tienen realidad física en el m u n d o material. Las cosas incor-
porales son abstracciones; no pertenecen al m u n d o físico, sino
que constituyen conceptos intelectuales.
176 DERECHO CIVIL. PAREE GENERAL

- Clasificación

186. Las cosas corporales se clasifican a su vez en muebles e


inmuebles.
De acuerdo con lo que disponen los artículos 5 6 8 , 5 6 9 y 5 7 0
del Código Civil, inmuebles son las cosas que no p u e d e n transpor-
tarse de un lugar a otro, c o m o las tierras y las minas. T a m b i é n las
que adhieren p e r m a n e n t e m e n t e a ellas, corno los edificios y los
árboles. Finalmente son inmuebles las cosas que están destinadas
p e r m a n e n t e m e n t e por su d u e ñ o al uso, cultivo o beneficio de un
inmueble.
Para nuestra ley los términos i n m u e b l e , finca o bien raíz son
sinónimos.
En conformidad a los artículos 5 6 7 y 571 del Código Civil,
muebles son las cosas que pueden transportarse de un lugar a
otro, ya sea moviéndose por sí mismas (semovientes) o por una
fuerza e x t e r n a (inanimadas). Se consideran también muebles los
productos de los inmuebles y las cosas accesorias a ellos, para el
efecto de constituir un d e r e c h o sobre dichos productos o cosas a
favor de un tercero.

187. La distinción entre bienes muebles e inmuebles tienen


gran importancia en nuestro d e r e c h o . A través de una tradición
medieval recogida por el Código francés, los bienes inmobiliarios
son la base de la fortuna; éste es el criterio que inspira nuestro
Código Civil que, c o m o veremos, aplica al tráfico de bienes raíces
una serie de requisitos, garantías y controles que no son exigidos
para los bienes muebles. Hoy día aparece esta diferenciación c o m o
anacrónica, ya que los bienes muebles tienen u n a importancia
patrimonial igual o mayor que los bienes inmuebles.
Entre las diferencias más importantes podemos señalar:
a) Con relación a los modos de adquirir: la ocupación se apli-
ca sólo a los muebles; las reglas de accesión son distintas; en la
tradición, la entrega de la cosa, si ésta es inmueble, d e b e efectuar-
se por la inscripción en el Conservador de Bienes Raíces; en la
prescripción, los plazos de la prescripción adquisitiva ordinaria
son distintos para muebles e inmuebles.
b) Ciertos derechos reales, limitaciones del dominio, sólo pue-
den ejercerse en inmuebles; así la servidumbre y el d e r e c h o de
habitación.
c) Ciertos derechos reales de garantía sólo p r o c e d e n respecto
a inmuebles, así la hipoteca y el censo; la prenda sólo cabe respec-
to de muebles.
LOS O B J E T O S DEL DERECHO 177

d) Mientras la compraventa de muebles es consensual, la de


inmuebles debe otorgarse por escritura pública; igual solemnidad
se exige para la donación de bienes raíces y para la constitución
de fideicomiso y usufructo sobre inmuebles.
e) L a p r o t e c c i ó n de los incapaces es m u c h o más estricta si se
trata de inmuebles. Al guardador le está prohibido donar los bie-
nes raíces del pupilo: su venta debe hacerla en pública subasta,
previa autorización judicial, la que también se necesita para la
división de inmuebles en que el pupilo tenga interés. Igual autori-
zación es necesaria al padre para enajenar o hipotecar los bienes
raíces del hijo.
f) E n la sociedad conyugal n o entran a ella los bienes raíces
aportados ni los que se adquieran durante el matrimonio a título
gratuito. Para enajenar y realizar otros actos respecto a los bienes
raíces propios de la mujer, el marido necesita su consentimiento y
autorización judicial; si los bienes raíces son sociales necesita con-
sentimiento de la mujer.
g) La posesión de los bienes inmuebles se adquiere, conserva
y prueba n o r m a l m e n t e por la inscripción en el Conservador de
Bienes Raíces y está protegida por acciones posesorias que no se
aplican a los muebles.
h) En materia procesal la c o m p e t e n c i a varía según sean mue-
bles o inmuebles las cosas objeto del litigio. La prohibición de
celebrar actos y contratos y el e m b a r g o de bienes raíces deberán
inscribirse en el registro conservatorio respectivo. E n el j u i c i o eje-
cutivo la realización de los bienes embargados tiene trámites espe-
ciales si se trata de bienes raíces.
i) En materia comercial sólo constituyen actos de c o m e r c i o la
c o m p r a y venta de bienes muebles. La c o m p r a o permuta de
bienes raíces para negociar c o n ellos n o constituye acto de comer-
cio.
1

j ) E n materia penal los delitos de hurto y robo corresponden


a bienes muebles; el de usurpación, a bienes raíces.

Bienes inmuebles

188. Para nuestra ley los términos "inmueble", "finca" o "bien


raíz" son sinónimos. T a m b i é n se usa la d e n o m i n a c i ó n "predios",

RICARDO SANDOVA1, PÉREZ, Manual


1
de derecho comercial. Editorial Jurí-
dica de Chile. 1(181, N"' .M v (i .).
1 1
178 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERA!.

los cuales p u e d e n ser rústicos o urbanos. Para los predios rústicos


se usa también el n o m b r e de "fundos".
Nuestro Código ha distinguido entre bienes inmuebles por
naturaleza, por adherencia y por destinación.
El actual Código Civil italiano a b a n d o n a tanto las definiciones
c o m o la clasificación, y en su artículo 8 1 2 e n u m e r a los bienes
inmuebles taxativamente.
El bien i n m u e b l e p o r naturaleza es el suelo. Nuestro Código
señala las tierras y las minas, pero lo son también las cosas que son
inherentes a él o le están incorporadas; por eso el artículo 5 6 8 del
Código Civil agrega las cosas que adhieren al suelo permanente-
mente, c o m o los edificios, los árboles.
El c o n c e p t o de los inmuebles por adherencia lo señala el ar-
tículo 5 6 9 del Código Civil al decir: "Las plantas son inmuebles,
mientras adhieren al suelo por sus raíces, a m e n o s que estén en
macetas o cajones, que puedan transportarse de un lugar a otro".
T e n e m o s finalmente los inmuebles por destinación. Aquí nos
e n c o n t r a m o s frente a bienes que en realidad son muebles, pero
que, por u n a ficción j u r í d i c a , pasan a considerarse inmuebles. Se
trata de las cosas que están p e r m a n e n t e m e n t e destinadas al uso,
cultivo y beneficio de un inmueble, sin embargo de que puedan
separarse sin detrimento.
El artículo 5 7 0 del Código Civil que las señala da diversos
ejemplos, algunos de los cuales n o son exactos ( c o m o las losas de
un pavimento), pues e n realidad son inmuebles por adherencia.
La disposición exige que estos muebles deben h a b e r sido "pues-
tos, "destinados" o p e r t e n e c e r al d u e ñ o de la finca. No se exige
esto en los dos primeros ejemplos, p e r o ya se h a señalado que
ellos son erróneos, pues se trata de inmuebles por adherencia.
Se ha discutido si esta e n u m e r a c i ó n tiene un carácter taxativo,
pero evidentemente ello no es así.

Bienes muebles

189. Los bienes o cosas muebles según el art. 5 6 7 del Código


Civil son los que "pueden transportarse de un lugar a otro, sea
moviéndose ellas a sí mismas, c o m o los animales (que por eso se
llaman semovientes), sea que sólo se muevan por u n a fuerza exter-
na, c o m o las cosas inanimadas".
Lo anterior define los bienes muebles por naturaleza. Los au-
tores han h e c h o e n u m e r a c i o n e s de los bienes que deben enten-
derse comprendidos en la calificación. Estimamos esto innecesa-
rio, pues los bienes muebles constituyen la regla c o m ú n o gene-
LOS O B J E T O S DEL D E R E C H O 179

ral; los inmuebles son la e x c e p c i ó n . Este es el criterio del Código


italiano que, después de e n u m e r a r los bienes raíces, agrega: "Son
muebles todos los demás bienes".
Pero n o sólo existen los muebles por naturaleza, sino que hay
también los llamados bienes muebles por anticipación.
El inciso 1" del artículo 5 7 1 del Código Civil establece: "Los
productos de los inmuebles, y las cosas accesorias a ellos, c o m o las
yerbas de un c a m p o , la madera y fruto de los árboles, los animales
de un vivar, se reputan muebles, aun antes de su separación, para
el efecto de constituir un d e r e c h o sobre dichos productos o cosas
a otra persona que el dueño".
Dos requisitos son e n t o n c e s necesarios para que estos bienes
tengan el carácter de muebles: que constituyan productos o cosas
accesorias de un inmueble y que se constituya sobre ellos un dere-
cho a favor de un tercero.
Se trata e n t o n c e s de verdaderos inmuebles, ya que están adhe-
ridos o son accesorios o productos de un inmueble. Separados
pasarían en c a m b i o a ser muebles por poderse transportar de un
lugar a otro. La especialidad j u r í d i c a consiste en que se los consi-
dere muebles antes de la separación.
La entrega, que completa la tradición, se verifica respecto de
estos bienes en el m o m e n t o de la separación. Así lo establece el
inciso \ - del artículo 6 8 5 del Código Civil que dispone: "Cuando
con permiso del d u e ñ o de un predio se toman en él piedras,
frutos pendientes u otras cosas que forman parte del predio, la
tradición se verifica en el m o m e n t o de la separación de estos
objetos".
Por lo tanto, n o r m a l m e n t e , la venta y tradición de estos obje-
tos antes de su separación deberían hacerse con las solemnidades
establecidas para los bienes raíces (escritura pública e inscrip-
c i ó n ) , ya que antes de separarse "forman parte del predio". En
cambio, a través de la ficción de considerarlos muebles aun antes
de su separación para constituir un d e r e c h o a favor de otra perso-
na, p u e d e n venderse c o m o bienes muebles y su tradición se hará
en tal carácter.

- Especie y género

190. Cuando las cosas muebles son el objeto de una relación


jurídica es necesario distinguir entre obligaciones de especie o
cuerpo cierto y obligaciones de g é n e r o . Esta es una distinción que
el Código no efectúa al tratar de los bienes, pero sí en muchas
<>lras dispe>sici<mes.
180 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

Es particularmente claro lo que dispone el inciso final del


artículo 9 5 1 al tratar de las asignaciones por causa de muerte a
título singular. Dice al efecto: "El título es singular cuando se
sucede en u n a o más especies o cuerpos ciertos, c o m o tal caballo,
tal casa; o en u n a o más especies indeterminadas de cierto géne-
ro, c o m o un caballo, tres vacas, seiscientos pesos fuertes, cuarenta
fanegas de trigo". El artículo 1 5 4 8 , referente a las obligaciones de
dar, distingue si ellas se refieren a una especie o cuerpo cierto o
no. Por último, el artículo 1 5 0 8 dice que son obligaciones de gé-
n e r o aquellas en que se debe i n d e t e r m i n a d a m e n t e un individuo
de una clase o g é n e r o determinado.
Si el objeto de la relación j u r í d i c a es una especie o cuerpo
cierto éste d e b e estar individualmente determinado. Si el objeto
es genérico, esto es, si se trata de una obligación de g é n e r o , n o es
necesario determinar el o los individuos del género; basta deter-
minar sólo el g é n e r o mismo y la cantidad.
Por eso, y tal c o m o lo dispone el artículo 1 5 0 9 del Código
Civil, en tales obligaciones el a c r e e d o r n o puede pedir determina-
damente ningún individuo y el deudor cumple entregando cual-
quier individuo del g é n e r o de calidad a lo m e n o s mediana.
Es n e c e s a r i o señalar, c o m o se d e s p r e n d e de las e x p l i c a c i o -
nes a n t e r i o r e s , q u e los b i e n e s i n m u e b l e s son s i e m p r e e s p e c i e s
o c u e r p o s c i e r t o s . S i e m p r e d e b e n precisarse i n d i v i d u a l m e n t e .
Si u n a o b l i g a c i ó n se refiere a diferentes i n m u e b l e s , e s t a r e m o s
en p r e s e n c i a de u n a pluralidad de o b j e t o s , p e r o n o de u n a
o b l i g a c i ó n de g é n e r o .

— Cosas consumibles y fungibles

191. Las cosas muebles corporales genéricas admiten también


la distinción entre fungibles y n o fungibles, y consumibles y n o
consumibles.
Tratamos ambas clasificaciones c o n j u n t a m e n t e p o r q u e nues-
tro Código en el artículo 5 7 5 las confunde al decir: "Las cosas
muebles se dividen en fungibles y no fungibles.
A las primeras p e r t e n e c e n aquellas de que n o p u e d e hacerse
el uso conveniente a su naturaleza sin que se destruyan".
En realidad nuestro Código mezcla dos c o n c e p t o s distintos:
fungibilidad y consumibilidad.
En doctrina cosas fungibles son las que tienen igual poder
liberatorio, las que p u e d e n reemplazarse unas a otras mutua o
r e c í p r o c a m e n t e en la ejecución de las obligaciones sin perjuicio
ni r e c l a m o del acreedor.
LOS OBJETOS DEL DERECHO 181

Las especies monetarias, c o m o lo dice el inciso final del ar-


tículo 5 7 5 , son esencialmente fungibles.
En general, son cosas fungibles las que p u e d e n substituirse
unas a otras, porque se determinan sólo por cantidad, peso o
medida.
El c o n c e p t o de consumibles es distinto, aunque por lo general
las cosas fungibles son consumibles.
Los bienes consumibles son los que p e r e c e n por el uso que se
haga de ellos.
Puede distinguirse en consumibilidad física y consumibilidad
j u r í d i c a . L a primera consiste en que la cosa desaparezca por el
uso, c o m o el carbón o la harina; la segunda, en que el propietario
ejecute un acto de disposición que no puede ser repetido respec-
to de la misma cosa.
Las cosas n o consumibles n o se destruyen al primer uso; admi-
ten un goce material o j u r í d i c o prolongado, conservando su indi-
vidualidad.
Hay ciertos contratos que sólo pueden aplicarse a las cosas n o
consumibles, c o m o el c o m o d a t o , ya que el comodatario d e b e res-
tituir la misma especie después de terminado el uso (art. 2 1 7 4 del
C. C ) . Otros, c o m o el mutuo, deben referirse necesariamente a
cosas fungibles. El artículo 2 1 9 6 del Código Civil dice expresa-
m e n t e que el mutuo o préstamo de c o n s u m o "es un contrato en
que una de las partes entrega a la otra cierta cantidad de cosas
'fungibles' c o n cargo de restituir otras tantas del mismo g é n e r o y
calidad".

COSAS INCORPORALES

- Concepto

192. Las cosas incorporales son las que consisten en meros


derechos c o m o lo dispone el inciso final del artículo 5 6 5 del Códi-
go Civil.
A su vez, el artículo 5 7 6 dice: "Las cosas incorporales son dere-
chos reales o personales".
No obstante que el artículo 5 6 5 dispone que los derechos son
cosas incorporales, se h a querido restringir esta d e n o m i n a c i ó n
exclusivamente a los derechos reales y personales por lo dispuesto
en el artículo 5 7 6 , que se supone excluiría otros derechos del
carácter de cosas incorporales. Con este criterio los bienes intan-
gibles a que nos referimos más adelante (ver N" 1 9 9 ) , los dere-
chos pcrsonabsimos, ele., no serían ni derechos ni cosas.
182 DERECHO CIVIL. PARTE GENERA!,

C o m o lo señala B i o n d i , la doctrina tiene la culpa de h a b e r


considerado sólo los d e r e c h o s reales y los d e r e c h o s de crédito,
cuando aun p e r m a n e c i e n d o en el c a m p o privatístico, hay una
serie, muy lejos de ser e x c e p c i o n a l de derechos, respecto a los
cuales n o se p u e d e en absoluto decir que tengan c o m o objeto
cosas o c o m p o r t a m i e n t o s h u m a n o s . P e r o ellos, a u n q u e n o tengan
siempre un carácter patrimonial, son susceptibles de valorización
e c o n ó m i c a y d e b e n encuadrarse d e n t r o del amplio círculo de las
cosas incorporales, pues de otra m a n e r a n o serían susceptibles de
tutela jurídica. 2

P o r eso, d e n t r o del c o n c e p t o de cosas incorporales d e b e n


incluirse n o sólo los d e r e c h o s n o patrimoniales, sino también u n a
serie de entidades que se p u e d e n c o n c e b i r sólo intelectualmente
y a las cuales h e m o s d e n o m i n a d o bienes intangibles.
O t r o criterio significaría dejar a todos estos d e r e c h o s en un
n i m b o j u r í d i c o . No serían ni personas ni cosas y n o podrían tener
tutela j u r í d i c a . Por de p r o n t o n o gozaría su d o m i n i o de la garan-
tía constitucional del d e r e c h o de propiedad sobre toda clase de
bienes corporales e incorporales, que otorga el N 2 4 del art. 19 B

de la Constitución. P o r el mismo motivo la privación, perturba-


ción o amenaza de dichos d e r e c h o s n o sería susceptible del recur-
so de protección que establece el art. 20 del texto constitucional. 3

Se h a sostenido que n o toda la gama de d e r e c h o s son cosas


incorporales susceptibles de propiedad; ú n i c a m e n t e lo son los
d e r e c h o s reales personales. Los que n o c o m p o n e n el patrimonio
p o r c a r e c e r de significación e c o n ó m i c a , los que n o son aprecia-
bles en dinero a u n q u e causen secuelas pecuniarias, n o son cosas
incorporales comprendidas en el d e r e c h o de p r o p i e d a d . 4

En nuestra opinión sostener que los d e r e c h o s intangibles, po-


testativos, personalísimos, etc., n o son cosas, significaría dejarlos
ajenos al d e r e c h o y desprovistos de toda tutela j u r í d i c a .
Por lo tanto, todos estos derechos, a u n q u e escapen a la clasifi-
cación de reales o personales, son cosas incorporales.
A c o g i e n d o este criterio, la Corte de Apelaciones de Santiago,
h a considerado que n o p u e d e desestimarse a priori la posibilidad
de que d e r e c h o s de la índole de aquellos que se dicen vulnerados

2
BIONDO BIONDI, Los bienes. Bosch, 1961, p. 38.
3
Por las razones expuestas se niega prolección en los recursos de Ahumada
Collao, R. D.J., t. 78, s. 5, p. 138. Iribarren Arrieta, C. Suprema 2-7-1981, ambas
con voto disidente del Ministro Sr. E. Correa Labra; y Jara Zubicueta, Corte
Suprema 21-9-1981, con voto disidente del Ministro Sr. Rafael Retamal. R. D. (.,
t. 79, s. 5, p. 242.
4
R. D. J . , t. 80, s. 5, p. 12.
LOS O B J E T O S DEL D E R E C H O 183

en el recurso, no puedan ser considerados c o m o bienes incorpo-


rales, respecto de los cuales la Constitución Política asegura am-
plia libertad de adquisición (artículo 19 N 2 3 ) , y r e c o n o c e c o m o
2

objeto del d e r e c h o de propiedad que, en sus diversas especies y


sobre toda clase de bienes, la misma Carta Fundamental asegura a
todas las personas (artículo 19 N 2 4 ) . 2

Que, en efecto, la extensión de los términos utilizados en las


citadas disposiciones constitucionales, p l e n a m e n t e concordantes
con los preceptos de los artículos 5 6 5 , 5 8 2 , 5 8 3 y 5 8 4 del Código
Civil, no faculta para restringir solamente a los derechos persona-
les o reales del ámbito propio de aquellos susceptibles de integrar
el c o n c e p t o de cosa incorporal que puede ser objeto de dominio
o propiedad, sino que dicho c o n c e p t o d e b e estimarse comprensi-
vo, también, de bienes inmateriales diversos, c o m o sucede con
simples relaciones de h e c h o o situaciones de trascendencia eco-
nómica, entre las que la doctrina civilista incluye, p o r ejemplo, el
crédito de un comerciante, la clientela de un establecimiento mer-
cantil, e t c .
5

D e b e señalarse, eso sí, que las preferencias generales de pago


de que gozan determinados derechos n o constituyen por sí mis-
mas derechos subjetivos, sino que importan un accesorio, una
calidad o m o d o de ser de ciertos créditos. 6

D e n t r o de las cosas incorporales, y c o n la salvedad que h e m o s


h e c h o en los párrafos precedentes, estudiaremos en primer térmi-
no y separadamente los derechos reales y personales.

Derechos reales

193. D e r e c h o real, dice el art. 5 7 7 del Código Civil, "es el que


tenemos sobre una cosa sin respecto a determinada persona". Es
decir, en el d e r e c h o real hay u n a relación directa entre el titular y
la cosa; no necesita para realizar su interés de un c o m p o r t a m i e n t o
ajeno. El interés del titular está destinado a realizarse inmediata-
m e n t e , sin intermediarios, y por su propia actividad; la exclusión
de los demás es una consecuencia. El d e b e r ajeno sólo tendrá
relevancia cuando algún tercero llegue a estar en contacto con el
d e r e c h o real y pretenda d e s c o n o c e r l o o turbarlo. Es un p r o b l e m a
de precedencia; en el d e r e c h o real lo primero es el lado activo, el
poder del titular; en cambio, en las relaciones personales, lo pri-
184 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

m e r o es el lado pasivo, el vínculo del deudor, y a continuación


viene el p o d e r del que tiene el d e r e c h o .
De esto resulta que el d e r e c h o real n o tiene n u n c a por funda-
m e n t o un c o m p o r t a m i e n t o ajeno; la limitación de la conducta de
terceros es sólo una c o n s e c u e n c i a del d e r e c h o del titular.
El derecho real es la pertenencia de algo, en cuanto está defen-
dida contra eventuales injerencias o perturbaciones de terceros.
Consistiendo el d e r e c h o real en la p e r t e n e n c i a de algo, los
grados de esta p e r t e n e n c i a pueden ser establecidos y delimitados.
De ello resulta que los derechos reales, a diferencia de los dere-
chos personales, pueden ser establecidos y enumerados en una
cantidad relativamente escasa.
Los artículos 5 7 7 inciso final y 5 7 9 del Código Civil nos enu-
meran los derechos reales. S o n ellos: el de dominio, el de heren-
cia, los de usufructo, uso o habitación, los de servidumbres acti-
vas, el de prenda, el de hipoteca y el de censo, en cuanto se
persiga la finca acensuada.
Fuera del Código Civil, la Ley O r g á n i c a Constitucional sobre
Concesiones Mineras establece en su art. 2 : "Las concesiones mi-
2

neras son derechos reales e inmuebles; distintos e independientes


del dominio del predio superficial, a u n q u e tengan el mismo due-
ño". P o r su parte, el Código de Aguas dispone en su art. 6 : "El 2

d e r e c h o de aprovechamiento es un d e r e c h o real que recae sobre


las aguas y consiste en el uso y goce de ellas, con los requisitos y
en conformidad a las reglas que prescribe este código".
El d o m i n i o es el más amplio de los derechos reales. L o define
el art. 5 8 2 del Código Civil diciendo: "El dominio (que se llama
también propiedad) es el d e r e c h o real en una cosa corporal, para
gozar y disponer de ella arbitrariamente; no siendo contra ley o
contra d e r e c h o ajeno". Aunque este artículo habla de cosas cor-
porales el art. 5 8 3 establece que "sobre las cosas incorporales hay
también u n a especie de propiedad". Este c o n c e p t o está perfecta-
m e n t e claro en la Constitución Política del Estado, que en el
N 2 4 de su artículo 19 dispone que la Constitución asegura a
2

todas las personas "El d e r e c h o de propiedad en sus diversas espe-


cies sobre toda clase de bienes corporales e incorporales". P o r lo
tanto, no d e b e m o s olvidar que, por ejemplo, un a c r e e d o r es titu-
lar del d e r e c h o de crédito, pero, al mismo tiempo, propietario de
dicho d e r e c h o ; un usufructuario es titular del d e r e c h o de usufruc-
to y d u e ñ o de dicho d e r e c h o .
El propietario, c o m o c o n s e c u e n c i a del d e r e c h o de dominio,
tiene las facultades de usar de la cosa, esto es, servirse de ella; la
de gozarla, o sea, recibir y apropiarse de sus frutos; y la de dispo-
ner, que significa el p o d e r enajenarla.
LOS O B J E T O S DEL D E R E C H O 185

El usufructo, definido por el Código Civil en el artículo 7 6 4 ,


sólo da al usufructuario el d e r e c h o de usar y gozar de la cosa por
un tiempo determinado o por toda su vida. P o r lo tanto, el usu-
fructuario no es dueño de la cosa, n o puede disponer de ella. El
propietario ha perdido las facultades de uso y goce y, por eso, se
llama n u d o propietario. T e r m i n a d o el usufructo recupera la tota-
lidad de su dominio. Mientras dura éste hay dos derechos simultá-
neos sobre la misma cosa: el del usufructuario y el del n u d o pro-
pietario.
Los derechos de uso y habitación son aun más limitados. Los
define el artículo 811 del C. Civil diciendo: "El derecho de uso es un
d e r e c h o real que consiste, generalmente, en la facultad de usar
de una parte limitada de las utilidades y productos de u n a cosa.
Si se refiere a u n a casa, y a la utilidad de m o r a r en ella, se
llama derecho de habitación ".
Las servidumbres son gravámenes impuestos a un predio en
favor de otro predio de distinto dueño (tránsito, acueducto, e t c . ) .
Son una limitación del dominio del d u e ñ o del predio sirviente,
c o m o se d e n o m i n a al que sufre el gravamen.
La prenda, la hipoteca y el censo son derechos reales de ga-
rantía. U n a cosa mueble en la p r e n d a y una i n m u e b l e en la hipo-
teca y el censo, aseguran el cumplimiento de un crédito.
El d e r e c h o real de h e r e n c i a tiene por objeto una universali-
dad j u r í d i c a . A través de la sucesión por causa de muerte los
herederos pasan a ser los sujetos de todos los derechos y obliga-
ciones transmisibles del causante. C o m o dice el art. 1097 del C.
Civil, los herederos "representan la persona del testador para su-
cederle en todos sus derechos y obligaciones transmisibles".
Pero los derechos reales se diferencian de los personales no
sólo en los puntos que h e m o s señalado. Es necesario destacar
también la distinta forma de constituirse.
Los derechos reales se adquieren a través de lo que precisa-
m e n t e se d e n o m i n a los modos de adquirir. P o r su propia natura-
leza estos modos de adquirir n o se aplican todos a los mismos
derechos reales y con respecto a la misma clase de bienes.
El primero es la "ocupación", por el cual, según el art. 6 0 6 del
Código Civil, "se adquiere el dominio de las cosas que no pertene-
cen a nadie, y cuya adquisición no es prohibida por las leyes
chilenas, o por el D e r e c h o Internacional".
Este m o d o de adquirir sólo permite constituir el d e r e c h o de
dominio. Este se adquiere por la aprehensión material de la cosa.
Sólo puede aplicarse a bienes muebles ya que, en nuestro dere-
cho, no existen bienes inmuebles que no pertenezcan a nadie. Al
electo el art. 5 9 0 del C. Civil dice que "Son bienes del Estado
186 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

todas las tierras que, estando situadas d e n t r o de los límites territo-


riales, carecen de otro dueño".
L a caza y la pesca son las especies más corrientes de ocupa-
ción.
El segundo de los modos de adquirir es la accesión. C o m o lo
dice el art. 6 4 3 del C. Civil, "es un m o d o de adquirir p o r el cual el
d u e ñ o de una cosa pasa a serlo de lo que ella produce, o de lo
que se j u n t a a ella".
Este m o d o de adquirir se aplica sólo al d e r e c h o real de domi-
nio, pero tanto de bienes muebles c o m o inmuebles. T i e n e impor-
tancia práctica, porque a través de él el d u e ñ o se h a c e propietario
de los frutos naturales que produzcan sus cosas c o m o igualmente
de sus frutos civiles, rentas o intereses.
L a tradición es el m o d o más importante de adquirir el domi-
nio de las cosas y consiste (art. 6 7 0 del C. C.) "en la e n t r e g a que el
d u e ñ o h a c e de ellas a otro, h a b i e n d o p o r u n a parte la facultad e
intención de transferir el dominio, y p o r otra la capacidad e in-
tención de adquirirlo.
L o que se dice del d o m i n i o se extiende a todos los otros
derechos reales".
T i e n e u n a importancia fundamental, porque en nuestro dere-
c h o los contratos traslativos de dominio n o transfieren la propie-
dad, sólo dan al a c r e e d o r el d e r e c h o personal de exigir la entrega
de la cosa, su tradición, y es esta la que los hace dueños. Así, en
un contrato de compraventa, el c o m p r a d o r p o r el solo contrato
n o adquiere el dominio; tiene ú n i c a m e n t e un d e r e c h o personal
para que el vendedor le haga la tradición de la cosa vendida y,
mientras ella n o se efectúe, n o será d u e ñ o .
La tradición se aplica a todos los derechos reales, n o sólo al
dominio. P u e d e n adquirirse a través de ella toda clase de bienes
ya sea muebles o inmuebles e incluso d e r e c h o s personales (cesión
de créditos). Puede aplicarse también a u n a universalidad j u r í d i c a
ya que existe la cesión del d e r e c h o de h e r e n c i a .
L a p r e s c r i p c i ó n es un m o d o de adquirir las cosas ajenas
(art. 2 4 9 2 ) p o r haberse poseído dichas cosas "durante cierto lapso
de tiempo, y c o n c u r r i e n d o los demás requisitos legales".
Para que alguien pueda adquirir p o r prescripción u n a cosa
ajena es necesario que la posea. El c o n c e p t o de posesión es la
tenencia de la cosa con á n i m o de señor y d u e ñ o . El que tiene una
cosa, r e c o n o c i e n d o d o m i n i o ajeno (arrendatario), es un m e r o
tenedor, n o un poseedor, y n o puede adquirir n u n c a la cosa p o r
prescripción.
P o r el m o d o de adquirir prescripción adquisitiva pueden ad-
quirirse todos los derechos reales, incluso el d e r e c h o real de he-
LOS O B J E T O S DEL D E R E C H O 187

rencia. Se exceptúan sólo ciertas servidumbres especiales denomi-


nadas discontinuas e inaparentes. Los derechos personales no se
adquieren p o r prescripción.
El último m o d o de adquirir es la sucesión por causa de muer-
te. Ella está reglamentada en todo el L i b r o III del Código Civil.
El art. 9 5 1 del Código establece que se puede suceder a una
persona a título universal o singular. Es a título singular cuando se
la sucede en una o más especies o cuerpos ciertos o en u n a o más
especies indeterminadas de cierto g é n e r o . A título universal, cuan-
do se la sucede en todos sus bienes, derechos y obligaciones trans-
misibles, o en u n a cuota de ellos, c o m o la mitad, tercio o quinto.
La sucesión por causa de muerte es un m o d o de adquirir que,
por lo tanto, se aplica a toda clase de bienes, corporales o incor-
porales, muebles o inmuebles.
Más adelante veremos c ó m o se constituyen los derechos per-
sonales.
H e m o s señalado las diferencias fundamentales entre el dere-
cho real y el d e r e c h o personal. No son las únicas; podríamos
señalar las acciones que los protegen, la n o r m a de operar la pres-
cripción, etc.

Derechos personales

194. El art. 5 7 6 del C. Civil dice que las cosas incorporales son
derechos reales o personales. El art. 5 7 8 define estos últimos di-
ciendo: "Derechos personales o créditos son los que sólo p u e d e n
reclamarse de ciertas personas, que, por un h e c h o suyo o la sola
disposición de la ley, han contraído las obligaciones correlativas".
El d e r e c h o personal tiene, pues, p o r objeto la prestación que
d e b e efectuar un m i e m b r o social en interés de otro m i e m b r o de
la sociedad. Esta prestación está garantizada con los bienes del
d e u d o r (art. 2 4 6 5 del Código Civil), y, en caso de incumplimien-
to, con las sanciones correspondientes.
Existe u n a total correlación entre el d e r e c h o del a c r e e d o r y la
obligación del deudor. D i c h o d e r e c h o n o puede hacerse efectivo
sino a través de la prestación del deudor, ya sea que ésta se realice
en forma directa o subrogada.
En los d e r e c h o s personales se resuelve un p r o b l e m a de co-
o p e r a c i ó n ( c u m p l i m i e n t o de o b l i g a c i o n e s c o n v e n c i o n a l e s o le-
gales), o de r e p a r a c i ó n (obligaciones de responsabilidad extra-
contractual) .
Es tan importante el que el d e r e c h o personal implique nece-
sariamente la prestación por parte de un tercero, que el lenguaje
188 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

j u r í d i c o enfatiza el aspecto pasivo de la relación j u r í d i c a . No ha-


blamos de derechos personales, sino de obligaciones; n o indica-
mos la fuente de los derechos, sino que nos referimos a la fuente
de las obligaciones; no e n u m e r a m o s los modos de cumplirse los
derechos personales, sino que indicamos los modos de extinguir-
se las obligaciones.

195. A diferencia de los derechos reales, cuyo n ú m e r o es limi-


tado, los derechos personales son innumerables, porque las presta-
ciones a que el sujeto pasivo puede estar obligado no son suscepti-
bles de determinación dentro de la infinita diversidad posible. A lo
más que puede llegarse es a clasificaciones genéricas muy amplias.
Desde otro punto de vista existe u n a diferencia fundamental
entre los derechos reales personales. Mientas los primeros se cons-
tituyen a través de los modos de adquirir, los segundos tienen su
origen en las fuentes de las obligaciones.
El artículo 1 4 3 7 del Código Civil dispone: "Las obligaciones
nacen, ya del concurso real de las voluntades de dos o más perso-
nas, c o m o en los contratos o convenciones; ya de un h e c h o volun-
tario de la persona que se obliga, c o m o en la aceptación de una
h e r e n c i a o legado y en todos los cuasicontratos; ya a c o n s e c u e n c i a
de un h e c h o que h a inferido injuria o daño a otra persona, c o m o
en los delitos y cuasidelitos; ya por disposición de la ley, c o m o
entre los padres y los hijos de familia".
Por su parte, el artículo 2 2 8 4 del mismo Código expresa: "Las
obligaciones que se contraen sin convención, n a c e n o de la ley, o
del h e c h o voluntario de u n a de las partes. Las que n a c e n de la ley
se expresan en ella.
Si el h e c h o de q u e n a c e n es l í c i t o , constituye un cuasicon-
trato.
Si el h e c h o es ilícito, y cometido c o n intención de dañar,
constituye un delito.
Si el h e c h o es culpable, pero cometido sin intención de da-
ñar, constituye un cuasidelito ".
De las disposiciones citadas resulta que las fuentes de las obli-
gaciones son: el contrato, el cuasicontrato, el delito, el cuasidelito
y la ley.
El contrato lo define el artículo 1 4 3 8 del Código diciendo:
"Contrato o convención es un acto por el cual una parte se obliga
para c o n otra a dar, h a c e r o no h a c e r alguna cosa. Cada parte
puede ser u n a o muchas personas".
La definición del Código hace sinónimos los términos contra-
to y convención, que en teoría j u r í d i c a tienen un alcance distinto.
Convención es cualquier acto j u r í d i c o bilateral; c o n l r a l o es un
LOS O B J E T O S DEL D E R E C H O 189

acto j u r í d i c o bilateral específico, el que da n a c i m i e n t o a obliga-


ciones.
Para analizar estos c o n c e p t o s es necesario estudiar los h e c h o s
y los actos h u m a n o s frente al d e r e c h o , lo que haremos más ade-
lante.

Derechos muebles e inmuebles

196. Las cosas incorporales admiten también la clasificación


en muebles e inmuebles.
El artículo 5 8 0 del Código Civil dice que "los derechos y accio-
nes se reputan bienes muebles o inmuebles, según lo sea la cosa
en que han de ejercerse o que se debe".
De este m o d o el dominio de un bien raíz es inmueble; el de
un bien mueble, mueble. El usufructo constituido sobre u n a cosa
i n m u e b l e (art. 7 6 7 C. C.) tiene tal carácter, pero es m u e b l e el
usufructo constituido sobre una cosa de esa calidad (art. 7 8 7 Có-
digo Civil).
Por la naturaleza de las cosas sobre que p u e d e n recaer, algu-
nos derechos reales serán necesariamente inmuebles, c o m o la ser-
vidumbre o la hipoteca; otros serán necesariamente muebles, c o m o
la prenda.
Respecto a las obligaciones de dar se origina el p r o b l e m a que
analizaremos más adelante al estudiar el c o n t e n i d o de tal obliga-
ción. No hay dudas, si nos a t e n e m o s al c o n c e p t o doctrinario de la
obligación de dar, o sea, transferir el d o m i n i o o constituir un
derecho real sobre la cosa que deba darse. La obligación de entregar,
en cambio, es un c o n c e p t o más amplio. Puede consistir en una
obligación de dar propiamente tal, p e r o puede consistir en un
simple acto material en que el que recibe la cosa sólo tiene el
carácter de m e r o t e n e d o r (el arrendatario, p. e j . ) . żQueda tal obli-
gación contenida dentro de lo dispuesto en el artículo 580? Se h a
entendido que sí, y que la obligación de entregar en su sentido
amplio queda c o m p r e n d i d a dentro de la expresión "que se debe"
de dicha disposición. P o r lo tanto, serán muebles o inmuebles
según la cosa que deba entregarse.
Respecto a las obligaciones de h a c e r el artículo 581 del Códi-
go Civil dispone: "Los h e c h o s que se d e b e n se reputan muebles".
Por lo tanto, toda obligación de h a c e r es necesariamente mueble.
Igual criterio d e b e m o s aplicar a las obligaciones de n o hacer,
porque en ellas el h e c h o debido consiste en u n a abstención.
Esta clasificación de las cosas incorporales tiene importancia
desde diversos puntos de vista. En primer término en cuanto al
190 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

c o n t e n i d o de la relación j u r í d i c a , c o m o más adelante lo analizare-


mos. En cuanto a la e j e c u c i ó n forzada de la obligación, que pro-
cederá siempre en las obligaciones de dar, e x c e p t o c u a n d o la
pérdida de la cosa debida n o ha extinguido la obligación; en las
obligaciones de h a c e r d e p e n d e r á de la e l e c c i ó n del acreedor, en
conformidad al art. 1 5 5 3 del Código Civil; p o r último, en las obli-
gaciones de n o h a c e r c u a n d o pueda deshacerse lo h e c h o . T a m -
bién, y c o m o más adelante se estudiará, tendrá importancia con
relación a la constitución en m o r a del deudor.

UNIVERSALIDADES

197. D e b e m o s distinguir también entre cosas individuales y


c o n j u n t o de cosas individuales o universalidades.
La universalidad es un c o n g l o m e r a d o respecto del cual se pue-
de actuar "jurídicamente" en conjunto, c o m o un todo unitario,
sin detenerse en la especificación de cada u n o de sus c o m p o n e n -
tes. En teoría se distingue entre universalidades de h e c h o y uni-
versalidades jurídicas.
Este c o n c e p t o d e b e analizarse después de la división de las
cosas en corporales e incorporales, p o r q u e n o es exclusivo de
n i n g u n a de ellas. Mientras las universalidades de h e c h o sólo pue-
den referirse a cosas corporales, las universalidades j u r í d i c a s pue-
den c o n t e n e r tanto cosas corporales c o m o incorporales.
Nuestro Código n o regula específicamente a las universalida-
des de h e c h o , pero se refiere a ellas al hablar por e j e m p l o de los
muebles de una casa en los ares. 5 7 4 inc. 2° y 1121 y del legado de
un r e b a ñ o en el art. 1 1 2 3 . El Código Civil italiano, en c a m b i o , en
el art. 8 1 6 habla de la universalidad de muebles y dice que se
considera c o m o tal la pluralidad de cosas que p e r t e n e c e n a una
misma persona y que tienen una destinación unitaria.
Las universalidades j u r í d i c a s se caracterizan p o r t e n e r tanto
e l e m e n t o s corporales c o m o incorporales, muebles o inmuebles,
activos o pasivos.
Mientras a las universalidades de h e c h o su carácter se lo con-
fiere la destinación unitaria que les da un individuo, a las univer-
salidades j u r í d i c a s tal carácter les es impuesto p o r la ley.
La importancia de la universalidad es su carácter unitario, que
permite la posibilidad de un acto único de disposición; p o r otra
parte, está la p e r m a n e n c i a de la universalidad, n o obstante el
variar de los e l e m e n t o s que la c o m p o n e n .
Nuestro Código se refiere a las universalidades jurídicas, sin
definirlas, en los arts. 1 3 1 7 , que habla de los coasignatarios de
LOS O B J E T O S D E I , DERECHO 191

una cosa universal o singular, y 2 3 0 4 , que dispone: "La comunidad


de una cosa universal o singular, entre dos o más personas, sin
que ninguna de ellas haya contratado sociedad o celebrado otra
convención relativa a la misma cosa, es una especie de cuasicon-
trato".
Más adelante señala un caso, específicamente, al decir en el
art. 2 3 0 6 "si la cosa es universal, c o m o una herencia".
T i e n e importancia el señalar esta característica, p o r q u e el de-
r e c h o real de herencia, que corresponde a esta universalidad,
tiene normas especiales de prescripción y, de acuerdo a lo resuel-
to por nuestra jurisprudencia, su tradición se h a c e sin considerar
la calidad o categoría de los bienes individuales que la integran.
La más importante de las universalidades jurídicas es el patri-
monio.

— Establecimientos de comercio

198. Existen ciertas universalidades que, por no estar clara-


mente configuradas en nuestra legislación, m e r e c e n un análisis
especial. Tales son las empresas y los establecimientos de comer-
cio.7

Estas entidades no están tratadas en el Código Civil, p e r o sí se


refiere a ellas el Código de C o m e r c i o . El artículo 3 del Código de Q

Comercio, al determinar cuáles son los actos de c o m e r c i o , dice en


su n ú m e r o 2 : "la c o m p r a de un establecimiento de c o m e r c i o " . El
e

c o n c e p t o lo aclara más adelante al tratar del seguro y establecer,


en su artículo 5 2 4 : "Los establecimientos de c o m e r c i o , c o m o al-
macenes, bazares, tiendas, fábricas y otros, y los cargamentos te-
rrestres o marítimos pueden ser asegurados con o sin designación
específica de las mercaderías y otros objetos que contengan". Esta
disposición fija dos aspectos fundamentales: en primer término,
que el establecimiento de c o m e r c i o constituye una universalidad,
ya que su seguro se h a c e sin especificación de los objetos que
contiene; en segundo lugar, que la expresión "establecimiento de
c o m e r c i o " c o m p r e n d e también lo que se designa con el término
"empresa", ya que en la e n u m e r a c i ó n señala las fábricas, que no
son propiamente establecimientos de c o m e r c i o sino establecimien-
tos industriales, esto es, "empresas". Hay que señalar aquí cierta 8

inconsistencia del Código, ya que en el artículo 3° ha tratado se-

7
R. 1 ) . | . , i. r.(ˇ, s. |». 7; i. 5!), s. I , p. J ; I. 78, s. 5, p. I(i8.
s
R. I).')., I. 7f., s. I , p. !«.)(>.
192 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

paradamente, en el N 2 , el establecimiento de c o m e r c i o , y en los


2 2

números 5 , 6 , 7 , 8 , 9 y 1 3 a diversas empresas de actividades


a 2 a a a a

específicas.
Otra disposición legal vigente que se refiere a los estableci-
mientos de c o m e r c i o la e n c o n t r a m o s en el D e c r e t o ley N 1.606 a

que c o n t i e n e la ley sobre Impuesto a las Ventas y Servicios.


Esta ley grava ciertas ventas y en el artículo 2 N I define la a a a

expresión venta para los efectos de la ley, y dice que es "toda


convención independiente de la designación que le den las par-
tes, que sirva para transferir a título o n e r o s o el dominio de bienes
corporales muebles...". Más adelante el artículo 8 en su letra f ) , a

entre distintas figuras jurídicas gravadas ya sea c o m o ventas o


c o m o servicios, señala: "La venta de establecimientos de c o m e r c i o
y, en general, la de cualquier otra universalidad que c o m p r e n d a
bienes corporales muebles de su giro. Este tributo no se aplicará a
la cesión del d e r e c h o de herencia". Más adelante el artículo 16
letra d) habla de la venta de universalidades a que se refiere esta
disposición.
Estos p r e c e p t o s d e j a n c l a r a m e n t e c o n f i g u r a d o al e s t a b l e c i -
m i e n t o de c o m e r c i o c o m o u n a universalidad j u r í d i c a . E n efec-
to, lo d e n o m i n a n e x p r e s a m e n t e u n a universalidad, lo gravan
si c o n t i e n e e n su h a b e r b i e n e s c o r p o r a l e s m u e b l e s , lo q u e
i n d i c a q u e p u e d e t e n e r o t r o s b i e n e s c o r p o r a l e s o b i e n e s in-
c o r p o r a l e s . A m a y o r a b u n d a m i e n t o al e x c e p t u a r de la disposi-
c i ó n al d e r e c h o de h e r e n c i a , q u e constituye p r e c i s a m e n t e u n a
universalidad j u r í d i c a , i n d i c a n q u e t i e n e n igual c a r á c t e r los
e s t a b l e c i m i e n t o s de c o m e r c i o .
L o anterior resulta más claro si pensamos que la inclusión
expresa del establecimiento de c o m e r c i o en la ley se debió a que,
c o m o la antigua ley de impuesto a las ventas N 12.120 n o gravaba a

sino la venta de bienes específicos, la E x c m a . Corte S u p r e m a re-


solvió: "Que lo dicho en el considerando p r e c e d e n t e está demos-
trando que n o es posible confundir una universalidad o un todo
j u r í d i c o , en que n o se p u e d e precisar o separar los bienes corpo-
rales de los incorporales, ni su proporción dentro de ese todo,
con las cosas específicas v determinadas cuya venta ha gravado el
artículo I de la Ley N 1 2 . 1 2 0 " .
a a 9

C o n c o r d a n t e con este criterio la Dirección de Impuestos In-


ternos dictaminó que la venta de un establecimiento comercial
era una operación distinta y separada de cada u n o de los bienes
que la constituyen. E n consecuencia, la venta de un estableci-

9
R. D.J., t. 59, s. 1, p. 118.
LOS O B J E T O S DEL D E R E C H O 193

m i e n t o de c o m e r c i o no estaba gravada en la Ley de T i m b r e s ,


Estampillas y Papel Sellado N 12.120. a

P o r lo demás, ya la ley estableció claramente el c o n c e p t o de


"empresa" al definirla en el N 4 del artículo 2 de las disposicio-
a a

nes sobre impuesto al patrimonio que c o n t e n í a la Ley N 17.073, a

derogada por el artículo 4 del D e c r e t o Ley N 2 9 8 de 1 9 7 4 . Dicha


a a

disposición decía que se e n t e n d e r á "Por empresa, todo n e g o c i o ,


establecimiento u organización de propiedad de una o varias per-
sonas naturales o jurídicas, cualquiera sea el giro que desarrolle,
ya sea éste comercial, industrial, agrícola, m i n e r o , de explotación
de riqueza del m a r u otra actividad".
La misma ley señalaba claramente el carácter de universalidad
j u r í d i c a de la empresa, indicando en su artículo 16 que se consi-
derarían en el patrimonio por el m o n t o del capital, entendiéndo-
se por tal la diferencia entre el activo y el pasivo exigible. Es decir,
había que conjugar en c o n j u n t o los valores positivos y negativos
para determinar, dentro del patrimonio del empresario, el valor
de la empresa.
No p o d e m o s considerar a las empresas o a los establecimien-
tos de c o m e r c i o entre las personas jurídicas. Basta señalar al efec-
to la disposición precisa del artículo 5 4 6 del Código Civil: "No son
personas jurídicas las fundaciones o corporaciones que n o se ha-
yan establecido en virtud de u n a ley, o que n o hayan sido aproba-
das por el Presidente de la República". P o r su parte el artículo 3 5 0
del Código de C o m e r c i o dice que la sociedad colectiva se forma y
prueba por escritura pública inscrita; igual requisito es aplicable,
entre otros, a las sociedades anónimas (art. 3 de la Ley N 1 8 . 0 4 6 ) .
a 2

Si n o constituyen personas jurídicas, d e b e m o s concluir, dadas


sus especiales características, que se trata de universalidades j u r í -
dicas que, c o m o tales, c o m p r e n d e n derechos corporales e incor-
porales y en las que hay, o puede haber, bienes corporales, dere-
chos y o b l i g a c i o n e s .
10

E n su h a b e r p u e d e n considerarse también determinados valo-


res intangibles que n o tienen valorización e c o n ó m i c a sino en cuan-
to se transfieran formando parte de u n a empresa, sea ésta una
persona j u r í d i c a o u n a universalidad j u r í d i c a .
Es necesario señalar que, sin el c o n c e p t o de "universalidad",
la enajenación de un establecimiento de c o m e r c i o sin individuali-
zar cada u n o de los bienes que lo c o m p o n e n y el precio respecti-
vo, sería nula por falta de objeto determinado (arts. 1461 y 1811
del C. C.) o en la compraventa por falta de determinación del
194 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

precio (arts. 1801 y 1 8 0 8 del C. C ) . No es nula, precisamente por


constituir una universalidad j u r í d i c a que es en conjunto el objeto
del acto j u r í d i c o y cuyo precio es el de la totalidad.

— Bienes intangibles

199. Los bienes intangibles, llamados también bienes inmate-


riales ( d e r e c h o de llaves, clientela, n o m b r e comercial, e t c . ) , no
son derechos reales ni personales. No son reales, p o r q u e no se
ejercen sobre una cosa, pero tampoco son personales porque no
implican una prestación por parte de un tercero sino que se ejer-
cen respecto de todos (características del d e r e c h o r e a l ) . Pero, en
todo caso, son bienes i n c o r p o r a l e s .
11

La n o c i ó n de bienes intangibles h a sido r e c o n o c i d a por la


legislación. Así, el artículo 8 del D e c r e t o Ley N 164 de 1 9 7 3 ,
S a

expresa: "Para los efectos de esta ley se entenderá por capital


efectivo de la empresa el total del activo con exclusión de aquellos
valores que no representan inversiones efectivas, tales c o m o valo-
res intangibles, nominales, transitorios y de orden..."
Por otra parte, la Ley de Impuesto a la R e n t a al tratar del
reajuste del capital propio para los efectos de la c o r r e c c i ó n m o n e -
taria, se refiere en el N 6" del artículo 41 al "valor de los derechos
a

de llave" y más adelante al valor de los "derechos de fabricación",


"derechos de marca".
Estos bienes provienen g e n e r a l m e n t e de una actividad huma-
na exitosa; tal es el caso de la clientela, del prestigio de una
marca, de la especial atracción al público que pueda tener un
local determinado. No significa esto que no importen n i n g u n a
inversión e c o n ó m i c a ; p u e d e n existir labores de investigación, de
publicidad, etc., que han significado un gasto para p o d e r obte-
nerlos.
La jurisprudencia ha considerado c o m o elementos incorpora-
les de esta categoría: la clientela, el d e r e c h o de arrendamiento,
las muestras, el n o m b r e comercial, las marcas de fábricas, las pa-
tentes de invención, e t c . 12

El valor pecuniario de estos bienes intangibles se materializa


al producirse u n a enajenación, ya sea del todo o parte, de una
sociedad o empresa a la que p e r t e n e c e n .

1 1
A L E X WEILIJ-FRANCOIS TERRE, Droit civil, Introduction genérale. Da-
lloz, 1979, N ° 285.
Ver supra N 192.
B

R. D. f., t. 78, s. 5, p. 168.


LOS O B J E T O S DEL DERECHO 195

No entra en esta categoría la razón social, ya que el artícu-


lo 3 6 9 del Código de C o m e r c i o , al regular las sociedades colecti-
vas, dispone que: "La razón social n o es un accesorio del estableci-
miento social o fabril que constituye el objeto de las operaciones
sociales y por consiguiente no es transmisible con él".
El d e r e c h o de llaves constituye una figura especial, ya que va a
estar g e n e r a l m e n t e subordinado a la ocupación de un local deter-
minado. Es el traspaso de la ocupación del local lo que puede
determinar la p r o c e d e n c i a de un d e r e c h o de llaves. D i c h o traspa-
so puede provenir del propietario mismo, o de un arrendatario
anterior que cede su calidad de tal, ya sea p o r q u e está autorizado
para hacerlo, o bien porque el propietario acepta el c a m b i o de
arrendatario. Puede también estar incluido su valor en el de ena-
jenación de un establecimiento que ocupa el local.
Podemos señalar muchos otros casos de bienes intangibles,
c o m o por ejemplo, la tecnología intangible. El Decreto Ley N 1748 L>

de 1977 sobre Estatuto del Inversionista admite el aporte y capita-


lización de la tecnología y la cesión de su dominio, uso y goce en
forma separada de la empresa a la cual se haya aportado. Igual-
m e n t e el know how o c o n o c i m i e n t o técnico especial, que es inde-
pendiente de la patente o proceso a que es aplicable y que puede
tener un gran valor e c o n ó m i c o .

- Derechos potestativos

2 0 0 . Los derechos reales y personales integran la parte más


importante del patrimonio y constituyen lo que los autores han
llamado "derechos de imperio", porque aseguran al sujeto el se-
ñorío j u r í d i c o sobre una parte del m u n d o exterior o sobre la
conducta de otro h o m b r e .
Pero, al estudiar los derechos de la personalidad y los bienes
intangibles, h e m o s visto que no puede restringirse tan sólo a ellos
el c o n c e p t o de cosas o bienes incorporales.
Fuera de la división tradicional se e n c u e n t r a n también los que
se d e n o m i n a n derechos potestativos. Están caracterizados por la
atribución a un sujeto de la facultad de modificar una situación
jurídica preexistente mediante un acto de su voluntad, relevante
incluso para terceros interesados en esa situación j u r í d i c a , que n o
pueden o p o n e r s e a esa m o d i f i c a c i ó n . 13

< MICHF.I.E GIORG1ANI, La obligación, Bosch, 1958, N 9, p. 80.


I: e

C H I O V K N D A , Ensayos de derecho civil, vol. I, N 11, p. 26.


u

1.. K N N K Í :< IKRl IS, Derecho Civil. Bosch, 1953. Parlo g e n e r a l , párrafo tt<>3. p. 288.
196 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

Von T h u r señala que confieren a su titular la facultad de


constituir u n o de aquellos d e r e c h o s de imperio para sí o para
otro, o bien la de extinguirlo o modificarlo. P o r ello p u e d e n ser
constitutivos, modificatorios o extintivos. 14

En nuestro d e r e c h o t e n e m o s casos de estos d e r e c h o s potesta-


tivos constitutivos en la aceptación que señala el art. 1 4 4 9 del C.
Civil; en la ratificación c o n t e m p l a d a en los arts. 6*73 y 1 4 5 0 ; en la
renuncia de la c o n d i c i ó n resolutoria que autoriza el art. 1487; en
la facultad de recuperar la cosa vendida en el pacto de retroventa,
art. 1881; y en la de completar el justo p r e c i o de la cosa por lesión
e n o r m e , art. 1 8 9 0 , e t c . 15

C o m o d e r e c h o s potestativos modificatorios p o d e m o s señalar


la r e n u n c i a del plazo en el art. 1 4 9 7 del C. Civil; la e l e c c i ó n de las
obligaciones alternativas, arts. 1 5 0 0 y 1 5 0 1 ; la elección del acree-
dor en caso de m o r a de las obligaciones de hacer, art. 1 5 5 3 ; la
remisión parcial de la deuda, art. 1 6 5 2 ; el retiro del socio contem-
plado en el art. 2 0 8 7 , e t c . 16

D e r e c h o s potestativos extintivos e n c o n t r a m o s en la repudia-


ción de la legitimación o r e c o n o c i m i e n t o de hijo, arts. 2 0 9 y 2 7 3
del C. Civil; en la r e n u n c i a del beneficiario, art. 1 4 4 9 ; del socio,
art. 2 1 0 8 ; del mandatario, art. 2 1 6 3 ; en la revocación de la dona-
ción art. 1 4 2 8 ; del mandato, art. 2 1 6 5 ; en la remisión total de la
deuda, art. 1 6 5 2 , e t c . 17

E L CUERPO HUMANO Y EL CADÁVER


COMO OBJETOS DEL DERECHO

2 0 1 . H e m o s visto en los d e r e c h o s de la personalidad c ó m o


u n a persona tiene d e r e c h o a su integridad física.
La integridad física c o m p r e n d e en p r i m e r término el d e r e c h o
a la vida y en segundo lugar el d e r e c h o a n o sufrir lesiones corpo-
rales. Es así c o m o el Código Penal castiga el homicidio e n forma
general en el artículo 391 y las lesiones corporales en los artícu-
los 3 9 5 , 3 9 6 y 3 9 9 .
Esto n o significa que estos delitos tengan sólo u n a sanción
penal. C o m o lo establece el artículo 10 del Código de Procedi-
m i e n t o Penal, de todo delito nace la acción penal para el castigo

14
A. VON THUR, Tratado de las obligaciones. Reus. 1934, t. I, N 2, p. 14.
s

1 5
R. D. J., t. 31, s. 1, p. 43; t. 77, s. 1, p. 1; t. 65, s. 1, p. 210.
16
R. D.J., t. 28, s. l , p . 689.
17
R. D. J„ t. 68, s. 1, p. 427; t. 43, s. 1, p. 337.
LOS O B J E T O S DEL D E R E C H O 197

del culpable, p e r o puede n a c e r la acción civil para o b t e n e r la


indemnización a favor del perjudicado.
P o r lo tanto, el cuerpo h u m a n o en su totalidad, en cuanto
c o n t i n e n t e de vida, n o puede ser objeto de acto o convención
j u r í d i c a algunos, ya que ellos adolecerían de nulidad absoluta por
ilicitud del objeto. Si se tratase de u n a c o n v e n c i ó n sobre un he-
c h o que atentara a la vida, el objeto sería ilícito, porque se trataría
de un h e c h o m o r a l m e n t e imposible, o sea prohibido p o r la ley,
además de ser contrario a las buenas costumbres y al o r d e n públi-
co. Basta considerar al respecto el artículo 3 9 3 del Código Penal
que castiga al que prestare auxilio a otro para que se suicide.
Además h e m o s señalado que j u r í d i c a m e n t e la cosa, c o m o objeto,
se c o n t r a p o n e a persona y debe ser extraña al sujeto.
No sólo los actos j u r í d i c o s sino los h e c h o s que quiten inten-
c i o n a l m e n t e la vida serán siempre homicidios, incluso la eutana-
sia, o sea, la m u e r t e dada a un e n f e r m o con un fin humanitario a
pedido de éste.

2 0 2 . Sin e m b a r g o , el principio de nulidad de las convencio-


nes que es absoluto respecto de la vida h u m a n a n o lo es con
relación a la integridad física. A este respecto hay u n a tendencia
más o m e n o s generalizada a admitirlas c u a n d o tienen un fin so-
cialmente útil.
La d o n a c i ó n de sangre está reglamentada en el Libro VI del
Código de Salud Pública de Francia que trata de la utilización
terapéutica de la sangre humana, de su plasma y derivados y que
implícitamente valida los contratos de los dadores de sangre. Tam-
bién una ley francesa del a ñ o 1 9 4 9 ha autorizado los legados de
c ó r n e a , pero n o se p r o n u n c i a sobre contratos posibles a este res-
pecto.
La situación de mayor actualidad la constituyen los trasplan-
tes. Se presentan al respecto dos situaciones: el trasplante de órga-
nos entre personas vivas y el trasplante que proviene de u n a per-
sona fallecida.
En el segundo caso, en Estados Unidos, donde el trasplante
previamente autorizado de un ó r g a n o de un cadáver no tiene
inconvenientes, se han presentado reclamos aduciendo que se ha
acelerado la m u e r t e del d o n a n t e incurable p o r urgencia de tratar
al receptor.
E n Francia la Ley N 76-1118 de 1 9 7 6 se refiere a la extracción
a

de órganos para injertos con fines terapéuticos o científicos, y


c o n t e m p l a el que ello pueda efectuarse a una persona viva, siem-
pre que se trate "de un injerto que tenga un fin terapéutico sobre
un ser humano".
198 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

Sin llegar al p r o b l e m a límite del trasplante p o d e m o s señalar


que hay u n a gradación en las convenciones lícitas relativas a la
integridad física de las personas: a) T e n e m o s en primer término
las que se refieren a una alteración leve y n o definitiva del c u e r p o
(por ejemplo, el corte de pelo, la d o n a c i ó n de sangre), b) Las que
se acuerdan para el bienestar o salud del interesado mismo y que
se ciñen a las reglas de la ciencia médica. Así la extracción de un
órgano e n f e r m o (apendicitis) o los contratos de cirugía estética,
c) Aquellas a que nos referíamos y en que se autoriza la extrac-
ción de un ó r g a n o con el fin de salvar otra vida h u m a n a .
E n la p r i m e r a categoría incluiríamos la d o n a c i ó n de sangre y,
en general, las que se refieren a partes renovables del c u e r p o . L a
segunda y la t e r c e r a ya constituyen actos de mutilación. E n la
letra b ) la licitud del o b j e t o y de la causa son determinadas p o r el
interés de la salud y / o vida del interesado. En c u a n t o a la letra
c ) , entre nosotros, y de a c u e r d o a la Ley N 1 8 . 1 7 3 , de 15 de
fi

noviembre de 1 9 8 2 , que modificó el Código Sanitario, es lícito el


a p r o v e c h a m i e n t o de órganos, tejidos o partes del c u e r p o de un
d o n a n t e vivo para su injerto o trasplante en otra persona, cum-
pliéndose los requisitos de que ello fuere a título gratuito y de
que el d o n a n t e , siendo p l e n a m e n t e capaz, suscriba j u n t a m e n t e
c o n el m é d i c o un acta que deje constancia de su voluntad de
efectuar la d o n a c i ó n .

2 0 3 . E n cuanto al cadáver c o m o objeto de d e r e c h o la misma


ley citada autoriza su aprovechamiento con fines de investigación
científica, d o c e n c i a universitaria, elaboración de productos tera-
péuticos o en la realización de injertos.
Al efecto p u e d e n autorizar que se disponga de su cadáver las
personas vivas siempre que lo hagan por escrito y sean legalmente
capaces o mujeres casadas bajo el régimen de sociedad conyugal.
Al mismo fin p u e d e n ser destinados los cadáveres de personas
fallecidas en establecimientos hospitalarios públicos o privados
que no fueren reclamados en el plazo que señale el r e g l a m e n t o .
P o r su parte, el artículo 7 9 del R e g l a m e n t o G e n e r a l de Ce-
menterios en su inciso 2 establece: "Si dentro de las 2 4 horas
a

siguientes al fallecimiento, nadie reclama el cadáver, el director


del establecimiento podrá entregarlo, para fines de investigación
científica, de a c u e r d o con lo previsto en el artículo 145 del Códi-
go Sanitario".
P o r último, el cónyuge o, a falta de éste, los parientes en el
orden señalado en el artículo 4 2 del Código Civil, p u e d e n autori-
zar la utilización de los órganos de un cadáver para trasplantes
c o n fines terapéuticos.
LOS O B J E T O S D E L DERECHO 199

Es nulo todo acto o contrato a título o n e r o s o que c o n t e n g a la


promesa o entrega de un órgano o parte del c u e r p o para efectuar
un trasplante.
Estas donaciones n o quedan sujetas a las normas que regulan
las donaciones revocables.
CAPÍTULO V

LA RELACIÓN JURÍDICA
DE DERECHO PRIVADO

- Concepto

204. El derecho en sí mismo es (según la definición de Guasp):


"el conjunto de relaciones entre h o m b r e s que una sociedad esta-
blece c o m o necesarias". 1

De esta definición resulta que el d e r e c h o tiene dos factores


únicos pero indispensables: un e l e m e n t o material, que está consti-
tuido por las relaciones entre los hombres, y un e l e m e n t o formal,
que lo constituye la necesidad socialmente establecida de tales
relaciones.
Ambas características son de una c o n c u r r e n c i a indispensable.
El d e r e c h o tiene, por lo tanto, u n a característica material y una
característica formal.
La simple relación entre los hombres, separada de su exigen-
cia formal, no puede constituir por sí sola el d e r e c h o . Será un
estudio sociológico, un análisis ético, pero no d e r e c h o .
El puro e l e m e n t o formal, algo que esté socialmente estableci-
do, pero que no corresponda a relaciones humanas, sería sólo
una forma ideal, carente de substancia, y n o constituiría d e r e c h o .
Es la síntesis de ambos elementos, y no sólo uno de ellos, lo
que constituye el d e r e c h o .

2 0 5 . Analizando ahora la definición d e b e m o s señalar que la


idea de "relación" implica una realidad; es la c o n e x i ó n entre dos
términos, los cuales se influyen r e c í p r o c a m e n t e .

1
JAIME ( a l/YSP. hmrlm. Madrid, 1071, |>. 7.
202 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

No p o d e m o s c o n c e b i r la idea de relación respecto a un ente


aislado. Ella sólo aparece c u a n d o este ente se p o n e en c o n t a c t o
c o n otro. Por lo tanto, en toda relación hay dos o más m i e m b r o s
entre los cuales ella se establece.
A h o r a esta relación crea referencias o mediaciones entre los
miembros que la c o m p o n e n . Ellas p u e d e n ser de la más diversa
naturaleza o de los más variados contenidos.
Pueden, por ejemplo, ser recíprocas e iguales, c o m o las que
llamamos relaciones de vecindad y se p r o d u c e n entre vecinos.
P u e d e n ser recíprocas, pero n o iguales, c o m o en el matrimonio,
ya que los términos de relación del marido y mujer n o son exactos
ni p u e d e n invertirse. Pero en los dos casos propuestos ambos
sujetos lo son, a la vez, activos y pasivos de la relación. P o d e m o s
pensar, por último, en el caso de un a c r e e d o r y un deudor, en
que u n o sólo es el sujeto activo y el otro el pasivo de la relación.
H e m o s dicho, además, que el d e r e c h o regula la c o n d u c t a
e n t r e h o m b r e s . Es la relación entre ellos lo que constituye su
materia.
El h o m b r e aislado es ajeno al d e r e c h o . A R o b i n s o n Crusoe,
solitario en su isla, el d e r e c h o le es innecesario y desconocido. Es
sólo cuando se p o n e en c o n t a c t o con otros h o m b r e s que el con-
c e p t o se hace presente.
Desde este p u n t o de vista n o p u e d e n considerarse c o m o j u r í -
dicas las relaciones entre entes p u r a m e n t e espirituales o del hom-
bre c o n ellos. No son j u r í d i c a s las relaciones del h o m b r e c o n
Dios.
E n c o n t r a m o s , sin e m b a r g o , en el d e r e c h o sujetos c o m o la
sociedad, personas jurídicas c o m o la fundación, que es una masa
de bienes, que parecieran contradecir lo anteriormente expuesto.
Pero si las analizamos veremos que, en definitiva, son sólo figuras
de d e r e c h o m e r a m e n t e instrumentales o técnicas, pero que siem-
pre está detrás de ellas la persona h u m a n a c o m o t é r m i n o de la
relación.

2 0 6 . El segundo c o n c e p t o de la definición es que el d e r e c h o


está constituido por aquellas relaciones entre los h o m b r e s "que
u n a determinada sociedad establece c o m o necesarias".
L a sociedad es un conjunto de hombres, una pluralidad, pero
que además tienen un factor c o m ú n , un e l e m e n t o superior que
todos comparten. Este puede t e n e r m u c h o s aspectos: un estado
que los une, una religión c o m ú n , un p o d e r que los domina.
Al hablar de relaciones necesarias y que la sociedad considere
c o m o tales, estamos e m p l e a n d o un t é r m i n o estricto. La sociedad
las establece c o m o necesarias en tal medida que si ellas no se
LA RELACIÓN JURÍDICA DE DERECHO PRIVADO 203

desarrollan en la forma preceptuada tal c o m p o r t a m i e n t o lleva


aparejada una sanción.
Puede existir un s i n n ú m e r o de otras relaciones o conductas
que la sociedad pueda estimar necesarias o r e c o m e n d a b l e s , pero
su cumplimiento n o está a c o m p a ñ a d o de una c o a c c i ó n de su
parte.
Así los usos sociales, la moralidad o ética, p u e d e n ser social-
m e n t e necesarios, pero su i n c u m p l i m i e n t o n o está sancionado.
Al decir la definición que la sociedad "establece", n o significa
n e c e s a r i a m e n t e que dichas relaciones tengan un carácter j u r í d i c o
exclusivamente a través de u n a formulación normativa. P o d e m o s
aceptar que existen relaciones jurídicas n o formuladas, que exis-
ten de h e c h o en el seno de cualquiera sociedad. Si n o fuera así,
sería imposible c o m p r e n d e r la costumbre c o m o fuente del dere-
c h o . Sería inexplicable también que el j u e z pudiera buscar la
equidad, es decir, la justicia referida al caso c o n c r e t o , p o r q u e ello
significa que la n o r m a j u r í d i c a puede ser interpretada y aplicada
con distintos alcances. Esto n o tiene el significado de que el j u e z
violente el d e r e c h o , sino que el criterio de lo j u s t o fija el conteni-
do de la norma, c o m p l e m e n t a el d e r e c h o formulado.

207. Al señalar, por último, la definición que la relación j u r í -


dica es necesaria, significa que el h o m b r e debe realizar imprescin-
d i b l e m e n t e esa c o n d u c t a j u r í d i c a .
Esto se revela en dos proposiciones que escapan a la libertad
individual. La primera es que la ignorancia del d e r e c h o n o excusa
de su cumplimiento, postulado que está e x p r e s a m e n t e estableci-
do en el artículo 8 de nuestro Código Civil. L a segunda es que la
a

disconformidad con el d e r e c h o n o libera de su cumplimiento. El


Código Civil en su artículo I establece que la ley es una declara-
a

ción de la voluntad soberana, y en el artículo 14, que la ley es


obligatoria. No cabe e n t o n c e s disconformidad o desacuerdo que
autoricen el incumplimiento de la ley.
Se h a s e ñ a l a d o e n la c i e n c i a del d e r e c h o la d i f e r e n c i a en-
tre sus leyes y las leyes de las c i e n c i a s físicas o de la naturaleza.
Estas últimas n o a d m i t e n i n c u m p l i m i e n t o ni v i o l a c i ó n ; en cam-
b i o , y n o o b s t a n t e su o b l i g a t o r i e d a d , las n o r m a s j u r í d i c a s pue-
d e n c u m p l i r s e o n o . S e h a distinguido así el m u n d o del ser del
m u n d o del deber-ser.
P e r o el que el d e r e c h o esté incluido en el ámbito del deber-
ser n o implica que la c o n d u c t a n o sea "necesaria" en la forma que
ha sido regulada. L a conducta debe ajustarse al d e r e c h o ; si n o ,
este ajuste tratará de hacerse forzadamente y en todo caso existirá
una sanción.
204 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

- Contenido de la relación jurídica

2 0 8 . L a relación j u r í d i c a constituye, por lo tanto, u n a relación


de la vida o r d e n a d a por el d e r e c h o . Así lo ha sido, porque consti-
tuye una c o n e x i ó n h u m a n a socialmente necesaria.
En ella encontramos dos posiciones: una del ente que, por una
razón de atribución, puede influir sobre otro. Es la posición activa,
o de poder, en la relación jurídica. La otra, la del ser que es influi-
do, y cuya posición es pasiva, o de deber, en la relación. Estos dos
aspectos son lo que llamamos el poder y el deber jurídicos.
La idea de p o d e r j u r í d i c o implica el c o n c e p t o de facultad.
Facultad es la que tiene el titular del poder j u r í d i c o antes de
ejercitarlo, la posibilidad de h a c e r efectivo ese poder.
El d e b e r j u r í d i c o implica para su titular u n a pérdida de liber-
tad, un sujeción.
La relación entre el p o d e r y el d e b e r j u r í d i c o s constituye el
vínculo j u r í d i c o .
Cuando el sujeto del d e b e r j u r í d i c o no lo cumple, o aún más,
cuando no toma la iniciativa de cumplirlo, aparece un nuevo mo-
m e n t o en su situación, el que se d e n o m i n a "responsabilidad".

2 0 9 . Al estudiar la estructura de la relación j u r í d i c a resulta de


lo que hemos expuesto que debemos considerar tres elementos:
los sujetos de la relación, es decir, las personas entre las cuales
ella se traba; el objeto sobre el cual ella recae, y, por último, la
actividad o prestación que constituyen su contenido.
Más adelante, cuando estudiemos la diferencia entre las rela-
ciones jurídicas reales y personales, veremos que el esquema ante-
riormente expuesto c o n c u e r d a e x a c t a m e n t e con las relaciones j u -
rídicas personales. En las relaciones jurídicas de carácter real el
c o n c e p t o de prestación desaparece, ya que el titular de un dere-
cho real tiene un d e r e c h o de atribución sobre las cosas y el ejerci-
cio de ese d e r e c h o n o implica j a m á s una prestación p o r parte de
un tercero.

- Clasificaciones de la relación jurídica

210. La clasificación de las relaciones jurídicas ha sido anali-


zada desde distintos puntos de vista.
U n criterio podría consistir en h a c e r la distinción entre rela-
ciones p u r a m e n t e declarativas, c o m o , por ejemplo, una conven-
ción declarativa o una sentencia de m e r a declaración. Frenle a
LA RELACIÓN J U R Í D I C A DE D E R E C H O PRIVADO 205

ellas consideraríamos las relaciones jurídicas creativas, entendien-


do por tales n o sólo las que constituyen sino también las que
modifican o extinguen una realidad j u r í d i c a .
O t r o enfoque del p r o b l e m a sería e x a m i n a r la situación en
que u n a relación j u r í d i c a integra el c o n t e n i d o de una situación
de d e r e c h o determinada. Desde este ángulo podríamos distinguir
entre relaciones jurídicas originarias, de las cuales n a c e n a la vida
del d e r e c h o ciertos poderes y ciertos deberes, n o r m a l m e n t e un
d e b e r y un poder correlativos. En segundo término, podríamos
considerar las situaciones de desarrollo que marcan la evolución
de la relación j u r í d i c a . P o r último, las situaciones de terminación,
que determinan la conclusión de la relación j u r í d i c a .
Estimamos que en todos estos criterios de clasificación que
han señalado m u c h o s autores se pierde el c o n c e p t o fundamental
que es fijar el c o n t e n i d o de la relación j u r í d i c a .
Si q u e r e m o s referirnos c o n claridad a él d e b e m o s atenernos al
m o m e n t o en que la relación j u r í d i c a se estructura. Es este mo-
m e n t o de origen el que va a fijar su c o n t e n i d o esencial. Nada
importan las variaciones cualitativas o cuantitativas que pueda ex-
perimentar en el transcurso del tiempo; lo esencial p e r m a n e c e r á
prestándole su carácter propio. M e n o s aún importan los fenóme-
nos de terminación, porque ellos significarán la finalización de la
relación j u r í d i c a .
Si deseamos realizar una clasificación del contenido congruente
con el desarrollo sistemático futuro del estudio del d e r e c h o y, al
mismo tiempo, útil a su comprensión, d e b e m o s , c o m o lo h e m o s
señalado, referirnos al m o m e n t o de constitución de la relación
jurídica.
Sin que ésta sea la única clasificación posible, y sin pretender,
por otra parte, que ella sea exhaustiva, existe una clasificación
fundamental que consiste en distinguir entre las relaciones jurídi-
cas de c o n t e n i d o real y las relaciones jurídicas de c o n t e n i d o per-
sonal.
H e m o s dicho que esta clasificación no es completa. Al analizar
las obligaciones cuya fuente es la ley, vimos c ó m o algunas difieren
o escapan de esta división. Pero, desde el punto de vista práctico,
sirve para fijar los conceptos del c o n t e n i d o de los dos tipos funda-
mentales de relación j u r í d i c a .

2 1 1 . E n las relaciones jurídicas reales se resuelve un p r o b l e m a


de "tener", esto es, un p r o b l e m a de atribución de bienes. Ellas
tienen por base un d e r e c h o real.
El artículo 5 7 7 del Código Civil señala que "Derecho reales el
que leñemos sobre una cosa sin respecto a determinada persona".
206 DERECHO CIVIL. PARTE GENERA!.

A continuación y en el artículo 5 7 9 e n u m e r a los d e r e c h o s reales,


el principal de los cuales es el d o m i n i o o propiedad. No son los
únicos, porque, p o r ejemplo, el artículo 11 del Código de Aguas
dice que "el d e r e c h o de aprovechamiento es un d e r e c h o real
administrativo que recae sobre las aguas". P e r o , en todo caso, los
derechos reales son limitados, están establecidos siempre por la
ley y las facultades que confieren a su titular son precisamente las
que la ley señala.
En las relaciones personales se resuelve un p r o b l e m a de co-
operación o de reparación y tienen c o m o a n t e c e d e n t e un dere-
c h o personal.
El d e r e c h o personal lo define nuestro C. C. en el art. 5 7 8 c o m o
aquel que sólo puede reclamarse de ciertas personas, que, por un
h e c h o suyo o la sola disposición de la ley, han contraído las obli-
gaciones correlativas.
De lo anterior se desprende que el d e r e c h o personal sólo
puede hacerse efectivo a través de la prestación ajena.
Mientras el d e r e c h o real tiene por objeto una atribución de
bienes y, por consiguiente una apropiación, que es defendida con-
tra eventuales injerencias o perturbaciones de terceros, el dere-
c h o personal tiene por objeto u n a prestación debida por un miem-
b r o social en el interés de otro.
El objeto del d e r e c h o real n o es un c o m p o r t a m i e n t o propio o
ajeno, sino la p e r t e n e n c i a de algo. El objeto del d e r e c h o personal
es precisamente el c o m p o r t a m i e n t o ajeno, en cuanto es la presta-
ción del obligado la que c o n f o r m a el c o n t e n i d o del d e r e c h o .
El d e r e c h o real es el interés a una utilidad (derechos reales de
g o c e ) o el interés a un valor (derechos reales de disposición). El
d e r e c h o personal es el interés a una prestación ajena. Es por esto
que, en la relación de d e r e c h o real, el interés del titular se realiza
por la actividad propia del mismo directamente y sin intermedia-
rios.
En la relación de d e r e c h o personal el interés del titular se
realiza a través de un c o m p o r t a m i e n t o ajeno.
De este distinto c o n t e n i d o de ambas categorías de relaciones
deriva también la diferencia de terminología empleada. F r e n t e a
los derechos reales, nos referiremos precisamente a ellos hablan-
do de "derechos reales". En los derechos personales se acentúa el
aspecto pasivo de la relación y se habla casi siempre de "obligacio-
nes" y n o de d e r e c h o s personales. Así nuestro Código Civil en su
Libro IV trata de "Las obligaciones en general"; igual terminolo-
gía emplean todos los códigos extranjeros.
Por eso, d e b e m o s tener presente que, a lo largo de nuestros
estudios, c u a n d o hablamos de obligaciones, estamos hablando de
LA RELACIÓN JURÍDICA DE DERECHO PRIVADO 207

los derechos personales, destacando el factor pasivo de la relación


jurídica.
Este mismo c o n t e n i d o del d e r e c h o personal, o sea, la presta-
ción ajena, h a c e que sea imposible determinarlos en cuanto a su
n ú m e r o . Los actos o abstenciones humanas capaces de servir de
base a la relación j u r í d i c a son infinitos. Mientras las facultades de
atribución son perfectamente determinables, y ello permite tam-
bién establecer un n ú m e r o determinado de derechos reales, las
prestaciones p u e d e n tener infinitas variantes y n o p o d e m o s esta-
blecer un n ú m e r o determinado de derechos personales. Frente a
las obligaciones, lo más que podemos h a c e r es realizar u n a serie
de clasificaciones bastante genéricas.
Al hablar de relaciones jurídicas de c o n t e n i d o real y de conte-
nido personal nos h e m o s e n m a r c a d o exclusivamente dentro de
límites patrimoniales.
Pero existen otras relaciones jurídicas que permiten a un indivi-
duo exigir a otro un comportamiento determinado sin que podamos
hablar propiamente de un derecho de crédito. Encontramos relacio-
nes en el derecho de familia: deberes personales entre los cónyuges
(comunidad de vida, asistencia, fidelidad) u obligaciones de los pa-
dres respecto de sus hijos, a los cuales la ley aplica una reglamenta-
ción especial. Nos encontramos aquí fuera del derecho patrimonial.
Estos derechos y obligaciones de familia constituyen también
indudablemente relaciones jurídicas. El c o n t e n i d o de estas rela-
ciones lo establece la ley y se llega a ellas, no a través de un acto
voluntario de obligación, sino c o m o c o n s e c u e n c i a i n h e r e n t e a
una situación de estado civil.

— Orígenes de la relación jurídica

212. D e n t r o de la clasificación adoptada de las relaciones j u r í -


dicas con relación a su c o n t e n i d o , resulta claramente una distin-
ción en cuanto a su origen.
Las relaciones jurídicas de c o n t e n i d o real se configurarán a
través de la existencia de un m o d o de adquirir.
Al estudiar los derechos reales dentro de las cosas incorpora-
les h e m o s señalado los distintos modos de adquirir y su alcance.
Del mismo m o d o las relaciones jurídicas de c o n t e n i d o perso-
nal se originarán a través de u n a de las fuentes de las obligacio-
nes, las que ya h e m o s analizado.
Respecto de las relaciones jurídicas de familia ellas se origina-
rán cuando se constituya un estado civil al que la ley asigna deter-
minadas consecuencias jurídicas.
208 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

Pero más allá de esta distinción es necesario considerar que


las relaciones jurídicas pueden n a c e r de h e c h o s humanos volunta-
rios o de simples h e c h o s naturales.
Hay modos de adquirir c o m o la accesión en algunos casos
(aluvión, v. gr., art. 6 4 9 del C. C ) , o la sucesión por causa de
muerte, en que n o existe ningún acto voluntario del adquirente.
E n t r e las fuentes de las obligaciones las que n a c e n de la ley,
por ejemplo, son muchas veces independientes de cualquier acto
voluntario del obligado.
Esta distinción en cuanto al origen de la relación jurídica, de
si ella proviene de un h e c h o j u r í d i c o h u m a n o voluntario, ya se
trate de hechos j u r í d i c o s o de actos j u r í d i c o s , o bien se deriva de
un h e c h o j u r í d i c o natural, tiene e n o r m e importancia para deter-
m i n a r si procede analizar su licitud o ilicitud.

- Actos lícitos e ilícitos

2 1 3 . El término ilícito nos h a c e pensar casi necesariamente


en un acto contrario a la ley. Sin embargo, el c o n c e p t o de ilícito
tiene u n a extensión m u c h o mayor en el d e r e c h o .
Sin apartarnos de nuestra legislación positiva, vemos que el
inciso final del artículo 1461 del Código Civil dispone que si el
objeto de una declaración de voluntad es un h e c h o , éste es moral-
m e n t e imposible (es decir, ilícito) si es prohibido por las leyes, o
contrario a las buenas costumbres o al orden público. Asimismo,
el artículo 1467, en su inciso segundo, dice que se entiende "por
causa ilícita la prohibida por ley, o contraria a las buenas costum-
bres o al orden público". A mayor abundamiento, el inciso 2" del
artículo 1475 dice que es m o r a l m e n t e imposible (ilícita) la condi-
ción "que consiste en un h e c h o prohibido por las leyes, o es
opuesta a las buenas costumbres o al orden público".
De acuerdo c o n estas disposiciones, la ilicitud no sólo provie-
n e de la infracción a la ley. żPero, fuera de ella, se limitará sólo a
la contravención de las buenas costumbres y del orden público?
L a respuesta deriva en primer lugar del alcance que demos a
la expresión "orden público".
El orden público tradicional está constituido por los princi-
pios fundamentales e instituciones sobre los cuales descansa la
sociedad, el c o n c e p t o actual agrega a su c o n t e n i d o el conjunto de
medidas que adoptan los poderes públicos c o n el objeto de orga-
nizar las relaciones e c o n ó m i c a s . Se ha querido establecer una an-
tinomia entre el orden público clásico y el orden público e c o n ó -
m i c o . No nos parece lógico ni deseable. El Código Civil no deli-
LA REÍ ACIÓN JURÍDICA DE D E R E C H O PRIVADO 209

nió el orden público y, por lo tanto, dejó abierta, c o m o en mu-


chas otras instituciones, su c o n c e p c i ó n e interpretación a la que
cuadrara, fuera socialmente actual y lógica, fuera justa, en el mo-
m e n t o de aplicar el c o n c e p t o .
Pero la expresión ilícito tiene indudablemente significados más
amplios. Así el artículo 1481 del Código Civil habla de que u n a
persona se valga de medios ilícitos para que la condición conteni-
da en u n a asignación testamentaria n o pueda cumplirse. Induda-
b l e m e n t e la ilicitud significa aquí la contravención de otros con-
ceptos que n o son ni el orden público ni las buenas costumbres.
En general en estos casos la ilicitud provendrá de n o actuar en
la vida jurídica con aquella b u e n a fe que, c o m o h e m o s visto, es un
principio general de nuestro d e r e c h o e informa todo nuestro or-
denamiento jurídico.
Así los actos susceptibles de rescindirse por la acción pauliana,
de acuerdo con el artículo 2 4 6 8 del Código Civil, lo serán por
h a b e r actuado el otorgante y / o los terceros de mala fe al c o n o c e r
el mal estado de los negocios del primero.
Es preciso, eso sí, destacar que n o toda conducta antiética es
necesaria o g e n e r a l m e n t e ilícita; eso llevaría a confundir el dere-
c h o c o n la moral. En el c a m p o de lo lícito jurídicamente entran
ciertos actos que n o corresponden al rigor de los ideales éticos.
U n a relación j u r í d i c a inicialmente lícita puede transformarse
en ilícita si uno de sus sujetos pierde la b u e n a fe. Así, el que ha
recibido en pago de b u e n a fe u n a cosa que n o se le debía n o
responde de los deterioros o pérdidas, pero desde que sabe que la
cosa le fue pagada indebidamente contrae todas las obligaciones
del poseedor de mala fe (artículo 2 3 0 1 del Código Civil).

214. C o m o h e m o s visto, una relación jurídica cualquiera pue-


de n a c e r a la vida del d e r e c h o i n d e p e n d i e n t e m e n t e de si exista o
sobrevenga un factor de ilicitud en su estructura.
Pero la d e n o m i n a c i ó n de actos lícitos e ilícitos tiene un alcan-
ce más limitado. Hablamos de actos ilícitos precisamente cuando
la ilicitud de la conducta es la que da n a c i m i e n t o a la relación
jurídica.
Desde este punto de vista los hechos jurídicos naturales y conse-
cuencialmente las relaciones jurídicas que de ellos puedan derivar-
se no pueden clasificarse en lícitos o ilícitos. No admiten tal clasifi-
cación, ya que en ellos n o interviene la voluntad ni la capacidad.
Son los h e c h o s jurídicos h u m a n o s voluntarios que n o consti-
tuyan actos jurídicos los que admiten tal clasificación.
Los actos jurídicos darán n a c i m i e n t o a una relación jurídica
i n d e p e n d i e n l e m e n l e de algún ( a d o r ilícito que puedan c o n t e n e r .
210 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

En c a m b i o , los h e c h o s j u r í d i c o s voluntarios, a los que la ley atribu-


ye un efecto j u r í d i c o n o querido por su autor, son precisamente
clasificados en lícitos o ilícitos (artículo 2 2 8 4 del Código Civil).
Los actos ilícitos son los delitos y cuasidelitos civiles definidos
en el artículo 2 2 8 4 del Código Civil c o m o h e c h o s ilícitos dolosos
o culpables que causan d a ñ o a un tercero. Ellos n e c e s a r i a m e n t e
dan n a c i m i e n t o a u n a relación j u r í d i c a , cuyos sujetos son el que
causó el daño y el que lo sufrió, y cuyo c o n t e n i d o es precisamente
la indemnización de ese d a ñ o (artículo 2 3 1 4 del Código Civil).
P o r lo tanto, la expresión "actos ilícitos" la reservamos particu-
larmente para esta fuente de las obligaciones, los delitos o cuasi-
delitos civiles, cuya organización configura la institución de la
responsabilidad civil extracontractual.

LOS DERECHOS SUBJETIVOS

D E R E C H O OBJETIVO Y DERECHO SUBJETIVO

2 1 5 . Es corriente distinguir entre "derecho objetivo" y "dere-


c h o subjetivo".
Por "derecho objetivo" se e n t i e n d e la n o r m a j u r í d i c a . Es decir,
la regulación que la sociedad h a c e sancionando determinada con-
ducta o valorizando una relación j u r í d i c a . P o r "derecho subjetivo"
la facultad para actuar o potestad que un particular tiene, sancio-
nada p o r una n o r m a j u r í d i c a .
Esta división, que, en realidad, mira dos caras de un mismo
f e n ó m e n o , tiende a crear u n a dualidad en algo que es esencial-
m e n t e unitario.
Desde el p u n t o de vista objetivo, el h e c h o de que la n o r m a
regule algo, n o es d e r e c h o p o r sí solo si la realidad social n o es
efectivamente afectada por tal determinación. Si n o lo es, el dere-
c h o , c o m o forma real, n o aparece p o r parte alguna.
Desde el p u n t o de vista subjetivo, las relaciones sociales, inclu-
so determinadas facultades y deberes, n o tienen p o r qué ser n e c e -
sariamente jurídicos.
Para que u n a facultad valga legítimamente, tiene que existir
algo que la sancione, que le dé legitimidad, y ello es la n o r m a
j u r í d i c a . L o a n t e r i o r significa un fundamental e l e m e n t o objetivo.
Históricamente "objetivo" es lo antepuesto al sujeto, u n a crea-
ción de nuestro espíritu, una producción artificial; en este senti-
do, las leyes son objetivas. "Subjetivo" es lo que p e r t e n e c e al suje-
LA REÍ A C I Ó N JURÍDICA DE DERECHO PRIVADO 211

to, que es i n h e r e n t e a él; en este sentido, d e r e c h o subjetivo es u n a


franquicia, una facultad, un atributo del sujeto, que se le otorga
desde el exterior.
C o m o se ha señalado por otros autores, el d e r e c h o privado, y
especialmente el d e r e c h o codificado, se nos presenta c o m o un
sistema de d e r e c h o s subjetivos. P e r o incluso el c o n c e p t o tiene
vigencia también en el d e r e c h o público ya que, por ejemplo, las
garantías constitucionales constituyen una e n u m e r a c i ó n de dere-
chos subjetivos que los particulares p u e d e n h a c e r valer contra el
p o d e r público.
Para nosotros resulta claro este c o n c e p t o , según el cual el
d e r e c h o objetivo regula el universo del d e r e c h o y asegura la liber-
tad de las personas, r e g l a m e n t a n d o sus relaciones con el m u n d o
de las cosas y de las demás personas ( d e r e c h o s reales y persona-
les), es decir, establece (o r e c o n o c e ) y protege los d e r e c h o s subje-
tivos.

216. Los romanistas n o están acordes en si en el d e r e c h o


r o m a n o se c o n o c í a y usaba la n o c i ó n de d e r e c h o subjetivo. Segrin
Villey el d e r e c h o antiguo n o c o n o c i ó la idea de d e r e c h o subjetivo
y ésta tiene un origen m o d e r n o . Para él la primera afirmación del
nuevo c o n c e p t o se e n c u e n t r a en ciertos escritos de Guillermo de
O c c a m , m o n j e franciscano del siglo X I V , fundador de una filoso-
fía individualista d e n o m i n a d a Nominalismo.-
Posteriormente el c o n c e p t o se e n r i q u e c e con las obras de filó-
sofos c o m o H o b b e s , Spinoza, L o c k c y especialmente Kant.
E n t r e los tratadistas m o d e r n o s hay también opiniones diver-
gentes.
Hay juristas que niegan la existencia del d e r e c h o subjetivo.
Entre ellos p o d e m o s señalar al francés Duguit, que reemplaza el
c o n c e p t o de d e r e c h o subjetivo por la n o c i ó n de la situación subje-
tiva del d e r e c h o ; y el austríaco Hans Kelsen que, d e n t r o de u n a
teoría estatista, sostiene que lo que llamamos d e r e c h o subjetivo
no es sino el resultado de la aplicación a los individuos del dere-
cho objetivo. 3

E n t r e los tratadistas que aceptan la existencia del d e r e c h o


subjetivo existen diversas teorías para fundamentarlo.
B e r n a r d o Windscheid dice que el d e r e c h o subjetivo es un po-
der o señorío de la voluntad, r e c o n o c i d o p o r el o r d e n j u r í d i c o .
4

- MICHEL VII,LEY. La formali.on di; la pensée jundique modeme. Montchrétieti,


l'.)75, p. 225.
"• I1ANS KELSEN, Trtnw (Imnul del Estado. Labor, líKVI.
1
BERNARDO WINDM J 11.11), Diríllo ,Mlr/miidclli: Tolino, 1025, |>. IOS.
212 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

I h e r i n g en u n a tesis que suscribe Baudry-Lacantinerie, Pla-


5

niol y Capitán t, sostiene que el d e r e c h o es un interés j u r í d i c a m e n -


te protegido. Según la definición de Capitant el d e r e c h o subjetivo
es un interés de orden material o moral protegido por el d e r e c h o
objetivo, que da a aquel que lo posee el de h a c e r los actos necesa-
rios para la satisfacción de ese interés. 6

Los autores más m o d e r n o s consideran que la esencia del dere-


cho subjetivo c o n t i e n e ambos elementos: la voluntad y el interés. 7

Coviello lo define c o m o "poder de obrar en satisfacción de los


propios intereses, garantizado por la ley". 8

CLASIFICACIÓN DE LOS DERECHOS SUBJETIVOS

217. Los d e r e c h o s subjetivos pueden clasificarse atendiendo


a: a) a su objeto y contenido; o b ) su eficacia y naturaleza.
En cuanto a su objeto y c o n t e n i d o p u e d e n dividirse en:
- públicos
- privados.
En cuanto a su eficacia y naturaleza pueden dividirse en:
- absolutos o relativos
- originarios o derivados
- puros y simples o sujetos a modalidades
- patrimoniales y extrapatrimoniales.

- Derechos públicos y privados

La clasificación de los d e r e c h o s subjetivos en públicos y priva-


dos se hace en atención a la n o r m a objetiva en que se fundan. Si
dicha n o r m a objetiva es de d e r e c h o público, el d e r e c h o subjetivo
que deriva de ella es público; si es de d e r e c h o privado, el d e r e c h o
subjetivo fundado en ella es privado.

5
RODOLFO IHERING, L'esprit du droil romain, L IV, págs. 17, 355.
HENRI CAPITANT, Inlroduction a I rinde du droit civil. París, 1925.
7
G E O R G E S JELLINEK, L'étal moderne et son droit. Fardis, cap. XIII.
DE RUGGIERO, Instituciones de derecho civil, vol. I, pág. 208.
* NICOLÁS COVIELLO, Doctrina general del derecho civil. N' 7. !
LA REÍ ACIÓN JURÍDIC A DE D E R E C H O PRIVADO 213

- Derechos absolutos o relativos

D e r e c h o s absolutos son aquellos que d e b e n ser respetados por


todos, es decir, cuyo sujeto pasivo es la sociedad entera. Normal-
m e n t e implica una relación directa entre el titular del d e r e c h o y
una cosa determinada que le confieren prerrogativas y facultades
que d e b e n ser respetadas por todos. Ej.: el d e r e c h o de propiedad.
El d e r e c h o relativo en c a m b i o sólo puede hacerse valer contra
personas determinadas que son los sujetos pasivos del d e r e c h o .
Ej.: los derechos personales, c o m o el crédito que tiene un acree-
dor con su deudor.

- Derechos originarios o derivados

D e r e c h o originario es el que e m a n a de su titular. Se trata de


un d e r e c h o que no existía antes y que se h a creado por un h e c h o
del titular.
D e r e c h o derivado es el que antes pertenecía a otro titular. Es
decir, se ha verificado un a c o n t e c i m i e n t o que ha determinado el
cambio del titular del d e r e c h o .

- Derechos puros y simples y sujetos a modalidades

D e r e c h o puro y simple es aquel que puede ejercerse sin que


sea previo el cumplimiento de ningún requisito.
D e r e c h o sujeto a m o d a l i d a d es a q u e l q u e sc>lo p u e d e e j e r -
c e r s e previo el c u m p l i m i e n t o de un d e t e r m i n a d o r e q u i s i t o .
E j e m p l o : el d e r e c h o q u e s ó l o p u e d e e j e r c e r s e v e n c i d o c i e r t o
plazo o c u m p l i d a d e t e r m i n a d a c o n d i c i ó n . Estos requisitos a
los cuales p u e d e estar sujeto el e j e r c i c i o de un d e r e c h o se
denominan modalidades.

- Derechos patrimoniales y extrapatrimoniales

Los derechos privados se dividen a su vez en patrimoniales,


que son aquellos que se refieren al patrimonio y p u e d e n avaluarse
en dinero, y exlrapalrimoniales.
214 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

- Derechos patrimoniales

2 1 8 . Los derechos estrictamente patrimoniales y que no son,


n o obstante su n o m b r e , los únicos que puedan estar contenidos
en el patrimonio, tienen características bien precisas.
E n primer término, constituyen aquel c o n t e n i d o del patrimo-
nio a que se refiere el artículo 2 4 6 5 del Código Civil, al decir que
toda obligación personal da al acreedor el d e r e c h o de perseguir
su ejecución sobre todos los bienes raíces o muebles del deudor,
sean presentes o futuros. Esto significa que son embargables y que
puede procederse a su realización para satisfacer las obligaciones
del deudor. Pueden igualmente ser objeto de la cesión de bienes.
Si se trata de derechos personales y la obligación correlativa
no se cumple, ella admite, por lo general, u n a ejecución forzada y
en subsidio por equivalencia.
E n segundo lugar, los derechos patrimoniales son casi sin ex-
cepción transferibles. Ello determina que formen c e r c a del total
del tráfico j u r í d i c o .
Finalmente, y por constituir un valor de cambio, son aprecia-
bles en dinero. Esta avaluación en dinero es la que g e n e r a l m e n t e
se da c o m o característica del d e r e c h o patrimonial; lo es, en cuan-
to se conjugue también con los rasgos anteriormente señalados.
Los derechos patrimoniales son, por regla general, transmisi-
bles. Es decir, forman parte de aquellos bienes, derechos y obliga-
ciones transmisibles a que se refiere el artículo 9 5 1 del Código
Civil. E x c e p c i o n a l m e n t e pueden no serlo cuando el d e r e c h o se
extingue con la muerte del titular, c o m o el usufructo (artícu-
lo 8 0 6 del Código Civil).
Los derechos patrimoniales p u e d e n ser reales o personales
conforme a la clasificación que ya efectuamos.
Estos derechos reales y personales, llamados también dere-
chos de imperio, porque, c o m o lo h e m o s señalado, aseguran al
sujeto el señorío jurídico sobre una parte del m u n d o exterior o
sobre la conducta de otro h o m b r e , forman la parte más importan-
te del patrimonio, pero existen, paralelamente a ellos e incluso en
el c a m p o patrimonial, otros que escapan a la clasificación. 9

H e m o s tenido ocasión de referirnos a los bienes intangibles y


a los derechos potestativos.

9
A. VON THUR, op. ciL, vol. I, págs. 14 y ss.
LA RELACIÓN JURÍDICA DE D E R E C H O PRIVADO 215

- Derechos extrapatrimoniales

2 1 9 . G e n e r a l m e n t e se estima que los derechos extrapatrimo-


niales son los que c a r e c e n de valor pecuniario. Esto no es total-
m e n t e exacto porque lo adquieren c u a n d o son lesionados y es
necesario determinar la indemnización a que esa lesión da lugar.
L o que sucede es que estos derechos n o tienen, c o m o los patrimo-
niales, un valor original apreciable en dinero.
P e r o éste n o es el ú n i c o criterio de clasificación, porque debe-
mos e x a m i n a r su ejercicio, su posibilidad de transferencia y su
embargabilidad.
El artículo 1 4 6 4 del Código Civil dispone expresamente que
hay objeto ilícito en la enajenación de los derechos o privilegios
que n o pueden transferirse a otra persona. P o r otra parte el N 9 a 2

del artículo 1 6 1 8 del Código Civil señala c o m o inembargables, en


una categoría genérica: "Los derechos cuyo ejercicio es entera-
m e n t e personal, c o m o los de uso o habitación". El Código no
e n u m e r a estos derechos; el uso y la habitación son simples ejem-
plos y ello porque el artículo 8 1 9 establece que son intransmisi-
bles, que no p u e d e n cederse a ningún título, prestarse ni arren-
darse. Por su parte el artículo 3 3 4 del Código Civil dice que: "El
d e r e c h o de pedir alimentos no puede transmitirse por causa de
muerte, ni venderse o cederse de m o d o alguno, ni renunciarse".
Estos derechos cuyo ejercicio es e n t e r a m e n t e personal cubren
una amplia gama, desde el d e r e c h o de alimentos legales, que
tiene un claro valor pecuniario, hasta los derechos de potestad
que e n c o n t r a m o s en las relaciones de familia.
La sola inembargabilidad no significa que un d e r e c h o sea ex-
trapatrimonial; basta analizar al efecto la e n u m e r a c i ó n de los bie-
nes inembargables de los artículos 1 6 1 8 del Código Civil y 4 4 5 del
Código de Procedimiento Civil para ver que la mayoría de los
señalados son bienes claramente patrimoniales.
Por lo tanto, d e b e m o s buscar u n a c o m b i n a c i ó n de estos carac-
teres para determinar el carácter n o patrimonial de los derechos.
Si no tienen un valor original apreciable en dinero, son de ejerci-
cio enteramente personal, son intransferibles porque el acto de enaje-
nación adolecería de objeto ilícito y no pueden embargarse en con-
formidad al artículo 1618; nos encontramos precisamente, entonces,
frente a derechos de los llamados comúnmente extrapatrimoniales.

2 2 0 . En las relaciones de familia nos e n c o n t r a m o s frente a


dos órdenes de derechos, unos de potestad y otros de carácter
pecuniario.
216 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

E n el L i b r o I del C ó d i g o Civil el T í t u l o V I trata de las obli-


g a c i o n e s e n t r e los cónyuges; el T í t u l o I X de los d e r e c h o s y
o b l i g a c i o n e s e n t r e los padres y los hijos l e g í t i m o s . Estos dere-
c h o s de p o t e s t a d q u e t i e n e n el m a r i d o r e s p e c t o a la m u j e r , el
p a d r e c o n r e l a c i ó n a los hijos, f o r m a n p a r t e de la o r g a n i z a c i ó n
de la s o c i e d a d ; son de o r d e n p ú b l i c o y e s c a p a n a la v o l u n t a d
de los i n t e r e s a d o s .
Son típicamente derechos de ejercicio e n t e r a m e n t e personal,
n o negociables, es decir, derechos extrapatrimoniales.
P a r a l e l a m e n t e a estos d e r e c h o s de potestad existe o t r o q u e
ya t i e n e u n a significación p e c u n i a r i a . E n el r é g i m e n de socie-
dad conyugal: los frutos de los b i e n e s de la m u j e r los p e r c i b e
el m a r i d o (arts. 1 7 2 5 i n c . 2 y 1 7 5 3 del C. C ) . I g u a l m e n t e el
a

p a d r e t i e n e el usufructo de los b i e n e s del hijo q u e se e n c u e n -


tra bajo su patria p o t e s t a d (art. 2 4 3 del C. C ) . El i n c . 3 del a

a r t í c u l o 2 4 6 6 del C ó d i g o Civil dice q u e "no será e m b a r g a b l e el


usufructo del m a r i d o s o b r e los b i e n e s d e la mujer, ni el del
p a d r e o m a d r e de familia s o b r e los b i e n e s del hijo". E n reali-
dad esta disposición es i n e x a c t a p o r q u e n o e s t a m o s en presen-
cia a q u í de un v e r d a d e r o usufructo. A d e m á s la frase t i e n e rela-
c i ó n c o n lo q u e d i s p o n e el i n c i s o I de la m i s m a d i s p o s i c i ó n
a

q u e autoriza al a c r e e d o r a s u b r o g a r s e e n los d e r e c h o s de usu-


fructuario del d e u d o r ; p o r lo tanto, lo q u e e s t a b l e c e es q u e
a q u í n o c a b e la s u b r o g a c i ó n p o r el a c r e e d o r . L o s frutos q u e el
m a r i d o o p a d r e r e c i b a n son p e r f e c t a m e n t e e m b a r g a b l e s des-
pués de p e r c i b i d o s . S o n , p o r lo t a n t o , b i e n e s p a t r i m o n i a l e s .
E n la Ley N 1 7 . 3 3 6 s o b r e P r o p i e d a d I n t e l e c t u a l nos en-
a

c o n t r a m o s c o n el q u e se l l a m a d e r e c h o m o r a l de autor. Este,
a u n q u e es transmisible de a c u e r d o al a r t í c u l o 1 5 , es i n a l i e n a -
ble en c o n f o r m i d a d al a r t í c u l o 1 6 ; nos e n c o n t r a m o s pues fren-
te a un d e r e c h o e x t r a p a t r i m o n i a l . E n c a m b i o , el d e r e c h o
p a t r i m o n i a l de a u t o r p u e d e transferirse total o p a r c i a l m e n t e
de a c u e r d o al a r t í c u l o 17 de la ley.

2 2 1 . T e n e m o s por último los d e r e c h o s de la personalidad a


que ya h e m o s h e c h o alusión. Ellos se refieren a la individualidad
de las personas, tanto en su integridad física c o m o en su libertad;
c o m p r e n d e n , asimismo, la p r o t e c c i ó n de la personalidad civil; y,
por último, la p r o t e c c i ó n de la personalidad moral.
Se trata de derechos estrictamente extrapatrimoniales, n o pue-
den enajenarse, n o son renunciables, son inembargables, todo
ello porque son inseparables de la personalidad.
El h e c h o de ser estrictamente extrapatrimoniales n o significa
que estos d e r e c h o s n o sean susceptibles de valoración e c o n ó m i c a .
LA RELACIÓN JURÍDICA DE DERECHO PRIVADO 217

Si n o lo fueran n o podrían t e n e r tutela j u r í d i c a d e n t r o del ámbito


del d e r e c h o .
En c o n s e c u e n c i a , los d e r e c h o s de la personalidad tienen la
sanción ordinaria de los d e r e c h o s subjetivos; si el d e r e c h o es lesio-
n a d o su titular p u e d e o b t e n e r la indemnización del d a ñ o que se
le ha infligido.
Por ello la lesión de los d e r e c h o s de la personalidad es sancio-
nada, en la mayoría de los casos, de a c u e r d o a las normas de la
responsabilidad civil extracontractual en conformidad a los artícu-
los 2 3 1 4 y ss. del Código Civil. Sin e m b a r g o , el j u e z podría acor-
dar u n a reparación distinta de la indemnización pecuniaria si le
parece más adecuada; p o r e j e m p l o , en caso de una expresión
difamatoria, la publicación de la sentencia que así lo declara.
T o d o ello sin perjuicio de la sanción penal que p u e d a proce-
der, lo que no será e x c e p c i o n a l si vemos, c o m o lo hicimos oportu-
n a m e n t e , todos los delitos que están configurados alrededor de la
lesión de los d e r e c h o s de la personalidad.

NACIMIENTO, TRANSFERENCIA, TRANSMISIÓN Y EXTINCIÓN


DE LOS DERECHOS SUBJETIVOS

- Nacimiento

2 2 2 . Para estudiar el n a c i m i e n t o o adquisición de un d e r e c h o


d e b e m o s recordar la clasificación que hicimos distinguiendo en-
tre d e r e c h o s originarios y derivados.
Si el d e r e c h o n o existía antes, su titular ha realizado un acto
que h a c r e a d o el d e r e c h o a su favor. Es decir, el d e r e c h o origina-
rio n a c e directamente en m a n o s de su titular.
Por el contrario, e n los d e r e c h o s derivados el d e r e c h o existía
antes en m a n o s de otro titular, pero se ha verificado un aconteci-
m i e n t o que ha d e t e r m i n a d o el c a m b i o del titular del d e r e c h o .
La mayoría de los d e r e c h o s personales n a c e n originariamen-
te, pero hay e x c e p c i o n e s , ya que p u e d e efectuarse la tradición de
dichos d e r e c h o s (arts. 6 9 9 del Código Civil).
D e b e tenerse presente, eso sí, que en los d e r e c h o s personales,
el titular del d e r e c h o n o lo p u e d e adquirir o crear por un acto
exclusivo propio. L o que puede crear u n a persona por un acto o
h e c h o suyo es u n a obligación; al c o n t r a e r dicha obligación c r e a el
d e r e c h o correlativo para el a c r e e d o r de la obligación.
La mayoría de los d e r e c h o s reales nacen derivativamente. En
efecto, no se c o n c i b e que en nuestro Código, para que se cree un
218 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

d e r e c h o real, se requiera la presencia de dos elementos: un ante-


c e d e n t e j u r í d i c o que le sirva de causa, y se d e n o m i n a título, y un
m o d o de adquirir.
Los modos de adquirir los señala el art. 5 8 8 del Código Civil, y
son la ocupación, la accesión, la tradición, la sucesión por causa
de muerte y la prescripción.
Algunos de estos modos de adquirir son originarios, es decir,
se confunden en ellos el título c o n el m o d o de adquirir. Es lo que
sucede con la ocupación, la accesión y la prescripción, que siendo
modos de adquirir de acuerdo al art. 5 8 8 del Código Civil son, a
la vez, títulos constitutivos de d o m i n i o de acuerdo c o n el art. 7 0 3
del Código Civil.
Los derechos reales adquiridos por estos modos de adquirir,
que son a la vez títulos constitutivos de dominio, son originarios y
no derivativos.

- Transferencia y transmisión

2 2 3 . H e m o s visto que en los derechos derivados, el d e r e c h o


pasa de un titular a otro. Este c a m b i o del titular de un d e r e c h o es
lo que se d e n o m i n a transferencia o transmisión.
Cuando este c a m b i o en el titular del d e r e c h o se verifica por
un acto entre vivos hablamos de "transferencia". Cuando el cam-
bio se produce por causa de muerte estamos en presencia de una
"transmisión".
L a transferencia de un d e r e c h o es a título singular; esto n o
quiere decir que sólo pueda transferirse en cada acto sólo dere-
c h o , sino que el adquirente no recibe otros derechos y obligacio-
nes que los que resulten del título mismo de la transferencia.
L a transmisión p u e d e ser a título universal o a título singular
(art. 9 5 1 Código Civil).
L a transmisión a título universal se produce en las herencias, ya
que el heredero recibe todo el patrimonio del causante o una parte
alícuota (art. 1097 del Código Civil). La transmisión a título singu-
lar se produce en los legados, en los cuales el legatario no represen-
ta al testador ni tiene más derechos o cargas que los que expresa-
mente se le confieran o impongan (art. 1104 Código Civil).
En nuestro d e r e c h o se d e n o m i n a causante al que transmite el
d e r e c h o y causahabiente al que lo recibe.
L a transmisión o transferencia n o alteran la extensión ni el
c o n t e n i d o del d e r e c h o .
D e b e señalarse que nadie puede transferir o transmitir más
derechos que los que tiene, y que nadie puede adquirir más dcre-
IA RELACIÓN J U R Í D I C A DE D E R E C H O PRIVADO 219

chos que los que tenía el causante. Diversas disposiciones del Có-
digo consagran este principio.
El inc. I del art. 6 8 2 establece que: "Si el tradente no es el
a

verdadero d u e ñ o de la cosa que se entrega por él o a su n o m b r e ,


n o se adquieren p o r medio de la tradición otros derechos que los
transmisibles del mismo tradente sobre la cosa entregada".
El inc. I del art. 7 1 7 dispone que: "Sea que se suceda a título
a

universal o singular, la posesión del sucesor, principia en él; a


m e n o s que quiera añadir la de su antecesor a la suya; pero en tal
caso se la apropia c o n sus calidades y vicios". Es decir, el posee-
dor, para añadirse la posesión de su antecesor, tiene que hacerlo
c o n sus calidades y vicios.

- Derechos intransferibles e intransmisibles

2 2 4 . Hay derechos, tanto reales c o m o personales, que n o pue-


den transferirse o transmitirse. Se los llama derechos personalísi-
mos.
Especialmente los derechos de familia tienen el carácter de
intransferibles e intransmisibles. Así el art. 3 3 4 del Código Civil
establece que el d e r e c h o de pedir alimentos no puede transmitir-
se por causa de muerte, ni venderse o cederse de m o d o alguno. El
art. 1463 del Código Civil dispone que el d e r e c h o de suceder por
causa de muerte a u n a persona viva no puede ser objeto de u n a
donación o contrato.
Entre los derechos reales los de uso y habitación son intransfe-
ribles e intransmisibles. El art. 8 1 9 del Código Civil dispone que
son intransmisibles a los herederos, y no pueden cederse a nin-
gún título.
Hay otros derechos que p u e d e n transferirse, p e r o n o transmi-
tirse. Así ocurre con el d e r e c h o de usufructo que, de acuerdo con
el art. 8 0 6 del Código Civil, se extingue por la muerte del usufruc-
tuario.
Hay otros que n o pueden transferirse, c o m o sucede con el
d e r e c h o que nace del pacto de retroventa, de acuerdo con el
art. 1 8 8 4 del Código Civil.
D e b e señalarse que si se llega a efectuar la transferencia de un
d e r e c h o intransferible, el acto c o n t i e n e un objeto ilícito de acuer-
do c o n el N 2 del art. 1 4 6 4 del Código Civil y adolece, por lo
a a

tanto, de nulidad absoluta c o n f o r m e al art. 1 6 8 2 .


220 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL,

- Modificación de los derechos

2 2 5 . Modificación de un d e r e c h o son las distintas alteraciones


que puede sufrir.
Las modificaciones pueden consistir en el c a m b i o de los suje-
tos activo o pasivo del d e r e c h o , lo que se llama modificación
subjetiva, o en el c a m b i o del objeto del d e r e c h o , lo que se deno-
m i n a modificación objetiva.
El d e r e c h o real sólo puede modificarse subjetivamente cam-
biando al titular del d e r e c h o .
El d e r e c h o personal puede modificarse mediante el c a m b i o
del sujeto activo del d e r e c h o , lo que se realiza por la transferencia
(arts. 6 9 9 y 1901 y siguientes del Código Civil) o transmisión; p e r o
también por el c a m b i o del sujeto pasivo, lo que sólo puede reali-
zarse, por n o r m a general, en virtud de una novación en que un
nuevo deudor sustituye al antiguo, lo que implica el c a m b i o de
una obligación por otra (arts. 1 6 2 8 y 1631 N 3 del Código Civil).
2 a

Hay casos, sin e m b a r g o , en que se realiza el c a m b i o del d e u d o r


sin que se produzca novación. Tal sucede, por ejemplo, en la
situación del arrendatario insolvente por sus acreedores, que con-
templa el art. 1 9 6 8 del Código Civil.
Las modificaciones objetivas pueden consistir en un c a m b i o
cuantitativo del d e r e c h o , cuyo objeto puede incrementarse o dis-
minuir, o en un c a m b i o cualitativo del objeto. Puede incluso lle-
gar al c a m b i o del objeto, c o m o en el caso de la subrogación real
(art. 1727 del Código Civil).

- Extinción de los derechos

226. En la extinción de los derechos d e b e m o s distinguir en


cuanto se extingan solamente para el titular que los detentaba o
se extingan definitivamente.
En la transferencia y transmisión h e m o s visto el primer caso.
El d e r e c h o se extingue para el titular antiguo, pero subsiste en
poder del nuevo titular.
En la extinción definitiva de los derechos podemos señalar
numerosas causales.
En primer término, respecto a los derechos reales, los que se
extinguen c o n su titular, c o m o el usufructo, el uso y la habitación
(arts. 8 0 6 y 8 1 2 del Código Civil); los que e x c e p c i o n a l m e n t e se
extinguen por haberse dejado de gozar, c o m o las servidumbres
(art. 8 8 5 N 5 del Código Civil); o, porque siendo accesorios, se
2 a
LA RELACIÓN JURÍDICA DE D E R E C H O PRIVADO 221

extingue la obligación que garantizan, c o m o sucede con la hipo-


teca y la p r e n d a (arts. 2 4 3 4 y 2 4 0 1 del Código Civil).
Los derechos sujetos a plazo o condición extintivos terminan
por el cumplimiento del plazo o el evento de la condición.
Puede también ponerse fin al d e r e c h o personal p o r q u e el
a c r e e d o r y el d e u d o r así lo convengan, o bien, puede terminar el
d e r e c h o al extinguirse la obligación correlativa por cualquiera de
los medios que la ley r e c o n o c e al efecto. El art. 1567 del Código
Civil señala los modos de extinguirse las obligaciones y son: l La s

solución o pago efectivo. 2 L a novación. 3° L a transacción. 4 L a


a e

remisión. 5 L a c o m p e n s a c i ó n . 6 La confusión. 7 La pérdida de


fi 2 a

la cosa que se debe. 8 L a declaración de nulidad o la rescisión.


a

— Fuentes de los derechos subjetivos

227. Las fuentes de los derechos subjetivos son los h e c h o s de


d o n d e emanan. Los derechos reales tienen c o m o fuente los mo-
dos de adquirir. Están señalados en el art. 5 3 8 del Código Civil y
son la ocupación, accesión, tradición, sucesión por causa de muerte
y prescripción.
Los derechos personales tienen su origen en las fuentes de las
obligaciones que señala el art. 1 4 3 7 del Código Civil. Las fuentes
de las obligaciones son los antecedentes de d o n d e e m a n a n una
obligación y, al mismo tiempo, el d e r e c h o correlativo de dicha
obligación.
Las fuentes de las obligaciones se clasifican tradicionalmente
en contratos, cuasicontratos, delitos, cuasidelitos y la ley. U n a cla-
sificación más científica es distinguir entre h e c h o s jurídicos, actos
j u r í d i c o s y la ley.
En realidad la ley es, en el fondo, la fuente de todos los dere-
chos.
Más adelante nos referiremos con detalle a los hechos y actos
jurídicos. Nos limitaremos aquí a señalar las definiciones que da
nuestro Código de las distintas fuentes de obligaciones que señala.
El contrato lo ha definido en el art. 1 4 3 8 c o m o un acto p o r el
cual una parte se coliga para con otra a dar, h a c e r o no h a c e r
algo.
De los arts. 2 2 8 4 y 2 3 1 4 resulta la definición en nuestro Códi-
go de los cuasicontratos, delitos y cuasidelitos.
Cuasicontrato es el h e c h o voluntario, unilateral y lícito del
cual nacen obligaciones.
Delilo es el h e c h o ilícito, c o m e t i d o con inlención, que ha
inferido d a ñ o a o l i o .
222 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

Cuasidelito es el h e c h o ilícito culpable que ha inferido d a ñ o a


otro.
En ambos casos el d e r e c h o subjetivo que n a c e es precisamente
la facultad del que ha sufrido el daño para exigir su reparación.

E L EJERCICIO DE LOS DERECHOS SUBJETIVOS.


A B U S O DEL DERECHO

2 2 8 . Los límites en el ejercicio de un d e r e c h o y el abuso del


d e r e c h o constituyen un mismo p r o b l e m a analizado desde dos as-
pectos diversos.
La interrogante esencial es si el titular de un d e r e c h o subjeti-
vo, p o r el h e c h o de ser tal, p u e d e ejercerlo sin limitación alguna,
lo que significaría que p u e d e utilizarlo arbitrariamente en forma
caprichosa, sin que ello le reporte beneficio alguno, o bien, que
p u e d e ejercitarlo, culpable o dolosamente, infiriendo un d a ñ o a
un t e r c e r o .
P e n s e m o s en el d e r e c h o de propiedad, en el más amplio de
los d e r e c h o s reales, żautoriza este d e r e c h o al propietario para
usar, gozar y disponer de la cosa de que es d u e ñ o sin limitación
de n i n g u n a especie?
Los legisladores y los juristas modernos se han enfrentado al
problema y han dado soluciones diversas. Eso sí que hay un consen-
so y es que el uso irrestricto de un derecho, sin limitación alguna,
n o está involucrado en el contenido de un d e r e c h o subjetivo.
De los dos supuestos planteados en el segundo párrafo de este
n ú m e r o , el que h a tenido más relevancia es el segundo, o sea, el
d a ñ o causado a un tercero p o r el ejercicio de un d e r e c h o .
De acuerdo c o n la idea tradicional, el ejercicio del d e r e c h o n o
era objetable. El d e r e c h o positivo subjetivo otorgaba a su titular
un c a m p o de acción en el cual podía actuar c o n plena y e n t e r a
libertad. Incluso la doctrina clásica creía e n c o n t r a r un fundamen-
to en ciertos textos del Digesto (nemimen laedit qui suojure utitur: el
que usa su d e r e c h o n o causa daño a n a d i e ) , o bien un texto
similar de Gayo (D. 1 - 1 7 - 5 5 ) .
En resumen, si uno actúa dentro de su d e r e c h o no incurre en
responsabilidad; ella sólo es posible si los límites del d e r e c h o se
han sobrepasado.

2 2 9 . L a teoría del abuso del d e r e c h o , es decir, aquella según


la cual el ejercicio de un d e r e c h o en forma abusiva n o estaba
autorizado p o r la ley, ha sido en algunas partes establecido p o r la
legislación o aceptado p o r la jurisprudencia.
LA RELACIÓN JURÍDICA. DE DERECHO PRIVADO 223

Así, el artículo 2 2 6 del Código Civil alemán ( B G B ) dispone:


"El ejercicio de un d e r e c h o es inadmisible si ú n i c a m e n t e p u e d e
tener la finalidad de causar d a ñ o a otra persona". En tal caso se
ha estimado que existe un acto ilícito que da lugar a indemniza-
ción en conformidad al artículo 8 2 6 del mismo Código. El artícu-
lo 2° del Código Civil suizo dispone p o r su parte: "Cada u n o está
obligado a e j e r c e r sus d e r e c h o s y cumplir sus obligaciones según
las normas de la b u e n a fe. El abuso manifiesto de un d e r e c h o n o
está protegido por la ley".
La j u r i s p r u d e n c i a francesa ha aplicado la teoría respecto de
los d e r e c h o s reales, cuando son ejercidos c o n la intención de
causar daño; incluso al uso abusivo de ciertos d e r e c h o s discrecio-
nales de familia; en los contratos a propósito de su e j e c u c i ó n o de
su resciliación unilateral legalmente p r o c e d e n t e ; incluso en los
derechos sindicales, c u a n d o el sindicato p r o h i b e determinados
actos a sus asociados p o r motivos n o profesionales o declara u n a
huelga por motivos políticos.
A u n q u e numerosos autores franceses han desarrollado la teo-
ría del abuso del d e r e c h o , c o m o J o s s e r a n d , Ripert y Capitant,
entre o t r o s , existen jurisconsultos que han atacado el c o n c e p t o .
10

Planiol, por ejemplo, señala que el acto abusivo es necesaria-


mente un acto ilícito y que el ejercicio de un d e r e c h o n o p u e d e
ser ilícito. El d e r e c h o cesa c u a n d o el abuso comienza; n o p u e d e
existir el uso abusivo de un d e r e c h o cualquiera p o r la razón irre-
futable de que un mismo acto no p u e d e ser a la vez c o n f o r m e al
d e r e c h o y contrario al d e r e c h o . B o n n e c a s e participa del mismo
criterio, añadiendo que ello significaría considerar determinados
ejercicios de un d e r e c h o en h e c h o s j u r í d i c o s ilícitos para aplicar-
les la responsabilidad extracontractual; ahora bien, si el usado
abusivamente es un d e r e c h o contractual n o se ve c ó m o podría
aplicársele dicha responsabilidad.
O t r o p r o b l e m a consiste en d e t e r m i n a r en qué m o m e n t o el
ejercicio de un d e r e c h o llega a ser abusivo.
Al respecto hay criterios subjetivos que ligan la existencia de
culpa (en sentido amplio) para establecer si hay abuso. Es decir,
aplican las normas de la responsabilidad extracontractual. Algu-
nos limitándola al caso en que la culpa haya sido intencional, es
decir, que haya existido dolo. Otros aun c u a n d o ha existido culpa

JOSSERAND, De l'abus des droits. París, 1905. De l'esprit des drnils el de leur
lelalivilé, Ihcorie rlile de 1'iibns des ilroils. París, 1927.
( ) R ( 1KS RIPERT, IM regle inórale dans les iibligrüiini.s chiles. l,ib. (żral. de
Di-ciil. 1927. N" M9 v ss.
s
224 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

propiamente tal, esto es, imprudencia o negligencia, apreciadas,


no según el caso particular, sino en abstracto.
Otros criterios objetivos estiman que hay abuso si el d e r e c h o
n o se ejerce de acuerdo a su función social. Aquí hay también
variantes, porque pueden considerarse los móviles con que el de-
r e c h o se h a ejercido, o bien estimar que el ejercicio es abusivo si
constituye un acto anormal por sus elementos y sus resultados.
Participamos p l e n a m e n t e del criterio de Planiol y estimamos
que la expresión "abuso del d e r e c h o " es u n a antinomia. El que,
según la expresión corriente, abusa de su d e r e c h o n o está ejerci-
tando su d e r e c h o subjetivo, porque, n o r m a l m e n t e , ningún dere-
cho autoriza el a b u s o . 11

E n estos casos lo que sucede es que el titular h a excedido los


límites de su d e r e c h o ; éste le da solamente u n a aptitud para ac-
tuar aparente, pero al h a b e r sobrepasado las facultades que éste le
confiere, al no h a b e r respetado la b u e n a fe en su ejercicio, al
h a b e r trasgredido los límites que le puede i m p o n e r la concurren-
cia de otros derechos, ya no está actuando dentro de su d e r e c h o ,
ni c o n f o r m e a él, ni autorizado por él. Está actuando fuera de su
d e r e c h o subjetivo.
Esto nos lleva al p r o b l e m a de tratar de fijar cuáles son los
límites al ejercicio de los derechos.

Los límites al ejercicio de los derechos

230. El inciso l del artículo 5 8 2 del Código Civil dispone que


2

"El dominio (que se llama también propiedad) es el d e r e c h o real en


una cosa corporal, para gozar y disponer de ella arbitrariamente;
no siendo contra ley o contra d e r e c h o ajeno".
En realidad estas facultades se aplican a todos los derechos. Y a
el artículo 5 8 3 del Código nos dice que sobre las cosas incorpora-
les hay también u n a especie de propiedad, c o n c e p t o que es aún
más expresamente establecido en el N 2 4 del artículo 19 de la
a

Constitución, al señalar la protección de "el d e r e c h o de propie-


dad en sus diversas especies, sobre toda clase de bienes, corpora-
les o incorporales".
Por lo tanto, si somos propietarios de nuestros derechos, las
limitaciones al ejercicio de la propiedad se aplican también al de
aquellos derechos de que somos dueños (titulares). En conse-

11
MARCEL PLANIOL-G. RIPF.RT, of>. al., i. II, N" 871.
1A RELACIÓN JURÍDICA DE D E R E C H O PRIVADO 225

cuencia, el ejercicio de cualquier d e r e c h o subjetivo personal o


real tiene las mismas limitaciones que el ejercicio del dominio.
El artículo 5 8 2 citado nos señala ya dos grandes limitaciones:
la ley y el d e r e c h o ajeno. Esto está expresado en caracteres genéri-
cos y amplios, pero más adelante veremos c ó m o estos límites se
precisan y c o n c r e t a n dentro del conjunto a r m ó n i c o que constitu-
ye el o r d e n a m i e n t o jurídico.
Se h a atacado el t é r m i n o y se ha creído significar u n a potestad
sin barreras, la expresión "arbitrariamente" que e m p l e a el artícu-
lo 5 8 2 . Consideramos esta crítica c o m o exagerada, proveniente en
general del prurito de considerar al Código Civil c o m o una cons-
trucción de un individualismo e x t r e m o , contrario a todo criterio
o consideración social. Perspectiva insostenible, porque todo de-
r e c h o y toda ordenación j u r í d i c a es esencial y necesariamente
social.
La locución "arbitrariamente" n o significa en absoluto el po-
der actuar caprichosamente, sin cortapisa alguna. Tal c o n c e p t o
implicaría u n a contradicción de términos en la disposición misma
que, al señalar límites a la actuación, la ley y el d e r e c h o ajeno,
indica claramente que n o está autorizando u n a actuación capri-
chosa, ilícita, dañina o perturbadora.
La expresión n o h a c e sino reafirmar el principio de la autono-
mía de la voluntad. Arbitrio es la facultad que tiene la voluntad de
elegir o determinarse, pero los límites de esta facultad que la
disposición señala en forma resumida y genérica, están estableci-
dos en forma precisa a través de todo el o r d e n a m i e n t o . U n crite-
rio distinto significaría sostener que el artículo 5 8 2 del Código
Civil está en contradicción con todo el resto de la normativa civil,
con los preceptos rectores del d e r e c h o privado.

2 3 1 . E x a m i n a n d o el conjunto de nuestro d e r e c h o civil, pode-


mos agrupar en grandes categorías las limitaciones al ejercicio de
los derechos subjetivos.
T e n e m o s , en primer término, limitaciones que son inherentes
al d e r e c h o mismo y a la forma en que debe ejercerse; las llamare-
mos limitaciones intrínsecas al ejercicio de los derechos.
En c a m b i o , hay otras que aparecen c u a n d o el d e r e c h o se pone
en movimiento, c u a n d o se desenvuelve en el m e d i o social. Se
(rata de problemas de reacción, de situaciones externas que ac-
liían frente al d e r e c h o y limitan o encauzan su ejercicio; las llama-
remos limitaciones extrínsecas al ejercicio de los derechos.
Entre las primeras tenemos las que provienen de la naturaleza
del d e r e c h o , las que se derivan de la b u e n a fe; por último, las que
están determinadas por la función social del d e r e c h o .
22(5 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

E n t r e las segundas tenemos, en primer término, las que pro-


vienen del respeto a la b u e n a fe de los terceros, las inherentes a la
c o n c u r r e n c i a de derechos; en último término, las que se originan
por la colusión de los derechos.

- Límites intrínsecos

2 3 2 . El primero de los límites intrínsecos en el ejercicio de los


derechos es el que se determina por la naturaleza o c o n t e n i d o del
d e r e c h o mismo.
No todos los derechos son iguales. T e n e m o s disúntos derechos
reales y son distintos precisamente porque las facultades que confie-
ren a su titular son diferentes. No es lo mismo, en cuanto a faculta-
des, ser dueño de una cosa que ser usufructuario de la misma.
D e n t r o de los derechos personales y en la infinita variedad
que p u e d e n revestir las prestaciones que los integran, es difícil
que e n c o n t r e m o s un crédito e x a c t a m e n t e idéntico a otro.
L o anterior significa una primera limitación; la facultad del
titular de un d e r e c h o real, el crédito del sujeto de un d e r e c h o
personal, n o pueden ir más allá de aquello a que su propio dere-
c h o los autoriza; más allá de la naturaleza y c o n t e n i d o de su pro-
pio d e r e c h o . 12

Nos parece esto evidente si pensamos que el usufructuario n o


puede disponer de la cosa que tiene en usufructo (art. 7 6 4 C. C ) ;
igualmente si consideramos que el acreedor a plazo n o p u e d e
exigir el pago de su obligación antes de que éste expire (art. 1 4 9 6
C. C ) .

2 3 3 . El segundo de los límites intrínsecos del ejercicio de un


d e r e c h o es la b u e n a fe.
Ya h e m o s señalado el c o n c e p t o de b u e n a fe e indicado c ó m o
su protección constituye u n o de los principios fundamentales de
nuestro d e r e c h o privado. T a m b i é n h e m o s indicado c ó m o la ac-
tuación de mala fe puede ser un e l e m e n t o de ilicitud en la consti-
tución de una relación j u r í d i c a .
Aquí señalamos la b u e n a fe c o m o u n a limitación en el ejerci-
cio de los derechos subjetivos. Su ejercicio de mala fe está más allá
de lo que el d e r e c h o autoriza y n o tiene protección j u r í d i c a .
Sin pretender ser exhaustivos podemos señalar en primer tér-
mino el artículo 1 5 4 6 del Código Civil, que dispone que los con-

12
R. D . J . , t. 79, s. 5, p. 139, p. 271; t. 82, s. 5, p. 10, p. 129.
LA RELACIÓN JURÍDICA DE D E R E C H O PRIVADO 227

tratos d e b e n ejecutarse de b u e n a fe; el artículo 1 6 1 7 N 5 del a 2

C. C. que preceptúa que los acreedores n o están obligados a acep-


tar la cesión de bienes c u a n d o h a habido mala fe del deudor; el
artículo 1661 del C. C. que señala que la c o m p e n s a c i ó n n o puede
t e n e r lugar en perjuicio de los derechos de un tercero; el artícu-
lo 1 6 8 3 del C. C. que n o permite que alegue la nulidad al que
celebró el acto o contrato "sabiendo o d e b i e n d o saber el vicio que
lo invalidaba"; dentro de la misma nulidad el artículo 1 6 8 5 del
C. C. que n o permite alegar la nulidad al incapaz de cuya parte h a
habido dolo para inducir al acto o contrato; la sanción al que
vendió a sabiendas lo que en el todo o en una parte considerable
n o existía (art. 1 8 1 4 del C. C ) ; la acción pauliana que permite
rescindir los contratos que el d e u d o r ha celebrado de mala fe
(artículos 2 4 6 8 del Código Civil), etc.
T o d o s estos ejemplos nos demuestran que es i n h e r e n t e el pro-
c e d e r de b u e n a fe en el ejercicio de los derechos subjetivos. Ellos
n o autorizan el que se los utilice, el que se los ejercite de mala fe.
Tal ejercicio sobrepasa el d e r e c h o ; se aparta de su c o n t e n i d o y de
sus facultades. Tal conducta, a u n q u e invoque c o m o p u n t o de par-
tida un d e r e c h o subjetivo, n o es una conducta c o n f o r m e a dere-
c h o y c a r e c e de protección j u r í d i c a . Es una c o n d u c t a abusiva.
Es lo que se d e n o m i n a un "acto de emulación" y que el Códi-
go Civil alemán considera e x p r e s a m e n t e al decir: "el ejercicio de
un d e r e c h o es inadmisible cuando sólo puede t e n e r por objeto
causar un daño a otro" (art. 2 2 6 del B G B ) .

234. El tercero de los límites intrínsecos al ejercicio de los


derechos es el de que este ejercicio debe conformarse a su fun-
ción social.
D e b e m o s señalar, que en el supuesto de que así n o sea, al
igual que en el caso anterior, estamos en presencia de una juridi-
cidad anormal. Pero, a diferencia de la situación analizada en el
n ú m e r o p r e c e d e n t e , la relación j u r í d i c a aparece aquí en un pri-
m e r m o m e n t o c o m o projurídica, querida por el d e r e c h o . Es a
posteriori que el ejercicio del d e r e c h o e x p e r i m e n t a un viraje to-
tal: lo que era projurídico se convierte en antijurídico; lo que
parecía justificado ya n o lo está.
E n la actuación de mala fe, que antes analizamos, el d e r e c h o
se ejercita n o hacia la finalística i n h e r e n t e a él y que, por ende,
tiene p r o t e c c i ó n j u r í d i c a , sino hacia otros fines distintos y, por lo
tanto, n o reconocidos. E n lugar de usar el d e r e c h o para su m e t a
normal y correcta se lo e m p l e a o utiliza para algo diferente; lite-
ralmente se abusa de él. De aquí tal vez la expresión "abuso del
derecho".
228 DERECHO C M I . PARTE GENERAL

P e r o en la situación que a h o r a e x a m i n a m o s n o existe sola-


m e n t e abuso que implica la idea de desviación que se realiza en
causa propia. La anormalidad consiste en la alteración de la finali-
dad del d e r e c h o . Con un cierto resultado j u r í d i c o , de p o r sí admi-
sible, se contraría sin e m b a r g o el alcance de otra figura j u r í d i c a
distinta. Es un acto fraudulento.
Este ejercicio actuando más allá de la interna finalidad y de la
función social del d e r e c h o subjetivo es un ejercicio inadecuado
distinto del acto de emulación o abusivo a que nos referimos en el
párrafo a n t e r i o r .
13

En el abuso el m e c a n i s m o de ejercicio del d e r e c h o p u e d e ser


objetado de inmediato; en el fraude el m e c a n i s m o es irreprocha-
ble; es el resultado final el que revela la anormalidad.
Así se ha resuelto que la facultad de una persona para enta-
blar acciones judiciales o administrativas en c o n t r a de otra p u e d e
adquirir u n a c o n n o t a c i ó n de ilicitud c u a n d o esas acciones, apre-
ciadas en conjunto y atendida su finalidad, han tenido c o m o úni-
co objetivo impedir o, al m e n o s , restringir la c o m p e t e n c i a en la
comercialización de un producto d e t e r m i n a d o . 14

En estos casos hablamos g e n e r a l m e n t e de fraude del d e r e c h o .


Para demostrar que es artificial e inexistente la aparente nor-
malidad c o n que el d e r e c h o se ha ejercido, d e b e m o s e x a m i n a r
otras situaciones a las que la anterior afecta y demostrar c ó m o el
resultado j u r í d i c o normal de estas situaciones fue alterado p o r el
fraude c o n t e n i d o en el ejercicio del d e r e c h o .
En el ámbito del d e r e c h o privado los particulares p u e d e n mu-
chas veces utilizar libertades hacia metas que n o sólo n o son las
previstas p o r el o r d e n a m i e n t o j u r í d i c o , sino que lo contradicen.
Algunos autores estiman, desde otro punto de vista, que los
d e r e c h o s subjetivos son r e c o n o c i d o s a los individuos c o m o funcio-
nes sociales, o, al m e n o s , con determinados fines sociales. Si el
titular del d e r e c h o lo desvía o aparta de su fin c o m e t e un fraude
que n o m e r e c e p r o t e c c i ó n j u r í d i c a .
En el d e r e c h o civil e n c o n t r a m o s a veces disposiciones que
limitan el ejercicio de un d e r e c h o p o r consideraciones de o r d e n
social; así, las limitaciones a la construcción que c o n t i e n e n los
artículos 6 0 0 y 601 del Código Civil o las limitaciones al d e r e c h o
de propiedad que c o n t e m p l a n los artículos 9 3 0 , 9 3 2 , 9 3 7 , 9 4 8 ,
etc., del Código Civil. Los artículos 2 7 9 y 2 8 0 del Código de Proce-

NATOLI, Note preliminari ad una leona dell'abuso del diritlo. Studi Messineo,
1 3

vol. TV, págs. 265 ss.


R. D . J . , t . 81, s. 6, p. 26, p. 99.
1 4
LA REÍ A C I Ó N JURÍDICA DE D E R E C H O PRIVADO 229

dimiento Civil c o n t e m p l a n la posibilidad de solicitarse c o m o pre-


judiciales las medidas precautorias. Sin embargo, el ejercicio de
este d e r e c h o por el d e m a n d a n t e debe responder a un fundamen-
to y u n a finalidad legítimos; si por su inactividad o por resolución
del tribunal dichas medidas no se m a n t i e n e n el solicitante es res-
ponsable del perjuicio causado y el p r o c e d i m i e n t o se considera
doloso. Está claro aquí que es el resultado lo que ha determinado
la antijuridicidad de la conducta.
Igual criterio informa la responsabilidad del empresario en
los casos contemplados en los N 3 y 4 del artículo 2 0 0 3 del
o s 2 e

Código Civil.
El artículo 5 2 4 del Código de Procedimiento Civil autoriza a
los acreedores para exigir la liquidación de la comunidad de que
sea parte el deudor, salvo si de ello resultare grave perjuicio.

- Límites extrínsecos

235. El primero de los límites extrínsecos al ejercicio de los


derechos es el respeto a la buena fe de los terceros.
A q u í nos e n c o n t r a m o s n o c o n un nuevo c o n c e p t o , sino con
u n a nueva dimensión de la b u e n a fe. A q u í n o se trata de la
b u e n a fe que subjetivamente d e b e n t e n e r u objetivamente respe-
tar los que c o n t r a e n o desarrollan u n a relación j u r í d i c a . Estamos
en presencia de terceros, e x t r a ñ o s a dicha relación, p e r o cuya
b u e n a fe n o p u e d e ser d e s c o n o c i d a y, p o r lo tanto, su situación
jurídica afectada p o r el ejercicio p o r un t e r c e r o de un d e r e c h o
subjetivo.
Así se ha fallado que "de lo expuesto debe concluirse, enton-
ces, que hay alguna actividad de suyo legítima, ella se transforma
en ilegítima, arbitraria o ilegal si en su ejercicio se afecta un
d e r e c h o de un tercero r e c o n o c i d o y garantizado por la Constitu-
ción, y n o queda, a su vez, incluido dentro de las e x c e p c i o n e s que
la misma Constitución establece, lo que no ocurrió en el caso sub
lite, c o m o se h a señalado".
"Que la conclusión a que se ha arribado es un principio gene-
ral de nuestra legislación, cuya disposición más clara se e n c u e n t r a
en la antigua disposición del art. 9 4 5 del C. Civil, hoy art. 5 6 del
C. de Aguas, disposición que establece que 'cualquiera puede ca-
var en suelo propio pozos para las bebidas y usos domésticos,
aunque de ello resulte menoscabarse el agua de que se alimente
algún otro pozo; pero si de ello no reportare utilidad alguna, o n o
lauta que pueda compararse con el perjuicio ajeno, será obligado
a cegarlo', y en la disposición del arl. 911 del (Vnligo de Bello".
230 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

"Estas disposiciones se fundan en el principio i n c o n c u s o del


abuso del d e r e c h o , en virtud del cual u n a actuación de suyo legíti-
ma se transforma en ilegítima si altera o afecta en forma grave el
d e r e c h o legítimo de un t e r c e r o " . 15

E x a m i n a n d o algunas disposiciones del Código Civil por o r d e n


correlativo, e n c o n t r a m o s este principio establecido en muy diver-
sas materias.
El artículo 9 4 , regla N 4°, del Código Civil, dispone que en la
s

rescisión del decreto de posesión definitiva de los bienes del des-


aparecido "se recobrarán los bienes en el estado en que se halla-
ren, subsistiendo las enajenaciones, las hipotecas y demás dere-
chos reales constituidos legalmente en ellos". Es decir, la b u e n a fe
de los terceros titulares de estos derechos limita el d e r e c h o subje-
tivo del presunto desaparecido.
El artículo 1 4 3 2 del Código Civil e x a m i n a c u á n d o la resolu-
ción, rescisión o revocación de las donaciones da acción contra
terceros poseedores. Del e x a m e n de los tres n u m e r a n d o s del ar-
tículo resulta que la acción n o p r o c e d e contra terceros poseedo-
res de b u e n a fe. Al respecto constituye b u e n a fe el h a b e r descono-
cido la existencia o posibilidad de la acción.
Algo análogo disponen los artículos 1 4 9 0 y 1491 del Código
Civil que, en caso de resolución, dan acción reivindicatoría contra
terceros poseedores si éstos están de mala fe. De nuevo ésta se
configura por el h e c h o de h a b e r c o n o c i d o la existencia de la
condición.
E n estos casos, la b u e n a fe de los terceros limita el ejercicio
del d e r e c h o subjetivo de propiedad; en un caso del donante, en el
otro, del que obtuvo la resolución.
El inciso 2 del artículo 1 5 7 6 del Código Civil dispone que "El
2

pago h e c h o de b u e n a fe a la persona que estaba e n t o n c e s en


posesión del crédito, es válido, a u n q u e después aparezca que el
crédito n o le pertenecía". Así, el d e r e c h o del a c r e e d o r se extingue
y no puede ya ejercitarlo, a u n q u e n o recibió la prestación corres-
p o n d i e n t e en atención a la b u e n a fe de la persona que realizó el
supuesto pago.
E n sentido inverso el artículo 1 5 7 8 del Código Civil establece
que es nulo el pago h e c h o al d e u d o r insolvente en fraude de sus
acreedores.
El artículo 2 0 5 8 del Código Civil establece que la nulidad del
contrato de sociedad n o perjudica a las acciones que correspon-
den a terceros de b u e n a fe. P o r su parte, el artículo 2 1 1 4 señala

16
R. D . J . , t. 82, s. 5, p. 67, cons. 14 y 15.
LA RELACIÓN JURÍDICA DE D E R E C H O PRIVADO 231

que la disolución de la sociedad no podrá alegarse contra terceros


de b u e n a fe; considera por tal el h a b e r ignorado la disolución.
El artículo 2 1 7 3 del Código Civil c o n t e m p l a el caso de actos
ejecutados por el mandatario, n o obstante la expiración del man-
dato. Dichos actos son válidos frente a terceros de b u e n a fe, caso
de los dos primeros incisos, e inválidos si éstos están de mala fe,
tercer inciso. Aquí, y c o n similitud a los casos anteriores, la buena
fe consiste en que los terceros hayan ignorado la expiración.
Los artículos 2 3 0 1 , 2 3 0 2 y 2 3 0 3 del Código Civil, en el pago de
lo no debido, limitan los derechos del que pagó lo que no debía
frente a terceros de b u e n a fe.
L o anterior está en perfecta c o n c o r d a n c i a con lo establecido
respecto a las prestaciones mutuas en los artículos 9 0 4 y siguientes
del Código Civil, en que los derechos del reivindicante frente al
poseedor vencido varían en cada caso según si éste ha estado de
b u e n a o de mala fe.

236. U n a segunda limitación extrínseca al ejercicio de los de-


rechos proviene de la c o n c u r r e n c i a de derechos. Es decir, nos
e n c o n t r a m o s con más de un d e r e c h o c o n c u r r e n t e , sobre un obje-
to ú n i c o . 16

El ejemplo más simple lo podemos suponer respecto de una


cosa sobre la que hay constituido un usufructo; el derecho subjetivo
de propiedad del dueño va a estar limitado por las facultades que el
usufructo confiere al usufructuario. El uso y goce de la cosa, faculta-
des inherentes al dominio, no va a poder ejercitarlas porque van a
corresponder al usufructuario. El inciso I del artículo 765 del Có-
a

digo Civil señala que "El usufructo supone necesariamente dos de-
rechos coexistentes, el del nudo propietario y el del usufructuario".,
17

No necesariamente la c o n c u r r e n c i a va a significar la existencia


de dos derechos reales. Así, si el propietario de un inmueble lo
arrienda ve limitado el ejercicio de su d e r e c h o de dominio, ya que
no tiene el uso de la cosa, el que corresponde al arrendatario y
éste es sólo titular de un d e r e c h o p e r s o n a l . 18

T a m b i é n puede existir c o n c u r r e n c i a entre derechos persona-


les. Al respecto el titular de un crédito a la orden de cualquiera
(lase puede darlo en prenda a una institución bancaria mediante
el endoso en garantía, de acuerdo con la Ley N 4.287. E n tal a

<aso, la facultad de c o b r o y p e r c e p c i ó n del pago, i n h e r e n t e al

"'' R. D. )., i. 8 2 , s. 5, |). 7 2 .


1 7
R. n . ' j . , i. s o , s. i, p. :so.
R. D . j . , t. 8 0 , s. r., |>. 152, |). 1 5 1 .
232 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

d e r e c h o subjetivo de crédito, pasa del a c r e e d o r al endosatario, el


que puede, sin más trámite, c o b r a r el valor y aplicarlo al pago de
su crédito (artículo 6 6 0 del Código de C o m e r c i o ) .
Esta c o n c u r r e n c i a de derechos constituye, por lo tanto, u n a
limitación importante al ejercicio de los derechos subjetivos.

237. L a última limitación extrínseca al ejercicio de los dere-


chos subjetivos está constituida por la colusión de derechos.
Este es un c o n c e p t o distinto de la c o n c u r r e n c i a de derechos:
en ella hay varios d e r e c h o s que coinciden en un objeto único; e n
la colusión se trata de derechos independientes, muchas veces
equivalentes, que rara vez recaerán sobre el mismo objeto, p e r o
que entran en contacto legítimamente en el m u n d o del d e r e c h o .
C o m o veremos más adelante, se da el caso en que distintos
derechos entren en contacto, se sobrepongan, sean incompati-
bles, no puedan satisfacerse simultáneamente en su totalidad, todo
dentro de un ejercicio normal y legítimo. żEs posible preferir a
unos sobre otros y, en tal caso, qué criterios d e b e m o s aplicar?
Este es u n o de los problemas más difíciles de dilucidar en
nuestro o r d e n a m i e n t o ; n o tenemos disposiciones que específica-
m e n t e nos señalen u n a regulación general al respecto. El criterio
d e b e m o s tratar de abstraerlo de distintas normas dispersas sobre
las materias más diversas. Es por ello que los c o n c e p t o s que seña-
lamos a continuación p u e d e n se revisados y alterados por estudios
más precisos que se a b o q u e n específicamente a este problema.
a) L a primera hipótesis de colusión de d e r e c h o s que d e b e m o s
analizar es la que puede producirse entre derechos reales y perso-
nales.
Si examinamos el artículo 1962 del Código Civil vemos que el
adquirente de un bien sólo está obligado a respetar el arriendo en
casos especiales; por lo tanto, la norma general es que n o está obliga-
do a respetarlo. L o anterior parece indicar que en el caso de colu-
sión de derechos reales y personales, prefieren los derechos reales.
Sin embargo el artículo 792 del Código Civil dispone que el usufruc-
tuario es obligado a respetar los arriendos de la cosa fructuaria.
Pero hay otras disposiciones que nos afirman en el criterio
manifestado al c o m i e n z o . Así, el artículo 2 4 0 1 del Código Civil
autoriza al a c r e e d o r prendario a r e t e n e r la p r e n d a si tuviere con-
tra el mismo d e u d o r otros créditos. P o r su parte el art. 2 4 7 6 del
C. C. dispone que afectando a una misma especie créditos de la
primera clase (personales) y créditos de la segunda (reales-pren-
darios), excluirán éstos a aquéllos. Por su parte, el artículo 2 4 7 8
dispone que los créditos personales de primera clase n o se exten-
derán a las fincas hipotecadas, sino en un caso de e x c e p c i ó n .
LA RELACIÓN J U R Í D I C A DE DERECHO PRIVADO 233

P o r estas y otras consideraciones estimamos que, en caso de


colusión, los d e r e c h o s reales prefieren a los d e r e c h o s personales.
b ) El segundo supuesto es que concurran d e r e c h o s reales de
la misma naturaleza.
De acuerdo c o n lo dispuesto en el artículo 2 4 7 7 del Código
Civil, prevalecen los constituidos primero. D i c h a n o r m a establece
que, en caso de c o n c u r s o , las hipotecas se pagarán según el orden
de sus fechas y, aún más, que las de una misma fecha preferirán
p o r el orden de su inscripción. P o r su parte el artículo f 8 1 7 dispo-
ne que si se vende separadamente una misma cosa a dos personas,
el c o m p r a d o r que haya entrado en posesión será preferido al
otro. A u n q u e n o se trata aquí precisamente de c o n c u r r e n c i a de
d e r e c h o s reales, sin e m b a r g o es revelador de un criterio; sin im-
portar la fecha del título, el d e r e c h o real constituido primero es
el legítimo.
c) U n a tercera suposición es que concurran d e r e c h o s de dis-
tinta j e r a r q u í a y naturaleza.
E n tal situación, el criterio de nuestro Código parece ser el
que prime el d e r e c h o de mayor j e r a r q u í a . El artículo 8 9 4 del Có-
digo Civil c o n c e d e la acción reivindicatoría (publiciana) al posee-
dor regular, pero ésta n o valdrá c o n t r a el verdadero dueño.
Así el artículo 6 6 9 autoriza al d u e ñ o del t e r r e n o en que otra
persona, sin su c o n o c i m i e n t o , hubiere edificado, plantado o sem-
brado, para h a c e r suyo el edificio, plantación o sementera. El
artículo 7 2 5 dispone que el poseedor conserva la posesión aunque
transfiera la tenencia. El inciso 2 del artículo 9 2 2 dispone que n o
a

valdrá c o n t r a el propietario que n o ha i n t e n e n i d o en el j u i c i o la


sentencia relativa a la posesión del d o m i n i o o b t e n i d a contra el
usufructuario, usuario o habitante. En el legado del d o m i n i o de
un predio se e n t i e n d e n comprendidas sus servidumbres activas
(art. 1120 C. C ) . Igualmente en la división de un fundo d e b e n
establecerse las servidumbres necesarias para su c ó m o d a adminis-
tración y g o c e (art. 1 3 3 7 N 5 C. C ) . A u n q u e la ley h a tratado de
a a

repartir las cargas, c u a n d o en la asignación testamentaria se h a


separado la m e r a propiedad del usufructo, el artículo 1 3 7 0 inciso
final del Código Civil i m p o n e que las que consistieren en pensio-
nes periódicas serán cubiertas p o r el usufructuario. El artículo 1815
dispone que la venta de cosa ajena vale, pero sin perjuicio de los
derechos del d u e ñ o de la cosa vendida. El comodatario tiene la
obligación de restituir, pero ella cesa desde que descubre que él
es el verdadero d u e ñ o de la cosa prestada (art. 2 1 8 5 del G. C ) . En
el mismo criterio está basado lo dispuesto en el artículo 2 4 9 9 del
Código Civil respecto de la omisión de actos de m e r a facultad o la
mera tolerancia de actos de que no resulta gravamen.
234 DERECHO CrVEL. PARTE GENERAL

d) O t r a suposición es la colusión de derechos de la misma


j e r a r q u í a , pero de distinta entidad.
E n este caso los ejemplos para fundamentar un criterio son
difíciles, porque g e n e r a l m e n t e los mismos d e r e c h o s reales tienen
la misma entidad. Sin e m b a r g o , p a r e c e evidente que en este su-
puesto prima el d e r e c h o de mayor entidad.
El artículo 8 9 4 del Código Civil que confiere la acción reivin-
dicatoría al poseedor regular establece que n o valdrá contra el
que posea con igual o m e j o r d e r e c h o .
El artículo 7 8 0 dispone que siendo dos o más los usufructua-
rios habrá entre ellos d e r e c h o de acrecer. Es decir, el d e r e c h o de
mayor entidad, por el tiempo de constitución o de h e c h o , va a
acrecentarse con el de m e n o r entidad.
e) P o r último, d e b e m o s e x a m i n a r el p r o b l e m a de los dere-
chos personales entre sí. Los derechos personales n o tienen, en
general, j e r a r q u í a y t a m p o c o se considera su entidad.
L a n o r m a c o m ú n la establece el artículo 2 4 8 9 del Código Civil
que dispone que los créditos que n o gozan de preferencia se
cubrirán a prorrata, sin consideración a su fecha. Igual criterio
aplica el artículo 1 3 7 4 al señalar que se pagará a los acreedores
hereditarios a medida que se presenten, esto es, n o se toman en
cuenta ni el m o n t o ni la fecha del crédito.
P o r lo tanto, en teoría, en la colusión de derechos personales,
que p u e d e producirse si el patrimonio del d e u d o r n o alcanza
para satisfacerlos a todos, ellos deberán concurrir en un plano de
absoluta igualdad pagándose a prorrata.
Esta n o r m a general la altera la ley al establecer ciertas catego-
rías de créditos que gozan de una preferencia en virtud de un
privilegio. El artículo 2 4 7 1 del Código Civil dice que "Gozan de
privilegio los créditos de la I , 2 y 4 clase". A h o r a bien, todos los
a a a

créditos de I y 4 clase y algunos de la 2 son créditos personales.


a a a

Los créditos privilegiados de primera clase están señalados en


nueve n ú m e r o s del artículo 2 4 7 2 del Código Civil. Prefieren a
todos los demás créditos y, entre ellos, según el orden de numera-
ción en el artículo citado.
Los créditos personales comprendidos en la segunda clase cons-
tituyen casos muy particulares y n o afectan c o n su preferencia
todo el patrimonio del deudor, sino ciertos bienes determinados.
El último privilegio lo tienen los créditos de la cuarta clase
que señala el artículo 2 4 8 1 del Código Civil en seis números dis-
tintos. D e n t r o de su clase prefieren unos a otros, n o por el orden
de e n u m e r a c i ó n , sino p o r la fecha de sus causas, entendiéndose
por tales las que señala el artículo 2 4 8 2 .
CAPÍTULO V I

TEORÍA DE LOS ACTOS JURÍDICOS

HECHOS Y ACTOS JURÍDICOS

2 3 8 . H e c h o es, en general, todo lo que sucede.


Los h e c h o s pueden ser irrelevantes j u r í d i c a m e n t e (cerrar la
puerta, e n c e n d e r un cigarrillo), o consistir en "hechos jurídicos",
que son todos aquellos a c o n t e c i m i e n t o s o circunstancias que pro-
ducen u n a c o n s e c u e n c i a de d e r e c h o .
Estos h e c h o s j u r í d i c o s p u e d e n ser h e c h o s j u r í d i c o s naturales.
No requieren voluntad ni capacidad y no p u e d e n clasificarse de
lícitos o ilícitos. Así el n a c i m i e n t o , la muerte, el transcurso del
tiempo.
F r e n t e a ellos tendremos los h e c h o s j u r í d i c o s humanos, que
p u e d e n ser involuntarios o voluntarios. Los primeros derivan de
la actividad h u m a n a sin voluntad consciente, c o m o los actos de
los d e m e n t e s o de los infantes (arts. 7 2 3 , 2 3 1 9 C. C ) .
Los h e c h o s j u r í d i c o s h u m a n o s voluntarios p u e d e n ser o sim-
ples h e c h o s j u r í d i c o s o actos j u r í d i c o s .
Los primeros son aquellos h e c h o s h u m a n o s voluntarios a los
que la ley atribuye un efecto j u r í d i c o n o querido o distinto del
perseguido por su autor. P u e d e n ser lícitos (art. 2 2 9 0 C. C.) o
ilícitos (art. 2 3 1 4 C. C ) .
Los "actos j u r í d i c o s " son actos h u m a n o s conscientes y volunta-
rios, destinados a producir un efecto j u r í d i c o p r e d e t e r m i n a d o y
querido p o r el autor.

2 3 9 . Estos actos jurídicos p u e d e n ser, a su vez, unilaterales o


bilaterales.
El aclo jurídico unilateral es la expresión de voluntad de una
sola parle. Esla parle puede ser una sola persona en los actos
236 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

unilaterales simples, por ejemplo, el testamento (art. 9 9 9 del C. C ) .


Puede consistir también en la manifestación de voluntad de varias
personas, pero que, en conjunto, expresan una sola voluntad e n
un mismo sentido. Así la voluntad de la mayoría de los miembros
de u n a corporación configura la voluntad de ésta (art. 5 5 0 del
C. C ) ; hablamos en este caso de actos unilaterales colectivos.
El acto j u r í d i c o bilateral es el acuerdo de voluntades de dos o
más partes. Este acuerdo de voluntades lo d e n o m i n a m o s "consen-
timiento".
E n los actos j u r í d i c o s bilaterales distinguimos entre conven-
ciones y contratos.
Las "convenciones" modifican o extinguen obligaciones. Así el
pago (art. 1 5 6 8 del C. C.) o la tradición (art. 6 7 0 del C. C ) .
Los actos jurídicos bilaterales de los que n a c e n obligaciones se
d e n o m i n a n contratos. E n otros términos, contrato es una conven-
ción que crea obligaciones.
No obsta al carácter unilateral de un acto el que posterior-
m e n t e para producir efectos necesite el que haya otra manifesta-
ción de voluntad, c o m o la legitimación voluntaria que requiere la
aceptación del hijo (art. 2 1 0 del C. C ) , o el testamento que para
producir efectos necesita la aceptación del h e r e d e r o (art. 1 2 2 5
del C. C ) . Sólo se mira al n ú m e r o de voluntades necesarias origi-
nariamente para que el acto exista.
T E O R Í A DE EOS ACTOS [URIDICOS 237

p¡ 1

(L) PH
S

Nac

lat rales ac
ra

nes pa ra
rtes
'jj ra CS Z

te rale
nes
OH 0.
'Sj
0 0
ra
V
J2 'u 'ura u

de

as pa
bliga
_ra
be
"o M 3
i o 1 0 -o
238 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

O T R A S CLASIFICACIONES DE LOS ACTOS JURÍDICOS

2 4 0 . Fuera de su distinción en unilaterales y bilaterales, los


actos j u r í d i c o s pueden clasificarse desde otros puntos de vista:
a) En cuanto a la é p o c a en que van a producir sus efectos se
dividen en:
Actos entre vivos: Aquellos que n o suponen la muerte de su
autor para producir efectos (Arrendamiento - D o n a c i ó n ) .
Actos por causa de muerte: Aquellos que suponen la muerte de
su autor para producir efectos ( T e s t a m e n t o ) .
b ) E n cuanto a si todos sus efectos se producen o no de inme-
diato, en:
Instantáneos: N o r m a l m e n t e todos sus efectos se producen de
inmediato (Pago al c o n t a d o ) .
De tracto sucesivo: Sus efectos se van produciendo en el tiempo
(Arrendamiento).
c) E n cuanto a si requieren o no formalidades para su existen-
cia, en atención a la naturaleza del acto, en:
Solemnes: R e q u i e r e n el cumplimiento de ciertas formalidades
para perfeccionarse (Compraventa de bienes raíces).
No solemnes o consensúales: La voluntad o el consentimiento se
expresan en cualquier forma (Compraventa de bienes m u e b l e s ) .
d) En cuanto pueden o no subsistir por sí mismos, en:
Principales: No necesitan para subsistir la existencia de otro
acto jurídico (Compraventa, sociedad).
Accesorios: Sólo subsisten en cuanto acceden a otro acto jurídi-
co principal (Hipoteca, prenda, fianza).
e) E n cuanto a la reciprocidad de las prestaciones, en:
A titulo gratuito: U n a sola de las partes se obliga ( D o n a c i ó n ) .
A título oneroso: Hay obligaciones recíprocas entre las partes
(Compraventa, a r r e n d a m i e n t o ) .
f) En cuanto al m o m e n t o en que se producen sus efectos
normales, en:
Puros y simples: Los que producen sus efectos normales de in-
mediato y sin alteraciones o modificaciones posteriores.
Sujetos a modalidades: Aquellos cuyos efectos normales sólo se
producen bajo un requisito d e n o m i n a d o modalidad (Condición,
plazo o m o d o ) , cuyos efectos son alterados por una modalidad.
g) E n cuanto a la extensión de las facultades del que los reali-
za, en:
Actos de disposición: Son los que pueden implicar una disminu-
ción del patrimonio.
Actos de administración: Los que n o deben implicar una dismi-
nución del patrimonio.
T E O R Í A DE LOS ACTOS J U R Í D I C O S 239

Contratos

2 4 1 . H e m o s dicho que cuando la convención tiene por objeto


crear obligaciones recibe el n o m b r e específico de "Contrato".
Contrato es, entonces, la convención que crea obligaciones.
L a convención es el g é n e r o y contrato es la especie. 1

Los arts. 1437 y 1438 del Código Civil han confundido ambos
conceptos. Así el art. 1 4 3 8 dice: "Contrato o convención es un acto
por el cual u n a parte se obliga para c o n otra a dar, h a c e r o no
h a c e r alguna cosa. Cada parte puede ser una o muchas personas".
C o m o e j e m p l o de c o n v e n c i o n e s p o d e m o s señalar el pago y
la tradición, ya que no tienen p o r o b j e t o crear obligaciones.
C o m o e j e m p l o de contratos, la compraventa, el a r r e n d a m i e n t o ,
la sociedad.
Los contratos pueden ser unilaterales, si una sola de las partes
se obliga ( m u t u o ) , o bilaterales o sinalagmáticos, si ambas partes
se obligan r e c í p r o c a m e n t e (compraventa), art. 1 4 3 9 del Código
Civil.
Pueden dividirse también en gratuitos (el depósito) y onero-
sos (la compraventa), según que sean en utilidad de una o de
ambas partes (art. 1 4 4 0 del Código Civil).
En conmutativos, si la obligación de ambas partes es equiva-
lente, c o m o en el arrendamiento, y aleatorios, si una de las partes
tiene sólo una contingencia incierta de ganancia o pérdida, c o m o
en la renta vitalicia (art. 1441 del Código Civil).
E n principales y accesorios, según si para subsistir necesitan o
n o de otra convención (art. 1 4 4 2 del Código Civil).
En nominados e innominados, según estén reglamentados o
no por la legislación positiva.
Por último, desde el punto de vista de su perfeccionamiento,
es decir, de cuando n a c e n a la vida jurídica, en: consensúales,
reales y solemnes. Al respecto el art. 1443 del Código Civil dice lo
siguiente: "El contrato es real cuando, para que sea perfecto, es
necesaria la tradición de la cosa a que se refiere; es solemne, cuan-
do está sujeto a la observancia de ciertas formalidades especiales,
de m a n e r a que sin ellas no produce ningún efecto civil; y es con-
sensual, cuando se perfecciona por el solo consentimiento".

R. I). |.. i. <">7, s. I, |). -uv.\.


240 DF.RF.CHO CIVIL. PARTE GENERAL

Empleo del término acto en el Código Civil

242. Nuestro Código emplea a veces la palabra acto en senti-


do g e n é r i c o para referirse a toda manifestación de voluntad, con
el objeto de producir efectos jurídicos (arts. 10, 1 1 , 7 3 5 , 7 6 6 , e t c . ) ,
o bien en sentido restringido para c o n t r a p o n e r el acto j u r í d i c o
unilateral a la convención o contrato (arts. 1 4 5 3 , 1 6 8 1 , 1 6 8 2 , e t c . ) .

ELEMENTOS CONSTITUTIVOS DEL ACTO JURÍDICO

243. E n los elementos de los actos jurídicos debemos distin-


guir entre elementos esenciales, naturales o de la naturaleza del
acto y elementos accidentales.

Elementos esenciales

244. H e m o s dicho que el acto j u r í d i c o es la manifestación de


voluntad destinada a la producción de determinados efectos j u r í -
dicos.
Pero para que el acto j u r í d i c o tenga valor es necesario que la
manifestación de voluntad se realice c o n cierto c o n t e n i d o y cier-
tos requisitos.
Este c o n t e n i d o y requisitos necesarios para que el acto jurídi-
co tenga valor son las cosas de la esencia del acto j u r í d i c o .
El art. 1 4 4 4 del Código Civil dice que "Se distinguen en cada
contrato las cosas que son de su esencia, las que son de su natura-
leza, y las puramente accidentales. Son de la esencia de un contra-
to aquellas cosas sin las cuales o no produce efecto alguno, o
degenera en otro contrato diferente...". Aunque el Código habla
en esta disposición de los contratos, ella es aplicable a todos los
actos j u r í d i c o s .
De acuerdo c o n esta disposición tenemos e n t o n c e s que e n
primer término hay cosas de la esencia del acto j u r í d i c o cuya falta
hace que éste no produzca efecto alguno; ellas serán las cosas o
elementos esenciales generales o c o m u n e s a todos los actos jurídi-
cos. De acuerdo con el art. 1445 del Código Civil tales elementos
esenciales c o m u n e s son la voluntad del autor, el objeto y la causa.
Su ausencia h a c e que el acto j u r í d i c o n o produzca efectos.
En segundo término tenemos aquellas cosas de la esencia del
acto jurídico cuya ausencia hace que éste degenere en otro diferen-
te; ellas serán las cosas o elementos esenciales parlicularcs a deler-
T E O R Í A DE LOS ACTOS JURÍDICOS 241

minado acto j u r í d i c o (ej.: la gratuidad en el depósito, que si no es


gratuito degenera en arrendamiento de servicios, art. 2 2 1 9 del Có-
digo Civil. El precio en la compraventa, arts. 1794 y 1 8 0 8 del Códi-
go Civil. La gratuidad en la donación, art. 1 3 8 6 del Código Civil,
que si no es gratuita pasa a ser compraventa u otro contrato onero-
so). Faltando estos requisitos esenciales particulares existe un acto
jurídico, pero no el acto j u r í d i c o que se pretendió realizar.

Elementos de la naturaleza del acto

2 4 5 . El art. 1 4 4 4 del Código Civil, que ya h e m o s citado en


parte, dice a continuación que son cosas "de la naturaleza de un
contrato las que no siendo esenciales en él, se e n t i e n d e n pertene-
cerle, sin necesidad de una cláusula especial; y son accidentales a
un contrato aquellas que ni esencial ni naturalmente le pertene-
cen, y que se le agregan por medio de cláusulas especiales".
Las cosas de la naturaleza del acto j u r í d i c o forman parte del
acto o contrato sin necesidad de que el actor o las partes lo digan
expresamente. La ley suple la voluntad de las partes, y por el
h e c h o de celebrarse el acto o contrato las cosas o elementos de la
naturaleza del mismo forman parte del acto realizado c o m o si se
hubieran estipulado expresamente en él.
Al estudiarse más adelante los actos j u r í d i c o s y contratos en
detalle veremos la inmensa importancia práctica que significa la
existencia de las cosas o elementos de la naturaleza de tales actos.
Ello simplifica e n o r m e m e n t e la vida j u r í d i c a , ya que las partes n o
necesitan estipular sino los elementos esenciales del acto; los ele-
mentos de la naturaleza del mismo n o necesitan expresarse, ya
que se e n c u e n t r a n establecidos por la ley. Basta a este respecto
examinar en el Código las obligaciones del vendedor y del com-
prador en la compraventa (arts. 1 8 2 4 y siguientes), las obligacio-
nes del arrendador y arrendatario en el a r r e n d a m i e n t o (arts. 1 9 2 4
y siguientes). En general, las partes sólo se refieren a los elemen-
tos de la naturaleza del acto cuando deseen modificar lo estableci-
do en la ley. La corriente brevedad de nuestros contratos se debe
precisamente a que los elementos de la naturaleza de ellos les
p e r t e n e c e n sin necesidad de una cláusula especial.

Elementos accidentales

246. Son elementos accidentales de un acto aquellos que el


a d o r o las parles agreguen por medio de una estipulación especial.
242 DERECHO CrVIL. PARTE GENERAL

S o n elementos que n o son ni de la esencia ni de la naturaleza


del acto, es decir, no son necesarios ni para su existencia ni para
su validez, pero que las partes pueden agregar estipulándolos ex-
presamente. P o r ejemplo, el art. 1 8 7 2 del Código Civil establece
que en la compraventa el precio d e b e r á pagarse en el lugar y el
tiempo "estipulados", o en el lugar y el tiempo de la entrega, n o
h a b i e n d o estipulación en contrario. O t r o ejemplo lo constituyen
las modalidades; así, el art. 1 4 9 4 del Código Civil dice que el plazo
es la é p o c a que "se fija" para el cumplimiento de la obligación y el
art. 1 4 8 4 dice que "Las condiciones d e b e n cumplirse literalmente,
en la forma convenida".

R E Q U I S I T O S D E E X I S T E N C I A Y VALIDEZ
DEL ACTO JURÍDICO

247. L a doctrina distingue hoy entre los requisitos de existen-


cia y de validez de los actos jurídicos.
Según esta doctrina, la ausencia de ciertos requisitos determi-
naría la inexistencia del acto j u r í d i c o . Este no nacería a la vida del
d e r e c h o . Tales requisitos serían las condiciones de existencia del
acto jurídico.
La falta de otros requisitos no produciría la inexistencia del
acto; éste nacería ante el d e r e c h o , p e r o adolecería de un vicio de
nulidad. Tales requisitos serían las condiciones de validez del acto
jurídico.
La teoría de la inexistencia nació de los actos de familia, espe-
cialmente c o n relación al matrimonio, y de ellos se extendió a los
actos patrimoniales.
No todos los autores la aceptan. Muchos opinan que en nues-
tro d e r e c h o no puede hablarse de inexistencia en los actos patri-
moniales, y que nuestro Código r e c o n o c e sólo la nulidad de los
mismos.
L a inexistencia y la nulidad son materia de un párrafo espe-
cial, de m a n e r a que n o cabe aquí extenderse sobre esta materia.
Los requisitos de existencia de los actos j u r í d i c o s son:
a
1 La voluntad,
fi
2 El objeto,
3- La causa,
9
4 Las solemnidades, en los casos en que la ley las exija.
Algunos no consideran a las solemnidades c o m o requisito de
existencia del acto j u r í d i c o , aduciendo que no se trata de un
requisito general, pues sólo ciertos actos las requieren y, en según-
T E O R Í A DE LOS ACTOS J U R Í D I C O S 243

do término, porque constituyen la m a n e r a de manifestación de


voluntad en los actos solemnes y, p o r lo tanto, forman parte de
ella.
U n acto sería inexistente cuando n o existiera voluntad, cuan-
do careciera de objeto o de causa, o c u a n d o n o se cumplieran las
solemnidades, tratándose de un acto solemne.
Puede un acto j u r í d i c o realizarse materialmente y que, sin
embargo, la voluntad de su autor n o exista. Esta ausencia total de
voluntad p u e d e t e n e r dos causas: la d e m e n c i a o privación total de
razón y el error esencial. Ambos los analizaremos más adelante.
Los requisitos de validez de los actos jurídicos son (art. 1 4 4 5
del Código Civil):
l L a capacidad de las partes;
2

2 L a voluntad e x e n t a de vicios;
a

3 El objeto lícito;
a

4 L a causa lícita.
a

La falta de un requisito de validez produce la nulidad del acto


jurídico.

- Requisitos externos e internos

2 4 8 . Desde otro p u n t o de vista los requisitos de los actos j u r í -


dicos p u e d e n dividirse en internos o de fondo y externos. Los
requisitos internos son la voluntad y la capacidad de las partes y el
objeto y la causa de los actos jurídicos. Los requisitos externos son
las solemnidades o formalidades del acto prescritas por la ley.

LA VOLUNTAD

2 4 9 . L a voluntad es el fundamento principal de los actos jurí-


dicos y está implícita en sus demás requisitos. Así n o sólo la volun-
tad debe estar e x e n t a de vicios, sino que es ella la que debe ema-
nar de una persona capaz, r e c a e r en un objeto lícito y t e n e r u n a
causa lícita.
Es necesario h a c e r la distinción entre la ausencia o falta de la
voluntad y la voluntad errónea. Puede concebirse que haya existi-
do la apariencia de un acto j u r í d i c o , p e r o que el autor o las partes
n o hayan tenido en m o m e n t o alguno deseos de realizar ese u otro
acto real. Precisamente en esta situación posible se fundamenta la
simulación absoluta.
Distinto es el (aso en que las paites desean realizar un acto,
pero su voluntad es esencialmente errónea, ya sea porque efec­
244 DERECHO CrVTL. PARTE GENERA!

túan un acto sustancialmente distinto del deseado, ya sea porque


yerran sobre la identidad de la cosa específica objeto del contrato.
En este supuesto existe voluntad, p e r o una voluntad viciada.
El diccionario define la voluntad c o m o la potencia del alma
que mueve a h a c e r o no h a c e r alguna cosa.
La expresión voluntad se reserva para los actos unilaterales; el
concurso del voluntades necesario en los actos j u r í d i c o s bilatera-
les o convenciones recibe el n o m b r e de consentimiento.
Se señalan c o m o requisitos de la voluntad el que sea seria y el
que se exteriorice.
El requisito de seriedad de voluntad, es decir, que ésta se
manifieste, con el fin de producir el efecto j u r í d i c o que se persi-
gue, resulta especialmente de la disposición del art. 1 4 7 8 del Có-
digo Civil, que dispone que es nula la obligación contraída bajo
una condición que consiste en la m e r a voluntad de la persona
que se obliga. En el mismo sentido el art. 2121 del Código Civil
dice que "La simple r e c o m e n d a c i ó n de negocios ajenos n o es, en
general, mandato; el juez decidirá, según las circunstancias, si los
términos de la r e c o m e n d a c i ó n envuelven mandato. En caso de
duda se e n t e n d e r á recomendación".
El requisito de que la voluntad se exteriorice resulta evidente
si pensamos que va a crearse una relación j u r í d i c a y que, por lo
tanto, debe ser conocida. Si se m a n t i e n e en el fuero interno de la
persona, n o puede constituir un factor de relación.
Es por eso que el artículo 1447 del Código Civil establece que
son absolutamente incapaces los sordomudos que no pueden dar-
se a e n t e n d e r por escrito. C o n s e c u e n t e con ello el artículo 1005
N 5 dice que no es hábil para testar " T o d o el que de palabra o
s 2

por escrito no pudiere expresar su voluntad claramente"; y el


artículo 4 N 4" de la Ley de Matrimonio Civil dispone que el que
B a

se e n c u e n t r a en esa situación no puede contraer matrimonio.


La exteriorización de la voluntad puede hacerse personalmen-
te o por medio de mandatario o de representante legal. El art. 1 4 4 8
del Código Civil dice que "Lo que u n a persona ejecuta a n o m b r e
de otra, estando facultada por ella o por la ley para representarla,
produce respecto del representado iguales efectos que si hubiese
contratado él mismo".

- Voluntad expresa y tácita

250. L a voluntad p u e d e ser expresa o tácita. L a voluntad ex-


presa se manifiesta por cualquier m e d i o que la indique. La pala-
bra, la escritura, los signos.
TEORÍA DE L O S ACTOS J U R Í D I C O S 245

L a voluntad tácita se infiere de ciertos antecedentes, ya sean


éstos acciones positivas u omisiones del individuo. E n el primer
caso la voluntad del individuo se deduce de sus acciones; en el
segundo se infiere de su pasividad.
En nuestro Código e n c o n t r a m o s diversas disposiciones en que
la voluntad se deduce de la conducta del individuo. Así el art. 1 2 3 0
establece que se entiende que el asignatario acepta la asignación
si vende, d o n a o transfiere de cualquier otro m o d o el objeto que
se le h a deferido. Algo similar dispone el art. 1241 respecto al
h e r e d e r o . El art. 1 4 4 9 , en su inciso 2 , dice que constituye acepta-
a

ción tácita de lo que ha estipulado un tercero a nuestro n o m b r e ,


sin t e n e r d e r e c h o a representarnos, la realización de actos que
sólo hubieran podido ejecutarse en virtud del contrato.
El art. 1 6 5 4 dispone que "Hay remisión tácita c u a n d o el acree-
dor entrega voluntariamente al d e u d o r el título de la obligación,
o lo destruye o cancela, con ánimo de extinguir la deuda". Por su
parte, el inciso 2 del artículo 2 1 2 4 establece que "Aceptación táci-
a

ta es todo acto en ejecución del mandato".


No siempre los actos que suponen manifestación de voluntad
producen ese efecto, pues el actor puede formular u n a reserva de
derechos. Tal situación la contemplan, entre otros, los arts. 1244,
1516, 1637, 1 6 5 9 , 2 2 0 9 .
P o r último, hay casos en que la ejecución de actos hace supo-
n e r la voluntad tácita; n o bastan para que se considere que existe
voluntad.
En primer término tenemos los actos solemnes (arts. 1 4 4 3 ,
1681 y 1701 del Código Civil) y en segundo lugar los casos en que
la ley exige la expresión efectiva de la voluntad (arts. 1 5 1 7 , 1 6 3 5 ,
1 5 1 1 , 2 1 4 4 del Código Civil).
L a manifestación tácita de la voluntad por la pasividad del
actor h a sido llamada también el silencio c o m o manifestación de
voluntad. R e q u i e r e que exista un precepto legal o u n a resolución
judicial que establezcan que el silencio del que calla constituye
aceptación. R e q u i e r e igualmente que dicha persona tenga pleno
c o n o c i m i e n t o de los hechos. Así se infiere del art. 2 8 0 N 4 dela a

Código Civil, que exige se cite al supuesto padre "expresándose


en la citación el objeto", y el art. 2 1 2 5 , que implica el que el
profesional debe c o n o c e r el encargo.
Hay diversas disposiciones legales que consideran esta mani-
festación tácita de la voluntad. Así los arts. 2 8 0 N 4 , 2 1 2 5 del
a a

Código Civil, 160, 6 6 7 del Código de C o m e r c i o , 2 1 , 4 9 2 del Códi-


go de P r o c e d i m i e n t o Civil. Hay otros casos en que la ley estima
q u e el s i l e n c i o es una m a n i f e s t a c i ó n de v o l u n t a d negativa
(arts. 1233, 1276 riel (Índigo Civil).
246 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

En los actos unilaterales la manifestación tácita de voluntad


no puede variarse después por u n a manifestación expresa en sen-
tido contrario (art. 1 2 3 4 en relación c o n los arts. 1230, 1 2 4 4 y
1252 del Código Civil). E n los contratos la situación es diversa, ya
que el art. 1 5 6 4 acepta la interpretación que hagan las partes de
c o m ú n acuerdo de las cláusulas del contrato. Esto es lógico, ya
que en el acto unilateral la manifestación de voluntad produce
efectos para terceros extraños y n o sería j u s t o que ella pudiera
variarse. Los contratantes, en cambio, si modifican su consenti-
miento de c o m ú n acuerdo lo están h a c i e n d o respecto a sus dere-
chos y obligaciones recíprocos, pero la ley protege los derechos
de los terceros contra las variaciones de la voluntad expresada,
c o m o se desprende del art. 1*707 del Código Civil.

- Voluntad real y voluntad declarada

2 5 1 . Pueden producirse conflictos entre la voluntad que ha


manifestado el actor, voluntad declarada, y la que efectivamente
ha tenido en su fuero interno, voluntad real.
La teoría h a discutido este p r o b l e m a y hay autores que h a c e n
primar la voluntad real (Savigny) y otros la voluntad declarada.
Esta última es la doctrina m o d e r n a que sostienen en especial algu-
nos autores alemanes.
Esta discusión teórica no tiene trascendencia práctica entre
nosotros, porque el Código Civil establece en el art. 1 5 6 0 que
c o n o c i d a claramente la intención de los contratantes, debe estar-
se a ella más que a lo literal de las palabras. Es decir, nuestro
Código h a c e primar la voluntad real. El mismo principio se en-
cuentra en el art. 1 0 6 9 del Código Civil, que dispone, con rela-
ción a la inteligencia y efecto de las disposiciones testamentarias,
que prevalecerá la voluntad del testador claramente manifestada.
Aunque la primacía de la voluntad real puede llevar a la simu-
lación, es decir, a que, i n t e n c i o n a l m e n t e , la voluntad declarada
no corresponda a la voluntad real, ella no puede producirse en
perjuicio de terceros.
TEORÍA DE L O S ACTOS J U R Í D I C O S

U S o
T3 T3 5P

tí s u
'0
Si . ^ "o 3 ~~* OJ
ce > o S
o U O CM
•* ­O :
s ^
be S a ^"
— be
~ CM a. u O .2 ' § z
tí CN u
CM
> u ta O • ­
a £ "5
Sh '—i un W

0 o U
co be
.13 Ü
íi ^
'O "tí tí<
-a —
ˇŁ U «3 " ° 1=
d V (O CM . 5
' S í
o „
ˇS oí Q_,CM (O ­ o
2 ^< , CM
-d .a
< Éá
"tí oí ­o —•
-d • *
'o 1—1

1 * " o
IT) r j
1 ^ ñ -tí CM w

­ CM "O
"O t­H U

a
248 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

E L CONSENTIMIENTO

252. H e m o s dicho que la expresión voluntad en sentido espe-


cífico se reserva para los actos j u r í d i c o s unilaterales; el concurso
de voluntades necesario en los actos j u r í d i c o s bilaterales recibe el
n o m b r e de c o n s e n t i m i e n t o .
Por lo tanto, para que el c o n s e n t i m i e n t o se forme, se requiere
que c o n c u e r d e n las voluntades de dos partes.
Esta c o n c o r d a n c i a de voluntades d e b e producirse sobre el mis-
m o objeto j u r í d i c o y c o n una causa j u r í d i c a ; objeto y causa que,
c o m o veremos más adelante, d e b e n ser lícitos.
Pero es imposible suponer que dos o más personas concuer-
den en un acto j u r í d i c o en forma simultánea, sin una n e g o c i a c i ó n
previa. L o natural es que una parte tome la iniciativa y la otra
c o n c u e r d e c o n ella.
Estas dos etapas necesarias para la formación del consenti-
m i e n t o son las que se llaman la oferta y la aceptación.
La formación del c o n s e n t i m i e n t o n o está reglamentada en el
Código Civil. El Código de C o m e r c i o , en cambio, se refiere a ella
en los artículos 97 a 1 0 6 . En el Mensaje del Código se señala que
en el Título II se trata de un asunto difícil e importante, omitido
en la O r d e n a n z a y aun en el Código Civil, cual es el de fijar el
m o m e n t o y el lugar en que las propuestas verbales o escritas asu-
m e n el carácter de contratos perfectos; agrega que "el Proyecto h a
dado soluciones satisfactorias a las cuestiones principales e inci-
dentes que ofrece la materia; y de este m o d o ha llenado un sensi-
ble vacío en nuestra legislación comercial y civil.
U n a sentencia de 5 de agosto de 1 9 3 4 analiza en detalle esta
materia y llega a la conclusión de que los artículos respectivos del
Código de C o m e r c i o d e b e n aplicarse en materia civil. 2

En u n a sentencia posterior, al rechazar un recurso de casa-


ción en el fondo p o r infracción en una materia civil de las disposi-
ciones citadas, la Corte o p i n ó que se trataba sólo de principios
aplicables a toda clase de contratos, p e r o que el Código de Co-
m e r c i o n o es ley vigente para la formación del c o n s e n t i m i e n t o en
contratos civiles. 3

Esta j u r i s p r u d e n c i a es evidentemente errada. Si bien el Códi-


go de C o m e r c i o dice en su art. I que rige las obligaciones de los
a

comerciantes, estas disposiciones legales tienen un carácter gene-


ral, c o m o el propio legislador lo advirtió. L a naturaleza de las

2
R. D.J., t. 34, s. 2, p. 28.
3
R . D.J., t. 68, s. I, p. 217 (cons. 18).
TEORÍA DE LOS ACTOS J U R Í D I C O S 249

disposiciones d e p e n d e de su propia esencia y no del Código en


que estén contenidas. Por razón de oportunidad las normas que
regulan la formación del consentimiento que llenaban una lagu-
na en la legislación y tienen alcance general, se colocaron en un
código especial c o m o el propio legislador lo deja en c l a r o . 4

La oferta

2 5 3 . La oferta es la proposición de celebrar un contrato en


condiciones determinadas.
La oferta debe ser completa, es decir, c o n t e n e r todos los ele-
mentos necesarios para que, si se produce la aceptación, el con-
trato quede de inmediato configurado.
La oferta puede ser verbal (art. 9 7 del Código de C o m e r c i o ) o
escrita (art. 9 8 del Código de C o m e r c i o ) . Puede también conside-
rarse el caso de la oferta tácita, que se manifiesta por signos in-
equívocos, c o m o es, por ejemplo, la oferta de contrato de trans-
porte que implica la circulación de un vehículo de movilización
pública. Existen también las ofertas indeterminadas, c o m o lo son
las contenidas en catálogos, circulares, prospectos, avisos, impre-
sos, etc. (art. 105 inc. 1° del Código de C o m e r c i o ) .
La oferta, desde otro punto de vista, puede ser dirigida a
personas determinadas o indeterminadas (art. 105 inc. 2 del Có- a

digo de C o m e r c i o ) .
Entre las ofertas a personas indeterminadas m e r e c e n especial
m e n c i ó n aquellas que señalan para un contrato que tienen que
ser aceptadas o rechazadas, sin que haya lugar a una libre discu-
sión. Es decir, ofertas respecto de las cuales n o cabe una acepta-
ción condicional. T a l sucede en la oferta de contrato de transpor-
te de las empresas públicas, en la suscripción de acciones, en los
contratos de seguros, etc.
Tales contratos reciben el n o m b r e de contratos de adhesión.
Producida la aceptación de la oferta, ésta adquiere todo su
valor j u r í d i c o , pues e n t o n c e s se forma el consentimiento.
Antes de la aceptación se ha discutido si la oferta tiene o no
valor. La doctrina clásica francesa sostiene que carece de valor; la
doctrina m o d e r n a alemana afirma que es válida antes de la acep-
tación.
La discusión tiene importancia para saber si antes de la acep-
tación puede ser revocada (revocación de la oferta); si la afectan o

Repeí loiii i del ( ludido (livil, suplemento, p. M I .


250 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

no la muerte, quiebra o incapacidad sobreviniente del ofertante


(caducidad de la oferta), c o m o igualmente para saber si su dura-
ción es indefinida o limitada (vigencia de la oferta).
Nuestro Código de C o m e r c i o ha adoptado un sistema inter-
medio, pues la oferta puede tener cierto valor antes de la acepta-
ción.
Ante todo d e b e m o s señalar que las ofertas (circulares, catálo-
gos, prospectos, notas de precio, anuncios impresos) hechas a
personas indeterminadas n o tienen fuerza obligatoria alguna para
el que las h a c e .

- Revocación de la oferta

254. D e acuerdo con el art. 9 9 del Código de C o m e r c i o el


p r o p o n e n t e puede arrepentirse en el tiempo medio entre el envío
de la propuesta y la aceptación, salvo que se hubiere comprometi-
do a esperar contestación o a no disponer del objeto del contrato,
sino después de desechado o de transcurrido un determinado
plazo.
El caso de e x c e p c i ó n citado, en que el p r o p o n e n t e no puede
revocar la oferta antes de que ésta haya sido desechada o antes de
transcurrido cierto plazo, porque él, por sí solo, así lo h a dispues-
to, es un caso e x c e p c i o n a l en que el Código acepta la voluntad
unilateral c o m o fuente de obligaciones.
La revocación de la oferta debe ser expresa; n o se presume.
Pero, no obstante q u e la ley r e c o n o c e al p r o p o n e n t e el dere-
cho de revocar o retractarse de su oferta, y aunque esta retracta-
ción haya sido h e c h a en forma tempestiva u oportuna, debe in-
demnizar, a la persona a quien fue efectuada, los gastos que hu-
biere h e c h o y los daños y perjuicios que hubiere sufrido. Esta
responsabilidad especialísima se ha estimado por algunos c o m o
fundada en el abuso del d e r e c h o .

- Caducidad de la oferta

255. La muerte, quiebra o incapacidad sobreviniente del pro-


ponente h a c e n caducar la oferta de acuerdo con lo dispuesto en
el art. 101 del Código de C o m e r c i o y en el art. 6 4 de la Ley de
Quiebras.
TEORÍA DE EOS ACTOS JURÍDICOS 251

- Vigencia de la oferta

2 5 6 . D e acuerdo con la parte final del inc. l del art. 9 9 del


s

Código de C o m e r c i o , si el p r o p o n e n t e h a establecido un plazo, la


oferta dura hasta el vencimiento del mismo.
Si n o hay plazo, d e b e m o s distinguir entre la oferta verbal y
escrita.
La oferta verbal dura hasta que es conocida por la persona a
quien se dirige (art. 9 7 del Código de C o m e r c i o ) .
La oferta por escrito dura 2 4 horas si la persona a quien se dirige
vive en el mismo lugar del proponente, o hasta vuelta de correo, si
estuviere en otro diverso (art. 98 del Código de Comercio).

La aceptación

257. L a aceptación es la conformidad c o n la oferta por parte


de la persona a quien va dirigida. Dicha persona se d e n o m i n a
aceptante. L a aceptación puede ser expresa o tácita (art. 103 del
Código de C o m e r c i o ) .
Producida la aceptación, queda formado el consentimiento.
Para que ello suceda es necesario que la aceptación sea oportuna,
es decir, que se produzca mientras la oferta está vigente.
La aceptación e x t e m p o r á n e a obliga al p r o p o n e n t e , bajo res-
ponsabilidad de daños y perjuicios, a c o m u n i c a r p r o n t a m e n t e al
aceptante su retracción (inc. 3 del art. 9 8 del Código de Comer-
e

cio).
De acuerdo con el art. 102 del Código de C o m e r c i o la acepta-
ción debe ser pura, simple, es decir, c o n c o r d a n t e en todo con la
oferta. L a aceptación condicional pasa a ser considerada c o m o
u n a propuesta.

- Efectos de la aceptación

258. L a aceptación pura, simple y oportuna forma el consenti-


miento y queda perfeccionado el contrato (art. 101 del Código de
Comercio).
Sin e m b a r g o hay un caso, y es aquel en que se ha dirigido una
oferta indeterminada a personas determinadas en que el perfec-
c i o n a m i e n t o del contrato, no obstante que se ha producido la
aceptación, queda sujeto a la condición de que los objetos ofreci-
dos n o se hayan enajenado, que n o se haya alterado su precio y
252 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

que existan en el domicilio del p r o p o n e n t e (art. 105 inc. 2 del a

Código de C o m e r c i o ) .
De a c u e r d o con el art. 101 del Código de C o m e r c i o el consen-
timiento se forma en el m o m e n t o en que el aceptante manifiesta
su aceptación. D i c h o artículo dice que el contrato q u e d a en el
acto perfeccionado. Esta es la que se llama teoría de la declara-
ción. O t r a teoría sostiene que entre ausentes el c o n s e n t i m i e n t o
sólo se forma c u a n d o el p r o p o n e n t e c o n o c e la aceptación. T a l
teoría se llama del c o n o c i m i e n t o .
La declaración es pues, entr e nosotros, la n o r m a general. Sin
e m b a r g o , en la d o n a c i ó n se aplica la teoría del c o n o c i m i e n t o , ya
que el d o n a n t e p u e d e revocar la d o n a c i ó n a su arbitrio mientras
ella n o h a sido a c e p t a d a y se le h a notificado la a c e p t a c i ó n
(art. 1412 del Código Civil).
Por último, de a c u e r d o con el art. 1 0 4 del Código de Comer-
cio el contrato se e n t i e n d e c e l e b r a d o para todos los efectos lega-
les en el lugar de residencia del aceptante.

RESPONSABILIDAD PRECONTRACTUAL

259. H e m o s visto c ó m o el c o n s e n t i m i e n t o se forma una vez


producida la aceptación; surge ahora el p r o b l e m a de si esto es
suficiente para que nazca un contrato válido.
El artículo 1 4 4 3 del Código Civil divide los contratos en con-
sensúales, solemnes y reales. Consensúales son aquellos que se
perfeccionan por el solo c o n s e n t i m i e n t o ; reales son los que para
dicho efecto requieren la entrega de la cosa a que se refieren; p o r
último, solemnes son los que están sujetos a la observancia de
ciertas formalidades especiales, de m a n e r a que sin ellas n o produ-
cen ningún efecto civil.
F o r m a d o el c o n s e n t i m i e n t o , si el contrato en gestión es un
contrato consensual, q u e d a p e r f e c c i o n a d o de inmediato y n o se
presenta p r o b l e m a alguno.
Distinto es el caso si se trata de contratos reales o, en especial,
de contratos solemnes. Puede darse el caso, en estos últimos, de
que se haya formado el c o n s e n t i m i e n t o , pero que cualquiera de
las partes n o c o n c u r r a a realizar la formalidad que da vida al
contrato. Se suscita e n t o n c e s la interrogante de saber cuál es el
valor del a c u e r d o alcanzado, si p u e d e obligarse a la otra parte a
c e l e b r a r la solemnidad; en caso contrario, qué d e r e c h o s tiene la
parte a quien perjudica el i n c u m p l i m i e n t o .
A primera vista parecería que formado el c o n s e n t i m i e n t o po-
dría obligarse a la otra parte a c e l e b r a r el contrato. Sin e m b a r g o ,
TEORÍA DE LOS ACTOS JURÍDICOS 253

esto n o es así. E n efecto, el artículo 1 5 5 4 del Código Civil regla-


m e n t a la promesa de c e l e b r a r un contrato. Esta promesa constitu-
ye por sí misma un contrato, que se ha d e n o m i n a d o contrato de
promesa, en que la obligación que n a c e de él es u n a obligación
de hacer, la obligación de realizar el contrato prometido, obliga-
ción de h a c e r que, c o m o otras análogas, admite en este caso la
ejecución forzada.
Pero el contrato de promesa es un contrato especialmente
limitativo; entre otras cosas, debe constar por escrito y c o n t e n e r
un plazo o c o n d i c i ó n que fijen la é p o c a de la celebración del
contrato prometido. C o m o h e m o s visto en la formación del con-
sentimiento, g e n e r a l m e n t e estas circunstancias n o van a estar pre-
sentes en la negociación, por lo tanto, el acuerdo alcanzado n o va
a reunir los requisitos legales para ser considerado un contrato de
promesa, u n a promesa de contrato.
Esto va a determinar que la negociación realizada, en que ha
habido u n a oferta y u n a aceptación definitivas, en que se ha for-
mado el consentimiento, n o va a permitir que se exija legalmente
el cumplimiento del contrato acordado.
Esta es la actual situación del p r o b l e m a en nuestra jurispru-
dencia, ya que ella h a estimado que del artículo 1 5 5 4 se deduce
que la regla general es n o aceptar la promesa de celebrar un
contrato y r e c o n o c e r l a sólo por e x c e p c i ó n cuando r e ú n e los re-
quisitos que en dicho artículo se expresan. 5

260. No obstante lo anterior, repugna a un criterio elemental


de equidad que un acuerdo libremente pactado, cuyo cumpli-
m i e n t o lleva envuelta indudablemente la b u e n a fe de las partes,
pueda dejarse de cumplir por cualquiera de ellas sin que esto
implique n i n g u n a sanción.
Además, constituiría un contrasentido legal que n o importara
responsabilidad el incumplimiento de un contrato acordado cuan-
do el Código de C o m e r c i o hace responsable al oferente a u n q u e
se retracte o p o r t u n a m e n t e de la oferta. E n efecto, el artículo 1 0 0
del Código de C o m e r c i o dispone: "La retractación tempestiva im-
p o n e al p r o p o n e n t e la obligación de indemnizar los gastos que la
persona a quien fue e n c a m i n a d a la propuesta hubiere h e c h o , y
los daños y perjuicios que hubiere sufrido.
Sin e m b a r g o , el p r o p o n e n t e podrá exonerarse de la obliga-
ción de indemnizar, cumpliendo el contrato propuesto".

•• G . I'.IH», 2" scm. N" 77, p . 408. R. 1). | . , 1. 43, s. I , p . 390; 1. 40, s. 2, p . 48;
I. 40, s. 2, p. 79; I. 00, s. 2, p. 85; I 79, s. 2, p . 2<">.
254 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

El mismo Código nos dice en el artículo 101 que "dada la


contestación, si en ella se aprobare pura y simplemente la propues-
ta, el contrato queda en el acto perfeccionado y produce todos sus
efectos legales"; a su vez el artículo 1 0 6 dice que "el contrato pro-
puesto p o r el intermedio de corredor se tendrá p o r perfecto desde
el m o m e n t o en que los interesados aceptaren pura y simplemente
la propuesta". Todas estas disposiciones n o tendrían sentido algu-
n o si, frente a un contrato solemne, cualquiera de las partes pudie-
ra, sin incurrir en responsabilidad alguna, negarse posteriormente
a otorgar la solemnidad para darle existencia.
Por otra parte, nuestra legislación positiva es perfectamente
clara al respecto, tanto que causa extrañeza el que puedan existir
dudas doctrinarias y jurisprudenciales frente a esta responsabili-
dad precontractual. Así el artículo 1 0 8 del Código de C o m e r c i o
dice que el a b a n d o n o de las arras o su devolución doblada "no
e x o n e r a a los contratantes de la obligación de cumplir el contrato
perfecto o de pagar daños y perjuicios"; a continuación el artícu-
lo 109 e x p o n e la única alternativa: "cumplido el contrato o paga-
da una indemnización". La irresponsabilidad p o r el incumplimien-
to n o está c o n t e m p l a d a p o r la ley.
R o s e n d e Alvarez, que ha estudiado especialmente esta mate-
ria, opina que en los contratos solemnes y reales "al existir un
c o n s e n t i m i e n t o formado, pero ineficaz para perfeccionar el con-
trato, subsiste el d e r e c h o de retracto p o r ambas partes, hasta el
m o m e n t o que se cumpla la solemnidad o se haga e n t r e g a de la
cosa, pero la parte que se desiste podrá incurrir en responsabili-
dad precontractual por los daños y perjuicios que dicho retracto
cause al otro precontratante". 6

No c r e e m o s que haya propiamente un d e r e c h o al retracto


sino, c o n mayor propiedad, una imposibilidad de exigir directa-
m e n t e el c u m p l i m i e n t o del contrato p o r la falta de un contrato
de promesa en los términos restrictivos del artículo 1 5 5 4 del C. C.
C o n c o r d a m o s , eso sí, p l e n a m e n t e en el n a c i m i e n t o de u n a res-
ponsabilidad.

2 6 1 . A h o r a corresponde analizar en qué consiste esta respon-


sabilidad.
El artículo 2 2 8 4 del Código Civil señala c o m o fuente de obli-
gaciones los delitos y cuasidelitos civiles, es decir, aquellos h e c h o s
ilícitos que, dolosa o culpablemente, han inferido un daño a otro.

H. ROSENDE ALVAREZ, Responsabilidad


6
precontractual. Ed. Universitaria
de Valparaíso. 1979.
TEORÍA DE LOS ACTOS JURÍDICOS 255

Por su parte, el artículo 2 3 1 4 establece que el que ha cometido un


delito o cuasidelito debe indemnizar el d a ñ o causado.
U n a vez formado el consentimiento, el incumplimiento de lo
acordado constituye indudablemente un delito o cuasidelito civil.
En efecto, la esencia de estas figuras jurídicas está constituida
por la ilicitud del h e c h o dañino. Al analizar el c o n c e p t o de ilici-
tud vimos c ó m o ella puede consistir en n o actuar en la vida del
d e r e c h o con aquella b u e n a fe que debe presidir toda actuación
j u r í d i c a y que constituye un principio fundamental de nuestro
ordenamiento.
El incumplimiento de lo acordado a través de las etapas que
regulan la formación del c o n s e n t i m i e n t o es, en forma indudable,
un acto de mala fe, ya que se ha quebrantado la confianza que la
otra parte h a puesto en la palabra e m p e ñ a d a .
Si se trata de un p r o c e d e r de mala fe es necesariamente ilícito.
Este h e c h o ilícito, doloso o culpable, si h a infligido un daño a la
otra parte, constituye un delito o cuasidelito civil.
Se cierra así el ciclo que configura la responsabilidad civil
extracontractual. Cualquiera de las partes que han consentido y
que n o cumpla el contrato acordado d e b e r á indemnizar a la otra
cualquier d a ñ o que este incumplimiento le cause. Será la forma
de h a c e r efectiva la segunda alternativa que plantea el artícu-
lo 109 del Código de C o m e r c i o al decir: "Cumplido el contrato o
pagada una indemnización".

262. Pero las gestiones precontractuales no generan responsa-


bilidad tan sólo en el caso de que el contrato convenido n o se
perfeccione. L a actuación de las partes en la gestación de un
contrato que se lleva a t é r m i n o puede originar también responsa-
bilidad durante la vigencia de éste, p e r o ella se e n c u e n t r a ahora
inmersa en la responsabilidad contractual.
El Código Civil italiano contempla expresamente en el art. 1337
la obligación de las partes de p r o c e d e r de b u e n a fe en las tratati-
vas del contrato. El i n c u m p l i m i e n t o de esta obligación que cause
daños a la contraparte g e n e r a responsabilidad. 7

Entre nosotros estas obligaciones derivadas de la b u e n a fe y


antecedentes a la conclusión del c o n t r a t o , forman parte de la
8

que preside la ejecución de los contratos de acuerdo al art. 1 5 4 6


del Código Civil, pero además están comprendidas e x p r e s a m e n t e

7
ENZO R O I T O , // Contrallo. Mulino, 1977, p. 96.
" EMILIO HETTI, Teoría General de las Obliganones. Rev. de 1). IViv., 1969.
T. I , p. 86.
256 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

en nuestro o r d e n a m i e n t o c o m o se desprende de diversas disposi-


ciones particulares. Así, en la compraventa, el artículo 1 8 1 4 que
obliga a resarcir los perjuicios al que vendió a sabiendas lo que en
el todo o u n a parte considerable n o existía, o el 1 8 5 9 que obliga
al vendedor a sanear los vicios ocultos, aunque se haya estipulado
lo contrario, si tenía c o n o c i m i e n t o de ellos y n o dio noticia al
comprador. L o dispuesto en los artículos 1 9 2 8 , 1 9 3 2 y 1 9 5 9 en el
a r r e n d a m i e n t o . Los artículos 2 1 8 8 y 2 1 9 2 en el c o m o d a t o , que
h a c e n responsable al c o m o d a n t e que sabía que la cosa era ajena o
de mala calidad y n o lo declaró.
Por lo tanto, la responsabilidad precontractual p u e d e desarro-
llarse entre nosotros en dos aspectos. Si se h a convenido en un
contrato y éste después n o se lleva a efecto p o r q u e cualquiera de
las partes n o realiza las formalidades necesarias al efecto, o bien,
porque n o se efectúa la entrega de la cosa c u a n d o ello es necesa-
rio, los daños que este i n c u m p l i m i e n t o pueda ocasionar a la otra
parte son indemnizables a través de la responsabilidad extracon-
tractual.
El i n c u m p l i m i e n t o constituye un h e c h o ilícito y, p o r lo tanto,
un delito o cuasidelito civil.
El otro aspecto resulta si el contrato se h a p e r f e c c i o n a d o y u n a
de las partes, p o r mala fe o negligencia, n o c o m u n i c ó a la otra u
ocultó d e l i b e r a d a m e n t e a n t e c e d e n t e s o circunstancias o bien dio
informaciones inexactas, situaciones de las que se derivaron per-
j u i c i o s para la contraparte. Esto constituye también un ilícito, por-
que contraría la b u e n a fe que debe presidir las relaciones contrac-
tuales de acuerdo con el artículo 1 5 4 6 del Código Civil, y la res-
ponsabilidad que de él se deriva forma parte de la responsabili-
dad contractual.

E L AUTOCONSENTIMIENTO

2 6 3 . Al tratar de la formación del c o n s e n t i m i e n t o h e m o s par-


tido siempre de la situación normal de un oferente y un aceptante
c o m o personas naturales o jurídicas distintas. El p r o b l e m a que
d e b e m o s analizar es si es posible que una misma persona en una
misma relación tenga simultáneamente ambas calidades.
Nuestro Código n o c o n t i e n e normas al respecto, per o la posi-
bilidad de tal situación resulta de diversas disposiciones.
Son especialmente claros los artículos 2 1 4 4 y 2 1 4 5 del Código
Civil contenidos en el m a n d a t o . El p r i m e r o dispone: "No podrá el
mandatario, p o r sí ni p o r interpuesta persona, c o m p r a r las cosas
que el m a n d a n t e le h a o r d e n a d o vender, ni vender de lo suyo al
TEORÍA DE L O S ACTOS J U R Í D I C O S 257

m a n d a n t e lo que éste le h a o r d e n a d o comprar, si n o fuere con


aprobación expresa del mandante". El segundo establece: "Encar-
gado de tomar dinero prestado podrá prestarlo él mismo al inte-
rés designado p o r el m a n d a n t e , o a falta de esta designación, al
interés corriente; pero facultado para c o l o c a r dinero a interés, n o
podrá tomarlo prestado para sí sin aprobación del mandante".
T e n e m o s e n t o n c e s que el m u t u o de dinero por el mandatario
al m a n d a n t e es siempre posible; las compras y ventas entre ambos
y el préstamo del m a n d a n t e al mandatario también lo son c o n
aprobación del m a n d a n t e . En todas estas situaciones nos e n c o n -
tramos en presencia de un contrato en que el c o n s e n t i m i e n t o va a
ser prestado por una misma persona que actuará a la vez c o m o
vendedor y c o m p r a d o r o c o m o mutuante y mutuario. T e n d r e m o s
así un caso de autoconsentimiento o, c o m o se d e n o m i n a común-
m e n t e , de autocontratación.
Lo importante de estas disposiciones así c o m o de otras que
p r o h i b e n la figura en casos particulares o la someten a restriccio-
nes (arts. 410,^412, 1 7 9 6 , 1 7 9 9 y 1 8 0 0 del C. C.) es señalar que el
acto j u r í d i c o consigo mismo, o sea, el a u t o c o n s e n t i m i e n t o , es j u r í -
dicamente posible y además admisible p o r regla g e n e r a l . 9

Es posible, porque una misma persona actúa en dos calidades


diversas, por sí y p o r su representado. P o r q u e está o b r a n d o en
n o m b r e de dos patrimonios, el patrimonio propio y el patrimonio
del representado. L a vinculación de a m b o s patrimonios a través
de la voluntad de una sola persona se h a c e posible p o r medio de
la representación.
El Código Civil alemán ( B G B ) establece la prohibición de la
autocontratación en forma genérica en el artículo 1 8 1 . E n t r e no-
sotros n o es así; es admisible en forma general y su prohibición y
restricciones en algunos casos o b e d e c e n a evitar los conflictos de
interés que puedan producirse.

V I C I O S DE LA VOLUNTAD

264. El artículo 1451 del Código Civil expresa: "Los vicios de


que p u e d e a d o l e c e r el c o n s e n t i m i e n t o son error, fuerza y dolo".
En el proyecto de Código Civil de 1853 el artículo correspondien-
te al señalado, el 1 6 2 9 , agregaba la lesión.
Aunque el Código habla de vicios del consentimiento, está
señalando en forma más amplia los vicios de la voluntad.

'* A . A L E S S A N I )UI K . la nuloaiiilralticiiiii. (VIV.IIIU'S, l'.Kil.


258 D E R E C H O CIVIL. PAREE GENERA!.

La teoría de los vicios del consentimiento se h a configurado


c o m o una protección de la libertad individual y una garantía de la
autonomía de la voluntad.
El d e r e c h o r o m a n o primitivo no c o n o c i ó los vicios del consen-
timiento d e n t r o de su formalismo. L o que creaba la obligación
era la formalidad y n o el consentimiento. El Pretor consideró
después la posibilidad de dolo (dolus) o violencia (metus) en los
contratos. Si el contrato se h a b í a cumplido, n o se invalidaba, sino
que el dolo o la fuerza constituían delitos que podían ser sancio-
nados; si n o se había cumplido y se reclamaba su ejecución, el
Pretor c o n c e d í a una e x c e p c i ó n al efecto.
El derecho canónico consideró el problema de los vicios del
consentimiento no sólo desde el punto de vista de la voluntad indivi-
dual, sino también c o m o un problema de moralidad, de conciencia.
El Código Napoleón r e c o g e el c o n c e p t o actual en Pothier y
Domat; de él lo toma en parte nuestro Código Civil. Las circuns-
tancias que se han señalado n o destruyen el consentimiento, sola-
m e n t e lo vician.
Los vicios del consentimiento obstan a la decisión libre y razo-
nada que constituye el fundamento de la libertad. Esta desapare-
ce, c o m o en el caso de la fuerza, o se desvirtúa, porque la decisión
no se basa en un c o n o c i m i e n t o real de los antecedentes, c o m o en
los casos del error y del dolo.

El error

265. Error, según el diccionario, es un c o n c e p t o equivocado o


un j u i c i o falso.
Aunque la ignorancia es distinta del error, ya que consiste n o
en el c o n c e p t o equivocado sino en la falta de c o n c e p t o respecto
de algo; en el d e r e c h o , error e ignorancia son equivalentes.
El error puede ser de d e r e c h o o de h e c h o .
E r r o r de d e r e c h o es el falso c o n c e p t o de la ley, error de he-
cho es el falso c o n c e p t o respecto de una persona, de una cosa; de
u n a situación.

- Error de derecho

266. El artículo 1 4 5 2 del Código Civil establece que el error


sobre un punto de d e r e c h o no vicia el consentimiento.
Esta disposición parece c o m o una c o n s e c u e n c i a del artícu-
lo 8 del
2
Código Civil, que dispone que nadie podrá alegar igiio-
TEORÍA DE LOS ACTOS JURÍDICOS 259

rancia de la ley después que ésta ha entrado en vigencia. Sin


embargo, ya tuvimos ocasión de analizar la irrealidad de este pre-
cepto llevada al e x t r e m o . Su alcance es de que nadie puede excu-
sarse del cumplimiento de la ley, pero el error de d e r e c h o será
sancionado e n cada institución en forma particular.
Entre nosotros el error de d e r e c h o n o vicia el consentimiento.
No es ésta la solución universal. Así el Código Civil italiano en su
artículo 1 4 2 9 señala los casos de error esencial y u n o de ellos es
aquel en que, tratándose de un error de d e r e c h o , éste ha sido la
razón única o principal del contrato. El Código Civil español,
aunque n o es específico al respecto, n o establece una diferencia-
ción de tratamiento entre el error de h e c h o y el error de d e r e c h o
en los artículos f 2 6 5 y 1 2 6 6 , tesis que ha aceptado la jurispruden-
cia siguiendo la opinión de diversos autores, entre ellos Castán
T o b e ñ a s . Parece también ser el criterio expresado en forma muy
general en el Código Civil alemán ( B G B , art. 1 1 9 ) .

- Error esencial

267. El Código hace u n a distinción entre el error de h e c h o


p r o p i a m e n t e tal (arts. 1 4 5 3 y 1 4 5 4 ) y e r r o r sobre la p e r s o n a
(art. 1 4 5 5 ) . El error de h e c h o por su parte puede ser esencial,
substancial o accidental.
Según la teoría g e n e r a l m e n t e aceptada, en el p r i m e r caso el
error impide la formación del consentimiento. Se d e n o m i n a error
esencial o error obstáculo, se trata de casos en que en realidad no
h a existido el acuerdo de voluntades. 10

Ya h e m o s señalado anteriormente la clara diferencia que exis-


te entre ausencia de consentimiento y voluntad o consentimiento
que adolecen de error. L a confusión entre ambas situaciones, el
considerar que el error esencial es igual a u n a falta de consenti-
miento, no puede sostenerse en nuestro d e r e c h o y es sólo u n a
aplicación de la doctrina francesa que debió elaborarse ante dis-
posiciones positivas distintas de las de nuestro Código Civil.
El Código Civil, en el artículo 1 4 5 3 , señala dos casos de error
esencial. El primero es aquel que "recae sobre la especie de acto o

10
A. ALESSANDRI - A. VODANOVIC, Curso de Derecho Civil Nascimento,
1961, t. I,v. l , N 423 y 465.
o s

LUIS CLARO SOLAR, Explicaciones de derecho civil chileno y comparado. Edito-


rial Jurídica de Chile, 1992, vol. V, I. X I , N'-' 770.
R. l)OMIN( iUEX A., Veoría general del negocio jurídico. Editorial Jurídica de
Chile, 1977, N" 39.
260 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

contrato que se ejecuta o celebra, c o m o si u n a de las partes enten-


diese empréstito y la otra donación". El segundo caso es aquel en
que recae "sobre la identidad de la cosa específica de que se trata,
c o m o si en el contrato de venta el vendedor entendiese vender
cierta cosa determinada, y el c o m p r a d o r entendiese c o m p r a r otra".
L a n o c i ó n de que estas clases de e r r o r equivalen a u n a ausen-
cia de c o n s e n t i m i e n t o y deben ser tratadas en consecuencia, es
decir, sancionándolo c o n la inexistencia del contrato o, c o m o lo
h a dicho una sentencia, c o n la nulidad absoluta, es un reflejo
entre nosotros de la doctrina francesa. 11

En efecto, el Código francés n o tiene sino una disposición


sobre el error, el artículo 1 1 1 0 , que n o considera sino el error
sobre la substancia de la cosa o sobre la persona. P o r lo tanto, la
sanción de los errores de mayor gravedad y que nuestro Código
c o n t e m p l a expresamente en el artículo 1 4 5 3 ha debido ser elabo-
rada por la doctrina. A falta de una disposición expresa que san-
cione estos vicios, ha debido llegar a la conclusión de que ellos
son causal de inexistencia o, a lo menos, de nulidad absoluta.
No es u n a b u e n a solución porque, en tal caso, o n o habría
prescripción (inexistencia) o sólo al c a b o de diez años (nulidad
absoluta) y en ninguno de ambos supuestos el acto sería suscepti-
ble de confirmación.
T a n t o es así que m u c h o s autores franceses han objetado la
solución doctrinal a d u c i e n d o que es injustificable que tales erro-
res p u e d a n permitir u n a a c c i ó n de nulidad después de c i n c o
años y n o dejen lugar a una confirmación, c u a n d o la solución es
diferente si se trata de un e r r o r sobre la persona o la calidad
esencial de la cosa que impiden también la realización del fin
tenido en vista por los contratantes. E n caso de m a l e n t e n d i d o
sobre la naturaleza u o b j e t o del contrato, cada u n a de las partes
podrá pedir la nulidad sin necesidad de que ésta sea absoluta. No
h a b i é n d o s e e n c o n t r a d o la voluntad de las partes, cada u n a de
ellas h a c o m e t i d o un e r r o r y p u e d e invocarlo. Más grave aún es
que n o se acepte la confirmación del acto, p o r q u e si una de las
partes acepta lo querido por la otra y confirma el acto ejecután-
dolo, n o se e n t i e n d e que la otra parte que h a sido satisfecha
pudiera pedir la nulidad.
Entre nosotros, ante el t e n o r expreso del artículo 1 4 5 3 del
Código Civil, que frente a estas situaciones dice explícitamente:
"el error de h e c h o vicia el c o n s e n t i m i e n t o c u a n d o recae,...", no
hay necesidad de recurrir a teoría alguna para llegar a una solu-

11
R. D . J . , t. 42, s. t, p. 551.
TEORÍA DE EOS ACTOS JURÍDICOS 261

ción satisfactoria. Estos errores, aunque muy graves, no significan


falta de consentimiento sino vicio del consentimiento; su sanción
es la nulidad relativa del a c t o . 12

La anterior se confirma si e x a m i n a m o s el artículo siguiente,


que dice: "el error de h e c h o vicia asimismo el consentimiento"; y
el artículo 1691 del Código Civil, que, al señalar el plazo para
pedir la rescisión, dice, sin h a c e r ninguna distinción, que dicho
plazo se contará "en el caso de error o de dolo, desde el día de la
celebración del acto o contrato".
Este criterio significa que la acción para pedir la nulidad de
un contrato en que el consentimiento está viciado por cualquier
clase de error es de cuatro años; en segundo término, que ella
sólo puede ser solicitada por la parte afectada por el error, pues,
de acuerdo con el artículo 1 6 8 4 , es en su beneficio que se encuen-
tra establecida la nulidad; por último, que en c o n c o r d a n c i a con la
misma disposición el acto puede ser confirmado, o sea, ratificado,
de acuerdo con el término que utiliza el Código Civil.

- Error sustancial

268. El artículo 1 4 5 4 dispone que "el error de h e c h o vicia


asimismo el consentimiento cuando la sustancia o calidad esencial
del objeto sobre que versa el acto o contrato, es diversa de lo que
se cree; c o m o si por alguna de las partes se supone que el objeto
es una barra de plata, y realmente es una masa de algún otro
metal semejante".
D e b e m o s señalar la distinta fraseología del Código; en el ar-
tículo 1453 se refirió a la identidad de la "cosa específica"; aquí
habla de la sustancia o calidad esencial del "objeto".
Se trata e n t o n c e s de una cualidad del objeto que es distinta de
su identidad.
El determinar qué cualidad del objeto es esencial ha dado
lugar a opiniones diversas. Objetivamente se ha considerado que
sustancia es la materia de que la cosa está h e c h a independiente-
m e n t e de la pretensión de las partes. L a teoría subjetiva estima
que cualidad esencial es aquella que ha sido la primordial que las
partes han tenido en vista.
La teoría subjetiva ha sido la que han adoptado la doctrina y
jurisprudencia francesas. Pero nuevamente nuestro Código, c o n

'-' A. 1.EON I II'K'I'ADO. 1.a voluntad y la rapacidad en los arlos jurídicos. 4 a

edil ion, Ecliloiial Jiiri.lir.i «Ir Chile, I<)<)1, N" l'VI.


262 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

una estructura m u c h o más avanzada que el Código Napoleón,


evita los equívocos. E n primer término usa las expresiones "sus-
tancia o calidad esencial del objeto"; n o hay nada subjetivo en
ello; el error debe apreciarse objetivamente.
Más adelante, en el inciso segundo, aclara aún más el c o n c e p -
to, pues pasa a hablar de las calidades accidentales. Aquí retoma
el sustantivo "cosa" y expresa que "el error acerca de otra cual-
quiera calidad de la cosa no vicia el consentimiento de los que
contratan, sino cuando esa calidad es el principal motivo de una
de ellas para contratar, y este motivo h a sido c o n o c i d o de la otra
parte".
Aquí sí que tenemos u n a c o n c e p c i ó n subjetiva de la calidad;
no es esencial, pero es el "principal motivo" para contratar, pero
este subjetivismo se atenúa de inmediato porque exige que este
motivo haya sido c o n o c i d o de la otra parte, y ello significa que
debe h a b e r salido del fuero interno del individuo, haberse mani-
festado, es decir, haberse objetivado.
De este inciso final del artículo 1 4 5 4 resulta que, en general,
n o es necesario que el error sea compartido por ambas partes, ya
que el c o n o c i m i e n t o por la otra parte se exige sólo específicamen-
te en un caso determinado.
El error sobre otras cualidades accidentales que no se encuen-
tren en la situación especial que se h a analizado, no vicia el con-
sentimiento.

_ jTyYQy e n i a persona

269. El artículo 1455 del Código Civil dispone: "El error acer-
ca de la persona con quien se tiene intención de contratar no
vicia el consentimiento, salvo que la consideración de esta perso-
na sea la causa principal del contrato.
Pero en este caso la persona c o n quien erradamente se ha
contratado, tendrá d e r e c h o a ser indemnizada de los perjuicios
en que de b u e n a fe haya incurrido por la nulidad del contrato".
La primera parte de este artículo es tomada del Código fran-
cés; la segunda, original de Bello.
Por lo tanto, para que permita anulación, el error sobre la
persona exige que ésta sea determinante del acto o contrato. Esto
h a c e necesario determinar cuáles son estos contratos, denomina-
dos intuitu personae que se realizan en atención a ella.
Los actos relativos al estado de las personas se efectúan gene-
ralmente en consideración a ellas; el problema se suscita en los
actos patrimoniales.
TEORÍA DE LOS ACTOS JURÍDICOS 263

U n a división simplista llevaría a establecer que los actos a títu-


lo gratuito se realizan en atención a la persona y lo contrario
sucedería en los actos onerosos.
No obstante lo anterior, existen m u c h o s actos onerosos que se
ejecutan en consideración a la persona, ya sea de la persona de
ambas partes c o m o la sociedad, o bien de u n a de ellas, c o m o el
mandato. En general no puede decirse que tales o cuales contra-
tos son intuitu personae; se trata de una cuestión de h e c h o que, en
defecto de u n a disposición expresa de la ley, el j u e z d e b e r á deci-
dir en cada caso particular. En el fondo es admisible que se prue-
be que un contrato cualquiera se realizó en atención a la persona.
E n t r e los actos de familia el ejemplo típico de un contrato en
atención a la persona es el matrimonio. El artículo 3 3 de la ley de
Matrimonio Civil dice que falta el consentimiento libre y espontá-
n e o si ha habido error en cuanto a la identidad de la persona del
otro contrayente.
En los actos patrimoniales tenemos la transacción que, de acuer-
do con el artículo 2 4 5 6 del Código Civil, se presume haberse acep-
tado por consideración a la persona con quien se transige. Igual-
m e n t e el depósito en el caso c o n t e m p l a d o en el inciso 2 del
2

artículo 2 2 1 6 del Código Civil.


En algunos actos j u r í d i c o s el error en cuanto a u n a de las
partes puede viciar el consentimiento, n o así respecto de la otra.
Por ejemplo, el pago, en que, por lo general, para que sea válido
debe hacerse al acreedor mismo (art. 1 5 7 6 del C. C . ) , pero que
puede realizarse por cualquiera persona a n o m b r e del d e u d o r
(art. 1572 del C. C ) . Igualmente la tradición que se invalida por
error en cuanto a la persona del adquirente, pero n o del tradente
(art. 6 7 6 del C. C ) .
El error en cuanto a la persona debe recaer en la identidad de
ésta y no en el n o m b r e . El error en cuanto al n o m b r e no vicia el
consentimiento. Así se deduce del artículo 3 3 de la ley de Matri-
m o n i o Civil a que nos h e m o s referido; del inciso final del artícu-
lo 6 7 6 del Código Civil, que expresa: "Si se yerra en el n o m b r e
sólo es válida la tradición"; y del artículo 1 0 5 7 del Código Civil,
que dispone: "El error en el n o m b r e o calidad del asignatario n o
vicia la disposición, si no hubiere duda acerca de la persona".

- Error en la magnitud de las prestaciones. La lesión

270. Masía aquí h e m o s examinado los aspectos del error que


se han analizado Iradicionalmentc. Sin embargo, surge el proble-
ma de esluriiar si no debe conslruirsc una l e o i í a del error más
264 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

comprensiva que abarque situaciones que se estima que no están


consideradas por nuestra legislación positiva.
La lesión es el perjuicio que sufre la parte de un contrato
oneroso conmutativo p o r la falta de equivalencia de las prestacio-
nes acordadas al m o m e n t o de perfeccionarse el contrato.
Nuestro Código Civil en el artículo 1441 dice que "el contrato
oneroso es conmutativo, cuando cada una de las partes se obliga a
dar o h a c e r u n a cosa que se mira c o m o equivalente a lo que la
otra parte debe dar o h a c e r a su vez".
Esta definición no se consigna por el simple deseo de definir
por definir. Es indudable que fija una característica del contrato
oneroso conmutativo, cual es que las prestaciones puedan mirarse
c o m o equivalentes.
Si este requisito no se cumple, p u e d e n pensarse diversas con-
secuencias. U n a sería considerar la equivalencia c o m o un requisi-
to de la esencia particular del contrato conmutativo; si las presta-
ciones no pudieran mirarse c o m o equivalentes faltaría este requi-
sito esencial y el contrato degeneraría en un contrato diferente,
de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 1 4 4 4 del Código Civil.
Ahora bien, parece inverosímil el supuesto de que un contrato
conmutativo pueda d e g e n e r a r en un contrato aleatorio.
Otro enfoque más lógico consistiría en estimar que la parte
cuyas prestaciones son muy superiores a las de la parte contraria
en el m o m e n t o de celebrarse el contrato ha incurrido en un error
en cuanto a la magnitud de las prestaciones y e x a m i n a r si este
error p u e d e ser sancionado.

2 7 1 . El proyecto de Código Civil de 1853 consideraba expre-


samente la lesión c o m o un vicio especial del consentimiento y lo
establecía en forma general en el artículo 1 6 3 8 diciendo que "la
lesión c o m o causa de vicio en los contratos, es propia de los con-
tratos conmutativos; y para viciar un contrato, ha de ser e n o r m e ,
esto es, tal que el valor de lo que el u n o de los contratantes da al
otro n o llegue a la mitad de lo que el otro reciba de él, no cons-
tando h a b e r habido intención de d o n a r el exceso. Y n o se enten-
derá h a b e r habido tal intención sino cuando se m e n c i o n e n espe-
cíficamente las cosas o cantidades que se donan".
Este artículo y el siguiente, que establecía que no había lesión
en las transacciones, en los contratos aleatorios, ni en la venta de
un d e r e c h o de herencia, no se mantuvieron en el texto definitivo.
Esta supresión h a h e c h o pensar que nuestra legislación no
sanciona la lesión sino en los casos en que taxativamente la esta-
blece en u n a institución determinada.
Estos casos son los siguientes:
TEORÍA DE LOS ACTOS JURÍDICOS 265

1) En la compraventa de bienes raíces, c o n la e x c e p c i ó n de las


ventas hechas p o r intermedio de la justicia y de las compraventas
de m i n a s .
13

El art. 1 8 8 8 del Código Civil dice que "el contrato de compra-


venta podrá rescindirse por lesión enorme", pero el art. 1891 agrega
que n o habría lugar a esta rescisión en las ventas de bienes mue-
bles, ni en las que se hubieren h e c h o por el ministerio de la
justicia. El art. 77 del Código de Minería agrega que n o hay resci-
sión por causa de lesión e n o r m e en los contratos de compraventa
y de permuta de p e r t e n e n c i a o de una parte alícuota de ella.
C o m o h e m o s visto, el art. 1 8 8 8 exige para que pueda h a b e r
rescisión que la lesión sea e n o r m e .
El art. 1 8 8 9 determina lo que se e n t i e n d e p o r lesión e n o r m e
diciendo que "el vendedor sufre lesión e n o r m e , c u a n d o el precio
que recibe es inferior a la mitad del j u s t o precio de la cosa que
vende; y el c o m p r a d o r a su vez sufre lesión e n o r m e , c u a n d o el
j u s t o precio de la cosa que c o m p r a es inferior a la mitad del
precio que paga p o r ella.
El justo precio se refiere al tiempo del contrato".
Decretada la rescisión, puede la parte afectada aceptarla o
bien puede evitarla reparando la lesión causada, el c o m p r a d o r si
c o m p l e t a el j u s t o precio c o n deducción de una d é c i m a parte y el
vendedor si restituye el e x c e s o del precio recibido sobre el j u s t o
precio a u m e n t a d o en una d é c i m a parte.
L a acción rescisoria por lesión e n o r m e no puede renunciarse
anticipadamente y prescribe en cuatro años contados desde la
fecha del contrato.
2) En la permuta de bienes raíces.
T o d o lo expresado sobre la lesión en la compraventa se aplica
a la permuta en virtud de lo dispuesto en el art. 1 9 0 0 del Código
Civil, que dice que "las disposiciones relativas a la compraventa se
aplicarán a la permutación en todo lo que n o se o p o n g a a la
naturaleza de este contrato..."
3) Aceptación de una asignación hereditaria.
El art. 1 2 3 4 del Código Civil dispone que la aceptación de una
asignación testamentaria puede rescindirse en el caso de lesión
grave en virtud de disposiciones testamentarias de que n o se tenía
noticia al tiempo de ser aceptada.
El inciso final del mismo artículo señala que "se e n t i e n d e p o r
lesión grave la que disminuyere el valor total de la asignación en
más de la mitad".
266 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

L a acción rescisoria en este caso n o tiene fijado plazo especial


de prescripción, de tal m a n e r a que se aplican las reglas generales.
4) Partición de bienes.
El art. 1 3 4 8 del Código Civil dice que "las particiones se anu-
lan o se rescinden de la misma m a n e r a y según las mismas reglas
que los contratos.
La rescisión por causa de lesión se c o n c e d e al que ha sido
perjudicado en más de la mitad de su cuota".
La jurisprudencia h a establecido que al referirse esta disposi-
ción a las reglas de los contratos alude a las normas que se dan
para éstos en general y n o a las normas particulares que para la
lesión en la compraventa dan los arts. 1 8 8 8 y siguientes del Códi-
go Civil.
Fuera de estos casos se ha estimado que la lesión n o se en-
cuentra sancionada y que el contrato "leonino", aquel en que u n a
parte obtiene u n a ventaja injusta y desmesurada sobre la otra, n o
tiene correctivo legal.
No constituye un argumento en favor de este criterio el que la
lesión se encuentre específicamente considerada en casos especia-
les. En efecto, aunque en el proyecto de 1853 se establecía, c o m o
hemos visto, la lesión c o m o un vicio aparte y general, sin embargo,
en los artículos 2067 y ss. de la compraventa se reglamentaba la
lesión e n o r m e , lo que se aplicaba también a la permuta; el artícu-
lo 1522 la establecía en las particiones; y el artículo 1412 en la acep-
tación de una asignación testamentaria. Por lo tanto, la consigna-
ción de ella en casos particulares n o obstaba a su sanción general.
Por otra parte, a u n q u e nuestros legisladores seguían el Códi-
go francés, n o consignaron una disposición equivalente al artícu-
lo 1 1 1 8 de dicho Código, que establece que "la lesión n o vicia las
convenciones sino en ciertos contratos y respecto de ciertas perso-
nas, tal c o m o se explicará en las secciones respectivas". Nuestro
Código sólo prohibe la rescisión por lesión respecto a la venta de
cosas muebles y de las que se hagan por ministerio de la justicia
(art. 1 8 9 1 ) .
E n consecuencia, n o tenemos una prohibición general de san-
cionar la lesión y, además, está la definición de contrato conmuta-
tivo, que exige que las prestaciones puedan mirarse c o m o equiva-
lentes.
Por otra parte, d e b e m o s considerar la redacción del artícu-
lo 1 3 4 8 del Código Civil, que establece que "las particiones se
anulan o se rescinden de la misma m a n e r a y según las mismas
reglas que los contratos.
L a rescisión por causa de lesión se c o n c e d e al que ha sido
perjudicado en más de la mitad de su cuota".
TEORÍA DE E O S A C T O S J U R Í D I C O S

E n el proyecto de 1 8 5 3 el inciso segundo del artículo 1522


decía: "Habrá asimismo lugar a la rescisión en favor del coasigna-
tario que probare h a b e r sufrido lesión...". El Código actual n o
dice "asimismo" sino que, p o r el contrario, n o adiciona sino que
restringe una de las que considera reglas generales de rescisión de
los contratos.

2 7 2 . Si estimamos que la lesión, sin ser un vicio general inde-


pendiente, está considerada en nuestro o r d e n a m i e n t o , sólo pode-
mos enfocarla desde el p u n t o de vista del error, error en la magni-
tud de las prestaciones.
En el caso del error esencial las prestaciones están considera-
das, porque cuando recae sobre la especie del acto o contrato, las
prestaciones acordadas p o r las partes son, en general, distintas de
las queridas. En el segundo caso el Código se refiere a "la identi-
dad de la cosa específica". Aquí se está refiriendo a una obliga-
ción de dar y en particular a la de dar una especie o cuerpo
cierto. Por eso, d e n t r o del amplio significado que h e m o s visto
tiene en nuestro d e r e c h o la palabra "cosa", se encarga de p o n e r l e
un calificativo, "específica", que restringe la acepción y la limita a
una especie o cuerpo cierto, a u n a cosa material.
Pero c u a n d o en el artículo 1 4 5 4 reglamenta el e r r o r sustancial
ya n o habla de la cosa específica, sino que se refiere a "la sustancia
o calidad esencial del objeto sobre que versa el acto o contrato".
A h o r a bien, sólo c i n c o artículos más adelante, en el 1 4 6 0 , el Códi-
go define lo que entiende p o r objeto. Dice esa disposición:
"Toda declaración de voluntad d e b e t e n e r por objeto una o
más cosas que se trata de dar, h a c e r o no hacer".
P o r lo tanto, las prestaciones son cosas y objetos de la declara-
ción de voluntad.
En c o n s e c u e n c i a , si el artículo 1 4 5 4 considera viciado el con-
sentimiento, si el error recae en la sustancia o calidad esencial del
objeto, n o podemos restringirlo a la obligación de dar una cosa
específica. La palabra "sustancia" podría referirse a una cosa ma-
terial exclusivamente, pero el Código le h a agregado "calidad",
que es u n a expresión genérica.
El error en la calidad esencial del objeto, c u a n d o este objeto
es una prestación, n o puede ser otra cosa que la magnitud de la
prestación.
Por lo tanto, si la magnitud de las prestaciones es esencialmente
distinta de lo que se ha creído, de tal m a n e r a que una de ellas n o
puede mirarse c o m o equivalente de la recíproca, el contrato adole-
ce de error sustancial y puede ser invalidado por este vicio. Al
ˇ•especio cabe destacar que el artículo 2 l 5 8 del Código Civil consi­
/
268 D E R E C H O CEv'IL. PARTE GENERAL

dera necesario establecer que "el error de cálculo n o anula la tran-


sacción, sólo da derecho a que se rectifique el cálculo".
Resulta así un todo lógico y a r m ó n i c o . Si la desproporción de
las prestaciones ha sido impuesta, el contrato puede ser atacado
por el vicio de fuerza; si esa desproporción proviene de un enga-
ño, por el vicio de dolo; si n o se aceptara, además el vicio de error
significaría que la desproporción originada por la ligereza o la
ignorancia sería legítima, n o tendría sanción legal.
D e b e tratarse naturalmente de un contrato o n e r o s o conmuta-
tivo. Los contratos gratuitos son en beneficio de u n a sola de las
partes; los contratos onerosos aleatorios c o n t i e n e n una contin-
gencia incierta de ganancia o pérdida; en ninguno de ellos se
requiere ni es posible que las prestaciones puedan mirarse c o m o
equivalentes.

273. Si la lesión es el perjuicio pecuniario que sufre una per-


sona a c o n s e c u e n c i a de un acto j u r í d i c o realizado por ella, puede
ser considerada desde un p u n t o de vista subjetivo y desde un
p u n t o de vista objetivo. 14

Subjetivamente la lesión existe cuando explotando la desgra-


cia, inexperiencia o ligereza de otros se o b t i e n e n ventajas patri-
moniales que e x c e d e n el valor de las prestaciones que se dan en
cambio.
Objetivamente la lesión consiste en que e x c e d a ciertos límites
sin examinar los motivos que la determinaron.
El Código Civil italiano en su artículo 1 4 4 8 c o m b i n a ambos
caracteres. Sólo c o n c e d e la acción de rescisión si la desproporción
de las prestaciones proviene del estado de necesidad de una de las
partes de que la otra se h a aprovechado para sacar ventajas, p e r o
en seguida la limita al caso en que la lesión e x c e d a la mitad del
valor que la prestación ejecutada o prometida por la parte perju-
dicada tenía al tiempo del contrato.
En los casos en que la reglamenta específicamente nuestro
Código, considera la lesión desde un p u n t o de vista objetivo. La
mitad o el doble del j u s t o precio en el artículo 1 8 8 9 ; más de la
mitad del valor de la asignación en el artículo 1 2 3 4 ; más de la
mitad de su cuota en el artículo 1 3 4 8 .
D e n t r o de este criterio y de la t e n d e n c i a general de nuestro
Código, e n t e n d e m o s que la desigualdad de las prestaciones debe-
rá considerarse o b j e t i v a m e n t e . El j u e z deberá e x a m i n a r el valor
15

RAMÓN DOMÍNGUEZ ÁGUILA, Teoría general del negocio jurídico.


14
Editorial
Jurídica de Chile, 1977, W 74.
Fallos del Mes, N 274, sent. 2, p. 381.
15 2
T E O R Í A DE L O S ACTOS J U R Í D I C O S 269

de las prestaciones recíprocas al m o m e n t o de celebrarse el contra-


to y determinar si realmente existe u n a desproporción que pueda
constituir un error sustancial, sin considerar las creencias o expec-
tativas de las partes. No será necesariamente la mitad o el doble,
porque esta magnitud de desproporción ha sido establecida arbi-
trariamente por la ley en casos concretos, pero siempre deberá
tratarse, n o de cualquiera desproporción, sino de u n a despropor-
ción esencial.
L a desproporción deberá h a b e r existido al tiempo de cele-
brarse el contrato, porque éste es el m o m e n t o en que j u e g a el
e r r o r . U n a desproporción producida a posteriori, c o m o puede
16

suceder en un contrato de tracto sucesivo o ejecución diferida,


podrá constituir u n a onerosidad sobreviniente, otra figura jurídi-
ca distinta, pero en ningún caso una lesión.
Puede suceder también que la desproporción existente al mo-
m e n t o de celebrarse el contrato haya desaparecido c o n posteriori-
dad. El Código italiano se p o n e en este caso y dispone que la
lesión debe perdurar al m o m e n t o de entablar la demanda.

— Error común

274. Bajo la d e n o m i n a c i ó n de error c o m ú n se plantean en


realidad dos problemas absolutamente distintos.
En primer término si en un contrato basta el error unilateral
o debe ser compartido por ambas partes, es decir, ser c o m ú n a
ambas partes para que vicie el contrato.
Es evidente que para que exista vicio n o se requiere un error
compartido. Basta al efecto considerar las expresiones "si una de
las partes" del artículo 1 4 5 3 y "por alguna de las partes" del 1 4 5 4 .
L o anterior es sin perjuicio de que el e l e m e n t o que constituye
la sustancia o calidad esencial del objeto debe t e n e r tal carácter
de "esencial" objetivamente para ambas partes; en caso contrario,
caeríamos en que un simple motivo individual, esencial subjetiva-
m e n t e para u n a parte, p u e d e ser causa principal del contrato.
Además el inciso 2 del artículo 1454 exige expresamente que cuan-
Q

do la calidad n o esencial sea determinante, ello d e b e ser conoci-


do por la otra parte para que pueda existir vicio.
Puede también suceder que el error de una parte sea tan
burdo, sea una demostración de tal ligereza, que represente u n a
ignorancia inaceptable. E n este supuesto, la parte h a incurrido en
270 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

culpa al contratar y en nuestro d e r e c h o nadie puede beneficiarse


ni excusarse por su propia culpa. En nuestro c o n c e p t o , en tal caso
n o sería admisible la acción de nulidad.

275. El segundo problema que d e b e m o s analizar bajo la de-


n o m i n a c i ó n de error c o m ú n lo constituye aquel que es comparti-
do por un gran n ú m e r o de personas, que no es exclusivo de la
parte que ha incurrido en él.
Desde este punto de vista, żqué características d e b e revestir el
error para ser considerado un error c o m ú n ?
Nuestro Código no lo define, pero lo considera en diversas
disposiciones. Así el artículo 7 0 4 N 4 se refiere a los títulos apa-
a a

rentes que d e n o m i n a m e r a m e n t e putativos; aunque en general


son títulos injustos pasan a ser justos por una resolución judicial
que erradamente los reconozca; el artículo 1 0 1 3 dispone que si
las causas de inhabilidad del testigo de un testamento se ignora-
ren g e n e r a l m e n t e en el lugar d o n d e el testamento se otorga, fun-
dándose la opinión contraria en h e c h o s positivos y públicos, no se
invalidará el testamento por la inhabilidad real del testigo; el ar-
tículo 1 5 7 6 valida el pago, que no se h a efectuado al acreedor, si
se ha h e c h o de b u e n a fe a la persona que estaba entonces en
posesión del crédito, es decir, por existir el error c o m ú n de c r e e r
que este último es el verdadero acreedor; el artículo 2 0 5 8 estable-
ce que la nulidad de la sociedad que sólo existe de h e c h o n o
perjudica las acciones que correspondan a terceros de b u e n a fe.
De estas disposiciones podemos inferir que el error c o m ú n
d e b e ser general o compartido por la mayoría de las personas de
la localidad o lugar. E n seguida que d e b e tener un fundamento
lógico, un motivo legítimo que autorice a considerar verdadera
una situación falsa. Por último, que debe existir b u e n a fe de parte
de quien invoca el error c o m ú n ; dentro del análisis que hicimos
de la b u e n a fe, ella va a consistir, en este caso, en la ignorancia de
que la situación aparente y aceptada n o corresponde a la realidad.
El error así configurado legitima la actuación. Al respecto se
invoca la m á x i m a latina de que el error c o m ú n constituye dere-
cho "error communis facit jus".

— Sanción del error

276. El error, en las circunstancias que se han analizado, auto-


riza para solicitar la nulidad relativa o rescisión del acto o contrato.
H e m o s s e ñ a l a d o q u e el e r r o r e s e n c i a l es c o n s i d e r a d o p o r
la mayoría de los a u t o r e s c o m o falta de c o n s e n t i m i e n t o y, en
TEORÍA DE EOS ACTOS JURÍDICOS

c o n s e c u e n c i a , su s a n c i ó n s e r í a la i n e x i s t e n c i a del a c t o . O t r o s
y algunas s e n t e n c i a s c o n s i d e r a n q u e se trata de un caso de
nulidad absoluta.
Por las razones que señalamos nuestra opinión es que, al igual
que los demás casos de error y otros vicios del consentimiento, su
sanción es la nulidad relativa del acto y queda c o m p r e n d i d o den-
tro de la n o r m a general del último inciso del artículo 1 6 8 2 del
Código Civil, el que dice, después que se han establecido las cau-
sales de nulidad absoluta, "cualquiera otra especie de vicio produ-
ce nulidad relativa, y da d e r e c h o a la rescisión del acto o contrato".

La fuerza

277. El segundo de los vicios de que puede adolecer la volun-


tad es la fuerza.
La fuerza es el t e m o r que e x p e r i m e n t a una persona debido a
una presión física o moral, y que la obliga a manifestar su volun-
tad en un sentido determinado.
La presión física consistirá en actos materiales; la presión mo-
ral es el t e m o r de la persona que la sufre de que si n o consiente
sufrirá un daño mayor.
El que la fuerza esté constituida por el t e m o r y no por el acto
que lo origina queda de manifiesto si consideramos el artículo 1456
del Código Civil, cuando establece que para ser tal debe ser "ca-
paz de producir u n a impresión fuerte", y el inciso 2" de la misma
disposición, que al establecer que el t e m o r reverencial n o vicia el
consentimiento, deja en claro que otro t e m o r puede viciarlo y,
además, que es el temor el causante del v i c i o . 17

2 7 8 . Para que la fuerza pueda tener el alcance de viciar la


voluntad, d e b e reunir tres condiciones: 1) Ser causa determinante
del acto o contrato en que la voluntad se presta; 2) S e r injusta; 3)
Ser grave.
1) El que la fuerza debe ser determinante del acto o contrato
lo establece la parte final del artículo 1457 del Código Civil al
decir que para viciar el consentimiento basta que se haya emplea-
do la fuerza por cualquier persona "con el objeto de o b t e n e r el
consentimiento".
De lo anterior se desprende que el t e m o r debe actuar sobre el
individuo en forma directa y eficaz para que diga, haga o deje de
272 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

hacer algo en sentido diverso a su intención y sus deseos, o distin-


ta de lo que éstos habrían sido de no existir el temor.
En este sentido es evidente que la fuerza que produce el te-
m o r debe actuar en el m o m e n t o en que el acto se ejecuta o, c o m o
dicen algunos autores, debe ser actual. U n a fuerza ejercida con
m u c h a anterioridad o posteriormente a la realización del acto no
sería determinante del mismo.
L o anterior no quiere decir que el daño con que se amenaza y
determina el t e m o r deba ser c o e t á n e o al acto. La amenaza actual
de un daño futuro, ilícito y grave constituye fuerza.
2) L a fuerza, en segundo término, d e b e ser injusta. Es decir,
n o constituyen fuerza las amenazas legítimas conformes a la ley y
al d e r e c h o .
El Código Civil no señala esta c o n d i c i ó n para que la fuerza
vicie el consentimiento, p e r o ella e m a n a del h e c h o de que no
puede constituir fuerza el ejercicio legítimo de un d e r e c h o . Así la
jurisprudencia h a resuelto reiteradamente que no constituye fuer-
za la amenaza de entablar u n a d e m a n d a judicial.
3) P o r último, la fuerza debe ser grave.
El artículo 1 4 5 6 del Código Civil dice: "La fuerza n o vicia el
consentimiento, sino cuando es capaz de producir u n a impresión
fuerte en u n a persona de sano j u i c i o , t o m a n d o en cuenta su edad,
sexo y condición".
La ley exige la existencia de un h e c h o tal que infunda un j u s t o
t e m o r de un mal irreparable y grave en la persona o en los bienes,
que debe realizarse si n o se da el consentimiento. U n t e m o r ridí-
culo o baladí n o constituirá entonces fuerza, pero la gravedad no
puede apreciarse en abstracto sino c o n relación a la persona que
e x p e r i m e n t a el temor. L o que para u n a persona puede constituir
fuerza grave para otra p u e d e n o serlo.
El artículo 1 4 5 6 agrega que "se mira c o m o una fuerza de este
g é n e r o todo acto que infunde a una persona un j u s t o t e m o r de
verse expuesta ella, su consorte o alguno de sus ascendientes o
descendientes a un mal irreparable y grave". L a e n u m e r a c i ó n con-
tenida en este precepto no es taxativa. Puede considerarse tanto
c o m o sólo u n a presunción de que constituye fuerza el t e m o r de
que las personas indicadas estén expuestas a un mal irreparable y
grave, o bien c o m o u n a disposición imperativa a su respecto. En
todo caso, nada impide probar que ha constituido fuerza el t e m o r
de que otras personas fuera de las enumeradas puedan verse ex-
puestas a un mal. Basta señalar al efecto la expresión: "se mira
c o m o u n a fuerza de este género..." c o n que c o m i e n z a el párrafo.
El artículo 1 4 5 6 , en su 2° inciso, termina expresando que "el te-
m o r reverencial, esto es, el solo t e m o r de desagradar a las personas
TEORÍA DE L O S ACTOS J U R Í D I C O S 273

a quienes se d e b e sumisión y respeto, n o basta para viciar el con-


sentimiento". 18

- Origen de la fuerza

2 7 9 . El artículo 1457 del Código Civil dispone que "para que


la fuerza vicie el c o n s e n t i m i e n t o no es necesario que la ejerza
aquel que es beneficiado por ella; basta que se haya empleado la
fuerza por cualquiera persona c o n el objeto de o b t e n e r el consen-
timiento".
Esta disposición aclara la situación de la fuerza cuando el ori-
gen del t e m o r es un acto h u m a n o . El vicio existe tanto si éste ha
sido ejercido por la parte beneficiada o p o r un tercero. D e otra
m a n e r a el acto h u m a n o n o podría constituir fuerza en los actos
unilaterales, y, sin embargo, el vicio de fuerza existe en ellos,
c o m o lo señala el artículo 1 0 0 7 del Código Civil.
Nos queda el interrogante de saber si sólo los actos h u m a n o s
o también las fuerzas externas p u e d e n constituir la c o e r c i ó n . 19

Desde el m o m e n t o que consideramos que el vicio está consti-


tuido por el temor, no vemos razón para circunscribirlo a los
casos en que ese t e m o r deriva de actos h u m a n o s y n o aceptarlo
cuando proviene de causas externas. L o ú n i c o importante es de-
terminar si hay libertad para expresar el consentimiento; si la
voluntad n o es libre, el acto se e n c u e n t r a viciado. Efectuar distin-
gos en cuanto al origen de las circunstancias que h a c e n desapare-
cer la libertad n o se c o n f o r m a a ningún c a n o n lógico. No se
c o m p r e n d e h a c e r una diferencia entre la fuerza y el error, ya que
éste se sanciona, haya sido o n o voluntariamente provocado.
L a situación más corriente de t e m o r producido por fuerzas
extrañas la constituye el estado de necesidad. El estado de necesi-
dad está constituido por un peligro i n m i n e n t e o por u n a situa-
ción de violencia insostenible que afectan a u n a persona. El ejem-
plo clásico del primer caso es el del capitán de un b a r c o o nave-
gante que, en peligro de zozobrar, d e b e pedir o aceptar ayuda de
un tercero que lo salve. Las condiciones que acepte por este salva-
m e n t o , si e x c e d e n lo razonable, żson o n o libres o h a actuado
exclusivamente bajo el imperio de la fuerza determinada por el
temor resultante de su estado de necesidad? El otro caso se pre-
sentará g e n e r a l m e n t e bajo la forma de u n a mala situación e c o n ó -

R. I ) . ) . . i. 79, s. 2, |>. I.
'"RAMÓN 1)( )MIN( IIII ',/, A., op. al. N" 0 8 .
1
274 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

mica e x t r e m a que obligue a u n a persona a celebrar un determina-


do negocio en ciertas condiciones. E n situación normal esa perso-
na, o no habría realizado el n e g o c i o , o lo habría concluido en
condiciones muy diversas. Se presenta aquí también el interrogan-
te de saber si ha existido u n a voluntad libre.
La opinión general ha sido que el estado de necesidad n o
puede constituir entre nosotros el vicio de fuerza. Sin embargo,
un trabajo reciente de María E . T o c o r n a l sostiene y fundamenta
la tesis c o n t r a r i a .
20

Es también nuestra opinión, n o sólo por razones de lógica,


sino porque estimamos que nada se o p o n e a ello en nuestra legis-
lación positiva.
Por de pronto el término "acto" que emplea el inciso primero
del artículo 1456 no puede circunscribirse exclusivamente a un ter-
cero; lo que infunde temor al capitán náufrago es el acto de decir
no al posible salvador que exige condiciones leoninas. L o importan-
te es el temor, no su causa. L o aclara el inciso segundo al disponer
que, excepcionalmente, el temor reverencial no vicia el consenti-
miento. Ahora bien, el temor reverencial no proviene de actos de
terceros; se genera en la conciencia individual, derivado de circuns-
tancias externas independientes de toda acción humana. Al excluir
específicamente el temor reverencial, el precepto está indicando
claramente, a contrario sensu, que un temor de las mismas caracte-
rísticas, pero que n o sea reverencial, puede viciar el consentimiento.
Por otra parte, el artículo 1 4 5 7 , que se refiere a quien ejerce
la fuerza, tiene un alcance preciso. Se refiere exclusivamente al
t e m o r que puede provenir de un acto h u m a n o y aclara que el que
lo ejerce puede ser la contraparte o un tercero. P e r o n o excluye la
fuerza constituida por un t e m o r de otro origen.
Por lo demás el d e r e c h o es una unidad c o h e r e n t e . El artícu-
lo 1007 del Código Civil dice que "El testamento en q u e de cual-
quier m o d o haya intervenido la fuerza, es nulo en todas sus par-
tes". No se circunscribe a la nulidad derivada de actos humanos,
sino a la que se haya producido "de cualquier modo".

- Sanción de la fuerza

280. La fuerza, c o m o los demás vicios del consentimiento, está


sancionada con la nulidad relativa del acto.

MARÍA ESTER TOCORNAL, La voluntad


2,1
y el temor en el negocio jurídico.
Editorial Jurídica de Chile. 1981.
TEORÍA DE LOS ACTOS JURÍDICOS 275

Q u e d a ella c o m p r e n d i d a d e n t r o de la n o r m a general que con-


tiene el inciso final del artículo 1 6 8 2 del Código Civil.

El dolo

2 8 1 . El tercero de los vicios de que puede adolecer la volun-


tad es el dolo.
El dolo h a sido definido en el inciso final del artículo 4 4 del
Código Civil c o m o "la intención positiva de inferir injuria a la
persona o propiedad de otro".
El dolo c o m o vicio de la voluntad es específicamente el que
ejercita u n a de las partes para o b t e n e r el c o n s e n t i m i e n t o de la
otra o para que ese c o n s e n t i m i e n t o se preste en condiciones de-
terminadas. L a injuria consiste aquí en que ese c o n s e n t i m i e n t o o
esas condiciones especiales son perjudiciales para la otra parte.
El dolo, c o m o vicio de la voluntad, es e n t o n c e s la maquina-
ción fraudulenta empleada para e n g a ñ a r al autor de un acto j u r í -
dico.
El dolo puede ser positivo o negativo según esté constituido
por actos tendientes a inducir a la ejecución del acto o por silen-
ciar circunstancias que de ser conocidas habrían determinado que
el acto o n o se realizara o se realizara en condiciones distintas. La
intención positiva de inferir injuria de que habla la definición
existe siempre, ya sea que se realicen actos o se silencien circuns-
tancias.
El dolo, en consecuencia, tiene dos elementos: u n o psicológi-
co, que consiste en la intención de engañar, el dolo es esencial-
m e n t e un acto intencional; un segundo e l e m e n t o , material, es la
forma de realizar ese e n g a ñ o .
Este e l e m e n t o material puede consistir en actos, es decir, en
maniobras, artificios o maquinaciones que lleven al e n g a ñ o ; pue-
de consistir también en u n a falsedad o mentira que produzca el
mismo efecto; puede, por último, y c o m o lo h e m o s visto, consistir
en la reticencia, en el silencio de circunstancias que debería ha-
b e r c o n o c i d o la otra parte.
Este último p u n t o n o es tan simple. El silencio n o es siempre
necesariamente doloso. Son raros los contratos en que se estable-
ce la obligación para u n a parte de informar a la otra. El Código
de C o m e r c i o , al reglamentar el contrato de seguro, obliga al ase-
gurado a dar determinados antecedentes; por ejemplo, en los
artículos 534 y 5 3 6 y el N I" del art. 5 5 7 establece que el seguro
L>

se rescindo "Por las declaraciones falsas o erróneas o por las reti­


cencias del asegurado acerca de aquellas circunstancias (pie, o o­
276 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

nocidas por el asegurador, pudieran retraerle de la celebración


del contrato o producir alguna modificación sustancial en sus
condiciones". El Código Civil por su parte reglamenta los vicios
redhibitorios en el contrato de compraventa y dispone e n el ar-
tículo 1 8 5 8 que son tales los que, existiendo al tiempo de la venta,
h a c e n que la cosa vendida no sirva para su uso natural, o sólo
sirva imperfectamente, de m a n e r a que sea de presumir que cono-
ciéndolos el c o m p r a d o r no la hubiera c o m p r a d o o la hubiera
c o m p r a d o a m u c h o m e n o s precio. Exige además que el vendedor
n o los haya manifestado, salvo que se trate de vicios que el com-
prador no h a podido ignorar sin negligencia grave o ha debido
r e c o n o c e r fácilmente en razón de su profesión u oficio. Los vicios
redhibitorios p u e d e n dar lugar a la rescisión de la venta (art. 1 8 6 0
del C. C ) . E n el contrato de arrendamiento, de acuerdo a los
artículos 1932 y 1933 del Código Civil, el vicio de la cosa, que
impide al arrendatario h a c e r de ella el uso natural, autoriza la
terminación del a r r e n d a m i e n t o o rescisión del contrato; si este
vicio tiene una causa anterior al contrato, el arrendatario tiene
d e r e c h o a que se le i n d e m n i c e el daño e m e r g e n t e e incluso el
lucro cesante si el vicio era c o n o c i d o por el arrendador al tiempo
del contrato.
Estas disposiciones nos dan un criterio para aplicar en aque-
llos contratos en que no se ha establecido expresamente la obliga-
ción de informar. Existe u n a obligación de b u e n a fe de propor-
cionar a la otra parte los e l e m e n t o s de apreciación de que depen-
de su consentimiento y que no está en situación de c o n o c e r o
verificar por sí misma. Para estimar que la reticencia constituye
u n a omisión dolosa será necesario e x a m i n a r el contrato específi-
co y analizar las circunstancias en que se acordó.
No todo dolo es vicio de la voluntad. Según sea o n o vicio de
la voluntad, el dolo se divide en principal o inductivo e incidental.

- Dolo principal o inductivo

282. El inciso l del artículo 1 4 5 8 del Código Civil dispone


e

que "el dolo n o vicia el consentimiento sino cuando es o b r a de


una de las partes, y cuando además aparece claramente q u e sin él
n o hubieran contratado".
El dolo, en consecuencia, debe ser determinante del acto. De
esto se infiere que el dolo debe ser anterior o simultáneo al consen-
timiento. El dolo producido con posterioridad a la celebración de
un contrato no permite anularlo, ya que no es determinante de él.
En segundo lugar, el dolo debe tener por objeto un dclcrminado
T E O R Í A DE LOS ACTOS J U R Í D I C O S 277

acto o contrato y recaer en él; el dolo que no tiene por objeto el


acto o contrato mismo que se celebra, ni recae en él sino en un
acto independiente y distinto n o vicia la voluntad. El dolo fraguado
para obtener un n ú m e r o indeterminado de actos o contratos a
través del mismo engaño, es determinante porque tiene por objeto
y recae en cada uno de los actos o contratos individuales.

283. El otro requisito que exige el artículo 1 4 5 8 es que el


dolo sea o b r a de una de las partes. No vicia e n t o n c e s el consenti-
m i e n t o que e m a n a de un tercero ajeno al contrato, aunque pueda
h a b e r sido determinante del mismo. Naturalmente esta acción
dolosa de un tercero no q u e d a sin sanción; ella constituye un
h e c h o ilícito que acarrea la responsabilidad extracontractual co-
rrespondiente.
Es m e n e s t e r señalar que en el dolo d e b e h a b e r intervenido
u n a sola de las partes. Si h a habido dolo por parte de ambos
contratantes, n o procede la revisión del contrato.
El dolo cometido por el mandatario o representante de una
de las partes, actuando c o m o tales, debe considerarse c o m o dolo
de la propia parte contratante y no dolo de un tercero. D e b e
considerarse también c o m o dolo de la parte la situación en que el
contratante es cómplice de un dolo ajeno. Este es el criterio de
nuestra legislación c o m o se desprende del inciso 2 del artícu- 2

lo 2 3 1 6 del Código Civil.


Al decir el artículo 1 4 5 8 que el dolo debe ser obra de u n a de
las partes pareciera indicar que la nulidad por este vicio sólo
puede producirse en los actos bilaterales.
En realidad, aunque el Código Civil no trata en forma general
del dolo c o m o vicio de la voluntad en los actos unilaterales, ello
n o significa que n o pueda ser un vicio de la voluntad en tales
actos. Diversas disposiciones lo consideran expresamente. Así el
N 4 del artículo 9 6 8 del Código Civil que considera el dolo en
2 e

las disposiciones testamentarias, los artículos 1 2 3 4 y 1 2 3 7 en la


aceptación o repudiación de una asignación testamentaria, el ar-
tículo 1782 inciso 2 en la r e n u n c i a de los gananciales.
2

El dolo c o m o vicio de la voluntad en los actos unilaterales


tendrá e n t o n c e s c o m o requisito ú n i c a m e n t e el que sea determi-
nante del acto.

- Dolo incidental

2 8 4 . El dolo que no reúna los requisitos señalados anterior-


mente es un dolo i 111 ˇdental y no vicia el consentimiento.
278 D E R E C H O CIVIL. PARTE GENERAL

Esta solución tan simple en su presentación es, sin embargo,


difícil de aplicar en la práctica. L a condición de que el dolo debe
ser determinante n o constituye una distinción clara. Es difícil de
distinguir entre la voluntad de contratar considerada en sí misma
de la voluntad de contratar en condiciones determinadas. El dolo
llamado incidental puede ser también determinante cuando sin él
el contrato se habría realizado en condiciones distintas. Será un
p r o b l e m a para los j u e c e s de fondo el determinar en cada caso si
el dolo es determinante o simplemente incidental.
El inciso 2 del artículo 1 4 5 8 dice que "en los demás casos el
a

dolo da lugar solamente a la acción de perjuicios contra la perso-


na o personas que lo han fraguado o que se han aprovechado de
él; contra las primeras por el total valor de los perjuicios, y contra
las segundas hasta c o n c u r r e n c i a del provecho que han reportado
del dolo".
Esta disposición reitera las normas generales. Las personas
que han fraguado el dolo han cometido un delito civil.
El artículo 2 2 8 4 inciso tercero del Código Civil define el delito
c o m o el h e c h o ilícito c o m e t i d o con intención de dañar, o sea,
c o n dolo. P o r su parte, el artículo 2 3 1 4 dispone que el que h a
cometido un delito que ha inferido daño a otro es obligado a la
indemnización. P o r lo tanto, lo que establece el inciso 2 del ar- a

tículo 1 4 5 8 no es sino una reiteración de los principios generales.


O t r o tanto sucede con lo que prescribe respecto de los que se han
aprovechado de él, que corresponde a lo dispuesto en el inciso 2 a

del artículo 2 3 1 6 del Código Civil que establece que "el que reci-
be provecho del dolo ajeno, sin ser cómplice en él, sólo es obliga-
do hasta c o n c u r r e n c i a de lo que valga el provecho".

— Prueba del dolo

285. El artículo 1459 del Código Civil dispone que "el dolo no
se presume sino en los casos especialmente previstos por la ley. En
los demás debe probarse".
En otros términos, salvo en los casos en que la ley lo presume,
el dolo debe establecerse, y para ello son admisibles todos los
medios de prueba.
L o anterior es c o n c o r d a n t e c o n lo dispuesto en el artículo 707
del Código Civil, que dice: "La b u e n a fe se presume, e x c e p t o en
los casos en que la ley establece la presunción contraria.
E n todos los otros la mala fe deberá probarse".
Existen diversas disposiciones que, atendidos ciertos antece-
dentes, establecen una presunción de mala fe, es decir, de dolo.
TEORÍA DE EOS ACTOS JURÍDICOS 279

Así el artículo 7 0 6 del Código Civil relativo a la posesión, que en


su inciso final dice que "el error en materia de d e r e c h o constituye
una presunción de mala fe, que n o admite prueba en contrario".
Otros casos de presunciones de dolo, no ya de d e r e c h o , podemos
e n c o n t r a r en el N 5 del artículo 9 6 8 ; en el artículo 1 3 0 1 ; en el
Q Q

artículo 2 8 0 del Código de P r o c e d i m i e n t o Civil.


La sanción del dolo es en realidad una institución de orden
público; está íntimamente ligada con la configuración del ordena-
miento j u r í d i c o . P o r ello, y para evitar que las partes eliminaran
prácticamente el dolo c o m o vicio del consentimiento, el artícu-
lo 1465 del Código Civil dispone en su parte final que "la condo-
nación del dolo futuro no vale".

- Dolo y culpa grave

2 8 6 . El artículo 4 4 del Código Civil define la culpa grave, ne-


gligencia grave o culpa lata, c o m o la que consiste en n o manejar
los negocios ajenos con aquel cuidado que aun las personas negli-
gentes y de p o c a prudencia suelen emplear en sus negocios pro-
pios. Esta culpa, agrega, en materias civiles equivale al dolo.
Aunque la ley n o ha h e c h o una confusión entre los términos
culpa lata y dolo en el sentido de considerarlos sinónimos, ha
establecido una equivalencia en sus efectos civiles, o sea, en la
igual responsabilidad que en lo civil d e b e afectar al que se vale del
dolo y al que incurre en culpa grave.
Es indudable que si u n a de las partes ha procedido con culpa
grave hay lugar a la indemnización de daños en su contra, al igual
que en el caso del dolo incidental. Es indiferente que se considere
al efecto si ha existido un delito o cuasidelito civil. P e r o además si
aparece claramente que sin culpa grave de u n a de las partes la
otra no hubiera contratado, nos inclinamos a c r e e r que existe un
vicio del consentimiento tal c o m o en el caso del dolo inductivo
dada la igualdad de efectos civiles que entre el dolo y la culpa lata
establece el artículo 4 4 del Código Civil. Por otra parte, el ele-
m e n t o intencional que es la esencia del dolo constituirá siempre
un factor difícil de probar; tanto es así que nuestra legislación
penal revierte el peso de la prueba estableciendo la presunción de
voluntariedad en la comisión de actos penados por la ley. La
culpa lata, en cambio, se puede desprender de antecedentes obje-
tivos más fáciles de establecer; por ello nuestro criterio se funda
también en la posibilidad o facilidad de la prueba.
280 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL,

- Efectos del dolo

287. El dolo principal o inductivo, o sea, el que vicia la volun-


tad, acarrea la nulidad relativa del acto de acuerdo con el inciso
final del artículo 1 6 8 2 del Código Civil.
D e b e m o s considerar aquí la situación de los relativamente in-
capaces. Sus actos para tener validez deben cumplir con las forma-
lidades habilitantes que la ley establece; de otro m o d o adolecen
de nulidad relativa, la que p u e d e alegarse por ellos, sus herederos
o cesionarios.
Ahora bien, el artículo 1 6 8 5 del Código Civil dispone que "Si
de parte del incapaz ha habido dolo para inducir al acto o contra-
to, ni él ni sus herederos o cesionarios podrán alegar nulidad".
Nos e n c o n t r a m o s frente a una situación especial. Aquí el dolo
n o h a llevado a la otra parte a contratar o a contratar en condicio-
nes desfavorables; el dolo ha significado que la otra parte realice
un contrato, querido por ella, pero sin percatarse de que éste
adolece de un vicio de nulidad. La sanción del dolo aquí n o es
anular el contrato sino, por el contrario, evitar que éste pueda ser
anulado por la falta de una formalidad habilitante no cumplida
por dolo del incapaz.

LA CAPACIDAD

2 8 8 . Señalamos que el segundo requisito de validez de los


actos jurídicos es la capacidad de las partes.
Ya nos referimos a ella (ver N 1 2 2 ) , p e r o es necesario tratarla
e

con mayor extensión.


La capacidad en general es la aptitud, el p o d e r h a c e r algo. L a
que vamos a analizar es la capacidad legal, o sea, la aptitud jurídi-
ca, el poder h a c e r algo en la vida del d e r e c h o .
El art. 1 4 4 5 del Código Civil dice que para que u n a persona se
obligue a otra por un acto o declaración de voluntad es necesario
c o m o primer requisito que ella sea legalmente capaz.
Esta aptitud j u r í d i c a , d e n o m i n a d a capacidad, va a consistir en
la posibilidad de adquirir derechos o de ejercicios y c o n t r a e r obli-
gaciones.
Cuando la capacidad consiste en la aptitud de adquirir dere-
chos se d e n o m i n a capacidad de goce. La aptitud de e j e r c e r dere-
chos y c o n t r a e r obligaciones se llama capacidad de ejercicio.
TEORÍA DE EOS ACTOS JURÍDICOS 281

CAPACIDAD DE GOCE

289. L a capacidad de g o c e , o sea la aptitud de adquirir dere-


chos, se d e n o m i n a también capacidad adquisitiva.
La capacidad de goce es i n h e r e n t e a toda persona; es un ele-
m e n t o de la personalidad, pues toda persona puede ser titular de
derechos.
El inc. I del art. 9 6 3 del Código Civil establece que "son inca-
a

paces de toda h e r e n c i a o legado las cofradías, gremios, o estable-


cimientos cualesquiera que n o sean personas jurídicas". Esto es
así, p o r q u e no siendo personas no pueden ser titulares de dere-
chos.
La capacidad de g o c e p e r t e n e c e , p o r lo tanto, a todas las
personas, en forma general, sin e x c e p c i o n e s .
O r i g i n a l m e n t e el Código c o n t e m p l a b a en los arts. 9 5 a 9 7 una
institución d e n o m i n a d a m u e r t e civil, que se producía por la pro-
fesión s o l e m n e en un instituto monástico. Para los muertos civiles
desaparecía la capacidad de g o c e en cuanto a los d e r e c h o s de
propiedad. Los artículos señalados fueron derogados p o r la Ley
N 7.612 de 21 de octubre de 1 9 4 3 . Desde la promulgación de
a

dicha ley la capacidad de g o c e de las personas n o tiene e x c e p c i ó n


alguna.

CAPACIDAD DE EJERCICIO

290. L a capacidad de ejercicio es la aptitud legal de una per-


sona para e j e r c e r d e r e c h o s y c o n t r a e r obligaciones. L a define el
inciso final del art. 1445 al decir que la capacidad legal de una
persona consiste en poderse obligar por sí misma, y sin el ministe-
rio o autorización de otra.
La capacidad de ejercicio es la n o r m a general. L o dice el
art. 1 4 4 6 del Código Civil al señalar que toda persona es legal-
m e n t e capaz, e x c e p t o aquellas que la ley declara incapaces.- 1

Por lo tanto, c u a n d o el Código nos habla de incapacidad se


está refiriendo a la incapacidad de ejercicio. L a capacidad d e b e
existir en el m o m e n t o de generarse el acto o contrato, c o m o lo
vimos al tratar de la caducidad de la oferta (art. 101 del Código de
Comercio).
282 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

2 9 1 . La incapacidad puede ser general o particular o especial.


La incapacidad general se refiere a todos los actos jurídicos; la
incapacidad especial a ciertos actos determinados.
El art. 1447 del Código Civil en sus tres primeros incisos se
refiere a la incapacidad general y señala las personas que son
absoluta o relativamente incapaces. Esta incapacidad general in-
habilita para ejecutar cualquier clase de actos jurídicos, e x c e p t o
aquellos que e x p r e s a m e n t e autorice la ley.
E n su último inciso el art. 1 4 4 7 se r e f i e r e a la i n c a p a c i d a d
e s p e c i a l al d e c i r q u e a d e m á s de las i n c a p a c i d a d e s q u e h a seña-
lado hay otras p a r t i c u l a r e s q u e c o n s i s t e n e n la p r o h i b i c i ó n q u e
la ley h a i m p u e s t o a ciertas p e r s o n a s para e j e c u t a r d e t e r m i n a -
dos actos.
E n realidad la incapacidad especial n o es propiamente u n a
incapacidad sino u n a prohibición legal. L a infracción de esta in-
capacidad importará en ciertos casos la violación de una disposi-
ción prohibitiva y sabemos que los actos prohibidos por las leyes
adolecen de objeto ilícito c o n f o r m e al art. 1 4 6 6 , y que el objeto
ilícito produce nulidad absoluta de acuerdo al art. 1682 del Códi-
go Civil. En otros casos nos e n c o n t r a m o s en presencia de una
disposición imperativa que sólo permite ejecutar el acto c o n de-
terminados requisitos establecidos en atención a las partes que lo
realizan. La incapacidad consiste e n t o n c e s en n o poder ejecutar
el acto sin cumplir esos requisitos y su sanción es la nulidad relati-
va de acuerdo con el artículo 1 6 8 2 . En ambos casos se trata, por lo
tanto, de una verdadera incapacidad.
E j e m p l o de estas i n c a p a c i d a d e s especiales t e n e m o s en el
art. 4 1 2 inciso 2°, que p r o h i b e al tutor o curador c o m p r a r los
bienes raíces del pupilo o tomarlos en arriendo. En la prohibición
impuesta a los mandatarios, síndicos y albaceas de c o m p r a r o
vender las cosas que hayan de pasar por sus manos en virtud de
estos encargos, de acuerdo c o n los arts. 1 8 0 0 y 2 1 4 4 del Código
Civil. E n la prohibición al e m p l e a d o público de c o m p r a r los bie-
nes públicos o particulares que se vendan p o r su ministerio; y a
los j u e c e s , abogados, procuradores y escribanos de c o m p r a r los
bienes en cuyo litigio han intervenido y que se vendan a conse-
c u e n c i a del litigio (art. 1 7 9 8 del Código Civil).
El Código al reglamentar la incapacidad se refiere a la incapa-
cidad general de ejercicio.
Esta incapacidad puede ser absoluta o relativa.
TEORÍA DE L O S ACTOS J U R Í D I C O S 283

Incapacidad absoluta

292. El art. 1 4 4 7 dispone que son absolutamente incapaces


los dementes, los impúberes y los sordomudos que no pueden
darse a e n t e n d e r por escrito.
Las personas que e n u m e r a el inciso l del art. 1 4 4 7 n o pue-
2

den ejecutar acto j u r í d i c o alguno, en ninguna circunstancia; la ley


las considera carentes en absoluto de voluntad capaz de producir
efectos j u r í d i c o s .
El inciso 2 del art. 1682 del Código Civil dispone que sus
e

actos y contratos adolecen de nulidad absoluta y el inciso 2° del


art. 1447 que n o producen ni aun obligaciones naturales y que no
admiten caución. Además, de acuerdo c o n el art. 1 6 8 3 sus actos
no pueden ser ratificados. T a m p o c o sus obligaciones admiten no-
vación, porque de acuerdo al art. 1630 del Código Civil para que
sea válida la novación es necesario que la obligación sea válida a
lo m e n o s naturalmente.

- Los dementes

293. D e m e n t e o loco es la persona que está c o n sus facultades


mentales perturbadas. El término n o está definido en el Código
Civil.
U n a definición la e n c o n t r á b a m o s en el inciso 2 del art. f 72
e

del antiguo Código Sanitario, que decía que se entiende por per-
sona d e m e n t e , o simplemente d e m e n t e , la que tiene manifesta-
ciones de u n a enfermedad o defecto cerebral caracterizado por
un estado patológico desordenado, funcional u orgánico, más o
m e n o s p e r m a n e n t e de la personalidad, y por la perversión, impe-
dimento o función desordenada de las facultades sensoriales o
intelectuales, o por el m e n o s c a b o o desorden de la volición.
Los dementes no son sólo absolutamente incapaces de ejecu-
tar actos j u r í d i c o s , sino que son también incapaces de delito o
cuasidelito c o n f o r m e al art. 2 3 1 9 del Código Civil, y n o p u e d e n ni
aun adquirir la posesión de las cosas muebles por sí mismos de
acuerdo al art. 7 2 3 del Código Civil.
El d e m e n t e puede o n o estar declarado en interdicción. La
interdicción es la resolución judicial que r e c o n o c e el estado de
d e m e n c i a de u n a persona y la priva de la administración de sus
bienes si la está ejerciendo. C o n o sin interdicción el d e m e n t e es
absolutamente incapaz. La única diferencia es que de acuerdo al
art. -105 del Código Civil la interdicción constituye una presun-
284 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

ción de d e m e n c i a del interdicto que n o admite prueba en contra-


rio. Si n o hay decreto de interdicción, hay que probar el estado de
d e m e n c i a y que éste existía al tiempo de celebrarse el acto que se
trata de anular.
Al efecto el artículo 4 6 5 del Código Civil dice que "los actos y
contratos del d e m e n t e , posteriores al decreto de interdicción, se-
rán nulos; aunque se alegue haberse ejecutado o celebrado en un
intervalo lúcido.
Y por el contrario, los actos y contratos ejecutados o celebra-
dos sin previa interdicción, serán válidos; a m e n o s de probarse
que el que los ejecutó o c e l e b r ó estaba e n t o n c e s demente".
La d e m e n c i a puede n o ser p e r m a n e n t e y el art. 4 6 8 del Códi-
go Civil c o n t e m p l a la rehabilitación del d e m e n t e para la adminis-
tración de sus bienes si pareciere que h a recobrado permanente-
m e n t e la razón.

- Los impúberes

2 9 4 . Pubertad es la aptitud para procrear. La edad de puber-


tad n o es fija y varía por factores fisiológicos y externos. El Código
Civil, sin embargo, h a establecido u n a edad fija para considerar a
una persona p ú b e r en el art. 2 6 .
Dicho artículo divide a las personas según su edad y dice q u e
infante o n i ñ o es todo el que n o h a cumplido siete años; impúber
el varón que no h a cumplido catorce años y la mujer que n o ha
cumplido doce; y adulto el que h a dejado de ser impúber.
Por lo tanto, los h o m b r e s m e n o r e s de 14 años y las mujeres
m e n o r e s de 12 años son absolutamente incapaces.
La única diferencia entre los infantes y los impúberes es que
los infantes no p u e d e n adquirir ni siquiera la posesión de las
cosas muebles, de acuerdo con el art. 7 2 3 del Código Civil, ni son
capaces de delito o cuasidelito, de acuerdo c o n el art. 2 3 1 9 del
Código Civil. E n conformidad a las mismas disposiciones los im-
púberes mayores de siete años pueden adquirir la posesión de las
cosas muebles y son capaces de delito o cuasidelito.

- Los sordomudos que no pueden darse a entender por escrito

295. La última categoría de absolutamente incapaces la consti-


tuyen los sordomudos que no pueden darse a entender por escrito.
La incapacidad del sordomudo no proviene de su sordomu-
dez, sino del h e c h o de no poder darse a e n t e n d e r por esc rito.
TEORÍA DE LOS ACTOS JURÍDICOS 285

La incapacidad del sordomudo cesa, de acuerdo c o n el art. 4 7 2


del Código Civil, si h a llegado a darse a e n t e n d e r y a ser entendi-
do por escrito.

- Consecuencia de la incapacidad absoluta

296. Los actos de los absolutamente incapaces adolecen de nulidad


absoluta, de acuerdo con el inciso 2 del art. 1682 del Código Civil.
a

Incapacidad relativa

297. El inciso tercero del art. 1447 del Código Civil dice que
"son también incapaces los m e n o r e s adultos y los disipadores que
se hallen bajo interdicción de administrar lo suyo".*
Las personas enumeradas en el párrafo anterior son las que se
llaman relativamente incapaces. Su incapacidad n o e m a n a de la
naturaleza, c o m o la incapacidad absoluta, sino de la disposición
del legislador, fundada en el deseo de proteger sus intereses.
En contraposición a los absolutamente incapaces, que no pueden
intervenir en forma personal en los actos jurídicos, pues ello acarrea
la nulidad absoluta del acto, los relativamente incapaces pueden ha-
cerlo con las debidas autorizaciones y sus actos son entonces válidos.
La incapacidad relativa, por tanto, se traduce para los relativa-
m e n t e incapaces en la obligación de cumplir con los requisitos
que la ley les i m p o n e para que sus actos sean válidos.
T a n t o el art. 1681 c o m o el 1 6 8 2 del Código Civil se refieren a
los requisitos que la ley prescribe para el valor de ciertos actos o
contratos en consideración a la calidad y estado de las personas
que los ejecutan o acuerdan. Tales actos y contratos son los reali-
zados por los relativamente incapaces. L a omisión de los requisi-
tos a que se ha h e c h o referencia, y que se d e n o m i n a n formalida-
des habilitantes, produce la nulidad relativa del acto.
Los actos inválidos de los relativamente incapaces, excepto los
disipadores, pueden producir una obligación natural de acuerdo al
N I del art. 1470 del Código Civil; pueden en consecuencia novar-
a a

se, conforme al art. 1630; pueden caucionarse, según el art. 1472, y


pueden ser ratificados, de acuerdo al inciso 1 del art. 1684.
Q

E x a m i n a r e m o s en forma separada las dos categorías de relati-


vamente incapaces.

* l'.slc inciso Inc sustituido, por el que aparece en el lexlo, por la Ley
N" I S.SOU de l'.IH'.l. que olorgó plena capacidad a la mujer casada.
286 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

- Menores adultos

2 9 8 . La primera categoría la constituyen los m e n o r e s adultos.


De acuerdo c o n el art. 2 6 del Código Civil, mayor de edad, o
simplemente mayor, es el que h a cumplido 18 años, y m e n o r de
edad, o simplemente m e n o r , el que no ha llegado a cumplirlos.
C o n f o r m e c o n lo que vimos anteriormente, m e n o r e s adultos
son entonces los varones mayores de 14 años y las mujeres mayo-
res de 12 años que no han cumplido 18 años.
C o m o puede apreciarse se trata en este caso de una incapaci-
dad relativa establecida en razón de la edad.
Los menores están sujetos generalmente a la potestad de su
padre o madre o sometidos a guarda. Los actos en que intervienen
los menores pueden ser ejecutados por ellos mismos, pero con la
debida autorización de su padre, madre o curador, según el caso, o
bien ser ejecutados directamente por sus representantes legales.
E n ciertos actos la ley no exige tan sólo la intervención del
representante legal del m e n o r , sino que, c o m o una precaución
más, exige ciertos requisitos adicionales en resguardo de los inte-
reses del m e n o r . Este requisito adicional puede ser la autorización
judicial (arts. 2 5 5 , 2 5 6 , 3 9 3 , 3 9 7 , 3 9 8 , 4 0 2 , 1 2 3 6 , 1 3 2 2 del Código
Civil), la aprobación judicial (arts. 4 0 0 , 1 3 2 6 , 1342 del Código
Civil), la pública subasta (art. 3 9 4 del Código Civil), etc.
L a incapacidad de los m e n o r e s n o alcanza g e n e r a l m e n t e a los
actos de familia. Así en el matrimonio manifestarán su voluntad
personalmente, y aunque d e b e n o b t e n e r el consentimiento de sus
padres o guardadores, la omisión de este consentimiento n o está
penada con la nulidad sino c o n otras sanciones (art. 1 1 4 C. C ) .
P u e d e n igualmente otorgar testamento sin necesidad de autoriza-
ción paterna (art. 261 del C. C ) .
Los m e n o r e s adultos se consideran también capaces, de acuer-
do c o n el art. 2 4 6 del Código Civil, para la administración y g o c e
de su peculio profesional e industrial. Tal peculio, según el N 1 Q

del art. 2 4 3 del Código Civil, está constituido por los bienes adqui-
ridos por el m e n o r en el ejercicio de todo e m p l e o , de toda profe-
sión liberal, de toda industria y de todo oficio m e c á n i c o .
Por último, los menores adultos pueden adquirir libremente la
posesión de las cosas muebles de acuerdo al art. 723 del Código Civil.

— Los disipadores

299. Los disipadores o pródigos forman otra categoría de re-


lativamente incapaces.
TEORÍA DE LOS ACTOS JURÍDICOS 287

El art. 445 indica que la disipación consiste en realizar hechos


que demuestran una total falta de prudencia, c o m o el j u e g o habitual,
los gastos ruinosos, las donaciones cuantiosas e injustificadas, etc.
Para que los disipadores sean relativamente incapaces se re-
quiere que se haya decretado su interdicción. Ello implica que la
prueba de la incapacidad es el h e c h o de la interdicción. La inter-
dicción del d e m e n t e y del disipador atestiguan por sí solas la
incapacidad y son, por lo tanto, los únicos casos en que no corres-
p o n d e probar la incapacidad al que la alega.
El disipador declarado en interdicción puede ser rehabilitado
por decreto judicial (art. 4 6 4 del Código Civil), y en tal caso cesa
su incapacidad.

— Efectos de la incapacidad relativa

3 0 0 . Los actos de los relativamente incapaces realizados sin


las formalidades habilitantes adolecen de nulidad relativa en vir-
tud de lo dispuesto en el art. 1682 del Código Civil.

EL O B J E T O

3 0 1 . El artículo 1 4 4 5 del Código Civil señala entre los requisi-


tos de una declaración de voluntad el que ésta recaiga sobre un
objeto lícito.
Por su parte, el artículo 1 4 6 0 dispone: "Toda declaración de
voluntad debe tener por objeto una o más cosas que se trata de
dar, h a c e r o no hacer. El m e r o uso de la cosa o su t e n e n c i a p u e d e
ser objeto de la declaración".
Aunque esta disposición no da una idea clara de lo que es
objeto y se refiere en el h e c h o al objeto de las obligaciones, co-
rresponde a la opinión de Planiol, que sostiene que lo exacto es
hablar del objeto de la obligación y no del objeto del contrato,
pues el de éste es la creación de obligaciones. Para Planiol objeto
es lo que debe el deudor. Conviene señalar que mientras nuestro
Código se refiere al objeto de la declaración de voluntad el Códi-
go francés en su artículo 1 1 2 6 habla exclusivamente del objeto de
los contratos.
La distinción es, sin embargo, claramente posible; el objeto de
la declarai ion de voluntad es la operación jurídica que se pretende
realizar y distinto de las prestaciones contenidas en las obligaciones
a que esta operación se refiere. Pero ello no tiene ningún sentido
288 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

ni conveniencia práctica. Por otra parte, nuestro Código dice clara-


mente lo que considera objeto de la declaración de voluntad en el
artículo 1460, del objeto de la promesa en el 1462, objeto de la
donación o contrato en el 1463, objeto del pacto en el 1 4 6 5 . Por lo
tanto, aunque corrientemente se define el objeto c o m o el conjunto
de derechos u obligaciones que el acto o contrato crea, modifica,
extingue, transfiere o transmite, debemos entender que el objeto
del acto es el objeto de las obligaciones a que él se refiere.
De lo anterior resulta que, de acuerdo c o n el artículo 1 4 6 0 , el
objeto del acto puede ser una cosa, un h e c h o o una abstención.

REQUISITOS DEL OBJETO

302. Para determinar los requisitos del objeto debemos distin-


guir si él recae en una cosa material o si constituye un h e c h o o
u n a abstención.
D e acuerdo c o n el artículo 1461 del Código Civil, si el objeto
recae sobre una cosa debe ser:
Real,
Comerciable,
D e t e r m i n a d o o determinable,
y lícito, según lo establecido en el artículo 1 4 4 5 .
Si el objeto recae sobre un h e c h o o una abstención d e b e ser:
Determinado,
Físicamente posible,
Moralmente posible,
Lícito.

- Objeto real

3 0 3 . O b j e t o real significa que existe en la naturaleza actual-


m e n t e o en el futuro.
El artículo 1 8 1 4 inciso primero del Código Civil dispone que
"la venta de una cosa que al tiempo de perfeccionarse el contrato
se supone existente y n o existe, no produce efecto alguno". Es
decir, reafirma la necesidad de la existencia de un objeto real.
En este sentido nuestros tribunales han fallado que n o produ-
ce efecto alguno el contrato de compraventa de terrenos de sales
potásicas si se establece que éstas no han existido al tiempo de
celebrarse el contrato.- 2

- G. 1912, t. II, p. 201


2
TEORÍA DE EOS ACTOS JURÍDICOS 289

Respecto de las cosas que se espera que existan, debemos


distinguir entre los contratos condicionales y los aleatorios. El
artículo 1 8 1 3 del Código Civil dice al respecto que "la venta de
cosas que no existen, pero se espera que existan, se e n t e n d e r á
h e c h a bajo la condición de existir, salvo que se exprese lo contra-
rio, o que por la naturaleza del contrato aparezca que se c o m p r ó
la suerte".
Si el contrato es condicional o aleatorio, será una cuestión de
h e c h o que deberán establecer los j u e c e s de fondo. Así se ha re-
suelto que la venta de una cosecha de manzanas era condicional y
n o aleatoria, pues se había calculado aproximadamente en cierto
n ú m e r o de c a j o n e s .
23

- Objeto comerciable

304. El artículo 1461 del Código Civil agrega que las cosas
que existan o se espera que existan deben ser comerciables.
El que la cosa sea c o m e r c i a b l e significa que no esté fuera del
c o m e r c i o h u m a n o . Puede estar fuera de dicho c o m e r c i o por su
naturaleza propia, por su destinación o porque la ley así lo consi-
dera. La n o r m a general es que las cosas sean comerciables.
Los casos de ilicitud de objeto que señala el artículo 1 4 6 4 del
Código Civil se refieren a cosas que están fuera del c o m e r c i o . L a
regla general está contenida en el N l que dispone que hay
e 2

objeto ilícito en la enajenación de las cosas que n o están en el


comercio.
Entre las cosas incomerciables por su naturaleza tenemos las
c o m u n e s a todos los h o m b r e s a que se refiere el artículo 5 8 5 del
Código Civil. Los derechos personalísimos, c o m o el de alimentos
(art. 3 3 4 del C. C ) ; los de uso y habitación (art. 8 1 9 del C. C ) .
Entre las cosas incomerciables por su destino p o d e m o s seña-
lar los bienes nacionales de uso público (art. 5 8 9 del C. C ) ; y las
cosas que han sido consagradas para el culto divino (art. 5 8 6 del
C.C.).
E n t r e las cosas incomerciables, porque la ley así las considera,
leñemos las contempladas en los números 3 y 4 del artículo 1464
2 a

del Código Civil, que analizaremos más adelante.


290 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

- Objeto determinado o determinable

305. El artículo 1461 exige además que las cosas objeto de


una declaración de voluntad estén determinadas, a lo m e n o s en
cuanto a su g é n e r o .
Por lo tanto, si el objeto es u n a especie o cuerpo cierto debe
estar individualmente determinado, pero si se trata de una obliga-
ción de g é n e r o que, de acuerdo c o n el artículo 1 5 0 8 del Código
Civil, es aquella en que se d e b e i n d e t e r m i n a d a m e n t e un indivi-
duo de una clase o g é n e r o determinado, basta con que esté deter-
minado el g é n e r o .
P e r o en las obligaciones de g é n e r o dicho g é n e r o no es la
única determinación necesaria; c o m o se d e b e n individuos inde-
terminados, es indispensable fijar igualmente su cantidad.
La cantidad n o tiene importancia ni p r o c e d e en las obligacio-
nes de especie; se debe tal o cual cuerpo cierto y basta. Sí la tiene
en las obligaciones de g é n e r o para saber el m o n t o de la obliga-
ción.
El inciso 2° del artículo 1461 del Código Civil dispone: "La
cantidad puede ser incierta c o n tal que el acto o contrato fije
reglas o c o n t e n g a datos que sirvan para determinarla". Contrasta
esta norma c o n la del Código francés que dice que la cantidad de
la cosa puede ser incierta, siempre que pueda ser determinada.
Esta disposición, unida a la n o r m a genera] de interpretación de
los contratos en el mismo Código, deja entregada la determina-
ción de la cantidad a un proceso de investigación del j u e z que va
a tener que fijar la intención subjetiva de los contratantes. Nues-
tro Código afirma nuevamente su objetividad al exigir que la de-
terminación sólo puede hacerse si el acto o contrato fija reglas o
c o n t i e n e datos al efecto.
P e r o n o es sólo la cantidad la que debe determinarse en las
obligaciones de género; debe determinarse también la calidad. En
un mismo g é n e r o hay calidades diversas y es necesario establecer
a cuál de ellas p e r t e n e c e n los individuos del g é n e r o objeto del
acto.
Si esta calidad n o está expresamente establecida en el acto o
contrato, no hay indeterminación. La n o r m a aplicable al respecto
no la e n c o n t r a m o s en el artículo 1461 sino en el artículo 1509 del
Código Civil. Este último precepto establece: "En la obligación de
g é n e r o , el a c r e e d o r no puede pedir d e t e r m i n a d a m e n t e ningún
individuo, y el d e u d o r queda libre de ella, entregando cualquier
individuo del g é n e r o , c o n tal que sea de una calidad a lo menos
mediana".
T E O R Í A DE L O S ACTOS J U R Í D I C O S 291

Por lo tanto, en las obligaciones de género, si la cantidad no


está determinada lo será por el j u e z , siempre que el acto o contra-
to fije reglas o c o n t e n g a datos al efecto. En caso contrario, no
habrá determinación del objeto. Si la calidad no está determina-
da, n o p r o c e d e determinación p o r el j u e z ; la ley entiende que se
trata de una calidad a lo m e n o s mediana; en c o n s e c u e n c i a no
puede h a b e r por este c o n c e p t o indeterminación del objeto.

- Hecho determinado

306. El h e c h o objeto de un acto o contrato debe ser también


determinado; debe consistir en un h e c h o o una abstención precisa.
No se c o m p r e n d e r í a un h e c h o o una abstención indetermina-
da, cualquiera, al arbitrio del deudor, c o m o objeto de la obliga-
ción.
El artículo 1809 del Código Civil establece que en la compra-
venta el precio n o podrá dejarse al arbitrio de u n o de los contra-
tantes.
Pero la prestación, al igual que el objeto cosa, puede n o estar
determinada de inmediato, p e r o ser determinable. E n la misma
compraventa el artículo 1 8 0 8 en su inciso segundo dice respecto
al precio que podrá hacerse su determinación por cualesquiera
medios o indicaciones que lo fijen, incluso el artículo siguiente, el
1809, dispone que podrá dejarse al arbitrio de un tercero. Se trata
en efecto de una forma de determinación ajena a la voluntad de
los contratantes.
La doctrina ha estimado también que la prestación es indeter-
minada si en un contrato de tracto sucesivo ella se pacta a perpe-
tuidad.

- Hecho físicamente posible

307. El artículo 1461 agrega en su inciso final que si el objeto


es un h e c h o , es necesario que sea física y m o r a l m e n t e posible.
Es físicamente imposible el que es contrario a la naturaleza. El
artículo 1475 del Código Civil emplea una expresión análoga al
decir que la condición debe ser físicamente posible, y que es física-
mente imposible la que contraría las leyes de la naturaleza física.
De lo anterior se desprende que debe tratarse de una imposibili-
dad absoluta y no solamente circunstancial. Debe ser absoluta en
(iianlo pesa sobre cualquiera y no solamente sobre el deudor específi-
co. Así, si el contratista a quien se encomienda la construcción de un
292 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

edificio no puede hacerlo porque el subsuelo no permite la edifica-


ción proyectada, existe imposibilidad física. No es el caso si la edifica-
ción es posible utilizando maquinarias especiales de que el contratista
carece; esto no constituye imposibilidad física y el objeto existe.
La imposibilidad física va variando c o n los adelantos técnicos.
Durante m u c h o tiempo el ejemplo clásico de imposibilidad física
era la llegada de un h o m b r e a la Luna.

- Hecho morálmente imposible

3 0 8 . El artículo 1461 termina expresando que si el objeto es


un h e c h o debe ser m o r á l m e n t e posible y que es m o r á l m e n t e im-
posible el prohibido por las leyes, o contrario a las buenas costum-
bres y al orden público.
La imposibilidad moral proviene entonces en primer término
del h e c h o de que el acto o contrato contravenga u n a ley prohibiti-
va. L o anterior está de acuerdo c o n el artículo 10 del Código Civil
que dice que los actos que la ley prohibe son nulos y de ningún
valor y c o n el artículo 1 4 6 6 que establece que hay objeto ilícito en
general en todo contrato prohibido por las leyes.
Ya h e m o s analizado el carácter de las leyes prohibitivas y su
sanción. Para e n t e n d e r el artículo 1461 e n c o n c o r d a n c i a c o n el
artículo 10 d e b e m o s concluir que n o existe imposibilidad moral
c u a n d o el acto contrario a la ley tiene fijado por ella un efecto
distinto al de la nulidad.
T a m b i é n constituye imposibilidad moral la contravención al
o r d e n público.

- El orden público

3 0 9 . La n o c i ó n de orden público ha sido siempre un c o n c e p -


to vago por su generalidad. Nuestra jurisprudencia ha dicho que
el o r d e n público es la organización considerada necesaria para el
b u e n funcionamiento general de la sociedad. Se lo h a estimado
c o m o una n o c i ó n de e x c e p c i ó n frente a la libertad contractual,
un c o n c e p t o esencialmente prohibitivo o negativo, porque prohi-
be las convenciones que atenten contra los principios fundamen-
tales sobre los cuales está constituida la sociedad.

3 1 0 . El c o n c e p t o de orden público es flexible y variable.


De acuerdo c o n la idea tradicional infringirán el orden públi-
co n o sólo las disposiciones contrarias a la ley prohibitiva, que son
T E O R Í A DE L O S ACTOS J U R Í D I C O S 293

prohibidas p o r la ley, sino las que vulneren algún p r e c e p t o impe-


rativo cuya inobservancia tenga aparejada la nulidad absoluta. Más
allá de un texto preciso será opuesto al orden público lo que sea
contrario a los principios fundamentales de nuestro d e r e c h o y de
la organización social actual.
L a flexibilidad que resulta para el c o n c e p t o de lo anterior-
m e n t e expuesto lleva al resultado de que la c o n c r e c i ó n de la
n o c i ó n de orden público en los casos específicos d e b e r á ser h e c h a
p o r el j u e z . P e r o esta precisión j u d i c i a l n o es libre; el j u e z n o
puede fundamentarla en su c o n c e p t o subjetivo del problema; debe
fundamentarlo en los textos en vigor; o en el espíritu general de
la legislación a que se refiere el artículo 2 4 del Código Civil. De
esta m a n e r a la d e t e r m i n a c i ó n del orden público n o es una cues-
tión de h e c h o sino de d e r e c h o . Constituyendo un p u n t o de dere-
c h o el c o n c e p t o de orden público que fijen los j u e c e s de fondo
puede ser revisado p o r el recurso de casación en el fondo.

3 1 1 . Además de flexible la n o c i ó n de orden público constitu-


ye un c o n c e p t o variable que c a m b i a según las c o n c e p c i o n e s políti-
cas, sociales y e c o n ó m i c a s del legislador.
Ya h e m o s señalado c ó m o se ha querido ver u n a contraposi-
ción entre el o r d e n público clásico de nuestro Código Civil y lo
que hoy día se d e n o m i n a el o r d e n público e c o n ó m i c o . H e m o s
indicado también lo arbitrario de esta contraposición, ya que n o
hay ninguna disposición normativa en nuestro Código que límite
el c o n c e p t o de o r d e n público.
Si el orden público e c o n ó m i c o es el c o n j u n t o de medidas que
adoptan los poderes públicos c o n el propósito de organizar las
relaciones e c o n ó m i c a s , n o se ve c ó m o las medidas legales o regla-
mentarias que las c o n t e n g a n n o van a ser consideradas dentro del
espíritu general del o r d e n a m i e n t o j u r í d i c o que sirvan para deter-
minarlo. 24

Pero este c o n t e n i d o amplio de la n o c i ó n de orden público


servirá para recalcar su carácter de variabilidad. Los c o n c e p t o s
con que el Estado organiza las relaciones e c o n ó m i c a s se han de-
mostrado e x t r e m a d a m e n t e mutables a través del tiempo.

1
R. I). |., 1. 80, s. 5, p. 57, cons. 18.
294 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL,

- Las buenas costumbres

312. Las buenas costumbres son las reglas de moral social


consideradas c o m o fundamentales para el orden mismo en la so-
ciedad.
Este c o n c e p t o es u n a de aquellas n o c i o n e s indeterminadas a
través de las cuales la moral se introduce en el d e r e c h o . Pero lo
que se gana desde el punto de vista ético se pierde desde el ángu-
lo de la seguridad j u r í d i c a .
Es un c o n c e p t o e x t r e m a d a m e n t e vago. No se refiere sólo a la
moral sexual, ya que fundamentándose en él la jurisprudencia
francesa ha sancionado las loterías y los actos contrarios a la inte-
gridad física de las personas. Es además u n a n o c i ó n en e x t r e m o
variable; es distinta según las épocas y cambia con relación a los
grupos sociales. Los diversos estratos dentro de un mismo grupo
social tienen u n a n o c i ó n del c o n c e p t o de buenas costumbres dife-
rente. Esta diversidad se aprecia también, y a veces en forma muy
notoria, en estratos que integran un mismo o análogo nivel social,
pero pertenecientes a desarrollos culturales o nacionales distintos.
C o m o un ejemplo clásico de la variación del c o n c e p t o de bue-
nas costumbres puede señalarse el criterio referente al seguro de
vida. Los redactores del Código Napoleón lo consideraban inmoral,
constituía para ellos una especulación sobre la vida humana; sin
embargo, posteriormente la jurisprudencia lo consideró válido, j u -
risprudencia que fue ratificada por una ley sólo en 1930.
Los conceptos de orden público y buenas costumbres son ge-
n e r a l m e n t e paralelos; así lo vemos en el artículo 1461 y en los
artículos 5 4 8 , 1467 inciso 2 , 1 4 7 5 inciso 2 . Esto es lógico, p o r q u e
a a

żno constituye en el fondo lo que violenta las buenas costumbres


un acto contrario al orden público?

EL OBJETO ILÍCITO

3 1 3 . El artículo 1461 no señala la exigencia de que el objeto


d e b a ser lícito. Ella está c o n t e n i d a en el artículo 1445 del Código
Civil que dispone que para que una persona se obligue para con
otra por un acto o declaración de voluntad es necesario: " 3 que a

recaiga sobre un objeto lícito"; los artículos 1 4 6 2 a 1 4 6 6 hablan


del objeto ilícito y el artículo 1682 lo sanciona expresamente con
la nulidad absoluta.
El Código Civil n o define el objeto ilícito. Se limita a señalar
casos de objeto ilícito.
TEORÍA DE LOS ACTOS JURÍDICOS 295

Los autores n o están de a c u e r d o en lo que debe entenderse


c o m o objeto ilícito.
La mayoría entiende por o b j e t o ilícito el contrario a la ley, al
orden público o a las buenas costumbres, asimilando los motivos
de ilicitud del objeto a los que señala para la causa el inciso
segundo del artículo 1 4 6 7 del Código Civil.
Estas definiciones consideran en la práctica ilícito al objeto
m o r a l m e n t e imposible.
El profesor E u g e n i o Velasco replica que un objeto n o puede
ser n u n c a contrario a la ley, al orden público o a las buenas
costumbres; ello sólo puede aplicarse a los actos humanos, que si
n o se acepta que es ilícito todo o b j e t o que c a r e c e de cualquiera
de los requisitos que la ley señala, un objeto indeterminado, inco-
merciable o físicamente imposible n o sería ilícito y, en consecuen-
cia, n o tendría s a n c i ó n .
25

D o n Luis Claro Solar dice que es objeto lícito el que se confor-


m a con la ley, es r e c o n o c i d o por ella y lo protege y a m p a r a .
25

Alessandri opina que tratándose de una cosa la calidad de


ilícito equivale a la de i n c o m e r c i a b l e . Se considera que cuando se
trata de un objeto indeterminado o físicamente imposible, n o hay
objeto. 27

En realidad esta divergencia de opiniones proviene de una


c o n c e p c i ó n limitada de lo ilícito. Se sigue la opinión de algunos
autores franceses, para quienes sólo los actos y los fines son ilícitos
o inmorales. Esto n o es exacto; p u e d e h a b e r objetos inmorales; el
propio artículo 1 4 6 6 habla de las láminas, pinturas y estatuas obs-
cenas, pero, más que eso, el c o n c e p t o esencial de ilicitud es ser
contrario a la ley. Ahora bien, tan contrario a la ley es un acto que
n o se ajusta a sus preceptos c o m o una cosa que n o cumple los
requisitos fijados por la ley.
G e n e r a l m e n t e nos dejamos llevar por la c o n n o t a c i ó n moral
del t é r m i n o "ilícito" y perdemos de vista su significado primario,
n o estar c o n f o r m e a la ley.
El Código Civil señala en el artículo 1461 los requisitos gene-
rales que debe reunir el objeto, que lo hacen lícito, y e n u m e r a en
los artículos siguientes, hasta el 1 4 6 6 , diversos actos en que señala
e x p r e s a m e n t e la ilicitud del objeto.
Es por eso que el Código sanciona en el artículo 1682 exclusi-
vamente el objeto ilícito, porque va a t e n e r tal reparo el que n o

2 5
EUGENIO VELASCO, El objeto ante la jurisprudencia. Artes Gráficas, 1941,
pág. 41.
LUIS CLARO SOLAR, op. cü., vol. V, t. X I , N 864.
2 6 2

A. ALESSANDRI - A. VODANOVTC, op. al., I. I, vol. 1, N" 5 1 3 .


2 7
296 DERECHO CIVIL. PARTE GENERAL

sea real, o sea incomerciable, indeterminado o físicamente impo-


sible, ya que no va a cumplir c o n los requisitos q u e la ley establece
en el artículo 1 4 6 1 .
De otra m a n e r a entraríamos al c a m p o de la especulación; su-
p o n e r que a nuestro Código se le olvidó sancionar la irrealidad,
indeterminación o la condición de físicamente posible del objeto.
Aun más, nos llevaría a buscar u n a sanción para una convención
cualquiera sobre cosas incomerciables que n o sea su enajenación,
ya que ésta es la única que está e x p r e s a m e n t e considerada en el
artículo 1 4 6 4 .
El sistema del Código es perfectamente lógico; la ley sanciona
el objeto ilícito y éste, para su licitud, debe cumplir los requisitos
que señala el artículo 1461 y n o consistir en n i n g u n o de los pactos
en que los artículos siguientes señalan e x p r e s a m e n t e que hay ob-
j e t o ilícito.

Casos de objeto ilícito

— Actos prohibidos por la ley

314. Al estudiar la sanción de las leyes prohibitivas vimos que


el artículo 10 del Código Civil dispone que los actos que p r o h i b e
la ley son nulos y de ningún valor, salvo en cuanto designe expre-
samente otro efecto que el de nulidad para el caso de contraven-
ción. Esto está reforzado por el artículo 1 4 6 6 del Código Civil,
que en su parte final dice que hay objeto ilícito en todo contrato
prohibido por las leyes.
Por lo tanto, el acto prohibido por la ley es aquel que contra-
viene una disposición prohibitiva.
La sanción de tales actos es la nulidad absoluta en conformi-
dad al artículo 1 6 8 2 del Código Civil.
Respecto a las leyes imperativas hay que distinguir si los requi-
sitos que se omiten al celebrar el acto o contrato están estableci-
dos en atención a la naturaleza de los actos mismos y no a la
calidad de las personas que los ejecutan o acuerdan. En el primer
caso se trata en realidad de disposiciones de orden público y
equivalen a u n a disposición prohibitiva, pues prohiben que el
acto se celebre sin cumplir determinados requisitos.
La infracción de tales disposiciones es también la nulidad ab-
soluta, de acuerdo a los artículos 1681 y 1 6 8 2 del Código Civil.
A este respecto nuestra Corte S u p r e m a ha dicho que "es de
toda evidencia que mientras n o se cumplan los requisitos que
T E O R Í A DE LOS ACTOS J U R Í D I C O S 297

disponga u n a ley imperativa para que el acto o contrato a que se


refiere tenga eficacia, ese acto o contrato, por mandato imperati-
vo de la misma ley, n o p u e d e ejecutarse; su realización está impe-
dida, o sea, prohibida mientras tales requisitos n o sean efectiva-<