Está en la página 1de 2

Consolación y respuestas de Job: Como parte de tu obra ministerial, debes visitar a una madre que ha perdido a sus

dos hijos únicos en un accidente de tránsito. Piensa en cómo el libro de Job puede ayudarte a responder a sus
preguntas, como:
¿Porqué sucedió? ¿Habían ellos pecado – una vecina me dijo que sí?
¿Qué está haciendo Dios para permitir tal tragedia para mí? ¿Qué voy a hacer? – siento un dolor muy profundo en mi
corazón.

En primer lugar yo pediría que ella se sienta para que yo la prepare un maté y después sentarme
con ella compartiendo su dolor (como los amigos de Job hicieron en cap. 2 del libro). Mucho
dependería del ambiente y de su humor en cuanto a cómo yo respondaré a sus preguntas.

No puedo explicarla porqué perdió a sus hijos en este accidente. Aprendo de Job que aunque Dios
es soberano él no da a Job razones porqué ha sufrido – en cap. 38-39 Dios habla sobre sus maneras
extrañas en la creación. Aunque podemos preguntarnos sobre sus acciones, no podemos descubrir
respuestas porque Dios ha fijado límites a lo que los seres humanos podamos entender de él.

Como la vecina hay los que piensan que se puede explicar las malas cosas que suceden a la gente
como parte del juico de Dios en contra el pecado. Los amigos de Job pensaron así pero solo por
mentir sobre su vida (ej. Zofar en cap. 11). En su caso estaban equivocados. Pero hay mucho que
Dios hace que está escondido de nosotros y no podemos decir lo que pasó con los hijos de la señora.
Prefiero evitar el tema si es posible mientras ella está en duelo.

Por lo tanto no puedo darla respuestas en cuanto a las acciones de Dios. Aveces él permite que
pasemos por pruebas para ver que nuestra fe es genuina – como permitió a Satanás quitar a los
hijos y la salud de Job (caps. 1 & 2). Hay dos maneras que podemos ver en Job para reaccionar a
tales circunstancias: en el cap. 1 Job solo acepta que ha perdido a sus hijos y bendice a Dios (1:21).
Así él reconoce que sus hijos fueron dones que Dios le había dado. Si hay momento oportuno puedo
mostrar a la señora que el gozo que ella disfrutó por sus hijos vino de Dios que los dio a ella.
Aunque es duro aceptar, él que da es también él que quita. En medio del dolor, puede ayudarla
reflexionar sobre el privilegio de tener a sus dos hijos aún por el poco tiempo de cuando eran
jóvenes.

Pero, en cuanto a lo que la señora puede hacer – puede seguir el ejemplo de Job después de su
segunda 'ronda' de sufrimientos. El dio voz a sus sentimientos – expresando su lamento a él (cap.
3), explicando cuánto él sufre (6:2-4; 7:4-6), pidiendo respuestas de Dios por sus acciones (7:12-
21). Es atrevido sugerir tal cosa a la señora – no quiero enseñarla que podamos abusar a Dios. No
obstante quiero ayudarla a buscar a Dios y en su situación actual no hay mejor manera que decirle
cómo ella se siente. Puede animarla a tener fe en Dios (si es creyente o no), no solo como él que da
o quita la vida sino como su 'Redentor' – él que escuchar sus oraciones deseparadas y redimirla de
su situación. Aun mejor puede darla vida – pero para esto tendré que referirme al NT.

Finalmente la conclusión de Job puede animarla a reconocer que situaciones de sufrimiento


extremo no tienen que seguir por siempre. Aunque no puedo prometerla la restauración que Job
experimentó, ciertamente puedo asegurarla que Dios tome en cuenta a sus hijos justos que están en
desesparación. El hecho de Jesús hace esta esperanza más segura para los que confían en Dios.
También la conclusión nos muestra que Dios es más atento a el que sufre (a pesar de sus palabras
duras) que a los que piensan que tengan todas las respuestas.
¿¡áéíóúñ