Está en la página 1de 9

La bondad o la maldad del ser humano.

Introducción
El siguiente ensayo trata de descifrar si el ser humano es bueno o malo desde el
momento de nacer, o es una virtud que aprende con el paso de los años, cuando
este adquiere la capacidad de utilizar la razón como herramienta del ejercicio
cotidiano de su vida.
Con el paso de los años y a través de la historia, se ha estudiado la forma en que
el ser humano se ha desarrollado en sociedad y se ha intentado explicar si la
humanidad es buena o mala.

El trabajo se basa en el pensamiento de varios autores, entre ellos filósofos,


estadistas, politólogos y psicólogos, que definen y defienden su pensamiento
relacionado en la conciencia moral del bien y el mal.

Es importante subrayar que la conceptualización no ha sido permanente, ya que


con el paso del tiempo la evolución del pensamiento ha generado que los
conceptos e ideas que teníamos siglos atrás no es la misma en la actualidad. Este
trabajo intenta sostener la noción del pensamiento antiguo, sustentar y reformarlo
de manera objetiva a una redacción de pensamiento moderno, así como de
describir su relación con el derecho.
El bien y el mal

El sentido de lo bueno y lo malo es entendido exclusivamente por el ser humano.


Además de esto, este par de conceptos son totalmente subjetivos, entendido así
como lo es también el principio de justicia o injusticia. La subjetividad entonces es:
todo aquello que no tiene una necesidad racional ni tampoco tiene una exigibilidad
universal, explicado de la siguiente manera: Un lápiz es un trozo de madera con
una punta de carbón que se utiliza para escribir. Si yo le pregunto a un musulmán
que es un lápiz seguramente su respuesta será la misma que la definición que
puse con anterioridad ¿Porqué? La respuesta es por la objetividad que tiene un
lápiz. Goza de una necesidad racional y tiene una exigibilidad universal. Para lo
mismo que sirve un lápiz en un kínder de la Cd de México lo mismo sirve para una
Universidad de Madrid. Cuando comprendemos la subjetividad de lo bueno o de lo
malo me llega a la mente la complejidad de que lo que se trata de descifrar es
multicultural.

Ahora bien, en mi opinión la idea que trataré de respaldar con argumentos teóricos
es que el ser humano nace como una hoja en blanco. No nace naturalmente ni
bueno ni malo, ya que esos conceptos son constructos sociales. Es la sociedad la
que nos enseña lo que es bueno y malo (también de forma subjetiva) y por medio
de esos conceptos se regula la conducta.

A partir del bien o el mal también existe el castigo, la consecuencia de la conducta


y el temor a esta consecuencia es la que limita al ser humano en la toma de
decisiones. La consecuencia podría ser el rechazo de la sociedad, el castigo
espiritual, las consecuencias jurídicas; y el Estado como el encargado de regular
la conducta humana es quien posee el monopolio legítimo de la violencia.

Teóricos de la conducta afirman que la palabra más escuchada por los infantes es
“NO”. No hagas esto no hagas lo otro. Lo compruebo hoy con la convivencia de mi
hija. Al leer esta afirmación, hoy se vuelve una realidad en mi vida. Con esto no
quiero decir que mi hija sea mala y por eso la corrijo, sino que trato de darle una
explicación a lo que denomino “maldad infantil” y la explicación me la da Sigmund
Freud, quien decía que el ser humano tiene un aparato psíquico compuesto por el
“ello” que es la parte instintiva, el “yo” que tiene el principio de realidad, y el “súper
yo”, que es el deber ser y el que controla al “ello”. Hablando desde la medicina, la
amígdala es la parte más primitiva del cerebro en el ser humano, la que busca el
placer y la gratificación inmediata, sin embargo es la neo corteza (también en el
cerebro), la cual sólo posee el ser humano, en dónde se encuentra la parte del
raciocinio; en otras palabras, el ser humano nace con instintos y con necesidades
básicas, pero son las normas morales las que les enseñan a vivir en sociedad y a
controlar dichos instintos por medio de la razón y un aprendizaje del “deber ser”.
Volviendo al tema de Zoe, mi hija, ella nace con instintos que le ayudan a
sobrevivir, pero es por medio del castigo o la recompensa, del “si” o del “no” que
ella va construyendo su concepto de “bueno” o “malo”. Los niños y niñas aun no
logran distinguir con claridad que causan dolor, un daño, no utilizan métodos
premeditados para lograr sus objetivos, simplemente siguen sus instintos y es por
medio del reforzamiento, castigo y modelamiento que adquieren una conducta
(Bandura, 1974).

En una encuesta con las directivas de la facultad de Psicología de la UAGro, me


informaron que el psicólogo Jean Piaget desarrolló una teoría de las etapas del
desarrollo infantil, en donde afirmaba que los infantes nacen sin ningún tipo de
sentido moral y que la idea de maldad se adquiere hasta la adolescencia, sin
embargo en investigaciones recientes de la Universidad de Yale, el psicólogo Paul
Bloom afirma que a la edad de seis meses las niñas y niños ya elaboran juicios
morales.

Por otra parte, Kant partía del punto de vista de que la diferencia entre el bien y el
mal era algo real, todos los seres humanos disponemos de la capacidad de
razonar en cada momento si algo es bueno o malo moralmente, por lo tanto, la
capacidad de distinguir entre el bien y el mal es innata como el resto de cualidades
de la razón, según su afirmación.

Volviendo al conocimiento empírico, hago memoria de que mi madre siempre me


atemorizó con un IUS naturalismo bíblico de siglo XX, en el que el castigo de mi
maldad sería el tormento del infierno y la recompensa de la bondad, los placeres
del cielo. Me decía que el hombre y la mujer nacieron perfectos, con libre albedrío,
quienes fueron tentados por la serpiente y tomaron así la decisión razonada y libre
de comer del fruto prohibido, lo cual fue considerado por Dios como un acto de
desobediencia. Al ser rebeldes, Adán y Eva conocieron la maldad del pecado que
tuvo como consecuencia la expulsión del paraíso del edén, al mundo natural de
pecado y maldad, heredando así a las generaciones futuras el nacer pecadores
(malos) y que sólo la santidad de Dios puede hacer que la vida de la humanidad
sea apegada a la bondad (bueno), para ello fueron escritos los mandamientos, los
cuales son las normas a seguir para una conducta que tendrá como consecuencia
el poder entrar al paraíso.

Realizando una revisión de las teorías que afirman que no nacemos siendo malos,
encontré que mi enseñanza en casa es parecida al pensamiento de Rosseau,
quien afirmó que el estado natural del ser humano es el bien, pero la sociedad le
corrompe y la educación le oprime. Los primeros impulsos de la naturaleza
siempre son rectos. Así desde el punto de vista de este filósofo el ser humano es
un poseedor innato de bondad natural, si estuviera en estado salvaje no
provocaría el dolor a otros, pero “es en la sociedad donde aprende los vicios y
construye su propia ruina”. Rosseau también hizo importantes aportaciones a la
psicopedagogía al criticar la educación autoritaria y proponer nuevas formas de
educación para crear personas de bien, por tanto da un peso importante al
aprendizaje como influencia para el comportamiento.

También Karl Marx afirmaba que la forma de pensar del ser humano estaba
determinada por factores externos, factores de la sociedad que determinan la
conciencia de las personas, como ejemplo, la economía. Marx describe al ser
humano como un ser social, “la esencia humana es, en su realidad, el conjunto de
relaciones sociales”, y al capitalismo como el sistema que le corrompe.

Por otro lado, existe la teoría de que los humanos nacemos malos por naturaleza,
con una necesidad inherente de agresión, pero controlada por la necesidad de
vivir en sociedad. Es decir, si las reglas de conducta no existieran no habría un
control de coexistencia social, quizá dominaría la fuerza y la inteligencia, los
grupos bárbaros conformarían a la sociedad, por lo que para regular las relaciones
y pasar del salvajismo a la civilización, es necesario que exista una autoridad que
controle la violencia y por ende que exista el Estado; lo único que importa es la
supervivencia; lo anterior va de la mano con la teoría de Darwin en dónde
“sobrevive solo él más fuerte”.

Herbert Spencer señaló que el ser humano nace malo por naturaleza, es decir, el
egoísmo, la vanidad, la agresividad son tendencias naturales negativas inherentes
a la humanidad. Sin embargo dichas tendencias negativas no se desencadenan
libremente porque son finalmente controladas, reprimidas y dominadas por la
sociedad; también Thomas Hobbes afirmaba que el ser humano era malo por
naturaleza pues siempre antepone su propio bien por encima del de los demás, y
en estado salvaje vive en continuas confrontaciones realizando actos crueles para
asegurar su supervivencia, por lo que era necesaria la construcción de un Estado
nacional con poder político.

La instauración del Estado se fundamenta en un pensamiento como el de Hobbes,


en el cual es necesario el uso de normas coactivas para controlar a una sociedad
ávida de hacer el mal. El control de las actitudes a costa de una pena es lo que
limita la maldad de la naturaleza humana, un poder legítimo creado por el Estado.
La idea de que la humanidad está en un estado natural, y esto es una situación de
guerra de todos contra todos, para subsanar esta situación caótica y salvaje se
deben establecer leyes con el objetivo de mantener la paz y el orden mediante un
pacto o contrato social; - tengo que ceder mi libertad, autonomía (un mal menor)
para poder garantizar la supervivencia (un bien mayor y común) - .

Otro punto de vista es el que la educación funciona como un coadyuvante de


control de maldad innata. La lección desde una edad temprana, que forma una
cultura de la legalidad, fomenta una mejor formación en el comportamiento del
humano al momento de entrar en contacto con la sociedad de forma activa en la
edad adulta. Tomás Moro defiende la postura de que los hombres se comportan
correctamente cuando ambas esferas, la de las leyes y la de la educación apuntan
a la misma dirección.

En contratesis, Locke afirmó que “Y así, habiendo sido todos los hombres dotados
de las mismas facultades y al participar todos de una naturaleza común, no puede
suponerse que haya entre nosotros una subordinación que nos dé derecho de
destruir al prójimo como si éste hubiera sido creado para nuestro uso, igual que
ocurre con esas criaturas que son inferiores a nosotros”. Para Locke, el deber de
no hacer daño al prójimo incumbe a Dios para conservarnos como parte de su
creación es la ley moral básica de la naturaleza, es un estado de igualdad entre
los hombres.
Conclusiones

Al inicio de la vida, como seres menores o incapaces no tenemos la posibilidad de


hacer lo malo, sin ningún sentido de moral, sino que es en otra etapa de la vida
donde logramos discernir entre lo bueno y lo malo.
Concuerdo con Platón quien afirmaba que lo irracional acababa por imponerse en
el alma del soberano, ya que todo poderoso obra movido por la ambición, el
egoísmo o los impulsos del placer y el dolor, “Es la ley la que frena los deseos del
poderoso”.
Las situaciones corruptas y avariciosas a veces tientan a las personas a tomar
decisiones incorrectas, y con incorrectas me refiero a las que son contrarias a las
normas impuestas en un Estado de derecho como en el que vivimos, como decía
Maquiavelo: el ser humano es malo por naturaleza, a menos que le precisen ser
bueno.

Ahora bien, las situaciones de conducta contrarias a la norma de derecho que


regulan la relación entre los individuos de una sociedad, si son contrarias por ende
son catalogadas como malas por el hecho de ir en contra del bien común o del
bien mayor. El Estado que está legitimado a buscar el bien común, se ha visto
limitado ante esta situación porque la crítica de la sociedad también frena al poder.
Nosotros creamos la relación entre lo malo y lo bueno con nuestra forma diaria de
vivir, que es lo que nos precisa de ser buenos y no malos, pero esto no quiere
decir que el ser humano sea malo. No necesariamente una norma de conducta
sería violada inmediatamente solo por el hecho de que pierda su vigencia.
Un ejemplo sería: Supongamos que el día de mañana despenalizan el aborto en
nuestro Estado, no existe la maldad en la naturaleza de la mujer que la haría
reaccionar de manera instintiva y todas abortarían de manera inmediata, tendría
que ver sus propias creencias, necesidades y contexto para tomar la decisión de
hacerlo o no, pero sin el peso legal del Estado.
Como existe en teoría el instinto de la supervivencia y conservación de la especie,
siempre existirán factores externos morales, legales y espirituales, que regulen
nuestra conducta y nuestra forma de actuar.

Tampoco podemos dejar de pensar en la construcción de lo que es bueno y malo,


de que son conceptos subjetivos y que las normas superiores internacionales y
nacionales son las que lo definen, así como el contexto y el momento en la
historia.

Pese a las contradicciones entre autores, la mayoría coincide en que el ser


humano nace libre.
Fuentes bibliográficas

Bibliografía

del Águila Tejerina, Rafael. Maquiavelo y la teoría política renacentista. Historia de


la Teoría Política dos. Madrid, Alianza editorial, 2002.

García Gual, Carlos. Historia del rey Arturo y de los nobles y errantes caballeros
de la tabla redonda. Alianza Editorial, 2007.

Hampsher – Monk, Iain. Historia del pensamiento político moderno. Los principales
pensadores políticos de Hobbes a Marx. , ARIEL, 1996.

Strauss, Leo y Joseph Cropsey. Historia de la filosofía política/comp. de Leo


Strauss y Joseph Cropsey ; trad. de Leticia García Urriza, Diana Luz Sánchez y
Juan José Utrilla—México : FCE, 1993.

Vallespin, Fernando. La Grecia Antigua. Historia de la Teoría Política uno. Madrid,


Alianza editorial, 2002.

Vallespin, Fernando. Tomás Hobbes y la Teoría Política de la Revolución


Francesa. Madrid, Alianza editorial, 2002.

Rousseau, J.-J. (1762). Du Contrat social; ou, principes du droit politique “El
contrato social; o los principios del derecho político”. Amsterdam: Marc Michel
Rey.

Cibergrafía

Galisteo Gámez, Esteban. “El hombre nace bueno y la sociedad lo corrompe”.


http://filosofia.laguia2000.com/filosofia-y-antropologia/el-hombre-nace-bueno-y-la-
sociedad-lo-corrompe. 2013, fecha de recuperación: 23 de enero de 2017.

Sang, Adriana. ¿Bueno o malo? Maquiavelo: la inexistencia del bien.


http://hoy.com.do/bueno-o-malo-maquiavelo-la-inexistencia-del-bien/ 2013, fecha
de recuperación: 24 de enero de 2017.

También podría gustarte