Está en la página 1de 7

Universidad Pedagógica Nacional

Ginary Andrea Cruz


Francy liliana Hernandez
Luisa Jimenez
Andres Velasquez

Presentado a:

Licenciatura en Educación Especial


Facultad de Educación
Bogotá D. C. 2017
Afectividad y Sexualidad en autismo

A las sexualidades no hay que enfrentarlas, hay que acompañarlas, hay que propiciarlas
(Silvina Peirano)

Hablar de sexualidad y discapacidad trae consigo ya dos problemáticas importantes; qué se


entiende socialmente por sexualidad, por discapacidad, y más complejo aún, por sexualidad
en sujetos con discapacidad. Para esto, es necesario entrar en un diálogo de saberes que
permita comprender, desde el planteamiento de agustina Palacios (2008), el tránsito histórico
y social que han tenido que atravesar estas personas para desde un modelo social ser
comprendidos en primera medida como sujetos, y luego de esto y más importante aún, como
sujetos de derechos. Un aporte fundamental para esto, surge desde la convención
internacional sobre los derechos de las personas con discapacidad donde se concibe al sujeto
desde otra mirada

la convención reconoce la discapacidad como un concepto que evoluciona y que es el


resultado de la interacción entre la deficiencia de una persona y los obstáculos tales
como barreras físicas y actitudes imperantes que impiden su participación en la
sociedad. Cuantos más obstáculos hay, más discapacitada se vuelve una persona. [...]
Algunas personas tienen más de una forma de incapacidad y muchas, si no todas,
podrían llegar a tener alguna discapacidad en algún momento de su vida debido a
lesiones físicas, enfermedades o envejecimiento. (ONU, 2008)

Partiendo desde este postulado, donde se permite hablar desde la discapacidad de temas tan
importantes como vida independiente, calidad de vida, autonomía, dignidad y derechos; es
posible dejar atrás el tabú que representa hablar de sexualidad en sujetos que presentan algún
tipo de limitación o discapacidad, eliminando de esta forma la barrera social que podría
conllevar al hecho de sumar a las particularidades de los sujetos, un nuevo tipo de
discapacidad: discapacidad sexual, que implicaría limitar e incapacitar a un sujeto para que
haga uso de su sexualidad desde todas las áreas que esta puede ser comprendida. Por el
contrario, atendiendo al área de conocimiento que nos convoca, en este caso, analizar este
tema desde una mirada pedagógica, se abre la posibilidad en el campo de la educación
institucional y familiar de propiciar un espacio de análisis en el que sea posible saber cómo
actuar y acompañar a los sujetos en el reconocimiento de sí mismos y del otro desde la
efectividad y la sexualidad.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS, 2006), “la sexualidad es un


aspecto central del ser humano, presente a lo largo de su vida. Abarca el sexo, las identidades
y los papeles de género, el erotismo, el placer, la intimidad, la reproducción y la orientación
sexual. Se vive y se expresa por medio de pensamientos, fantasías, deseos, creencias,
actitudes, valores, conductas, prácticas y papeles sociales”. Así mismo, ​la sexualidad debe ser
comprendida desde los siguientes factores: erotismo, vinculación afectiva, reproducción y
deseo.

1. El erotismo es la capacidad de sentir el deseo y el placer en el coito.


2. La vinculación afectiva es la capacidad de desarrollar y establecer interrelaciones
significativas.
3. La reproducción implica una actitud de maternidad y paternidad al tener hijos.
4. El deseo genético se relaciona con el grado en que cada uno se identifica dentro de las
características físicas femeninas o masculinas, pero también con la ubicación personal
respecto de la orientación sexual. Kidshealth. (Mayo de 2013). Kidshealth. La orientación
sexual: Recuperado el 28 de septiembre de 2017.

Plantear la sexualidad atendiendo a diversos factores permite entender desde qué aspecto es
importante trabajar y brindar los apoyos necesarios dependiendo de la particularidad de cada
sujeto. En este caso, se habla desde sujetos con autismo, en los que se ha podido comprobar
que mantienen un comportamiento sexual anormal, encontrándose con problemas en el
momento de satisfacer sus necesidades sexuales y en los cuales se observa una conducta
sexual inapropiada, ya que, debido a los intentos que realizan de mantener contactos sexuales
son a menudo con fuente de tensiones con su entorno inmediato, provocando en muchos
casos que los problemas sexuales no resueltos repercutan en una disminución de su calidad de
vida y así mismos, en frustración.

El objetivo es esta exposición, debe ser ​que el maestro encuentre en su qué hacer pedagógico
la necesidad de construir un puente en el que sea posible brindar los apoyos pedagógicos
respectivos para que la persona con autismo y sus familias aprendan a conocerse, aceptarse
y expresar su sexualidad de modo que resulte satisfactorio para ellos y que esto no se
convierta en un problema dentro del entorno familiar, escolar, o los lugares que sean
frecuentados regularmente.

Familia- Educación
Los padres deben transmitir que la sexualidad es algo positivo y no puede vivirse con
ansiedad, pues un niño sin educación sexual es más vulnerable. Por esto, es importante hablar
de sexualidad a temprana edad y de manera directa. Al llegar a la pubertad esa educación
debe incluir:
-Normas sobre cómo comportarse con uno mismo, auto respeto y confianza en sí mismo.
-Distinguir entre los espacios públicos y privados, ya que de esto se derivan los
comportamientos inapropiados.
-Respetar a la pareja y a las posibles parejas.
-Explicar el proceso de romance, dejando claro que cualquiera de las dos partes puede decidir
ir más lento.
- Aprender a decir no para protegerse de los abusos.
-Explicar que la sexualidad es diversa y que todas las personas tienen los mismos derechos.

De esta manera también es importante que los padres aprendan a guiar, ayudar y dejar claro
que están siempre abiertos a hablar , dado caso que los adolescentes en su proceso de
exploración sexual siempre son guiados por amistades, familia y demás, mientras que las
personas con TEA lo hacían de fuentes como lo es el Internet. En este proceso también es
indispensable enseñar :
-El cuerpo ( partes del cuerpo, sus nombres, como cambian ).
-Límites y barreras ( que se puede hacer y con quien).
-Expresión del afecto ( tocar, caricias, besos, sexo).
- Habilidades sociales.

Así mismo, trabajar sobre el reconocimiento del cuerpo en relación con un mundo social, ​es
clave para la transición a la vida adulta y los comportamientos que van a tener los sujetos
dentro de diferentes espacios en los que tenga que tengan interactuar con sujetos con los que
jamás se ha tenido contacto.

Algunas problemáticas que es posible encontrar en la sexualidad en sujetos con autismo,


comprende en primera medida que a los jóvenes les faltan los medios para mantener una
relación amorosa, y debido a esto, el deseo de tener una pareja sentimental puede llegar a
convertirse en una obsesión y en muchos casos pueden lastimar a la otra persona, o inclusive
a ellos mismos; el fracaso en intentos de establecer una amistad o una relación amorosa y/o
ser rechazados de un contacto físico con fines sexuales, puede llevarlos a sentirse frustrados y
llegar a tener una conducta agresiva o automutilante. La persona puede también encerrarse en
sí misma , renunciar totalmente a la sexualidad, y en muchos casos recurrir a la estimulación
por medio de diferentes objetos para poder sentir placer.

Actividad
Teniendo en cuenta, que la sexualidad parte de cuatro aspectos mencionados anteriormente,
es importante reflexionar usted como maestro cómo trabajaría esto en el aula, partiendo desde
un aspecto fundamental: comprender la sexualidad desde el reconocimiento de sí mismo, en
función de conocer sus gustos, sensibilidad y autoconcepto.

El pondremos el grupo en mesa redonda donde ellos tendrán que experimentar sus estímulos
con su cuerpo o su fruta preferida en que pueden sentir la excitación a nivel interna o
externa. ​Ejemplo los estímulos: son las fantasías, ideas concretas e imaginería, recuerdos de
experiencias anteriores etc. Los estímulos exteriores: pueden consistir en fotos, objetos,
acciones, personas en concreto o partes del cuerpo de una persona. Los estímulos sensoriales
pueden incluir tocarse el cuerpo o besar a otra persona.
Muchas personas no saben cuál es la parte más sensible de su cuerpo que puedan sentir
placer ellos mismo tocándose, por otra parte tampoco se sienten ese placer ellos mismo con
algún gusto como de comida. Objetos y demás

Bibliografía
ü
https://www.clikisalud.net/temas-autismo/vida-independiente-y-sexualidad-en-las-
personas-con-autismo
ü​ ​ ​https://autismodiario.org/2016/02/25/asperger-las-relaciones-afectivas//
ü ​Kidshealth. (Mayo de 2013). Kidshealth. Recuperado el 16 de noviembre de 2015,
de La orientación sexual:
ü ​Greenspan, S., y Wieder, S. (2012). Comprender el autismo. Una perspectiva científica.
Barcelona: RBA