Está en la página 1de 1

Planteamiento teológico[editar]

El libro El dios crucificado(1972) del teólogo protestante alemán Jürgen Moltmannempapado con la
sangre del padre jesuita Juan Ramón Moreno, uno de los mártires de la UCAasesinado en El
Salvador el 16 de noviembre de 1989.

La novedad de la teología de la liberación no radica en la temática, sino en el método: lo


primero es la vida desde la que se cree, el compromiso, el seguimiento a Jesús, lo
segundo es la reflexión de la fe, la teología,2324 que reflexiona a partir de la práctica de la
fe, de una fe viva comunicada y celebrada dentro de una práctica de liberación.25 Al
respecto escribió Gustavo Gutiérrez:
En teología de la liberación consideramos que la senda para discurrir racionalmente sobre Dios se
halla dentro de una ruta más ancha y desafiante: la del seguimiento de Jesús. Hablar de Dios
supone vivir en profundidad nuestra condición de discípulos de Aquel que dijo precisamente que era
el camino.
Quehacer teológico y experiencia eclesial 242-243.

El eje de la teología de la liberación son los pobres, la realidad y el desafío más impactante
de la situación del pueblo. Según Gustavo Gutiérrez, si el pobre se convierte en el sujeto y
en el tema de fondo de la teología de la liberación no es por razones políticas, sociales o
económicas, sino fundamentalmente por razones teológicas bíblicas. Dios, en la Biblia está
del lado del pobre, lo ama y le ofrece y anuncia en Jesucristo la buena noticia (Lucas 4:17-
21), su reino. "Estar junto al pobre, en este sentido, es estar del lado del que Dios está. Por
consiguiente, la Iglesia, si es verdadera Iglesia, es una Iglesia de los pobres".24
Muchos sacerdotes y agentes de pastoral practican y aceptan los supuestos de esta
teología en varios países de América Latina. Gutiérrez afirma: