Está en la página 1de 1

Georges Perec creatividad lúdica de sus mentes.

ESCRITURAS
Poco antes, en 1965, Perec había
obtenido el premio Renaudot con

El
su primer libro, Cosas, y tres años
después reafirmó su vocación in-
conformista con La disparition,
una novela delirante, a primera vis-

último
ta de intriga, en la que el juego ima-
ginativo consistía en secuestrar del
texto la letra e, la más utilizada en
francés, y que en la versión españo-

eslabón
la (El secuestro) –compleja tarea
que requirió las aportaciones de
cinco traductores– era la letra a, a

Miércoles, 25 junio 2008


su vez la más frecuente en la len-
gua castellana.
Pero la obra regia que de mane-
Georges Perec ROBERT SALADRIGAS ra categórica ejemplariza la increí-
Ellis Island El movimiento dadá y su espíritu ble capacidad combinatoria y clasi-
L'AVENÇ, 2008
de revuelta frente a las convencio- ficatoria del arte de narrar según
Pensar / Clasificar nes artísticas, fundado en 1916 por lo concebía Georges Perec, fue La
GEDISA, 2001 Tristan Tzara en Zurich, se extin- vida instrucciones de uso (La vie
(RECIÉN REEDITADO) guió hace ya mucho tiempo, en mode d'emploi, 1978), aparecida en

Cultura|s La Vanguardia
1922, cuando fue engullido por la Anagrama diez años después.
potente magnitud y la cohesión Cuando la leí por primera vez fasci-
irreductibles del surrealismo que nado, aturdido, enseguida creí des-
en literatura personificaron André cubrir en el más de medio millar
Breton y Louis Aragon. Tan dilui- de páginas de apretado texto que
do quedó su mensaje de provoca- Perec, arrancando de la nada en su
ción y burla hacia lo decadente, su ruta hacia lo absoluto, había sorbi-
idea de abolir las fronteras entre la do el vigor cosmogónico de Proust
vida y la expresión rotundamente para poner patas arriba la trascen-
libérrima del arte, la firmeza de la dencia del divertimento formal de

23
acción contrapuesta a la vaga blan- Joyce y rendir su muy peculiar ho-
dura del gesto poético, que al cabo menaje a maestros de la heterodo-
de tantos años, en un mundo radi- xia como Gadda o Manganelli. Y es
calmente transfigurado por las ca- que en La vida... Perec se dedica a
tástrofes bélicas, el auge del mate- enumerar y describir minuciosa-
rialismo y la pérdida de todo refe- mente todo lo que alberga un edifi-
rente moral, del legado de Tzara y cio (rue Simon-Crubellier) sin fa-
los suyos no se conserva siquiera el chada, paredes, espacios, personas
rastro de las cenizas. vivas y espectrales, mobiliarios, ob-
Pensando en ello se me ha ocu- jetos varios, documentos, libros, et-
rrido de pronto, no sé si acertada- de Pensar / Clasificar. Me reconfor- a Italo Calvino, Noël Arnaud, Al- cétera, etcétera, hasta armar a lo
mente, que tal vez el último esla- ta saber que el frescor de su alien- bert-Marie Schmidt, Marcel Bé- largo de las secuencias del recorri-
bón remoto de aquello que brotó to, por minoritario que sea, intro- nabou y Marcel Duchamp. Bajo la do, siguiendo los desplazamientos
como impulso regenerador en ple- duce un elemento de pureza y ori- inspiración directa de Perec, el ta- de un caballo de ajedrez sobre el
no caos de la Gran Guerra podría ginalidad a nuestra cloroformiza- ller se proponía explorar los jue- tablero, un gigantesco collage de
ser la obra crucial e irrepetible de da vida editorial. asociaciones de toda índole, un
Georges Perec (París, 1936-1982), Para quienes Georges Perec no Por minoritario que puzzle enciclopédico a través del
el gran ácrata –también el último constituya siquiera una referencia, cual la novela, sostenida sobre un
gran prestidigitador– de la literatu- anoto que, originario de una fami-
sea, reconforta saber frágil trípode humano, levanta su
ra francesa moderna. Aquí lo pudi- lia judía de origen polaco, al morir que su aliento persiste propio mundo que opera como me-
mos disfrutar, con bastante asom- sus padres fue adoptado por sus táfora del universo en su totalidad.
bro, entre los años ochenta y no- tíos y empezó trabajando como do-
con más traducciones Todo lo escrito por Perec en
venta. Luego tuve la impresión de cumentalista en neurofisiología en entre nosotros unos pocos años fértiles –Un hom-
que una vez dejó de ser novedad, el Centre National de la Recher- bre que duerme, El gabinete de un
nadie editaba ni leía a Perec. Para che Scientifique, puesto que aban- gos estructurales y las combina- aficionado– parece remitir a la infi-
Georges Perec mi sorpresa, debo decir que muy donó para dedicarse por entero a ciones verbales posibles dentro de nitud de la expresividad literaria y
firma ejemplares recientemente han aparecido las una obra literaria extremadamen- las reglas clásicas de la literatura. al sentido del vacío, pero lo doloro-
de su novela ‘La traducciones de dos textos suyos, te audaz. En 1967 fundó con Ray- Tal como había predicado dadá, so es que hoy sólo cabe hablar de él
vida instrucciones uno de ellos muy breve en catalán, mond Queneau y el matemático los oficiantes del OuLiPo se impo- y de su obra conceptual, antidog-
de uso’ en París
(1978)
Ellis Island, y otro en castellano, di- François Le Lionnais el OuLiPo nían dinamitar el antiguo orden li- mática, en pasado. En efecto, fue el
MICHEL CLEMENT / AFP / vertido e iluminador de su método (Ouvroir de Littérature Potentie- terario, las viejas fórmulas caducas último eslabón de si mismo: nadie
GETTY IMAGES o antimétodo literario, la reedición lle), que tenía entre sus miembros para fundar otras nuevas desde la ha reclamado la herencia. |

NOVENO PREMIO PERIODÍSTICO DOTACIÓN ECONÓMICA 12.000 euros


PLAZO DE PRESENTACIÓN Podrán concursar los artículos publicados entre el 15 de septiembre de 2007
SOBRE LECTURA y el 1 de octubre de 2008 y presentados antes del 15 de octubre
PARA ARTÍCULOS DE FALLO DEL PREMIO 27 de noviembre de 2008
CREACIÓN SOBRE LA EXPERIENCIA BASES COMPLETAS DEL PREMIO Fundación Germán Sánchez Ruipérez
Paseo de Eduardo Dato, 21 28010 Madrid fgsr.madrid@fundaciongsr.es Tel. 91 700 28 40
Y LA IMPORTANCIA DE LA LECTURA