Está en la página 1de 3

LOS RADICALES LIBRES Y EL DEPORTE

Dr. Mariano José Bueno Cortés. BIOSALUD-INSTITUTO DE MEDICINA BIOLÓGICA Y ANTIENVEJECIMIENTO.

INTRODUCCION

Cuando hablamos de radicales libres, nos referimos a los radicales libres del oxígeno. Respirando, introduciendo oxígeno, el 95 % de éste es utilizado por las células para la producción de energía, el resto es el que origina los radicales libres.

En condiciones de esfuerzo y en ejercicios duraderos se consume un valor de oxígeno de doce a veinte veces superior al de una persona sedentaria (Brooks GA, Fahey TD, Exercise Physiology – New York – John Wiley and sons 1984). Este consumo mayor de oxígeno en los momentos de mayor esfuerzo es el responsable de una hiperproducción de radicales libres, con el consiguiente daño celular de tipo oxidativo (stress oxidativo) por tanto, el corazón, los vasos, el cerebro, los pulmones y todos los órganos y tejidos de los atletas están constantemente sometidos a la amenaza de los radicales libres.

Un organismo joven, con buena salud y bien entrenado, se defiende aumentando la producción y la actividad de los sistemas enzimáticos endógenos (superóxido dismutasas, glutation peroxidasas y catalasas), que neutralizan en parte los radicales libres producidos, ayudados también por las vitaminas E y C, el beta- caroteno, minerales (Zn, Se, Cu) y otras sustancias antioxidantes.

En cada caso, después de la competición y después del entrenamiento intenso se encuentra una concentración significativamente elevada de radicales libres, que es todavía más elevada en los sujetos con escaso entrenamiento o con exceso del mismo. Un valor elevado de radicales libres comporta una recuperación más lenta y una disminución de las prestaciones.

La hiperproducción de radicales libres durante el ejercicio físico se produce por:

La disminución de la actividad citocromo-oxidasa, que hace aumentar el porcentaje de oxígeno que escapa de la normal vía metabólica, y con ello pasa a la síntesis de radicales libres.

La oxidación

del

lactato

del

músculo,

mediante

la

enzima

lactato

deshidrogenasa (LDH), con reducción del oxígeno con unión superóxido.

La hipertermia, que favorece el desacoplamiento de la fosforilación oxidativa, con shunt del oxígeno hacia la producción de radicales libres.

La activación de la adenilato ciclasa intracelular, con el consiguiente aumento del AMP y de hipoxantina, que lleva, mediante la enzima xantinaoxidasa, a la producción de aniones supeóxido, con un mecanismo similar al que observamos en el síndrome de reperfusión.

DOLOR MUSCULAR Y RIESGO DE PATOLOGIAS EN EL ATLETA

La atención de muchos estudiosos en las investigaciones sobre el stress oxidativo de los atletas, se ha centrado en los fenómenos de peroxidación lipídica de las membranas biológicas, que revisten una especial importancia en la etiopatogénesis del dolor muscular y en la liberación en círculo de proteínas musculares enzimáticas (Creatinin-fosfo-quinasa o CPK, lactato dehidrogenasa o LDH, transaminasas glutamínico-oxalacéticas o GOT) y no enzimáticas (mioglobina).

Este fenómeno se observa después de un esfuerzo muscular intenso y afecta a los grupos musculares involucrados en el ejercicio. Se verifica tanto en ejercicios de tipo isométrico como isotónico, y es el modo más evidente en sujetos poco entrenados, disminuyéndose con el entrenamiento.

Para explicar este fenómeno se han formulado diversas hipótesis (estiramiento mecánico de las fibras musculares, alteraciones del metabolismo del calcio y el magnesio, liberación de enzimas lisosomiales): la lisis de la membrana producida por los radicales libres es la teoría más acreditada.

capaces de alterar la permeabilidad y la

funcionalidad del plasmalema, en cuanto a que reaccionan con los ácidos grasos poliinsaturados (PUFA) de la membrana de la fibrocélula muscular y con las proteínas de membrana.

Los

radicales

libres

son

El resultado de este proceso nos lleva a la pérdida de las normales características fisicoquímicas y a la aparición de la miopatía del ejercicio. La mayor producción de radicales libres sería por otro lado la responsable, a causa de la lisis oxidativa de los glóbulos rojos, de la frecuencia de la aparición de la anemia en los atletas.

Aquellos que practican deporte, estando sujetos a una mayor producción de radicales libres, son sujetos de riesgo para todas aquellas patologías en las que se reconoce en los radicales libres un factor causal: asma bronquial y ateroesclerosis en primer lugar. Además, tienen un mayor riesgo de sufrir traumatismos.

MEDIDAS A ADOPTAR

Está claramente justificado el aceptar que los radicales libres constituyen un importante factor de riesgo y que es indispensable mantener su nivel en valores normales, a menos que nos arriesguemos a que aparezcan daños celulares.

Para poder actuar es indispensable conocer la cantidad de radicales libres en cada persona, pero hasta ahora, la medición de los radicales libres ha presentado dificultades insuperable.

Gracias al FRAS, Free Radical Analytical System, podemos medir el stress oxidativo donde queramos, en pocos minutos y con un costo bajo, utilizando una gota de sangre capilar tomada del pulpejo de los dedos.

queramos, en pocos minutos y con un costo bajo, utilizando una gota de sangre capilar tomada

La utilidad de la medición de los radicales libres con FRAS se puede resumir en los siguientes puntos:

1. Evidencia en condiciones basales el estado de bienestar psico-físico del atleta o de cualquier persona.

2. Evidencia el nivel de stress oxidativo después de la competición y permite la monitorización del tiempo de recuperación.

3. Permite verificar si las cargas de trabajo son adecuadas, si el atleta está sobreentrenado y permite optimizar el entrenamiento.

4. Permite aconsejar, en caso de stress oxidativo, diferentes hábitos dietéticos y un tratamiento antioxidante individualizado.

VALORES DEL STRESS OXIDATIVO

inferiores a 250 U.Carr

normalidad

entre

250 y 300 U.Carr

border line

entre

300 y 400 U.Carr

stress oxidativo

más de 400 U.Carr

fortísimo stress oxidativo

más de 400 U.Carr fortísimo stress oxidativo Podemos concluir diciendo que para aquellos que practican

Podemos concluir diciendo que para aquellos que practican deporte es muy importante conocer su nivel de radicales libres, para comprobar si realmente se encuentra sufriendo stress oxidativo. Incluso es una excelente medida para poder comprobar si el ejercicio que estamos realizando es el más adecuado.

En el caso de estar sometido a stress oxidativo, tendremos que cambiar el programa de ejercicios e incluso tomar antioxidantes.

Con relación a los antioxidantes, recomendamos consumir aquellos que podemos encontrar en las farmacias, tipo C-PLUS. La dosis, será la adecuada para cada caso.