Está en la página 1de 2

Psicología y Epistemología – Piaget

La psicología genética es el estudio del desarrollo de las funciones mentales en


tanto tenga una explicación, es decir, consiste en utilizar la psicología infantil para
encontrar la solución a los problemas psicológicos generales. Para la verificación se
necesita el análisis de su desarrollo en función de las influencias sociales particulares o
generales que sufre en el curso de su formación.
Los factores de desarrollo permiten la disociación de los factores individuales y
colectivos del desarrollo.
1. Los factores biológicos: ligado al sistema epigenetico (interacción del
genoma y del medio físico en el transcurso del crecimiento), que se
manifiesta generalmente por la maduración del sistema nervioso. Su
importancia no deja de ser decisiva en el desarrollo de las funciones
cognoscitivas.
El desarrollo de un epigenotipo, implica, desde el punto de vista de
la biología, la intervención de estadios que presentan un carácter
secuencial (siendo cada uno necesario para el siguiente en un orden
constante), de creodas (caminos necesarios del desarrollo de cada sector
particular del conjunto) y de una homeorresis (equilibrio cinético tal que
una desviación respecto de las creodas se compensa más o menos con
tendencia al retorno a la vía normal)
2. Los factores de equilibrio de las acciones: varía según el ambiente que los
rodea, se pueden encontrar avances o retrasos, pero muestran que a los
organismos epigeneticos se añaden otros factores: son los factores de
equilibrio tomados en el sentido de autorregulación y, por consiguiente, en
un sentido mas próximo a las homeostasis que a las homeorresis (forma de
equilibrio de manera temporal)
Esta coordinación general de las acciones supone entonces múltiples
sistemas de autorregulación o equilibrio que dependerán tanto de las
circunstancias como de las potencialidades epigeneticas. Las mismas
operaciones de la inteligencia pueden ser consideradas como formas
superiores de dichas regulaciones lo cual muestra a la vez la importancia
del factor de equilibrio y su relativa independencia con respecto a las
preformaciones biológicas.
3. Los factores de coordinación interindividual: distinción entre interacciones
o coordinaciones sociales (o interindividuales) generales, que son comunes
a todas las sociedades, y las transmisiones o formaciones culturales y
educativas particulares, que varían de una sociedad a otra o de un medio
social restringido a otro.
Durkheim invocaba mecanismos sociales generales defendiendo que
“debajo de las civilizaciones esta la civilización”. Así también para tratar las
relaciones entre las funciones cognoscitivas y los factores sociales resulta
indispensables empezar oponiendo las coordinaciones generales de las
acciones colectivas a las transmisiones culturales particulares que han
cristalizado de manera diferente en cada sociedad.
Como es evidente que en todas partes el niño se beneficia de
contactos sociales desde la más tierna edad esto demostraría además que
existen ciertos procesos comunes de socialización que se interfieren con
los procesos de equilibrio.
En el terreno de las funciones cognoscitivas es muy posible que la
coordinación general de las acciones interese tanto a las acciones colectivas
o interindividuales como a las acciones individuales.
Todo esto conlleva una lógica, como simultáneamente individual y social:
individual en tanto que es general o común a todos los individuos y social
en tanto que es general o común a todas las sociedades.
4. Los factores de transmisión educativa y cultural: Hay que tomar en
consideración naturalmente el factor ante todo diacrónico constituido por
las transmisiones educativas que varían de una sociedad a otro.