Está en la página 1de 5

Departamento de Ciencias Humanas

Apreciación del Cine (2.0)

Ensayo

"Cine Ecuatoriano"

Autor: Víctor Hugo Criollo

Curso-NRC: A103 – 1752 (Martes 12:00 - 14:00)

Docente: Msc. Banly Torres


El cine ecuatoriano: Cine de producción nacional

Introducción

El Ecuador fue quizás uno de los países pioneros en América Latina en dejar entrever su pasión
cineasta, quizá apasionado por el gran éxito que tenía en otros lugares del mundo o por el
misticismo que encerraba el ingresar a una proyección cinematográfica; sea cual fuere la razón el
país ha manifestado siempre esta pasión desde las épocas doradas de blanco y negro y el cine
mudo hasta las producciones de alta definición que predominan nuestra época…llena de historias
míticas, de anécdotas, la industria cinematográfica en el país ha estado siempre buscando su
punto álgido , y para nuestro bien, en los últimos años he observado cómo se ha logrado
desarrollar exponencialmente este arte, y como cada vez más el trabajo de entrañables y
emprendedores directores y actores se ve beneficiado y justamente recompensado.

Motiva ver como nuestro cine es aclamado y premiado en muchas partes del mundo, desde la
misma América Latina hasta la legendaria y vieja Europa, lo cual es un hecho sobresaliente y que
muchos de los involucrados quizás ni esperaban, y cuyo esfuerzo nos deja bien en alto ante el
resto del mundo; pero así mismo duele ver que nosotros mismos, los ecuatorianos, no podamos
reconocer la belleza y riqueza de nuestras producciones y que en lugar de eso prefiramos ver
obras cineasticas de otras latitudes, especialmente norteamericanas, que como ya hemos
analizado, son muy comerciales y estandarizadas, con el mismo formato y prácticamente la misma
historia, haciéndonos los ciegos ante producciones nacionales y hasta menospreciándolas,
tildándolas quizás mediocres o poco interesantes….pero esto comienza a cambiar.

Tesis

Como hemos mencionado, el cine ecuatoriano es muy rico y el país siempre ha querido
mantenerse a la par con los grandes monstruos de la industria, pero debido al poco interés por
parte de los gobernantes por desarrollarlo y explotarlo lo relegó a un plano poco importante. Es
por ello que cabe hacer hincapié en los pasos más anecdóticos y recordar, profundizar y tratar de
explicar esta grandiosa historia, llena de tropiezos y de altibajos, pero que tiene un final digno y
esperanzador.

Desarrollo

Según datos y referencias históricas, la industria cinematográfica en la República del Ecuador vio
su nacimiento allá por los años 20's, es decir, no muy lejano a los tiempos de origen mismo del
cine, pues como sabemos, esto inició en Francia allá por finales del siglo 19, lo cual evidencia el
entusiasmo y esmero de unos pocos visionarios como Augusto San Miguel, quien produce el
primer largometraje del país: "El tesoro de Atahualpa", que hacía alusión a la conquista española a
la nación Inca y la historia de su último soberano; poco después se le unirían, entre otros
productores, el italiano Carlos Crespi con su documental "Los invencibles shuaras del Alto
Cenepa".

2
Varias fueron las reacciones del público primitivo, unos a favor de esta nueva modalidad de arte
accesible y así como también opositores que no le veían como un verdadero arte.

En la década de los años 30 en lugares como los Estados Unidos y Europa ya se hacían esfuerzos y
los primeros intentos para lograr dotar de sonido al tan famoso cine mudo, hasta que se logró el
objetivo en las salas de proyección de Hollywood, con la película "El cantante de Jazz", todo un
éxito por sus épocas y que marcó el futuro dela industria. En el país, muchos productores se
negaban a dotar de sonido a sus obras, quizás por la falta de recursos técnicos o quizás resistentes
a perder la esencia de la que para ellos constituía era el cine, de una manera meramente
tradicionalista siguieron produciendo películas sin sonido grabado sino presentándolas con
acompañamientos en el momento de la proyección del filme, mas esto ya no satisfacía a los
espectadores y terminó digamos con una suspensión temporal de unos 15 a 25 años de la
producción de largometrajes. Durante este cese los esfuerzos se centraron en producir
documentales, boletines informativos o turísticos, entre otros.

Según datos históricos, el cine volvió a proliferar en los años 60, gracias a un sinnúmero de
personajes dignos de recordar. Se crea pocos años después la Cinemateca Nacional, una entidad
por medio de la cual se rescataban y preservaban algunas de las más notables producciones
realizadas hasta la fecha. En esta época sobresalen las producciones México-Ecuatorianas, pero sin
llegar todavía a ser consideradas como largometrajes. Durante la década de 1970 se da un paso
determinante en la historia cinematográfica en el país: se reconoce y legaliza a la Asociación de
Autores Cinematográficos del Ecuador (que derivaría en el actual Consejo Nacional de
Cinematografía del Ecuador), además de fortalecerse en géneros como documental y
cortometrajes.

Los años 80 constituyeron la base para retomar la producción de largometrajes, es decir, películas
y argumentativos. Es en esta época donde se produce el verdadero "boom" en la industria del país
y que persiste hasta nuestros días. Como no hacer alusión a la película más exitosa producida
hasta la fecha en nuestro país: "La Tigra", historia basada en un libro de José de la Cuadra y que
fue dirigida por el maestro Camilo Luzuriaga, que obtuvo múltiples reconocimientos tanto dentro
como fuera del país y que se centra en una mujer montubia, allá en la costa ecuatoriana, famosa
por su fiereza, y él mismo posteriormente produciría "Entre Marx y una mujer desnuda", de nuevo
basada en un libro, esta vez de Jorge Enrique Adoum.

Estas obras despertaron el interés fugaz de todo un continente sobre las producciones
cinematográficas en Ecuador; fugaz ya que el ritmo de producción no podía competir con los de
otras naciones que invertían más recursos en el desarrollo del género, pero sin embargo existía.

En los años 90 se vive una buena época, en medio de la crisis que azotaba al país en esos tiempos,
como derrocamientos de presidentes y pugnas por el poder; se realizan películas como: "500 Años
después, el regreso", dirigido por el documentalista Hernán Cuéllar Mideros y que le valió el
premio Caracol, otorgado por una entidad cubana; "Ratas, ratones, rateros" (1999) de Sebastián
Cordero, que muestra el mundo de los pequeños delincuentes en Ecuador, ganadora de nuevo en
Cuba , además de mención de Honor en el Festival de Cine de Bogotá y una nominación al Goya a
3
Mejor Película Extranjera de Habla Hispana, lo cual hablaba del nivel de madurez y consolidación
que iba adquiriendo el país en términos de este arte.

A partir del nuevo milenio la industria ha progresado significativamente en nuestro país,


particularmente desde la creación del Consejo Nacional de Cinematografía del Ecuador, creado en
el gobierno actual y que ha facilitado la producción a un sinnúmero de directores y productores
independientes para mostrarse y exponer su talento el país pasó de estrenar 1 o 2 películas cada 4
años a un total de 10 largometrajes cada año; muestra de ello son producciones como "La muerte
de Jaime Roldós" (2013, Manolo Sarmiento y Lisandra Rivera, Ecuador/Argentina), "Mono con
Gallinas" (2013, Alfredo León León), "A tus espaldas" (2011, Tito Jara, Ecuador/Venezuela), "Con
mi corazón en Yambo" (2011, María Fernanda Restrepo), "Alfaro vive carajo", entre otras
destacadas obras.

Conclusión

Es evidente, después de este análisis, que en el Ecuador hubo, hay y habrá gente muy talentosa y
visionaria, emprendedora, que desde tiempos muy remotos del aparecimiento del cine cultivaron
esta pasión y cuya lucha la han llevado a adquirir un nivel sofisticado y que ha demostrado que con
un correcto apoyo y en una situación de condiciones benevolentes puede surgir y romper los
paradigmas que la mayoría de la población ecuatoriana tiene acerca de la producción nacional, y
que tienen la talla suficiente como para poder competir internacionalmente y ganar méritos y
reconocimientos.

Lo que debemos cambiar en nosotros es la mentalidad poco juiciosa que tenemos antes de
escoger qué películas ver…si preferimos aquellas historias llenas de violencia, escándalo y
extravagancia como la que en los últimos tiempos nos oferta principalmente la industria
norteamericana o si en cambio podemos deleitarnos con verdaderas piezas de arte creadas en
nuestro país, fruto del incansable esfuerzo de estos apasionados a las cámaras que sólo
pretenden, en su mayoría, hacernos caer en cuenta de la realidad en la que nos desarrollamos día
tras día y cambiar esos viejos paradigmas que hemos tenido desde tempranas edades.

4
5