Cambia tu Vida Con el PSYCH-K Estábamos sentados en un restaurante de Madrid esperando el postre cuando me preguntó: “¿El PSYCH-K funciona

para condiciones del cuerpo?”. “Sí”-le dije- “¿porque?”. “Porque llevo toda la mañana sin poder mover la cabeza, tengo una tortícolis que no veas”. “Pruébalo” fué mi respuesta. El PSYCH-K no trata condiciones médicas ni enfermedades; trata y cambia la información emocional que puede existir por debajo de estas condiciones. Así que allí en el restaurante, Sara hizo un balance, un proceso para cambiar la contractura de su cuello para poder moverlo libremente. Terminó el balance y seguimos la conversación, ahora con el postre delante. No pasaron 20 segundos antes de que dijera con voz de asombro: “¡Pero se me ha quitado! ¿Cómo puede ser? Esta mañana sólo podía mover la cabeza hasta aquí” indicó moviéndola unos 15º “y ahora la puedo mover de lado a lado sin dolor. ¡Es como un milagro!” “Milagro” es una palabra que he oído bastante en el entorno del PSYCH-K. El PSYCH-K es un método que permite cambiar las condiciones que estás viviendo con una rapidez asombrosa. Tanto que, a veces, uno no se lo puede creer. Eso le pasó a Carolina, una mujer de Barcelona que llevaba 20 años sin dormir bien. En una sesión de PSYCH-K hicimos tres balances; frases que eligió ella como “Duermo bien toda la noche y me levanto con alegría y energía”. Al despedirnos le dije que me llamara o me enviara un correo dejándome saber cómo le había ido. Al cabo de cuatro días sin tener noticias suyas, la llamé. “Ay perdona” se disculpó. “Te iba a llamar hoy pero es que es como un milagro. Parece imposible. Cada mañana me levantaba y pensaba: he dormido fenomenal pero seguro que no dura. Y así todos estos días. Mi vida ya es completmente diferente. Es una gozada. Ahora sí creo que el PSYCH-K funciona”.

Cuando se cambia de un paradigma a otro, lo que ocurre en el nuevo paradigma no tiene sentido ni explicación en el antiguo. Rob Williams, el psicólogo americano a través de quién llegó el PSYCH-K dice “El PSYCH-K es un proceso espiritual con beneficios psicológicos”. Los balances que es lo que produce los cambios en nuestra base de datos del subconsciente (que controla entre el 95 y 98% de lo que pensamos y hacemos), se hacen sólo después de obtener el permiso de nuestra mente superconsciente y si no, no se hacen. Este paso previene que ningún mal ocurra utilizando el método. Con los balances que uno puede hacer consigo mismo (o facilitar a otros), las condiciones y limitaciones se pueden cambiar. Cada persona cambia a su ritmo, cambia de la manera perfecta para su propio desarrollo, por lo tanto, los resultados son diferentes en cada caso. La clave y las pistas para llegar a las metas que uno se propone están dentro de nosotros. Es al darnos cuenta del presente, al decidir lo que queremos tener en vez de esa situación que nos molesta o limita y, luego, al balancear o cambiarlo cuando conseguimos recuperar nuestro Poder Personal. Cada uno de nosotros crece en sabiduría, en amor propio y en confianza para desarrollar su vida a su máximo potencial y así poder servir a sus seres queridos y a la humanidad.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful