Está en la página 1de 17

EL ESTRÉS Y SU INFLUENCIA EN EL DESARROLLO DE ENFERMEDADES

INDICE
CAPÍTULO I .................................................................................................................................... 4
¿QUÉ ES EL ESTRÉS? ...................................................................................................................... 4
TIPOS DE ESTRÉS........................................................................................................................ 4
CAPÍTULO II ................................................................................................................................... 5
CAUSAS DEL ESTRÉS...................................................................................................................... 5
FACTORES EMOCIONALES Y MENTALES .................................................................................... 5
FACTORES FISICOS ESTRESANTES .............................................................................................. 5
FACTORES FISIOLÓGICOS ........................................................................................................... 5
CAPÍTULO III .................................................................................................................................. 6
¿CÓMO EL ESTRÉS PUEDE AFECTAR NUESTRA SALUD? .............................................................. 6
ESTRÉS PELIGROSO .................................................................................................................... 7
ESTRÉS Y LA SALUD FÍSICA ......................................................................................................... 7
ESTRÉS Y ENVEJECIMIENTO ....................................................................................................... 7
CAPÍTULO IV .................................................................................................................................. 8
ESTRÉS Y ENFERMEDADES ............................................................................................................ 8
ENFERMEDADES QUE CAUSA EL ESTRÉS ................................................................................... 8
EL ESTRÉS Y SU CUERPO ............................................................................................................ 8
SIGNOS DE DEMASIADO ESTRÉS ................................................................................................ 8
CAPÍTULO V ................................................................................................................................... 9
MECANISMOS ............................................................................................................................... 9
MECANISMOS CONDUCTUALES................................................................................................. 9
MECANISMOS FISIOLÓGICOS................................................................................................... 10
CAPÍTULO VI ................................................................................................................................ 11
EVIDENCIA PARA LA RELACIÓN ENTRE ESTRÉS PSICOLÓGICO Y ENFERMEDAD
CARDIOVASCULAR ...................................................................................................................... 11
CAPÍTULO VII............................................................................................................................... 12
ROL DEL ESTRÉS PSICOLÓGICO EN LA PROGRESIÓN DEL CÁNCER ............................................ 12
CAPÍTULO VIII.............................................................................................................................. 12
ESTRÉS INTERPERSONAL, NEGATIVIDAD SOCIAL Y SALUD ....................................................... 12
CAPÍTULO IX ................................................................................................................................ 13
APOYO SOCIAL Y SALUD FÍSICA .................................................................................................. 13
CAPÍTULO X ................................................................................................................................. 14
TÉCNICAS PARA COMBATIR EL ESTRÉS ...................................................................................... 14
ESTRÉS PSICOLÓGICO .............................................................................................................. 14
MINIMIZAR LOS EFECTOS NEGATIVOS..................................................................................... 14
CONCLUSIONES ........................................................................................................................... 15
BIBLIOGRAFÍA ............................................................................................................................. 15

1
PRÓLOGO
Este tema fue elegido ya que considero de suma importancia conocer sobre el estrés y sus
efectos en nuestra salud. Vivimos en una sociedad donde estamos expuestos constantemente a
factores estresantes. Cuantas veces no hemos escuchado decir a alguien “me siento estresado”,
“últimamente he tenido mucho estrés” o “estas cosas me estresan”. Pues yo lo he oído bastante
y estoy segura de que en alguna ocasión nosotros también hemos manifestado estas frases.
Considero que es necesario abordar el tema y estudiarlo más ya que el estrés está en cada
momento de nuestra vida y esta puede afectar nuestra salud originando enfermedades. Esa es
la razón por la que me sentí interesada en realizar un trabajo sobre el estrés para poder
investigar más a fondo y conocer cuáles son los efectos en nuestra salud.

Actualmente se han realizado diversos estudios sobre este fenómeno tan singular y complejo
que es el estrés.

La principal dificultad que se tuvo al realizar este trabajo fue en cuanto a la búsqueda
bibliográfica. Para poder realizar este trabajo se buscó artículos, libros y algunas páginas de web,
el problema radicó fundamentalmente en la obtención de algunos libros necesarios para la
investigación.

En lo personal siento que este trabajo va a ser de mucha importancia ya que se podrá conocer
que es el estrés, cuales son las causas y cómo podemos hacer para reducir el estrés en nuestra
vida.

2
INTRODUCCIÓN
Probablemente, todos hemos sentido estrés. A veces es por un momento breve y debido a
alguna situación, como estar en un tráfico pesado. Otras veces, es más persistente y complejo
como cuando algún miembro de la familia está enfermo o debido a la muerte del familiar. A
veces el estrés nos puede motivar a lograr ciertas tareas.

Hoy en día las enfermedades que se sufren son diferentes a los habituales del siglo XIX y
principios del siglo XX. “en pocas palabras padecemos enfermedades distintas ay tenemos más
probabilidades de morir de forma diferente que la mayoría de nuestros antepasados.” Hoy
empezamos a ser capaces de conocer el “complejo entrelazamiento entre la biología y las
emociones, las infinitas formas en que en la que la personalidad, los sentimientos y el
pensamiento se reflejan e influyen en los hechos del organismo”. Un buen ejemplo de esto es la
cada vez más abundante investigación sobre las relaciones directas o indirectas que parecen
existir entre el estrés y enfermedad.

En este trabajo hablaremos de uno de los problemas más frecuentes que afecta en mayor
proporción a la sociedad de este último siglo, qué es el estrés y las repercusiones en nuestra
salud; queremos hablar sobre cómo es que este mal tan frecuente puede llegar a causar mucho
daño a nuestro organismo. Es de suma importancia conocer sobre esto debido a que nuestra
sociedad sufre este mal a diario desde el más adulto hasta el más pequeño es decir nadie puede
escapar de los alcances del estrés. El objetivo principal de este trabajo es hacer una ardua
investigación sobre lo que es el estrés y como puede repercutir en nuestra salud para poder dar
a conocer a la población de los grandes estragos que puede causar este mal si no se controla.

A lo largo de este trabajo se podrá encontrar en primer lugar un capítulo sobre que es el estrés
seguidamente las causas, su relación con las enfermedades y finalmente que podemos hacer
para poder reducir el estrés en nuestra vida diaria.

Este trabajo trata fundamentalmente de la relación que existe entre el estrés, el sistema inmune
y el desarrollo de enfermedades. El método usado para la realización del presente trabajo
monográfico consiste en la búsqueda bibliográfica en algunas bases de datos, se utilizó
principalmente artículos científicos, libros y algunas páginas web como la de Medline Plus y
American Psychological Association.

3
CAPÍTULO I

¿QUÉ ES EL ESTRÉS?

El estrés es la reacción de su cuerpo a un desafío o demanda. Una amenaza real o imaginada,


una pérdida importante, como la de un ser querido, o un reto pueden ser ejemplos de este tipo
de situaciones desencadenantes. Esta reacción general incluye respuestas fisiológicas (el
corazón se acelera, hay hiperventilación, se tensan los músculos, etc.), cognitivas (incremento
de la atención, mayor rigidez de pensamiento, etc.) y motoras (conductas de lucha o huida,
fundamentalmente), encaminadas todas ellas a facilitar un mejor procesamiento de la situación
y una respuesta efectiva a la hora de afrontarla o manejarla.

En pequeños episodios el estrés puede ser positivo, como cuando le ayuda a evitar el peligro o
cumplir con una fecha límite. Sin duda, este tipo de respuesta supone una ventaja adaptativa
para que el organismo actúe ante cualquier amenaza o reto que se presente en el entorno, por
lo que no es perjudicial en sí misma. No obstante, cuando el estrés dura mucho tiempo, puede
dañar su salud. En muchas ocasiones la respuesta de estrés puede tornarse perjudicial para el
organismo y puede contribuir a hacernos enfermar.

Para el biólogo y neuroendocrinólogo Robert M. Sapolsky, la respuesta está clara y nos explica
el estrés como una respuesta natural de los animales y los seres humanos ante situaciones de
peligro. A través de ejemplos muy concretos y con un estilo divertido Sapolsky nos explica cómo
los animales, solo experimentan estrés por cortos periodos de tiempo: cuando se encuentran
frente a una amenaza real y concreta, como un león hambriento. En contraste, los seres
humanos tendemos a crear amenazas de manera continua en nuestra mente, lo cual prolonga
el estrés de manera indefinida y nos lleva a dañar nuestra salud.

El hombre, se enfrenta a un mundo en el que las preocupaciones suelen estar situadas en un


futuro lejano (p. ej. dentro de dos años mi empresa me prejubilará y con la pensión no me
llegará para vivir), meras expectativas (las dificultades económicas de mi empresa quizá le
obliguen a reducir personal y yo sea uno de los afectados) y continuadas en el tiempo (mal
ambiente laboral, problemas familiares,…).

Y ante todos estos factores nuestro organismo reacciona nos pone en alerta máxima, deja de
dedicar recursos a funciones básicas (alimentación, inmunidad, memoria,…) para enfrentarse a
ese factor a la espera de derrotarlo y reanudar las funciones interrumpidas. El problema es que,
al prolongarse en el tiempo ese factor estresante, también lo hacen los efectos que
desencadena.

TIPOS DE ESTRÉS

Se debe distinguir el eustrés del distrés.

 El eustréses un evento neutral o placentero que se piensa puede ser controlable.


 El distrés puede ser emocional o físicamente amenazador, severo, prolongado,
impredecible e incontrolable.

4
CAPÍTULO II

CAUSAS DEL ESTRÉS

FACTORES EMOCIONALES Y MENTALES

Las causas del estrés son diferentes para cada persona. Algunas fuentes comunes de estrés
incluyen:

 Casarse o divorciarse
 Empezar un nuevo empleo
 La muerte de un cónyuge o un familiar cercano
 Despido
 Jubilación
 Tener un bebé
 Problemas de dinero
 Mudanza
 Tener una enfermedad grave
 Problemas en el trabajo
 Problemas en casa

FACTORES FISICOS ESTRESANTES

 Ruido
 Sobreesfuerzo
 Temperaturas extremas
 Hacinamiento
 Hambre
 Falta de sueño

FACTORES FISIOLÓGICOS

Los factores fisiológicos no son los únicos que influyen en cómo nos afecta el estrés, también
hay otros aspectos “psicológicos” que determinarán cómo responderá nuestro organismo a
un estrés elevado y continuado. Así, estos factores pueden modular los efectos del estrés (tener
que dar una charla en público puede resultar estresante pero hay quien lo verá como una
oportunidad para la promoción laboral frente a quién simplemente se sentirá incapaz de
superarlo, enfermando).

5
CAPÍTULO III

¿CÓMO EL ESTRÉS PUEDE AFECTAR NUESTRA SALUD?

El estrés es definido como una condición que ocurre cuando un individuo percibe las demandas
de una situación que excede sus recursos y puede incrementar la vulnerabilidad del organismo
a ciertas enfermedades ejerciendo un efecto inmunosupresor.

Diversos estudios demuestran claramente una unión entre el estrés, el desarrollo y el curso de
muchas enfermedades. El concepto de que el cerebro puede modular el sistema inmune
fundamenta la teoría del estrés. Recientes avances en el estudio de las interacciones entre el
sistema nervioso central (SNC) y el sistema inmune (SI) han demostrado una vasta red de vías
de comunicación entre ambos.

Cuando una persona experimenta estrés por un acontecimiento emocional intenso, en el


organismo se produce una reacción de alarma. En este periodo hay una activación del eje
hipotálamo-hipofisiario-adrenal con liberación de hormona corticitropica (ACTH), estiulando las
glándulas adrenales y liberando una enorme cantidad de hormonas sobre todo catecolaminas
(adrenalinas) y glucocorticoides como el cortisol, lo cual conduce a una activación del sistema
nervioso simpático y a una supresión del sistema inmune (Hassig, Liang Wen-Xi y Stampli, 1996).
A través de la inhibición de los linfocitos disminuye la capacidad del organismo de contener las
bacterias y virus, por mencionar algunos, lo que aumenta la susceptibilidad a las infecciones
(Hassig et al., 1996).

6
ESTRÉS PELIGROSO

El estrés es peligroso cuando interfiere con su habilidad de vivir una vida normal por un período
extenso de tiempo. Usted puede sentirse "fuera de control" y no tener idea de lo que debe
hacer, aún si la causa es relativamente insignificante. Esto a su vez puede causarle que usted
esté continuamente fatigado, no se pueda concentrar o esté irritable en situaciones
normalmente tranquilas. El estrés prolongado puede aumentar cualquier problema emocional
que haya surgido de eventos traumáticos en su pasado, e incrementar pensamientos suicidas.

ESTRÉS Y LA SALUD FÍSICA

El estrés también puede afectar su salud física debido a los mecanismos internos de respuesta
que tiene el cuerpo humano. El sudar con tan solo pensar en una fecha importante, o sentir que
el corazón se acelera mientras se mira una película de miedo. Estas reacciones son causadas por
hormonas que los científicos creen ayudaron a nuestros antepasados a lidiar con las amenazas
e incertidumbres del mundo en que vivían.

Si la causa de su estrés es temporal, los efectos físicos usualmente son de corta duración. En un
estudio, la presión de tomar exámenes aumentó el grado de acné entre estudiantes de
universidad, independientemente de cómo se alimentaron o durmieron. La condición disminuyó
después que pasaron los exámenes. El dolor abdominal y la irregularidad también han sido
relacionados con el estrés situacional.

Mientras más tiempo su mente se sienta estresada, más tiempo su sistema de reacciones físicas
se mantendrá activado. Esto puede llevarle a mayores problemas de salud.

ESTRÉS Y ENVEJECIMIENTO

El dicho que el estrés envejece a una persona más rápido que lo normal fue verificado en un
estudio de mujeres que habían pasado muchos años cuidando niños incapacitados o muy
enfermos. Debido a que sus cuerpos no fueron capaces de regenerar completamente las células
sanguíneas, se encontró que estas mujeres eran físicamente diez años mayores que su edad
cronológica.

Reacciones al estrés a largo plazo pueden alterar el sistema inmunológico del cuerpo en formas
que están asociadas con otras condiciones de envejecimiento como son la fragilidad, descenso
en funcionalidad, enfermedad coronaria, osteoporosis, artritis inflamatoria, diabetes tipo 2, y
algunos tipos de cáncer.

Las investigaciones también sugieren que el estrés imposibilita la capacidad del cerebro de
bloquear ciertas toxinas y otras moléculas más grandes, potencialmente dañinas. Esta condición
también es común en pacientes que sufren la enfermedad de Alzheimer.

7
CAPÍTULO IV

ESTRÉS Y ENFERMEDADES

El estrés es reconocido como la enfermedad representante número uno en las causantes de


muerte al día de hoy la Asociación Medica Americana se ha dado cuenta de que el estrés es la
causa básica de más del 60% de todas las enfermedades y padecimientos.

ENFERMEDADES QUE CAUSA EL ESTRÉS

El estrés excesivo puede empeorar factores de riesgo existentes como la hipertensión y altos
niveles de colesterol. Los estudios también demuestran que las personas que reaccionan con
coraje o que exhiben hostilidad frecuente una conducta común en los que están bajo estrés
tienen un riesgo mayor de padecer una enfermedad del corazón.

Sentimientos de desesperación que acompañan al estrés pueden fácilmente tornarse en


depresión crónica, una condición que le lleva a descuidar una dieta balanceada y hábitos de
actividades. Esto a su vez, le puede aumentar el riesgo de llegar a tener un ataque al corazón,
obesidad y disfunción renal.

EL ESTRÉS Y SU CUERPO

Su cuerpo reacciona ante el estrés al liberar hormonas. Estas hormonas hacen que su cerebro
esté más alerta, causar que sus músculos se tensionen y aumentar su pulso. A corto plazo, estas
reacciones son buenas porque pueden ayudarle a manejar la situación que causa el estrés. Esta
es la manera en que su cuerpo se protege a sí mismo.

Cuando tiene estrés crónico, su cuerpo se mantiene alerta incluso cuando no hay peligro. Con el
tiempo, esto le pone en riesgo de problemas de salud, incluyendo:

 Presión arterial alta


 Insuficiencia cardíaca
 Diabetes
 Obesidad
 Depresión o ansiedad
 Problemas de la piel, como acné o eczema

SIGNOS DE DEMASIADO ESTRÉS

El estrés puede causar muchos tipos de síntomas físicos y emocionales. Algunas veces
posiblemente no se dará cuenta de que estos síntomas son ocasionados por el estrés. Aquí hay
algunos signos de que el estrés le puede estar afectando:

 Diarrea o estreñimiento
 Mala memoria

8
Dolores y achaques frecuentes

 Dolores de cabeza
 Falta de energía o concentración
 Problemas sexuales
 Cuello o mandíbula rígidos
 Cansancio
 Problemas para dormir o dormir demasiado
 Malestar de estómago
 Uso de alcohol o drogas para relajarse
 Pérdida o aumento de peso

El estrés afecta al cuerpo entero y puede causar muchos más problemas como:

 Insomnio, problemas emocionales y de conducta, disfunciones en el sistema inmune,


asma, ulceras, disminución de energía, depresión, nerviosismo, paranoia, tensión
muscular, etc.
 Alcoholismo, suicidio, adicción a las drogas, adicción al tabao y otras conductas dañinas
 Fatiga crónica, disminución en los niveles de energía, de humor y del apetito.

CAPÍTULO V

MECANISMOS

MECANISMOS CONDUCTUALES

Un mecanismo a través del cual los factores psicológicos pueden tener efectos sobre la salud es
por medio del comportamiento. La obesidad, el tabaquismo y la infección por virus de papiloma
humano son factores de riesgo para el desarrollo de cáncer. Estos factores de riesgo derivan de
conductas como dieta inadecuada, sedentarismo y la modalidad de práctica del sexo. De la
misma forma, el riesgo de enfermedad cardiovascular aumenta con el sedentarismo. Factores
de riesgo o conductas tales como tener un estado nutricional normal, ser físicamente activo y
no fumador, reducen el riesgo de morir por enfermedades cardiovasculares y han sido
independientemente asociados con estrés psicológico. Por ejemplo, altos niveles de exposición
y percepción de estrés psicológico han sido vinculados con un número elevado de indicadores
de conducta alimentaria impulsiva. El estrés psicológico crónico se relaciona con una mayor
preferencia por alimentos altos en grasas y azúcar, escasa actividad física y altos niveles de
tabaquismo. El estrés psicológico y factores moderadores del mismo han sido vinculados con la
adherencia al tratamiento de diferentes enfermedades. Por ejemplo, en un meta-análisis
realizado por DiMatteo se demostró que factores psicológicos como el apoyo social (un conocido
moderador del estrés) están implicados en la adherencia al tratamiento de diversas
enfermedades crónicas como el cáncer, asma, diabetes, enfermedad cardiovascular, etc.

9
Asimismo, estudios previos han demostrado que la decisión de las personas de realizarse
exámenes preventivos tales como mamografías o examen de próstata también están asociados
con estrés psicológico y con estilos afrontamiento al estrés. Por tanto, es posible hipotetizar que
el estrés psicológico puede relacionarse indirectamente con resultados en salud, alterando
comportamientos saludables considerados factores protectores o de riesgo, tales como la
práctica de actividad física y tener una dieta balanceada, entre otros.

MECANISMOS FISIOLÓGICOS

El segundo mecanismo que parece vincular los factores psicológicos, particularmente el estrés
crónico con desenlaces en salud es la disrupción de sistemas fisiológicos. Diferentes estudios
han demostrado que tanto el eje hipotalámico-hipofisiario-adrenal (HHA), el eje simpático-
adrenalmedular (SAM), el sistema inmune y la respuesta inflamatoria son sensibles al estrés
psicológico (agudo y crónico), pudiendo indirectamente por esta vía generar enfermedad. Los
glucocorticoides están implicados en la regulación de la respuesta inflamatoria, el metabolismo
de proteínas, carbohidratos y lípidos y la gluconeogénesis. Las catecolaminas liberadas en
respuesta a la activación del sistema medular-adrenal-simpático trabajan coordinadamente con
el sistema nervioso autónomo en la regulación de sistema cardiaco, respiratorio, hepático,
músculo esquelético y sistema inmune. La activación repetida o prolongada de los ejes HHA y
SAM puede incrementar el riesgo de desórdenes físicos y psiquiátricos (depresión). Los efectos
del estrés en la regulación del sistema inmune y la respuesta inflamatoria pueden aumentar el
riesgo de enfermedades infecciosas y autoinmunes, enfermedad coronaria y en algunos casos
cánceres mediados por virus. La respuesta inflamatoria y el sistema inmune son sensibles al
efecto de glucorticoides y catecolaminas. Estas hormonas circulantes suprimen la respuesta
inmunitaria por medio de complejos efectos que están directamente relacionados con las
células Th1, células CD4 y macrófagos. Los glucorticoides y las catecolaminas suprimen la
secreción de interleuquina (IL-2), el cual es un estímulo necesario para el desarrollo de las
células Th1. Este efecto concertado entre los glucorticoides y las catecolaminas bloquea la
mediación de las células Th1 en el proceso de inmunidad celular. Sumado a lo anterior, el estrés
crónico puede disminuir la producción de anticuerpos como consecuencia de la reducción de la
función del CD4, células B o disminución de la capacidad de presentación del antígeno por medio
de células dendríticas. Asimismo, la respuesta hormonal al estrés psicológico puede alterar la
producción de citoquinas proinflamatorias, como por ejemplo interleuquina 1 y 6, disminuyendo
la habilidad del sistema inmune innato para contrarrestar el ataque de bacterias.

10
CAPÍTULO VI

EVIDENCIA PARA LA RELACIÓN ENTRE ESTRÉS PSICOLÓGICO Y ENFERMEDAD


CARDIOVASCULAR

El vínculo entre estrés psicológico y enfermedad cardiovascular ha sido extensamente


estudiado. El efecto del estrés agudo en desenlaces cardiovasculares ha sido evaluado en
estudios observacionales (efecto de catástrofes naturales) y modelos experimentales de
exposición controlada a estresores psicológicos. En los primeros se han comunicado cambios en
el ritmo cardiaco aumento en la presión arterial, viscosidad sanguínea, hematocrito y
marcadores de actividad procoagulante (fibrinógeno, factor von Willebrand y dímero-D).
Estudios experimentales controlados han demostrado que el estrés agudo afecta la viscosidad
sanguínea. En otro estudio experimental, en el cual 300 parejas fueron expuestas a una tarea de
conflicto o cooperación, se demostró que bajo la condición de conflicto (un conocido estresor
psicológico) se produjo un aumento de presión sanguínea, output cardiaco y activación cardiaca
vía sistema nervioso simpático, cambios que fueron sostenidos durante el período de
recuperación post-tarea. Existe evidencia que estímulos o estresores psicológicos cuyas
propiedades son la incontrolabilidad, impredictibilidad y la amenaza del self-social son capaces
de elicitar respuestas fisiológicas similares a la de estresores físicos39. El estudio de los efectos
del estrés crónico sobre la salud cardiovascular han sido preferentemente determinados en
estudios epidemiológicos. En el conocido estudio Whitehall II study se encontró un incremento
de 2,15 veces en el riesgo de desarrollar enfermedad coronaria en hombres que experimentaron
desequilibrio entre el esfuerzo y las recompensas obtenidas en el trabajo. Asimismo, empleados
con estrés crónico en el trabajo tuvieron el doble de posibilidades de desarrollar síndrome
metabólico (OR = 2,25) en comparación con aquellos no estresados, ajustando por edad y
jerarquía en la organización. En el Estudio Multi-Étnico de Arterosclerosis (MESA), se ha
demostrado una asociación transversal entre el estrés crónico y el riesgo de síndrome
metabólico en población latina viviendo en Estados Unidos de Norteamérica, controlando por
variables sociodemográficas, conductas de salud, sintomatología depresiva y marcadores de
respuesta inflamatoria. Paradies43 realizó una revisión sistemática de 138 estudios
poblacionales acerca de la relación entre la percepción de discriminación y enfermedad
cardiovascular. En 44% de 26 estudios se demostró una asociación significativa entre la
percepción de discriminación y salud física (hipertensión, obesidad, IMC, peso al nacer y
mortalidad). De un modo similar Pascoe y Smart Richman44 publicaron un meta-análisis de 134
estudios, entre los cuales 36 de ellos reportaron una correlación estadísticamente significativa
entre la percepción de discriminación y factores de riesgo para enfermedad cardiovascular
(presión sanguínea, variabilidad del ritmo cardiaco, grosor íntima media de vasos arteriales).
Adicionalmente, Smart Richman, Pascoe, Pek y Bauer demostraron que la percepción de
discriminación estuvo asociada con trayectorias más elevadas de presión sistólica y diastólica
durante el día y con una reactividad cardiaca nocturna disminuida, en una muestra de blancos y
afro-americanos.

11
CAPÍTULO VII

ROL DEL ESTRÉS PSICOLÓGICO EN LA PROGRESIÓN DEL CÁNCER

Pese a que la investigación de los efectos del estrés sobre el cáncer es preliminar, se piensa que
el estrés psicológico puede facilitar el crecimiento y angiogénesis tumoral. El factor de
crecimiento vascular endothelial (VEFG) y la citoquina pro-inflamatoria son elementos claves en
la angiogénesis tumoral. La elevación de los niveles de VEFG se asocia con diseminación a
distancia y menor sobrevida del cáncer. Se ha demostrado que el estrés psicológico se asocia
con altos niveles de VEGF48 e IL-6. Asimismo, existen mecanismos neurales y neuroendocrinos
por medio del cual el estrés psicológico modula la producción de interleuquinas
proinflamatorias.

Durante el proceso de metástasis, las células tumorales sufren un proceso llamado transición
epitelio-mesenquimática (TEM), en el cual las células cancerígenas epiteliales transitan hacia un
fenotipo invasivo-metastatizante, perdiendo su adherencia intracelular y adquiriendo la
habilidad de migrar hacia el torrente sanguíneo y de esta forma hacia sitios distantes. El fenotipo
invasivometastatizante incluye propiedades invasivas y resistentes a la apoptosis, lo cual facilita
la metástasis. Se ha visto que la TEM puede ser activada vía receptores adrenérgicos. Un estudio
que utilizó un modelo animal de cáncer mamario para estudiar los efectos del sistema nervioso
simpático en la activación del proceso de metástasis generó evidencia favorable para el vínculo
entre estrés psicológico y la progresión del cáncer. En efecto, ratones que fueron sometidos a
un estresor de restricción de movimiento, después de 28 días tuvieron un nivel de metástasis a
sitios distantes (pulmones y nodos linfáticos) 38 veces mayor que aquellos ratones no
estresados. Con la finalidad de clarificar el mecanismo, en otro experimento, ratones que fueron
tratados con isoproterenol, un receptor β-adrenérgico agonista, tuvieron niveles
significativamente mayores de metástasis que los controles, asemejando el efecto encontrado
para la restricción de movimiento. Aún más, en una extensión del experimento, en el cual los
ratones fueron expuestos o no al estresor y expuestos o no al beta-bloqueador (propanolol), los
ratones estresados que recibieron propanolol tuvieron niveles similares de metástasis que los
ratones controles. Este estudio también demostró que ratones estresados mostraron varias
veces niveles mayores de expresión de TGF-β y MMP-9, dos factores asociados con TEM y
VEGF54.

CAPÍTULO VIII

ESTRÉS INTERPERSONAL, NEGATIVIDAD SOCIAL Y SALUD

Las relaciones sociales pueden ser fuente de estrés. El estrés interpersonal o negatividad social
ha sido asociado con pobres autoreportes de salud, incidencia de enfermedad cardiovascular y
exacerbación de la artritis reumatoidea. La negatividad social en las primeras etapas de la vida
puede ser particularmente dañina. Aquellas personas que tienen relaciones familiares frías,
negligentes y conflictivas en la primera etapa de sus vidas están más propensas a la depresión,
obesidad, enfermedad pulmonar, cáncer, infarto al miocardio y diabetes en la adultez.

12
La negatividad social pareciera operar por medio de las mismas vías fisiológicas que estresores
agudos o crónicos. Por ejemplo, parejas que se involucran en discusiones conflictivas muestran
mayor reactividad cardiaca a la interacción social. Relaciones sociales tempranas entre padres e
hijos, caracterizadas en general por abuso y conflicto han sido asociadas con mayor reactividad
cardiaca a estresores en la adultez y elevados niveles de PCR y reactividad de la respuesta
inflamatoria en la adolescencia y adultez. Del mismo modo, el conflicto social con amigos, familia
y compañeros está asociado con bajos niveles de cortisol diurno y con curvas planas de cortisol
sobre el curso del día, sugiriendo desregulación del eje HHA. Finalmente, el estrés interpersonal
presente en las interacciones sociales de adolescentes o las interacciones negativas y
competitivas características de la adultez joven, han sido vinculados con niveles más elevados
de respuesta inflamatoria en un estado de reposo y en respuesta a un estresor social.

CAPÍTULO IX

APOYO SOCIAL Y SALUD FÍSICA

Relación entre estrés psicológico y salud física. El apoyo social puede ser definido como la
percepción de ser querido y valorado por los miembros de una red social, en la cual existen
obligaciones mutuas entre sus integrantes. Una de las investigaciones longitudinales más
influyentes demostró que tener escasos vínculos sociales aumentó al doble la probabilidad de
morir (de todas las causas de muerte) nueve años después, controlando por nivel
socioeconómico, estatus de salud y conductas de salud. Posteriormente, en otro estudio se
demostró que personas que reportaron tener mayores vínculos sociales tuvieron menos
probabilidades de desarrollar enfermedades respiratorias del tracto superior. El apoyo social
puede ejercer sus efectos positivos por medio de diferentes vías fisiológicas. En un estudio
experimental reciente, en el cual el apoyo social fue manipulado durante una tarea social
evaluativa, aquellos participantes que recibieron apoyo social demostraron una reactividad
cardiovascular disminuida en respuesta al estresor. Existe también evidencia que sugiere que el
apoyo social produce menores niveles de cortisol e inflamación en respuesta a un estresor. Por
ejemplo, en un estudio en el cual los participantes completaron evaluaciones diarias de apoyo
social durante 10 días y posteriormente fueron sometidos experimentalmente a un estresor, se
demostró que aquellos sujetos que reportaron mayor apoyo social en sus actividades cotidianas,
exhibieron una respuesta de cortisol atenuada en comparación a aquellos que reportaron bajos
niveles de apoyo. En otro estudio transversal, en el cual mujeres con cáncer de mama reportaron
la calidad del apoyo social percibido y completaron medidas de cortisol durante tres días, se
logró determinar que una mejor calidad del apoyo social percibido se asoció con menores
niveles de cortisol.

13
CAPÍTULO X

TÉCNICAS PARA COMBATIR EL ESTRÉS

Se señala que intervenciones psicológicas oportunas pueden contribuir a modular la respuesta


al estrés y mejorar el comportamiento de la salud, enseñando a los individuos métodos más
adaptativos para interpretar los desafíos de la vida con respuestas más efectivas.

Tener un mayor control sobre los factores estresantes reduce notablemente el estrés.

El ejercicio físico moderado parece ser la menos controvertida. Sin embargo, si el ejercicio se
convierte en obligación o se practica en exceso deviene en nuevo factor estresante.

Las prácticas de relajación y el seguimiento de una fe religiosa parecen tener efectos positivos.

ESTRÉS PSICOLÓGICO

Identifique la causa. Usted puede encontrar que su estrés surge de algo que es fácil de corregir.
Un psicólogo puede ayudarle a definir y analizar estos estresantes y a desarrollar un plan de
acción para lidiar con ellos.

1. Vigile sus estados de ánimo. Si usted se siente estresado durante el día, escriba qué lo
causó, junto con sus pensamientos y estado de ánimo. Nuevamente, usted puede
encontrar que la causa es menos seria de lo que pensó en primera instancia.
2. Haga tiempo para usted al menos dos o tres veces a la semana. Aún diez minutos al día
de "tiempo personal" le puede ayudar a refrescar su visión mental y reducir o detener
los sistemas de respuesta al estrés que tiene su cuerpo. Apague el teléfono, pase tiempo
solo/a en su habitación, haga ejercicios, o medite con su música favorita.
3. Aléjese por un momento de la situación cuando siente coraje. Antes de reaccionar,
tome tiempo mentalmente para calmarse, contando hasta diez. Entonces observe la
situación nuevamente. El caminar u otras actividades físicas le ayudarán a liberar
presión.
4. Analice su horario. Estudie sus prioridades y delegue las tareas que pueda. Por ejemplo,
ordene comida fuera después de un día fuerte, comparta responsabilidades en el hogar.
Elimine tareas que debería hacer pero no son indispensables.

Establezca estándares razonables para usted y los demás. No espere perfección.

MINIMIZAR LOS EFECTOS NEGATIVOS

Es evidente que muchas veces no podemos evitar un alto nivel de estrés debido a situaciones
circunstanciales y que están fuera de nuestro control.

1. Pasar tiempo al aire libre y con luz natural e interactuando con la naturaleza reduce
los niveles de estrés y mejora problemas como la depresión, la ansiedad o de corazón.
2. Escuchar música y aún mejor, cantar o tocar un instrumento. Los estudios indican que
la música reduce los niveles de dolor, ansiedad al mismo tiempo que reduce los niveles
de cortisol y aumenta los de oxitocina.

14
3. Mirar una buena comedia en la tele o en el teatro. Está comprobado que la risa reduce
el estrés y mejora el sistema inmunitario y la flora intestinal.
4. Respiraciones profundas. La mayoría de delas personas respiran de manera superficial,
rápida y de manera ansiosa. Las respiraciones profundas, largas y lentas tienen un efecto
muy profundo en nuestra respuesta al estrés porque el nervio vago (que hace que nos
relajemos) pasa por el diafragma y se activa con cada respiración.
5. Dormir más o mejor. La falta de sueño incrementa el nivel de hormonas de estrés.
Dormir 8 horas es una prioridad.
6. Meditación. Sin entrar mucho en materia, meditar no es más que observar tus
pensamientos y tomar distancia con tu mente.

CONCLUSIONES

Del trabajo realizado se puede decir que el estrés es una respuesta normal que tiene nuestro
cuerpo ante los estímulos externos pero esta se vuelve en algo negativo cuando el estímulo
estresor es prolongado. Está demostrado que los fenómenos psíquicos están ampliamente
relacionados con nuestro sistema inmune lo cual implica que si no se tiene un control de estos
factores estresantes estamos propensos a sufrir muchas enfermedades entre las principales
tenemos afecciones al corazón, al sistema digestivo, migrañas, insomnios, mal humor, etc. Es
por ello que es de vital importancia saber controlar y reducir el estrés.

BIBLIOGRAFÍA

1. Ortiz, M. S., Willey, J. F., & Chiang, J. J. (2014). How stress gets under the skin o cómo
el estrés psicológico se introduce bajo la piel. Revista médica de Chile, 142(6), 767-
774.
2. Sapolsky, R., Serrano, C. G., & Rodríguez, M. Á. C. (2008). ¿Por qué las cebras no
tienen úlcera?: la guía del estrés. Alianza editorial. Como el estrés psicológico se
introduce bajo la piel
3. Sánchez Segura, M., González García, R. M., Marsán Suárez, V., & Macías Abraham,
C. (2006). Asociación entre el estrés y las enfermedades infecciosas, autoinmunes,
neoplásicas y cardiovasculares. Revista Cubana de Hematología, Inmunología y
Hemoterapia, 22(3), 0-0.
4. Sánchez, A. M. (2007). Estrés y enfermedad. Más dermatología, (1), 17-20.
5. Zorrilla García, A. E. (2002). El envejecimiento y el estrés oxidativo. Revista Cubana de
Investigaciones Biomédicas, 21(3), 178-185.
6. Vazquez, M. ¿Cómo puedo sufrir menos el estrés?
7. Ramírez, M. G., & Hernández, R. L. (2006). Ansiedad y Estrés.
8. Lima Mompó, G., Aldana Vilas, L., Casanova Sotolongo, P., Casanova Carrillo, P.,
Casanova Carrillo, C., & García Gutiérrez, E. (2003). Influencia del estrés ocupacional
en el proceso salud-enfermedad. Revista Cubana de Medicina Militar, 32(2), 0-0.
9. Bayardo, S. J. V., Esqueda, C. O., & Cibrián, K. V. C. (2006). Salud mental y
obesidad. Investigación en salud, 8(2), 86-90.
10. Weiss, S., & Molitor, N. (2004). Salud mental/corporal: Estrés. Recuperado el,10.
11. Oblitas, L. (2006). Psicología de la salud y calidad de vida. Estimados amigos, 37.

15
12. Martín Alfonso, L. (2003). Aplicaciones de la psicología en el proceso salud
enfermedad. Revista Cubana de salud pública, 29(3), 275-281.
13. Sandín, B. (1993). Estrés y salud: factores que intervienen en la relación entre el estrés
y la enfermedad física. Estrés y psicopatología, 123-156.
14. Buendía, J., & Ramos, F. (2001). Empleo, estrés y salud. Ediciones Pirámide.
15. Ferrero, Bonifacio Sandín. "El estrés: un análisis basado en el papel de los factores
sociales." Revista internacional de psicología clínica y de la salud= International journal
of clinical and health psychology 3.1 (2003): 141-157.

16