Está en la página 1de 6

COMPRESORES

Definición

Un compresor es una máquina de fluido que está construida para aumentar la


presión y desplazar cierto tipo de fluidos llamados compresibles, tales como gases
y vapores. Esto se realiza a través de un intercambio de energía entre la máquina
y el fluido, en el cual el trabajo ejercido por el compresor es transferido a la
sustancia que pasa por él convirtiéndose en energía de flujo, aumentando su
presión y energía cinética impulsándola a fluir.

Al igual que las bombas, los compresores también desplazan fluidos, pero a
diferencia de las primeras que son máquinas hidráulicas, éstos son máquinas
térmicas, ya que su fluido de trabajo es compresible, sufre un cambio apreciable
de densidad y, generalmente, también de temperatura; a diferencia de los
ventiladores y los sopladores, los cuales impulsan fluidos, pero no aumentan su
presión, densidad o temperatura de manera considerable.

Funcionamiento

El funcionamiento general de esta herramienta es que absorbe aire a presión


ambiental, a través de un sistema de filtrado y lo devuelve con la presión deseada,
bien a una salida directa, o a un calderín, donde se acumulará a mayor presión. El
funcionamiento de este sistema es mecánicamente sencillo.

Aplicaciones

Los compresores son ampliamente utilizados en la actualidad en campos de la


ingeniería y hacen posible nuestro modo de vida por razones como:

 Son una parte importante de muchos sistemas de refrigeración y se


encuentran en cada refrigerador casero.
 Se encuentran en sistemas de generación de energía eléctrica, tal como lo
es el Ciclo Brayton.
 Se encuentran en el interior de muchos motores de avión, como lo son los
turborreactores, y hacen posible su funcionamiento.
 Se pueden comprimir gases para la red de alimentación de sistemas
neumáticos.

Compresor Michelin VCX 100L

TIPOS DE COMPRESORES

Se clasificación según el método de intercambio de energía: compresores de


desplazamiento positivo y compresores dinámicos

COMPRESORES DE DESPLAZAMIENTO POSITIVO

Compresor de pistón:

En este tipo de compresores, el aire es aspirado al interior de un cilindro, por la acción de


un pistón accionado por una biela y un cigüeñal. Ese mismo pistón, al realizar el
movimiento contrario, comprime el aire en el interior del mencionado cilindro,
liberándolo a la red o a la siguiente etapa, una vez alcanzada la presión requerida.

Los compresores de pistón pueden ser lubricados o exentos de aceite. En el caso de los
compresores exentos, la cámara de aspiración y compresión queda aislada de cualquier
contacto con el lubricante del compresor, trabajando en seco y evitando que el aire
comprimido se contamine con los lubricantes del equipo.
Compresor de tornillo:

La tecnología de los compresores de tornillo se basa en el desplazamiento del aire, a través


de las cámaras que se crean con el giro simultáneo y en sentido contrario, de dos tornillos,
uno macho y otro hembra. El aire llena los espacios creados entre ambos tornillos,
aumentando la presión según se va reduciendo el volumen en las citadas cámaras.

El sentido del desplazamiento del aire es lineal, desde el lado de aspiración hasta el lado
de presión, donde se encuentra la tobera de salida.

Compresor de paletas:

Otro diseño dentro de los compresores de desplazamiento positivo, es el de los equipos


que usan un rotor de paletas. El sistema consiste en la instalación de un rotor de paletas
flotantes en el interior de una carcasa, situándolo de forma excéntrica a la misma. Durante
el giro del rotor, las paletas flotantes salen y entran desde su interior, formando unas
cámaras entre rotor y carcasa, que se llenan con el aire. Según se desplazan con el giro
del rotor, las cámaras se van reduciendo hacia la zona de impulsión, comprimiendo el aire
en el interior.

Compresor de lóbulos o émbolos rotativos:

Usa rotores de lóbulos o émbolos rotativos. El principio de funcionamiento está basado


en el giro de dos rotores de lóbulos en el interior de la carcasa. Los rotores giran de forma
sincronizada y en sentido contrario, formando entre ellos unas cámaras en las que entra
el aire.

En este caso, los lóbulos se limitan a desplazar el aire, consiguiendo aumentar la presión
en función de la contrapresión con la que se encuentran en la salida del equipo. Esta
contrapresión viene dada por las pérdidas por rozamiento y las necesidades de presión del
sistema con el que trabaja. Estos compresores son muy usados como soplantes, es decir,
compresores de baja presión. En este tipo de compresores, los rotores pueden ser
bilobulares o trilobulares.

Compresores scroll:

No son equipos muy conocidos, pero tienen una aplicación típica en las aplicaciones
exentas de aceite.

Estos compresores tienen un desplazamiento que se denomina orbital. La compresión se


realiza por reducción de volumen. El conjunto compresor está formado por dos rotores
con forma espiral. Uno de ellos es fijo en la carcasa y el otro es móvil, accionado por el
motor. Están montados con un desfase de 180º, lo que permite que en su movimiento se
creen cámaras de aire cada vez más pequeñas.

Bombas de vacío:
Las bombas de vacío son también equipos de desplazamiento positivo. Muchos de sus
diseños son usados indistintamente como compresores o como bombas de vacío. Existen
bombas de vacío de pistón, tornillo, paletas o lóbulos.

Su característica es que están pensadas para aspirar del interior de un recipiente o red y
no para comprimir el aire o gas que aspiran.

COMPRESORES DINÁMICOS

Compresores centrífugos radiales:

En estos equipos, el aire entra directamente en la zona central del rotor, guiado por la
campana de aspiración. El rotor, girando a gran velocidad, lanza el aire sobre un difusor
situado a su espalda y es guiado al cuerpo de impulsión.

En estos compresores, el aire entra directamente por la campana de aspiración (1) hacia
el rotor (2) y difusor (3), saliendo a la siguiente etapa o a la red por la voluta (4)

Compresores centrífugos axiales:

Estos equipos son menos comunes en la industria. Se diferencian de los anteriores en que
el aire circula en paralelo al eje. Los compresores axiales están formados por varios discos
llamados rotores. Entre cada rotor, se instala otro disco denominado estator, donde el aire
acelerado por el rotor, incrementa su presión antes de entrar en el disco siguiente. En la
aspiración de algunos compresores, se instalan unos álabes guía, que permiten orientar la
corriente de aire para que entre con el ángulo adecuado.
SELECCIÓN DE UN COMPRESOR

La elección de un compresor se da entre uno portátil y uno estacionario.

En la selección y aplicación del equipo para un sistema de aire, se implican ciertos


aspectos que el usuario puede definir con exactitud y son:

 Calidad del mantenimiento disponible


 Concordancia de la sensibilidad del compresor con las condiciones de trabajo
 Disponibilidad de los medios para enfriamiento, ya sea por medio de agua o aire
 Costo inicial Vs ahorro a largo plazo
 Duración requerida por el ciclo de trabajo
 Anticipación al futuro crecimiento
 Calidad requerida del aire (aire lubricado o libre de aceite)

El tipo de compresor, ya sea esté lubricado o no lubricado, la temperatura del agua, los
controles de descarga, secadores, filtros y hasta la eficiencia del motor.

BIBLIOGRAFÍA

[1] Mott, R.L. (1996). Mecánica de Fluidos (4ed). México: Pearson. Prentice − Hall.

[2] Streeter, V., Wylie, B and Bedford, K. (2000). Mecánica de Fluidos (9Ed). Bogotá:
McGraw Hill.