Está en la página 1de 2

PLANES PARA RESOLVER LA CRISIS ECONÓMICA NACIONAL

No soy economista, sin embargo, me atrevo a exponer que la solución de la crisis económica
actual que vive la nación, que a su vez nos conduce a una crisis social, pasa por tomar
medidas aplazadas, ignoradas, necesarias; además, de cambiar el rumbo de otras cosas. No
podemos seguir apostando al petróleo en este escenario impredecible del mercado
petrolero. No podemos seguir con un estado paternalista que resuelve los problemas de los
pobres pero también de los ricos, donde los más vivos se pegan a “mamar de esa teta”.
Debemos acabar con decisiones coyunturales, espasmódicas y populistas. Muchas
propuestas hay en boga, en los actuales momentos: recetas fondomonetaristas,
radicalización de proceso, socialismo de mercado, entre otras. Desde mi humilde opinión
propongo algunas que ya se han dicho pero que me parecen a mí necesarias, pese a que
pueden causar descontento e irritación en la población. Pasa a enumerar algunas:

1. Aumento del precio de los combustibles (gasolina, gasoil, fuel oil, etc) e incentivos
materiales al uso de Gas Natural y Gas Líquido de Petróleo. Este aumento puede ser
gradual o no lo que si es que es inaplazable. Debe ir acompañado de la importación o
fabricación masiva de autobuses y microbuses, para mejorar el transporte público.
Fabricar o importar de forma masiva kits de conversión a gas para automóviles y
camiones. Suspender la importación de taxis, en muchos casos aplicar la “operación
cambalache” para sustituir la flota de vehículos de transporte sin regalar el patrimonio
nacional a unos vivos que se hacen pasar por transportistas.
2. Unificación del tipo de cambio extranjero. Esta medida para acabar la especulación con
dólares baratos que van a parar al mercado negro, sobretodo en las tarjetas de crédito,
los viajeros e importaciones ficticias. Cada dólar cuenta, a cada uno hay que seguirle la
pista, por lo tanto esta medida debe ir acompañada de “leyes inflexibles e inexorables”
sobre el delito cambiario que impliquen resarcimiento a la nación y cárcel con privación
de libertad no menor de un año.
3. Reducción del tamaño del estado. La proliferación de cargos públicos se ha convertido en
una pesada carga para la nación no sólo a nivel central sino también a nivel regional y
local. Esa burocracia malsana debe ir a otros sectores de la economía a trabajos
productivos o generación de servicios de calidad. Esto implica la eliminación de
ministerios, la fusión de ministerios, la adscripción de organismos descentralizados, para
reducir la duplicación de funciones burocráticas. Ejemplo no es posible que tengamos
dos ministerios de educación.
4. Reducción y reestructuración de las “Misiones Sociales”, por ejemplo, “Robinsón”,
“Ribas” y “Sucre” se pueden fusionar en una sola misión. Mercal, PDVAL, Abastos
Venezuela, Arepera Socialista y Abastos Bicentenario, también pueden fusionarse en
una sola corporación como COMERSO. Lo que se quiere es la eliminación de cargos
superfluos. Esta tarea también se debe emprender en la banca pública con la fusión de
Banco de Venezuela, Banco Bicentenario, Banco del Tesoro en un solo gran Banco de
Venezuela; el Banco del Pueblo, Banco Industrial y Banco Agrícola en otro gran banco; y,
así con otros bancos del estado.
5. Repotenciar y relanzamiento de la “Red Hotelera Nacional”, para convertir al turismo en
empresa bandera como fuente de divisas extranjeras, creando corredores turísticos
donde se debe reforzar la seguridad ciudadana, servicios públicos, comunicaciones,
control de inmigración, estructura de precios, e incentivos fiscales a la iniciativa privada
del sector. Crear alianzas con corporaciones hoteleras públicas y privadas, nacionales y
extranjeras, en zonas a lo largo de nuestras costas, islas, selvas y montañas.
6. Impulsar las zonas económicas especiales.
7. Crear un nuevo estatus jurídico para la Isla de Margarita. Reapertura de los Casinos y
Salas de Juego en manos de una corporación nacional, en las zonas turísticas, y grandes
centros urbanos.
8. Sanear las empresas del estado en las áreas de hierro, carbón, aluminio, vidrio, acero,
cobre, electricidad, telecomunicaciones, y otras básicas y estratégicas, para convertirlas
en generadoras de divisas. Así como, comercializar los servicios de satélite a nivel
nacional e internacional.
9. Reestructurar Corpoelec e Hidroven, y comenzar a cobrar una tarifa plana social en
sectores populares donde por ahora el servicio es gratuito.
10. Volver a la propuesta monotributo para los pequeños comerciantes y economía
informal. Reducir el IVA, aplicar el IDB, aplicar el impuesto al patrimonio, reformar el
impuesto sobre la renta, modificando las tarifas 1 y 2, en cuanto a las tasas y
sustraendos.

Estas, entre otras, son las que considero más importantes.