Está en la página 1de 1

La historia de Erika (Erika's Story, Ruth Vander

Zee, texto y Roberto Innocenti, ilustraciones)


Editorial Kalandraka. Publicado en 2005. 24 páginas. A partir de los 5 años de edad.

VOLVEMOS A PUBLICAR ESTA RESEÑA


PORQUE EL 27 DE ENERO SE CELEBRA
EL DÍA
NTERNACIONAL RECORDATORIO DEL
HOLOCAUSTO.

Durante la Segunda Guerra Mundial (entre


1933 y 1945) tuvo lugar uno de los episodios
más espeluznantes de la historia con el
holocausto o exterminio de judíos y otras
minorías por motivo de raza, religión, política,
etc.

Muchos niños fueron víctimas pero muchos


otros no salvaron. Una de ellas es Erika.
Erika viajaba en compañía de sus padres a bordo de uno de los trenes para ganado
camino de un campo de concentración.

Erika empieza su historia así:

Entre 1933 y 1945, seis millones de los míos fueron asesinados. Unos murieron de un
tiro. Otros murieron de hambre. Y otros muchos murieron en hornos crematorios o
asfixiados en cámaras de gas.

La niña era solo un bebé y no recuerda nada pero le contaron que sus padres le
salvaron la vida. Durante el recorrido sus padres intuían su dramático final y la
lanzaron fuera a través de una ventana. La niña resistió la caída y una persona la
recogió y la crió como a una hija.

Erika no supo nunca quiénes fueron sus padres biológicos pero su nueva familia le
contó la verdad desde el principio. La angustia de su pasado, los horrores de la guerra
y el agradecimiento de star viva provocaron que Erika se hiciese muchas preguntas,
que son las que encontramos en el libro.

Un texto escrito de forma directa, clara y sencilla sin recrearse en las pesadillas de la
catástrofe pero sin escatimar nada. Ruth escribe desde la distancia y nos traslada las
inquietudes de una superviviente que se expresa de forma ininterrumpida. El texto
aprovecha recursos de la expresión oral y las imágenes de Roberto Innocenti son
muy evocadoras y emotivas. La historia de una persona que estuvo allí y que no
recuerda nada pero que los testimonios han conseguido que aflore todo y por eso nos
lo cuenta.