Está en la página 1de 9

Gustav Theodor Fechner

Heinrich Heine como letrista

(De las páginas de entretenimiento literario, 1835, páginas 182-185)


En cierto sentido, el mayor elogio que se le puede dar a la poesía es decir que no
tiene mente. La poesía sí puede crecer lo que la mente cortaría y tallaría, vería qué
definiría, creería y sentiría lo que probaría y predicaría, y sobre todo crearía y daría
forma a cosas que a la mente no le importa. blanco. Entonces, ¿por qué sentido en un
poema?
Algunos de los poetas más nuevos tienen también esto anterior menos el permiso
de uso de las mismas creaciones poéticas omitimos hacer con el placer y la facilidad
uso, aunque no siempre de la manera correcta; porque, por supuesto, no es suficiente
que la razón esté ausente, pero se dice que la poesía la ha expulsado. Esta alabanza es
debido ahora pequeños poetas en un grado mayor que Heine y sería aún más gloriosa
para él si el gigante habría tenido que empujar un gigante y no más bien un
enano. Con muchos otros mejores poeta, la poesía es de hecho quizás tan animado y
eficiente que Heine, sino porque también todavía tienen una mente vibrante y
eficiente que Heine está pasando por lo que nunca llegan a la poesía de este último
por la intervención entrar puro por lo tanto, sus canciones mismos bellos bosques
verdes, donde uno se encuentra, pero todavía a veces en Holzklaftern seca causada
por la división intelectual hasta cepas cultivadas poéticas, porque la mente de edad es
siempre cálido moral y filosófica quiere cocinar sopa. Heine nunca recuerda
eso. Nunca se pone el hacha o un cuchillo a un invernadero poética a zuzustutzen a
otro propósito que para el que ha estado creciendo por sí mismos, y por lo verde y la
floración, el canto y silbidos todo con él como en un fertilizado con buena barro
Desierto lleno de toros y palmeras y aves del paraíso y serpientes y sapos. Las malas
hierbas y las plagas, por supuesto, superan en número a las buenas hierbas y criaturas
piadosas en la naturaleza, pero es hierba poética, alimañas poéticas,
Por lo tanto, la fuerza y la vitalidad de la poesía de Heine han concedido a sus
oponentes más decididos, pero acusó a la desnudez de bronce y la crueldad con la que
ahora no les importa en el conocimiento de que acababan de poesía, ¿qué otra cosa es
y la licencia poética o más bien extender la licencia de un formulario a otro. Quieren
que la poesía sea algo más aparte de la poesía, que tengan al menos un cerebro
racional y un corazón moral. Y ellos no están equivocados. En realidad, nada debería
ser tan puro para sí mismo, que no tomó prestado, al menos, el germen o el reflejo, o
el soporte o la barrera, de algo superior o de otra cosa; pero las canciones de Heine no
se preocupan más que de sí mismas; suenan en el mundo, despreocupados, a lo que
resuenan o fallan. La belleza, la verdad y la virtud siempre debe permanecer juntos y
actuar recíprocamente, pero la poesía de Heine ha escapado de las hermanas y les ha
tomado sólo una parte de lo que piensa hacer precisamente ladrones lo que hoy es el
verdadero y bueno, el que todavía en Heine Encuentra poesía; pero sigue siendo
hermoso, en cuanto a sí mismo. "Allí se encuentra con un peine de oro y canta su
canción que tiene una poderosa melodía milagrosa", y por eso se tira de la mente en
su remolino de magia en que uno podría estar ligado al mástil, para evitar ser
barridos, pero puede Fortalecer y fortalecerlo para nada, pero por el mismo mareo
que se mueve. La poesía de Heine es tan abstracta en naturaleza como lo es en las
mentes de los demás. es la quintaesencia de una poesía, pura destilación de los
objetos; nada leñoso, nada gordo, nada grasoso ni harinoso ha pasado, aunque algún
veneno fino, volátil y sabroso. Si esta es tu única bebida, estás perdido en cuerpo y
alma; no es el diablo común que se ocupa en estos poemas, que es el diablo más
peligroso que oculta el inconveniente de hermosas botas de cuero de
goldverbrämtem, guiños amistosos con la pluma de gallo y pesa un bebé en brazos,
que se siente solo en un resplandor misterioso, que no todo está bien aquí. Antes de
que te des cuenta, mira una vez más a través de los arbustos, y una vez que lo has
visto, lo ves en todas partes, incluso donde no está. Pero los ángeles también juegan
en las ramas de los árboles, que parece gustarle disfrutar por placer; hermosos
castillos brillan en el golfo de la tarde y en las olas plateadas, y viven pescadores y
pescadores inocentes, que no saben nada del mal, y va diciendo: si te quiero, te tengo
a ti.
En general, toda la característica de estos poemas es un libertinaje de sensaciones,
que, sin embargo, juega de manera tan amistosa e imprudente que ninguna peluca
está segura de estar en su cabeza antes que él. Otros poetas, una vez que tienen un
sentimiento, lo banquetean, lo diseccionan, llenan al lector con él; pero Heine juega
con las emociones como el gato con el ratón, la deja correr, la ataca de nuevo y
finalmente la asesina, después de haberla acariciado de manera más cordial, solo por
diversión y broma, para correr tras otra y con igual placer acariciar y destruir Algunas
de sus canciones me parecen como esos demonios en la imagen del infierno de
Callot, que son torturados y terriblemente gritando, y que se ve que no sienten dolor y
solo gritan por diversión y para mostrar que pueden hacerlo mejor que los pobres, a
quienes el verdadero tormento expresa los sonidos. Cuan luminosa es la poesía que
aparece en los poemas de Heine, no tienes que agarrar nada detrás de ella. Ella tiene
de la flor más deliciosos colores y aroma erquickendsten desde el cielo el más
brillante luz del sol y la luz estelar más puro, pero no hay una flor, ni sol, ni estrellas
detrás de él, sino un ser fantástico, ¿qué es todo esto por un momento y nuevamente,
lo opuesto es sí, lo contrario ya está detrás de eso.
Así que ahora las canciones Heine pueden dañar por el alma, hasta el momento
mismo aplica un verdadero Ganges y una dieta sólida de sensaciones y
probablemente se encuentra para ser tentado por el libertinaje y el desorden que
llevará a malos frutos más tarde sin tantos frutos hermosas como algunas de las
canciones de Heine deben haber producido. Su fuego puede infectar a otros, pero solo
los quema a cenizas, porque no son como su espíritu malvado en su elemento,
llevando solo el combustible muerto, pero no el detonador viviente. Un hombre joven
puede no haber sabido que la vida es diferente de un trozo de pan del cual se corta
uno después del otro, lo disfruta con mantequilla moderada y, cuando se disfruta el
último, se acuesta, contento de que es probado, y la confianza de que Dios te lo dará
después del sueño. Pero por Heine, el pan se arroja debajo de la mesa con un ligero
lanzamiento, y el grano del cual se va a moler se pisotea con pies imprudentes. Bien
por él, si la ambrosía, con la que la poesía lo ha educado y molestado, nunca
falta; pero el mal que otros que deben Gracias al cielo por su pan casero y los brazos
vigorosos con la que pueden ganar Teniendo en cuenta que con el sudor de ella, y
ahora que imitan Heine y creen que es rica que la preocupación maternal por su prosa
para burlarse y abrir la boca al cielo para ser alimentados con el pan poético de los
dioses. de donde debe ser derribado, pisoteado con pies imprudentes. Bien por él, si
la ambrosía, con la que la poesía lo ha educado y molestado, nunca falta; pero el mal
que otros que deben Gracias al cielo por su pan casero y los brazos vigorosos con la
que pueden ganar Teniendo en cuenta que con el sudor de ella, y ahora que imitan
Heine y creen que es rica que la preocupación maternal por su prosa para burlarse y
abrir la boca al cielo para ser alimentados con el pan poético de los dioses. de donde
debe ser derribado, pisoteado con pies imprudentes. Bien por él, si la ambrosía, con la
que la poesía lo ha educado y molestado, nunca falta; pero el mal que otros que deben
Gracias al cielo por su pan casero y los brazos vigorosos con la que pueden ganar
Teniendo en cuenta que con el sudor de ella, y ahora que imitan Heine y creen que es
rica que la preocupación maternal por su prosa para burlarse y abrir la boca al cielo
para ser alimentados con el pan poético de los dioses.
Si llamé a la poesía de Heines un veneno abstracto, entonces es solo entonces, si
también se disfruta de forma abstracta; de lo contrario, puede ser especia, medicina o
antídoto, y en este sentido uno debería mirar sus canciones si uno quiere verlas desde
el lado favorable. No como un banquete, tienes que tomar esas canciones para
sentarte y fortalecer tu cuerpo con comida saludable, pero como una botella de
alcohol, que, con el pan machacado y la carne dura, la comida normal en la literatura
alemana, causa que el estómago retiene al menos algunos estímulos nerviosos. Heine
se para allí como un exquisito árbol de especias, cargando ricamente el espíritu y la
fantasía de que de lo contrario no prosperamos en nuestro sol, y calienta el fuego por
una médula interna y una raíz que gradualmente la consume. Por supuesto, si Heine
fuera aún prudente, filosofía sensible, moralmente buena, o más bien espíritu y
fantasía se entremezclen con él en estas cualidades también, ya que generalmente
están impregnadas de lo contrario, entonces Heine todavía sería más de uno Baal
desnudo de poesía; pero en la medida en que este no es el caso, uno puede dejar a la
policía, o a Dios, castigarlo por sus posibles malas bromas aquí y allá, y hacer uso de
lo que él puede ofrecerle a los demás. , Muchos críticos, sin embargo, prefieren
hacerse cargo de la oficina de los servidores policiales, que no están interesados en
descubrir algo bueno sobre una persona que una vez cayó en sus manos, sino en
llevarlo a la hoguera por cualquier medio. Hay poemas en la colección de Heine que,
tomados aisladamente, son tan puros como para no merecer más reproche que los que
derivan de Heine, y que, por supuesto, su sociedad no siempre es la más
piadosa. Crecen como lirios blancos entre datura y sweetweed, y el mismo suelo
caliente que exhala en ellos el intoxicante veneno ha conducido estos lirios a las
palmas y preparado la fragancia más maravillosa en ellos.
Pero, ¿qué ayuda estos poemas sin mancha y culpa? Los críticos, para quienes son
una ofensa mayor que los malos, con quienes ya saben qué hacer, dicen:
encarcelados, colgados; lo que crece entre las malas hierbas y no crece demasiado
sobre las malas hierbas es en sí mismo hierbajos y caídas de la misma guadaña. Un
ser humano es una totalidad; si la razón es mala, todo es malo, y solo puede verse
bien pero no ser bueno. Por supuesto, un ser humano es una totalidad, pero como la
totalidad de una manzana, que tiene un lado flojo y otro fresco, del cual uno puede
tirar uno y disfrutar del otro. ¿Y quién nos dice que nos pongamos toda la manzana
en la boca de una vez? Por supuesto, esos bellos poemas no provienen del corazón de
Heine, sino de su imaginación; no le demuestran nada más que esa virtud le vale
tanto como a él lo opuesto, si le hace el mismo servicio poético; pero todo esto solo
puede tener el efecto de que no queremos saber nada del propio Heine, sin querer
saber nada sobre sus poemas. Hay, por supuesto, poemas que amamos no solo por su
propio bien, sino también por su origen, o en el que aprendemos a amar su
fuente. Ciertamente, los poemas de Heine no están entre ellos; pero, ¿es su propio
valor disminuido por el hecho de que no aumentan a Heine? Sin embargo, lo admito,
los dos no pueden separarse. que no queremos saber nada sobre el mismo Heine, sin
querer saber nada sobre sus poemas. Hay, por supuesto, poemas que amamos no solo
por su propio bien, sino también por su origen, o en el que aprendemos a amar su
fuente. Ciertamente, los poemas de Heine no están entre ellos; pero, ¿es su propio
valor disminuido por el hecho de que no aumentan a Heine? Sin embargo, lo admito,
los dos no pueden separarse. que no queremos saber nada sobre el mismo Heine, sin
querer saber nada sobre sus poemas. Hay, por supuesto, poemas que amamos no solo
por su propio bien, sino también por su origen, o en el que aprendemos a amar su
fuente. Ciertamente, los poemas de Heine no están entre ellos; pero, ¿es su propio
valor disminuido por el hecho de que no aumentan a Heine? Sin embargo, lo admito,
los dos no pueden separarse. que no multiplican a Heines? Sin embargo, lo admito,
los dos no pueden separarse. que no multiplican a Heines? Sin embargo, lo admito,
los dos no pueden separarse.
Si hacemos comparaciones, podemos decir que Schiller es digno de atención en
casi todos los aspectos, en lo que Heine no es, y estas son muchas cosas; pero lo
cierto es que Schiller hizo algunos poemas líricos, y si no es un buen patrón en la
otra, la que pasó en él, mientras que todo el mérito Heine en su fuerza lírica y la
facilidad con que él necesita y por supuesto también se abusa se encuentra; y para
haber superado el patrón de Schiller antes que nada, debe ser agradecido por la poesía
alemana. Otros ahora cantarán sin él Dios, su amada, pero blasfemar a sí mismos,
pero pueden aprender de Heine, al igual que la prosa de un abrigo, y querrían más
bella, no tiran alrededor de los objetos y sentimientos, pero arrojar para que
aparezcan en su propia vivacidad.
Por supuesto, uno dirá que no necesitamos a Heine para eso, porque Goethe había
hecho tanto antes que él en un sentido mucho más elevado y noble. Pero esto solo
puede admitirse parcialmente. Creo, o mejor dicho, la experiencia enseña que Goethe
aún no era suficiente para reprimir la poesía lírica de Schiller; ella es demasiado
silenciosa, demasiado paciente, demasiado concentrada en el objeto; pero la poesía de
Heine se convierte en ella al mostrar el poder de la flecha al cazador, que debe
guiarlo en el futuro, no en la naturaleza, sino en su propio corazón. Solo lentamente,
el chico se convierte de Schiller a Goethe. Después de agotar su pasión por Laura,
que presta las venas de la roca a Pulse, finalmente siente la calidez de Mignon y
Ottilie y Gretchen, e incluso Philinens, que la propia Laura tiene vetas de rock, que su
sonrisa está petrificada Goethe crece alrededor con su vitalidad tranquila, envolturas,
umkriecht él poco a poco, y él lo tiene, tiene, sin embargo, entonces, de que sólo a un
cabello, y finalmente toma posesión de su con tal fuerza demoníaca que el Goethe
poseía también las gotas de sudor como perlas y sus ronquidos aparecen como un
sonido de la armonía de las esferas.
Este es el resultado definitivo en muchos; pero también hay muchos que llegan a la
oficina demasiado rápido para que la poesía tenga tiempo de pasar de Schiller a
Goethe; todavía están congelados en el cuerpo con todo Schiller, y su adoración ahora
sigue siendo un artículo de fe para ellos, mientras que consideran a Goethe como un
ídolo pagano inquietante, cuyo servicio solo puede ser causado por el engaño. Pero la
poesía de Heine concebido desde el principio e inmediatamente despierta los
corazones de los jóvenes y e irrita y la pone cada fibra, y en la contracción dulce
convulsiva que aparece con todo caiga las esculturas talladas y esculpidas y tableros
de pensamiento Schiller.
Schiller llama poesía aparece como un elaboradamente construidas totalmente
Pantheon ídolos, a la que se produce sólo está lleno de culto jugador caliente, pero va
más fresco, porque saben hablar nada de lo humano; En el lirismo de Goethe se entra
como bajo un cielo azul claro, bajo el cual los originales humanos de estas estatuas de
dioses están vivos, pero por supuesto también insignificantes; este cielo saltó
silenciosa, magnánima y pacientemente en el panteón de Schiller, y permitió que los
fieles lo concedieran silenciosamente hasta que salieron solos; Pero la poesía de
Heine es como una nube de tormenta, la mitad magníficamente dorado por el sol, la
mitad-parpadeo y negro, perseguido por los aullidos tormentas, los fantasmas y los
ángeles que están compuestos que se encuentran de un naufragio en el que al mismo
tiempo el apoyo, y con sus destellos el Panteón acertadamente y estatuas de dioses y
rompiendo los fieles también impulsiva, que ahora creen ver en la vida, pero las
maravillas naturales perecederos, la manifestación de lo divino, al menos por un
momento. Pasará, y luego el cielo azul y despejado se mantendrá tan tranquilo y
paciente como antes, y alejará sexos y canciones.
En cuanto al contenido específico de las canciones de Heine, su alcance no es
grande. Un auto y maltraitierendes otros corazón, un amor fallido, una gran cólera
contra el filisteísmo, todos ellos muerden la pierna, donde la encontraron en el
camino, fantasmas, que casi son más que carne y huesos, y él mismo siempre en la
mitad inferior eso es todo; incluso sus fotos de viaje y romances son solo una forma
especial para este contenido. Por supuesto, Goethe es más rico; en sus poemas
viajamos por todo el mundo, a través de los juegos más bellos ya veces
aburridos; Heine simplemente nos lleva al cráter de un volcán medio quemado y
medio ardiendo lleno de cenizas, lava ardiente y piedras, y este volcán es su
corazón. Uno no puede estar satisfecho con este espectáculo; pero debes admitir
eso, si no es agradable, sino cautivador, de una manera que nunca ocurre en
Goethe. La impresión de ambos poetas, que, por cierto, puede parecer una blasfemia,
es irracional.
La poesía de Goethe es poderosa en su trabajo, Heines solo está en destruirla; que
se eleva como un águila en el día luminoso y con vistas claras si fuera poco, estas
miradas con sus ardientes ojos del búho sólo en la oscuridad negación misterioso de
la noche y tomar con certeza su presa individual, pero se tambalea mate, cuando se
trata a través de la luz del día volar Lo malo que logra Heine al obtener algo del lado
afirmativo de la vida se muestra bastante bien, entre otros, en sus últimas "canciones
de amor", en las que tuvo la desafortunada idea de ser feliz en el amor. Heine, al igual
que la naranja, solo araña y exprime el aceite picante y el jugo dulce. Por lo tanto, si
se entiende su ventaja, que incluso podría volver a caer en su antigua mala suerte, o
más bien en una nueva, que el anterior sin duda, exprimido suficiente.
La palabra subjetivo se ha convertido casi en un insulto a la contemplación de la
poesía, ya que Goethe ha llevado la objetividad a la moda. En cierto sentido, por
supuesto, Heine merece este epíteto más que ningún otro, ya que básicamente nada
más que él mismo es el objeto de sus canciones; Por extraño que parezca, incluso en
sus canciones de amor, él no canta sobre el amado, sino solo a sí mismo, y no se
puede armar una imagen de ella de todas sus canciones. Todos, incluso los poemas
diametralmente opuestos de Heine, son como el mismo número de aperturas a través
del cual uno nunca lo mira desde lados opuestos en él. Pero esta es precisamente la
diferencia entre Heine y otros poetas subjetivos. que, como una cámara oscura puede
aparecer apiñados claridad y riqueza de color en la cámara oscura de su mundo
interior y la vida, mientras que otros hacen el mundo sólo una imagen de espejo
aburrido de su misma edad sí. Si esto es lingüística en sus poemas como pregonero
delante de ella y hacer que la imagen sin vida y decir, aquí se puede ver el inmenso
amor, el dolor profundo de fallecimiento, renuncia y Dichterglut! mira y llama a todo
esto de las imágenes que aparecen en Heine. Es precisamente el tipo de subjetividad
que uno encuentra en Heine lo que le da poder al poder poético. El objeto no debe
tener cuidado de mezclarse con el sujeto; porque eso es solo la prosa fría que mira al
objeto como no lo hace, como él está en su recepción y abrogación en
individualidades vivientes. El objetivo es prestarle al sujeto un poder de forma y
sensual, y recibir de él alma, sentimiento y sensación; Así, el alma del poeta se
convierte en el alma del poema, y esto se convierte en un fenómeno viviente con un
efecto viviente. Ya sea una fuerza buena o una fuerza maligna que gobierna en el
poeta, se reproducirá a través del poema y dará testimonio en otras almas de su
estilo. Pocos poemas han ejercido este poder en la misma medida que Heine; hay una
fuerza contagiosa en ellos, algunos de los cuales se retiran como plagados, mientras
que otros están sujetos a su salvación. La poesía de Heine solo puede provocar
disgusto, éxtasis o ambos al mismo tiempo; uno no puede considerarlos
objetivamente como otros, y alabar o culpar desapasionadamente; uno tiene que
emocionarse por ello o contra él; uno puede rechazarlo, despreciarlo, pero solo
regañar, no pasar por alto.
Sin embargo, los medios poéticos de Heine en su conjunto son tan simples. Si un
poeta con un avestruz, el otro viene con un cuerno de la abundancia, el tercero con un
vagón de carga, para rendir homenaje a su reina de la poesía, trae Heine nada más que
su figura demacrada y su burla de tren alrededor de la boca, y él les lanza todavía sus
mejores looks. Que el tejido artificial de pensamientos, sentimientos, imágenes de lo
que muchos llaman la poesía por sí sola no se encuentra en Heine. Que da a sus
pinturas de la materia, este sustituto de la poesía, que da la causa como una imagen,
no las notas, pero los sonidos de las emociones. puede que a veces se busca su
poema, pero nunca estudió juntos. Su canción por lo general contiene sólo una idea,
una idea muy subjetiva, sólo un único impacto de las olas de esta idea, pero contiene
este mismo totalmente,
Por supuesto, en el fondo Heine no es porque nos gusta llamar profunda del poeta
en el que la idea de esconderse en el poema, el lector debe encontrarlo tedioso y no se
puede ver en la oscuridad en cuanto a si la que comienza eso es correcto, - Goethe,
por otro lado, a veces demasiado profundamente. pero quiero decir, la idea de que
amaneció en el alma un fondo oscuro y su mismo era consciente sólo a medias, para
despertar y la luz emerger y penetrar en la mente del otro y superar a través de la
evocación del poeta, y esta apariencia y confianza en el movimiento de Pensé que era
el poema. Lo mismo ocurre con Heine, y es una maravillosa ligereza y gracia con la
que el pensamiento lleva a cabo este movimiento con él. Ligeramente ceñido, no
deprimido o inhibido por joyería extranjera y apéndices, confiando solo en su propio
poder demoníaco, él camina a lo largo. A menudo es un pensamiento sin valor; pero
el gesto libre y audaz con el que desafía y zoom se produce o acercarse a saltos, le da
las puertas y puertas en las mentes hallazgo abierta, que es la más excelente idea si
densamente lleno, engorrosos o inquietud ocurre en otros poemas firmemente
cerradas.
Todavía no he caracterizado a Heine por la palabra, que de lo contrario comienza a
caracterizarlo. Heine se llama el desgarrado, al igual que Karl o Goethe se llama el
Grande; sí, si no me equivoco, el mismo Heine dijo una vez en alguna parte, la grieta
del mundo había atravesado su corazón. A lo lejos, sin embargo, que esta agitación le
hizo daño a los ojos de la audiencia, que tiene lugar en las grietas y hendiduras tan
hermosas vetas de oro visto que muchos a la vez y rasgó de manera voluntaria, por lo
que algunos han desgastado por el trabajo de su roca estéril con gran dificultad para
que sea Heine hacer lo mismo, por supuesto, sin sacar a relucir ninguno de sus
contenidos. Heine ahora aparece como la lumbrera de toda una pandilla de personas
con corazones desgarrados con los que, aunque no es poético, que todavía se siente
una pena prosaica si no pudiéramos vivir la creencia de que las heridas autoinfligidas
son sólo acaba de la misma naturaleza que el Selbstentstellungen artificial al mendigo
para excitar el propósito de la mente de la audiencia, y que si el La gente entra en los
años o en el pan prosaico, sanará por sí misma, por lo que también no quedará como
una cicatriz poética. Esto, por supuesto, es diferente con el mismo Heine, el hombre
desgarrado original. A medida que crezca, se desmoronará más y más. Su corazón era
una raíz que conducía una hierba magnífica al principio, pero al principio tenía
manchas perezosas podridas adentro; le ha complacido y, al parecer, ha despertado su
propio interés en revolverlo y cavar cuevas y fístulas; entonces estos lugares
constantemente se están comiendo; y uno lo ve acercándose inexorablemente a la
resolución, que en última instancia arruina su lado brillante. Incluso sus últimos
poemas indican el progreso hacia este punto final. Se ha hundido en su propio
imitador y ya no difiere del resto del resto. Él solía servir un vino picante, puede que
se guarde las levaduras para sí mismo. Incluso tenemos suficiente de lo que hemos
probado y no queremos un barril nuevo, incluso si tiene uno para ofrecer. Su poesía
es un individuo, que solo una vez tuvo el permiso para vivir, no una especie que se
supone que produce individuos cada vez más nuevos. Ha cumplido su destino, su
supervivencia es una supervivencia, y cada imitador era demasiado al principio. y
uno lo ve acercándose inexorablemente a la resolución, que en última instancia
arruina su lado brillante. Incluso sus últimos poemas indican el progreso hacia este
punto final. Se ha hundido en su propio imitador y ya no difiere del resto del resto. Él
solía servir un vino picante, puede que se guarde las levaduras para sí mismo. Incluso
tenemos suficiente de lo que hemos probado y no queremos un barril nuevo, incluso
si tiene uno para ofrecer. Su poesía es un individuo, que solo una vez tuvo el permiso
para vivir, no una especie que se supone que produce individuos cada vez más
nuevos. Ha cumplido su destino, su supervivencia es una supervivencia, y cada
imitador era demasiado al principio. y uno lo ve acercándose inexorablemente a la
resolución, que en última instancia arruina su lado brillante. Incluso sus últimos
poemas indican el progreso hacia este punto final. Se ha hundido en su propio
imitador y ya no difiere del resto del resto. Él solía servir un vino picante, puede que
se guarde las levaduras para sí mismo. Incluso tenemos suficiente de lo que hemos
probado y no queremos un barril nuevo, incluso si tiene uno para ofrecer. Su poesía
es un individuo, que solo una vez tuvo el permiso para vivir, no una especie que se
supone que produce individuos cada vez más nuevos. Ha cumplido su destino, su
supervivencia es una supervivencia, y cada imitador era demasiado al
principio. Incluso sus últimos poemas indican el progreso hacia este punto final. Se
ha hundido en su propio imitador y ya no difiere del resto del resto. Él solía servir un
vino picante, puede que se guarde las levaduras para sí mismo. Incluso tenemos
suficiente de lo que hemos probado y no queremos un barril nuevo, incluso si tiene
uno para ofrecer. Su poesía es un individuo, que solo una vez tuvo el permiso para
vivir, no una especie que se supone que produce individuos cada vez más nuevos. Ha
cumplido su destino, su supervivencia es una supervivencia, y cada imitador era
demasiado al principio. Incluso sus últimos poemas indican el progreso hacia este
punto final. Se ha hundido en su propio imitador y ya no difiere del resto del resto. Él
solía servir un vino picante, puede que se guarde las levaduras para sí mismo. Incluso
tenemos suficiente de lo que hemos probado y no queremos un barril nuevo, incluso
si tiene uno para ofrecer. Su poesía es un individuo, que solo una vez tuvo el permiso
para vivir, no una especie que se supone que produce individuos cada vez más
nuevos. Ha cumplido su destino, su supervivencia es una supervivencia, y cada
imitador era demasiado al principio. puede él guardar las levaduras para sí
mismo. Incluso tenemos suficiente de lo que hemos probado y no queremos un barril
nuevo, incluso si tiene uno para ofrecer. Su poesía es un individuo, que solo una vez
tuvo el permiso para vivir, no una especie que se supone que produce individuos cada
vez más nuevos. Ha cumplido su destino, su supervivencia es una supervivencia, y
cada imitador era demasiado al principio. puede él guardar las levaduras para sí
mismo. Incluso tenemos suficiente de lo que hemos probado y no queremos un barril
nuevo, incluso si tiene uno para ofrecer. Su poesía es un individuo, que solo una vez
tuvo el permiso para vivir, no una especie que se supone que produce individuos cada
vez más nuevos. Ha cumplido su destino, su supervivencia es una supervivencia, y
cada imitador era demasiado al principio.