Está en la página 1de 2

HU NOS

El imperio sediento de sangre


Por: Gabriela Alejandra Pérez Sandoval y Melissa Alejandra Rodezno Anaya.

ATILA: rey de los hunos bárbaras que destruirían el mundo


“Maten a mi hermano Bleda”, fue la orden antiguo.
que dio el propio Atila, según algunos La reacción romana no logró contener a
historiadores; convirtiéndose así en el Rey las hordas de Atila, y Teodosio II el Joven,
de los Hunos, que protagonizo en el siglo V nombró al rey huno: general del imperio
las primeras invasiones bárbaras del de Oriente, con una pensión anual de 700
Imperio romano. Su figura se convertiría en libras de oro. Sin embargo, sabiéndose
leyenda merced a los innumerables relatos invencible, Atila impuso su dominio a todo
y crónicas que lo presentan como un el mundo bárbaro y decidió invadir el
símbolo del terror y la devastación. Imperio romano de Oriente, llegando
Los hunos fueron dirigidos por Rua a hasta las Termópilas.
principios del siglo V y formaron un El único recurso del emperador Teodosio
imperio que se extendió desde el Caucáso para contener el avance de los hunos fue
al Elba, gracias a la rapidez con que sus la firma de una paz vergonzante a través
caballos les permitían desplazarse. Rua del Tratado de Margus. El tributo de Atila
tuvo dos hijos: Bleda y Atila, fueron sus se elevó a 1,000 libras de oro anuales, se le
únicos sucesores. Bleda murió asesinado permitió el libre comercio en el Danubio y
por órdenes de Atila y fue entonces que el se le entregaron todos los bárbaros que se
llamado "azote de Dios" ascendió al poder habían refugiado en el imperio, que Atila
y ensanchó sus dominios por la zona de los ordenó crucificar inmediatamente,
Balcanes. haciendo honor a su sanguinaria
Atila disponía de un impresionante ejército reputación.
de aproximadamente 700,000 hombres, Atrás habían quedado los restos
sedientos de sangre y riquezas, por lo que humeantes de las ciudades de Sárdica,
decidió enviar a sus terribles jinetes contra Marcianópolis, Naiso, Batiaria, Sirmio y
los imperios romanos de Oriente y de Nargo, situadas en una línea que
Occidente, ya que era una civilización ocupaba la frontera del Danubio. Atila se
que odiaba profundamente. Fue así como hacía acreedor a la justa fama que le
se iniciaron las grandes invasiones había proporcionado el calificativo
popular de “el azote de Dios”.

Página 1
Posteriormente, se dirigió hacia El amor de Atila por Honoria no impidió al
Constantinopla y derrotó a las principales rey huno añadir una nueva esposa a su
fuerzas romanas orientales en una sucesión colección de mujeres. La joven se llamaba
de batallas que le permitieron rodear la Ildegunda o Ildico y era muy bella. Las
antigua Bizancio por el norte y el sur. Pero bodas se celebraron con un gran
los dardos hunos resultaban inútiles contra banquete en el que todos bebieron y
los gruesos muros de la capital. Atila se comieron desenfrenadamente. Luego
propuso, en consecuencia, aniquilar a las Atila e Ildegunda se retiraron a sus
fuerzas romanas estacionadas en la aposentos. Al día siguiente, ante la
península de Gallipoli, obteniendo una tardanza de Atila, sus servidores se
nueva victoria. decidieron a entrar en sus aposentos y le
encontraron muerto, Ildegunda, cubierta
Los movimientos de Atila y sus temibles
con el velo nupcial, lloraba en silencio a su
jinetes continúan cuando lanza su
lado.
segundo ataque contra el Imperio
romano, derrota a las fuerzas enemigas en Durante la noche, " el azote de Dios", el
el río Vit, pero sufre importantes pérdidas terrible huno había muerto asfixiado por la
entre sus filas; esta campaña resultó sangre de una hemorragia nasal. A pesar
desastrosa para el imperio, ya que Atila de esa imagen aterradora, Atila fue un
arrasó unas setecientas poblaciones y juez íntegro para sus gentes. Llevó una
llegó hasta los Balcanes. vida muy sencilla y supo rodearse de
escribas griegos, latinos y germanos,
La siguiente campaña de Atila fue la
aunque él era de religión chamánica,
invasión de la Galia en 451, las razones de
supersticioso y crédulo. Después de su
esta invasión son oscuras, ya que, según se
muerte, su imperio se descompuso
cree, en aquella época Atila mantenía
rápidamente.
buenas relaciones con el general romano
Aecio, su gran objetivo era la conquista LOS HUNOS
del reino visigodo, ante el avance del La conquista no se orientaba, en su caso,
impresionante ejercito de Atila los hacia la adquisición de territorios que les
visigodos estaban resignados a resistir solos permitieran el cultivo directo de la tierra,
el ataque de los hunos, y su rey, Teodorico, sino que la pretendían para que otros la
había preparado su ejército para una cultivasen y les proporcionaran el
confrontación inevitable. Es en ese producto de la explotación. A cambio de
momento cuando Atila revela sus dicha actitud claramente parasitaria, los
verdaderas intenciones, reclamando a hunos ofrecían la protección de su enorme
Honoria como esposa y exigiendo la poder militar.
entrega de la mitad del Imperio romano
de Occidente como dote.

Página 2