Está en la página 1de 16

CLASIFICACIÓN DE SUELOS PARA VÍAS TERRESTRE

1. ALCANCE
Esta norma describe y regula el procedimiento para la clasificación de suelos
para la construcción de carreteras conocida como clasificación AASHTO. La
clasificación AASHTO establece 7 grupos de suelos y agregados con base en
la determinación en el laboratorio de la granulometría, el límite líquido y el límite
plástico. Un octavo grupo corresponde a los suelos orgánicos. Esta
clasificación puede ser utilizada cuando se requiere una clasificación
geotécnica precisa, especialmente para la construcción de carreteras. La
evaluación de los suelos dentro de cada grupo se hace por medio de un índice
de grupo, que es un valor calculado a partir de una fórmula empírica. La
clasificación de grupo incluyendo el índice de grupo, es útil en la determinación
de la calidad relativa del suelo para su utilización en estructuras de tierra,
particularmente en terraplenes, subrasantes, subbases y bases. El diseño
detallado de estructuras importantes normalmente requiere datos adicionales
relacionados con la resistencia o las características de funcionamiento en las
condiciones de campo, que no pueden ser inferidas de la sola clasificación del
suelo.
2. SIGNIFICADO Y USO
2.1Esta norma clasifica los suelos de cualquier localidad geográfica en grupos
(incluyendo los índices de grupo) basados en los resultados de los ensayos de
laboratorio prescritos para determinar las características granulométricas, el IP
y el LL.
2.2 La asignación de un símbolo y de un índice de grupo pueden ser utilizados
para ayudar en la evaluación de propiedades importantes del suelo en el
diseño y clasificación de carreteras y aeropuertos.
2.3 Las diferentes categorías de este sistema de clasificación se correlacionan
en una forma general con el comportamiento ingenieril de los suelos. El
comportamiento geotécnico de un suelo varía, en una forma general,
inversamente con su índice de grupo. En consecuencia, esta norma
proporciona un criterio útil que puede ser utilizado en cualquier investigación
geotécnica de campo o de laboratorio.
3. PROCEDIMIENTO DE CLASIFICACION
3.1 Clasifique el suelo en un grupo o subgrupo apropiado, o en ambos, de
acuerdo con las tablas 1 y 2, y a partir de los datos de los resultados de los
ensayos determinados en la sección 8. Utilice la Figura 1. para clasificar los
materiales finogranulares a partir de los valores de LL y de IP. Todos los
valores de límites de consistencia se presentan como números enteros. Si
aparecen números fraccionarios en los informes de ensayo, aproxímelos al
número entero más próximo para utilizarlo en la clasificación.
3.2 A partir de los resultados de los ensayos requeridos, proceda de izquierda a
derecha en las tablas 1 ó 2, y encontrará la clasificación correcta por un
proceso de eliminación. El primer grupo de la izquierda en el que se ajusten los
resultados de los ensayos es la clasificación correcta.
3.3 La clasificación de los materiales en los diferentes grupos, se aplica solo a
la fracción que pasa el tamiz de 7.5 cm. En consecuencia, cualquier
especificación en relación con el uso de materiales de los grupos A1, A2 o A3
para construcción debe definir si admite cantos (retenidos sobre el tamiz de 7.5
cm).
4. DESCRIPCION DE LOS GRUPOS DE CLASIFICACION
4.1 Materiales granulares. Contienen 35% o menos de material que pase el
tamiz de 75 µm (#200).
4.2 Grupo A-1: El material típico de este grupo es una mezcla bien gradada de
fragmentos de piedra o grava, arena gruesa, arena fina, y un ligante de suelo
no plástico o de baja plasticidad. Sin embargo, este grupo incluye también
fragmentos de roca, grava, arena gruesa, cenizas volcánicas, etc. sin un ligante
de suelo.
4.3 Subgrupo A-1-a: Incluye aquellos materiales que consisten
predominantemente de fragmentos de roca o grava con o sin un ligante bien
gradado de material fino Subgrupo A-1-b: Incluye aquellos materiales que
consisten predominantemente de arena gruesa con o sin un ligante de suelo
bien gradado.
4.4 Grupo A-3: El material típico de este grupo es la arena fina de playa o la
arena fina de desierto, sin finos de arcilla, limo o con una pequeña cantidad de
limo no plástico. Este grupo también incluye las mezclas aluviales de arena fina
mal gradada con pequeñas cantidades de arena gruesa y grava.
4.5 Grupo A-2: Este grupo incluye una amplia variedad de materiales
granulares, que se encuentran en el límite entre los materiales que se clasifican
en los grupos A-1 y A-3, y los materiales tipo limo y arcilla que se clasifican en
los grupos A-4, A-5, A-6 y A-7. Incluye todos los materiales que contienen 35%
o menos de material que pasa el tamiz de 75 µm (#200) que no pueden ser
clasificados en los grupos A-1 o A-3, debido al contenido de finos o a los
índices de plasticidad, o ambos, por encima de las limitaciones de estos
grupos.
4.6 Los subgrupos A-2-4 y A-2-5 incluyen varios materiales granulares que
contienen 35% o menos de material que pasa el tamiz de 75 µm (#200) y con
una porción que pasa el tamiz de 425 µm (#40) que tiene las características de
los grupos A-4 y A-5 respectivamente. Estos grupos comprenden materiales
tales como grava y arena gruesa con contenidos de limo e IP por encima de las
limitaciones del grupo A-1, y arena fina con un contenido de limo no plástico
por encima de las limitaciones del grupo A-3.
4.7 Los subgrupos A-2-6 y A-2-7 incluyen materiales similares a los descritos
en los subgrupos A-2-4 y A-2-5 excepto en que la porción fina contiene arcilla
plástica que tiene las características de los grupos A-6 y A-7 respectivamente.
4.8 Material limoarcilloso: contiene más de 35% de material que pasa la malla
de 75 µm (#200).
4.9 Grupo A-4: El material típico de este grupo es un suelo limoso no plástico o
moderadamente plástico, que normalmente tiene el 75% o más de material que
pasa el tamiz de 75 µm (#200). Este grupo también incluye mezclas de suelo
limoso fino y hasta 64% de arena y grava retenida sobre el tamiz de 75 µm
(#200).
4.10 Grupo A-5: El material típico de este grupo es similar al descrito en el
grupo A-4, salvo que usualmente tiene un carácter diatomáceo o micáceo y
puede ser muy elástico, como lo indica su alto LL.
4.11 Grupo A-6: El material típico de este grupo es una arcilla plástica que
usualmente tiene el 75% o más del material que pasa el tamiz de 75 µm (#200).
Este grupo también incluye mezclas de suelo arcilloso y hasta el 64% de arena
y grava retenida sobre el tamiz #200. Los materiales de este grupo
normalmente presentan grandes cambios de volúmenes entre los estados seco
y húmedo.
4.12 Grupo A-7: El material típico de este grupo es similar al descrito en el
grupo A-6, salvo que tiene el LL elevado, característico del grupo A-5, y puede
presentar elasticidad o alto potencial de expansión.
4.13 Subgrupo A-7-5: Incluye materiales con IP moderados en relación con el
LL y que pueden presentar un alto potencial de expansión.
4.14 Subgrupo A-7-6: Incluyen materiales con un alto IP en relación con el LL y
presentan un alto potencial de expansión.
EVALUACIÓN DE CANTERA PARA MATERIAL DE PRÉSTAMO
PARA VÍAS TERRESTRES
Cantera
Fuente principal de materiales pétreos los cuales se constituyen en uno de los
insumos fundamentales en el sector dela construcción de obras civiles,
estructuras, vías, presas y embalses, entre otros.
Por ser la materia prima fundamental en la ejecución de estas obras, su valor
económico representa un factor significativo en el costo total de cualquier
proyecto.

Estudio de canteras de material de préstamo para capas compactadas de


pavimentos
Es el estudio de las fuentes de materiales donde se extraen agregados para
capas compactadas de pavimento u otros usos diferentes como:
- Mejoramiento de suelos.
- Terraplenes.
- Afirmado.
- Agregados para rellenos: subbase y base granular.
- Agregados para tratamientos bituminosos.
- Agregados para mezclas asfálticas y
- Agregados para mezclas de concreto.
Consiste en la extracción y selección de material de préstamo para la
conformación de terraplenes y banquetas de relleno.
Objetivo:
Determinar si los agregados son o no aptos para este tipo de obra a emplear.
Tipos de Canteras: Canteras de aluvión y Canteras de roca.
- Canteras de Aluvión: Llamadas también canteras fluviales, en los cuales los
ríos actúan como agentes naturales de erosión.
Transportan durante grandes recorridos las rocas aprovechando su energía
cinética para depositarlos en zonas de menor potencialidad formando grandes
depósitos de estos materiales.
En este tipo de canteras, los materiales granulares que se encuentran son muy
competentes para obras civiles, debido a que el continuo paso y transporte del
agua desgasta los materiales quedando al final aquellos que tiene mayor
dureza.

- Canteras de roca: También conocidas como canteras de peña, están


ubicadas en formaciones rocosas, montañas, con materiales de menor dureza,
generalmente, que los materiales de ríos debido a que no sufren ningún
proceso de clasificación.
Este tipo de canteras se diferencian en dos factores:
- Los tipos de materiales que se explotan y,
- Los métodos de extracción empleados para obtenerlos.
Clasificación de Canteras:
- Según el tipo de explotación:
Cantera a cielo abierto:
En laderas, cuando la roca se arranca en la falda de un cerro. En corte,
cuando la roca se extrae de cierta profundidad.
- Según el material a explotar.
Canteras a Subterráneas:
De materiales consolidados o roca.
De materiales no consolidados como suelos, saprolitos, agregados, terrazas
aluviales y arcillas.
- Según su origen.
Canteras aluviales
Canteras de roca
INVESTIGACION DE CAMPO
La investigación de campo consistió en las actividades siguientes:
Reconocimiento de campo, para identificación de aquellos lugares
considerados como probable fuente de materiales.
Elaboración de un programa de exploración de campo.
Verificación de las áreas de influencias cercanas, quebradas, cauces secos, y
todos los lugares que pudiesen acusar la existencia de materiales
sedimentarios en el subsuelo y zonas que geológicamente pudieran ser fuentes
de rocas en descomposición o de materiales granulares aparentes.
Se ha localizado Canteras con un fácil acceso, fácil explotación y mínimas
distancias de acarreo a la obra.
Se realizaron levantamientos topográficos en cada una de las canteras para
determinar las áreas de las mismas y la potencia.
En campo se realizó una evaluación visual de los materiales, determinándose
la granulometría integral de los agregados existentes, con el fin de determinar
el porcentaje de grava mayor a 3”, con la finalidad de estimar los rendimientos
de las canteras para cada uno de sus usos.
De cada una de las calicatas exploratorias excavadas y trincheras en canteras
se tomaron muestras representativas en la cantidad suficiente para realizar con
ellas los ensayos de laboratorio correspondientes a fin de determinar las
propiedades físico-químico de los materiales y en base a ellas definir el uso de
cada una de las canteras.
Relación de Canteras Ubicadas
Realizar el levantamiento topográfico de las áreas a explotar en cada una de
las canteras.
Elaborar un Cuadro con todas las canteras exploradas en cada uno de los
tramos de la Vía.
Estudio de canteras de material de préstamo para capas compactadas
EVALUACIÓN DEL MATERIAL GRUESO POR LA MAQUINA DE LOS
ÁNGELES Y ENSAYO DE DURABILIDAD- REQUISITOS- MTC

1.OBJETIVO
Determinar la durabilidad de agregados. El índice de durabilidad es un valor
que muestra la resistencia relativa de un agregado para producir finos dañinos,
del tipo arcilloso, cuando se somete a los métodos de degradación mecánica
que se describen.
2. RESUMEN DEL MÉTODO
2.1 Fue desarrollado para permitir la precalificación de los agregados,
propuestos para uso en la construcción de vías. Básicamente, el ensayo
establece una resistencia de los agregados a generar finos, cuando son
agitados en presencia de agua. Procedimientos de ensayo separados y
diferentes son usados para evaluar las porciones gruesa y fina del material.
2.2 Una muestra de agregado grueso es preparada con una gradación
específica y luego es lavada en un agitador mecánico durante 2 min. Después
de secado y descartado el material que pasa el tamiz de 4.75 mm (No. 4), la
muestra de ensayo lavada es preparada a la gradación final del ensayo.
2.3 La muestra de agregado grueso es entonces agitada en el vaso mecánico
de lavado, por un período de 10 min. El agua de lavado resultante, junto con
los finos que pasan el tamiz de 75 µm (No. 200), son unidos y mezclados con
una solución de cloruro de calcio y depositados en un cilindro plástico. Después
de un tiempo de sedimentación de 20 minutos, se lee el nivel de la columna de
sedimentación. La altura del valor de sedimentación es usada entonces para
calcular el índice de durabilidad del agregado grueso (Dc).
2.4 La muestra de agregado fino se prepara lavando una cantidad especifica de
material en el vaso mecánico de lavado por un período de 2 min. Todo el
material que pasa el tamiz de 75 µm (No. 200) mediante operación de lavado,
es descartado. La porción que no pasa dicho tamiz es secada y tamizada por
20 min. Todos los tamaños del tamizado, incluyendo, aquella fracción recogida
en el depósito final, son recombinados. La muestra final de ensayo se prepara
a partir de este material lavado, secado y recombinado.
2.5 La muestra de agregado se ensaya según la norma MTC E114
(Equivalente de arena), excepto por una modificación a la duración del tiempo
de agitación. Se requiere el método de agitación mecánica y se usa un tiempo
de agitación de 10 min en vez de 45 s.
2.6 Este método incluye procedimientos de ensayo para agregados que
exhiben una amplia variación en su gravedad específica, incluyendo agregados
gruesos livianos y porosos y también procedimientos para ensayar agregados
de tamaños máximos que en realidad son muy pequeños para ser
considerados agregados gruesos y muy grandes para ser considerados
agregados finos.
2.7 El índice de durabilidad para agregados gruesos (Dc) o para agregados
finos (Df) se calcula, según el caso, con ecuaciones apropiadas presentadas en
el método. El índice de durabilidad de un agregado bien gradado, que contenga
ambas fracciones (fina y gruesa) se define como el menor de los dos valores
Dc o Df, obtenidos de este ensayo. Este debe ser el valor que controle para
propósitos de especificación.
3. USO Y SIGNIFICADO
3.1 Este ensayo asigna un valor empírico a la cantidad relativa, finura y
comportamiento arcilloso del material que puede ser generado en un agregado
cuando se somete a degradación mecánica.
3.2 Un índice de durabilidad mínimo ha sido especificado para prohibir el uso
de un agregado, en varias aplicaciones de construcción, propensas a
degradación y consecuente generación de finos de comportamiento arcilloso.
3.3 Este método provee un ensayo rápido de evaluaciones de la calidad de
una nueva fuente de agregados. Investigaciones han indicado que puede
también usarse, en cambio del ensayo de durabilidad frente a la acción de una
solución de sulfato de sodio, para evaluar la durabilidad del agregado fino de
uso en el concreto, reduciendo así el consumo de tiempo y los costos
incurridos en el ensayo de durabilidad.
3.4 Aunque la aplicación de este método se ha restringido a agregados para
usos específicos de construcción, puede expandirse a otras áreas, como
mezclas bituminosas de pavimento y concretos.
4. APARATOS
4.1 Vaso mecánico de lavado, cilíndrico, de paredes rectas y fondo plano,
conforme con las especificaciones y dimensiones de la Figura 1.
4.2 Recipiente colector o fondo de mallas, circular, de al menos 254 mm (1.0")
de diámetro y de aproximadamente 102 mm (4") de profundidad, para recoger
el agua resultante del lavado de la muestra. Tiene paredes verticales o casi
verticales y está equipado con lo necesario para acoplar un tamiz, de tal forma
que la malla del tamiz quede por lo menos a 76.2 mm (-3") del fondo del
recipiente. Puede usarse un adaptador, que evite la pérdida de finos y de agua
de lavado, acoplando el tamiz y el recipiente, o puede colocarse un tamiz en
blanco (sin malla) bajo el otro tamiz, que repose directamente en el fondo del
recipiente.
PROCEDIMIENTO AGREGADO GRUESO
5 PREPARACIÓN DE LA MUESTRA
5.1 Prepárese una muestra preliminar de ensayo, de 2550 ± 25 g, secada al
aire, usando la siguiente gradación:

5.2 Deposítese la muestra preliminar de ensayo dentro de vaso mecánico de


lavado, añádanse 1000 ± 5 ml de agua destilada o desmineralizada, ajústese la
tapa del vaso y asegúrese el vaso en el agitador.
5.3 Debido a la baja gravedad especifica o a la alta rata de absorción de ciertos
agregados, las proporciones de agregado y agua pueden no permitir la fricción
deseada entre las partículas. El ensayo de estos materiales requerirá un ajuste
al peso del espécimen de ensayo o al volumen del agua, tanto de lavado como
de ensayo, o a ambos:
Lávense todos los materiales que no se inundan completamente cuando se
agregan 1000 ml de agua a la muestra de ensayo, y ensáyese con ajuste a los
pesos del espécimen y a los volúmenes de agua.
Determínese el peso específico del agregado secado al horno y su porcentaje
de absorción, de acuerdo con la norma de ensayo MTC E206.
Calcúlese el peso total de la muestra de ensayo usando la siguiente ecuación:
Peso calculado de la muestra = Peso específico del agregado /2,65 x w
Calcúlese el peso del material en cada tamaño proporcionalmente a los pesos.
Ajústese el volumen del agua de ensayo usando la siguiente ecuación:
Agua ajustada = (A x W) 50
Donde:
A = Absorción del agregado, %
W = Peso de la muestra de ensayo secada al horno, g.
5.4 Después de 60 ± 10 segundos de haber introducido el agua de lavado,
agítese el vaso en el agitador de tamices, por un tiempo de 120 ± 5 segundos.
5.5 Al terminar el periodo de 2 min de agitación, remuévase el vaso del
agitador, destápese y cuélese su contenido por el tamiz de 4.75 mm (No. 4).
Lávense los finos remanentes en el vaso con la ayuda de una manguera, de
forma tal que el agua de lavado pase por el tamiz y caiga en el mismo
recipiente de los agregados que lo atravesaron, hasta que salga limpia el agua.
5.6 Séquese la fracción retenida en el tamiz de 4.75 mm (No. 4) a peso
constante a una temperatura de 110 ± 5 C (230 ± 9 F) y pésese. Si la pérdida
de peso debida al lavado efectuado según los numerales 5.2 a 5.5 es igual o
menor a 75 g. Si la pérdida de peso excede los 75 g, la muestra preliminar de
ensayo puede conservarse y ser usada, siempre y cuando una segunda
muestra se lave mediante el mismo procedimiento y las dos muestras sean
combinadas de acuerdo con los pesos especificados para proveer la muestra
de ensayo deseada.
6. PROCEDIMIENTO PARA EL AGREGADO GRUESO
6.1 Colóquese el cilindro plástico (el mismo requerido en la norma MTC E114
para obtención del equivalente de arena) sobre una mesa de trabajo, la cual no
debe estar expuesta a vibraciones durante el proceso de sedimentación del
ensayo. Viértanse 7 ml (0.24 onzas) de la solución base del cloruro de calcio
dentro del cilindro. Colóquense los tamices de 4.75 mm (No. 4) y de 75 mm
(No. 200) sobre el recipiente recolector del agua de lavado con el tamiz de 4.75
mm (No. 4) arriba, el cual sirve sólo para proteger el tamiz de 75 µm (No. 200)
6.2 Colóquese la muestra de ensayo lavada (como se preparó en el numeral 9)
en el vaso mecánico de lavado. Añádase luego la cantidad de agua destilada o
desmineralizada, determinada en el numeral 5.3; ajústese la tapa y colóquese
el vaso en el agitador. Comiéncese la agitación después de 60 segundos de
haber vertido el agua de lavado. Agítese el vaso por 600 ± 015 segundos.
6.3 Inmediatamente después de agitado, retírese el vaso del agitador y
quítesele la tapa. Agítese el contenido del vaso sostenido verticalmente, en
forma vigorosa, con movimientos horizontales - circulares, cinco o seis veces,
para, poner los finos en suspensión e inmediatamente viértase este contenido
en el recipiente colector de agua de lavado con los tamices mencionados en el
numeral Descártese el material retenido en el tamiz de 4.75 mm (No. 4).
Recójase toda el agua de lavado y material que pasa el tamiz de 75 µm (No.
200) en el recipiente colector. Para asegurar que el material de tamaño inferior
al del tamiz de 75 µm (No. 200) ciertamente pasa por dicho tamiz, deben
seguirse los siguientes pasos:
A medida que se cuela el material por el tamiz de 75 µm (No. 200), debe
golpearse repetidamente el lado del tamiz con la mano.
Si aún queda una concentración retenida en el tamiz, debe reciclarse el agua
de lavado. Para ello debe primero dejarse reposar el agua del colector
permitiendo que asienten las partículas mayores. Luego, el agua un poco más
clara de la parte superior puede depositarse en otro recipiente y volverse a
verter sobre los tamices, para caer de nuevo en el recipiente colector, lavando
así las partículas remanentes. Debe repetirse este reciclaje hasta que todas las
partículas que deben pasar por el tamiz de 75 µm efectivamente pasen y se
junten en el recipiente colector.
6.4 Añádase agua destilada o desmineralizada, hasta dar el volumen de 1000 ±
5 ml de agua sucia. Transfiérase el agua de lavado a otro recipiente adecuado
para agitar y verter su contenido.
6.5 Colóquese un embudo en el cilindro plástico graduado. Agítese
manualmente el agua de lavado para poner los finos en suspensión. Estando
aún en turbulencia, viértase el agua de lavado dentro del cilindro graduado, en
cantidad tal, que llegue el nivel del agua a la marca de 381 mm (15").
6.6 Remuévase el embudo, colóquese el tapón en el extremo del cilindro y
prepárese para mezclar el contenido inmediatamente.
6.7 Mézclese el contenido mediante movimientos alternados de agitación hacia
arriba y hacia abajo a la derecha y a la izquierda, haciendo que la burbuja
atraviese completamente el cilindro 20 veces en 35 segundos
aproximadamente.
6.8 Completándose el proceso de mezclado, colóquese el cilindro sobre la
mesa de trabajo y remuévase el tapón. Déjese reposar el contenido del cilindro
por 1200 ± 15 segundos cuidando de no perturbarlo. Exactamente al final de
este tiempo léase y regístrese la altura de la columna de sedimentación, con
aproximación de 2.5 mm (0.1”).
Existen dos condiciones no usuales que pueden ser encontradas en esta fase
del procedimiento de ensayo. Una es que puede no formarse una línea de
demarcación claramente definida entre el sedimento y el líquido sobre él, al
finalizar los 20 minutos especificados. Si esto ocurre en un ensayo donde se
usó agua destilada o desmineralizada, déjese- sedimentar aún más hasta que
se forme la línea de demarcación, mídase la altura y regístrese el tiempo. Si en
cambio el ensayo se hizo con agua común, debe descontinuarse el ensayo y
repetirse usando una parte de la muestra que no esté ensayada, y usando
agua desmineralizada. La segunda condición no usual es que el líquido que
está sobre la línea de demarcación puede verse aún oscuro y turbio al final de
los 20 minutos de sedimentación, viéndose como si la línea de demarcación
estuviese dentro de la misma columna de sedimentación. Al igual que la
primera condición, si se ha usado agua común, debe volver a hacerse el
ensayo con una nueva muestra y con agua destilada y desmineralizada; en
caso contrario, puede leerse y registrarse esta línea de demarcación al final del
tiempo de sedimentación de 20 minutos.
CAPACIDAD DE SOPORTE DEL SUELO PARA VIAS
TERRESTRES

ENSAYO DE COMPACTACIÓN PROCTOR

En mecánica de suelos, el ensayo de compactación Proctor es uno de los más


importantes procedimientos de estudio y control de calidad de la compactación
de un terreno. A través de él es posible determinar la densidad seca máxima de
un terreno en relación con su grado de humedad, a una energía de
compactación determinada.

Existen dos tipos de ensayo Proctor normalizados; el "Ensayo Proctor


Standard", y el "Ensayo Proctor Modificado". La diferencia entre ambos se
encuentra en la energía utilizada, la cual se modifica según el caso variando el
número de golpes, el pisón (cambia altura y peso), el molde y el número de
capas. La razón de que haya dos ensayos distintos no es más que la
modernización de uno con respecto al otro. El origen del ensayo del Próctor
Modificado se remonta a la Segunda Guerra Mundial, cuando estadounidenses
y británicos debían realizar ensayos sobre la calidad de los pavimentos de
obras aeroportuarias, y estos debían estar adaptados a los aviones de la época
de una carga muy superior a la de vehículos terrestres. Por ello, se “actualizo”
el ensayo del Próctor exigiéndole una mayor cantidad de energía, con lo que se
pasó denominar ensayo Próctor Estándar al original y Ensayo Próctor
Modificado al más reciente.

Ambos ensayos se deben al ingeniero que les da nombre, Ralph R. Proctor


(1933), y determinan la máxima densidad que es posible alcanzar para suelos,
en determinadas condiciones de humedad y energía.

El ensayo consiste en compactar una porción de suelo en un cilindro con


volumen conocido, haciéndose variar la humedad para obtener la curva que
relaciona la humedad y la densidad seca máxima a determinada energía de
compactación. El punto máximo de esta curva corresponde a la densidad seca
máxima en ordenadas y a la humedad óptima en abscisas.
La energía de compactación viene dada por la ecuación:

Donde:
 Y - energía a aplicar en la muestra de suelo;
 n - número de capas a ser compactadas en el cilindro de moldeado;
 N - número de golpes aplicados por capa;
 P - peso del pisón;
 H - altura de caída del pisón; y
 V - volumen del cilindro.
El Grado de compactación de un terreno se expresa en porcentaje respecto al
ensayo Proctor; es decir, una compactación del 85% de Proctor Standard
quiere decir que se alcanza el 85% de la máxima densidad del Proctor
Standard. El porcentaje puede ser mayor al 100%, por ejemplo, en casos en
que la energía de compactación en campo es mayor a la del Proctor Standard.
Las principales normativas que definen estos ensayos son las normas
americanas ASTM D-698 (ASTM es la American Society for Testing Materials,
Sociedad Estadounidense para el Ensayo de Materiales) para el ensayo
Proctor estándar y la ASTM D-1557 para el ensayo Proctor modificado. En
España existen las normas UNE 103-500-94 que define el ensayo de
compactación Proctor normal y la UNE 103-501-94 que define el ensayo
Proctor modificado. En Argentina se puede referir a las normas de Vialidad
Nacional.
DETERMINACION DE LA CAPACIDAD DE SOPORTE CBR DEL SUELO
La finalidad de este ensayo, es determinar la capacidad de soporte (CBR) de
suelos y agregados compactados en laboratorio, con una humedad óptima y
niveles de compactación variables. Es un método desarrollado por la división
de carreteras del Estado de California (EE.UU.) y sirve para evaluar la calidad
relativa del suelo para sub-rasante, sub-base y base de pavimentos.
El ensayo mide la resistencia al corte de un suelo bajo condiciones de
humedad y densidad controladas, permitiendo obtener un (%) de la relación de
soporte. El (%) CBR, está definido como la fuerza requerida para que un pistón
normalizado penetre a una profundidad determinada, expresada en porcentaje
de fuerza necesaria para que el pistón penetre a esa misma profundidad y con
igual velocidad, en una probeta normalizada constituida por una muestra patrón
de material chancado.

La expresión que define al CBR, es la siguiente:


CBR= (carga unitaria del ensayo / carga unitaria patrón) * 100 ( %)
De la ecuación se puede ver que el número CBR, es un porcentaje de la carga
unitaria patrón. En la práctica el símbolo de (%) se quita y la relación se
presenta simplemente por el número entero.
Usualmente el número CBR, se basa en la relación de carga para una
penetración de 2,5 mm. (0,1”), sin embargo, si el valor de CBR a una
penetración de 5 mm. (0,2”) es mayor, el ensayo debe repetirse. Si en un
segundo ensayo se produce nuevamente un valor de CBR mayor de 5 mm. de
penetración, dicho valor será aceptado como valor del ensayo. Los ensayos de
CBR se hacen sobre muestras compactadas con un contenido de humedad
óptimo, obtenido del ensayo de compactación Proctor.
Antes de determinar la resistencia a la penetración, generalmente las probetas
se saturan durante 96 horas para simular las condiciones de trabajo más
desfavorables y para determinar su posible expansión.
En general se confeccionan 3 probetas como mínimo, las que poseen distintas
energías de compactación (lo usual es con 56, 25 y 10 golpes). El suelo al cual
se aplica el ensayo debe contener una pequeña cantidad de material que pase
por el tamiz de 50 mm. y quede retenido en el tamiz de 20 mm. Se recomienda
que esta fracción no exceda del 20%.
DENSÍMETRO NUCLEAR
OBJETIVOS
1.El uso de este equipo para desarrollar el método de ensayo para determinar
el peso unitario (densidad) de los suelos en el terreno.
2.Aprender a determinar este cálculo en campo y saber cuales son ventajas
ydesventajas en la aplicación al diseño o construcción.
3.Tomar decisiones de acuerdo a tipos de de información que se obtengan
enestos laboratorios para adquirir experiencia cuando se este realizando
unaobra de gran magnitud.
4.El empleo de este aparato como una herramienta muy útil y agil, siempre
ycuando se tomen las medidas de seguridad para su práctica.
MARCO TEORICO
El ensayo que se realiza con el Densímetro nuclear permite obtener ladensidad
de terreno y así verificar los resultados obtenidos en faenas decompactación de
suelos, en las que existen especificaciones en cuanto a la humedad y la
densidad.
Tanto el método del cono de arena como el del balón de caucho también
sonaplicables en suelos cuyos tamaños de partículas sean menores a 50-mm.
y utilizanlos mismos principios, o sea, obtener el peso del suelo húmedo (P
hum) de unapequeña perforación hecha sobre la superficie del terreno y
generalmente delespesor de la capa compactada. Obtenido el volumen de
dicho agujero (Vol. Exc), ladensidad del suelo estará dada por la siguiente
expresión:
g hum = P hum / Vol. Exc (grs/cc)
Si se determina luego el contenido de humedad (w) del material extraído,
elpeso unitario seco será:
g seco = ghum / (1 + w) (grs/cc )

DETERMINACION DE LA DENSIDAD IN SITU


Método con densímetro nuclear. - La determinación de la densidad total
ódensidad húmeda a través de este método, está basada en la interacción de
los rayosgamma provenientes de una fuente radiactiva y los electrones de las
órbitas exterioresde los átomos del suelo, la cual es captada por un detector
gamma situado a cortadistancia de la fuente emisora, sobre, dentro o
adyacente al material a medir.