Está en la página 1de 6

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA EQUINOCCIAL

FACULTAD DE CIENCIAS DE LA INGENIERÍA E INDUSTRIAS

INGENIERÍA AMBIENTAL Y MANEJO DE RIESGOS NATURALES

PROBLEMAS AMBIENTALES EN RELACIÓN CON LA COMUNIDAD

CONTAMINACIÓN AMBIENTAL POR RUIDO EN LOS ESTADOS UNIDOS:


DESARROLLO DE UNA RESPUESTA EFECTIVA DE SALUD PÚBLICA

PROFESOR:
PhD. Fausto Viteri

ESTUDIANTES:
Tatiana Cabezas
Steven Jiménez
Tatiana Morillo
Daniel Paredes

Noviembre 2017
TEMA: CONTAMINACIÓN AMBIENTAL POR RUIDO EN LOS ESTADOS UNIDOS:
DESARROLLO DE UNA RESPUESTA EFECTIVA DE SALUD PÚBLICA

INTRODUCCIÓN
Desde épocas históricas en Estados Unidos, la contaminación acústica o sonora se ha
tratado de manera diferente que todos los contaminantes de la naturaleza, como son
químicos, radiológicos y principalmente atmosféricos; por ejemplo en Nueva York el
ruido es el problema número uno en la vida de los habitantes que en el año 2012 las
autoridades recibieron 40000 quejas (Hernández, 2002).
El ruido intolerable y no deseado es una de las exposiciones más comunes a las cuales
están expuestas la mayoría de personas en este país. En un estudio realizado por la
Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA), se obtuvo que casi 100
millones de personas tuvo exposiciones anuales al ruido del tráfico del país, siendo el
mismo tan alto que provocó efectos nocivos en la salud de las mismas. La Ley de Salud
Pública del 2013 estudió los efectos del ruido sobre la salud y pudo evidenciar que la
contaminación sonora es más amplia y dañina que otros peligros ambientales, además
que está estrechamente relacionado con el estado de salud de las personas (García,
2001).
Por todos estos datos hoy en día existe el Proyecto de Impacto a la Salud (HIP), el cual
proporciona una guía para que los responsables políticos identifiquen los orígenes, las
consecuencias y creen proyectos con el fin de proteger a las comunidades de los efectos
de salud relacionados con el ruido (García, 2001).

OBJETIVOS
- Analizar los efectos más graves de salud asociados con el ruido.
- Analizar y resumir exposiciones de varias fuentes de ruido de alta prevalencia
en base a las estimaciones publicadas, así como extrapolaciones realizadas
usando estas estimaciones.
- Analizar los mecanismos y estrategias para reducir el ruido, e incorporar la visión
científica y las innovaciones tecnológicas en la infraestructura de salud pública
existente en Estados Unidos.

MARCO TEÓRICO
El ruido se ha convertido en una problemática ambiental en los Estados Unidos que
puede ser producto del tráfico existente y desencadenar efectos nocivos para la salud.
El ruido es un sonido no deseado, que se caracteriza por su intensidad, frecuencia,
periodicidad y duración. Entre sus características importantes se incluyen su
predictibilidad y la naturaleza de la fuente de ruido, así como el grado de control personal
que se pueda tener (Ortega, 2005).

Ruido crónico: un modelo biopsicosocial de la enfermedad


Este es un enfoque participativo de salud y enfermedad que relaciona diversos factores
como son los psicológicos, biológicos y factores sociales (Laham, 2006).
Se realiza este análisis ya que una enfermedad producto de la exposición al ruido influye
directamente en la actividad humana.

Ruido y afecciones cardiacas


La exposición al ruido genera estrés, el cual da origen a enfermedades crónicas como
afecciones cardiovasculares, respiratorias, diabetes, entre otras. El ruido produce
trastornos de los parámetros endocrinos, ruta mediadora por la cual se producen los
factores de riesgos de enfermedades cardiovasculares.
El ruido es un estresor biológico, por lo que puede provocar las mismas respuestas
neurohormonales. Estos efectos empiezan a ser observados con exposiciones diarias y
a largo plazo a niveles de ruido por encima de 65 dB o con exposiciones agudas a
niveles de ruido por encima de 80-85 dB.
La exposición del oído a un ruido continuo, cuyo nivel sonoro diario equivalente sea
superior a los 80 dB(A) puede provocar una disminución en la capacidad auditiva de
esté, que puede ser temporal o permanente. Esto puedo ocasionar enfermedades
vasculares u osteoarticular. El esfuerzo adicional requerido para procesar el sonido
produce fatiga, dolores de cabeza, nerviosismo, depresión y enojo (Hernández, 2002).

Límites de exposición y fuentes de ruido


Según EPA de USA se ha comprobado mediante estudios que las exposiciones a largo
plazo a niveles de ruido> 75 dBA pueden causar cambios metabólicos en células ciliadas
sensoriales dentro de la cóclea, lo que eventualmente lleva a su desaparición y una
incapacidad creciente (EPA, 1974).
La exposición del oído a un ruido continuo, cuyo nivel sonoro diario equivalente sea
superior a los 80 dB(A) puede provocar una disminución en la capacidad auditiva de
esté, que puede ser temporal o permanente. Esto puedo ocasionar enfermedades
vasculares u osteoarticular. El esfuerzo adicional requerido para procesar el sonido
produce fatiga, dolores de cabeza, nerviosismo, depresión y enojo.
Al establecer los efectos que puede provocar una continua exposición al ruido se han
establecido límites máximos permisibles de 70dBa para evitar la pérdida de audición.
En Estados Unidos se ha podido establecer que durante 8 horas los trabajadores se
pueden exponer a 90 dBA según la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional
de los EE. UU. (NIOSH, 1998).
La exposición a 90 dBa durante un período de 8 horas diarias puede causar afectaciones
a largo plazo a las personas expuestas a estos niveles de ruido.

Fuentes de Ruido
En Estados Unidos más de 135 millones de personas (87%) viven en áreas con niveles
día-noche iguales o superiores a 48 dBA; y 59 millones (mitad de la población urbana)
soportan niveles de ruido vehicular de 60 dBA o más. En contraste, 16 millones viven
en igual condición por ruido de aeronaves y 3,1 millones por autopistas con tráfico
pesado (EPA-US, 1978).
Prevalencia de exposición al ruido dañino
Al existir una alta exposición al ruido en los Estados Unidos esto afecta directamente a
la salud de las personas.
Según estudios recientes de la exposición al ruido de individuos indican que una fracción
sustancial de adultos estadounidenses puede estar expuesta a niveles de ruido
superiores a la EPA de EE. UU. UU Límite LEQ (24) de 70 dBA (Neitzel et al, 2012).
Estas cifras son alarmantes ya que provocarían graves trastornos en la población que
se encuentra expuesta a estos niveles sin ningún tipo de protección.

Política de protección de salud


En Estados Unidos debido a las exposiciones al ruido y las consecuencias en la salud
se considera necesario un programa o una política para reducir dichas exposiciones que
con el tiempo se estima serán mayores por el aumento de la urbanización. De esta
manera los líderes políticos deben explorar el uso de la ley como una herramienta
práctica para administrar y reducir la exposición al ruido (García, 2001).
Una política de protección de salud se puede entender como "la garantía que la sociedad
otorga, por medio de los poderes públicos, para que un individuo o un grupo de
individuos, pueda satisfacer sus necesidades y demandas de salud al obtener acceso
adecuado a los servicios del sistema o de alguno de los subsistemas de salud existentes
en el país, sin que la capacidad de pago constituya un factor restrictivo" (OMS, 2016).

La agenda federal de salud pública. La Estrategia Nacional de Prevención (NPS) de


los Estados Unidos que reúne a 17 agencias federales (incluidos los Departamentos de
Transporte, Salud y Servicios Humanos, Educación y Trabajo, así como a la EPA de
EE. UU.) con dos áreas prioritarias:
- Promover entornos comunitarios sanos y seguros que eviten lesiones.
- Empoderar a las personas de manera que respalden la salud física y mental
positiva.

Existe una amplia gama de opciones para abordar la exposición al ruido en los Estados
Unidos (NAE 2010), creemos que la regulación directa es una intervención de reducción
del ruido a nivel federal menos costosa, más logísticamente viable y más eficaz (EPA-
US, 1978).

Control de fuente a través de regulación directa. La regulación directa que establece


el nivel de emisión máximo para las fuentes de ruido es la única intervención que
garantiza reducciones de la exposición a nivel de la población (García, 2001).
El Congreso otorgó poder a la EPA de los EE. UU. para regular el ruido emitido por
equipos de construcción, equipos de transporte, cualquier motor y equipo eléctrico o
electrónico en la Ley de Control de Ruido (NCA) de 1972. La Oficina de Control y
Reducción de Ruido (ONAC) de la EPA lideró esfuerzos que dieron como resultado
límites de emisión de ruido en compresores de aire, motocicletas, camiones medianos
y pesados y compactadores de basura montados en camiones (US EPA, 1982).
Divulgación del producto
Se requiere que la EPA de EE. UU. adopte regulaciones que marquen los productos
que emiten ruido capaz de afectar negativamente al público, su salud o bienestar (NCA
1972b). Sin embargo ha implementado este mandato solo para compresores de aire
portátiles, a pesar de que hay muchos otros productos más ruidosos, incluidos los
juguetes (Hawks 1998).

Cartografía
Los mapas de ruido geográfico alteran la información de medio ambiente y son una
forma de garantizar esa política de control de ruido.
Los EE. UU. no mapean los niveles de ruido para proteger al público, ciudades como
San Francisco tienen mapa del ruido del tráfico, pero la mayoría de las ciudades y
estados necesitarían apoyo y orientación federal para iniciar un mapeo completo y con
esto un aumento y continuo esfuerzo de monitoreo de ruido (Ortega, 2005).
Los programas de diseño de edificios sostenibles, como el de Liderazgo en Energía y
Diseño Ambiental (LEED), ofrecen la posibilidad de lograr reducciones de ruido a través
de un buen diseño acústico (Consejo de Construcción Verde de EE. UU. 2013). Las
mejoras en los materiales de construcción, las consideraciones de ubicación (por
ejemplo, ubicar estructuras sensibles como hogares y escuelas lejos de fuentes de ruido
como carreteras y hospitales de alto tráfico) y el diseño pueden tener un impacto
dramático en los niveles de ruido dentro de los edificios y mejorar la calidad de vida en
el proceso. Aunque la Administración Federal de Carreteras actualmente no proporciona
fondos federales para el pavimento de bajo ruido (NAE 2010), dicho pavimento puede
reducir el ruido hasta en 6 dB en áreas donde los vehículos viajan a velocidades > 35
millas por hora (Hernández, 2002).

CONCLUSIONES
Con las investigaciones realizadas se han podido observar diferentes oportunidades
para reducir la exposición al ruido, lo que permite también mejorar la salud pública.
También estas investigaciones han permitido que los líderes federales puedan
enfocarse en reducir el ruido en su origen y los estados pueden priorizar la alteración
del entorno construido; pero para mejores resultados harían falta más investigaciones.
El gobierno a su vez puede desarrollar programas de sostenibilidad y alentar la
construcción de enfoques que reduzcan el ruido de la comunidad.

BIBLIOGRAFÍA (APA)
EPA. (1974). Exposiciones al ruido. Recuperado el 15 de noviembre del 2017.

EPA-US. (1978). Protective noise levels. Washington D.C. Recuperado el 15 de


noviembre del 2017.

García A. 2001. Environmental Urban Noise. Boston, MA:Wentworth Insitute of


Technology Press.
Hawks JW. 1998. Sound levels emitted by children’s toys. Contemp Issues Commun Sci
Disord 25:45–48.

Hernández, A, (2002). Estrés, enfermedad cardiovascular e hipertensión arterial.


Editorial: Med Clin. Recuperado el 15 de noviembre del 2017.

Laham, M. (2006). Psicología cardiaca. Editorial: Lumiere. Recuperado el 15 de


noviembre del 2017.

NIOSH. (1998). Seguridad y Salud Ocupacional. Recuperado el 15 de noviembre del


2017.

Neitzel. (2012). Perspectivas de Salud Ambiental. Recuperado el 15 de noviembre del


2017.

OMS (Organización Mundial de la Salud). 2016. Protección social en salud. Washington,


D.C. 20037, United States of America.

Ortega, P. (2005). Estrés Ambiental en Instituciones de Salud. Valoración


Psicoambiental. Editorial: Universidad Autónoma de México. Recuperado el 15 de
noviembre del 2017.

U.S. EPA (U.S. Environmental Protection Agency). 1982. Justification of Appropriation


Estimates for Committee on Appropriations, Fiscal Year 1982: Section N, Noise.
Available: http://nepis.epa.gov/Exe/ZyPURL. cgi?Dockey=P100AR9T.txt [accessed 20
November 2013].