Está en la página 1de 15

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS

(UAPA)

Asignatura:

Sexualidad Humana I

Tema:

Aspectos Generales de la Sexualidad Humana

Facilitadora:

Renata Jiménez

Participante:

Laura Michelle Fernández Méndez

Matricula:

14-3242

10/03/2018
Contenido
Introducción ......................................................................................................... 3
Elaborar un análisis crítico acerca de cada una de las fases de la excitación
sexual................................................................................................................... 4
Deseo sexual .................................................................................................... 4
Fase de excitación ........................................................................................ 4
Fase de meseta ............................................................................................ 5
Fase de orgasmo .......................................................................................... 5
Fase de resolución........................................................................................ 5
Influencias De Los Afrodisiacos En El Papel De La Sexualidad (Realidad O
Mito). .................................................................................................................... 6
Mito o Realidad ................................................................................................ 7
¿Qué dice la ciencia al respecto? .................................................................... 8
Realización de un análisis del tema Sexualidad y el periodo de vida infancia,
adolescencia y adultez. realizar una comparación de los tres periodos y ponga
un ejemplo ........................................................................................................... 9
La sexualidad en la infancia: ............................................................................ 9
Características de esta etapa: .................................................................... 10
La sexualidad en la adolescencia: .................................................................. 11
La pubertad:................................................................................................ 11
Cambios psico-sexuales ............................................................................. 12
Sexualidad en la juventud: ............................................................................. 13
Sexualidad en la vida adulta........................................................................... 13
Lectura del tema central (pág. 270-271) U OTRA FUENTES “El impacto de los
medios masivos sobre la sexualidad adolescente”. Emita su opinión .............. 14
Conclusión ......................................................................................................... 15
Introducción

La capacidad de respuesta sexual está presente desde la lactancia.


Estudios recientes indican que los niños actuales comienzan a masturbarse a
edades más tempranas que hace mas o menos una generación. Los niños
también participan en algún tipo de juego heterosexual, al igual que en cierta
actividad del mismo género.

Durante la adolescencia existe un aumento en la actividad sexual. Según


una teoría, esta actividad está bajo la influencia de la interacción de factores
biológicos (aumento en el nivel de testosterona) y factores sociales y
psicológicos (por ejemplo, las actitudes sexualmente permisivas).

En esta unidad estaremos hablando sobre dos temas de mucha


relevancia en el ámbito sexual: fases sexuales y afrodisiacos. Además
trataremos la sexualidad en las diferentes etapas de la vida de una persona y el
impacto de los medios de comunicación en la sexualidad de las mismas.
Elaborar un análisis crítico acerca de cada una de las fases de la
excitación sexual.

Deseo sexual

El deseo sexual es un sentimiento interior que tiene relación con


complejos sistemas hormonales y reacciones químicas del sistema nervioso que
despiertan el interés por el encuentro sexual, es lo que con frecuencia las
personas llaman: “la libido”. Tiene que ver con lo puramente instintivo, con la
diferencia que podemos controlarlo y solo darle rienda suelta en el momento que
nuestro raciocinio así nos lo indique.

Las hormonas sexuales, entre las cuales se destaca la testosterona,


juegan un papel determinante en esta fase, ya que su función es activar los
circuitos cerebrales de los que dependen el deseo, el placer y el
comportamiento sexual de hombres y mujeres.

Kaplan observó que ciertas sustancias químicas de nuestro cuerpo, como


la testosterona -hormona sexual masculina presente también en las mujeres –,
son las que desencadenan nuestros deseos sexuales. La excitación aumenta
gracias a esos deseos.

Cuando la lívido es muy baja en esta primera fase, las personas que lo
padecen no logran pasar o lo hacen a través de mucho esfuerzo, a la siguiente
fase del ciclo. Al estudiar lo que pasa en esta primera fase es que se puede
descubrir de dónde vienen los problemas.

Fase de excitación: La fase de excitación es el inicio de la estimulación


erótica. El proceso básico que sucede durante la excitación es la
vasocongestión. Esto produce la evidente respuesta de estimulación en el
varón: la erección. Esta resulta cuando los cuerpos cavernosos y el cuerpo
esponjoso se llenan de sangre (presentan tumefacción).

Una respuesta importante de las mujeres en la fase de excitación es la


lubricación de la vagina. Aunque esta respuesta podría parecer muy diferente de
la del varón, en realidad ambas son el resultado del mismo proceso fisiológico:
la vasocongestión. La lubricación vaginal sucede cuando los fluidos se filtran a
través de las membranas semipermeables de las paredes vaginales,
produciendo la lubricación como resultado de la vasocongestión de los tejidos
que rodean a la vagina. Esta respuesta a la estimulación también es rápida,
aunque no tanto como la del varón; la lubricación ocurre 10 a 30 segundos
después del inicio de los estímulos excitantes.

Fase de meseta: Durante la fase de meseta, la vasocongestión alcanza su


cima. En los varones, el pene se encuentra totalmente erecto, aunque pueden
existir variaciones en la firmeza de la erección. El glande se inflama. Los
testículos ascienden todavía más y se acercan al cuerpo de manera más
extrema. Unas cuantas gotas de líquido (en el caso de algunos hombres,
muchas), secretadas por la glándula de Cowper, aparecen en la punta del pene.
Aunque no son parte del eyaculado, pueden contener espermatozoides activos.

Tanto en la mujer como en el varón, hay un aumento adicional en las


tasas de respiración, en el pulso y en la presión arterial. En las mujeres, el
cambio más notable durante la fase de meseta es la formación de la plataforma
orgásmica. Esta es un estrechamiento del tercio exterior de la vagina. De hecho,
por lo anterior, la entrada de la vagina se vuelve más pequeña y puede haber un
aumento notable en la sujeción del pene.

Otro cambio es la elevación del clítoris. En esencia, el clítoris se retrae o


retrocede al interior del cuerpo. En resumen, los procesos de la fase de meseta
son una continuación de los procesos básicos—vasocongestión y miotonía—de
la fase de excitación. Ambos procesos continúan intensificándose hasta que
existe una tensión suficiente para el orgasmo.

Fase de orgasmo: En el varón, el orgasmo consiste de una serie de


contracciones rítmicas de los órganos pélvicos a intervalos de 0.8 segundos. De
hecho, el orgasmo masculino ocurre en dos etapas. En la etapa preliminar, los
conductos, vesículas seminales y próstata se contraen, forzando el eyaculado
hacia un bulbo que se encuentra en la base de la uretra.

Tanto en varones como en mujeres, hay aumentos marcados en pulso,


presión arterial y tasas de respiración durante el orgasmo.2 Se contraen
músculos en todo el cuerpo. Es posible que la cara se contorsione en una
mueca; se pueden contraer los músculos de brazos, piernas, muslos, espalda y
nalgas; además, es posible que los músculos de pies y manos se contraigan en
espasmos carpopedales.

Fase de resolución: Después del orgasmo, se encuentra la fase de


resolución, durante la cual la fisiología del cuerpo regresa al estado no excitado.
El orgasmo desencadena una liberación masiva de tensión muscular y de la
sangre que se encuentra en los vasos tumefactos. Así, la resolución representa
una reversión de los procesos que se desarrollaron durante las etapas de
excitación y meseta.

El primer cambio en la mujer es una reducción en la inflamación de las


mamas. En los 5 a 10 segundos despuésdel final del orgasmo, elclítoris regresa
a su posición normal, aunque toma más tiempo que regrese a su tamaño
habitual. La plataforma orgásmica se relaja y comienza a reducirse. Disminuye
el inflamiento de la vagina y el útero se encoge.

En general, la fase de resolución tarda de 15 a 30 minutos, pero es


posible que tome mucho más tiempo —tanto como una hora— en mujeres que
no han tenido un orgasmo.

En los varones, el suceso más evidente de la fase de resolución es la


detumescencia, la perdida de la erección del pene. Esto sucede en dos etapas,
ocurriendo la primera de manera veloz, pero dejando al pene todavía agrandado
(la primera perdida de la erección es el resultado del vaciamiento de los cuerpos
cavernosos) y la segunda de forma más lenta, como resultado del vaciamiento
más gradual del cuerpo esponjoso y del glande.

Durante la fase de resolución, los varones entran a un periodo refractario,


donde son refractarios a la estimulación adicional; es decir, son incapaces de
excitarse de nuevo, de tener una erección y de llegaral orgasmo. La duración de
este periodo refractario varía considerablemente de hombre a hombre; en
algunos puede durar solo unos cuantos minutos, mientras que en otros puede
proseguir durante 24 horas. El periodo refractario tiende a prolongarse a medida
que el hombre envejece.

Las mujeres no entran en un periodo refractario, lo que posibilita el


fenómeno de los orgasmos múltiples en la mujer.

Influencias De Los Afrodisiacos En El Papel De La Sexualidad


(Realidad O Mito).

Llamamos afrodisíaco a cualquier sustancia que se asocie al incremento


del deseo sexual. Su nombre rinde homenaje a Afrodita, diosa griega de la
fecundidad y la energía primaveral.
Aunque nuestro mejor afrodisíaco sea el cerebro, nuestra sociedad se
empeña en buscar soluciones milagrosas fuera de éste. Estamos
acostumbrados a la típica pastilla creyendo que lo soluciona todo, sin tener que
hacer esfuerzos. No queremos complicarnos descubriendo las causas de
nuestra falta de deseo. A veces preferimos sustancias asociadas a creencias
mágicas y mitos tradicionales que sustituyen la terapia sexual y el, puede que
agotador, trabajo emocional, resolviendo bloqueos, enfrentándonos a nuestras
sombras y cambiando comportamientos instaurados que no nos sirven ya. Es
mucho más cómodo tomar algo que pensemos que activa la magia y nos
permita seguir con nuestra 'ceguera'.

Mito o Realidad

Efectivamente, muchas de estas sustancias funcionan. Pero gran parte


de este éxito se debe al conocido como "efecto placebo" que reza lo siguiente: si
creo que funciona, funcionará.

Sin embargo, existen pocas evidencias que apoyen la efectividad de la


mayor parte de los denominados afrodisíacos naturales. Muchos no sólo no
aportan los efectos positivos a los que están asociados sino que,
además, pueden resultar tóxicos o hacer que ciertos animales se encuentren en
peligro de extinción, como sería el caso del cuerno de rinoceronte.

Es cierto que determinadas sustancias generan efectos asociados a la


activación del deseo. Este el caso del cardamomo, planta originaria de la India
que, al ser picante, genera calor corporal, como ocurre con el jengibre, teniendo
un efecto vasodilatador. Esto hace que se confunda este calor con el generado
por la activación sexual, pero únicamente tendría efecto afrodisíaco si la
persona presenta una predisposición erótica y las circunstancias le son de su
agrado. Por ejemplo, si se encuentra con una persona que le atrae le facilitará la
activación y potenciará las sensaciones de deseo. Por el contrario, si está con
alguien que no es de su agrado, es posible que se levante a abrir una ventana
para que entre el fresco y en ningún momento sentirá que su deseo sexual se
activó. Si se encuentra en una época de estrés, quizá lo asocie a la activación
de la ansiedad. Por lo tanto, el factor cerebral vuelve ser el que ofrecería la
connotación sexual o no.

Algunos alimentos contienen principios activos facilitadores sexuales,


como sería el caso de las ostras, que nos proporcionan grandes cantidades de
zinc. La insuficiencia de este metal en nuestro organismo no permitiría producir
la suficiente testosterona y esperma. Pero, una vez más, aunque les inunde la
testosterona, si no existe predisposición sexual, no hay nada que hacer.

Muchos nos ofrecen vitaminas o nutrientes que nos dan energía, nos
hacen sentir bien y facilitan las funciones de nuestro organismo, incluidas las
sexuales. En otros casos, la similitud del alimento con los genitales, asociada a
la energía que nos ofrecen, es suficiente para que nos active sexualmente,
como es el caso de los plátanos, con forma de pene, las fresas asociadas al
glande masculino, la papaya a la vulva y los aguacates a los testículos.

Desde un punto de vista estrictamente médico se podría hacer una


clasificación de este tipo de sustancias en los siguientes grupos:

Incrementadores de la lívido sexual(deseo sexual): Serían aquellos


afrodisíacos que acrecentarían el deseo del contacto sexual.
Aumentadores de la potencia sexual: En este grupo estarían los que
incrementarían el poder de erección en el hombre y la capacidad de
afrontar un encuentro sexual por más tiempo.
Intensificadores del placer sexual: Se clasifican en este apartado los
afrodisíacos capaces de conseguir un disfrute sexual más placentero y un
orgasmo más intenso o más duradero.

¿Qué dice la ciencia al respecto?


Los científicos han estudiado muy poco la farmacología afrodisíaca,Por
ello, muchos de los estudios científicos se han limitado a comunicar los efectos
nocivos de un gran número de sustancias que con propósito afrodisíaco fueron
consumidas y que han provocado la intoxicación con resultado incluso de
muerte de algunas personas. Esto se ha descrito con respecto a la cantaridina,
la mandrágora, la bufotenina y otras sustancias de efecto cardioactivo.De
cualquier modo, aunque la investigación se ha centrado sobre todo en animales,
existe una cierta experiencia científica respecto a algunos fármacos o sustancias
que podrían provocar un aumento de la respuesta sexual.

Aun así, lo cierto es que oficialmente no se reconoce ninguna evidencia


concluyente del efecto genuinamente afrodisíaco (con efecto aumentador de la
líbido) de ningún principio activo, y de hecho la FDA (Food and
DrugAdministration), el organismo de salud estatal en Estados Unidos
responsable de la autorización de sustancias terapéuticas y alimenticias) no
admite que exista fármaco alguno con estas propiedades. Este mismo
organismo ha retirado del mercado norteamericano determinados productos
"afrodisíacos" dispensables sin receta que provocaron intoxicaciones en
numerosas personas.

Sí que existen fármacos que potencian la sexualidad, si consideramos


como un grupo posible dentro de los afrodisíacos los que incrementan el poder
de erección del varón, por ejemplo. En este apartado no podemos dejar de
mencionar el clorhidrato de apomorfina (Uprima) o el citrato de sildenafilo
(Viagra), fármaco que ha revolucionado el tratamiento de la impotencia y que
parece ejercer clara mejoría de la función eréctil en aproximadamente dos de
cada tres hombres con disfunción eréctil. Existen otros fármacos, de más
reciente aparición en el mercado, y de efectos similares, pero con algunas
diferencias en cuanto a sus propiedades farmacológicas, como el Tadalafilo
(Cialis) o el Vardenafilo (Levitra).

Realización de un análisis del tema Sexualidad y el periodo de vida


infancia, adolescencia y adultez. realizar una comparación de los
tres periodos y ponga un ejemplo

La sexualidad en la infancia:

Desde la visión de la vida sexual del ser humano como algo flexible,
cambiante y en permanente proceso de transformación, se capta en toda su
hondura la realidad del hecho sexual. La sexualidad no tiene una sola función, ni
es algo particular de un periodo de la vida del ser humano. No es algo rígido
desde que nacemos hasta nuestra muerte. Cada etapa de nuestra vida tiene sus
peculiaridades y la sexualidad no es ajena a esta realidad. Por ello, una visión
positiva, enriquecedora y responsable de las bondades del sexo permite
disfrutar de lo bueno de nuestra sexualidad en cada uno de los periodos de la
vida.
La infancia, a la que se ha considerado un periodo asexuado de la vida
tiene, por el contrario, una gran importancia en la formación del ser sexuado.
Cuando nacen, la niña y el niño tienen un patrón de conducta sexual poco
diferenciado. A excepción de los órganos genitales, distintos en cada sexo, el
comportamiento motor y sensorial es semejante en ambos.
Este periodo, que se prolonga desde el nacimiento a la adolescencia, se
producen una serie de cambios físicos y psíquicos que constituyen el desarrollo.
Para comprender esta etapa como génesis de la sexualidad humana hay que
tener en cuenta los siguientes aspectos:
El ser humano nace con unas estructuras centrales activas que son
determinantes de la frecuencia, la forma y la orientación de la conducta sexual.
Estas estructuras se relacionan y adaptan a la realidad externa y al sujeto.
El desarrollo sexual es fruto de la persona y de su modo de actuar, de la
relación con su medio y de las circunstancias que de él emanan.
En paralelo con los aspectos biológicos con los que nacemos, comienzan
a influirnos una serie de determinantes externos al sujeto y cambiantes en el
tiempo. Entre ellos podemos hablar de factores culturales, religiosos, ideológicos
y sociales. Se manifiestan a través de las pautas de crianza y criterios
educativos referidos al dimorfismo sexual (el hecho de que en la especie animal
humana hay dos sexo, el femenino y el masculino), con una marcada influencia
en la diferenciación psicosexual entre niñas y niños.

Características de esta etapa:

La sexualidad en las etapas posteriores de la vida va a tener su base en


la sexualidad infantil. Lo genital no tiene importancia en esta etapa.
Los aspectos sociales y afectivos asociados a lo sexual tienen una gran
relevancia. Los juegos sexuales de este periodo se basan en la enorme
curiosidad y la tendencia a imitar que le son propias. Las expresiones de la
sexualidad en esta etapa reflejan las necesidades del propio desarrollo.
El que se puedan establecer vínculos afectivos satisfactorios en este
periodo va a facilitar un referente para un desarrollo armónico en la edad adulta.
Las preferencias sexuales no están determinadas.
Primer año de vida
En este periodo la relación entre el bebé y su madre tiene un efecto
modelador de enorme importancia. Hay autores que hablan de que la
vinculación en el contacto, el apego y la separación van a constituir el núcleo de
la personalidad y la sexualidad del sujeto en el futuro.
De los 2 a los 6 años
En esta etapa de la vida del niño y la niña hay una serie de cambios
fundamentales (motores e intelectuales) para su desarrollo en general y que
tendrán un significado especial para el desarrollo sexual.

La sexualidad en la adolescencia:

La pubertad es la antesala de la adolescencia y por consiguiente la etapa


en la cual comienzan a verse cambios físicos en el cuerpo.

La pubertad:

En términos biológicos, la pubertad se refiere a la fase en la que los niños


y niñas presentan su desarrollo sexual. Después llegan los cambios mentales y
psicológicos, necesarios para afrontar la vida adulta. Conviene distinguir al
adolescente de los adultos y de los niños. No son ‘niños grandes’, ni ‘adultos
inmaduros’. Son adolescentes que requieren de especial atención, debido a que
empiezan una etapa de grandes expectativas en la que adquieren su propia
identidad.
En la adolescencia se produce la disonancia entre qué valores asumir
como propios, cuáles rechazar y cuáles conservar de los recibidos por el padre y
la madre
Este periodo es especialmente delicado, y sobre todo individual. Si bien
cada persona es un sujeto diferente, en esta fase la distinción es exponencial
por la gran variabilidad en el desarrollo en chicos y chicas de la misma edad. En
un mismo grupo, en algunos aspectos homogéneo, conviven chicos y chicas de
aspecto completamente aniñado con otros con las características sexuales
secundarias plenamente desarrolladas: vello sexual, cambio de voz, senos
desarrollados, menstruación… Esto puede hacer que el adolescente pase por
un periodo en el que si está muy alejado del modelo de su grupo de referencia
se encuentre incómodo o desplazado.
Con los primeros años de la adolescencia llega la madurez sexual de los
niños. Aparece el pelo en el área púbica, sobre las axilas y la ‘barba’. Además,
cambia la voz. El cuerpo de los niños se prepara para la madurez sexual con la
producción de hormonas masculinas en cantidades abundantes, que causan el
agrandamiento de los testículos y el oscurecimiento del escroto. Por lo general,
el primer cambio que vive el niño es la aparición de pelo ralo alrededor de la
base del pene. Sucede antes de un pico de crecimiento. Si en estos meses hay
leve aumento de las glándulas mamarias no es motivo de preocupación, pero
conviene estar atento para asegurarse de que desaparecen a los pocos meses.
Aunque el pene puede tener erecciones desde la infancia, la primera
eyaculación de semen se produce cuando se cumplen los dos años del inicio de
la pubertad, o cuando el pene ha crecido y ha alcanzado su tamaño definitivo.
Puede suceder en una masturbación, de manera espontánea con una fantasía
sexual o durante la noche en una eyaculación nocturna. Más tarde, el pelo
empieza a aparecer en las axilas y en el rostro. La laringe crece y hace más
visible la nuez o “manzana de Adán”, de manera simultánea al cambio en el tono
de la voz, un proceso que a veces produce “gallos” al hablar. La duración del
crecimiento puede prolongarse durante 5 años, tiempo en el que los testículos
siguen aumentando, y el pene se torna más grueso.

Cambios psico-sexuales

Aparece un interés por el atractivo físico del otro.


También un interés por cuidar y resaltar el propio atractivo.
Se afianza la tendencia a la relación y al vínculo con determinadas
personas
Toma cuerpo la función psicológica del impulso sexual.
El mundo emocional busca expresarse a través de los sentidos.
Aparecen conductas tendentes a obtener placer (en relación con el otro, o
a través de la auto estimulación).
Los cambios físicos sufridos en la adolescencia, unidos a un interés
creciente por saber de sexo y, en consecuencia, por la adquisición de
unos conocimientos e información (muchas veces errónea) sobre
sexualidad, hacen que se vaya formando una nueva identidad.

El inicio de las relaciones sexuales


Una duda que comparten adultos y jóvenes es cuándo se deben iniciar
las relaciones sexuales, más si éstas incluyen el coito, lo que implica riesgo al
embarazo y mayor peligro de contagio de enfermedades de transmisión sexual.
Preocupa en especial el cómo saber el momento adecuado para iniciarse.
Aunque, en realidad, los comienzos son muy paulatinos: cogerse de la mano, un
beso en la cara o en la boca, caricias… No obstante, al final la duda se concreta
en saber cuál es la edad buena para empezar las relaciones sexuales
completas. Lo ideal es que se llegue a ese momento preparado
psicológicamente y que tanto el protagonista como sus progenitores y
educadores lo interpreten como un acto de responsabilidad y libertad. Por lo
tanto, la respuesta a esa duda no se puede reducir a ofrecer una edad para
iniciarse, porque el criterio cronológico no siempre se corresponde con la
madurez afectiva. La respuesta supone un análisis de la situación que
comprende diferentes factores.
En primer lugar, el adolescente debe analizarse a sí mismo y descubrir
cuál es su actitud personal ante el sexo, así como si es responsable para asumir
las consecuencias de mantener relaciones sexuales con otra persona. Debe ser
lo suficientemente maduro o madura como para adquirir una protección
adecuada para prevenir un embarazo y enfermedades de transmisión sexual.
Pero también hay que ser maduro para hacer frente a unas respuestas
emocionales y complejas, muy importantes para definir el futuro
comportamiento. Se inician los desengaños amorosos, el enamoramiento, la
necesidad del otro.
Después llega el análisis del otro, es decir, de la persona con la que se va
a tener relaciones. Hay que estar seguro de que ofrece confianza y respeto.
Debe ser una persona adecuada con la que compartir la intimidad, y a la que se
llega desde la plena libertad, no con el propósito de satisfacer los deseos del
otro sin conocer los propios

Sexualidad en la juventud:

“Si las etapas anteriores se cumplieron sin demasiados conflictos, la


juventud suele ser un período de estabilidad y disfrute, durante la cual
comienzan a formar parejas y a experimentar una sexualidad más estable”, dice
la médica. Es el período en el cual se aprende a tener una sexualidad más rica
pero si hay conflictos, aparecen las disfunciones sexuales y los problemas para
vincularse con otras personas. Muchas veces esta es la causa por la cual las
parejas no duran.

Sexualidad en la vida adulta

La vida adulta, especialmente cuando los hijos ya son grandes o se han


ido del hogar, es un momento de redescubrimiento de la pareja que, con la
experiencia y el mayor tiempo disponible pueden acceder a una verdadera
segunda “luna de miel”, muchas veces, mejor que la primera. “Hay personas que
inician nuevos vínculos en esta etapa de la vida y concurren a la consulta
porque quieren entender mejor su propia sexualidad y aprender cosas que no
saben y que desean compartir con su pareja”, agrega la Dra. Literat.
Una persona adulta que se encuentra en buen estado general de su
salud, que puede disfrutar de una sexualidad plena con su pareja, gracias a que
ambos han alcanzado un nivel de comprensión de la vida que les permite
encontrar soluciones cuando aparecen problemas, sin sentir que no alcanzan
las expectativas que se habían planteado una década atrás, es una persona que
disfruta de una sexualidad saludable.

Lectura del tema central (pág. 270-271) U OTRA FUENTES “El


impacto de los medios masivos sobre la sexualidad adolescente”.
Emita su opinión

La adolescencia es una etapa de transición muy confusa para cualquier


ser humano, donde se albergan preguntas y cuestinantes sobre la identidad y rol
de género, sin dejar de un lado las tares de aprender a manejar la intimidad
fisca y emocional en las relaciones con los demás. Por ello es lógico que los
jóvenes tengan curiosidad sobre el sexo y la intimidad sexual.
Según encuestas realizadas, la mayor fuente de información sexual para
los adolescentes son los medios masivos como la televisión, películas, revistas y
música. Los jóvenes que ven programas televisivos de debate publico aprenden
sobre la impotencia y cómo lidear con ella, mientras que los que ven programas
como CSI aprenden sobre violaciones y prostituciones. Por otro lado las
telenovelas tratan de manera, a veces explicita, sobre temas sexuales como la
frigidez, la menopausia, el desamor, el aborto y la infidelidad.
Al examinar inicialmente la televisión de horario estelar, los análisis
indican que hubo un 300% de aumento en el y naturaleza explicita de las
representaciones sexuales entre 1989-1999. Rara vez se presentan o e habla
acerca de las consecuencias como el embarazo y las enfermedades de
transmisión sexual (ETS).
En cuanto a las películas, los adolescentes ven estrenos en cines o
televisión, muchas de estas películas tienen escenas cada vez más frecuentes y
explicitas de conductas sexual.
De manera personal puedo agregar que el contenido de la música de hoy
día hace referencias explicitas sobre el sexo y las diferentes desviaciones
sexuales, incitando a jóvenes y menores a realizar actos sexuales lo cual no es
muy favorable para las personas y el desarrollo.
Conclusión

Los adolescentes, Son bombardeados cada día, a cada segundo y en


todo lugar con propagandas y contenidos que de manera irresponsable publican
personas o empresas a las cuales no les importa el resultado desastroso que
provocan entre los jóvenes y adolescentes, que cada vez mas ven alterado su
sistema de vida y por consiguiente arrastran consigo la semilla de la inmoralidad
y el desorden a generaciones futuras.
Las llamadas redes sociales son cada vez más numerosas y brindan
opciones de comunicación cada vez más versátiles lo que permite a los usuarios
el envío de imágenes y contenido sexual de manera abierta, sin que nadie
ponga algún tipo de reglas.
El estándar sexual predominante hoy en día es el de "permisividad con el
afecto"; es decir, se considera que el sexo fuera del matrimonio es aceptable,
siempre y cuando exista un compromiso emocional entre los miembros de la
pareja.