Está en la página 1de 2

Historia de la Ciencia.

Boticarios Ilustrados
Estamos citados a las IV Jornadas de Divulgación Histórica de Tejina entre los
días 6 y 11 de agosto. Atrás ha quedado la incertidumbre del primer año de dudar si las
jornadas tendrían la continuidad que hasta la fecha han tenido. Las celebramos en un año
emblemático para la historia local, ya que se cumplen los 25 años de la creación del Grupo
de Ciudades Patrimonio de la Humanidad de España, entidad que reúne a las quince
ciudades inscritas en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. El año pasado se
cumplió la mayoría de edad de la inclusión de la Ciudad de San Cristóbal de Laguna
(1999) en este selecto grupo, por lo que desde Tejina creemos que esa especial
sensibilidad debe reflejarse en todos los pueblos que conforman el municipio. Por este
motivo, este año inauguran las jornadas, no uno sino dos Alcaldes de La Laguna, uno de
ellos, Don José Segura Clavell, con especial vinculación con Tejina al ser uno de los
miembros del primer claustro del Instituto Antonio González, en aquel entonces unidad
delegada del Instituto de Canarias Cabrera Pinto.
Tengo la firme convicción que entre La Laguna y Tejina ha existido,
históricamente hablando, muchos más aspectos que nos unen de los que no separan.
Desde la conquista, Tejina y su atalayero constituyeron una línea defensa de primer orden
para la que entonces era la capital de la isla más poblada de Canarias. Tejina nunca fue
un oasis aislado sino, todo lo contrario, un cruce de caminos a través del Puerto de San
Bartolomé y su fortaleza defensiva. Nuestra Atalaya fue un cruce de los avistamientos
del Noroeste y los que nos llegaban de Noreste de la isla (Tafada) que a través de la Mesa
Mota llegaban a La Laguna.
Hasta los santos patrón y su relación con el agua parecen tenerlo presente: Si a
San Cristóbal se le asocia, gracias a su fortaleza física, con la ayuda a pobres y débiles a
cruzar el río, la fortaleza de San Bartolomé era sobretodo mental y sonora por eso era
santo de epilépticos y tartamudos. La leyenda áurea nos decía que el significado de
Bartolomé era “hijo del que mantiene las nubes en las alturas” Esto hacía que Bartolomé
y los primeros 24 días de agosto fuesen las fechas claves para entender las Cabañulelas,
los signos ambientales que utilizaban agricultores y marinos para predecir el tiempo del
año siguiente.
No sabemos si estas similitudes fueron las causantes de la confusión de Torriani,
Ingeniero de Felipe II, identificando a la capital como San Bartolomé de La Laguna. Lo
cierto es que tanto la Iglesia de San Bartolomé de Tejina como la capilla de San Bartolomé
de la Iglesia de San Agustín fueron construcciones muy tempranas y coetáneas. En esto
nos basamos para diseñar nuestra ruta etnográfica “De San Bartolomé a San Bartolomé
por tierras del Borgoñón” como actividad de cierre de las jornadas el sábado día 11 a las
10:00 hrs.
Hace cinco años el Ayuntamiento de La Laguna conmemoró el bicentenario del
origen de la Sanidad Municipal cuando en 1813 se nombraba a Domingo Saviñón, médico
y Regidor Municipal como primer facultativo de las Juntas Municipales de Sanidad. El
parentesco con el también Regidor Municipal Juan Machado y Dapelo, vecino y padrino
del más ilustre tejinero que ha existido, Gregorio Suárez Morales, fue el que dio pie a la
colaboración del Ayto. de San Cristóbal de La Laguna con las Jornadas de la divulgación
Histórica de Tejina de la Asociación de Vecinos las Tres Calles. Unas jornadas que tienen
como única finalidad recuperar nuestra memoria histórica porque somos conscientes que
sin conocer de dónde venimos difícilmente se puede saber a dónde vamos. Sin conocer el
pasado difícilmente podremos entender ni el presente ni el futuro.
Este comienzo de siglo XIX es al que se le ha considerado el del verdadero cambio
político, el del paso del absolutismo al Régimen Constitucional de las Cortes de Cádiz.
Sin embargo, desde el pùnto de vista científico, los aires de reforma fueron anteriores,
vinieron con la ilustración de la mano del rey Borbón Carlos III con lo que se llegó a
llamar la polémica entre antiguos y modernos a favor de estos últimos a los que
despectivamente se les llamaron “novatores”. Se establece entonces como plan emplear
la ciencia moderna con una doble finalidad: reconquistar el poderío militar y político del
antiguo imperio español, y mejorar la vida de los españoles a ambos lados del Océano,
siendo Canarias paso obligado gracias a los vientos alisios.
Cobra entonces un marcado protagonismo la búsqueda de una nueva estructura
profesional y científica, tanto desde la remodelación del Real Colegio de Boticarios de
Madrid, como de las innovadoras sesiones de la Real Academia de Medicina; que
empleará la Ciencia, en particular la Botánica y la Química para propiciar los cambios en
los ambientes profesionales y culturales en donde se mueve.
De esta época tenemos fuentes interesantes que nos vinculan la botica con Tejina
y La Laguna, nos referimos al inventario de la botica de Cristóbal Gerardo Paroyi y el
pleito iniciado por el Boticario José Raymondii contra el monasterio de las Catalinas y
en concreto con la de su priora Sor Nicolasa de Jesús Salazar y Frías y que se saldó con
la pérdida de las tierras del Riego a favor del boticario. Dichas tierras eran atendidas por
Domingo Rodríguez Alejo, vecino del lugar de Tejina, consistente en

“una suerte de tierras de guerta y pan sembrar que linda por la cabecera con el
camino Real que va de este lugar al de la Punta del Hidalgo, por abajo con la orilla del
mar, por un lado con ls tierras que goza Domingo Suárez de Armas, y por el otro,
mirando a la Punta, con tierras que posee el capitán Tomás Suárez de Armas”

Dicho Domingo era hijo de Alejo Rodríguez de Vera, nombre que da origen en
el siglo XVIII a todos los vecinos que en Tejina conocemos como Alejos y a otros
muchos.
Ese mismo día se embargan otras tierras en la misma zona al referido Domingo
Alejo que linda por

“cabecera con serventía que va los morales y tierras de la Cofradía del Santísimo
de la parroquia de los Remedios de la ciudad de La Laguna”, por el pie con el referido
Camino Real que va al Punta por lado naciente con tierra del capitán Juan Tabares de
Roo y por el poniente con tierras del presbítero Ramón Mederos”.

Fdo, Antonio Miguel Rodríguez Hernández


Farmacéutico

i
Reconocimiento, aprecio e inventario de los efectos y material de la botica de Cristóbal Gerardo
Paroy para llevar a cabo su partición. Archivo Histórico Provincial de Santa Cruz de Tenerife.
Sección Histórica de de Protocolos Notariales. Signatura 735, folios 184r-191v.

ii
Pleito de José Raymond contra el Monasterio de las Catalinas. Archivo Histórico Diocesano
de San Cristóbal de La Laguna. Fondo Histórico Diocesano. lg 1472, doc. 7