Está en la página 1de 13

Adaptación y mitigación al cambio

climático en los Andes tropicales del


Perú
Cambio climático: impactos en los Andes con enfoque en los
ecosistemas montañosos tropicales de la vertiente oriental
Lucy Hayes - Soluciones Prácticas

El cambio climático, un desafío global


El cambio climático es uno de los desafíos medioambientales más grandes que la
humanidad enfrentará durante el siglo XXI. En la actualidad existe consenso científico
sobre cómo nuestros modos de producción, uso de tierras y consumo energético
han generado alteraciones climáticas a nivel global, causando serios impactos
tanto sobre la tierra como sobre los sistemas socioeconómicos a escala planetaria.
El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC) ha presentado
en numerosas ocasiones evidencias proporcionadas por las observaciones de los sistemas
físicos y biológicos que muestran que los cambios regionales en el clima, en concreto
aumentos de temperatura, afectan a diferentes sistemas ecológicos en distintas partes
de la Tierra. En promedio, la temperatura de nuestro planeta ha aumentado 0,8 °C desde
el inicio de la era industrial; consecuentemente, los océanos cada vez más calientes han
expandido su volumen, con un crecimiento anual de 1,8 mm durante el siglo XX (IPCC 2007).
De estas observaciones, acaso dos entre las miles encontradas por los especialistas en cambio
climático, podemos deducir que el cambio climático nos afecta a todos. Su impacto potencial es
enorme, con resultados que incluyen grandes sequías a escala global, cambios en las condiciones
para la producción de alimentos y un aumento en los índices de mortalidad debido a la mayor
frecuencia e incidencia de desastres naturales como inundaciones, tormentas, sequías y olas de calor.
Es necesario reconocer que el cambio climático es un fenómeno que no se limita a aspectos
ambientales sino que tiene profundas consecuencias en la economía y sociedades
humanas. Entre todas estas, son los países más pobres quienes están peor preparados para
enfrentar los cambios que genera y por tanto, los que sufrirán las peores consecuencias.
Sin embargo, la certeza que tenemos sobre el origen de este fenómeno nos impone una moratoria:
no podemos determinar exactamente cuáles son sus ramificaciones y las manifestaciones que
tendrá en el futuro. Este elemento de incertidumbre no se debe solo a la naturaleza compleja
de los sistemas climáticos (y nuestra incapacidad de comprender todos los detalles del sistema
climático mundial), lo hace también por la incertidumbre respecto a los patrones de desarrollo
global: es muy complicado determinar cómo los países establecerán futuros y mejores (o peores)
escenarios de emisión de gases de efecto invernadero como resultado de su desarrollo industrial.

1
A pesar de estas dos grandes barreras, la información La selva amazónica juega un papel muy importante en la
validada por los especialistas en cambio climático hasta el regulación del clima local y regional, mediante el intercambio
momento es suficiente como para tomar algunas medidas de grandes cantidades de agua y energía con la atmósfera.
inmediatas y necesarias para evitar cambios peligrosos Permite el secuestro de dióxido de carbono, lo que la
sobre los patrones climáticos globales. La inercia, retrasos convierte en un sumidero de gases de efecto invernadero.
e irreversibilidad del sistema climático deben ser tomados
en cuenta ante la posibilidad de inacción, pues los futuros
efectos acumulativos del incremento de las concentraciones
Vulnerabilidad de los Andes tropicales
de los gases de efecto invernadero serán menos reversibles.
La compleja topografía de la región, junto a variados
gradientes de altura y latitud, derivan en diversas condiciones
Enfoque físicas que crean hábitats únicos y barreras para el movimiento
de especies, resultando en un alto endemismo. También
Con una visión general del problema del cambio climático, el
presenta variabilidad temporal de las condiciones climáticas en
presente capítulo examina los efectos del cambio climático
escalas de tiempo anuales y decenales, como la temperatura,
en los Andes, a través de un repaso general de los cambios
viento y precipitación. Esta variabilidad es impulsada
observados en el clima pasado y aquellos proyectados por
por la interacción entre los océanos Pacífico y Atlántico
modelos climáticos. Luego, se analizarán las consecuencias
tropical, y las influencias amazónicas (Marengo et al. 2004).
de estos cambios, especialmente en los ecosistemas forestales
de la vertiente oriental de los Andes, también conocidos Como resultado de este escenario natural, los Andes tropicales
como yungas.1 Se eligió esta zona por su importancia en son una de las áreas de importancia en biodiversidad global
la producción de servicios ecosistémicos que apoyan los más amenazadas por los efectos combinados de la pérdida
medios de vida de poblaciones que viven dentro y fuera de y fragmentación de hábitats, sobreexplotación de recursos
ellos y por su importancia para el desarrollo de la agricultura naturales (Mittermeier et al. 1998; Wassenaar et al. 2007)
peruana, en especial por su relación con el cultivo del café. y el cambio climático (Jetz et al. 2007; Sala et al. 2000).
Aproximadamente 15% de las especies de plantas conocidas a
Como se indicó en la introducción, además de los
nivel mundial y 12% de las especies de vertebrados (excluyendo
indicios inequívocos de una tendencia de calentamiento
peces) se han documentado en los Andes tropicales; y casi la
pronunciado a largo plazo, el panorama general del futuro
mitad de estas especies son endémicas (Myers et al. 2000).
climático de los Andes tropicales es incierto, lo que hace
difícil contar con predicciones exactas sobre el destino de El bienestar de las poblaciones humanas se ha relacionado
sus ecosistemas y sistemas humanos. El presente artículo con el funcionamiento de los ecosistemas tropicales
busca presentar un resumen sobre las opiniones de expertos andinos a través de una historia que se extiende más de
en el tema de cambio climático y sintetizar información diez mil años. Los poblaciones humanas también han
sobre los efectos de cambio climático en esta zona. alterado estos ecosistemas para su uso propio, incluyendo
el despeje de tierras para la agricultura y la ganadería.
Vulnerabilidad de la Amazonía Hoy en día, millones de personas dependen de estos
ecosistemas como una fuente de agua, alimentos, y otros
Una de las áreas en mayor riesgo por los impactos del cambio bienes y servicios de los ecosistemas (Josse et al. 2009).
climático en América Latina es la Amazonía, región unida
Los datos climáticos recogidos desde mediados del
con partes de la cordillera de los Andes. Actualmente, la
siglo XX sugieren que en los últimos años, el rango
selva amazónica ha sufrido deforestación a gran escala,
de variabilidad del clima en los Andes tropicales ha
lo que la deja más vulnerable a los efectos del cambio
superado umbrales históricamente documentados.
climático. De acuerdo al IPCC (2007b) en la Amazonía se
Esta tendencia es especialmente preocupante por la
vivirán estaciones secas más prolongadas y se proyecta
aparición de un fenómeno de calentamiento y sus
un aumento de sus temperaturas en el futuro cercano,
implicaciones para la funcionamiento de los ecosistemas
especialmente en la zona noreste, lo que contribuye a la
y las poblaciones humanas que dependen de los mismos.
vulnerabilidad y a desastres como incendios forestales.

1
Las yungas son una zona diversa, que incluye ecosistemas desde los bosques húmedos de tierras bajas hasta los bosques nubosos y de selva
perennifolia. El terreno, formado por valles, es extremadamente robusto y variado, lo que contribuye a su diversidad y riqueza ecológica. Los yungas
son un complejo mosaico de hábitats producido por pequeños cambios en la latitud y altitud, con altos niveles de biodiversidad y endemismo.

2
Cambio climático en los Andes tropicales
El patrón más claro de cambio climático en los Andes tropicales También se ha observado una reducción en el número
es un calentamiento en la temperatura del aire cerca de de días de frío, principalmente en el sur, mientras que
la superficie, que es mayor en los Andes subtropicales y en el número de días cálidos se ha incrementado a lo largo
la vertiente oriental. La temperatura promedio anual en los de los Andes peruanos: en la parte central del vertiente
países norandinos (Venezuela, Colombia, Ecuador y Perú) se occidental de los Andes peruanos (cuenca del río Santa)
ha incrementado en 0,8 °C en promedio durante el sigloXX. se ha detectado una tendencia de calentamiento
En la tabla 1 se resumen las tendencias observadas en el de hasta 0,07 °C por año (Senamhi 2005 y 2009b).
clima andino en estudios recientes. Sin embargo, por el uso
En la vertiente occidental de los Andes subtropicales en
de diferentes períodos de tiempo y técnicas de análisis en los
Chile y en la vertiente oriental en Argentina, las zonas
estudios citados, es difícil realizar una evaluación integrada.
ubicadas en elevaciones bajas y medianas (máximo de
Dejando de lado los problemas relacionados con estas 2,000 msnm) experimentaron un aumento de temperatura
diferencias metodológicas, se puede observar que las significativo en el periodo que va de 1979 a 2006:
temperaturas del aire tienden a aumentar, mientras que 0,28°C y 0,23 °C, respectivamente. Los Andes del norte
para la precipitación es difícil establecer una tendencia de Patagonia repiten este fenómeno en el periodo que
sistemática (fuera de la variabilidad interanual asociada va de 1912 a 2000, con un promedio de 0,056 °C por
con El Niño Oscilación Sur y la variabilidad interdecadal). década, tanto en su vertiente occidental como oriental.
En los Andes peruanos la precipitación total y estacional En Argentina, entre los 22° y 28° de latitud sur, la
muestra tendencias distintas entre regiones. Factores locales temperatura media anual se incrementó en 0,62 °C durante
influyen esas tendencias con o sin dependencia de las el siglo XX. En esta misma región, con base en análisis de
variaciones interanuales (Senamhi 2009a). Las tendencias precipitación anual acumulada, se han observado tendencias
observadas muestran aumentos sistemáticos en precipitación significativamente negativas de hasta -4,67% por década, con
en la vertiente occidental y reducciones en partes de la el mayor descenso durante el invierno austral (ver tabla 1).
zona sur y central del vertiente oriental (Senamhi 2007a,
A pesar de la variedad de información encontrada durante
2007b, 2009a y 2009b). Hay indicios de una tendencia
la investigación aún existe escasez de registros climáticos
de reducción en los fenómenos como lluvias extremas en
continuos en grandes áreas de los Andes tropicales,
los Andes centrales, mientras que hay un aumento en el
que impide establecer pruebas concluyentes sobre las
número de días de lluvias extremas en los Andes del norte.
tendencias medias y los extremos de los comportamientos
climáticos a lo largo de este sistema montañoso.

Tabla 1. Tendencias climáticas observadas en la región andina

Región geográfica Periodo Componente climático Variación observada Fuente

Perú

Cuenca del río Piura


(Andes noroeste) 1963-2003 Temperatura mínima +0,2 a +0,3 ºC/ década Senamhi 2009a

Cuenca del río Piura


1963-2003 Temperatura máxima +0,3 a +0,45 ºC/ Senamhi 2009a
( Andes noroeste)
década

-0,5 mm/año (invierno)


+0,2 a +0,5 mm/año
Cuenca del río Piura
1963-2003 Precipitación (otoño) Senamhi 2009a
( Andes noroeste)
+9 a +14 mm/año
(verano y otoño)

3
Región geográfica Periodo Componente climático Variación observada Fuente

+0,17 ºC/década
Cuenca del río Santa
1965-2006 Temperatura mínima (parte más alta de la Senamhi 2009b
(Andes centro-oeste)
cuenca)

Cuenca del río Santa +0,67 ºC/década


(Andes centro-oeste) 1965-2006 Temperatura máxima (parte más alta de la Senamhi 2009b
cuenca)
Cuenca del río Santa
(Andes centro-oeste) 1965-2006 Precipitación +20 a 30%/ año Senamhi 2009b

Arequipa
1964-2006 Temperatura mínima +0,06 °C a +0,42 °C Marengo et al. 2009
(Andes sureste)
(anual)

Arequipa
1964-2006 Temperatura máxima +0,12 °C a +0,57 °C/ Marengo et al. 2009
(Andes sureste)
año (anual)
Arequipa
(Andes sureste) 1964-2006 Precipitación -2 a +1,5 mm/década Marengo et al. 2009

Valle del río Mantaro


1965-2006 Temperatura mínima +0,01 °C a +0,11 °C/ Senamhi 2007a
(Andes centro-este)
año (anual)

Valle del río Mantaro


1965-2006 Temperatura máxima +0,03 °C a +0,07 °C/ Senamhi 2007a
(Andes centro-este)
año (anual)

Valle del Mantaro


1965-2006 Precipitación -3 mm a -28 mm/año Senamhi 2007a
(Andes centro-este)
(anual)
Cuenca del río
Urubamba 1965-2006 Temperatura mínima +0,02 °C a +0,05 °C/ Senamhi 2007b
(Andes sureste) año
Cuenca del río
Urubamba 1965-2006 Temperatura máxima +0,01 °C a +0,04 °C/ Senamhi 2007b
(Andes sureste) año
-0,7 mm a +8,5 mm/
año (parte más alta de
Cuenca del río la cuenca)
Urubamba 1965-2006 Precipitación Senamhi 2007b
-1,1 mm a +0,2 mm/
(Andes sureste)
año (parte más baja de
la cuenca)

+0,48 °C/década (Alto


Cuenca del río Mayo Mayo)
(Andes noreste) 1965-2006 Temperatura mínima +0,22 °C/década (Bajo Senamhi 2009b
Mayo)

4
Región geográfica Periodo Componente climático Variación observada Fuente

-0,25 °C/década (Alto


Mayo)
Cuenca del río Mayo 1965-2006 Temperatura máxima +0,43 °C/década (Bajo Senamhi 2009b
(Andes noreste) Mayo)

Cuenca del río Mayo


(Andes noreste) 1965-2006 Precipitación -20% a +20% (anual) Senamhi 2009b

Ecuador

Valle interandino 1905-2005 Temperatura +0,12 °C Villacís 2008

Valle interandino
1980-2005 Temperatura +0,22 °C Villacís 2008

Valle interandino
1891-1986 Precipitación -10 mm/década Pourrut 1995

Colombia

Cordillera Oriental 1961-1990 Temperatura +0,1 °C a +0,2 °C Pabón 2003

Cordillera Occidental
1961-1990 Precipitación +4%/30 años Pabón 2003
Cuencas de los ríos
Cauca y Magdalena 1961-1909 Precipitación -4%/30 años Pabón 2003

Chile

Faldas 1979-2006 Temperatura +0,28 °C Falvey y Garreaud 2009

Andes del este


1979-2006 Temperatura +0,23 °C Falvey y Garreaud 2009
Andes subtropicales,
oeste 1930-2000 Precipitación -5% a -10%/década Quintana 2004

Argentina

Andes patagónicos 1912-1990 Temperatura +0,056 °C/década Masiokas et al. 2008

Andes patagónicos
1912-1990 Temperatura +0,62 °C/100 años Masiokas et al. 2008

Andes patagónicos
1960-1990 Temperatura +0,4 °C/década Villalba et al. 2003

Andes subtropicales 1950-1990 Precipitación -12%/década Castañeda y González


2008

Andes subtropicales
1912-1990 Precipitación -4,67%/década Masiokas et al. 2008

5
Desglaciamiento Proyecciones del cambio climático en
La mayoría de los glaciares andinos, desde Colombia los Andes
hasta Chile y Argentina han experimentado una A pesar de las incertidumbres mencionadas sobre el cambio
drástica reducción en volumen desde 1970, climático futuro, la mayoría de los modelos existentes son
fenómeno que se ha acelerado en los últimos años capaces de captar los cambios de temperatura con bastante
(Mark y Seltzer 2003; Leiva 2006; Vuille et al. 2008). precisión. Por ejemplo, en lo relacionado al aumento de
Este fenómeno es consecuencia indirecta del aumento temperatura, los datos históricos muestran aumentos de la
de las temperaturas, que causa un aumento de la temperatura a través de los Andes, tendencia confirmada
lluvia, en lugar de nieve, en las secciones inferiores de por los modelos. Las proyecciones se desarrollan entre
los glaciares. De este modo, el hielo está expuesto y se escenarios con 2 ºC hasta 5 ºC de aumento para el año
aumenta la absorción de la energía solar y mejoran las 2100, dependiendo de los escenarios de emisiones y la
ubicación (Urrutia y Viulle 2009): en el altiplano andino
condiciones para el desglaciamiento (Favier et al. 2004).
hasta 3,5 ºC (Solman et al. 2007; Núñez et al. 2008), en

Modelización del clima. Limitaciones los Andes subtropicales hasta 5 ºC (Marengo et al. 2009),
en el flanco oriental de los Andes hasta 4 ºC (Solman et al.
para América Latina 2007; Núñez et al. 2008), en el sureste y este central de los
Andes peruanos más de 2 ºC (Senamhi 2007a y 2007b).
Como se ha indicado anteriormente, existen incertidumbres
significativas sobre los efectos del cambio climático Además, cambios en las precipitaciones proyectados al
en la región andina por la falta de una metodología final del siglo XXI sugieren un aumento de precipitación
unificada y por la variabilidad inherente al clima. Es en la temporada húmeda en los países subtropicales
posible realizar proyecciones, sin embargo, debe tomarse del continente (diciembre a febrero) y una disminución
en cuenta que existen advertencias sobre su sentido y general de lluvia en la temporada seca (junio a
son presentadas como rango de posibles resultados. agosto) (Vera et al. 2006; Christensen et al. 2007).

Los modelos climáticos globales (GCM, por sus sigas en Los cambios espaciales en las precipitaciones tienden a
inglés) son modelos matemáticos basados en programas de ser menos coherentes que los aumentos proyectados
computadora que se utilizan para predecir los futuros cambios para las temperaturas. En algunas regiones de los Andes
en el sistema climático en respuesta a cambios tales como las precipitaciones tienden al aumento, mientras que en
un aumento en las concentraciones de GEI. Estos modelos otras el fenómeno es opuesto: en los Andes del norte del
consideran como variables los diferentes componentes del Perú (cuenca alta del río Piura), se proyectan aumentos
sistema climático, pero tienen una resolución del orden de de hasta 10% de precipitaciones para el año 2030 pero
cientos de kilómetros. Esto limita su capacidad de capturar en los Andes occidentales (cuenca del río Santa), una
los procesos de escala regional que son influenciados por disminución de hasta 10% (Senamhi 2009a y 2009b).
características tales como montañas o microcuencas. El flanco central (cuenta del río Mantaro) y sudoriental
(cuenca del río Urubamba) puede ver un aumento de
Por otra parte, los resultados de los GCM son generalmente
hasta 35% y 24%, respectivamente; mientras que en los
demasiado amplios para ser utilizados en estudios
Andes del noreste (cuenca del río Mayo) se espera una
sobre los impactos del cambio climático, que a menudo
disminución de hasta 7% para el año 2100 (Senamhi 2009b).
necesitan proyectar escenarios a pequeña escala.
Sobre los Andes del norte, en Ecuador y Colombia, hay
Como alternativa se han desarrollado modelos climáticos
poco acuerdo respecto a la dirección futura de los cambios
regionales (RCM, por sus siglas en inglés), que producen
de precipitación (Centella y Bezanilla; Pabón 2006, 2007
información sobre el clima a nivel regional y cuyo uso en
y 2008). Para el altiplano y los Andes subtropicales al sur
América Latina ha resultado moderadamente exitoso,
de la Patagonia la tendencia es hacia la disminución de
aunque persisten algunas limitaciones (Solomon 2013).
la precipitación (con un descenso de hasta 40% para
Entre ellas destacan la comprensión limitada de los
el año 2100, Solman et al. 2007; Núñez et al. 2008).
procesos de la superficie terrestre, que tienen un fuerte
impacto en el comportamiento del clima regional; la Otros cambios esperados relacionados con el cambio climático
falta de datos fiables de observaciones de alta calidad en los Andes tropicales son el movimiento hacia arriba de
que cubran todo el continente sudamericano, ya que los la correa de condensación de las nubes y su reducción en
datos son esenciales para evaluar qué tan bien los modelos cobertura en los Andes del norte (como una consecuencia
representan el clima en regiones complejas, como los Andes. de mayor radiación solar recibida a menores alturas).

6
Consecuencias del cambio climático en 15% (Cáceres). Algunos estudios muestran, sin embargo,
que un ligero aumento se puede observar en la descarga
los Andes de los ríos hasta el año 2030 como resultado de un
aumento en la precipitación de 20% (Buytaert et al. 2009).
Incluso bajo el escenario más optimista, las proyecciones
señalan cambios importantes en el clima andino a En general, en la región existe una alta demanda de agua
finales del siglo XXI, lo que probablemente producirá para riego en las zonas de cordillera. La evapotranspiración
graves impactos en la actividad socioeconómica, de la vegetación, sea vegetación natural o de cultivos,
ecosistemas y el mantenimiento de la biodiversidad. incrementa conforme aumenta la temperatura. Por lo
tanto, los requerimientos de agua para la producción
Los Andes tropicales también juegan un papel fundamental de cultivos aumentará. Adicionalmente, en áreas de
para el abastecimiento de agua en las cuencas costeras y riego donde actualmente una parte importante de los
bajoandinas mediante la retención de la mayor parte de requerimientos de consumo de agua para cultivos es
la precipitación que cae a gran altura en forma de hielo en cubierta gracias a la precipitación, y el riego es solamente
los glaciares de montaña, o como agua en los humedales suplementario, este suplemento también puede ser
tropicales (páramo), que son devueltos en forma del localmente más alto debido a cambios en el régimen de
desglaciamiento que alimenta ríos y otras fuentes de precipitación. Por lo tanto, existe un efecto directo del
agua (Kaser et al. 2003; Buytaert et al. 2006; Juen et al. calentamiento global sobre la demanda de agua para riego.
2007). Los glaciares y humedales, por tanto, actúan como
amortiguadores críticos contra la precipitación estacional y Caldas et al. (2011) explican los impactos positivos y negativos
proveen agua para uso doméstico, agrícola o industrial durante del cambio climático en la agricultura a través de los Andes.
la estación seca, cuando las precipitaciones son escasas o Aunque este estudio no explora completamente la vertiente
inexistentes. Este servicio ambiental, que a menudo se da por oriental de los Andes, sí presenta una visión de región. Los
sentado, es amenazado por el cambio climático de acuerdo a datos del estudio plantean que Colombia y Bolivia pueden
las proyecciones climáticas consultadas (Urrutia y Vuille 2009). ser especialmente afectados, en particular en la producción
de café y papas. Por otro lado, Ecuador y Perú lograrían
Los estudios de vulnerabilidad realizados en la región algunos beneficios generales a corto plazo (los aspectos
andina sugieren que debido al retroceso de glaciares como negativos, en tanto disminución de generación eléctrica,
consecuencia del aumento de las temperaturas, una reducción han sido mencionados en líneas anteriores). En Ecuador se
significativa en la disponibilidad de agua se dará en Colombia logrará una posibilidad de mejor crecimiento de la papa, y en
entre los años 2015 y 2025, afectando la disponibilidad de Perú sería para la papa y el frejol. También existen impactos
agua en el páramo (Ideam 2000). En Perú, al menos 60% de la localizados más pronunciados: en Perú será para el cultivo de
población puede verse afectada por una menor disponibilidad café, de gran importancia en la vertiente oriental de los Andes.
de agua (Chuquisengo 2004). Un resultado adicional de
esta falta de disponibilidad hídrica es que la capacidad de Consecuencias del cambio climático en
generación de energía hidroeléctrica se afectará seriamente.
los Andes orientales
Entre los ríos más afectados en Perú está el Mantaro, que
actualmente genera 40% de la electricidad del país y Como se ha indicado anteriormente, la vertiente oriental de
suministra 70% de la energía utilizada en la industria en los Andes, en particular las yungas, son de gran importancia en
Lima (Montoro Asencios 2004). En la Cordillera Blanca, se términos de biodiversidad y provisión de servicios ecosistémicos.
ha sugerido en base a una conservadora estimación de 1 °C Las yungas abarcan desde bosques de tierras bajas
de calentamiento que los volúmenes de caudal de los ríos a bosques nublados y bosques montañosos de hoja
aumentarían debido al derretimiento de los glaciares con la perenne. Las condiciones ecológicas de las yungas son
descarga de agua de deshielo alcanzando un pico entre los interesantes, pues forman un mosaico espacial de especies
años 2025 y 2050, seguido por un descenso progresivo hasta andinas y amazónicas, rodeadas por laderas cubiertas
su desaparición entre 2175 y 2250 (Pouyaud et al. 2005). de bosques montanos. Su rango altitudinal varía entre
Fenómenos similares se proyectan en Ecuador (Villacís 600 y 3.500msnm, sin embargo por limitaciones de
2008), donde 7 de las 11 principales cuencas del país serán espacio y para lograr mayor claridad, solo se discutirán dos
afectadas por una reducción del caudal de los ríos. Aquí, ecosistemas claves que constituyen una gran proporción de
bajo un escenario de calentamiento de 2 °C para el año los yungas; el bosque nuboso y el bosque estacional andino.
2100, se prevé que se de una reducción de precipitación de

7
Como se ha establecido anteriormente, el panorama neblina tienen un lento proceso de dispersado por sus largos
general de los efectos del cambio climático en los Andes es periodos de crecimiento y porque la formación de suelos
incierto por diversos factores. Esta característica también adecuados para su crecimiento es larga (Colwell 2008; Lutz et
es válida para la vertiente oriental que se discutirá a al. 2013). Un punto de elevada vulnerabilidad para los animales
continuación. Las predicciones sobre el destino de los y plantas de este tipo de bosque son las sequías, que pueden
ecosistemas estudiados son complicadas. Algunos de resultar en altos niveles de mortalidad (Young et al. 2011).
los resultados expuestos son el resultado de la opinión
Como resultado del escenario propuesto (elevación
de expertos (como se publicó en Anderson et al. 2011),
de la base de las nubes), las cantidades de humedad
así como de una revisión de la literatura disponible.
en los bosques se verían afectadas y este fenómeno
Bosques de neblina traerá consecuencias negativas para especies que
dependen de los altos índices de humedad como epifitas
Características
y comunidades de animales nativos, especialmente
Los bosques de neblina se producen a lo largo de la vertiente anfibios (Seimon et al. 2007; La Marca et al. 2005).
oriental de los Andes tropicales. Se caracterizan por un follaje
Incluso un solo evento de sequía puede causar una
cerrado y árboles cubiertos por epifitas, entre ellas orquídeas,
significativa mortalidad de las plantas como lo registran
helechos, líquenes y musgos. Las plantas y los animales del
Benzing (1998) y Foster (2001). Muchas especies de plantas
bosque de neblina exhiben altos niveles de endemismo y
y animales se adaptan a zonas con rangos altitudinales
a menudo tienen distribuciones altitudinales estrechas.
muy estrechos, y son propensas a ser desplazadas por los
El rango altitudinal de estos bosques se ubica sobre cambios en el clima, contribuyendo al aislamiento de las
3.000msnm en los Andes tropicales con una variación tal poblaciones y, finalmente, a su extinción local. Vale anotar
que las comunidades de plantas en su extremo inferior que algunos animales del bosque neblina, como las aves
son sustancialmente diferentes de las comunidades en y los murciélagos, son más flexibles porque pueden pasar a
los límites superiores de elevación. Experimentan un nivel nuevas zonas del clima o bosque en busca de nuevas fuentes
alto de humedad debido a que las nubes son interceptadas de alimento. Pero a pesar de esta adaptabilidad, los impactos
por la vegetación, resultando en un difícil acceso de la proyectados tienen elevados valores, con un índice de pérdida
radiación solar y menores índices de evaporación. A de riqueza de especies mayor a 60% (Cuesta et al. 2012).
menudo tienen inclinaciones fuertes y suelos infértiles.
No obstante los efectos sobre las especies de fauna y flora,
La expansión reciente de la construcción de carreteras algunos estudios realizados en el sur del Ecuador (Bendix
en los bosques de neblina ha proporcionado un 2010) reportan que existen patrones de desplazamiento
mejor acceso a ellos para la extracción de madera y altitudinal en las poblaciones de animales y plantas en
el pastoreo, lo que conduce a cada vez una mayor los bosques montanos de la vertiente oriental de los
cantidad de bosques degradados y pastos de baja calidad Andes. Además, ejercicios de modelamientos sugieren
como resultado de actividades agrícolas agresivas. un posible patrón de desplazamiento en las especies de
Cambio climático futuro en los bosques de neblina plantas en bosques montanos de la cordillera oriental
peruano en el futuro (Feeley y Silman 2010a y 2010b).
Existe una tendencia al calentamiento continuado de la región,
con evidencias de cambios en los patrones de precipitación, a Impactos en los sistemas humanos de los bosques de
pesar de que los montos varían a lo largo de la vertiente oriental. neblina
Still et al. (1999) y Foster (2001) han planteado que uno de los Los bosques de neblina en inclinaciones pronunciadas
impactos del cambio climático en los bosques de neblina será son vulnerables a aumentos en la frecuencia de
el aumento del nivel de la base de las nubes, incrementando deslizamientos durante eventos extremos de precipitación,
así la cantidad de radiación solar que llega a la selva. especialmente cuando los derrumbes exponen roca, lo
Impactos en los ecosistemas de los bosques de neblina que significa riesgos importantes para las poblaciones
humanas que viven en la zona. La humedad reducida
Los límites superiores de elevación de los bosques de niebla a
proyectada afecta las tierras de los bosques, habilitando
menudo son bordeados por el ecosistema de puna (vegetación
mayor cantidad de terreno para la conversión para usos
de páramo). Como resultado de esta limitación natural, sus
agrícolas y de pastizales. Como consecuencia, algunas
especies endémicas tienen una capacidad de desplazamiento
partes de los bosques de neblina se volverán más
restringida. Del mismo modo, los árboles nativos a los bosques

8
vulnerables a incendios forestales (Young et al. 2011). Experimentan una temporada seca que dura entre 3 a 5 meses,
acumulando cantidades moderadas de precipitación anual y
Además del riesgo por incendios, uno de los resultados
se caracterizan por suelos fértiles. Debido a estas condiciones
esperados del cambio climático es que permitirá la
climáticas, son muy utilizados por los seres humanos
intensificación de la agricultura en zonas de cultivo y de
debido a su agradable clima, adecuado para la agricultura,
pastoreo existentes; y consecuentemente la expansión
con grandes áreas dedicadas a la producción de café y
de la frontera agrícola hacia elevaciones más altas (Halloy
agricultura en pequeña escala de maíz, trigo, cítricos y cacao.
et al. 2005a) y hacia los bosques tropicales de tierras bajas.
Como resultado de la continua presencia humana, muchas
Pero este incremento de temperaturas también significa la
áreas de bosques andinos estacionales fueron deforestadas
posibilidad de surgimiento de nuevas plagas que podrían ser
hace miles de años, y por tanto son extremadamente
desplazadas hacia los climas más cálidos. Como resultado,
sensibles debido su fragmentación. Las especies de árboles
los cultivos serán más susceptibles al daño por insectos y
que viven en ellos son resilientes a sus condiciones climáticas
plagas vegetales. DeLucia et al. (2008) demuestran que este
por su adaptación a las estaciones secas. Por la fertilidad de
fenómeno ya ha sucedido en la historia de nuestro plantea
su suelo y las tasas de crecimiento moderadas exhibidas, en
de acuerdo a muestras fósiles. Hace 55.8 millones de años,
estos ambientes existe una alta posibilidad de resurgimiento.
cuando se produjo una elevación súbita y transitoria de
la temperatura y una elevación de los niveles de CO2 Impactos en los ecosistemas de los bosques andinos
atmosférico, hubo un significativo aumento en el porcentaje estacionales
de hojas dañadas y de daños causados por insectos herbívoros.
Debido a su resistencia inherente, estos bosques son menos
Buchmann y Nabhan (1996) estudiaron en América del vulnerables al cambio climático; sin embargo, aumentos
Norte un fenómeno similar de aumento de temperaturas en la temporada seca significan que sean más vulnerables
y determinaron que muchas especies vegetales fueron a prácticas habituales entre los pobladores como quema y
afectadas por el desplazamiento de fauna que está corte. Aumentos en las precipitaciones pueden hacerlos más
involucrada en los procesos de polinización (insectos, aves, resistentes a la destrucción antropogénica. Las proyecciones
murciélagos) y control de plagas. Cualquier cambio en los actuales esperan aumentos y disminuciones localizados en la
comportamientos animales en los bosques de neblina tendrá precipitación en diferentes regiones. De acuerdo a Bruce et al.
como resultado una variación negativa en los rendimientos (2011), en estos bosques es posible una migración hacia arriba
de los cultivos y un aumento en las plagas (Garrett 2008). de las especies pioneras, como se ha observado en Colombia.
Finalmente, no debe olvidarse que las actividades humanas Se espera que en algunas zonas existan sucesivos aumentos
realizadas en bosques de neblina (tala de bosques, alteración de la temperatura, del orden de 2 ºC a 3 ºC y la precipitación
de caudales de ríos, minería informal, sobrepastoreo) anual, del orden de 400 a 500 mm para el año 2100 (Urrutia y
ya ejercen una presión creciente sobre los ecosistemas Vuille 2009), con aumento de la intensidad de la precipitación.
tropicales andinos y su capacidad de proporcionar Esto puede conducir a un incremento de los deslizamientos
servicios ecosistémicos claves (Jarvis et al. 2010). La de tierra y la erosión del suelo, como Anderson et al. (2011)
presión combinada del cambio climático y la degradación estudiaron en los bosques de Ecuador occidental. Sin embargo,
antropogénica de los bosques de neblina pueden colocar los mismos cambios también pueden resultar en una mayor
muchos ecosistemas en peligro y afectar la futura seguridad tasa de crecimiento de árboles en las zonas previamente secas.
alimentaria de la región (Altieri y Merrick 1987; Nabhan
Como en los bosques de neblina, la disminución o
1989; FAO 1996; Brack 2005; Halloy et al. 2005a y 2005b).
puesta en peligro de especies sensibles (roedores,
Bosque andino estacional murciélagos nectarívoros, anfibios, peces) es posible.
Características Impactos en los sistemas humanos de los bosques
andinos estacionales
Los bosques andinos estacionales se producen en
laderas y cimas a lo largo de los Andes tropicales, con Como en el caso de los bosques de neblina, los cambios
una mayor extensión en Perú y Bolivia. Se caracterizan en el clima fomentarán el aumento de asentamientos
por poseer árboles de hoja caduca de estatura mediana humanos, la expansión de la agricultura y el pastoreo.
que se encuentran frecuentemente en forma de En las zonas donde se proyecta una disminución de las
fragmentos relictos rodeados por zonas de arbustos precipitaciones, existe asimismo un mayor riesgo de incendios.
antropogénicas y paisajes agrícolas (Young et al. 2011).

9
Conclusiones Significance of Resident Epiphytes”. Climate Change. 39(2-3).
519-40.
En el presente artículo se han establecido los potenciales
Brack, A.
efectos del cambio climático en los Andes tropicales,
utilizando información disponible sobre variaciones 2005 “Deuda genética: los países pobres y la seguridad
registradas en los últimos 50 años del siglo XX y proyecciones alimentaria de los países ricos”. Disponible en: groups.yahoo.
realizadas por especialistas. Los escenarios descritos tienden com/group/Biodiversidad_PERU/ (visto por última vez: 5 de
a volverse más severos con el paso del tiempo, y es probable febrero de 2014)
que para finales del siglo XXI sean realidades inmanejables.
Buchmann, S.; Nabhan, G.
Hay aún una gran tarea pendiente: el modelaje de los efectos del
1996 The Forgotten Pollinators. Washington D.C., Island
cambio climático sobre la región, que está poco desarrollado.
Press.
Es necesario mejorar la calidad de los modelos climáticos
para proporcionar las mejores estimaciones del riesgo futuro. Buytaert, W.; Celleri, R.; De Bièvre, B.; Cisneros, F.; Wyseure,
Sin embargo, volviéndonos sobre la realidad, tenemos que G.; Deckers, J.; Hofstede, R.
reconocer que los recursos hídricos, biodiversidad y agricultura 2006 “Human Impact on the Hydrology of the Andean
en los Andes tropicales son elementos altamente vulnerables. páramos”. Earth-Science Review. 79(1-2). 53-72.
La vertiente oriental de los Andes, y en particular las yungas, Buytaert, W.; Celleri, R.; Timbe, L.
es propensa a ver las graves consecuencias del cambio
climático: el desplazamiento y extinción de especies, la 2009 “Predicting Climate Change Impacts on Water Resources
reducción de la disponibilidad de agua para la agricultura in the Tropical Andes. The Effects of GCM Uncertainty”.
y el incremento de eventos climáticos extremos, tales Geophysical Research Letters. 36(7).
como deslizamientos de tierra e incendios forestales. Caldas, Z.; Jarvis, A.; Ramírez, J.; Lau, C.
Si bien estas conclusiones generales son lo suficientemente 2011 Potenciales impactos del cambio climático en cultivos
fuertes como para llamar a la reflexión y requieren de andinos. Lima, CONDESAN.
la participación de actores del Estado, la sociedad y las
Castañeda, M.; González, M.
organizaciones de cooperación, es necesario también
fomentar la profundización de las observaciones científicas 2008 “Statistical Analysis of the Precipitations Trends in the
sobre esta región, trazando comparaciones útiles con otros Patagonian Region in Southern South America”. Atmósfera.
ecosistemas globales. 21(3). 303-18.
Christensen, J.; Hewitson, B.; Busuioc, A.; Chen, A.; Gao, X.;
Bibliografía Held, I.; Jones, R.; Kolli, R.; Kwon, W.; Laprise, R.; Magaña
Rueda, V.; Mearns, L.; Menéndez, C.; Räisänen, J.; Rinke, A.;
Anderson, E.; Marengo, J. Villalba, R.; Halloy, S.; Young, B.; Sarr, A.; Whetton, P.
Cordero, D.; Gast, F.; Jaimes, E.; Ruiz, D.
2007“Regional Climate Projections”. Solomon, S.; Qin, D.;
2011 “Consequences of Climate Change for Ecosystems Manning, M.; Chen, Z.; Marquis, M.; Averyt, K.; Tignor, M.;
and Ecosystem Services in the Tropical Andes”. Herzog, S.; Miller, H. (eds) Climate Change 2007: The Physical Science
Martínez, R.; Jorgensen, P. Tiessen, H. (eds). Climate Change Basis. Contribution of Working Group I to the Fourth
and Biodiversity in the Tropical Andes. San José dos Campos, Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate
Inter-American Institute for Global Change Research. 1-18. Change. Cambridge, Cambridge University Press.
Bendix, J.; Behling, H.; Peters, T.; Richter, M.; Beck, E. Chuquisengo, O.
2010 “Functional Biodiversity and Climate Change Along 2004 El fenómeno El Niño en Perú y Bolivia. Experiencias en
an Altitudinal Gradient in a Tropical Mountain Rainforest”. participación local. Lima, Soluciones Prácticas.
Tscharntke, T.; Veldkamp, C.; Faust, H.; Guhardja, E.; Bidin,
A. (eds). Tropical Rainforests and Agroforests under Global Colwell, R.; Brehm, G.; Cardelús, C.; Gilman, A.; Longino, J.
Change. Berlin, Springer. 239-68. 2008 “Global Warming, Elevational Range Shifts, and
Benzing, D. Lowland Biotic Attrition in the Wet Tropics”. Science.
322(5899). 258-61.
1998 “Vulnerability of Tropical Forests to Climate Change: the

10
Cuesta, F.; Bustamante, M.; Becerra, M.; Postigo, J.; Peralvo, M. Garrett, K.
2012 Panorama andino de cambio climático: Vulnerabilidad y 2008 “Climate Change and Plant Disease Risk”. Relman,
adaptación en los Andes tropicales. Lima, CONDESAN. D.; Hamburg, M.; Choffnes, E.; Mack, A. Global Climate
Change and Extreme Weather Events: Understanding the
DeLucia, E.; Casteel, C.; Nabity, P.; O’Neill, B.
Contributions to Infectious Disease Emergence. Washington
2008 “Insects Take a Bigger Bite Out of Plants in a Warmer, D.C., National Academies Press. 143-55.
Higher Carbon Dioxide World”. Proceedings of the National
Halloy, S.; Ortega Dueñas, R.; Yager, K.; Seimon, A.
Academy of Sciences of the United States of America. 105(6).
1781-2. 2005a “Traditional Andean Cultivation Systems and
Implications for Sustainable Land Use”. Acta Horticulturae.
FAO
670(1). 31-55.
1996 The State of the World’s Plant Genetic Resources. Roma,
Halloy, S.; Seimon, A.; Yager, K.; Tupayachi Herrera, A.
FAO.
2005b “Multidimensional (Climate, Biodiversity, Socio-
Jarvis, A.; Touval, J.; Castro Schmitz, M.; Sotomayor, L.;
Economics, Agriculture) Context of Changes in Land Use in
Hyman, G.
the Vilcanota Watershed, Peru”. Spehn, E.; Liberman Cruz, M.;
2010 “Assessment of Threats to Ecosystems in South Körner, C. Land Use Changes and Mountain Biodiversity. Boca
America”. Journal for Nature Conservation. 18(3). 180-8. Raton, CRC Press. 323-37.
Juen, I.; Kaser, G.; Georges, C. Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC)
2007 “Modeling Observed and Future Runoff from a 2007a Climate Change 2007: Synthesis Report. Contribution
Glacierized Tropical Catchment (Cordillera Blanca, Peru)”. of Working Groups I, II and III to the Fourth Assessment Report
Global and Planetary Change. 59(1-4). 37-48. of the Intergovernmental Panel on Climate Change. Equipo
Kaser, G.; Osmaston, H. editor principal: Pachauri, R. K.; Reisinger, A. (editores).
Ginebra, IPCC.
2002 Tropical Glaciers. Cambridge, Cambridge University
Press. 2007b Climate Change. Impacts, Adaptation and
Vulnerability. Contribution of Working Group II to the Fourth
Falvey, M.; Garreaud, R.
Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate
2009 “Regional Cooling in a Warming World. Recent Change. Equipo editor principal: Parry, M. L.; Canziani, O. F.;
Temperature Trends in the Southeast Pacific and Along the Palutikof, J. P.; Van der Linden, P. J.; Hanson, C. E. (editores)
West Coast of subtropical South America (1979–2006)”. Cambridge y Nueva York, Cambridge University Press.
Journal of Geophysical Research. 114(D04).
Josse, C.; Cuesta, F.; Navarro, G.; Barrena, V.; Cabrera, E.;
Favier, V.; Wagnon, P.; Ribstein, P. Chacón-Moreno, E.; Ferreira, W.; Peralvo, M.; Saito, J.; Tovar,
A.
2004 “Glaciers of the Inner and Outer Tropics: A Different
Behavior But a Common Response to Climatic Forcing”. 2009 Ecosistemas de los Andes del norte y centro. Bolivia,
Geophysical Research Letters. 31(16). Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela. Lima, Secretaría General
de la Comunidad Andina.
Feeley, K.; Silman, M.
La Marca, E.; Lips, K.; Lötters, S.; Puschendorf, R.; Ibáñez,
2010a “Land-Use and Climate Change Effects on Population
R.; Rueda-Almonacid, J.; Schulte, R.; Marty, C.; Castro, F.;
Size and Extinction Risk of Andean Plants”. Global Change
Manzanilla-Pupo, J.; Garía-Pérez, J.; Bolaños, F.; Chaves, G.;
Biology. 16(12). 3215-22.
Pounds, A.; Toral, E.; Young, B.
2010b “Biotic Attrition From Tropical Forests Correcting for
2005 “Catastrophic Population Declines and Extinctions
Truncated Temperature Niches”. Global Change Biology.16(6).
in Neotropical Harlequin Frogs (Bufonidae: Atelopus)”.
1830-6.
Biotropica. 37(2). 190-201.
Foster, P.
Leiva, J.
2001 “The Potential Negative Impacts of Global Climate
2006 “Assessment of Climate Change Impacts on the Water
Change on Tropical Montane Cloud Forests”. Earth-Science
Resources at the Northern Oases of Mendoza Province,
Review. 55(1-2). 73-106.
Argentine”. Price, M.; Kikrmahoe, F. Global Change in
Mountain Regions. Dumfriesshire, Sapiens Publishing.

11
Lutz, D.; Powell, R.; Silman, M. y proyecciones para el Siglo XXI”. Memorias de la Primera
Conferencia Internacional de Cambio Climático. Impacto en
2013 “Four Decades of Andean Timberline Migration and
los sistemas de alta montaña. Bogotá, IDEAM. 31-48.
Implications for Biodiversity Loss with Climate Change”. PLoS
ONE. 8(9). 2008 Informe de evaluación del cambio climático en
Colombia. Bogotá, Instituto de Hidrología, Meteorología y
Mark, B.; Seltzer, G.
Estudios Ambientales.
2003 “Tropical Glacier Meltwater Contribution to Stream
Pourrut, P.
Discharge: A Case Study in The Cordillera Blanca, Peru”.
Journal of Glaciology .49(165). 271-81. 1995 El agua en el Ecuador. Clima, precipitaciones,
escorrentía. Quito, ORSTOM.
Masiokas, M.; Villalba, R.; Luckman, B.; Lascano, M.; Delgado,
S.; Stepanek, P. Pouyaud, B.; Zapata, M.; Yerren, J.; Gómez, J.; Rosas, G.;
Suárez, W.; Ribstein, P.
2008 “20th-Century glacier Recession And Regional
Hydroclimatic Changes in Northwestern Patagonia”. Global 2005 “Avenir des ressources en eau glaciaire de la
and Planetary Change. 60(1-2). 85-100. Cordillère Blanche”. Hydrological Sciences Journal. 50(6).
999-1022.
Marengo, J.; Soares, W.; Saulo, C.; Nicolini, M.
Quintana, J.
2004 “Climatology of the Low Level Jet East of the Andes as
Derived from the NCEP-NCAR Reanalyses: Characteristics And 2004 Estudio de los factores que explican la variabilidad de la
Temporal Variability”. Journal of Climate. 17(12). 2261-80. precipitación en Chile en las escalas de tiempo interdecadal.
Tesis de maestría. Santiago de Chile, Universidad de Chile.
Marengo, J.; Jones, R.; Alves, L.; Valverde, M.
Seimon, T.; Seimon, A.; Daszak, P.; Halloy, S.; Schloegel, L.;
2009 “Future Change of Temperature and Precipitation
Aguilar, C.; Sowell, P.; Hyatt, A.; Konecky, B.; Simmons, J.
Extremes in South America as Derived from the PRECIS
Regional Climate Modeling System”. International Journal of 2007 “Upward Range Extension of Andean Anurans and
Climatology. 29(15).2241-55. Chytridiomycosis to Extreme Elevations in Response to Tropical
Deglaciation”. Global Change Biology. 13(1). 288-99.
Montoro Asencios, J.
SENAMHI
2004 “Calor intenso y largas sequías”. Universidad Nacional
Mayor de San Marcos. Disponible en: www.unmsm.edu.pe/ 2005 Escenarios climáticos en la cuenca del río Santa para el
Destacados/contenido.php?mver=11 (visto por última vez: 5 año 2030. Lima, SENAMHI.
de febrero de 2014). 2007a Escenarios de cambio climático en la cuenca del río
Myers, N.; Mittermeier, R.; Mittermeier, C.; da Fonseca, G.; Mantaro para el año 2100. Lima, SENAMHI.
Kent, J. 2007b Escenarios de cambio climático en la cuenca del río
2000 “Biodiversity Hotspots for Conservation Priorities”. Urubamba para el año 2100. Lima, SENAMHI.
Nature. 403. 853-58. 2009a Escenarios climáticos en el Perú para el año 2030.
Núñez, M.; Solman, S.; Cabré, S. Lima, SENAMHI.

2008 “Regional Climate Change Experiments Over Southern 2009b Escenarios climáticos en la cuenca del río Santa para el
South America. II: Climate Change Scenarios in the Late año 2030. Lima, SENAMHI.
Twenty First Century”. Climate Dynamics. 32(1).1081-95. Solman, S.; Núñez, M.; Cabré, M.
Pabón, J. 2007 “Regional Climate Change Experiments Over Southern
2003 “El cambio climático global y su manifestación en South America. I: Present Climate”. Climate Dynamics 30(1).
Colombia”. Cuadernos de Geografía. 12(1). 111-9. 533-52.

2006 “Escenarios de cambio climático para Colombia”. Solman, S.


Memorias del IV Encuentro de la Red de Universidades del 2013 “Regional Climate Modeling over South America: A
Pacífico Sur. Review”. Advances in Meteorology.
2007 “El cambio climático en Colombia: tendencias actuales

12
Still, C.; Foster, P.; Schneider, S. Villalba, R.; Lara, A.; Boninsegna, J.; Masiokas, M.; Delgado,
1999 “Simulating the Effects of Climate Change on Tropical S.; Aravena, J.; Roig, F.; Schmelter, A.; Wolodarsky, A.; Ripalta,
Montane Cloud Forests”. Nature. 398. 608-10. A.

Urrutia, R.; Vuille, M. 2003 “Large-Scale Temperature Changes Across the Southern
Andes: 20th-Century Variations in the Context of the Past 400
2009 “Climate Change Projections for the Tropical Years”. Climatic Change. 59(15).177-232.
Andes Using a Regional Climate Model: Temperature and
Precipitation Simulations for the End of the 21st Century”. Vuille, M.; Bradley, R.
Journal of Geophysical Research: Atmospheres. 114(D2). 2000 “Mean Annual Temperature Trends and Their Vertical
Vera, C.; Silvestri, G.; Liebmann, B.; González, P. Structure in the Tropical Andes”. Geophysical Research Letters.
27(23). 3885-8.
2006 “Climate Change Scenarios for Seasonal Precipitation
in South America from IPCC-AR4 Models”. Geophysical Vuille, M., Françou, B.; Wagnon, P.; Juen, I.; Kaser, G.; Mark,
Research Letters. 33(13). B.; Bradley, R.

Villacís, M. 2008 “Climate Change and Tropical Andean Glaciers. Past,


Present, Future”. Earth Science Reviews. 89(3-4). 79-96.
2008 Ressources en eau glaciaire dans les Andes d’Equateur
en relation avec les variations du climat: le cas du volcan Young, B.; Young, K.; Josse, C.
Antisana. Tesis de doctorado. Montpellier, Université 2011 “Vulnerability of Tropical Andean Ecosystems to Climate
Montpellier. Change”. Herzog, S.; Martínez, R.; Jorgensen, P. Tiessen, H.
(eds). Climate Change and Biodiversity in the Tropical Andes.
San José dos Campos, Inter-American Institute for Global
Change Research. 170-81.

13