Está en la página 1de 2

la historia de Pele, la diosa del fuego:

Cuenta la leyenda que Pele nació de Kāne y de Haumea. Esta diosa, descrita como “Aquella que da
forma a las tierras sagradas” es la señora de los volcanes, la maestra del fuego.

La gran diosa de los volcanes, Pele

La gran diosa de los volcanes, Pele

Así pues la diosa fue de las primeras en visitar Hawai, perseguida por su hermana mayor Na-maka-
o-kana’i, quien estaba muy enfadada con ella porque había seducido a su marido. En primer lugar,
Pele llego a Kaua’i. Pero cada vez que intentaba cavar un foso para construirse un hogar, llegaba
su hermana, la diosa del agua y de los mares y se los inundaba. Así que Pele fue viajando por las
diversas islas hasta que llegó a Mauna Loa, que está considerada la montalla más alta de la tierra si
la mides desde su base en fondo del océano. Ni siquiera su hermana, la impacable diosa de los
mares, pudo llegar hasta allí así que decidió instalarse.

Entonces invitó a sus hermanos y consagró colinas a su nombre. Destaca la montaña de Kilauea,
que fue consagrada a su hermanito Ka-moho-ali’i, el rey de los tiburones y el guardían de la
calabaza que contenía el agua de la vida, que le daba el poder de revivir a los muertos. De entre
todas las hermanas, Pele favoreció a su hermana pequeña Hi’iaka, que era su favorita. Se dice que
Hi’iaka nació de un huevo que Pele incubó manteniéndolo debajo de su axila mientras viajaba en
canoa hacia Hawai.

Mientras vagaba por la isla en forma de espíritu, Pele se manifestó con la forma de una actractiva
y joven mujer y rápidamente se enamoró de un apuesto joven llamado Lohi’au. Permanecieron
juntos varios días pero su espíritu debía volver a su cuerpo durmiente así que volvió y cuando
despertó le pidíó a Hi’iaka que convenciera a Lohi’au para ir hacia ella. Las hermanas
intercambiaron promesas: Hi’iaka prometió no seducir a Lohi’au en caso de resultarle atractivo y
en cambio Pele mantendría alejada la lava del bosquecillo de árboles ohi’a donde Hi’iaka
acostumbraba a bailar con su amiga humana Hopoe (que le enseñó todo sobre el hula).

Entonces Hi’iaka descubrió que Lohi’au había muerto de pena al haberse marchado Pele, pero
pudo restablecer su espíritu en su cuerpo y le devolvió a la vida. De inmediato se pusieron en
marcha hacia donde se encontraba Pele, pero ésta, celosa y sospechando una infidelidad, entró en
cólera. Habían pasado 40 días desde que Hi’iaka se había ido así que Pele se sintió traicionada y
lanzó una corriente de lava hacia el bosquecillo de Hopoe, consiguiendo matarla a ella también.
Cuando Hi’iaka contempló que todo se había quemado y a su amiga enterrada en lava se lanzó a
los brazos de Lohi’au como venganza. Pele lanzó otra oleada de lava, que mató a su amante, pero
no a la diosa (pues no puede ser destruida).
Hi'iaka lanzándose a los brazos de Lohi'au

Hi'iaka lanzándose a los brazos de Lohi'au

Aunque la historia tiene un final feliz pues otro de los hermanos, Kane-milo-hai alcanzó el espíritu
de Lohi’au mientras flotaba cerca de su canoa y lo restauró en el cuerpo del joven, con lo que
volvió a la vida y pudo volver a Kaua’i con Hi’iaka donde vivieron felices.

Las leyendas acercas de los amores y desamores de estas dos hermanas abundantes, así como la
de las rivales. Por ejemplo, se dice que la mayor rival de Pele es Poliahu, la diosa de las montañas
nevadas, pues era hermosa y también seducía a jóvenes y apuestos mortales. La historia cuenta
que Pele, arrepentida por el daño que había causado, le dijo a Lohi’au que eligiera con quién
quería quedarse y que él se decantó por Hi’iaka.

Sin embargo, lo más curioso de todo es la leyenda actual, el mito que recorre el Parque Nacional
de Kilauea. Según esta leyenda, algunos conductores afirman haber recogido a una mujer mayor
vestida de blanco y acompañada de un perrito y que al mirar por el retrovisor se encontraron el
asiento vacío. O el hecho de que haya aparecido la supuesta cara de Pele en fotos de erupciones
muy violentas.

Aunque claro, todo esto es fantasía… ¿O no?

También podría gustarte