Está en la página 1de 4

Carne y política en la Argentina

Peter Smith

El primer conflicto de grupos importante en la moderna industria de la carne argentina sobrevino a comienzos
del siglo XX.
Las compañías frigoríficas de propiedad británica lograron ciertos beneficios notables y los ganaderos
argentinos cosecharon las ganancias derivadas de los precios ascendentes de los animales.
En 1907, el frigorífico Swift de EE.UU. compro una planta inmensa en Argentina. Inmediatamente inicio la
promoción de cría de novillos de alta calidad destinados a la preparación de carnes enfriadas.
Los intereses británicos recibieron un serio desafío; hacia 1910, los frigoríficos con sede en Chicago
estaban embarcando más de la mitad de la carne enfriada que se exportaba desde el Rio de la Plata.
Los británicos se volvieron hacia su gobierno en busca de apoyo. En Londres, representantes de las
compañías propusieron que la Junta de Comercio asegurara a Gran Bretaña su suministro de carne y
rindiera un interés anual a la Corona. En la Argentina, los propagandistas pro-británicos denunciaron los
peligros de la penetración norteamericana. Fue así que en la Cámara de Diputados se presento una ley
para prohibir todos los trusts de acción conjunta en el negocio de los frigoríficos. En esto tuvieron mucho
que ver los hermanos Carlés pero, en realidad, toda la inspiración había procedido del Reino Unido.
El grupo se dio cuenta de que no se debía emprender ninguna acción contra los norteamericanos a menos
que amenazaran los intereses de los estancieros argentinos.
Las autoridades argentinas se apartaron de los norteamericanos y se volvieron hacia los británicos.
La intrusión del capital norteamericano dividió a los estancieros argentinos en dos grandes grupos:

 Los que vendían a los norteamericanos.


 Los que vendían a los británicos.

Esto produjo una grieta entre los ganaderos.


En una asamblea de ganaderos, Juan B. Justo habló en defensa de los consumidores. Recomendaba la
construcción de frigoríficos públicos, administrados por las municipalidades, los gobiernos
provinciales o asociaciones cooperativas. El debate no dio resultados concretos.
Por su parte, el Comité sobre trusts presento una serie de proyectos de ley:

 Una medida anti-trust que prohibía la manipulación de precios sobre artículos de primera necesidad.
 Un censo ganadero.
 Una propuesta para estudiar la compatibilidad de los intereses del productor y del consumidor.

Nada ocurrió. Los proyectos se archivaron. Los frigoríficos obtuvieron enormes beneficios. Por su tiempo
cesaron los conflictos y se produjo una enorme demanda de carne conservada y congelada.
En 1913, algunos ganaderos promovieron la expropiación de los frigoríficos mediante una emisión de
bonos, que los estancieros suscribían de buena gana para poner fin a la explotación de la que era victimas
los productores de ganado y la Nación.
Al asumir Yrigoyen, los trabajadores rebeldes desataron una serie de huelgas en los ferrocarriles, los
puertos y en las plantas frigoríficas de nacionalidad británicas.
Conservadores primeros y radicales después aceptaron las huelgas. Los obreros de los frigoríficos
contaban con el apoyo de los sindicatos de marinos. Los estancieros se apresuraron a apoyar a los frigoríficos.
Mientras Yrigoyen se entrevistaba con el ministro británico.
El aumento de la carne provoco la agitación de los consumidores. La carne y el plan se habían vuelto
inalcanzables.
Al fin de la Guerra tanto productores como consumidores estaban descontentos por eso los intentos de
alianza entre consumidores y ganaderos mediante la sanción de una ley general anti-trust.
Las compañías transgresoras serian privadas de status legal, y multadas.
Los ganaderos en su alianza con los consumidores siempre llevaron la mejor parte. Los hacendados disponían
de mayor poder económico y político que los consumidores.

Crisis

Al boom del tiempo de guerra en la industria de la carne siguió el colapso. Una acción política eficaz
requería del apoyo activo del gobierno. Pronto las exportaciones de carne argentina se redujeron. Los
ganaderos que criaban animales de inferior calidad sufrieron el mayor impacto.
La diferencia entre estancieros grandes y pequeños anticipo la separación entre invernadores y
criadores.

26
Los pequeños estancieros y criadores pedían la intervención del gobierno. Los grandes estancieros pedían
paciencia.
Anchorena excusó de toda culpa al pool frigorífico ante la crisis.
Una nueva Junta presidida por Pagés, criador y conservador, modifico la política de la Sociedad Rural. Pagés
culpo a los frigoríficos de la crisis. Emprendió la movilización de los ganaderos y fundó una Comisión
Nacional para la Defensa de la Producción.
Los pedidos de acción estatal hallaron eco en el Congreso, en especial, los provenientes de pequeños
ganaderos.
El gobierno propuso un censo ganadero y la reducción de los arrendamientos.
En 1923, el gobierno sometió dos proyectos de ley al Congreso:

 La sociedad de inspección de las cuentas de las compañías con el requisito que los frigoríficos se
registraran en el Ministerio de Agricultura.
 La creación de un frigorífico nacional en la ciudad de Buenos Aires.

El propósito de Alvear era el de reducir los beneficios excesivos de los intermediarios.

La posición de los frigoríficos

Cuando los ganaderos lanzaron su ataque político, los empresarios de los frigoríficos se prepararon a
defenderse.
La argumentación empleada era que el comercio de las carnes se rige por las leyes de la oferta y de la
demanda.
En todo momento omitían mencionar los pool y sostenían que las nuevas medidas atentaban contra la
empresa económica garantizada por la Constitución. Lo que más irrito a los empresarios de los frigoríficos
fue el plan de precios mínimos.
Es más, los frigoríficos sugirieron:

 Reducción de impuestos.
 Disminución de los costos de producción.
 Mejoramiento de los rebaños.

La aparición de la Legislación

El Congreso se convirtió en lugar de debate. Allí, la Comisión Especial de Asuntos Ganaderos de la


Cámara de Diputados y a pedido de Sánchez Sorondo asumió la tarea de defender a los estancieros.
Dicha Comisión propuso cierto número de leyes:

 Registro obligatorio ante el Estado para la autorización de carnear ganado.


 Creación de una comisión que aconsejara al presidente sobre cuestiones ganaderas.
 Venta de ganado según el peso vivo.
 Impuesto gradual sobre las compras de ganado.
 Un Frigorífico Nacional con capital inicial de 50 millones de pesos.
 Prestamos liberales a los ganaderos.
 Un frigorífico publico en la ciudad de Buenos Aires para abastecer el mercado interno.
 Una resolución parlamentaria que ordenara al gobierno municipal de Buenos Aires regular el mercado
de carne local mediante la adquisición de una planta envasadora de carne, la reorganización de los
corrales y el control de los precios.

Era urgente la protección del Estado. De todos los proyectos solo se discutieron cinco:

1. El peso en vivo.
2. El plan para construir un frigorífico en Buenos Aires.
3. Las medidas de control.
4. El plan de comisión para nombrar una junta reguladora.
5. Un frigorífico estatal.

Y se aprobaron, aunque nunca se votó el proyecto de ley de creación para la construcción de una comisión
reguladora.
Deben puntualizarse los siguientes aspectos:

 Los representantes de los frigoríficos se negaron a asistir para tratar los precios mínimos.
27
 Los frigoríficos contaban con estrategias para presionar.
 La única ley que entró en vigencia fue la del peso en vivo.
 Las filas de la oposición incluían estancieros “nuevos” y “antiguos”.
 Algunos estancieros estaban comprometidos con la doctrina liberal.
 Los estancieros a quienes perjudicaba la crisis adoptaron la ideología anti-imperialistas tradicional,
pretendiendo hacer de la lucha entre estancieros y frigoríficos una cuestión de interés público.
 Los industriales ignoraron la crisis.
 La Unión Industrial Argentina guardo silencio sobre el tema.
 Los cultivadores de trigo tampoco participaron.
 Eran difíciles las relaciones propietario-arrendatarios.
 La política de carnes afectó a frigoríficos y productores.

En suma:

 Los empresarios de frigoríficos derrotaron a los ganaderos.


 Los estancieros e invernadores más ricos derrotaron a los estancieros y criadores pequeños.
 Los ganaderos derrotaron a los consumidores.

La era de la guerra de la carne

A fines de 1920 se registraron dos importantes procesos:

1. Los empresarios de los frigoríficos abandonaron su pool por un periodo de competencia sin
restricciones conocido como “Guerra de la Carne”.
2. Los británicos redujeron su consumo de carne extranjera.

La citada guerra estalló en 1925 cuando las compañías pequeñas no podían afrontar la competencia.
Por otra parte, en EE.UU los cambios demográficos reducían el consumo de carne per cápita, entonces sobran
animales y falta pastoreo.
Los ganaderos argentinos expresan su descontento. La rivalidad entre los productores del Reino Unido y los
británicos, los incito a difundir la idea de que la carne argentina estaba infectada de aftosa prohibiendo la
importación de carne fresca. La acusación sobre la aftosa también se llevo a cabo a nivel diplomático.
El gobierno británico nuca cedió a tales argumentos.
En 1927, la sociedad de Comercio y Explotación de Carnes emitió un informe acerca de la desorganización del
pool; siempre lo habían tenido en cuenta y ahora le sumaban la necesidad de intervención estatal.
Cuando las condiciones del mercado no eran buenas, la culpa era de los frigoríficos.
Con respecto a la política comercial el lema era “comprar a quienes nos compran” y “cuanto menos les
compremos, menos nos compraran”. Pero mientras que la Argentina importaba cada vez más mercancía
del norte, las importaciones norteamericanas iban disminuyendo.

Los radicales vistos retrospectivamente

En 1929 discusiones informales con el Reino Unido permitieron llegar a un acuerdo al suscribirse el Pacto
D’Abernon, nombre del principal negociador británico.
Dicho documento contemplaba la concesión de créditos mutuos por valor de 100 millones de pesos,
entendiendo que la Argentina obtendría equipos ferroviarios para las líneas estatales al tiempo que los
británicos emplearían su crédito para la compra de cereales y otros productos, tal vez carne.
Este convenio fue la última medida importante tomada a favor de los productores ganaderos durante el
periodo del gobierno radical.
En principio debe entenderse que los radicales dieron fuerte apoyo a los ganaderos, respondiendo con rapidez
ante la crisis 1922-1923.
El gobierno de Yrigoyen no tomo medidas decisivas. Por otra parte, el plan de recuperación propuesto por Le
Breton era menos compresivo que el de los conservadores y el gobierno de Alvear se opuso a la aplicación
de un precio mínimo.
Los radicales propusieron el 60% del número total de medidas, el doble de los conservadores. Los radicales
estaban preocupados por el destino de los productores de ganado.
Tampoco los radicales hicieron mucho para influir sobre la distribución del poder dentro del sector ganadero.
Es posible que Yrigoyen alentara la esperanza de fortalecer a los criadores y estancieros en pequeña escala
pero se empeñó lo suficiente y durante todo este periodo, los invernaderos mantuvieron su supremacía
económica y política sobre los criadores.

28
Es importante destacar que en la dirección del partido figuraban varios ganaderos, Marcelo T. de Alvear,
Tomás Le Breton entre quienes procedían de familias prominentes y pertenecían a la Sociedad Rural.
En la política de la carne, la elevada participación de radicales de la clase media oriundos de las provincias del
Litoral, corrobora la tesis Gallo-Sigal según la cual el grueso del apoyo al movimiento procedía de grupos que
habían sido movilizados por el desarrollo de la economía basada en el esquema exportación-importación.
La Unión Industrial Argentina, compuesta por sectores medios en ascenso se hallaba en hipotética rivalidad
económica con los ganaderos, aunque reconocieron como miembro honorario de su organización a la
Sociedad Rural.
En verdad, no había grandes diferencias entre los actos de los radicales personalistas y antipersonalistas.
Seguramente el ala de Alvear era más patricia que la de Yrigoyen y adoptó la mayor parte de las medidas
destinadas a defender a los ganaderos.

29

También podría gustarte