Está en la página 1de 9

Sobre cartografías sonoras urbanas 1 participatory process that influences our

navigation of the said urban space.


Karla Berrens2
Keywords: soundscape, urban, cartographies,
place, body.
Resumen
Este artículo propone un argumento acerca de la
importancia del paisaje sonoro en la producción 1. El East End de Londres
del lugar, desde la perspectiva del cuerpo sensible.
Una vez que despertamos nuestros cuerpos a sus La llamada a la oración en la mezquita de
sí-mismos sensoriales, ¿qué sucede con nuestra East London coloniza Whitechapel High
percepción del ambiente urbano? El texto Street y, particularmente el día viernes,
examina la manera en que el paisaje sonoro invita cambia la manera en que los peatones
a nuestros cuerpos a moverse a través del espacio transitan por el lado sur de la calle. Muchos
de una manera cultural y afectivamente
hombres se apresuran hacia la mezquita para
determinada. Plantea cuestiones de interpretación
la oración del viernes, y esa parte de la calle
espacial relacionas con nuestras prácticas
afectivas, interrogando los elementos que adquiere un conjunto diferente de reglas. Se
condicionan nuestra relación con el ambiente llena de gente, y para mis oídos se vuelve
urbano. Luego conecta el paisaje sonoro y la virtualmente imposible seguir adelante sin
producción de lugar a través de la exploración de problemas. Simultáneamente, al otro lado, en
la escucha en tanto acto participatorio en el que el quiosco de periódicos retumba música
escuchamos y creamos al mismo tiempo. El tecno desde un equipo cuyos parlantes
paisaje sonoro no es sólo una parte intrínseca de claramente no fueron diseñados para sonar a
la producción de lugar, sino además un proceso este volumen. Los parlantes crujen,
participatorio que influye en nuestra navegación
sumándose a la cacofonía que producen los
del espacio urbano.
autos, buses, motos y sirenas de policía y de
Palabras clave: paisaje sonoro, urbano, ambulancias.
cartografías, lugar, cuerpo.
Sigo caminando hacia el oeste y doblo en
Abstract Osborne Street. Puedo sentir el bullicio
This article makes an argument for the deslizándose tras de mí, y comienzo a
importance the soundscape has on the making of discernir mejor otros equipos de música
place from the sentient body's perspective. Once sonando en la distancia, y también sonidos
we awaken our bodies to their sensuous selves, metálicos. Una bicicleta pasa rápido, y me
what happens with our perception of the urban
quedo con el sonido del viento interrumpido
environment? The article examines in what ways
does the soundscape call out to our bodies to
por las ruedas girando, el sonido plástico de
move through space in a culturally and affective los neumáticos contra el pavimento y el
determinate manner. It brings forward issues of sonido rítmico de la cadena girando una y
spatial interpretative related to our affective otra vez. Pasa un grupo de chicas bengalíes
practices questioning what are the elements that riéndose de un grafiti que hay en la pared, a
condition our relation to the urban environment. su derecha. Los trabajos de construcción no
It then further connects the soundscape and the están lejos, hacia el oeste, e invaden la
making of place through exploring listening as a tranquilidad de la calle con el resonar cíclico
participatory act in which we listen and create at del martilleo profundo que indica que el área
the same time. The soundscape is not only an
está sufriendo una trasformación: en el East
intrinsic part of the making of place but is also a
End está teniendo lugar un gran cambio, lo
que está resultado en una gentrificación
1 “Reflecting on urban cartographies of sound”.
salvaje. En el cruce de Osborne Street y Old
Recibido el 6 de marzo de 2014, aprobado el 9 de
junio de 2014. Traducido por Diego Campos. Montague Street hay una extraña sensación
2 Universidad Abierta de Cataluña. E-mail: de quietud; probablemente advierto la calma
yukrla@yahoo.es.

núm. 18, primavera 2014


www.bifurcaciones.cl
karla berrens
sobre cartografías sonora urbanas

oculta en contraste a lo que sé voy a parte del tiempo, un lugar extremadamente


encontrar dentro de poco, cerca de la Old tranquilo. Casi se puede escuchar el peso de
Truman Brewery3. Hay un desarrollo reciente los años en esa habitación, la quietud de una
en la esquina oeste de este cruce, que habitación que ha permanecido cerrada por
proyecta sombras sobre el otro lado de la más de veinte años. El ambiente pausado y
calle. La tienda de ropa de la esquina tiene las polvoriento se disipa rápidamente, porque la
ventanas abiertas y puedo escuchar música cervecería se encuentra a sólo 30 metros y
india o bengalí, que rompe el sonido del una pareja de jóvenes con algunas cervezas
viento en mis oídos. de más pasa junto a mí. Mientras continúo
hacia el norte escucho voces de jóvenes
Sigo caminando hacia el norte, por la hipsters mezclándose con las de quienes
misma calle. Pronto llego a un arco metálico promocionan el mejor curry de la calle. Las
adornado, que marca el comienzo de Brick voces hipster vienen de la izquierda, donde el
Lane, o Banglatown, como se la conoce aquí. edificio de la cervecería Truman acoge una
El sonido de los pasos cambia lentamente; las miríada de lugares hipster y cool, que se
suelas de los zapatos están hechas de cuero y repletan a la hora de las comidas,
producen un golpeteo firme, aunque con especialmente durante el verano; está lleno de
menos resonancia, y puedo escuchar el gente comiendo hamburguesas, pizzas o
sonido arrastrado de las sandalias que barren bebiendo mojitos. Aquí el sonido es muy
la calle: es verano, está soleado y, por una diferente de lo que era antes; es más fuerte,
vez, hace calor. Siguiendo hacia el norte, en la con chocar de vasos, el sonido crujiente de la
esquina de Chicksand Street, la puerta del carne en una parrilla, risas, bebidas, suelas de
restaurante está abierta, y a través de ella se goma, movimiento, el sonido metálico
escucha el ruido de los platos lavándose en el incesante de la caja registradora, y una música
subterráneo. Me observan con cara de “¿qué de fondo que llena cualquier pausa de silencio
estás mirando?”, y la puerta se cierra. Sigo que pueda suceder en medio de esta frenética
caminando y comienzo a recibir invitaciones actividad.
de jóvenes bengalíes para entrar a sus
restaurantes a comer curry, “¡el mejor de Es un espacio aural que no suena a nada
Brick Lane..!” parecido en el resto de Banglatown, como si
la cervecería ofreciera un espacio entre
Ahora paso Fournier Street, donde de vez paréntesis donde el tiempo se acelera, los
en cuando es posible tropezarse con algún pasos son más rápidos y al mismo tiempo
“tour de Jack el Destripador”, con una más dubitativos, no tan encaminados a una
molesta voz hablando monótonamente en el trayectoria sino más enfocados en la
tono agudo tradicional del guía aburrido, que sociabilidad de la vida urbana; el paisaje aural
ha recitado las mismas palabras una y otra se devela dominado por la fuerza de la
vez, junto con la expresión sorprendida u regeneración urbana, la banda sonora de la
horrorizada del turista sumiso en busca de vida placentera y a la moda un paso detrás de
algún grotesco detalle para llevarse a casa. Me los trabajos de construcción que escuché
acerco a una esquina que me resulta antes. En realidad, podríamos ligar el uso y
especialmente agradable. Princelet Street aloja evolución del espacio investigado los sonidos
la antigua sinagoga sobre la cual se encontró que suceden en él.
la habitación de Rodinsky4. Es, la mayor
2. El cuerpo en la ciudad
3 Para mayor información revisar
http://www.trumanbrewery.com/ (consultado el He narrado una caminata sónica en el East
9/10/13). End de Londres, desde Whitechapel High
4 Ver Rodinsky's Room, Rachel Lichtenstein e Iain
Sinclair, Londres, Granta Books (2000) (n. del T.). Street a Osborne Street, para representar

2
karla berrens
sobre cartografías sonora urbanas

unas pocas de las ricas cualidades áureas de una aproximación interdisciplinaria a la


esta área, pero también para ilustrar la idea de investigación urbana, intento forzar las
Simmel (1908) de una sobrecarga sensorial fronteras disciplinares en Sociología que
causada en las ciudades. Por su mezcla permean los estudios urbanos. Según May y
cultural y urbana, el Este de Londres otros (2008), esta clausura disciplinar es
representa un paradigma de ciudad global parcialmente responsable de la crisis que
(Sassen, 1991). Pero, ¿cómo habitar una existe dentro de las disciplinas participantes
ciudad global donde hay un fuerte énfasis en de los estudios urbanos. Es en este contexto
apelar a la emoción del individuo (Illouz, que mi investigación intenta contribuir a la
2010), mientras al mismo tiempo se es cuestión general de cómo los sentidos
bombardeado por tantos estímulos a influencian nuestros procesos de producir el
izquierda y derecha? ¿Cómo recobrar el espacio en la ciudad global.
contacto con nuestros cuerpos y sus sentidos
y aprender a ser afectados por éstos? En este artículo argumento que el paisaje
(Ahmed, 2008; Latour, 2004; Rodaway, sonoro tiene un impacto importante en la
1994). producción del espacio desde la perspectiva
del cuerpo sensible. Primero, se discute la
Simmel observa que para poder literatura que relaciona el sonido y el lugar en
enfrentarnos al constante bombardeo de las disciplinas. No se trata de una revisión
sensorial que sufrimos en la ciudad, exhaustiva, sino que se centra en algunos
tendemos a cambiar a una actitud blasé, autores clave en los temas que serán
distanciándonos de algún modo de todo este elaborados posteriormente. A partir de ello,
bombardeo, y resultando así en un se plantea que los sonidos son socialmente
adormecimiento de nuestros cuerpos producidos y culturalmente interpretados.
sensibles. Cabe preguntarse, sin embargo, Esto me permitirá conectar con mayor
¿cuáles son las influencias que tiene el profundidad el paisaje sonoro y la
sensorium en nuestra relación con el espacio, producción del espacio, concluyendo que el
principalmente con la producción de éste? paisaje no es sólo una parte intrínseca de la
Rodaway (1994) señala que el cuerpo es producción del espacio, sino además un
nuestro único acceso a lo que nos rodea; por proceso participativo que influencia nuestra
tanto, prestar atención a éste es de navegación del espacio urbano. Esta es una
fundamental importancia, como también lo de las expresiones de la relación que nuestros
es observar cómo hacerlo presente cuerpos crean con el espacio, lo que a su vez
nuevamente. En este sentido, para Ahmed depende de nuestras prácticas afectivas. En
(2008a) la relación entre lugar y nuestros resumen, reflexionar sobre la relación entre el
sentidos puede ser explorada por medio de paisaje sonoro y la producción del lugar es
las emociones. Así, la emoción es la vía para reflexionar sobre las maneras corporales y
“convocarnos a la superficie de nuestros afectivas de producir significado a través de
cuerpos” (Ahmed, 2008a: 27), así nuestras los sentidos, y constituye una vía de
emociones nos traen de vuelta a la atención exploración de las cartografías culturales y
de nuestros cuerpos sensibles (Thrift, 2004; emocionales del espacio urbano que creamos
Thien, 2005). De hecho, Ahmed aleja la y vivimos a través del uso de este espacio.
emoción de la privatización en la que ha sido
puesta y la transforma en una herramienta 3. Espacio, paisaje y paisaje sonoro
para entender las orientaciones de los
cuerpos (Ahmed, 2008a y 2008b). Howes (2006) revisa el lugar que los
sentidos han tenido en diferentes disciplinas
Observando la relación que hay entre el en los últimos diez años, y aunque la última
cuerpo, la ciudad y el sonido, y entregando década ha visto una reemergencia de

3
karla berrens
sobre cartografías sonora urbanas

proyectos de investigación donde los sentidos el espacio. Me aproximo al espacio desde un


están presentes, aun no se encuentran en el punto de vista fenomenológico, como el
epicentro de los mismos. Hay algunos resultado de las interacciones que acoge.
ejemplos en investigación urbana sónica Mientras éste puede ser examinado en un
(Labelle, 2010; Sterne, 2003; Blesser y Salter, nivel individual, las relaciones que los
2007; Bull, 2000 y 2007; Atkinson, 2007; individuos tienen con el cuerpo son social y
Gershon, 2013) e investigación en arte culturalmente condicionadas, como también
sonoro urbano (Voegelin, 2012; Scarfe, lo son la emoción y la percepción (Merleau-
2011), pero parece haber una escasez de Ponty, 1992; Ahmed, 2008a; Ahmed, 2008b;
literatura que aúne el paisaje sonoro, el Degen, 2008). Además el lugar, incluso si se
cuerpo emocional y sensorialmente despierto lo piensa como producido en un nivel
y la producción del espacio. A este respecto, individual, entrará inevitablemente en un
Davies y otros (2008a, 2008b, 2009a y 2009b) nivel macro, el imaginario colectivo del
desarrollaron un proyecto llamado Positive espacio (a través de las representaciones
soundscapes, en el que miraban de cerca cómo culturales y sociales de espacio), sólo para
cuatro grupos de personas interpretan el vibrar allí por un segundo y luego deshacerse
paisaje sonoro en Manchester y Londres, con en un nivel micro, por cuanto el lugar se
objeto de desarrollar un marco para integrar encuentra constantemente en producción.
el estudio de paisajes sonoros con Así, la producción del espacio es más una
planificación urbana. Por su parte, Rodaway relación en evolución entre el cuerpo, la
(1994) observó con detenimiento la percepción y la emoción. En su teorización
interrelación entre espacio y sentidos, con un sobre el espacio, los estudios urbanos se han
capítulo para cada uno de éstos. De hecho, centrado en la concepción y habitación del
reconoce la poca investigación en esta área, y lugar (Agnew, 2011), desde un punto de vista
anima un estudio más íntimo de estas sensorialmente deprivado. Sin embargo,
intersecciones. Sin embargo, los sentidos han debemos aceptar que nuestros cuerpos son la
sido representados principalmente como vía de acceso al mundo exterior y, por ende,
contenidos en el cuerpo, el cual es entendido los sentidos son nuestra manera de
más desde sus capacidades racionales que relacionarnos con este mundo.
sensoriales.
Así, hay una interesante participación de los
Básicamente, los estudios urbanos intentan sentidos en la comprensión del lugar. Por
comprender y teorizar el espacio, pero lo otra parte, la literatura académica sobre el
hacen a partir de una aproximación muy sonido ha estado prestando atención a cómo
racional. Como afirmó Simmel (1908), por paisajes sonoros “falsos” o “impuestos”,
causa de la saturación sensorial nos volvemos como los personal stereo o iPods, pueden tener
a nuestras mentes adormecidas, para poder un impacto en cómo el espacio es percibido
ser capaces de tolerarla. Se trata de un (Bull, 2004 y 2007); sin embargo, no ha
mecanismo de respuesta, y olvidarse del habido demasiada investigación sobre el
cuerpo, en este proceso, es un error. impacto del paisaje sonoro en la producción
del lugar, desde el punto de vista del cuerpo
Ahora, explicaré brevemente mi perspectiva social y emocional.
en relación a algunos conceptos.
Dos autores que han relacionado el sonido
Utilizo el concepto de espacio en el sentido y la producción del lugar son Feld y
que le da Massey (1999). Entiendo el espacio Arkinson. El trabajo de Feld en acustimologías
en este artículo como existiendo sólo a través vincula el sonido con la producción cultural
de las relaciones que suceden en él. Los del lugar en el bosque; nótese también la
procesos y dinámicas entre los objetos hacen noción de Atkison de Ecología Sónica,

4
karla berrens
sobre cartografías sonora urbanas

sonidos que producen un orden urbano y por de muchas disciplinas académicas. Una
ende influyen sobre la producción de lugar característica clave del concepto de paisaje
(Atkinson, 2007; Feld, 1994 y 2005). La sonoro es que parece acomodarse mejor que
importancia de esta investigación es que el el nivel de ruido a los muchos factores que
sentido aural es situado como el elemento influyen la experiencia humana en el
articulador del marco investigativo: no es un ambiente al aire libre” (Davies y otros, 2009b:
fragmento de dato colateral o adyacente, sino 9).
un elemento clave. El foco lo constituye el
sonido y las dinámicas de la producción de El paisaje sonoro y el paisaje están unidos el
lugar a través del sonido. Como afirma uno al otro, indivisibles, y la herramienta (la
Gershon (2013), “dado que los seres única que tenemos) para relacionarlos con el
humanos dan sentido a su mundo a través del espacio es nuestro cuerpo. Pero, ¿de qué
sensorium (e.g. Howes, 2003 y 2006; Stoller, maneras el sonido puede influenciar nuestra
1997), tanto en sus construcciones de producción del lugar?
significado como en sus modos de ser,
escuchar una investigación interpretativa es 4. Sonidos del lugar y el cuerpo
una experiencia fundamentalmente diferente
de leerla. No necesariamente mejor, pero Parte importante del sonido, en un
ciertamente diferente. El sonido resuena en ambiente urbano, es hecho por el hombre;
maneras en que el texto no puede hacerlo pero no sólo el sonido es producido por de
(Gershon, 2013a). Prestar atención al sonido esta manera, sino además hay una fuerte
requiere una manera diferente de ser respecto influencia humana en la propagación y
de leer un texto. Como cualquier que ha reverberación de este sonido (Barry y Salter,
intentado reproducir horas de audio o que ha 2007). Nuestras formas arquitectónicas,
escuchado una canción sabe, el escuchar se plazas, diseños y materiales contribuyen a una
desenvuelve temporalmente de un modo que influencia manufacturada respecto de cómo
la lectura no lo hace –abrirse paso a través de viaja el sonido. Para tal efecto, el modo en
sonidos no es lo mismo que hacerlo a través que los espacios son habitados influye
de un texto”. también en cómo suenan los cuerpos,
nuestros pasos, voces y vestuario. El ritmo de
Además, el paisaje es la palabra-matriz que nuestras vidas, nuestros tiempos y opciones
contiene todos los paisajes sensoriales. Se son factores que contribuyen a los sonidos y
trata de lo que los sentidos relacionan con la ritmos de un espacios y del paisaje sonoro
percepción de lugar (en tanto concepción de (Bull y Back, 2003). Por lo tanto, el espacio,
espacio) (Agnew, 2011). Vemos el paisaje el sonido, los cuerpos y el lugar están
pero también oímos, olemos, saboreamos y entrelazados con el tiempo. Esto, a su vez, ha
nos orientamos en él. Desde esta perspectiva, llevado al surgimiento de lo que algunos han
el paisaje puede ser pensado como una zona llamado “violencia acústica” (Labelle, 2010),
de experiencia, por contraposición a aquel que corresponde a los volúmenes excesivos
discurso limitante donde el paisaje es lo que que los cuerpos se infligen a sí mismos en el
se ve, el paisaje olfativo lo que se huele, el espacio. Pero, ¿estos sonidos no son parte de
sonoro lo que se escucha… (Ingold, 2007). las marcas acústicas que Shaffer (1994) estaba
tan interesado en preservar? ¿Afectan a los
Desde el paisaje, retornamos al paisaje cuerpos, o son los cuerpos quienes también
sonoro, entendido como la composición los afectan? La ciudad contemporánea es,
aural de un área: “El concepto de paisaje como ya lo ha afirmado Simmel (1908) a
sonoro es amplio, y considera el ambiente de propósito de los tiempos modernos,
sonido completo de una locación así como la ensordecedora. Pero nosotros la hacemos y
respuesta humana a éste. Así, atrae el interés nosotros la vivimos.

5
karla berrens
sobre cartografías sonora urbanas

Sin embargo, “el ruido no es sólo una sensibilidades de los cuerpos, aquello a lo que
molestia ambiental. Más bien, entrega de el cuerpo responde en cada sentido, desde las
modo destacado una experiencia clave para el orientaciones sexuales a las olfatorias,
establecimiento de una comunidad acústica en gustativas o aurales. De ahí la importancia de
elaboración” (Labelle, 2010: 82). No somos un cuerpo sensible que se encuentra
capaces de cerrar nuestros oídos como despierto y en contacto con los sentidos. La
podemos cerrar los ojos. El sondo atraviesa y fenomenología no sólo permite al
perfora el espacio, y cuando estamos en él, investigador explorar la relación entre el
nunca se detiene y se encuentra en constante cuerpo y el espacio, sino que permite que
cambio. El sonido y el lugar están así emerja el proceso de estar-en-el-mundo
relacionados en esta cualidad de evolución ad (Merleau-Ponty, 1992). La fenomenología
eternum. Mientras nos movemos a través del cultural y la queer (Ahmed, 2008b) son
sonido, nuestros cuerpos establecen un dinámicas de cuestionamiento y análisis de las
diálogo con el paisaje sonoro. Nos hace relaciones que el cuerpo (el sujeto) establece
querer caminar por una parte de la calle o por con el espacio. Así, a través de examen de
otra, influye sobre nuestra comprensión y estas relaciones pueden emerger algunos
relación con un espacio, y por tanto sobre procesos de producción del lugar. Como han
nuestra producción del lugar. Por ejemplo, si indicado Csordas y Ahmed, todos
hay ruidos de construcción fuertes a un lado establecemos una dinámica con el espacio
de la calle, ese lugar se puede volver que está condicionada por nuestra cultura y
desagradable, y podemos querer cambiarnos self social. En otras palabras, nuestro estar-en-
al otro lado. Por lo tanto, nuestros senderos el-mundo depende de nuestra percepción
de navegación están entrelazados con el sensorial y respuesta emocional.
paisaje sonoro de la ciudad, lo que a su vez
significa que las relaciones que establecemos “En el movimiento del sonido, la
en el espacio urbano se encuentran producción de un intercambio es
condicionadas por su paisaje sonoro, y por representada; un lugar es generado por la
ende, con nuestra producción del lugar. temporalidad del auditorio. ‘Este es nuestro
Además, estos senderos de navegación momento’ se vuelve inmediatamente ‘este es
ejercen una influencia en la producción del nuestro lugar’” (Labelle, 2010: xvii). En
paisaje sonoro. (Sin mencionar que nuestro realidad, el cuerpo establece un diálogo
background social y cultural tiene tanto que ver silencioso con el paisaje sonoro. Este no sólo
con el tipo de sonido que producimos como nos “advierte” de lo que está más adelante o
con el tipo de sonidos que nos atrae o de lo que viene, como las sirenas policiales o
repele.) un grupo de niños que podemos oír antes
que lo veamos, para actuar de manera acorde,
Csordas (1999) examina el concepto de pero también cambia mientras lo
fenomenología cultural en profundidad. El atravesamos, lo hacemos al tiempo que lo
“no sólo reconoce, sino que además pone un consumimos. La reacción que tenemos ante
énfasis particular en las orientaciones él es también culturalmente determinada
experienciales y epistemológicas del sujeto, (Back, 2006). Lo que intento enfatizar aquí es
sin perder de vista la historia personal y que, cuando se trata del paisaje urbano
cultural que enmarca la percepción sensorial. sonoro, lo hacemos al mismo tiempo que lo
En otras palabras, la manera en que el sujeto usamos o consumimos.
percibe, interpreta y genera así significado se
realiza a través de un proceso que es sensible Volvamos por un momento a la viñeta del
al contexto” (Droumeva y Andrisani, 2011: comienzo de este artículo. En ella, he
4). Ahmed (2008b) explora también la noción descrito una caminata sónica por el East End
de las orientaciones: para ella se trata de las de Londres. Digamos, por ejemplo, que una

6
karla berrens
sobre cartografías sonora urbanas

mujer bengalí residente en el área hiciera este actitud es una respuesta a un bombardeo de
relato: ¿recogería la misma información estímulos. Pero si realmente pudiéramos
sónica? ¿O escucharía un recuento reparar en nuestros cuerpos sensibles y
completamente diferente? Si tuviéramos corporeizar nuestras orientaciones y nuestro
puntos en común, ¿podrían ser interpretados estar-en-el-mundo en el espacio urbano,
de la misma manera? Mi relato aural es una pronto encontraríamos que la actitud que
expresión de los procesos que han tenemos no es de imitación, sino que es de
intervenido en la producción de aquel lugar. hecho de compositores. Somos
Es también una narración de cómo dialogo compositores, músicos del paisaje sonoro.
con el paisaje urbano sonoro y cómo lo Por otra parte, el sonido nos involucra, nos
produzco mientras avanzo. El hecho de que guste o no -a no ser que cubramos nuestros
advirtiera, por ejemplo, los materiales de los oídos con algún dispositivo como un estéreo
zapatos se debe en parte a que son diferentes personal, en cuyo caso aparece un conjunto
de los míos, suenan diferente y son reflejo de enteramente nuevo de parámetros. Bull
otra práctica cultural. De hecho, nuestra (2007) ha realizado un comprehensivo
manera de estar-en-el-mundo es a la vez estudio sobre el iPod para ilustrar esto.
producto y portadora de prácticas culturales.
El paisaje sonoro nos involucra. Nosotros
5. La escucha como methexis componemos este paisaje. Lo que hemos
compuesto nos involucra, no sólo como
Nancy (2007) tiene una interesante engendradores de esta composición sino
propuesta sobre lo que realmente implica también como usuarios. Y a su vez, este
escuchar, que puede iluminar algunas de las involucramiento con el paisaje urbano sonoro
prácticas culturales mencionadas con es -y se traduce en- un involucramiento con
anterioridad. Para él, el sonido es methexis el espacio urbano.
(participación), y la visión es mimesis
(imitación). “Así, la centralidad de una Entonces, recapitulemos. Agnew (2011)
subjetividad aural es representada a través de define el lugar como una concepción del
la participación interpersonal, intercambio y espacio. De hecho, el lugar es constituido a
comunión con el contexto cultural través de las dinámicas con las que nos
circundante” (Droumeva y Andrisani, 2011: involucramos en un espacio relacional
3). Por lo tanto, podemos argumentar que en (Massey, 1999). Por lo tanto, si nos
el acto de escuchar ya hay un elemento de vinculamos con procesos de composición y
participación en la configuración de lo que producción con el espacio urbano sonoro
estamos escuchando; en este caso, el paisaje que, a su vez, da forma a la manera en la que
urbano sonoro. entendemos y vivimos el espacio urbano,
podemos argumentar que el paisaje urbano
A la luz de que se ha mencionado, somos sonoro juega un papel importante en la
usuarios y compositores de este paisaje producción del lugar. Además, podemos
sonoro. La producción del paisaje sonoro y argumentar que tanto el paisaje sonoro como
su utilización son procesos que involucran el el lugar están unidos el uno al otro. De
cuerpo, la arquitectura, el espacio urbano y la hecho, podemos querer ir más allá y,
naturaleza. El paisaje sonoro informa nuestra basándonos en las evaluaciones previas de
experiencia de la ciudad. Sin embargo, este trabajo, argumentar que no sólo el
vivimos en una sociedad óculo-céntrica, paisaje urbano sonoro cumple un papel en la
prefiriendo por tanto la imitación a la producción del espacio, sino que además
participación, toda vez que la imitación informa e influye en la manera en que
remite a la actitud blasé descrita por Simmel y navegamos y representamos el espacio.
explicada al comienzo de este artículo. Una

7
karla berrens
sobre cartografías sonora urbanas

Referencias bibliográficas mediated aural practices. Interference journal,


1.
Agnew J. (2011). Space and place. En Agnew, Feld, S. (1994). From ethnomusicology to
J. y Livingstone, D. (eds.), Handbook of echo-muse-ecology: reading R. Murray
geographical knowledge. Londres: Sage Shafer in the Papua New Guinea Rainforest.
Ahmed S. (2008a). Queer phenomenology. The Soundscape Newsletter, 8.
Durham: Duke University Press. Feld, S. (2005). Places sensed, senses placed.
________ (2008b). The cultural politics of En Howes, D. (ed.), Empire of the senses: the
emotion. Edimburgo: Edinburgh University sensual culture reader. Oxford: Berg.
press Gershon W. (2013). Resounding science: a
Atkinson, R. (2007). Ecology of sound: the sonic ethnography of an urban fifth grade
sonic order of urban space. Urban Studies classroom. Journal of sonic studies, 4.
Journal, 44. Howes, D. (2003). Sensual relations: engaging the
Back, L. (2006). Phobocity. Eurozine, senses in culture & social theory. Ann Arbor,
disponible en MI: University of Michigan Press.
http://www.eurozine.com/articles/2006- ________ (2006). The empire of the senses: the
11-15-back-en.html. Revisado en sensual culture reader. Oxford: Berg
01/01/2013. Illouz, E. (2010). Emotions, imagination and
Blesser, B. y Salter, R. (2009). Spaces speak, are consumption: a new research agenda.
you listening? Cambridge, Mass.: MIT Press. Journal of Consumer Culture, 9.
Bull M. (2000). Sounding out the city: personal Ingold, T. (2007). Against soundscape. En
stereos and the management of everyday life Angus, C. (ed.), Sound and the environment in
(materialising culture). Oxford: Berg artistic practice. Londres: Double Entendre.
Bull, M. (2007). Sound moves, iPod culture and Labelle, B. (2010). Acoustic territories/sound
urban experience. Londres: Routledge. culture and everyday life. Londres: Continuum.
Bull, M. y Back, L. (2003). The auditory culture Latour, B. (2004). How to talk about the
reader. Oxford: Berg Publishers. body? The normative dimension of Science
Davies, B. et al. (2008a). Soundwalking as a Studies. Body & Society, 10.
methodology for understanding Massey, D. (1999). Human geography today.
soundscapes. En Proceedings of the Institute of Cambridge, Mass.: Polity Press.
Acoustics UK. Merleau-Ponty, M. (1992). Phenomenology of
Davies, B. et al. (2008b). Sound-scape: a perception. Londres: Routledge.
framework for characterising positive urban Nancy, J.L. (2007). Listening. Nueva York:
soundscapes. Presentado en Acoustics 08'. Fodham University Press.
París: 29 junio-4 julio. Rodaway P. (1994). Sensuous geographies: body,
Davies, B. et al. (2009a). The positive sense and place. Londres: Routledge.
soundscape project: a synthesis of results Sassen S. (1991). The global city: New York,
from many disciplines. Presentado en Inter- London, Tokyo. Princeton: Princeton
noise 2009. Ottawa: 23-26 agosto. University Press.
Davies, B. et al. (2009b). Soundscapes: an Scarfe, D. (2011). Resonating bodies. An artist's
urban planning process map. Presentado en enquiry into sympathies between the audible and the
Inter-noise 2009. Ottawa: 23-26 agosto. material. Tesis inédita, Goldsmiths College
Davies, B. et al. (2013). Perception of (Londres).
soundscapes: an interdisciplinary approach. Simmel, G. (1908). The metropolis and mental
Applied acoustics, 74. life. Disponible en
Degen, M. (2008). Sensing cities. Londres: http://www.hcs.harvard.edu/eac/wp-
Taylor and Francis. content/uploads/2012/04/Simmel-
Droumeva, M. y Andrisani, V. (2011). Metropolis.pdf. Revisado en 05/11/12.
Toward a cultural phenomenology of

8
karla berrens
sobre cartografías sonora urbanas

Sterne, J. (2003). The audible past.


Durham/Londres: Duke University Press.
Stoller, P. (1997). Sensuous scholarship.
Filadelfia: University of Pennsylvania Press.
Thien, D. (2005). After or beyond feeling? A
consideration of affect and emotion in
geography. Area, 37.
Thrift, N. (2004). Intensities of feeling:
towards a spatial politics of affect.
Geografiska Annaler, 86.
Voegelin S. (2012). Listening to noise and silence:
towards a philosophy of sound art. Londres:
Continuum.

También podría gustarte