Está en la página 1de 31

INSTITUTO TECNOLOGICO SUPERIOR DE CHAMPOTON

INGENIERIA ELECTROMECANICA

TRANSFERENCIA DE CALOR

UNIDAD 1.- CONDUCCION EN ESTADO ESTABLE

DOCENTE: MTR. JUAN FERNANDO CAHUICH HERNANDEZ

ALUMNO: BR. WILBERTH GABRIEL TOLOSA ALMEYDA


INTRODUCCION

La termodinámica trata de la cantidad de transferencia de calor a medida que un


sistema pasa por un proceso de equilibrio a otro y no hace referencia a cuanto
durara ese proceso. Pero en la ingeniería a menudo estamos interesados en la
rapidez o razón de esa transferencia, la cual constituye el tema de la ciencia de la
transferencia de calor.
Contenido
INTRODUCCION .............................................................................................................................. 2
Tabla de ilustraciones ...................................................................................................................... 4
UNIDAD 1. CONDUCCIÓN EN ESTADO ESTABLE ................................................................ 5
1.1 Mecanismo físico de la conducción .................................................................................... 5
1.2 Ley de Fourier de conducción de calor. ............................................................................. 6
1.3 Conductividad térmica........................................................................................................... 7
1.3 Ecuación de conducción de calor................................................................................. 12
1.5 Conducción unidireccional en estado estable ................................................................. 17
1.5.1 Pared plana. .................................................................................................................. 17
1.5.2 Cilindros. ........................................................................................................................ 19
1.6 Sistemas con generación de calor .................................................................................... 22
1.5.4 Superficies extendidas (Aletas). ................................................................................. 24
1.6 Sistemas de conducción bidimensionales ....................................................................... 28
BIBLIOGRAFIA .................................................................................................................................... 31
Tabla de ilustraciones

Ilustración 1 ............................................................................................................. 5
Ilustración 2 ............................................................................................................. 7
Ilustración 3 ............................................................................................................. 9
Ilustración 4 Conducción unidimensional de calor a través de un elemento de
volumen en una pared plana grande ..................................................................... 17
Ilustración 5 Conducción unidimensional del calor a través de un elemento de
volumen en un cilindro largo.................................................................................. 19
Ilustración 6 Condiciones estables ........................................................................ 23
TRANSFERENCIA DE CALOR
UNIDAD 1. CONDUCCIÓN EN ESTADO ESTABLE
1.1 Mecanismo físico de la conducción

El calor se define como la forma de energía que se puede transferir de un sistema


a otro como resultado de la diferencia de temperatura.

La transferencia de calor es la ciencia que trata de determinar las velocidades de


las transferencias de energía de un cuerpo a otro por medio de una diferencia de
temperaturas.

El calor se puede transferir en tres modos diferentes: conducción, convección y


radiación.

La conducción es la transferencia de energía de las partículas más energéticas


de una sustancia hacia las adyacentes menos energéticas, como resultado de
interacciones entre esas partículas. Puede tener lugar en los sólidos, líquidos y
gaseosos.

En los gases y líquidos la conducción se debe a las colisiones y


a la difusión de las moléculas durante su movimiento aleatorio.

En los sólidos se debe a la combinación de las vibraciones de


las moléculas en una retícula y al transporte de energía de los
electrones libres.

La velocidad de la conducción de calor a través de un medio

Ilustración 1 depende de la configuración geométrica de éste, su espesor y el


material de que está hecho, así como de la diferencia de
temperatura a través de él.
La velocidad de la conducción de calor a través de una capa plana es proporcional
a la diferencia de temperatura a través de ésta y al área de transferencia de calor,
pero inversamente proporcional al espesor de esa capa; es decir:

En donde la constante de conductividad k es la conductividad térmica del


material, que es una medida de la capacidad de un material para conducir calor.
En el caso del límite de Δx→0, la ecuación anterior se reduce a la forma
diferencial

La cual se llama Ley de Fourier de conducción de calor.

1.2 Ley de Fourier de conducción de calor.

Ésta es la ley de Fourirer de la conducción de calor, en honor de J. Fourier, quien


la expresó por primera vez en 1822. Aquí, dT/dx es el gradiente de temperatura,
el cual es la pendiente de la curva de temperatura en un diagrama T-x (la razón de
cambio de T con respecto a x), en la ubicación x. La relación antes dada indica
que la velocidad de conducción de calor en una dirección es proporcional al
gradiente de temperatura en esa dirección. El calor es conducido en la dirección
de la temperatura decreciente y el gradiente de temperatura se vuelve negativo
cuando esta última decrece al crecer x. El signo negativo en la ecuación 1-22
garantiza que la transferencia de calor en la dirección x positiva sea una cantidad
positiva.
El área A de transferencia de calor siempre es normal (o perpendicular) a la
dirección de esa transferencia. Por ejemplo, para la pérdida de calor a través de
una pared de 5 m de largo, 3 m de alto y 25 cm de espesor, el área de
transferencia de calor es A = 15m2. Note que el espesor de la pared no tiene
efecto sobre A (figura 1.23).

1.3 Conductividad térmica

La conductividad térmica de un material se puede


definir como la velocidad de transferencia de calor
a través de un espesor unitario del material por
unidad de área por unidad de diferencia de
temperatura.

La conductividad térmica de un material es una


medida de la capacidad del material para conducir

Ilustración 2
calor. Un valor elevado para la conductividad térmica indica que el material es un
buen conductor del calor y un valor bajo indica que es un mal conductor o que es
un aislante. En la tabla 1-1 se dan las conductividades térmicas de algunos
materiales comunes a la temperatura ambiente.

Por ejemplo: La conductividad térmica del cobre puro a la temperatura ambiente


es de k = 401 W/m∙°C, lo cual indica que una pared de cobre de 1m de espesor
conducirá el calor a razón de 401 W por m 2 de área por °C de diferencia de
temperatura a través de ella.

A la capacidad de un material para almacenar energía térmica se le llama calor


específico o Cp.

Por ejemplo: Cp = 4.18 kJ/kg∙°C, para el agua y Cp = 0.45 kJ/kg∙°C, para el hierro,
a la temperatura ambiente, indica que el agua puede almacenar casi 10 veces
más energía que el hierro por unidad de masa. Del mismo modo, la conductividad
térmica k es una medida de la capacidad de un material para conducir calor.

Por ejemplo, k = 0.608 W/m∙°C, para el agua, y k = 80.2 W/m∙°C, para el hierro,
a la temperatura ambiente, indica que el hierro conduce el calor más de 100 veces
más rápido que el agua. Por tanto, se dice que el agua es un medio excelente
para almacenar energía térmica.
Ilustración 3

El mecanismo de conducción del calor en un líquido se complica por el hecho de


que las moléculas están más cercanas entre sí y ejercen un campo de fuerzas
intermoleculares más intenso. Las conductividades térmicas de los líquidos suelen
encontrarse entre las de los sólidos y las de los gases. Normalmente, la
conductividad térmica de una sustancia alcanza su valor máximo en la fase sólida
y el mínimo en la fase gaseosa. A diferencia de los gases, las conductividades
térmicas de la mayor parte de los líquidos decrecen al incrementarse la
temperatura, constituyendo el agua una notable excepción. Como los gases, la
conductividad de los líquidos disminuye el aumentar la masa molar. Los metales
líquidos como el mercurio y el sodio presentan conductividades térmicas elevadas
y resultan muy apropiados para usarse cuando se desea una gran velocidad de
transferencia de calor hacia un líquido, como en las plantas nucleares de
generación eléctrica.

En los sólidos la conducción de calor se debe a dos efectos: las ondas reticulares
de vibración inducidas por los movimientos de vibración de las moléculas,
colocadas en posiciones más o menos fijas de una manera periódica conocida
como red cristalina, y la energía transportada por medio del flujo libre de
electrones en el sólido (figura 1-27).

La conductividad térmica de un sólido se obtiene al


sumar la componente reticular y la electrónica. Las
conductividades térmicas más o menos elevadas de
metales puros se deben principalmente a la
componente electrónica. La componente reticular de la
conductividad térmica depende con intensidad de la
manera en que las moléculas están dispuestas. Por
ejemplo, el diamante, que es un sólido cristalino
intensamente ordenado, tiene la conductividad térmica
conocida más elevada a la temperatura ambiente.

A diferencia de los metales, los cuales son buenos


conductores de la electricidad y el calor, los sólidos
cristalinos, como el diamante y los semiconductores
como el silicio, son buenos conductores del calor pero
malos conductores eléctricos. Como resultado, esos
materiales encuentran un uso muy amplio en la industria electrónica. A pesar de
su precio más elevado, se usan sumideros de calor de diamante en el enfriamiento
de componentes electrónicos sensibles debido a la excelente conductividad
térmica del mismo. Los aceites y selladores de silicio son de uso común en el
empaque de componentes electrónicos porque proporcionan tanto un buen
contacto térmico como un buen aislamiento eléctrico.
Los metales puros tienen altas conductividades térmicas y se podría pensar que
las aleaciones metálicas deberían tener la misma propiedad. Se esperaría que una
aleación hecha de dos metales de conductividades térmicas k1y k2 tenga una
conductividad k entre k1 y k2. Pero éste resulta no ser el caso. La conductividad
térmica de una aleación de dos metales suele ser mucho más baja que la de
cualquiera de los dos metales, como se muestra en la tabla 1-2. Incluso pequeñas
cantidades de moléculas “extrañas” en un metal puro, que son por sí mismas
buenas conductoras, perturban seriamente el flujo de calor en ese metal. Por
ejemplo, la conductividad térmica del acero, que apenas contiene un 1% de
cromo, es de 62 W/m∙°C, en tanto que las conductividades térmicas del hierro y el
cromo son de 83 y 95 W/m∙°C, respectivamente.

Las conductividades térmicas de los materiales varían con la temperatura (tabla 1-


3). La variación de la conductividad térmica sobre ciertos rangos de temperatura
es despreciable para algunos materiales, pero significativa para otros, como se
muestra en la figura 1-28. Las conductividades térmicas de ciertos sólidos exhiben
incrementos sorprendentes a temperaturas cercanas al cero absoluto, cuando
estos sólidos se convierten en superconductores. Por ejemplo, la conductividad
del cobre alcanza un valor máximo de alrededor de 20 000 W/m∙°C a 20 K, la cual
es alrededor de 50 veces mayor a la correspondiente a la temperatura ambiente.
En las tablas A-3 a A-16, se dan las conductividades térmicas y otras propiedades
térmicas de diversos materiales.
1.4 Ecuación de conducción de calor.

La transferencia de calor tiene dirección así magnitud. La velocidad de la


conducción del calor en una dirección específica es proporcional al gradiente de
temperatura, el cual es el cambio en la temperatura por unidad de longitud en esa
dirección. En general, la conducción del calor en un medio es tridimensional y
depende del tiempo. Es decir, T = T(x,y,z,t) y la temperatura en un medio varía con
la posición así como con el tiempo. Se dice que la conducción del calor en un
medio es estable cuando la temperatura no varía con el tiempo, y es no estable o
transitoria cuando sí varía. Se dice que la conducción del calor en un medio es
unidimensional cuando la conducción se realiza significativamente sólo en una
dirección y es despreciable en las otras dos dimensiones, bidimensional cuando la
conducción en la tercera dimensión es despreciable y tridimensional cuando la
conducción en todas las dimensiones es significativa.

Aun cuando la transferencia de calor y la temperatura están


íntimamente relacionadas, son de naturaleza diferente. A
diferencia de la temperatura, la transferencia de calor tiene
dirección así como magnitud, y por tanto, es una cantidad
vectorial (figura 2-1). Por consiguiente se debe especificar
tanto la dirección como la magnitud
con el fin de describir por completo la transferencia de calor
en un punto. Por ejemplo, al decir que la temperatura en la
superficie interior de una pared es de 18°C, se describe en
su totalidad la temperatura en ese lugar. Pero se dice que el
flujo de calor sobre esa superficie es de 50W/m2, de
inmediato se propone la pregunta: “¿en qué dirección?” Se
responde a esta pregunta al decir que la conducción de calor es hacia el interior
(indicando ganancia de calor) o hacia el exterior (con lo que se indica pérdida de
calor).
Con el fin de evitar esas preguntas, se recomienda trabajar con un sistema de
coordenadas e indicar la dirección con los signos más o menos. La convección en
general aceptada es que la transferencia de calor en la dirección positiva de un eje
de coordenadas es positiva y en la dirección opuesta negativa.

Por lo tanto, una cantidad positiva indica la transferencia de calor en la dirección


positiva y una cantidad negativa indica transferencia de calor en la dirección
negativa (figura 2-2).

La fuerza impulsora para cualquier forma de transferencia de calor es la diferencia


de temperatura, y entre mayor sea esa diferencia, mayor es la velocidad de la
transferencia. En algunos problemas de transferencia de calor en ingeniería se
requiere la determinación de la distribución de temperatura (la variación de la
temperatura) de uno a otro lado del medio para calcular algunas cantidades de
interés, como la velocidad local de transferencia de calor, la expansión térmica y el
esfuerzo térmico, en algunos lugares críticos en momentos específicos. La
especificación de la temperatura en un punto en un medio requiere en primer lugar
la determinación de la ubicación de ese punto. Esto se puede hacer al elegir un
sistema adecuado de coordenadas, como las rectangulares, cilíndricas o
esféricas, dependiendo de la configuración geométrica que intervenga, y un punto
conveniente de referencia (el origen).

La ubicación de un punto se especifica como (x, y, z), en coordenadas


rectangulares, como (r, Φ, z), en coordenadas cilíndricas, y como (r, Φ, θ), en
coordenadas esféricas, en donde las distancias x, y, z y r, y los ángulos Φ y θ son
como se muestran en la figura 2-3.
Entonces, la temperatura en un punto (x,y,z) en el instante t, en coordenadas
rectangulares, se expresa como T(x, y, z, t). El mejor sistema de coordenadas
para una configuración geométrica dada es la que describe mejor las superficies
en dicha configuración. Por ejemplo, un paralelepípedo se describe de la mejor
manera en coordenas rectangulares, ya que cada una de las superficies se puede
describir por un valor constante de las coordenadas x, y o z. Un cilindro es lo más
apropiado para las coordenadas cilíndricas, ya que su superficie lateral se puede
describir por un valor constante del radio. De modo análogo, toda la superficie
exterior de un cuerpo esférico se puede describir del mejor modo por un valor
constante del radio en coordenadas esféricas. Para un cuerpo con forma arbitraria,
lo normal es usar coordenadas rectangulares, ya que es más fácil tratar con
distancias que con ángulos.

La notación que acaba de describirse también se usa para identificar las variables
que intervienen en un problema de transferencia de calor. Por ejemplo, la notación
T(x, y, z, t) implica que la temperatura varía con las variables espaciales x, y, y z,
así como con el tiempo. Por otra parte, la notación T(x) indica que la temperatua
varía solo en la dirección x y no se tiene variación con las otras dos coordenadas
espaciales o con el tiempo.

La ley de Fourier de la conducción del calor en forma unidimensional se


expresa como:
Donde k es la conductividad térmica del material,
que es una medida de la capacidad del material
para conducir el calor y dT/dx es el gradiente de
temperatura, es decir, la pendiente de la curva de
temperatura sobre un diagrama T-x (figura 2-7). En
general, la conductividad térmica de un material
varía con la temperatura. Pero se pueden obtener
resultados suficientemente exactos al usar un valor
constante para la conductividad térmica a la
temperatura promedio.

El calor es conducido en la dirección de la temperatura decreciente y, por tanto, el


gradiente de temperatura es negativo cuando el calor es conducido en la dirección
positiva de x. El signo negativo en la ecuación 2-1 garantiza que la transferencia
de calor en la dirección positiva de x sea una cantidad positiva.

Con el fin de obtener una relación general para la ley de Fourier de la conducción
del calor, considere un medio en el cual la distribución de temperatura es
tridimensional. En la figura 2-8 se muestra una superficie isotérmica en ese medio.
El vector de flujo de calor en un punto P sobre esta superficie debe ser
perpendicular a ella y debe apuntar en la dirección de la temperatura decreciente.
Si n es la normal a la superficie isotérmica en el punto P, la velocidad de la
conduciión de calor en ese punto se puede expresar por la ley de fourier como

En coordenadas rectngulares el vector conducción del calor de puede expresar en


términos de sus componentes como
En donde son las magnitudes
de las velocidades de transferencia de calor en las direcciones x, y y z, las cuales
una vez más se pueden determinar a partir de la ley de Fourier como

Aquí, Ag, Ay y Az son las áreas de conducción del calor normales a las
direcciones x, y y z, respectivamente (figura 2-8).

La mayor parte de los materiales de ingeniería son de naturaleza isotrópica y, por


tanto, tiene las mismas propiedades en todas direcciones. Para esos materiales no
es necesario preocuparse por la variación de las propiedades en todas
direcciónes. Para esos materiales no es necesario preocuparse por la variación de
las propiedades con la dirección. Pero en los materiales anistrópicos, como los
fibrosos o compuestos, las propiedades pueden cambiar con la dirección. Por
ejemplo, algunas de las propiedades de la madera a lo largo de la fibre son
diferentes de aquellas en la dirección normal a ésta. En esos casos puede ser que
se necesite expresar la conductividad térmica como una cantidad tensorial, para
tomar en cuenta la variación con la dirección.
1.5 Conducción unidireccional en estado estable
1.5.1 Pared plana.

Considere un elemento delgado de espesor Δx


en una pared plana grande, como se muestra en
la figura 2-13. Suponga que la densidad de la
pared es ρ, el calor específico es C y el área de
la pared perpendicular a la dirección de
transferencia de calor es A. Un balance de
energía sobre este elemento delgado, durante un
pequeño intervalo de tiempo Δt, se puede
expresar como

Ilustración 4 Conducción unidimensional de


calor a través de un elemento de volumen en
una pared plana grande o bien,

Peor el cambio en el contenido de energía interna del elemento y la velocidad de


generación de calor dentro del elemento se pueden expresar como

Al sustituir en la ecuación 2-6, se obtiene

Al divir entre AΔx da


Al tomar el límite cuando Δx→0 y Δt→0 se obtiene

Por la definición de derivada y a partir de la ley de Fourier de la conducción del


calor,

Dado que el área A es constante para una pared plana, la ecuación


unidimensional de conducción de calor en régimen transitorio en una pared de ese
tipo queda

Conductividad variable

En general, la conductividad térmica k de un material depende de la temperatura T


(y, por lo tanto, de x) y, por consiguiente, no se puede extraer de la derivada. No
obstante, en la mayor parte de las aplicaciones prácticas se puede suponer que la
conductividad térmica permanece constante en algún valor promedio. En ese caso
la ecuación antes dada se reduce a

Conductividad constante:
Donde la propiedad α = k/ρC es la difusividad
térmica del material y representa la velocidad
con que se propaga el calor a través del
mismo. Ésta
se reduce a
las formas
siguientes en
condiciones
específicas (figura 2-14):

Note que se reemplazan las derivadas parciales por derivadas ordinarias en el


caso de conducción unidimensional y estable de calor, ya que son idénticas
cuando dicha función depende de una sola
variable [T = T(x), en este caso].

1.5.2 Cilindros.

Considere ahora un elemento delgado con


forma de casco cilíndrico, de espesor Δr, en un
cilindro lardo, como se muestra en la figura 2-
15. Suponga que la densidad del cilindro es ρ,

Ilustración 5 Conducción unidimensional del calor a


través de un elemento de volumen en un cilindro
largo.
el calor específico es C y la longitud es L. El área del cilindro, normal a la dirección
de transferencia de calor en cualquier lugar, es A= 2πrL, en donde r es el valor del
radio en ese lugar. Note que el área A de la transferencia de calor depende de r en
este caso y, por tanto, varía con el lugar. Un balance de energía sobre este
elemento delgado con forma de casco cilíndrico, durante un pequeño intervalo de
tiempo Δt, se puede expresar como

El cambio en el contenido de energía del elemento y la velocidad de generación


de calor dentro del mismo se pueden expresar como

Al sustituir en la ecuación 2-18, se obtiene

Donde A = 2πrL.

La ecuación unidimensional de conducción de calor en régimen transitorio en un


cilindro es

Conductividad variable:
Conductividad térmica constante:
1.6 Sistemas con generación de calor

La generación de calor suele expresarse por unidad de volumen del medio y se


denota por, cuya unidad es W/m3. Por ejemplo, la generación de calor en un
alambre eléctrico de radio exterior r0 y longitud L se puede expresar como

Donde I es la corriente eléctrica y Re es la resistencia eléctrica que presenta el


alambre.

La temperatura de un medio se eleva durante la generación de calor, como


resultado de la absorción del calor generado por el medio durante el periodo
transitorio de arranque. A medida que se incrementa la temperatura del medio,
también aumenta la transferencia de calor de ese medio hacia sus alrededores.
Esto continúa hasta que se alcanzan las condiciones de operación estables y la
velocidad de generación de calor es igual a la velocidad de la transferencia de
calor hacia los alrededores. Una vez que se ha establecido la operación estable, la
temperatura del medio en cualquier punto ya no cambia.

La temperatura máxima Tmáx en un sólido que comprende generación uniforme de


calor se tendrá en un lugar lo más alejado de la superficie exterior, cuando ésta se
mantiene a una temperatura constante Ts. Por ejemplo, la temperatura máxima
ocurre en el plano medio de una pared plana, en la línea central de un cilindro
largo y en el punto medio en una esfera. En estos casos la distribución de
temperatura dentro del sólido será simétrica con respecto al eje de simetría.

Las cantidades que interesan más en un medio con generación de calor son la
temperatura superficial Ts y la temperatura máxima Tmáx que se presentan en el
medio en operación estable. Enseguida se desarrollarán expresiones para estas
dos cantidades, en relación con configuraciones geométricas comunes, para el
case de generación uniforme de calor
( =constante) dentro del medio.

Considere un medio sólido de área superficial As,


volumen V y conductividad térmica constante k, donde el
calor se genera a una velocidad constante de por
unidad de volumen. El calor se transfiere del sólido al
medio circundante que está a T∞, con un coeficiente
constante de transferencia de calor de h. todas las

Ilustración 6 Condiciones estables superficies del sólido se mantienen a una temperatura


común Ts. En condiciones estables el balance de energía
para este sólido se puede expresar como (figura 2-55)

Si se descarta la radiación (o se incorpora en el coeficiente de transferencia de


calor h), la velocidad de la transferencia de calor también se puede expresar a
partir de la ley de Newton del enfriamiento como

Para una pared plana grande de espesor 2L (As = 2Apared y V= 2LApared), un cilindro
sólido largo de radio r0 (As = 2π r0L y V = π r20L), y una esfera sólida de radio r0 (As
4
=4 π r20 y V = 3 πr30), la ecuación 2-66 se reduce a
Las fórmulas quedan:

1.5.4 Superficies extendidas (Aletas).

Considere un elemento de volumen en una aleta, en


la ubicación x, que tiene una longitud Δx, un área de
sección transversal de Ac y un perímetro de p, como
se muestra en la figura 3-55. En condiciones
estacionarias, el balance de energía sobre este
elemento de volumen se puede expresar como
1.6 Sistemas de conducción bidimensionales
BIBLIOGRAFIA

1. Çengel. Y. A., Ghajar, A. J. (2011). Transferencia de calor y masa. Fundamentos y


aplicaciones (4ª Ed.). Editorial McGraw Hill.

2. Çengel. Y. A. (2007). Transferencia de calor y masa (3ª Ed.). Editorial McGraw


Hill.

3. Brid, R. B., Stewart, W. E., Lightfoot, E. N. (2002). Fenómenos de transporte (2ª


Ed.). México: Editorial Reverté
4.