Está en la página 1de 41

Sobre el bien supremo.

Gustav Theodor Fechner.

Leipzig, 1846.

Impresión y publicación por Breitkopf y Härtel.

I.
Por bien supremo quiero decir el propósito final al que deben apuntar todo
pensamiento y acción, poesía y vestuario del hombre, y no solo del individuo, sino en
relación al cual también debe unirse el de todos los hombres. Con la determinación de
lo mismo, el principio moral más elevado se determina al mismo tiempo. Se ha
tratado de tomar este bien supremo como las acciones dirigidas a que bajo diferentes
términos como: Dios va a actuar, Dios sea como conocer a Dios, aman a Dios, actuar
racionalmente, actuar de forma natural, se siente como un miembro de la (orgánica)
conjunto, a cuál pertenece; en el sentido y para la preservación de eso; cumplir el
verdadero destino del hombre, cumplir el verdadero propósito de las cosas, actuar por
su propio placer, actuar por otros placeres, el placer sensual más posible, el mayor
placer espiritual posible,
Para la mayoría de estas fórmulas, no está inmediatamente claro qué significa
esto; porque, ¿qué hace Dios para querer, ser como Dios, amar a Dios? cuál es el
problema de la razón; lo que es natural; ¿Cuál es el significado del todo al que
pertenece? etc. Quizás todos estos principios de hecho quieren lo mismo, cada uno en
un idioma diferente, y de hecho todos ellos quieren lo mismo, porque todos están
hechos de acuerdo con la moralidad existente, que era esencialmente la misma en
todas partes y en todo momento, no la moralidad existente ; son intentos de
concentrar bruscamente todo su contenido en un punto. Pero ese no es todavía el
punto correcto, que incluso tolera un análisis, de hecho lo necesita; y esto es cierto
para la mayoría de esos principios.
Un examen más detallado muestra solo los principios de placer o bienaventuranza,
como se los llama, inmediatamente claros e inteligibles; para qué placer, felicidad,
qué más, qué menos placer, felicidad, todos sienten de inmediato; Solo es posible
discutir sobre los medios para hacerlo, mientras que al expresar el resto de uno
mismo, uno todavía puede discutir sobre el asunto con los medios. Pero es
precisamente el principio del placer el que se ha dejado de lado con indiferencia
preferente; la palabra lujuria misma ha ganado un mal sonido en la enseñanza moral.
Sin embargo, nuevamente es un principio de placer o bienaventuranza, que expongo a
continuación, un principio que difiere de los anteriores solo en el punto en que no
comparte su unilateralidad vinculándolo.
El placer me parece, después de todo, ser la piedra, que solo es rechazada por los
constructores, que una vez se convertiría en la piedra angular. Pero es importante
ponerlo en el lado amplio; y uno siempre ha considerado solo los bordes o los lados
estrechos; porque, por supuesto, son más intrusivos.
La misma doctrina moral me parece una mujer alta, con una vestimenta seria y
oscura, pero una cara que brilla con lujuria, brilla sobre toda la humanidad, brilla en
un mundo superior. Solo es necesario levantar la mirada a la altura de su rostro, en
lugar de aferrarse a los pliegues oscuros de su vestido; Mirar menos a sus pies, con
los que aplasta todas las flores que crecen en su camino sin piedad, que a sus manos,
de donde provienen todas las semillas de placer que brotan en la tierra, primero la
semilla, luego la bendición.

II.
Tenga en cuenta las buenas costumbres, como: es moderada, casto, justo, verdadero,
benévola, octavo otras formas de vida y la propiedad, las autoridades y la ley fue
obedecida, el uso de la fe, la esperanza y el amor por algo divino, etc., no lo haremos
lo cual, si no se sigue, tendría el efecto de asegurar, preservar, promover el estado de
placer, la felicidad de la humanidad como un todo, de hecho hasta el más mínimo
detalle. Son precisamente las reglas por cuya observancia más general el estado de
lujuria de la humanidad, incluso después de las relaciones más generales, está
asegurado en los fundamentos más profundos; son raíces que, por supuesto, han sido
cortadas en la corteza del sistema, sin revelar nada de lujuria; pero quien levanta la
vista de ellos en el jardín de la vida, los ve llevando la corona de placer, y sabe que
solo están allí para llevarlos; y finalmente llama a todo perezoso, lo que no estimula
el jugo y el poder en la búsqueda de esta corona. Solo ella puede decir si las raíces
son buenas.
pero como con todas las fundaciones, es más fácil reconocer la importancia de los
principios morales, como tal, cuando se presta atención a su lugar en lo que es,
siempre y cuando lo son, prestar atención a lo que se derrumba cuando se sumergen.
¿Cómo sería entonces sobre el estado de lujuria del mundo, si esas reglas dejan de ser
válidas, en un mundo donde no prevalece la ley de la moderación, nadie puede
confiar en las palabras del otro, ninguno de sus bienes, su esposa, su vida estaría a
salvo? No hay leyes ni autoridades que regulen la vida, la limiten, la mantengan a
salvo, mantengan caminos, ni fe, ni amor, ni esperanza de algo divino, como en un
mundo en el que solo una de estas reglas se habría vuelto perezosa. al menos en
promedio sería seguido? Y quien niega que si estas reglas fueran obedecidas por
todos y en todas partes, la felicidad de que el placer en el mundo sea tan universal y
seguro como pueda ser de hombre a hombre; Para terremotos e inundaciones no se
puede evitar. No se evita, pero incluso su daño se convertirá en el mejor. En el suelo,
que ha sido devastado por el fuego, la tormenta o la inundación, la diligencia, el
orden, la concordia, la ley, la confianza en una ayuda mayor, la acumulación, con el
poder endurecido por el mal mismo, a la vez ciudades más hermosas. Las
enfermedades que Dios envía al hombre son llevadas más fácilmente por el que mejor
las usa, y es la forma más fácil de sanar la naturaleza, que siempre encaja de la mejor
manera.
¿Cómo puede uno decir que las reglas sobre las cuales todo esto está relacionado con
la lujuria son sin referencia? Por supuesto, ellos no se preocupan por esta o aquella
lujuria individual, no por el placer aquí, ahora mismo, y así cierra al hombre que tiene
el placer siempre preparado en un tazón y con una cuchara frente a él o como la flor
en quiero agarrar tallos delgados, no les importa el placer en absoluto; mientras que la
verdad es que no les importa la lujuria del individuo porque se preocupan por el
placer del todo en el todo; cuidar lo que llena y vuelve a llenar todos los cuencos y
cucharas, para cuidar la razón, que amplia y lejana un placer al mismo tiempo con
todo el placer.
Pero así es, cuanto más ajustada está la casa en sus cimientos, más inclinada está la
mirada superficial a juzgar erróneamente la utilidad de los cimientos mismos, porque
la casa parece resistir más por sí misma; mientras que, por otro lado, atraída por la
grandeza y la dignidad de los cimientos, la casa tiende a considerar la casa como un
ingrediente lúdico y simple. Por lo tanto, uno desprecia los grandes cimientos del
placer humano y arranca piedras para construir casas de placer sobre la arena, que
soplará al siguiente viento; el otro desprecia la construcción del placer en sí misma y
significa que las personas se entierran en los sótanos de las fundaciones.
Y no solo no relacionados, incluso hostiles a la lujuria, los principios morales
aparecen de un vistazo. ¡No asustes a la mayoría, buscando el placer de encontrarlos
en el camino! Y, por supuesto, ponen barreras al placer en todas partes, pero si
miramos más de cerca, el único principio de estas barreras es restringir los momentos
individuales de ellos al crecimiento del placer como un todo.
Así, la ley de la templanza saca la copa medio borracha de la boca del hombre; pero
solo para que no pierda el poder de la viuda Olga, con la cual la naturaleza lo
proporciona a usted; cada falla es solo un subterfugio de lujuria para sostener y
fortalecer su poder y recursos. La ley de la propiedad te mostrará el camino, si
quieres entrar en la casa o jardín de tu vecino, para entrar en su tienda, sus cajas, pero
sin esta ley no habría casa ni jardín, ni buenos frutos, ni cosas delicadas y útiles en
cajas. y gabinetes; todos agarrarían, molestarían y destruirían a cada uno. La tierra
lleva abundantes hierbas, frutos silvestres y animales; pero toda la pila de jardines,
prados y campos, que disfruta nuestro ojo, que nutre nuestro cuerpo, el último de
nuestro paladar, todo, Lo que permanece firmemente y bellamente en una vida
segura, no florece y no es creado de la tierra, sino de esta ley. La ley de la caridad
significa quitarse el vestido de su propio límite y llevárselo a su vecino pobre, pero
por qué, excepto porque encuentra una cubierta aquí, mientras que usted ya está
cubierto una y otra vez, porque colgaba allí inactivo y frío. "Ahora está vivo para lo
que estaba hecho para ser, y tan cálido como se calienta, compartes el placer que
das. La Ley de la Verdad simplemente expone tus palmas con dolor, pero las
convierte en fortalezas. El niño, que se salvó al tirar la vara, no gana, al ganar la
cuerda por él. pero de esta ley La ley de la caridad significa quitarse el vestido de su
propio límite y llevárselo a su vecino pobre, pero por qué, excepto porque encuentra
una cubierta aquí, mientras que usted ya está cubierto una y otra vez, porque colgaba
allí inactivo y frío. "Ahora está vivo para lo que estaba hecho para ser, y tan cálido
como se calienta, compartes el placer que das. La Ley de la Verdad simplemente
expone tus palmas con dolor, pero las convierte en fortalezas. El niño, que se salvó al
tirar la vara, no gana, al ganar la cuerda por él. pero de esta ley La ley de la caridad
significa quitarse el vestido de su propio límite y llevárselo a su vecino pobre, pero
por qué, excepto porque encuentra una cubierta aquí, mientras que usted ya está
cubierto una y otra vez, porque colgaba allí inactivo y frío. "Ahora está vivo para lo
que estaba hecho para ser, y tan cálido como se calienta, compartes el placer que
das. La Ley de la Verdad simplemente expone tus palmas con dolor, pero las
convierte en fortalezas. El niño, que se salvó al tirar la vara, no gana, al ganar la
cuerda por él. mientras ya estás cubierto una y otra vez, porque está colgado allí
ociosamente y frío, ahora parece estar vivo para lo que estaba destinado al placer, y
cómo se calienta al calentarse, para que compartas el placer que das. La Ley de la
Verdad simplemente expone tus palmas con dolor, pero las convierte en fortalezas. El
niño, que se salvó al tirar la vara, no gana, al ganar la cuerda por él. sin embargo, ya
está cubierto una y otra vez, ya que estaban colgados en reposo y frío, ahora parece
vivo, para el que fue elegido, a la fantasía, y cómo va a estar caliente por calefacción
por lo que se comparte el placer que le das. La Ley de la Verdad simplemente expone
tus palmas con dolor, pero las convierte en fortalezas. El niño, que se salvó al tirar la
vara, no gana, al ganar la cuerda por él.
Si todos los principios morales pasan individualmente, con nadie encontrará otro
principio de acortamiento del placer, que esta intención sobre el placer en
general. Sólo para ganar la lujuria del tálero nos ordenan arrojar el centavo a la
lujuria; solo para cosechar el bushel de placer, para hacer la mancha de la metrópolis
del placer; solo confrontan el deseo de destruir la lujuria con la amenaza de la
destrucción. Todo lo que contribuye a sostener y promover el placer como un todo,
para aliviar el displacer como un todo, es sagrado para ellos, y se les ordena que sean
considerados santos por ellos. Las cargas más pesadas y el dolor más duro que nos
imponen evitan o sanan cargas más pesadas, incluso dolores más duros.
Lo bueno en el mundo es como un rosal en el jardín. Los niños vienen y regañan del
arbusto espinoso por ver sólo los guardianes envidiosos de rosas, las rosas arrancan
con corona de verwelklichen rápido y devastar la selva. Una vez tuvieron rosas y no
otra vez. hombres oscuros vienen y corregirá las chucherías transitorios de rosas, que
arrancan con el fin de obtener bajo los pies, tejen la corona de espinas alrededor de su
cabeza, y dicen que esta es la corona eterna, y la sangre que escurre de las espinas
que celestial rosas. Ni siquiera tenían rosas terrenales.
Por supuesto, uno ha precedido con el ejemplo de la corona de espinas; pero no quitó
las espinas del arbusto en flor, sino que colocó la corona sangrienta de la cabeza de la
humanidad sobre su propia cabeza. Eso transformó la corona en la corona eterna y la
sangre en rosas celestiales. El que la sangre y las heridas sólo dos jefes de las
compras a su única cabeza que también ha actuado en que un sentido y en el sentido
del placer más grande de todos; Pero cualquiera que piense que Dios tenía los rosales
crecen las espinas que el hombre y otros de prensa en la carne que blasfema a Dios y
sus obras.
Lo que el hombre debe hacer es levantar con la oración, al trabajo, a cavar en el sudor
de su frente al jardín de elegir sabiamente la selva para plantar, para refinar, para
cultivar pacientemente para saludar con la esperanza de los brotes, para recoger las
rosas de alegría cuando son las floraciones más bien a coronas con el canto de la copa
y lo más querido de este modo a los conducen a bailar con los mismos pares vecinos
guirnaldas, y, finalmente, para alabar a Dios, el jardín, el arbusto que Rose, la vid, la
niña y él mismo con el poder de la lujuria y la lujuria de la fuerza creada.
No hay menos deseo en este mundo para algo más pequeño que ese trabajo; pero el
trabajo del placer puede traer placer al hombre mismo.
Todos tendrán el mayor placer cuando todos trabajen juntos en armonía con el mayor
de los placeres, cada uno de acuerdo con sus poderes y herramientas, y este mayor no
crecerá como la suma de aquellos que trabajan juntos, sino como el múltiplo de esa
suma en sí misma.
En un esfuerzo y una acción tan común, cada uno de los principios morales ahora
tiene efecto desde otro lado, es útil, estimulante, promueve, cuando es necesario,
amenazante e imponente. Cada uno parece querer y querer algo completamente
diferente de los demás; pero uno y solo uno es, en el que todos están unidos, esta
dirección al mayor de los placeres. Son hermanas con diferentes formas, expresiones
y sentidos; pero colectivamente todos actúan en el gran tapiz de la lujuria, cada uno
con un hilo conductor de lo universal y todo, la alfombra, se basará en el Dios de sus
pies cuando camina en el mundo de cambio.

III.
Lo que se encuentra así en todos los principios morales, todos vinculantes, todos
vinculantes, ahora resumiré de forma general, suprema, retrógrada todas las reglas de
acción nacidas, vinculadas, vinculantes, directivas, midiendo el principio, pero ahora
no meramente para reproducir las reglas escritas, pero en detalle en el sentido más
profundo, el pensamiento, el corazón del hombre hasta lo más pequeño y lo más bajo
de la vida debe ser entrenado por él.
El hombre, tanto como él, está ansioso por traer la mayor felicidad al mundo; para
traer a todo el tiempo y el espacio.
Pero aliviar la incomodidad es igual al aumento del placer.
La primera consecuencia importante de esta ley es que los hombres a sí mismos ya
los demás educar de manera que gana el mayor placer posible en este tipo de trajes y
de actuar, la mayor habilidad en el mismo y el conocimiento lo más amplio posible de
lo que promueve la felicidad, el estado deseo del mundo, las cuales Al mismo tiempo,
se convierte en la mejor persona posible.
No es que necesite relacionar sus pensamientos y acciones con la palabra placer; pero
con el asunto Incluso sin saber que los principios morales van a la última instancia
decisiva sobre el deseo, pero es llamar bueno, que ganaron a seguir el deseo y la
habilidad y saber cómo reconocer cuál es el significado de esto es en el caso
individual porque por el presente piensa y actúa en el sentido de la mayor lujuria del
mundo.
En general, quien actúa en el sentido de los principios morales reconocidos, actúa
necesariamente en el sentido de nuestro principio, como quien actúa en el sentido de
nuestro principio, obligado y seguro de actuar de acuerdo con los principios morales,
porque nuestro principio es solo el principio general de este principio. Reglas en
sí Cualquiera que crea que ambos pueden divorciarse alguna vez ha malinterpretado
el principio o las reglas, o ambos. Pero ambos pueden servirse unos a otros para
explicarse.
Solo el principio necesariamente va más allá de todas las reglas individuales de las
cuales se ha derivado, las cuales solo se desarrollan de acuerdo con las instrucciones
individuales y por lo tanto no pueden cubrir la riqueza de la vida. Después de que
todos los canales han sido sacados del duelo del Principio a través del todo, todos aún
pueden venir con su copa especialmente para sacarla, ya que satisface su necesidad
especial. No es solo la moralidad, es toda la vida unida a ella. Lo verdadero se
convierte en el pensamiento, lo bello en la cara, lo útil en la mano del bien. Mantiene
el equilibrio de la justicia en todo el país y aún divide la manzana entre dos niños. El
tejido de orejas de oro y lino azul teje la tierra y borda la flor en su vestido.

IV.
En relación con la misma desde el punto de vista superior, diseñado por la religión
con la moral y por lo tanto ligada a la vida que Dios como Espíritu, es que tiene sobre
el conjunto o el auto entero, auto y placer en la promoción Fancy este todo por los
poderes ubicados en él; que todo el disgusto del mundo es solo un medio para que él
produzca un placer una vez mayor; y que también tiene poder y sabiduría para
cambiar todo en este sentido; El hombre lo llama mejor.
Tal dios es al mismo tiempo el mejor Dios posible y el modelo del mejor hombre; es
el juez punitivo de los malos, y sin embargo, en su castigo amable y
misericordioso; si el castigo tarde o temprano, aquí o allá, el hombre debe darse la
vuelta para bien.
Este modo de concepción, de acuerdo con las ofertas ahora están en la observancia
del conjunto, la preservación y la promoción de la felicidad de la totalidad de
preferencia está vinculado, di dejó que los principios morales generales
preferentemente consideradas como mandamientos divinos.
Por el contrario, si uno ve mandamientos divinos por otros motivos en los principios
morales desde el principio, usted será capaz de encontrar teniendo en cuenta su
sentido común que la voluntad de Dios realmente a continuación, va a permitir que
las acciones de los hombres también actúan juntos como sea posible a la felicidad de
la humanidad.
Por lo tanto, la expresión de nuestro principio en sí misma debe considerarse solo
como la expresión más general del mandamiento divino supremo.
Y lo que no tenemos a Dios, tiene el deseo de auto-tormento y la triste expresión de
sus hijos y sirvientes, como las manos que se pliegan en reposo, en lugar de atacar
vigorosamente en el gran taller de su lujuria, el deseo de células en las que el deseo
obstinado en lugar de almacenar y ecologizar; pero tenemos un Dios a quien miramos
con alegría, porque él tiene alegría en promover nuestra alegría; quien no nos envidia
el deseo de hacerlo, pero exige nuestro propio servicio de nosotros; que solo marchita
la mano que no se ha movido al trabajo en este sentido.
Si queremos la confirmación de esta doctrina, observamos el orden mundial de
Dios. ¡No todos los seres están plantados en todas partes por el deseo de
placer! Cómo pudo Dios haberse contradicho a sí mismo tanto que se hizo un hábito
de lo que él condenó. Cada individuo quiere placer, y de la transmisión del individuo
vemos instituciones en todas partes, todas las fuerzas también para promover el deseo
de todos de estar de acuerdo, en el estado, iglesia, familia, ley, y como palanca de
estas fuerzas castigo y recompensa, amenaza y promesa La advertencia y la
instrucción trabajan de manera constante y constante en la misma dirección. Es un
esfuerzo incansable, siempre alejado de los objetivos, pero siempre luchando por
alcanzar estos objetivos. Dios hace que el mal coma por sus consecuencias, y se
multiplica por su simiente; él construyó el cielo sobre nosotros con sus estrellas, una
perspectiva infinita para las infinitas esperanzas del bien; pero también encendió un
fuego atormentador en el seno del pecador, una chispa de infierno invisible que ya
nos advierte del verdadero. Todo este hombre no hizo, pero con todo esto fue hecho
por Dios.
¿Por qué hay desagrado, maldad en el mundo? No sabemos, y nadie sabe; ellos están
allí; están allí con Dios al mismo tiempo; no podemos tener a Dios sin ella. Una
dificultad de comprensión y mediación se encuentra aquí para cada enseñanza,
escondida en cada una, no levantada, por otras palabras. Pero no importa qué, si hay
dolor, mal a través de Dios o a pesar de Dios, no puede haber mejor doctrina bajo las
condiciones de esta existencia, que la que hace que el mal sea destruido por el mal
mismo, y multiplica el bien por la distribución del bien; no mejor, pero no
verdaderos; Para todos los consejos que podemos extraer del aquí y ahora de un
orden mundial más elevado, ve al punto de que este es su significado y curso en el
conjunto, presentado aquí para completar allí.
Después, todos podrán comprender la fe del Dios cuyo espíritu gobierna en este
orden mundial.
Y entonces me gusta pensar en el mío de tal manera que no sea la individualidad
instantánea y presente de sus seres, que el mismo Dios comparte como placer igual,
entonces él no sería más que la suma de sus seres y tendría su disgusto así como su
placer la cuota; pero lo que le agrada es la continuación del todo y de cada individuo
en este todo para un objetivo final placentero, o, si no hay un fin en el mundo, una
aproximación cada vez mayor a uno puro, su igual, bienaventuranza y cada vez
mayor Extensión del área de esta beatitud.
Por esta razón, los comienzos y desvíos desagradables en su mundo pueden ser tan
agradables como agradables. Solo duplicas su estilo lujurioso. De todo mal, de todo
desagrado en el mundo, él tiene su parte placentera en la mejora, el cambio y la
curación de ella; solo si dejara a un no correspondido, inhábil, sin cicatrizar, lo
sentiría con desagrado. Por lo tanto, cada ser que se presenta nuevamente puede estar
nuevamente sujeto al peligro del mal físico y moral; ¿Qué sería negarlo, es así? pero
lo que una vez surgió ciertamente va a un buen objetivo, porque la propia satisfacción
de Dios depende de que finalmente conduzca el mal hacia el bien, el bien hacia el
bien.
Cómo el mundo, por un lado abundan en las almas que son cada vez más cerca del
eterno deseo para el territorio que se extiende cada vez más por aprender más y más
participar actividad placentera incluso en Dios, mientras que la apariencia de
retroceso de nuevas almas del suelo original como nuevos comienzos para Dios y sus
seres ya abordados, trabajo inmortal; y la infinidad de su mundo y tiempo también
tiene espacio para un crecimiento infinito en el número y tamaño de almas y
bendiciones. Infierno mismo ocurre sólo cuando la destrucción de una fuente de dolor
por una más grande en, desde el cual de acuerdo a la ley general de negaciones que
interactúan un producto de mayor positivo del deseo se lleva a cabo un día. Por esa
misma razón, no puede ser eterno, porque tiene tormentos más allá de cualquier
medida que incluso los malvados deben finalmente forzar; entonces él se elevará al
cielo purificado. Así que ya no tenemos un Dios que tiene un infierno eterno por los
pecados temporales, sino un Dios que usa un gran terror para evitar un terror aún
mayor y para obligar a una gran dicha. Un padre no castiga de otra manera, ¿cómo
debería Dios castigar de manera diferente?
De esta manera, Dios, a quien quisiéramos considerarnos eternamente dichoso, no se
encuentra con ningún desagrado temporal con su mundo, porque ningún deseo
temporal de lo mismo se ve afectado; no es el paso, solo el placer en su mundo lo
hace feliz; y sin embargo, él, a quien tanto deseamos sugerir nuestro placer y
sufrimiento, está íntimamente cerca; porque su propio placer depende de alejarnos de
nuestro disgusto, y lo que a él le gusta, lo sabe y es capaz de hacer, y esto nos
garantiza este giro único. Puede ser que ella dude; Dios sabe y ve y siente cómo el
músico anticipa la disolución de la desarmonía que yace en su idea, que está en sus
manos; y es por eso que él mismo siente la desarmonía como bella; como el poeta
con placer lleva a su héroe a través de todo tipo de desgracias, contento de antemano
por el buen resultado, que él mismo preparará para él. Todo ser humano es tal héroe
ante Dios; pero esta vida es solo un acto del todo; cada persona sólo una única voz de
la música, pero cada parte deben ser realizadas bien por sí mismo, de lo contrario la
armonía del conjunto se siente el error. ¿No es también una dote de propio
sentimiento de Dios que el otro hace la gente buena en participar en los sufrimientos
del mismo modo que encontrar placer, como si todavía sabe que otros en la alegría
como un mediador, este sufrimiento en alegría para él a su vez , Pero Dios, como
mediador, siente que todo el sufrimiento del mundo debe ser bendecido. de lo
contrario, la armonía del todo siente el error. ¿No es también una dote de propio
sentimiento de Dios que el otro hace la gente buena en participar en los sufrimientos
del mismo modo que encontrar placer, como si todavía sabe que otros en la alegría
como un mediador, este sufrimiento en alegría para él a su vez , Pero Dios, como
mediador, siente que todo el sufrimiento del mundo debe ser bendecido. de lo
contrario, la armonía del todo siente el error. ¿No es también una dote de propio
sentimiento de Dios que el otro hace la gente buena en participar en los sufrimientos
del mismo modo que encontrar placer, como si todavía sabe que otros en la alegría
como un mediador, este sufrimiento en alegría para él a su vez , Pero Dios, como
mediador, siente que todo el sufrimiento del mundo debe ser bendecido.
Esto es lo que todos toman, siempre y cuando él esté satisfecho. Lo que se debe
establecer si nuestro principio es que consistirá con Dios es que Dios quiere que el
trabajo de sus criaturas para su propio placer como un todo que sus ofertas tienen este
sentido de que puede actuar en este sentido de la recompensa y el castigo de aquí para
allá, y por lo tanto, finalmente guiando a todos a la observancia de estos
mandamientos y por este medio para su propio bien. Sin embargo, para confirmar
esta doctrina, la primera y más superficial visión de la aspiración de todos los seres se
une con la última y más profunda visión del curso y plan del orden mundial como un
todo.

V.
Con el principio establecido no contradigo los principios de moralidad establecidos
por otros, lo considero simplemente la última y más clara interpretación de
ellos; puede ser que el autor mismo no admita esto.
Porque si un hombre observa este principio, actúa a su voluntad según Dios, se
vuelve como Dios, Dios se da cuenta de lo correcto, gana amor por Dios; todo esto se
encuentra en parte directamente, en parte indirectamente en la conexión indicada del
principio moral y religioso; también actúa racionalmente, por lo que puede ser más
razonable que relacionar cada acción individual con un todo de acuerdo con una
máxima general; básicamente tenemos el principio kantiano, pero lleno de contenido
real; actúa naturalmente, por lo que está más en la superficie de la naturaleza que el
deseo de todos por el placer, y más en la profundidad de ello, que la conexión del
placer de cada individuo con el placer total; él actúa como miembro, en el sentido y
en la preservación del todo al que pertenece orgánicamente, porque, ¿qué significa
mejor el carácter de la conexión orgánica de una extremidad con el todo, que
funciona para el bien del todo? él cumple su y el destino de las cosas al mismo
tiempo, o lo que podría pensarse de un destino más bello y mejor que usar las cosas y
uno mismo para su felicidad y la suya; finalmente une la consideración de su y todo
placer y cualquier clase de placer en general.
De hecho, ahí radica la diferencia esencial de nuestro principio de placer de todos los
anteriores, que desde el comienzo no ordena ningún tipo particular o lado de placer
para luchar por el otro, y así poder hacer justicia a todos. No la propia lujuria, ni la
extraña lujuria, ni la sensual, ni la lujuria espiritual, ni el presente, ni la lujuria futura,
ni la lujuria del bien, ni la lujuria del mal, ni la quietud, ni el movimiento, ni el El
placer extensivamente duradero, no intensamente intenso tiene en principio desde el
principio una preferencia. Pero su esencia radica en el hecho de que coloca el
máximo de placer en absoluto como el objetivo que debe perseguirse, tanto primero,
cómo, dónde, cuándo y con qué medios. Cualquier placer que se prefiera en cualquier
caso debe ganarse por su grandeza y la de sus consecuencias.
Pero por cada placer justo hay un lugar y un tiempo que nadie más podría tomar con
mayor ventaja, y de ese modo el placer menos sensual obtiene su lugar tanto como el
más grande y el más espiritual; Sí desagrado si es incluso necesario, la presente se
ordena, si implica la inclusión de sus consecuencias un mayor resultado deseo en el
mundo que cualquier placer en su lugar.
El desarrollo adecuado de este principio del máximo con referencia a la naturaleza de
las personas y cosas y las circunstancias generales y especiales es la de actuar bajo las
cuales distribuye, reglas, medidas que el placer y el dolor seleccionado en absoluto de
manera que todas las exigencias de la moral más pura, natural La justicia, el
propósito más elevado, la mayor circunspección se satisfacen de ese modo. Leyes
tales como los casos individuales, de hecho los medios cognitivos del bien y el
derecho, extraen su propósito y justificación de ello.
No puedo desarrollar esto en detalle aquí y debo dar algunas objeciones al espacio. El
objeto es genial, pero la dirección del desarrollo ya se ha pasado por alto. Aquí no es
más que la intención de exponer los puntos de vista principales y principales. El
primero está en el anterior, el último se debe hacer en lo siguiente, y en la forma de
responder algunas objeciones que quisieran surgir primero. Las conferencias públicas
sobre este tema están destinadas a ser discutidas más a fondo.

VI.
Nadie le va a gustar y son capaces de negar que realmente la suerte de la humanidad
está ligado esencialmente a la observancia de los principios morales o leyes divinas,
por lo que, siempre que esta felicidad depende de las acciones libres de poblarlo con
constancia y universalidad de cumplimiento esas leyes también están en constante
crecimiento y en general. Pero en la parte uno querrá negar lo que generalmente no
puede y no quiere negar en particular, en parte uno dirá que algo incidental a esas
leyes se convierte en el núcleo, el punto principal.
Pero si fuera solo una marca pasajera de lo principal, sería una buena idea; porque es
claro, mientras que todas las demás determinaciones dadas sobre qué hacer no están
claras. pero impide ver la cosa principal en sí no es nada, y no impide que acaba de
nada, pero está razones de conducción para eso porque: primero, el formal, que es
realmente capaz de hacer solamente cualquier aclaración adicional más es todavía el
punto vulnerable, entre la hacer estas leyes generales, por lo tanto, el único que puede
diseminar la claridad directa en el razonamiento; en segundo lugar, lo material y lo
práctico, que por el presente se establece como el propósito de la acción humana, a la
que toda acción humana va por sí misma, y por la cual todos los motivos están
naturalmente vinculados a la acción,
En primer lugar Tocar, podemos decir que no todo tiene que ver con las perspectivas
de recreo de la que se ha tratado de otro modo para unir a los principios morales, casi
auto aún más la demanda de fuerza y esfuerzo para su propia aclaración, ya que su
parte para aclarar otras cosas servir a la fortuna No es que, por supuesto, todo se
iluminara al mismo tiempo con nuestro principio mismo; pero uno no necesita
iluminar el principio por el bien de iluminar otras cosas. Lo que Dios, lo que la razón
de que la naturaleza, que tiene todo orgánico, que está determinando cualquier otra, a
priori, casi nadie bastante claro, al final de cinchar tan claro, opinión, todo lo que
puede ser de cualquier forma de entender, y porque es de cualquier manera, siempre
se entenderá de cualquier manera.
Diferente con el placer, que forma el núcleo de nuestro principio. Nadie puede
explicarlo; pero, estando en todas partes inmediatamente observable en cada
conciencia, ningún malentendido es posible en último recurso. Como seguramente
alguien se siente su existencia como seguramente él también distinguirá el placer y el
dolor, en la conciencia de esta existencia, y tan seguro que va a distinguir de forma
adecuada porque la verdad de un sentimiento de discriminación y medir coincide
precisamente con su existencia.
Por supuesto, Dios, la naturaleza, la razón, el destino también son eternamente
sólidos; pero no así nuestra opinión al respecto; y los mil diferentes puntos de ataque
y entradas que la mente humana puede encontrar en esos grandes chalecos siempre le
quedarán como muchos comienzos de caminos erróneos. Solo que ya no está
equivocado, que ha penetrado hasta la mitad y ahora examina el todo; pero el hombre
no se para en este centro desde el principio, y no es por placer que uno puede ponerlo
allí. La ciencia está allí para reafirmar esta fundación en la realidad en la idea que
tenemos ante nosotros, no puede proceder como si hubiera terminado algo.
En el concepto de placer, sin embargo, el intelecto incluso encuentra su punto de
ataque y entrada desde el principio. Él no es como una casa, sino como la piedra
inhumana de la casa, que puede servir solo para construirla, ponerla una y otra vez en
un nuevo orden y forma. Nuestro principio proporciona este bloque de construcción
junto con el plan de construcción; y a lo largo del edificio siempre será la misma
piedra que regrese, solo una repetición de la primera piedra fundamental; y el deseo
de Dios es la piedra que cierra la bóveda. No puedes construir casas con casas.
De hecho, el placer es algo para el intelecto algo inanalizable, inexplicable, algo,
último; pero precisamente porque no divide nada de él, al mismo tiempo es la mejor
fisura y aglutinante para él; por nada que justificar, la mejor razón; porque no explica
la mejor luz.
Después de que la mente purifica el concepto de placer de todos los ingredientes
extraños, se encuentra ante él una cosa simple, desnuda y desnuda; porque lo que
alguien todavía quiere decir al respecto, es solo algo sobre y sobre placer, no placer,
que se vuelve inmediatamente claro en los sentimientos de uno mismo y solo en
este. Aquel que nunca ha sentido placer, ninguna definición dejaría en claro qué es el
placer, y quien lo haya sentido no podrá aclarar ninguna definición; aunque se puede
decir mucho sobre quién es y qué implica. Si bien por lo que la mente alrededor de
trabajo con su cincel nada en sus términos, con su linterna alrededor de las luces en
vano porque se da cuenta de que este disco intocable incluso corta en su cincel y
comienza a brillar la luz de su linterna, y finalmente se da cuenta de los diamantes
auto-luminosos, el más precioso e indestructible al mismo tiempo, y arroja su cincel y
su linterna, a partir de ahora para usar el diamante en lugar de los dos. Este diamante
es el placer
Por lo desean desafía la digestión de su mandato, pero está en un no menos Misma
claramente demostrables, su legalidad por rastreable vivo, relación, causal con todo
lo que es y actúa en el mundo. Un diamante para la mente, es un corazón palpitante
para toda la vida en el mundo, después de lo cual todas las venas se unen, y de las
cuales todo se agota nuevamente. Todo en el cielo y la tierra, en el cuerpo y el alma
de los seres humanos y otras criaturas ha creado relación con su estado de placer, y el
placer más grande o condiciones del placer más grande en el corto o el último
recurso, por lo tanto, al mismo tiempo, es organizar el mundo de una manera
determinada. La oración pequeña expresa la mayor tarea, concretamente, firme,
definida y cierta, porque cada máximo depende de ciertas condiciones. Lanza a
alguien un montón de piedras y dile que las acomode en una pared que encierre el
espacio más grande posible; no necesita nada más; él solo puede ordenarla a la
pelota. Sin duda, debe saberlo de otra manera, que es precisamente la forma esférica
la que satisface la tarea; pero, ¿para qué serían las matemáticas? Por lo tanto, los
medios para satisfacer las demandas de nuestro principio también deben resultar,
sobre todo, del conocimiento correcto de la naturaleza de los hombres y las cosas; y
el principio tiene que desarrollarse más. Pero tal figura también se ve impulsada a
esta realización; el impulso de desarrollar el principio es al mismo tiempo un impulso
de explorar la naturaleza de los hombres y las cosas hasta sus profundidades, y así el
concepto de placer, que es rígido en sí mismo, puede, en principio, de acuerdo con su
posición, llevar todo el mundo del conocimiento vivo a su territorio. Muy por encima
está el conocimiento del poder penal y de bendición de los mandamientos divinos; en
el fondo de la importancia del insecto y el gusano; pero incluso el conocimiento de
los insectos y gusanos, su susceptibilidad a placer y el dolor, su relación con el placer
y el dolor, su posición con respecto a la totalidad de la naturaleza no es indiferente
para el desarrollo del principio de sus ramificaciones finales.
Pero aún más importante que la referencia que todo conocimiento tiene para codiciar,
aquí está el que tiene todo que ver con eso. Existe una conexión fija e inseparable
entre las pulsiones, de la que depende lo arbitrario como depende la acción instintiva
de los seres, y el deseo y la aversión. No hay un impulso que no apunte a crear o
mantener el placer, a eliminar o prevenir la incomodidad. Por lo general, será
suficiente considerar uno de estos equivalentes.
Ciertamente se dirá que no es esencial para la voluntad o los instintos racionales ser
capaces de independizarse del destino a través de los sentimientos de placer y
dolor; el instinto que no puede. Pero si miramos más de cerca, encontramos la
diferencia entre los dos en algo completamente diferente, en el hecho de que en la
voluntad el impulso instintivo al placer, que, como el instinto, participa en una
concepción clara de lo que deseamos tendrá que hacer, lazos; instintivamente, en
vagas determinaciones del sentido común, tanto como uno puede divorciarse entre los
dos, aunque la naturaleza no conoce un límite fijo entre ellos, no hay diferencia en su
relación con el placer. Todos los determinantes subjetivos y objetivos del hombre
para actuar, cualquiera que sea su nombre, a qué parte de su naturaleza pueden
relacionarse, todos sus motivos y propósitos, abiertos u ocultos, conscientes o
inconscientes, pero siempre reconocibles para la mente analizadora, incluyen la
relación con el placer; de hecho, en los motivos y propósitos tan inefablemente
múltiples del hombre, no se puede encontrar nada en común sino esta relación con el
placer, que no se puede ver solo si uno no quiere verlo, o si solo agrada el placer de
comer y beber entiende.
Esto se puede mostrar con más detalle.
Repasemos todas las direcciones principales de la preparación humana: ¿qué es lo
que ha sido y es todavía hoy? En lo agradable y hermoso; pero lo que nos pareció
agradable y hermoso, a menos que nos dé placer directo; - a lo útil; pero, ¿dónde hay
algo útil que no pueda traducirse en el medio cercano o distante de placer o antídoto
del displacer, en el verdadero; pero Dios no tiene una satisfacción indígena en la
sintonía y multiplicación de nuestro conocimiento, y el conocimiento no nos sirve
para enseñarnos, con la naturaleza de nuestras fuentes de placer, su uso: quién quiere
buscar lo verdadero sin lo uno o lo otro, y no lo mejor de todo por ambas razones; -
para el bien; pero la alegría interna de la conciencia, que depende directamente del
bien, no es un placer;
Para poder negar esto, uno debe primero ser capaz de refutar lo que se ha dicho sobre
la relación de los mandamientos divinos con la felicidad de la humanidad.
Por supuesto, el avaro, por otro lado, voluntariamente se priva de cada disfrute; el
vicioso daña al otro con diligencia, es decir, aversión; el verdadero hombre soporta el
castigo, por no decir la mentira; los mártires pueden asar en una rejilla brillante. Pero,
¿se demoraría el hombre mezquino, si tuviera dinero no más placentero que comer,
que hiciera mal daño, si no disfrutara lastimar a otros, quién llevara la verdad por el
bien de la verdad, si el castigo interior por la falsedad de él ni siquiera más
pesado; deje que el mártir se asa, si no temiera descender de la chimenea al fuego
infernal y no esperar que del alma quemada el alma ascienda a la dicha del cielo. Por
lo tanto, siempre solo el placer, el displacer como un fin o motivo de acción, como
uno quiere comprenderlo; y solo el más pequeño de los más grandes, o, lo que
demuestre, el más alejado del más cercano, superado. Todo depende de lo que hace o
promete más o más placer o dolor para todos.
No es en esto que los mejores hombres difieren de los peores, que actúan menos de lo
que lo hacen por placer; pero que sienten como algo diferente; es decir, placer en lo
que es en sí mismo placentero o placentero para el todo; pero los malos en lo que es
desagradable o insondable para el todo.
Hay, por supuesto también una gran diferencia entre el deseo común inferior del
crudo, el hombre sensual y cuanto mayor es el placer espiritual de la Noble, sólo uno
no debe pensar que la diferencia radica en el hecho de que sólo se trataba de un
placer, el otro no lo es, pero es que él, que esto es un placer, que surge al comer,
beber, jugar, pero el otro placer, que surge en la generación y la conciencia, el
generador del deseo de ser; un placer trascendente que el inferior no puede
contradecir, ya que presupone tal.
Pero nuestro principio no solo expresa lo que es oscuramente el propósito general del
esfuerzo humano más claramente de lo que es su propósito, sino que al mismo tiempo
lo expresa como su propósito es.
Todas las personas comienzan a buscar su mayor placer, preferiblemente en el
siguiente y su propio placer; pero en la contemplación desarrollada de los hombres y
las cosas, resulta que el mayor placer del individuo no puede alcanzarse directamente
actuando solo en su propio placer posterior, sino solo en el mayor placer del todo; que
ambos no pueden separarse. Este resultado, donde la entrada más profunda en la
naturaleza de lo humano y lo divino y lo final conduce al unísono, ahora se da
principalmente por adelantado al hombre para pasar la vida, y así lo que quiere desde
el principio lo hace más seguro como si lo estuviera persiguiendo con su propia
mirada rápida, la mirada del niño o del salvaje. Ahora, por supuesto, también será
necesario, tanto de la enseñanza de lo humano,
Pero incluso antes de que el principio se apodere de este apoyo, se despierta por su
mera pronunciación para seguirlo, y esto no es una pequeña preferencia a un
comando, cuyo valor total depende de su observancia. Si el deseo del hombre por el
siguiente y su propio placer es innato, entonces no está solo. Mientras no se afirme
ningún conflicto, prevalece el impulso más general de crear placer no solo sino
también de verse a uno mismo, y ahora no solo está permitido, sino que se le ordena
crear lo más grande posible en sí mismo y otros en uno; y el resto solo sirve para
mostrar que lo que no le gusta separarse realmente no se separa. Tal mandamiento se
ríe de la gente con tanta alegría que quiere reírse de nuevo. El mejor y más elevado
mandamiento ahora le parece el más bienvenido y el más hermoso. Todos los
principios de placer de un solo lado no resuelven el conflicto entre las inclinaciones
del ser humano y, desde el principio, incluso entran en conflicto con su sentimiento
saludable. Un mandamiento, que lo señala primero o de preferencia al placer propio o
sensual, le parece egoísta, grosero; y tal cosa, que lo obliga solo a sacrificarse por
otro placer, o apunta al placer espiritual, le parece antinatural y vacío. Pero un
principio que no separa el placer de uno del placer de todos, da igual placer a todos
los placeres, y de hecho, en la medida en que reduce su derecho a su contribución al
mayor placer como un todo, une en sí mismo la atracción de todos los principios
individuales sin un retorno Todos los principios de placer de un solo lado no
resuelven el conflicto entre las inclinaciones del ser humano y, desde el principio,
incluso entran en conflicto con su sentimiento saludable. Un mandamiento, que lo
señala primero o de preferencia al placer propio o sensual, le parece egoísta,
grosero; y tal cosa, que lo obliga solo a sacrificarse por otro placer, o apunta al placer
espiritual, le parece antinatural y vacío. Pero un principio que no separa el placer de
uno del placer de todos, da igual placer a todos los placeres, y de hecho, en la medida
en que reduce su derecho a su contribución al mayor placer como un todo, une en sí
mismo la atracción de todos los principios individuales sin un retorno Todos los
principios de placer de un solo lado no resuelven el conflicto entre las inclinaciones
del ser humano y, desde el principio, incluso entran en conflicto con su sentimiento
saludable. Un mandamiento, que lo señala primero o de preferencia al placer propio o
sensual, le parece egoísta, grosero; y tal cosa, que lo obliga solo a sacrificarse por
otro placer, o apunta al placer espiritual, le parece antinatural y vacío. Pero un
principio que no separa el placer de uno del placer de todos, da igual placer a todos
los placeres, y de hecho, en la medida en que reduce su derecho a su contribución al
mayor placer como un todo, une en sí mismo la atracción de todos los principios
individuales sin un retorno Lo que lo indica, primero o preferiblemente, para su
placer propio o sensual, le parece egoísta, grosero; y tal cosa, que lo obliga solo a
sacrificarse por otro placer, o apunta al placer espiritual, le parece antinatural y
vacío. Pero un principio que no separa el placer de uno del placer de todos, da igual
placer a todos los placeres, y de hecho, en la medida en que reduce su derecho a su
contribución al mayor placer como un todo, une en sí mismo la atracción de todos los
principios individuales sin un retorno Lo que lo indica, primero o preferiblemente,
para su placer propio o sensual, le parece egoísta, grosero; y tal cosa, que lo obliga
solo a sacrificarse por otro placer, o apunta al placer espiritual, le parece antinatural y
vacío. Pero un principio que no separa el placer de uno del placer de todos, da igual
placer a todos los placeres, y de hecho, en la medida en que reduce su derecho a su
contribución al mayor placer como un todo, une en sí mismo la atracción de todos los
principios individuales sin un retorno
Así, por la belleza en que se presenta, nuestro principio adquiere por sí mismo el
punto central de todos sus propósitos, separado de todas las conchas, puro, claro,
completo y pleno, la inclinación del hombre, este núcleo también para cultivar y
luchar por el cumplimiento del propósito. Cuando la cabeza gruesa de la uña se
golpea por completo, su punta penetra más profundamente.
Y esta cara amistosa del principio, que anima a todos a seguirlo, es solo la
invitación. Ahora, como hemos dicho, también está relacionado con el conocimiento
de la naturaleza de las cosas humanas, divinas y últimas, y cuanto más nos
adentramos, más se desarrollan los motivos para su observancia.
Por lo tanto, el principio, sólo acaba de apariencia humana ronda, el moderador,
económico, justo, pacífico, de caridad, trabajador, la ley de Dios vivo confiar en
aquellos como su estado de salud lado, la prosperidad, la paz, el amor, el respeto, el
honor, la libertad, tranquilo Conciencia y descanso en Dios cae; y por otro lado, cae a
los intemperantes, disoluta, malvados, perezosos, malvados, que desprecian a Dios
como su enfermedad lado, la pobreza, la lucha, el odio, el desprecio, la deshonra, la
prisión, el castigo corporal, la culpa. Cuanto más seguro mejor, todo el orden humano
en sí en el sentido del principio; en un mal orden, muchos buenos salarios se reducen
al bien, y muchos males se recompensan por los malos; pero en todas partes y en todo
momento el orden de las cosas ha sido lo suficientemente bueno que en promedio y,
en general, cuanto mejor y peor, peor; y si la justicia al principio va cojeando detrás
del hombre, casi siempre lo supera antes del final de su vida. ¡Pero qué motivo podría
inducir al hombre a establecer su cambio en el sentido de casos excepcionales en
lugar de la regla! Mucho sufrimiento también le sucede al bien de Dios; pero cuanto
mejor es el hombre, mejor se vuelve su propio sufrimiento y más ayuda los demás se
vuelven hacia él. Pero más y más, la mirada se levanta. Como al igual que los casos
excepcionales de la justicia se nos presentan aquí en la tierra muchos y amargo, lo
que siempre siempre ha confirmado en promedio y el progreso desde el principio del
mundo y de la instalación, la dirección del orden mundial en su conjunto, es la clave
para el plan, que no se decide con el aquí y ahora. Quien no creyó que la planta fija y
segura encontraría su ejecución y terminación seguras, si la planta no es el final al
mismo tiempo. Aquí está la recompensa menudo pospuso debido a que el contexto
más amplio de otro tipo entre turnos, y sin embargo sigue siendo mortal y más
amenazante e incluso castigar con esta amenaza o gratificante siempre próxima a la
perspectiva, puede ser pospuesta también esta vida, sino por el paso de nosotros
buscar la justicia siempre mayor que es nuestro, que será el último paso importante
que hacemos en la otra vida de nuevo, no puede escapar de ella, pero ellos mismos
será la de los EE.UU. adelantamientos y colectivamente nosotros, el otro mundo se
cae o se lleva. Quiero decir
Si alguien coloca una fruta aquí en la tierra y hace su parte en ella, crecerá más allá
de la tierra hasta el cielo y florecerá y será portadora. Quien pregunta qué recompensa
recibirá en el cielo por lo que hace bien en la tierra, podemos señalar esto y decir: si
la semilla y el cuidado de la semilla en la tierra fueran vuestros, así lo hará el árbol
con todo Las flores y las frutas sobre la tierra serían tuyas una vez. Una recompensa
tan grande puede llevar un pequeño día terrestre cuando el roble crezca fuera del
glande. Y así la naturaleza, como el jardín de Dios, puede darnos muchas bellas
señales, mientras estamos en el suelo del mismo jardín.
Tales son los motivos placenteros que nuestro principio debe usar para
obedecerlo. Lo que se indica brevemente aquí tiene que ver más con la enseñanza.
Es tan cierto que solo en la naturaleza de toda acción humana en última instancia,
incluso los maestros morales, que buscan mantener el placer lo más lejos posible de
sus sistemas, no son No obstante, sus motivos pueden ponerse de buen humor,
excepto que solo permiten considerar los picos y cumbres más elevados de todos los
placeres, como si las alturas más altas se perdieran y no se mantuvieran en la base
que se perdió en las raíces de la tierra. Sin la referencia al placer de la conciencia, el
gozo de sintonizarse con Dios y la bienaventuranza eterna, toda moralidad sería coja,
impotente e inútil; sí, que ella todavía se queda con esta referencia, lo demuestra
simplemente por el hecho de que parece más asustada. Y, por supuesto, el más
encantador amigo más lindo solo para temer. Los moralistas, sin embargo, separan la
cabeza del placer de sus cuerpos, nos la ofrecen y dicen: ¡qué hermoso es! Sí, es
hermoso, pero creció junto con todo lo demás, lo cual es hermoso.
En nuestro sentido el deseo de conciencia, el significado correcto, ya que parece ser
la mejor recompensa en el deseo que Dios ha unido a la mejor obra de placer aquí
abajo, como el reflejo espiritual de todos aspiraba placer irradiaba de nosotros o
incluso sólo en transmitir en puro espejo redondo de nuestro ser punto focal unidos
ilustra como una parte de la propia voluntad divina, si es que Dios está ligado al
deseo de los mismos trajes como los deseos de una ola siente como una parte de la
fuente. la felicidad eterna, sino que recibe su significado del hecho de que parece ser
las libras desear lo ausgetan de nosotros en el mundo, un día con toda la usura que
lleva a nosotros será pagado como propiedad, y no habría proliferado aquí, a pesar de
nuestro trabajo, Dios nos permitiría crecer a una mayor tasa de interés allí.
La moral ordinaria, sin embargo, declara correctamente una recompensa por el último
y el más elevado, que puede convertirse en nosotros, pero el placer por el cual somos
recompensados, por nada. ¿La lujuria tiene el valor más alto allí, por qué no aquí?
La moralidad ordinaria dice: no te preocupes por los pasos construidos para el último
y el más alto, porque no son el último y el más alto, sino solo esto.
Queremos los pasos y la cumbre, los pasos, porque conducen a la cumbre, y la
cumbre, porque la aspiración por él conduce a través de los pasos, y él mismo es solo
el más elevado, en el que nos encontramos con Dios y sus ángeles; al inferior, pero
con sus seres inferiores, que también son de Dios.

VII.
Se dirá que el mandamiento de buscar solo el mayor de los placeres, sin ser visto por
su naturaleza, presupone una medida comparable de todo placer; pero tal no se puede
encontrar. El placer sensual y espiritual es incomparable entre sí; y en el reino de los
sentidos y la mente, en particular, existe de nuevo el placer más variado, que no tiene
una medida común de grandeza, al menos ninguna útil.
Pero hay tal cosa; sí, es la cosa más directa y directamente utilizable que puede
existir; porque cada ser humano puede guiarlos directamente y ponérselos
directamente. Sí, no solo hay uno, sino dos estándares complementarios de placer; un
subjetivo, con el que medimos nuestro propio placer y un objetivo con el que
medimos el placer extranjero. Esto radica en la sensación inmediata de mayor y
menor placer y del instinto más fuerte o más débil conectado con él; esto en los actos
que dependen de estos sentimientos e impulsos, a través de los cuales el placer se
expresa en parte, en parte se aspira. Ambos miden indiscriminadamente todo placer.
De hecho, podemos encontrar la prueba diaria de que todo placer, tan diverso como
sea, tiene una medida común, en el hecho de que diariamente vemos a uno de los
otros preferidos, y que sabemos que somos preferibles. A un niño no le resultará
embarazoso elegir entre una manzana y una haya, porque esto es sensual, aquí
espiritual, o desagradable, como si no supiera cómo compararlos. ¿Y cómo podría el
intercambio general de hombres con placer, donde cada uno da lo que le es menos
querido, lo que él prefiere, forma y encuentra un estándar común en dinero, si la
calidad de placer diferente compara su propio Cantidad prevenida.
Más bien, se puede decir que para un principio que se supone que es determinante de
la acción, ninguna medida puede ser más apropiada que lo que se encuentra
directamente en el sentimiento del que se origina la acción y que es objetivamente
determinada por las acciones mismas , Por supuesto, puede haber errores en la
aplicación de esta medida, ya que no reproducimos el placer pasado o futuro en el
sentimiento de sucesión o anticipación en su proporción correcta, o malinterpretamos
las acciones de los demás. Pero la posibilidad de error no debe hacernos tirar los
medios de la verdad en sí, sino hacerla cada vez más segura a través de una atención
cada vez mayor. Un ell que se mide a sí mismo correctamente por sí mismo no existe
en ningún lado; debe ser suficiente si se mide de forma pronunciada, siempre que se
aplique con rigor.
Y no solo la comparación, sino también la suma de los más variados placeres es tan
humanamente posible como familiar. Un día generalmente trae consigo otro placer y
aversión que el otro, pero el hombre probablemente sabrá en cuál de los diferentes
días pasó el tiempo más feliz en general. Sí, el hombre tiene una habilidad muy
extraña para resumir en sus sentimientos todo el placer o dolor desinteresado que
conlleva una causa o acción para nosotros o para otros, o cuya condición promete ser,
y esto le da la sensación de Valor de cosas y acciones. Lo que la cosa o algo similar
ha hecho se vuelve decisivo para lo que promete lograr. Incluso en este sentimiento,
el hombre puede estar equivocado; pero lo que sigue no es que rechace este
sentimiento,

VIII.
Se dirá que el principio establecido es un principio de cálculo cuya aplicación es
imposible o que, al intentar aplicarlo, debe hacer más daño que bien. Cualquier otro
caso de acción involucra otras condiciones, y las condiciones en el mundo son
complicadas hasta el infinito; ¿Cómo puede uno establecer un principio que exige el
cálculo imposible o sanciona el cálculo perjudicial, que en cada caso individual
resultará de tal o cual acción por placer o dolor, para decidir si se lo hace o no?
Antes que nada, pregunto si no es lo que se declara imposible aquí o lo que se
rechaza como trivial lo que ocurre a diario y se dice que es bueno. Cuando las
personas alguna vez actuaron de forma diferente a las consecuencias presuntas de sus
acciones y la influencia de estas acciones en su felicidad y desdicha, y si se
equivocan a diario, la respuesta siempre debe repetirse, que solo deben esforzarse
para Menos y menos para equivocarse en la vida cotidiana, para hacer la previsión
cada vez más segura, en lugar de renunciar a ella por completo, para ir con los ojos
vendados o ciegos en su camino. Nuestro principio, al dirigir al hombre a esta
previsión, no requiere nada nuevo de él, solo exige que haga lo que ya hace, incluso
más que hasta ahora, que no solo se preocupa por el siguiente, sino que tanto él solo
puede, tener en cuenta incluso las consecuencias más remotas y todas las
consecuencias de sus acciones; que él no es simplemente sabio, sino que es sabio. Si
el hombre no puede encontrar la mejor manera, no está menos obligado a buscarlo a
toda costa.
Sin embargo, si se pospone al principio de que el hombre se limita simplemente al
cálculo de lo que resultará de cada instancia de placer y dolor, esto es solo una
pequeña sustitución. No todo tipo de previsión es un cálculo. Tampoco debe cada
individuo calcular esto, ni debe calcularlo para cada caso individual, ni el hombre es
referido por cálculo al principio.
Porque es cierto que la mayoría de la gente no puede hacer ningún cálculo sobre las
consecuencias de sus acciones, que nadie puede emplearlas para todas las relaciones,
que si todos quieren tomar su propia cuenta, todos llegan a conclusiones diferentes, y
de ahí la cooperación que los seres humanos se detendrían con propósitos comunes,
que al final del cálculo, el tiempo para actuar finalmente terminaría.
Pero precisamente porque en tal cálculo de cada caso individual por cada hombre
individual no saldría lo mejor posible, incluso nuestro principio no puede exigir este
cálculo, sino que debe prohibirlo o, mejor dicho, limitarlo a la medida correcta; y
puede desarrollar estas limitaciones puramente fuera de sí solo con referencia a la
naturaleza de las personas y las cosas. Después, es necesario investigar qué forma de
dirigir las acciones es más útil para la felicidad de la humanidad; algo debe ser
encontrado; y uno tiene que atenerse a eso.
En este sentido, es una de las primeras y más importantes implicaciones de nuestro
principio de que el hombre es el principal relaciones de la vida, tiene que cumplir con
su propio cálculo individual de las consecuencias de sus acciones, de acuerdo con las
leyes y normas generales en lugar de la que, en promedio, el mejor en el conjunto
Otorgue el resultado, y de que los principios morales en sí mismos son los más altos y
más importantes. En algunos casos, los puntos de vista se simplifican más para las
reglas generales que para los casos concretos, de modo que lo mejor es más fácil para
el promedio que para el individuo; en parte, se puede usar una larga experiencia para
establecer el promedio de casos, y todas las reglas y leyes existentes se basan más o
menos en eso; En parte, estas declaraciones y los cambios necesarios por cambios en
las circunstancias se pueden dar a las manos de aquellos que están mejor calificados,
y la naturaleza de los hombres y las cosas tiende a ponerlos en las manos de ellos; en
parte situada al margen de los beneficios materiales de las normas y leyes de un gran
formal, pero igualmente importante para la felicidad de la humanidad es que por un
einträchtiges actúan de la misma, una lucha objetivos de la Comunidad, un cálculo
más fácil y más completa de las consecuencias de la acción de cada individuo es
posible que todos sepan qué interacción o resistencia puede presuponer en sus
acciones por parte de los demás; que, además, cada uno, tomando las leyes y reglas
objetivas como subjetivas,
Por último, si las leyes y normas, mientras que también se espera costumbres y
tradiciones en un sentido más amplio, un tiempo existían entre la gente, ganar el
mismo ni una influencia particularmente importante en su estado de placer en ese
sentido y las instituciones tienen el mismo conjunto hasta que ya por ella, y por lo La
versatilidad de los hombres se puede construir sobre muchas cosas, sin que sea
posible decir con razón que una es mejor que la otra; las acciones en sí pueden ayudar
a crear leyes y regulaciones existentes.
Las leyes y las reglas se pueden dividir entonces en aquellas que conciernen a todos
los seres humanos en todo momento, confiando en lo inmutable y común en la
naturaleza humana, y aquellas que deben cambiar y cambiar según las condiciones
particulares. El primero es divino, el segundo las leyes humanas. La observancia del
primero tendrá las ventajas más amplias, más generales, universales para la raza
humana; la observancia de estas últimas ventajas para las condiciones particulares de
las que se han desarrollado y que, a su vez, se han fijado en ellas.
Como resultado de esta consideración, el hombre ahora se requiere para mantener
generalmente antes de las leyes divinas, pronto en especial a la humana, en vigor en
el radio de su vida y obra, con la que su bien y ay conectados en primer lugar. A los
primeros por excelencia, siempre que no causen excepciones unos a otros por
conflicto mutuo; al menos a este último, siempre y cuando no sean manifiestamente
malos. Pero es más probable, por razones obvias, que sean buenas para las
condiciones existentes, que no buenas, al menos mejor que las que un individuo
podría hacer, e incluso si fueran manifiestamente malas, aún así las haríamos en la
mayoría de los casos. Pueden y deben respetar los casos, teniendo en cuenta las
grandes ventajas formales,
De esta manera, una gran parte del juicio del individuo sobre lo bueno y lo malo ya
está anticipado, no en contra del significado de nuestro principio, sino de acuerdo con
las implicaciones puras y claras de él, en el cual no se basa en nada para apoyar todo
debería, la naturaleza de lo que se refiere. Resulta que nos gusta la psicología, la
filosofía o la historia consideramos la naturaleza del juicio humano, la acción, la
felicidad y la infelicidad que en las acciones de cada persona individual se quedan
cortos de la felicidad de la humanidad sólo después de su juicio individual; que todo
va mejor cuando todos están gobernados por leyes generales que unen a todos; en
consecuencia, nuestro principio también requiere que el juicio individual sea
realmente revertido.
Mientras tanto, esto solo puede ser una limitación, no una renuncia al propio
juicio. Las leyes se deben dar en parte, parcialmente enmendar, en parte interpretar,
por lo que aquellos que son responsables de eso necesitan su propio juicio. A menudo
vienen leyes, divina con lo divino, humano a humano, o ambos mutuamente
contradictorios, y puesto que en sí mismo es ley divina a obedecer las leyes estatales,
un conflicto de este último tipo, posiblemente, puede asumir el carácter de un
conflicto entre el primer especie en sí misma; aquí nuevamente, se necesita el juicio
propio para la decisión. Todas las leyes al fin, e incluso las costumbres y prácticas
subsidiarias que rigen, aún dejan al hombre suficiente espacio para la acción; en
cierto sentido, incluso esta latitud se incrementa por la acción de la misma; cómo el
grado de libre determinación en la vida silvestre, que está sujeto a tan pocas leyes, es
infinitamente más limitado que en el nuestro, que parece estar sujeto a leyes por todos
lados. Esto se debe al hecho de que, desde el terreno seguro de la legalidad, de
cualquier manera no restringida por otros y con mayor cálculo, puede desarrollar su
propia acción y combinarla con la de los demás. De acuerdo con esto, depende del
hombre, sobre la base de las leyes, desarrollar sus acciones de forma independiente
por medio de su propio juicio. Además, la persona debe para el bien de la educación
superior, siguiendo la ley, al mismo tiempo, tanto como sea posible para estar al tanto
de las razones de su cumplimiento, e incluso lo divino no sólo por su nombre, sino
por la naturaleza de la fuente de las leyes humanas de ellos fluyen
Ahora, ¿qué tiene que ofrecer el hombre en esta relación por los medios? Ninguno de
los que están bajo su mando puede ser excluido por nuestro principio, sino que es
instruido a todos los que pueden servirlo para que realmente los utilicen para trabajar
juntos para obtener el mejor resultado. A estos medios pertenece, sin embargo,
también la mente calculadora; pero no solo; y el hombre está tan educado y se le
recuerda que lo necesita y lo necesita, que le dice que lo necesita solo.
Ahora muestro lo que no hay espacio para aquí, e incluso la sugerencia debería bastar
sobre qué base en el hombre, además de la comprensión de los enjuiciamientos, se
desarrolla un sentimiento crítico; ya que tiene la misma autoridad en su esfera, pero
no más grande que esto; cómo cada uno tiene sus propias ventajas y desventajas,
unilateralmente utilizadas, para otros sitios; cómo ambos pueden juzgar
correctamente solo cuando están formados adecuadamente por la educación y la
vida; cómo pueden promover mutuamente su educación, ejercer su control,
complementarse y ayudarse unos a otros; nadie como él sin ambos, pero la mayoría
con sobrepeso del único juez; y cómo el esfuerzo en cada caso debe ser llevar la
mente y el sentimiento a un juicio unánime,
Por estas consideraciones, la enseñanza se basa la conciencia, en el que el
juzgamiento sentir sobre el bien y el mal con brotes de uno y en contra de la otra y
vinculado a la relación general del instinto y el deseo, el placer y el dolor modernos
sentimientos, que me tratar de discutir la relación causal.
Volveré a mi conciencia; Aquí es suficiente referirse a los hechos de la misma
referencia general y reconocerla.
Por lo tanto, nuestro principio no niega la conciencia, a fin de cambiar todo el juicio
de nuestras acciones a la mente calculadora; sino que invita a la conciencia, esto es
debido a que el mal ir cojo sin él no era más que un pie, y no podría por tanto ser
servido una vez más lo mejor de lo mejor de la humanidad. Pero, por otro lado, no
puede ser la ley, ni la conciencia, ni los dos juntos, solos para ser decisivos; porque
hay malas leyes y malas conciencias; quien debería juzgar esto; y dado que la ley y la
conciencia dejan mucha libertad, ¿quién debería juzgar?
Las consideraciones desarrolladas aquí desde el punto de vista de nuestro principio
son en sí mismas intelectuales, ya que no pueden ser sino científicas. Sin embargo, se
puede ver cómo nuestro principio de la comprensión con la que necesita la misma
cosa, también prescribe incluso los límites dentro de los cuales se tiene que ir más
lejos, que no es más que eso y será para el mejor, es decir, en cuanto a la ley y la
conciencia ni su pleno Derecho a irse Por lo tanto, el principio no solo desarrolla la
sustancia, sino también la forma de su uso fuera de sí misma. Este es el carácter de un
principio de auto-vivencia.
De modo que el hombre no debería simplemente contar con nuestro principio, sino
que debería contar con él hasta donde él pueda esperar; porque él tiene el cerebro
para eso.
¿Por qué no debería ser capaz de calcular y calcular que en mis hombros fuertes una
carga se lleva más fácilmente que en el más débil de mi hermano más débil y luego
toma el control en lugar de él; que el primer groschen pesa más en placer que el
vigésimo quinto, y por lo tanto prefiere convertir mi vigésimo quinto en el
primero; que a través de los malos hábitos, devoro más de los medios y las facultades
de placer que lo que de él obtengo con placer; que, pasando el tiempo de la juventud,
no me beneficiaré ni a mí ni a otros. Todas estas son cosas que la mente puede
calcular en el sentido de nuestro principio, y donde no puede contradecir la ley o la
conciencia, sino que puede basarse en sí misma.
Sin embargo, la ley y la conciencia, donde sea y de quienes sean juzgados, a su vez se
justificarán a sí mismos en la medida en que sean dados y educados en el sentido de
nuestro principio. Entonces el principio es incondicional en todos los aspectos.
El comportamiento puramente intelectual con el principio, que puede no suceder en el
pasado en la vida, será una cuestión de ciencia. No es que ella tenga menos que la
vida para reconocer la justificación de la ley y la conciencia; pero tendrá que
justificarlo racionalmente.
pero el conocimiento científico de los mejores en el mundo se relaciona con los
mejores conocimientos científicos en todo el mundo, que deberá incluir la naturaleza
de las personas y las cosas en sus primeras y últimas razones, las consecuencias y
ramificaciones. Y hemos adquirido con el principio sin anillo mágico que de repente
nos dio todo este conocimiento tesoros, pero sólo la brújula y control para una unidad
sin esfuerzo a través de la propia naturaleza es la única forma en que se reduce el
esfuerzo que instruye a su derecha y la dirección exitosa. pero se agrega al hecho de
que ahora también nos conduce en esta dirección. Pero un principio que podría ser
fácilmente explotado no valdría la pena el esfuerzo.
Los tiempos ya no son cuando la canción del poeta movió las piedras al edificio; El
hombre debe criarlo laboriosamente; los huecos son más grandes que las
paredes; cuanto más grande es el edificio, más tarde su final; y así también el
conocimiento de los mejores de todos los tiempos y mundos crecerá pesado y lento a
través de muchas obras laboriosas, y terminará solo al final de los días; pero lo que
una vez se fundó en la naturaleza se mantendrá firme y siempre; pero las palabras que
querían mover las piedras se transforman en bloqueos del aire, y un fantasma tras otro
pasa en la altura alcanzada rápidamente.
La ley de la gravedad gobierna todo el cielo; sabemos con certeza que es el
caso; todas las leyes de los movimientos celestiales están subordinadas a él; todos los
proyectos de ley que quieren el derecho solo pueden guiarse desde su punto de
vista; Le debemos la verdadera claridad sobre las condiciones del cielo. Pero
quienquiera que tenga nada más que esta ley no tiene nada; su aplicación a los
desafíos de la enseñanza y a menudo excede todos los poderes de la ley; incluso la
atracción de tres cuerpos celestes no podemos calcular completamente de acuerdo
con ella; y a menudo, para obtener solo aproximaciones, debemos presuponer, en
parte, lo que debe calcularse, como parcialmente calculado, dando al futuro una
solución clara y completa.
Por lo tanto, nuestra ley ciertamente gobierna todo lo moral, todo lo práctico; todas
las leyes individuales de lo práctico están subordinadas a él; todos los proyectos de
ley que quieren el derecho solo pueden guiarse desde su punto de vista; solo puede
difundir claridad sobre el mundo de la acción; pero quienquiera que tenga nada más
que esta ley todavía no tiene nada; su aplicación a la doctrina desafía y supera todos
los poderes de la mente; incluso las relaciones morales y legales entre tres personas
no podemos desarrollar completamente de acuerdo con ella; y no queda nada de la
ciencia, tanto en el mundo, lo que sería capaz de computacionalmente hasta nuevo
aviso como se indica en la introducción del proyecto de ley, con la esperanza de que
van a un solo día ni siquiera pueden dar. Pero tu justificación,
Por lo tanto, por supuesto, la ciencia, que se basa en nuestro principio, siempre tendrá
que tomar plena conciencia del punto de vista de la imperfección que comparte con
cada conocimiento humano. La presunción de los llamados puntos de vista absolutos
le será ajena. Pero que las lagunas y dificultades del conocimiento en ella siempre
residen tan claramente como el contexto de lo adquirido y como el objetivo lejano de
toda la dirección, siempre le asegurará el progreso distante.

IX.
Kant lo llama un error de todos los principios del placer que hacen de la moralidad
algo empírico; porque lo que da placer y aversión solo puede conocerse por
experiencia.
Encuentro mi mano una ventaja todo el deseo de principios es que no sólo permiten
su naturaleza todas las experiencias de la vida a la enseñanza y para hacer que el
éxito orientado a utilizar de nuevo para la vida, sino que, incluso, necesaria para
responder a la naturaleza empírica de personas y cosas. ¿Cómo debería la doctrina de
la acción, que debe moverse en lo empírico, ser independiente de lo empírico? Me
parece que como la física que quería hacer abstracción de la naturaleza empírica del
cuerpo y el movimiento o personalizar este diseño en mi cabeza lo que sin duda han
intentado, pero con qué resultado?
Realmente tiene que tratar de conseguir la moral como una ciencia empírica sobre la
vida flotante, para que ellos, los pies no contaminado, siempre ha tenido el éxito que
la vida empírica ahora no se ha preocupado por la ciencia de la moral, ambos han ido
uno al lado del otro, o que el empírico aún no se ha unido al director con una mala
conexión. Un principio que supuestamente es útil para la vida empírica también
puede ser vivido y vívidamente desplegado solo en lo empírico mismo; y cuanto más
necesario sea para su propio desarrollo, más probará que es su alma.
Esto no impide, sino que conduce más bien a partir de la naturaleza detectado
empíricamente de personas y cosas, incluyendo la parte más profunda de lo que
poseemos, a partir de la relación de la experiencia de placer y dolor a todo lo que está
dentro y fuera de nosotros, incluso el deseo y la aversión a los demás, incluso a
deducir con la ayuda de la razón algo más alto que todo el material individual es lo
que ha servido para obtener algo por Cross y el general, que, precisamente porque
resume todo lo empírica entre sí, penetrado mental y ligado, muy por encima de él en
sí mismo está parado.

X.
Las objeciones anteriores fueron formales; No faltarán materiales.
Inicialmente, el principio solo permite la atención al tamaño, no a la naturaleza del
placer. El mayor placer posible debería traerse al mundo, no importa qué.
¿Cómo, uno preguntará, no es el placer espiritual en sí mismo, aparte de su cantidad,
que vale más que el placer sensual, ser preferido? El placer en lo bello, en lo
verdadero, en una actividad útil, incluso en el placer de la conciencia, no es más
digno que el gran placer en una mesa bien puesta, en una cama caliente, y cosas por
el estilo. ¿Dónde hay un placer tan intenso como el sensual? por lo tanto, ¿debería ser
preferible a los intelectuales?
Ciertamente no, siempre y cuando se detenga a los ejemplos dados. Pero puedes
enfrentarte a los demás. ¿No es el deseo de buena comida y ropa, de la copa de vino y
el cómodo descanso después del trabajo, por el que nuestra disposición para trabajar
está nuevamente renovada, vale más que el deseo de una mala novela, que la lujuria
del avaro sobre el dinero? , el jugador en el juego, el malévolo en el disgusto de los
demás, etc., y sin embargo el primero es sensual, el último placer espiritual. Así que
el placer espiritual puede ser circunstancias más o menos valiosas que la
sensualidad; la cualidad sensual, espiritual, no decide, siempre depende de si es
bueno o malo, noble o malo, útil o dañino, no si es placer espiritual o sensual.
Usualmente, sin embargo, cuando el placer espiritual se contrasta con el sensual, se
tiene en mente tácitamente un placer espiritual noble o bueno más vulgar, o, de una
manera menos sensual, más contemplativo; y luego, por supuesto, es evidente en el
sentido de nuestro principio apreciar más el primero; porque el placer espiritual noble
o bueno se vuelve noble o bueno solo porque su valor de placer no depende
meramente del momento, sino que también es la fuente del placer predominante o
está conectado con él. Esto es cierto de todos los deseos antes mencionados de
belleza y verdad genuina, de actividades útiles, sobre todo por el placer de una buena
conciencia, como el motivo más eficaz para una acción positiva adicional. De tales
clases de placer, o de lo que sea que se relacionen con ellos, pueden desarrollarse una
serie completa de efectos de placer para la humanidad; Y en contra de esto, un único
placer sensual no puede fallar, si no disminuye o solo arruina el placer por la
consecuencia. Pero tal como es, el placer sensual tiene tanto valor como lo espiritual,
y sería extraño alabar a un regente, porque también se ocupó del bienestar material de
sus súbditos y, sin embargo, no se ajustó a sí mismo.
En general, cuando hablamos de lo último en placer como un todo, no se trata en
realidad de un conflicto entre el placer sensual y el espiritual, sino que en general se
puede decir que lo mejor se obtiene al no seguir uno u otro. pero busca apoyar y
promover uno por el otro, de modo que el máximo como un todo generalmente trae
consigo el máximo de todo tipo. El placer sensual tiene lo espiritual para dar al
cuerpo, a través del cual permanecen en relación con la tierra y sus fuentes de
alimento; el placer espiritual de lo sensual, el alma a través del cual entra en contacto
con la luz superior. La estatua más alta también exige la base más alta y más
ancha. Si la imagen divina del deseo espiritual llega al cielo,

XI.
Se dirá que nuestro principio es deficiente en la medida en que solo apunta al mayor
placer posible en la humanidad sin preocuparse por su distribución. No podría ser
indiferente si todo el placer se concentra en uno, y los demás salen con las manos
vacías, o si todos, aunque en general, tienen menos. Lo último debe preferirse a los
sentimientos saludables, pero seguir nuestro principio. Además, nuestro principio no
distingue entre el placer del bien y el mal. Más lujuria del mal es mejor para él que
menos deseo del bien; el sentimiento saludable requiere el reverso. El castigo del mal
debe cesar por completo, ya que como no podía ser de acuerdo con nuestro principio
de que el dolor, que trajo el mal en el mundo, y sin embargo deliberadamente para
aumentar mediante la reacción incluso causar su nuevo reticencia por el castigo.
Pero de nuevo, solo es necesario dar a nuestro principio la consideración de la
naturaleza de los hombres y las cosas en la tierra, para que desde su simple núcleo se
desarrolle todo lo que el hombre siempre ha demandado como derecho, y no solo la
distribución del placer entre ellos. Gente en absoluto, pero también la distribución
más justa de ellos.
Un medio de placer, acumulado sobre una persona en cierto grado, nunca produce
tanto placer como se distribuye entre varios; debe, por lo tanto, en el sentido de
nuestro principio, en términos generales, dividirse hasta que la fragmentación
demasiado grande y su difusión sobre lugares inapropiados traiga más daño que
bien. En la actividad para el placer de los demás, la comunicación de nuestros bienes
a los demás y el estancamiento de sus sufrimientos, el disfrute social del placer son
las fuentes más ricas del placer espiritual. Todas las poderosas fuentes de placer en el
mundo solo pueden surgir y existir a través del hecho de que muchas trabajan al
mismo tiempo y luego se benefician colectivamente de él.
Como nuestro principio máximo exige el mayor placer posible entre los hombres,
naturalmente exige su distribución entre los hombres. Se puede decir que el placer
aumenta, la incomodidad se reduce en cierta medida con su distribución. El poeta lo
ha dicho breve y bellamente con las palabras: la alegría compartida es doble alegría,
el dolor compartido es mitad dolor.
Sin embargo, no todos los modos de distribución son indiferentes, y nuestro principio
determina el tipo correcto de distribución. En términos generales, uno puede ver en el
tipo correcto de distribución una fuente de placer, en el otro una fuente de dolor. Por
lo tanto, en la medida en que nuestro principio exige el máximo de placer, determina
al mismo tiempo, como la distribución más correcta, aquella que es la condición de
este máximo.
Explico esto mediante una analogía matemática: el producto de las partes en las que
se puede descomponer un número depende de la naturaleza de su división, una
función de cómo se expresa uno. El producto más grande posible siempre pertenece a
una sola división específica. Por ejemplo, si divido 12 en 1 y 11, entonces el producto
de ambas partes 11; cuando se divide en 2 y 10 es más grande, es decir, 20; en la
división en 3 y 9 de nuevo más grande, a saber 27; etc. La división más ventajosa es
en partes iguales, es decir, en 6 y 6, esto da el producto máximo 36. Si se trata de una
división no en dos, sino en tres partes, también lo serían las mismas tres partes 4, 4, 4
el producto máximo 64, y cualquiera que sea el tamaño del número y número de
partes que puede elegir,
Del mismo modo, ahora el tamaño del placer de la humanidad en su conjunto es una
función de la forma en que se distribuyen entre los miembros individuales, de tal
manera que todos los equipara a estos miembros, el máximo de placer en la misma
distribución que se espera entre ellos. Pero no todo es igual entre ellos, y esta es la
base para la idoneidad y la justicia de la distribución en particular. Las plantas, el
carácter, la educación, el mérito y la superioridad heredada de los seres humanos
hacen que sea mejor acumular o acumular más placer o placer que el otro.
La naturaleza de estas circunstancias debe considerarse de nuevo según sus relaciones
generales y especiales, y en lo sucesivo se establecerán reglas generales y
especiales. Por lo tanto, se puede mostrar cómo los derechos de propiedad y herencia
no están en contra del sentido, sino en el sentido del principio; y si no lo fueran, no
merecían existir. Pero no entiendo los detalles de esto ahora.
En la ejecución de este tema se hace ahora, la objeción de que el mismo estatus que
nuestro principio el placer de la buena de la mala y por este medio el castigo de este
último sería levantada. Por el contrario, según este principio, el displacer o el castigo
de lo malo se equipara con la lujuria, la recompensa del bien. El mal tiene, si es sólo
el placer de ira en lo desagrado, el Bueno, si es bueno placer en lo que da placer a la
totalidad, y por lo tanto también de los dos motores está decidido a actuar. Por lo
tanto, el deseo del primer yo es una fuente de incapacidad para tragar, del último
como fuente de placer para el todo. Esto no significa ser equivalente en el sentido de
nuestro principio. Si uno fuera a infligir a la primera persona, por su propia iniquidad,
incluso placer, él solo aumentaría su inclinación al mal, esta fuente de injusticia. Por
otro lado, por la recompensa del bien se intensifica una fuente de placer. Pero al
oponerse al mayor descontento, esa fuente de dolor también puede ser forzada y
finalmente forzada a fluir como fuente de placer. Así es como el castigo llega al
mundo. Si el mal no es castigado, continúa trayendo desastres al mundo, otros lo
hacen por él; Aunque en este momento se evita el descontento por su protección, la
fuente del disgusto crece cada vez más y se extiende cada vez más. El castigo, tanto
divino como humano, es el medio según el cual se usa para obstaculizar al hombre en
parte por una calamidad adicional, en parte para mejorarlo, en parte para permitir que
otros tomen un ejemplo; lo mejor de todo es el castigo, que sabe cómo combinar
todas estas ventajas al máximo posible. Lo que los trae al mundo para el momento de
desagrado individual, debe superarlo impidiendo incluso más daños para la
consecuencia como un todo. Dejando este punto de vista, se vuelve duro, cruel,
injusto, dañino. Así que nuestro principio requiere no sólo el castigo del mal, sino que
también desarrolla a partir de la naturaleza del hombre nuevo los aspectos a ellos, en
todo lo que han sufrido prácticamente siempre va sin ser capaz de combinar siempre
práctico y convincente bajo un principio. Con qué palabras y deducciones difíciles de
entender, uno se ha refugiado en este caso; Aquí el castigo cae directamente y
simplemente fuera del principio más general y de los hechos más simples de la
naturaleza humana. Así que nuestro principio requiere no sólo el castigo del mal, sino
que también desarrolla a partir de la naturaleza del hombre nuevo los aspectos a ellos,
en todo lo que han sufrido prácticamente siempre va sin ser capaz de combinar
siempre práctico y convincente bajo un principio. Con qué palabras y deducciones
difíciles de entender, uno se ha refugiado en este caso; Aquí el castigo cae
directamente y simplemente fuera del principio más general y de los hechos más
simples de la naturaleza humana. Así que nuestro principio requiere no sólo el castigo
del mal, sino que también desarrolla a partir de la naturaleza del hombre nuevo los
aspectos a ellos, en todo lo que han sufrido prácticamente siempre va sin ser capaz de
combinar siempre práctico y convincente bajo un principio. Con qué palabras y
deducciones difíciles de entender, uno se ha refugiado en este caso; Aquí el castigo
cae directamente y simplemente fuera del principio más general y de los hechos más
simples de la naturaleza humana. Con qué palabras y deducciones difíciles de
entender, uno se ha refugiado en este caso; Aquí el castigo cae directamente y
simplemente fuera del principio más general y de los hechos más simples de la
naturaleza humana. Con qué palabras y deducciones difíciles de entender, uno se ha
refugiado en este caso; Aquí el castigo cae directamente y simplemente fuera del
principio más general y de los hechos más simples de la naturaleza humana.
Del mismo modo, como nuestro principio divide el placer entre los hombres, lo
divide en tiempo. Disfrutar de todo placer a la vez destruye las facultades internas y
externas del placer; siempre moviendo el deseo y ahorrándolo para el placer futuro,
deja que tanto se eche a perder como el truco. Un cambio entre disfrutar el placer y
crear placer; un beneficio de los placeres internos y externos, con tal protección que
un fondo creciente siempre se preservará para el futuro; un agarre de placer en los
momentos más favorables; una toma de control, incluso de displacer, en aras del
beneficio del futuro, son demandas obvias del principio. Toda medida, toda
precaución, toda la diligencia está ordenada por todo lo que el placer del momento lo
permita, lo que no le cuesta al futuro más de lo que trae el presente.

XII.
Se dirá que nuestro principio implica la oración ruinosa y reprensible que significa un
buen propósito que santifica el mal. Trae solo el éxito de una acción de placer o
beneficio predominante, que en nuestra opinión, en última instancia, siempre se
disuelve en secuencias de placer, para que puedas cometer las peores acciones,
ej. Roba pan de un hombre rico para alimentar a un pobre hambriento; el hombre rico
no lo siente, los pobres están satisfechos o evitan mucho sufrimiento. Pero este
principio trajo el desastre al mundo en manos de los jesuitas y en otros lugares; un
principio no puede justificarse, lo que lo sanciona.
Pero si es cierto que la desgracia ha llegado al mundo a través de la aplicación de este
principio, entonces no puede ser la consecuencia de nuestro principio, sino todo lo
contrario, y, por supuesto, el principio no puede ser refutado por la falsa
inferencia. Por su propia naturaleza, nuestro principio no permite nada que
obstaculice, en lugar de fomentar, la felicidad del mundo como un todo. Pero si este
principio realmente no trajo más daño que la salvación al mundo, y toda calamidad
finalmente se resolverá con desagrado, nadie jamás lo hubiera reprendido.
Se debe considerar lo siguiente: la aplicación de malos medios para buenos
propósitos viene, en términos generales, al hecho de que estamos tratando de lograr
algo individual, incluso si es un bien de gran alcance, pero violando los
mandamientos divinos de la manera más general y más segura Los fundamentos del
bien y así romper los soportes más fuertes del estado de lujuria de la humanidad,
producen consecuencias en el todo, que dañan más de lo que se puede ganar en
detalle con él. Por supuesto, no es fácil calcular en detalle qué ventaja surge de seguir
las leyes divinas en cada caso particular, pero por esa misma razón debemos
calcularlo o estimarlo como un todo, y luego subordinar al individuo a este todo; así
que es lógico y práctico.
probablemente uno responde: en ciertos casos patada, pero la ventaja de utilizar el
mal significa clara y definitivamente fuera, agarrar, incluso con el beneficio para el
conjunto, mientras que la desventaja de que la infracción de una regla general o
buena costumbre poner en su conjunto, a menudo acaba de decidir no
desaparece , Para tales casos, nuestro principio debería respaldar el principio del mal.
Entonces, la respuesta que sólo estamos demasiado propensos a lo que llamamos a
toda la fuga y cada vez más borrosa, demasiado pequeño para golpear contra lo que
resulta claramente en algunos éxitos tangibles de la visión superficial tiempo, pero
todo el apoyo y la ventaja las leyes y las reglas están asociadas a ese fugitivo. Y con
esto, a menudo, también perdemos el placer mayor y más general por el bien del
individuo más pequeño, arruinando las fuentes del mismo. El significado de nuestro
principio, sin embargo, nos prohíbe virtualmente concebir al individuo
independientemente del todo.
Pero, de hecho, de la observancia de cada ley divina y humana, las desventajas
pueden surgir tan profundamente y en general que la ventaja general de seguirlas
disminuirá. Pero por esa misma razón no hay divina ni la ley humana, pero el mismo
o tales frases principio superior, que sólo puede ser considerado como otra forma de
decir lo siguiente de no sufrirían sus circunstancias excepcionales o cuando ninguno
menudo difíciles con todos los poderes de la mente y la conciencia podría conducir a
un conflicto decisivo.
Uno incluso encontrará que todas o la mayoría de las objeciones materiales a nuestro
principio se reducen si se observa más de cerca el hecho de que hay algunas malas
consecuencias para la humanidad. Pero con cada uno de tales objeciones se probará
nada más que básicamente zweies: en primer lugar, que ha llegado a la conclusión
equivocada de nuestro principio, en segundo lugar, que sin embargo reconoce
indirectamente la corrección del principio en sí, mediante la búsqueda de la calidad
del principio juzgado por la felicidad o la desgracia que resulta de él para la
humanidad. A menos que de alguna manera tengas malas consecuencias que no
puedan reducirse a romper la felicidad humana.

XIII.
Vuelvo a la conciencia ahora. La conciencia se caracteriza por una sensación de
anticipación, así como por el regusto del placer, que está conectado con las buenas
acciones, con el displacer, que está conectado con el mal; un instinto apropiado que,
si no siempre prevalece, siempre está presente; una ganga al fin para juzgar lo que es
bueno y malo, que está relacionado con esos sentimientos. La distinción entre el bien
y el mal en sí está vinculada a su carácter distintivo.
Por lo general, la conciencia, después de todos sus momentos, se llama algo
innato. Ahora debe admitirse que el hombre es genuinamente innato en el placer de
un bien simple, del cual fluyen muchas otras cosas, y un impulso correspondiente. El
placer en el deseo de los demás; el deseo de hacer el bien a quienes nos han hecho
bien; el placer en la sintonización de ideas, como la primera base del amor a la
verdad; el deseo de la madre de cuidar de sus hijos; y la reticencia por el contrario, o
la omisión de todos estos, ciertamente no se adquieren e implantan por la experiencia
y la educación. Pero todo esto se ve compensado por una adicción igualmente innata
para preferir nuestro bienestar al de los demás; el deseo de hacer el mal, de hacernos
mal; el deseo, dar rienda suelta a nuestra imaginación y protegernos de la falsedad
por la falsedad; el deseo de la madre de perdonar a su hijo y restablecer a su hijastro
por su bien. Entonces hay tanto mal en lo innato como bueno. Además, lo innato,
como todo lo instintivo en el hombre, puede como mucho ser suficiente para guiarlo
dentro de las condiciones más simples. Por esta innata tan conciencia no explica por
qué las personas más educadas en las complejas relaciones de la vida siempre es
seguro y siempre llevará a cabo sólo para el bien y realmente lo hace tanto más
cuanto más se ha incrementado en la dirección correcta sobre lo meramente
congénita. Además, lo innato, como todo lo instintivo en el hombre, puede como
mucho ser suficiente para guiarlo dentro de las condiciones más simples. Por esta
innata tan conciencia no explica por qué las personas más educadas en las complejas
relaciones de la vida siempre es seguro y siempre llevará a cabo sólo para el bien y
realmente lo hace tanto más cuanto más se ha incrementado en la dirección correcta
sobre lo meramente congénita. Además, lo innato, como todo lo instintivo en el
hombre, puede como mucho ser suficiente para guiarlo dentro de las condiciones más
simples. Por esta innata tan conciencia no explica por qué las personas más educadas
en las complejas relaciones de la vida siempre es seguro y siempre llevará a cabo sólo
para el bien y realmente lo hace tanto más cuanto más se ha incrementado en la
dirección correcta sobre lo meramente congénita.
De hecho, también vemos que el niño sin educación sigue siendo muy sin lo que
podríamos llamar advertencia, escrúpulos ni remordimientos de conciencia, golpear a
otro niño, para llevar sus juguetes, desobedecer, se encuentran a sí mismo. Si uno
quiere decir que la conciencia está ahí, solo duerme o aún no está inspirada; entonces
la expresión es libre, y puede, bastante bien entendida, tocar el asunto; solo que él es
más adecuado para evitar esta comprensión que para efectuarla. Lo que puede y debe
guiarnos es solo la conciencia alerta y abierta; no se niega que pueda despertar y
abrirse en cualquier ser humano; pero que siempre despierta y se desbloquea. Donde
este no es el caso, el hombre carece de lo que puede y debe guiarlo; y es inútil para
referirse a él como si lo tuviera. Entonces tenemos el caso de una planta no
desarrollada; Pero Mozart no se conformó solo con el arreglo, ni pintó Rafael. Los
primeros tendrían con los ojos vendados las llaves, los conducirían con el pincel
sobre el lienzo, si los hubieran dejado con su equipo para ellos solos; y así el hombre,
con toda su habilidad para actuar como una conciencia, actuará ciega y
desoladamente, a menos que esta facilidad se desarrolle para lo que la conciencia
debería ser para el hombre.
De hecho, no la conciencia, solo el apego a la conciencia se le da al hombre, y no
más, que la razón y el sentido de la belleza se han completado; para todos los Dreies
todavía requiere la educación y orientación más cuidadosa de padres, maestros y
vida, antes de que puedan guiar al hombre nuevamente; y una educación agraviada
puede, como la otra, recurrir a un mal uso en lugar de a la derecha. El salvaje tiene las
más horribles muecas de sus ídolos favor, que cree que la más absurda de las cosas
humanas y divinas, y así se realiza el sacrificio humano y se alimenta de las personas
y tortura a sus enemigos en la cruel y sin sacudidas de conciencia en lo más mínimo
durante las convulsiones sus hermanos.
Esto por lo tanto, no es una cuestión de aceptar la inactividad conciencia, y se espera
que se despierta por sí mismo y aufschließe, ni es para hacer un manejo sencillo, la
conciencia que pueda ser comparado con el despertar y el desbloqueo; pero tan
adecuada, fina y seguramente debe la conciencia misma ser capaz de guiar al hombre,
tan adecuada, fina y cuidadosamente en detalle si él mismo ha sido entrenado. Y
ahora surge la pregunta sobre qué base se basa esta educación.
Este es un problema psicológico que se adapta mejor a la experiencia general que a
las afirmaciones generales.
Envía a un niño por primera vez a un lugar del que no sabe nada; se vuelve
indiferente y, si el camino parece molesto, va allí con disgusto. Pero ahora está bien
en este lugar, encuentra caras amistosas, compañeros de juego, lo que lo llena y lo
hace feliz, probablemente algo más hermoso de lo que hasta ahora ha sabido y
pensado, allí; así, un regusto del placer que él disfrutaba allí estará ligado a la
memoria de este lugar, y una anticipación de él, cuando se trata de ir de nuevo; él
anhelará este lugar; el pasaje mismo lo hará querer; él ni siquiera va a rehuir un viaje
largo y difícil; él sacrificará todas las diversiones más pequeñas y más cercanas por
ello. El mismo niño había sido golpeado, regañado, despreciado y obligado a
morir; Por lo tanto, un sentimiento de incomodidad se unirá con la idea de este
lugar; preferiría hacer todo y sufrir que volver allí. Cuanto más y más a menudo las
experiencias similares estén ligadas a los mismos lugares, más se unirán estos
sentimientos y los impulsos asociados. Ese lugar será su cielo terrenal, su infierno; sí,
lo verá todo, ya sea que lo lleve más cerca o más cerca. O hay acontecen a lo bueno y
lo malo en otros lugares, pero siempre sobre la base de que son similares a aquellos
lugares, por lo que el reloj más segura está desarrollando gradualmente en él para
mirarlo cada lugar, ya sea buena para él o lugares malvados; y si siempre hubiera un
tilo en los buenos lugares, y siempre un abeto en los buenos lugares, Por lo tanto, al
final, un sentimiento de alegría se apoderaría de él ante la mera visión del tilo, y un
horror en el abeto, incluso sin ser consciente de por qué. ¿No es todo esto
psicológicamente correcto?
Los efectos de las experiencias directas también serán más o menos capaces de
generar enseñanzas, narrativas, promesas y amenazas para el niño, siempre que se
refieran a las experiencias de él y puedan tener fe en él. Desde el principio tendrá
miedo de ir al lugar desde el cual está amenazado con el mal, el mal cuyo significado
ya ha llegado a conocer; al final, al menos se alejará de él como el infierno, si uno lo
siente una y otra vez como un infierno para él; él, por otro lado, anhela un lugar como
el cielo, que se le describe una y otra vez como un cielo, más aún cuando en todas
partes las mismas descripciones, narrativas, se encuentran con él. Lo que todos
llaman horror comenzará a llenarlo de un horror abrumador; que todos describen más
espléndidamente que nada, incluso más espléndidamente que nada para él. Porque si
el alma del hombre está bien diseñado que el placer o el dolor que se produce a través
de la experiencia o las enseñanzas que se cree con un objeto o acción para él en
términos recurrentes, firmemente sujetos que después de la sensación o la
anticipación de la idea de este objeto o acción, y en consecuencia el impulso
destinado ao en contra. Y de acuerdo con, a medida que aprende a reconocer esto o lo
más a menudo que placentero o desagradable con lo que adquiere al mismo tiempo
para evaluar un tiempo cada vez más seguro y adecuado, si algo es en el sentido del
placer o displacer Llevar extremos. pasa a través de experiencias o enseñanzas que se
cree con un objeto o acción para él en términos recurrentes, unido firmemente que
después de la sensación o la anticipación en la idea de este objeto o acción, y
determina en consecuencia la unidad en o en contra. Y de acuerdo con, a medida que
aprende a reconocer esto o lo más a menudo que placentero o desagradable con lo
que adquiere al mismo tiempo para evaluar un tiempo cada vez más seguro y
adecuado, si algo es en el sentido del placer o displacer Llevar extremos. pasa a
través de experiencias o enseñanzas que se cree con un objeto o acción para él en
términos recurrentes, unido firmemente que después de la sensación o la anticipación
en la idea de este objeto o acción, y determina en consecuencia la unidad en o en
contra. Y de acuerdo con, a medida que aprende a reconocer esto o lo más a menudo
que placentero o desagradable con lo que adquiere al mismo tiempo para evaluar un
tiempo cada vez más seguro y adecuado, si algo es en el sentido del placer o displacer
Llevar extremos.
Aquí tenemos la base psicológica a partir de la cual la conciencia se desarrolla en
todos sus momentos en el ser humano.
Está en la naturaleza de los mandamientos divinos y de todos los buenos que, a partir
de la observancia de ellos, la ganancia predominante de placer crezca hacia relaciones
generales para la humanidad. La experiencia demuestra este éxito en general; por lo
que por lo general puede por alto como un sentido del valor de cumplimiento y el
mal, lo que depende de su incumplimiento, debe desarrollar instintos demgemäßem
en la humanidad, mientras que un reloj en la evaluación de lo que es el propósito de
esta licitación. Esto es la lentitud, pero en la esencia general del alma humana y la
buena educación de conciencia necesaria y por lo tanto, ciertamente fundada en la
grande por Dios. Pero ahora las consecuencias placenteras predominantes del bien y
los males del mal no son inmediatamente obvios que el niño y el salvaje más salvaje
podrían concebirlos y relacionarlos con sus causas; pero lo que el orden mundial, o el
espíritu del bien que lo gobierna, ha enseñado gradualmente a la humanidad, ahora es
más rápidamente propagado por la educación humana del hombre. Por lo tanto el
tiempo de cada individuo desarrolla en la distinción del bien y el mal y mucho menos
por su propia experiencia directa, que el hecho de que él ve todo allerweges, tenga en
cuenta al pueblo, desde el punto de vista, ya sea bueno o malo y desde todos los
lados, incluso en esta La consideración es guiada. En Atenas, el menos una vez sabía
cómo juzgar si una estatua, un verso en la tragedia más bien, es hermoso y porque
todo allerweges vistos desde el punto de vista de la hermosa y bastante, todo el
mundo sólo se paga de acuerdo con, cuando él mismo estaba familiarizado con esta
consideración. Lo que ahora sucedió en Atenas en un tiempo particular concerniente a
lo bello, siempre ha tenido lugar en todas partes en todo momento en cuanto al bien y
el mal, al menos en sus direcciones principales. Desde el principio, Dios ha educado a
la humanidad en esta dirección, y continúa haciéndolo; Ahora las personas continúan
esta educación entre ellos; y esta reproducción pertenece en un sentido más amplio a
la propia educación de Dios. Ahora las personas continúan esta educación entre
ellos; y esta reproducción pertenece en un sentido más amplio a la propia educación
de Dios. Ahora las personas continúan esta educación entre ellos; y esta reproducción
pertenece en un sentido más amplio a la propia educación de Dios.
El desarrollo del placer y la incomodidad es paralelo a esto. Al enseñar a las personas
a distinguir entre el bien y el mal, también son todas iguales en la primera promesa,
alabanza, recompensa, honor, concesión amistosa y útil; a la última amenaza, culpa,
castigo, deshonor, confrontación severa; no solo promesa y amenaza temporal, sino
también eterna. Una y otra vez, esta asociación de lo que al final es abrumadoramente
placentero con lo bueno, desagradable con los malos resultados; ella siempre nos
sigue, nadie puede escapar de ella. La vara y la zanahoria en las manos de los padres,
la bondad y la ira en su rostro tienen un efecto en el niño en este sentido desde una
edad temprana, y sin embargo no ha comenzado con un pie, Por lo tanto, en el mismo
sentido, el cielo y el infierno como el objetivo final del bien y del mal, así como algo
más allá de toda medida gloriosa y terrible, son expulsados más allá de esta vida. Los
maestros, los predicadores, la vida, se mueven en la misma dirección con algo nuevo,
diferente, pero siempre actuando en el mismo sentido. Esta golpes desde la primera
juventud, siempre repetida, hecho por todos lados al mismo lugar de la mente, la
forma finalmente el mismo momento, lo que les sujeta a una fuerza y positividad,
como ningún otro; y ahora que se pronuncia, uno ya no puede distinguir los golpes
individuales que han hecho esto del trabajo terminado, ni decir lo que cada uno
contribuyó a ello. Por el contrario, todo es algo que ha funcionado de varias maneras,
Mientras tanto, mediante el análisis comparativo, como la conciencia evolucionó de
manera diferente en diferentes condiciones, siempre de acuerdo con las influencias
educativas y un subterráneo mitbekommenen, ser reconocidos con suficiente claridad
cómo todo de esa persona en cuestión es realmente afectan a este desarrollo, y cómo,
cuando en condiciones desfavorables Estas influencias educativas corren, incluso la
conciencia gana direcciones equivocadas. Pero, en promedio, la conciencia debe
desarrollarse de la manera correcta; en parte y principalmente, porque es la naturaleza
del bien en sí mismo asociarse con las consecuencias placenteras predominantes y, en
consecuencia, con las experiencias generales en este sentido; en parte porque, en
consecuencia, las enseñanzas en promedio también se expresan en este sentido, y lo
que no está claramente presente en los éxitos se aclarará y complementará; en parte,
En general, su desarrollo implica necesariamente lo siguiente: la naturaleza de la
mente humana, que, de acuerdo con la noción de lo bueno, une, todo placer y
aversión que depende del bien, en el sentimiento y en el instinto de unidad puede
agregar; la naturaleza del bien y el mal como fuentes de placer y dolor, y la
naturaleza del orden mundial en el que esta naturaleza del bien y el mal se expresa de
hecho.
Se ha pensado que uno encuentra conclusiones peculiares sobre la naturaleza
fundamental de la conciencia en el hecho de que formula sus demandas en la forma
de: ¡lo harás! reclamo Me parece que no hay nada en él salvo el rastro de su
educación a través de las personas. Debido a que las personas siempre abordan sus
demandas al hombre de tal forma, la conciencia, que es educada por los hombres,
repite sus demandas bajo la misma forma.
Con todo esto, la conciencia no está más profunda de lo que siempre ha sido. Una
conciencia pura, clara y propia seguirá siendo considerada como parte de la luz
divina y el placer divino; pero el hombre primero tiene que ascender a este beneficio
de lo más elevado, y puede regocijarse de que el orden mundial y su mente adopten
los medios para llevarlo hasta él; pero no debe pensar que el don del Altísimo le fue
dado desde el principio; de lo contrario, nunca la alcanzará.
El placer de una buena conciencia y el dolor de la mala conciencia, de hecho, tienen
algo que los distingue de cualquier otro placer y de cualquier otro dolor, algo contra
lo cual el otro se retrae. Esto no se debe al hecho de que son sentimientos resultantes,
desarrollados a partir de innumerables cosas, que ya no podemos
divorciarnos; porque algo así también tiene lugar en otros placeres mentales de placer
y dolor; pero en el hecho de que la referencia a algo absolutamente preponderante,
incluso más allá de lo temporal y lo humano, está presente para ellos. Lo bueno es la
preponderancia de todo placer, el deseo de todas las relaciones; en placer, belleza,
utilidad única lujuria por esto o aquello, aunque más o menos relaciones
generales. Lo que, antes que nada, hace que el sufrimiento sea para bien, para el
placer del mal; la conciencia, educado al sentimiento de que es la esencia del bien,
pero finalmente a conquistar con placer, el mal que debe conquistarse con desagrado,
superando todo placer y descontento presente con su promesa y amenaza; Nada se
opone a esto. Un sentido de la maldad, la totalidad, la absolutez, el infinito, para
tomar prestada una pocas palabras de la filosofía, vive con ella, como ningún otro
placer y sentimiento de dolor. Y a medida que despierta a través del evento divino en
el hombre, también demuestra por este carácter, la relación con los sentimientos
divinos. Pero no empeora al mostrar a través de qué mediaciones naturales Dios nos
permite hacerlo. Pero estas mediaciones naturales adquieren un carácter más elevado,
ya que conducen a lo más alto que el hombre puede adquirir. que es la esencia del
bien vencer victoriosamente con el placer, ser derrotado por el mal, superar todo el
placer presente y el disgusto con su promesa y amenaza; Nada se opone a esto. Un
sentido de la maldad, la totalidad, la absolutez, el infinito, para tomar prestada una
pocas palabras de la filosofía, vive con ella, como ningún otro placer y sentimiento de
dolor. Y a medida que despierta a través del evento divino en el hombre, también
demuestra por este carácter, la relación con los sentimientos divinos. Pero no
empeora al mostrar a través de qué mediaciones naturales Dios nos permite
hacerlo. Pero estas mediaciones naturales adquieren un carácter más elevado, ya que
conducen a lo más alto que el hombre puede adquirir. que es la esencia del bien
vencer victoriosamente con el placer, ser derrotado por el mal, superar todo el placer
presente y el disgusto con su promesa y amenaza; Nada se opone a esto. Un sentido
de la maldad, la totalidad, la absolutez, el infinito, para tomar prestada una pocas
palabras de la filosofía, vive con ella, como ningún otro placer y sentimiento de
dolor. Y a medida que despierta a través del evento divino en el hombre, también
demuestra por este carácter, la relación con los sentimientos divinos. Pero no
empeora al mostrar a través de qué mediaciones naturales Dios nos permite
hacerlo. Pero estas mediaciones naturales adquieren un carácter más elevado, ya que
conducen a lo más alto que el hombre puede adquirir. pero finalmente para vencer
con lujuria, el mal, para ser derrotado por el displacer, supera todo placer y
descontento presente con su promesa y amenaza; Nada se opone a esto. Un sentido de
la maldad, la totalidad, la absolutez, el infinito, para tomar prestada una pocas
palabras de la filosofía, vive con ella, como ningún otro placer y sentimiento de
dolor. Y a medida que despierta a través del evento divino en el hombre, también
demuestra por este carácter, la relación con los sentimientos divinos. Pero no
empeora al mostrar a través de qué mediaciones naturales Dios nos permite
hacerlo. Pero estas mediaciones naturales adquieren un carácter más elevado, ya que
conducen a lo más alto que el hombre puede adquirir. pero finalmente para vencer
con lujuria, el mal, para ser derrotado por el displacer, supera todo placer y
descontento presente con su promesa y amenaza; Nada se opone a esto. Un sentido de
la maldad, la totalidad, la absolutez, el infinito, para tomar prestada una pocas
palabras de la filosofía, vive con ella, como ningún otro placer y sentimiento de
dolor. Y a medida que despierta a través del evento divino en el hombre, también
demuestra por este carácter, la relación con los sentimientos divinos. Pero no
empeora al mostrar a través de qué mediaciones naturales Dios nos permite
hacerlo. Pero estas mediaciones naturales adquieren un carácter más elevado, ya que
conducen a lo más alto que el hombre puede adquirir. ser derrotado con desagrado
supera todo el placer presente y el disgusto con su promesa y amenaza; Nada se
opone a esto. Un sentido de la maldad, la totalidad, la absolutez, el infinito, para
tomar prestada una pocas palabras de la filosofía, vive con ella, como ningún otro
placer y sentimiento de dolor. Y a medida que despierta a través del evento divino en
el hombre, también demuestra por este carácter, la relación con los sentimientos
divinos. Pero no empeora al mostrar a través de qué mediaciones naturales Dios nos
permite hacerlo. Pero estas mediaciones naturales adquieren un carácter más elevado,
ya que conducen a lo más alto que el hombre puede adquirir. ser derrotado con
desagrado supera todo el placer presente y el disgusto con su promesa y
amenaza; Nada se opone a esto. Un sentido de la maldad, la totalidad, la absolutez, el
infinito, para tomar prestada una pocas palabras de la filosofía, vive con ella, como
ningún otro placer y sentimiento de dolor. Y a medida que despierta a través del
evento divino en el hombre, también demuestra por este carácter, la relación con los
sentimientos divinos. Pero no empeora al mostrar a través de qué mediaciones
naturales Dios nos permite hacerlo. Pero estas mediaciones naturales adquieren un
carácter más elevado, ya que conducen a lo más alto que el hombre puede
adquirir. Nada se opone a esto. Un sentido de la maldad, la totalidad, la absolutez, el
infinito, para tomar prestada una pocas palabras de la filosofía, vive con ella, como
ningún otro placer y sentimiento de dolor. Y a medida que despierta a través del
evento divino en el hombre, también demuestra por este carácter, la relación con los
sentimientos divinos. Pero no empeora al mostrar a través de qué mediaciones
naturales Dios nos permite hacerlo. Pero estas mediaciones naturales adquieren un
carácter más elevado, ya que conducen a lo más alto que el hombre puede
adquirir. Nada se opone a esto. Un sentido de la maldad, la totalidad, la absolutez, el
infinito, para tomar prestada una pocas palabras de la filosofía, vive con ella, como
ningún otro placer y sentimiento de dolor. Y a medida que despierta a través del
evento divino en el hombre, también demuestra por este carácter, la relación con los
sentimientos divinos. Pero no empeora al mostrar a través de qué mediaciones
naturales Dios nos permite hacerlo. Pero estas mediaciones naturales adquieren un
carácter más elevado, ya que conducen a lo más alto que el hombre puede adquirir. Y
a medida que despierta a través del evento divino en el hombre, también demuestra
por este carácter, la relación con los sentimientos divinos. Pero no empeora al mostrar
a través de qué mediaciones naturales Dios nos permite hacerlo. Pero estas
mediaciones naturales adquieren un carácter más elevado, ya que conducen a lo más
alto que el hombre puede adquirir. Y a medida que despierta a través del evento
divino en el hombre, también demuestra por este carácter, la relación con los
sentimientos divinos. Pero no empeora al mostrar a través de qué mediaciones
naturales Dios nos permite hacerlo. Pero estas mediaciones naturales adquieren un
carácter más elevado, ya que conducen a lo más alto que el hombre puede adquirir.
Ahora uno puede preguntar cómo, pero el instinto, la conciencia nos implantar, a
pesar de la anticipación placer triunfal a la que está ligada, puede tan a menudo
derrotado por otras unidades. La razón es que la fuerza de nuestros instintos está
determinada no solo por el sentimiento de grandeza, sino también por la cercanía del
placer. ¿No ves a diario la carrera indignada hacia los placeres, de lo cual él
seguramente sabe que las consecuencias le traerán más dolor que placer? pero el
placer está más cerca. Cómo el dedo meñique puede escondernos una torre; sabemos
que él es más pequeño, pero él cubre la torre para nosotros. Por lo tanto, al actuar en
contra de la conciencia, nos sentimos bastante bien de que al menos ciertamente lo
estaremos haciendo mal con la práctica del mal comportamiento; un temor de cuyo
origen la conciencia misma nos da su explicación, nos dice; sin embargo, el encanto
del placer que atrae actualmente puede superar ese impulso. La conciencia primero
tiene que volverse fuerte y poderosa, y el Cielo y el Infierno deben acercarse a
nosotros con anticipación, si el instinto de conciencia siempre prevalece a su
favor. Aquí, también, hay hechos puramente psicológicos que pueden discutirse más
a fondo; Aquí es suficiente haber señalado poco después.
El punto de vista de la conciencia expuesto aquí corresponde a la
experiencia; también muestra la evolución de la conciencia desde la naturaleza del
bien y el alma humana; En tercer lugar, es práctico al señalarnos los momentos que
pueden servir para la formación adecuada de la conciencia.
XIV.
A medida que nos acercamos a la relación de nuestro principio con los más altos
estándares morales cristianos, podemos, y en nuestra opinión, interpretarlos de tal
manera que entren en ellos. Más bien, solo los mandamientos morales cristianos
designan la mentalidad a partir de la cual nuestra acción debe proceder; nuestro
principio es el propósito al cual debe dirigirse, que, por supuesto, no se contradice ni
excluye, sino que está conectado y condicionado. Porque para lograr el propósito, se
exige la generación de la mentalidad que pertenece al logro de este propósito; y si la
mente está allí, también irá al propósito al que corresponde. Solo un curso de acción
se puede caracterizar por el propósito que persigue, más que por la mente de la que
depende;
Es ahora para la ciencia, la forma más clara la mejor, así que por el contrario puede
ser utilizado para la práctica de una forma del principio ser mejor, que está dirigido a
la mente, aunque sólo aquellos que manejan el principio en la educación de la
humanidad, entienden lo mismo en sentido propio , Así, Cristo, en quien yo venere
un espíritu divino con un sentido sincero, ha elegido la forma más práctica de
principio con la razón; porque su doctrina es trabajar a través del pueblo, a través de
los pueblos; pero esto no anula una interpretación particular de cómo la actitud que
ordena debe expresarse en acción. El amor puede llevar a acciones que hacen más
daño que bien al que uno ama, más molesto que agradable; Las madres a menudo lo
demuestran en amor con sus hijos.
La interpretación de los preceptos morales cristianos en nuestro sentido y su
referencia a nuestro principio es la siguiente: Aceptar el mandamiento: Dios querido
de todo corazón, alma entera y mente entera, nuestro principio puede considerarse
como una salida de lo mismo que viceversa. Depende de si uno quiere tomar la
dirección de Dios hacia el mundo o viceversa; ambos son posibles y permitidos. Una
vez que uno ha captado una idea del Dios mejor y más justo y el amor por él como
tal, esto automáticamente lleva a una tendencia a actuar en su voluntad, cuya bondad
y justicia se preocupan por el todo. Pero nuestro principio es el principio más general
de bondad y justicia. Pero a la inversa, nuestro principio necesariamente lleva a la fe
en Dios, sí, al Dios mejor y más justo, de donde sigue el amor por él. Se puede
demostrar desde la historia, como desde el corazón del hombre, que la creencia en
una relación personal del hombre con Dios para la felicidad de la humanidad tanto en
el individuo como en lo grande es necesaria, de hecho, pertenece a los cimientos de
ella; y que ninguna creencia en un orden mundial abstracto puede proporcionar un
sustituto para ello. Pero entonces es solo la creencia en el mejor y más justo Dios,
quien también sirve mejor a la felicidad de la humanidad. Así que, generado por Dios
en nosotros, el principio nuevamente genera a Dios en nosotros. El hombre no puede
vivir sin Dios; la sociedad humana caería sin ella y la destruiría; de hecho, el ser
humano soltero se perdió sin él su mejor consuelo y su estándar más elevado. Se
puede demostrar desde la historia, como desde el corazón del hombre, que la creencia
en una relación personal del hombre con Dios para la felicidad de la humanidad tanto
en el individuo como en lo grande es necesaria, de hecho, pertenece a los cimientos
de ella; y que ninguna creencia en un orden mundial abstracto puede proporcionar un
sustituto para ello. Pero entonces es solo la creencia en el mejor y más justo Dios,
quien también sirve mejor a la felicidad de la humanidad. Así que, generado por Dios
en nosotros, el principio nuevamente genera a Dios en nosotros. El hombre no puede
vivir sin Dios; la sociedad humana caería sin ella y la destruiría; de hecho, el ser
humano soltero se perdió sin él su mejor consuelo y su estándar más elevado. Se
puede demostrar desde la historia, como desde el corazón del hombre, que la creencia
en una relación personal del hombre con Dios para la felicidad de la humanidad tanto
en el individuo como en lo grande es necesaria, de hecho, pertenece a los cimientos
de ella; y que ninguna creencia en un orden mundial abstracto puede proporcionar un
sustituto para ello. Pero entonces es solo la creencia en el mejor y más justo Dios,
quien también sirve mejor a la felicidad de la humanidad. Así que, generado por Dios
en nosotros, el principio nuevamente genera a Dios en nosotros. El hombre no puede
vivir sin Dios; la sociedad humana caería sin ella y la destruiría; de hecho, el ser
humano soltero se perdió sin él su mejor consuelo y su estándar más elevado. que la
creencia en una relación personal del hombre con Dios para la felicidad de la
humanidad es necesaria y, de hecho, pertenece a los fundamentos de lo individual y
lo grande; y que ninguna creencia en un orden mundial abstracto puede proporcionar
un sustituto para ello. Pero entonces es solo la creencia en el mejor y más justo Dios,
quien también sirve mejor a la felicidad de la humanidad. Así que, generado por Dios
en nosotros, el principio nuevamente genera a Dios en nosotros. El hombre no puede
vivir sin Dios; la sociedad humana caería sin ella y la destruiría; de hecho, el ser
humano soltero se perdió sin él su mejor consuelo y su estándar más elevado. que la
creencia en una relación personal del hombre con Dios para la felicidad de la
humanidad es necesaria y, de hecho, pertenece a los fundamentos de lo individual y
lo grande; y que ninguna creencia en un orden mundial abstracto puede proporcionar
un sustituto para ello. Pero entonces es solo la creencia en el mejor y más justo Dios,
quien también sirve mejor a la felicidad de la humanidad. Así que, generado por Dios
en nosotros, el principio nuevamente genera a Dios en nosotros. El hombre no puede
vivir sin Dios; la sociedad humana caería sin ella y la destruiría; de hecho, el ser
humano soltero se perdió sin él su mejor consuelo y su estándar más elevado. Pero
entonces es solo la creencia en el mejor y más justo Dios, quien también sirve mejor a
la felicidad de la humanidad. Así que, generado por Dios en nosotros, el principio
nuevamente genera a Dios en nosotros. El hombre no puede vivir sin Dios; la
sociedad humana caería sin ella y la destruiría; de hecho, el ser humano soltero se
perdió sin él su mejor consuelo y su estándar más elevado. Pero entonces es solo la
creencia en el mejor y más justo Dios, quien también sirve mejor a la felicidad de la
humanidad. Así que, generado por Dios en nosotros, el principio nuevamente genera
a Dios en nosotros. El hombre no puede vivir sin Dios; la sociedad humana caería sin
ella y la destruiría; de hecho, el ser humano soltero se perdió sin él su mejor consuelo
y su estándar más elevado.
En verdad, ninguna de las supuestas pruebas de la existencia de Dios realmente ha
preservado o creado fe en ella; Solo la imposibilidad percibida consciente e
inconscientemente, sin ella la paz, la paz, la alegría, la esperanza a través de toda
tribulación y error, mantenimiento, orden, ley en su conjunto, ha sido el apoyo y el
renacimiento eternos de esta creencia. El hecho de que la humanidad no puede existir
sin Dios es una prueba más fuerte que cualquier otra, que la humanidad no está sin
Dios.
La humanidad aún no ha sido capaz de trabajar la conciencia de su Dios pura y
claramente, por su propia satisfacción para todos; pertenece a lo más alto con lo que
no comienza, pero para lo que tiene que trabajar. Para guiarlos, puede haber la propia
alegría de Dios. Pero uno puede determinar el propósito de este trabajo por
adelantado. La humanidad no se detendrá ante ninguna otra fe de Dios que la que sea
más conducente a su fortuna. Entonces, nuestro principio es, de hecho, el principio
heurístico para Dios.
Además, esta forma de encontrar a Dios no puede engañarte. Cualquier error en el
conocimiento de incluso el más pequeño que la venganza, tarde o temprano a
nosotros por consecuencias desagrado, que nos pone a veces atrapados en la
contradicción del pensamiento, algo de la acción, que es causada al comportamiento
incorrecto con respecto a la cosa. Pero de esta manera se produce la cura del error. El
conocimiento más verdadero, después de todos los errores, sigue siendo por fin el
más satisfactorio para el hombre; solo con ella puede calmarse el último. Si esto es
cierto incluso para los más pequeños del mundo, ¿cómo puede no ser cierto el más
grande del mundo, que también tiene la mayor influencia en su placer y
aversión? Pero la dificultad del conocimiento aumenta con la gravedad; los pasos en
conjunto son grandes pero lentos. Esto es probado por la vista de las religiones.
Quien de hecho en absoluto, sólo los grandes cuentos de días en Dios y su relación
con el mundo y los seres que pueden en la mayor satisfacción que somos capaces de
recurrir a la fe en él, incluso la prueba de la mayor belleza, no el más grande
Encuentra la verdad de este cuento de hadas. Tal persona piensa si alguna vez un
cuento de hadas produce efectos tan poderosos en el mundo como la creencia en
Dios.
El segundo mandamiento moral cristiano: amar a tu prójimo como a ti mismo, llegar,
se traduce en relación con nuestras acciones: debe ser igual a ti, ya sea que el deseo te
encuentre a ti o al prójimo, lo cual trae consigo, ese lo dejará caer donde sea más
grande o lo dividirá entre sí y el otro, de modo que se convierta en el más grande del
todo; Por lo tanto, al calcular el otro en todos los casos, uno gana más.
Ahora, sin embargo, uno malinterpretaría tanto al cristiano como a nuestro principio,
si uno pensara que de esto seguiría que cada reino tuviera que dividir su fortuna entre
los pobres, cada uno teniendo que guardar tanto como el otro. Depende de qué, en
vista de todas las consecuencias y la conexión de todas las circunstancias, no solo
entra a mí y a ti, sino también a todo el cuerpo en lujuria. Lo principal en esta
relación ya está ordenado por las leyes, reglas, costumbres y hábitos existentes. Se ha
demostrado que hay que adherirse a esto, en la medida en que su rechazabilidad no es
exactamente demostrable; uno puede estar seguro de que, en promedio, es en el
sentido del bien. Pero en la medida en que todo esto deja espacio para maniobrar o
incluso debe ser juzgado, Sin embargo, a menudo se puede calcular o estimar de
acuerdo con la propia comprensión y sentimientos, ya sea que uno traiga más placer
al mundo haciéndole algo a otro o a uno mismo. Al desarrollar el principio con
referencia a la naturaleza de los hombres y las cosas, los deberes hacia nosotros
mismos y hacia los demás son contraproducentes ya que siempre pensamos lo
mejor. Desde el principio, aparentemente sin ninguna comprobación, establece todo
en una inspección más cercana. Todos tienen que hacer en conjunto por el otro lo que
él puede pagarle mejor que esto él mismo y esto tiene que hacerlo a cambio en el
mismo sentido. Por otro lado, todos deben pagar lo que él hace mejor de lo que nadie
puede permitirse. No es lo suficientemente bueno para fragmentar las fuerzas y cuidar
demasiado e indiscriminadamente. Por lo tanto, por un lado, se presenta la ventaja,
preferiblemente para proporcionar una persona, pero también preferiblemente para
obtener un negocio; El primero tiene como objetivo primero considerarnos a nosotros
mismos, como el objeto más conveniente de nuestra actividad, el último extendiendo
nuestra efectividad por sí mismo sobre los demás.
Una consideración más profunda nos lleva de vuelta a la opinión de que, en un buen
orden de cosas, la consideración por el placer del individuo no se separa de la
consideración por el placer del todo, mientras que al mismo tiempo proporciona lo
mejor para sí mismo. Todo cuidado y viceversa; pero este bien común del individuo y
del todo exige precisamente que cada uno, de acuerdo con muchas relaciones,
primero se considere más que otros; Primero, vestir, comer y beber; de lo contrario,
no podrá pagar nada a los demás; en el futuro cercano la mayoría de los bares más
cercanos a él, porque junto a él entran como los objetos más situados en el contexto
de su actividad. Estas sugerencias pueden ser suficientes aquí.
A menudo es ahora común para el principio del mal en el egoísmo para poner el
principio de la buena en el amor de nosotros algo con respecto a la estancada. Los
derechos me parece ser, que te conozcan cómo nuestra y todos y el deseo de Dios por
lo relacionada que el otro está relacionado con el crecimiento de una vez, y que
donde parece diferente, esto es sólo sólo apariciones ocasionales.
¿Cómo me he mi salud, mi fuerza, mis logros, el respeto, el amor, he ganado por mí
mismo, de hecho los placeres de los sentidos a los que Dios tiene las uvas crecen para
mí, envía la abeja para mí para la flor, no está satisfecho contentos como mi, si yo
estoy aquí conscientes de que esta salud, estas fuerzas, estos beneficios respecto, este
amor, esta Sinneserquickungen por mi piadosa, sin embargo, todos son para pía, y por
la presente Dios mismo caídos. ¿Pueden los pobres, los débiles, los enfermos, los
oprimidos servir al mundo tanto como el que está gozoso en su Dios y su conciencia
y su cuerpo? y ¿debería siempre considerar este placer solo como un medio para el
placer de los demás? No es natural, es imposible y lo más dañino posible,

XV.
Cuando miro después de lo anterior, los preceptos morales cristianos como esenciales
en nuestro principio en patadas, todavía no niegan que su interpretación en el
desarrollo del cristianismo, de hecho, toma una dirección completamente diferente, y
que la razón de los mismos pueden buscarse en las mismas Escrituras , Siempre se
apunta aquí solo a las grandes bases del placer, los mandamientos divinos; el placer
individual, el de la carne, por otro lado, lo declara sin sentido, de hecho,
reprensible. Y lo es, también en el sentido de nuestro principio, si surge un conflicto
entre los dos; pero ha sido interpretado como si el placer no tuviera importancia
alguna, despreciable, y de esto los monjes, las mortificaciones, los sermones, han
surgido contra la lujuria de este mundo; mientras que solo la pequeña lujuria
transitoria contra eso, lo que ella usa, y se vestirá para siempre, es un
anacrónico. Bien podría ser un momento en que entran en su totalidad en el
paganismo esos cimientos eternos del estado de deseo humano, putrefacción, fueron
destruidos, especialmente importante establecer sólo a ella de nuevo, y tomar el
nombre de placer mismo ser, ya que la materia es una El tiempo debería irse; porque
no puedes reconstruir los cimientos del placer, sin eliminar el placer tú mismo
antes; pero esperemos a Dios que unos pocos milenios hayan sido tiempo suficiente
para consolidar estos cimientos para que la belleza pueda elevarse nuevamente por
encima de la fiesta. La necesidad de eso está ahí; Porque uno comienza a dudar aquí y
allá del valor de los fundamentos mismos, en la medida en que se supone que tienen
su razonamiento. Bien podría ser un momento en que entran en su totalidad en el
paganismo esos cimientos eternos del estado de deseo humano, putrefacción, fueron
destruidos, especialmente importante establecer sólo a ella de nuevo, y tomar el
nombre de placer mismo ser, ya que la materia es una El tiempo debería irse; porque
no puedes reconstruir los cimientos del placer, sin eliminar el placer tú mismo
antes; pero esperemos a Dios que unos pocos milenios hayan sido tiempo suficiente
para consolidar estos cimientos para que la belleza pueda elevarse nuevamente por
encima de la fiesta. La necesidad de eso está ahí; Porque uno comienza a dudar aquí y
allá del valor de los fundamentos mismos, en la medida en que se supone que tienen
su razonamiento. Bien podría ser un momento en que entran en su totalidad en el
paganismo esos cimientos eternos del estado de deseo humano, putrefacción, fueron
destruidos, especialmente importante establecer sólo a ella de nuevo, y tomar el
nombre de placer mismo ser, ya que la materia es una El tiempo debería irse; porque
no puedes reconstruir los cimientos del placer, sin eliminar el placer tú mismo
antes; pero esperemos a Dios que unos pocos milenios hayan sido tiempo suficiente
para consolidar estos cimientos para que la belleza pueda elevarse nuevamente por
encima de la fiesta. La necesidad de eso está ahí; Porque uno comienza a dudar aquí y
allá del valor de los fundamentos mismos, en la medida en que se supone que tienen
su razonamiento. Sobre todo, solo es necesario justificarlos de nuevo, e incluso dejar
ir el nombre del placer, ya que el asunto debería permitirse ir por un tiempo; porque
no puedes reconstruir los cimientos del placer, sin eliminar el placer tú mismo
antes; pero esperemos a Dios que unos pocos milenios hayan sido tiempo suficiente
para consolidar estos cimientos para que la belleza pueda elevarse nuevamente por
encima de la fiesta. La necesidad de eso está ahí; Porque uno comienza a dudar aquí y
allá del valor de los fundamentos mismos, en la medida en que se supone que tienen
su razonamiento. Sobre todo, solo es necesario justificarlos de nuevo, e incluso dejar
ir el nombre del placer, ya que el asunto debería permitirse ir por un tiempo; porque
no puedes reconstruir los cimientos del placer, sin eliminar el placer tú mismo
antes; pero esperemos a Dios que unos pocos milenios hayan sido tiempo suficiente
para consolidar estos cimientos para que la belleza pueda elevarse nuevamente por
encima de la fiesta. La necesidad de eso está ahí; Porque uno comienza a dudar aquí y
allá del valor de los fundamentos mismos, en la medida en que se supone que tienen
su razonamiento. pero esperemos a Dios que unos pocos milenios hayan sido tiempo
suficiente para consolidar estos cimientos para que la belleza pueda elevarse
nuevamente por encima de la fiesta. La necesidad de eso está ahí; Porque uno
comienza a dudar aquí y allá del valor de los fundamentos mismos, en la medida en
que se supone que tienen su razonamiento. pero esperemos a Dios que unos pocos
milenios hayan sido tiempo suficiente para consolidar estos cimientos para que la
belleza pueda elevarse nuevamente por encima de la fiesta. La necesidad de eso está
ahí; Porque uno comienza a dudar aquí y allá del valor de los fundamentos mismos,
en la medida en que se supone que tienen su razonamiento.
La moralidad y la religión deben llegar un día, no como un destructor de lo primero,
sino como una flor por encima de la primera, lo que vuelve a llevar la palabra lujuria
a los honores apropiados. Tales cerrarán los monasterios y abrirán la vida, y
santificarán el arte, y sin embargo más santos que todos los bellos tienen el bien, que
no es meramente convincente en el presente cercano, sino para todo futuro y redondo
en el círculo; y como el más santo de todos, para guardar el buen Dios, que usa todo
el bien en su mano, y todo lo bueno en su sombrero, y finalmente salva todo mal bajo
este sombrero.
La iglesia ya está construida, la congregación ya está allí, donde la doctrina del
vestuario se predica para el mayor placer; porque Dios mismo los fundó en el primer
día de la creación, y la voz de su predicación siempre ha sonado más fuerte que
cualquier sermón humano; Todos los disfraces humanos siempre han tomado la
dirección del mayor deseo. Pero una gran niebla se encuentra alrededor de la gran
iglesia; la iglesia no se encuentra junta; las palabras son medio entendidas e
incomprendidas. Ahora se sitúa en el más alto Thurmeshöhe el pequeño Ley ronda
del placer más grande que brilla como un botón, y después de mucho brillado en
silencio a través de las nieblas, una vez que es un sol que se dispersaron, y más
brillante y más brillante que poco a poco comienza a brillar. Y si la pequeña
campana, ¿cuál es el rayo que lo tomó de su propia noche,