Está en la página 1de 28

Tipos de familia

Existen 4 grupos familiares distintos. Una misma familia puede poseer


características de más de un tipo (familias mixtas).

 Familias aglutinadas: Éstas familias tienen dificultad de discriminación e


individuación, debido a que suelen formarse en un conjunto de individuos
poco diferenciados. El rol materno es exagerado y privilegian las normas
maternas, mientras que el paterno está debilitado. Se privilegian los lazos
afectivos, que ahogan a los miembros de la familia. Tienen una ideología
de la vida tipo clan, viven lo nuevo como extraño porque para estas
familias lo nuevo crea violencia. En este tipo de sistemas existe poca
sensibilidad social.

 Familias uniformadas: Tienen una tendencia a la individuación y rige un


absolutismo del rol paterno a través de un sometimiento a una identidad
personal que suele uniformar al resto. La interacción que prevalece es
rígida, estereotipada e insatisfactoria, porque es impuesta. Se observa
cierta incomunicación con los hijos adolescentes. La ideología que
prevalece es la de “exigirse para diferenciarse”.

 Familias aisladas: Predominan las individualidades (como entes


aislados, distantes y rígidos). Hay cierto estancamiento en la identidad
grupal y un consecuente deterioro de la identidad grupal. Cada uno hace
su vida. Las normas y los valores pierden importancia. Los mensajes no
tiene un contenido afectivo. La ideología que prevalece es: “Hacé tu vida,
no te metas en lo ajeno”.

 Familias integradas: Son familias estables, con flexibilidad en los roles.


Son capaces de contener y afrontar los problemas que surgen sin
expulsarlos o reprimirlos (como lo hacen las familias uniformadas), sin
negarlos (como lo hacen las familias aglutinadas), sin inhibirlos (familias
aisladas). Los roles no son fijos, puede haber un cambio si es necesario.
La capacidad reflexiva y la carga emocional regulada por el grupo
permiten un diálogo transformador. Da gran importancia al papel de cada
miembro en el funcionamiento del grupo como un todo. Está dispuesta a
transformar lo establecido.

Tipos de conflictos

A pesar de que cada crisis es única, se las puede dividir en 4 tipos diferentes. Si
bien se separan en categorías pueden aparecer superpuestas.

 Crisis de evolución o del ciclo vital: Es inevitable una crisis en cada


etapa vital. Son los conflictos más esperados y universales, pero que
requieren de cambios dentro del sistema familiar. Algunos de estos
cambios pueden ser repentinos o dramáticos y otros leves y graduales.
Son crisis reales, y deberían ser manifiestas. Están determinadas social
o biológicamente. No se pueden prevenir. Los problemas aparecen
cuando la familia intenta impedir las crisis, en lugar de definirla y
adaptarse; o cuando intentan que sean detenidas o que se produzcan en
forma prematura. Algunos ejemplos son: jubilación, matrimonio de uno de
los hijos, entrada en la pubertad, vejez.

 Crisis externas: Son sucesos inesperados. Son las más simples. El gran
peligro aparece cuando se buscan culpables y se comienza a pensar en
lo que se podría haber hecho para evitar la crisis en lugar de tratar de
adaptarse a la situación. Algunos ejemplos son: pérdida repentina del
empleo, muerte imprevista de un miembro, un accidente.

 Crisis estructurales: Son las más complicadas. Hay crisis reiteradas (la
familia repite antiguas crisis). Lo más factible es que la tensión surja de
fuerzas encubiertas e internas. Estos conflictos tratan de evitar que se
produzca un cambio. Por ejemplo: familias con miembros violentos,
alcohólicos, con un miembro que tiene reiterados intentos de suicidio.

 Crisis de atención: Se presenta en familias con uno o más miembros


desvalidos o dependientes. Este miembro mantiene a toda la familia
aferrada con sus reclamos de cuidado y atención. La crisis más graves se
presentan cuando se requiere una ayuda tan especializada que no se
puede sustituir la labor en caso de ser necesario. Por ejemplo si no viene
la enfermera alguien debería ausentarse de su trabajo (la tensión es
generalmente externa). Ejemplos de estas de estas crisis involucran a
personas que dependen de algo externo para su sostén económico, o las
que dependen de personas externas para el cuidado de uno de los
miembros, etc.

El conflicto es menos problemático si es manifiesto, ya que la familia puede


recurrir a personas externas e incluso unirse para recibir ayuda. Si es oculto
nadie se entera y resulta más difícil su solución.

Si la tensión es habitual (siempre sucede lo mismo), puede resultar ser


molesta, más que preocupar a la familia. Por ejemplo, cuando un miembro que
se alcoholiza a diario.

Las familias que identifican la tensión como proveniente desde afuera son
familias en las que nadie acepta la responsabilidad del cambio.

Obstáculos que dificultan el cambio

Es difícil que la familia reconozca los obstáculos que les impiden avanzar, debido
a que suelen estar encubiertos. Estos obstáculos serán expuestos en la terapia,
y es el terapeuta quien se los remarcará.

Algunos obstáculos aparecen:

 En la comunicación: secretos familiares (cuestiones encubiertas dentro


de la familia que pueden o no ser explícitas). En estas familias no está
aprobado expresarse abiertamente y hablar de “ciertas cosas”, palabras
o cuestiones que no pueden ni siquiera ser mencionadas.

 En la intimidad: Es importante que los miembros de la familia sepan que


las conductas que realizan influirán a otros. En estos casos son frecuentes
las coaliciones, alianzas, madres que sofocan a sus hijos, y todo tipo de
relaciones que dificulten el cambio.

 En los roles: Cada familia asigna roles a sus miembros (que determinar
quién hace qué). Lo disfuncional es la rigidez en la asignación de estos
roles. Es decir, por ejemplo, si el hombre y la mujer cocina, y alguno de
los dos llega a tener algún inconveniente el otro podrá reemplazarlo (por
considerar que desempeñar el rol del otro no es apropiado), así aparecerá
el conflicto. Otro obstáculo son los roles que no son tenidos en cuenta.
Por ejemplo, nadie lava los platos y el conflicto aparece cuando ya no hay
más platos limpios, o cuando la pileta rebalsa de vajilla sucia. Hay familias
que otorgan cierta susceptibilidad a uno de sus miembros, y sólo esa
persona es vista como portador del problema, creyendo que si se logra
cambiarlo desaparecerá el conflicto.

 En las reglas: Las reglas son las que prohiben hacer determinadas cosas.
Y son disfuncionales cuando se rigidizan y se vuelven intolerantes.

 En los objetivos: Cuando la familia se propone metas que rara vez son
alcanzables. Por ejemplo, cuando la familia pretende s que su único hijo
estudie en una universidad prestigiosa y exigente académicamente. Pero
¿Qué pasa si éste no lo logra? Estar en contra del divorcio y tener que
enfrentarse a esta situación puede ser catastrófico.

 En la historia de la familia: Aparecen cuestiones que no han sido


resueltas. Y se escuchan frases como la de “María nunca…” o “Juan
siempre…”. Pero, por supuesto, cada miembro va a tener su propia
versión de los hechos que muchas veces puede no coincidir con la de los
demás.

¿Cómo superar las crisis?

Un conflicto puede derrumbar a una familia, pero también puede emerger de la


crisis fortalecida y con mayores recursos. Esto dependerá de la para
capacidad enfrentarla y de reponerse de ella. La autora Froma Walsh (1998),
propone, el concepto de “resiliencia” para explicar esto. Este hace alusión a la
manera en que una familia se prepara para hacer frente al conflicto.

Las comunicaciones que surgen dentro de la familia, su organización, los


recursos y limitaciones con los que cuenta, la forma habitual de resolver los
problemas, los sistemas de creencias que la rigen, van a influir en el modo en
que ésta enfrente la crisis.

Es fundamental que los miembros colaboren entre sí y que se tengan confianza


para poder superar con eficacia cada situación que se les presenta.
Estudios sobre la “resiliencia” demuestran que ésta es una condición innata y
que además depende de factores adquiridos a lo largo de la vida. Las fuentes
de la “resiliencia” se encuentran fuera de la familia (en terapeutas, profesores,
etc.). Estas personas son quienes van a compensar las influencias perniciosas
que hay dentro del núcleo familiar.

Por lo tanto, los procesos que van a ayudar a la familia a enfrentar más
eficazmente las crisis y permitirle salir fortalecida de ella, pueden provenir
desde el interior o el exterior de la familia. Estos aspectos están relacionados
con rasgos personales, factores de protección en la familia y factores presentes
en el contexto social.

Un gran optimismo, una visión positiva del mundo, una postura positiva aún
ante situaciones que resulten inquietantes es un rasgo personal fundamental
que debe poseer el individuo para afrontar la crisis exitosamente.

Para sostener los conflictos, crecer y aprender de ellos es necesario que


la familia sea flexible, esté lo suficientemente cohesionada, su
comunicación sea sincera y por último, que cuente con una red social que
pueda actuar de apoyo en circunstancias desfavorables.

¿Dónde buscar apoyo?

En el punto anterior comentó sobre la forma en que las distintas familias se


enfrentan a situaciones de crisis. Y se hizo hincapié en el contexto social
(amigos, vecinos, familiares) como uno de los recursos favorables para superar
esos momentos difíciles.

La psicoterapia familiar es de gran utilidad en el tratamiento de familias en


crisis. El terapeuta cuenta con las habilidades necesarias para ayudar a la
familia a resolver los conflictos exitosamente, logrando así un verdadero
cambio que se adapte sus necesidades. Además aparece como un “tercero”
que imparcial, y formado para cumplir tal función que presenta una visión
distinta de los hechos.

Los niños frente al conflicto familiar

Los niños suelen ser los miembros más vulnerables al conflicto. Por eso la familia
no vive en un estado de armonía, pueden presentar diferentes tipos de
problemas como por ejemplo la disminución de la autoestima y otros problemas
psicológicos (depresiones, comportamiento antisociales, entre otros).

Tratamiento

La situación de conflicto en una familia debe ser atendida de inmediato, y debe


ser lo más breve posible.

Identificar y definir la tensión es el requisito previo para resolver una crisis


familiar. De lo contrario se podría estar trabajando en una dirección incorrecta.
El terapeuta brindará a la familia la posibilidad de que se escuchen, cosa que
suele ser poco frecuente en familias en crisis. Además les mostrará una visión
diferente de la situación, a partir de los relatos, sus observaciones del grupo, la
visión del mundo que tienen y sus valores; brindándoles elementos para
enfrentar al conflicto. Del mismo modo, es importante una participación activa
de todos los miembros en la terapia.

Uno de los objetivos de la terapia es que la familia pueda utilizar la crisis como
una oportunidad y no como un obstáculo. Que pueda salir de ella fortalecida
y con más recursos, que pueda crecer.

Otro de los objetivos es que la familia pueda encontrar el rumbo que perdió,
que pueda ser re-encausada en el recorrido de su historia familiar.

El terapeuta deberá crear recursos en la familia, descubriendo los ya existentes


y reconstruyendo redes sociales de apoyo.

Es importante aclarar que la terapia no cambia a las

La familia

La familia es un grupo de personas relacionadas por la herencia; como padres,


hijos y sus descendientes. Se da también por el vínculo y las relaciones de
parentesco, así como los roles que se desempeñan. Se ubica dentro del
sistema socioeconómico cultural de una sociedad.
Algunos expertos aseguran que la familia es la base de la sociedad, sin
embargo pienso que la familia no solamente es la base, sino el eje dinámico y
cambia constantemente, esto explica el porqué el hombre evoluciona
constantemente.

En el proceso de socialización, la familia tiene un rol trascendental ya que no


sólo transmite valores propios de la cultura donde se desarrolla, sino que
también sirve para determinar los lineamientos que permiten interacción
cotidiana de los miembros dentro de la sociedad.
De la misma manera dentro de ella es necesario que se cumpla con los
requisitos mínimos de cuidado y atención, que permitan la satisfacción de las
necesidades físicas, biológicas, afectivas y materiales de sus integrantes. La
familia debe de administrarla los cuidados y el apoyo a sus miembros,
ofreciéndoles un ambiente óptimo para que ellos puedan desarrollar la
personalidad de manera individual, así como los roles asignados dentro de este
núcleo o los papeles esperados socialmente.
La familia está cargada, como ente principal de la composición de una
sociedad, de desarrollar como los procesos básicos que llevar progreso, y al
desarrollo individual y colectivo de sus miembros. En este núcleo social se
transmiten los principios actitudes psicosociales. Las conductas,
comportamientos y enfermedades pueden delinearse la interacción de los
participantes de una familia.

Finalmente, las familias parte de un grupo social mayor, y está inmersa en un


campo muy amplio de influencias culturales, tales como el carácter de diversas
organizaciones complejas, cambios históricos y conflictos de valores debidos a
diferencias étnicas, religiosas y de clase social; la familia de uno u otro tipo ha
existido a lo largo de la historia y todo evento humano es parte intrínseca de
esa historia y evolución.

Tipos de familia

1. Familia de tres generaciones

Características:
En este tipo de familias existe organización de apoyo: se ayudan, los abuelos
siguen ayudando a la economía familiar, los abuelos se tienden a sentir
importantes, en caso contrario se sentirán rechazados, inútiles.

El niño entiende quien tiene poder, pues está inmerso en un ambiente de


continuos choques de poder entre padres y abuelos.

El niño se convierte en aliados de uno de los dos lados, según el que más le
convenga a sus necesidades. Existe una cooperación de las tareas familiares.

No existen las fronteras establecidas, como la familia nuclear. Da problemas


los roles de poder, pues el abuelo interfiere en los problemas de aprendizaje,
pues existe una ruptura de normas. La función parental es todo. No hay normas
y reglas totalmente establecidas para el niño. Se convierte en un niño
manipulador.
2. Familia de soporte

Características:
Se delega autoridad de los hijos mayores. La madre se desgasta, pues ella
nunca puede ser la misma. Se delega autoridad a los hijos más grandes, para
que cuiden a los hermanos más pequeños.
En algunos hijos se delega responsabilidades para entonces, promueven
habilidades ejecutivas. El niño se siente excluido de los demás hermanos, se
polarizan los hermanos del poder, y los que se consideran hermanos, pero no
totalmente aceptados por los padres.
Necesitan regularmente ser cuidados, necesitan cuidados tiernos de los
padres, pero a la vez nos bloquean.

3. Familia acordeón

Características:
Uno de los padres permanece alejado de la familia, por periodos largos que la
encargada madre, aunque no se le observa como proveedor económico, pues
tiene la carga económica de lugares y los hijos.
El padre que queda en el hogar, asume la responsabilidad de que se va. Este
padre mágnimiza los problemas, la cólera la dirige contra los hijos, cuando los
padres se van, quedó un sentido de abandono y desprotección.
El hijo mayor que el encargado de proteger, quien lo entregó en casa y quién
no haya pretendientes.

Los niños proporcionan la separación de los padres, pero cuando el padre


regresa, no sienten como un intruso, lo hacen creer que se va de la casa por su
propio bien. Comprarle cosas, hace que ser reprima.

Los hijos aprenden a que es mejor que el padre esté fuera, compara: padre
bueno y madre mala, se acentúan dos suturas o divorcio. Se justifica porque el
padre no regresa, se reprime.
Cada vez que el padre se va, el niño experimenta como la muerte del padre,
pues el niño experimenta la muerte de algo de su interior, muere una parte del
yo.
Conceptualización de la madre mala sobre padre bueno. Al reintegrarse el
padre periférico trastorna la interrelación familiar. Se rompe la relación íntima.

4. Familias cambiantes

Características:
familia se cambian constantemente de domicilio, esto es un fastidio para la
construcción de la personalidad, pues no se puede afianzar ni construiré yo, se
hace necesario por lo menos pasar 21 años en el mismo domicilio, para que
pueda experimentar la intimidad familiar y de su dormitorio.

Se experimenta pérdida de sistemas de apoyo, familiares o comunitarios


conseguidos la familia queda aislada, ya no hace amigos, ni vínculos.

El niño puede presentar disfuncionalidades escolares y sociales. Cada cambio


de domicilio, implica crisis para el niño. Como consecuencia la personalidad del
niño es inestable. El niño puede ser reactivo o poco reactivo, agresivo,
impulsivo, enojado, rebelde o apáticos.

5. Familias huéspedes

Características:
El niño llega una familia temporalmente. No hay apego del niño. El niño si se
apega siente pérdida emocional. Tiene un período de adaptación.

La familia donde entra el niño, tiene sus problemas y entre en crisis ante el
huésped un perseguido en nuestra familia una pareja toma la decisión, el niño
llega a usurpar algún lugar, porque el cónyuge, se aceptó al niño, le da un trato
especial, por lo que la pareja e hijos tienen celos del huésped, pero huésped
tiene ganancias secundarias, porque maneja al cónyuge que lo aceptó, crea
crisis y problemas con los demás y le permite regresar a su casa. Si bien el
niño cambia constantemente de familia no llega a establecer vínculos
emocionales duraderos y profundos de por vida.

6. Familia del niño con madrastra o padrastro

Características
En esta familia posiblemente existió divorció. Sin embargo el o ella puede
volverse a casar o unir, si el niño tiene más de cuatro o más de 21 años, pues
se produce un choque increíble. Toda la familia pasa por un proceso
integrador, por un compromiso pleno de igualdad para todos o posición
periférica, que debe ser decidida antes que se casan o una.
Los hijos lograron una demanda del padre natural. El padre natural, sufre de
conflictos de lealtades, cuando no hay roles claros. El niño puede sufrir antes
de la crisis de los puntos rebelión, conducta opositora, de esa adaptación social
y escuela, etc.
El niño tiende a hacer alianzas momentáneas y convenientes:

 niño -nuevos hermanos


 niño-hermano específico
 niño-padre natural
 niño o niña-madrastra o padrastro según su inconveniencia.

Conducta manipuladora, mamá con múltiples parejas ocasiona en el hijo


trastorno de ansiedad y depresiones leves.
7. Familias con un fantasma

Características:
Han sufrido muerte deserción de uno de sus miembros o con un duelo mayor
de tres meses, causa enojo y lo repetía porque siente culpabilidad.

Si sume la función de la persona faltante pueden sentirlo como deslealtad a su


memoria. Duelo no resuelto. El hijo vivo se siente culpable, encubiertos
dependiendo de aquel que falleció más de los que están vivos.

El niño desarrolla el rencor, y resentimiento por el pasado. Mecanismos de


represión. El niño sufre desestabilización familiar y social en sus emociones y
recuerdos. El niño con el primer duelo de la madre porque se pone triste
cuando la madre está cerca aunque él ya lo haya superado.

8. Familias descontroladas

Características:
Un miembro de la familia sufre un acting-out . Creen que por medio de la
violencia se puede ejercer el respeto.

El preescolar es un monstruo que no aceptar reglas. Cuando se sale de sus


casillas el niño siente que va a explotar por sus ojos y su cuello.

Haya alianza, inconveniente de uno de los padres o el niño problema. Haya


alianza inconveniente del otro padre o el niño obediente. No hay reglas en el
hogar, los padres se descalifican entre sí, no hay coherencia entre las reglas y
las actitudes de la familia, el niño se siente maltratado. Los padres no son
alternativas y a un niño para agredir. Hay carencia de afecto y comunicación.
Los padres se mantiene en conflicto ya que quieren tener control sobre uno de
sus hijos.

9. Familia normal

Características:
Para describir este tipo de familia, es necesario considerar las variaciones
culturales de cada contexto.

Este tipo de familias se adapta a las circunstancias cambiantes. Esta


acomodación le permite mantener una continuidad y desenvolver un
crecimiento psicosocial en cada miembro.

Dentro de su dinámica, se presenta padre como un individuo maduro y


masculino que aceptar papel de padre y se siente cómodo con él. Respeta su
esposa y fundó un hogar adecuado en el cual forma una familia.

Por otro lado, la madre es una persona femenina que acepta y satisface sus
funciones como esposa y madre. Respeta su esposo, así como este la respeta
a ella. Cada uno de ellos depende de lo otro, pero cada cual conserva cierto
grado de independencia. No existe un padre especialmente autoritario y
ninguno es particularmente pasivo conseguido son, dos individuos adultos que
representan un clima consistentemente firme y también un enfoque positivo
cariñoso.

A pesar de que ocurren discrepancias entre los padres, los niños y los padres
saben que no reflejan una visión real en la relación entre padre y la madre. Los
niños adquieren la noción de que la relación parental es sólida e indivisible.

Esta familia podrá tener un hijo o varios, y ser acaudalada por escasos
ingresos, pero sus rasgos importantes son que los padres están unidos por un
fuerte vínculo y son capaces de proporcionar una administración parental
segura y consistente a estos hijos.
Estos padres no educan a sus hijos ateniéndose a reglas, sino que son
capaces de responder correctamente cada situación en particular, y lo
suficientemente flexibles para satisfacer las demandas de los hijos de ambos
sexos y cualquier edad. Los padres maduros comprenden intuitivamente que el
niño necesita afecto y amor, como también disciplina y ciertas limitaciones.
Reconoce la necesidad de cierta conformidad en el niño y son capaces de
proveer esta disciplina en un clima de aceptación positivo y real.
10. Familia invertida

Características:
Esta familia es una especie de matriarcado donde la madre es casi la autoridad
absoluta en el hogar, las decisiones concernientes a los niños las adopta ella y
por lo menos ante estos, aparece como el oficial comandante porque es la que
impone la mayoría de los castigos. La madre aborrece su feminidad y el padre
aceptaba a medias su papel masculino.
Las responsabilidades de la madre son grandes y las cumple con una
determinación un tanto sombría. Tiene poco de la pasividad femenina normal y
en realidad su papel como madre o esposas no le agrada. Fracasado como un
hombre que sucumbe gradualmente sus innumerables demandas y a que
critica y empequeñece constantemente.

De la misma manera, el padre considera que su papel ante los hijos es


secundario y dedica gran parte de sus energías a su trabajo u otras actividades
no concernientes a la familia. Desarrolla la sensación de que él no es más
importante en el hogar y delega a su esposa la mayoría de los asuntos
relacionados con la casa y con los niños.
El clima emocional de la familia hace que los niños esperen que su madre
adopte todas las decisiones importantes y sea la figura autoritaria y
predominante.

11. Familia agotada

Características:
Es una familia donde ambos padres viven intensamente ocupados en
actividades de afuera, a pesar de que su financieramente remunerativas, dejan
el hogar emocionalmente estéril.
Raras veces puede ocurrir que los padres conserven un hogar emocionalmente
sano; si bien la calidad de la relación entre los progenitores y niños más
importante que la cantidad, cuando ambos padres trabajan, muchas veces
queda poco tiempo o energías para dedicarles a sus hijos.

Con frecuencia los padres trabajan para adquirir más flujos, otro automóvil, un
televisor más grande o alguna otra comunidad presidido estas ganancias
materiales raras veces contribuyen a favorecer el desarrollo emocional de los
hijos, a los cuales abandona o cerveza en la compañía de otros adultos,
quienes no presentan interés emocional en su formación.
Los padres se cansan, viven agotados e irritables, y eventualmente empiezan a
demandar a los niños la misma sombría dedicación al trabajo que ellos mismos
tienen.

12. Familia Hiperemotiva

Características:
Este tipo de familia presenta una gama de expresión emotiva más amplias de
lo común. La híper emoción es un tipo de ajuste inmaduro en ciertos
segmentos de la sociedad.

Tras el niño o el adulto permanezca en un medio compuesto por individuos


similares, su ajuste perecerá adecuado, pero en cuanto los niños establecen
contacto con otras personas cuyos antecedentes son más maduros y no
reflejan estas turbulencias emocionales, no se podrán ajustar cómodamente.

En su dinámica, todos, padres y niños por igual, dan rienda suelta a sus
emociones en mayor medida de lo común. Si los padres enfurecen entre ellos,
expresan abiertamente sus resentimientos con sonoros insultos. Todos los
sentimientos expresan libre y excesivamente, inclusive el amor, la depresión, la
excitación y la ira.

Los niños nacidos en una familia sí, aprenden a poco tiempo a gritar para
hacerse oír, presencian violentas discusiones entre los padres y en ocasiones
hasta fuertes golpes. En consecuencia, copian este comportamiento y en la
juventud no están preparados para tratar con personas ajenas a su situación
hogareña, ya que son emocionalmente voluble según las normas del mundo
externo.

13. Familia ignorante

características:
La familia ignorante es aquella donde ambos padres, por uno u otro motivo,
carecen de conocimientos generales sobre el mundo que nos rodea. Ya sea
por deficiencia mental o por otras razones, los adultos están cargados de
prejuicios, son tendenciosos, tienen puntos de vista limitados y exponen a sus
hijos o un concepto cerrado e individuo del mundo y de la gente que nos rodea.
En estos padres no siempre hay retardo mental ni un fondo educativo limitado,
pero muchas veces intervienen ambos factores.

Estos padres inculcar a sus hijos ciertas verdades a medias o falsedades, que
para los niños es difícil despojarse de estas concepciones erróneas.

Los primeros maestros de todo niño son sus propios padres, y resulta
sumamente difícil que cualquiera, sea un docente profesional u otro, traté de
borrar posteriormente los errores conceptuales previos con limitaciones
causadas por prejuicios involucrados con anterioridad.
Si en esta familia prevalece la mordida aceptación, es probable que los jóvenes
poseerán suficiente flexibilidad como para ajustarse debidamente. En caso
contrario, prevalecen sentimientos negativos, controversias y grandes
inseguridades, los prejuicios y las actitudes malsanas de los niños serán más
permanentes.

14. Familia serena e intelectual

Características:
En esta familia los padres son extraordinariamente híbridos en expresión de
sus sentimientos y se distinguía actividades intelectuales. Fomentar la actividad
intelectual en sus hijos, combaten activamente todos pliegue normal de
sentimientos, aunque ello atente contra sus propias actitudes. Muchas veces,
este tipo de padres tienen mucha educación y cada cual se dedica su propio
interés intelectual.

15. Familias ensambladas

Características:
Son aquellas familias compuestas por adultos divorciados, separados subidos
en los cuales tienen cabida los hijos menores o adolescentes de cada uno de
ellos; los cuales vuelven armar una pareja como otra persona también
separada en su misma situación con hijos y hasta nietos.

Incluyen relaciones mucho más complejas que las tradicionales, puesto que
lógicamente se presentara aquí la interacción de las personas, cada una de
ellas con vidas pasadas diferentes.

Cuando dos personas vuelven a vivir en pareja, se puede afirmar que se estará
comenzando recorrer un camino que muy posiblemente incluirá situaciones
difíciles, especialmente en sus inicios.
La llegada de un nuevo dejo a la familia ensamblada, podría unir a la familia, ya
que el bebé será algo que todos tendrán en común.

Durante los primeros momentos, será muy importante que la disciplina y el


orden de la casa serán aplicadas por el adulto que se encuentra presente en el
momento, ya que es importante que los chicos sepan qué autoridad continuará
partiendo de los adultos, y no de los chicos. Para esto, será fundamental que
los nuevos cónyuges acordes entre sí qué tipo de arreglos impondrán.

Los puntos de partida de esta familia son dos: la muerte de uno de los
cónyuges, o el divorcio previo de uno o los dos cónyuges. En ambos casos
constituyen pérdidas para resto de los libros de las familias, de manera que la
primera tarea del familiar constituida será la de aprender a manejarse con las
pérdidas y los cambios.

16. La familia de padres divorciados y separados

Características:
Familia en la que los padres se encuentran separados. Se niega a vivir juntos;
no son pareja pero deben seguir cumpliendo su ropa de padres ante los hijos
por muy distantes que éstos encuentren. Por el bien de los hijos se niegan a la
relación de pareja pero no a la paternidad y a la maternidad.
17. La familia extensa o con sanguínea

Características:
Se compone de más de una unidad nuclear, se extienden más allá de dos
generaciones y está basada en los vínculos de sangre de una gran cantidad de
personas, incluyendo los padres, niños, abuelos, tíos, tíos, sobrinos, primos y
demás; por ejemplo, la familia de triple generación incluye los padres, a sus
hijos casados o solteros, a los hijos políticos y a los nietos.

18. La familia de madre soltera

Características:
Familia en que la madre desde un inicio asume sólo la crianza de sus hijos.
Generalmente, es la mujer que la mayoría de las veces asumes terror, pues el
hombre se distancia y no reconocer su paternidad por diversos motivos. En
este tipo de familia se debe tener presente que distinciones pues no es lo
mismo ser madre soltera adolescente, joven o adulta.

19. Familia nuclear

Características:
Es la unidad familiar básica que se compone de esposo, esposa e hijos. Éstos
últimos pueden ser la descendencia biológica de la pareja o miembros
adoptados por la familia. Entre esta familia se encuentran:

20. Familia endogámica

Características:
Este modelo de familia es el de las tradicionales en el sentido de que miran con
agrado lo que siempre han conocido y valorado como bueno, el modelo de
familia de siempre, y vial relativamente añorado. Se trata de una familia donde
las responsabilidades de unos y otros están claras y son asumidos sin
dificultad, porque son previamente sabidas y reconocidas. En concreto, los
hoteles paternos y maternos están muy definidos al modo tradicional, pero sin
hagas aristas más sangrantes de la prepotencia del hombre sobre la mujer.
Las relaciones de los padres e hijos son buenas, las mejores de entre los
cuatro grupos que conforman nuestra tipología. Los padres aparecen con
identidades fuertes, aunque también hay agnosticos y no creyentes por encima
de la media, como opciones probablemente ya asentadas.

Los hijos consumen menos drogas, lo que no quiere decir que no los
consuman. Este modelo de familia tiene el obstáculo de un enrocamiento
excesivo en sí misma. Con una mirada básicamente preocupar tórrida hacia el
exterior; exterior, que algún día los hijos tendrán que enfrentarse, ya fuera del
nicho familiar. Tienen la capacidad para transmitir los valores de los padres. La
duda radica en si la transmisión de los valores, realizadas, en este caso, por
reproducción de lo inculcado por sus padres se ha hecho propia, esto es, si ha
pasado por la duda y la confrontación personal al modo como se realiza la
socialización.

21. Familia conflictiva

Características:
Familia en la que los sus miembros peor se llevan entre sí, los demás conflictos
serán, por causa del consumo de drogas, por cuestiones de orden sexual de
los hijos, por la amistad de estos e incluso por las relaciones entre los
hermanos.

Las relaciones de los padres con sus hijos son, con diferencia, las tres de los
cuatro grupos, y la comunicación es muy escasa o mala.

Presenta un universo de valores muy distante mayoritario en los hijos, existe


una rigidez en sus propias concepciones de la familia, como la delimitación de
status y roles paternos y filiales relativamente embarrados.

Son padres nominalmente religiosos, algo menos formalmente definidos en sus


valencias políticas, y con unos hijos que, éstos ya en mayor proporción, son
claramente no religiosos y no tienen reparo en decirse de derechas, incluso en
mayor proporción que sus propios padres aunque no falten los que sitúan en
las antípodas de sus padres.
La mala comunicación, los conflictos pueden estar inmediatamente
ocasionados por el comportamiento de los propios hijos ya que por lo general
tienden a consumir drogas.

22. Familia nominal

Características:
Es un modelo que se caracteriza básicamente por lo que el río es, o por lo que
es menos que los demás colectivos. Sólo hay un elemento en el que se
destaca sobre los demás grupos, y consiste en el enfoque que los padres
hacen sobre los valores importantes en la vida. Esta opción tiene tres variantes:
es importante vivir al día del mañana, es importante invertir tiempo y dinero en
estar guapo o guapa, en tercer lugar es importante disponer de mucho tiempo
libre y de ocio.

Este modelo presenta los rasgos de una familia cuya unión se considera
importante, en la que los padres se sienten cohibidos para comunicar sus ideas
y sus opiniones a los hijos, y en la que la manera de resolver las cosas no se
adapta necesariamente a las circunstancias concretas del momento; por
ejemplo, cuando hay algún conflicto inevitable.

Las opiniones de los hijos no son muy consideradas por sus padres; familia que
destaca porque hay un menor grado de conflicto debido a las drogas, aunque
no del alcohol; de los conflictos debidos a las relaciones de los hijos con sus
amigos, razones usuales, etcétera.
No se discute conocidos: dos no discuten si uno no quiere. Enseguida una
mayor demanda de compromiso al otro miembro de la pareja en educación de
sus hijos.
Los padres como los hijos sitúan a los amigos, con mucha mayor fuerza que
los demás grupos, como espacio donde se dicen las cosas importantes para
orientarse la vida, situando el menor grado de importancia, los libros, la escuela
y de Iglesia.

23. Familia adaptativa


Características:
Se trata de una familia con buena comunicación entre los padres e hijos, con
capacidad para transmitir opiniones y creencias, abierta al exterior; familia no
exenta de conflictos, de desvanes ciencias, a veces graves, fruto básicamente
de situaciones nuevas en los papeles de sus integrantes, mujer y hombre,
madre y padre, padres e hijos, en este modelo las responsabilidades de cada
uno están en revisión continua, y el trabajo con las acciones familiares, en tanto
que familiares, no resulta evidentes y son objetos de tanteos y de
incertidumbres.

Esta familia parece ser la familia de la negociación, de la búsqueda del


acomodo, no llegando siempre y, menos aún a corto plazo, a los resultados
deseados.

Es en este modelo de familia donde la tasa de divorcio separaciones es más


elevada. Pero, posiblemente, las que atraviesan con éxito la prueba de
adaptación a la modernidad, permitirán las nuevas generaciones insertarse con
mayores ganancias en la sociedad del futuro.

Entre sus miembros de este tipo de familia, hay agnósticos , no creyentes y


ateos por encima de la media, especialmente los hijos, pero también más
padres católicos practicantes que en la media, dando los hijos los mismos
valores que esa media global.

24. Familia psicosomática

Características:
Uno de los miembros está constantemente enfermo y utiliza la enfermedad
para mantener la familia unida. Tiende a cuidar excesivamente el enfermo. El
niño es vinculante en la familia, la niña es debilitada.
En el momento en que tenían que sazonar o mejorar:
la familia la retira
vuelven a enfermar al niño. Ponen estrésares fuertes
la familia busca su nuevo termo
la familia funciona óptimamente cuando alguien está enfermo. Existe
sobreprotección hacia el niño que tiene el problema. Incapacidad de resolver
conflictos. Hay una enorme necesidad de mantener paso evitar conflictos. Se
mantiene un enorme rigidez.

Aparenta ser una familia normal ideal y buenos vecinos, cuenta sus problemas.
El niño usaba su matización como manipuleo y búsqueda de afecto.

25. Familia monoparental

Características:
Los orígenes de las familias monoparentales pueden ser diversos: el divorcio o
la separación de la pareja, la viudedad y solteria, estando compuestas en la
mayoría de los casos por grupos familiares por la madre y los hijos.

Los problemas más comunes que se suele encontrar en este tipo de familias
suelen ser: problemas económicos, de trenes por sentirse excesivamente
cargado de responsabilidad el progenitor que está al frente, dificultades a la
hora de ponerse plena familia, dificultades de emancipación de los hijos,
problema de conductas en los hijos, etc.

Aunque sus problemas suelen verse con mayor frecuencia las familias
monoparentales, no son exclusivos de ellas. Similar que estén sometidas a
más estrés y menos apoyo, es necesario destacar que las familias con ambos
padres enfrentados en peleas interminables o compadres ausentes pueden ser
más problemáticas.

Comunidad social, la familia monoparental resulta más afectada por el entorno.


Las actitudes y condiciones de la escuela, trabajo, sociedad repercute con más
intensidad dentro del hogar.
Los padres y madres tienen a desarrollar amistades que a la vez que sociales
también son utilitarias. Los hijos suelen estar más enterrados de las
condiciones de trabajo de su progenitor y reacciona sobre el funcionamiento 40
de la familia sobre la sensación del bienestar del mismo.

Asimismo, las tareas familiares estables en relación con las necesidades


reales, y no preconcebidas: son tareas que realmente necesitan realizarse, en
lugar de tareas asignadas otras para enseñarle al hijo como se hacen.
Es un solo adulto el principal responsable de conservar un día a la familia,
cuidar a sus miembros y mantener el orden, aunque en ocasiones se
relacionen como compañeros.

EL CICLO VITAL DE LA FAMILIA NUCLEAR

La familia, según Lauro Estrada (2003), como todo organismo vivo tiene una
historia, un nacimiento y un desarrollo. Se reproduce, declina y llega a morir.
En cada uno de estos pasos se enfrenta con diferentes tareas: la unión de dos
seres distintos con una misma meta, la posible llegada de los hijos. Lauro
Estrada propone son:[11]

 Desprendimiento
 Encuentro
 Llegada de los hijos
 Adolescencia de los hijos
 Reencuentro
 Vejez

No es necesario que toda familia pase por cada una de las etapas. Estas,
únicamente, sirven como mapa para su estudio y análisis.

Desprendimiento

La familia tiene su inicio en la constitución de la pareja, la cual se da en el


noviazgo. En esta fase se desarrolla el desprendimiento de ambos miembros
de la pareja respecto de la familia de origen. Este proceso será fácil o difícil de
acuerdo al apego familiar que hayan desarrollado durante su juventud.

Para poder lograr un pleno encuentro dentro de la relación de pareja es


necesario un desprendimiento previo y paulatino de los hijos hacia los padres;
estos tratarán de detener a sus hijos para que permanezcan con ellos, evitando
así el doloroso “abandono del nido”; los hijos, en cambio, se esforzarán por
lograr su independencia y autonomía.

Este proceso no es sencillo para ninguno de los integrantes de la pareja por el


dolor y la nostalgia que provoca toda despedida, y por la incertidumbre que
depara lo desconocido y la falta de confianza en que la decisión respecto a la
elección de una pareja haya sido la correcta. Incluso muchos jóvenes eternizan
sus noviazgos, o no encuentran la estabilidad con ninguna persona, razón por
la que constantemente cambian de pareja. Hay muchos matrimonios que aún
con muchos años de unión no se han podido desprender en forma genuina de
sus respectivas familias de origen.

Es por ello importante considerar al noviazgo como una etapa clave en la


constitución de la pareja, ya que las vivencias que se tengan en el mismo, al
dar el paso al matrimonio, serán la base para comenzar a construir la nueva
familia.

Noviazgo

Definición Una definición sencilla de noviazgo es: periodo en que se mantienen


relaciones amorosas con la finalidad de un conocimiento mutuo y cada vez más
profundo, con expectativa de un futuro matrimonio. El noviazgo debiera ser,
ante todo, un tiempo de preparación para el matrimonio. La finalidad del
noviazgo es la elección de la persona con la cual se pretende conformar una
familia, y el conocimiento mutuo. A partir de esto la pareja decidirá si la relación
se prolonga hasta el matrimonio o bien, llega a su fin. El noviazgo es disoluble
por su propia naturaleza y, por eso, su ruptura no exige más trámite que la
decisión de cualquiera de los dos miembros de la pareja.

Características del noviazgo Son características que hacen ser al noviazgo lo


que es, y las cuales son importantes resaltar por qué de aquí se desprenden
varias acepciones que serán remarcadas en el matrimonio.

 Exclusividad: esta característica implica fidelidad y compromiso más


íntimo con la pareja, que cualquier otra persona; permite una
reciprocidad y correspondencia de amor que implica el compartir
sentimientos.
 Temporalidad: es el tiempo de convivencia que se dan como pareja
antes de formalizar su relación o bien darla por terminada. El noviazgo
debe tener cierto tiempo de duración, pues un periodo demasiado
corto de convivencia y conocimiento puede traer problemas en la
relación conyugal, que pudieron ser evitados o solucionados en el
noviazgo; por otro lado, si la relación es demasiado larga corre el
riesgo de caer en a la costumbre, terminando en fracaso matrimonial.
 Entrega mutua gradual: es un desprendimiento progresivo de sí mismo,
para que libres de las exigencias de bienestar, comodidad y búsqueda
de satisfacción personal, puedan darse poco a poco a la búsqueda de
la felicidad del otro; que al final resulta ser una gratificación y felicidad
propia, sin buscarla intencionalmente. Este nivel de confianza debe ir
profundizando de manera progresiva la confianza, el cariño, la
comunicación y la intimidad, cimientos que llegan a dar firmeza y
solidez a la relación; fortaleciendo de éste modo un futuro matrimonio.
 Transitorio: los novios no deben permanecer en un eterno noviazgo, sino
paulatinamente es ir integrándose como pareja con miras a un
compromiso formal y total.

Encuentro

Después del proceso de desprendimiento del sostén emocional y


socioeconómico de la familia de origen, los adultos jóvenes se encuentran en
posición de formalizar una relación de noviazgo para contraer matrimonio. La
Carta de los Derechos de la Familia de la Santa Sede (1983), establece que
“Todas las personas tienen el derecho de elegir libremente su estado de vida y
por lo tanto derecho a contraer matrimonio y establecer una familia o a
permanecer célibes.”

El hecho de que un hombre y una mujer decidan contraer matrimonio


constituye el punto de partida para la formación de una familia. Actualmente, en
la mayoría de los países esta decisión es libre y nadie está obligado a elegir
dicho estado de vida, a diferencia de otras épocas, en las que el matrimonio
era impuesto. Esto se debe a que se considera el matrimonio como una unión
íntima de vida, un vínculo indisoluble, libremente contraído y públicamente
afirmado, en el cual un hombre y una mujer se complementan y están abiertos
a la transmisión de la vida.

Es esta la etapa del surgimiento de una nueva familia: cuando un hombre y una
mujer “se encuentran” para consolidar un vínculo sólido para la ayuda mutua y
la procreación, los dos fines fundamentales del matrimonio dictados en primer
lugar por la naturaleza, y sucesivamente por la experiencia, la sociedad y el
Estado de diferentes culturas a través de la historia, estableciéndolos en los
órganos legislativos; por ejemplo en los códigos civiles, como el del Estado de
México: “El matrimonio es una institución de carácter público e interés social,
por medio de la cual un hombre y una mujer voluntariamente deciden compartir
un estado de vida para la búsqueda de su realización personal y la fundación
de una familia”.

La elección de una pareja para formar un matrimonio y una familia debe estar
movida por un auténtico y profundo amor y no sólo por “enamoramiento”. Es
natural que se dé el enamoramiento al principio de una relación de pareja, es
decir que las pasiones y emociones sean fuertes, pero la pasión y el
sentimiento tienen una corta duración. El amor en cambio puede durar tanto
como cada persona esté dispuesta a cultivarlo. Sin embargo, así como el
enamoramiento llega y se va fácilmente, el amor requiere tiempo y dedicación
tanto para nacer como para perdurar, por lo cual es necesario también haber
alcanzado cierto grado de madurez personal.

Cuando el amor entre un hombre y una mujer es tal que ambos tienen la
certeza de que es lo suficientemente fuerte para poder generar y acoger la
vida, tanto la de cada uno de ellos como la de nuevas personas, están listos
para formar un matrimonio y una familia: una comunidad de vida y amor.

Una vez que formalmente la pareja ha decidido compartir su vida, se da


necesariamente un proceso de adaptación: se trata de dos personas con ideas,
sentimientos, historias y educación diferentes que han de aprender a convivir e
integrar una sola dinámica familiar y una nueva historia en común.

El proceso requiere tiempo, disposición, entrega y mucha humildad para


respetar las diferencias, ceder en ciertas cosas para llegar a acuerdos y
perdonar errores. Deberán acordar, a través del diálogo y la misma
convivencia, nuevas reglas y pautas de comportamiento, así como las
funciones que cada uno desempeñará en el funcionamiento del hogar. Cada
uno debe decir abierta y claramente lo que espera del otro para que ambos
puedan comprometerse con un proyecto de vida en común.

Relacion entre amor y procreacion

Las otras consecuencias que derivan de la conyugalidad son la dimensión


unitiva y procreativa. El acto físico de unión sexual implica simultáneamente la
capacidad de actuar la unión de dos sexos (dimensión unitiva) y la aptitud o
capacidad objetiva para procrear (dimensión procreativa). Que los actos
aislados no siempre resulten procreadores de hecho o psicológicamente
unitivos debido a un obstáculo, querido o no, no quita nada a la finalidad a que
está destinado el gesto.

En la actualidad, se insiste continuamente en separar las dos dimensiones,


poniendo énfasis en el placer del acto sexual, quitándole parte de su esencia;
esto es principalmente por un principio utilitarista que considera al placer como
la base y fin, tanto de la acción como de la reglamentación de toda actividad
humana. Así, el utilitarismo trata a la persona como medio que sirve para
alcanzar un fin, en este caso, el máximo placer posible. En oposición al
principio utilitarista se encuentra la norma personalista, la cual considera en su
contenido negativo, que la persona es un bien que no va de acuerdo con la
utilización y que no puede ser tratada como objeto; y al mismo tiempo, en su
contenido positivo, considera que la persona es un bien tal que sólo el amor
puede dictar la actitud apropiada y valedera respecto de ella. La dimensión
unitiva y procreativa se entienden y aceptan únicamente en el contexto de la
norma personalista, que acepta y se da a la otra persona en su totalidad, es
decir, sin excluir nada de su persona, ni siquiera su fertilidad.

Procreación responsable

La procreación humana es una de las elecciones más importantes de la pareja,


uno de los fines principales del matrimonio, pues tiene como resultado el
nacimiento de una nueva persona. Por esto, la procreación inscrita entre las
finalidades de la sexualidad y complementariedad de los sexos es lícita, y quien
ha hecho la opción conyugal no puede excluirla permanentemente. Excluir la
fecundidad de una unión que está orientada precisamente a ella, supone
contradecir la finalidad del acto conyugal. Sin embargo, no se puede hablar de
“derecho al hijo”; el derecho que emana del matrimonio es poder hacer actos
en sí fecundos, pero la fecundidad efectiva puede depender de otras causas. El
derecho al hijo es una expresión impropia porque nadie tiene “derecho” a
poseer a una persona como si fuera una cosa.

Hay quienes, por ser creyentes, ven el acto de procrear un significado aún
mayor, porque implica una intervención especial de Dios creador. Sin embargo,
aún sin ser creyente, la grandeza de una nueva persona humana es reconocida
por todos.

La llegada de los hijos

Un hijo influye tanto en lo personal como en lo familiar. La llegada de un niño


requiere de espacio físico y emocional. La pareja debe adquirir un nuevo
anclaje de relación emocional con el niño, y entre ellos, la capacidad de ayudar
al compañero para que lo haga. Tener un niño favorece la intimidad de la
pareja, estimulando la diferenciación y elaboración de diversas facetas de la
personalidad de cada uno.

Uno factor importante en esta fase es poder identificar adecuadamente el área


económica afectada para poder definir cuáles son las labores tanto del trabajo
como del hogar, y ayudarle a cada quien a cumplir con lo suyo y no confundir la
problemática real con falta de cariño, desinterés o con la pérdida del deseo y el
propósito de formar una familia.

La ideología sobre la paternidad y la decisión de tener hijos ha cambiado


significativamente en los últimos años. La decisión de tener hijos ya no va de la
mano con la decisión de casarse, ni la decisión de tener sexo va de la mano
con la idea de que debe ser dentro del matrimonio.

En ésta etapa, el área de la sexualidad establece la importancia de la


realización de la pareja a través de la reproducción. Aquí la planificación
familiar juega un papel fundamental, cada pareja debe ser responsable y saber
cuántos hijos realmente podrían entrar en su núcleo familiar.

La adolescencia de los hijos

La adolescencia es una época de crisis y de cambios, de experimentación y de


definición, tanto para los hijos adolescentes como para los padres; comprende
entre los 12 y los 17 años de edad. En ésta fase se combinan varios factores:

 Mayor frecuencia en problemas emocionales.


 Los padres, a pesar que se encuentran en la madurez, se ven obligados
nuevamente a revivir su propia adolescencia.
 Los abuelos se acercan al no poder mantenerse por sí mismos, y la
soledad y la muerte se avecinan.

El adolescente normal presenta crisis de identidad, pero no difusión de


identidad. Las crisis obedecen a que el sentimiento interno de identidad, de
pronto y con los cambios físicos del adolescente, no corresponde a la
confirmación del medio ambiente, que ya lo empieza a tratar como joven
adulto. En cambio, la difusión de identidad habla de síndromes
psicopatológicos severos.

La adolescencia es la etapa en la que se presentan con mayor frecuencia los


problemas emocionales serios. Para que un padre pueda dar el apoyo
adecuado a su hijo es necesario que él haya resuelto lo mejor posible su
adolescencia, para que no reviva su propia adolescencia y no trate de
sobreproteger a su hijo.

En el área de la intimidad, el padre puede sentir rivalidad al ver que su hijo


crece más fuerte que él, o el hijo puede sentirse menos validado, al darse
cuenta que no cumple con las expectativas de sus padres.
Los hijos se van, se separan de la familia y es necesario renovar el contrato
matrimonial. A algunos padres les cuesta soltar a sus hijos adolescentes, sin
embargo deben saber soltarlos a tiempo para que vaya en búsqueda de una
persona extraña con la cual seguir el ciclo vital de la familia. Cuando los hijos
se van la pareja adquiere otra dimensión en el área social y tiene que aprender
a adaptarse a ella.

El reencuentro de la pareja

Conocida como la etapa del «nido vacío», es una de las etapas más
demandantes para el sistema familiar, en la cuál la pareja enfrenta los
problemas de una biología que decrece pues se pasa de la edad madura a la
vejez, la aceptación de los nietos y del papel de abuelos, la muerte de algunos
familiares de generaciones anteriores, la jubilación, las diferencias con las
nuevas generaciones (brecha generacional), etc. Esto se debe a que para
estas fechas casi siempre los hijos ya se han ido a formar sus propias familias,
lo cual propone algunos cambios. Los padres se encuentran cercanos a los 50
años de edad o más. Si las cosas han marchado bien en las etapas
precedentes, les será más fácil aceptar los cambios de una biología que tiende
a declinar; igualmente como pareja podrán enfrentar los cambios familiares y
sociales que se presentan.

Los padres deben independizarse de los hijos y de los nietos para volver a
formar una pareja. Se reencuentran con ellos mismos y con el compañero. En
estos momentos se vuelve muy necesario el apoyo mutuo entre los esposos.
Este apoyo mutuo servirá para continuar en la búsqueda de nuevos estímulos y
nuevas metas para el matrimonio.

En ocasiones, aparecen sentimientos de culpa como fantasmas del pasado por


los errores cometidos con los demás, especialmente con los hijos, y por los
deseos de la propia muerte.

La Vejez

Es una de las etapas más difíciles de la pareja ya que en ésta, las personas
ancianas deben adaptarse a la pérdida y retos que la edad presenta: la
búsqueda de una nueva identidad, de una compañía que produzca placer, así
como de una experiencia significativa y genuina. Quizá a alguna pareja le
cuesta asumir que se le pasó la vida. Esta etapa, como todas, presenta
obstáculos como los siguientes:

 la tristeza que genera el sentir el rechazo de los demás


 con la llegada de su esposo que se ha jubilado, la mujer siente invasión
del espacio que antes controlaba: es necesario definir límites de los
espacios donde cada uno pueda actuar independientemente; de lo
contrario, existe el peligro de que se lleguen a perder la estima y el
respeto, y aparezcan la ansiedad, la tensión y los estados depresivos
 la sobreprotección de hijos a padres, en donde no se les permite vivir en
libertad.

Ser abuelo ofrece un nuevo horizonte en la vida:

 Enciende el deseo de sobrevivir, al aceptarse la propia mortalidad.


 En presencia del nieto y el abuelo, pasado y futuro se funden en el
presente. Se da la oportunidad de experimentar una nueva relación,
diferente a la del padre, con los nietos.