Está en la página 1de 12

Resolución Nro.

6/2015

POR CUANTO: En virtud de la Resolución Nro. 27 del Secretario Ejecutivo de la Secretaría


Ejecutiva para Asuntos Nucleares, de 30 de noviembre de 1990, fue creado el Centro
Nacional de Seguridad Nuclear (CNSN).

POR CUANTO: Mediante la Resolución Nro.70, de 16 de diciembre de 2013, del Director


General de la Oficina de Regulación Ambiental y Seguridad Nuclear quien resuelve fue
designada en el cargo de Directora del Centro Nacional de Seguridad Nuclear.

POR CUANTO: En virtud de la Resolución Nro. 64, de 23 de mayo del 2000 del CITMA, se
facultó a quien resuelve para dictar disposiciones técnicas o de procedimiento en materia de
seguridad radiológica.

POR CUANTO: Las áreas de trabajo, el mobiliario, así como los equipos y materiales, que
se utilizan durante la ejecución de prácticas y actividades con fuentes radiactivas no
selladas, son susceptibles de contaminarse, lo que constituye un riesgo para el personal
ocupacionalmente expuesto y el público, por lo que es necesario establecer los límites
permisibles de contaminación superficial, a los fines de garantizar su control adecuado, de
acuerdo a las buenas prácticas y las recomendaciones internacionales en la materia.

POR CUANTO: La experiencia derivada de la implementación en las diferentes prácticas


existentes en el país, de la Resolución Conjunta CITMA-MINSAP, Reglamento “Normas
Básicas de Seguridad Radiológica”, de 30 de noviembre de 2001, así como la necesidad de
mejorar el proceso de la regulación y el control durante el empleo de material radiactivo, a
partir de la aplicación de las normas y recomendaciones internacionales, demandan la
aprobación de una Guía que facilite el control de la contaminación superficial.

POR TANTO: En el ejercicio de las facultades que me están conferidas:

RESUELVO:

PRIMERO: Aprobar con carácter obligatorio la “Guía de Seguridad para el Control de la


Contaminación Superficial”, que se adjunta a la presente formando parte integrante de la
misma.

SEGUNDO: La presente Resolución entra en vigor el día 28 de enero del año 2016.

Comuníquese a todas las entidades que emplean o pretenden emplear fuentes radiactivas
no selladas en todo el territorio nacional.

Archívese el original en el Protocolo de Disposiciones Jurídicas del Centro Nacional de


Seguridad Nuclear.

DADA en La Habana, en la sede del Centro Nacional de Seguridad Nuclear a los 28 días
del mes de diciembre de 2015. Msc. Ivonne María Alonso González, Asesora Jurídica del Centro Nacional de Seguridad Nuclear
CERTIFICO:
(original firmado)
Ing. Alba Guillén Campos. Que la anterior resolución es copia fiel y exacta de la original que obra en los archivos bajo custodia a
mi cargo.
Directora
CNSN. Y para que así conste, a todos los efectos legales, se expide y firma la presente en La
Habana, a los 4 días del mes de enero del año 2016.

Msc. Ivonne.M. Alonso. Glez


"GUÍA DE SEGURIDAD PARA EL CONTROL DE LA CONTAMINACIÓN SUPERFICIAL"
ÍNDICE
CAPÍTULO I OBJETIVO Y ALCANCE ................................................................................................................ 1 

CAPÍTULO II TÉRMINOS Y DEFINICIONES ........................................................................................................ 1 

CAPÍTULO III REQUISITOS GENERALES .......................................................................................................... 1 

CAPÍTULO IV REQUISITOS RELATIVOS AL PERSONAL ............................................................................ 2 

CAPÍTULO V SELECCIÓN DEL EQUIPAMIENTO PARA LA VIGILANCIA RADIOLÓGICA ..................... 3 

CAPÍTULO VI VIGILANCIA RADIOLÓGICA DE ZONAS .................................................................................. 3 


SECCIÓN I Detección de la contaminación superficial ................................................................................... 3 
SECCIÓN II Registro de los resultados ............................................................................................................. 5 
SECCIÓN III Monitores dosimétricos ................................................................................................................. 5 

CAPÍTULO VII LÍMITES PERMISIBLES PARA LA CONTAMINACIÓN SUPERFICIAL .............................. 6 


Sección I Límites permisibles derivados de contaminación superficial en las zonas controladas. ........... 6 
Sección II Límites permisibles para la contaminación superficial en las zonas supervisadas y de libre
acceso al público. .................................................................................................................................................. 7 

CAPÍTULO VIII REGISTROS................................................................................................................................... 7 

Anexo I Tipos de detectores apropiados para medir contaminación según los diferentes tipos de
radiación ionizante .................................................................................................................................................. 8 
CAPÍTULO I
OBJETIVO Y ALCANCE

1. La presente Guía tiene por objeto:

a) establecer los límites para el control de la contaminación superficial, en las zonas controladas
y supervisadas de las entidades que realizan la vigilancia radiológica en operación normal;
b) complementar los requisitos relativos a la vigilancia radiológica para el control de la
contaminación superficial durante el empleo de fuentes no selladas, establecidos en la
Resolución Conjunta CITMA-MINSAP, Reglamento “Normas Básicas de Seguridad
Radiológicas”, de 30 de noviembre de 2001.

2. Los requisitos establecidos en la presente Guía son aplicables a las entidades que emplean
material radiactivo, durante la realización de prácticas y actividades asociadas al empleo de
fuentes de radiaciones ionizantes en todo el territorio nacional.

CAPÍTULO II
TÉRMINOS Y DEFINICIONES

3. Contaminación superficial: presencia de material radiactivo sobre superficies, o dentro de


sólidos, líquidos o gases donde tal presencia no es ni intencionada ni deseable, o proceso que
provoca la presencia de material radiactivo en dichos lugares, en cantidades superiores a los
niveles establecidos en la presente Guía. La contaminación de superficies se produce como
consecuencia de la operación normal de dispositivos, herramientas y sistemas o debida a eventos
incidentales y accidentes no controlados, tales como: derrames y salpicaduras, transporte de
material radiactivo dentro del área y su extracción del contenedor, contaminación del propio
contenedor debido a que el contenido no está debidamente protegido o fallaron las barreras
diseñadas, situar materiales radiactivos en lugares no autorizados, en condiciones inadecuadas y
sin señalización alguna, agitación en beakers, rotura de aparatos de cristal, escape de filtros,
transferencia de material radiactivo de una zona a otra, negligencia del trabajador, etc.

4. Contaminación superficial fija: aquella contaminación que no es transferida de superficies


contaminadas a superficies no contaminadas, cuando éstas tienen contacto.

5. Contaminación superficial removible: aquella contaminación que puede ser transferida de


superficies contaminadas a superficies no contaminadas, cuando éstas tienen contacto. Es la de
mayor interés radiológico ya que resulta fácilmente transferible y por lo tanto constituye una fuente
potencial de contaminación interna y externa de los trabajadores.

6. Prueba de Frotis: Método indirecto para determinar la contaminación superficial, consistente en


frotar con material absorbente de tela, de algodón o papel de filtro la superficie contaminada para
tomar una muestra del material radiactivo removible, que se evaluará posteriormente.

CAPÍTULO III
REQUISITOS GENERALES

7. Las entidades que emplean material radiactivo deben realizar actividades de vigilancia
radiológica durante y después de la realización de los procesos que involucren el manejo de
estos materiales, a los fines de detectar la contaminación superficial en las áreas de trabajo, el
1
mobiliario, los equipos, materiales, etc. y garantizar que no se superen los límites de la
contaminación superficial establecidos en la presente Guía, en aras de prevenir los riesgos que
esto implica para los Trabajadores Ocupacionalmente Expuestos y el público.

8. Las entidades que emplean material radiactivo, deben garantizar la realización del control de la
contaminación superficial del personal y de los puestos de trabajo periódicamente, a los fines de:

a) asegurar que se mantenga el control de la contaminación superficial;


b) asegurar que la contaminación superficial no se transfiera a otras áreas no radiactivas;
c) proporcionar retroalimentación acerca de la eficacia de las medidas de control de la
contaminación superficial y permitir la adecuación o reajuste de los métodos de trabajo
existentes;
d) prevenir la exposición innecesaria del personal resultado de la contaminación de la piel y de la
incorporación de materiales radiactivos; y
e) confirmar su eliminación después del proceso de descontaminación.

9. La vigilancia radiológica sistemática de la contaminación superficial se debe realizar tanto dentro


como fuera de las zonas controladas y supervisadas. Para realizar la medición de la
contaminación superficial se debe contar con los equipos de monitoreo necesarios para esos
fines o contratar el servicio a una entidad reconocida por el CNSN.

10. Todo equipo empleado en la vigilancia radiológica debe someterse a un chequeo periódico de su
funcionamiento por la entidad. Adicionalmente, después de alguna reparación o mantenimiento,
estos equipos deben ser calibrados por una entidad reconocida por el CNSN.

11. Los resultados de las mediciones de la contaminación superficial y de la calibración de los


equipos empleados se deben registrar y conservar durante el tiempo establecido en la presente
Guía.

12. Las entidades que realicen el servicio de medición de la contaminación superficial a terceros,
deben contar con el correspondiente Reconocimiento de la Competencia del Servicio del CNSN.

13. La calibración, el mantenimiento y la reparación del equipamiento para la medición de la


contaminación superficial, solo podrán realizarse por entidades y personal debidamente
autorizados por el CNSN.

CAPÍTULO IV
REQUISITOS RELATIVOS AL PERSONAL

14. El representante legal de la entidad que emplea material radiactivo debe garantizar que se cuente
con personal cualificado, para que la vigilancia radiológica se realice con el nivel adecuado de
protección y seguridad radiológica.

15. El personal que realiza la vigilancia radiológica debe poseer el adiestramiento y la experiencia
suficientes para realizar las mediciones de manera adecuada y tener conocimientos sobre las
características operacionales, las limitaciones de los instrumentos de medición que se utilicen y
los procedimientos de monitoreo.

16. El personal que realiza la vigilancia radiológica debe:

a) dominar las instrucciones de operación de los instrumentos;

2
b) comprobar el funcionamiento del instrumento a emplear, incluyendo la vigencia de la
calibración, el estado de las baterías o la tensión requerida, y la respuesta a las fuentes de
chequeo; y
c) realizar correctamente el registro de las mediciones realizadas y en las unidades reconocidas
por el Sistema Internacional de Unidades.

CAPÍTULO V
SELECCIÓN DEL EQUIPAMIENTO PARA LA VIGILANCIA RADIOLÓGICA

17. Con el fin de seleccionar el equipamiento de medición más adecuado para un radionúclido
particular o mezcla de estos, es necesario estudiar el esquema de desintegración radiactiva,
teniendo en cuenta el tipo y las energías de las emisiones presentes. No obstante, puede ser
utilizada como referencia la tabla que se muestra en el Anexo I de la presente Guía.

18. La selección del equipamiento para la vigilancia radiológica debe tener en cuenta parámetros
adicionales tales como: los niveles de fondo radiactivo, la robustez del equipo, el área del
detector y el límite de detección.

19. Los equipos portátiles podrán emplearse como estacionarios, por lo que pueden ubicarse en un
punto de monitoreo, por ejemplo en la exclusa sanitaria.

CAPÍTULO VI
VIGILANCIA RADIOLÓGICA DE ZONAS

SECCIÓN I
Detección de la contaminación superficial
20. Los métodos empleados para la detección de contaminación radiactiva deben permitir detectar la
contaminación superficial, e identificar si la contaminación superficial es fija o removible,
considerando que la contaminación superficial removible representa un riesgo mayor.

21. La frecuencia y la minuciosidad de la vigilancia radiológica para la detección de la contaminación


superficial depende de varios factores, tales como: los niveles de actividades manipuladas, el
grado de contención del material radiactivo, el tipo de operaciones y características físico-
químicas del radionúclido, entre otros.

22. Los Trabajadores Ocupacionalmente Expuestos (TOE) deben realizar el control radiológico de su
persona, ropa y calzado, durante y después de cada manipulación de material radiactivo.

23. Deben ser sujetos a medición, las manos, el calzado, la ropa de protección, los objetos
personales, las superficies de trabajo, las áreas de mucho tráfico y los equipos y materiales que
salen de las zonas controladas y supervisadas. En caso que exista alguna razón para sospechar
que la cara o cualquier otra área de la piel pueden haber sido contaminadas, estas áreas también
deben ser sujetas a medición.

24. Se debe llevar a cabo vigilancia radiológica adicional en los casos siguientes:
a) si se sospecha que ha existido dispersión de la contaminación radiactiva;
b) antes de la ejecución de trabajos de mantenimiento en campanas radioquímicas, cajas de
guantes, celdas calientes, sistemas de ventilación y de canalización de efluentes, desagües,
cambio de filtros, etc.

25. Para la detección de la contaminación superficial, las áreas sometidas a medición no deben
exceder los 100 cm2.
3
26. En caso que las áreas susceptibles de control sean extensas, como por ejemplo, pasillos, y
escaleras, se deben realizar las mediciones para determinar el nivel promedio de contaminación
superficial, tomando como referencia áreas o superficies que no sean mayores a 1 m2.

27. Para determinar la presencia de contaminación superficial se utilizan métodos directos e


indirectos de medición. Los instrumentos utilizados en la medición de la contaminación
superficial, deben ser adecuados para el tipo de radiación, tener una respuesta en energía que
cubra el intervalo de interés y deben estar calibrados. Para realizar la medición directa de la
contaminación superficial debida a emisores alfa, se debe colocar el detector a no más de 0.5
cm de distancia de la superficie a examinar y desplazarlo a una velocidad no mayor de 15
cm/s (debe recordarse que cualquier material con un espesor aproximado de 5 mg/cm2 atenúa
completamente las partículas alfa de 5 MeV).

28. Para realizar la medición directa de la contaminación superficial debida a emisores beta-
gamma, se debe colocar el detector a una distancia entre 2.5 y 5 cm de la superficie a
examinar y desplazarse a una velocidad de 10 a 15 cm/s (debe recordarse que algunos
detectores beta-gamma tienen un blindaje móvil que cuando está "cerrado" evita que la radiación
beta llegue al detector).

29. Para realizar la medición directa de la contaminación superficial debida a emisores beta de baja
energía, deben utilizarse detectores Geiger o de centellador con ventana delgada, (aprox. 2 mg/
cm2), o contadores proporcionales con flujo de gas.

30. Al realizar las mediciones, es importante evitar la contaminación del detector al tocar
accidentalmente la superficie en la que se realiza la medición, por lo que para el caso de fotones
y electrones, se recomienda cubrir la sonda con una cubierta delgada de plástico o nylon, el cual
en caso necesario puede ser sustituido fácilmente.
31. Cuando no sea posible realizar la medición directa de la contaminación superficial, ya sea por las
características de la superficie que impiden la aproximación del detector, o cuando exista un fondo
radiactivo elevado que impida la medición directa, o como un complemento de esta, se podrá
determinar la contaminación superficial por un método indirecto (prueba de frotis). Este método
también es útil para determinar si la contaminación superficial es removible o fija.
32. Al realizar la prueba de frotis debe tenerse en cuenta lo siguiente:
a) El análisis del frotis permite determinar solamente la contaminación superficial
"removible".
b) La cantidad de material radiactivo removida en el frotis es variable, en general debe
suponerse entre 10% y 20% de arrastre.
c) Cada prueba de frotis debe efectuarse en un área aproximada de 100 cm2, hasta cubrir el
área de interés.

33. Para realizar la prueba de frotis se pasa un pañuelo de papel, de papel de filtro, o un algodón
(frotis), ya sea húmedo o seco, por la superficie a evaluar, tratando de evitar la dispersión de la
contaminación, en caso que exista. Una prueba de frotis podría eliminar una fracción de hasta el
100% de la contaminación presente, pero en general, se puede considerar un factor de arrastre
entre el 10-20% de la actividad presente en la superficie, si no se dispone de otra información.
Para aumentar la fracción de arrastre se puede humedecer el frotis con agua, alcohol u otra
solución descontaminante específica capaz de interactuar con los radionúclidos presentes.

34. Para realizar la medición del frotis, este se debe llevar a un área donde el nivel de radiación sea
similar al fondo radiactivo natural, o a un detector de radiación sensible con bajo fondo.

4
SECCIÓN II
Registro de los resultados

35. El representante legal de la entidad que emplea material radiactivo debe garantizar que se
implante un programa de vigilancia radiológica de la instalación, que incluya la evaluación de los
niveles de contaminación radiactiva, de modo que se pueda advertir sobre los cambios que hayan
podido ocurrir en los métodos o procedimientos de trabajo, la integridad de los blindajes, la
existencia de material radiactivo en lugares inadecuados, las fallas en los sistemas de seguridad y
la liberación de material radiactivo o derrames, entre otros.

36. Los registros derivados de la ejecución del programa de vigilancia radiológica de la entidad deben
especificar, entre otros, los aspectos siguientes:

a) equipos de monitoreo utilizados;


b) esquema y plano de las diferentes áreas de la instalación, donde se señalen los puntos
de medición y su localización exacta;
c) magnitud a medir y sus unidades;
d) tipo de monitoreo (directo o indirecto);
e) personal que realiza las mediciones;
f) fecha en la que se realiza la medición;
g) resultados de las mediciones; y
h) observaciones y recomendaciones.

SECCIÓN III
Monitores dosimétricos

37. Se recomienda que los equipos de medición de contaminación superficial sean calibrados con
una frecuencia anual. La calibración de estos equipos debe ser realizada por una entidad
reconocida por el CNSN.

38. Durante el proceso de calibración, de mantenimiento y de reparación de los equipos, se debe


garantizar la existencia de al menos un equipo de reserva, que permita continuar realizando las
mediciones requeridas durante el empleo de materiales radiactivos, en caso que esto no sea
posible con equipos de la propia entidad, se debe contratar este servicio a una entidad reconocida
por el CNSN.

39. La entidad que emplea material radiactivo, debe conformar un expediente de los equipos
utilizados para la vigilancia radiológica de zonas y puestos de trabajo. El Responsable de
Protección Radiológica debe velar por la actualización y custodia del expediente, el que debe
contener la información siguiente:

a) documentación del fabricante del equipo en idioma español;


b) instrucciones de operación;
c) conclusiones documentadas sobre las calibraciones realizadas;
d) reparaciones y mantenimientos; y
e) cualquier otra documentación significativa del equipo.

5
CAPÍTULO VII
LÍMITES PERMISIBLES PARA LA CONTAMINACIÓN SUPERFICIAL

Sección I
Límites permisibles derivados de contaminación superficial en las zonas controladas.

40. Los límites derivados de contaminación superficial removible que se establecen en la presente
Guía se basan en una restricción de dosis efectiva comprometida de 5 mSv.

41. Los límites permisibles de contaminación superficial en la zona controlada y los límites permisibles
de contaminación superficial en la piel para los TOE en la zona controlada, se establecen en las
tablas siguientes:

Límite permisible de
contaminación removible
No. Grupo de Radionúclidos
superficial en zona
controlada (Bq/cm2)
1. H-3, C-11, F-18, Cr-51, Ga-68,
103
Tc-99m, Tl-201
2. C-14, P-33, S-35, Fe-55, Co-
57, Ge-68, Mo-99, Ba-133, Lu- 102
177, Re-188, Tl-204
3. P-32, Sr-89, Y-90, I-125, W-188 10
4. Sr-90, I-131, 1

Nota: El límite permisible para la contaminación superficial de los medios de contención de la contaminación como boxes, campanas
radioquímicas, cajas de guantes y celdas calientes es un valor 10 veces superior al mostrado en la tabla anterior.

Límite permisible de
contaminación superficial en la
No. Grupo de radionúclidos
piel, para TOEs en zona
controlada (Bq/cm2)
1. H-3, C-11, F-18, Cr-51, Fe-55,
Co-57, Ge-68, Tc-99m, I-125, 10
Lu-177
2. C-14, P-32, P-33, S-35, Ga-68,
Sr-89, Sr-90, Y-90, Mo-99, I-
1
131, Ba-133, W-188, Re-188,
Tl-201, Tl-204
Nota: El límite permisible para la contaminación superficial de los medios de protección individual tales como batas y guantes es un
valor 10 veces superior al mostrado en la tabla anterior.

42. En el caso de mezclas de radionúclidos, se debe aplicar el nivel más restrictivo de los
contaminantes presentes.

43. En el caso que la contaminación superficial sea fija con radionúclidos emisores gamma, se
considerará como límite permisible un valor de tasa de dosis a 5 cm de la superficie de 1 µSv/h.
6
Para el caso de emisores beta, el límite para la contaminación superficial fija será 10 veces el
valor límite establecido para la contaminación removible.

Sección II
Límites permisibles para la contaminación superficial en las zonas supervisadas y de libre
acceso al público.

44. En las zonas supervisadas y de libre acceso al público, los límites permisibles de contaminación
superficial serán 0,4 Bq/cm2, en el caso de emisores beta y gamma o emisores alfa de baja
toxicidad; y 0,04 Bq/cm2, en el caso de todos los otros emisores alfa.

CAPÍTULO VIII
REGISTROS

45. El representante legal de la entidad que emplea material radiactivo debe garantizar que se
establezcan y mantengan actualizados los registros relativos a la ejecución del Programa de
Protección y Seguridad Radiológica.

46. El representante legal de la entidad que emplea material radiactivo debe garantizar que además
de los registros exigidos en la presente Guía, se implementen y mantengan actualizados, como
mínimo, los registros siguientes:

a) Resultados de la vigilancia radiológica de zonas y puestos de trabajos;


b) Resultados de la calibración de equipos de monitoreo;

47. Los resultados de las mediciones realizadas deben ser registrados, con una frecuencia aprobada
por el CNSN. En los casos en que no se detecte contaminación también debe registrarse el valor
medido.

48. Los registros deben mantenerse actualizados y conservarse por un período mínimo de 5 años.

7
ANEXO I
TIPOS DE DETECTORES APROPIADOS PARA MEDIR CONTAMINACIÓN SEGÚN LOS
DIFERENTES TIPOS DE RADIACIÓN IONIZANTE

Tipo de Rango de
Tipo de detector Características típicas
radiación energía
Contaminación 4 MeV Detectores de Buena eficiencia de detección.
alfa estado sólido Susceptible a la radiofrecuencia y
tiende a introducir “ruido
electrónico”. Es de peso ligero,
frágil y costoso.
Centelleadores de Comúnmente disponible, buena
sulfuro de Zinc sensibilidad, papel de aluminio
frágil. Puede ser sensible a la
radiación γ. Los hay de diferentes
tamaños.
GM de ventana fina Frágil. Tasa de conteo del fondo
generalmente muy alto para la
mayoría de las aplicaciones. No
discrimina otras radiaciones. Los
“pancake” GM pequeños son
razonablemente baratos.
Contadores Tienden a ser costosos. Buena
proporcionales eficiencia de detección. Requiere
rellenables de gran de un voltaje muy alto. Es posible
área. discriminar la radiación β. Requiere
de una fuente de gas aparte.
Contaminación 0.15 MeV Centelleador de Comúnmente disponible. Buena
beta. antraceno sensibilidad. Papel de aluminio
frágil. Hay de diferentes tamaños.
Centelleadores Fácilmente disponibles. La
plásticos sensibilidad no es tan Buena como
la del antraceno. Respuesta
energética inferior a bajas energías.
Papel de aluminio frágil. Hay de
diferentes tamaños.
GM de ventana fina Frágil. No discrimina otras
radiaciones. Los “pancake” GM
pequeños son razonablemente
baratos.
Contadores Tienden a ser costosos. Buena
proporcionales eficiencia de detección. Requieren
rellenables de gran de un voltaje muy alto.
área.
Contadores Costosos. Buena eficiencia de
proporcionales detección pero no a la radiación β
sellados de gran de bajas energía debido a la
área. ventana de titanio. Requiere de un
voltaje muy alto.
GM de paredes No son buenos para las β con
finas Emax<0.5 MeV. Los tubos de cristal
pueden ser muy caros.