Está en la página 1de 6

Investigación Educativa

Doctorado En Ciencias De La Educación

Jeine Raquel Reyes Quintero


Mdco18986/37.372.670

1.0 La Epistemología En La Ciencia De La


Educación
Unidad 1/Módulo # 2: Producción, Transferencia
Y Uso Del Conocimiento Científico

Dra. Gloria Susana Velasco López


18/junio/ 2018
LA CONCEPCIÓN EPISTEMOLÓGICA EN LA CIENCIA DE LA
EDUCACIÓN.
Introducción

La epistemología se ha encargado de dar desde todos los puntos de vista diversas


concepciones a las ciencias como la filosofía, la sociología y también a la educación,
accediendo esta última a un proceso de evolución en el tiempo de percepciones, conceptos y
aplicaciones dadas a través de los pedagogos, sus investigaciones y los retos de cada siglo.

En el presente trabajo se desarrolla el enfoque de Martín A. (2006) sobre la ciencia de


la educación y el problema de objeto, posibilitando el conocimiento de este tema, la confrontación
del mismo ante previas concepciones y encaminando el desarrollo de la investigación en el
proceso doctoral.

Martín A. (2006), presenta una serie de referencias en donde el debate sobre el status
epistemológico de la Ciencia de la Educación se desarrolla, tomando la perpectiva del tiempo y
el espacio desde la educación como un proceso de formación y evolución y abordando diversos
puntos de vista que fundamentan este escrito.

Luego se presenta la relevancia del planteamiento del objeto en relación con la índole de
la disciplina, con su desarrollo y con el reconocimiento social dando prioridad a la investigación
como acción educativa y disciplina.

Para finalizar se presentan las conclusiones que son evidencia de las posturas dadas
frente a la temática desarrollada.
Desarrollo

Como se dice anteriormente Martín,A. (2006) presenta una tesis de grado respecto el
status epistemológico y el objeto de la ciencia de la educación donde permite deducir los
siguientes aspectos:

El debate sobre el status epistemológico de la Ciencia de la Educación, que presenta


el tratamiento del objeto de estudio de la educación se ha visto inmerso en una serie de
posiciones permitiendo y abriendo puertas a distintos enfoques, concibiendo en algunos el objeto
de estudio como la adquisición de conocimientos, mientras otros se enfocan en entender el
desarrollo de la formación del ser humano en todas sus dimensiones y roles que desempeña.

Es necesario reconocer como los actuales investigadores se han preocupado por


desarrollar su objeto de estudio desde el ser, saber y saber hacer, donde la epistemología puede
sentirse un poco rezagada por algunos conceptos tradicionalistas, pero ha encontrado el lugar
preciso para conceptualizar el objeto de estudio y fundamentar esta disciplina.

La Relevancia del planteamiento del objeto en relación con la índole de la disciplina,


con su desarrollo y con el reconocimiento social exhibe la necesidad de preguntarse el rumbo
del objeto de estudio desde la visión tradicionalista o como disciplina autónoma, con un objeto
particular aplicando a la ciencias de la educación, encontramos así dos posturas la de Dewey
(1968) afirmando que la ciencia de la educación debe poseer un carácter teórico y práctico, pero
que este se lo puede entregar las ciencias sociales; así también encontramos a Emile Durkheim
(1997) reafirmando que debía fundarse una “Ciencia de la Educación”, de carácter explicativo,
que se ocupase del “ser de la educación”.

Estas posiciones aseveran a Martín A. (2006) hacia la concepción de un objeto de estudio


en la “Ciencias de la Educación que sólo puede haberse constituido a partir de la producción
generada en el propio campo disciplinar”, presentando así la edificación de teorías, concepciones
y resultados a partir de la construcción de índole educativo, en el campo de acción, los contextos,
las posibilidades, las necesidades y las propias experiencias de las que se quiera desarrollar e
investigar.

Así mismo Martín A. (2006) dice: “la falta de rigurosidad que, en forma generalizada, se atribuye
a las investigaciones educativas, produciendo un escaso reconocimiento de la tarea específica
del “científico de la educación”, tanto desde los ámbitos científico-académicos más amplios,
cómo desde la misma sociedad y la política, esto reafirma la necesidad de establecer
competencias claras pero a la vez posibilitando diversas estrategias en las Ciencias de la
educación, entendiendo que los docentes, pedagogos, investigadores pueden tomar líneas y
enfoques según sus condiciones pero que esto no desmerite la rigurosidad del proyecto
disciplinar de la educación.

En último lugar tenemos la concepción epistemológica que enmarca estos planteamientos


afirmando que las concepciones socio-culturales, socio-económicas son parte fundamental en la
naturaleza misma de la investigación educativa y que esto infiere indiscutiblemente en el
desempeño de cada intervención, esto basándose en intervenciones de investigadores
educativos como Carlos Cullen( 1993) y Jorge Larrosa (1995) y en palabras de Martín A. (2006)
“Decimos, entonces, que la consideración de un “contexto disciplinar” que incluye “elementos
intelectuales, empíricos y sociales”, resulta sumamente relevante para tomar conciencia del área
de injerencia de la disciplina.

Por otro lado se presenta el discurso científico como modo de identificación y delimitación del
objeto educativo, identificando el discurso como “ un conjunto de prácticas, lingüísticas y no
lingüísticas, portadoras de significados”, siendo así, las investigaciones se encaminan hacia la
concepción del investigador y su objeto de estudio, partiendo de su lenguaje particular,su cultura
y su mundo real, viviendo cada experiencia, explicándose a partir del “discurso” que cada cual
tiene desde su perspectiva cognitiva y afectiva.

Para finalizar se presentan el objeto y campo científico presentando la epistemología


constructivista como la “armazón”, ya que es la estructura que permite entrar en el campo de
acción e identificar lo real y verdadero siendo sede de un “juego del lenguaje”, que busca
entender las concepciones teóricas y epistemológicas del investigador y el objeto de estudio.

Martín. A (2006) reafirma el sentido de las ciencias de la educación instaurando la siguiente


frase “ justamente esa actitud de revisión y contextualización sociohistórica, tanto de las prácticas
educativas como de aquellos discursos pedagógicos que las han signado, la que constituye el
enfoque propio de la Ciencia de la Educación, enfoque propio de una ciencia social”.
Conclusiones

Para concluir se puede afirmar que existen diversas tendencias en el sentido del status
epistemológico de la Ciencia de la Educación y la relación con el objeto disciplinario partiendo de
que algunos creen en que es no es una ciencia sino que es el desarrollo de un enfoque empírico
que se ve sustentada por las demás ciencias sociales y la llaman Ciencias aplicadas de la
educación.

Es importante recalcar la importancia en las cuales el objeto de estudio es materia de


investigación y en mi opinión este debe posibilitar a la ciencia tomar orientaciones disciplinares
y que fortalezcan el concepto de Ciencia de la educación.

Así también me parece importante el cocepto de objeto de estudio, como un contexto designado
a partir de la cultura, lo histótico, la experiencia y los contextos, ya que permiten establecer una
definición en las investigaciones educativas, objetivos claros y resultados que se establezcan
frente a la realidad.

Creo importante que todo investigador conozca este tipo de enunciados para así desarrollar
prácticas educativas, investigaciones mucho menos condicionados y así lograr el establecimiento
de un currículo apropiado, coherente y pertinente.

Para concluir puedo decir que es necesario que en el proceso de investigación educativa se
tenga en cuenta la complejidad del objeto de estudio, abordando las diversas posibilidades
sociales, sicológicas, culturales que este brinda en el quehacer pedagógico.
Referencias

CULLEN, . “Conocimiento”. Buenos Aires, Ministerio de Cultura y Educación de la Nación,


Plan de Transformación de la Formación Docente (PTFD), 1993. Pg. 8-13.

Durkheim, E. (1997). Las reglas del método sociológico (Vol. 86). Ediciones Akal.

DEWEY, J. La Ciencia de la Educación. Buenos Aires, Losada, 1968 (primera edición


1884). Título original: The sources of a science of education. Traducción de Lorenzo
Luzuriaga.

Larrosa, J. (1995). Escuela, poder y subjetivación. Piqueta.

MARTIN, A. La ciencia de la Educación y el problema del objeto. Cap I, 2006.