Está en la página 1de 14

UNIVERSIDAD NACIONAL DEL ALTIPLANO PUNO

FACULTAD DE CIENCIAS AGRARIAS


ESCUELA PROFESIONAL DE INGENIERÍA AGRONÓMICA

UNIVERSIDAD NACIONAL DEL ALTIPLANO


PUNO.
FACULTAD DE CIENCIAS AGRARIAS
ESCUELA PROFESIONAL DE INGENIERÍA AGRONÓMICA

ASIGNATURA:
CULTIVO DE LEGUMINOSAS Y OLEAGINOSAS.
INFORME N° I:
MONOGRAFIA DEL CULTIVO DE COLZA.

PRESENTADO POR EL ALUMNO:


 GUTIÉRREZ CALLOAPAZA MIGUEL RUBEN
SEMESTRE:
V III códigos: 135134.
DOCENTE:

UNAP EPIA pág. 1


UNIVERSIDAD NACIONAL DEL ALTIPLANO PUNO
FACULTAD DE CIENCIAS AGRARIAS
ESCUELA PROFESIONAL DE INGENIERÍA AGRONÓMICA

ING. RAFAEL VELASQUEZ H.


LA COLZA OLEAGINOSA.

España es un país deficitario en semillas oleaginosas, y si bien en los últimos


años ha habido una fuerte expansión en el cultivo de algunos de estos granos,
especialmente girasol, nuestro déficit es aún muy importante. Una de las plantas
oleaginosas que, en caso de extenderse su cultivo, podria ayudar a paliar este
déficit, al tiempo que permitiría una diversificación de las alternativas de las ex-
plotaciones de secano, es la colza. Desde 1974, el Departamento Nacional de
Plantas Oleaginosas del Instituto Nacional de Investigaciones Agrarias, viene
ejecutando un programa de investigación con objeto de conocer las posibilidades
que ofrece la colza para nuestro país, así como las mejoras técnicas a emplear
en su cultivo.
Fruto de este trabajo es esta publicación que pretende proporcionar un mejor
conocimiento de las técnicas a emplear en el cultivo de la colza. En general, nos
referiremos al cultivo de la colza en todo el territorio nacional, si bien los datos
aportados tienen una mayor concreción para Andalucía por ser la Región en la
que se dispone de mayor experiencia.

CARACTERISTICAS BOTANICAS.

La colza es una planta herbácea anual, de la familia de las Crucíferas y pertene-


ciente al género Brassica. Existen dos especies distintas, Brassica napus y Bras-
sica campestris, siendo la variedad botánica cultivada la oleifera.

Su sistema radicular está formado por una raíz principal pivotante y un gran nú-
mero de raicillas secundarias fasciculadas. Los tallos son rectos, ascendentes y
ramificados, de color verde, variable en función de la especie, pudiendo alcanzar
una altura de 1,5 a 2 metros, según la variedad y el medio donde se desarrollen.
Las hojas, de disposición alterna en el tallo, son de color verde, más o menos
azulado, siendo las superiores acorazonadas
y abrazadoras y las inferiores lobuladas y pecioladas. Las flores, agrupadas en
racimos terminales, constan de cuatro sépalos, cuatro pétalos dispuestos en
cruz, seis estambres (cuatro de ellos más alargados que los otros dos) y el pistilo.
Las flores son amarillas, oscilando desde el tono muy pálido al dorado muy
fuerte. El fruto es una silicua. Las vainas tienen entre 5 y 6 centímetros de longi-
tud, según las variedades; son rectas, verdes y perpendiculares a las ramas. El
número de granos por vaina es de 20 a 25, según la variedad.
Las semillas son esféricas, de 2 a 2,5 milímetros de diámetro, dependiendo tam-
bién de la variedad, y de un color que va del verde al castaño rojizo o negro, al

UNAP EPIA pág. 2


UNIVERSIDAD NACIONAL DEL ALTIPLANO PUNO
FACULTAD DE CIENCIAS AGRARIAS
ESCUELA PROFESIONAL DE INGENIERÍA AGRONÓMICA

madurar. EI número de granos en un kilogramo de semillas puede estar com-


prendido entre 300.000 y 400.000, según la variedad.

Fig. l.-Semillas de colza retratadas sobre papel milimetrado.

FASES DEL DESARROLLO Y PARTICULARIDADES


DEL CRECIMIENTO
La colza puede sembrarse en otoño o en primavera, debiéndose utilizar para
cada caso y lugar la variedad adecuada. Nos referiremos, fundamentalmente, a
la colza sembrada en otoño, ya que es lo normal en España.
En Andalucía occidental, desde la siembra de la planta (mediados o finales de
otoño) hasta la completa madurez (últimos
de mayo o principios de junio) transcurren 170-220 días, repartidos
de la siguiente forma: Días
De siembra a nascencia ...................................................... ]0-20
De nascencia a entallado ................................................... 80-90
De entallado a inicio de floración ....................................... 15-25
De inicio a final de floración ............................................. 30-40
De final de floración a recolección ....................................... 35-45
La colza emerge con dos cotiledones. Sigue, a continuación,un periodo vegeta-
tivo durante el cual la planta va echando hojas.Al llegar el invierno, con 7 u 8
hojas en las variedades de invierno y algunas menos en las de primavera, la
planta detiene su crecimiento. A partir de que dicho desarrollo queda detenido,
comienza un nuevo período conocido como estado de «roseta». El estado de

UNAP EPIA pág. 3


UNIVERSIDAD NACIONAL DEL ALTIPLANO PUNO
FACULTAD DE CIENCIAS AGRARIAS
ESCUELA PROFESIONAL DE INGENIERÍA AGRONÓMICA

«roseta» es muy importante para el resultado final ya que en este período se


efectúa el desarrollo de la raíz, lo que condicionará las fases posteriores: enta-
llado, floración y fructificación de la planta. Es, por tanto, lógico que sea al final
del período de «roseta» y antes del entallado cuando se deba realizar la
aplicación del abonado de co-
bertera.
Fig. 2.-Plántula de
colza.

Cuando las temperaturas son


más favorables, la planta entalla
e inicia un rápido crecimiento. A
los pocos días (IS-25), se inicia
la floración, período bastante

UNAP EPIA pág. 4


UNIVERSIDAD NACIONAL DEL ALTIPLANO PUNO
FACULTAD DE CIENCIAS AGRARIAS
ESCUELA PROFESIONAL DE INGENIERÍA AGRONÓMICA

largo (30-40 días), lo cual da lugar a que comiencen a aparecer las silicuas sin
que haya terminado la floración.

EXIGENCIAS DE MEDIO
La colza es una planta anual que requiere climas templadofríos, húmedos, con
temperatura relativamente baja en la floración y suficiente reserva de agua en el
suelo, en esta época. Las temperaturas elevadas favorecen el desarrollo vege-
tativo y reducen el crecimiento. Es decir, la colza es considerada una planta
asentada en latitudes superiores a los 50° N. No obstante, su cultivo se ha ex-
tendido a casi todos los climas del mundo, debido a la gran cantidad de varieda-
des existentes. Las experiencias realizadas en España, tanto en el Norte y en el
Centro como en Andalucía, aunque todavía n^ ^ demasiado numerosas, parecen
confirmar su buena adaptación a todas las zonas de nuestro país. En cuanto a
suelos, la colza no es exigente, aunque prefiere los fértiles, profundos y de tex-
tura media. Soporta, incluso, una cierta acidez o salinidad. En cambio, las tierras
muy fuertes o con mal drenaje, y en años húmedos, son desaconseja

LUGAR EN LA ALTERNATIVA

Aún no disponemos en nuestro pais de suficiente experien-cia para determi-


nar cual es el lugar más adecuado de la colza, dentro de una alternativa racional
de secano, pero lo que sí está claro es que no viene a sustituir a ninguno de los
cultivos existentes, sino que, más bien, permitirá una diversificación de la alter-
nativa y una intensificación de la misma.

A este respecto, cabe indicar que la colza, por coincidir su ciclo vegetativo
(otoño-primavera), con la época climática-mente más favorable, en la mayor
parte de las regiones del país, puede permitir una eficaz utilización de los barbe-
chos blancos de muchas tierras con poco poder de retención de agua que no
permiten el cultivo de plantas de verano como girasol, etcétera.

La colza hay que considerarla como planta barbechera. EI hecho de necesitar


un fuerte abonado elimina los peligros de planta esquilmente. Es más, en Fran-
cia se considera a la colza como cabeza de alternativa.

UNAP EPIA pág. 5


UNIVERSIDAD NACIONAL DEL ALTIPLANO PUNO
FACULTAD DE CIENCIAS AGRARIAS
ESCUELA PROFESIONAL DE INGENIERÍA AGRONÓMICA

Como estamos en los inicios de la introducción de un cul-tivo nuevo, todo gira


en función de los cultivos existentes en cada zona y de las exigencias y posibili-
dades que el cultivo de la colza ofrezca.
Las condiciones de suelo y sobre todo de clima, condicio-nan, en gran me-
dida, la elección de cultivos adecuados en una alternativa, sobre todo en la hoja
de barbecho. Esta dificultad viene incrementada por las fluctuaciones de los pre-
cios, que res-tringen, aún más, las opciones del agricultor a la hora de tomar
decisiones en las siembras de secano.

Por todo ello, el criterio agronómico que, en secano, debe presidir la elección
de la alternativa más idónea, se transforma en un criterio meramente especula-
tivo y coyuntural que, sin duda, no beneficia, a la larga, ni al suelo ni a su pro-
ductividad.

Teniendo en cuenta los cultivos existentes en los secanos, Andalucía Occi-


dental puede dividirse en dos grandes zonas, en cuanto a la distribución de los
mismos:

PREPARACION DEL TERRENO

La colza, por tener una raíz pivotante, necesita una prepa-ración del terreno
encaminada a favorecer un enraizamiento profundo.

Su sistema radicular es muy sensible a las formas de prepara-ción del terreno


y a los accidentes provocados por una estruc-tura inadecuada. Su raíz puede
deformarse y detener su creci-miento debido a obstáculos como: pajas no des-
compuestas, presencia de una capa dura en el suelo, etc., y sus raíces se-
cundarias están, por su número y su distribución, en estrecha dependencia del
estado físico del suelo y de su estructura.
Una buena preparación del suelo facilitará el enraizamiento, favorecerá la
resistencia al encamado y permitirá, además, un mejor aprovechamiento del
agua, puntos todos ellos esenciales para asegurar el éxito del cultivo.

Por lo tanto, debe darse primero una labor profunda de alzar. Después, es
conveniente dar los pases necesarios de culti-vador o grada para que el terreno
quede asentado y lo más desmenuzado posible, a la vez que libre de malas
hierbas, de manera que se favorezca la germinación de esta pequeña semilla.

UNAP EPIA pág. 6


UNIVERSIDAD NACIONAL DEL ALTIPLANO PUNO
FACULTAD DE CIENCIAS AGRARIAS
ESCUELA PROFESIONAL DE INGENIERÍA AGRONÓMICA

Es necesario la aplicación de un herbicida de presiembra, a fin de combatir


la hierba otoñal.
En algunos países es costumbre dar, inmediatamente antes de la siembra,
un pase de rulo que compacte la tierra y evite las desigualdades de la superficie.
Esta técnica puede ser tam-bién conveniente en España, aunque serían preferi-
bles dos pases de rulo, uno antes y otro después de la siembra, para asegurar
una mejor nascencia.

SIEMBRA

La época de siembra va a variar según se trate de una variedad de invierno o de


primavera, y según el clima de la región.
En Andalucía Occidental,
los ensayos realizados du-
rante varios años por el De-
partamento Nacional de Plan-
tas Oleagino-sas han demos-
trado que las variedades de
invierno probadas no llegan a
entallar, debido a la falta de
horas de frío.
Por tanto, es necesario re-
currir a sembrar variedades
de pri-mavera, siendo la
época mas idónea para 1a
siembra, en tal región, desde
finales de octubre a mediados
de noviembre, según el ciclo
de la variedad.

En el resto de España, pa-


recen ir bien las variedades de
invierno sembradas en su
época (octubre), pero te-
niendo en cuenta la conve-
niencia de adelantar la siem-
bra lo máximo po-sible para
que la planta llegue al estado de roseta con siete u ocho hojas verdaderas.

UNAP EPIA pág. 7


UNIVERSIDAD NACIONAL DEL ALTIPLANO PUNO
FACULTAD DE CIENCIAS AGRARIAS
ESCUELA PROFESIONAL DE INGENIERÍA AGRONÓMICA

Fig. 4.-Sembradora normal de cereales inilizada también para colza.


En cuanto a la siembra en sí, y debido al pequeño tamaño de la semilla, deberá
quedar ésta muy superficialmente en el suelo: 0,5-1 centimetro de profundidad.
La dosis de semilla de siembra es del orden de 8-9 kilogra-mos por hectárea.
La distancia empleada entre las lineas de siembra oscila en-tre 30 y 40 cen-
timetros.
La siembra puede hacerse con una sembradora de cereales, bien directa-
mente, o bien mezclando la semilla con materia inerte, según el tipo de regula-
ción del distribuidor de la máquina.

VARIEDADES

Existe una amplia gama de variedades de colza, tanto del tipo de invierno
como del de primavera.
Es importante reseñar que todas las ensayadas y cultivadas en España están
libres de ácido erúcico.
Hay que indicar, como más adelante ampliaremos, que las variedades de
colza a cultivar deben estar exentas o casi exentas de ácido erúcico, debido a
los trastornos que el consumo de éste ocasiona en el hombre, asi como de glu-
cosinolatos, com-puestos que tienen efectos tóxicos para el ganado que con-
sume la torta obtenida después de la extracción del aceite de las semillas.

UNAP EPIA pág. 8


UNIVERSIDAD NACIONAL DEL ALTIPLANO PUNO
FACULTAD DE CIENCIAS AGRARIAS
ESCUELA PROFESIONAL DE INGENIERÍA AGRONÓMICA

Las variedades más utiliza-


das, hasta el momento, según
los países de origen, son las si-
guientes:

(^anadienses
- Tipo primavera: Span,
Torch, Tower, Midas, Oro.

Francesas
- Tipo invierno: Primor, R-
39, (Jet Neuf), R-40.
- Tipo primavera: Cresor,
Orpal, Romeo, Brutor.

Alemanas
- Tipo invierno: Erra, Rapora,
Lesira, Quinta.
- Tipo primavera: Erglu.

CARACTERISTICAS DE ALGUNAS VARIEDADES


Primavera
 Span y Torch.-Son dos variedades de la especie B. campes-tris. Se ca-
racterizan por ser las de ciclo más corto y muy preco-ces. Son muy sen-
sibles al encamado y a enfermedades. Parece que agronómicamente tie-
nen un futuro limitado en comparación con otras variedades.
 Tower.-Es una variedad de gran importancia ya que está libre de ácido
erúcico y tiene bajo contenido en glucosinolatos. Es de las de ciclo más
corto, dentro de las de primavera, y muy productiva, si bien algo sensible
al encamado.

 Cresor.-Variedad muy productiva y resistente al encamado. De ciclo más


largo que Tower y con granos de un diámetro superior a esta.
 Orpal y Romeo. -Son de ciclo más corto que Cresor y talla menor, pero
también muy productivas y resistentes al en-camado.

UNAP EPIA pág. 9


UNIVERSIDAD NACIONAL DEL ALTIPLANO PUNO
FACULTAD DE CIENCIAS AGRARIAS
ESCUELA PROFESIONAL DE INGENIERÍA AGRONÓMICA

 Erglu.-Es una variedad de las de ciclo más largo entre las de primavera.
Tiene bajo contenido en ácido erúcico y en gluco-sinolatos. Se caracteriza
por su gran follaje, por el color violá-ceo de sus tallos y por sus semillas,
muy pequeñas. Puede ser interesante, en siembras tempranas, para cli-
mas frios.

Invierno

Primor.-Variedad de ciclo muy largo, resistente al encama-do y capaz de


aguantar temperaturas muy bajas durante su es-tado de roseta.

Quinta.-De ciclo algo más largo que Primor, con más talla que ésta y algo
más resistente al frio. Bastante productiva en zonas de inviernos largos.

ABONADO

Antes de dar una orientación sobre la dosis más adecuada de abonado para
el cultivo, hemos de tener en cuenta dos fac-tores esenciales:

a) Necesidades de los principales elementos nutritivos y perío-dos críticos.


b) Extracción de elementos nutritivos por la cosecha.

Necesidades de los principales elementos nutritivos y períodos crí-


ticos

Vamos a reseñar aquí, solamente, las necesidades de nitró-geno, fósforo,


potasio y azufre.
El nitrógeno es necesario durante el período vegetativo. La demanda máxima
se produce en el momento de la formación de los botones florales.

Extracción de elementos nutritivos

La colza se puede considerar como muy exigente en elemen-tos nutritivos,


elementos que movilizará en un período de tiem-po relativamente breve. En la
figura número 7 se observan las cantidades medias estimadas de nitrógeno, fós-
foro y potasa necesarias para una cosecha de 1.700 kilogramos por hectárea.

UNAP EPIA pág. 10


UNIVERSIDAD NACIONAL DEL ALTIPLANO PUNO
FACULTAD DE CIENCIAS AGRARIAS
ESCUELA PROFESIONAL DE INGENIERÍA AGRONÓMICA

Las cantidade; medias utilizadas por una cosecha de colza, para producir un
quintal métrico de grano por hectárea, son:
Kg.
N 10,
.......................................... 5
P,OS
....................................... 2,9
K,Ó
....................................... 8,6
Ca
.......................................... 5,1
Mg
....................................... 1,0

Además, son apreciables las cantidades de azufre absorbidas que los autores
franceses estiman en unos 2,7 kilogramos por quintal métrico.

Naturalmente, todos estos nutrientes no son exportados ya


que, parte de ellos, se quedan en el terreno con los restos de
la cosecha.
Teniendo en cuenta los dos puntos anteriores, y basándonos en las expe-
riencias realizadas, podemos dar una primera estima-ción sobre la dosis de abo-
nado para el cultivo de la colza, advirtiendo que se sigue trabajando sobre el
tema para llegar a obtener una mayor aproximación a la dosis óptima.

NECESIDADES HIDRICAS

Aunque el cultivo de la colza está considerado como de se-cano, no obstante,


es conveniente conocer las necesidades hí-dricas de la planta a lo largo de su
ciclo vegetativo, asi como conocer los periodos criticos de máxima exigencia
para poder adaptar la fecha de siembra a dichas exigencias.

RECOLECCION DE LA COLZA

En los países donde se cultiva la colza, se utilizan, común-mente, dos méto-


dos de recolección; la siega previa y la recogida con cosechadora.

UNAP EPIA pág. 11


UNIVERSIDAD NACIONAL DEL ALTIPLANO PUNO
FACULTAD DE CIENCIAS AGRARIAS
ESCUELA PROFESIONAL DE INGENIERÍA AGRONÓMICA

LA SIEGA PREVIA

Este sistema consiste en segar la colza cuando el porcentaje de humedad del


grano está comprendido entre el 30 y el 40 por 100, depositarla sobre el rastrojo
formando cordones y, una vez seca, con porcentaje de humedad del grano entre
el 7 y el 9 por 100, es trillada por la cosechadora.
Es práctica, utilizada en aquellos países en que la humedad ambiente, la tem-
peratura, etc., no permiten una desecación na-tural, así como en aquellas regio-
nes donde en la época de re-colección se producen fuertes vientos que provocan
la caída del grano, al ser la colza una planta dehiscente.

LA RECOGIDA CON COSECHADORA

Es la práctica utilizada en aquellos paises donde es posible el secado en pie


de las plantas de colza, como ocurre en España y más concretamente en Anda-
lucia.
Algunas de las ventajas que han ocasionado que se imponga la recolección
con cosechadora son:
- Simplificar la organización de la recogida y por tanto los gastos.
- Dejar libre inmediatamente el terreno.
- Dar un producto comercializable inmediatamente y alma-cenable sin pérdi-
das, cuando su contenido en agua no
sobrepasa el 9 por 100.

Para realizar la recolección con cosechadora es necesario regularla correcta-


mente y tener muy en cuenta que la colza es una planta dehiscente. De hacer
una buena regulación de la cosechadora a no hacerla, puede haber pérdidas de
hasta el 50 por 100 de la cosecha disponible.

APROVECHAMIENTO DE LA COLZA
El cultivo de la colza se realiza principalmente por su semilla de la que se
obtiene aceite y una torta para la alimentación del ganado. Igualmente, en otros
países de Europa, se utilizan variedades forrajeras de colza en la ración de sos-
tenimiento de los rumiantes.

UNAP EPIA pág. 12


UNIVERSIDAD NACIONAL DEL ALTIPLANO PUNO
FACULTAD DE CIENCIAS AGRARIAS
ESCUELA PROFESIONAL DE INGENIERÍA AGRONÓMICA

Las semillas de colza con-


tienen de un 40 a un 45 por
100 de aceite. Este aceite se
consume en grandes zonas
del mundo, si bien se encon-
traban algunos inconvenientes
para su consumo por los seres
humanos. Utilizado como
única grasa en la ali-menta-
ción, produce retraso en el
crecimiento y provoca un au-
mento de colesterol en las
glándulas suprarrenales y en
el hígado. Estos trastornos pa-
rece ser que eran debidos a la
cantidad de ácido erúcico que entraba en su composición (más del 50 por 100).
Actualmente se han encontrado variedades de bajo o nulo contenido en este
ácido, lo que ha permitido al aceite de colza su entrada en el mercado de aceites
comestibles.
Como resíduo de la extrac-
ción del aceite queda una torta
con una riqueza en proteinas
del 30-40 por 100, bien equili-
brada en aminoácidos esencia-
les, pero con un inconvenien-te
que es su altó contenido en glu-
cosinolatos, compuestos tó-xi-
cos por su contenido en azufre
que obstaculiza la función de
las glándulas tiroides y con ello
el crecimiento de los animales.
Gracias a los trabajos de in-
vestigación llevados a cabo en
diversos países, se han conse-
guido variedades sin glucosi-
nolatos o con bajo contenido

UNAP EPIA pág. 13


UNIVERSIDAD NACIONAL DEL ALTIPLANO PUNO
FACULTAD DE CIENCIAS AGRARIAS
ESCUELA PROFESIONAL DE INGENIERÍA AGRONÓMICA

en ellos, con lo cual, el problema de-saparece, quedando una torta apta para la
alimentación ani-mal, ya que sus características (fibra, proteína, grasas, etc.),
son muy similares a las de la soja.

I. BIBLIOGRAFIA.

 http://www.itacyl.es/opencms_wf/export/system/modu-
les/es.jcyl.ita.module.noticias/elements/galleries/galeria_down-
loads/ITACYL_Resultados_Colza_17.pdf
 http://www.mapama.gob.es/ministerio/pags/biblioteca/ho-
jas/hd_1978_17.pdf

 PUBLICACIONES DE EXTENSION AGRARIA Bravo Murillo, 101 - Ma-


drid-20. Se autoriza la reproducción íntegra de esta publicación mencio-
nando su origen: «Hojas Divulgadoras del Ministerio de Agricultura».
I.S.B.N. 84-341-0176-9 - Depósito legal: M. 32.309-1978 (14.000 ejem-
plares). Neografis, S. L. - Santiago Estévez, 8- Madrid-19

UNAP EPIA pág. 14