Está en la página 1de 7

Qué es el cambio climático?

El cambio climático es un cambio significativo y perdurable de la distribución


estadística de los patrones climáticos durante los períodos que van desde
décadas a millones de años. Puede tratarse de un cambio en las condiciones
medias del tiempo, o de la distribución del tiempo en torno a las condiciones
medias (ej. mayor o menor número de eventos del tiempo)

El calentamiento global responde a un aumento inequívoco y contínuo de la


temperatura media del sistema climático de la Tierra-

Durante algunas décadas, el clima ha ido calentándose a una escala global


El clima es una medida del patrón medio de la variación de la temperatura,
humedad, presión atmosférica, viento, precipitaciones, recuento de partículas en
la atmósfera y otras variables meteorológicas en una región determinada durante
períodos largos de tiempo. El clima es variable, como se muestra en la falta de
regularidad en las estaciones de un año para otro.

Esta variabilidad es normal. Es debido a la variación de las corrientes oceánicas,


actividad volcánica, radiación solar y otros componentes del sistema climático
que no comprendemos totalmente aún. Nuestro clima tiene también episodios
extremos (como por ejemplo inundaciones, granizo, tornados, huracanes etc),
los cuales pueden ser devastadores.

En las últimas décadas, muchos de los indicadores y estudios han señalado que
el calentamiento global ha sido alarmante a nivel mundial.

El calentamiento del sistema climático es inequívoco, y desde la década de los


cincuenta, muchos de los cambios observados no tienen precedentes en
decenas de miles de años. La atmósfera y los océanos se han calentado, las
cantidades de hielo y nieve han disminuido, el nivel del mar ha aumentado, y las
concentraciones de los gases de efecto invernadero han

¿Qué causa el calentamiento global?


Las temperaturas en la Tierra son aptas para la vida gracias a un proceso natural
llamado el efecto invernadero. Cuando la radiación solar llega a nuestra
atmósfera, parte de ella es reflejada al espacio, y parte de ella pasa y es
absorbida por la Tierra. Esto causa que la superficie de la Tierra se caliente. El
calor es irradiado hacia el exterior y absorbido por los gases presentes en la
atmósfera de la Tierra, los llamados ”gases de efecto invernadero”. Este proceso
previene que el calor desaparezca, haciendo que la temperatura ronde los +15°C
en vez de -19°C.

Hay muchos gases de efecto invernadero responsables de un calentamiento


adicional de la atmósfera, los cuales son producidos de distintas formas por
personas. La mayoría provienen de la combustión de combustibles fósiles de los
coches, de las fábricas y de la producción de electricidad. El gas responsable de
la mayoría del calentamiento es el dióxido de carbono, también llamado CO2.
Otros contribuyentes son el metano expulsado de los vertederos y de la
agricultura (especialmente de los sistemas digestivos de los animales que
pastan), óxido nitroso de los fertilizantes, los gases usados para la refrigeración
y procesos industriales, y de la pérdida de bosques que de otra forma
almacenarían CO2.

Fotografía: Efecto Invernadero inducido por el ser humano: US National Park


Service

IPCC Summary for Policy Makers of 2013 enuncia: “La influencia humana en el
sistema climático es clara. Esto es evidente por el incremento de las
concentraciones de los gases de efecto invernadero en la atmósfera, positive
radiative forcing, calentamiento observado, y entendimiento del sistema
climático.(…) Es extremadamente probable que la influencia humana sea la
causa dominante del calentamiento observado desde la mitad del siglo 20.(…)
Emisiones continuadas de emisiones de gases de efecto invernadero causará
un calentamiento mayor y cambios en todos los componentes climáticos del
sistema climático. Limitar el cambio climático requerirá reducciones sustanciales
y sostenibles de emisiones de gases de efecto invernadero. (En este Resumen
para Legisladores, el término “extremadamente probable” se refiere a una
probabilidad del 95–100%)

Consecuencias
El cambio climático está modificando nuestra economía, salud y comunidades
de formas diversas. Los científicos advierten de que si no ponemos el freno
sustancialmente al cambio climático ahora, los resultados probablemente sean
desastrosos. Si la Tierra se calienta, alguno de estos importantes cambios
ocurrirán:

 El agua se expande cuando se calienta y los océanos absorben más calor que
la tierra, el nivel del mar ascenderá.
 El nivel del mar aumentará también debido a la fusión de los glaciares y del hielo
marino.
 Las ciudades de las costas sufrirían inundaciones.
 Lugares en los que normalmente llueve o nieva mucho podrían calentarse y
secarse.
 Lagos y ríos podrían secarse.
 Habría más sequías por lo que se haría más difícil cultivar maíz.
 Habría menos agua disponible para l agricultura, la producción de comida, para
beber o para ducharse.
 Muchas plantas y animales se extinguirían.
 Huracanes, tornados y tormentas producidos por cambios de temperatura y
evaporación de agua se producirían con más regularidad.

¿CÓMO EVITAR EL CAMBIO CLIMÁTICO DRAMÁTICO?

Mitigación
El cambio climático está ocurriendo. Sin embargo, es posible ‘mitigar’ el cambio
climático. Por ejemplo ralentizarlo y asegurarse de que no se descontrole. A
continuación enumeramos una lista con medidas para conseguir mitigarlo.

Aclaración: estas medidas de mitigación han de ser diferenciadas de las medidas


de adaptación. Con adaptación se entiende las medidas que son necesarias para
adaptar el mundo a las consecuencias que ya se han vuelto irreversibles. Un
ejemplo muy común es la construcción de diques para proteger las zonas bajas
del aumento del nivel del mar.

Usar energía renovable


La producción de calefacción y electricidad por las compañías eléctricas (para
ser vendidas a hogares, industria y otros) es el mayor productor de gases de
efecto invernadero de la UE. El segundo más importante es el transporte.

Las buenas noticias es que es posible reducir drásticamente estas emisiones, no


sólo ahorrando, sino también cambiándose a la electricidad verde.

Las emisiones de los productores de energía europeos están gradualmente


disminuyendo gracias al incremento del uso de las energías eólicas y solares.
Pero más ha de llevarse a cabo.

La energía renovable puede ayudar también a disminuir las emisiones en el


sector de vivienda y transporte. No deberíamos sólo cambiarnos a una mobilidad
de origen eléctrico e instalar bombas de calor, sino que deberíamos asegurarnos
también que nuestros dispositivos usan energía eléctrica.

Más formas de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero


a. Ahorro de energía en nuestras vidas

Las medidas de ahorro energético son aquellas encaminadas a reducir el


consumo de energía. Básicamente existen dos formas de ahorrar energía. Bien
por el camino de la eficiencia energética o bien por el del cambio de nuestro
estilo de vida.

El término ‘eficiencia energética’ se refiere a la posibilidad de reducir la cantidad


de electricidad usada sin comprometer el resultado final. Ej. aislando los hogares
o instalando luces LED. Alternativamente, puede ser lograda a través del diseño
de edificios (ver por ejemplo e concepto de hogares pasivos) o mediante la
mejora de la tecnología, por ejemplo para aplicaciones eléctricas.

Cambiando nuestro estilo de vida quiere decir que cambiamos un hábito para
ahorrar energía. Por ejemplo usando una bicicleta en vez del coche, bajando la
calefacción un poco, o apagando los aparatos eléctricos cuando no son
utilizados.

Ambos métodos combinados pueden ahorrar cantidades significativas de


energía.

Muchos de los proveedores de electricidad dan a sus consumidores sugerencias


o consejos de cómo ahorrar energía. Si tu proveedor de electricidad no enfatiza
la necesidad de ahorrar energía, a lo mejor sería una buena idea cambiar tu
contrato a otro proveedor.

b. Reducción de emisiones en otras áreas

Transporte

Como muestra el gráfico en la parte superior de esta página, el transporte es la


segunda fuente más importante de emisiones de efecto invernadero. Es por lo
tanto absolutamente necesario pensar acerca de cómo reducir las emisiones.

Todas las personas pueden marcar la diferencia limitando el uso del coche. Las
opciones alternativas incluyen el transporta público, el uso compartido del coche,
ir en bicicleta o andar más. Las autoridades públicas pueden ayudar mejorando
la seguridad y comodidad de los viandantes y ciclistas (ej carril bici,
estacionamientos para bicicletas, aceras), y mejorando el transporte público (ej.
carril bus, parqueos gratuitos cerca de las estaciones…).

También trata de evitar volar. Un vuelo causa por pasajero (por cada asiento) la
misma cantidad de emisiones que se emitirían si realizases el viaje en coche.
Además, las emisiones de los aviones tienen mayores efectos nocivos, ya que
tienen lugar a mayores altitudes. Pregúntate si es realmente necesario el vuelo.
¿No podemos hacer lo mismo cerca de casa? ¿Y qué hay de realizar una
teleconferencia o un seminario on-line? A menudo existen alternativas, como el
tren. Un vuelo de París a Toulouse produce 90kg de CO2, cuando el mismo
trayecto en tren sólo produce 5kg (-18 veces menos).

Comprando productos locales puede limitar las emisiones del transporte.


Comprando productos de temporada puede reducir la necesidad de sistemas de
refrigeración.

Agricultura y ganadería

Muchos estudios han señalado que una forma importante de reducir las
emisiones de gases de efecto invernadero sería cambiar la forma en que
comemos. Limitando nuestro consumo de carne (especialmente carne roja) y
productos lácteos es uno de los factores que podría influir en en las emisiones
de gases de efecto invernadero (ej. ver este excelente estudio publicado en 2008
en EEUU). Una causa mayor es que el ganado, las vacas en particular, emiten
metano a través exhalaciones y eructos (especialmente si la comida que se les
proporciona es de baja calidad). Producen estiércol que normalmente es
almacenado y que libera metano – especialmente en los sistemas a gran escala
en los que el ganado está confinado.

Otros responsables de emisiones de gases de efecto invernadero en el sector


agrícola son:
– el uso de fertilizantes nitrogenados;
– el uso de combustibles en la producción agrícola.
– deforestación para el aumento de campos de cultivo.

c. Emisiones negativas

La idea de emisiones negativas significa el uso de la naturaleza o tecnología


para eliminar las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera.
Actualmente, las investigaciones se focalizan en Carbon Dioxide Removal
(CDR), también llamada geoingeniería. Entre las propuestas, puedes encontrar
por ejemplo la planta de árboles, la captura de carbono o la fertilización de los
océanos .

La geoingeniería de carbono es objeto de diversas críticas: se necesita una


inversión económica demasiado alta, la tecnología tiene muchos efectos
secundarios, falta de eficiencia, riesgo de perder la atención de otras políticas
más importantes de reducción de emisiones.

d. Comercio de derechos de emisión

El comercio de derechos de emisión normalmente está considerado dentro de


las políticas negativas contra las emisiones.

El sistema funciona con una asignación de una cantidad fija de emisiones de


carbono por persona o compañía. Si una compañía está emitiendo menos de lo
permitido/asignado, puede vender lo que no utiliza a otra compañía que lo
necesite. Poniendo un precio a las emisiones de carbono, se consigue de forma
efectiva reducir las emisiones.

Un inconveniente de este sistema es que da a las partes más pudientes una


licencia para emitir, siempre que encuentren a gente que necesite su dinero.
También hace que las personas se centren en sus emisiones individuales,
creando un riesgo a que se pierda la imagen total y limitando las posibles
respuestas a los asuntos relacionados con el cambio climático.

e. Mejora de la capacidad de almacenaje de la electricidad


“El almacenaje de energía se ha vuelto un factor dominante en el desarrollo
económico con la extensión de la red eléctrica. Al contrario que otros sistemas
de almacenamiento anteriores como la madera o el carbón, la electricidad ha de
ser usada mientras que se va utilizando, o ser convertida inmediatamente en otra
forma de energía como la potencial, la cinética o la química. Hasta hace poco la
energía no era transformada y almacenada a mayor escala, sin embargo nuevos
esfuerzos empezaron con el siglo 21.

Una solución temprana al almacenaje de energía para propósitos eléctricos fué


el desarrollo de la batería como un dispositivo de almacenamiento
electroquímico. Las baterías han sido usadas limitadamente antes en sistemas
energéticos eléctricos debido a su relativa pequeña capacidad y su elevado
coste. Sin embargo, desde la primera década del siglo 21, nuevas tecnologías
de baterías han sido desarrolladas y pueden ahora proveer una importante
capacidad de carga y nivelación a escala; algunas de las cuales en 2013 se
mostraron prometedoras siendo combinadas con métodos alternativos. Una
solución similar para hacer frente al problema de la intermitencia de la energía
solar y eólica se puede encontrar en el condensador.Actualmente el
almacenamiento de energía no es altamente eficiente. Los avances sin embargo
podrían hacer que las tornas se girasen a favor de las energías renovables. Esto
nos permitiría usar la electricidad no cuando es producida, sino cuando se
necesita, limitando nuestra dependencia del tiempo.