Está en la página 1de 11

INTRODUCCIÓN

La carrera judicial se puede definir como Conjunto de elementos sistemáticamente articulados entre sí,
destinados a regular el ingreso, ascenso, régimen disciplinario, régimen laboral, prerrogativas,
incompatibilidades, especialidad y retiro de quien ejerce función jurisdiccional.

Se busca así asegurar la independencia de estos magistrados y la autonomía de la institución a la que


pertenecen.

La Carrera Judicial tiene por objeto establecer el conjunto de normas y principios que regulan el
ingreso, permanencia, ascenso y terminación del cargo de juez; asimismo, regula la responsabilidad
disciplinaria en que incurran los jueces en el ejercicio de sus funciones y los demás derechos y
obligaciones propios de la función judicial.

La Carrera Judicial tiene como fin principal garantizar la independencia, idoneidad y estabilidad de los
jueces.

En tanto aquí en nuestro país la carrera judicial esta regulada con la ley 327-98 del 11 del mes de
agosto del año 1998 donde a continuación analizaremos con el fin de observar la composición de la
misma y establecer recomendaciones de lugar. Es importante saber que para fines mejor comprensión
nuestro grupo ha dividido en tres partes con sus divisiones. Teniendo en primer lugar análisis
sistemático positivo, coo negativo, en segundo lugar la importancia y ya por ultimo nuestras
recomendaciones.
1.- ANÁLISIS DE LA LEY 327-98

Para analizar la Ley No. 327-98 no es necesario ser un experto de la carrera de derecho, donde el
lenguaje expresado en el mismo es llano. La ley de Carrera Judicial de fecha 11 de agosto de 1998.
Administración de la Carrera Judicial El Consejo del Poder Judicial, tal como lo establece la
Constitución de la República, es el órgano permanente de la administración de la Carrera Judicial.

La misma esta dividida en 9 capítulos, 5 títulos y 171 artículos el cual podemos resumirla de la manera
siguiente; dentro de las disposiciones generales encontramos que El artículo 150 de la Constitución de
la República establece que la ley regulará el estatuto jurídico de la Carrera Judicial, el ingreso,
formación, ascenso, promoción, desvinculación y retiro del juez, con arreglo a los principios de mérito,
capacidad y profesionalidad; así como el régimen de jubilaciones y pensiones de los jueces,
funcionarios y empleados del orden judicial. Se encuentra regulada por la Ley 327-98 de Carrera
Judicial de fecha 11 de agosto de 1998. Administración de la Carrera Judicial El Consejo del Poder
Judicial, tal como lo establece la Constitución de la República, es el órgano permanente de la
administración de la Carrera Judicial.

1.1- EFECTOS POSITIVOS DE LA LEY DE LA CARRERA JUDICIAL

Dentro de los caracteres positivos vemos que estará regulada por la Ley Orgánica del Consejo del
Poder Judicial, la Ley de Carrera Judicial y demás normativas que se creen a este efecto. El Consejo del
Poder Judicial tendrá las siguientes funciones:

1.Presentar al pleno de la Suprema Corte de Justicia los candidatos o candidatas para nombramiento,
determinación de jerarquía y ascenso de los jueces de los diferentes tribunales del Poder Judicial, de
conformidad con la ley;

2.El control disciplinario sobre jueces, funcionarios y empleados del Poder Judicial con excepción de
los integrantes de la Suprema Corte de Justicia;

3.La aplicación y ejecución de los instrumentos de evaluación del desempeño de jueces y personal
administrativo que integran el Poder Judicial;

4.El traslado de los jueces del Poder Judicial;

Las demás funciones que le confiera la ley.


En la misma tambien especifica Requisitos para ser Juez

Requisitos generales según la Constitución

Para ser juez se requiere:

1.Ser dominicano o dominicana;

2.Hallarse en el pleno ejercicio de los derechos civiles y políticos;

3.Ser licenciado o doctor en Derecho;

4.El traslado de los jueces del Poder Judicial;

5.Las demás funciones que le confiera la ley.

Requisitos específicos según la Constitución

Jueces de la Suprema Corte de Justicia

Haber ejercido durante por lo menos doce (12) años la profesión de abogado, la docencia universitaria
del derecho o haber desempeñado, por igual tiempo, las funciones de juez dentro del Poder Judicial o
de representante del Ministerio Público. Estos períodos podrán acumularse.

Jueces de las Cortes de Apelación

Pertenecer a la carrera judicial y haberse desempeñado como juez de Primera Instancia durante el
tiempo que determine la ley.

Jueces de los Juzgados de Primera Instancia

Pertenecer a la carrera judicial y haberse desempeñado como Juez de Paz durante el tiempo que
determine la ley

Además de la Constitución de la República, la Ley núm. 327-98, del 11 de agosto de 1998, sobre
Carrera Judicial, su reglamento de aplicación y la Resolución núm. 1960/08, del 19 de junio de 2008,
sobre el Sistema de Escalafón Judicial y el Sistema de Provisión de Cargos Judiciales establecen otros
requisitos para ser jueces:

1.Tener por lo menos dos (2) años de haber obtenido el exequátur.


2.No haber sido condenado a pena aflictiva o infamante;

3.Aprobar los programas de capacitación teórica y práctica que dicte la Escuela Nacional de la
Judicatura.

En cuanto a la Designación de Jueces

Se entiende por designación de los jueces, su nombramiento para ocupar por primera vez un cargo
judicial, pasando a formar parte de la carrera judicial, en cuyo caso se denomina “ingreso en la carrera
judicial”, o bien el nombramiento de aquel juez que, perteneciendo ya a la citada carrera, pasa a ocupar,
por cualquiera de los mecanismos regulados en la Ley sobre Carrera Judicial, en su reglamento de
aplicación y en el de la Escuela Nacional de la Judicatura, una función distinta de la que venía
desempeñando, la cual se denomina “provisión de los cargos judiciales”.

Jueces de la Suprema Corte de justicia

Los jueces de la Suprema Corte de Justicia son designados por el Consejo Nacional de la Magistratura,
de acuerdo con el artículo 179 de la Constitución de la República y la Ley Orgánica del Consejo
Nacional de la Magistratura.

Al elegir los jueces de la Suprema Corte de Justicia, el Consejo Nacional de la Magistratura dispondrá
cuál de ellos deberá ocupar la presidencia, y designará un primer y segundo sustituto para reemplazar al
Presidente en caso de falta o impedimento. El Presidente y sus sustitutos ejercerán esas funciones por
un período de siete años, al término del cual, y previa evaluación de su desempeño realizada por el
Consejo Nacional de la Magistratura, podrán ser elegidos por un nuevo período.

En caso de vacante de un juez investido con una de las calidades arriba expresadas, el Consejo
Nacional de la Magistratura designará a un nuevo juez con igual calidad o atribuirá ésta a otro de los
jueces de la Suprema Corte de Justicia.

Demás jueces

Para ser designado juez del Poder Judicial, todo aspirante debe someterse a un concurso público de
méritos mediante el sistema de ingreso a la Escuela Nacional de la Judicatura que al efecto establezca
la ley y haber aprobado satisfactoriamente el programa de formación de dicha escuela.

En cuanto a la Capacitación de Jueces


La Escuela Nacional de la Judicatura tiene a su cargo la función de la formación inicial de los y las
aspirantes a jueces asegurando su capacitación técnica. Asimismo, dirige la formación y
perfeccionamiento de todos cuantos integran la estructura del Poder Judicial, o aspiran a serlo.

La formación a brindarse es integral, abordando en todo proceso de enseñanza-aprendizaje el plano de


los conocimientos o información, su aplicación práctica y los aspectos afectivo-valorativos
involucrados.

La Currícula o planes de estudio son definidos en función de los resultados que surjan de las
actividades científico técnicas desarrolladas en materia de capacitación judicial y de conformidad con
las políticas judiciales auspiciadas por el Poder Judicial.

El Consejo Directivo considerará la currícula que presente a su consideración la Dirección de la


Escuela y que contendrá las principales actividades a ser desarrolladas en cada uno de los programas.

De igual modo, exaltamos que dicha capacitación se ofrece de manera gratuita, eficaz y de forma
continua a todos los operadores del Poder Judicial, teniendo como finalidad lo siguiente:

1.Elevar el conocimiento técnico-jurídico y cultural de los componentes de la Judicatura Nacional;

2.Adiestrar al personal técnico y administrativo del Poder Judicial;

3.Ofrecer actividades de orientación, ampliación de conocimientos, tales como cursos, seminarios,


disertaciones y otros eventos relacionados con los fines de su creación;

4.Intercambiar experiencia y documentación con entidades similares, a fin de facilitar el mejoramiento


integral de la administración de justicia;

En cuanto al Régimen disciplinario

El Consejo del Poder Judicial tendrá el control disciplinario sobre jueces, funcionarios y empleados del
Poder Judicial con excepción de los integrantes de la Suprema Corte de Justicia, de acuerdo a las
disposiciones de la Ley 28-11, Orgánica del Consejo del Poder Judicial.

El régimen disciplinario tiene los objetivos siguientes:

1.Contribuir a que los jueces cumplan leal, eficiente y honestamente sus deberes y responsabilidades, a
fin de mantener el mejor rendimiento del Poder Judicial.
2.Procurar el adecuado y correcto ejercicio de los derechos y prerrogativas que se consagran en favor
de los jueces.

3.Procurar que las faltas disciplinarias sean juzgadas y sancionadas conforme a su gravedad y en base a
estrictos criterios de la legalidad, equidad y objetividad.

Hasta tanto se constituya el Consejo del Poder Judicial, este Poder Disciplinario reside transitoriamente
por disposición constitucional en la Suprema Corte de justicia.

Este poder disciplinario consiste en el control de la observancia de la Constitución, las leyes,


reglamentos, instrucciones y demás normas vigentes, y en la aplicación de sanciones en caso de
violación a las mismas. Estas sanciones podrán ser amonestación, suspensión o destitución.

Los jueces del orden judicial incurren en falta disciplinaria si dejan de cumplir sus deberes y las normas
de trabajo establecidas, si ejercen incorrectamente o en forma desviada sus derechos y prerrogativas, si
desconocen las órdenes legítimas de sus superiores jerárquicos o incurren en cualesquiera de las causas
de sanción disciplinaria previstas en la Ley 327-98 de Carrera Judicial y sus reglamentos o en la
violación de otras disposiciones sobre la materia, emanadas de autoridades competentes.

Los jueces que en el ejercicio de sus funciones cometan faltas o no cumplan con sus deberes y con las
normas establecidas, serán administrativamente responsables y sancionados en consecuencia, sin
perjuicio de otras responsabilidades civiles, penales o de otra índole, resultantes de los mismos hechos
u omisiones.

Según la gravedad de las faltas, las autoridades competentes podrán imponer las siguientes sanciones:

1.Amonestación oral;

2.Amonestación escrita;

3.Suspensión sin sueldo, por un período de hasta treinta (30) días;

4.Jueces suspendidos

5.Jueces destituidos

en cuanto a los Ascensos, Traslados y Otro, referida ley establece


El Consejo del Poder Judicial es el órgano de administración y disciplina del Poder Judicial que entre
sus funciones se encuentra, según la Constitución y la Ley Orgánica del Consejo del Poder Judicial
Núm. 28-11.

Presentar al pleno de la Suprema Corte de Justicia los candidatos o candidatas para nombramiento,
determinación de jerarquía y ascenso de los jueces de los diferentes tribunales del Poder Judicial, de
conformidad con la ley; así como el traslado de los jueces del Poder Judicial.

La Ley núm. 327-98, sobre la Carrera Judicial, su reglamento de aplicación y el Reglamento que
Organiza el Sistema de Escalafón Judicial y el Sistema de Provisión de Cargos Judiciales, establece que
los jueces ascenderán en el escalafón de la judicatura a la categoría inmediatamente superior, de
acuerdo con previa calificación de los méritos acumulados, años en servicio, cursos de post-grado,
producción bibliográfica y el resultado de la evaluación de su rendimiento

Dirección General de la Carrera Judicial

Es el órgano central y coordinador de los sistemas de gestión de recursos humanos del Poder Judicial,
cuyas atribuciones y funciones se establecen en la Ley de Carrera y en su reglamento, que de manera
amplia podemos resumir en que asiste a la Suprema Corte de Justicia en la formulación de programas,
normas y políticas de la carrera judicial. Administra todos los procesos inherentes a la carrera judicial,
desde el ingreso de los jueces, hasta la evaluación del desempeño.

Organiza registros y expedientes individuales para los jueces del Poder Judicial que incluyan: su
historia y datos personales; un informe anual de trabajo; cantidad de sentencias y autos dictados; así
como todas las informaciones necesarias para evaluar su rendimiento y su conducta moral en la
comunidad. Asiste a la Escuela Nacional de la Judicatura en la coordinación del sistema nacional de
adiestramiento de funcionarios del Poder Judicial. Esta Dirección para la ejecución y supervisión de los
procesos técnicos y operativos de la Carrera Judicial y administrativa judicial, está asistida por dos
direcciones: La Dirección para Asuntos de la Carrera Judicial y la Dirección para Asuntos
Administrativos. De cada una de las dos direcciones en que se divide la Dirección General, dependerá
los órganos de asesoramiento y asistencia técnica, encargados de diseñar e implementar los sistemas de
gestión de recursos humanos del Poder Judicial y supervisar su ejecución, ellos son:

•Dirección Para Asuntos de la Carrera Judicial, comprende:


División de Estudio de Recursos Humanos; División de Registro de Personal; División de
Oficiales de Justicia; División de Reclutamiento y Selección; División de Evaluación del
Desempeño y la División de Seguridad Social.

•Dirección Para Asuntos Administrativos, la integran :


Control Financiero que la integran la División de Ejecución Presupuestaria y División de
Nominas; Contabilidad; Activo Fijo; Tesorería; Tramite y Correspondencia; Cotizaciones y
Seguimientos de Compras; Transportación; Almacén; Mantenimiento; Nomina; Mayordomía;
Oficina Administrativa Regionales; Ingeniería (con la División de Supervisión de Obras);
Administración del Fondo de Pensiones y Jubilaciones y la Unidad de Seguimientos de Casos.

Escuela Nacional de la Judicatura

La Escuela Nacional de la Judicatura es una institución adscrita a la Suprema Corte de Justicia,


responsable de coordinar el sistema nacional de formación y capacitación del Poder Judicial. Adscrita a
la Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana, creada mediante la Ley de Carrera Judicial
del 11 de agosto de 1998. Enfocados a contribuir con la excelencia en el sistema de administración de
justicia implementa un conjunto de programas dirigidos a satisfacer todas las necesidades de
capacitación de los integrantes del Poder Judicial y, en la medida de lo posible, cooperar con la
capacitación y renovación de los demás actores del sector justicia, a la vez que intentan enriquecer el
acervo jurídico nacional y las relaciones entre los distintos actores de las comunidades jurídicas
nacional e internacional.

1.2 EFECTOS NEGATIVOS DE LA LEY DE LA CARRERA JUDICIAL

La Ley 327-98, que crea el Fondo de Retiro, Pensiones y Jubilaciones del Poder Judicial, es
discriminatoria y excluyente, por lo que es considerada inconstitucional, en razón de que dispone que
los jueces de la Suprema Corte de Justicia en edad de pensión sean jubilados con el 100 por ciento de
sus sueldos y los de primer y segundo grado con 65 por ciento.

La disposición legal es contraria al artículo 39 de la Constitución, que dice, entre otras cosas, que todas
las personas nacen libres e iguales ante la ley, que reciben la misma protección y trato de las
instituciones, autoridades y demás personas y gozan de los mismos derechos, libertades y
oportunidades, sin ninguna discriminación por razones de género, color, edad, discapacidad,
nacionalidad, vínculos familiares, lengua, religión, opinión política o filosófica, condición social o
personal.
Dicho artículo constitucional, establece, además, que en consecuencia, la República condena todo
privilegio y situación que tienda a quebrantar la igualdad de las dominicanas y los dominicanos, entre
quienes no deben existir otras diferencias que las que resulten de sus talentos o de sus virtudes y que
ninguna entidad de la República puede conceder títulos de nobleza ni distinciones hereditarias y que el
Estado debe promover las condiciones jurídicas y administrativas para que la igualdad sea real y
efectiva y adoptará medidas para prevenir y combatir la discriminación, la marginalidad, la
vulnerabilidad y la exclusión.

Sin embargo, la Ley 327-98 establece que los Jueces de paz o equivalentes tienen derecho a una
pensión facultativa por antigüedad de un 65 por ciento de sus sueldos, luego de veinte años de servicios
y cincuenta y cinco años de edad, luego de veinte años de servicios y sesenta años de edad y obligatoria
a partir de los 70 años de edad.

2.-IMPORTANCIA DE LA FORMACIÓN DE LOS JUECES EN LA


CARRERA JUDICIAL

La importancia de la formación de los jueces en la carrera judicial es algo que hoy en día está fuera de
discusión, donde la misma esta en la formación de su recurso humano para la correcta administración
de justicia, el Poder Judicial dominicano respalda de manera decidida y constante la acción formativa y
la capacitación de sus integrantes, a través de la Escuela Nacional de la Judicatura.

También esta fuera de discusión la importancia del papel del juez en la sociedad democrática Dentro
de las muchas ideas que pueden asociarse al concepto de democracia, existe un contenido material que
se identifica no con “quién” puede decidir, sino con el “qué” puede ser decidido por quienes ejercen el
poder político, y es en punto a ese contenido esencial que la labor del juez cobra especial relevancia.

Como lo expresa el reglamento de Ley de la carrera judicial en su articulo 1 tiene por objeto organizar
los aspectos fundamentales de la Carrera Judicial, entendida como el conjunto de normas que regulan
los derechos, deberes, responsabilidades, prohibiciones e incompatibilidades puestas a cargo de los
jueces, como integrantes del Poder Judicial, dirigido a garantizar su poder jurisdiccional, estabilidad e
independencia para así conformar una administración de justicia eficiente y eficaz, como soporte
fundamental del Estado de Derecho.

3.-RECOMENDACIONES
para establecer las recomendaciones de lugar en cuanto al analisis de la LEY 327-98 es necesario
analizar la misma de la manera que hemos analizado con efectos negativos y positivo, ahora bien lo
positivos lo elogiamos yno necesita cambios, pero en cuanto a lo negativo podemos mencionar los
siguientes:

• que se cumpla la ley en cuando a la designacion de los jueces, que la selección de los jueces de
la suprema no sea por relaciones politicas como sucede hoy en dia. La mayoria de los jueces de primera
instancia tiene capacidad in

◦ Previo a las consideraciones de las falencias existentes en torno al procedimiento para


ascensos, traslados y cambios de los jueces, conviene hacer algunas consideraciones respecto de la
importancia que tienen las promociones en los sistemas de carrera judicial y su relación con la
independencia de los jueces. Igual cabe adelantar el derecho que tienen todos los jueces y juezas del
país a ser elegibles en un plano de igualdad, conforme lo prevén la Constitución y la Convención
Americana de Derechos Humanos

◦ Frente a este panorama cabe destacar que a la fecha, no existe un reglamento que regule un
procedimiento de ascensos de los jueces a través de un proceso transparente y objetivo de promoción
judicial, con arreglo a los principios de mérito, capacidad y profesionalidad que sirvan de soporte al
sistema de carrera judicial previsto por el Art. 150 de la Constitución de la República, con lo cual se
corre el riesgo de que las promociones que se avecinan puedan quedar sometidas a la discrecionalidad
de quienes tienen a su cargo la selección de los candidatos que llenarían las vacantes disponibles, lo
que por sí solo es muy grave.

◦ Si bien es cierto que por ley habrán de considerarse diversos factores como antigüedad,
cursos de post grados, producción bibliográfica, entre otros, no se ha establecido por ejemplo, un valor
tasado para cada uno de esos renglones que anticipadamente le permita a los jueces saber qué
puntuación tienen acumulada en base a sus méritos, y en qué lugar estaría frente a los demás colegas
que también aspiran a las diversas plazas vacantes.

◦ Son muchos los jueces y juezas que tienen estudios de post grado, han escrito obras y
ensayos, son docentes, poseen excelente evaluación de desempeño, etcétera, por lo que cabría habilitar
un concurso para aquéllos que obtengan las mejores puntuaciones, que son quienes formarían parte del
listado de jueces aptos para concursar.
◦ Decididamente, el mérito constituye la consideración fundamental y básica que deriva en el
derecho que tiene cada juez concursante a ser favorecido o, al contrario, a ser rechazado conforme a los
requisitos previstos previamente y los resultados que se obtengan a partir de las capacidades
individuales de cada juez o jueza participante. Si el núcleo medular de estos procesos de selección es el
mérito, éste debe ser el referente predominante para promocionar o excluir un nombre. De lo contrario
la carrera judicial no tendría sentido.

◦ En resumen podríamos sugerir que exista un concurso público con unas bases bien
definidas, que permitan evaluar objetivamente los méritos de los jueces de carrera que con legítimo
derecho aspiran a ser promovidos y que no suceda, como en efecto ha ocurrido, que asciendan a
quienes fueron alumnos del juez no promovido en los programas de formación para aspirantes a jueces
de paz de la Escuela Nacional de la Judicatura, o a aquél que está “enllavao” con “Fulanito” o
“Perensejito.0

• En cuanto a la pensión el estado dominicano debería poner en practica el articulo 39 de CRD y


darle el goze de igualdad, que si se van a pensionar los jueces o sean todos al 65 o todos al 50%, ya que
no es justo que los de la suprema gozen de un privilegio que los demás jueces no puedan gozar.