Está en la página 1de 17

UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN AGUSTIN DE AREQUIPA

FACULTAD DE GEOLOGIA GEOFISICA Y MINAS

ESCUELA PROFESIONA DE INGENIERIA DE MINAS

TRABAJO MONOGRAFICO

TEMA: BIOETANOL

DOCENTE: ING. CELSO SANGA QUIROZ

INTEGRANTE:

ANCALLE AYMARA NATANIEL GUIDO

AREQUIPA – PERU

2018

1
INDICE

INTRDUCCION………………………….. 2

OBJETIVOS……………………… 3

MARCO TEORICO……………………………… 4

TRABAJO-PROYECTO………………………… 11

CONCLUIONES………………………….. 14

RECOMENDACIONES………………………………………. 15

BIBLIOGRAFIA……………………………………….. 16

2
INTRODUCCION

Los altos índices de contaminación ambiental a nivel global y el agotamiento que sufren los
combustibles fósiles, hacen imprescindibles la búsqueda de energías alternativas que
remplacen paulatinamente a los hidrocarburos.

Esto ha motivado que países desarrollados, como EEUU y la UE inviertan fuertes sumas
de dinero a la investigación de estas energías alternativas. Pero, precisamente, no es un país
desarrollado el que está a la vanguardia sobre el tema. Brasil con su plan Pro-alcohol desde
1970 hasta nuestros días, es el país referente en la materia: Los biocombustibles.

Como es sabido Argentina y más precisamente nuestra provincia no estuvo lejos de esta
iniciativa, pero la misma, fue abortada en 1984 debido a intereses económicos.

En la actualidad soplan nuevos vientos que traen con ellos expectativas y proyectos para la
región.

¿Podremos estar a la altura de los desafíos? Era la pregunta de un columnista especialista en


el tema.

Con una legislación que aliente las inversiones privadas en el sector, seguro que si, respondió
un empresario cañero.

Determinar las causas del fracaso del plan alcohonafta nos llevara a conocer las falencias que
tuvo el mismo. Afirmar que esto, sin dudarlo, beneficiara a una economía provincial
deprimida quedara demostrado.

Sin lugar a dudas es una oportunidad única para Tucumán y la región NOA. Las cartas están
jugadas, solo el tiempo y la labor de nuestros gobernantes a través de una legislación
adecuada, nos darán las respuestas.

3
OBJETIVOS

Los problemas ambientales y el cambio climático ocasionados por el alto consumo de


combustibles fósiles, han renovado el interés en la producción del etanol y su uso como
combustible y materia prima en la industria. Muchos países están realizando grandes
esfuerzos en el desarrollo tecnológico de la producción de etanol a partir de recursos
renovables, para su aplicación como un combustible alternativo en el transporte. Existen
además, varias razones para considerar que los biocombustibles son tecnologías relevantes
para el desarrollo e industrialización de los países. La seguridad energética, lo concerniente
al medio ambiente y los temas socioeconómicos relacionados con el sector rural son
algunas de las principales razones para esta consideración. Por otro lado, el etanol hace
parte fundamental del nuevo concepto de Biorefinería, ya que tiene gran aplicación
industrial como materia prima para la elaboración de una amplia variedad de productos,
como detergentes, jabones, pinturas, cosméticos, aerosoles, perfumes y alimentos, entre
otros. Colombia, como país firmante del protocolo de Kioto, que entró en vigencia en
febrero de 2005, está obligada a disminuirlas emisiones de gases contaminantes y está
desarrollando políticas orientadas hacia la implementación de combustibles alternativos.
Actualmente cuenta con un marco legal en relación con el Bioetanol y Biodiesel que
propende por el desarrollo del sector agroindustrial, con generación y mantenimiento del
empleo agrícola, buscando la autosuficiencia energética y la sostenibilidad ambiental. Para
atender a las políticas estatales y cubrir la creciente demanda de alcohol carburante en el
país, es evidente la necesidad de aumentar la producción. En esa dirección, se hace
pertinente la investigación, el desarrollo y la implementación de nuevas plantas
biotecnológicas para la obtención de etanol. Sin embargo, este reto presenta grandes
desafíos. En la actualidad existen inquietudes en cuanto a la sostenibilidad de los procesos
para la producción de etanol como biocombustible, ya que las fermentaciones con los
sistemas tradicionales no permiten obtener altas concentraciones de etanol, generando
grandes costos en la rectificación del producto. Además, se utilizan como materia prima
para el proceso, productos agrícolas que principalmente se han destinado a la alimentación
humana; lo que ha generado alzas y especulaciones en los costos de alimentos

4
MARCO TEORICO

El bioetanol es una variedad de biocombustible y por lo tanto es de los llamados renovable,


a diferencia del petróleo, que es un combustible de tipo fósil. Los biocombustibles
“ecológicos” son carburantes que sustituyen en mayor o menor medida el consumo de la
“gasolina”.

El uso de los biocombustibles tiene como principal objetivo el rebajar las emisiones de los
famosos gases de efecto invernadero. Estos calientan en exceso la superficie de la tierra y
provocan un gran aceleramiento del cambio climático.

Por otro lado, es interesante su consumo ya que disminuyen las importaciones de


crudo. Cuando usamos el bioetanol contribuimos al impulso de las actividades agrícolas e
industriales y aumentamos el grado de autosuficiencia de nuestro país, energéticamente
hablando. En España se tenemos la primera empresa que se creó para producir bioetanol a
nivel de Europa.

El bioetanol se produce por la fermentación de los azúcares contenidos en la materia


orgánica de las plantas. En este proceso se obtiene el alcohol hidratado, con un contenido
aproximado del 5% de agua, que tras ser deshidratado se puede utilizar como combustible.
El bioetanol mezclado con la gasolina produce un biocombustible de alto poder energético
con características muy similares a la gasolina pero con una importante reducción de las
emisiones contaminantes en los motores tradicionales de combustión. El etanol se usa en
mezclas con la gasolina en concentraciones del 5 o el 10%, E5 y E10 respectivamente, que
no requieren modificaciones en los motores actuales.

Un obstáculo importante es la legislación europea sobre la volatilidad de las gasolinas que


fija la proporción de etanol en mezclas E5. Concentraciones más elevadas, autorizadas en
Suecia y Estados Unidos, implica que se debe disponer de un vehículo flexible (FFV), con
un depósito, motor y sistema de combustible único capaz de funcionar con gasolina y
etanol, solos o mezclados en cualquier proporción. La otra alternativa para su uso es en
forma de aditivo de la gasolina como etil-tercbutil éter (ETBE).

Las especificaciones para la utilización de bioetanol se compendian en la norma Europea de


Gasolinas EN 228, en España se encuentra transpuesta la Directiva 2003/17/CE relativa a la

5
calidad de las gasolinas y gasóleo, en el Real Decreto R.D. 61/2006 de las especificaciones
y uso de biocarburantes.

El bioetanol se obtiene a partir de la remolacha (u otras plantas ricas en azúcares), de


cereales, de alcohol vínico o de biomasa, mediante un proceso de destilación. En España la
producción industrial emplea principalmente cereal como materia prima básica, con
posibilidad de utilizar los excedentes de la industria remolachera transformados en jugos
azucarados de bajo costo.

En general, se utilizan tres familias de productos para la obtención del alcohol:

 Azucares, procedentes de la caña o la remolacha, por ejemplo.

 Cereales, mediante la fermentación de los azúcares del almidón.

 Biomasa, por la fermentación de los azúcares contenidos en la celulosa y


hemicelulosa.

El esquema general de fabricación del bioetanol (diagrama 1), muestra las siguientes fases
en el proceso

6
 Dilución:

Es la adición del agua para ajustar la cantidad de azúcar en la mezcla o (en última instancia)
la cantidad de alcohol en el producto. Es necesaria porque la levadura, usada más adelante
en el proceso de fermentación, puede morir debido a una concentración demasiado grande
del alcohol.

 Conversión:

La conversión es el proceso de convertir el almidón/celulosa en azúcares fermentables.


Puede ser lograda por el uso de la malta, extractos de enzimas contenidas en la malta, o por
el tratamiento del almidón (o de la celulosa) con el ácido en un proceso de hidrólisis ácida.

 Fermentación:

La fermentación alcohólica es un proceso anaeróbico realizado por las levaduras,


básicamente. De la fermentación alcohólica se obtienen un gran número de productos, entre
ellos el alcohol

 Destilación o Deshidratación:

La destilación es la operación de separar, mediante calor, los diferentes componentes


líquidos de una mezcla (etanol/agua).

7
Otra alternativa a las cosechas dedicadas a fines energéticos, son los materiales
lignocelulïícos son los que ofrecen un mayor potencial para la producción de bioetanol, el
uso de residuos de procesos agrícolas, forestales o industriales, con alto contenido en
biomasa. Estos residuos pueden ir desde la paja de cereal a las "limpias" forestales, pasando
por los Residuos Sólidos Urbanos (RSU) o las cáscaras de cereal o de arroz. Los residuos
tienen la ventaja de su bajo coste, ya que son la parte no necesaria de otros productos o
procesos, salvo cuando son utilizados en la alimentación del ganado. Los RSU tienen un
alto contenido en materia orgánica, como papel o madera, que los hace una potencial fuente
de materia prima, aunque debido a su diversa procedencia pueden contener otros materiales
cuyo pre proceso de separación incremente mucho el precio de la obtención del bioalcohol.

También pueden utilizarse residuos generados en algunas industrias, como la papelera, la


hortofrutícola o la fracción orgánica de residuos sólidos industriales. Muchos de estos
residuos no sólo tienen valor económico en el contexto donde se generan sino que pueden
ser causa de problemas ambientales durante su eliminación [Cabrera, J. A., 2006].

Los residuos de biomasa contienen mezclas complejas de carbohidratos, llamados celulosa,


hemicelulosa y lignina. Para obtener los azúcares de la biomasa, ésta es tratada con ácidos o
enzimas que facilitan su obtención. La celulosa y hemicelulosa son hidrolizadas por
enzimas o diluidas por ácidos para obtener sacarosa, que es entonces fermentada. Los
principales métodos para extraer estos azúcares son tres: la hidrólisis con ácidos
concentrados, la hidrólisis con ácidos diluidos y la hidrólisis enzimática.

Otro ejemplo de proceso de obtención de bioetanol a partir de alcohol vínico, lo lleva a


cabo la empresa Acciona-Energía en la planta de Alcázar de Juan, donde se procede a la
limpieza y deshidratación del alcohol bruto, adquirido en las licitaciones que realiza
trimestralmente el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA), para elevar su pureza del
92 % al 99,9 % y comercializarlo, una vez desnaturalizado, como bioetanol. El proceso
comprende las siguientes fases:

 Desulfuración: eliminación del anhídrido sulfuroso (SO2) presente en el alcohol


bruto.

8
 Deshidratación: reducción del contenido en agua mediante su tamizado con zeolitas,
sustancias que captan las moléculas de agua.

 Desmovilización: proceso en el que el alcohol ya deshidratado (99,9%) ve separado


su contenido de metanol. Esta sustancia resulta corrosiva para los vehículos y puede
ser comercializada como producto químico o combustible

 Almacenamiento en depósitos: desde ellos el producto se trasporta por tuberías a la


cisterna de carga y en ese trayecto se le añade una sustancia que desnaturaliza el
bioetanol para evitar así su derivación al consumo humano.

Subproductos de la obtención de bioetanol

Los subproductos generados en la producción de bioetanol, así como el volumen de los


mismos, dependen en parte de la materia prima utilizada. En general se pueden agrupar en
dos tipos:

 Materiales lignocelulïícos: tallos, bagazo, etc., correspondientes a las partes


estructurales de la planta. En general se utilizan para valorización energética en
cogeneración, especialmente para cubrir las necesidades energéticas de la fase de
destilación del bioetanol, aunque también se puede vender el excedente a la red
eléctrica (con precio primado).

 Materiales alimenticios: pulpa y granos de destilería de maíz desecados con solubles


(DDGS), que son los restos energéticos de la planta después de la fermentación y
destilación del bioetanol. Tienen interés para el mercado de piensos animales por su
riqueza en proteína y valor energético. La caña de azúcar es la planta más
aprovechable por el bagazo generado para su combustión y generación energética.
La remolacha azucarera genera, por su parte, unas 0,75 ton de pulpa por tonelada de
bioetanol producido.

La producción de bioetanol a partir de trigo o maíz genera en torno a 1,2 ton de DDGS por
tonelada de bioetanol. En general, existen dos filosofías alimenticias en cuanto al empleo
del DDGS. Cuando el pienso está en el 15 % o menos de la dieta, el DDGS sirve como una
fuente de proteína suplementaria. Cuando el pienso está en los niveles más altos (superior
al 15 % de la dieta de la materia seca) su papel primario es como fuente de energía. El
9
DDGS está compuesto de grasa "en un 10-15 %", de fibra neutra detergente "en un 40-55
%", de proteína de crudo (CP) "en un 30-35 %" y de ceniza en un 5 %.

Balance energético de la producción de bioetanol

Para que el etanol contribuya perceptiblemente a las necesidades de combustible para el


transporte, necesitaría tener un balance energético neto positivo. Para evaluar la energía
neta del etanol hay que considerar cuatro variables: la cantidad de energía contenida en el
producto final del etanol, la cantidad de energía consumida directamente para hacer el
etanol, la calidad del etanol resultante comparado con la calidad de la gasolina refinada y la
energía consumida indirectamente para hacer la planta de proceso de etanol.

Aunque es un asunto que crea discusión, algunas investigaciones que hagan caso de la
calidad de la energía sugieren que el proceso toma tanta o más energía combustible fósil
(en las formas de gas natural, diesel y de carbón) para crear una cantidad equivalente de
energía bajo la forma de etanol. Es decir, la energía necesitada para funcionar los tractores,
para producir el fertilizante, para procesar el etanol, y la energía asociada al desgaste y al
rasgón en todo el equipo usado en el proceso (conocido como amortización del activo por
los economistas) puede ser mayor que la energía derivada del etanol al quemarse.

Se suelen citar dos defectos de esta argumentación como respuesta, en primer lugar el no
dar importancia a la calidad de la energía del bioetanol, cuyos efectos económicos son
importantes. Si se compara la calidad de la energía con los costes de descontaminación del
suelo que provocan los derrames de gasolina al ambiente y los costes "módicos" de la
contaminación atmosférica (porque no se puede descontaminar la atmósfera), resultado de
la refinación y de la gasolina quemada. Por otro lado, el desarrollo de las plantas de etanol
implica un prejuicio contra este producto basado estrictamente sobre la pre-existencia de la
capacidad de refinación de la gasolina. La decisión última se debería fundar sobre
razonamientos económicos y sociales a largo plazo.

El primer argumento, sin embargo, sigue debatiéndose. No tiene sentido quemar 1 litro de
etanol si requiere quemar 2 litros de gasolina (o incluso de etanol) para crear ese litro. La
mayor parte de la discusión científica actual en lo que al etanol se refiere gira actualmente
alrededor de las aplicaciones en las fronteras del sistema. Esto se refiere a lo completo que

10
pueda ser el esquema de entradas y salidas de energía. Se discute si se deben incluir temas
como la energía requerida para alimentar a la gente que cuida y procesa el maíz, para
levantar y reparar las cercas de la granja, incluso la cantidad de energía que consume un
tractor.

Además, no hay acuerdo en qué clase de valor dar para el resto del maíz, como el tallo por
ejemplo, lo que se conoce comúnmente como coproductor. Algunos estudios propugnan
que es mejor dejarlo en el campo para proteger el suelo contra la erosión y para agregar
materia orgánica. Mientras que otros queman el coproductor para accionar la planta del
etanol, pero no evitan la erosión del suelo que resulta, lo cual requerirá más energía en
forma de fertilizante.

Dependiendo del estudio, la energía neta varía de 0,7 a 1,5 unidades de etanol por unidad
de energía de combustible fósil consumida. En comparación si el combustible fósil
utilizado para extraer etanol se hubiese utilizado para extraer petróleo y gas se hubiesen
llenado 15 unidades de gasolina, que es un orden de magnitud mayor. Pero, la extracción no
es igual que la producción. Cada litro de petróleo extraído es un litro de petróleo agotado.

Para comparar el balance energético de la producción de la gasolina a la producción de


etanol, debe calcularse también la energía requerida para producir el petróleo de la
atmósfera y para meterlo nuevamente dentro de la tierra, un proceso que haría que la
eficiencia de la producción de la gasolina fuese fraccionaria comparada a la del etanol. Se
calcula que se necesita un balance energético de 200 %, o 2 unidades de etanol por unidad
de combustible fósil invertida, antes de que la producción en masa del etanol llegue a ser
económicamente factible.

11
TRABAJO PROYECTO

GENERAR BIOETANOL A TRAVEZ DEL SORGO DULCE

Con el objetivo de diversificar el mercado actual de este biocombustible en la Unión


Europea, investigadores de tres países trabajan en el proyecto Sweethanol, cuyo fin es
utilizar el sorgo dulce como cultivo azucarado innovador para una producción sostenible,
promoviendo la creación de plantas descentralizadas de pequeña y mediana escala.

El proyecto, que se encuentra en el ecuador de su desarrollo, tiene un presupuesto de 1’2


millones de euros procedentes del programa IEE-II 2009 (Intelligent Energy Europe) de la
Comisión Europea. En él participan dos entidades españolas, la Asociación para la Difusión
del Aprovechamiento de la Biomasa en España (Adabe) y la Fundación Cartif de
Valladolid, así como instituciones y centros de investigación de otros dos países del Sur de
Europa, donde puede cultivar el sorgo dulce, Italia y Grecia.

En concreto, como ha explicado en declaraciones recogidas por DiCYT el investigador de


Cartif Oscar León, se trata de la Agencia Regional de Energía de Macedonia Central-
Anatoliki (REACM) y la Cooperativa Agrícola de Halastra de Grecia; y del INIPA-

12
Coldiretti y el Centro para la Ecología Teórica y Aplicada (CETA) de Italia, que coordina
el proyecto.

“El etanol de primera generación a partir de sorgo dulce posee una elevada sostenibilidad
ambiental, económica y energética. Además, la simplicidad técnica del procesamiento y
explotación de los subproductos garantiza la viabilidad económica de las plantas
descentralizadas de pequeña y mediana escala, de un máximo de 15.000 toneladas al año”,
subraya el investigador, por lo que sería una alternativa interesante “para pequeñas
cooperativas”.

León recuerda que, en estos momentos, el mercado del etanol en la Unión Europea está
controlado por grandes empresas y grandes cooperativas de la industria del azúcar y del
alcohol. Por ello, pretenden “contribuir al cambio de la situación actual, que pasa por
desarrollar un nuevo modelo o uno alternativo que pueda combinar el sistema de
producción actual con las nuevas tendencias”.

Manual de principios

La investigación está estructurada en varios grupos de trabajo que, a falta de 12 meses para
la conclusión del proyecto, se encuentran bastante avanzados. Así lo ha destacado el
investigador de Cartif, quien asegura que “en este primer año se han hecho muchas cosas,
principalmente evaluar la producción de bioetanol en otros países para poder realizar una
comparativa con lo que se puede desarrollar aquí”. De este modo, se han realizado visitas a
institutos de investigación agrícola, plantas en construcción y plantas existentes, como la de
Abengoa en Babilafuente (Salamanca), dedicada a la obtención de bioetanol a partir de
cereales. Asimismo, se han organizado visitas a Perú, donde se ha evaluado el sistema de
producción de bioetanol a partir de caña de azúcar; y la India, donde de visitó el Icrisat, un
referente en el desarrollo de sorgo dulce.

Otra de las tareas del proyecto se centra en el debate del modelo sostenible, que busca
involucrar a los distintos sectores (agricultores, técnicos, industria y receptores del
bioetanol). “Cada uno tiene unos intereses y para que el modelo pueda llegar a desarrollarse
hay que encontrar objetivos comunes para todos”, asevera Óscar León. En la misma línea,
una de las tareas se centra en la creación de una comunidad online, “que ya está en marcha

13
y cuenta con miembros de toda Europa y países como India, Indonesia o Estados Unidos,
quienes aportan distintas visiones del etanol y hacen rica a la comunidad, permitiendo la
interrelación de ideas”.

En el mismo marco de debate del modelo sostenible, Cartif ha acogido hoy una jornada
sobre la producción de bioetanol en Europa en la que expertos de diversas áreas de todo el
país han ahondado en temas como las ventajas e inconvenientes del cultivo de sorgo dulce,
la viabilidad industrial de la producción de bioetanol como biocombustibles o las ayudas a
la producción actuales.

Situación del bioetanol

El manual difundido en el marco del proyecto Sweethanol contiene toda la información


agrícola, técnica, energética y económica, así como los datos sobre el tratamiento actual del
bioetanol comparando los modelos de producción con otras materias primas comunes en
Asia, Latinoamérica y Europa. La publicación detalla que el bioetanol se obtiene de la
fermentación alcohólica de los azúcares o de la hidrólisis de polisacáridos como almidón o
celulosa. En este proceso la glucosa, junto con el agua, se convierte en etanol, CO2 y agua.
Su utilización como biocombustibles tiene lugar mediante la reacción exotérmica cuando se
quema, produciendo CO2 y agua.

En general, el término bioetanol se emplea específicamente para el etanol utilizado como


un componente del combustible para el transporte. En este sentido, la Unión Europea
persigue la sustitución del 10 por ciento de los combustibles como la gasolina y el gasóleo
por energías renovables en el año 2020, lo que lleva a una alta demanda de biocarburantes
en el mercado europeo. El bioetanol se utiliza como combustible ya que no es a base de
petróleo, reduciendo la dependencia de los recursos de petróleo crudo y evitando emisiones
netas de carbono.

14
CONCLUSIONES

Al realizar la clasificación de las diversas fuentes de bioetanol, y el análisis estadístico


respectivo, se logró el objetivo de este trabajo, el cual era realizar un análisis de la
productividad industrial en diversas fuentes de generación de bioetanol.

En el caso del bioetanol generado a partir de materiales que contengan almidón, son los
que presentaron una mayor productividad industrial, los lignocelulósicos al no presentar
una diferencia estadística significativa con el almidón, se convierten en una opción la
obtención de bioetanol, siempre y cuando se mejoren los procesos de obtención, además el
utilizar este tipo de materiales impactaría en el manejo adecuado de dichos materiales.

Por lo que desde esta perspectiva, en este momento el proceso de obtención de bioetanol a
partir de los residuos industriales, agrícolas o municipales, puede considerarse más que
como una fuente de energía, como una propuesta de tratamiento de dichos residuos, por lo
que se contribuiría a una disposición y aprovechamiento adecuado de los mismos.

Así como en el caso del bioetanol de caña, la producción de bioetanol de maíz también es
una tecnología madura. De esa manera, se espera que los próximos avances en la búsqueda
de un mejor desempeño ambiental para el bioetanol de maíz se concentren en el uso de la
biomasa restante (paja), como combustible o como insumo para ampliar la producción de
bioetanol. Sin embargo, cabe enfatizar 99 que los límites para el aprovechamiento de esa
biomasa son restringidos, dada su gran importancia para la preservación de la calidad del
suelo.

Otra fuente que ofrece ventajas para producción de bioetanol son las algas, los beneficios
potenciales a partir de algas fotosintéticas pueden ser significativos, las algas pueden ser
cultivadas usando terrenos y agua no convenientes para el cultivo de plantas o para la
producción de alimentos, diferente de algunos otros insumos de bioenergéticas de primera y
segunda generación.

15
RECOMENDACIONES

El bioetanol se perfila como un recurso energético potencialmente sostenible que puede


ofrecer ventajas ambientales y económicas a largo plazo en contraposición a los
combustibles fósiles. Para tal efecto, deben considerarse ciertos factores adicionales a la
minimización de costos, con el objetivo de disminuir los riesgos de suministro, por lo que
se sugiere incorporar una metodología que reconozca los costos ambientales de estos
procesos de obtención de bioetanol.

Los resultados obtenidos en este estudio se pueden complementar con la investigación y


cálculos de la relación de energía y las emisiones evitadas para las diferentes fuentes de
generación.

El análisis de la productividad industrial del proceso de obtención de bioetanol, da pauta


para próximas investigaciones, tanto en el desarrollo o mejoras de los procesos de
obtención de bioetanol a partir de materiales lignocelulósicos y algas.

La producción de bioetanol a escala comercial puede ser factible en México, por lo que se
sugiere se realicen acciones integrales que deben incluir aspectos técnicos, económicos y
ambientales, de concertación con el sector agrario y agroindustrial así como un esfuerzo
importante en investigación y desarrollo tecnológico.

16
BIBLIGRAFIA

-https://www.monografias.com/trabajos61/biocombustibles/biocombustibles3.shtml

-https://www.agenciasinc.es/Noticias/Un-proyecto-investiga-la-produccion-de-bioetanol-a-
partir-de-sorgo-dulce.

-http://www.plantasdebiomasa.net/bioetan.html

-http://www.publicacionescajamar.es/pdf/series-tematicas/informes-coyuntura-
monografias/el-sector-de-los-biocombustibles-una.pdf

-http://www.cultivarsalud.com/vida-y-hogar-eco/bioetanol-que-es-y-como-se-obtiene/

17

También podría gustarte