Está en la página 1de 30

Las cartas deben ser consagradas antes de comenzar a utilizarlas.

Esto es importante ya que se trata de


un compromiso especial que vamos a tener, tanto con el mazo como con el cliente. Hay muchas formas
sencillas de consagrar un maso, aquí ponemos la mas simple. Debes tomar un incienso y prenderlo, a
continuación iras agarrando carta por carta y la acercaras al incienso para que esta tome contacto con el
humo, y debes decir lo siguiente con cada una:

“En el nombre de la sabiduría, consagro a esta carta para que responda siempre con la verdad.”

Debes hacer esto con todas, cuando termines debes dejar el mazo un día entero al aire libre.

Psicometría:

Entonces, para comenzar a desarrollar su intuición deberá sentarse o acostarse en algún lugar cómodo,
este trabajo lo debe hacer solo con 2 cartas por día, no mas de eso. Prenda un incienso cada vez que lo
haga, relájese absolutamente, tome el primer arcano de los mayores, en este caso sera El Loco, mírelo al
derecho y observe detalladamente todo en la carta, sus colores, como es la imagen, todo lo que siente
que expresa, lo mismo debe hacer con la carta al inverso, mirarla fijamente e intentar entender lo que
expresa, ahora cierre los ojos y visualice por 5 minutos lo mas claro posible la carta en su mente. Lo
mismo deberá hacer con el resto de las cartas, continua con el Mago, la Sacerdotisa, etc. Luego debe
hacer lo mismo con todos los arcanos menores.

Memorización de significados:

Es el segundo punto importante en el estudio, luego de la intuición. Debe aprenderse los significados de
cada carta en cada plano de consulta, ya sea de amor, dinero, salud, el significado con otras carta que lo
rodean, lo mismo si sale al inverso. Por lo general, los mazos de tarot traen un libro donde viene
explicado detalladamente el significado de cada arcano.

Barajear las cartas:

Hay muchos modos. Uno sencillo es barajando por unos 3 minutos, luego junte las cartas y con su mano
izquierda haga un corte en dos, y disperse las cartas girándolas en el sentido de las agujas del reloj,
mientras hace esto debe concentrarse fuertemente en la pregunta, y se detendrá cuando su intuición le
diga que deba hacerlo.

No es un detalle para nada menor. Es importante que el consultante haga barajar también las cartas, ya
que esto impregnará su energía en el mazo. Para ello, debe cortar el mazo en dos, y darle al consultante
para que mezcle las cartas mientras se concentra en la pregunta que quiere realizar. Luego, este las
juntará y le dará el mazo de nuevo a usted, quien formará un abanico con las cartas e invitará al
consultante a que elija las cartas, la cantidad depende del tipo de tirada.

Hacer la pregunta:

La pregunta debe ser lo mas sencillo y claro posible. Para hacerlo correctamente, debes concentrarte en
el nombre de la persona y hacer la pregunta en tu mente repetidas veces mientras mezclas, por
ejemplo, si una persona de nombre Sabrina Gimenez, nos pregunta si va a aprobar un examen, debes
repetir el nombre al mismo tiempo que te preguntas ¿Aprobará Sabrina el examen….?, varias veces
hasta que creas necesario parar.
La tirada y lectura:

Hay varios métodos de tirada. Lo primero que se aconseja es no tirarse las cartas a uno mismo sin antes
haber logrado cierto nivel de meditación, ya que debemos ser capaces de ser completamente
indiferentes ante el resultado de la lectura. Si se le tira a otra persona los métodos mas comunes son la
tirada de la cruz celta o la de las tres cartas en horizontal para pedir por un SI o NO a la pregunta, en
este caso si salen 2 o mas al derecho es SI, y si salen 2 o mas al inverso, es NO.

La lectura la tienes que hacer con la mente relajada. Debes poder relacionar todas las cartas y mediante
la intuición, encontrar la respuesta.

Tirada de tarot con tres cartas:

El procedimiento es muy sencillo, mezclas los arcanos mayores de cualquier tarot y se los das a cortar a
la persona que va a hacer la consulta luego tomas las 22 cartas boca abajo y le das a elegir a la persona
tres cartas diciéndole que piense en lo que quiere saber, es conveniente que tú no sepas lo que el
consultante quiere averiguar, para que tu respuesta sea imparcial y solo te limites a la interpretación de
las cartas. Las ubicas primero la de la izquierda , luego la de la derecha y luego la del centro.

La que está a tu izquierda es el pasado , la que está en el centro es el presente y la que está a tu derecha
es el futuro. Hacer la interpretación correspondiente.

Tirada simple de Tarot

Tirada de tarot en Cruz:

Esta tirada es un poco una variante de la anterior. Se llama tirada celta, o tirada de tarot en Cruz Celta.
El procedimiento de consulta es parecido al anterior solo que debes hacerle cortar las cartas a la
persona y cuando hace el corte Le pides a la persona que piense en lo que quiere saber .Debes
comenzar a poner las cartas desde arriba del mazo. Comienzas a poner las cartas en el siguiente orden:
primero a tu izquierda que significará el pasado cercano, luego a tu derecha que significará el futuro
cercano, una carta arriba que es el futuro lejano y una carta debajo que significa el pasado lejano. Por
último una carta en el centro de la cruz que significará el presente y la situación actual del consultante.
Si el consultante necesita una pregunta más o aclarar algo puedes agregar una carta más en el centro de
la cruz. Hacer la interpretación correspondiente.

Tirada de Tarot en Cruz

Aquí te dejamos dos tiradas de tarot esenciales, para que las hagas y las practiques. Te deseamos suerte.
Y recuerda: Las cartas nunca se equivocan.

Major Arcana[edit]

0 – The Fool

I – The Magician

II – The High Priestess

III – The Empress

IV – The Emperor

V – The Hierophant

VI – The Lovers

VII – The Chariot

VIII – Strength

IX – The Hermit

X – Wheel of Fortune

XI – Justice

XII – The Hanged Man

XIII – Death

XIV – Temperance

XV – The Devil

XVI – The Tower

XVII – The Star


XVIII – The Moon

XIX – The Sun

XX – Judgement

XXI – The World


El loco

En los arcanos mayores la carta número cero es la carta “El loco”. Esta carta no tiene número o es
marcada con el número cero, porque es una de las cartas más especiales de todo el tarot y una de las
más especiales de los arcanos mayores. Todos los arcanos mayores poseen un número, la carta el loco
no, esto tiene relación con su significado.

La carta el loco significa aquello que está fuera de la norma, aquello que es especial, aquello que es
diferente. Este arcano mayor cuando aparece está dando a entender que las cosas no se hacen de
manera tradicional.

La imagen de la carta es una persona que parece un vagabundo, pero este vagabundo no tiene nada que
ver con los que vemos habitualmente, se trata aquí de observar que “El loco” representa aquello que no
tiene forma, aquello que es innovador y que no quiere ni desea tener estructura.

Por lo tanto representa los viajes inesperados, el salir al encuentro de personas nuevas e innovadoras,
un cambio aparentemente sin sentido y cierto derrumbe de las estructuras.

Para hacer una correcta interpretación de esta carta el Tarotista tiene que no abrir juicio.

Dentro de los movimientos mundiales que hubo, esta carta podría estar asociada con el movimiento
hippie, el planeta que lo rige es Urano, un planeta que habla en principio de revoluciones, pero también
de cambios constantes.

Urano es el planeta que rige al signo de Acuario, y esta carta está completamente influenciada por las
características de este signo, es por eso que la carta explica en su imagen que anda como un pordiosero,
sin rumbo, pero también sin estar atado a nada ni a nadie. Ni siquiera este arcano mayor representa la
rebeldía adolescente, sino que va mucho más allá de ésta, esta carta representa el soltar las amarras sin
tener necesidad de luchar o enfrentarse a ninguna estructura.

Desde el punto de vista más profundo e íntimo la carta “El loco” es un desafío a replantearse todo lo que
sostiene a una persona y todo el entorno, el personaje de la carta parece estar moviéndose, por lo cual
expresa que las cosas no están quietas. Este movimiento y esta exploración de nuevos territorios y
oportunidades se hacen con alegría. No hay pesar ni angustia en esta forma nueva de ser y de estar. No
hay rutina, hay extroversión juego, cantos y cierta falta de respeto.

Desde el punto de vista negativo esta carta puede representar falta de responsabilidad.

Desde el punto de vista positivo una oportunidad para descontracturarse.

El arcano mayor “El loco” es una caja abierta de sorpresas y una forma muy sutil de crecer en un
constante movimiento hacia afuera y hacia adentro. Nada se queda quieto. Nada busca quedar
estacionado. Todo se mueve, todo se transforma. No hay quien lo organice sino el propio instinto que es
un instinto evolucionado y profundo.
El mago

El mago se considera la primera carta del mazo de cartas de Tarot y el primer arcano mayor. Aquí no es
causal ser el primero en todo ya que la carta El mago habla justamente de eso, del poder de poder
manejar a todos y a todos.

La imagen muestra a un mago sobre una mesa, el mago por supuesto no es un mago de los que hacen
magia para espectáculos, es un mago verdadero, parecido a un alquimista que tiene sobre la mesa todos
los objetos para lograr la trasmutación cualquiera sea ella.

El significado de los colores aquí cobra importancia, es de observar que los colores de la vestimenta del
mago son iguales a los elementos que posee sobre la mesa, esto quiere decir que el mago no sólo tiene
manejo sobre los elementos sino que esos elementos son parte de su ser, es por eso que esta carta es
aplicable a lo que se dice de todos los alquimistas cuyo principal objetivo es transmutarse a sí mismos.

Hay quien ve en el sombrero del mago el símbolo del infinito, esto es porque es una carta que da
principio y fin a las cosas, y que aporta siempre un ingrediente que está más allá de lo circunstancial.

La carta “El mago” , por lo tanto quiere decir absoluto control de una situación y una mirada muy
profunda sobre la vida. Si la carta representa a una persona significa una persona que tiene muy claro
hacia dónde va y qué quiere en la vida, si representa una situación la carta significa que no habrá
vacilaciones y que hay un regente de armonía en el orden.

En referencia a la astrología esta carta representa al signo de Aries , pero regido por mercurio, es por
eso que es una carta que implica acción pero con pensamiento. No pretende tener el impulso
desenfrenado de Aries sino un impulso nacido de la certeza y la firmeza en el pensamiento.

El arcano mayor “El mago” habla de la presencia de un hombre importante o de algo interno en una
persona que se encuentra en una muy buena posición. Representa también la sabiduría y el
conocimiento de sí mismo y de las herramientas para resolver los inconvenientes.

Si esta carta aparece en relación a lo económico habla de un éxito y de buenas posibilidades para
progresar, relacionada con la salud está diciendo que una persona puede curarse por sus propios
medios, si está relacionada con el amor y si es una mujer la consultante expresará que ella tiene que
tomar la iniciativa, si es un hombre que le irá bien en el amor y que puede avanzar.

En el aspecto negativo esta carta puede tener que ver con la necesidad de controlarlo todo. Puede ser
una carta que puede estar reflejando a una persona que sea manejadora y que sea un poco
autosuficiente y un poco egocéntrica. Dependerá de qué otras cartas la rodee.

El arcano mayor “El mago”… todo bajo control, todo en el poder de las manos que manejan todas las
situaciones.
La sacerdotisa

El arcano mayor “La sacerdotisa” o papisa es el arcano mayor número dos del Tarot. Su número indica lo
que acompaña a lo masculino, lo que es doble pero que en su poder de ser lo segundo tiene un
conocimiento que no es para la acción sino para la reflexión. La dualidad en este caso no representa
duda sino dos pilares fundamentales para el conocimiento: la autoreflexión junto al poder femenino
unidos.

La imagen representa a una mujer mayor y en buen estado, es decir una mujer que promedia la edad,
no anciana, que sostiene un libro que significa la sabiduría y un cortinado detrás que representa lo que
está oculto en el templo.

Cuando se dice sacerdotisa o papisa, se quiere decir que es la parte femenina del sacerdote o Papa,
quien es el representante del conocimiento esotérico organizado.

La carta habla de una profunda sensibilidad femenina unida al conocimiento y a la autoridad. La


sacerdotisa es quien tiene funciones especiales en el templo, aquellas que no pueden realizar los
hombres, por lo cual representa el conocimiento profundo asociado a lo femenino.

En este caso es una femineidad con sabiduría, una femineidad con fuerte arraigo en la tradición
esotérica.

El vestido rojo está detrás del libro lo que quiere decir que las paciones terrenales son sublimadas por el
conocimiento poseyendo esta carta las llaves que abren los portales que llevan a la trasmutación de las
pasiones y a la modificación de la agresividad innata por la aplicación de las leyes que están escritas.

Estas leyes son esotéricas y antiguas, basadas en la tradición y jerarquías esotéricas.

Si el arcano mayor “El loco” significa un conocimiento profundo de las coas pero con aires renovadores,
esta carta preferirá tener cautela ante situaciones insólitas y leer la ley antes que actuar por impulso.

Desde el punto de vista astrológico esta carta está regida por la luna y por géminis, lo que da la
combinación perfecta entre el pensamiento veloz y la intuición femenina.

Cuando esta carta aparece referida a una persona habla de una mujer consejera y paciente con grandes
conocimientos, si está referida a una situación es una situación en que triunfará la verdad por sobre
todo lo demás, si está relacionada con tomar una decisión explica que hay que apoyarse en el
conocimiento más profundo que cada uno tiene, si se refiere a lo económico pueden haber problemas
legales y se está relacionada al amor habla de una energía muy potente en lo femenino que está por
sobre los demás intereses.

En el aspecto positivo esta carta habla de algo que tiene un fundamento muy antiguo y que no es
posible dejar atrás o desestimar, habla de un conocimiento muy profundo basado en leyes relacionadas
con lo femenino, habla de la intuición femenina gobernando al resto de las cosas.

En cuanto al aspecto negativo podemos decir que esta carta puede dar cierto aburrimiento, cierta
seriedad cuando no hace falta, demasiados prejuicios morales. Dependerá que otras cartas la rodeen.

El arcano mayor “la sacerdotisa”, un halo de misterio te rodea, es necesario leer la antigua ley y actuar
por lo que ella expresa.
La emperatriz

El arcano mayor “La Emperatriz” es el tercer arcano del Tarot. Su significado está relacionado con el
poder femenino y la instauración y regencia de ese poder sobre la tierra.

Si la carta “La Sacerdotisa” significaba un poder femenino basado en la intuición femenina y en las leyes
esotéricas, el poder del arcano mayor “La emperatriz” es un poder apoyado en todo lo que la mujer
puede ser y dar en relación a su esencia asociada a su personalidad.

Sí la carta “La sacerdotisa” era el lado femenino del sacerdote o Papa, la emperatriz es el lado femenino
del arcano mayor “El emperador” o rey. Y cómo lado femenino del poder real es un poder muy fuerte y
tan potente como el masculino.

La imagen de “La emperatriz” muestra a una mujer en pleno vigor sentada en un trono, en su mano
derecha tiene el símbolo del águila que es un símbolo real y símbolo de poder, en su mano izquierda
sostiene un cetro que termina en cruz y que está apoyado en sus genitales lo que habla de que la
emperatriz hace uso de toda su potencia sexual para engendrar y hacer ascender esa energía hacia la
cruz de los cielos. En muchas representaciones la emperatriz tiene pollera roja y toda su parte inferior
de ese color, lo que significa que está nutriéndose del poder de la tierra. La corona dorada con fondo
rojo habla sin embargo de que la Emperatriz enmarca sus pasiones en lo espiritual (el color dorado).

En algunas representaciones se ve a la Emperatriz sentada en un trono alado, lo que habla de que su


gobierno no es sólo terrenal sino que también puede serlo en los territorios del más allá.

Por ser el número tres en los arcanos mayores, está asociada a la trinidad, lo que se ve reflejado
también en la cruz de su cetro. Está gobernada por el planeta Venus y algunos la vinculan también con el
signo de Capricornio lo que trae como consecuencia que el amor y la armonía “bajen” a la tierra.

Cuando esta carta aparece referida al amor significa que el poder de lo femenino gobierna sobre lo
masculino, es positiva cuando se pregunta sobre la maternidad o fecundidad, el sexo y las relaciones
sentimentales; cuando se pregunta sobre una persona significa alguien con una esencia muy femenina
muy potente que estará siempre manejando las situaciones. Referida al dinero esta carta es muy
positiva, recomienda hacer inversiones a largo plazo ; en el trabajo está diciendo que no es conveniente
trabajar como empleado o en segundos puestos sino que es preferible optar por puestos de trabajo
altos, si la persona que hace la consulta es mujer con más razón. Cuando se trata de tener que decidir
esta carta dice que hay que actuar con equilibrio y apoyarse en la propia sensualidad y en los instintos
femeninos. La carta habla de un instinto femenino equilibrado y con mucha firmeza, así que si el
consultante es mujer y esta carta aparece en un buen lugar habla de que es hora de asumir el aspecto
femenino a fondo.

En cuanto a lo negativo esta carta puede dar un exceso de celo, infidelidades o alguien que a partir de su
energía femenina quiere manejar las situaciones.

El arcano mayor “La emperatriz”… el poder de lo femenino asume los riesgos y avanza consiguiendo lo
que necesita, reclamando lo que es suyo, sentándose en su trono.
El emperador

Aquí hablaremos del significado del arcano mayor El emperador. La carta número cuatro del Tarot. El
número cuatro es un número estable y armónico, un número que está en equilibrio, por lo cual esta
carta habla de algo asentado. El cuatro es también los cuatro puntos cardinales, el emperador gobierna
el mundo hacia los cuatro puntos cardinales y nada se le escapa.

La carta habla de un poder terrenal, de un poder fuerte, legal y tradicional. Los emperadores y reyes no
eran elegidos democráticamente sino que nacían como tales, esta carta habla de un poder que es
otorgado no por merecimiento sino por herencia. Esta carta habla de la herencia, de lo que se hereda
tanto como ley y como karma, habla también de la ley que debe hacerse cumplir aunque no sea justa, ya
que esta carta es la que dirime entre lo bueno y lo mano y sin importar como sean las coas reduce todo
a su criterio, que es lo que hace un emperador.

Si vemos la imagen observaremos que nos encontramos ante un emperador que parece sentado pero
que en realidad está haciendo el número cuatro con los pies, a su izquierda tiene el mismo símbolo que
tiene el arcano mayor la Emperatriz, un águila dorada, lo que habla del poder conferido por la tradición
del oro que es la tradición que viene desde antiguos y lejanos tiempos de generación en generación.
Está sentado cómodamente porque no necesita importunarse, está tranquilo y estable mirando como
suceden las cosas en su reino. El báculo tiene la cruz antecedida por la copa, lo que habla de que el
poder le es conferido desde el cielo.

Astrológicamente algunos asocian a este arcano con Júpiter por su magnanimidad y tranquilidad, ya que
Júpiter es un planeta que trasmite eso. Pero hay un aspecto quizá nada tranquilo de esta carta que
puede estar más asociado con Saturno que con Júpiter.

Como sea la carta trasmite estabilidad, paz, armonía, pero también orden, limpieza y cumplimiento
irrevocable de la tradición dada por herencia.

El emperador se regirá por la lógica y administrará justicia sobre todos y todo, lo hará como emperador
y verá que todo lo que existe en el mundo está bajo su cuidado y todos le deben reverencia. Es una carta
solar, es una carta que habla de la lógica, del respeto, de lo tradicional, de la herencia de padres a hijos y
de profesores a discípulos, una carta que habla del mandato divino como una suerte de movimiento
universal que debe ser respetado a rajatabla.

En este caso a diferencia del Papa o Sumo Sacerdote, las leyes con las que se rige El emperador no son
leyes esotéricas sino leyes antiguas relacionadas con la tradición no democrática. Puede ser un poco
fuerte encontrar esta energía en lo cotidiano ya que es una energía antigua, simple pero al mismo
tiempo que exige reverencia y seguir las reglas de la etiqueta.

Si esta carta está referida a una persona será una persona formal que se cree el centro del universo, si
está referida al dinero habla de algo positivo ya que hay mucho oro que le corresponde por mandato, si
está referida a una situación es estable, simple pero que exige ser auténtico sin descollar, una situación
formal; si se refiere al amor habla de algo demasiado formal para dejar fluir las emociones, algo
demasiado serio para ser bueno.

El Emperador rige con su energía solar todo y a todos, tenlo en cuenta.


El sumo sacerdote

Aquí hablaremos del significado del arcano mayor el Sumo Sacerdote (también llamado el Papa).

El sumo sacerdote es el quinto arcano mayor, su lugar de número cinco está expresando que es un
arcano que denota pensamiento con una fuerte personalidad, lo que hace de este arcano una figura que
habla de algo muy potente, muy asentado y también muy masculino.

Dentro de los arcanos que representan figuras masculinas fuertes hay dos que se destacan : el
emperador y el sumo sacerdote, el primero habla de un poder terrenal basado en las leyes , el segundo
que es el que nos interesa en este artículo expresa un poder muy potente con una tradición esotérica
detrás que lo respalda. Podemos decir que esta carta representa toda la antigua ley, la ley del karma
haciéndose cumplir, la ley que considera al tiempo como eterno, la ley de la profundidad del alma.

Si la Papisa le daba a esta ley un sentido más suave y femenino, el sumo sacerdote le da un sentido
cabal, único y que en cierta medida corta y organiza en forma contundente y tajante. La interpretación
de esta carta no tiene que desestimar esta energía, la del esoterismo en su expresión más autentica
pero también en su faceta más despiadada.

La figura tradicional de la carta expresa claramente esto que acabamos de mencionar. El sacerdote tiene
una triple corona lo que habla de que posee los tres poderes: el de la tierra, el de los hombres y el que
proviene del cielo, además significa la conexión espiritual con la trinidad divina.

Posee un manto rojo lo que da a entender que lo terrenal o lo pasional no está exento en este
personaje, podemos ver un báculo que también representa los tres poderes, al ser una triple cruz.

A sus pies hay dos servidores sin rostro, quienes son sus ayudantes y discípulos y quienes les rinden
pleitesía y adoración, lo que significa que la ley se cumple con los respectivos ayudantes, ya sea por la
vía izquierda o por la vía derecha.

La carta está asociada a Júpiter y al signo del zodíaco Tauro. Esto quiere decir que todo lo que caiga bajo
sus designios será más grande de lo normal y tendrá un fuerte arraigo en la tierra. Además de que será
algo inamovible.

Si la carta representa a un hombre será un hombre que tiene antiguos conocimientos esotéricos y que
se mueve por sus leyes, si representa a una situación significa que las cosas se harán pese a quién le
pese, en cuanto al dinero la carta explica que el karma está relacionado con la pérdida o ganancia de
éste, si el sumo sacerdote aparece en relación al amor puede significar que los amantes están unidos
por lasos muy antiguos y que deben ser respetuosos de lo que sienten sus corazones.

EL arcano mayor el sumo sacerdote habla de algo antiguo y a la vez profundo, algo que hay que tratar
con respeto y según la antigua ley, recuérdalo.
Los enamorados

El arcano Mayor Los enamorados es el Arcano número seis de las cartas del Tarot. Una carta que habla
del amor y de la bienaventuranza en el amor. También de las relaciones interpersonales y de cómo la
palabra puede ayudar a avanzar en el camino de la unión con el otro.

La carta es una de las que más tienen movimiento en el Tarot y además una de las pocas en que hay tres
personas en un mismo plano. El número seis de la carta habla de dualidad, habla de que alguien o algo
no están solos y también habla de la expresión entre varios, que se comunica por gestos y por la
palabra.

Es por eso que este arcano es regido por el planeta Mercurio y por el signo de Géminis, también por
Venus, pues estamos hablando de amor y de enamorados.

Es decir que aquí podemos ver dos aspectos básicos que posee esta carta para hacer su interpretación,
uno relacionado con el amor y las relaciones amorosas y otro relacionado con la comunicación y la
interacción entre dos o más personas.

Es así que estas dos facetas que nos muestra la carta, estos dos aspectos, están interrelacionados, ya
que para que haya un verdadero amor tiene que existir la comunicación y el amor personal siempre
puede ser ampliado a los demás, primero con una persona, luego con la familia y luego hasta llegar al
amor por la humanidad.

En la figura vemos a tres personas, parecen hablar entre ellos pero también están dirigiéndose
particularmente al que está en el medio, en la parte superior de la carta observamos a un ángel (Cupido)
quien apunta su flecha. Es el enamorado, quien se halla entre dos opciones, escucha a todos pero es
“flechado” por los designios del cielo. Algunos ven en la figura a una mujer , y al rey en la figura de la
derecha, en muchas otras representaciones de esta carta se ve a dos personas y al ángel solamente,
pero si nos atenemos al significado original, las figuras están hablando y Cupido parece no saber a quién
apuntar, por lo cual esta carta expresa cuestiones relativas a la comunicación y al destino.

Estas pautas que da el arcano mayor Los enamorados están referidas a que es una situación en
movimiento y que no está definida, también una situación en que hay algo superior que en algún
momento dará su flechazo, es decir equilibrará la balanza para un lado u otro, una vez ejecutada la
acción del ángel ya nada se podrá hacer, pero mientras tanto hay que comunicarse, hablar,
intercambiar.

Si es para una persona esta carta indica a alguien muy hábil para los tratos comerciales, si es para una
pareja esta carta dice que hay mucho amor y es positivo, si es para el dinero habla de que es posible
malgastarlo en algunos tratos pocos claros, si habla sobre una situación habla de intercambios de todo
tipo, amores, comercio, comunicación.

El arcano mayor los enamorados, comunicarse, hablar, enamorarse es propicio.


El carruaje

Aquí hablaremos sobre el arcano mayor llamado El carruaje o El carro. El carro corresponde al número
siete de los arcanos mayores, el siete es un número muy especial, es el número de la divinidad, es decir
es cuatro más tres, el cuatro terrenal más el tres de la trinidad celestial, pero también es un número que
tiene movimiento que busca completarse en la acción, por lo cual esta carta habla de un movimiento
hacia adelante que es justamente lo que hace todo carruaje.

En la figura podemos ver a un hombre bien vestido, por lo que puede inferirse que es un noble alguien
de buena posición que lleva el carruaje con tranquilidad. Se ven dos caballos, uno rojo y otro azul, el rojo
corresponde a lo terrenal, el azul a la espiritualidad profunda, los caballos parecen mirar hacia lados
opuestos pero al mismo tiempo parecen andar tranquilos hacia adelante.

El carro está asociado con el cuerpo físico, y esta es una carta que muchas veces tiene que ver con ese
cuerpo, es decir tiene que ver con la salud, ya que el carro es el portador de los vehículos espirituales de
una persona.

El hombre representa el espíritu que comanda la parte salvaje(los caballos) tranquilamente, por lo que
esta carta habla de un avanzar en equilibrio.

Desde el punto de vista astrológico a esta carta se la asocia con el signo de cáncer porque el carro está
relacionado con el caparazón del cangrejo y también con aquel que lleva su casa a todos lados. Sin
embargo también tenemos un avanzar constante por lo que algunos asocian esta carta con el planeta
Marte, es decir, una actitud alejada de la que se tiene cuando se está bajo la influencia de un signo lunar
como lo es cáncer.

Haciendo una interpretación general de esta carta podemos decir que tiene mucho que ver con las
fuerzas que un hombre inteligente utiliza para gobernar sus instintos y avanzar en el plano terrenal, es
por eso que esta carta puede significar éxito, energía, destreza , alguien que sabe hacia adonde va
porque ha desarrollado una especie de instinto equilibrado.

Cómo dijimos, a veces esta carta representa el cuerpo físico, y es el espíritu del hombre quien debe
dirigirlo. Habla sobre el orden espiritual para mantener un cuerpo sano, por lo que cuando está invertida
significa problemas de salud.

Hay una mente además de un espíritu que es la que dirige el carro, es decir que hay un yo pensante que
hace que las cosas sucedan de determinada forma, cuando esta mente adquiere una gran superioridad
es el alma quién dirige los destinos de todos los vehículos, tanto del cuerpo físico, como de los otros
cuerpos energéticos.

Cuando esta carta representa a un hombre es un hombre con mucha energía y claridad que ve hacia
donde dirige sus fuerzas, cuando representa una situación significan que las cosas avanzan con claridad
y son exitosas, en el dinero significa que la dirección tomada es la correcta y que habrá mucho dinero,
en el amor significa que alguna de las dos partes toma la iniciativa y consigue el éxito o que la pareja
avanza bien.

El carruaje es una carta que inspira movimiento, energía, cierta pasión controlada, inteligencia y un
vehículo acorde a la espiritualidad más avanzada.
La justicia

El octavo arcano mayor de las cartas del Tarot se denomina La justicia y cómo su nombre lo indica es
una carta que habla de eso, de todo lo relacionado a la justicia, del ser justo y del equilibrio.

Esta es una carta, precisa, un arcano que nos revela el sentido profundo de nuestra existencia por medio
del peso de cada acción en la balanza.

Se dice que cuando las personas mueren hay un ángel que pone en la balanza las acciones buenas y las
malas, las buenas y malas intenciones, las buenas y malas acciones, de acuerdo hacia donde se incline la
balanza será nuestro destino en el más allá. Este ángel es la justicia. Su número es el ocho porque
simboliza la energía moviéndose en una eterna cinta que no tiene principio ni fin, es decir, el ocho del
infinito, en donde todo es pesado, evaluado y en donde las cosas y los seres buscan el equilibrio.

La figura es la típica figura de la Justicia con algunas variantes significativas, en algunos dibujos antiguos
se muestra a este arcano con alas, lo que habla de una justicia más divina que terrenal, la espada en una
mano y la balanza en la otra, la espada para ajusticiar, la balanza para pesar los hechos. En algunos
dibujos se ve a esta figura con los ojos vendados, lo que quiere decir que la justicia no tiene distingos a
la hora de ser aplicada. Algunas veces se la representa con un sombrero en forma de infinito, en otras
tan sólo con una corona.

Astrológicamente por supuesto que está asociada al signo de Libra, un signo que además de buscar
justicia también está en constante búsqueda del equilibrio.

Toda la carta es explícita y la figura que se ve es tranquila, sin embargo los objetos que porta no son
objetos cualesquiera sino de un peso energético muy grande. Es así que la figura pasa a estar en un
plano secundario, lo que importa no es tanto ella, sino lo que ella significa. Así esta carta habla de una
idea, la idea de equilibrio, la idea de encontrar por medio de la justicia el equilibrio.

La carta además tiene los objetos, es decir tiene el medio por el cual encontrar o llegar a ese equilibrio.
Hay cierto rigor, cierta seriedad e inmutabilidad en el planteo de la justicia, en la implacable ley que dice
que a todo malo le llega su castigo y a todo bueno le llega su recompensa. La carta está expresando que
hay algo superior que nos gobierna y de alguna forma nos enseña. Porque hay un aspecto educador en
esta carta, la educación de conocer la ley y de afrontar sus consecuencias.

Cuando esta carta es asignada a una situación habla de cuestiones legales o situaciones en donde hay
que mirar el aspecto legal, si es asignada a una persona habla de alguien muy recto aunque un poco
formal y aburrido, sin tacha; si está relacionada con el dinero la carta nos quiere decir que debemos
ganar lo que es justo y replantearnos el aspecto monetario dentro del parámetro de justicia; en relación
al amor esta carta habla de relaciones formales con cuestiones legales de por medio.

La justicia, un tema arduo en el mundo de los humanos, ella con su espada y su balanza dominando
todos los aspectos de nuestras vidas.
El ermitaño

Aquí hablaremos del arcano mayor El ermitaño, el noveno arcano del tarot. No es casual el número
nueve, un número de poder, un número místico.

El número nueve es el que representa al hombre en sus tres cuerpos que multiplicado por tres da nueve,
es decir que habla de la triada terrenal, de la triada del hombre y de la triada del cielo. Tres triadas que
abarcan todos los aspectos del ser humano y del universo. Es por eso que esta es una carta muy
importante el Tarot y muy esotérica.

El ermitaño es un símbolo de sabiduría, aquel que se aleja del mundo para conocerse a sí mismo y al
conocerse puede conocer a los demás. Una persona que no necesita el contacto de los hombres, que le
rehúye a lo social y que viene al mundo a buscar y encontrar la verdad en soledad.

Si miramos la imagen del arcano observamos que lleva una lámpara que es la de la sabiduría y un báculo
que apoya como si fuera un bastón, lo que da a entender que es la sabiduría del anciano, de la persona
que ya está de vuelta de muchas cosas. El bastón en algunos dibujos antiguos se lo ve con siete nudos ,
por lo cual algunos asocian esta imagen con Moisés quien en contacto con Dios puede guiar a las
personas.

La carta significa entonces eso: guía esotérica, guía de un anciano, guía de alguien que tiene mucha
sabiduría antigua, un consejero espiritual, un maestro que no busca discípulos.

Desde el punto de vista astrológico se lo asocia con el signo de Virgo, esto es así porque este arcano
posee la capacidad de discriminar entre lo verdadero y lo falso. La característica huraña del arcano y
reservada también puede estar asociada al plantea Plutón quién desciende al fondo de la tierra para
traer ciertas verdades.

La interpretación general de esta carta depende un poco de qué otras cartas estén asociadas, pero
siempre es un llamado de atención hacia la introspección.

La meditación en lo profundo de cada situación que se consulta y el estudio profundo de los temas que
se tratan es siempre bienvenida en una consulta de Tarot, pero cuando en la tirada aparece esta carta
habla que en esa zona hay que profundizar aún más.

Si la carta está referida a una persona habla de alguien como el ermitaño poco sociable y sabio, si la
carta está referida a una situación expresa profunda conciencia de la misma y generalmente habla de
que es necesario detenerse y observar, es decir es una carta que aconseja no actuar. Si está referida al
dinero explica que hay que tener mucho cuidado con el dinero y es hora de ahorrar, referida a la pareja
la carta expresa reflexión y nuevos planteamientos en la relación, si se refiere al trabajo puede estar
queriendo decir que habrá poco trabajo y que es necesario buscar nuevos desafíos que estén con una
base profunda más sólida.

El arcano mayor El ermitaño siempre habla de la oportunidad de ver más adentro, más profundo, en el
silencio de la cueva, ver todo lo que está oculto y actuar con esa sabiduría.
La rueda de la fortuna

El arcano mayor número diez del Tarot es la carta “La rueda de la fortuna”. El número diezal ser
reducido se transforma en número uno, por lo cual esta carta habla de los comienzos, y cómo está en
movimiento la carta habla del movimiento que comienza, es por eso que la imagen de una rueda está
mostrando ese movimiento y también el movimiento perpetuo.

La enseñanza de la carta es que todo final tiene un comienzo y que todo comienzo tiene un final.
Además no se llama rueda de la fortuna por casualidad, la carta habla de la fortuna y del karma , es decir
está relacionada con la ley de causa y efecto, ya que para el esoterismo la suerte no existe.

En la carta tradicional se ve a una rueda y en ella a distintos personajes, generalmente a un mono y a un


conejo, en la parte superior se ve a un ser que parece recordar al diablo. Esto quiere decir que la ley de
causa y efecto es para todos y que la rueda puede transformar a las personas, es decir que el karma se
paga y una persona que en una vida es una cosa (conejo) en la otra puede transformarse en otra cosa
(mono), el diablo en la parte superior está queriendo significar que la ley se cumple en el plano material,
ya que en el orden invisible, es decir lejos de la tierra hay otras leyes. La carta entonces pone énfasis en
la transformación de la materia, por eso habla de la suerte, del juego, del poder obtenido
aparentemente por casualidad.

Desde el punto de vista astrológico se lo asocia con capricornio, quizá porque es un modelo (la rueda) en
donde se puede ascender, también porque como dijimos la carta está firmemente anclada a la tierra,
como el signo de Capricornio.

La carta habla de la suerte, habla de que hay nuevas oportunidades o cosas inesperadas, habla también
de la fortuna, es decir que si hemos pasado un ciclo en que estábamos “arriba” ahora podemos estar
“abajo”, también habla de tener cosas materiales por el solo hecho de tenerlas, es decir se adquieren
bienes inesperados, también puede significar perdida de los mismos.

Si la carta remite a una persona habla de alguien que está teniendo mucha suerte o es tocado por el
bienestar, si remite a una situación habla de una situación nueva, inesperada, que trae nuevas cosas a la
vida de las personas involucradas, si está referida al amor la rueda de la fortuna habla de suerte en el
amor, pero no indica si esta suerte significa que alguien estará con la persona amada o no. Referida al
trabajo significa un nuevo trabajo.

En el aspecto negativo esta carta puede significar algo sorpresivo que no es bueno, depende porque
otras cartas esté rodeada para hacer la interpretación.

La rueda de la fortuna es una carta que siempre significa sorpresas, es el destino llamando a la puerta,
es algo (una situación, una persona, una cosa) que aparentemente no tiene sentido pero que tiene su
simiente en acciones realizadas en el pasado. A tenerlo en cuenta.
La fuerza

El arcano mayor número once del Tarot se llama La fuerza. El número once en numerología es un
número maestro, es decir que esta carta es una carta muy especial. Hay que tener en cuenta que esta es
la carta que se encuentra en la mitad de los arcanos mayores, y cómo es la fuerza, habla de lo que
sostiene. Por lo tanto esta carta está hablando no tanto de hacer fuerza para levantar un objeto pesado
o como se ve en la figura abrir las fauces del león, sino que habla de una fuerza que viene desde adentro
para sostener y permanecer en ese sostén.

La imagen es clara pero puede ser engañosa, en este caso, parece que la mujer está abriendo la boca del
león pero en realidad está sosteniendo la boca del león para que este león no muerda. El león es la
fuerza salvaje cuyos dientes utiliza con agresividad, la mujer está por sobre esa agresividad, es decir que
es la que pacifica. La mujer tiene el símbolo del infinito en su cabeza en forma de sombrero, lo que
significa que gobierna a la materia. La mujer esta conteniendo a la fuerza bruta, algo muy importante en
el significado de esta carta.

Algunos asocian esta carta astrológicamente al signo de Leo, otros expresan que tiene que ver con
Saturno. Aquí Saturno es el aspecto que frena la violencia, y Leo es el aspecto solar de esta carta.

Cómo dijimos la carta habla de detener, frenar, sostener. Siempre que aparece esta carta en una tirada
de Tarot está expresando que alguien o algo, tiene que sobreponerse a una fuerza. Es decir alguien tiene
que producir una fuerza contraria a la fuerza que está dada. Generalmente esta carta habla de que hay
una aspecto que tiene que oponerse a la emoción violenta o a la violencia física, la fuerza que se opone
a todo eso es la fuerza de la conciencia. También puede ser la fuerza del yo, la fuerza moral, la fuerza
ética.

Como podemos observar esta carta parece hablar de una fuerza que es muy diferente a la fuerza bruta.
Por eso cuando aparece esta carta es que el consultante o la situación necesita ser detenida por algo
superior.

Como la carta tiene el símbolo del universo, habla también de que las fuerza universales están a favor de
esta fuerza aplicada al detenimiento de la violencia.

El color saludable dorado de la mujer habla de alguien en un perfecto estado mental y emocional,
alguien que puede detener las cosas casi sin esfuerzo. La fuerza también en esta carta significa fuerza de
voluntad, es decir que pueden vencerse los impulsos negativos aplicando la fuerza persistente de la
voluntad. También los instintos, que es lo que significa el león.

Si la carta es aplicada a una persona habla de alguien contenido, o alguien que sabe moverse en
cuestiones peligrosas y violentas, si es aplicada a una situación habla de una situación, como dijimos
antes, que necesita ser frenada o que es frenada. Si la carta es aplicada al dinero habla de no tan buena
situación económica, si es aplicada al amor la carta dice que hay que detenerse y esperar, puede ser
también que la carta diga que hay que sostener algo en el amor.

Aquí hablamos del arcano mayor La fuerza, una carta muy especial.
El colgado

El arcano mayor número doce del tarot es El colgado, una arcano que no deja lugar a dudas en cuanto a
su significado. El número doce representa el final de un ciclo relacionado con el final de la rueda de
doce, que se reduce al número tres. Es decir que está la carta completa en sí misma y no necesita
movimiento. El arcano es lo opuesto al movimiento, no necesita de nada ni de nadie, al igual que la
trinidad.

En casi todos los dibujos antiguos y modernos la imagen es muy parecida, un hombre pende boca abajo,
colgado de un pie o de otra parte del cuerpo. El colgado está atado de pies y manos, es decir que está en
una postura que le impide actuar, por eso esta carta habla del detenerse, de lo estático y de lo
incómodo.

Algunos asocian esta carta astrológicamente al signo de Libra, porque pende en su centro, en ese caso
sería un Libra alcanzando la perfección. Muchos otros dicen que esta carta está relacionada con Piscis
porque es una carta que logra su perfección por medio del sacrificio.

La imagen habla de una persona que pende y que no está en posición de decidir, su única acción es estar
quieto allí colgando de una soga, esta carta está asociada al faquir y también a cierta escuela de
pensamiento esotérica que dice que por medio del auto sacrificio es posible lograr cosas. Además de
estar asociada al faquir está también vinculada al Hata Yoga, método por el cual una persona puede
lograr la iluminación por medio de posturas que no son muy cómodas.

La carta en general entonces habla de la incomodidad, de no poder moverse, de la parálisis pero


también del método por el cual alguien puede resistir y mientras resiste, evolucionar.

La carta es simple y un poco extraña para los occidentales, pero para los orientales esta carta es sencilla
porque en oriente se tiene como santos a aquellos que penden de sogas y hacen sacrificios corporales,
aquellos que adoptan la incomodidad como una forma de evolucionar.

El colgado también habla de una situación pendular, es decir que se mantiene entre dos cosas o
situaciones y no actúa, puede estar yendo y viniendo de un extremo al otro atrapado en una situación
que no termina de definirse.

También este arcano habla de una situación delicada en cuanto a las pertenencias, en muchos dibujos
de esta carta se ve como caen monedas de los bolsillos del colgado. Esto quiere decir que se pierden
cosas y no se pueden volver a recuperar, desde el punto de vista superior significa que el desapego de
los bienes materiales puede ser positivo.

Si este arcano está referido a una persona habla de alguien que está en una mala posición económica, o
que tiene que detenerse para recobrar fuerzas. Referido al dinero y al trabajo esta carta es negativa,
habla de problemas laborales y falta de dinero, aunque esto puede ser una lección muy buena para la
persona. Si está referida a una situación todo se halla congelado, sin movimiento, estático.

El arcano mayor El colgado nos da una lección: a veces hay que perder cosas materiales para ganar en
sabiduría. Este arcano explica el detenimiento.
La muerte

El arcano número trece del Tarot es La muerte. El número trece siempre ha sido un número muy
especial, es por eso que se lo asocia con la muerte. Particularmente este arcano no lleva la inscripción
de su nombre en ninguna parte de la carta, es decir que tan sólo está designada como la carta número
trece. Esto es así porque la muerte es ausencia de nombre y porque las cosas cuando mueren y
comienzan su nuevo ciclo no tienen nombre. Una carta muy especial pero a la que no hay que tenerle
miedo.

Veamos por qué no hay que temerle.

La muerte en este caso significa un nuevo comienzo, significa el final de un ciclo, puede significar muerte
física pero está más relacionada con el final de un ciclo, es decir final de una relación, final de un tipo de
forma de actuar, final de una empresa, de un tipo de comportamiento, de una amistad, etc.

Si miramos la carta en su dibujo observaremos a la figura de un esqueleto que pasa con su guadaña
sobre un campo donde también hay esqueletos, la guadaña parece levantar a los muertos, el significado
es que la muerte viene a cosechar lo que se plantó en la tierra, sacando afuera todo lo que está
enterrado.

Desde el punto de vista astrológico esta carta está relacionada con el planeta Saturno y con el Dios
griego Cronos, aquel que organizaba el tiempo y que daba fin y comienzo a las horas.

Esta carta es generalmente mal vista por el consultante, porque el dibujo de la misma despierta
fantasías oscuras, pero en algunos Tarots también se muestra como una mujer cosechadora, alguien que
está cosechando, tomando los frutos de la tierra. La carta representa eso, representa el final de un ciclo
y el momento de cosechar, de tomar todo lo que ese ciclo significó.

A diferencia de otras cartas que tienen un significado profundo pero son pasivas , esta carta parece
hablar de movimiento, es un corte, un empezar de nuevo, un final sin aviso, algo que termina para
siempre. Algo que puede ser doloroso porque todavía no se ve lo nuevo que comienza, pero que puede
ser muy positivo.

Los hindúes asocian a este arquetipo con la diosa Kali, la diosa que viene a destruir lo que ya no sirve.
Este es un buen punto de vista para esta carta, pues la muerte destruirá lo inservible para que las cosas
renazcan. Como no existe muerte sin nacimiento, esta carta esta anunciando un final pero también un
principio.

Si esta carta es aplicada a una situación, esa situación se termina para dar comienzo a algo nuevo, si es
asociada a una persona esta carta está diciendo que esa persona viene a terminar con las cosas
existentes. Si la carta está referida al dinero significa un cambio brusco ya sea positivo o negativo en
relación a la economía, si la carta está referida al amor hay sin duda una ruptura de pareja o una especie
de volver a empezar desde cero.

La muerte, el arcano más temido por aquellos que no lo comprenden.


La templanza

El arcano mayor número catorce del tarot es la carta La templanza. La templanza es número catorce lo
que reducido da el número cinco que significa un fuerte acento en la personalidad centrada, con una
gran ayuda de las energías solares, un lugar donde sin dudas, las personas pueden templarse.

Se relaciona a este arcano con el signo de Virgo que es un signo que discrimina y tiene mucha claridad a
la hora de hacer correr el agua de un cántaro a otro, Virgo es en este caso el purificador, quien purifica
las aguas trasladándolas de un recipiente a otro.

Si miramos la figura veremos justamente eso: a un ángel trasladando agua de un cántaro a otro, cada
cántaro en una mano. Puede verse el traspaso del agua, su fluidez. Es un ángel porque está haciendo
una tarea espiritual , no está haciendo algo que se hace todos los días sino que está procediendo a una
especie de magia alquímica por la cual transforma lo que está en un lado al otro y viceversa.

Los colores indican que estamos ante una figura que habla del equilibrio, es decir el cántaro de una
mano es rojo y el otro cántaro es azul, ambos colores se encuentran distribuidos en las ropas del ángel
en forma pareja, dando a entender este equilibrio y esta búsqueda.

Si el arcano mayor la fuerza, habla de un sostenimiento en la fuerza para detener las bajas pasiones,
esta carta por el contrario habla de trasmutar las energías negativas en positivas sin usar la fuerza. Hay
que usar aquí un rasgo del yo superior, hay que usar la alquimia, el poder de la luz para hacer de una
cosa , otra.

Por eso siempre que aparece esta carta en una tirada de Tarot tenemos que tener presente , en
principio que es una carta que está en un nivel superior a otras, es decir , una carta que no está en las
energías terrestres sino en las energías más puras. Luego saber que está hablando de una situación no
estática en la que hay transformación material. La carta indica además que alguien está efectuando ese
pasaje entre una cosa y otra.

Es por eso que al analizar todos los significados de esta carta hay que tener en cuenta su esencia
angélica y superior.

Si la carta se refiere a una persona habla de alguien muy sabio que sabe manejar las cosas con dulzura y
que puede transformar lo que se encuentra a su alrededor. Si se refiere a una situación esta carta habla
de cambio, de que algo está cambiando en planos sutiles. Si la carta se refiere al amor puede hablar de
una época difícil en la que hay que tener en cuenta que puede haber una crisis que generalmente es
sorteada. Si la carta habla de dinero aunque algunos Tarotistas la dan como positiva, a veces esta carta
indica que el dinero tiene que transformarse en otra cosa, inversiones, tierras, objetos para que siga
circulando.

La carta la templanza es una carta que habla de pureza, de armonía y de transformación.


El diablo

El arcano mayor número quince de las cartas del Tarot es el diablo.

El número quince al ser reducido se transforma en seis, número que siempre estuvo asociado a las
huestes del mal o las bajas pasiones. Para entender el significado del número seis hay que entender que
la completud del ser humano se logra cuando existen las tres triadas: la inferior, la media y la superior,
el número seis se asocia con lo diabólico porque representa al hombre desunido de su esencia, es decir
el hombre en su parte bestial, separado de la triada superior. El dibujo de la carta habla de eso.

En ella podemos ver a una figura diabólica con las de ángel y cuernos de carnero , generalmente
representada con patas de águila , sostiene(en casi todos los dibujos) una espada en la mano y posee
dos acólitos atados que son sus sirvientes.

Estos personajes atados al diablo significan por un lado a todos aquellos que están atados a las bajas
pasiones y por otro lado significa el aspecto más terrenal de la materialización del mal, ya que el aspecto
más superior de la maldad está representado por el ángel, que al mismo tiempo representa el ángel
caído que menciona la biblia.

Por lo tanto la carta El diablo significa el mal, las bajas pasiones, lo que está en un nivel inferior, la
envidia y muchas de las emociones más bajas que puede sentir el ser humano.

Así como hay cartas que representan una energía cristalina, esta carta representa una energía oscura.
Independientemente de la interpretación que le demos a la carta debemos saber que esa energía oscura
está predominando y que ella es la energía que manda.

Desde el punto de vista astrológico a esta energía puede asociársela con Escorpio y con el planeta
Marte, ya que es una energía que viene de las profundidades de la tierra con cierto aspecto ponzoñoso y
que irrumpe. No es una carta tranquila, la espada que sostiene el diablo habla de que es una carta que
está en acción, es decir que no es estable y que busca el desequilibrio en el afuera, ese es el significado
de la espada en esta carta.

Si la carta habla de una persona generalmente está hablando de alguien muy oscuro o con problemas de
drogadicción u otras problemáticas parecidas. Desde el punto de vista esotérico debemos decir que es
una persona muy antigua, un alma antigua como gustan decir algunos que está ejerciendo una
influencia muy mala y que tiene mucho poder. Si la carta habla de una situación está diciendo que la
situación es muy densa, peligrosa, donde hay maldad y malas intenciones. Si habla del amor puede estar
queriendo hablar de lujuria o solamente de atracción sexual, es decir amor sin una intención de unión
en el corazón. Si la carta está referida al dinero estará hablando de problemas graves de dinero o deudas
por juego. SI está referida al trabajo habla de envidias o pérdida de puestos de trabajo.

La carta número quince del tarot El diablo es una carta muy especial, habla de la maldad y las bajas
pasiones.
La torre

El arcano número diez y seis del Tarot se llama La torre, o también La casa de Dios. El número diez y seis
al ser reducido se transforma en siete, por lo cual esta carta habla de una energía divina y la energía que
está relacionada con el número que se asocia al ser humano regido por las leyes divinas, a los septenios
o etapas que regulan los ciclos y a todo lo que se multiplica a partir del número siete.

Si miramos el dibujo veremos una imagen muy espectacular, se ve a una torre atacada por un rayo, y se
ven también a personas que caen, como si estuvieran cayendo de la torre, en algunos dibujos puede
verse la imagen de una corona en la parte alta de la torre, como si el rayo hubiera separado la corona
que estaba en lo alto del edificio, intentando derribarla. Sin dudas es una carta fuerte que habla de un
acontecimiento que no es habitual.

Esta carta también se llama La casa de Dios porque recuerda las dos ciudades que Dios destruyó,
llamadas Sodoma y Gomorra, el rayo cae como castigo divino y destruye lo que ya no sirve. La casa de
Dios o la torre es una carta que habla de destrucción de algo inservible, es decir que cuando algo no
puede seguir porque tiene bases falsas aparece la destrucción.

Se asocia a esta carta con el planeta Marte que es el que regirá el fuego de la destrucción, también suele
asociársela con el signo de Aries por la violencia que genera y porque no hay vuelta atrás una vez
realizado el acto de tirar abajo lo que está construido.

Aunque puede estar relacionada con la carta la Muerte y con la carta La resurrección, aquí se habla de
que lo construido se derrumba, es decir que esta carta está especificando que hay algo que derrumbar.
El rayo viene del cielo y es luz que transforma destruyendo lo inservible. Es por eso que donde esta carta
aparece está indicando que allí hay una situación que ya no podrá continuar y que caerá en forma
inesperada y violenta.

Esta carta puede dar accidentes en algunos casos, pero los accidentes son producto de acciones que se
hacen por imprudencia, es decir se castiga al imprudente, se destruye lo que no está en armonía, lo que
tiene bases que no son sólidas o lo que ya no tiene significación.

Es interesante pensar que hay muchas situaciones, relaciones y cosas que en un momento dado tienen
que destruirse para que aparezcan nuevas oportunidades. En ese sentido la carta puede castigar pero
también es una ruptura con todo lo construido en el pasado. Cuando sentimos que hay algo que ya no
funciona más, que es falso, que no es adecuado, el rayo divino viene a destruirlo. Si no percibimos la
desarmonía, al rayo no le interesa, vendrá igual.

Si esta carta está asociada a una persona significa alguien que viene a terminar con asuntos
postergados, alguien con gran energía que viene a acabar con lo que está mal construido. Si está
asociada a una situación significa que esa situación se termina. Si está asociada al dinero la carta habla
de una catástrofe financiera o de un final para algunas formas económicas que no eran del todo sanas.
Si la carta se refiere al amor habla de rupturas, finales de relación, problemas que terminan alejando a
los amantes, noviazgos que no se realizan.

La carta La torre habla de la destrucción, un tema un tanto difícil para los occidentales, pero que hay que
tenerlo muy en cuenta, ya que no se puede construir algo nuevo si no se destruyó lo antiguo.
La estrella

El arcano mayor número diez y siete del Tarot es La estrella. El número diez y siete se transforma en el
número ocho, que significa en este caso universalidad asentada en el ciclo infinito. Ocho también es el
agua de los escorpiones que en este caso está purificada por la luz de las estrellas.

El dibujo de esta carta da una idea de limpieza y purificación, su imagen central es la de una mujer que
arroja con dos cuencos agua en un rio. Las estrellas, generalmente de ocho puntas, se ven en el cielo,
significado del ocho del infinito. Si en el arcano mayor La templanza teníamos a una mujer ángel
llevando agua de un jarro a otro, aquí el agua es arrojada al rio, es decir que el agua no se transforma
sino que fluye. Esto es importante al establecer la energía que tiene esta carta: la carta habla de fluidez,
de que la energía corre. Es decir que la estrella habla de una energía luminosa (la estrella) que hace
correr el agua de las emociones y de aquello que está estancado. Las plantas, el pájaro y el agua, hablan
de una carta que además tiene que ver con la fertilidad. La mujer joven también expresa este aspecto.

La carta La estrella está asociada con el signo de Acuario porque trae limpieza y renovación, también
porque tiene un ojo más allá de lo humano pero se ocupa de los asuntos terrenales. El agua que fluye es
para Acuario el agua que se utiliza en común.

La carta habla de que en las relaciones puede haber una transformación, de que es posible con la ayuda
del cielo convocar a la purificación del agua y a borrar toda huella del pasado.

La carta es alegre, produce renovación, no habla de oscuridades y no tiene prejuicios, es la imagen de la


pureza, por eso es una carta desde todo punto de vista auspiciosa.

Hay también que tener en cuenta que esta es una carta que habla de la inocencia y la pureza femenina,
sin importar que el consultante sea hombre o mujer. Es decir como energía esencial de lo femenino
actuando en su aspecto más puro.

Si la carta está referida a una situación habla de una situación donde las cosas funcionan muy bien, sin
problemas en las relaciones, si hay conflictos la carta explica que serán solucionados. Si la carta se
refiere a una persona habla de alguien sabio o que está en una postura en que puede organizar el caos y
dar nuevo aire a lo que lo rodea, también esta carta habla de alguien muy puro que puede unir a la
familia o a un grupo de amigos. Si la carta se refiere al dinero habrá mucha suerte en lo económico,
siempre y cuando se preste, se regale, se ofrezca. Cuando la carta aparece en la zona del trabajo habla
de una renovación y de un cambio positivo. En el amor esta carta es muy positiva, se consigue lo que se
quiere y se es feliz.

El arcano mayor la estrella: felicidad.


La luna

El arcano mayor número diez y ocho es La luna. El número diez y ocho al ser reducido se transforma en
el número nueve que es un número místico y que tiene connotaciones de oscuridad y de palabras no
dichas. Es por eso que La luna no es una carta luminosa sino que es una carta más bien mística y oscura.

Esto lo podemos visualizar claramente en el dibujo que posee la carta, allí vemos a dos lobos que están
recibiendo la luz lunar, como si quisieran alimentarse de ella. Esto quiere decir que la carta se alimenta
de los reflejos y no de la luz clara y pura del sol. Vemos también un lago que generalmente tiene en su
fondo un escorpión. Detrás de esta escena se pueden ver castillos, esto quiere decir que la carta no es
una carta que está hablando de acciones que se hacen en la sociedad sino que está fuera de ella. Los
castillos parecen estar muy lejos, la luna ocupa casi toda la carta, porque el impulso lunar está ajeno a
los prejuicios o ideas morales y sociales.

Es decir que esta es una carta que habla de acciones relacionadas con el ensueño y con cosas prohibidas
que tienen que ver más con los reflejos que con la realidad.

La carta está relacionada astrológicamente con Cáncer, aunque también algunos la relacionan con cierto
aspecto de escorpio.

Pero para su interpretación general es muy útil entender que es la representación fiel de la energía
canceriana.

Es decir, la carta representa a la energía lunar, femenina, no decidida, que adelanta dos pasos y
retrocede uno, igual que el cangrejo. Como dijimos tiene que ver con el ensueño, tiene que ver también
con los tránsitos lunares, es decir que habla de algo que es muy cambiante, que va decreciendo y luego
renace. Una carta muy especial en el sentido de que puede dar pautas muy concretas de un estilo de
personalidad o de ciertas formas de manejarse en la vida.

La carta está hundida en el fango , es decir que no se espera cuando aparece en una tirada, que las
emociones o situaciones sean abiertas y claras sino todo lo contrario.

Si la carta El diablo habla de la maldad y de las bajas pasiones, esta carta habla de las pasiones
empantanadas y no se refiere específicamente a la maldad consiente sino a todo lo que se hace en
forma inconsciente. El aspecto positivo de esta carta está dado porque en ella se ven los rasgos
materiales del ensueño, puede ser muy buena para un artista o alguien que esté constantemente en ese
mundo.

Si la carta está referida a una persona habla de alguien que está en un mundo inmaterial, un poco
viviendo en una fantasía. Si la carta habla de una situación está diciendo que hay problemas que no se
resuelven, algo que sigue en el mismo lugar y está estancado. Si la carta habla del amor puede dar falsas
expectativas, o falsas promesas. Si está referida al dinero habla de falta de dinero, poca claridad para
conseguirlo.

La luna ilumina un poco la oscuridad en el fondo del agua. Se ve l reflejo, de eso habla esta carta.
El sol

El arcano mayor El sol es el arcano número diez y nueve de los arcanos mayores que reducido a un
número de una cifra da el número uno. El numero uno es solaridad, sentido inequívoco, principio de
algo, solaridad en el presente.

Es por eso que la carta El sol significa siempre un inicio con toda la energía que puede tener ese astro,
además al ser número uno se está hablando aquí de un fuerte apego a la personalidad, a la energía que
inicia, al impulso, pero de la personalidad.

El dibujo muestra a dos niños (la imagen de lo que comienza, de la vida que se inicia) bañados por los
rayos del sol. Se ve que el sol es muy potente y los niños están debajo de él recibiendo su energía.
También se ve detrás un pequeño muro cuyo significado expresa que los niños son felices pero están un
poco limitados. Estamos aquí hablando de una carta referida a problemas de la tierra. No tanto a los
designios del cielo o a cuestiones altamente espirituales. Estamos hablando de una carta que es desde
todo punto de vista más práctica que otra cosa.

Esta carta habla de la pureza de los niños y de los inicios, astrológicamente se la puede asociar con el
signo de Leo, no con la parte leonina más egocéntrica, sino con la parte o aspecto de este signo que está
centrado en sí mismo.

Porque esta carta siempre hablará de la luz del yo. Esto es útil para saber que donde aparece esta carta
hay algo relacionado con esta luz solar, con la luz que tiene una persona pero que no viene del alma sino
que viene más de la personalidad.

La personalidad es muy útil para hacer muchísimas cosas en la vida, la personalidad, el yo, el estar
centrados en nosotros mismos ayuda a que podamos decidir, a que podamos actuar con el raciocinio
que nuestro yo quiere imponer.

Ese es otro aspecto a tener en cuenta con este arcano mayor. Es un arcano que habla de la razón. Es
decir, de cómo la fuerza de la luz solar con su racionalidad se impone a otras fuerzas, por eso es una
carta opuesta a la de la luna y también al diablo.

La carta El sol tiene la particularidad de iluminar la zona en donde aparezca dentro de una tirada,
ilumina como lo hace el sol, trayendo claridad, trayendo bienaventuranza.

Si esta carta habla de una persona está hablando de alguien que tiene las cosas muy claras y que se
mueve en la vida por lo que piensa, es decir una persona sin dobleces. Si esta carta se refiere a una
situación está diciendo que la situación es positiva, que está muy bien iluminada y que no hay riesgos. Si
esta carta se refiere al amor generalmente es positiva, siempre y cuando no haya cosas ocultas entre los
amantes, esta carta tiene el poder de iluminar esas oscuridades, así que hay que tenerlo en cuenta. Si
habla del dinero está diciendo que viene mucho dinero, los rayos dorados del sol traerán prosperidad.

El sol, una carta esencial que habla de estar centrados en nuestra propia luz, ¿interesante verdad?
El juicio

El arcano mayor El juicio es el arcano número veinte del Tarot. El número veinte reducido se transforma
en número dos, esto quiere decir que es una carta en que la energía se paraliza. Luego del comienzo,
existe la pronta paralización y reflexión

Si miramos el dibujo de la carta veremos a tres personas salir de sus tumbas y sobre ellas el ángel
tocando una trompeta. El dibujo tiene muchas lecturas, la más obvia es la que habla de la resurrección,
también del juicio final, ya que el ángel parece ser el ángel del apocalipsis. Pero la carta no significa
apocalipsis sino la reflexión que se hace sobre la relación entre nuestros deseos y nuestra conciencia. Es
decir, el ángel que toca la trompeta, es el ángel de la conciencia y los muertos resucitan para mirarse
entre sí, para verse, para observar la limpidez de sus cuerpos y de sus mentes, cuánta limpidez hay. Las
figuras dan un indicio también sobre que esta situación no es una situación que sucede en una
determinada edad, sino que sucede cuando queramos. Así como la muerte puede venir en cualquier
momento, el juicio también llega en cualquier momento de nuestras vidas, es por eso que vemos a un
anciano entre los resucitados y a una mujer joven también. Es decir mujeres, ancianos, hombres jóvenes
(el tercer personaje parece ser un joven) todos pueden hacer el juicio en sus vidas.

La carta el juicio es asociada con el planeta Saturno porque es una carta hace un final y un nuevo
principio, este planeta también gobierna a la carta La muerte, pero en el caso de esta carta, aquí el final
no es de una situación sino que está relacionado con la conciencia, es decir con algo en el espíritu de las
personas.

La carta el Juicio significa el revisar en el interior lo que está bien y lo que está mal, es decir hacer un
replanteo profundo relacionado con los valores.

Es por eso que es también el juicio final, porque en el juicio final se pondrán a todos los hombres en una
balanza y se verá quién actuó bien y quién no. La resurrección en este caso tiene que ver con lo que se
hace después de hacer este examen de conciencia, ya que la carta significa algo que está a examen y
que adquiere una nueva forma o un nuevo curso.

Hay que tener en cuenta que cuando esta carta aparece en la tirada está hablando de un replanteo
profundo, es decir la trompeta y los rayos del sol no dejarán escapar a nadie de ese replanteo y el sol
iluminará la situación para que se haga lo que debe hacerse.

Si la carta se refiere a una persona está hablando de una persona que está cuestionándose su vida en
profundidad. Si la carta habla de un situación está diciendo que hay algo inestable y que hay algo en
riesgo, hay algo en donde no se puede continuar y se hace un cambio. Si la carta habla del dinero puede
dar pérdida económica si no se toma un nuevo rumbo, oportunidad para reflexionar sobre dónde se
invierte. Si habla del amor está hablando de un replanteo de una pareja, si no hay pareja está diciendo
que las personas tienen que replantearse profundamente el aspecto amoroso, es decir si le gusta el
otro, si están enamoradas, etc.etc.

La carta el juicio habla de hacer una profunda reflexión sobre qué es lo más importante. Una carta muy
especial, no siempre comprendida.
El mundo

El arcano número veintiuno es El mundo. El Número veintiuno puede reducirse al número tres, por lo
que esta carta está hablando de una perfecta armonía, de la trinidad divina, aquella trinidad que
gobierna a todos y a todo.

El dibujo de la carta es muy armónico aunque no es quizá muy simpático, se ve una figura angélica en el
centro de un óvalo conformado generalmente con laureles, esta figura suele tener a veces una espada,
en las cuatro esquinas de la carta se ve a diferentes figuras: un león, un toro, un águila y un ángel. Las
cuatro figuras representan los cuatro puntos cardinales y los cuatro elementos: fuego, aire, agua y
tierra.

La mujer que se encuentra en el centro significa el planeta tierra o mejor dicho el espíritu de la tierra.

La carta está asociada con Júpiter y con Virgo, aunque hay muchas divergencias en cuanto a lo
astrológico, podríamos decir que la carta en realidad representa a todos los signos y todos los planetas
juntos.

Esta carta suele ser la última carta del Tarot, ya que la carta El loco no se cuenta. Es por eso que el Tarot
comienza con una carta importante, El mago y culmina con otra carta importante como El mundo,
cuando decimos importantes queremos decir que son cartas que hablan de una completud, de algo que
no posee conflicto, y que posee cierta sabiduría interna que nos puede ser muy útil para entender todo
el Tarot.

La carta El mundo es armonía y paz, es el mundo en su ideal , es decir el mundo en su pureza.

Los cuatro puntos cardinales están representados en la carta porque se nos quiere expresar que la
armonía es en toda su extensión y hacia todos los lugares. No hay lugar en que no haya armonía. Por eso
esta carta es sinónimo de bienaventuranza, paz, alegría y sobretodo armonía general.

Aquí no hay conflictos de ninguna especie, es decir no hay opuestos, ni hay lucha.

Como carta final del Tarot nos está diciendo que todo concluye en armonía, la carta es también una
especie de aspiración y corresponde al ser humano en su máxima evolución.

Si esta carta corresponde a una persona es alguien sabio o que está en perfecto equilibrio con su medio
ambiente. Si la carta está referida a una situación, todo está funcionando muy bien, todo marcha sobre
ruedas. Si la carta está referida al amor quiere decir que el amor no sólo florecerá sino que tendrá una
profundidad inusual y unas características muy especiales, lo que la persona estaba buscando. Si se
refiere al dinero esta carta habla de que nada de lo que se tiene esta ni de menos ni de más, es decir se
tendrá el dinero que se necesita de acuerdo a un orden que quizá el ser humano no pueda entender.