Está en la página 1de 7

Guerra del Pacífico

La guerra del Pacífico, también denominada guerra del Guano y del Salitre, fue un
conflicto armado acontecido entre 1879 y 1883 que enfrentó a Chile contra los
aliados Bolivia y Perú. La guerra se desarrolló en el océano Pacífico, en el desierto de
Atacama y en las serranías y valles peruanos.
En febrero de 1878 Bolivia estableció un nuevo impuesto a la empresa chilena Compañía
de Salitres y Ferrocarril de Antofagasta (CSFA), en violación del tratado de límites de
1874 que prohibía nuevos impuestos o el aumento de estos. Chile protestó y solicitó
someter el pleito a un arbitraje, pero, el gobierno boliviano de Hilarión Daza consideraba el
asunto como interno y sujeto a la jurisdicción de las cortes bolivianas. Chile insistió y
advirtió al gobierno boliviano que Chile no se consideraría ligado al tratado limítrofe de
1874 si Bolivia no suspendía el impuesto. Por el contrario, el gobierno boliviano rescindió
la licencia a la compañía chilena, embargó sus bienes, y los puso a remate. El día del
remate, el 14 de febrero de 1879, las fuerzas militares chilenas ocuparon la población
boliviana de Antofagasta sin resistencia, una ciudad mayoritariamente habitada por
chilenos, y avanzaron en pocos días hasta el paralelo 23°S. La zona entre el Río Loa y el
paralelo 23°S permaneció bajo soberanía boliviana.
El Perú, que había firmado con Bolivia un Tratado de alianza defensiva con carácter
secreto, ordenó preparar sus fuerzas militares y simultáneamente envió un diplomático a
Chile para mediar. Ante el avance chileno en territorio disputado, el 1 de marzo, Bolivia se
declaró en estado de guerra contra Chile. Cuando Perú se negó a permanecer neutral,
Chile declaró la guerra a ambos aliados el 5 de abril de 1879. El 6 de abril, el Perú declaró
el casus foederis, es decir, la entrada en vigor de la alianza secreta con Bolivia.
Aunque el impuesto de los diez centavos y el tratado de 1873 aparecen a primera vista
como los detonantes del conflicto, las causas fundamentales de la guerra fueron profundas
y complejas. Entre ellas los historiadores señalan la vaguedad de las fronteras coloniales,
el interés por el negocio del salitre y la tensión producida por las diferencias entre el
progreso de Chile y la inestabilidad política y económica de los aliados. A ello se añade la
competencia entre Perú y Chile por la hegemonía regional que incluía una alianza con
Bolivia como aliado menor.
Los territorios disputados así como las zonas aledañas se ubican en el desierto de
Atacama, que en aquel tiempo tenían acceso expedito solo por mar. En los primeros seis
meses, Chile logró la supremacía naval, indispensable para conquistar las zonas costeras
del desierto. Antes de fines de 1879 ocupó la provincia peruana de Tarapacá y a
comienzos de 1880 ocupó la zona de Tacna y Arica, tras lo cual Bolivia abandonó
militarmente la guerra. Luego, en enero de 1881, tras vencer en las batallas
de Chorrillos y Miraflores al ejército peruano, las fuerzas chilenas ocuparon Lima. Después
de estas campañas, la guerra entre Chile y Perú continuó por dos años más entre los
remanentes del ejército, guerrillas y montoneros peruanos contra las fuerzas chilenas de
ocupación, hasta la firma del Tratado de Ancón en 1883 en la que Perú, entre otras cosas,
cedió el Departamento de Tarapacá y le fueron retenidas las provincias de Arica y Tacna.
Al año siguiente se firmó el Pacto de Tregua entre Bolivia y Chile de 1884 que puso fin al
estado de guerra entre ambos países. Por su omisión en el tratado, Bolivia aceptó la
anexión chilena de la franja 23°S-24°S. Bolivia aceptó la ocupación militar chilena de la
zona entre el Río Loa y el paralelo 23°S, pero su soberanía quedó en disputa y fue
resuelta a favor de Chile en el Tratado de 1904 entre Chile y Bolivia. En el Tratado de
Lima de 1929 Chile devolvió Tacna al Perú y Arica fue cedida a Chile.

https://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_del_Pacífico
La guerra con Chile fue probablemente el acontecimiento más
importante de nuestra historia republicana, dadas las
consecuencias que en el corto y largo plazo tuvo para la política
y la economía nacionales. La memoria que los historiadores y el
sistema educativo construyeron sobre ella ha sido, por su parte,
un elemento clave para la formación de una identidad y una
conciencia entre la población en torno a la peruanidad.

Para empezar, creo que más apropiado que el nombre


de Guerra del Pacífico, que es el que de ordinario recibe,
sería el de ‘Guerra del Salitre’, por ser la posesión de este
fertilizante el desencadenante del conflicto. Hubo otras
conflagraciones que tuvieron como teatro de operaciones el
Océano Pacífico, como el enfrentamiento entre Estados Unidos
y Japón, en el marco de la Segunda Guerra Mundial, o el de
China contra Inglaterra en el siglo XIX, conocida como la
Guerra del Opio.

En la semana que concluye se realizó el III Congreso de la


Asociación Peruana de Historia Económica en la ciudad de
Arequipa, coorganizado con la Universidad Nacional de San
Agustín y la Universidad Católica de San Pablo. Una de las
mesas tuvo como tema la Guerra del Pacífico. Fue
interesante y saludable ver a historiadores peruanos y chilenos
debatir sobre los orígenes económicos de un conflicto que ahora
podemos contemplar con la serenidad de cinco generaciones de
distancia.

Los historiadores chilenos Carlos Donoso y Sergio González


presentaron una línea de interpretación sugerente, en la que la
renegociación entre los gobiernos del Perú y Bolivia del acuerdo
aduanero que mantenían desde 1848 ocuparía un lugar central.
Según este acuerdo, el comercio boliviano de importación
discurriría por los puertos peruanos del sur. Principalmente por
Arica, pero también por Quilca y Mollendo. Este último puerto
cobró relevancia desde 1876, a raíz de la culminación del
ferrocarril del sur, que unió Mollendo con Puno, que había sido
priorizado por el gobierno peruano sobre otras líneas férreas,
precisamente con vistas a reforzar la conexión de la economía
boliviana con el sur peruano. Esta conexión tenía largos
antecedentes desde tiempos coloniales, pero se había visto
relativamente amenazada por el crecimiento del puerto de
Buenos Aires desde el siglo XVIII, que se ofrecía como una vía
alternativa para conectar a la economía de Bolivia con el
mercado mundial.

De acuerdo con el arreglo de 1848, que puso fin al conflicto


desatado por la invasión boliviana del sur peruano en los años
previos, los puertos del sur peruano recibirían las importaciones
bolivianas, aplicando el gobierno del Perú sus leyes arancelarias
y transfiriendo al gobierno boliviano una cantidad de dinero que
compensaba los derechos de aduanas pagados al fisco peruano
por las mercaderías destinadas al territorio boliviano. En 1864
se fijó en 400.000 soles de plata esta cantidad, que el Perú
entregaba en armadas mensuales de 33.333 soles. Esta suma
representaba una proporción no desdeñable de los ingresos del
fisco boliviano. Resulta llamativo, sin embargo, como destacó
Donoso en su presentación, que Bolivia confiase a su vecino un
área de gobierno tan delicada. A cambio de prescindir del
mantenimiento de sus propios puertos y oficinas de aduanas, el
país altiplánico dejaba en manos del Perú la llave de su
comercio exterior.

Ello tendría una explicación en que las rutas para el transporte


de mercadería desde el puerto boliviano de Cobija, en la costa
de Antofagasta, eran mucho peores que las existentes desde
Mollendo o desde Arica. Desde la época colonial este puerto
había sido el “ascensor de Potosí”; vale decir, el punto por el que
salían las exportaciones de la minería alto peruana e ingresaban
los insumos necesarios para ella como, por ejemplo, el azogue y
los instrumentos de fierro. Era algo así como el puerto natural
de Bolivia.

Sin embargo, en vísperas de la guerra de 1879, el gobierno


boliviano de Hilarión Daza pidió que la remesa anual del Perú
se incrementase a la cantidad de 800.000 soles de plata: el
doble de la suma vigente. El Perú se negó, argumentando que
los impuestos pagados por las mercaderías destinadas a Bolivia
no rendían tanto como para justificar dicho incremento.
Necesitado de ingresos, el gobierno de Daza aplicó entonces un
impuesto a las exportaciones de salitre de su territorio, en
manos principalmente de empresas chilenas.

Sobre el papel, este impuesto favorecía los intereses peruanos,


pero nadie sabe cómo terminarán las cosas. Entre 1876 y1878, a
fin de enfrentar la disminución de las ventas de guano, el Perú
había expropiado los yacimientos y las oficinas salitreras de
Tarapacá, convirtiendo las exportaciones de salitre en un
monopolio estatal. Con el impuesto, el salitre boliviano tendría
que elevar su precio, favoreciendo así la venta del salitre
peruano.

La historia, sin embargo, tomó otros caminos: las empresas


chilenas rehusaron al pago del impuesto y, ante la amenaza de
su expropiación por parte del gobierno de Bolivia, el ejército
chileno ocupó el litoral boliviano en el inicio de 1879. La guerra,
en la que el Perú terminaría envuelto, había comenzado.

La dependencia que de la exportación de las materias primas


tuvieron los gobiernos sudamericanos para nutrir sus arcas
fiscales trajo como consecuencia no solamente la volatilidad de
los ingresos del gobierno (que padecemos hasta el día de hoy),
sino también la guerra por los recursos. Habrá que seguir
investigando la línea de interpretación propuesta por Donoso,
pero sin duda fue recién cuando el Perú perdió sus yacimientos
de guano y de salitre con la guerra de 1879 que el país procedió
a una reforma fiscal que volvió mucho más estables, aunque
también más reducidos, los ingresos estatales. Pero con el
estallido de la Primera Guerra Mundial otra vez las
exportaciones de materias primas se volvieron rutilantes y el
sistema fiscal volvió a prenderse de ellas, aunque esta vez por la
vía del impuesto y no por la de la expropiación, como había sido
el patrón del siglo XIX. Una muestra de que, al menos en este
terreno, habíamos sacado una lección de la historia.

https://elcomercio.pe/opinion/columnistas/guerra-pacifico-guerra-salitre-carlos-contreras-
noticia-449507
Hace 138 años, un 5 de abril de 1879, Chile le declaró la guerra a Bolivia y
Perú, el hecho fue denominado como "La Guerra del Pacífico" por el guano
y el salitre, el conflicto que duró hasta 1883. En el libro "Guerra del Pacífico"
de Carlos López Urrutia, el autor detalla momentos claves de este hecho:
"cuando Lavalle se negó terminantemente a aceptar la propuesta chilena, Pinto
comprendió que no quedaba otra alternativa y pidió al Congreso la
declaración de guerra contra el Perú. Era el 5 de abril de 1879." Se lee en el
ejemplar.

CONTEXTO

Los extensos desiertos, la falta de agua y de caminos y el aislamiento de las


poblaciones costeras, eran una indicación clara que los países beligerantes
tendrían que intentar el control de las vías marítimas como primera medida.
Bolivia no contaba con una fuerza naval, fue así que el peso y la
responsabilidad de la campaña marítima iba a recaer sobre el Perú, el país
contaba con su mayor armamento de ese entonces que era el monitor
Huáscar de 1.130 toneladas, un buque blindado con una torre artillada doble
en la línea de crujía. Por otro lado, los chilenos mantenían a su ejercito
organizado para confrontar sin medida alguna, tenían mulas grandes que les
servían de soporte. Se estima que en dicho enfrentamiento hubo alrededor de
20 mil muertos, entre civiles y militares. La citada guerra , que aún hoy
después de más de un siglo de haberse dado, genera polémica en ambos
países. El final de este hecho bélico se dio el de octubre de 1883 con la firma
del Tratado de Ancón. Según este documento, la provincia de Tarapacá pasó a
manos chilenas permanentemente y las provincias de Arica y Tacna quedaron
bajo administración de dicho país por un tiempo de 10 años, tras esto se
decidiría, vía pleibiscito a qué país iban ambas. Fue en 1929 que se firmó el
Tratado de Lima, mediante el cual se decidió que gran parte de la provincia de
Tacna fuese devuelta al Perú. Mariano Ignacio Prado, Aníbal Pinto e Hilarión
Daza, eran los presidentes de Perú, Chile y Bolivia, al inicio de la Guerra del
Pacífico. https://diariocorreo.pe/cultura/guerra-del-pacifico-hace-138-
anos-chile-declaro-la-guerra-al-peru-741555/
Guerra del Pacifico

La Guerra del del Pacífico o Guerra de Chile contra Perú y Bolivia fue un conflicto de América
del Sur que tuvo lugar el año 1879-1884 en el cual las fuerzas de Chile luchó contra una alianza
defensiva de Bolivia y Perú . También conocida como la "Guerra del Guano y el Salitre ", la
guerra surgió por las disputas sobre el control del territorio que contenía importantes
yacimientos ricos en minerales. El inicio exacto de la guerra es un asunto de controversia entre
los historiadores, algunos atribuyen el decreto presidencial de de Hilarión Daza en Bolivia
como una declaración de guerra, y otros atribuyendo a Chile como el primer país en declarar
oficialmente la guerra e invadir territorio extranjero. Originalmente, el conflicto era un
conflicto entre Chile y Bolivia por un impuesto de 10 centavos por el quintal de salitre
exportado en territorio boliviano, pero la controversia sobre la propiedad de la región de
Atacama entre Bolivia y Chile fue el suceso que precedió y sentó las bases para las malas
relaciones históricas entre ambos países.

Antecedente de la Guerra de Chile contra Perú y Bolivia

En 1879, el Perú se involucró en el asunto como una mediador, tratando de ayudar a resolver
pacíficamente la disputa entre Bolivia y Chile (aunque se argumenta que el Perú intentó
favorecer a Bolivia a costa de Chile). Sin embargo, en 1873 Bolivia y Perú habían firmado un
tratado de alianza defensiva, que algunos historiadores consideran como tratado ofensivo y
dirigido a Chile, que obligaba a las fuerzas militares de cada nacion a acudir en ayuda en el
caso que fueron invadidas por otra nación.

Declaración de Guerra: Campañas militares

Cuando Chile invadió el puerto boliviano de Antofagasta el 14 de febrero de 1879, una


maniobra militar que se había hecho sin una previa declaración de guerra, Bolivia pidió la
activación de su alianza defensiva con el Perú. Sin embargo, la guerra no sería formalmente
declarado por ambos lados hasta que Chile, que había recibido un reconocimiento oficial de la
alianza defensiva secreta por el gobierno peruano, declaró la guerra el 5 de abril de 1879, el
Perú respondió al día siguiente por la que se declara la casus foederis, o la activación del
tratado de alianza.

Campaña naval. El Huascar y Miguel Grau

El resultado de cinco años la guerra ha tenido lugar en una variedad de terrenos, a partir de la
Desierto de Atacama de Bolivia y, más tarde, cuando las fuerzas chilenas avanzado más al
norte, en los desiertos y las regiones montañosas de Perú. La primera batalla de la guerra fue
la Batalla de Calama, en la que las tropas chilenas tuvieron una fuerte defensa de los soldados
y civiles de Bolivia, este suceso tuvo lugar antes de cualquier declaración de guerra.

Cuando la guerra se había declarado, la mayor parte del primer año hubo un enfoque en la
Campaña Naval debido a la ventaja estratégica del control de los mares a fin de proporcionar
apoyo a las fuerzas de tierra que se disputaban militarmente en el desierto más árido del
mundo. A pesar de que la Marina peruana tuvo un éxito inicial, la campaña naval fue ganado
finalmente por el Armada de Chile cuando capturo al buque peruano insignia Monitor Huascar
y la muerte del almirante peruano Miguel Grau, conocido como el "Caballero de los mares" por
su caballería en combate, durante el Combate de Angamos.

https://www.historiacultural.com/2010/04/guerra-del-pacifico-chile-peru-bolivia.html
Campaña Terrestre de la Guerra y Campaña de la Breña

Posteriormente, la Campaña Terrestre daría lugar a una serie de victorias para el Ejército de
Chile sobre las tropas mal equipadas del ejercito de Bolivia y Perú, que dio lugar a la completa
derrota de Bolivia en el Batalla de Tacna (Batalla del Alto de la Alianza), del 26 de mayo de
1880, donde el ejercito Boliviano se retiraria definitivamente de la Guerra. La derrota del
ejército regular del Perú después de la Batalla de Arica el 7 de junio donde murieron
heroicamente las fuerzas defensivas peruanas comandadas por el Coronel Francisco Bolognesi,
quien resistio a las fuerzas invasores hasta quemar el ultimo cartucho, al igual que Alfonso
Ugarte que prefierio lanzarse del morro de Arica antes de entregar el pabellon nacional al
enemigo.

Ese mismo año despues de la toma de Arica y Tacna se iniciaban los preparativos para la
invasion de Lima "campaña de Lima" (campaña militar chilena para tomar la capital peruana).
La campaña terrestre llegó a su clímax en 1881 cuando los chilenos ocuparon Lima.

Después, los tres años restantes del conflicto se convirtió en un guerra de guerrillas entre una
unión de lo que quedaba del ejército peruano y algunas tropas irregulares al mando del
General Andrés Avelino Cáceres, contra las fuerzas militares de Chile, con su base en Lima bajo
el mando del almirante Patricio Lynch. El conflicto resultante sería conocido como la Campaña
de la Breña (o de la Sierra), que sería bastante éxito como un movimiento de resistencia, pero
ineficiente para cambiar el curso de la guerra.

Fin de la Guerra: Tratado de Ancon

Finalmente, después de la derrota de Cáceres en la Batalla de Huamachuco, Chile y Perú


lograron llegar a una solución diplomática el 20 de octubre de 1883, con la firma de la Tratado
de Ancón. mediante el cual el Departamento de Tarapaca pasó a el Estado chileno
permanentemente y las provincias de Arica y Tacna quedaban bajo administración chilena por
un lapso de 10 años, al fin del cual un plebiscito decidiría si quedaban bajo juridiccion chilena,
o si se reintegrarian al Perú. Bolivia, que había abandonado a Perú después de la batalla de
Tacna, eventualmente firma un tregua con Chile en 1884.

Consecuencias de la Guerra entre Chile, Perú y bolivia

En última instancia, el Tratado de paz se dirigio a la adquisición de los ricos departamentos


peruanos, La apropiacion chilena del litoral costero boliviano dejo a Bolivia como un país sin
litoral, así como el control temporal sobre las provincias peruanas de Tacna y Arica. En 1904,
Chile y Bolivia firmarán una "Tratado de Paz y Amistad"que establezca los límites precisos
entre ambas naciones, sin embargo, el sentimiento nacional de Bolivia a este día tiene por
objeto la devolución de su soberania costera. Sin embargo, la situación entre Chile y Perú daría
paso a una peor relacion cuando en 1893 plebiscito que iba a determinar el destino de las
provincias de Arica y Tacna no se celebró, y la noticia de una colonización masiva y violenta
"chilenización" de los territorios dio lugar a una ruptura de las relaciones entre ambas
naciones en 1911. Una solución fue concedida finalmente en el 1929, compromiso que dio a
Arica para Chile y Tacna al Perú, pero aún existen profundos sentimientos de antipatía entre
ambas naciones. La Guerra del Pacífico ha dejado profundas cicatrices en todas las partes
involucradas, con gran parte los problemas modernos política entre estas naciones vecinas en
general, se remitan a este conflicto.

https://www.historiacultural.com/2010/04/guerra-del-pacifico-chile-peru-bolivia.html