Está en la página 1de 2

CONTABILIDAD PARALELA

¿Qué es la contabilidad paralela?

Es la coexistencia de un sistema contable oficial (o legal como lo llama la Ley Penal) y,


paralelamente, uno o más sistemas contables que podríamos convenir en llamar ilegales
usado para almacenar datos relativos a los pagos ilícitos y para permitir comunicaciones
secretas entre los ejecutivos y empleados en vueltos en la trama ilegal.
Otras personas y entidades realizan la doble contabilidad para reducir o aumentar sus
ingresos o gastos, todo ello en beneficio propio. Ejemplo, cuando desean ocultar
ingresos, simplemente en la contabilidad real registran una parte de los ingresos,
ocultando de esta manera los ingresos
Simplemente altera este sistema oficial a su voluntad y recoge únicamente los extractos
del mismo que considera necesarios para obtener la ventaja patrimonial indebida (a ello
me refiero cuando indico que el paralelismo no deberá trasuntar igualdad en las
extensiones de ambos sistemas contables legal e ilegal).
Las personas y empresas que generan rentas de tercera categoría, se valen de doble
contabilidad para pagar menos tributo al fisco. ¿Cómo funciona? Reducen u ocultan sus
ingresos, aumentan los gastos o remplazan gastos no admitidos por el fisco, de esta
manera tendrán una utilidad menor y de hecho el tributo a pagar será menor.
También existen personas y empresas que utilizan algunos software que reporta la
contabilidad en forma paralela, una para tener la contabilidad local y otras de acuerdo a
aplicación de NIIF’s (Normas Internacionales de Información Financiera), que de hecho
se considera ilegal.

Características:
Realmente la contabilidad paralela es la única que en concreto presenta las
características propias de un delito contable.
En efecto, el artículo 199 del código Penal exige para la consumación de este hecho
punible, la co-existencia de un sistema contable oficial (o legal como lo llama la Ley
Penal) y, paralelamente, uno o más sistemas contables que podríamos convenir en
llamar ilegales.
Entiéndase que la Ley Penal en sí no sanciona la existencia de este sistema contable
paralelo, lo que en realidad tiende a penalizar el artículo en análisis es ciertamente el
reflejo de una realidad contable distinta a la legal u oficial y consecuentemente, la
obtención de un provecho patrimonial ilícito.
Ahora bien, bajo el entendido que la contabilidad es un sistema; puede entenderse que
la Ley Penal no exige como elemento necesario para la consumación del ilícito, que este
sistema paralelo importe un reflejo idéntico en extensión al sistema oficial, ni tampoco
que el primero sea totalmente distinto a este último, pues, de una interpretación
adecuada, podrá inferirse que bastará simplemente con la distorsión de la realidad
contable.
¿Cuál sería la razón de mantener contabilidad paralela si es que no se busca un fin
lucrativo?
Incluso, la finalidad tras la realización de la conducta punible puede coincidir con pagar
menos tributos ante el fisco, lo que obviamente importa también una ventaja patrimonial,
situándonos ante lo que en doctrina se denomina concurso ideal de delitos.

¿Qué responsabilidades originan?


Da cuenta de como la indebida utilización de la contabilidad, puede acarrear verdaderos
desastres financieros con evidentes matices dolosos, ello en atención al afán lucrativo
de algunos personajes que forman parte de esta nueva forma de criminalidad.
Por lo que origina Responsabilidad penal El Código Penal tipifica varios delitos
vinculados a las funciones de los miembros del directorio. Así, tenemos los artículos
198º, 198º-A y 199º, referidos a los delitos de fraude en la administración de personas
jurídicas y la contabilidad paralela.
El artículo 199º sanciona con pena privativa de libertad no mayor de un año y con
sesenta a noventa días-multa, a la persona que con la finalidad de obtener ventaja
indebida, mantiene contabilidad paralela distinta a la establecida legalmente.
En este caso, los miembros del directorio son responsables por la veracidad de la
información que se brinda a los accionistas y a terceros, lo que incluye a la información
contable y financiera de la sociedad, de conformidad con el artículo 175º de la Ley
General de Sociedades Información fidedigna:

“El directorio debe proporcionar a los accionistas y al público las informaciones


suficientes, fidedignas y oportunas que la ley determine respecto de la situación
legal, económica y financiera de la sociedad.”

En tal sentido, los directores pueden incurrir en este delito en calidad de autor, al permitir
que se lleve una contabilidad paralela
La modernidad ha abierto paso a muchos avances en pro de la humanidad y conforme
ello sucede, la actividad empresarial va desarrollándose también a pasos agigantados.
Esta coyuntura ha desencadenado paralelamente nuevas formas de criminalidad
(delitos informáticos, delitos financieros, etc.), las mismas que a su vez exigen
consecuentemente un progreso de la legislación penal.
Esto origina que tomemos real conciencia que este tipo de acontecimientos que abarcan
muchas veces delitos con pluralidad de agraviados (conocidos también como delitos de
masas) a fin de evitar futuros desastres económico financieros, se deben no solamente
a la habilidad de un empresario ambicioso, sino en gran parte a la tácita complacencia
de una legislación penal poco desarrollada y muchas veces, poco técnica.

También podría gustarte